Está en la página 1de 2

CAMINANDO JUNTAS POR LA VIDA | SEMANA 2

Cuando se trata de la mentoría, muchas personas se sienten abrumadas. ¿Deberíamos formar


parte de un programa formal o simplemente conocernos por nuestra cuenta? ¿Deberíamos
reunirse semanalmente y sumergirnos en un estudio bíblico exegético?

¡No tiene que ser tan difícil! La mentoría es simplemente compartir sus experiencias y
perspectivas de vida con personas más jóvenes, aprender de mujeres mayores y vivir juntas.

CONSTRUYE LA RELACIÓN

Quizás tu idea de una relación de Tito 2 es sentarse en la casa o en un café y hacer un estudio
bíblico formal. Ciertamente esto es una parte importante. Pero en la medida que tratas de
construir una relación con una mujer, deja que tu creatividad te guíe. También puedes pedir
ideas a otras amigas (y al Señor).

Aquí debajo listamos algunas ideas para ayudarte a comenzar—algunas bastante


convencionales, otras no tanto:

 La mayoría de estas acciones serian sin pandemia, pero hay algunas ideas que
podemos adaptar.

 Invítala a comer un postre, una comida o un café.

 Tengan un día divertido visitando algún lugar especial, o un día de playa.

 Estudien juntas la Biblia o algún libro.

 Elijan una palabra que Dios haya puesto en sus corazones para ese año y discutan
cómo Dios la ha estado usando en sus vidas.

 Disfruten juntas de algún deporte en común.

 Lleven a los niños a un parque y conversen.

 Asistan juntas a una conferencia.

 Enseñen una a la otra algún hobbie (pasatiempo).

 Ora por ella y con ella.

 Hagan un reto juntas mientras se rinden cuentas una a la otra.

Las relaciones de discipulado pueden ocurrir en cualquier momento y lugar, porque el


discipulado genuino es simplemente caminar al lado de otra persona, siendo una buena
escucha y una amiga confiable, y compartiendo las experiencias de tu vida ya sea que lo hagas
en la sala de un hogar, o en el parque o en la playa.

Otras recomendaciones

 Sirvan juntas en algún lugar, como por ejemplo un comedor para indigentes, un centro
de cuidado prenatal comunitario, o un ministerio en la iglesia.

 Invítala a tu casa y hagan alguna receta juntas.

 invítala a tu cotidianidad a ir de compras al mercado, acompañarte mientras recoges


los niños en la escuela, etc.
 Miren álbumes de fotografías familiares juntas.

¿DE QUÉ HABLAR?

Cuando te estás reuniendo con alguien para cultivar una relación de Tito 2 de forma
intencional, debes apuntarla a Jesús y a la Biblia. ¿Pero de qué otras cosas pudieran hablar?

Mucho de esto dependerá de la persona con la que te estás reuniendo. ¿Cuáles son sus
intereses?  ¿Cuáles son sus necesidades? ¿Qué destrezas tienes o qué experiencias de vida has
acumulado que pudieras transmitir?

Un inicio pudiera ser que se turnen para compartir sus historias de vida, o historias de cómo
han visto a Dios probar su fidelidad, bondad y amor. Los testimonios de vida son una forma
poderosa de conectar verdades bíblicas a las situaciones de la vida por la que atravesamos.

Luego de compartir su peregrinar espiritual, pudieran estudiar alguna doctrina básica o


explorar un poco acerca de cómo estudiar la Palabra. Pudieran hablar acerca de cómo discernir
la voluntad de Dios, los dones espirituales o sobre el perdón. Pudieran sumergirse en el
estudio del carácter de Dios, Su naturaleza, Su amor por nosotros, Su gracia y como nos liberta
de la vergüenza. Pudieran explorar las formas como el evangelio aplica a la vida cotidiana.

En adición a este estudio de Dios y de la Biblia, pudieran también pasar algún tiempo
discutiendo acerca de habilidades prácticas y cotidianas, cosas tales como:

 Cocina

 Compras del supermercado

 Organización del hogar

 Presupuestos y finanzas

 El matrimonio

 La crianza de hijos

 Situaciones laborales

En tu reunión inicial, conversen acerca de los diversos tópicos que pudieran explorar juntas.
Averigua cuáles temas le entusiasman y las necesidades que ella tiene en su vida en el
momento. Quizás pudieran anotar algunos temas separadamente y luego comparar notas, y
orar por unos días y luego tomar una decisión.

Otras recomendaciones:

 Memoricen la Escritura juntas.

 Discutan acerca de sus libros cristianos o biografías favoritas.

 Hablen acerca de los eventos actuales, películas de cine, etc., y lo que Escritura tiene
que decir sobre esto.

Caminar por la vida juntas es una aventura que cosecha recompensas. Comienza a orar y
pídele a Dios que te dirija a otra mujer cuyo corazón y vida puedan vincularse con el tuyo para
Su gloria. Hay muchas mujeres que están sedientas de una relación auténtica que les ayude a
navegar la vida. ¿Serás la respuesta a la oración de alguien por una amistad de mentoría?

También podría gustarte