Está en la página 1de 4

12-4-2021

Historia de la literatura

Siglo de oro español

Introducción:

Variables: La espera de la muerte- Vallejo.

Delirio

Aceptación

Tranquilidad.

Alucinación.

Soledad.

Muerte.

TAREA: Dentro del texto “A la espera de la muerte” identificar las figuras


literarias vistas.

A la espera de la muerte

La espera de la muerte ―¿Muerto? –dijo el hombre–. Me aburre la muerte.


Nadie puede contar su muerte como otra aventura. Estaba sobre la piedra
habitual en el río, las aguas del charco hondo parecían sonar dentro de él
mismo. ―Si llegara la muerte, me tiraría al charco. Porque ella era para él otro
grafismo, como un aviso en los muros. Sonrió con severa tristeza, miró las
ramas altas de laureles y yarumos, las nubes sobre las hojas, el sol en la
montaña, volvió la mirada en derredor de la piedra. ―¿Por qué la muerte no le
tiene miedo a la vida? ―Porque son hermanas. ―Si la muerte viene, me tiro al
charco hasta que se retire. La fiebre lo había agotado, pensaba que su temblor
era el temblor del agua. Miró hacia su cuarto, allí estuvo buscándolo la muerte,
de allí salía y se acercaba, definitivamente. ―¡No me agarrará sobre la piedra!
Se desnudó y se tiró al charco para rehuirla. La muerte ocupó su puesto en la
piedra, nadie la vio en esos minutos, porque nadie había en derredor. El
hombre seguía bajo el remolino, alcanzó a pensar que la muerte era más
rápida y de mayores presencias, pues la había encontrado también en el fondo
de las aguas, sin tiempo ya para seguir huyendo. Tomado de: Mejía Vallejo,
Manuel (2004). “Otras historias de Balandú”. En: Cuentos completos. Bogotá:
Alfaguara. p. 400.

Metáfora Personificación

Paradoja
Hipérbole
Las principales figuras retóricas
Las figuras literarias son fórmulas que permiten utilizar palabras fuera de sus
usos convencionales. Gracias a ellas, podemos dotar a los relatos de
expresividad y transmitir con ellos sentimientos, emociones o sugerencias. Así,
a partir de las principales figuras retóricas, los escritores pueden obtener textos
literarios atractivos e interesantes.
Sin embargo, aunque solo hemos hablado de literatura y textos escritos, lo
cierto es que estas principales figuras retóricas también son usadas en el
lenguaje oral y coloquial. Una vez las conozcas, estamos seguros que podrás
identificarlas en tus conversaciones diarias.
1-. Hipérbole
Esta figura es la protagonista de aumentar o disminuir en exceso cualquier
expresión. Además, las hipérboles pueden ser literales o figuradas. Así,
podemos definir como esta figura retórica los siguientes ejemplos:
 He dejado la casa como los chorros del oro.
 Tengo tanto hambre que me comería una vaca entera.
 Ese chiste que me contó Laura me hizo morir de la risa.
2-. Personificación
Otra de las figuras retóricas más comunes es la de la personificación. Esta
figura consiste en darle personalidad a objetos o conceptos abstractos. Es un
recurso ampliamente utilizado en poesía o en fantasía.
 Un viento furioso le removió el cabello al salir de casa.
 El coche se quejaba cada vez que María lo usaba.
 La alarma le gritó que el tiempo de descanso había terminado.
3-. Metáfora
Mediante el uso de la metáfora, el escritor usa figuradamente el lenguaje. Suele
aparecer entre analogías o semejanzas entre dos ideas o conceptos. Así,
podemos decir que una metáfora se compone de dos partes básicas: un
concepto real (al que se hace referencia) y un concepto imaginario (que refiere
al real). Por ejemplo, son metáforas:
 Está en las nubes. Esta metáfora se refiere a un momento único y
especial.
 Sus cabellos de oro y sus ojos de negra noche. Compara el color del
oro con el rubio del pelo, así como el negro del cielo oscuro con el color negro
de sus ojos.
 El tiempo es oro. Son dos conceptos que se asemejan por ser ambos
muy valiosos.
4-. Hipérbaton
Otra de las principales figuras retóricas es la hipérbaton. Esta figura consiste en
la alteración del orden natural de las palabras. Su uso se relaciona con la rima
o la métrica de la poesía. Asimismo, se utiliza para enfatizar ideas y darle un
toque elegante a una narración. Además, son figuras de rápida identificación.
Por ejemplo, son hipérbaton las siguientes frases:
 Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar. Este
verso de Gustavo Adolfo Bécquer es un claro ejemplo de hipérbaton. Su
orden natural sería: Las oscuras golondrinas volverán a colgar sus nidos en tu
balcón.
 Si mal no recuerdo… Ejemplo de hipérbaton de uso común y cotidiano.
Sin embargo, el orden lógico sería «si no recuerdo mal…».
 Miedo me da que vuelva a suceder.
5-. Paradoja
Una paradoja es una figura retórica en la que se enfrentan dos conceptos
contradictorios. La paradoja es comúnmente confundida con la antítesis (que
analizaremos en el punto 6) o el oxímoron, que se define como dos palabras
contiguas que se contradicen (frío abrasador). Veamos algunos ejemplos de
paradoja:
 Solo sé que no sé nada.
 Si quieres paz, prepárate para la guerra.
 Paredes altas no hacen palacio.
6-. Antítesis
Esta es otra de las principales figuras retóricas. La antítesis consiste en la
oposición entre dos expresiones o ideas. Se diferencia de la paradoja por no
tener contradicción entre las oraciones o palabras que se contraponen. Por
ejemplo, son antítesis:
 Es tan corto el amor y tan largo el olvido.
 Cuando quiero llorar, no lloro, y a veces, lloro sin querer.
 Quiero olvidarte y sin querer te recuerdo.
7-. Onomatopeya
Con la onomatopeya podemos representar de manera escrita un sonido.
Algunos ejemplos de esta figura retórica serían el ¡Miau! del gato o el «Click» al
pulsar un botón.
8-. Ironía
Figura retórica muy utilizada tanto en nuestras conversaciones cotidianas
como en los textos narrativos y escritos. Se trata de decir una cosa dando a
entender justo lo contrario. Por ejemplo:
 Soy tan inteligente que a veces no entiendo una palabra de lo que digo-
Oscar Wilde.
 ¡Menos mal que te hice caso! Esta frase se refiere justo a lo contrario, y
se refiere a «por hacerte caso, mira qué ha pasado».
 Pasé una bonita tarde, esperando a que me llamaras. Pone el énfasis en
que la tarde fue aburrida porqué su interlocutor no le llamó.
9-. Pleonasmo
Es una figura retórica que se utiliza para dar redundancia a una afirmación o
situación. En el pleonasmos se añaden vocablos o palabras que enfaticen el
sentido de la oración. Veamos algunos ejemplos:
 Todos y cada uno de mis amigos.
 Salió volando por los aires.
 Lo vi con mis propios ojos.
10-. Perífrasis
Finalmente, el último de las principales figuras retóricas que veremos hoy es
la perífrasis. Se trata de aquellas oraciones o frases que agregan más vocablos
de los necesarios para explicar algo de manera indirecta o dando rodeos. Por
ejemplo:
 Mario dio ayer su último suspiro. Esta perífrasis quiere decir, de
manera simplificada que Mario murió ayer.
 He estado por aquí alguna que otra vez. En vez de decir, por ejemplo,
ocasionalmente.

También podría gustarte