Está en la página 1de 8

Conceptos básicos de traducción, vocabulario y categorías

gramaticales.

Lea atentamente los siguientes conceptos acerca de


traducción y vocabulario

LA TRADUCCIÓN

La traducción de textos se considera, desde hace ya algunos años, un medio útil


para acercar al estudiante a los textos escritos en lengua extranjera, tanto desde
el punto de vista de la comprensión lectora como el de la expresión escrita. En la
actualidad, se es consciente de la importancia que reviste la situación
comunicativa, por lo que se afronta la traducción desde un enfoque pragmático.
Partiendo de esta perspectiva, la aproximación a los textos mediante la traducción
contribuye a mejorar la competencia comunicativa en todas sus vertientes:
gramatical, cultural y textual (Hurtado, 1999).

¿Qué Quiere Decir «Traducir»?

Traducir implica entender una idea dicha en un idioma y expresarla en otro. La


lengua de la que se traduce se denomina «lengua original» (LO) y la lengua a la
que se traduce «lengua meta» (LM). La expresión en la LM no debe depender del
texto original, sino de la forma habitual de expresión en la LM. Un mismo texto
original (TO) puede tener varias versiones de traducción y todas ellas serán
versiones correctas si contienen el mismo concepto fundamental. Por lo tanto, lo
básico para hacer una traducción es lograr la captación de las ideas expresadas
en el TO: una traducción que no tenga sentido está mal hecha.

En el caso particular de este curso, traducir supondrá realizar una «traducción


directa», entendida ésta como la expresión en castellano –nuestra lengua
materna– de lo que un autor en lengua inglesa dice en su texto original,
manteniendo absoluta fidelidad a la esencia y espíritu del texto. Es decir, los dos
textos, el original y el traducido, no son dos versiones parecidas de un mismo
contenido, sino un mismo contenido en dos formas lingüísticas diferentes.

¿Qué Es La Traducción Técnica?

La expresión «traducción técnica» se usa en general para designar las


traducciones sobre temas de tecnología. En ocasiones también se emplea para
las traducciones de temas científicos, como artículos de revistas o libros de texto
de ciencias. En otros casos, incluso, se usa como sinónimo de traducción
especializada, por ejemplo, se podría aplicar a una traducción de un testamento o
un videojuego.

En este curso, emplearemos la expresión traducción técnica como sinónimo


aproximado de traducción de textos de informática con objeto informativo. En este
sentido, por ejemplo, serían traducciones técnicas la traducción de un manual de
instrucciones, un informe de una situación problemática en una empresa, un pliego
de especificaciones técnicas y costos de equipos o un catálogo de equipo
especializado, entre tantos otros.

Tratemos ahora de definir la traducción técnica con más precisión mediante su


objetivo: el objeto de una traducción técnica es transmitir información de manera
totalmente objetiva para ayudar al lector a realizar una determinada tarea o
simplemente para entender el contenido del material abordado. A diferencia de un
texto científico, un texto técnico no trata de impartir conocimientos, ni desarrollar
ideas para apoyar una teoría.

Una de las consecuencias del objeto de la traducción técnica es que, por lo


general, se presta poca atención a determinados aspectos claves en otros tipos de
textos. En concreto, no se suele buscar que los textos técnicos sean entretenidos,
estéticos ni inspiradores. Dado que la única función de los textos técnicos es
transmitir información, se podría pensar que el estilo tiene poca importancia. Nada
más lejos de la verdad. Es imperativo redactar y organizar este tipo de textos de
manera que tengan una cualidad específica: la eficacia. Su único objetivo es
facilitar la comprensión del contenido. Ello significa que el estilo debe ser claro,
conciso e inequívoco.

¿Cómo Se Debe Traducir?

Para lograr una traducción correcta, siempre es conveniente llegar a la


comprensión global del contenido del TO. Haber buscado el significado y el
sentido de las palabras en su idioma original es sólo parte del proceso, puesto que
luego es necesario encontrar la traducción más adecuada del vocabulario
relevado. Se debe traducir siendo fieles a la idea básica que el autor del TO quería
expresar.

Habitualmente, una persona que no sabe traducir, comienza por ver la primera
palabra del texto, buscarla en el diccionario y anotar su significado; luego continúa
tomando la segunda, tercera, etc. y repite el mismo proceso un sinnúmero de
veces.  Este procedimiento que resulta útil para preparar grupos de palabras es,
sin embargo, poco práctico para captar los significados y el sentido.

Al traducir, debemos reconocer las distintas oraciones que forman los párrafos del
texto. Conviene separar cada oración en sujeto y predicado. Para ello, tratamos de
identificar el verbo de la oración. Debido al orden en que se presentan las
estructuras inglesas, antes del verbo aparecerá el sujeto y después del verbo
aparecerá el predicado. Se traduce primero el sujeto, analizando sus elementos y
buscando en la LM la expresión que mejor refleje su sentido y significado. Luego,
se prosigue con el predicado de la oración. Tanto el sujeto como el predicado
están formados por grupos de palabras que se traducirán respetando ciertas
reglas, las cuales serán estudiadas y aprendidas durante el cursado de la materia.

Un debate muy antiguo con respecto a la traducción es si debemos o no traducir


ajustándonos fielmente al texto de la LO. Esto nos lleva a diferenciar la
«traducción literal» de la «traducción libre».

Traducción Literal: Se llama así a la traducción que resulta de haber traducido un


texto palabra por palabra. Se conservan las formas del TO (palabras, estructuras),
aun cuando esas formas no son las naturales en la LM. Las palabras se suelen
traducir individualmente mediante sus acepciones primarias, o las más comunes,
sin prestar atención al contexto. Este tipo de traducción suele hacerse en el caso
de oraciones cortas en las que las estructuras son idénticas en ambas lenguas.

Traducción Libre: Se llama así a la traducción que expresa el mensaje del TO,
respetando la forma propia y natural de expresión de la LM. Para lograr esto se
recurre a diversos procedimientos técnicos, como ampliación, reducción y omisión,
transposición, generalización y particularización, modulación, naturalización,
calcos, adaptación, etcétera.

No se puede decir qué traducción es mejor que otra. Dependiendo del texto que
tengamos delante, debe escogerse el tipo de traducción que mejor refleje el
mensaje o idea del TO. Ciertas oraciones exigen muy poco cambio al ser
traducidas porque en ambas lenguas existe una correspondencia estructural o de
otro tipo. Así, la traducción libre es preferible cuando una traducción literal no se
entiende, resulta ambigua, desorientadora o demasiado complicada y oscura; o
bien porque violenta la naturalidad de la LM.

A modo de cierre, insistimos en que, siempre que se acometa una traducción, es


necesario tener muy presentes tres principios fundamentales:

Se Traducen Ideas, No Palabras. Es necesario evitar la tendencia de tratar de


traducir palabra por palabra y todas las palabras del TO porque ello, a menudo,
genera traducciones incorrectas y mal redactadas. Se traduce la idea original,
independientemente de la cantidad de palabras que utilicemos en la traducción. La
versión castellana tiende a ser mucho más larga que la versión inglesa.
Estadísticamente hablando, se sabe que un texto traducido del inglés ocupa en
castellano hasta un 20 % más de palabras que el TO.

Se Traduce Siendo Fiel Al Texto Original. Quien traduce, no puede modificar en


modo alguno lo que se expresa en el TO, con independencia de que esté de
acuerdo o no con lo expresado por su autor, a quien corresponde la
responsabilidad total de su contenido. En caso contrario, se falsearía la traducción.
No podemos traducir dando más información de la que figura en el TO (lo cual
generaría una «hipertraducción») ni tampoco dar menos información
(«infratraducción»).

Se Traduce De La Forma Más Apropiada y Natural En La Lengua Meta. El


texto traducido del inglés tiene que estar redactado en un castellano correcto. En
otras palabras, el texto traducido debe obedecer a las reglas gramaticales, léxicas,
semánticas y pragmáticas de la LM. Si la traducción copia las estructuras y las
palabras del TO, nos encontraremos ante un texto en castellano con
características del inglés (lo que algunos autores llaman «traduccionismo», en
inglés, translationese).

EL VOCABULARIO

 Al leer cualquier tipo de material editado en inglés, los lectores enfrentan un
problema fundamental: no conocen el significado de las palabras (vocabulario o
léxico). Esto imposibilita entender lo que se lee. ¿Es necesario saber el significado
exacto de las palabras o basta con inferir su significado aproximado? La respuesta
a esta pregunta depende del tipo de información que se desea extraer del texto.

Si se necesita saber el significado exacto de las palabras, habrá que recurrir al


diccionario bilingüe. Por el contrario, si sólo se necesita inferir el significado
aproximado de éstas, el primer paso para descubrirlo es identificar la categoría (o
función) gramatical de ellas. Es decir, saber si son sustantivos, adjetivos, verbos,
etcétera. Esto limita el margen de los significados posibles. La categoría
gramatical de las palabras se identifica a través de

  la posición de las palabras en la oración (contexto lingüístico). Ello implica


dividir la oración en partes y reconocer sus elementos.
  el análisis de la forma o estructura interna de las palabras. Es importante
saber dividir una palabra, si es posible, en los elementos que la constituyen
(raíces y afijos).

 Al hablar del vocabulario es necesario hacer algunas distinciones importantes que
ayudarán a comprender mejor (y por ende a traducir) un texto:

Vocabulario General, Semitécnico y Técnico

 El «vocabulario general» (o común) es el más copioso, pues incluye todas


aquellas palabras que tanto el lenguaje cotidiano como el técnico tienen en
común, por ejemplo, los artículos, las preposiciones, los verbos generales, las
expresiones locativas, etcétera.
 Se llama «vocabulario semitécnico» a las palabras del vocabulario general que se
utilizan en inglés técnico, pero con un significado distinto. Por ejemplo, la
palabra buffer, en el lenguaje general, significa ‘amortiguador’ (de choques), pero
en informática significa ‘memoria provisional de datos’, ‘memoria intermedia’.

 El «vocabulario técnico» representa todas las palabras que se utilizan únicamente
en una especialidad técnica. Cabe señalar que algunas palabras técnicas cambian
su significado según la rama técnica específica en la que se utilicen. Por ejemplo,
la palabra jib significa ‘brazo de grúa’ en ingeniería de construcción. Sin embargo,
se la traduce como ‘foque’ (o tipo de vela de un barco) en lenguaje marítimo.

Palabras Léxicas y Palabras Gramaticales

 Las «palabras léxicas» (llamadas también conceptuales o de contenido) son


aquellas que expresan conceptos o ideas y, por lo tanto, ayudan a inferir el
significado de un texto. Se incluye aquí a los sustantivos, adjetivos
calificativos, verbos y adverbios. Las «palabras gramaticales» (llamadas
también funcionales, vacías o estructurales) tienen poco significado léxico y solo
ayudan a estructurar el significado de las combinaciones de otras palabras en la
oración. Se incluye aquí a los artículos, demostrativos, posesivos,
pronombres, conjunciones y verbos auxiliares.

 Considere la siguiente oración, la cual contiene únicamente palabras léxicas. Por


más que se han omitido las palabras gramaticales, es posible inferir su significado
global:

 datos agrícolas industriales indican importante cambio economía

 Es imposible deducir el tema de un texto si este sólo tiene palabras gramaticales
(por ejemplo, ‘los’, ‘e’, ‘un’, ‘en’, ‘nuestra’). Si combinamos las palabras léxicas y
gramaticales, obtendremos la siguiente oración:

 Los datos agrícolas e industriales indican un importante cambio en nuestra


economía.

Palabras Transparentes y Falsos Amigos

 Se llama «palabras transparentes» (o cognados) a aquellas palabras que en uno


y otro idioma tienen una escritura (y pronunciación) igual o muy parecida, lo cual
hace predecir su significado, por ejemplo, communication, hospital y
family corresponden a ‘comunicación’, ‘hospital’ y ‘familia’, respectivamente. Se
llama «falsos amigos» (o falsos cognados) a las palabras que tienen un significado
diferente en uno y otro idioma, a pesar de las similitudes en la escritura (y
pronunciación), por ejemplo, arena no es ‘arena’ sino ‘estadio’, actual no es
‘actual’ sino ‘real’, ‘verdadero’.

 Algunos autores llaman «falsos amigos parciales» a las palabras que sólo en
determinados contextos son falsos amigos, mientras que en otros son palabras
transparentes. Por ejemplo, al traducir condition como ‘condición’ ésta es una
palabra transparente. Pero al traducirla como ‘estado’ es un falso amigo parcial.

Además de esto, también se ha determinado la categoría «falsos amigos


cruzados» para referirse a un par de palabras cuyas traducciones están invertidas,
por ejemplo, sensitive ‘sensible’ frente a sensible ‘sensato’.

La Denotación y Connotación de las Palabras

 Con criterio semántico (es decir, de significado) las palabras pueden denotar y
connotar. La «denotación» de una palabra se refiere a su significado objetivo,
propio, directo y unívoco. Es decir, aquel que se encuentra en un diccionario. La
«connotación» se refiere a las asociaciones generalmente emocionales o
extralingüísticas que una palabra pueda tener para un hablante en su comunidad
de usuarios de la lengua. Por ejemplo, la palabra ‘bestia’ puede referirse
simplemente a un animal como tal, es decir, un ser vivo carente de raciocinio
(denotación) y puede llevar, además, la idea de fiereza, brutalidad o crueldad fuera
de lo común (connotación). Como la connotación se refiere a un significado
subjetivo, puede ser positiva o negativa (esto depende de cada persona y de la
sociedad). Por ejemplo, podemos decir que la palabra ‘prestigio’ tiene
connotaciones positivas, mientras que la palabra ‘cómplice’ tiene connotaciones
negativas. El diccionario bilingüe no siempre tiene en cuenta las connotaciones de
las palabras. Cuando traducimos, debemos reflejar en el texto traducido tanto la
denotación como la connotación de las palabras del texto original. Consideremos
dos ejemplos:

1.  Muchos diccionarios bilingües suministran la traducción ‘crítico’ para el


vocablo inglés critical; en inglés, sin embargo, critical tiene connotación
positiva y en castellano ‘crítico’ tiene connotación negativa. Si atendemos a
la denotación y connotación de esta palabra inglesa, la traducción más
exacta es ‘fundamental’ o ‘importante’.
2. La traducción de la palabra inglesa routine no es en castellano ‘rutina’ ni
‘rutinario’, pese a que así lo muestren muchos diccionarios bilingües. En
castellano se entiende por ‘rutina’ la costumbre de hacer las cosas por mera
práctica y sin razonarlas, lo cual implica un sentido peyorativo del que esta
palabra carece en inglés. Una traducción de esta palabra inglesa que presta
atención a su denotación y connotación daría preferencia a expresiones del
tipo ‘habitual’, ‘corriente’, ‘simple’, ‘sistemático’, ‘reglamentado’, ‘periódico’,
‘establecido’, según el contexto.
 

Relaciones Semánticas Entre Las Palabras

 Con relaciones semánticas (o de significado) entre las palabras se hace


referencia a la forma en que ciertas palabras se conectan en el texto. Ser capaz
de entender estas relaciones lleva a una buena interpretación del texto. Entre las
formas en que se relacionan las palabras dentro de un texto mencionamos las
siguientes:

1. Referencia: Consiste en el empleo de una expresión que alude a una


unidad léxica o lingüística mencionada anteriormente en el texto para evitar
su repetición o, expresada más adelante, para anticipar su comprensión.

Luís no está de acuerdo. Él cree que no debe hacerse la diagramación.  (Aquí, el


pronombre “Él” refiere a Luis.)

Esto es inaudito: que no se pueda hacer la diagramación.  (El pronombre “Esto”


refiere al problema de la diagramación.)               

     2. Elipsis: Una palabra o construcción se omite, pero su presencia puede


inferirse.

 El técnico no ha venido. ∅ Está enfermo.  (∅ = el técnico.)

    3. Conectores: Una palabra, o grupo de palabras, une ideas dentro de una


misma oración o entre oraciones.

 Mañana se efectuará la huelga. Por consiguiente, nadie vendrá a trabajar.

   4. Reiteraciones léxicas:

   A. Sinonimia y cuasi-sinonimia: Es el uso de «sinónimos» o «cuasi-sinónimos»,


es decir, palabras que son idénticas o similares en significado.

 begin = start (‘comenzar’, ‘empezar’)

hide = conceal (‘esconder’, ‘ocultar’)

achieve = attain (‘lograr’, ‘alcanzar’)

   B. Antonimia: Es el uso de «antónimos», o sea, palabras que tienen significado


opuesto.

 tall (‘alto’) ≠ short (‘bajo’)
new (‘nuevo’) ≠ old (‘viejo’)

always (‘siempre’) ≠ never (‘nunca’)

Tanto para leer y comprender un texto en inglés, así


como para traducirlo, es necesario tener una idea clara
acerca de las diferentes categorías gramaticales que
existen en una lengua. Estas son, por ejemplo, verbo,
sustantivo, adverbio, etc. A partir de este conocimiento,
se puede delimitar el campo de posibles significados en
el vocabulario del texto que debemos interpretar. Por
ello, creo conveniente hacer un breve repaso de estos
conceptos aprendidos, seguramente, a lo largo de nuestra
trayectoria escolar. El vínculo que dejo aquí los va a
conducir a una página donde se revisan estas nociones,
con la ventaja de que es posible acceder a otras páginas
donde profundizar estas ideas si fuera necesario.

Categorías Gramaticales

¡IMPORTANTE!

El día domingo, voy a subir una breve actividad para


resolver a partir de la lectura de este material.

También podría gustarte