Está en la página 1de 9

PRIMERA PRACTICA DE DERECHO PENAL

Docente: Mg. Alicia Victoria Abarca Guevara

Alumno: Jelssy Clemente Choquecota

Curso: DERECHO PENAL II

TACNA-PERU

2021
1.- QUE ES EL DERECHO A LA VIDA Y QUIEN LO PROTEGE?

Derecho a la vida. El artículo 2º, inciso 1º de la Constitución Política del Perú, declara que “toda
persona tiene derecho a la vida”. A nivel global, la protección se establece en la Declaración
Universal de Derechos Humanos (art. 3º) y a nivel regional, en la Convención Americana de
Derechos Humanos (“Pacto de San José”, artículo 4º, primer párrafo), también el Pacto
Internacional de Derechos Políticos y Civiles (art.6º) y la Convención Europea de Derechos
Humanos (artículo 2º, primer párrafo). El derecho fundamental que tiene toda persona a la
vida es indiscutible e incuestionable, con independencia de su status, pre- o postnatal, de su
capacidad o incapacidad de vida o de la mayor o menor calidad de vida.

Para el Derecho Penal la vida es un fenómeno bio-psico-social inseparablemente unido y de


carácter dinámico. Asimismo, al ser dinámico, no es posible afirmar la existencia de un punto
exacto de en qué momento empieza la vida. De este modo, el derecho a la vida goza de una
naturaleza compleja siendo el fundamento de todos los demás bienes jurídicos, sin el que
otros derechos no tendrían existencia alguna. Si bien los límites de la protección al derecho de
la vida son muy discutidos, se considera adecuado en la actualidad el criterio de la anidación
del óvulo fecundado en el útero como límite mínimo de este derecho. Por otro lado, se trata el
tema de cuándo concluye la vida humana. El derecho penal mantiene la protección del
derecho a la vida de la persona hasta que concluya con la muerte de la persona. Si bien el
concepto muerte ha variado a lo largo de los tiempos, actualmente la consideración médico –
jurídica está orientada por la Ley General de Salud que considera la ausencia de vida al cese
definitivo de la actividad cerebral, adoptando un sistema dual, ya que también se admite como
muerte el cese irreversible de la actividad cardio respiratoria.

2.-CUAL ES LA TIPICIDAD OBJETIVA EN EL HOMICIDIO SIMPLE?

La conducta típica del homicidio simple consiste en quitar la vida dolosamente a una persona,
sin la concurrencia de alguna circunstancia atenuante o agravante debidamente establecida en
el Código Penal como elemento constitutivo de otra figura delictiva. Si bien, en el tipo penal no
se hace referencia a la forma de aniquilar la vida de otro, se entiende que puede ser por acción
u omisión, en este último supuesto será de aplicación el artículo 13 del Código Penal que
regula la omisión impropia. Siendo así, se concluye que detrás de una omisión delictiva debe
existir una norma de mandato (prestar auxilio, avisar a la autoridad, etc.), caso contrario, la
conducta es atípica.

3.- CUAL ES EL BIEN JURIDICO PROTEGIDO, SUJETO ACTIVO, PASIVO EN EL DELITO DE


HOMICIDIO SIMPLE?

Bien jurídico protegido: Se pretende tutelar la vida humana independiente, entendida desde
la perspectiva natural y biológica. Esto es, se pretende proteger la vida de la persona, la misma
que comprende según nuestra sistemática desde el momento del parto hasta la muerte de
aquella.

Sujeto activo: El tipo legal de homicidio simple indica de manera indeterminada al sujeto
activo, agente o autor, al comenzar su redacción señalando:

"el que (...)”. De ese modo, se desprende o interpreta que autor del homicidio básico puede
ser cualquier persona natural. Constituye un delito común, pues para ser sujeto activo no se
necesita reunir alguna condición o cualidad especial, ya sea que actúe por sí mismo o
valiéndose de terceros, de medios mecánicos o animales.
En los casos de omisión impropia, el sujeto activo solo puede ser quien está en posición de
garante respecto del bien jurídico lesionado. Si en el caso concreto no puede determinarse que
el sujeto tenía la posición de garante sobre el fallecido, resultará imposible atribuirle el
resultado letal a título de omisión.

Sujeto pasivo: Al prescribir el tipo penal la expresión "(...) a otro" se entiende que sujeto
pasivo puede ser también cualquier persona natural y con vida desde el momento del parto
hasta su muerte debidamente determinada.

4.-EN EL DELITO DE HOMICIDIO SIMPLE COMO SE DETERMINA LA TIPICIDAD SUBJETIVA, LA


ANTIJURICIDAD Y LA CULPABILIDAD.

TIPICIDAD SUBJETIVA: Para configurarse el homicidio simple es requisito sine qua non la
concurrencia del dolo en el actuar del agente. El dolo exige el conocimiento y voluntad de
realizar las circunstancias del tipo objetivo, es decir, el sujeto activo debe actuar con
conocimiento de dar muerte a su víctima y querer hacerlo.

ANTIJURIDICIDAD: Una vez que se ha determinado que en la conducta analizada concurren


todos los elementos objetivos y subjetivos que conforman la tipicidad del homicidio simple
previsto en el artículo 106 del Código Penal, el operador jurídico pasará inmediatamente a
analizar el segundo elemento o nivel denominado antijuridicidad. Es decir, entrará a
determinar si la conducta es contraria al ordenamiento jurídico o, en su caso, concurre alguna
causa de justificación de las previstas y sancionadas en el artículo 20 del Código Penal. De ese
modo, el operador jurídico analizará si en el homicidio concreto concurre la legítima defensa o
el estado de necesidad justificante o el agente actuó por una fuerza física irresistible o
impulsado por un miedo insuperable o en cumplimiento de un deber.

CULPABILIDAD: Si después de analizar la conducta típica de homicidio se llega a la conclusión


que no concurre alguna causa o circunstancia que lo justifique frente al ordenamiento jurídico,
el operador jurídico inmediatamente entrará a determinar si' aquella conducta homicida
puede ser atribuida o imputable a su autor. En consecuencia, analizará si la persona a quien se
le atribuye la conducta típica y antijurídica es imputable penalmente, es decir, goza de
capacidad penal, para responder por su acto homicida.

5.- CUAL ES EL TIPO PENLA Y TIPICIDAD OBJETIVA EN EL DELITO DE PARRICIDIO?

TIPO PENAL: La figura delictiva etiquetada con el nomen iuris de parricidio u homicidio de
autor como lo denomina cierta parta de la doctrina, se encuentra tipificado en el tipo penal del
artículo 107 del Código Penal que ad pedem litterae, dice: “El que, a sabiendas, mata a su
ascendiente, descendiente, natural o adoptivo, o a su cónyuge o concubino, será reprimido
con pena privativa de libertad no menor de quince años”.

TIPICIDAD OBJETIVA: El parricidio se configura objetivamente cuando el agente o sujeto activo


da muerte a su ascendiente o descendiente, natural o adoptivo, o a su cónyuge o concubino,
sabiendo muy bien que tiene tales cualidades respecto de su víctima. En otras palabras, el
parricidio aparece o se evidencia cuando el agente con pleno conocimiento de sus vínculos
consanguíneos (padre, hijo natural, etc.) o jurídico (hijo adoptivo, cónyuge o concubino con su
víctima, dolosamente le da muerte.

6.- DIFERENCIA ENTRE PARRICIDIO SIMPLE Y AGRAVADO?

Parricidio simple
Se configura objetivamente cuando el agente o sujeto activo da muerte a su ascendiente o
descendiente, natural o adoptivo, o a quien es o ha sido su cónyuge, su conviviente o con
quien esté sosteniendo o haya sostenido una relación análoga, sabiendo o conociendo muy
bien que tiene tales cualidades res pecto de su víctima. En otras palabras, el parricidio aparece
o se evidencia cuando el agente con pleno conocimiento de sus vínculos consanguíneos
(padre, hijo natural, etc.) o jurídicos (hijo adoptivo, cónyuge, concubino, conviviente) o
análogos a los primeros aun sin convivencia (novio, pareja, enamorado, ex cónyuge, ex
concubino, ex conviviente, ex pareja, ex novio, etc.) con su víctima, dolosamente le da muerte.
En efecto, lo que se lesiona es esta institución; en este sentido, su fundamento de imputación
jurídico -penal no se limita sólo a la posibilidad de ser autor con una determinada
característica o de un determinado círculo de autores previstos por la norma, sino a la
defraudación del deber positivo o específico que garantiza una relación ya existente entre
obligado y bien jurídico, independientemente de la importancia de su contribución o dominio
del hecho o de la organización". Si bien la jurisprudencia citada se refiere a un caso del
cónyuge, también es cierto que sirve para los demás casos previstos como parricidio. Además,
sirve para entender la estructura del delito en hermenéutica jurídica.

Parricidio agravado

El segundo párrafo del artículo 107° del Código Penal modificado, regula el parricidio agravado,
pues la pena para el autor será no menor de veinticinco años. Allí se precisa las circunstancias
que agravan la situación jurídico-legal del parricida o si la víctima es mujer, de la feminicida. En
efecto, estaremos ante un parricidio agravado cuando en la muerte de la víctima (mujer o
varón) concurran cualquiera de las siguientes circunstancias previstas en los incisos 1, 2, 3 y 4
del artículo 108° del Código Penal: Por ferocidad, por lucro o por placer; para facilitar u ocultar
otro delito; con gran crueldad o alevosía; y por fuego, explosión, veneno o por cualquier otro
medio capaz de poner en peligro la vida o salud de otras personas. Veamos brevemente en
qué consisten cada una de estas agravantes en el parricidio, las mismas que como es natural
serán ampliadas cuando desarrollemos el asesinato.

7.- CITE 1 EJEMPLO EN C/U DE LAS MODALIDADES DE PARRICIDIO AGRAVADO

Parricidio por ferocidad

Se perfecciona cuando el parricidio es realizado con absoluto desprecio y desdén por la vida
humana de su ascendiente, descendiente, natural 0 adoptivo, o ha sido o es su cónyuge, su
conviviente o con quien esté sosteniendo o haya sostenido una relación análoga. La realidad
presenta hasta dos modalidades del actuar por ferocidad, a saber: Cuando el sujeto activo
concluye con la vida del sujeto. Pasivo sin motivo ni móvil explicable y cuando el agente actúa
con ferocidad brutal en la determinación del agente, es decir, inhumanidad en el móvil. En
este último supuesto, la ferocidad se evidencia en la determinación del agente para poner fin a
la vida de la víctima con quien tiene vínculos sanguíneos, jurídicos o sentimentales o también
los ha tenido en este último supuesto.

Por lucro

Se configura este calificante del parricidio cuando el agente produce la muerte de su víctima
quien puede ser su ascendiente, descendiente, natura lo adoptivo, o ha sido o es su cónyuge,
su conviviente o con quien, este sosteniendo o haya sostenido una relación análoga, con el
firme propósito y objetivo de obtener un provecho o ganancia patrimonial. Esto es, el sujeto
activo actúa porque recibió o recibirá en un futuro, dinero de un tercero para poner fin a la
vida de su víctima, o porque espera obtener una ganancia o provecho económico con su actuar
ilícito al heredar los bienes del sujeto pasivo o cobrar un seguro de vida, por ejemplo.

De modo que para nuestro sistema jurídico aparecen perfectamente hasta dos formas de
verificarse el parricidio por lucro: Cuando el parricida, actuando por una compensación
económica y a pedido de un mandante     da muerte a su víctima con quien tiene vínculos
consanguíneos o jurídicos o tiene o ha tenido una relación sentimental sexual; y cuando el
sujeto activo guiado por la obtención de un beneficio patrimonial, unilateralmente toma la
decisión de poner fin a la vida de su víctima con quien le une alguno de los vínculos antes
referidos.

Por placer

Se configura cuando la o el parricida mata por el solo placer de hacer lo, es decir, el agente
experimenta una sensación agradable, un contento de ánimo o un regocijo perverso al poner
fin a la vida de su víctima. En esta modalidad, el único motivo que mueve al agente es el
deleite, complacencia o satisfacción de dar muerte a la víctima ya sea por lujuria o vanidad.
Aparece un gozo inexplicable en el asesino al ocasionar la muerte de su víctima quien puede
ser su ascendiente, descendiente, natural o adoptivo, o ha sido o es su cónyuge, su conviviente
o con quien esté sosteniendo o haya sostenido una relación análoga. Sin duda, el sujeto que
llega a estos extremos, no tiene frenos inhibitorios para respetar siquiera la vida de sus
congéneres y, por ende, se constituye en un peligro constante para cualquier persona. En
doctrina, se pone el ejemplo de la enfermera que día a día va sustituyendo la dosis terapéutica
por un líquido ineficaz, sin causar dolores ni molestias al paciente quien puede ser su padre,
hijo, conviviente, pareja, novio o ex pareja, etc., por el placer de verlo morir de modo lento, no
actúa por un impulso, ni con ensañamiento.

Para facilitar otro delito

Esta modalidad se configura cuando la o el parricida pone fin a la vida de su ascendiente,


descendiente, natural o adoptivo, o ha sido o es su cónyuge, su conviviente o con quien esté
sosteniendo o haya sostenido una relación análoga, para facilitar o favorecer la comisión de
otro delito independiente. Fácilmente se identifica la existencia de un delito-medio (parricidio)
y un delito-fin (cualquier otro delito).

De ese modo, el parricidio representa el medio para lograr o consumar el delito fin. Debe
existir conexidad subjetiva o ideológica que funciona como un eslabón que une el parricidio
con el otro delito. Los dos hechos deben estar conectados psicológicamente entre sí. Caso
contrario, si no hay conexión entre el delito precedente y el delito fin, se excluye esta
modalidad homicida configurándose un concurso de delitos.

El parricidio se instrumentaliza en favor de otro delito y, en ello, radica la gravedad del acto,
pues el sujeto activo menosprecia la vida humana de su pariente o al tiempo de los hechos ha
tenido o tiene una relación sentimental, la pasa por alto con tal de alcanzar el ilícito fin al cual
estaba orientada desde un inicio su conducta.

Cabe dejar establecido que la frase "para facilitar" da a entender también que la autoría del
delito medio y el delito fin no necesariamente pueden coincidir. La conducta delictiva en
análisis se configura aun cuando, el delito-fin sea perpetrado por un tercero. Basta que se
verifique la conexión entre el delito medio y el delito fin. En otros términos, solo bastará de
terminar si el parricida dio muerte a la víctima con el firme propósito de facilitar o favorecer la
comisión de otro hecho punible doloso realizado por él o por terceros.

Para ocultar otro delito

En la realidad se configura esta modalidad homicida cuando la o el agente da muerte a una


persona con tiene una relación de ascendencia, descendencia, natural o adoptiva, o ha sido o
es cónyuge, conviviente o con quien esté sosteniendo o haya sostenido una relación análoga
con la finalidad o propósito de ocultar la comisión de otro delito, que le interesa no sea
descubierto o esclarecido.

Basta con verificar que el ilícito penal a ocultar se trate de una conducta prevista en el corpus
juris pena/e como delito (contra la vida, el patrimonio, el orden económico, la salud pública,
etc.).

El tiempo transcurrido entre el delito-precedente y el delito consecuente puede ser inmediato


o mediato. Lo importante es determinar que el agente, con su acción homicida, tuvo el serio
propósito de ocultar el delito precedente. Por ejemplo, puede presentarse cuando un padre de
familia para ocultar el homicidio de su cónyuge, da muerte a dos de sus hijos que han sido
testigos del primer hecho con la finalidad de no ser descubierto y burlar de esa forma la acción
de la justicia.

Con gran crueldad

Se configura esta circunstancia cuando el sujeto activo produce la muerte de su víctima


haciéndole sufrir en forma inexplicable e innecesaria. Esta modalidad consiste en acrecentar
deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la persona a la que se quiere exterminar,
causándole un dolor físico que es innecesario para la comisión del homicidio.

Resulta indispensable la presencia de dos condiciones   importantes que caracterizan al


parricidio con gran crueldad. Primero, que el padecimiento, ya sea físico o psíquico, haya sido
aumentado deliberadamente por el agente, es decir, este debe actuar con la intención de
hacer sufrir a la víctima. Segundo, que el padecimiento sea innecesario y prescindible para
lograr la muerte de la víctima. El agente lo hace con la sola intención de hacerle padecer antes
que se produzca la muerte de su víctima, quien puede ser su ascendiente, descendiente,
natural o adoptivo, o quien es o ha sido su cónyuge, su conviviente o con quien esté
sosteniendo o haya sostenido una relación análoga, demostrando con ello ensañamiento e
insensibilidad ante el dolor humano.

Con alevosía

Se configura esta modalidad cuando el agente actúa a traición, vulnerando la gratitud y


confianza que le tiene su víctima, quien puede ser su ascendiente, descendiente, natural o
adoptivo, etc., y a la vez, aprovechan do la indefensión de esta al no advertir, ni siquiera
sospechar, el riesgo que corre su vida al brindar confianza a su verdugo creyéndole leal.

Para configurarse el parricidio por alevosía, se requiere la concurrencia de tres elementos


hasta el punto que a falta de uno de ellos, la alevosía no aparece: primero, ocultamiento del
sujeto activo o de la agresión misma (modo o forma de asegurar la ejecución del acto);
segundo, falta de riesgo del sujeto activo al momento de ejecutar su acción homicida y tercero,
estado de indefensión de la víctima. El ocultamiento del agente o de la agresión misma se
representa con el acecho o la emboscada. La falta de riesgo supone una situación que ha sido
procurada por el autor. El agente debe haber buscado su propia seguridad personal antes de
ejecutar la muerte de su víctima pariente o con quien haya tenido o tenga al tiempo de los
hechos una relación basada en sentimientos amorosos o íntimos. El agente busca actuar u
obrar sobre seguro. Finalmente, el estado de indefensión por parte de la víctima supone que el
agente actúa aprovechando un estado determinado de la víctima que no le permite
defenderse de la agresión.

Se presentará esta modalidad, por ejemplo, cuando la cónyuge mujer un buen día prepara la
mejor comida, y antes de servirla a su cónyuge, le sir ve varias copas de vino y pisco. Estando
ebrio, le sirve un plato de comida. Luego de ingerirlo, la víctima retorciéndose de dolor
abdominal, muere en pocos minutos a consecuencia del potente veneno que había sido
vertido en el plato de comida.

Por fuego

Se configura esta modalidad de parricidio cuando el agente de forma intencional prende fuego
al ambiente donde sabe se encuentra su víctima quien puede ser su ascendiente,
descendiente, natural o adoptivo, etc., a la que ha decidido dar muerte, poniendo en peligro la
vida o salud de otras personas que allí se encuentren.

En el tipo penal la frase "capaz de poner en peligro la vida o salud de otras personas" orienta
que esta modalidad de parricidio no se refiere a dar muerte a la víctima prendiéndole fuego en
forma directa o en un lugar en que las circunstancias mismas hacen presumir que no pone en
peligro a nadie, pues allí aparecería otra modalidad del parricidio, como puede ser el matar
con crueldad ; sino por el contrario, se refiere a que el uso del fuego, aparte de buscar eliminar
a la víctima, debe poner en peligro o riesgo la integridad de otras personas. No se necesita que
el fuego lesione la vida o salud de terceras personas, es suficiente que el curso del acto
homicida origine un peligro concreto para aquellas.

Por explosión

Se presenta esta modalidad de parricidio cuando el agente haciendo uso de medios o


elementos explosivos que ponen en riesgo la vida Y salud de terceras personas, logra dar
muerte a su víctima quien puede ser su ascendiente, descendiente, natural o adoptivo, o quien
es o ha sido su cónyuge, su conviviente o con quien esté sosteniendo o haya sostenido una
relación análoga. El sujeto activo logra su fin creando un peligro concreto de muerte o lesiones
para dos o más personas.

Es necesario hacer una distinción evidente entre el parricidio por el uso de un medio explosivo,
con la muerte que produce actos terroristas con uso de explosivos. Mientras que los actos
terroristas con el uso de explosivos solo buscan intimidar, alarmar o crear zozobra en un grupo
determinado de personas, y si se produce la muerte de alguna persona se configura una
circunstancia agravante de la conducta terrorista. En el parricidio por el uso de explosivos, el
agente actúa con animus necandi directo. Persigue la muerte de su víctima-pariente. Para
lograr su objetivo no le interesa poner en riesgo la vida y la salud de otras personas. Con ello,
se demuestra su peligrosidad y se justifica la agravante. El agente planifica su conducta
homicida no importándole poner en peligro a otras personas con tal de lograr su finalidad.

Por veneno
Veneno es cualquier sustancia animal, vegetal o mineral, sólida, líquida o gaseosa que, al ser
introducida en el cuerpo humano, tiene efectos destructivos en el organismo, produciendo,
muchas veces, y de acuerdo a la dosis, la muerte de una persona, combinando su naturaleza
por acción química o bioquímica.

Se configura este supuesto de parricidio cuando el agente, aprovechando una reunión social,
se dirige al bar y vierte una sustancia venenosa en una copa de champagne y le solicita al
personal de servicio que le lleve a su víctima, quien puede ser su ascendiente, descendiente,
natural o adoptivo, o quien es o ha sido su cónyuge, etc., quien en ese momento se
encontraba departiendo la reunión con cinco amigos más. Aquí, si bien la copa con el licor
envenenado llegó a su destinatario y cumplió la finalidad premeditada y calculada por el
agente, es evidente que puso en peligro la vida de cualquiera de los cinco amigos que
departían, junto a la víctima, pues, muy bien, pudieron solicitar la copa y beber su contenido.

Otros medios capaces de poner en peligro la vida o la salud de otras personas

Haciendo uso de la fórmula jurídica de numerus apertus, el legislador ha dejado abierta la


posibilidad para que el operador del derecho encuadre otras circunstancias que la realidad
presenta a la figura de parricidio. Ello, mediante la interpretación analógica habilitada en
nuestro sistema jurídico. Puede presentarse cuando el agente dolosamente, y sin importarle el
peli gro concreto que crea para terceras personas, desvía las aguas de un río a fin de que
inunden la vivienda de la persona que pretende dar muerte, con quien tiene vínculos
consanguíneos, jurídicos o tienen o tuvieron una relación basada en sentimientos amorosos e
íntimos, etc.

8.- EL SUJETO ACTIVO Y PASIVO EN EL DELITO DE PARRICIDIO ES “ESPECIAL”

El español Miguel Bajo Fernández sostenía que la gravedad de la figura del parricidio se
fundamentaba en la mayor culpabilidad del autor presumida objetivamente a partir de la
complicación profunda de las relaciones interpersonales con acumulación de tensiones
durante la convivencia de los parientes. En tanto que el desaparecido Raúl Peña Cabrera
fundamentaba la gravedad del parricidio en el hecho que el sujeto activo revela mayor
peligrosidad, porque no solo viola y destruye el bien jurídico de la vida tutelada por la ley, sino
que vulnera principios y sentimientos elementales como el respeto y acatamiento a los
parientes más próximos, provocando una singular alarma social.

José Castillo Alva afirma que no alcanza a ver cómo el mayor afecto o sentimiento puede
incidir en la culpabilidad y concluye que simplemente la gravedad del parricidio reside solo en
el vínculo del parentesco, sea legal o natural, y no en el presunto afecto que existe entre
parientes.

En consecuencia, para la configuración de este hecho punible resulta insuficiente que el agente
esté premunido del animus necandi. La ley penal requiere además de la conciencia y voluntad
de matar, que el agente ejecute la acción "a sabiendas'' o, mejor dicho, con pleno
conocimiento que extingue la vida de uno de sus parientes considerados en el tipo penal
respectivo. O, a sabiendas que mata a una persona con quien tiene o ha tenido una relación
basada en sentimientos amorosos e íntimos. Es importante precisar que la relación parental o
sentimental debe estar debidamente acredita en el proceso penal. 
9.- SE CONFIGURA PARRICIDIO SI SE MATA A SU ASCENDIENTE, DESCENDIENTE, NATURAL O
ADOPTIVO, SI EL SUJETO ACTIVO DESCOCOCIA DE TAL VINCULO CON LA VICTIMA?

CASOS DE ERROR DEL PARRICIDO:

ERROR IN PERSONAM

En este caso, el infractor sufre un error en la percepción o en la identidad de la víctima: “A”


quiere matar a un extraño, y por confundir la identidad de dicha persona mata a su padre; “A”
deberá responder por el delito de homicidio simple, por cuanto no tuvo el conocimiento de la
circunstancia agravante de parentesco; es decir, en ningún momento, el agente quiso matar a
su padre, ni sabía que lo era, sino que su conocimiento y voluntad se orientaba a matar a un
extraño. Se puede presentar otro ejemplo: “A” quiere matar a su padre y dirige su acción en
función al logro de ese objetivo, pero resulta que la víctima era un extraño. Aquí no se aplica la
agravante de parricidio; el agente deberá responder por el delito de homicidio del art. 106 del
CP.

ABERRATIO ICTUS

Ya no estamos en un error ante la percepción, sino ante un error en el golpe o en la ejecución.


Si “A” quiere matar a un extraño y por una acción defectuosa en la ejecución del disparo, mata
a su padre, “A” deberá ser sancionado por homicidio simple en grado de tentativa en concurso
con un homicidio culposo en agravio de su padre. No se producirá el delito de parricidio,
porque no hubo el dolo de matar a su padre. Otro problema de aberratio ictus surge cuando
“A” quiere matar a su padre y mata a un extraño. Aquí el resultado es de menor gravedad que
el buscado por el autor. Por ejemplo: “A” quiere matar a su padre, pero por defecto en su
ejecución mató a su hijo. En esta posibilidad, el autor deberá responder por una tentativa de
parricidio en concurso con homicidio culposo o imprudente.

10.- INDIQUE LA PENA EN EL DELITO DE PARRICIDIO

PENALIDAD

Después de probada la comisión del delito de parricidio y el grado de responsabilidad del


acusado durante el debido proceso, este será merecedor a una pena privativa de la libertad no
menor de 15 años y no mayor de 25 años en aplicación del artículo 1 de la Ley Nº 26360 del 23
de setiembre de 1994, que modificó el artículo 29 del Código Penal, prescribiendo que la pena
privativa de la libertad temporal tendrá una duración mínima de dos días y un máximo de 25
años.

También podría gustarte