Está en la página 1de 17

PROCURADURÍA SEGUNDA DELEGADA ANTE EL CONSEJO DE ESTADO

IUS E-2021-161909
Concepto No. 141

Bogotá, D.C, 25 de agosto de 2021

Honorables Magistrados
Consejo de Estado
Consejero ponente: Dr. Carmelo Perdomo Cuéter
Sala Especial de Decisión de Pérdida de Investidura 24

Demandante: Camilo Araque Blanco


Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza
Medio de control: Pérdida de Investidura
Referencia: 11001-03-15-000-2021-01129-00

Respetado magistrado ponente:

Como agente del Ministerio Publico en el proceso de la referencia y en ejercicio de las


facultades constitucionales, legales y reglamentarias, particularmente de aquellas
atribuciones que se encaminan a la protección del patrimonio público, a la defensa del
orden jurídico y a la protección y garantía de los derechos fundamentales, de la
manera más atenta procedo a rendir y someter a consideración concepto de fondo en
los siguientes términos.

ANTECEDENTES

1. DEMANDA

El señor Camilo Araque Blanco presentó demanda para que se decrete la pérdida de
investidura del señor Eduardo Enrique Pulgar Daza, en su condición de senador de la
República para los períodos 2014-2018 y 2018-2022, con fundamento en la causal
contenida en el numeral 5 del artículo 183 de la Constitución Política, relativa al
«tráfico de influencias debidamente comprobado».

Dicha causal la considera configurada en atención a que, según relato del señor
periodista Daniel Coronell en seis columnas periodísticas publicadas en el portal de
internet https://losdanieles.com/?s=pulgar, ocurrió que en el año 2017 el demandado
se habría valido de su condición de congresista para reunirse en su residencia en la
ciudad de Barranquilla y gracias a intermediación del entonces alcalde del municipio
de Usiacurí (Atlántico), señor Ronald Emil Padilla Acuña, con el juez promiscuo
municipal de esta localidad, señor Andrés Fernando Rodríguez Cáez, con el propósito
de ofrecerle a este último y en presencia del aludido intermediario, la suma de
$200.000.000 para que resolviera a favor del señor Juan José Acosta Osío,

1
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
reconocido amigo y simpatizante del congresista, una determinada controversia que
se ventilaba ante el funcionario judicial.

Destaca que el mencionado periodista acompaña sus relatos con grabaciones de


apartes de la referida reunión y que por estos mismos hechos se adelantan contra el
congresista demandado investigación disciplinaria e investigación penal.

2. CONTESTACIÓN

El congresista demandado no contestó la demanda de pérdida de investidura.

II. CONSIDERACIONES

2.1. PROBLEMA JURÍDICO

Determinar si se demostraron en el caso concreto los presupuestos de configuración,


objetivos y subjetivos, de la causal de pérdida de investidura consagrada en el numeral
5 del artículo 183 de la Constitución Política, consistente en «tráfico de influencias
debidamente comprobado».

2.2. ALCANCE DE LA CAUSAL INVOCADA

2.2.1 Presupuestos objetivos de configuración

En primer lugar tenemos que en sentencia de 22 de abril de 2004, proferida por la


Sección Primera del Consejo de Estado en el expediente 25000-23-15-000-2002-
02994-01(PI), se indicó que para la estructuración de la causal de pérdida de
investidura de congresistas por tráfico de influencias debidamente comprobado, se
debía establecer (i) que se trate de persona que ostente la calidad de congresista; (ii)
que se invoque esa calidad o condición; (iii) que se reciba, haga dar o prometer para
sí o para un tercero dinero, dádiva, con las salvedades o excepciones contempladas
en la Ley 5ª de 1992, en cuanto a las gestiones de los congresistas a favor de sus
regiones; y (iv) con el fin de obtener beneficio de un servidor público en asunto que
éste se encuentre conociendo o haya de conocer. Así discurrió:

2. 2. Elementos que la constituyen. Su configuración ya se había establecido en


sentencia de 30 de julio de 1996, expediente núm. AC- 3640 (…), al señalarse lo
siguiente:

‘Con el fin de estructurar los elementos que podrían configurar el tráfico de


influencias para efectos de la pérdida de investidura de los congresistas, tomando
como referencia las disposiciones antes enunciadas y lo que la doctrina ha dejado
sentado en materia disciplinaria sobre el particular, tenemos que ellos serían:

a. Que se trate de persona que ostente la calidad de Congresista;


b. Que se invoque esa calidad o condición;

2
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
c. Que se reciba, haga dar o prometer para sí o para un tercero dinero, dádiva,
con las salvedades o excepciones contempladas en la Ley 5ª de 1.992, en cuanto
a las gestiones de los congresistas a favor de sus regiones;
d. Con el fin de obtener beneficio de un servidor público en asunto que éste se
encuentre conociendo o haya de conocer.’

La referida sentencia de 30 de julio de 1996 fue reiterada en las sentencias dictadas


el 9 de julio de 2013 por la Sala Plena del Consejo de Estado en el expediente 11001-
03-15-000-2011-01559-00(PI) y el 11 de febrero de 2019 por la Sala 26 Especial del
Consejo de Estado en el expediente 11001-03-15-000-2018-00317-00(PI).

Frente a la configuración de los mencionados elementos, la Sala Plena del Consejo


de Estado, en sentencia de 1° de noviembre de 2016, expediente 11001-03-15-000-
2015-01571-00, explicó lo siguiente:

i) El primer presupuesto exige la calidad cualificada del sujeto activo que pretende
traficar las influencias que emanan de su investidura congresional, esto es, que debe
acreditarse su condición de senador o representante a la Cámara.

ii) En el segundo presupuesto debe observarse plenamente que ante el servidor


público, el congresista haya invocado, antepuesto o recurrido a su condición de tal.

En este segundo elemento de la discusión debe tenerse de presente que el Consejo


de Estado destaca que se deben tener en cuenta dos aspectos fundamentales: el
primero hace referencia a que se haya ejercido sobre el servidor un influjo síquico
derivado de la condición de congresista, es decir, que lo que se pretenda de aquél se
consiga por la anteposición del cargo de senador o representante.

Dicho en otros términos, la Sala Plena del Consejo de Estado también ha sostenido
que dentro de los requisitos exigidos por la jurisprudencia, para que se estructure el
tráfico de influencias, se destaca el influjo sicológico que derivado de la calidad de
congresista, se pueda ejercer sobre la persona que deba realizar la actividad que se
pretende. Quien influye, ejerce predominio o fuerza moral, valiéndose de su poder,
superioridad o fuerza dominante.

El segundo aspecto fundamental radica en que el tráfico de influencias puede darse


frente a cualquier servidor público sin consideración al orden jerárquico en que se
encuentre, lo cual desecha cualquier tipo de elucubración adicional a la simple
constatación de que el influenciado ostente el carácter de servidor público.

iii) Frente al tercer presupuesto, advirtió el Consejo de Estado que el «Congresista


bien puede solicitarle al servidor público un beneficio en dinero y/o dádiva para sí o
para un tercero –excepto si se trata de una gestión a favor de su región en los términos
de la Ley 5ª de 1992-, conducta que implica una relación de doble envío, donde el
Congresista solicita para recibirlo, darlo o prometerlo y consecuentemente el servidor
público accede a ello. Sin embargo, la conducta se configura aún [sic] cuando el
servidor público no accede, porque basta la simple solicitud».

3
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
iv) Finalmente, en lo que respecta al cuarto presupuesto o elemento de
configuración, se precisó que «el referido beneficio pretendido por el Congresista, ya
sea en dinero y/o dádiva, tenga su origen en un asunto en donde el servidor público
sea o vaya a ser competente, es decir, que tenga o vaya a tener el conocimiento del
mismo, razón justamente por la cual resulta abordado por el Congresista».

El anterior precedente fue reiterado en las sentencias dictadas por la Sala Plena del
Consejo de Estado el 21 de junio de 2017 en el expediente 11001-03-15-000-2016-
01503-00(PI), el 19 de septiembre de 2017 en el expediente 11001-03-15-000-2014-
01602-00(PI) y el 20 de septiembre de 2018 en el expediente 11001-03-15-000-2018-
00316-00(PI), entre otras.

2.2.2 Alcance de la expresión «debidamente comprobado»

Por otra parte, frente al alcance de la expresión «debidamente comprobado», la Sala


Plena del Consejo de Estado, en sentencia de 9 de julio de 2013, dictada en el
expediente 11001-03-15-000-2011-01559-00(PI), precisó que, en garantía del debido
proceso, dicha expresión «exige […] que los medios probatorios que soportan la
imputación deben respetar el principio de legalidad en su aducción a la investigación,
por lo que solo pueden ser tenidos en cuenta aquellos aportados válidamente al
plenario, mismos a partir de los cuales debe alcanzarse el grado de certeza requerido
para edificar la configuración de la causal de tráfico de influencias».

Esto es, dicho grado de certeza requiere «una valoración de los medios de convicción
consistente ‘en la verificación de los enunciados fácticos introducidos en el proceso a
través de los medios de prueba, así como en el reconocimiento a los mismos de un
determinado valor o peso en la formación de la convicción del juzgador sobre los
hechos que se juzgan’ […] y a para partir de tal condición, tenerse los elementos de
juicio requeridos para reprochar la conducta del demandado, los cuales deben
ostentar la condición de verdaderos […] y a partir de ellos, tenerse las condiciones
para crear los grados de certeza exigidos al juez».

2.2.3 Autonomía de la causal frente a la responsabilidad penal

También resulta relevante referir que el tráfico de influencias no solamente es una


causal de pérdida de investidura, sino que también es un delito que pueden cometer
los servidores públicos. Al respecto, el artículo 411 del Código Penal (Ley 599 de
2000) prevé que en dicho delito incurre «El servidor público que utilice indebidamente,
en provecho propio o de un tercero, influencias derivadas del ejercicio del cargo o de
la función, con el fin de obtener cualquier beneficio de parte de servidor público en
asunto que éste se encuentre conociendo o haya de conocer».

Surge la duda, entonces, acerca de si la expresión «debidamente comprobado», ya


analizada, está referida de algún modo al ámbito de la responsabilidad penal. Sobre
este punto, en sentencia dictada el 22 de abril de 2004 por la Sección Primera del
Consejo de Estado en el expediente 25000-23-15-000-2002-02994-01(PI), se indicó:

4
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
2. 1. Autonomía de la causal frente al tipo penal que recoge esa conducta.

Esa autonomía la ha advertido la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo de esta


Corporación, entre otras, en sentencias de 8 de agosto de 2001, expediente AC-10966
y de 29 de julio de 2003, expediente núm. PI-00522, en las cuales se dice que existen
algunos criterios que discrepan de la remisión a la ley penal, atendiendo principalmente
que la Corte Constitucional determinó que la responsabilidad disciplinaria es diferente y
separable de la penal (…), y que la norma que la consagra se debe interpretar teniendo
en cuenta que las palabras que no tienen definición en la Ley deben ser tomadas en su
sentido natural y obvio, conforme al uso general de las mismas, tal como lo ordena el
artículo 28 del Código Civil.

Para arribar a las anteriores conclusiones, la Sala Plena tuvo en cuenta el


pronunciamiento de la Corte Constitucional con motivo de la revisión de
constitucionalidad de la Ley 5ª de 1992, en el sentido de que el numeral 5º del artículo
183 de la Constitución Política no condiciona la causal de pérdida de la investidura a la
previa sentencia condenatoria penal por el delito mencionado, de manera que dada la
autonomía de las decisiones de índole penal y de pérdida de la investidura no se
requiere que dentro de un proceso penal se decida si se incurrió o no en la comisión del
delito de tráfico de influencias como requisito para que la jurisdicción de lo contencioso
administrativo proceda a adelantar el trámite de un proceso de Pérdida de la Investidura,
en este caso de concejal del distrito capital, por dicha causal. Subraya fuera de texto

(…)

En igual sentido en sentencia de 10 de febrero de 1998, expediente AC-5411 (…), se


sostuvo:

‘Ante la falta de definición constitucional o legal respecto a esta causal de desinvestidura


de los congresistas, la jurisprudencia de la H. Corte Constitucional y del Consejo de
Estado, ha precisado que dicha disposición constitucional tiene un sentido
eminentemente ético y bajo esta óptica debe examinarse, independientemente de las
previsiones penales que contemplan conductas semejantes. No se incurre en el caso
de los congresistas en una sanción de tipo penal, sino en la de castigar la violación del
régimen disciplinario que regula el ejercicio de estos servidores públicos. La Sala al
proferir sentencia del 30 de julio de 1996, expediente AC-3640 con ponencia del doctor
Silvio Escudero, tomando como referencia lo que en materia disciplinaria ha dejado
sentado la doctrina sobre el particular y de otra parte, el artículo 147 del Código Penal
que define el tráfico de influencias, precisó los elementos que podrían configurar esta
conducta en el caso de los congresistas, no sin antes advertir que lo hacía desde el
punto de vista constitucional y no penal, es decir no tuvo en cuenta el precepto penal
para aplicarlo al caso allí decidido, sino como simple referencia para establecer por vía
de jurisprudencia los elementos que en sentir de la Sala, configuran el tráfico de
influencias según el sentido natural y obvio de las palabras con que se describe la causal
en la Constitución.

Ahora bien tratándose de una causal enmarcada en conceptos de ética y moral que por
falta de reglamentación legal, su sentido y alcance debe ser fijado por el intérprete, la
aplicación de los anteriores elementos debe estar precedido en un juicioso análisis para
no incurrir en desigualdades e injusticias, dadas las actividades que en ejercicio de sus
funciones realizan los congresistas en representación de sus regiones, pero además el

5
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
hecho que se alegue con fundamento en esas hipótesis, deberá sustentarse en pruebas
regular y oportunamente allegadas al proceso’.

En similar sentido se pronunció la Sala Plena del Consejo de Estado en la sentencia


de 9 de julio de 2013, el expediente 11001-03-15-000-2011-01559-00(PI):

De ella sostiene la jurisprudencia constitucional -concretamente la sentencia C-


319/94 (…)- que la aplicación del artículo 296 de la Ley 5ª de 1992, no requiere
de la existencia de un proceso penal condenatorio previo entendido como requisito
para adelantar el trámite de pérdida de investidura en el caso de ‘tráfico de
influencias’ dado que, en primer lugar, la ley no podía restringir la naturaleza
específica del proceso de pérdida de investidura consagrada por el constituyente
y hacer al Consejo de Estado dependiente de la decisión penal, pues se trataría
de una limitación no consagrada en la Carta.

En segundo lugar, porque una determinación normativa semejante, avalaría una


doble sanción por una misma conducta, en detrimento del principio de non bis in
ídem, lo cual a todas luces atentaría contra los derechos fundamentales del
procesado. Se sostuvo en la citada sentencia que:

‘[U]n servidor puede ser procesado penalmente, sin perjuicio de la acción


disciplinaria, frente a una supuesta falta o infracción, más aún cuando la Carta
Política no exige en parte alguna que previamente a la declaratoria de pérdida de
investidura de los Congresistas, de que tratan las causales 4a. y 5a. del artículo
183, se requiera ‘previa sentencia penal condenatoria.’

Tal visión recortaría en forma grave la competencia de esta Corporación, órgano


al cual la Constitución le confiere exclusivamente la competencia de decretar la
pérdida de la investidura. Se observa además, que sin la plenitud de atribuciones
inherentes al ejercicio de jurisdicción en materia sancionatoria, como son las
competencias judiciales de instrucción, de acusación y de juzgamiento, no podría
constitucionalmente habérsele asignado al Tribunal Supremo de lo Contencioso
Administrativo la competencia de imponer esta sanción, sometiéndola a la
existencia de un requisito previo, no previsto en la Carta, como lo es el de la ‘previa
sentencia penal condenatoria’ a que alude la norma acusada.’

En el mismo sentido se pronunció la sentencia C-247/95 en la que se declaró


inexequible el artículo 5º de la Ley 144 de 1994 (…), al sostener que:

‘La Corte debe insistir en que las normas constitucionales sobre pérdida de la
investidura tienen un sentido eminentemente ético. Buscan preservar la dignidad
del congresista y, aunque se refieran a conductas que puedan estar contempladas
en la legislación como delictivas, su objeto no es el de imponer sanciones penales,
sino el de castigar la vulneración del régimen disciplinario impuesto a los miembros
del Congreso en razón de la función que desempeñan. Al congresista no se lo
priva de su investidura, inhabilitándolo para volver a ser elegido en tal condición,
por el hecho de haber incurrido en un determinado hecho punible y menos como
consecuencia de haber sido hallado penalmente responsable. Lo que esta
Corporación deduce en el curso del proceso correspondiente es la violación, por
parte del implicado, de las normas especiales que lo obligan en cuanto miembro
del Congreso. Se trata de un juicio y de una sanción que no están necesariamente
ligados al proceso penal que, para los respectivos efectos, lleve a cabo la
6
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
jurisdicción, pues la Constitución exige más al congresista que a las demás
personas: no solamente está comprometido a no delinquir sino a observar una
conducta especialmente pulcra y delicada que, si presenta manchas, así no sean
constitutivas de delito, no es la adecuada a la dignidad del cargo ni a la disciplina
que su ejercicio demanda’.

A raíz de estas reflexiones constitucionales con efectos erga omnes, y de la


declaratoria de inexequibilidad de las normas indicadas, esta Corporación
reconoció que las causales establecidas en la Carta para la pérdida de investidura,
exigen una definición propia por parte de la jurisdicción contenciosa administrativa
de acuerdo con lo normado por la Constitución, favoreciendo así una
interpretación específica acorde con la naturaleza del proceso correspondiente.

Y en la sentencia de 11 de febrero de 2019, la Sala 26 Especial del Consejo de Estado,


en el expediente 11001-03-15-000-2018-00317-00(PI):

Con todo, la Sala advierte que el proceso de desinvestidura es diferente del


proceso penal, pues su análisis recae en el proceder del congresista frente a las
normas constitucionales y legales que regulan su función y establecen sus
calidades para acceder al cargo (artículos 179 a 184 CN y 279 a 300 LOC) y no
respecto de normas cuya infracción implica una sanción penal (…). Precisamente,
por esta razón la Corte Constitucional declaró inexequible el artículo 296 LOC, que
disponía como requisito previo para decretar la desinvestidura por las causales de
indebida destinación de dineros públicos (art. 183.4 CN) y tráfico de influencias
debidamente comprobado (art. 183.5 CN), una sentencia penal condenatoria […]

2.2.4 La conducta reprochada no es de resultado

Así se precisó en la sentencia dictada el 22 de abril de 2004 por la Sección Primera


del Consejo de Estado, en el expediente 25000-23-15-000-2002-02994-01(PI), al
indicar:

[…] la causal en comento no corresponde o comporta una conducta de resultado,


esto es, que efectivamente la gestión prometida sea realizada y que se obtenga
el beneficio o la dádiva que se persigue por el sujeto que realiza la conducta, de
modo que basta con que éste tenga una específica calidad oficial o institucional,
que en este caso ha de ser la de concejal, al traerse la tipificación de esa conducta
al ámbito de estos servidores públicos; que como tal e invocando esa condición o
calidad se haga dar o prometer dinero o dádiva para sí o para un tercero, con el
fin de gestionar ante otro u otros funcionarios o servidores públicos la decisión de
un asunto de su competencia en provecho de ese tercero. De modo que se
requieren tres sujetos, como son, el concejal, el tercero de quien se hace dar o
prometer la dádiva o el dinero, y el servidor o funcionario competente ante quien
se ofrece hacer la gestión, y no es necesario que dicha gestión efectivamente se
realice y menos que se logre el beneficio que interesa al tercero, como tampoco
que se reciba el dinero o la dádiva a cambio de la gestión ofrecida, sino que es
suficiente con que se la haga prometer.

7
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
Postura reiterada por la Sala Plena del Consejo de Estado, a través de sentencia de
21 de junio de 2017, en el expediente 11001-03-15-000-2016-01503-00(PI), al
advertir:

[…] que el tráfico de influencias queda estructurado a pesar de no haberse


establecido el provecho que pretendía obtener el demandado, ya que lo que
cuestiona esta causal no es la consecución del beneficio, en este caso económico,
sino la irregularidad de la conducta puesta en marcha por quien ostenta un cargo
representativo de elección popular en la más importante corporación pública de
esta naturaleza. Subraya fuera de texto

Entonces, la eventual falta de materialización del provecho económico no tiene


incidencia en la configuración de la actuación anómala adelantada a cambio de
dinero, pues es suficiente que haya hecho prevalecer su condición para ofrecer la
posibilidad de concretar los nombramientos en virtud de la labor que podía
adelantar ante otros funcionarios de las entidades públicas ya referidas.

2.2.5 No supone una relación jerárquica desde el punto de vista de las funciones

De igual modo, para la configuración de la aludida causal de pérdida de investidura


no se requiere la existencia de una relación jerárquica desde el punto de vista de las
funciones. Así lo precisó la Sección Primera del Consejo de Estado en sentencia de
22 de abril de 2004, expediente 25000-23-15-000-2002-02992-01(PI), en la que indicó
«que puede darse frente a cualquier servidor público sin consideración al orden
jerárquico en que se encuentre, no necesariamente ejerciendo presión hacia un
subalterno, sino obteniendo el asentimiento del servidor público de cualquier rango;
que la esencia de la conducta proscrita consiste en que un congresista, merced a su
condición de tal, obtenga del servidor público para sí o para un tercero, dinero o dádiva
o la promesa de los mismos, sin causa lícita. Que según el diccionario de la Real
Academia Española, el vocablo tráfico significa acción de traficar, y traficar, en su
tercera acepción, significa hacer negocios no lícitos».

2.3 ELEMENTO SUBJETIVO (CULPABILIDAD)

En la sentencia SU-424 de 2016 la Corte Constitucional precisó que en los procesos


de pérdida de investidura, una vez verificada la causal endilgada, el juez debe
examinar «si en el caso particular se configura el elemento de culpabilidad (dolo o
culpa) de quien ostenta la dignidad, esto es, atiende a las circunstancias particulares
en las que se presentó la conducta y analiza si el demandado conocía o debía conocer
de la actuación que desarrolló y si su voluntad se enderezó a esa acción u omisión».

En ese mismo sentido, indicó que el juez «debe determinar si se configura la causal y
si a pesar de que esta aparezca acreditada, existe alguna circunstancia que excluya
la responsabilidad del sujeto, bien sea porque haya actuado de buena fe o, en caso
de que la causal lo admita, se esté ante una situación de caso fortuito o fuerza mayor,
o en general exista alguna circunstancia que permita descartar la culpa».

8
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
De manera que, por la naturaleza sancionatoria del proceso de pérdida de investidura,
al juez de conocimiento no solamente le corresponde dilucidar si la conducta
denunciada se adecúa a la causal invocada (principio de legalidad, tipicidad) sino que
debe constatar si dicha conducta típica es, además, antijurídica y culpable. Esto en
aplicación, hoy día, de los artículos 1 y 22 de la Ley 1881 de 2018, que vinieron a
convertir en norma escrita la ratio decidendi de la sentencia SU-424 de 2016.

En efecto, tenemos que el artículo 1° de la Ley 1881 de 2018 define la pérdida de


investidura como un juicio de responsabilidad subjetiva, cuya acción «se ejercerá en
contra de los congresistas que, con su conducta dolosa o culposa, hubieren incurrido
en una de las causales de pérdida de investidura establecidas en la Constitución»,
con observancia del principio del debido proceso, conforme al artículo 29 Superior.

Se tiene entonces, que según lo expuesto en la sentencia de 19 de febrero de 2019,


por la Sala Primera Especial de Decisión de Pérdida de Investidura del Consejo de
Estado, en el expediente acumulado 11001-03-15-000-2018-02417-00 11001-03-15-
000-2018-2445-00 y 11001-03-15-000-2018-2482-00, «el estudio del dolo o la culpa
grave es preciso efectuarlo con los demás elementos de la causal específica que se
esté juzgando, por tanto, para establecer si se configura el elemento subjetivo de la
causal de pérdida de investidura, […] [se debe] verificar: i) si el congresista estaba en
condiciones de comprender el hecho o circunstancia configurativa de la causa, ii) si le
era exigible otra conducta o comportamiento y iii) si el congresista atendió las normas
jurídicas».

De tal manera, el proceso de pérdida de investidura de congresista exige revisar no


solo la adecuación del comportamiento en los elementos que tipifican la causal
invocada, sino también la prueba que demuestre la culpabilidad, esto es, la que
permita establecer si obró con dolo o culpa.

Ahora bien, para ilustrar el examen que eventualmente corresponda a este caso, se
menciona a continuación un ejemplo de análisis subjetivo de la conducta, en un caso
en que prosperó la demanda de pérdida de investidura por la causal aquí invocada.
Se trata de la sentencia dictada el 11 de febrero de 2019 por la Sala 26 Especial del
Consejo de Estado en el expediente 11001-03-15-000-2018-00317-00(PI):

En cuanto al componente subjetivo de configuración de la causal, se destaca que


el proceder del exsenador Besaile Fayad, esto es, el negociar con intermediarios
y pagar un soborno para que el funcionario encargado de instruir un proceso penal
en su contra detuviera los avances de la actuación, no solo es un acto ilegal, sino
inadmisible e injustificable, pues el ex congresista estaba en condiciones de
afrontar el proceso penal con un abogado de confianza y de hacer uso de los
mecanismos de impugnación previstos por el ordenamiento para controvertir las
providencias que lo afectaran, bien sea por contrarias a sus intereses o por
injustas.

9
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
2.4 VALIDEZ DE LAS PRUEBAS TRASLADADAS

No son pocos los casos que ha conocido el Consejo de Estado en que la causal que
se examina se verifica en el caso concreto a partir de pruebas trasladadas, esto es,
pruebas traídas de procesos distintos. Por ello, sobre este particular conviene recordar
la regla de validez probatoria contenida en el artículo 174 del Código General del
Proceso (CGP):

Artículo 174. Prueba trasladada y prueba extraprocesal. Las pruebas


practicadas válidamente en un proceso podrán trasladarse a otro en copia y serán
apreciadas sin más formalidades, siempre que en el proceso de origen se hubieren
practicado a petición de la parte contra quien se aducen o con audiencia de ella.
En caso contrario, deberá surtirse la contradicción en el proceso al que están
destinadas. La misma regla se aplicará a las pruebas extraprocesales.

La valoración de las pruebas trasladadas o extraprocesales y la definición de sus


consecuencias jurídicas corresponderán al juez ante quien se aduzcan.

Hechas las anteriores precisiones conceptuales, procedemos a examinar la


demostración en el caso concreto de los presupuestos de configuración -objetivo y
subjetivo- de la causal de pérdida investidura alegada.

2.5 . CASO CONCRETO

Del acervo probatorio que se allegó al proceso se evidencia que el congresista


Eduardo Enrique Pulgar Daza aceptó los cargos por tráfico de influencias, cohecho
por dar u ofrecer, en la audiencia que se llevó a cabo el 18 de marzo de 2021 ante la
Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, de conformidad con el artículo
40 de la Ley 600 de 2000, siendo importante precisar que el primer delito se
individualizó de la siguiente manera:

(i) Utilización indebida de influencias en provecho de terceros derivadas del


ejercicio del cargo de las que fue destinatario Andrés Felipe Rodríguez Cáez
en condición de Juez Primero Promiscuo Municipal de Usiacurí, Atlántico.

(ii) Utilización indebida de influencias en provecho de terceros derivadas del


ejercicio del cargo, que recayeron sobre funcionarios del Ministerio de
Educación Nacional, para favorecer la ratificación de una junta directiva de
la universidad Metropolitana.

De esta manera, el análisis y valoración de la causal de tráfico de influencias se hará


con base en las pruebas trasladadas de la investigación penal que adelantó la Corte
Suprema de Justicia contra el exsenador Eduardo Pulgar Daza, respecto de las cuales
profirió sentencia anticipada el 24 de junio de 2021 y que fueron incorporadas al
presente proceso de pérdida de investidura, mediante autos de 28 de junio y 7 de julio
de 2021, y del procedimiento disciplinario que adelanta la Procuraduría General de la
Nación por los mismos hechos, que el magistrado ponente ordenó anexar a través de
auto de 24 de junio de 2021. En ese orden de ideas, se destaca:

10
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
2.5.1. Prueba de que la persona que ejerce la influencia ostente o haya
ostentado la calidad de Congresista de la República:

La Secretaria General del Congreso de la República certificó mediante oficio SGE-CE-


CV19-0365-2021 de 26 de febrero de 2021, la condición de senador del señor Eduardo
Enrique Pulgar Daza, identificado con cédula de ciudadanía 72.161.298, para los
períodos constitucionales 2014-2018 y 2018 -2022.

2.5.2. Prueba de que el congresista haya invocado esa calidad o condición


ejerciendo un influjo síquico (influencia)

Sobre este elemento se evidenció con la conversación que sostuvo el excongresista


Pulgar Daza con el Juez Promiscuo Rodríguez Cáez, registrada en el audio que este
último grabó, que alardeó por su injerencia ante el Gobierno nacional, esto es, ante la
Presidencia de la República y el Ministerio de Educación, para que nombraran al
sobrino de Gabriel Acosta, cuando manifestó:

[…] yo te voy a decir la verdad, yo a través de la Presidencia de la República y


del Ministerio de Educación conseguí que finalmente ahí pusieran un tipo que
ha estado antes en la universidad que es sobrino del viejo Gabriel Acosta y
primo tanto de la mujer de Jaller como del hijo de Gabriel Acosta […] un feliz
término la ministra fue, la última resolución fue del ministerio, eso no es que yo
lo inventé, que yo saqué, que yo hice eso, no una vaina, tu sabes que el
derecho da pa´ lado derecho y para el izquierdo […]1

De igual modo, el juez Rodríguez Cáez reconoció lo que manifestó el excongresista y


que aparece en el audio de la grabación que se aportó al proceso y que certificó la
Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de la Procuraduría General de la
Nación, respecto a la influencia que dicho excongresista realizó para que el Ministerio
de Educación Nacional ratificara la reforma estatuaria de la universidad que presentó
el 5 de septiembre de 2016, el presidente del consejo directivo Luís Fernando Acosta
Osío.

Por otra parte, el Juez Rodríguez Cáez aportó otro audio que contiene la conversación
en la oficina del señor David Name Teherán, lugar donde estuvieron presentes
además los señores Boris Fabricio Ernesto Rodríguez Martínez y Luís Fernando
Acosta Osío y en la que este último reconoció que le pidió ayuda al senador Pulgar
Daza, cuando expresó: «yo pedí en calidad de amistad que me ayudara teniendo en
cuenta que […] él en su momento nos brindó un apoyo y fue un apoyo muy elegante,
muy decente con la ministra»2.

Continuó señalando:

[…] y te cuento algo Pulgar, nos ayudó a nosotros con la ministra, y te aseguro
que la ministra no hubo plata de por medio ni nada, ni creo que ese señor le haya
dicho nada de plata ni nada. ¿Qué le pasó a la ministra? La ministra no nos daba

1
Folio 80 cuaderno principal.
2
DC. A folio 312
11
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
audiencia, no nos atendía […] pero procedió porque nosotros habíamos hecho
cambio de rector, cuando cambiamos al señor Jaller, lo cambiamos porque se
describieron vainas que había hecho, no entro en detalles. Entonces nombraron
al hijo de mi tío Gabriel que es el hermano de Ivonne Acosta, la esposa de Carlos,
un pelado joven, 35 años, y ¡ombe! Tenía unos problemas personales con unas
demandas y eso estaba perjudicando el nombre de la universidad, entonces el
mismo Julio renuncia y nombramos a un hermano mío, otro Acosta, porque la
universidad se manejaba por los Acosta, […] entonces el registro de mi hermano
estaba desde el mes de noviembre, y nada que la ministra le daba trámite, le vino
a dar trámite en enero, a raíz de que Eduardo Pulgar habló con ella, no hubo nada
de por medio sino dio el trámite ¿por qué estábamos paralizados? Porque yo
mismo no podía firmar, tenía que firmar era el hermano y teníamos dos meses en
statu quo, imagínate tú […]

Asimismo, el juez Rodríguez Cáez en la declaración que rindió ante la Procuraduría


General de la Nación el 15 de julio de 2020 señaló sobre la reunión que tuvo con el
señor David Name Teherán y también sobre el encuentro con el exsenador Pulgar
Daza, que «en esa reunión estaba Luís Fernando Acosta y es como […] el trata como
de decirme en qué consiste la diligencia, yo ahí le dije lo que tenga que decirme, me
lo dice en la audiencia […] porque no me tengo que enterar de cosas que no debo
enterarme fuera del despacho […], ahí yo le recrimino porque me habían buscado,
porque me habían hecho reunir con el senador Pulgar junto con el alcalde de
Usuacurí». Además precisó que «llegó a la reunión porque el doctor Name necesitaba
hablar conmigo […] yo llego a la reunión me encuentro con el señor Acosta y el
pretende hablarme de los hechos de la audiencia y yo le digo que no, que cualquier
cosa en los estrados judiciales». También agregó que «no entendía cuál era la
intención de él, pero se suponía que me había hecho buscar por el señor Pulgar,
entonces me imagino que quería que intercediera o me fuera a favor de la decisión de
él».

Sumado a lo anterior, se puede constatar que la viceministra de educación, Luz


Karime Abadía Alvarado, expidió la Resolución 1099 de 31 de enero de 2019 y ratificó
la reforma estatutaria efectuada por la Universidad Metropolitana, cuyo contenido
corrobora lo dicho por Luís Fernando Acosta Osío y demuestra la influencia que tuvo
el excongresista Pulgar Daza en calidad de senador a favor de la Familia Acosta para
que el Ministerio de Educación Nacional ratificara la reforma de los estatutos de dicha
universidad.

Por otra parte, se pudo establecer que el excongresista Pulgar Daza ante la reacción
del juez Rodríguez Cáez, quien se negó a manejar en forma irregular el curso de la
audiencia de restablecimiento del derecho, continuó presumiendo de su vida política,
en especial de su cargo de senador y presidente de la Comisión Séptima y sobre su
trato con el expresidente Santos y el exprocurador Edgardo Maya Villazón3.

3
Folio 80 c. principal.
12
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
2.5.3. Prueba de haber prometido dinero para un tercero

Del audio tantas veces mencionado, que grabó el propio juez promiscuo municipal de
Usiacurí, de la reunión que sostuvo en el apartamento del señor Pulgar Daza, se pudo
establecer que el exsenador, para favorecer los intereses de la familia Acosta en la
audiencia de restablecimiento que se tramitaba en ese despacho judicial, le ofreció
una suma de dinero, teniendo en cuenta que él se beneficiaría para la elecciones en
las que iba a participar de los votos que obtendría de parte de este grupo de personas,
cuando manifestó: «esos manes me ayudan ahí con becas, me dan puestecitos yo te
hablo la verdad y cuando inicia la campaña me tiran un billetico no les voy a negar […]
yo que les voy a negar eso y los manes son juiciosos (inaudible) si yo le digo a los
manes ¡hey doc! Esta vaina vale 200 barras, me dicen que a qué horas? y dónde?».

De igual modo, de la conversación entablada se verifica que el juez promiscuo se negó


a realizar lo pedido por el senador y ante el ofrecimiento de los doscientos millones de
pesos le manifestó: «A ver senador yo en principio acepté la reunión aquí, pues por
intermedio del alcalde, de Ronald, pero yo soy un hombre muy serio. Usted me está
hablando de negocios, y yo pa’ eso si no, ósea, pa´eso sí déjeme que me haga la
audiencia».

Motivo por el que el senador insistió: «¡joda hermano! […] Me gustaría ver si dentro
de tus posibilidades puedes aplazar esa vaina, una decisión, así sea ocho días, pa’
que ¡joda! Pa’ mostrar alguna gestión yo también ¿si me entiende? Valecito ¡he! Estos
manes dicen esto, o aquí está esto».

Adicionalmente, el juez promiscuo municipal de Usiacurí, Andrés Felipe Rodríguez


Cáez, en la declaración que rindió el 15 de julio de 2020 ante la Sala de Instrucción
de la Corte Suprema de Justicia 4, reconoció que se reunió con el congresista Pulgar
Daza y el alcalde del municipio de Usiacurí, Ronald Emil Padilla Acuña, presupuesto
que corroboró en la ampliación que se adelantó el 31 de agosto de 2020 5, en la que
además precisó que el senador le hizo el ofrecimiento de «200 barras», para que
tomara una decisión que favoreciera los intereses de unos miembros de la familia
Acosta.

Por otra parte, se logró constatar 6 que, el señor Luis Fernando Acosta Osío frente al
juez Rodríguez y el señor David Name Teherán, si bien negó el ofrecimiento de dinero,
aceptó que sí llamó al exsenador Pulgar Daza y le pidió ayuda sobre el trámite de la
solicitud de restablecimiento del derecho, por intermedio del alcalde de Usiacurí, por
ser del mismo partido político de la “U” y amigo del juez Rodríguez Cáez.

Sumado a lo anterior, el señor Luis Fernando Acosta Osío precisó, ante la Sala
Especial de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia y Dirección Nacional de
Investigaciones Especiales de la Procuraduría General de la Nación 7, que buscó a
Pulgar Daza por su condición de senador y porque pensó que era amigo del juez, sin

4
Folio 114.
5
Ibidem archivo 0017 A 51:55.
6
Informe técnico, folio 296.
7
DVD. Folio 312 y transliteración folio 295.
13
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
embargo, el congresista le aclaró que no era él sino el alcalde de Usiacurí el que lo
conocía, y además, porque le brindó apoyo y ayuda con la ministra de educación.

Asimismo, sobre el negoció que pretendía el senador Pulgar Daza, señaló: «el negocio
era la voluntad o proposición del doctor Pulgar, era que me fuera al lado de las
personas que lo habían contactado a él […] los que estaban manejando la universidad
[…] pero sí a raíz de la otra conversación que se tuvo con Luis Fernando Acosta admite
buscar al senador Pulgar para lo pertinente, yo solamente podría relacionar a Luis
Fernando Acosta».

2.5.4. Prueba de que lo pretendido por el Congresista provenía de un asunto


que el servidor público se encontraba conociendo o iba a conocer

El Consejo Superior de la Judicatura, Seccional Barranquilla, certificó, mediante oficio


DESAJBAO21-814 de 1º de junio de 2021, que el señor Andrés Fernando Rodríguez
Cáez ocupó el cargo de juez promiscuo municipal de Usiacurí (Atlántico), de manera
continua desde el 1º de septiembre de 2014 hasta el 31 de 2018.

La titular del Juzgado Primero Promiscuo Municipal de Usiacurí certificó, mediante


oficio JPPMU 81-2021 de 27 de mayo de 2021, que el abogado Francisco Antonio
Márquez Astrálaga, en representación del señor Carlos Jaller Raad y otros, presentó
el 17 de mayo del año 2017 solicitud de audiencia de control de garantías de
restablecimiento del derecho y suspensión de actos o registros obtenidos
fraudulentamente, dentro del proceso penal adelantado ante la Fiscalía 51 Delegada
de la Unidad de Patrimonio Económico de Barranquilla dentro del radicado C.U.I.
08.001.60.01257.2017.01150, en la que aparecen como indiciados los señores Luis
Fernando Acosta Osío, Juan José Acosta Osío y otros. La audiencia se programó para
el 25 de mayo de 2017.

De la prueba recauda reposa el audio tantas veces mencionado que grabó el propio
Juez Promiscuo Municipal de Usiacurí, Andrés Felipe Rodríguez Cáez, en la que se
establece que se reunió con el congresista Pulgar Daza y le pidió su ayuda en la
decisión o resultado de la solicitud de restablecimiento del derecho que cursaba en su
despacho, dentro de la indagación preliminar que se tramitaba ante la Fiscalía 51
Delegada de la Unidad de Delitos contra el Patrimonio Económico de Barranquilla,
contra el señor Luis Fernando Acosta Osío y otros, pues tenía interés en el conflicto
familiar suscitado por el control de la universidad Metropolitana de Barranquilla y la
junta directiva que debía quedar para que nombrara el rector, razón por lo cual le pidió
que fijara un valor por la gestión, así: «quiero apelar ahí a la buena relación que
ustedes tienen pa´ ver si me pueden ayudar hermano esa universidad me pone unos
votos a mí importantes y adicionalmente a ello aquí hay un negocio, así de sencillo,
ustedes me dicen y yo voy y digo cuánto, esta jugada vale tanto y vamos p’adelante,
así de sencillo».

Frente a la solicitud formulada, el Juez le explica al senador Pulgar Daza en que


consiste el restablecimiento del derecho y la función que le corresponde, de la
siguiente manera: «déjeme que haga la audiencia […] el tema es que uno mandó el

14
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
aplazamiento otro mandó el escrito de nulidad […] en si no tengo ni idea lo que me
vayan a pedir mañana. A mí solo me llegó una solicitud de audiencia. Cuál es el deber
mío como juez fijarle fecha […] mañana a las 10 de la mañana, lo que me hayan
pedido ahí se resuelve a las 10:00 de la mañana […] sí pero el tema en sí como tal se
va a discutir cómo audiencia […] por lo que escuché son dos bandos enfrentados de
una sola familia […] lo otro es una petición de restablecimiento del derecho. Qué
quiere decir eso? que vuelvan las cosas al estado en que se encuentran antes. Si?
entonces lo que me acaba de mencionar es que tumbaron a un rector y quiere que el
otro vuelva básicamente es eso?» Pulgar Daza responde: «eso es […] ellos me dicen
que la denuncia la presentó un defensor del pueblo».

El Juez agrega: «a mí la audiencia me la pidió un defensor no tengo idea si es pública


o un particular […] la denuncia es lo que la Fiscalía tiene andando yo no me meto con
eso […] hay que escuchar la audiencia como tal si el combo uno tiene fundamento y
me convenzan de que tiene que restablecerse el derecho lo hago. De las decisiones
que yo he tomado puede preguntarle al tribunal, yo no estoy casado con ningún grupo
político, no estoy casado con ningún magistrado».

Posteriormente, el juez Rodríguez Cáez rindió declaración ante la Procuraduría


General de la Nación el 15 de julio de 2020 8, y reconoció sobre la grabación de la
reunión que tuvo con el senador Pulgar Daza y el alcalde del municipio Usucuarí lo
siguiente: «me llegó una audiencia, una solicitud de restablecimiento del derecho
convocado, no recuerdo por quién? […] los convocados algunos eran parte de la
familia Acosta, tenía relación con la Universidad Metropolitana […] yo como tal no
pude asumir la diligencia porque por una decisión del Tribunal Superior de Barranquilla
pierdo la competencia […] pero en el lapso de tiempo en el que me radican la solicitud
de audiencia y hasta que pierdo la competencia no pude instalarla, ni desarrollarla […]
después de batallas jurídicas de recusaciones, tutelas, más impedimentos, denuncias
penales en mi contra por parte de los convocados […] no supe que era la petición
exacta».

2.5.5. Prueba de la culpabilidad:

Para este agente del Ministerio Público resulta evidente que con las pruebas
aportadas y analizadas anteriormente se demuestra la culpabilidad del exsenador
Eduardo Pulgar Daza, esto es, el audio que contiene la reunión que sostuvo en el año
2017 con el juez Rodríguez Cáez y el alcalde del municipio de Usiacurí, Ronald Emil
Padilla Acuña, en su apartamento, en la que le pide su colaboración en la decisión
que debía tomar en la audiencia de restablecimiento del derecho y suspensión de los
efectos jurídicos de los actos y registros obtenidos al parecer fraudulentamente, para
favorecer los intereses del señor Luis Fernando Acosta Osío, teniendo en cuenta que
recibía la ayuda de una parte de los miembros de la familia Acosta que ostentaban
cargos directivos en la Universidad Metropolitana de Barranquilla, quienes a su vez lo
apoyaban en las campañas políticas en las que participaba, principalmente en las
elecciones que se avecinaban para el período comprendido entre el 2018 y el 2022.

8
68 C. Principal
15
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
De suerte que su intención al citar al juez promiscuo de Usiacurí era resolver la
designación de la rectoría del centro universitario, como quiera que se removió al
señor Carlos Jaller Raad el 1º de julio de 2016 y se designó al señor Alberto Enrique
Acosta Pérez, quien fue inscrito por el Ministerio de Educación Nacional el 5 de julio
del mismo año, y porque se sumó que ante la disputa por el control de la universidad
que la señora Ivonne Acosta Acero en calidad de representante legal de la fundación
Acosta Bendeck el 27 de junio de 2016 removió al amigo del congresista, Luís
Fernando Acosta Osío y a Gina Eugenia Díaz, porque pretendían modificar los
estatutos de la universidad, en consecuencia, con posterioridad, el 11 de noviembre
de 2016, solicitó ante el Ministerio de Educación Nacional la inscripción como rector a
Jorge Luis Hernández Cassis, pero la entidad la negó ante la inscripción anterior de
Alberto Enrique Acosta Pérez.

Adicionalmente, conforme al segundo audio que aportó el juez Rodríguez Cáez, el


señor Luís Fernando Acosta Osío en la conversación que sostuvo con este en la
oficina del señor Name Teherán, reconoció y aceptó que era amigo del senador Pulgar
Daza y que este le había colaborado en gestionar un asunto ante la Presidencia de la
República y el Ministerio de Educación Nacional.

Asimismo, el ex congresista además de pedirle directamente al juez Rodríguez Cáez


que lo ayudara para favorecer a una de las partes involucradas en el problema familiar,
le ofreció la suma de doscientos millones de pesos que según él estaban dispuestos
a pagarle si lograba manejar la audiencia de restablecimiento del derecho en la forma
como él y el grupo familiar que apoyaba querían y para convencerlo, le mencionó la
valiosa gestión que realizó ante la Presidencia de la República y el Ministerio de
Educación Nacional con el fin de que inscribieran al sobrino de Gabriel Acosta, toda
vez que él estaba interesado en que lo apoyaran con sus votos en las elecciones de
2018, y la asignación de becas que le ofrecían para tal fin.

De igual forma, ante la negativa del juez promiscuo de Usiacurí de ayudarle en el


manejo de la audiencia a favor de sus patrocinados, le insistió y utilizando su condición
de congresista le narró situaciones específicas para demostrarle las supuestas
influencias y lo que obtuvo ante personalidades como el expresidente Juan Manuel
Santos y la presunta ayuda que le brindó al señor Edgardo Maya Villazón, todo ello
con el fin de convencer al funcionario judicial, teniendo en cuenta que respecto del
primero presuntamente le colaboró cuando fue senador de la República y él presidente
de la Comisión Séptima del Senado, por lo cual recibió de este el apoyo para que lo
designaran vicepresidente del Senado; y en relación con el último al supuestamente
haber votado por él en las elecciones de Contralor, y la supuesta ayuda que le prestó
para la designación de una magistrada ante la Corte Constitucional.

En conclusión, en el asunto sub examine se demostró el tráfico de influencias porque


el exsenador Eduardo Pulgar Daza, atendiendo su investidura de congresista quiso
convencer al juez promiscuo de Usiacurí, Rodríguez Cáez, para que manejara la
audiencia de restablecimiento del derecho y la suspensión de los efectos jurídicos de
los actos y registros obtenidos supuestamente de forma fraudulentamente, que
instauró el abogado del Carlos Jaller Raad el 17 de mayo de 2017, quien había sido

16
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co
removido de la rectoría de la Universidad Metropolitana, por lo cual necesitaba le
colaborara a su amigo Luis Fernando Acosta Osío y al grupo familiar que este
representaba, teniendo en cuenta que él iba a recibir para las elecciones del 2018
votos, dinero y becas que le serían otorgadas por los directivos amigos del centro
educativo, en consecuencia, le ofreció al servidor judicial la suma de doscientos
millones de pesos, y si bien este no accedió, de todas formas se configura la causal
de pérdida de investidura, pues con base en la jurisprudencia del Consejo de Estado
antes mencionada, no es necesario que él cumpliera la actividad o la decisión que
pretendía obtener.

En efecto, en este caso resulta evidente la intención y el querer que tuvo el


excongresista para afectar la voluntad del servidor público que tenía a cargo una
actuación judicial que beneficiaría directamente a terceros involucrados en la
contienda para obtener el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla e
indirectamente a él para obtener los votos que necesitaba en las elecciones de 2018,
presupuestos que reconoció como delito en la diligencia de aceptación de cargos ante
la Corte Suprema de Justicia, en consecuencia, el señor Eduardo Enrique Pulgar
Daza, en su condición de congresista de la República, incurrió en la causal de pérdida
de investidura prevista en el numeral 5 del artículo 183 de la Constitución Política, esto
es, tráfico de influencias debidamente comprobado.

III. CONCEPTO

Por lo anterior, este agente del Ministerio Público le solicita respetuosamente a la Sala
Especial de Decisión 24 del Consejo de Estado acceda a la solicitud de pérdida de
investidura formulada por el señor Camilo Araque Blanco contra el senador Eduardo
Enrique Pulgar Daza.

Atentamente,

MARIANO EZEQUIEL BARROS RAVADENEIRA


Procurador segundo delegado ante el Consejo de Estado

MEBR-DFMS-RABM

17
Expediente: 11001031500020210112900
Referencia: Pérdida de investidura:
Demandante: Camilo Araque Blanco
Demandado: Eduardo Enrique Pulgar Daza

Procuraduría Segunda Delegada ante el Consejo de Estado


Carrera 5 Nº 15-80 piso 20 Tel. 5878750 Exts.: 12015/12016 www.procuraduria.gov.co