Está en la página 1de 10

Unidad de formación: Investigación Educativa y Producción

de Conocimientos
Año de formación: Primero
Docente: María Luisa Antonieta Suárez Villegas
Lugar y fecha: Sucre, mayo de 2021
Estudiante/s: (N° en la lista del curso, nombre, apellido, año
de formación, especialidad)

Tema 3 – parte 1
PARADIGMAS Y ENFOQUES DE INVESTIGACIÓN

ACTIVIDADES:
ACTIVIDAD 1: Observar el video “Pequeño” y luego contestar las preguntas propuestas.
ACTIVIDAD 2: Nos organizamos en grupos y realizamos una lectura comentada de los
textos escogidos, para luego realizar una presentación sobre el tema.
ACTIVIDAD 3: Socializamos el resultado de nuestra lectura, plasmado en una
presentación en Power Point.
ACTIVIDAD 4: En base al cuadro comparativo: “Creencias asociadas con los cuatro
paradigmas”, en comunidad determinamos sus similitudes y diferencias.
.
Tema 3 – parte 1
PARADIGMAS Y ENFOQUES DE INVESTIGACIÓN

ACTIVIDAD 1: Observamos el vídeo “Pequeño”, dialogamos acerca del vídeo y


respondemos las siguientes preguntas:

RESPUESTAS:

1.

2.

3.

4.

En plenaria se exponen las opiniones y se elaboran conclusiones:

CONCLUSIONES:
ACTIVIDAD 2: Nos organizamos en grupos y realizamos una lectura comentada de los
siguientes textos escogidos:

Lectura Grupo Comunitario 1:


PARADIGMA POSITIVISTA
Su aparición se sitúa en el siglo XIX y principios del XX. Se basa en la teoría positivista
del conocimiento. Su acuñamiento se le atribuye a Comte y podemos citar entre sus
represe
ntantes otros autores como Durkheim, mil Popper, etc.
El paradigma positivista se adoptó como modelo de investigación en la Ciencias Físicas
y Naturales, se aplicó al campo social y más tarde al educativo. Usher y Bryant (1992)
lo caracterizan como el paradigma de las ciencias naturales con unos determinados
supuestos básicos.
 La existencia de un mundo real exterior e independiente de los individuos
como seres despersonalizados.
 El conocimiento de ese mundo puede conseguirse de un modo empírico
mediante métodos y procedimientos adecuados libres de enjuiciamientos de
valor para ganar el conocimiento por la razón. El conocimiento es objetivo
(medible), cuantifica los fenómenos observables que son susceptibles de análisis
matemáticos y control experimental.
 Las condiciones para que la obtención del conocimiento, se centran
esencialmente en la eliminación de los sesgos y compromisos de valor para
reflejar la auténtica realidad.
El significado residual que se ha dado a este paradigma incluye las siguientes
suposiciones asociadas, que han sido planteadas por Giddens (cit. Cohen y Manion,
1990) como:
 Los procedimientos metodológicos de las ciencias físico-naturales pueden
aplicarse directamente a las sociales.
 El producto final de las investigaciones puede ser formulado por el científico
social en términos paralelos a los de las ciencias físico-naturales y su análisis
debe expresarse en leyes o generalizaciones universales del tipo establecido
para los fenómenos naturales.
En el paradigma positivista, los propósitos científicos están por encima de los valores
que los sujetos expresen y de su contexto, centrándose en el mundo de forma neutral
para garantizar explicaciones universales generalizables. La metodología adoptada
sigue el modelo hipotético-deductivo de las ciencias naturales, categorizando los
fenómenos sociales en variables “dependientes” e “independientes”, entre las que se
establecen las relaciones estadísticas. Best (1981) reconoce el control o manipulación
que se da sobre las variables, estímulos o condiciones ambientales, dirigiéndose el
enfoque hacia las relaciones de causa-efecto. Con todo, este autor ensalza la exactitud
para descubrir y desarrollar un cuerpo de conocimiento generalizable a un amplio sector
de la población. (Ricoy Lorenzo, Carmen; Contribución sobre los paradigmas de
investigación. Revista de centro de educación, vol. 1, 2006. Universidad federal de Santa
María: Santa María, RS. Brasil. Pág. 15-16)
Desde esta concepción, la investigación educativa equivale a investigación científica
aplicada a la educación y debe alinearse a las normas del método científico en su
sentido riguroso. Se concede valor al carácter empírico de la investigación,
sustentándose en los mismos principios y bases que las ciencias de la naturaleza.
Sólo el conocimiento es aceptado como tal cuando se subordina a las normativas del
método científico y puede, por consiguiente, ser utilizado para construir leyes que
expliquen y predigan los fenómenos.
Desde esta perspectiva, la investigación en el ámbito educativo tiene como finalidad
desnudar las leyes que rigen los hechos educativos para poder formular teorías que
orienten y controlen la práctica educativa. Todo ello mediante el uso de instrumentos y
técnicas cuantitativas de investigación.
A pesar de que este paradigma facilita la utilización de criterios de rigor metodológico en
el ámbito educativo, es acusado de reduccionismo, ya que en aras de dicho rigor,
sacrifica el estudio de otras dimensiones importantísimas del fenómeno educativo
como son la realidad sociocultural, política, humana, ideológica, etc. (Shuster,
Armando, y otros. 2012).

Lectura Grupo Comunitario 2:


PARADIGMA INTERPRETATIVO
Se ha dicho que se presentaba como una alternativa a las limitaciones del paradigma
positivista en el campo de las Ciencias Sociales y de la Educación, al considerar las
diferencias de éstas con relación a las Ciencias Naturales.
Este paradigma tiene sus antecedentes históricos en la fenomenología, el
interaccionismo simbólico interpretativo, la etnografía, la antropología, etc. Sus
impulsores surgen de la escuela alemana y se considera a Husserl su fundador. Entre
sus autores más representativos están: Dilthey, Baden, Berger, Shutz, Mead, Blumer,
Lukman, etc.
Para Curtis (cit. por Cohen y Manion, 1990), en los fenomenologistas pueden tomarse
como rasgos diferenciadores los siguientes:
 Primacía de la conciencia subjetiva.
 Entendimiento de la conciencia como activa, concesión con sentido.
 Reivindicación de que hay estructuras esenciales en la conciencia de las que
obtenemos conocimiento directo, mediante una cierta clase de reflexión.
 Profundiza en los diferentes motivos de los hechos. No busca la generalización,
la realidad es dinámica e interactiva. Tienen en cuenta el comportamiento de
los otros/as actuando consecuentemente te desde una perspectiva holística.
 El sujeto es un individuo comunicativo que comparte significados. Entre
ellos/as (incluido el investigador/a) se establece una comunicación bidireccional.
Los propios individuos construyen la acción interpretando y valorando la realidad
en su conjunto de modo analítico-descriptivo. Desde el contexto se le da su
significado pleno.
Para Pérez Serrano (1994), las características más importantes de este paradigma
son:
a) La teoría constituye una reflexión en y desde la praxis, conformando la realidad
de hechos observables y externos, por significados e interpretaciones
elaboradas del propio sujeto, a través de una interacción con los demás dentro
de la globalidad de un contexto determinado. Se hace énfasis en la
comprensión de los procesos desde las propias creencias, valores y reflexiones.
El objetivo de la investigación es la construcción de teorías prácticas,
configuradas desde la práctica. Utiliza la metodología etnográfica y suele
trabajar con datos cualitativos.
b) Intenta comprender la realidad, considera que el conocimiento no es neutral. Es
relativo a los significados de los sujetos en interacción mutua y tiene pleno
sentido en la cultura y en las peculiaridades de la cotidianidad del fenómeno
educativo. En este sentido, tiene lógica remontarnos al pasado para
comprender y afrontar mejor el presente
c) Describir el hecho en el que se desarrolla el acontecimiento, en él que el uso de
la metodología cualitativa permite hacer una rigurosa descripción contextual de
estas situaciones que posibilitan la intersubjetividad en la captación de la realidad,
a través de una recogida sistemática de los datos que admite el análisis
descriptivo. Se apuesta por la pluralidad de métodos y la utilización de estrategias
de investigación específicas y propias de la condición humana.
El carácter cualitativo que caracteriza al paradigma interpretativo busca profundizar en
la investigación, planteando diseños abiertos y emergentes desde la globalidad y
contextualización. Las técnicas de recogida de datos más usuales son la observación
participativa, historias de vida, entrevistas, los diarios, cuadernos de campo, los
perfiles, el estudio de caso, etc. Tanto las conclusiones como la discusión que generan
las investigaciones que comparten la doctrina del paradigma interpretativo están ligadas
fundamentalmente a un escenario educativo concreto contribuyendo también a
comprender, conocer y actuar frente a otras situaciones (Ricoy, 2005a).
El paradigma interpretativo, se remonta a las ideas de autores como Dilthey,
Rickert y Weber, entre otros, sumado a escuelas de pensamiento como la
fenomenología, el interaccionismo simbólico, la etnometodología y la sociología
cualitativa. Estas corrientes humanístico-interpretativas se concentran en el análisis de
los significados de las acciones humanas y de la vida en sociedad. Para ello utilizan
técnicas de investigación de carácter cualitativo.
La investigación, más que aportar explicaciones de carácter causal, intenta interpretar y
comprender la conducta humana desde los significados e intenciones de los sujetos
que intervienen en la escena educativa. Los seguidores de esta orientación, se centran
en la descripción y comprensión de lo que es único y particular del sujeto más que en lo
generalizable; aceptando que la realidad es múltiple, holística y dinámica. Pretenden
llegar a la objetividad en el ámbito de los significados, usando como criterio de
evidencia el pacto intersubjetivo en el contexto educativo. Acentúan la interpretación y
la comprensión de la realidad educativa desde los significados de las personas
involucradas y estudian sus intenciones, creencias, motivaciones y otras características
no directamente manifiestas ni susceptibles de experimentación. (Schuster, Armando.
2012)

Lectura Grupo Comunitario 3:


C) PARADIGMA CRÍTICO
Este paradigma es introducido por la Escuela de Frankfurt en busca de una alternativa
al positivista e interpretativo. Cuenta entre los autores representativos (ya clásicos):
Horkheimer, Marcuse, Appel y Habermas, Giroux, Car y Kemmis, Freire, etc.
Exigen del investigador una constante reflexión acción-reflexión-acción, implicando
el compromiso del investigador/a desde la práctica para asumir el cambio y la
liberación de las opresiones que generen la transformación social. Esto implica un
proceso de participación y colaboración desde la autorreflexión crítica en la acción.
Escudero (1987) considera que los presupuestos más característicos del paradigma
sociocrítico son los siguientes:
 Visión holística y dialéctica de la realidad educativa. La educación no es aséptica
ni neutral y en ella influyen las condiciones ideológicas, económicas, culturales,
etc. que la rodean, influenciándola de modo positivo y negativo.
 Asume una visión democrática del conocimiento. Todos los sujetos participantes
en la investigación son participantes activos comprometidos, que comparten
responsabilidades y decisiones.
 La investigación trata de plantearse y generarse en la práctica y desde ella,
partiendo de la contextualización de ésta y contando con los problemas, las
necesidades e intereses de los participantes.
 Apuesta por el compromiso y la transformación social de la realidad desde la
liberación y emancipación de los implicados.
Se aspira desde el paradigma crítico a la unión entre la teoría y la práctica, usando la
primera como fundamentación y guía de la segunda, con una interacción mutua.
Los sujetos mantienen un diálogo bidireccional continuo y plural, reflexionando
individual y colectivamente en busca de su propia identidad. Así se entiende que "todos
juntos colaboran en el descubrimiento de las verdades y su realidad reflexionan sobre
ellas y actúan sobre las mismas ( ... ) la realidad no está en el mundo, sino con el
mundo". (FREIRE, 1980, p. 7-8).
Los sujetos crean su realidad, se sitúan en ella y desde ella son seres capaces de
transformarla como sujetos creativos crítico-reflexivos. El paradigma crítico goza de un
enfoque cualitativo con connotaciones interpretativas que permiten profundizar en la
investigación desde una perspectiva holística, atendiendo a la propia significatividad
del contexto real en que se encuadre (YIN, 1987). Aunque no es sencillo conjugar la
diversidad de criterios a tener en cuenta, resulta una opción valiosa en la investigación.
(Ricoy, Lorenzo, 2006)
"En los aspectos metodológicos y conceptuales, se asemejan al paradigma
interpretativo, pero le incorporan la ideología de forma explícita y la
autorreflexión crítica en los procesos del conocimiento. Todo ello con el fin
fundamental de modificar la estructura de las relaciones sociales, además de
describirlas y comprenderlas.
Los partidarios de esta línea de investigación son los que impulsan las
líneas de la Investigación Acción, para de esta forma conocer una realidad,
que implica al educador en el proceso provocando su autorreflexión.
Esta corriente tiene actualmente un impacto muy fuerte en diversos espacios
educativos, como son el estudio de la administración educativa, del currículo, de
la formación del profesorado, etc." (Schuster, 2012. Pág. 13).
Lectura Grupo Comunitario 4:

PARADIGMA INDÍGENA DE INVESTIGACIÓN


El fenómeno de la lucha indígena y su posicionamiento globales quizá uno de los más
sonados al final del siglo pasado y al amanere del presente milenio. No son pocos los que
consideran que hay una tendencia a ubicar la “perspectiva indígena” como una de las
visiones que más rápido ha captado al imaginario social y político en las últimas décadas.
Reflejo de ello ha sido la creciente producción jurídica relacionada con la “cuestión
indígena” (nacional e internacional), el diseño de políticas y programas educativos, el
sostenido eco y solidaridad con su movilizaciones, la destinación de recursos de
cooperación internacional, la sonada participación política en las democracias formales, la
dirección del Estado (como en Bolivia) y los volúmenes de literatura dando cuenta de este
fenómeno, entre muchas otras iniciativas. La “perspectiva indígena” en el campo de la
educación y la investigación no ha sido ajena al desarrollo de estos procesos.
La formulación del paradigma indígena de investigación se caracteriza porque surge de la
denuncia y enfrentamiento a la relación saber-poder articulada a la empresa de conquista,
colonización e imperialismo, y por la revalorización e implementación del saber
ancestral/tribal como base para desarrollar los proyectos de investigación desde y por
investigadores indígenas de la autodeterminación y por la justicia social… el paradigma
indígena de investigación que presentamos en este documento procede de los
académicos indígenas que pertenecen al eje angloparlante. Autoras y autores
procedentes de los pueblos Sami, Cree, Mäorí, Cree-Metris, Bantú, Hawai, Quandamooka
y aborígenes (australianos) han venido posicionando este debate en los campos de la
educación y la investigación.
El paradigma indígena de investigación surge como respuesta al proceso colonialista, a la
“invasión y perdida de territorios acompañados de destrucción de sistemas políticos,
sociales y económicos de sus habitantes, que conllevo a un proceso de dependencia
económica y política de occidente: Francia, Gran Bretaña, Alemania; España, Italia, Rusia
y Estados Unidos (Chillisa, 2012, p.9). Y particularmente la ciencia jugo un papel
determinante para someter a los pueblos indígenas, su sistema de conocimientos,
valores, comportamientos y creencias. Por ello señalará Linda Smith (1999) que el
colonialismo se articula con el imperialismo tanto en la práctica como en el discurso de
dominación sostenido en el tiempo.
Del colonialismo (no solo como un tema histórico sino como un práctica extendida en el
tiempo) y su complicidad con la ciencia, sus discursos, prácticas y aparatos institucionales
surgen las iniciativas de lucha y transformación que "nos permiten hablar de los procesos
de decolonización"... El proceso de decolonización en una primera fase necesita del
descubrimiento y la recuperación de la cultura, la historia, la lengua y la identidad. Se
trata de un proceso de interiorización colectiva perdida, cortada, lastimada en los
procesos históricos de dominación donde el oprimido recobra un saber cultural como una
forma de autoestima social para recomponerse.
Las estrategias de decolonización animan el proceso de decolonización ... las estrategias
se traducen en la imperiosa necesidad de deconstruir, recomponer, reconstruir, reescribir
la historia que distorsionó la vida de las poblaciones indígenas y para ello se hace
necesario el empoderamiento de la autodeterminación en los procesos de investigación,
es decir, la transformación del sujeto (investigador occidental) que representa a un objeto
(indígena) para retomar la propia voz como un principio de justicia social. Este proceso
necesita entonces implementar procesos éticos que en la práctica puedan materializarse
en políticas, legislaciones y protocolos de protección del conocimiento ancestral
construidos por las propias poblaciones indígenas y su cosmovisión ... Por supuesto,
esto no es posible sin mantener el proceso de descubrimiento y la recuperación de la
historia aborigen y la férrea postura crítica contra los modelos imperiales de dominación
que continúan articulándose de diferentes y profundas maneras.
La emergencia del Paradigma Indígena de Investigación
Pese a los aportes del postestructuralismo y la posmodernidad, Rauna Kuokkanen,
advierte que el enfoque indígena no debería permanecer ajeno a una postura política,
quedándose a saborear el desencanto pos moderno ... En consecuencia, hay una
marcada necesidad de los pueblos indígenas a tomar cierta distancia de las visiones
occidentales, en vista de que las claves del “colonialismo dependen de los modelos,
estructuras, epistemologías y enfoques occidentales" (Kuokkanen, 2000, p.415). Este
distanciamiento contribuye a la formulación de un paradigma indígena.
La importancia de girar a un paradigma indígena es señalada de manera oportuna por
Karen Martín de la siguiente manera:
“Recuperar la investigación es tomar control sobre nuestras vidas y nuestras
tierras de gran importancia para la autodeterminación. Es liberar y emanciparnos
para la decolonización, privilegiar las voces, experiencias y vidas de los pueblos y
tierras aborígenes para que los marcos de investigación puedan reflexionar al
respecto. Replantear la investigación es enfocarnos sobre los problemas
importantes que nosotros mismos identificamos. Se trata de respetar nuestras
costumbres y honrar nuestros ritos y más esenciales procesos sociales a través de
los cuales nosotros vivimos, actuamos y aprendemos... renombrar la investigación
es reconocer y usar nuestras cosmovisiones y nuestras realidades como
afirmación de nuestra existencia y supervivencia” (2003, p. 7).
Ciencia Nativa y Paradigma Indígena de Investigación
Ciencia nativa y paradigma indígena de investigación son dos conceptos relacionados
pero diferentes. Ciencia nativa es el nombre que Gregory Cajete (2000) le ha dado al
reconocimiento milenario de la producción del conocimiento indígena y su vigencia
mientras el paradigma indígena de investigación aunque se basa en ese saber milenario
es una propuesta que emerge en el particular contexto de exclusión de la perspectiva
indígena de hacer investigación en las universidades y como una forma de consolidar una
enfoque de investigación en clave indígena a finales del siglo XX. En otras palabras,
mientras la ciencia nativa refiere a un proceso milenario, el paradigma indígena tiene una
estrecha relación con los procesos de lucha de las últimas décadas y emerge como
resistencia dentro del campo institucional con los objetivos de recuperación, protección y
creación de los saberes tribales.
Gregory Cajete resume los principios guías de la ciencia nativa como se presentan a
continuación (2000, pp. 64- 65):
 La ciencia nativa integra una orientación espiritual.
 La dinámica armónica multidimensional es un estado perpetuo del universo.
 Todos los conocimientos humanos están relacionados con la creación del mundo;
por lo tanto, el conocimiento humano está basado en la cosmología humana.
 La humanidad tiene un papel importante en la perpetuación de los procesos
naturales del
 mundo.
 Todas las “cosas” son animadas y tienen espíritu.
 Todos los lugares son importantes y significativos porque cada lugar refleja la
integridad del orden natural.
 La historia de las relaciones debe ser respetada de acuerdo a los lugares, plantas,
animales y fenómenos naturales.
 La tecnología debería ser apropiada y reflejar el balance de las relaciones del
mundo natural.
 Hay relaciones básicas, patrones y ciclos en el mundo que necesitan ser
entendidos; este es el rol de las matemáticas.
 Hay etapas de iniciación para el conocimiento.
 Los mayores son guardianes del conocimiento.
 Las actuaciones en el mundo deben acompañarse a través del ritual y la
ceremonia.
 Los artefactos antiguos contienen la energía de los pensamientos y materiales con
los que fueron creados y son símbolos de rituales que expresan esos
pensamientos, entidades y procesos.
 Los sueños son considerados puertas para la creatividad y el conocimiento si se
usan con sabiduría, prudencia y de forma práctica.
La base del paradigma indígena de investigación reside precisamente en la ciencia nativa,
en la experiencia y acumulado del saber surgido de una perspectiva del conocimiento que
se basó en la sensación, percepción, imaginación, símbolos y espiritualidad así como en
el concepto, la lógica y la racionalidad empírica. Ésta es la relación entre ciencia nativa y
paradigma indígena de investigación. Basado en el acumulado de la ciencia nativa, el
paradigma indígena es una propuesta reciente que irrumpe en los espacios clásicamente
destinados a la ciencia moderna, como una práctica para la recuperación y conservación
del saber ancestral.
El paradigma indígena de investigación se caracteriza por ser parte de una agenda social
y política de decolonización y autodeterminación de los pueblos indígenas que, basada en
la cosmovisión y conocimientos indígenas, guía la creación de marcos “teóricos” y
“metodológicos” de la investigación en donde las prácticas culturales y formas de
expresión indígenas tienen una profunda conexión con el investigador, el proceso de
investigación y los participantes. Se orienta por un conjunto de valores surgidos de las
cosmovisiones indígenas en clave de componente ético en la investigación. Dichos
referentes éticos obedecen a concepciones normativas tradicionales aborígenes como al
sistema de valores surgidos de la lucha por la autodeterminación. Es llevado a la práctica
por enseñanzas ancestrales tales como la observación, la interpretación, la reflexión, la
percepción, la memoria, el dreaming (soñar), las visiones, la ceremonia y el ritual, así
como por el uso de métodos clásicos de la investigación que son hibridizados de forma
estratégica.
En palabras de Shawn Wilson "paradigma es un conjunto de creencias sobre el mundo y
sobre la obtención de conocimientos que van de la mano para guiar las acciones de las
personas sobre cómo hacer su investigación" (2001, p.175). Un paradigma se compone
de cuatro aspectos: ontología o la explicación sobre la naturaleza de la realidad y la
respuesta a la pregunta por el ser y la existencia; epistemología o la forma como se
genera y valida el conocimiento; metodología o el camino del pensamiento para
comprender, reflexionar, analizar e interpretar la realidad y; finalmente, la axiología o el
conjunto de posiciones éticas y morales del investigador (Wilson, 2008; 2001).
Estos cuatros aspectos son elementos relacionados e inseparables que se alimentan y
refieren mutuamente. El paradigma indígena de investigación al igual que los paradigmas
tradicionales se compone de estos cuatro aspectos pero sin que exista una jerarquía
entre ellos. Su característica es la interacción permanente que abraza lo racional, lo
espiritual y lo intuitivo en un sentido holístico y complementario. El punto transversal de
dicho paradigma es que la investigación no debería rebanar la realidad, ni separarla y
aislarla en partes como si cada una tuviera una vida propia. Por el contrario, el paradigma
indígena de investigación debe observarse bajo un ente holístico de la realidad
compuesta por un conjunto de relaciones complementarias e interdependientes.
El giro consiste en que la investigación, basada en una ontología indígena, lucha por salir
de la telaraña del capital (investigar a las corporaciones, dar conocimientos a los Estados
para ejercer sus gobiernos, convertirse en herramienta del poder biopolítico) y enfrenta las
consecuencias desastrosas del colonialismo y el imperialismo.
Las ontologías dentro del paradigma indígena se contextualizan dentro de las
cosmovisiones de cada comunidad, pueblo o nación, sin embargo, como señalamos, la
conexión entre las diferentes cosmovisiones es la naturaleza relacional de la existencia y
su enfoque holístico. Karen Martín, de acuerdo con su visión Quandamooka (costa
sureste de Queensland-Australia), afirma esta unidad de sentido así: "Somos parte del
mundo, como éste de nosotros; existimos en una red de relaciones recíprocas entre
entidades que se encuentran en contextos determinados... esto determina nuestra forma
de ser y lo que hacemos, indeleblemente impulsados por nuestra ontología" (2003, p.
208). (Arévalo Robles, Gabriel: Reportando desde un frente decolonial: la emergencia del
pardigma indígena de investigación)

Bibliografía:
Cabrera, Solange y Suárez, María Luisa (2018); “Investigación educativa y producción
de conocimientos – Primer año de Formación Inicial de maestras y maestros”.
Ramos Galarza, C.A., (2015); “Los paradigmas de la investigación científica”.
Pontificia Universidad Católica del Ecuador. UNIFÉ.
Ricoy Lorenzo, Carmen; Contribución sobre los paradigmas de investigación; Revista do
Centro de Educación, vol. 31, núm. 1,2006. Universidad Federal de Santa Maria
R.S., Brasil (pág. 15-16)
Schuster, Armando; Puente, Mónica; Andrada, Oscar; Maiza, Melisa; La Metodología
Cualitativa, Herramienta para Investigar los Fenómenos que Ocurren en el Aula.
La Investigación Educativa; Facultad de Ciencias Exactas y Naturales -
Universidad Nacional de Catamarca; Revista Electrónica Iberoamericana de
Educación en Ciencia y Tecnología; Volumen 4, Nº 2, junio de 2012. Pág. 12).

También podría gustarte