Está en la página 1de 14

TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y

SOSTENIBLE
GEORGE MCROBIE (VICEPRESIDENTE DE ITDG REINO UNIDO)
ÁREA TEMÁTICA 1: ASPECTOS TRANSVERSALES

1. INTRODUCCIÓN
La elección de tecnología es una de las elecciones más decisivas a las que se enfrenta cualquier país,
grande o pequeño, rico o pobre. Es una elección con una influencia generalizada. Determina lo que se
produce, cómo y dónde es producido, dónde vive la gente, quién trabaja y la calidad de la vida laboral; qué
recursos se usan, y qué sistemas de apoyo, tales como finanzas, educación, transporte, se requieren; y
dependiendo de su impacto medioambiental, determina si el sistema económico que ha conformado es
sostenible o no.
Debido a que los medios convencionales de medir el crecimiento económico ignoran su impacto
medioambiental, hay en la actualidad un gran abismo entre las interpretaciones económicas y
medioambientales de lo que está sucediendo en el mundo. La comunidad empresarial considera que el
mundo está en una razonable buena forma: y es axiomático que cuanto mayor es el crecimiento económico,
medido por el producto interior bruto (PIB), mejor. En contraste, del lado medioambiental, cada uno de los
principales indicadores manejados muestra un deterioro: los bosques se reducen, el desierto se extiende, las
buenas tierras para cultivos desaparecen, las especies animales y vegetales disminuyen, la contaminación
de agua y aire se acelera.
Desde luego, es posible diseñar métodos que permitan medir el crecimiento económico y que tengan en
cuenta su impacto medioambiental. Una de tales medidas, un índice de bienestar económico sostenible
(“Index of Sustainable Economic Welfare”, ISEW), ha sido publicado recientemente en el Reino Unido (1).
Esta publicación muestra una marcada diferencia entre el índice convencional, PIB, y el nuevo índice ISEW.
En los pasados quince años, mientras que el PIB ‘per capita’ creció una media de 2.4% por año, el ISEW
cayó no menos de un 5% por año. Esto refleja un creciente peaje de los costes sociales y medioambientales,
y una caída en la calidad de vida. Una gran parte de la disminución del ISEW es atribuible al creciente
impacto del agotamiento de los recursos y de los daños medioambientales a largo plazo. Conclusiones
similares se han alcanzado por parte de investigadores en EE.UU. y Alemania.
El agotamiento de los recursos y los daños medioambientales están directamente relacionados con las
tecnologías predominantes en los países industrializados. También lo está el coste humano de las
tecnologías que sustituyen el talento humano por capital y energía. El espectro del crecimiento económico sin
empleo planea ahora en Europa y Norte-América. Pocos negarían que la tarea más urgente de hoy en día
para los países, tanto ricos como pobres, es el descubrimiento e introducción de tecnologías que sean
sostenibles: tecnologías que respeten las necesidades humanas de un trabajo provechoso y satisfactorio,
que minimicen el daño al medio ambiente, y que conserven la base de los recursos mundiales.

2. NUEVA DIRECCIÓN
Las deficiencias de las tecnologías de los países ricos se hicieron evidentes por primera vez en relación con
las necesidades y recursos del mundo en desarrollo. El papel crítico que juega la tecnología en el desarrollo
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

económico fue sacado a la luz por primera vez por E.F Schumacher a comienzo de los años sesenta.
Argumentaba que los países del Tercer Mundo estaban confiando en las tecnologías de los países ricos bajo
su propio riesgo: que las grandes, de mucho capital y uso intensivo de la energía, industrias de los países
ricos harían más por exacerbar que por resolver los problemas de los países pobres. Tales tecnologías eran
particularmente inapropiadas debido a que:
• ofrecen relativamente pocos y caros puestos de trabajo, mientras que los países pobres, con sus
masas de subdesempleados y desempleados, necesitan desesperadamente grandes cantidades de
puestos de trabajo relativamente baratos;
• están localizadas principalmente en las ciudades, que ofrecen mercados de masas, oficios poco
comunes y facilidades de infraestructuras, que no se encuentran en las áreas rurales donde vive la
mayor parte de la gente pobre;
• en muchos casos, produce la desaparición de actividades no agrícolas tradicionales que desde
antiguo se llevaban a cabo en las áreas rurales;
• aceleran la migración de la gente de las áreas rurales a los centros metropolitanos;
• hacen que los países en desarrollo dependan cada vez más de los países ricos para préstamos,
piezas de repuesto, cualificación técnica y mercados;
• distorsionan las culturas, así como las economías, de los países pobres concentrando la actividad
económica en las ciudades y en las élites sociales, y rompiendo las estructuras rurales – la
tecnología no es culturalmente neutral.

3. TECNOLOGÍA INTERMEDIA
En 1965, algunos de nosotros, ayudados por Schumacher, fundamos el “Intermediate Technology
Development Group” – Grupo de Desarrollo de Tecnología Intermedia (ITDG) en Londres. Nuestro punto de
partida fue que el desempleo de masas y la miseria rural sólo podían ser superados creando nuevos puestos
de trabajo en las mismas áreas rurales; que estos puestos de trabajo debían ser de bajo coste, de tal forma
que pudieran ser creados en grandes cantidades sin necesidad de recurrir a niveles imposibles de capitales o
importaciones; que los métodos de producción y los servicios asociados se mantuviesen relativamente
simples; y que la producción se llevase a cabo fundamentalmente a partir de materiales locales para uso
local.
Usamos el término “intermedia” para indicar que, en términos de coste por puesto de trabajo, la tecnología
apropiada para un país pobre debía estar en algún lugar entre el coste prácticamente nulo de una primitiva
herramienta de mano y las - digamos - 20.000 libras de una cosechadora. Así, si un país en desarrollo
insistía en las tecnologías que necesitaban 20.000 libras por nuevo puesto de trabajo, obviamente (estando
escasos de capital), serían capaces de crear relativamente pocos nuevos puestos de trabajo. Pero con una
tecnología que costase, digamos, 500 libras, podrían crear 40 veces más nuevos empleos. Los mejores
talentos de la ingeniería, sosteníamos, deben estar comprometidos en la tarea de crear y descubrir
tecnologías de bajo coste: herramientas y equipamientos que puedan estar bajo control y ser propiedad de
los pobres de ambientes rurales y urbanos, y con los que pudieran trabajar ellos mismos a pesar de su
pobreza.
Nuestro propósito era demostrar que tecnologías apropiadas a las necesidades y recursos de los pobres
rurales podían ser desarrolladas e introducidas, y así, ayudando a crear una red internacional de

2
TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y SOSTENIBLE

organizaciones animadas por los mismos propósitos, cambiar el énfasis conjunto de ayuda y desarrollo hacia
la tecnología de pequeña escala realmente capaz de llevar la industria a las áreas rurales.
Al principio, y por varios años, el ITDG no tuvo una cálida acogida, ni en los países ricos ni en los pobres.
Pero entonces la estrategia convencional de desarrollo, basada en las industrias a gran escala y de capital
intensivo, empezaron progresivamente a ser cuestionadas por economistas y planificadores del desarrollo.
Muchas de las grandes industrias demostraron ser muy ineficientes, mantenidas sólo por la protección y las
subvenciones. No generaron las esperadas ganancias y no hicieron nada por elevar las condiciones de vida
de la mayoría, los pobres de ambientes rurales y urbanos.
A mediados de los setenta, la evidencia acumulada del fracaso de la estrategia basada en la industria a gran
escala, fue acompañada por el emergente reconocimiento de que la industria y la agricultura de pequeña
escala y a nivel local, podía reducir los costes de transporte, decelerar el crecimiento de las ciudades,
producir bienes y servicios muy eficientemente, y que eran el mejor modo de distribuir las rentas. Llegó
entonces el desastre de la agricultura africana, la enorme e imposible de devolver deuda externa; y el
implacable crecimiento del desempleo en los países en desarrollo. Estos desastrosos acontecimientos, en su
mayor parte producidos por el hombre, sirvieron para poner de manifiesto el hecho de que animar a los
pobres a comportarse como si ya fueran muy ricos sólo complicaba sus problemas.
El transplante directo de las tecnologías de los países ricos al Sur ha hecho ya mucho daño a los intereses
de los pobres. Las ciudades gigantes (cuyo crecimiento está íntimamente asociado al petróleo barato)
continúan creciendo a buen ritmo. Basándonos en proyecciones de la ONU, Ciudad de México, Sao Paolo,
Calcuta, El Cairo y Yakarta tendrán todas más de 15 millones de habitantes a principios de este siglo, y
algunas de ellas tendrán entre 20 y 30 millones. Mientras que en 1950 había sólo 6 ciudades con más de 5
millones de habitantes, en la próxima década no habrá menos de 60. Las perspectivas en términos de
suministro de energía y alimentos tan solo, son desalentadoras.
Las perspectivas de empleo no son mejores: “A lo largo de los próximos 10 años otros 1.200 millones
entrarán en la edad laboral ... Alrededor de la cuarta parte de ellos encontrarán alguna forma de trabajo en la
agricultura, la industria o los servicios. Los restantes 900 millones no podrán encontrar una fuente regular de
ingresos ...” (2). En la actualidad, de acuerdo con el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola
(“International Fund for Agricultural Development”), más de 1.000 millones de personas de las áreas rurales
de los países en desarrollo están por debajo de la línea de la pobreza, y pueden convertirse en 1.300
millones en unos pocos años: una miseria en una escala sin precedentes.
Pero puede argumentarse que los países en desarrollo demandan estilos de vida del Norte, y en
consecuencia tecnologías del Norte y la clase de crecimiento económico que ello conlleva. Así pues, ¿no
será la tarea a realizar la adaptación de las tecnologías del Norte de forma que puedan ser absorbidas más
gradual, equitativa y eficientemente? Con esta visión, las tecnologías apropiadas, de pequeña escala, de bajo
coste, no son realmente una alternativa sino una piedra en el camino hacia las tecnologías convencionales y
los estilos de vida del Norte.

4. LA ECONOMÍA DEL TRÁNSITO


Con certeza no estoy solo en la creencia de que esto es una peligrosa equivocación. En su forma
predominante, las tecnologías del Norte y sus costumbres asociadas son no sostenibles. Esto es cierto para
ambas, industria y agricultura.

3
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

En primer lugar, el Norte tiene una dependencia virtualmente total del petróleo, el cual ha dejado
decisivamente de ofrecer un suministro de energía de bajo costo, fiable o de largo plazo. De hecho el
petróleo barato ha demostrado ser un desastre medioambiental.
Segundo, la industrialización convencional está en proceso de colisión con el medio ambiente. Percibimos la
contaminación de las aguas subterráneas, del aire y de los alimentos por los productos químicos usados en
la agricultura y en la industria; y las espantosas perspectivas de vida, si esa es la palabra correcta, con la que
coexisten, en efecto, los residuos radiactivos permanentemente letales, la destrucción de los bosques y la
erosión de las tierras cultivables, la brutal sobreexplotación de los recursos pesqueros, y la perspectiva de
cambio climático permanente.
Pero, por encima de todo, están las consecuencias humanas de una tecnología altamente centralizada y de
gran escala. La alienación y la pérdida de cualificación de la gente que trabaja debido a la producción en
masa, la sustitución de la habilidad técnica humana por el capital y la energía – desde hace tiempo estos han
sido reconocidos a la vez que ignorados en interés del crecimiento económico. Pero el desempleo persigue
ahora Europa y Norte-América, y el desempleo y la alienación continuará mientras tratemos el trabajo
simplemente como un coste. La creciente centralización del poder económico también representa una
amenaza para los procesos democráticos.
En resumen, no podemos asumir por más tiempo que la tecnología convencional es apropiada para los
propósitos de protección del medio ambiente, manejo responsable de los escasos recursos, o la necesidad
humana de un trabajo provechoso y satisfactorio. Cada vez más tenemos que encontrar formas de pedir y
exigir respuestas a estas cuestiones sobre el desarrollo tecnológico:
• ¿Qué clase de recursos naturales utiliza? ¿renovables o no renovables?.
• ¿Qué efecto tiene sobre el medio ambiente?.
• ¿Qué implicaciones sociales y políticas tiene?.
Claramente una tecnología apropiada sería aquella que fuese buena para las personas, el medio ambiente, y
los recursos naturales del mundo. Una tecnología apropiada será aquella que soporte el desarrollo
sostenible. Hoy en día podemos hablar de todo un movimiento de tecnología apropiada (TA) porque hay
muchas organizaciones, además de ITDG, trabajando en este campo. ITDG (3) tiene oficinas nacionales en
Bangla Desh, Kenya, Nepal, Perú, Sri Lanka, Sudán y Zimbabwe. Hay otras organizaciones que están
haciendo un trabajo similar tanto en países pobres como en países ricos. Está “Enterprise Works” (4) en los
Estados Unidos de América que proporciona servicios de tecnología y desarrollo empresarial a pequeñas
empresas, y que ha hecho esto en 60 países en desarrollo. Otros organismos de TA son: “Technoserve” en
EE.UU., GRET en Francia, GTZ (“Gate”) en Alemania, SCAT en Suiza y IDRC en Canadá. “Development
Alternatives” es uno de los al menos 6 que trabajan en India y hay otros grupos más pequeños en varios
otros países en desarrollo.
Todavía ningún gobierno ha declarado estar persiguiendo una política de desarrollo sostenible, pero gracias
a excelentes organizaciones como “Friends of the Earth” y “Greenpeace”, políticas que aseguren una
industria y una sociedad más sostenibles son ampliamente planteadas y discutidas, aunque no, al menos
públicamente, por los gobiernos. Estas políticas incluyen:
• Programas decididos de conservación de la energía, la eliminación de la energía nuclear y el
desarrollo de las fuentes de energía renovable.

4
TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y SOSTENIBLE

• La progresiva introducción de especificaciones y estándares encaminadas a una mayor duración de


los productos, los cuales puedan ser fácilmente reparados, renovados y reciclados.
• Una política de transportes que disminuya rápidamente los daños producidos por los motores de
combustión; y la promoción del transporte público, especialmente el tren.
• Una rápida transición hacia la agricultura orgánica (no química).
• La descentralización de la actividad económica, y la promoción de formas democráticas de posesión
y control; por ejemplo, por parte de trabajadores, de comunidades.
Las tecnologías que aflorarían de tales políticas, y los valores que les comunican, serían muy diferentes de
aquellos que dominan el Norte – que no ofrecen futuro para nadie, en ninguna parte.
Efectivamente, estas tecnologías no tienen futuro a largo plazo. Se necesitan cambios drásticos y urgentes
en las formas en las que tratamos los recursos del planeta, ambos, los renovables y los que no lo son.
Trataré de ilustrar esto a través de la consideración de dos necesidades básicas de la humanidad, energía y
agricultura.

5. ENERGÍA: PETRÓLEO
A efectos prácticos, la disminución en la producción de petróleo y el permanente incremento de los precios se
cierne sobre nosotros. El siguiente mapa (figura 1) muestra su distribución global:

Figura 1. El mapa muestra el petróleo convencional que ha sido consumido


(sombreado en oscuro), y las reservas actualmente descubiertas (color claro). Se
usan los datos de la industria sobre las reservas (reservas 'demostradas' que no
son de dominio público), y se excluye el petróleo 'todavía-por-encontrar'. (Nota
del T.: 1 bnbl = mil millones de barriles).
Fuente: Francis Harper (Manager, Reserves & Resources, BP), Ultimate
Hydrocarbon Resources in the 21st Century. American Assoc. of Petroleum
Geologists conference. 'Oil & Gas in the 21st Century, Sept 12-15th 1999,
Birmingham, UK.

5
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

Para el petróleo, el pico de producción se encuentra cuando cerca de la mitad del recurso recuperable ha
sido usado. Puesto que el petróleo 'todavía-por-encontrar' a medio plazo es claramente una pequeña
cantidad, la Figura 1 muestra que:
• el mundo está aproximadamente a medio camino en el uso de este recurso;
• esto es cierto para cada región del mundo excepto en Oriente Medio, razón por la que la OPEP
tiene ahora el control del barril marginal;
• Norte-América ha usado cerca de tres cuartas partes de su recurso recuperable.
Imagina que estos círculos son relojes, con la manecilla de las horas dividiendo 'consumido' de 'reservas'.
Cuando la manecilla de las horas marque hacia las '6', la disminución de petróleo comenzará.
El descubrimiento de petróleo en el mundo y las reservas se muestran en las figuras 2, 3 y 4. El
descubrimiento de petróleo ha caído desde el máximo de 40 mil millones de barriles en los años 60 hasta los
10 mil millones de los 90. La producción de petróleo en el mismo período fue de 10 mil millones de barriles en
los 60 hasta más de 20 mil millones en los 90.
Las figuras 2 y 4 muestran datos de la industria petrolífera. La figura 3 muestra datos de 'Dominio público'.
Recientes y muy importantes informes (5) que han identificado errores en las estimaciones previas de los
descubrimientos de petróleo concluyen:
• El petróleo que proviene de países que no son de la OPEP está actualmente cerca del pico final del
recurso (“resorce-limited peak”).
• Todas las reservas de petróleo mundial alcanzarán ese pico dentro de esta década.
• Previsiblemente esto tendrá serias repercusiones económicas y políticas (Pág. 147).
• y añade que "los gobiernos pueden necesitar fijar incentivos y regulaciones para el ahorro de
energía, impuestos energéticos …. y evitar la guerra" (Pág. 197).
Como estos datos incluyen los descubrimientos de los EE.UU. y Canadá, no incluidos en la base de datos
original de Petroconsultants, las definiciones y fechado de los datos pueden no ser completamente
compatibles. Para los datos de Petroconsultants, los descubrimientos se apuntan con la fecha en la que
originalmente se encuentran, así la serie muestra descubrimientos de nuevos campos petrolíferos. En cuanto
a los datos de producción: BP Statistical Review está desde 1965, y otras fuentes son anteriores a esta. (Los
datos de producción de BP Statistical Review incluyen NGUS, arenas petrolíferas y esquistos petrolíferos. En
cambio, los datos de descubrimientos de Petroconsultants excluyen arenas y esquistos petrolíferos, pero
incluyen algunos de los NGL).

6
TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y SOSTENIBLE

Figura 2: Datos de la industria sobre el descubrimiento y producción de petróleo a


nivel mundial. Los datos finalizan en 1995. (Fuente: Campbell [Ref. 9],
promediados en los períodos que se muestran).

Figura 3: Datos de dominio público sobre el 'descubrimiento' y producción de


petróleo a nivel mundial. Los datos finalizan en 1995. (Fuente: BP Statistical
Reviews, y otras fuentes, promediados en los períodos que se muestran.)

Figura 4: Datos de la industria sobre el descubrimiento y producción anual de


petróleo a nivel mundial desde 1946. Descubrimiento: barras verticales;
Producción: línea. (Fuentes: Discovery data: Petroconsultants, S.A., Geneva; con
permiso.)

7
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

Fig 5 (abajo): Se muestra cuando se alcanza el pico de producción en Venezuela, México, Brasil y Colombia.

Incremento del consumo de petróleo entre 1989 y 1999


Consumo de petróleo 1989-1999 Tanto por ciento

Norte América más de 11


Sur y Centro América más de 31
España más de 35
Europa más de 8
África más de 27
Asia/Pacífico más de 54

8
TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y SOSTENIBLE

En el año 2050, la producción mundial de petróleo podría estar por debajo de los 5 mil millones de barriles
por año, cerca de una quinta parte de los actuales niveles de producción. A mediados del presente siglo, el
suministro de energía primaria mediante energías renovables podría ser el 50% del total. La mayor parte de
la cual será producida como electricidad.
Muchas de las fuentes de energía no fósil tendrán que venir de nuevas tecnologías tales como:
• Generadores eólicos (costa / interior).
• Paneles fotovoltaicos.
• Biocombustibles – sólidos / líquidos / gaseosos (cultivos energéticos, etc ...)
• Incineradores de residuos, recuperación de metano.
• Unidades mini-hidráulicas.
• Generadores de energía que aprovechen olas y mareas.
De estas, la actual turbina marina representa un nuevo y muy prometedor acontecimiento. Un “molino
submarino” que se estudió por primera vez en el Nilo, en Juba (Sudán), en los años 70 fue el antecesor de la
presente turbina. La actual turbina marina de 15 kW fue probada satisfactoriamente en Loch Linnhe (lago
Linnhe) en Escocia en 1994. Velocidades bastante bajas pueden producir energía aprovechable, por ejemplo,
un flujo de marea de alrededor de 4 millas/hora puede producir la misma energía que un viento de 40
millas/hora, con un rotor mucho más pequeño.
Un estudio reciente (6) ha identificado 106 localizaciones europeas con fuertes corrientes marinas (muchas
de ellas en aguas británicas) y sólo estos sitios podrían suministrar 12.500 MW de la capacidad instalada en
la red europea (equivalente a 25 grandes centrales eléctricas).
Las fuentes de energía renovable están ampliamente extendidas y esto tenderá a descentralizar la
fabricación y también a reducir los costes de transporte. La energía de alto coste maximizará la eficiencia de
uso. El consumo de energía en los países industrializados podría ser reducido 4 veces, de acuerdo con el
especialista en energía Amory Lovins. Estudios daneses indican que el consumo de electricidad podría
disminuirse a la mitad usando electrodomésticos más eficientes, y la eficiencia de las centrales eléctricas
podría doblarse usando sistemas combinados de calor y electricidad. El consumo de energía para la industria
podría ser reducido 4 veces sustituyendo la manufactura por el trabajo y la reparación técnica intensiva, la
reutilización y el reciclado. Esto también reduciría los costes de transporte.
El fracaso en la reducción al máximo del consumo de energía en los países industrializados, antes de que el
precio de los combustibles fósiles se incremente como consecuencia de que la producción mundial de
petróleo supere el pico final y la escasez irreversible comience, crearía una crisis económica de grandes
dimensiones. Los países en desarrollo carentes de una política energética al tanto de la inevitable, y de
rápida aproximación, carestía petrolífera, deberían examinar sus políticas sobre la producción y el consumo
de energía, y en particular las implicaciones para el transporte, la industria, la agricultura y la vivienda.
Merece la pena recordar que, el endeudamiento contemporáneo del tercer mundo, comenzó con la corta
crisis de la energía vivida en los años 70.
En un libro publicado en 1991 (7), el asesor industrial y en energía John Davies, hacía una lista de
recomendaciones para un desarrollo sostenible, dirigida a los gestores de las empresas industriales y de
negocios. Hacer más con menos a través de:
• Maximizar mantenimiento, reparación y reacondicionamiento;

9
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

• Reutilizar los objetos y reciclar materiales;


• Diseñar los artículos para que tengan una larga duración y una fácil reparación, actualizándolos y
reciclándolos;
• Usar procesos que minimicen la contaminación y la cantidad de desperdicio de materiales no
renovables;
• Usar la energía en formas que minimicen los residuos;
• Maximizar el uso sostenible de energías y materiales renovables;
• Diseñar y utilizar unidades de fabricación de pequeña escala;
• Usar tecnologías que potencien las destrezas y habilidades humanas, que sean “amables” con el
usuario o consumidor y que encajen con las capacidades de las poblaciones locales.
Una sociedad globalmente sostenible, en la que podamos tener una calidad de vida satisfactoria sin dañar
irreversiblemente el medio ambiente, requerirá modos radicalmente diferentes de producción y consumo. Las
necesidades humanas y medioambientales serán alcanzadas a través de lo renovable producido
sosteniblemente – la agricultura y la silvicultura son dos ejemplos obvios- y el uso mínimo de lo no renovable.
Será una sociedad basada en el mínimo desperdicio que confiera un alto valor a la durabilidad de los
artículos y maximice las medidas de “extensión de la vida” tales como reparación, reutilización, renovación y
reciclado. Sería una inversión del enfoque actual que maximiza la basura y la contaminación, y que arrincona
los productos reparables. Cambios de valores, puntos de vista y comportamientos serán tan necesarios como
cambios en la tecnología. (Esta debe de ser la razón por la que los gobiernos se niegan a aceptar que el fin
de la era del petróleo barato está a la vuelta de la esquina).
Como he mencionado anteriormente, estudios en el Reino Unido, Alemania y los EE.UU. ya han demostrado
que el actual modo de vida, derrochador e incauto, está reduciendo ya nuestro nivel de vida. Mientras que el
consumo continúa creciendo, sus efectos son ya contraproducentes. Los índices que estos países han
elaborado miden el bienestar económico sostenible. Estos miden tanto los costes como los beneficios de
nuestro aumento constante del consumo. Y ciertamente, en el caso británico, el ISEW muestra una caída
firme de nuestro nivel de vida desde aproximadamente 1970, en oposición al constante aumento del
consumo de bienes y servicios.
El actual insostenible sistema económico mundial es el resultado directo de un combustible fósil muy barato.
Hemos confundido capital con ganancias. Hemos tratado la dote no renovable de combustible fósil como si
fuera un flujo de energía sostenible y renovable. Pero los días del petróleo muy barato están contados.
Quizás queden 40 años de petróleo relativamente barato. Parece que la producción de petróleo continuará
creciendo durante los próximos 10 años (hasta alrededor de 24 mil millones de barriles por año) y entonces
empezará a caer firmemente hasta los 5 mil millones de barriles por año alrededor del 2050 (¿quién decidirá
quién se abastece y de cuánto?).
Sólo Oriente Medio no está cercano a su pico de producción. En cerca de 10 años estará suministrando
cerca del 50% de la producción mundial – y acercándose a su pico de producción. Los precios del petróleo
mundial podrían fácilmente incrementarse 5 veces durante los 20 próximos años. El incremento de la
producción de carbón podría proporcionar a algunos países una fuente extra de combustible. Pero si
queremos proteger a nuestros hijos y a sus hijos de crisis económicas muy severas, deberemos intensificar el
trabajo sobre fuentes renovables de energía, y en formas de conservar la energía, sin demora.

10
TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y SOSTENIBLE

6. AGRICULTURA
Mientras que las formas sostenibles de energía están tan solo empezando a aparecer –y bien podemos
lamentarnos de lo lento que lo hacen- progresos mucho mayores se están consiguiendo con la agricultura
sostenible. La mayor parte del progreso, es cierto, se está haciendo en los países pobres; pero en los últimos
años la agricultura orgánica –la forma sostenible del laboreo- ha hecho algunos progresos en Europa.
Durante los pasados 50 años la agricultura en los países industrializados se ha hecho cada vez más
dependiente del petróleo, tanto por su maquinaria como por ser la fuente de los fertilizantes químicos,
pesticidas y herbicidas. Esta es una forma insostenible de agricultura no sólo porque el petróleo está en fase
de agotarse, sino también por los desastrosos efectos medioambientales de la agricultura química: es mala
para la biodiversidad, mala para la vida del suelo, mala para el agua potable, y no puede ser buena para las
personas, especialmente los bebés. Incluso si los productos químicos no se usan, muchas prácticas en los
cultivos del Norte (europeos y americanos) son inapropiadas para muchos de los cultivos de los países en
desarrollo, especialmente África. Entre estas prácticas se encuentran el clareado de bosques, roturaciones
profundas y el monocultivo.
Los trabajos en el centro de investigación “Mbita Point Research Station” en las riberas del lago Victoria en
Kenya, representan algunos pasos decisivos hacia la agricultura sostenible. En África oriental, el maíz se
enfrenta a dos grandes plagas. Una es el minador del maíz (“stem borer”), que generalmente reduce la
cosecha en un tercio. Pero el minador del maíz es incluso más “cariñoso” con el napier morado (“napier
grass” = Pennisetum purpureum). Este atrae “con engaños” al minador fuera del maíz – hacia una pegajosa
trampa que mata su larva. La segunda gran plaga es la striga (Striga hermonthica), una mala hierba
parasitaria. Pero otra mala hierba, el desmodium, repele la striga. Estas “tecnologías” de bajo coste se han
extendido rápidamente por África y han alcanzado ya Etiopía.
Otras técnicas incluyen la sustitución del fertilizante químico por abono vegetal y animal, el uso de los
desperdicios de las cosechas y plantas fijadoras del nitrógeno, y también la introducción de insectos que son
predadores naturales. Estos ejemplos y muchos más provienen de un importante trabajo recientemente
completado por Jules Pretty de la Universidad de Essex (8) en Inglaterra. Es el mayor estudio jamás
realizado en agricultura sostenible; donde se han analizado más de 200 proyectos en 52 países. En él se
descubre que más de 4 millones de campesinos, que cubren un área del tamaño de Italia, están utilizando
técnicas sostenibles con un promedio en el aumento del rendimiento de los cultivos del 70%. La agricultura
química moderna no es la más productiva. Miguel Altieri de la Universidad de California en Berkeley dice: “Se
necesitan 1.75 hectáreas de tierra plantada con maíz para producir tanta comida como 1 hectárea plantada
con maíz, calabazas y alubias”. Ello se debe a la reducción de las pérdidas causadas por malas hierbas,
insectos y enfermedades; y a un uso más eficiente del agua, la luz y los nutrientes. Los monocultivos
alimentan las plagas y el despilfarro de recursos.
Parece que los cultivos modificados genéticamente no tienen nada que ofrecer comparados con la agricultura
sostenible. Por ejemplo, un grupo que trabajaba en Madagascar estaba buscando formas de incrementar los
rendimientos del arroz en pequeñas granjas. Decidieron usar variedades locales de arroz, y no variedades de
“súper-arroz”. Un cura católico local, Henri de Laulaine, por el método de ensayo y error, encontró un sistema
que elevaba los rendimientos de 3 a 12 toneladas por hectárea. Esto se consigue transplantando las
plántulas antes y en pequeñas cantidades; reduciendo el encharcamiento de los arrozales; y usando abono
vegetal, no fertilizantes químicos. Este sistema es ahora usado por 20.000 agricultores en Madagascar; y la
Universidad Cornell ha llevado el sistema a China, Indonesia y Camboya.

11
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

Un país, Cuba, se ha pasado completamente a la agricultura sostenible. Después de 1990 Cuba tuvo que
usar la agricultura de bajo insumo o morir de hambre (la antigua Unión soviética acostumbraba a suministrar
a Cuba semillas, tractores y agro-químicos). Hoy en día, Fernando Funes del Instituto de Investigación de
Pasto y Forraje de Cuba dice que yuntas de bueyes han reemplazado a los tractores y los agricultores
utilizan métodos orgánicos junto con mezclas de maíz y fríjol; los rendimientos actuales se han doblado y la
ingesta calórica por persona ha vuelto a los niveles de antes de 1990.
En muchos países, el final de la roturación ha representado un importante paso hacia la agricultura
sostenible. La roturación no es buena para la fertilidad y causa erosión. Hoy en día, un tercio de los
agricultores argentinos no roturan, y mantienen bajas las malas hierbas con métodos tales como la siembra
de cultivos de invierno.
El laboreo cero también beneficia al planeta porque las tierras no roturadas retienen carbono.
La agricultura sostenible ofrece enormes beneficios a los pequeños agricultores de los países en desarrollo –
y también a los agricultores de los países industrializados. Especialmente después de la Segunda Guerra
Mundial, países como el Reino Unido se precipitaron de cabeza sobre los agroquímicos persiguiendo la
comida barata. Pero la gente está empezando a escuchar a la Asociación para el Suelo (“The Soil
Association”) y a la Asociación de Investigación Henry Doubleday (“Henry Doubleday Research
Association”), quienes durante años han sostenido que una comida sana – basada en un crecimiento
orgánico – es más importante que una comida barata; y que los agricultores tienen otras obligaciones con la
sociedad que sólo pueden cumplir adoptando métodos sostenibles. Entre estas están, además de una
comida saludable y no adulterada, el mantenimiento y mejora de la calidad del suelo; el cuidado de los
acuíferos; la biodiversidad incluyendo la diversidad genética; y la formación de comunidades rurales
prósperas y fuertes.
Nadie puede discutir seriamente la principal conclusión de este informe: a saber, que la única esperanza real
para los pobres del mundo es elevar la producción agrícola de los países en desarrollo adoptando la
agricultura sostenible, aumentando la cantidad de alimentos usando las tecnologías apropiadas, tecnologías
y medios disponibles a nivel local y de bajo coste. Concluiré, llamando vuestra atención sobre otro informe
publicado hace más de diez años; y que debería ser leído junto con el estudio de Jules Pretty. Este es África:
La necesidad urgente de plantar árboles (Africa: The Urgent Need for Tree Planting), de R.D. Mann, 1989 (9).
En este convincente y notablemente bien informado trabajo, él sostiene, por ejemplo, que la tala de árboles y
las prácticas agrícolas “modernas” han llevado la sequía y el almacenamiento de polvo a África. El polvo, no
arena, de la capa superficial del suelo, que se escapó de África cruzando el Atlántico, medido en Barbados,
se incrementó desde 6 microgramos por metro cúbico en 1966 hasta 15 en 1972, y 24 en 1973. El informe
describe con detalle las consecuencias de eliminar la cubierta de árboles y de sembrar cultivos que
proporcionan dinero rápido tales como el cacahuete que tras la cosecha deja el suelo sin protección. Los
resultados son un declive de los acuíferos y menos lluvia.
La agro-silvicultura, que incorpora árboles en las tierras de cultivo, representa una contribución fundamental
para la sostenibilidad, básicamente porque los árboles crean cortavientos, controlan la erosión del suelo, y
mejoran la estructura y la fertilidad del suelo. Existen ejemplos que muestran que los cultivos sembrados bajo
la acacia albida se incrementaron en cerca de un 60%. Los rendimientos del maíz se elevaron un 76%, y del
sorgo un 36%. El laboreo cero o escaso, mejora considerablemente la calidad del suelo. Y la cobertura del
suelo con una mezcla de hojas y paja, el acolchado, reduce la temperatura del suelo. Los organismos del
suelo no pueden sobrevivir a las altas temperaturas, como 50-65 º C, muy comunes en el suelo descubierto.
Las recomendaciones de Bob Mann en África Occidental han provocado la creación de muchos viveros de

12
TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO Y SOSTENIBLE

árboles. Los árboles de crecimiento rápido como el pomelo, el árbol de Jack (Artocarpus heterophyllus), el
mango, el guayabo y el anacardo (castaño de cayú) han demostrado ser muy populares para crear una
cubierta en el suelo y para crear “avenidas” en las que plantar cultivos que proporcionen alimento.
Yo recomiendo estos dos informes, los de Jules Pretty y Bob Mann, a cualquiera que esté interesado en la
agricultura sostenible. Es desde luego imposible hacerles justicia en esta breve revisión, pero entre los dos,
demuestran, más allá de cualquier sombra de duda, que la agricultura sostenible es muy necesaria, posible, y
además tiene el futuro de su lado.
oOo

Notas
Por una buena parte del material y la energía estoy en deuda con dos antiguos colegas, ambos ingenieros
eminentes: el Dr. John Burton, jefe de la Unidad de Energía y catedrático (Senior Lecturer) del Departamento
de Ingeniería de la Universidad de Reading, Inglaterra (y anteriormente de la Universidad de Los Andes, en
Bogotá).; y John Davies, quien trabajó para Shall como un Director Asociado de Investigación y después
como Jefe de Aplicación de Producto y Desarrollo de Marketing. Él es miembro de la Real Academia de
Ingeniería.

6.1 Referencias
(1) Publicado por New Economics Foundation, Cinnamon House, 6-8 Cole Street, London SE1 4YH.
(2) Opening the Market Place to Small Enterprise, T de Wilde, S Schreurs, A Rickman, IT Publications 1991.
(3) Intermediate Technology Development Group, Schumacher Centre for Technology and Development,
Bourton Hall, Bourton-on-Dunsmore, Rugby, Warwicks., CV23 9QZ.
(4) Enterprise Works Worldwide, 1828 L St NW, Suite 1000, Washington DC 20036, USA. Lleva a cabo un
programa de mucho éxito con empresas de procesado agrícola, de alimentos y fibras en muchos países en
desarrollo. Para direcciones de otras organizaciones de TA se refiere al ITDG.
(5) “Perspectives on the Future of Oil” by R W Bentley, R H Booth, J D Burton, M L Coleman, B W Sellwood
and G R Whitfield. Reprinted from Energy Exploration and Exploitation, Vol. 18 Nos 2 & 3, 2000. Multi-
Science Publishing Ltd, 107 High St. Brentwood Essex CM14 4RX, UK.
(6) Bajo el programa de investigación de la energía JOULE-11, DG XII de la Unión Europea.
(7) Managing for Sustainable Develapment 1991, Blackwell, Oxford, England.
(8) Reducing Food Poverty with Sustainable Agriculture: A Survey of New Experience, Professor Jules Pretty
and Rachel Hine, Centre for Environment and Society, University of Essex, Colchester CO4 3SQ, UK,
February 2001.
(9) Africa - The Urgent Need for Tree Planting, R D Mann. Agricultural Officer, Methodist Relief and
Development Fund, 1989. (25 Marylebone Road London NWI 5JR, UK). Este excelente y original informe,
basado en una vida de trabajo sobre el terreno en Africa, es realmente un cianotipo (“blueprint”) para la
agricultura sostenible en las regiones de África con tendencia a la sequía. Mann edita también una hoja

13
I CONFERENCIA TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO HUMANO

informativa, MRDF-Africa Link, que actualiza su propio trabajo de desarrollo, y el de otros, con pequeñas
granjas en muchas partes de África.

Notas
La Asociación para el Suelo y la Asociación de Investigación Henry Doubleday son las organizaciones líderes
en el Reino Unido en la defensa y ayuda a la introducción del laboreo orgánico. Sus direcciones son:

The Soil Association


Bristol House,
40-56 Victoria St
Bristol BSI 6BY, UK

The Henry Doubleday Research Association


Ryton Organic Gardens
Coventry, CV8 3LG, UK

Henry Doubleday tiene una oficina que trata con la investigación internacional. The Biodynamic Centre,
que mantiene unos muy rigurosos estándares sobre lo orgánico, está en:
Emerson College
Forest Row
E. Sussex RH18 5JX, UK

14