Está en la página 1de 2

El artículo 50 de la Ley 99 de 1993 define la licencia ambiental como una autorización otorgada

por la autoridad ambiental para ejecutar una obra o actividad, la cual está sujeta al cumplimiento
por parte del beneficiario de los requisitos que la misma establece para prevenir, mitigar, corregir
o compensar los efectos ambientales de la obra o actividad licenciada.

la creación en 1993 de un Ministerio del Medio Ambiente, por a César Gaviria-Trujillo (1990-
1994), influenciada por la activa participación del país en la Cumbre de Río

Decreto 1753 de 1994, que no solo estableció la competencia de las autoridades ambientales en
materia de licencias, sino que amplió la descripción de los proyectos de competencia del
Ministerio señalados en los numerales 1, 2, 4 y 544 del artículo 7. agregó nuevas actividades de
impacto ambiental, como la generación de energía nuclear, la fabricación de municiones y
explosivos

Decreto 1421 de 1996, por medio del cual se dio una lista de proyectos, obras o actividades que, al
no producir deterioro grave a los recursos naturales o al medio ambiente, se dispuso ejecutar un
plan de manejo ambiental para ser controlados por las autoridades ambientales competentes. A
pesar de su buena intención, la disposición en la cual se sustentaba fue declarada inexequible por
la Corte Constitucional

Documento Conpes 2750 de diciembre de 1994, durante el gobierno Samper se creó la Política
nacional ambiental, Salto social hacia el desarrollo sostenible, política ambiental nacional
promulgada luego de la creación del Ministerio del Medio Ambiente reconoce la importancia de
fortalecer los mecanismos administrativos de comando y control, en particular, la licencia
ambiental

Decreto 883 de 4 abril de 1997, en virtud del cual se definió un instrumento administrativo para
controlar actividades que no causasen deterioro grave a los recursos naturales renovables o al
medio ambiente y, por tanto, no requerían licencia ambiental; así como a proyectos, obras o
actividades que formando parte de otros, y que teniendo licencia o plan de manejo, recuperación
o restauración ambiental, necesitaban ciertos ajustes o complementos. Sucumbió ante las
presiones gremiales y fue declarado nulo por el Consejo de Estado.

en agosto de 1997 se creó La política ambiental sectorial de Producción más limpia, Códigos
Voluntarios de Autogestión, los cuales buscaron la autorregulación de los sectores económicos,
transitando hacia la "exibilización de actividades y procedimientos licenciatorios.

los Decretos 2183 de 1996 y decreto 1892 de septiembre de 1999, los cuales definieron la
inclusión de proyectos, obras o actividades sometidos a licencia ambiental

El gobierno de Andrés Pastrana-Arango (1998-2002) adoptó en su plan nacional de desarrollo


Cambios para construir la paz, una política ambiental nacional denominada Proyecto colectivo
ambiental; sin embargo, inició las primeras acciones para mermar la fuerza de la licencia.
Durante los años 2002-2010 (Gobierno Uribe) continuaron estas políticas de flexibilidad para
otorgar licencias ambientales y una visión donde prima el crecimiento económico en vez de una
visión de desarrollo sostenible

Decreto 216 de 2003 (Gobierno Uribe), fusionó el Ministerio del ramo con el de Desarrollo para
crear el de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, MAVDT. disminuyendo la competencia de
las CAR para evaluar los impactos ambientales en cinco fundamentales e importantes actividades

El Decreto 2820 de 2010 (gobierno Santos) alteró las competencias ya establecidas, con lo que se
flexibilizó aún más el otorgamiento de las licencias. Así las cosas, se establecieron nuevas
modificaciones a los proyectos, obras o actividades sometidos a licenciamiento

Decreto 3573 de 27 de septiembre de 2011, el gobierno Santos creó la Autoridad Nacional de


Licencias Ambientales, ANLA y le otorgó competencias para otorgar o negar las licencias, permisos
y trámites ambientales de competencia del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Articulo 44 de la ley 1682 de 2013 definió que los proyectos de mantenimiento, los proyectos de
rehabilitación y los proyectos de mejoramiento no requieren licencia ambiental. Teniendo en
cuenta lo anterior, gran cantidad de proyectos de infraestructura del transporte priorizados por el
Plan de Desarrollo son presentados hoy, a pesar de su impacto e importancia, como meros
mejoramientos, rehabilitaciones o mantenimientos, cuando en esencia, implican la realización de
nuevos proyectos que deberían estar sujetos a evaluación ambiental.

El Decreto 2041 de 2014 establecía en su artículo 8 las competencias de la ANLA para el


otorgamiento de licencias ambientales (hoy artículo 2.2.2.3.2.2 del Decreto 1076 de 2015). Este
artículo señaló nuevas modificaciones, tanto en las licencias de la ANLA como de las CAR

Decreto 1076 de 2015, es el decreto vigente que compila y racionaliza las normas de carácter
reglamentario que rigen el sector Ambiente.

En la actualidad, la disposición vigente sobre la materia está en el Decreto 2041 de 15 de


octubre de 2014, el cual se armoniza con el Decreto único del sector, el 1076 de 26 de mayo de
2015