Está en la página 1de 12
| | HO’OPONOPONO ACTUALIZADO ° C6mo sanar y convertir tu vida en un milagro por Francese Prims Hooponopono es una palabra que seguramente nos va a sonar rara. No pertenece a nuestra cultura, por supuesto. Ho’oponopono significa “enderezar lo torcido’, o ‘corregir un error’, en hawaiano. Da ‘cuenta de una técnica que se ha aplicado en Hawai para resolver conflictos durante milenios. Dicha técnica ha sido actualizada para convertirse en un proceso de sanacién tan integrador que nos acerca alos milagros. Psicologia, fisica cudntica, filosofia y mistica logran la amalgama perfecta que nos va a permitir no solo sanar, sino también avanzar con solidez por nuestra trayectoria vital. Gracias por permitir que este articulo entre en tu vida. Gracias por invitarme a formar parte de tu realidad. Porque juntos vamos a darnos cuenta de cosas asombrosas. Porque gracias ati yo, el autor de este articulo, voy a poder sanar un poco més, a la vez que td vas a sanar un poco mds. LA EXPERIENCIA DE JOE VITALE Este texto fue escrito por Joe Vitale, un exitoso escritor de novedosas técnicas de marketing que parecen ha- ber revolucionado el mundo de la publicidad. Hace dos aftos escuché hablar de un terapeuta en Hawai que cur6 un pabellon completo de pacientes ‘ciminales insanos sin siquiera ver a ninguno de ellos. El psicologo estudiaba la ficha del recluso y luego mi- taba dentro de sf mismo para ver como él haba creado la enfermedad de esa persona. En la medida en que é! ‘mejoraba, el paciente se mejoraba. Escuché que el te- rapeuta habia usado un proceso de sanaci6n hawaiano llamado ‘Ho‘oponopono’. Este terapeuta me ensenaria tuna nueva perspectiva avanzada sobre fo que es Ia total responsabilidad. Su nombre es Dr. ihaleakala Hew Len. Elme explicé que habja trabajado en el Hospital Estatal de Hawai durante cuatro afias. El pabellon donde en- cerraban a los locos criminales era peligroso. Por regla general los psicblogos renunciaban al mes de trabajar alli, Quienes atravesaban ese pabellin caminaban con ‘sus espaldas comra la pared, temerosos de ser atacados ppor sus pacientes EI Dr. Len me dijo que él nunca vio a tos pacientes. Firmé un acuerdo de tener una oficina y revisar sus Tegajas. Mientras miraba esos legajos, él trabajarfa so- bre si mismo. Mientras él trabajaba sobre sf mismo, fos pacientes comenzaban a curarse. =Luego de unos pocos meses, a los pacientes que de- bran estar encadenados se les permitia caminar libre- ‘menteme dijo. Otros que tenian que estar furertemen- te medicados comenzaban a mermar su medicacién. ¥ aquellos que no tenian jamas ninguna posibilidad de ser liberados fueron dados de alta. No solamente eso, sino que el personal comenz6 a gozar yendo a trabajar. Hoy ese pabell6n esté cerrado. Aqui es donde yo tuve que hacer la pregunta de! mi- Wen de dolares: =:Qué estuvo haciendo usted con usted mismo que ocasioné que esas personas cambiaran? =Yo simplemente estaba sanando la parte de mique los habia creado a ellos -dijo él. Yo no entendi. El Dr. Len explicé que entendia que la total responsabilidad de tu vida implica a todo lo que esta en tu vida, simplemente porque esté en tu vida, y por ello es tu responsabilidad. En un sentido literal, todo ef mundo es tu creacién. Le pregunté al Dr. Len como se curaba a sf mismo. Que era lo que él hacia exactamente cuando miraba os legajos de esos pacientes. =Yo simplemente permanecia diciendo “lo siento” y “te amo", una y otra vez -explicé él ~sSolo eso? Solo eso. Un aia, alguien me envia un e-mail que me desequili- bra. En el pasado lo habria manejado trabajando sobre mis aspectos emocionales t6rridos 0 tratando de razo- rar con la persona que envio ese mensaje detestable. Cada uno de nosotros podemos in- corporar el Ho‘oponopono actuali- zado como una sabia manera de ir por la vida y autotransformarnos. Esta vez yo decid probar el método del Dr. Len. Me puse a pronunciar silenciosamente “lo siento” y “te amo”. No fo decta a nadie en pasticular. Simplemente ‘estaba invocando el espititu del amor para sanar dentro de my lo que estaba creando Ia circunstancia externa, En el término de una hora reciby un e-mail de fa misma persona. Se discupaba por su mensaje previo. LA EXPERIENCIA DEL DOCTOR LEN En 1971, en lowa, volvi'a enamorarme como loco por segunda vez. Ese afio naci6 la querida M., nuestra hija ‘Mientras miraba a mi esposa cuidar a M., me enamoré mas y mas de las dos. Después de completar mis es- tudios de graduado en Utah ese verano, empezamos nuestra vida en el estado de lowa. M. nunca dej6 de rar cuando ta trajimos a casa del hospital. ¥ aproxi- madamente cuando M, cumplié un arto aparecieron ‘manchas de sangre en sus sébanas. EJ llanto constante era producto de su reacci6n al severo problema de la piel que le diagnosticaron mas adelante. Pasé muchas noches Morando mientras observaba im- potentemente a M. que se rascaba sin cesar mientras dormia intranquila. Los medicamentos con esteroides 1no pudieron ayudarla. A los res arios de edad, la sangre se escurrfa constantemente de las grietas que se habian formado en sus codos y rodillas. Gruesas capas de piel cubrian la parte de adentro de sus brazos y su cuello. Un dia, nueve aos después, cuando M. tenta como doce afios, ella, su hermana y yo estébamos en nues- tro automévil, volviendo a casa. De pronta, cambié el rumbo del vehiculo sin pensarlo conscientemente y ‘me dirlgfa ver a Morrnah. =Oh, han venido a visitarme nos ajo Morrah sua- vemente cuando aparecimos los tres en su oficina. Mientras acomodaba unos papeles sobre su escritorio, dirigié la mirada a M. ~¢Querfas preguntarme algo? -le dijo apaciblemente. M. esti ambos brazos revelando atios de dolor y pena ‘marcados en ellos como letras en un papiro fenicio. De acuerdo -respondié Mormah, y cerr6 los ojos. 2Qué estaba haciendo Mormah? La creadora de la au- toidentidad Ho’oponopono estaba utilizando la autoi- dentidad Ho'oponopono. Un ano después, legaron a su fin trece afios de sangrado, cicatrices, dolor, pena y medicamentos. LA EXPERIENCIA DE JOHN CURTIN Yo empecé a usar Ho‘oponopono hace més o menos tun afto y medio como resultado de leer una pagina web de un tal doctor Len {...] Empecé a usar la técri- «a tal como to explican en la pagina web. A lo largo de dos o tres meses apliqué fa técnica con un asunto familiar y me quedé sorprendido de como se resolvi6. este tema, que andaba arrastrando desde hacia cinco afios. Acto seguido empecé a usarlo con los pacientes de mi consulta (yo hago terapias de reiki) y empezaron @ ponerse mejor quiza en la mitad del tiernpo en que Jo hactan antes: sitardaban tres o cuatro meses, ahora tardaban un mes y medio 0 dos meses. Esto me ha con- vencido, a lo largo de este ano y pico, de que es una técnica que funciona. John Curtin particip6 en un taller con el doctor Len en la ciudad de Cork, en Irlanda, y transmitié los. cono cimientos adquiridos a través de un webinario. Esen- cialmente, la informacion contenida en este articulo procede de esta fuente. EL SENTIDO DE LA VIDA Hasta cierto momento parece como que el sentido de la vida consiste en complicarse. A partir del momento clave en que uno se da cuenta de que se ha metido en un lodazal el sentido de la vida pasa a consistir en lo contratio, en simplificar, en limpiarse. Desde que empez6 nuestro proceso existencial como entidades en la materia, miles de afios de experien- cias han creado en nosotros un poso con un caudal de informacion inmenso. Esta informacién es el fruto de experiencias directas de dolor, placer, seguridad o pe- ligro, alas cuales dimos la respuesta emocional que su- pimos dar en cada ocasi6n. En cualquier caso, dejaron luna impronta, que sigue estando ah. En nuestro sub- consciente. El subbconsciente se deja ver de un modo mis 0 menos evidente, mas simb6lico o més directo, por medio de los suefios y los ensuefios, asf como por D Tenemos que ver que el sentido de la vida entera es proporcionarnos el espejo en el que se mira nuestro Subconsciente, con el fin de que vayamos tomando la determinaci6n de sanarlo. todos los juicios de valor, gustos, preferencias, aver siones, adicciones o rechazos que poseemos, muchas veces sin saber por que. Mientras nosotros ‘bamos experimentando la vida y depositando la informaci6n en el poz0 de los recuer- dos, algo preexistia, algo que siempre estuvo ahi, que fest y que estard. Ese algo es el infinito, el vacio, la cconciencia de la divinidad. Y segin los creadores del Ho'oponopono actualizado la informacion con la que nuestra mente Consciente opera en nuestro dia a di podemos obtenerla de dos fuentes, exclusivamente: tuna de ellas es el Subconsciente, donde habitan tan solo recuerdos, los cuales nos impiden pensar, reac- ccionar y actuar de un modo realmente original; la otra fuente posible es nuestra Mente Espiritual 0 Supracons- Ciente, que se halla directamente vinculada con la Di vinidad 0 Fuente. Cuando estamos conectados con el Supraconsciente no pensamos regidos por los recuer- dos sino por la Inspiracion. EI Hofoponopono actualizado es una practica espiri- tual que reconoce la problematica del Subconsciente y.que invita a limpiarlo, o sanarlo, para que la energia divina del Vacio ocupe su lugar, y podamos asi funcio- nar no a partir de patrones repetitivos sino realmente henchidos, inspirados, iluminados. John Curtin explica como el docior Len, en el seminario de Cork, definio el Subconsciente como “pu, y que en hawaiano este término equivale a ‘basura’. El Consciente no para de rescatar ideas de ese marasmo; de hecho no funciona nunca con ideas originales, sino que siempre esta ‘pescando’ en este verte- dero, No hace otra cosa el Consciente ‘a no ser que establezca conexion con el Vacio iluminador. El problema del Subconsciente es triple. Por una parte, como hemos explicado, ‘nos impide pensar de un modo creativo. Por otra pare, es la fuente de enferme- dades y malestares que con frecuencia ros resultan difciles de explicar. En ter cer lugar, y ahf entroncamos ya con la cudntica, el Subconsciente es la fuente de cuanto nos acontece en el mbito ex- temo, Esto se vincula con el axioma de que somos creadores de la realidad. Si somos creadores de la realidad, pa- rece evidente que no podemos crear fuera de lo que conocemos. Nuestro Consciente es un testigo y puede dirigir nuestros sentidos, nuestras accio- nes, pero no tiene el poder para crear. 2Cual es pues la fuente de nuestra creacion’ De entrada, habitualmente rho creamos, sino que estamos sujetos a algo profundo y poderoso que vive en nosotros, algo ilimitado que puede extender sus redes de influencia mucho més alla del alcance de nuestros brazos: nuestro Subconsciente, Nuestro Subconsciente acta en el plano inmaterial 0 cuantico, de pura energia, y se manifesta atrayendo personas y sucesos. Es asi como los miedos que tene- mos tienden a hacerse realidad, por ejemplo. Si no hemos despertado al trabajo espiritual no dejaremos de ser Consciente vinculado al Subconsciente, y tales serin nuestras ‘creaciones’, tal sera nuestra vida. No podremos crear algo nuevo hasta que limpiemos la ba- sua y establezcamos conexi6n con la energia divina, Si lo logramos en nuestra vida ya no se manifestaré la ‘voluntad! cadtica de nuestro Subconsciente enfermi- 0, sino otro tipo3 de voluntad superior. Ahi adquiete sentido la afirmacién del Cristo de “Padre, hagase tu voluntad” Y aqui esta el sentido de nuestra vida: limpiar el Sub- consciente para dejar paso al Supraconsciente, que siempre estuvo ahi y que siempre estaré, como esta el Sol aunque el dia esté nublado. Y puesto que la ener- fa divina es luz, amor y perieccién esto es lo que lle- {gamos a ser en nuestra autorrealizacion por medio de testa limpieza. Y si regidos por el Subconsciente nos sentiamos mal y atrafamos circunstancias indeseables,