Está en la página 1de 24
S. EISEN ios libros. itda curr 15 No. 7887 Talalono 236°1623 bogota PROBLEMAS DE LA COMPOSICION - CINEMATOGRAFICA \ Editor Primera Edicién: Febrero dé 1978 Impreso y hecho pg. “ ELAS eos Aon Bogoté -“ Bel de la imagen, y hemos éstudiado Ia. com- - segin las obras de Puchkin que nos smos esforzado por incorporar a un sistema Se hojas de montaje o a una descomposicion de la accién plano por plano. = Qué debemos hacer ahora? Los materia~ Jes escénicos que reciben Jos “metteurs en scene” se destackn con fréctiencia por su composicién informe, de ah{ su poca. fuerza va, ct AC oe +. -4Cémo, partiendo de“una: materia eseé- nica cuya estructura es informe, llegar a he- ‘cer ung composicién rigurosa? 3 condicién, esencial para toda la composicién no sea réspetada, : Es esencial comprendér que es indispen- sable que las reglas de composicién depe ddan estréchamente del contenido y de los ob- jetivos de la obra. Sélo entonces puede al Si la obra sigue reglas no conformes a ig ie fe 28 -dexerminan su contenido, serfonsierada siempre como una obra imaginaria, estiliza Formal a Quiero senalar quie Ios elementos de re mpogebne sea eticion, los_giros de .compos ingin_todo_pa a pura “invencion ‘un. simple “procedimient 2 tura_proviene, no de una exi sino de_una gencia—formal, sino de_una_concepeién—quow expresa el tema y IS actitud del autor hacia veg Pititléme tomar un ejemplo de entre los clasiees. Cuando se hable de la tragedia de’ Pu- chkin “Boris Godunov”, es Impssible dejar de recordar 1a famosa frase final:-“El pucblo calla”, ‘Sabemos, por 1a historia de la literatura, gue esta frase “El pueblo calla”, aparocié por vez primera en el ejemplar editado en 1831, mientras que en los dos manuscritos que se eneventran, uno en a biblioteca Lenin y el z % otro en 1é biblioteca piiblica de Leningrado, Ja obra terminaba con este grito: “Viva el ‘zar Dmitri Ivanovich!” ( {Cul de esos dos'finales responde ver- ~-daderamente a les intenclones’ de Puchkin? Los trabajos de investigecién literaria -tontienen hipétesis a exe respecto, <_.- Parece demostrado que “El pueblo calla” fu Introduldo en.el texto de fa plza bajo la presién de la censura que no podia per- mid que el pueblo fomane no el paride del hheredero legitimo, del “ar consagrado por Dios”, sino el del Impostor. Desde el purto de vista de Ia censura, culquier otro final que no fuera-el silencio del. pueblo, habria- A. perjudicado a Ie autorided dsl zarismo Es igualments conocido que Puchkin snunea expresé su descontento respecto a esta modificacion, Y puede darse la siguiente r: : EY'final dela tragedia, tal como hab =~ sido publicedo, ha tomado un significado mu- cho més terrible que si el pueblo. hublese gritado: “Viva el zar Dmitrt-Ivanovieh!” En esta frase: “El pueblo calla”, no sélo rebuena un juicio oculto y amenazador sobre 10s acontecimientos, sino que'se siente sobre todo una temible reserva del pueblo que, He- () Actusimente todas 168 manusoritos’ de Puchkin $e gonservan en la casa de Puchkin, en SSy Leningredo, “(ote de fa edicién soviétiea). ado ek momento, dara una opinién de pesd, Gecisva, histérica. ‘Al citar esta frase final, quiero demostrar que un cambio de estructura, exterior en Spariencia,_da a la obra un sentido comple- mente distinto. ‘Examinemos 1a conducta del pueblo en algunas eseenas de la tragedia, ¥ veremos que el pueblo, aun sin mostrar“una inicia- tiva personal, expresa de una u otra manera sw actitud ante las acontecimlentas. Al principio, el pueblo va a suplicar con indiferencia s Boris que ascienda al trono; Jn indiferencia os sefialada por el hecho de ‘que se frota los ojos con cebolla para pro- Yocar Iss lagrimas, y también por la respuesta dada a Ta pregunta: {Por qué llamar precise- mente # Bois al troho?: “Los boyardos fo Por ese medio, Puchikin quite el-dudoso patetismo del entusiasta lamado hecho a Ho- Hs, contenido en Ip destripeién de esta ex cena, por Karamzin (1). ‘La eomparacién de la descripeién de Karamgin eon el texto de Puchkin, es un magnifico ejemplo del cambio de sentido de Jo materiales provocado. por una divergencia de. orlentaclén ideolégica entre el autor y Ta fuente primaria.~ ‘Mis adelante en la tragedia, el pueblo, G) Nikolai Reramsti (1066-1026): eminente veritot ¢ historias Tao . 10 fen respuesta al Uamado del Impostor, toma su partido, le abre las puertas de las elude ~ des, maniata a los voivodas (Chuiski se 10 informa a Boris). ‘Todavia més adelante, en el Tugar de la ejecacién, aparece Grigori Puchkin quien trae al pusblo el saludo y el Uamemiento del Impostor, En respuesta, el pueblo aclama a Dmitri (“Viva Dmitri, nuestro padre”) _y, ‘al Hamamiento de un campesino que ha su- bido a Ia tribuna (“ique aten al perro de Bo- ris!”) se dirige al palacio de les Godunov. Y por fin en la tiltima escena de la tix gedia, Mossaliki, luego de haber informado al pueblo sobre el envenenamiento de Maria Godunov y de su hijo Fedor, pregunta al pueblo: “Por qué calls?" ordene: “jGri- tad viva el zar. Dmitri Ivanovich!” Tuego de esto vienen ambas variantes: segin Ia edicién impresa: “El pueblo call segiin Is edicién manuscrita: “El pueblo: va el zar Dmitri Ivanovich!” Si se comparan estas escenas antedichas y le frase final del manuserito, pueden com- prenderse las cosas de la siguiente manera: el pueblo_no es indiferente; el pueblo no quiere a Boris Godunov, pero le pide que reine; al lamado del Impostor, el pueblo le abre las puertas; el pueblo corre “a ater al perro de Boris”; cuando se entera por Mos- Salski de que Fedor est muertoy el pueblo, segiin hace noter Puchkin, “se calla aterra- LL pero de inmediato grite déelimente: Viva el 2ar Dmitri Ivanovich!” Como vemos, con este final pareceria que todas as acciones del pueblo. estuviesen ‘de acuerdo con las palabras de Chiuiskit "El po- ulacho... es décil a una sugestién momen tinea”. Hs un cuadro absolitamente éistinto el que da la segunda versién: “El pueblo calla”. En este caso, sucede que el pueblo, que durante toda la tragedia parecia seguit dé cilmente los Hamamientus, a éltimo momento deja de hacer 1o que le dicen. Pero esa “vuelta atrés” gno serd un sim- ple elemento formal de la composici6n? ‘No, por cierto, porque si seguimas toda la orien facién del pueblo podemos convencernos de que el nuevo finsl da una interpretacién completamente distinta del papel y del siz nificado del pueblo en la tragedia. Durante toda le tragedia, el pucblo ex en clerto modo, el testigo de’ Ta lucha en- fe Godunov y' el Impostor; tiene su punto de vista sobre esta lucha, haste participa rn ella, del Jado que considera util en eada mo mento dado, pero lo principal es que, viendo Jo que sucede ante sus ojos en el curso de Ja tragedia, adquiere una fuerza amenazadora El pueblo gana importancia en el curso de la tragedia, ya Glimo momento, con 20 silencio, da‘ su Juicio active sabre los accntc- cimientos. 12 Vemos as{ que Ia transformacién de un solo elemento de estructura muestra el cam: bio de mterpretacién del cuno de la accion. Es curioso notar que aun puede existir otra solucién en que ‘no hablan pensado ni Puchkin.ni los directores que montaron la ‘tragedia, pero en la que pensé un historia Gor. En los comentarios de una de les edi- clones de “Boris Godunov”, se indica que seria mis adecuado para la interpretacisn es- eénica el no retener nila primera ni la segunda versién, sino “individualizar” a la’ multitud, hacer de ella una masa ‘esarticu- Jada en cue algunos gritarian a favor, y offs fen tontra, mientras que el resto callazia Todo esto, segiin el autor de los comen~ tarios, seria mucho ‘més adecuado y verosi- ‘mil que'la conclusién de la tragedia, Qué es to que sucede, sin embargo? So pretexto de la “individualizacién” de la multitud, ese profesor desindividualiza al pueblo, ¥ es porque generalmente el pa- pel activo del pueblo desaperece en unz in- ferpretacién tal. De ello resulta lo que Go- ol gustaba definir por la férmula: ‘ni esto i aquello. En este caso, el papel del pue- ‘blo, como ‘uno de los personajes principales Ge in tragedia, queda reducido a la nada, La interpretacién que representa al puc- blo como “décil a una sugestion momenté nea” es inaceptable paré nosotros. Ese es cl 13 motivo de que la-versién en la que el pueblo faclama a Dmitr! sea dudosa. ‘Ota interpretacién es 1a qué nos da ta -versién: “El pueblo calla”. En este a0, ve mos dibujarse. los rasgos caracteristicos del jueblo- que se engrandece y comiehza~ a omprender sx mien, nu papel ‘histiies "En cuanto a la “interpretaclén” que se exieuentra en los comentarios citados, no nos dice nada y no expli¢a la conducta del pue- bblo més que con “ {eso sucede! ". ‘Una. argumentacién tal ‘como “eso, su- cede” y en general “‘todo puede hacerse”” es €l hornble pantano de la inexpresién donde fano se ahoga clando no tiene orientacién ideolégica o cuando éstq no toma una forma de composicién rigurosa que exprese una idea fundamental. ‘Llegamos asf a la conclusién de que px recerfa que todos los trucos y procederes de Composicin abstracta expresan por s{ mismos ‘una interpretacion ideologica y politica en relacién, con el tema presentado. Hay diferentes formas de crear y de pre sentar una orientacion ideolégica en la.ma- neta de componer la obra, \Suele suceder que habiendo fjado por anticipado Ja interpreta cién de la obra, se la divide mecénicamente fn temas determinados, y sobre esta base, se comienza a “trabajar”, Semejante proce- dimiento de gabinete casi siempre conduce f una realizaci6n abstracta. irs Hay otro procedimiento orginico y efi- caz; cuando. en el proceso de elaboracion, la concepeién y la sensacién viuiente de Ia idea comienzan a pasar poco a poco a los mate- fle y deerian por st sna ls Tas de la composicién. Con un método tal, todo lo que hemos dicho sobre el desarrollo ¢s- tructural de la obra, sobre el establecimiento de sus relaciones y reglas intemas, surgiré orginicamente del espiritu con que se abor- den los temas. o materiales, fon estas consideraciones_preli sobre’ composiedn, Iss que importa tener’ ‘muy en cuenta antes de encarar-un objetivo El juicio de Ia eritica ha sido favorable a la novela de V. Nekrassov “Stalingrado”, Por otra parte, los criticos an encontrado: a Ja novela un’defecto esencial: el autor es- cribe sobre la defensa de Stalingrado, des- de el punto de vista de un “hombre que se eneventra en lo mas profundo de los acon tecimlentos, pero no se eleva por encima de la accién en la cual participa directamente; el autor no generaliza siempre los hechos partieulares que caen en su campo visual, de manera que no da un euadro completo de la heroica epopeya de Stalingrado. El autor de la novela podria ciertamente repllear que su obra tus, consierada como ina novela y llamada “Stalingrado” por Felecelgn a2 la revise Znonie, mibrres 15 que é1 mismo la consideraba cémo un ensayo titulado' “Las trincheras de” Stalingraia”~ Sea, Pero ea obra cae en las mance dea critica con le designacion de novela: y bajo el nombre. de "Stalingrado”. En estas condi- clones, es ‘curioso notar que la ‘misma acu- sacién dirigida a le novela puede ser hecha con Je misma légica @ su composicién, ya sea en su conjunto o en sus diversas partes. Si,-en el plano historico y en sit plan de ttabajo, la novela se limita & examinar. los hechos ‘como eslabones separados y no abarca integramente el. conjunto, su ,composicién presenta el mismo cardcter. Es probable que el objeto del autor fuese s6lo hacer répidos bosquejos aislados de los acontecimientos de qué ha sido testigo y ac tor, En ese caso, debemos comprender como, bbasindose en materiales semejantes, bosque- jados al estilo impresionista, pueden ser cons- fruidos en general los elementos de la com- osicién, gracias a una finalidad ideolégica jeterminada, El tema de le novela es la actividad de ‘un joven-tenfente (el mismo autor) incorpo- rad a la lucha por Stalingrado, el relato dé su destino, de su-legada a Stalingrado, mu participacién en la defensa de la ciudad y en la derrota de los alema ‘Trabajaremos sobre el pasaje de esta.no- vela que relata lg primera incursién de la aviacion alemana sobre Stalingrado, Me em- pete en mostrar no silo emo se, construye composicién en general, sino también hasta ierto punto, el trabajo ‘que se debe hacer siempre al efectuar el encuadre, pues en éte debe realizarse la armonia de 1a composicion dehfilm. ‘Algunos creen que hacer un encuadré, es poner el guién en columnas. A la izquictda se ponen los nimeros de los. planos, a la derecha las cifras, generalmente caprichosas Gel metraje. Esto no quiere decir que se pueda tratar la cuestiOn del metraje descon- sideradamente, sin seriedad. Por el contrerio, conviene, dé todas maneras, tener idea dal sentido exacio de If longitud y el sentido de la sucesion del tiempo, para éstar en con- iclones de representarse con previsién el film futuro en sus divisiones de metraje ¥ Ge tiempo. Z Peto el objetivo esencial, capital, del en cuadre es Ia construccion de ia estructura de la composicfon que debe seguir el. desarrollo de Ia accién, Ia reunién de los episodios y la ordenacin, de es clementot. Sobre el: em lo de ‘Boris Godunov”, me esforcé por Frostrar que esta eetructura es a Ta ver una de las formas més vivamente expresivas de Ja actitud hacia los hechos y de lo que-se ama la interpretacién de la obra. ‘Nuestro fragmento va_precedido cn 1a novela por la descripein de los dias ang tlosos en que la cludad, a la defensiva, esta Wn fen.ol estado de expectativa y de inguieta Inacolén que precede al desarrollo ulterior de los acontecimientos, Dos févenes tenientes, ol autary et amigo Igor, se encuentran en esta cludad y en esta atméstera; con ellos, Valega, el orderfinza Gel autor (uno de los personajes mejor lo~ aradoa de Ja novela) y el ordenanza del Se undo teniente, Sedys ‘Tos dos jévenes tenientes matan el tiem- po, como pueden. En una biblioteca local, tino de ellos lee viejos némeros de la revista ‘Apolo, y el otro ge recrea en la lectura de "Cuentos del Peri”. ‘Ambos dejan la biblioteca municipal que clerra sus puertas. Abre a medio horario: hay fescasez de empleados. Al despedirlos, la bi- iiotecaria les dice que todavia tiene colec- ciones de Apolo de 1912 y 1917. Los invita a volver al dia siguiente. ‘Més adelante viene el pasaje que vamos a estudiar. (1) th .Nos despedimos y partimos. Vales: sin duda, rezonga ye: todo va estar frio. ‘A la entrada de la estacién un altopar- lante-cuadrado, negro, resuella con vor ‘tarrada: Ci) _tas cine fm obra de. V. Neveatioy ce seprodacen segin el texto publicado en ia rev Bs Gift nt 8-0, ota de le edicion e0vie~ fica). : / 18 —Ciudadanos, ha sido anunciada en la cludad una alarma antiadrea. Atencién clu dadanos, una alarma. En los iltimos dias, se anuncian alarmas res, cuatro veces por dia. Nadie les presta atencién, Se dispara, se dispara, no se ve nin- gin avién, y llega el fin de Ja alarma. Valega nos recibe con el cefio fruncido, Ja mirada de través, “—Ustedes no saben, pues, que no téne- mos horno, Ya hice recalentar todo dos ve- ces. Las papas stan completamente reblan- decidas, el borsch ‘Hace un movimiento desespersdo con la mano, retira el capote que envolvia el bor sch, Por algin lado detrés de la estacion ‘comienzan a disparar eafiones antiaéreos. El borsch es realmente notable. Con car- ne, erema, ¥ hasta, lindos platos con flore- cillas rosas, venidos quign sabe de dénde, “Igual que en el restaurante —dijo xlendo Igor—; sélo faltan portacuchillos y servilletas dobladas en trifngulo dentro de les vases. 'Y de repente tedo vuela por el aire... Platos, cucharas, vidrios, el alto parlante.que colgabe-de la-pared. Qué demonios es’ esto? ‘Detrés de Ja estacion, se ven pasar avio- nes, lentemente, como en’ una revista, Nunca he visto nada semejante. Son tan numerosos que es dificil ver de dénde vienen. El cielo 19 {ntegro esté salpicado por las explosiones de Jas pieras de la defense antlagres, ‘Estamos de ple en el baleén y miramos cielo, Yo, Igor, Valega y Sedych. Impo- sible aparter la mirada san Wb lemanes vuln sobre nosotros, Vue en tridngulo como péjaros migratorios, Vuelan bajo: Se ven las extremidades amma: rillas de sus alas, lat eruces Todeadas de blanco, los trenes de aterrizaje, como. garras slides... 10... 12..- 15.-, 18... Se forman en cadena... justo sobre nosotros, Et jefe de la patrulla ‘ira sobre el ala, con las ruedas al aire, Baja en picada... No dejo de mie rarlo, Tene las ruedas rojas, una parte del motor, rojo. Hace funcionar su sirens. Unos untitos negros se desprenden de bajo Ist alas Tee dee eA 10. 12 timo es blanco y grueso. Cierro los ojos. . Me he asido a la barendilla., Es instintivo. No hay. tierra donde sumirse, Hay que hacer algo sin embargo... Se oye ai “cantor” salir de la picada, Luego no se distingue ninguna otra cosa, ‘Un continuo estrépito, Todo vibra con un ligero estremecimiento, Abro los ojos un segundo, No se ve nada, Ni polvo nl humo esté ocupado por algo compacto y tur. bio...“De nuevo silban las bombas, de nue- vo el estrépito. Me sujeto a la barandilla, Alguien me. oprime el brazo, como en una Prensa, por encima del coda, El tostro de 20 ‘Valega, inmévil, como a la luz de un relam- pago... Blanco, los ojos abiertos de par en par, la boca abierta, .. Desaparece. {Cudnto dura esto? {Una hora, dos 0 quince minutos? INI tiempo ni espacio, Sélo se algo turblo y la barandilla fria y rugosa. Nada més. La barandilla desaparece, Estoy acostado sobre algo blando, tibio e inedmodo que se mueve debajo de m{, Me agarro a eso. Eso se arrastra, No hay pensamientos. El cerebro se des- aja, Sélo queda e] instinto: el deseo animal de vivir, y la espera, No llega a ser espera sino algo como impaciencia: mas rapido, mis ripido, cualquier cosa, pero més rapido... Luego estamos sentados sobre la cama y fumamos. Ya no recuerdo. emo pudo haber sucedido. En torno hay una polvareda, como una neblinz. Huele @ explosives. Sobre los dientes, en las orejas, tras el cuello, en todos lados, arena, Por tierra pedazos de platos, chareos de borsch, hojas de repollo, un trozo de carne, Un blogue de asfalto en'medio de. Ja pigza. Los vidrios rotes, todos, sin exeep- cién. Me duele el cuello como si me lo hu- biese golpeado « bastonazos. ‘Eltamos sentatlosfumamos. Veo les de dos de Valega que tiomblan. Los mics tam- bién, sin dude, Sedych se frota una pierna. Igor’ tiene jan gran mozetén sobre la frente. ‘Teata de sonreir, a maesiria incomparable el. dibujo estructural y ritmico varia siguiendo las peripecias de In accidn, La lentitud armoniosa del comienzo cede su lugar al ritmo de las escenas inter- medias que en los puntos culminantes de la accién, se transforma en versos-“cortados”. “BI sueco, et ruso, taja, acuchilla, degiella”. ss Sea een as Se jenes de acciones son subrayados por las Smmdgenes sonoras que les siguen’, "Redoblar de tambores, gritos, chirridos.” ‘Vemos agui, no sélo la eleccién de los sonidos y de las’acciones caracteristicas de 1a batalla, ‘sino tambi tancia, el stacearo despiadado del ritmo y el registro sutil de la correlecién entre las-im- Presiones visualés y las sonoras. No exigimos del autor de la.novela una maestria similar a la de Puchkin, Senialamos la nevesidad de elegir y de emplear conscien- temente medios de expresiOn, y notamos 1a exposiclén del pasaje se distingue por una imprecision, que proviene del cardcter casi idéntico de’la deseripeién tanto del bomber- deo como de la situacigh de los protagonistas después del mismo, o del paisaje de la ciudad ‘en Hamas, No hay ferencia ni en el movimiento 24 fe ‘con la misma impor-_ de Ia composicién, ni en Ia elaboracién de las diferentes partes ‘del relato (antes del raid, durante el bombardeo, después del raid, la ciudad on Temes, el fin de la escena), Esto tenia el efecto del fragmento, que expons, cn realidad, una escena sumamente violenta, Si consideramos esta deseripeién sélo como un diario de los acontecimientos, pode- ‘mot entonees conformarnos, con toda razén; pero en lo referente a su accién emocional, {a escena no esti la altura de nuestras exi- gencias. Nuestra finalidad seré poner e:os mate- isles en_una forma cinematogrética de cho- que y ver eémo disponerlos para que la com posieién sea eficaz, ‘Hablemos ahora de la eleccién del pasaje. Pudiendo elegir libremente: los materia- Jes de trabajo, quizés no nos hubiésemos de- 4enido en exe pasaje. Lo que es comprensible, ‘ya que exe pasaje ha sido escrito por el autor Ge un modo tal que no retione la atencién, no-esté expuesto. bastante draméticemente, zno seduce ni cautiva la imaginacién. ‘Sin embargo, por su situacién en 1a no- 2, e8 uno de los puntos decisivos, porque 2 partir de ese comienzo empieza la ‘epopeye de Stalingrado: es el primer raid, el primer bombardeo, el comienzo de la linea funde- mental de la novela, ae Qué debe hncerie para disponer 166 the 25 teriales “de ese pasaje en una forma real- mente véllda? Bs Io que vamos a estudiar ahora. Segin la opinion de Uds, ;por donde se debe comenzar? “Una vos: Por el encuadre! Hacer el, encuadre no es compllcado. rj qué es lo que va a gulames para de: fermiver los diferentes. planos? Una voe: La sucesiéa de ls planos se ve on 1a deseripeion de la escena. Estoy. completamente dev acuerdo. on ustedes, Los detalles aqul son en efecto, bas tante piecsos, son, como se suele decir “bien Viste? Sin embargo. es necesarlo no. s6l0 qhue'sein “bien vistoc”, sino que estén “ex- fuestos” de manera del que obren sobze Fucstras pensumientos y “nuestros” sent mlenios Desde este punto de vista, zqué es lo que folia en la exposicion? : Falla ‘una endoncla aceniedn basa objeto, que petmitiria agrupar sus diversos lementes. Los matesales estan deseriptos de inuimanera Inconsistente. 7No hay aeaso 2 duos materiales, eplsodios que. contengen: en Saigo profundo reo, y que por su-sentido, podtian servir de principio organieador para e‘camprension exacta de toda Ta escena? “tiga vos: jEvidentemente los hay! Obra “bos: ‘Cuando Regan los aviones soe Tae 1B Bee.” : 26 ies parece nai que nn fe pasaje que produce ls jrayor imprenén? Beek Se Peau a eth pase da que poode delucine ia coupes odie Ta astoncenna Heceaael cpurodio, dejando bien establecido que la. concepeion no es un “amontonamiento de detalles, sino ante toda" In copeenin GstibaisLaneeyau Ponetia todo- a epoot SPE el caso en SteoROS: el cuadro purse ments eseriptivo de un aud como {puede servir’ de: matetia ‘a le compreaas profanda de toda Ta escens? No, por certo. Bite Suadre pucds ser ina cescena.de efecto, pero evidentemente, node la dave de ia composcion de i ceana : ropougen otra coms Voces: es : “Beiaios sentados y fumamos. “Bite mt, ef gomitat! del bombardeo: “Claro os esse : Ho hay terra dine euinirve- Hey que hacer algo sin embargo.” {Por qus? {Por iPor quét, una vex {4Serd posible que no haya en el episo- dio,“ningan detalle que, por las ideas que vencierra, pueda situarse en el mismo plano que el célebre “El pueblo calla” sobre el que tanto hemos insistido,al comienzo del curso? a7 La frase: "El pueblo calle”, es buena precidamente, no como réplica (muda) o jue- 10 de escens, sino sobre todo porque contle- he un profundo sentido, YY, al abordar la composieién, hey que buscar no los pequefios detalles “de efecto”, sino lo que conmueve profundamente, lo qué “toca en lo vivo". jEs comprensible la cuestién asi plan- teada? . ‘Hay entre nuestros materiales algo que, jue sea por alusién, eve en si la posi bilidad de descubrir el sentido de la escena tomada en su conjunto? ‘Una vor: Me-parece que el pasaje_mis Sntenso, es cuando el “cantor” entra en ac- -cién; abi esté precissmente el punto culmi- ante. No tengo nada qie objetar contfa el ra- sido, pero dudo que éste contribuya # desci- frar'el sentido de la eseens. Una-voz: A mi parecer, contribu choque viene del “cantor” en efecto, —~ ero jno habré un choque muchB més fuerte que pueda utiisarse pare comprender 1 episodio? Voces “Alguien me optime ef brazo come en ‘una prense, por encima del codo”. . “Detrds de la estacién, lentamente, come en una revista, pasan los aviones”, a 28 Todo eso no sale del cuadro de las sex ancioner ramente visuales y motrices, Pt de ademds utilizarse para cualquiera otras pat ‘pero exo no aporte nade determinar la espina dorsal del cesarrol del epitodio en su conjunte. Quizda no nat bien claro Jo que yo buseo exactamante. Pe mitanme que se 10 expliquo.. ‘No von lor eplrodicn que Impreslonan ex: terlormente, lon destinadas a “encender” la imaginacién creadora del artista, sino unte todo, Tos que encigra wentido ampli integra. ment generlnago It obra fntegra Byun etale de materlales propuaston, el que lor pido que ‘eneuentren en ‘primer Lu ‘Unteden dicen: "Los aviones ‘Adénde vent Sebemos que sobrevuelan . Statlngrado, Pero. jeudl on of significado dle mu vuelo, on nuestva compostelén’ 1 Hay algue zs indlenclones para fimarios? ,Hay algunos Tporquejos que permilan pintar sus acclones? AEs pontble, por ol rolo echo de que sobre- ‘vuolen In cluded, comprender cémo doben sar repreventados en el episodio en cucrtion? ‘Uha vost Los aviones enemigor con Ik gruz gamade sobrevuelan nuestra cluded. La cludad enth contra allos, ellos eatin con- ta Ia cludad: abt estd ol confllcto y 1a eldn reefproce de los contrarios, inst Hm0 w0 detlende: te cluded ‘conta ellor 1 a6 Se Se te Se Se Se Se te Sa 5 x3 ta Se Sa Sa ta Sa Sa to So et Ie ee Ung voz: Por Ia D. C. A. (Defensa anti- 8682) cierto'cs0? Es esto lo més caracte- ristico y lo més imporante de la defensa de Stulngeldo? "Y devia reduccion de ls defesa e Stalingrad a la accién reciproce de los Sviones y de la D. C. A., no conduce esta defenso, de un patetismo clevado a, una det exipeidn casi documental y técnica de_hechos ‘particulares, aunque muy importantes? Me e que e eso lo que ocurre. Parecé fa no. atormentarion més tiempo; les que me ha conmovide y que ha determinedo precisamente ln eleccisn de'este extracta para nuestro trabajo. Podrén zo garde acurco cong, pr ai va est passje: EL humo se hace cada vez més negro y denso; lota por encima de la plaza, en capi experts “iComen? pregunta Valega; su voz e8 abit, quebrada, no es Ta suya ‘Hata es, de entre él conjunto de los mae teriales, In frase quo me ha producido Ta-mis fuerte impresién, que ha excitado més mi -atencién. a: qué? ZExiste algin motivo, pa sentinge entuslasmado por semejante trax ‘Una vor! Segin mi opinion, si, porque ara nosotror, eel primer hombre que no perdido el control de s{ mismo en esa at- mésfera angustiosa. 30 2s que eate-frase hace acer pots: des Sata museteg wabajot Ran rast Claw gue st, pact oe eo i * flay otras razones mis en favor de ese que se mues- ‘tro20? ‘Una vor: Me gusta esta transicién: des- pués del terror de las explosiones, mientras ‘todo esta roto, destruido, se alza ";Comen?” Opino que quien ha he- cho esta pregunta no es un hombre ordinario, ‘Yes porque en el fondo esta pregunta reduce a nada todos los esfuerzos de los alemanes: hun destrudo todo, haste el asialto Ueno de ches, pero a través de la pregunta surge una idea: Por més golpes que den, los ale- ‘manes no pueden vencernos. ‘Exacto, Hste pasaje atrae la atencién des- e el comienzo por esta excelente oposicién: fl incendio de la cluded destruida se extien: de, es un inflerno, y de pronto, a pesar de todo, un.simple soldado, un ordenanza, pre- gunta tranquilamente: “éComen?” En esta pregunta aparece realmente una victoria casi “‘césmica” sobre el adversario, Esta victoria no es. todavia ni consciente ni profunda, pero como ustedes 1o han notado justamente, en ella esté el sentimiento de {que los que el enemigo ataca son natural- mente invencibles. Ya no se trata de la D. ©. A: que dispara contra los aviones. A 31 i re un hom- uctos oes el confit tone ott ela y ox aaron Delt ade is cl ‘enemigo que marcha gop toda el ecto Tor ake Se etch el cahonc, “os “vioney a ertitales Rotella y las bombay fone geet ae a ordenanan Gl apres 8 fa auulamente omen? nea a ‘Rina de por a por su pronasnemas a a emer"s ie gee eect Par jet clo vedere lp gue quern- roost (Ealte-squl ane srs tun gue Hoy efhacente‘igila Pane pee victoria premalinds souemelg" 1 ¥ Una Nol or cierto, or el methento es und ince ieteiv, “humana ea ee Pusten perecey pueden" ama, 1 bombres blemente la vida continéa. P “Hate motive ufclente o Insult aa nero ge a cn nln Acton de Stage Sn omesbine Yogul teern esse UE terns ana hay en nuarre See Hale que’ revelman tate ee ate 00, alo como al agen, Se, Stalin: Je'vida "que prevaece ay Go meta de ste oc como una war dy gees, sO fen y concn Oe ea cel eta Fate ella, emcees in an cia pi id sede ve pulp 2Qué se siente en eata eres 32 igo “ei” ‘Un nuevo tema aparece: una obstinseién ¥ una tenacidad inerefbles, lo que precisa mente caracterizé a Ia defensa de Stalingrs do, la de Leningrado y de todas nuestray cludades sitiadas, que ‘en ningin momento Perdieron su voluntad de defenderse, Puede fécilmente ponerse bajo esta fran Se otra que expresar su sentido profundo, peulto: “Adin no sé eSmo lograrembs salvar Js cludad, pero sé que la salvaremos", Y, si junto a las palabras de Valega, si: — fuamos esta réplica, replica del jefe junto a Je del'ordenanza, tendremos Ia imagen per fecta de 1s invencibilidad de nuestros -hom- ‘bres, que poseen no sélo_una. vitalidad in destructible, sino también una voluntad irre + sistible Esta fuerza de la naturaleza qué repré- = senta la réplica del ordenanza, adquiere ctu significado definitivo con Ia respuesta que Fevela la obstinacién reflexiva del teniente, ¥ las dos réplicas unidas representan el ver dadero punto culminante del eonflicto, en es: te episodio, aDénde esti la falla del-autor? El autor } Sf gulpable de no haber separado las do en Ia composiciin do manera tan poco clara, que togo un joven auditorio pudo dejar de’ advertir que’ esos réplicas eran las més importantes, y en gene: 38 LE Kyperes br beter wok SC MO beeen Sk Sk a a kh kk ak ak kk kk kk a a @ a @ a @ 2 2 < 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 Qué es lo que traba a este elemento uno fe ios mis importantes, hasta el punto de que sevplerde en el cave de las cosas se- andar? i “Ante iodo, Ia expotieién de esas réplicas en al mismo plano que ia deserigetin de de- {alles materiales faslnifieantes, ‘yeamos toque hace el abtor después, uclbe: “Comemos tas papas frias diree- tonite on la sortén. Igor etd sentado frente a imi Su rostvo estd gris de polvo; se dirt dha eetatua, Bl'moretén se ha extendifo por toda‘la frente, ha fomado wn color violdeeo. Mit dlatio!'no me posan por el gozne- te... Hace um gesto con la mano y sale al bilobran {Son uecésarios todos estos detalles? fife parece que son completamente ini tiles ba Puma deates elementos, presentades txclusivamente como detalles de plntor cos fambrinte, parece debida simplemente, aqui alg incapecided de situar el epusodio'en’ oh jugar que conesponde y de poner el zcento s bf donde cate el maximo de fuerza expresiva Hare de poner el acento donde deba star, es el gran arte. ‘Bs evidente que la vida de los personajes no se inforrumpe en este pasajey gue Uso onduara comlendo, que otto puede lovan- tame sul a baleony efeetoar un siandmere Ge ies mas diversas acclones, Pero {de que ral no ha dado ninguna importancia a dichas ‘ frases, ‘Tal vez la falta, sea aqu{ del auditorio, ‘pero, sin embargo, plenso que se trata més bien’de defectos de presentacién del autor, y nn la pelicula, estas réplices se dan como en la obra de-Nekrassov, no retendrin lo atencién de los espectadores: ‘Tengmos aqui un caso tipleo de insuli- ciencia de relieve en la presentacién del ele- mento mas importante del episodio. Una voz: Prefiero que esta réplica sea dada en vor baja y entrecortada y no decla- mada. aPiensan ustedes realmente que el poner de relieve esa réplica no puede hacerse sino. subrayéndola por Ja declamacién? Nada de eso, ¥ ademés, no so trata aqui de la ento- nacién, sino del: hecho de que el elemento mis importante de este episodio se pierde fen el curso general del relato, y que el autor no Io, ha_destacado, por procedimientos tle construccién, como el elemento mis signi cativo y més expresivo, Eso no debe hacerse con un artaglo “rui- oso" dal elemento, sino ante todo contando con: su fuerza de’ expresin celeulada, La réplica, dada en forma antideclamatoria, 3 muy -convincents, y se destaca claramente sobre el fondo de In cludad destruida, en Hamas, 34 35 ermiteorpmnizar bastante armoniossmente tates, dede un punto de vista pre- Gao. Que esto sive de eemplo, al exphear Sue logue se ham “cncuedee™'y “dueiow ‘Sgaad debe hacere de ningin todo desde tl comenzo del epwodi, sno. que. ambas tones esan deterrahadas por el punto,calnt ante del epodio. ‘Lav cimporicién de una escena debe siempre reallzarse a partir del passje que Amppratone mis por ou contenido y au ong Haad Hay que consgerer aderés que el Daraje_ quo’ gonersimente. impress con Ts fuerza, eg el que no sélo tene tn efecto Inmediato,"sino que: contiene Ia expresion dinkmie, interior del tema Ea la escena con Velege, nos séntinios .de tnmediata impresionatoe,por el condite . — de dos elementos, de doe ritmo, Cunndo se Gomienan a comprender el fondo ‘mismo de Sis Impresiney ge avirts que ee conic fo mo ws ccilenialt = craves de yor des: ture o oe puede descubris un profiingo sen- fide interior, Los elementos de este contlero tstin presentados en cireunstaicas extrem amente tenses, y siguiendo les componentes el could et zome habrd que Gerarrllet tf estudio dramitico de todo sl episodic.) YY asl Isgamon-al segundo procediniento |] fundamental para, pone Dien ae TEREVE: en | v cpotadt Athos etme HH 37 sicve eso Passrd mis 0 menos Io que pro x respecto a la iltima frase de Boris Godunoo, el comentarista que aconsejeba “individuatizar” ala woltitud. » “Aqui sucede exactamente lo mismo: dex pués que la réplica. sobre Ie comida hbo Tepresentado un papel Importante, we pierde en un eaos de detalles vulgares: fos alimen- tos no pasan por Is_garyanta de uno de, los personajes, mlentrat. que pasan. pot la/el Segundo, y que el tereero ni siguiera piensa” en ell ete. Debemos desprender del episodio el tema de Ia aparicion de la tenaeidad de los futures Participantes en la defensa de ‘Stalingrado, sin estomar, dentro de lo posible la claridad de_su expresion. Podvian ‘agregarse detalles hasta el infinito. Se puede decir que Valega estd en paren de firme caren do a mesa, que Seayeh se frota una plems, se pueden Thcer muches cbeervasiones soe In man cha violécea de la frente de Igor; todo e { [[posible. Pero precisamente un “escamotes” semejante por detalles oeasionales de Jo que / nos 8 esencialmente nevesario, favorece la desaparicién del cineelado: del ‘pensamient>, y-el fragmento pierde la posibilidad de impre- Sionar hasta tal punto, que parece carente de interés para el estudio’ de Ia compestelén ‘Ast, con grandes dficultades, hemos de- terminado al fin, el punto de partida que 36 © 0-0. GHEE C+EEEE kk eek ke eee ae keke eke kk @ ey a 2 2 2 2 2 2 2 2 ‘ve \\ necesario (el primer procedimiento cotistia, Sogim acabamos’ de- deci, en separar lo im porlante de lo accesorio’-0 de poco-valo El procedimiento que quiero indicar siste en preparar por antieipadg la forma de poner ad raneve fo esencial. Bara ello, el Rredio més efieaz seré la inclusion del punto” ulmninante en una linea de fepetiiones, una linea bien definida que, una vez descubierta fen alguna parte del comienzo, era conducida, por ustedes por una serie de puntos de apoyo, Tos que debe ser facil acordarse Hlemos dicho antes que la escena elegida a muy importante para 1a obra total de Nekrasvov. ‘Nes. convenceremas. de. ello. si Ja exeminamos wn poco més atentamente, NO silo. porque aqu('comienza el tema de Ia Yolumtad infleeible de la resistencia, del des- precio hacia el peligro y de la tenacldad, Si Timbién porque, por la situacion de este sodio, se"presiente una de lat 1ineas mis importantes entre los temes generales de Ja ‘obra completa, "El tema que hemos abordado en.el epi-’” +, sodio eatudiado reaparece en Jorge Akimo- vich: 5 ~*. -Reglentemente, durante la noche, ban pasado soldados. Yo estaba de servicio en el {eléfono y salf para fumar. Marchaban y cans _taban duleerente, a media vor, Ni siquiera los veia:. ofa.solamente sus pasos sobre. el tao 3 a el Sle basin un poco rolaneljeg sobre el Dniprolty las gras, ‘Me acerqué. Los soldados se habfan instalado para. descansar’a-1o-lango del camino, bajo EES acacia, sobre la hietba plrotada, Berpoe Gesban los resplandores ahogstos de los ci tartllon Ya vou contend joven, prove ti de algun lado bajo ow atbolon an Sie Vaso Mane major elas Gn ninguna. patte enepntrarias sigo telst fhe agi FoF Dis!" just que mente. Buse ee ea de Yortans chaque ber Bs enrmeiogpecdio= ¥ elects ef tiga esth aduroy Ye cubre por entere La cudad ard sefleoarojos satan sobre Ins pared de'lostlleren'y en alan lager muy eersano ereptatan Ins ametrala Gores, con rafagas veces apldas, a. vees espaciadag; voltban los sohetes)y tte cada to lo desconoeido y la mete Gs foc table io ‘vi tampaco_ st que habia hablado, Alguien pit6: "Preparenge 8 parti” Todo fe tegtaron, 22 produ un ru de esi Ten? puieuc, Matabed ro pes eno pesado, con paso de soldadns™ EL temo tema y cai Ta misma opos- cién: in euded en Times y Ia conversecon sobre et tiga quo reo (if Duipro: rambee ueraniane del Dnieper 39 , “En esta cancion, en estas simples pax labras Sobre la tierra, ‘ea como mantcea, sobre los trigales que te cubren. con tus espiges, habia algé... Ni siqulera sé como Mamarlo;... Tolstoi i Hamaba el ealor oeults 4el patriotismo, Ex pasible que sea ésa la: mis justa definicién, Puede que esto mismo sea 1 milagro que Jorge Alimovich espere...” Se siente hasta Ia prolongacién de la en tonacién de Valega (‘su vor abil") en la manera de pronunciar las palabras o en el resplandor de los eigarrllor: “Marchaban y cantaban dulcemente, & media vor...”. *Parpadeaban los resplan- ores ahogados de los eigarrillos. vou contenids, joven, i EL motivo esencial para nésotros de le tenseidad, expresado pot: “No s6 si quiero comer, pero digo: “si"... se prolonge tam. bién agut 3 Boe Ea respuesta a Jorge Akimovieh, Tgor dice: "No irdn més lejos, Yo sé que no Inin.-."'¥ se-va, Eso no puede ser:.. Es todo lo qué po-, ~ demos decir por el momerito” ¥ este motivo ya comienza a aparecer antes: a las veinte péginas de nuestro epi- “...Hasta la vista, abuela, volveremos a vernos, gracias a Dios, nos volveremos a ver. 40 Lo creo... Ahora es Yo dinieo que per seemon Ia fe... : 3, algunos-temas de leitinotip atravie- aioe, waa coat tas Ble orren, desarollindose,entrelazandose y evt-| | inde, porta catia uno su contrbucion | fla formacion de Te figura general de Ia obra ong . sitar Fy QU fata aul par eg olin? |] ~ "Bs aie, si tovios esos datos estin realmen- ta presentes, sdlo To etn en el interior de || ; no Jo estin en aproximacio= \ fo Ia ona, ion 1 ordenarlento de Ix composicion que. les ‘ogurers une-aosién prec e infallle Ug elton spafas no se corre jen entre st Fn0 se slenten como un to Se Ea insagep ateetal can ia ein a iat aitérentes lineas entre sf ‘ Por otra parte, en el fondo, dichas lineas no existon, El autor no las deja formarse. En su Jugar hay un amontonamiento de | puntos, que eungue sean brillentes, no pue- | den de-ningiin modo reunitse para formar | grandes. . — = hi "A ‘veos los intecalescldeados entre / AlchoeSntervalog fon demasiado “exposivos” ‘A veces i stacin Teciproce es en es dad incoherente: ; 4 En ia novela, los protagonistas y Jorge Akimovich, van a verifear cuidadosamente durante latgo rato la cadena que reine las cspoletas de las cargas instaladas para hacer saltar Ia sina. Pero el autor no describe eso fen relacign con las lineas temtieas que pe- netran la novela. ‘Las lineas explotan. Pero no.causan des- truceién, Las espoletas estin en apariencia convenientemenie cargedes, pero no. estén ispuestas como es debido, "Los. hilos estén cortados-y quedan colgando: ‘No forman las lineas y los contornos ela ramente trezados de les temas directives sin cuando los extraemos del curso. general del relato y los colocamos unos junto a otros. Tn la novela, egtan colocados de tal ma- era que.la unided y la relacién entre los Taig soba ie ae dence e mivoe Sec ee ates trean lazos sélidos en la obra total, con Ja femeza inflexible de que dan prueba los protagonistas del Ubro. En un pasaje de ls novela, el propio au- tor eseribe, exponiendo una idea que no e6 ni fnuy nueva nl muy inesperada: “ue Hay detalles de los que ‘uno se acuerda toda la vida. Y no se limitan a que- dar en la memoria. Pequefos, en apariencia insignificantes, se encarman en nosotros, co- © mienzan a germinar, crecen, legan a ser im~ 42 jortantes, reunen en ellos todo lo esencial de fos acontecimientos y se convierten en sim bolos”, ‘Sin embargo, en la obra del autor los Getalles quedan s6lo como particularidades que se graban en la memoria, gérmenes in- eapaces de desarrollarse para Ilevar lo par- ticular hasta un tipo, generalizedo. No se debe, evidentemente, caer en otro ‘exceso: poner al desnudo las reglas que en- clerran Ia unidad de la obra, Es tan detes table como medir los versos, marcar la c: dencia, donde es necesario un ritmo vivo que siga la estructura del verso. Es como sl nos mostrasen un esqueleto cen lugar de un cuerpo vivo. ‘Pero no hay que contar con una accién “Gmplacable”, ctiando los elementos excelen- tes de la obra, sus materiales de construc- clén, no estén reunidos en un conjunto ar- quiteelénieo cuyas pertes estén das os “ladrillos", que no estin reunidos en una unidad, son realmente buenos en al- ggunas partes, Pucden realmente ser colocados fen formas arquitecténicas precisas, tal como nos hemos esforzado en demostrarlo, aun fuera de “nuestro” episodio, E inyoluntariamente surge esta pregunta: Es posible que osos detalles particulares sean ftrabajades de une manera légica y consciente 43 sigulendo el trazado de Uneas temsticas ele- sida? @Hlasta qué punto el sentimiento del te rma, expresado intulivamente en los detlle, penetra en la obra terminada on toda st Soa fu pect? {Se slante moverse bajo su pel una mus- culafura’ de. deportsta, museilatura. sane, Doreeptibio viva, que no se asemeja ni a ln folte de miseulos, ni ta blendure Unde tice del euerpo no enttenado, ni a sistema 3s" rlsculon“superdesrrlledot, que. hace Ga fees ol gna pesca un eemlar de anfiteatro de anatomi os Ta obra de Nekrassov no llega al estado Indispensable de le evidencin de vegies in- temas. Los buenos “iaieriales de conshuc- ign” no eatin todavia Teunidos aqui ent euadro convineente de socmas arguitecton': rs. Con frecuencia quedan emontonedos, Y \ictemos barrer los ercombros que se amon- coan entre los elementos de estructure, nel eazo en evestlGn, al establecer o- jas de montaje o un encundre téenico, con la novela de Nekrassov, hebria que hacer 10 Contrario de lo que ha pasedo, por ejemplo, en la Interpretaciinexcéaiea de ie novela de ‘Telstot ane Korenina. En Ja novela. de Tolstol, el eireulo fen- placate del mundo, que se clea y que ex: Duje floalmente "Ana ‘bajo el teen, ert “4 pretentado con una incomparable brillantez, mmlentras que en la presentaclon escénica, falta esta implacabilidad en la marcha de la tragedia. ‘EN su lugar, tenofos ante los ojos la cadena de diversos episodios independientes entre si, que, ‘aunque ligados por el tema lo que la impulsa al suicidio, carecen total- mente de esa sensacién general de estar aprisionados en una situacién sin salida, que fen la novela est trazada tan irresistible. mente y con tanto vigor. No es sélo nuestro episodio, sino toda la novela de Nekrassov lo que parece ser nada més que la distribucién entre episodios ais- Jados de vida corriente y de combates, del ‘inieo “estado spiritual” del autor, y ese estado espizitual no se eleva jamés hasta encadenar, por una concepeiin netamente orientada ‘hacia un fin, los diversos elemen- ‘tos en un organismo tinico indestructible, tomado en s{ mismo, tal como hemos inten- tado esbozarlo por la composicién del epi- sodio que hemos analizado, esforzindonos por conducirlo a una unidad de escritura estric- tamente musical. Tnsisto mucho sobre 1a miisica, Sin em- argo he de hacer notar que yo no soy mtsico, EL trabajo creador del. compositor. me interesaba desde hace mucho, Pero no-da 4B 9: &. oe parte ql se\estudia en-el Conservatorio, es decir Jas sutilezas del ‘desarrollo” de la idea el compositor, ni los conocimientos sobre la naturaleza de las formas musicales y de las Teyes generales de la composicién que alli te *- ‘Me ha interesado siempre el “misterio” del devenir de la forma musical, de-las me- Boe eee eae pag del caos_de las duraciones y de Tos sonidos Seetirds re e que esta leno el elemento sonore ‘que rodea al compositor. ‘Siempre me ha impresionado la manera con qué, luego de haber recorrido répida- mente dos.o tres veces: los materiales. de Tnontaje. (y segtin los datos, en segundos, so- La presencia de esa caracteristica aun Suponiendo que no se encuenire en las mis- ‘mes proporciones que en Prokofiev— es real- mente tan-indispensable a todo compositor que se dedique a escribir para la pantalla ‘como a todo realizador que decida trabajar fen el cine sonoro, y con mayor motivo en el tine eromofénico' (es decir al mismo tiempo ‘en miisica y en color). ‘Aqui sin embargo, nos limiteremos a examninar los medios por los que Prokofiev establece un equivalente estructural y ritmico para el fragmento de montaje del film que se ha sometido s su consideracién, La sala est a oscuras, Las imégenes pasen por la pantalla. Y¥ sobre el brazo del sillén los largos y ‘bre el tiempo de que disponia), el composi- tor Prokofiev, con quien yo trabsjaba, com: ponia jal dia ‘siguiente! — con-tanta exacti- giles dedos de Prokofiev se agitan sin des- ccanso, nerviosamente, como un receptor :le telégrafo Morse. es ti 46 a7 Ta} © % Ray tis sdmirablemente — une misica que “ 2 3} fo aicclaba perjectamente, en todas sus di rokotiey zleva el compts Toil Visiones y sus acentos, ‘no sélo al ritmo ge~ fc idea at etieoa <>! neral de la accién en episodios, sino también Capa la ley de estructura sein 1 cual al alos matices y sutilezas del montaje. No se sobre 1d pantalla, en el montaje, la durecisn Toi asociaba, gracias. a la “coincidencia de los, _ y ls cadencias de los diferentes fragmentos ai ¢ agentos”, ese medio primitivo para establecer Se eruzan entre si, y el todo, tomado en con- Ia “correspondencias” entre las imigenes y la Junto, estd entrelezado con Yas aciones y Tes 7 miisiea, sino gracias a una notable forma de entonaciones de los personajes. a\ contrapunto musical, que se soldaba orgéni- — "Al dia siguiente, trae la misioa que pe 15 ‘camente a la imagen, netrard la estructura de mi montaje, cuyas 2 ‘2 A Teyes de. construceién ha Hevado a Ja figura ritmica que sus dedos.tecleaban. ‘Una situaciéa algo diferente se produse \ { cuando"se presentan al compositor fos ma= \ | teviates sin: montar. Debs entonces-“deducir” las posibilida- Jes de estructura regular que contienen. fragmentos separades rodados para una’ de- derminada escena no es casual. En el caso de que se trate verdader: } cote del “plan” de una secuencia (es decir Je un fragmento no alslado y regulado para | despertar desde un principio la sensacion de na imagen determinada,-una_ vez. reunido Gon los otros) entonces en el momento mis- uno de Ja filmacién, habra sido colmado de | @lementos que, a la’ vex que earactericen su | No hay que olvider que el “orden” de los.” Profundo contenido, encerrardn también los ~ fdsgos de 1a construccion ulterior que deter- | -pinaré'la posiblidad de una revelac Fetal de ese contenido en la forma de com- {Posicibn.definitiva * Y si el compositor encuentra’ un eonjunto | Fedavia caético de fragmentos que presentan | Se mejante “potencial de estructura’, su obje | -fiyo no se reduce a descubrir ta estructura fgeiv,tenminada dl conjuno, cine des cifrar, partiendo de-clementos separados, 10s ‘rabscos, la forme de le composicién-en la’ que 48 los diferentes fragmenios cstarin situados Seat J YY aqui nuestra “disgresién” aparente so- bre el trabajo de Prokoliev se relaclona irectamente con lo que hacemos sobre nues- tro fragmento de Ia novela Stalingrado, En efecto, mientras trabajébamos sobre Pughkin procurando situar las Iineas de su ppoema en elementos. figuratives convenien- tes, de los més ritmicos y més visuales, tra- bbajamos en realidad para descubrir las re “plas segin las cuales ha coratratde Puchiein su poem, pars ponerlas en la base de muss: ‘ra transposicién del poema en una consiruc- eign sonora y visual. Por otra parte, los materiales de Nekra- ssuy responden més bien al segundo tipo de trebejo del compositor que hemos descrito anteriormente ‘Se perecen mis bien a une serie de frag- mentos que todavia no hubiesen sido pues- tas en una composicién de montaje definiti- vamente armonioss ‘Tratando esos materiales, debernos “es~ ccuchay” lus diversas posiblidades de estructu- a colocadas potencialmente en los distintos| frogmentos, y segiin sus posbilidades, deter- rminar la estructura, comprender, tratar, re-| partir y egrupar los fragmentos y los deta-| ‘les segiin las exigencias de la composicién, 49 Hay que hacer justia a Nekrasso: si et mania de sus elementas en un eonjunto Seamente flemativo ex debt algunos frag- reat son, no elo exeelentes, sino bien 12 moe Pasta en el sentido de que estan Heide elidos a un sentimiento Unico, eo; toes sfente’ a una concepeion dniea del Tepomtterponden al tono que el Suto cOn- Suto gcipresion mas completa de 8 © ar ‘mismo tiempo, no es posible dejar de nota una clea, mopotonia.en dicho ton, nots agin nuestra opinion proviene con toda oes eeish no tanto de sna incapestiad para sever Tp diversidad del aoujo sitaico Gomingt, maliz emoeional de las imprestones Some dow personales de que el autor Bace Jarlicipe en ia novela al Teetor SPfauy eurlgso hacer notar, que Bese 2 todo To gus hay de objetivamente neoico © ore ue Sgt ha deserto el autor, In tona- HasiSnista de lo expuesto, es menor, sin embargo. Te enatidad se opone “musialmente” a lappropias inenciones del aut, da a la 4 ith inlegra un clerto tte suplementario wove clechaiomo” y “nivela” el cincelado oe are de len gitos ritmleos del may fFRoerse de expresion de la composteién. Es i Rerfeprosharnos constantemente al Sut0r de ia novela. 50 é Asi at oeuparnos de la composicién qe teniamos, con todor sun defecas y todas sus Salidades, hemes hecho todo lo que depen- aia de nosotros para que pudlera produclr slguna immpresion BI gran artista, francés Honorato Dan rier decia. que’ “hay que. pertenecer 0 su tiempo”, Enearamos esta afirmacion de un tnodo més profundo y aun més Tesponsabe, tstimando que pertenecemcs no silo a mues- fro tempo, sino ante todo a las grandes ideas fue nuestro pueblo ests haciendo pasar a le Gus. Por cio" nuestion pensamienfon, nucs- tras intenciones creadora, la reaizacibn con- tfeta de muertos designios, deben estar de- ferminados por nuestra tendencia ideolbgie Debemos expresar ante todo nUcstras ‘eas organicamente en las imagenes, poner- fas en evidencia en los materiales, edqulei tina raaestela téenica sta manera de enearar 1a composicién cs in mis adecuada, Protege ol constructor, Shae, conte Is aba formal, or fan postion preconcebida y abstract; Ie de ig posildad de sbocdar cada ver de uh ttodo guevo log mnattiaes vives de ia Obra, eitnge ls sutina, la trvlalded, el lise (Gstencgrama sbreviado del curso de Bisenstein dedieado a analizar un fragmento 51 de la novela coria de V, Nekrassov, En 105 Je Kineras, de. Stalingrado. Este, curso, fue dines en el Instituto del Cine de la URSS sere diciembre de 1946, Publicado segtn oe ee conservado en los arehives de S. M- Bisenstein, en, 12 ae caleceién: Problemas de vnaturgie cihematogréfiea, ediciones Iskus- tvo, Moscd, 1954). 52 |