Está en la página 1de 332

Hogar es, sea donde sea,

con quien es

Èlia Guardiola
Èlia Guardiola
Octubre 2019
Queda rigurosamente prohibida, sin autorización por escrito del
autor y editor del libro, cualquier forma de reproducción,
distribución, comunicación pública o transformación de esta
obra, que será sometida a las sanciones establecidas por ley.

Todos los derechos reservados.

ISBN: 9781704344669

Autora: ©Elia Guardiola


Diseño y maquetación: Ailin Silva
Dedicatoria
A todas las personas que han pasado por mi vida.
A todas ellas, que me han ayudado a escupir las palabras que
visten este libro en forma de humilde poesía sin teoría aplicada.

A las personas que me han empujado a inmortalizar algunas de


mis reflexiones y frases personales aquí.

A quienes sois parte de este libro porque en algún momento


me inspirasteis a escribir.

A mis padres, por darme la vida en más de una ocasión.


Por los valores que supuran por mi piel y en la de mis dos hermanas 9

a las que adoro y admiro.

A ti, que rompiste los esquemas de mi vida para hacerla mejor…


para hacernos mejor.
Sobre la autora
Èlia Guardiola nació en
Girona el 1 de octubre del
1976. Inquieta, curiosa y
creativa ya desde pequeña,
las personas que la conocen
la describen como intensa y
pasional.

Amante de la magia de las


palabras de forma casi
inconsciente, empezó a
escribir de adolescente sin
exponerlo al mundo.

Pasaron muchos años antes


de empezar a publicar
abiertamente algunas de sus
frases y reflexiones personales
a través de sus perfiles
sociales y de un blog departamentos de Marketing,
personal. Comunicación y Publicidad
de dos asociaciones con cien
Desde los veintisiete años hoteles.
estuvo trabajando en el
mundo del Turismo hasta ser Gracias a ello, hace quince
directora de varios hoteles. años, descubrió su amor por
Además de responsable de los el Marketing Emocional y
Experiencial, y el Storytelling.
Disciplinas que, con los años,
le han llevado a ser uno de
los referentes a nivel
internacional.

Estudió en la Universitat
Oberta de Catalunya (UOC) el
Master de Marketing Digital y
Ecommerce, además de
varios estudios de Gestión
Hotelera, Comunicación,
Gestión de Equipos, etc.

Actualmente es CEO en
Serendipia by Èlia Guardiola,
donde trabaja día a día en la
humanización de las
empresas y marcas para las
que trabaja. Llevando a cabo
una comunicación más los consumidores y clientes
cercana, aplicando la de dichas marcas, las
humanidad en los contenidos personas.
y cambiando la forma en la
que no solo comunicamos Conferencista internacional y
con las palabras, sino docente en Universidades,
también el resto de Escuelas de Negocios y
contenidos para hacerlos más Empresas nacionales y de
emocionales y accesibles a Latinoamérica.
Prólogo
En un mundo donde las emociones son la piedra angular de la
convivencia, no solo con los demás, sino contigo mismo, las
palabras se convierten en el abrazo que da cobijo a nuestras vidas.

Cuando todo se desvanece nos apoyamos en ellas, en las que nos


fortalecen y reconfortan, en las que acunan la nostalgia, el dolor, el
sufrimiento y la sinrazón de la apatía. Aquellas que estrujan las
entrañas mientras besamos el frío lodo… luchando para no
encariñarnos con él. Sin acomodarnos en él…

Esas que nos ayudan a sentir la felicidad más absoluta, aunque sea
durante un breve tiempo caduco. Cuando nos acarician el alma y
dibujan suspiros en la piel ajena… y en la nuestra propia.

Nos roban sonrisas a través del recuerdo, del desnudo de la esencia


que somos a través de las palabras suscitadas desde la
vulnerabilidad de lo humano. Y menos mal…

Esas emociones que salen de nuestro interior para repartir al


12 mundo, aunque sea solo nuestro mundo interior. Ya solo por eso
merece la pena sentir.

El mundo que cobija la memoria. Porque en ella está nuestro


pasado, y nuestro presente más inmediato. En nuestros recuerdos
donde habitan la suma de nuestras decisiones y de nuestras no
decisiones. Porque somos el conjunto de ellas y de los momentos
rotos de nuestro pasado, que nos hacen ser quienes somos en este
presente.

Nuestras circunstancias no nos definen. Nuestras acciones a través


de la actitud de las decisiones y las no decisiones, sí.
Vomitamos valores humanos por el qué dirán, y los pisamos
machacando la realidad de su significado pensando que eso nos
llevará al éxito.
Pregúntate, ¿cuántas vidas has cambiado para bien con tu forma de
ser y de hacer? Eso es éxito.

Nadie nos dijo que vivir sería fácil, pero sin duda merece la pena.
Porque te la quita. La pena, claro. Y nos complicamos la existencia,
y la propia vida, innecesariamente. Ella solita lo hace
maravillosamente bien ayudada por unos miedos mal
comprendidos.

Este libro es para ti y para todas las personas que creen en las
emociones como medio entre iguales. Entre seres humanos
emocionales que son capaces de sentir para crecer, para
evolucionar y para ser mejores personas.

A ti, que me estás leyendo, solo te pido que sientas. Porque cuando
dejamos de sentir, morimos en vida. Y estar muerto en vida no es
vivir, es perder el tiempo finito que merece la pena ser compartido.
13
Si lo que haces no ayuda a nadie, ni a ti, es que no es. Y cuando la
vida se ponga jodida, y créeme que se pondrá, mírala a los ojos y
dile: “apártate, que estoy cumpliendo mis sueños.”

En este libro encontrarás todas estas emociones escupidas con la


vehemencia e intensidad que me caracteriza. Palabras desde la voz
de las emociones vividas en primera persona. Situaciones,
momentos y experiencias que bien podrían ser tuyas, o de quién
tienes alrededor.

Leerás entre líneas tu experiencia y sentimientos a través de tus


propias emociones. De eso va. De que encuentres en mis palabras,
las tuyas.
Preguntas comprometidas con truco antes de leer este libro:

1. ¿Eres feliz?

Siempre No A ratos Casi siempre

2. ¿Estás contento con la vida que tienes?

Siempre No A ratos Casi siempre

3. ¿Te preocupa más lo que digan los demás de ti que lo


que pienses tú de ti mism@?

Siempre No A veces Casi siempre

4. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo que te hizo feliz?

No me acuerdo Hace… ¡bufff! Hace unos días Hoy

5. ¿Cuándo fue la última vez que te priorizaste ante el resto


de quienes forman parte de tu vida? 15

Nunca No me acuerdo Hace… ¡bufff! Hace unos días Hoy

6. ¿Cuándo te perdonaste por última vez?

No me acuerdo Hace… ¡bufff! Hace unos días Hoy

Al final de este libro, tienes un espacio donde poder empezar a


guardar las emociones escritas de tu piel. Mientras me leas, es decir,
mientras te leas, te invito a que escribas. Que escupas lo que sientes
para que se convierta en catarsis emocional.
Entendí que hogar no es
dónde, sino quién
Entendí que uno no puede ser
feliz las veinticuatro horas
del día.

Que se puede ser feliz con las


ínfimas cosas que te aporta la
vida en tu día a día de forma
inconmensurable.

Entendí que, por encima de todo,


lo intangible es más valioso que
lo tangible.

Eso que no podemos palpar y


que genera una extraña y
placentera sensación a bienestar.
Porque echar de menos
Entendí que viajar tanto me hace
también es amor.
estar lejos de los míos,
de quienes quiero. También es amar.
Eso que te hace crecer.
Pero que a la vez los tengo más Que NOS hace crecer.
cerca que nunca.
Entendí que hogar es donde 17
Más cerca que siempre. te hacen suspirar.

Que el amor es cuestión de sentir, Donde te miran y sabes que las


de compartir, de aportar, palabras sobran porque lo
de admirar y, claro está, que uno quiere decir está en la
de echar de menos... mirada perdida... encontrada.

Donde la voz de quien te llena,


a miles de kilómetros,
es sosiego para el alma.

Entendí que HOGAR


no es dónde, sino QUIÉN.
Situación emocional:
focalizando mis
prioridades.
¿Y tú?
18
A veces...
agarrarte a ti misma

Voy a ser breve.


Lo entendimos mal.
Sí, lo entendimos por el lado que no toca.
Del lado del revés, el de la inseguridad.

Sí, lo entendimos mal.


Muy mal... fatal.
Soltar no es perder.
Es ganar.
Piénsalo.
Es ganar(TE).

19
A veces el secreto está en soltar y agarrarte a ti misma.
No es egoísmo.
Se llama AMOR PROPIO.
SONRÍE.
Sobre todo cuando
bailes con tus demonios.
Verás cómo les desquicias…
20
Vivir no viene
con manual de instrucciones.
Ser feliz tampoco.
Ni tú.
21
Te contaré un secreto

Un secreto que dejará de serlo


cuando recuerdes que tú también lo has vivido.
Que tú también lo has sentido.
En tu piel, claro.
En ti.
Algún día encontrarás sentido a las caídas
que te dio la vida.

22
NOTA MENTAL:
aprender a querer mis
cicatrices... y las tuyas.

23
Algún día...
Lo volvemos a tener Aquel recelo que te hace
mal entendido. poner corazas mal entendidas.
La vida pasa, no espera. Aquello que tanto pavor
La menospreciamos pensando te da sentir...
que es eterna. ...y vivir, claro.
Especulando una inmortalidad
que suspira al ritmo Quiere bien, y no más.
de lo incongruente. Quiere mejor, y no tanto.
Y no, así no. Pero quiere.
QUIERE(TE) bien para poder
Acaba. querer a los demás mejor.
Siempre acaba cuando solo nacer
ya la vamos consumiendo. Deja de suspirar los anhelos
Y a veces de lo que podría haber sido.
antes de lo que pensamos. Sigues estando a tiempo
De lo que esperamos. de ser feliz.
De lo que concebimos. Esa felicidad depravadora de los
De lo que deseamos. momentos efímeros que
convertimos en sempiternos.
La vida es un jodido suspiro. Esa suma de suspiros infinitos
24 Deja de lamentarte y vívela. que huelen a hogar.
En serio, hazlo.
Pero HAZLO YA. Y cuando menos lo esperas...
Mañana es demasiado tarde. llega.
Y algún día es mucho tiempo. Llega cuando crees en ti.
Cuando crees en quienes
Mucho tiempo para pensar tienes cerca.
que ya lo harás. En quien tienes cerca.
Que ya decidirás hacer aquello Pero llega.
que tanta pereza te da empezar. Y claro, así, sí.
Aquello que tanto miedo te da Sí siempre.
superar. Sí TÚ.
Y punto.
Deberíamos ser siempre
nuestra persona favorita.
Disfruta(te) de SER.

25
Hay que ser más de PIEL
y menos de PANTALLA.

26
Hablar con propiedad
Dejémonos de tonterías y hablemos con propiedad.

Que hacer el amor es precioso.

Hasta aquí todos de acuerdo.

Pero follar, follar también lo es.

Digan lo que digan...


...y pese a quien le pese.

Y si hay amor, también se folla, ¡joder!

Ese amor que te seduce la mente sin querer...


...o queriendo, qué más da.

Cuando es capaz de trasladar las mariposas


del estómago a la cabeza.

Cuando las cosquillas son sinónimo de mirar al frente


incluso a oscuras. 27

Cuando se crece, y no se decrece.

Se evoluciona, y no involuciona.

Sí, esto también es amor.

Y follar, claro.

AMAR, del verbo "follar el cuerpo con quien


te seduce la mente inconmensurablemente."
Las mejores HISTORIAS
nacen sin buscarlas…
…porque te CREAN ellas.

28
Sosiego compartido
Que el sosiego compartido llena más que
cualquier concepto de desconexión que
puedas imaginar.

Que los silencios compartidos también


cuentan como hogar.

Y que los colores de la lluvia y el sonido del


cielo, se complementan a la perfección
cuando rompemos los esquemas de lo que el
mundo llama "normal".

Y aquí andamos, con la rebeldía y la sana


incordura por montera.

La sonrisa como tarjeta de presentación.

La mirada como diccionario para


entender palabras que no existen...
...y un espacio para ser un poquito más feliz. 29
La vida es demasiado
bonita para esconderla
detrás de los prejuicios ajenos.

30
SENTIR
no necesita
justificación.

31
Perder tiempo en lo que no
La vida es aquello que pasa mientras estás perdiendo
tiempo en lo que no te aporta.

Tiempo en lo que no te ayuda a ser mejor.


En lo que no ayuda a los demás.
En lo que no, y punto.

La vida es aquello que transcurre mientras inviertes


tiempo en lo que te aporta, en lo que te ayuda a ser
mejor profesional, y sobre todo mejor persona.

A ti, y a los demás, claro.


Si no, es que no es.
No lo olvides.
No te olvides.

Solo tenemos una jodida vida para cumplir


nuestros sueños.
Y es tan sumamente inconmensurable ella, tan rauda y
veloz, que a veces es demasiado tarde para recuperar
un tiempo que no se nos va a devolver jamás.
32
Recuerda que son tus sueños, no los suyos.
Es tu vida, no la suya.

Y si lo que haces no ayuda a nadie, ni a ti, es que no es.


Crear para ayudar.
De eso va todo.
De eso va la vida.
De eso... Y-PUN-TO.
El caos se creó
para hacer la vida
perfectamente imperfecta.

33
Coleccionando momentos
Entendí que la vida es la suma de momentos
cuando me di cuenta que sin ellos no somos nada.

Que lo material, lo tangible, se desvanece con el tiempo.

Desaparece como todo aquello que tiene un valor


cuantificable relativo.

Que los momentos que son impagables crean maravillosas historias


hechas de experiencias que permanecen en nuestros recuerdos.
34
Se visten de suspiros.

Se maquillan con sonrisas...


...y TÚ las envuelves con caricias y miradas que hablan sin hablar.

Que sienten para siempre y para nunca.

De no necesitar para nada... y querer estar para todo.


De hacer las cosas simples,
por complicadas que parezcan.
De eso va.

35
Las personas interesadas
se alimentan de la
memoria selectiva.

36
Cuando se derrumbe tu mundo,
acércate al mío

Lo tenemos mal entendido. Ser la calma en (tu) rebeldía…


La felicidad no es eterna, y en la mía, claro.
ni constante. Vivir en un constante
El respeto, sí. (des)orden emocional…
El interés, también. …y aparecer el caos ordenado
Las ganas… ¡ay las ganas! que sosiega.
Si es que el secreto reside Ese orden caótico que
en ellas. desordena las entrañas.

La felicidad. Y de repente,
Ese estado de euforia tu mundo del revés.
momentánea. Y las ganas, también.
Esa actitud que depende de ti. Esa depravación llamada
Ese estado de idiotez agradable. ternura.
Y-PUN-TO. Esa perversión llamada
coexistencia. 37
Ser parte de algo y de alguien
incluso sin quererlo. El universo confabulando a
Sin percatarte de ello. través de las risas tontas en
Sin buscarlo… tu mente.
Esos retortijones en la cabeza,
Convertirte en la perfección y no en el estómago.
imperfecta. Y yo pensando:
En la imperfección más Cuando se derrumbe tu mundo,
perfecta. acércate al mío.
En el sublime asalvajamiento Y si no se derrumba, también.
indomable.
Tu vida cambia cuando
dejas de perder el tiempo
culpando a los demás y lo
inviertes en hacer que
las cosas ocurran.
38
Perdonarse

Cuéntame, ¿cuándo te perdonaste por última vez?

Respuesta 1: Ufff… ni me acuerdo.


Me cuesta perdonarme.

Respuesta 2: A menudo, porque aprendí a


hacerlo. Aprendí a priorizarme,

Tanta autoexigencia no nos deja crecer ni


profesional ni personalmente.
No lo olvides.

RECUERDA que perdonarte es tu derecho y tu


responsabilidad.

Y cuando te perdonas, creces.


Cuando te perdonas, evolucionas.
Cuando te perdonas, eres tú en toda
tu esencia.

Cuando te perdonas, BRILLAS. 39

No eres el problema ni la solución de otros.


Eres tu propia enfermedad y tu cura.
Tienes derecho a equivocarte,
y la responsabilidad de perdonarte.

Recuérdalo.
No lo olvides.
A veces el secreto está en
soltar y agarrarte a ti misma.
Se llama AMOR PROPIO.

40
APRENDIZAJE, del verbo
“besar el frío suelo sin
encariñarte con él”.

41
De eso va la vida
La vida es un puto suspiro.
Deja de lamentarte por lo banal y vívela.
No la ignores.

La vida es eso.
Desconectar para (re)conectar.
Luchar para sosegar.
Caer para aprender.
Soltar para querer(te).
Sí. De eso va la vida.
Y punto.

Despéinate más.
Obedece menos.
Quiérete bien (y mejor).

Sonríe infinito.
Llora (Sí, también).
Vive hasta rabiar.

42 Eso sí es perversión.
De eso va la vida.
Así, sí.
Sí siempre.
Y punto.
Y ya.
Tú decides si quieres vivirla o verla pasar.
Si lo haces no ayuda a nadie,
ni a ti, es que no es.
Crear para ayudar.
De eso va.

43
De mariposas en la cabeza
El secreto que siempre está
en las ganas.
De eso va la vida.
De romper los estereotipos de esta
desabrida sociedad que no
permite que nademos a
contra corriente.

Que nos mira de reojo al


enloquecer y embelesarnos por
pasión y devoción, Cuando te seducen la mente
y no por obligación. como primer plato,
De personas… y como segundo, el resto.
y de momentos, claro.
El resto de la mente…
Algunos, incluso, se dibujan en el y de esa piel vehemente.
lienzo de algunas pieles.
Hace día de dar nombre a las
De lograr remover las entrañas ganas que dejamos como deuda
ajenas con ese requiere salvaje pendiente.
que engancha y persuade Día de no quedarnos con
44 inconmensurablemente. las ganas.
De abrazar para sosegar…
De olores que aparecen incluso y quedarte.
sin estar… estando. De sentir para vivir.
De vivir para sentir.

Y es que no es lo que haces.


Es lo que haces sentir
con lo que haces.
Admitámoslo.
Hay cicatrices que
detienen las prisas.
Sí, esas.
Al fin y al cabo, la vida es ese
conjunto de suertes humanas que
te vas encontrando en el camino.
Deberíamos poner de moda
despertar (CON) besos,
y no apagarlos.

45
Sé buena persona.
La gente no está acostumbrada
a encontrarlas.
Desconciértalas.

46
Débil es...
Que manía esa, pensar que es de débiles pedir ayuda.
Débil es quien cree ser fuerte siempre.
Permítete caer.
Permítete creer que has fracasado.
Permítete besar el frío lodo,
ese que te oprime las entrañas cuando crees
que ya no puedes más.

Pero luego, levántate con la resiliencia que hay en ti.


Perdónate y comprende que el sinónimo de fracaso
es aprendizaje.
Besa el suelo, sí.
Pero sin encariñarte con él, claro.

Permítete estar triste.


Permítete enfadarte, incluso contigo mismo.
Permítete rozar la duda existencial de lo que eres…
y de quien eres.
47
La tristeza como emoción incomprendida
para conocerte mejor.
Ese arduo trabajo de aprender a gestionarla.
No es una emoción negativa.
Es, sencillamente, una emoción que debe ser entendida.

El orgullo mal discernido que intoxica


las relaciones.
Empezando por la relación eterna que tienes contigo mismo.

Y en consecuencia, esa duda existencial para ser


la mejor versión de ti mismo.

Recuerda que las MALAS DECISIONES también crean


BUENAS Y GRANDES HISTORIAS.
Si vieras cómo dejarte
cortar las alas te hace
morir en vida,
seguirías volando.

48
Querida mujer
Quiére(te) más. Nos hicieron creer que las niñas
Depende menos. solo van de rosa.
Cada día, no solo hoy. Que solo juegan con muñecas.
Que no dicen palabrotas.
Que no necesitamos ser
rescatadas. Nos hicieron creer que hay que
A ver si nos vamos enterando. casarse a los veintitantos.
Hace años que nos salvamos Tener hijos antes de los treinta.
nosotras mismas. Quedarte en casa a poner la
mesa… y cumplir en la cama.
No necesitamos que
nos empujen. Pero se olvidaron que pintamos
Tenemos suficiente fuerza motriz de colores en la pared de
para empujar nuestro peso. nuestras casas.
Gestionar nuestros cabreos. Que el verde nos sienta a gloria.
Sobrevivir a nuestras tristezas. Y el azul, claro… y el rojo, y el
Vivir nuestras alegrías. negro azabache, ¡qué cojones!
Aprender de nuestros tropiezos…
Somos capaces de empujar Se olvidaron que jugamos con
nuestra vida entera… y además, Lego, al scalextric, y a los
la de otros. videojuegos.
Que nuestras muñecas llevan
No necesitamos que nos abran la pantalones, el pelo alborotado y
puerta ni nos paguen las cenas. se levantan sin maquillaje.
49
Que nos acomoden la silla o que
nos sirvan la comida. Se olvidaron que un: “¡vete a la
También os podemos abrir mierda!” a tiempo, te salva de
nosotras la puerta, pagaros las muchos disgustos.
copas y serviros NOSOTRAS Traumas que te arruinan si tú lo
la comida. permites.

Mujeres, lo entendimos mal. Sí, TÚ.


Dejaron que lo entendiéramos
mal por su interés común. Se olvidaron que nos casamos
Común para ellos, claro. cuando nos sale del moño.
Y nos dejamos. O no nos casamos, ¡qué más da!
Al menos durante un tiempo que Que unos putos papeles no hacen
ya caducó. que amemos más, ni menos.
Hay que hablar
de cicatrices bonitas,
esas que nos recuerdan
historias preciosas.
Eso también vale como caricia.
50
BAILAR, del verbo,
“hazlo con tus demonios sin dejar
que ellos lleven el ritmo”.

51
Donde te despeinan las emociones
No creo en las personas
que no discuten.
Ni en las parejas que no discuten.
(Momento para buscar
el significado de DISCUTIR).

No creo en la felicidad eterna.


Esa felicidad imperecedera que
resulta insana.
No, ni hablar. Pero claro, no creo en las
No creo en la hipocresía de mentiras piadosas que arrullan
quienes dicen que las excusas.
nunca discuten. Las justificaciones absurdas que
En la simulación de quienes deambulan en la conciencia
alardean ser felices siempre. intranquila.
En la del otro,
Porque pasa. no en la tuya, claro.
A veces pasa. Quédate tranquilo.
¡Y menos mal!
Que discutes, y todo mejora. Y entonces ocurre.
Te conoces más, ¿Sabes ese momento, cuando no
pero sobre todo, mejor. esperas, y recibes?
52 Así, como aquel que no quiere
Nos pasa a todos.
De eso va la vida. la cosa.
Esa reconciliación que te acaricia Sin previo aviso, claro.
con la mirada y eriza la piel Cuando eso ocurre,
como forma de vida. recuerda que ahí es.
Vuestra vida.
La nuestra. Y en algunos casos, raros y
La tuya… y la mía. escasos casos, sucumbes…
… y al sucumbir, te despeinan
las emociones.
Quédate.
Hazme caso.
En serio, porque ahí es.
Seguro que ahí es… y ES.
ES porque ERES.
Hasta para tocar fondo
hay que tener entereza.
Nunca sabes quién
querrá rematarte.

53
Echar de menos bien
Y a veces pasa.
Que te brillan los ojos sin darte cuenta
con la luz ajena.
Y la propia, claro.

Que de repente, te encuentras sonriendo por


debajo de la nariz por culpa, o gracias a
tonterías que pasan por tu mente
(tú ya me entiendes).

Que ECHAR DE MENOS BIEN, también es una


FORMA PRECIOSA de QUERER.

Que la vida es eso.


Sumar con quien te aporta.
Aunque no esté… estando.
Estando… sin estar.
Siempre.
Y que todo ocurre por alguna razón.
Aunque no sepamos el porqué.
Tan absurdo en buscar un motivo innecesario,
54 como no vivir lo que es.

Vive más.
Preocúpate menos.
Quiére(te) mejor.
Ni más, ni mucho.
Sino bien.
Desmelénate infinito.
Grita… mucho, a los cuatro vientos,
pero bien.
Obedece menos.
Viaja más.
Echa de menos bien.
Sí, ese echar de menos que conlleva la
ternura del hogar que eres,
del “te pienso y (te) sonrío”.
Los abrazos de quien te
quiere deberían contar
como abrigo en invierno.

55
Qué manía esa,
ir en búsqueda del amor.
Cuando ya (lo) somos.

56
El caos ordenado
El caos se creó para hacer la vida
perfectamente imperfecta…
… afortunadamente.

Esos momentos simples que hacen de nuestra


existencia algo por lo que luchar.
Algo por lo que caer y aprender.
Algo por lo que fustigarnos durante un breve
tiempo caduco.

Hasta que descubrimos que ese caos


momentáneo es el que nos hace crecer.
Aprender a ser mejores.
No más, ni mucho.
Sino mejores.
Mejores personas, claro.

Y así, sí.
Sí por momentos.
Esos instantes inconmensurables
del aquí y ahora constante.
Sí siempre.
Sí tú.
57
Y punto.

Esos momentos del orden caótico para bien.


El caos ordenado.
El desorden del caos perpetuo
que tanto (te) llena.
TÚ.
Y tú mismo también, claro está.

Ese amor propio tan perfectamente


imperfecto que produce el caos de existir.
De vivir, y no sobrevivir.
RESPETO, del verbo
“aléjate de quien te utilice
como parche para sus heridas”.

58
El mejor momento
para empezar
¿Sabes a qué huelen las excusas?
A posponer tus sueños.
A no cumplirlos.
A dejarlos para después.
Y eso es dejarte a ti para después.
Y no, así no.

¿Sabes a qué huelen los “ya lo haré mañana”?


A esas excusas de antes que conllevan
las consecuencias de después.
59
Pregúntate, ¿cuándo quieres
que se cumplan tus sueños?
Sí, es hoy, y no mañana.
Ese futuro que tanto te preocupó ayer, es hoy.
No lo olvides.
No TE olvides.

-Entonces, ¿cuándo dices que es el mejor


momento para empezar?
-Ayer.
Todo empieza con una
osadía por derecho:
Querer ser feliz.

60
LUCHAR, del verbo
“besar el suelo y darle
las gracias al levantarte”.

61
El poder de tu valor
Cuando das tanto poder al “qué dirán”, dejas de darte a
ti el poder de ser tú mismo y olvidas el valor que tienes,
mereces y eres.

Todos lo hemos vivido alguna vez.


El problema no es tener esa inseguridad.
El problema no es no creer en ti durante un breve,
o no tan breve, tiempo caduco.
El problema no es dar más poder a los demás que a ti
mismo en alguna ocasión.
El problema no es regalarles a los demás tus decisiones.

Haberlo vivido es sano.


Es humano.
Es lo que es porque eres quien eres también
gracias a ello.

El problema es tener la inseguridad permanente.


Persistiendo a lo largo del tiempo.
A lo largo de tu vida.
A lo largo de ti mismo.
El problema es no creer nunca en ti.
Ni cuando crees creer, pero no.
No, así no.
62
El problema es abrir tus entrañas para que los otros las
marchiten sin estar en tu piel.
Regalándoles a ellos tus consecuencias,
pero sufriéndolas tú.
El problema es no tomar decisiones
por miedo a decidir.
Ignorando que cuando no decides,
ya lo estás haciendo.

Y ahora dime, ¿vas a seguir permitiendo que lo que


digan los demás te importe más que lo que digas y
pienses tú mismo de ti, de tu trabajo, de tu vida…
de tu existencia?.

Ahí tienes la respuesta. Se llama creer en ti.


Hace día de merecer
el Universo que hay en ti
(y en mí).

63
El problema es que lo vemos
todo como un problema

Alguien dijo: “hazlo. Y si te da


miedo, hazlo con miedo”. Y sí, Sin dejar que estos ocupen más
suena bonito. Siempre que se espacio del que les corresponde
entienda el miedo como punto dentro de ti.
de partida para atreverte El que tú les permitas.
a pasar a la acción. El que tú (TE) permitas.
Ese trabajo de desarrollo
Tenemos los miedos personal te implica
mal entendidos. únicamente a ti.
Cuando alguien dice No lo olvides.
supera tus miedos”, debería No te olvides.
decir “analiza y comprende
tus miedos”. TÚ ERES LA CONSECUENCIA
DE TUS DECISIONES Y TUS
A los miedos no hay que NO DECISIONES.
temerlos, hay que
comprenderlos, entenderlos y Recuerda que las no decisiones
respetarlos. Dejar que vivan en también son decisiones en
simbiosis con nosotros. sí mismas.
Retroalimentándonos de forma Cuando no estás decidiendo,
64 positiva y productiva posible. De ya lo estás haciendo.
nosotros depende. De ti depende lo que te ocurra a
través de ellas.
Los miedos entendidos desde la No hagas responsable a otros.
perspectiva del estado de alerta.
Guardianes de nuestras ¿Y el límite? Está ahí, en la foto
consecuencias contrarias lo que que hacemos desde las alturas,
debemos hacer para donde están los sueños que se
seguir creciendo. van a cumplir.
Es tu decisión, no la de otros.
Los miedos entendidos como Tus sueños, no los de otros.
estado de vigía, no como
barrera, para seguir creciendo
desde lo más profundo de ti.
De tu esencia, tu personalidad,
tu carisma y tu creatividad.
Me gustan las personas
que escupen palabras
sin complejos, respetando a otros.

65
CUIDAR, del verbo
“Ser abrigo en la desnudez
que provoca el miedo a decidir”.

66
En un mundo ordinario... yo no
Me niego a vivir en este (tu) mundo
ordinario, de forma ordinaria.
A pensar de forma ordinaria.
A actuar de forma ordinaria.
Cuando es un “me voy”, pero sigo
aquí unos veinte "me voy" después.
Me niego a sentir de forma
Siempre... aunque no lo sepas.
ordinaria.
A querer... de forma ordinaria.
Un quizás que te hace respirar
ME-NIE-GO.
profundo.
Inhalar el propio suspiro que te
He aprendido a convivir
recuerdan algunos olores que
con mis miedos.
son hogar.
A comprenderlos.
Como algunos abrazos,
A respetarlos.
que también.
A vivir en simbiosis con ellos.
Sábanas que no son ordinarias
A veces, incluso nos caemos un
porque las caricias tienen forma de
poco bien.
"me importas" a escondidas.
He aprendido a bailar con mis
He aprendido a caminar como
demonios.
caballo desbocado, pero sabiendo
A que alguien llegue y se ponga a
hacia dónde iba...
bailar con ellos para quedarse.
o no...
Quedarse hasta que las ganas
digan basta. 67
A crear verbos con tanta
A bailar bajo la lluvia como si no
vehemencia que perduran
hubiera un mañana.
eternamente en el recuerdo.
En esas entrañas que desnudan la
Ese aquí y ahora que te hace vivir
mente, y no la ropa.
con excelsa intensidad cada
A romper los esquemas para con
instante compartido.
los demás, y para conmigo misma.
Incluso contigo mismo.
Conmigo.
He aprendido que la ternura se
postra ante algunas miradas,
He aprendido que echar de menos
incluso cuando la depravación es
deja de ser ordinario cuando
sinónimo de ella.
nada es común.
Cuando es un “me quedo para
Y es que no conozco otra forma de
siempre y para nunca”.
vivir que no sea sintiéndolo así...
de forma no ordinaria.
Hace día de descubrir que
el secreto está en las ganas.
En las tuyas, y en ti.

68
Problemas y soluciones

No eres el problema ni la solución de otros.

Eres tu propia enfermedad y tu cura.

Recuérdado siempre.
69
Eres tu propia oportunidad.
Todas tus batallas,
incluso las que crees
haber perdido,
son victorias para
el aprendizaje.
70
RESILIENCIA, del verbo
“Besar el frío lodo
sin encariñarte con él”.

71
De poner tu mundo al revés

Es cuando te mira,
que te pone el mundo al revés.

Tu mundo del revés.

Te mira y se te pasa todo.


Se te para todo.

El tiempo...
72 ...y la vida entera haciéndose infinita
e inconmensurable.
Qué manía esa,
nacer siendo uno mismo
y muchos queriendo ser otros.

73
Es mi vida, no la tuya
A ver si nos queda claro a todos.

Es mi vida, no la tuya.
Mis decisiones.
Mis errores.
Mi aprendizaje.
Mis circunstancias.

Quien quiera criticar la vida ajena,


que piense antes en esto:
Es la vida de los demás, no la tuya.
Son sus decisiones, no las tuyas.
Son sus errores, no los tuyos.
Es su aprendizaje, no el tuyo.
Aunque si eres un poco vivaz, seguro que
también será tu aprendizaje.
Son siempre sus circunstancias, no las tuyas.

Dejemos que las personas vivan como ellos


crean que es mejor para ellos...
no para nosotros.
74
Procura cuidar tu vida.
La de los demás viene intrínseco cuando se
les quiere y nos importan.
Si no, ¡olvídate!

Recuerda que solo tenemos una puta vida.


A veces se nos olvida.
Demasiado a menudo...
Aprovéchala.
La tuya, no la de otros.
SITUACIÓN SENTIMENTAL:
Sofá, peli, manta y chocolate.
(hasta luego).

75
También somos la suma de
lo que un día nos restó…
porque ya no.

76
Complicarnos la existencia
Y es que nos complicamos la existencia,
sinceramente.

Personal, individual, emocional y profesionalmente.


Admitámoslo.

A veces sin percatarnos de ello.


Otras, por puro vicio mal entendido.

Y es que nos encanta bailar con nuestros demonios.


Pero mal.
Sin comprenderlos.
Sin entenderlos.
Machacándonos las entrañas.
Y no, así no.

Aprende a bailar bien con tus leviatanes.


Comprender lo intangible de tu oscuridad.
Porque la tienes, no lo dudes.
Esa que te hace más humano.

Aunque sea un pequeño resquicio 77


de oscuridad momentánea.
Y no es malo, créeme.
Es simple.
VIVIR MÁS.
Sobrevivir menos.
AMOR PROPIO, del verbo
“nunca te disculpes por
ponerte en primer lugar”.

78
Sin dejarte para después
Escribe tu propia historia.
No la de otros intentando vivir la suya...
...y tú la de ellos.
Pese a quien le pese.
Le duela a quien le duela.
Le joda a quien le joda.

Ya está bien de intentar quedar bien con


todos dejándote a ti para el final.
Ya está bien de olvidarte de escribir tu
guión mientras escribes el de otros.
Ya está bien.
No, así no.
No, ni hablar.

Deja de pensar(te) para luego.


De acordarte de ti cuando sientes el frío
lodo de lo tardío...
...del tiempo caduco perdido.
79
De verdad, no te dejes para después.
Después ya es tarde para disfrutar(TE).

Ponte en primer lugar para tener al resto


y el resto en ese espacio personal e
intransferible que has decidido llamar la
HISTORIA DE TU VIDA, no la de otros.
SONRISAS TONTAS, del verbo
“ese estado de estupidez adorable”.

80
Hay (son)risas que son la
mayor fuente de recuerdos
bonitos. CUI-DA-LAS.

81
Estar y ser
Estar donde uno quiere y puede ser
De eso va la vida.

Y de repente, te percatas de que no


quieres estar en otro lado,
porque allí no eres.
No quieres estar donde no,
porque tampoco.

Y descubres que donde estás,


es porque sí, porque es.
Porque eres.
Porque te hace cosquillas
dentro del estómago
sin darse cuenta.
Sin darte cuenta.

Porque de eso va la vida.


82
De ser.
De estar.
De estar donde uno quiere y puede ser.
Y punto.
NOTA MENTAL: Sé feliz.
Tú decides cómo,
cuándo y con quién.
Incluso a ratos.

83
Felicidad y esas cosas
de los mortales

La felicidad se respira siempre a Con esa vulnerabilidad


pie de lo que te da sosiego. que te hace humano.
De lo que te pone. Que te hace mejor persona.
De lo que te hace vibrar por Que te hace desapegarte
dentro, para brillar por fuera. de lo que no te da sosiego.
De lo que te hace ser tú mismo. De lo que no te da calma...
Con todas las ni paz, claro.
consecuencias, claro. Que como dijo aquél,
Sin remordimientos. mi paz no es negociable.

Felicidad no es solo una actitud. Y es que es tan fácil vivir tu vida,


Ni tan siquiera una "simple" que no comprendo cómo hay
emoción. quienes van jodiendo
Es una razón de ser. la existencia ajena como si
Tu razón de ser. tuvieran más de una para
La tuya, no la de otros. vivir la suya.
No concibo discernir la actitud
Recuerda que solo tienes una deshumanizada de quienes no
jodida vida para cumplir tus han tomado la decisión
sueños. de ser felices.
Son tus sueños, no los suyos.
En serio, respeto quienes no
84
Felicidad es una decisión. quieren ser felices.
La decisión de vivir tu vida sin Pero que no nos jodan a quienes
hostigar las vidas ajenas. sí queremos serlo.
La decisión de saber que has
hecho lo correcto. Recuerda que la decisión de ser
Pese a quien le pese. feliz es tuya, no de otros.
Le joda a quien le joda.

Sin titubear.
Sin contemplaciones.
Sin desazón.
Sin miedos.
O con ellos, pero haciéndolo
aunque les jorobe.
LEGADO, del verbo
“convertirte en arquitecto
de almas bonitas”.

85
Siempre existe ALGUIEN
que se convierte en tu
INSOMNIO FAVORITO.

86
Merecer las sonrisas
que hay en ti
Hace día de merecer las sonrisas
que hay en ti... aunque no lo sepas.
Llevo años diciéndolo.
Lo tenemos mal entendido.
El tiempo no cura nada.
Somos nosotros quienes decidimos
curarnos (o no).

Nosotros, quienes decidimos convertir el


fracaso en aprendizaje.
El aprendizaje en resiliencia.
La resiliencia en nuestra forma de vida ante
cualquier circunstancia adversa.

Que la vida a veces se pone muy jodida,


¿y qué?.

Permítete, de vez en cuando, besar el suelo.


El frío lodo... 87

Y percátate de la tierna vulnerabilidad que


hay en ti.

Al fin y al cabo, vulnerabilidad podría bien ser


el sinónimo de humanidad.

HUMANIDAD, del verbo "tú, que eres capaz de


materializar la empatía que hay en ti...
y en mí".

Insisto, hace día de merecer las sonrisas que


hay EN TI (cada día)... aunque no lo sepas.
Algunos (a)brazos están
hechos para quedarse a
vivir en ellos.

88
Personas hechas de abrazos
Lo entendimos mal. No, la mejor medicina no está allí.
Abrazar no es de débiles. Se encuentra en los abrazos.
No, ni hablar. Eso que parece tan banal,
No jodamos, hombre. tan absurdo, tan poca cosa...
Débil es quien cree ser fuerte siempre. Qué errados andamos, joder.
Sí, se encuentra en los abrazos.
Lo entendimos mal. Pero en los de verdad.
Abrazar no es de uso exclusivo para No en los de mentirijilla.
unos pocos afortunados. Ya me entiendes.
Faustos inconscientes. Ya me entendéis.
Afortunados somos todos si Seamos honestos.
recibimos abrazos...
... y si abrazamos ya ni te cuento. Al fin y al cabo, todos estamos
hechos para ser abrazados.
Lo entendimos mal, sí. Aunque lamentablemente no todas
Abrazar no es gratuito. las personas están hechas de abrazos.
No, que no te engañen.
No, ni hablar. Y créeme, pocas cosas llenan tanto
Tiene un coste elevado. en esta vida como cuando recibes un
Un valor intangible. abrazo en el momento adecuado, en
Esa cuantía no palpable. el lugar adecuado, de la persona
Ese valor bidireccional de la persona adecuada, con los sentimientos
que lo da y el de la que lo recibe. adecuados...
Sí, el precio es lo que pagas, el valor ...con la mirada adecuada.
es lo que obtienes, que dijo Buffet. Mirada sincera, se llama.
Abrazo honesto, le llaman.
Pues aquí igual, señores. Abrazo limpio, lo llamo.
Porque el valor de los abrazos es 89
incalculable. De verdad, abraza más.
Tanto, que te sale carísimo Preocúpate menos.
si no los recibes. Relativiza más.
Pero más caro aún si no los das. Fustígate menos.
Piénsalo. Quiére(TE) más... y mejor, claro.
Piénsa(te) en ello.

Sí, lo entendimos mal.


La mejor medicina no se encuentra
en las farmacias.
Ni en laboratorios enajenados por
química que a veces no ayuda
lo suficiente.
Y otras... otras en ese exceso hacia el
olvido de lo nauseabundo.
IMPORTANTE, del verbo
“el secreto es ordenar las
prioridades de tu vida”.

90
Ser valiente hasta para
sonreír al miedo y decirle:
Aparta, no molestes.

91
Suspiros con olor a hogar
Nos pasamos la vida buscando
cobijo donde solo hay
momentaneidad.
Donde a veces el aquí y ahora
no es más que un sentimiento
distorsionado de las prisas por
estar bien.
Por desconectar de una realidad
que a veces nos atormenta.

Anhelando el abrazo que


sosiega en brazos que no son. La vida no está hecha para la
En miradas que no son. nostalgia mal entendida.
En sábanas… que tampoco. No está hecha para porfiar
Y claro, así, no. sentimientos que ya no son.
No, ni hablar. Ni para suspirar un pasado que
quedó atrás porque su
Pero la vida es veleidosa, momento ya pasó.
afortunadamente.
Dejas de buscar cuando La vida está hecha para vivirla
andabas aferrándote al apego con suma vehemencia.
92 aletargado del pasado. Hecha para nadar en miradas
Dejas de abrazar los recuerdos eternas que hablan sin decir
que no volverán, nada, diciéndolo todo.
porque ya no son hogar.
La vida, esa serendipia que te
Dejas de sentirte atado a ese regala personas que están
sentimiento nostálgico que ya hechas para ti.
no llena. Para vivirla con tanta intensidad
Que ya no aporta… que respirar profundo
Que ya no. y empaparte de ese olor que
Y punto. sosiega se convierte en
sentimiento inconmensurable.

La vida es para los suspiros


que huelen a hogar.
A “me quedo aquí.”
Dicen que ya huele a primavera.
Yo es que ya huelo a hogar.

93
Hazlo y punto.
Digan lo que digan...

Digan lo que digan,


son tus sueños, no los suyos. Deja de perder el tiempo en lo que
hacen los demás e inviértelo en lo
Sin titubear. que tú eres capaz de hacer.
Sin complejos. Yo a veces aún sigo aprendiendo
Sin reparo. de ello.
Sin vacilar.
Sin miedo. Soy humana.
O con él. Vulnerable.
Qué más da si lo haces... El primer paso para mejorar se
llama admitir.
Con convicción. El segundo, corregir.
Con ganas.
Ya sabes que el secreto reside En serio, no pasa nada.
en ellas. Permítete ser vulnerable durante
Con coraje. un breve tiempo caduco.
Sí, valiente TÚ. Sí, un tiempo perecedero.
Con personalidad. Un tiempo que marchita cuando
Con empatía. tú decides que sea efímero.
94 En serio, perdóna(TE).
Con resiliencia.
Porque vas a caer. Quiére(TE) bien para recordar que
Tenlo claro. el secreto, tu secreto, está en tus
No lo olvides. sueños, no en los suyos.
Pero sobre todo, no TE olvides. HAZLO Y PUNTO.
MIRAR es una cosa.
Depende de quién te mire (y cómo),
eso ya es otro verbo.

95
OXÍGENO, del verbo
“respirar profundo
y quedarte a vivir en él”.

96
Inclúyete en tus planes de vida
Nos olvidamos con demasiada
frecuencia de lo verdaderamente
importante de nuestros
planes de vida.

Muchos números y pocas letras.


Muchos planes y poca piel.
Muchas palabras y pocos sueños.

Y terminamos con sueños rotos.


Con planes incompletos.
Con muchos números
y pocos hechos.
Y claro, así, no.
Nos olvidamos de lo sublime que
No, ni hablar.
es el valor de uno mismo…
… de una misma.
Nos olvidamos con demasiada
frecuencia relativizar
Nos olvidamos de conocernos.
la trascendencia de las cosas,
Sí, tú.
de los pensamientos
Tú mismo.
y de los hechos.
Prestamos demasiada atención 97
De las actitudes ajenas,
en conocer a los demás para ser
más que de las nuestras.
importantes para ellos y no para
nosotros mismos.
Y al final pasa lo que pasa…
Y nos olvidamos de lo solemne
que se nos pasa.
que es prestarnos atención a
Que nos olvidamos de lo
nosotros.
importante, de lo sustancial.
Recuerda que CONOCERTE
debería estar en
tus planes de vida.
Inclúyete en ellos desde el
momento de ser consciente
de ello.
No lo olvides.
No TE olvides.
Personas que merecen tanto
la pena, que te la quitan.
La pena, claro.

98
Invierte tiempo en quien sí

Digan lo que digan, es ley universal.


Que si no se siente afortunado de tenerte
en su vida, es que no.
Que no es.

Que si es así, no es.


No merece que inviertas tu tiempo.

No.
No merece la pena invertir tiempo en
quien no se siente afortunado de tenerte
en su vida.
Y en la tuya, claro.

Que el tiempo no vuelve.


Y siempre es demasiado tarde
para recuperarlo.
Recuperarlo con los demás.
Y sobre todo, contigo mismo.

Así de simple. 99
Así de fácil.
Así.
Y Punto.
Deberíamos poner de moda
la felicidad ajena
(con la propia).

100
La vida también es la suma
de silencios entre dos,
diciéndoselo todo.

101
Cabezonería… y tal

Algunos lo llaman perseverancia.


Esa constancia imperecedera
que vive en algunas personas.
Esa firmeza en la forma de ser casi inmortal.

Ese valor humano que tan pocos valoran.


Esa manera de caer y levantarte
de forma perenne.

Otros lo llamamos cabezonería.


Así, con la rebeldía por montera.
Con la indisciplina disciplinada para lograr
lo que queremos.

Esa insurrección hecha hechos.


102 Esa revolución personal que nos hace
conseguir retos…
… lograr nuestros sueños.

Admitámoslo, la hermana rebelde de la


PERSEVERANCIA se llama CABEZONERÍA.
Dibujar Universos con
los labios que besan
también cuenta como arte.

103
Querida humanidad
La HIPOCRESÍA es el cáncer de Nadie mejor que tú conoce el
las relaciones profesionales y sufrimiento de estar abajo,
personales. sin ave fénix que te resucite
del temple del fracaso.
Cuando alguien no se alegre de
que brilles, huye tanto como de Y de repente… creces.
quien dice ser humilde. Y lo haces con los valores que te
Nadie mejor que tú sabe cuánto enseñaron tus padres.
te ha costado llegar donde estás, La educación de la sociedad que,
¡y lo que queda! aunque medio arcaica, medio
humana.
Tú eres quien sabe cuántas veces Y ves luz. Y sigues creciendo a
has besado el frio del lodo y te pesar de las tormentas, de los
has encariñado con él hasta huracanes de una sociedad
levantarte. Casi ubicado en esa intoxicada por el concepto
sensación de comodidad distorsionado de un éxito
conformista que no, pero que mal entendido.
absorbe la conciencia de
lo inevitable. Sigues aprendiendo a diario de
los que te rodean, de los que te
Nadie que no seas tú sabe hacen bien,
cuántas noches has pasado y de los que no tanto.
midiendo cada rincón de tu De tus fracasos
habitación por no poder dormir. hechos aprendizajes.
104 Por el drama de no ganar, de no De tus cagadas con los demás,
comprender, de darlo todo que terminan siendo
y que no… contigo mismo.
No, así no.
Y a veces, la duda corroe tu
Nadie mejor que tú conoce el conciencia divagando por tus
sabor amargo de la derrota por venas y por tu piel.
no poder más, por la falta de Y entonces, te percatas de la
energía convertida en las no humanidad que reside en ti
ganas que arrastran la propia a pesar del qué dirán que solo
dignidad. sirve para sufrir.
Esa sensación de invisibilidad
cuando arrancas y la jodida vida Y vivir se convierte en la lección
postra ante ti las oportunidades más importante jamás vista,
rotas de quienes luchamos por jamás vivida, jamás sentida.
querer ser alguien.
Un “te echo de menos”
cuenta como apósito de
felicidad y sosiego.

105
Y cuando creía que
no podía ser más,
resultó ser (lo) mejor.

106
Inteligencia silenciosa

La humildad es la inteligencia silenciosa.

Y cuán difícil resulta para mucha gente,


comprender que uno no se atribuye
este honor humano de ser humilde.

Son los demás quienes deciden si eres


merecedor de tanta responsabilidad
transmitida a través de la inteligencia
emocional bien entendida.
107

Esa inteligencia silenciosa que nos hace


más humanos, mejores personas.
Entendí que sin ti,
sigo siendo.
Pero prefiero un “contigo”.

108
La parte más frágil
Pregúntate cuál es la parte más
frágil de tu ser,
de tu persona.
Cuál es la parte de tu esencia
intangible que hace que seas
quien eres… y lo que eres.

Admitamos que lo más


vulnerable es aquello que más
se puede dañar.

Pero no olvides que hay


cicatrices bonitas
que te recuerdan que viviste
historias preciosas.
Son parte de lo que somos.
De lo que eres. Que convirtió tu experiencia
De lo que sientes. en resiliencia.
Que te ayudó a ser
Al fin y al cabo, somos las quien eres hoy.
consecuencias de todas
nuestras historias. Ese pasado hecho presente.
Las bonitas... y las que no. Este presente convertido en la
mejor versión de ti.
De ti depende que aquellas que 109
te marchitaron Que todo lo que tenga que
momentáneamente en el pasado, venir, venga.
se conviertan en esa experiencia Sin temor a besar el lodo
caduca y decadente que de nuevo.
convirtió el fracaso Porque aprendiste a cobijarte en
en aprendizaje. él durante un breve
tiempo caduco.
Sin encariñarte con
ese frío suelo.
Y que sea lo que tenga que ser.

Decide hoy si es un
(me) QUIERO, como parte
del alma que reside en ti
porque aprendiste a
anteponerte para ser feliz.
Con los pies en el suelo
y tu mente en la mía.
Así es imposible concentrarse.

110
A veces la vida te sacude
para espabilarte,
no para putearte.
Cuestión de perspectiva.

111
La pasión mueve el mundo
Lo entendimos mal.
Las cosas no ocurren por suerte.
Ocurren cuando tú decides
que ocurran.
Ni antes, ni después.
Déjate de enajenaciones por el
Sí, lo entendimos al revés.
qué dirán.
Nos hicieron creer que la pasión
Ilusos ellos, que perdieron la
es para unos pocos locos
pasión por las cosas más
vehementes.
inverosímiles de la vida.
Y la vehemencia, tú que me lees,
Esas mismas que hacen que
es uno de los privilegios de
merezca la pena vivir.
estar vivos.
Déjalos morir en vida.
Pero tú no.
Tenlo claro, quien no vive con
No, ni hablar.
pasión, vive a medias.
No hoy, ni hoy... ni nunca.
Cuando comprendas que la
pasión mueve el mundo,
Como dijo aquél, y tú,
entenderás que la vehemencia
¿qué tomas para ser feliz?
por las cosas simples,
DECISIONES.
por las cosas pequeñas de la vida,
112 hacen grande la tuya, tu vida…
Pues decide ser feliz. Porque la
… y a ti, claro.
felicidad, además de una actitud,
es una decisión que tomar
cada día.

VEHEMENTE, del verbo


“está claro, quien vive con
pasión, no vive a medias”.
Las mejores HISTORIAS
suelen empezar con un
“¿Y por qué no?”

113
Jodidas quejas
Qué manía esa, la de quejarnos por aburrimiento.

Quejarnos por mala gestión del tiempo.


Del nuestro, claro.

Sí, nos encanta patalear.


Nos encanta balbucear sin dar forma
a las palabras.
Sobre todo a las nuestras puestas
en la piel ajena de la culpabilidad.
Y no, claro, así no.

Inverosímil.
Absurdo.
Ridículo.
Irracional.
Mundano.
Trivial.
Empieza a eliminar estos adjetivos de la existencia
que conlleva la acción.

De verdad, en serio, exclúyelas de la vagancia


114 que implica y acarrea la responsabilidad ajena mal
entendida.

Recuerda.
Tu vida cambia cuando dejas de perder el tiempo
culpando a los demás y lo inviertes en hacer
que las cosas ocurran.
Siempre.
Qué suerte (nos) tenemos.
Así, como si fuera casual
querer(te) bien cuando eres
(mi) oxígeno.

115
YO GANO, del verbo
“me jodieron pero
me hicieron más fuerte”.

116
La vida es eso que…
Lo tenemos mal entendido.
La vida es eso que transcurre
mientras piensas en un
futuro incierto.
En eso que dejamos
para después.
Y no, así, no.
Eso que se pierde en el camino
pensando que somos eternos…
imperecederos. Luego… ay, luego…
Luego viene el acto de valentía.
Despierta. Levantarte y curarte las heridas.
La vida es eso que se desliza entre Créeme, procura construir
unos dedos que huelen a hogar. cicatrices bonitas.
Es eso que te abraza para no
amedrentar. La vida es eso que te hace
Eso que te roba sonrisas levantar a diario como motor de
cuando estás bien. suspiros candentes.
Y cuando no, también. Lo que te empuja a evolucionar.
La vida es eso que te desafía Eso que te impulsa a volar.
a ser mejor.
Mejor persona, claro. Olvídate de quien te corta
Si no, no. las alas.
Que te hace besar el lodo para De quien marchita tu (son)risa.
De quien no te ayuda a curar 117
conocerte bien, y no más.
Conocerte mejor, y no mucho. heridas.

Quédate con quien sea cobijo


de tus malos días.
En los buenos están todos…
bien lo sabes.
Con quien se alegre de tu(s)
alegría(s).
Con quien no te necesite para
nada, pero decida quedarse
para todo.

La vida es eso que vivimos


sin sobrevivir.
Vivir en vida, y no morir en ella.
Tu vida depende de ti.
Entenderlo es justo dejar
de depender de los demás.

118
La vida te da…
Sí, la vida te da eso.
Momentos hechos experiencias.
Personas hechas relaciones.
Caídas hechas aprendizajes constantes.

Te quita momentos para ganar otros.


Y sales ganando, oiga.
Te quita personas para ponerte nuevas
en el camino.

Te quita las que intoxican tu esencia para


cambiarlas por las que te aportan
en esencia.

Te hace entender que el fracaso no es


el sinónimo de nada que no sea
hacerte crecer.

Hoy, desde muchos kilómetros de casa,


de mi hogar, sigo sintiéndome afortunada.

Viajo para hacer de las cosas que más me


apasionan y me llenan, hablar delante de 119
miles de personas con el propósito de
emocionarlas y motivarlas para que pasen
a la acción.

Y tú, ¿cuántas vidas has cambiado para bien


con tu forma de ser y de hacer?
Pregúntate, ¿eres generador de felicidad
para los demás?
Esto es el verdadero significado del ÉXITO.
¿Sabes que las estrellas no
piden permiso para brillar?
Pues tú tampoco.

120
Eres tan importante
como tú creas ser.
No como los demás crean.

121
Esa locura vestida de
indecente cordura
La vida, esa locura vestida de
indecente cordura. Y tú, claro...
Aquí andamos, lidiando con la
vida y con los tacones de
pisar fuerte.
Decidí andar siempre hacia
adelante con paso firme.
Incluso con los pies desnudos y
el alma con cicatrices.

Hundiendo los miedos y


Con olores que dibujan abrazos
desvistiendo la osadía para que
que son hogar.
sea eterna.
Con abrazos que huelen a
Así, como si nunca hubiera
“me quedo aquí”.
descubierto el mundo.
Con caricias que trazan luz en la
Como si nunca hubiera(mos)
piel de ese otoño perenne.
sufrido.
Con ojos que te lo dicen todo
Dejando que los rincones
sin gesticular.
oscuros sean también hogar
Con suspiros donde
donde quedarse a dormir.
quedarse a vivir.
Que una ya no está para querer
Hay apósitos de felicidad
122 ser perfecta cuando la
llamados ternura.
imperfección es la más
Y ternura como concepto de
maravillosa de las perfecciones.
depravación asilvestrada
que es amor.
Acariciando los momentos que
Miradas que hablan con la
merecen la pena.
preciosa enajenación de la
Todos sin excepción.
locura vestida de indecente
Cada día más, para qué
cordura.
engañarnos.
Hasta los más inverosímiles.
Así funciona.
… dejando(me)(nos) querer.
Sí, así.
Es la forma de no morir en vida.
La única forma de no quedarte
sobreviviendo.
Mi única manera de VIVIR.
Eso que llaman VIVIR,
también es contagioso
cuando sale de las entrañas.
FIN.
123
Las ganas ajenas de vivir

Confiésalo.
Tú también lo has vivido.
Tú también lo has sentido.
Cómo una sonrisa ajena es capaz de
provocar la tuya.

Cómo la felicidad de otra persona,


despierta la tuya o magnifica la ya
existente...
… tu propia existencia.
Porque no olvides que ser, eres.
Y eres desde siempre y para siempre.

Cómo las ganas de vivir de otros,


alimentan las tuyas.
Sí, todos lo hemos vivido.

Seguro que muchos hemos sido,


y somos, las ganas de vivir generadas
para otros.
124
Y cómo embriaga el ego bonito
compartido desde las entrañas.

Las GANAS ajenas de VIVIR son


la enfermedad más contagiosa.
Cómo ataca sin darte cuenta…
¡Y menos mal!.

Confiésalo.
Tú también has sonreído
al ver sonreír a otros.
Sigue haciéndolo, por favor.
Porque nada es tan bonito como una
sonrisa sin (dar) explicación.
Pocas cosas son tan
atractivas como una mente
seduciendo a otra.

125
Cuando una historia
se escribe sola,
sin forzar nada, quédate.
Ahí es.
126
Locuras como mejor recuerdo
Las LOCURAS suelen convertirse casi
siempre en los mejore RECUERDOS.
Esas que son capaces de engancharnos
de por vida.

Las que duran su recuerdo eternamente


aunque hayan sido durante un tiempo
perecedero o imperecedero, tanto da.

Locuras llenas de ti.


De lo que eres, o de lo que soy.
Es lo mismo. Lo mismo es.
De lo que fuiste.
Pero sobre todo, de lo que puedes
llegar a ser.

Recuerdos saciados del anhelo de


las mañanas.
Atestados de olores y música.
De luz en la oscuridad.
De querer(te)(me).

Locuras de universos en el recuerdo.


Sí, esas. 127
Locuras de por vida que nacieron
para quedarse.
Recuerdos inconmensurables porque
fueron locura.

De colores que van a la luna para levitar


durante un breve tiempo caduco.
Para volver a respirar la realidad y
guardar en el letargo de lo que es para
volver a dar vida…
de nuevo, una vez más.
Así de simple. Así de complejo.

Ay, ¡benditas locuras!.


De hacer las cosas simples,
por complicadas que parezcan.
De eso va.

128
Las sacudidas
de esta jodida vida
Lo tenemos mal entendido.
La vida no putea.
Te enseña.
Si tienes predisposición
de aprender, claro.

La vida no jode.
Te muestra que no todo es purpurina y
colores de arcoíris.

La vida no es cabrona.
Te muestra que sin actitud estás perdido
(y jodido).

La vida no te hace fracasar.


Te hace descubrir que el sinónimo de
fracaso es aprendizaje.
Y que de ello nace la resiliencia.

La vida no es injusta.
Pone ante ti situaciones complicadas
para que aprendas a valorar 129
lo importante.
Para que aprendas, en consecuencia,
que todo tiene la importancia
que uno le da.

Y es que a veces la vida te sacude.


No para putearte,
sino para espabilarte.
Y que siempre, SIEMPRE,
es cuestión de perspectiva.
DIGNIDAD, del verbo
“dejar de hablar con el
orgullo ajeno mal entendido
de otros”.

130
HUMILDAD, del verbo
“besar tus logros sin sacarlos
a pasear a diario”.

131
Lealtad para contigo
Lo entendimos mal. Qué manía esa, sernos desleales
Del revés más bien. por lealtad a otros.
Titubeamos con la intención de Y no, así no.
comprender que los valores Créeme que no.
humanos siempre son hacia los
demás, y nos olvidamos Cuando comprendas que ponerte
de nosotros. en valor depende de ti, y no de
Y no, así no. otros, entenderás que la lealtad
a ti mismo no se compra.
Nosotros como foco para ser Y tu lealtad para con los demás,
mejores personas. se gana.
Nosotros como foco para Ellos contigo, claro.
querernos bien. Sin explicaciones.
Como centro neurálgico Sin titubeos.
para conocernos más, Sin justificaciones
y sobre todo mejor. mal entendidas.
Un YO como sinónimo de
amor propio. Sin rencores ni miedos mal
Un YO no como ego comprendidos hacia ti mismo.
mal entendido, si no como punto Sin descalabrar tu existencia,
de partida para poder creer en mi. tus sentimientos y tu esencia.
En ti.
Discernir que tus decisiones son
132 La génesis de toda acción reside tuyas, no de otros, es el primer
en la actitud de uno mismo. paso para comprometerte
El origen de las circunstancias que contigo mismo.
emanan de las entrañas por las Hazlo y punto.
decisiones que tomamos... Digan lo que digan, son tus
y las que no tomamos. sueños, no los suyos.
Y tú, ¿cuándo vas a empezar a
Un concepto de lealtad más allá respetarte?
del qué dirán.
Porque cuando das tanto poder al
"qué dirán", dejas de darte a ti el
poder de ser tú mismo y olvidas el
valor que tienes, mereces y eres.
Honestidad y coraje
van de la mano.
Hasta que te mientes a ti mismo.
Seguimos actuando
poco por pensar demasiado.
HAZLO, aunque provoque
arañazos.
133
Lo entendimos mal
Pensamos que la vida era esa cosa
que transcurre durante años.
Pero nos confundimos
lamentando unos años vacíos
que no significaron vivir, claro.

Vivir de verdad.
Con esa intensidad desgarradora, que sale de lo
más profundo de la resiliencia
que supura por los poros de algunas pieles.

Logramos dejar en el letargo de lo nauseabundo


de la toxicidad de las situaciones que no llenan,
que marchitan, que deterioran.
Y logramos convertir los verbos en pasión.
Las miradas en caricias vehementes
que hablan por sí solas.

Aprendimos a querer(nos) bien, y no más.


A querer(nos) mejor, y no tanto.

Y fue entonces cuando algunos


lo llamaron depravación...
Y yo lo llamé ternura.
134 Porque cuando te arranca las entrañas del cariño
para convertirlas en aquello
que nunca nos contaron...
entonces, no es.
Y claro, así, no.
No nunca.
No nada.
No para siempre.

Todos tenemos luces y sombras.


Pero cuando la vida te acaricie las entrañas,
déjala hacer... Y VIVE(LA).
No hay otra forma de sentir.
MEDIOCRIDAD, del verbo
“no te lamentes cuando
decidas dejar de soñar”.

135
NOTA MENTAL:
tengo poco tiempo libre para
dejar que me jodan la vida.

136
Me dijeron... y decidí
Me dijeron que los tropiezos Decidí seguir enamorándome
son fracasos. de la vida, y de quienes
Que la vida se basa en mentiras. me regalen sosiego, calma... paz.
Que los malos siempre ganan.
Que el mal de amor solo te hace Decidí quererme mejor.
sufrir y es mejor no enamorarse. Quererme bien.
Porque querer más,
Me dijeron tantas cosas que decidí si no se quiere bien,
rehuir elegantemente, apartarme y es querer a medias.
pensar por mí misma... Y querer a medias no es querer.
sentir por mí misma. No lo olvides.
No te olvides.
Y claro, así, sí.
Sí siempre.
Sí yo.
Yo misma con todas las
consecuencias.
Mis consecuencias.

Y entonces convertí los fracasos


en aprendizaje.
Eliminé las mentiras de mi
137
vocabulario.

Comprendí que los malos son los


quebrados que pierden
en eso del sentir
que tanto llena.
En eso del vivir que tanto
reconforta.
Personas rotas por la
sin razón del ego
mal entendido,
mal comprendido...
mal gestionado.
Y tú,
¿cuántas vidas has cambiado
para bien con tu forma de ser?
Eso sí es ÉXITO.
138
Me gusta(s) cuando eres,
porque somos
Sigo escribiendo en voz alta.
Palabras que dejan de ser mías
para ser tuyas.
Nuestras.

Sigo creyendo en la magia y la


sensualidad eterna que desprende
la seducción de la mente.
No tanto la del cuerpo, que
muere con el paso de los años.
A veces, de los días o las horas...

Sigo creyendo en el poder de la


persuasión conjugando verbos.
Palabras convertidas en
onomatopeyas para enfatizar el
deseo de ser parte de algo.
Parte de un qué que perpetúa en Una razón de ser.
el tiempo. Esa razón de ser para compartir
De un quién que se convierte en llegados los años más maduros de
el recuerdo sempiterno. quien no deja de ser un vástago.
139
Elucubrar siempre fue un Lo entendí con la experiencia.
impulso innato. Sigo creciendo por dentro para
Parte de la esencia motivar la persuasión de mi
de mi existencia. objetividad, a veces confusa.
Pero el tiempo me ha permitido
poner cada cosa en su lugar.
El aquí y ahora.
Cuando tú decides, no cuando los
demás lo hacen por ti.

Por eso ME gusta(s) cuando ERES,


porque SOMOS.
Así, en plural.
SUMAR, del verbo
“tú contigo mismo
para poder ser con los demás”.

140
AHÍ ES, del verbo
“donde te despeinan las emociones
cuando menos lo esperas”.

141
Mendigar amor para no ser...
Quien mendiga AMOR, es que aún
no lo ha entendido.
Que no, que lo de mendigar ni
está de moda ni es moda.

Que AMAR se escribe en


mayúsculas cuando es de verdad.
Que de mentira siempre se está
Sí, a veces es una mierda tan
a tiempo.
grande que no te das cuenta que la
Joder, ¡que no!
respuesta no es mendigarlo fuera,
si no encontrarlo dentro.
Querer bien.
Ni más, ni mucho.
Y cuando ocurre...
Si no mejor.
¡ay cuando ocurre!
Deja de ser la patraña que te
Que mendigar se hace en la calle
habían contado.
por necesidad.
Las pajas mentales que te
Y el amor por necesidad,
habías creado.
no es amor.
La enajenación que te
Ni es, ni se es.
habías construido.
Ese atontamiento que te
El amor no entiende
142 de necesidades. había anulado.
No entiende de querer mucho.
Y resulta que el AMOR DE
No entiende de no entender.
VERDAD te da paz, sosiego, alegría
y un sinfín de adjetivos que te
El amor más grande,
hacen ser la mejor versión
más inconmensurable, más todo...
de ti mismo.
empieza por ti.
Y esto, esto no lo pagan las calles
Y esta es la única ley universal
de la desesperanza.
para no mendigarlo.
No lo pagan las noches
Quererte bien
deambulando.
para poder querer mejor.
No lo paga la oscuridad
inconsciente.

El amor de verdad no es...


SE ES, y te hace ser.
Hay quienes han decidido
su zona de confort
viviendo en ella
cómodamente infelices.
143
La receta perfecta
Nos empeñamos en buscar la
receta perfecta para el
amor perfecto.
Pero nos olvidamos,
con demasiada frecuencia, que el
amor no tiene fórmulas mágicas.
Ni es perfecto, claro.
¡Y menos mal!
Esa sana y perfecta imperfección.
Pensar en una quimera en lugar
Se mima cada día. de cuidarla cuando la tienes en
El amor no tiene recetas de libros. tus manos, cerca.
Se cuida cada día.
No tiene recetas de antaño. Y mientras tanto, nos olvidamos
Se cocina cada día. de lo importante.
Ni esas fórmulas de un De lo que llena, por no respetar.
éxito inexistente. De lo que complace,
El resultado de lo tardío por no por no mimar.
llegar a tiempo. Que no joder, que así no.

Nos empeñamos en creer en una Nos olvidamos de cuidar


144 felicidad eterna. lo que trasciende.
En una alegría perenne. De proteger lo que
Utopías de una sociedad te roba sonrisas.
intoxicada por la De curar las heridas de lo que
especulación ajena. arrullamos.
Caricias que curan.
Y no nos damos cuenta de lo Así, sin más.
insano de esa conjetura más allá Bien sabes que hay abrazos que
de lo imaginable. curan porque son hogar.
Concebir un sueño en lugar Así, sí.
de crearlo.
Nos olvidamos de vigilar aquello
que abrazamos.
De velar aquello que suspiramos.
Y mientras tanto, los silencios de
los gritos que nunca escupimos.
La humildad es la
inteligencia silenciosa
de las buenas personas.

145
También estamos hechos
de historias ajenas
que (nos) suman.

146
Mereces ser feliz
Me ha llevado media vida
entender que no era egoísmo.
Era, es, y será siempre
AMOR PROPIO.

Todos nos hemos abandonado a


la suerte sabiendo que hemos
perdido el control.
De verdad, no creas en ella.
Créala. Y ocurre.
Crea tu suerte. Ocurre que aparece quien
Lo harás cuando creas en ti. nunca sería capaz de romperte.
Quien se rompe por ti,
Que no se te vaya la vida a sabiendas que no.
creyendo querer a los demás Que ya no porque ya nadie.
olvidándote de ti. Que es, porque eres.
No lo olvides. Y me gusta(s) cuando eres,
No TE olvides. porque somos.
Así, en plural.
Recuerda que mereces ser feliz
sin que te rompan. Cuando hogar
Sin que te rompas. deja de ser dónde.
Y cuando entiendas esto, Cuando se convierte en quién. 147
comprenderás que a veces pasa. Cuando transformas la piel de
Que pasa cuando no creías otoño en ese hogar, en tu lar.
que pasaría. Y escondes el invierno en la
Que ya no pasaría, primavera del sosiego.
porque ya no. En la calma que habita en mí.
Y en ti, claro.

Porque mereces ser feliz sin que


te rompan.
Sin que te rompas.
Sin que rompas.
Sin que nada porque todo.
Quien te mira y sonríe sin
razón, o con todas ellas…
ahí es.

148
No es buscar una salida.
Es descubrir tu camino
Lo entendimos mal. Aprendimos a ser resilientes
No es buscar una salida. cuando nos levantamos del fango.
Es descubrir el camino que nos Cuando acariciamos el légamo y
ayude a encontrar nuestra meta. descubrimos que ahí no era.
Tu camino. No, ahí no es.
Tus retos. ¡Resiliencia para qué te quiero!

Es encontrar el origen de Resistimos a las tormentas.


nuestras historias. Las propias, y las ajenas.
Nuestro origen. A tolerar(nos) y sufrir
Nuestra génesis. la decadencia de nuestras
Ese inicio que creó el caos. propias emociones
Nuestro caos. mal entendidas.
Ese tierno caos ordenado. Mal gestionadas.
Ese maravilloso y asqueroso Mal de mucho,
orden caótico. consuelo de mediocres.

Lo entendimos mal. Hasta que lo entendimos bien,


No es sucumbir a para comprenderlo mejor.
los deseos ajenos. Hasta que discernimos para tener
Es disfrutar de los nuestros personalidad propia.
compartidos con quien deseamos. No la heredada de otros
que no nos llena.
Sí, lo entendimos fatal. Que no nos identifica.
Lo entendimos del revés. Que no. 149
Lo entendimos por el lado del Y punto.
no respeto.
Por la aprensión y el miedo Esa empatía mal gestionada
del qué dirán. para dañar(nos).
Y no, créeme que no. Al fin y al cabo, no son los demás.
Que no es el camino. Eres tú mismo.
Eso es la salida. Tú misma.
Tú.
Aprendimos con el tiempo. Y ya.
Con las caídas.
Con los fracasos hechos
aprendizaje.
Aprendimos a besar el gélido lodo.
A no encariñarnos con él.
Hacerlo sería esa salida
mal entendida.
Todas las sonrisas curan.
Te pongas como te pongas.

150
Siempre hablamos de querer mucho,
y nos olvidamos de
querer bien.

151
No hay Photoshop para el carisma
Lo entendimos mal.
Algunos lo entendieron mal.
Otros dejaron que les mintieran
del revés.
Creyeron que las personas son
arte moldeable.
Dúctiles por fuera, y lo peor...
por dentro.
Y no se dieron cuenta que ya
venían con el arte de su obra
incorporado.

Que no hay Photoshop para


el carisma.
El auténtico, el de verdad.
No el de mentirijilla que maquilla Pero claro, debes creerlo.
lo que no somos. Debes creer.
Ese que se embadurna de filtros Creer(TE)lo.
para editar diseños de piel y Creerte.
de esencia. Creer en TI.
Siempre.
Que no existen retoques ni filtros
para lo que ya somos. Sin filtros.
Ni para la personalidad con Sin Photoshop.
Sin retoques.
152 nombre propio. Sin complejos.
Que no existe Photoshop
para el alma. Sin nada.
Ni para la esencia de cada uno Con todo.
de nosotros. Con todo lo que conlleva
Porque ser, somos. tu existencia.
Eres. Tu razón de ser.
Siempre. Con la perfección más absoluta a
La inherencia como parte de través de la imperfección que nos
nuestra existencia. hace únicos e inclonables.
QUIE-RE-TE.
Y punto.
Que no se te vaya la vida
creyendo querer a los
demás… olvidándote de ti.

153
No son los demás, eres tú
No importa cuántos O heridas bonitas de guerra.
logros consigas. Qué más da cuando es pasión
Es cuestión de humildad. por vivir.
De tocar con los pies en el suelo. Heridas cicatrizadas como apósito
De crecer con la vista al frente sin de aprendizaje.
mirar por encima los hombros. De vida.
Ni a los demás, ni a ti mismo. De ti.
De no maltratarte.
De no maltratar a través de las No culpes a quien te dio consejos.
palabras intangibles Aunque fueran malos.
que pasan factura. Algunos los dan por arrogancia.
De tener los sueños en las manos y Otros por celos.
darles forma para que respiren. Otros por querer(te).
Por quererte bien.
Es cuestión de empatía.
De querer aprender cada día un Piénsalo.
poquito más para poder seguir No son los demás.
aportando al mundo. ERES TÚ.
Y a ti mismo, claro. Sea lo que sea.
Sí todo. Decimos nosotros, no ellos.
Sí TÚ. Decides tú, no ellos.
Es tu vida.
154 No culpes a los demás de tus No la suya.
fracasos. Son tus sueños.
Aunque en realidad sean hechos No los suyos.
convertidos en aprendizaje.
O consecuencia uno del otro.
Solo cuando te percatas de que
fracaso y aprendizaje son
sinónimos, entonces te das cuenta
que esos rasguños merecieron la
pena.
Porque te la quitan.
La pena, claro.

Convirtiendo los arañazos en


heridas de guerra bonitas.
TIEMPO, del verbo
“todo aparece
por alguna razón”.
Y tú, claro.
155
NOTA MENTAL:
cuando decidas respetar(te),
entenderás todo lo demás.

156
Nos lo contaron mal
Nos lo contaron mal. Qué pelearse no es más que la
Nos hicieron creer que la vida es de degeneración inconmensurable de la
color de rosa. cobardía más absoluta.
Que los príncipes azules existen. Esa perdición entre lo banal y la
Que las princesa no pueden dormir si pérdida del carisma adormecido.
no es entre algodones.
Me lo contaron mal, sí.
Y descubrimos que la vida una la Me hicieron creer que
pinta como se le antoja. mi mundo es suyo.
Que los príncipes se convierten en Que mi vida es suya.
ranas o en seres dignos de ocupar Qué mi piel, también.
parte de tu vida.
Sin tantos volantes en sus ropas y con Hasta que grité que mi mundo es mío,
más pasión por complacer que por ser y de quien yo decida que sea de
complacidos. más... O de menos.
Más pasión en el silencio Qué mi vida es total y
del observar(te). absolutamente mía.
Que la comparto con quien me
Que no hacen falta los algodones para (com)place, con quien me aporta,
ser princesa, ni princesa para desvestir con quien me reposa...
y de hacer los algodones. Ese sosiego perenne.
Que hay sábanas que también
son hogar. Que mi piel está llena de infinitos
Y que deshacer no siempre es para Universos que dibujan lo que soy...
(no) dormir, claro. y lo que fui.
La piel en la que sigo escribiendo la
Nos lo contaron mal. coexistencia de mi naturaleza. 157
Nos hicieron creer que el ser humano Y que no. Que no la toca cualquiera.
no es mundano. Y punto.
Que las guerras siempre son causa de
y para una buena causa. No lo olvides. Mientras inviertes
Que pelearse es de cobardes. tiempo en quien no te aporta, dejas
de hacerlo en quien sí.
Y descubrimos que el ser humano es Empezando por ti, por ejemplo.
trivial y profano cuando
pierde los valores. Recuerda.
Cuando deja en el letargo Los demás van a respetarte cuando
los principios de su piel, y de su alma. comprendas que el primer respeto es
Que las guerras siempre son fruto de el que te debes a ti misma.
la sinrazón del egoísmo. Porque si de alguien vas a ser
Del egoísmo de ese ser humano siempre, pase lo que pase, es de ti.
mundano. Sí, ese. Y punto.
Se escondió ahí,
entre mis inocentes y
perversas sonrisas
cada vez que le pensaba.

158
Entendí que después
de vivir tantos infiernos,
merecía coexistir y respirar
el cielo en mí.

159
Nos olvidamos de nosotros mismos

Sí, nos olvidamos de nosotros mismos Somos conscientes de ello,


demasiadas veces. pero no nos damos el derecho.
Con excesiva frecuencia Ese derecho que tenemos por
que escudriña nuestra propia legitimidad.
voluntad innata. Porque sí, porque es justo.
Nos auto exigimos de
forma inconmensurable. Aunque no lo creas.
Incluso cuando estamos besando Aunque no te creas.
el frío lodo. Aunque te olvides.
Sí, aunque TE olvides.
Ese suelo del que afortunadamente
no nos encariñamos. Recuerda que tienes derecho a tener
Tanto que sí, un día de mierda...
que a veces jode su existencia. Y los que sean necesarios para estar
Hasta que entiendes que es sinónimo bien contigo.
de aprendizaje cuando ya lo has Y tú, ¿cuándo fue la última vez
acariciado. que te priorizaste?
Cuando has sentido el álgido Pues eso.
estruendo en las entrañas. Pues tú.
Sí, TÚ.
Ahí andamos, pensando que no
tenemos derecho a tener
160 días de mierda.
Que la vida es por y para los demás.
Olvidándonos de nosotros con ese
exceso de constancia mal entendida.
Y no, así no.

Palabras vacías para el que sabe


priorizarse.
La voz del que lo vive residiendo
en las mías.
Tanto buscar estrellas fuera,
y la que más brilla
la tenemos dentro.
Quiérete.
No es egoísmo.
Es amor propio.
161
Lo entendimos mal.
No reclama
quien no espera nada
cuando da.

162
Nota mental:
Aprender a querer (mi) tus cicatrices...
...y las suyas.

Porque algunas heridas visten a las


cicatrices, bonitas.

Aprender a quererlas es lo que las hace


maravillosas.
Y comprender que las suyas, además de
las tuyas, son el resultado de lo que es y lo
que siente, también.

Entiendes que gracias a ellas aprendiste.


Te hiciste más fuerte.
Más capaz. 163
Más resiliente.
Más sabio.
Más tolerante.
Más persona...
...mejor persona.
CATARSIS, del verbo
“comerte lo trágico de la vida
riéndote de ella”.

164
Sonreir(TE) por dentro y que suspires tú
La vida es osadamente curiosa.
Así de caprichosa como el tiempo
de lo mundano convertido en
primavera.
O en piel de otoño...
Para el caso, han decidido oler y
sentir igual. Admitámoslo.
Hay ojos con ese carácter donde
El sosiego olvidado que aparece se pierden los miedos.
en forma de abrazos. Esos miedos convertidos en
Esos abrazos donde quedarse a "estoy aquí", con una sola mirada.
vivir, claro.
Donde lograr parar el tiempo que El despojo de un pasado mal
rodea lo profano. entendido que marcó heridas
Donde perder la sinrazón de mal curadas.
sonreír por todo y por nada. Pero claro, todos tenemos
cicatrices bonitas.
Reír sin saber ni cuándo, ni cómo, Esas que nos recuerdan que
ni por qué aparecieron los vivimos historias preciosas que
suspiros entre sábanas forman parte
que son hogar. de lo que somos hoy.
165
Así, con el requiebro que
desprende la piel... con otra. Y ahora, un presente que se
Con la que es. dibuja a diario con la caligrafía de
Como debe ser. querer ser un poquito más feliz...
Si no, es que no es. ...y hacer feliz con la suma de lo
que soy.
Con mis notas mentales hechas
sonrisas para que suspires tú,
claro.

Porque la vida, al fin y al cabo, es


para vivirla, no para verla pasar.
Es para sentir y vivir, no para
conformarte, simplemente,
en sobrevivir.
Admitámoslo.
Todos soltamos suspiros
con nombre propio.

166
Esperar una señal es absurdo.
Si no pasa lo que esperas,
eso también es una señal.

167
Nuestra persona favorita

Esa jodida manía de tener el ego


mal entendido.
Entendido desde la perspectiva
del narcisismo.
De la egolatría más absoluta.

Esa jodida manía de no entender


el ego como su justa medida para
tomarlo como sinónimo de
amor propio.

Esa distorsionada manía de


pensar en personas favoritas
ajenas a nuestra esencia…
a lo que ya somos nosotros.
168
Esa ofuscación de pensar que
nosotros no lo podemos ser para
nosotros mismos.
No, no es egolatría.
Es comprender que ser nuestra
persona favorita, para poder
tener otras de forma sana, es la
traducción de la dignidad
acariciando nuestra autoestima.

Sí, deberíamos ser nuestra


persona favorita.
Disfruta(te) de SER.
Mientras tú piensas
“debería hacerlo”
alguien ya lo está haciendo.
HAZ-LO YA.
169
Mujeres... ¡que no somos princesitas!
Que no, joder, que no somos Y la que no,
princesas delicadas. no sabe lo que se pierde…
Basta ya de lo mundano y Que la inteligencia se viste de
curiosidad.
retrógrado de la historia del pasado
que nos encasilló en etiquetas por La curiosidad, de inquietudes.
interés ajeno. Las inquietudes, de experiencias.
Y las experiencias, del motor de la
Bailamos descalzas y desnudas ante sabiduría.
las circunstancias de la vida. Ese motor tan vivo llamado
Sobre todo cuando ésta se pone sucumbir a la vida.
muy puta. Para bien, claro.
Que se pone… ¡vaya si se pone! Y punto.
Y no se nos da nada mal, oye.
A ver si nos vamos enterando,
Aquí andamos, luchando ante los que no somos marionetas.
jodidos problemas que también Que no somos supervivientes.
vivimos solas. Que no somos esas princesas
Y si los compartimos con el resto que pensabais.
del mundo, es porque lo hemos Que no somos delicadas.
decidido nosotras. Que no somos el
No es decisión de la gente. papel secundario de nadie
Es decisión nuestra. ni de nada.
170 Decisión mía, no tuya.
No lo olvides. Tropezamos. ¡Y menos mal!
Besamos el suelo.
No somos solo fachada. Ese frío lodo que primero sabe a
Que no, que no somos derrota.
un trozo de carne. Le miramos con esa fusión de
A ver si os enteráis algunos… cariño mal entendido y
y algunas, para qué excluirlas, resiliencia.
claro. Nos levantamos más rebeldes y
sabias que antes.
Nos gusta que nos seduzcan Más aún si cabe.
la mente. Y le damos las gracias a la frialdad
Por no decir follarla, claro. de la caída para seguir viviendo…
Antes de que nos recorran no sobreviviendo.
el cuerpo.
Todos tenemos nuestra
propia legión de miedos.
Tú decides ser valiente o no.

171
ECHAR DE MENOS también es
una preciosa analogía de
HOGAR.

172
A veces pasa
A veces pasa.
Hay personas que te rompen los
esquemas de lo que habías
decidido que sería tu forma de ver
la vida después de los ostiones.

De esas heridas mal curadas.


Incluso de las cicatrices bonitas
que son parte de tu existencia.

A veces pasa.
Hay personas capaces de quitarte
las corazas de cuajo.
Así, sin darte cuenta.
Sin percatarse de que hay abrazos
curativos que dan sosiego…
… hasta que te das cuenta que
te reinician. No importa donde nos lleven
los suspiros.
Cuando estás en ese proceso de Importa el camino que se va
no querer saber nada del mundo. dibujando en la piel
173
Sí, ese. mientras suspiras.
Esa negación que marchita.
Ese sendero lleno de tonterías
que visten las sonrisas.
Esos olores que son hogar y horas
delante de una mirada que te habla
inconmensurablemente.
Esas sábanas que son el recuerdo de
la vehemencia.

Sí, todos lo hemos vivido


alguna vez.
Y si no, pregúntaselo a la primavera,
o a los almendros en flor, tanto da.
Nunca es tarde para empezar
a (re)escribir tu propia vida.

174
Permítete caer
De verdad, no pasa nada. Permítete caer.
Conviértelo en aprendizaje. Besar el frío lodo
Y PUN-TO. que a veces acaricias
con suma ternura.
Aprendizaje sobre ti mismo, claro.
No es cuestión de conocerte más, Rozar la melancolía del miedo
ni tan siquiera mucho. que produce no saber.
Sino de conocerte bien, La incertidumbre de la duda
para vivir mejor. existencial ajena que también
reside en ti…
Besar el cieno del desasosiego que
vive durante un breve tiempo Sí, permítete caer.
caduco. De verdad, no pasa nada.
Sí, ese tiempo que tú decides que Te lo prometo.
respire de forma ajena.
Porque la caída resulta más dulce
Que tú decides cuándo debe dejar cuando eres consciente que el
de acariciarte para permanecer ascenso sirve para construir
yacido en la cuna de la tristeza y cimientos más fuertes.
el desconsuelo. Los de tu propia existencia.

En los días oscuros, también hay RESILIENCIA, lo llaman.


luz… aunque sea al día siguiente. 175
Nadie brilla sin oscuridad.
Ni tú tampoco.

Donde todo parece el pozo de los


olvidos y la piel entumecida por
mil motivos insuficientes
para no sonreír.

Donde te fustigas sin darte


derecho a esconderte bajo los
escombros momentáneos de tu
tristeza perecedera.
Hay personas que deberían
ser inmortales, eternas.
Las madres, por ejemplo.
(Y tú papá. Tú también)
176
Si quieres brillar,
que no sea intentando
apagar a otros.
Hazlo con luz propia.
177
Personas bonitas
Qué bonitas las personas que a un:
- ¿Cuándo nos vemos?
Te responden:
- Ya estoy aquí.

Sigo creyendo en el aprendizaje


que te hace priorizar el valor
humano que reside en ellas.

En unos principios que se Cuando se pisa el respeto por


desvanecen al vaivén de una causas inútiles… o cuando se
sociedad que no entiende recupera la tolerancia en
de valores. nosotros mismos, por fin.
La incongruencia en estado puro.
Que los maltrata para que los Y claro, así, no.
fuertes se queden. No, ni hablar.
Que los pintan de color hipocresía
para los que ellos consideran Y al final, todos somos iguales.
exánimes… y se (les) margine. Nacimos y morimos para vivir.
Con virtudes que
Sigo creyendo en la bondad nos hacen únicos.
escondida de muchos. Con defectos mal entendidos,
Doliéndome el miedo ajeno que también.
porque no encontraron la
oportunidad…o porque se la Y sigo creyendo que no entiendo
178
arrancaron de cuajo. de defectos humanos.
Así, como si de las entrañas Entiendo de virtudes escondidas
se tratara. tras los miedos.

Cuando el altruismo está Descubrí que en la medida de la


sobrevalorado. desmedida, está tu capacidad
Como la humildad que rebosa por de rebeldía.
las comisuras de nuestros labios de
tanto llenarnos la boca de ella, sin Y qué bonitas las personas que
entender lo intangible de su coraje. les dices:
-Ven.
Y cambian tu rumbo… y el suyo.
(Sea en la condición y
al nivel que sea).
¿Qué es la felicidad?
Una actitud.
Tu actitud.
No la de otros.
La tuya.
179
Personas grises
Lo descubrí con el paso de los años.
Con esa experiencia llamada vida.
Con esas caídas emocionales que
te regalan algunas personas.
Con esas personas.
Con esas carencias de ellas.
Todos lo hemos vivido.
Ya sabes de qué hablo.

Algunas no fueron conscientes


de ello.
No les culpo.
Todos tenemos nuestra propia
inteligencia emocional.
Aunque no sepamos de ello.
Aunque no sepamos sobre ello.
Aunque no sepamos.
Aunque “solo” seamos.

Personas grises que ofuscaron


nuestro camino durante un breve
tiempo caduco.
No importa, si es que realmente fue Cuando sientas que hay personas
perecedero. oscuras… aléjate.
Señal de que ya no hay oscuridad Les encanta robarnos los
por ellas. colores de nuestra vida
Sí, que ya volvemos a brillar (sin permiso).
180 con luz propia.
Tú brilla.
Y a quien le moleste que brilles,
que se ponga gafas de sol.
BRILLA TÚ… ¡y que se jodan!

No permitas que nadie te robe


ni arrebate los colores de tu propia
existencia.
Son tuyos, no de ellos.

Tú eres quien pinta tu vida.


No ellos.
Tú, quién escribe tu vida, tu camino
o tu laberinto, tu historia,
tus decisiones y tus no decisiones.
Y-PUN-TO.
Pasos para ser FELIZ:
Paso 1: Querer serlo.
Paso 2: Recordar el paso 1.

181
Recuérdalo:
Tienes derecho a equivocarte,
y la responsabilidad
de perdonarte.
182
Admitámoslo
A todos nos gusta que nos
seduzcan la mente.
Y quién no, se pierde el sabor
del amor propio que provoca la
seducción ajena…
en la tuya propia.

Nos descoloca.
Nos hace son(reir).
Nos despierta pensar.
Esa sensación sublime de las
ganas de vivir.
Y claro, depende de quien nos la
Nos excita. seduzca…
Nos provoca. ...nos TODO.
Nos crece la autoestima.
La verdad, no la del ego mal Y es que cada ser humano
entendido. construye la realidad en función
Esa excelsa memoria de la razón de lo que su cerebro percibe.
por existir. No lo olvides.
No TE olvides. 183
Evocándose en las entrañas
innegablemente. No te olvides de tener los pies en
Nos (re)acciona… la tierra y la mente en tus sueños
… ¡y menos mal! palpables.
En tus retos tangibles.
En tus emociones inexplicables.

Recuerda que pocas cosas son tan


atractivas como una mente
seduciendo a otra.
La opinión de los demás tiene
el valor proporcional del
respeto que les tengas a ellos.
(y a ti mismo).
Deja de perder el tiempo
184 con quien no lo tiene para ti.
Modas pasajeras
Hay modas pasajeras
y luego está poner de moda
querer(se) bien, y no a medias.

Ya lo dije hace años.


Nos encanta aprender sobre temas
banales, sobre temas técnicos,
sobre temas profesionales,
sobre viajes, sobre tecnología,
sobre el futuro,
incluso siendo este incierto.

Pero a veces nos olvidamos


de aprender lo que realmente importa.

Porque si nos paramos a pensar un


poco, solo un poco, incluso durante
un ínfimo breve tiempo caduco,
admitiríamos que no deberíamos
aprender a querer más, sino mejor.

Empezando por nosotros mismos.


Sin olvidar que somos la relación más 185
larga que jamás tendremos.
Así que aprende a quererte, porque vas
a estar toda una vida contigo mismo.
Sí, tú.
Contigo.

Recuérdalo siempre.
Hay modas pasajeras, y luego está
poner de moda querer(se) bien
y no a medias.
Los valientes también besan
el frío lodo. Pero no se
encariñan con él.

186
Todos somos grandes en la
medida que NO dejamos que
los demás nos pisen.

187
Abrazar tus defectos
A ti, mujer que temes el temor
de tus defectos.
Que luchas por esconderlos.
Que sientes que eres menos
con ellos.
Déjame que te cuente algo.
Que esas preciosas taras que
A ti, mujer de armas tomar que te
tenemos nos hacen ser quienes
justificas con tus acciones
somos de bien.
innecesariamente.
De mejor.
Que escondes tus infinitas virtudes
De únicas.
detrás de esos pocos defectos.
De nosotras.
A ti, que no entiendes que esas
De nosotras para nosotras, para
imperfecciones te hacen
poder ser para los demás después.
más bonita.
Más humana.
Tú, mujer que me lees.
Más perfectamente imperfecta.
Que te identificas en mis palabras.
Más imperfectamente perfecta.
Que las haces tuyas,
porque tuyas son.
A ti, mujer de enorme corazón
Quédatelas cuando las necesites.
que no puede querer más.
Cuando estés besando el frío lodo
Que debe aprender a
de la tristeza mal entendida por
querer mejor.
pensar que eres menos.
A querer(SE) mejor.
188
Sí, tú.
Menos que en realidad es más.
Tú, que me lees con esa mirada
Porque debes verlo siempre desde
incrédula pensando en tu caos
el lado de la perspectiva que toca.
ordenado.
Que te toca.
En ese orden caótico que te hace
Que te acaricia.
vulnerable.
Que te hace crecer.
Piénsalo.
Qué bonita estás (y eres) cuando
abrazas tus defectos y los
conviertes en una oportunidad
para mejorar.
Solo hay una forma
de NO limitar
tus capacidades y aptitudes.
Creer en ellas… y en ti.
189
Matar el pasado

Qué manía esa.


La de ir matando el pasado,
cuando forma parte de lo que
somos en el presente.

Cuando somos la suma de


nuestras victorias hechas
momentos efímeros para el
recuerdo.
Qué manía esa.
Pero también de nuestros Entender el apego que deteriora
fracasos hechos aprendizaje para como parte de un presente
mutar la evolución de lo que inexistente que deja heridas
somos hoy. que no.
Y no, así no.
Qué manía esa. No, ni hablar.
Matar relaciones bonitas que
mitigaron lo que fuimos. No entender la belleza de un
Relaciones que dejaron cicatrices apego contradictoriamente libre
190 bonitas porque se vivieron que nos hace seguir queriendo
historias que forman parte de lo desde otra perspectiva a personas
que somos. cuya felicidad (nos) importa.

Porque de eso va la vida,


querer la felicidad ajena,
la de las personas que te
importan como parte de
nuestra felicidad personal.

Y ya.
La conciencia tranquila
es la mejor medicina
para dormir en paz.

191
Darte permiso para estar mal,
cuando lo estás,
es el primer paso para estar bien.

192
Quédate con quien
conquiste tus demonios
Las cosas que se convierten en eternas
son aquellas que nacieron de la nada.

Esas cosas inverosímiles, las más simples que


se postran ante nosotros por una casualidad
inexistente… más bien por causalidad.

Ese efecto causa-acción-reacción


que tanto (te) complace.

Porque todo ocurre por alguna razón.


Lo diré hasta la saciedad.
Nada surge de la nada… o sí.
Y si es así, NADA igual es sinónimo de eterno,
de perenne… de aquello que consume para
producir, que produce para consumir.
Que nace para la retroalimentación de dos,
en uno.

Quédate con quien conquiste tus demonios


como acto heróico de valentía infinita.
Quédate con quien aprenda a bailar con 193
ellos como acto de osadía para tenerte cerca.
Incluso cuando piensas que no está.

Y si te seduce la mente como arte para


cautivarte y quedarse, entonces, quédate tú.
De verdad, me quedo yo.
Incluso para siempre y para nunca.
Incluso sin estar, estando.

Quédate con quien seduzca tus demonios


como acto de respeto y adoración por todo
lo que eres… y también por lo que no.
Escribe tu propia historia,
no la de otros intentando
vivir la suya…
y ellos la tuya.
194
Acto heroico
No es un acto heroico.
Todo el mundo quiere.
Querer es fácil.
En esta vida tan puta
como intensa.
Tan fácil como compleja.
Tan bonita como dramática.
Tan depravada como
maravillosamente perversa.
… todos quieren.

Las emociones son parte No todos somos capaces de


intrínseca de nuestra existencia. aprender a querer de esa forma
La revolución de éstas en forma heroica, donde te olvidas de la
de sentimientos, también. existencia de unas jodidas
diferencias que se inventó la
Sí, querer es fácil. sociedad marchitada por las
Somos seres más emocionales envidias y los celos.
que racionales.
Digan lo que digan los Donde el acto más osado y
inhumanos. valiente se llama admitir nuestra
Digáis lo que digáis los insensibles. vulnerabilidad ante el poder ser
feliz, el querer ser feliz.
195
Sí, querer es fácil. SER FELIZ,
Pero no todo el mundo simple y llanamente.
quiere bien. Y punto.
No todo el mundo aprende a
querer mejor. Sí, querer es fácil.
Pero querer bien…
… eso ya es otro nivel heroico
donde todas las batallas tienen
dos claros ganadores sin importar
el resto de las guerras.
Y claro está, así, sí.
Sí. Y PUNTO.
MAMÁ, del verbo
“persona pesada y controladora
a la que quieres
incondicionalmente y
con la que estás
196
en deuda toda la vida”.
Tienes derecho a vivir
días de caos donde
todo está ordenado del revés.
La cama, la ropa, el pelo, la casa
y la puta vida.
197
Querida resiliencia
Hoy hace justo un año. Y es que a veces la vida se pone
Un año que te hice nacer en mi muy puta.
piel para siempre. Pero nos engañamos al vaivén de
Un año que te hice compartir el las circunstancias que creemos
lienzo de mi piel con tantos otros que no nos dejan otra opción.
perennes que ya estaban. Al vaivén de su mero antojo
Otros que nacieron después. porque creemos que no nos
Y algún otro que está en camino permite decidir.
de nacer para convertirse en Y encima, nos lo creemos.
eterno... también.
Iluso tú si crees que la vida tiene el
Pero hace unos cuantos más que control de tu propia vida.
tu significado forma parte de mi
existencia. Tú, eres quien toma las decisiones.
Parte de mi entender. Tú, eres quien no las toma.
De mi vivir. Porque a partir del momento que
De mi filosofía de vida. no tomas una decisión, ya la estás
De mi forma de ser y estar. tomando.
Porque no se es sin estar,
ni se está sin ser. Tú, eres quien dice SÍ o NO a
Y claro, así, sí. querer aprender.
Tú, eres quien decide ser feliz.
Del hecho de coexistir con mis Tú, eres quien decide caer para
debilidades para hacerlas levantarte.
198 oportunidades y seguir creciendo. O simplemente, levantarte
después de cada tropiezo.
Sean los que sean.

No lo olvides.
Cuando estés besando el lodo,
recuerda que nadie tiene tanto
poder para volver a volar, como el
que tú eres capaz de creer.

No me llames fracaso.
Llámame RESILIENCIA.
Porque el sinónimo de fracaso,
siempre, absolutamente SIEMPRE,
es aprendizaje.
Echar de menos bien,
también es una forma
bonita de QUERER.

199
Relaciones humanas
Mi universo está hecho de Porque dialogo.
personas bonitas. Dejé de discutir para enquistar
Las demás, no importan. situaciones hace tiempo, cuando
cubrí el cupo de tanto hacerlo.
Si me mientes, me pierdes. Porque no me creo ni mejor ni
Si me gritas, me pierdes. peor que nadie.
Si me humillas, me pierdes. Soy yo, con mis mil defectos y
Si no me respetas, me pierdes. alguna que otra virtud.
Si tienes celos enfermizos,
me pierdes. Si sonríes.
Si disfrutas de la (tu) vida.
Si te obsesionas y no me dejas Si lloras.
respirar, me pierdes. Si te emocionas.
Si discutes a diario, me pierdes. Si eres inquieto, osado, atrevido…
Si te crees Dios, Odín o cualquier Si eres curioso.
“ente” supuestamente superior… Si buscas la felicidad como parte
me pierdes. de una actitud.
La felicidad como camino,
Si eres sincero, me quedo. y no como fin.
Si me hablas, me quedo. Entonces, me quedo.
Si me respetas, me quedo. Me quedo bien.
Si confías en mí, me quedo. Me quedo más.
Si me dejas mi espacio, me quedo. Me quedo.
Si dialogas, me quedo. Y punto.
200 Si te crees un igual, ni por encima
ni por debajo de mí, Si te ríes… de ti mismo, antes que
me quedo. de los demás.
Si te ríes. Así a secas…
Porque soy asquerosamente y sin razón alguna.
sincera. Entonces, me sigo quedando.
Porque hablo… mucho.
Porque respeto por encima de Así funciona.
todo y de todos. Así funciono.
Porque confío. Esta es mi forma de ver
Porque dejo el mismo espacio que las relaciones.
yo necesito. Y si te gusta, me quedo.
– ¿Cuándo dices que es el
mejor momento para empezar?
– Ayer.

201
EL PODER DE TU VALOR
Cuando das tanto poder al
“que dirán”, dejas de darte
a ti el poder de ser tú
mismo y olvidas el valor
202
que tienes, mereces y eres.
Respira... valentía
A veces pasa.
Que te fustigas.
Eres sumamente consciente de
que el lodo sabe a ese frío sabor a
derrota mal entendida.
Porque lo has vivido.
Porque lo has sentido.
Porque lo has notado en las
entrañas.
Revolviéndose mientras se Y ocurre.
regocijaba. Siempre ocurre.
Cuando crees que ya
Sí, a la cruda realidad de las no puedes más…
circunstancias. Aparece.
A esa vida que crees rota cuando Solo hazme caso.
besas el gélido suelo. Aunque sea solo esta vez.
A esa sensación de fracaso y Aunque luego no quieras volver a
tiempo perdido. escucharme -dice la voz de la
A jodienda. conciencia, susurrándote por
A la puta vida que no quieres dentro, mientras mandarlo todo a
conciliar con ella. la mierda es el pensamiento más
frágil… y más cobarde-.
Hasta que paras durante un breve
tiempo caduco. Respira profundo.
Justo ese espacio temporal donde Intensamente. 203
todo se magnifica. Un respirar de esos que sientes
Y entonces pasa. que el aire entra hasta el abismo
Pasa que logras romper los más hondo de tu cerebro.
esquemas de la jorobada De tu mente.
autocompasión. De tus pensamientos más tóxicos.
De esa clemencia entendida De ti…
como frustración de la crueldad
que nos lastima. Respira profundo.
Verás cómo se te llenan los
pulmones de valentía.
… de vida.
…. de ganas.
Y de ti.
Qué manía esa.
La de ir matando el pasado,
cuando forma parte
de lo que somos en el presente.
204
Personas magia
Tú, por ejemplo.
Y nosotros siendo dos en uno.
Convirtiendo cada paso en hogar.

Dos caminando de lado.


Que no nos necesitamos para
nada en esta vida, pero hemos
decidido querernos para todo
en ella.

Escribiendo nuestra propia


historia…
… que de eso va la vida.
Nuestra vida.
No la de otros.

Incluso cuando nada tiene


sentido, pintamos de colores y 205
sonrisas las divagaciones de
nuestra existencia.

Hemos descubierto que los malos


ratos nos sacuden para vestirlos
de caricias.

Logramos convertir las


preocupaciones en miradas
sinceras de esas
que no se rompen.
Y entendimos que a los ojos tristes
hay que abrazarlos más y
preguntarles menos.
A veces no sueltas.
Sencillamente te percatas
de que nada te ataba.

206
Es simple.
VIVIR MÁS.
Sobrevivir menos.

207
La calma de nuestra
propia tormenta
Las tormentas nacieron para ser
parte de nuestro aprendizaje.
Y pensamos que no es elocuente el
sucumbir a nuestros demonios
durante un breve tiempo caduco
que marchita cuando vuelves en ti. Sí, pregúntatelo.
Cuestiónate si no tienes derecho
Pensamos que las tormentas a estar mal.
ajenas son más dignas que las A pisar el lodo.
nuestras propias. Sí, el gélido lodo
Nuestra propia sumisión que besas a veces.
mal entendida, claro. Que besamos, no lo olvides.
Esa carencia de respeto hacia No solo tú.
nosotros mismos. No solo.
Sí, hacia ti mismo. No estás solo.
Y no, así no.
Y es que la única forma de
Pregúntate en los momentos descubrir lo maravillosa que es la
de lucidez. vida, tu vida, es acariciar el
Donde toda tu luz está presente légamo, ese fango de mierda
sin percatarte. que tanto mortifica.
Esa que arrojas de forma Sí, aunque suene mal.
inconmensurable e inconsciente. Aunque suene jodido.
Porque está, ¡vaya si está! Aunque suene mundano.
208 Aunque suene real.
Aunque suene.
Aunque es.
Aunque seas.
Es que ERES.

Te lo vuelvo a preguntar.
¿Sabes cuándo llega tu calma?
Cuando te perdonas durante
las tormentas.
Sí, tus tormentas.
Las tuyas, no las de otros.
Estar donde uno
quiere y puede ser.
De eso va la vida.

209
Querer lento y bien
Querer lento y bien,
sin necesidad de más, sino mejor,
también cuenta como
sentimiento sempiterno.

Deberíamos dejar de decir que


queremos mucho.
¿Cómo se mide mucho?
¿Cómo se mide el “yo más”? Esa relación que va a durar(te)
¿Cómo se mide la desmedida toda la vida.
confusa del mal querer por un mal Sí, TODA.
entender enajenado? Deja de fustigarte por la
autocompasión y sé,
Tenemos memoria selectiva. aunque sea solo un poquito,
Hay algo más importante que más benevolente con tu propia
querer mucho. existencia.
Y es querer bien Cómo, y no cuánto, quieras a los
para aprender a querer mejor. demás, también lo decides tú.
210 Empezando por ti mismo, claro.
Y nos fustigamos por la sinrazón
Ese sentimiento inconmensurable espectaculativa del qué dirán.
e imperecedero que se convierte Pero olvidamos que nadie tiene
en eterno. derecho a juzgar(nos).

Ese sentimiento intangible que ni Porque nadie más que tú sabe


la distancia ni el tiempo son a qué huele tu tristeza.
capaces de destruir porque es A qué saben tus logros.
perenne y perpetuo. Qué tacto tienen tus ganas
Contigo es para siempre, de aprender… y crecer.
no lo olvides. Qué música vives con tus ganas
de querer.
Nadie sabe qué sabor tiene la
felicidad de tu sonrisa… o sí.
Respeto a quienes no
quieren ser felices.
Pero que no nos jodan a
quienes sí queremos serlo.

211
He aprendido a ignorar a
quienes la vida les ha
hecho desagradecidos.

212
Desconectar para (RE)conectar

Demasiada acumulación de estrés,


de ofuscaciones absurdas,
de disputas innecesarias,
de angustias superfluas que solo
conllevan perder un tiempo que
jamás vamos a recuperar.

Cuando algo es tan sumamente


importante como ser feliz,
no lo hagas esperar.

Por ínfimo que parezca, 213


siempre aporta más que
cualquiera de los malos
momentos que la vida, o tú,
permitís vivir de forma inútil.
Las ganas de vivir son la
enfermedad más contagiosa.
Y cómo ataca
sin darte cuenta, oye.

214
Ser valiente.. y punto
Aprendí a ser VALIENTE.
Así, en mayúsculas.
Esas mayúsculas que te recuerdan las
caídas de la vida que rasguñan las
entrañas... a veces.
Esas mayúsculas que convierten los
rasguños en resiliencia.

Ser valiente está sobrevalorado


cuando forma parte de tu
ecosistema personal.
Y ya.
Así no…
Cuando ser valiente es la única opción
permitiéndote no serlo.
Porque sí.
Y punto.

Cuando decides no serlo durante un 215


breve tiempo caduco, antes de coger
impulso para suspirar y escupir
circunstancias que no te hacen crecer.

Valentía debería ser sinónimo de


honesta conciencia.
Sinónimo de contigo mismo.

SER VALIENTE nunca pasará de moda.


Valiente tú, que brillas con honestidad.
HUMILDAD, del verbo
“la estrecha línea entre
tener mucha confianza
en uno mismo y soberbia”.

216
Cuando algo es tan sumamente
importante como ser feliz,
no lo hagas esperar.

217
Serendipia del verbo “TÚ”
Algunas personas son pura
serendipia.
Aunque todos lo seamos
para alguien.

Ese encuentro fortuito mientras


estabas buscando otra cosa
diferente.
A veces, hasta sin buscar.

Personas Serendipia que te


cambian la perspectiva de las
circunstancias.
Que te rompen los esquemas y ni
te das cuenta hasta que sonríes a
solas sin saber por qué.
Personas que aparecen de la nada Para conocer los abrazos donde
en tu vida. quedarse a vivir.
De la nada y para todo. Las caricias que son el calor de
218 Para siempre y para nunca. la ternura.
La depravación como (p)arte de lo
Serendipia para cambiar verbos. mundano convertido en lienzo de
Para cambiar el concepto piel de otoño.
de hogar.
Para convertirlo en olor a sosiego. La vehemencia como
oxígeno diario.
El requiebro como recompensa.
La locura hecha cordura
para vivir.

Y aquí andamos,
inventando verbos para dar forma
a lo que realmente importa.
Nadie muere por amor.
Solo se aprende.
Se crece.
Sé tú. 219
Si duele, no es amor
Lo tenemos mal entendido.
El amor no duele.
Y si duele, no es amor.
El amor no daña.
Si daña, ya me disculparás pero
¡despierta!, porque no es amor.
No, así no.
Ni hablar.

Quítate la venda de los ojos.


Esa que te ciega el amor propio.
La que no te permite ver que
dejaste la autoestima allí,
en el suelo,
en el rincón del olvido,
en el baúl de los recuerdos.

Despierta del letargo que


Las decepciones,
te marchita.
esas jodidas sí duelen.
De verdad, hazlo.
Duele porque esperamos.
Quiérete bien a ti, para poder
Dañan porque nos ilusionamos.
220 querer mejor a los demás.
Mortifican porque (nos) creamos
expectativas, conscientes o no.
No permitas que trasciendan las
decepciones ajenas.
El amor no mortifica.
Óbvialas después de digerirlas.
Si mortifica, no es amor.
Así, hasta con
El amor no obsesiona.
protector estomacal.
Si obsesiona, no es amor.
¿Sabes qué es lo más importante
en esta vida?
No decepcionarte a ti mismo.
No lo olvides.
No (te) olvides.
Y ya.
MINIMALISMO, del verbo
“la vida es tan simple como
decidas crearla sin apegos”.

221
Conocerte debería estar en
tus planes de vida.
No lo olvides.
No TE olvides.
222
Si no te estremece,
no es
Si no llena, es que no es. Si no sabes definir qué es,
Si no te hace suspirar, tampoco es. entonces es que es.
Piénsalo. De verdad, entonces es, porque la
No, no es. intensidad de lo que llena radica
en seguir sin saber,
Si no te roba sonrisas cuando pero sabiendo que es.
andas por la calle y sin preverlo te
aparece por la mente, no es. Aunque nos cueste admitirlo,
Si no te aporta, no es, no. a veces, pensando
No, ni hablar. que sobrevivir es vivir.
Y no.
Si no te hace mejor persona, No, ni hablar.
créeme, no es. Hay que vivir, no sobrevivir.
Aquí sí que no es.
Si no te hace comerte el mundo a Así de fácil.
bocados para verte crecer, no, Y qué complicado lo hacemos
tampoco es. a veces.
Acuérdate de esto, Y si es complicado y lo hacemos
porque si no lo hace, no es. más, entonces, olvídate,
223
Ni ahora, ni nunca. porque no es.

Si no te hace pensar en dejar de ¿Sabes? Hay personas que


hacer algunas cosas solo/a, buscan excusas.
para hacerlas con… Otras, buscan tiempo.
no, ni hablar, no es. Buscan momentos,
Si no te hace estremecer, no complicaciones.
olvídate porque no es. Buscan sosiego, no impedimento.
Y claro, luego,
encuentran sin buscar...
...allí donde sí es.
La hipocresía es el cáncer
de las relaciones
profesionales y personales.

224
Volar, del verbo...
“Si vieras cómo dejarte cortar las
alas por otros te hace morir en
vida, seguirías volando”.

Entendí que después de tantos


infiernos, merecía vivir el cielo
en mí.

Comprendí que todo nacía de no Y entonces, decidí construir y


juntar esos pedacitos de vida a los rehacer los cimientos del carisma
que daba cobijo desde lo más silencioso que habita en mí,
profundo de mis entrañas. y en ti, claro.
No lo olvides.
Que las ruinas emocionales que No TE olvides.
acarician el anhelo, son callejones
sin salida donde solo deambulan Recuerda que dejarte cortar las
los apegos del pasado mal alas por otros, solo te hace
entendidos, mal gestionados, morir en vida.
mal todo… Que permitir a lo ajeno que
Y claro, así, no. reprima y someta tu esencia,
No nunca. solo te hace morir en vida.
225
No nada. Que la vida ya se pone muy puta
No tú. solita sin necesidad de que otros
Y no… te hagan morir en ella.
En la tuya, claro.
Me ofusqué siendo el arte sutil de Que un NO es un NO
mi propia negligencia en cualquier idioma, cultura,
por no querer bien. religión y condición.
Por no quererME bien.
Y que no, joder, que son tu sueños,
no los suyos.
Es tu vida, no la suya.
Eres TÚ, no ellos.
La vida adulta es un
espectáculo para personas con
la mente abierta a la nostalgia
bonita de haber sido niños.

226
Las decepciones no siempre
te hacen más cabrón.
A veces te hacen más HUMANO.

227
Demasiado pronto para un “no puedo”
Seguimos enajenados por la sin
razón que nos autoimpone
creencias y prioridades mal
entendidas.

Personas que llevan toda la vida


intentando marchitar parte de lo
que somos.
Excusas donde debería haber
Imponiéndonos a su merced sus
motivos.
propias precedencias y moralidad.
Justificaciones donde debería
Que no la nuestra, claro.
coexistir el carácter suficiente
Y encima les hemos dejado
como para ser nosotros mismos.
que lo hagan…
Límites donde debería
… y nos lo hemos creído.
haber ganas.
Y no.
Así no.
Y así nos va.
No, ni hablar.
Viviendo a medias.
Y las medias colgando donde no
Andamos ofuscados pensando que
deben estar.
228 no podemos.
Nos han hecho creer que no
Ya sabes, el secreto siempre está
podemos, claro.
en las ganas.
Dejando dentro de las entrañas lo
Hagas lo que hagas.
que sentimos y cómo lo sentimos.
Alguien dijo una vez,
creas lo que crees.
Dejando aletargada la índole de
nuestra creencia poniendo
Llegar tarde no es una solución.
barreras donde debería
Pero no olvides que siempre es
haber sueños.
demasiado pronto para un
“no puedo”.
Paro un “no quiero” siempre estás
a tiempo.
LEALTAD
Qué manía esa,
sernos desleales
por lealtad a otros.
Y no, así no.
229
(Sin) pedir permiso para brillar
Lo tenemos mal entendido
porque nos lo hicieron creer.
Mal, pero nos lo creímos.

Nos dijeron que no podíamos


lograr nuestros sueños si no era
con ayuda de quien manda.
Y no se enteraron, de que quien
manda en nuestra vida,
y en nuestros sueños, somos
nosotros.

Nos dijeron que nuestros retos


eran solo una palabra de
cinco letras.
Pero lo que no sabían es que esas Y no sabían que las mentiras
cinco letras las colocamos tienen las patitas muy cortas,
nosotros a nuestro antojo… y que la originalidad y el carisma
230 y en el camino de nuestra son inclonables.
perseverancia para lograrlos.
Nos mintieron, diciéndonos que
Nos intentaron engañar, no se puede brillar
haciéndonos creer que hay que sin pisar a otros.
robar ideas, copiar logros, Y los muy ilusos no sabían
plagiar recursos, que no tenemos que pedir
ser sumisos de terceros… permiso para brillar.

Y es que es tan sencillo como


hacerte esta pregunta y no
responderte tú mismo.
¿Sabes que las estrellas no piden
permiso para brillar?
Mereces ser feliz
sin que te rompan.
Sin que te rompas.

231
Morir no es el problema si
lo hacemos llenos de
historias y momentos.
El problema es morir vacío.

232
Sonrisa tú,
que brillas con luz propia
Nos contaron que reírnos tanto
era de locos.
¡Bendita locura!
La misma que lleva
acompañándome ya 43 años.
Y así seguirá siendo. Circunstancias de mi existencia.
Pese a quien le pese. Presentes como parte
Le moleste a quien le moleste. de mi pasado.
Le joda a quien le joda. Soy humana.
Que se joda. Igual que tú.
Igual que todos.
Me apenan quienes no ¡Y menos mal!
comprenden que la risa es la
mejor medicina para todos Piensa que todo lo que lloraste un
los males. día, se ha convertido en limpieza
Me entristece ver personas para el alma.
carentes de ese gesto tan Que el mejor don cuando regalas
sumamente fácil: sonreír. sonrisas, es dibujarlas en otros de
Ver que no saben, o peor, que no forma inconsciente.
recuerdan el valor De forma mágica.
233
inconmensurable de las sonrisas. Curativa.
Aunque sean momentáneas, claro. Para ellos.
Aunque sean. Y para ti, claro.
Aunque son.
Porque ERES. Ten siempre tu sonrisa lista para
cualquier ocasión.
Dicen que un día sin sonreír es un Para los demás.
día perdido. Para con los demás.
Perdí muchos en el pasado, Pero sobre todo contigo mismo.
créeme.
Sonrisa tú, que brillas
con luz propia.
No eres el problema
ni la solución de otros.
Eres tu propia enfermedad
y tu cura.

234
Sonrisas compartidas sin
(dar) explicación
Qué manía más bonita esa, oye.
Sonreír sin explicación…
… o con todas ellas, claro.
Aunque no lo sepas.

Ver sonreír a quien llena tu vida


los rincones de los vacíos que
crees tener, pero que no.
Que son vacíos inexistentes
porque la enajenación de la
autoestima a veces falla. La vida compartida sin
No pasa nada. explicaciones.
(no passa res). Sobre todo para sonreír.
Para reír.
Perdónate también por ese error Esa risa tonta ajena que provoca
de no quererte. la tuya, claro.
235
Por no quererte durante un breve
tiempo caduco. Una vida compartida
Por favor. para ser más feliz.
Eres humano. Para hablar…
y para no hacerlo,
Vuelve a lo anterior. también.
A la escucha activa de ti mismo. Para mirar.
Y escuchar reír al otro. Observar.
A quien tienes a tu vera Sentir…
incondicionalmente. Y-PUN-TO.

Porque nada es tan bonito como


una sonrisa sin (dar) explicación.
No son los demás,
ERES TÚ.
Sea lo que sea,
decidimos nosotros,
no ellos.
236
¿Cuándo te perdonaste
por última vez?
Tanta autoexigencia no nos deja
crecer ni profesional ni
personalmente.
237
Suerte, del verbo "TÚ"

No creo en la suerte.
Creo en la acción de los hechos
por las decisiones que tomamos.
Pero suerte a veces es sinónimo
de dos.
Incluso las malas decisiones
también crean buenas y grandes
historias.

No, no creo en la suerte.


He aprendido a creer en mí
Y en ti, claro.
He aprendido a convertir un "yo"
en un "nosotros", apostando a un
camino ganador. Pero tú lo haces tan sencillo como
el latir inconsciente.
Al final, y al principio también, Sí, tú.
238
es fácil porque lo haces fácil. Tú que pintas de sonrisas los
No porque la vida sea fácil. problemas cuando crees en ti.
Respirar profundo y decir "no Y en mí.
pasa nada", a veces es un suspiro Tú mismo, claro.
inconmensurable.
No.
No creo en la suerte.
Creo en ti.

Qué suerte (nos) tenemos.


Y cuando sientas que hay personas
oscuras… aléjate.
Les encanta robarnos
los colores de nuestra vida
(sin permiso).
239
Tienes derecho(s)
Sí, tienes derecho a vivir el caos.
En el orden caótico de tu existencia.
En el puro desorden de la vida.

Sí, tienes derecho.


Derecho a que la ropa esté
desordenada.
A que la cama esté del revés.
Sea por la razón que sea…
Derecho a darte derechos(s).
A tener derecho(s).
Y del revés, también.

Tienes derecho a no quedarte Tienes derecho al desorden mental.


durante un breve tiempo caduco. Al caótico mundo interior que hace
Hasta que sí, claro. que brilles como lo haces.
A quedarte hasta rabiar dentro Sí, también.
240 del caos (des)ordenado. También tú.
Y cuando no, también. TÚ.

Tienes derecho a vivir días de caos


donde todo está ordenado del revés.
La cama, la ropa, el pelo, la casa
y la puta vida.
Qué bonita estás cuando
abrazas tus defectos y
los conviertes en una
oportunidad para mejorar.

241
Querer es fácil.
Pero querer bien…
Eso es otro nivel heroico.

242
Palabras
Admitámoslo.
No todas las palabras suenan igual, ni se leen
igual, ni se sienten igual.

Algunas se leen en el momento que más necesitas


sentir el olor a hogar.
Respirar profundo el abrazo donde quedarse a
vivir, por ejemplo.

Y es que a veces, las ganas son la medición


perfecta que acorta las distancias.
Ya sabemos que el secreto está en las ganas…
y en ti, claro.

Porque algunos "te echo de menos" son como un


intenso suspiro cardiovascular.
Otros…
Sin el "como".
243
Deberíamos cambiar de lugar
el callejón sin salida
de nuestra vida.

244
Todos somos grandes
(y tú también)

El problema es creérselo.
Creértelo.
Creer que puedes hacer cualquier
cosa que te propongas.
Ahí reside tu grandeza.

Cuando el caos nuble tu mente,


detente
La autoexigencia está sobrevalorada,
créeme.
Por ti, claro, más que por los demás. Y mientras crezcas, vendrán
tormentas huracanadas de fuera
Y pensar que desistir es de cobardes. para apabullarte.
De débiles mediocres que no pueden Para hacer creer que no eres tanto
porque no quieren. como la vida, y tú mismo, te estás
Y no, así no. demostrando que eres.
Y ahí tampoco. Sigue creyendo en ti.

Desistir a veces es la mejor opción Sí, llegarán algunos para adornarte de


para tu supervivencia. palabras vestidas de recelos desde el
Para seguir adelante. exterior de lo anodino.
Para tu salud mental. Desde la hipocresía del ser humano
Para tu todo. 245
vestida de desazón.
Desistir a veces solo es el punto de Sigue creyendo en ti.
partida para poder volver a resurgir Es la base fundamental para
desde las entrañas de tu propia seguir creciendo.
fortaleza, y seguir creciendo. Pero creételo, créeme.
Nadie mejor que tú sabe de qué
Pero créetelo, claro. eres capaz.
Porque a veces es necesario parar y Pero creételo,
acariciar desde tu interior los aunque a veces no te creas.
conceptos distorsionados de lo que
crees que necesitas ser. Y recuerda…
"Todos somos grandes en la medida
de que NO dejamos que los demás
nos pisen".
Cuando empieces a quererte bien,
comprenderás que
no todo el mundo te merece…
y aprenderás a elegir.
No es egoísmo ni egolatría.
Es amor propio.
246
Quiérete.
Si van a criticarme,
háganlo con clase
para no perderles el respeto.

247
Tu amigo más cabrón
Entendí que el miedo
no es mi enemigo.
Es mi amigo más cabrón.

Y cuando lo comprendes,
dejas de sufrir innecesariamente.
Dejas de temer lo que no
sirve de nada.
Porque “nada” es una palabra
vacía cuando habla de temor.

Debes despreocuparte por lo que No le temas a tus miedos.


es inevitable que suceda. Al miedo.
Y lo que es evitable, también. Aprende a comprenderlos.
A entender la razón o la sin razón
Aprendes a verlo desde otra que creamos en nuestra
perspectiva. cabeza loca.
Desde la del aprendizaje.
Desde la del conocimiento. Toma el miedo como tu cómplice.
Desde la de la trascendencia que Ese que te ayuda a estar alerta.
248 damos a las cosas, El que te ayuda a conocerte.
a las situaciones… A superarte.
a las personas. A ser mejor.
Sí, a ser tu mejor versión.
A la importancia que uno le da
a todo... o a ese nada. ¿Qué hacen los mejores amigos
Ese nada que es todo y los más cabrones?
y que convertimos en vacío Empujarte a vivir
cuando ya sí. la osadía de vivir.
La de atreverse.
La de rebelarse.
Contigo mismo, claro.
Créeme que sí.
Entender que estamos de paso,
a veces conlleva
una vida entera.

249
La relación más larga es y será
contigo mismo
Tenemos el concepto del querer Tenemos el concepto de vivir
mal entendido. mal filtrado.
Y de la mano, la noción del Suscitado por una sociedad
egocentrismo, también a la par. arcaica que nos impone modas
Sí, conceptos totalmente ancladas en el hastío.
distorsionados
No podemos caer bien a todo el
Y luego pasa lo que pasa… mundo… ni falta hace.
que se nos pasa. Con el tiempo aprenderás a elegir.
Que se nos pasa querernos bien. No es egoísmo, ni egolatría.
No mucho, ni tanto, sino bien. Se llama AMOR PROPIO.

Es sencillo… y tan complejo que Quiérete.


nos llega hasta la saciedad de la Aunque a veces no lo hagas.
madurez que a veces no llega. Tienes derecho a tener días
Cuando empieces a quererte bien, donde no te aguantes ni tú.
comprenderás que no todo el Tienes derecho a tener miedo
250 mundo te merece… de perderte.
¡Ni lo pretendas! Tienes derecho a
Qué agotamiento… besar el frío lodo.
Pero no te encariñes con él.
Quiérete.
Recuerda que la relación más
larga que vas a tener en tu vida,
es contigo mismo.
Y cuando creas
que no puedes más…
...respira profundo.
Verás cómo se te llenan
los pulmones de VALENTÍA.
251
Estamos hechos de historias,
de momentos y experiencias
llamadas vida.
Hechos de Serendipia.
252
El tiempo es solo tuyo
Todo ocurre cuando tú Nuestras historias.
decides que ocurra. Tu historia.
No antes. La que has decidido vivir a través de
No después. tu existencia con las circunstancias
que conllevan el paso del tiempo.
No hablo de la muerte como Tus circunstancias.
parte del proceso. Tu tiempo.
Sea justo o injusto el momento
en el que ocurre. Estamos siempre en búsqueda de la
Hablo de lo que sí depende - felicidad, y mientras gastamos tiempo
unicamente de nosotros. en encontrarla, nos olvidamos de
De lo que está en nuestras manos. vivirla y disfrutarla.
En las tuyas. La felicidad es una mera actitud.
Recuerda siempre que de ti depende Tú decides ser feliz o no serlo con las
morir en vida, o vivir tu única vida. infinitas cosas que postra ante ti
la vida.
Seguimos pensando que no somos
dueños de nuestro destino. No olvides que la felicidad absoluta
Pero somos la suma de nuestras no existe.
decisiones y nuestras no decisiones. Ni lo intentes.
Pues las no decisiones, son decisiones Le ocurre lo mismo a la verdad.
en sí mismas Nos hace ser ignorantes de la 253
Cuando no estamos decidiendo… ambigüedad, del diálogo, de la
ya lo estamos haciendo. libertad de ser nosotros mismos, estén
o no de acuerdo con nuestros
Y esto, nos guste más o nos guste argumentos.
menos, es el preámbulo de lo que
hemos escrito, y seguimos escribiendo Como dijo Oscar Wilde, sé tú mismo,
a diario, como parte los demás papeles ya están elegidos.
de nuestro destino.
Remember.
Everything happens when you decide
it happen.
Not before. No after.
Your time is only yours.
Si no se siente afortunado de
tenerte en su vida…
Es que no.
No es.

254
Un año de caos desordenado
A veces pasa. Incluso cuando no está presente.
Pocas, pero pasa. Cuidándote y mimándote con esos
Dejas el reloj y la batería del móvil (a)brazos que curan el alma.
en casa. Con esas caricias que saben a
El smartphone en silencio para "me importas".
saborear la compañía. Coleccionando momentos infinitos
Las prisas en la puerta, desde fuera. desde entonces, y no cosas.
Y los problemas en la caja de las cosas Desde ese día ya hace un año,
intrascendentes. y el tiempo que no entiende
de utopías.
Justo cuando ya no querías nada. Ni de baterías.
Cuando no buscabas nada.
Cuando las heridas del pasado se han Espacios inconmensurables que
convertido ya en cicatrices para que suman sin cuantía porque
no duelan. son eternos.
Cuando reniegas de San Valentín dos El caos ordenado que tanto llena.
días antes. El orden de la vida caótica que
Cuando te ríes del exceso de aparece para dar sosiego a la tuya.
corazones sanos y te preocupas por A la mía.
los corazones rotos ajenos, Y ves cómo eres capaz de
más que del tuyo. parar el tiempo.
Y este frenándote a ti para que la vida
255
Y de golpe, aparece el karma. transcurra sin prisas.
El jodido karma que te ponen el Eso que llamamos sentir.
mundo al revés. Eso que te hace desconectar para
Y él, claro. (re)conectar.
Quien apareció para romperme los
esquemas de la vida. La libertad de compartir el mismo
De mi vida. sendero sin pisar(nos).
¡Y menos mal! El sumar que conlleva
respetar para crecer.
Entonces te vistes de piel, de ganas y Aportar para evolucionar.
de ojos que te cuentan a qué sabe Y claro, así, sí.
la felicidad. Sí ahora.
El hogar mirándote de lejos, Sí siempre.
siempre cerca. Para siempre y para nunca.
Para todo y para nada.
Si no te apasiona desde
y hasta las entrañas,
es que no es.

256
Nada es tan bonito como una
sonrisa sin (dar) explicación.

257
Un día perdí la vergüenza

No recuerdo cuándo, ni dónde, Haciendo lo que me apasiona.


ni por qué. Viviendo lo que me apasiona y de la
Pero lo hice. forma en la que me apasiona.
Esa forma inconmensurable de ver la
Creo que es una de las cosas más vida, mi vida, porque tiempo atrás
maravillosas que he hecho en mi vida. dejé que se marchitara.
Perder aquello que jamás debería
haber tenido porque frenaba mi Sí, siendo yo misma con mis mil
personalidad… mi esencia. defectos y alguna que otra virtud.
Y entonces descubrí que era, y es,
Ese "qué dirán" que nos marchita lo lo que me merezco.
que somos. VIVIR siendo quien soy.
Y ese "y si…" Que nunca llega. Pese a quien le pese
Ese "no me atrevo", por miedo al Le guste a quien le guste.
des(miedo).
Entendiendo la felicidad como
Ese "no soy capaz" porque alguien dijo camino, y no como fin.
que no sería(s) capaz. Como actitud de vida.
Porque alguien que no está en su Como debe ser, que diría alguien que
juicio decidió hacerme creer que no suspira a golpe de hogar.
era ni sería capaz.
258
Ni tú, claro. En serio, ponerte por montera la
Y no, así no. capacidad de ser tú mismo haciendo
No, nunca. lo que te gusta, pero sobre todo
No… para siempre. gustándote lo que haces,
por ínfimo y minúsculo que sea.
Un día perdí la vergüenza.
Sí. Empieza por darte más importancia a
La perdí no sé si de forma voluntaria ti mismo. Es la única manera de que
o inconsciente. los demás podrán entender que tu
Pero lo hice. valor es el que tú has decidido que sea
Y desde entonces soy yo con todas porque mereces ser feliz.
las consecuencias.
MIS CONSECUENCIAS.
Y cuando la vida se ponga jodida,
y créeme que se pondrá,
sonríele y jódela tú.

259
Universo tú
La piel es de quien te piensa
y sonríe sin querer…
aunque no lo admita.
De quien te abraza como
si fueras hogar. Sentimientos con apósitos para
Te acaricia como si… también. curar las heridas del pasado.
Corazas para protegerte de lo que
La piel es de quien te mira como uno no se puede proteger.
si fueras el (su) universo entero Sí, ese momento olvidado.
Sí, universo tú.
Universo todo. Ese momento en el que te seduce
Universo eterno. la mente y vas guardando las
cicatrices como la ropa de invierno
Cuando sientes que te rompen en primavera.
los esquemas. Como aparecer de la nada y
Incluso cuando creías tener las quedarte en mis primaveras de piel
emociones herméticamente de otoño.
precintadas. Otoño perenne.
260 Iluso tú… Esa estación hecha piel
imperecedera… eterna.

Y la vida es eso.
Respirar profundo y ser
conscientes de que
solo se vive una vez.
Vivamos pues, con la vehemencia
que une lo inconmensurable de
nuestra existencia.
Y que sea lo que tenga que ser.
Pero mientras sea… seamos.
Algunos “te echo de menos”
son como un intenso suspiro
cardiovascular.

261
Tienes derecho a tener un
día de mierda…
Y los que sean necesarios
para estar bien contigo.

262
Verano de piel de otoño

En tus atardeceres de eterno sosiego.

En la magia de tus silencios.


Los que no dejaron de hablar nunca.
Llenos de palabras que solo los osados
eran capaces de escuchar.

Vine para quedarme en(tre) tus


historias perennes.
Para siempre y para nunca.
Para hoy y para un ayer que coexistió
en las palabras inconmensurables
de lo tardío.

Vine para quedarme en tus


primaveras de flores de almendro.
De colores indelebles (a veces).
De luz en la oscuridad.

Sí, vine para quedarme en tus veranos 263


de piel de otoño y sus universos
infinitos.

De esa piel hecha poesía.


De esos ojos que son hogar.
De ese yo que permanece.
De un para hoy, pero para siempre.
¿Sabes cuándo llega tu calma?
Cuando te perdonas
durante tus tormentas.

264
Vivir al límite
La vida es eso… esto.
Realidad.
Sin Photoshop.
Sin filtros.
Sin edulcorantes que sirvan
de sucedáneos para
amortiguar las caídas.

Con o sin miedos, pero


abrazándoles fuerte para
aprender a bailar con ellos.
Y cuando sientas vértigo, y
Incluso cuando la vida se créeme que lo sentirás, si no
pone muy puta, que ponerse, lo has hecho ya, respira.
se pone, todos los sabemos… Nada es tan excitante como
no importa. saber que eres capaz de lograr
tus retos.
Forma parte de las Nada suscita tanto la
circunstancias para llegar a estimulación de nuestro
ser quienes somos hoy. cerebro como los desafíos.
Sí, ser la suma de las historias
que vivimos e hicimos Y cuanto más complejos,
vivir a otros. más inaccesibles y más 265
agotadores, más te hacen
Somos la suma de las vidas crecer, como profesional, y
que hemos cambiado para sobre todo como persona.
bien con nuestra forma No lo olvides.
de ser y de hacer. No te olvides.
Eso es el éxito.
El valor real de tu existencia. Esta es mi zona de confort.
¿Y la tuya?
Recuerda que tienes una sola
vida para cumplir tus sueños.
VIVE.
Lo demás no importa.
Es cuando te mira,
que te pone (...)
el mundo del revés.

266
De ti depende no dejar que
tus miedos ocupen el
lugar de tus sueños.

267
Vivir sin manual de instrucciones

Vivir no viene con manual de instrucciones.


Ser feliz, tampoco.
Ni tú.

Aprende a perdonarte más a menudo.


A darte permiso para estar mal.
A quererte bajo cualquier circunstancia.
A creer en ti.

Permítete brillar sin miedo al qué dirán.


Son tus sueños, no los suyos.
268
Nadie llega a este mundo con manual
de instrucciones.
Y si no te atreves a hacerlo…
alguien lo hará por ti
anticipándose a tus sueños.

269
Volver a creer en ellas.. y en ti

Nos lo contaron mal.


Como casi siempre,
nos lo contaron al revés.
Sí, por el lado que no toca.
Como aquel que no quiere
la cosa, por el lado de la
contrariedad de nuestro De nadie más.
talento. No de ellos.
De ti.
El lado de la frustración. Y punto.
Del fracaso mal entendido.
El lado del desasosiego. Y entonces,
De la incomodidad y el dejamos de ignorarlos.
malestar social visto desde De fustigarnos por una causa
nuestros adentros perdida de otros.
mal comprendidos. Aprendimos lo que nadie
Y no, así no. nos mostró en el pasado,
intentando jodernos en el
Nos lo contaron mal... presente, porque el futuro lo
270 … pero lo entendimos peor. creamos nosotros.
Hasta que fuimos capaces
de discernir. Recuerda que solo tú
De coexistir entre nuestro escribes quién quieres ser,
lado racional de la propia y quién serás.
existencia y Resultado de nuestras
el lado emocional de decisiones y nuestras no
nuestra esencia. decisiones.
Sí, hasta que comprendimos Recuerda que
que depende de nosotros. lo que crees, creas.

Porque solo hay una forma de


NO limitar tus capacidades
y aptitudes.
Creer en ellas… y en ti.
Volar, del verbo
“si vieras cómo dejarte
cortar las alas por otros
te hace morir en vida,
seguirías volando”.
271
Hay cicatrices bonitas que nos
recuerdan que vivimos
historias preciosas.
No las borres.
272
Cúralas.
Tus batallas...
tu aprendizaje
Así sigue mi día, escribiendo por
y para vosotros.

Por todos los que me escribís a


diario con vuestros
días de mierda donde
queréis tirar la toalla. Donde tirar la toalla
no es una opción.
Donde recordáis que emprender Donde luchar por tus sueños
es complejo, arduo, pisando a es tu decisión, no la de otros.
diario las jodidas arenas Porque son tus sueños,
movedizas de la inestabilidad no los suyos.
que generan inseguridades Es tu vida, no la suya.
hasta el hastío. Eres tú, no ellos.

Donde las noches sin dormir se Sí, emprender es una mierda.


convierten en costumbre. Y enorme, créeme.
Donde la frustración es sinónimo Pero, ¿sabes? merece la pena.
de impotencia… Porque te la quita.
…hasta que recoges lo que La pena, claro. 273
has sembrado.
Te quita la pena cuando
Hasta que los frutos de la logras tus retos.
constancia se convierten en Cuando te antepones a tus
pequeños logros. circunstancias.
Donde perseverancia es Cuando el valor de tu persona te
sinónimo de poder. lo pones tú, y no otros.
De poder lograrlo, claro. Cuando crees en ti.
En lo que haces.
En lo que aportas.
En lo que aprendes.
En lo que eres.
También estamos hechos
de los momentos rotos
de nuestro pasado.

274
Ese bonito desastre
Somos ese bonito desastre que dibujan historias preciosas.

Y lo vivimos de aquella manera como se viven los


momentos adolescentes.

Como cuando te acarician por primera vez, pero cada día, cada
instante, cada ínfimo recuerdo perdurable...

Como cuando sabes que hay sábanas que huelen a hogar, y


suspiros con nombre propio.
275
El trazo inocente que dibujamos con cada abrazo.

Suscitando esa perversión preciosa que seduce la mente antes


que el cuerpo.

Ser la suma de los momentos rotos del pasado también es parte


de ese bonito desastre llamado ser uno mismo con todas las
consecuencias.
Con los demás, y contigo mismo.

Ser tú.
Así, sin titubeos.
Ser nosotros escribiendo nuestra historia en la piel del otro.
Y punto.
Deberíamos poner de moda
eso de querer(se) bien,
y no a medias.

276
Somos ese bonito desastre
que dibuja historias preciosas.

277
Los momentos rotos de
nuestro pasado
Qué manía esa.
Pensar que los momentos rotos de
nuestro pasado no son parte de
nuestro presente.
Que la vida está hecha
únicamente del aquí y ahora en el
que nos encontramos. Pero la vida es
tan intensamente jodida,
Ese momento efímero que ya es que nos pone
pasado cuando terminas el suspiro en el camino de nuestros
que quebranta el futuro. sueños ese báculo que crea la
Tu futuro. maldita inseguridad de vivir.
Y no, así no. La muy cabrona...
Esa incertidumbre que titubea
No olvides que hay cicatrices
con nuestras decisiones.
bonitas que nos recuerdan que
Con nuestras no decisiones...
vivimos historias preciosas.
No las borres.
Créeme, no te atormentes con
Cúralas.
quien no merece tu aliento.
Haz las paces con ellas. Huye de las personas que te
278 Recuerda que tu tranquilidad no es utilizan de parche para sus
negociable. heridas mal curadas.
Que tu sosiego, tampoco. Recuerda que tu libertad
Que eres tú, y no los demás. tampoco es negociable.
Es tu vida, no la suya. Tú decides, no ellos.
Es tu vida, no la suya.

Y aprendí a encontrar la
calma durante
mi propia tormenta.
Llegó cuando entendí que
tenía derecho a perdonarme.
Porque también estamos
hechos de los momentos rotos
de nuestro pasado.
Lo tenemos mal entendido.
El amor no duele.
La decepción, esa sí.

279
Todo empieza por un “sí (me) quiero”
Entendí que es mejor llevarte bien
contigo mismo.
Es la única relación que dura
toda la vida.
Te guste o no.
Acéptalo.
Que tropezar es el sinónimo de
Descubrí que somos nuestro mejor
aprendizaje.
amigo y nuestro peor enemigo.
Que hay que caer para levantarte.
No lo olvides.
Desaprender para volver
Yo decidí recordarlo.
a aprender.
Pero me percaté que es un
Desde cero, pero con el
inconmensurable y arduo trabajo
conocimiento de la experiencia.
que nos ocupa hasta el fin
De la coexistencia con
de nuestra existencia.
nosotros mismos.
Conocernos bien a nosotros
mismos. Que uno siente
Ni más, ni mucho, sino bien. irremediablemente a pesar de las
circunstancias.
Como el querer.
280 Sean las que sean.
Comprendí que a veces hay que
Las del pasado, presente o incluso
perderse para encontrarse.
la propia especulación de las
Desconectar para (re)conectar.
emociones futuras que están aún
Hacer para lograr.
por llegar.
Estar en silencio para lograr
escucharnos. Sentir para vivir.
Soñar para viajar… Así de sencillo.
desde dentro, claro. Así de complicado.
Y así, sí. Así de (que) TODO.
Sí cada momento. Dice la vida que no nos la
Sí siempre. compliquemos, que ella solita lo
hace maravillosamente.
Al fin y al cabo,
vivir ya es toda una aventura.
La felicidad no es
solo una actitud.
Es una decisión
de tomar cada día.
281
SALUD (MENTAL), del verbo
“tengo memoria selectiva
por interés propio”.

282
Cree en ti...
Cuando aprendas a creer en ti.
Cuando te pongas en valor.
Cuando aceptes lo que eres y quién eres.
Cuando tu mente sea capaz de aceptar(te).

Cuando aprendas a dar a cada cosa la


importancia que tiene.
La importancia que tú le das.
Ni más, ni menos.

Cuando regales tu tiempo a quien es merecedor


de ello.
Cuando inviertas en aportar a los demás.

Cuando todo eso ocurra... da las gracias.


Date las gracias. 283

QUERIDOS DEFECTOS:
Gracias por hacerme aprender a valorar mis
virtudes.
Vive, lo demás no importa.

284
Cobijo

Del verbo "hay personas que son hogar".


Sinónimo de casa, de abrigo, de protección...
de sosiego.
Antónimo de abandono, de desamparo...
Tú decides si ser cobijo, ser el arropo de quienes quieres...
de quienes te quieren.

Tú determinas si ser familia más allá de las


herencias genéticas.
Acariciando los lazos emocionales que conllevan las
relaciones humanas a cualquier nivel.

Que los demás sean hogar o no, no depende solo de ti.


Depende de cómo te hagan sentir ellos.
De cómo seas capaz de aceptarlos como punto de
apoyo hasta en los silencios compartidos.
285
Aceptarlos en esos misterios de la prudencia personal
que a veces grita sin sonido de forma ensordecedora.

Tú decides, hasta sin decidir.


Y claro, así, sí.
Sí siempre.
Sí siempre al cobijo y al hogar.
A las personas que son cobijo... y hogar.
El secreto está en que
mañana no pienses
que podrías haber
hecho algo más.
286
CAMINO, del verbo
“hay personas que son destino”.

287
Resiliencia
Nunca se es tan fuerte como cada vez que tienes
que levantarte de la caída.
De todas ellas, claro.
De cada una de ellas, por supuesto.

Y aquí andamos, como si la vida nunca


nos hubiera golpeado.
Como si ésta fuera exenta de tropiezos, de la
consecuencia de los ostiones que nos ayudan a
besar el suelo.

Pero mira tú, aquí andamos, con la cabeza bien


alta, mirando al frente y retándonos para seguir
creciendo.
Para seguir aprendiendo a construir
en lugar de destruir.
Para seguir aprendiendo a sumar y no restar.
288
Aportar y compartir, maravillosos verbos
hechos esencia.
Es la única forma de aprender a ser mejores.
Mejores personas, claro.
Si no, no.

Para, sencillamente, adaptarnos a ese proceso


de mutación que experimentamos en el cambio
que producen los tropiezos hechos aprendizaje.
Y claro, así, sí.
El olor y las caricias
de algunas sábanas,
también son hogar.

289
Tu vestido de autoestima...

Deja de lamentarte.
De subestimarte.
De infravalorarte.
De pensar que eres menos que vete tú a saber quién.
No, así no.

Nadie es más que nadie.


Y menos tampoco, claro.
Deja de compadecerte por tus heridas del pasado
mal curadas.
Pon punto final a ese apego mal entendido,
mal gestionado.
Entierra las cicatrices que no te aportaron nada bueno,
si es que no supiste encontrarlo.
Porque, al fin y al cabo, también hay cicatrices bonitas
que nos recuerdan que vivimos historias preciosas.

Recuerda que esa sonrisa en la mirada


290 te queda preciosa.
Sí, esa.
Esa misma que combina a la perfección con tu vestido
de autoestima... de amor propio.
Y claro, así, sí.
Sí cada día.
Sí cada instante.
Sí siempre.
Sí tú.
Sí, TÚ.
ORDEN, del verbo
“reírme del desorden emocional
en el que te (me) has convertido”.

291
La reencarnación existe.
Tanta idiotez en algunas personas
no es normal.
Fin.
292
La media naranja de
nosotros mismos
Entendí que la vida a veces se pone muy jodida.
Así, con la boca grande y la mente cerrada.
Con el vaivén de una sociedad marchitada que solo grita
estereotipos nauseabundos de lo que han estipulado
como “normal”.

Qué manía esa.


Pensar que debemos ser la media naranja de alguien.
Que sin alguien no somos viento, ni sueños, ni retos… ni vida.
Y claro, así, no.
No, ni hablar.
No nunca.
No siempre.
No tú.
No nadie.

Nacemos siendo la parte completa de nosotros mismos.


La media naranja de nuestra otra mitad.
Así, con el amor propio subido por montera.

Y qué bien nos queda ese vestido de autoestima.


Hace juego con esa mirada de libertad.
Pero libertad de palabra, no solo de mente.
Libertad de hechos, no solo de sueños. 293

Libertad para volar con los pies en el suelo, y la mente en las


nubes de lo tangible, de lo palpable.
De lo que se puede realizar porque tenemos la entera
convicción de hacerlo posible.
Y PUNTO.

No la "libertad" metida en esa jaula manipulada por el antojo


ajeno de quienes anulan los principios de la moralidad
más básica.
La nuestra.
La tuya.
La de todos.
Hazte una pregunta jodida
de vez en cuando.
Por ejemplo,
¿Por qué dejaste de hacer
aquello que te hacía feliz?

294

aquello que no te hace feliz?


Soltar para agarrarme a mí
De eso va también la vida.
De aprender a soltar.
De aprender a despegarte.
Aprender a quitar(te) lastres ajenos
que no suman.

Sí, de eso va la vida... también.


De aprender a comprender.
De quitar corazas mal entendidas,
mal gestionadas.
Mal de muchos porque terminan llevándolas
otros por ti... también.

A veces la vida también es eso.


Aprender a dejar de acariciar con tanto ímpetu
y fervor el apego.

Y al final, aún con suficiente tiempo,


te percatas de que debes aprender a soltar
para agarrarte fuerte a lo más importante 295
de tu vida... TÚ.
Personas que se cruzan
en tu camino y te
olvidas de dónde ibas,
porque son camino.
296
AMAR, del verbo
“conmigo para poder ser contigo”.

297
Tóca(me) aquí...
Qué manía esa, pensar que con tocar la piel
es suficiente.
Que con decir palabras bonitas y excelsas
cambias el mundo de alguien.
Sí, claro, momentáneamente
De forma efímera, perecedera.
Y no, no es suficiente.
Que con miradas uno se alimenta
para siempre.
Incluso sin mirar.
Así, con la nostalgia de las historias pasadas.
No, así no.
Tampoco.

Qué manía esa, pensar que somos inmunes a


las caricias que duran toda la vida.
Joder si duran... algunas para siempre.
Seguro que también las has vivido.
Las has sentido.

Pero de verdad, si tienes que tocar,


298
tóca(me) aquí.
Justo en ese punto donde (me) cambias la vida.
Aquí, acariciando donde no se ve.
Donde no se toca. poder
En ese punto sublime donde tiene(s) el
de dar y quitarme la vida para besar el lodo
durante un breve tiempo caduco.

Sí. Es tiempo de cambiar vidas.


Tiempo de cambiar la vida.
Tiempo de cambiar tu vida.
De cambiar(te) TÚ para seguir viviendo.
URTICARIA. Dícese de la reacción
que produce en mí las mentiras.

299
Volar, del verbo...
Hay verbos capaces de cambiar el
concepto de las alturas.
Cambiar el concepto
de los sueños.
Sentir que no es necesario estar
durmiendo para soñar.
Que los mejores sueños son los
que se viven despierto.
Porque la definición de algunas
palabras cambian en función de
Que eso que llaman amor llega
las circunstancias.
cuando menos esperas que llegue.
Tus circunstancias.
Cuando no lo ansías.
Cambian en función del entorno.
Y que tal como llega, se va cuando
Ese ecosistema emocional
no cuajan las cosas.
creado por ti… para ti.
Hasta que te percatas de que
Cambian porque hay motivos
deben condensar para interpretarlas desde otras
contigo mismo, perspectivas.
antes que con lo ajeno. Desde otras personas.
Con lo que no te involucra Cambian como el Caleidoscopio
directamente a ti en su existencia. que recordamos aletargado en
nuestros recuerdos.
Hay verbos que merecen
300
ser reeditados. Cambian diciendo lo mismo.
Esa pasión por (con)jugar. Menos dramático.
Más ternura.
Más requiebro.
Más pasión.
Cambian por el excelso hecho de
su naturaleza intangible.
Y porque sí, cambian porque sí,
y punto.

Porque VOLAR, bien podría venir


del verbo "no es necesario estar
en las nubes para sentir la libertar
de soñar." Y ya.
Todos tenemos
algún desorden mental
llamado emociones
(por suerte).
301
VOLAR, del verbo
“oler los sueños desde
las nubes del suelo”.

302
Personas destino
Camino, del verbo
"hay personas que son destino".
Personas que son sosiego.
Que son luz.
Que son punto de apoyo.
Que son hombro donde llorar.
Que son sonrisa donde quedar(se).
Que son mirada donde perder(te)
los miedos.

Que son la personificación de la ternura.


El requiebro personificado.
Personas que son aprendizaje.
Sabiduría hecha humanidad.

Que son rebeldía.


Jabatos que no entienden de doma
(afortunadamente). 303
Que son tormenta.
Que son la destrucción de lo mundano.
Que son la belleza de la perversión más
absoluta.
Que son la depravación de lo sublime.

Que simplemente, son.


Que son... con TODO.
Que son destino.
304
A las personas
que apagan sonrisas... no
Huye de las personas que apagan tu sonrisa.
Esas que marchitan tu mirada,
incapaces de sonreír porque creen que el mundo
les ha hecho así.
Justificaciones incongruentes
donde nadie más que nosotros somos culpables
de nuestra actitud
ante el arduo y placentero sentido del vivir.
Aléjate de ellas sin remordimiento ni pena.

Arrímate a las personas que sonríen porque sí,


sin motivo aparente,
sin ninguna razón que les motive a sonreír… o quizás,
porque tienen todas las razones que conllevan
los momentos oportunos.
Sí, esas personas que merecen la pena.

Esas casualidades en las que no creo.


Causa y efecto en un mismo espacio. 305
Pura Serendipia.
Encuentro fortuito.

Acércate a las personas que hacen de sus problemas


una oportunidad para subsanarlos o, simplemente,
para aprender de ellos y crecer… crecer mucho.

Quédate con quien te da motivos para sonreír inefablemente.


Quédate con las personas que hacen, del motivo vivir,
una razón para compartir.
El secuestro emocional
se soluciona con abrazos.
e esos que hacen
de dos, uno.
306
SOÑAR, del verbo
“tener el cielo en tus manos
y saber que puedes
crear Universos”.
307
Huella “tactilar”

Y recordó esas manos.


Las que acariciaban a diario con la mente…
…después de haberlo hecho dejando la
huella “tactilar” en la piel,
brevemente, un tiempo atrás.
Y es que las entretelas,
son un bonito lugar donde quedarse a vivir.

Hay momentos eternos


que nunca mueren, dijo.
Se ponga como se ponga el Universo entero
hasta volver a conspirar.

308
VOLAR, del verbo
"no es necesario
estar en las nubes
para sentir
la libertad de soñar".
309
Sin hacer caso al miedo
Aprendí a no hacer caso al miedo
A convivir con él en simbiosis,
sin molestarnos.

Aprendí que el miedo,


sobre todo cuando se trata de los asuntos del corazón,
no conlleva nada bueno.
El vaivén del tira y afloja entre razón y corazón
termina por dejar heridas.
Las tuyas.

Aprendí que las puertas de la felicidad se abren a su paso, y al tuyo,


cuando eres tú mismo quien se hace dueño de tu propio destino.

Aprendí que el miedo siempre intentará susurrarte cautela


310 con las emociones ajenas…y las propias.
Ignórale.
De verdad, ignórale y siente.
Siente mucho.
Aunque duela, entiéndeme.
Y si duele, no pasa nada, las heridas se curan.
Siempre aparece quien se transforma en apósito de felicidad para
ayudar a sanarlas.
Y cuando menos lo esperas…

Respira profundo y deja que tus entrañas desgarren


de la forma más tierna el ritmo incongruente de las corazas.
Deja de lamentarte por tus circunstancias para ser feliz.
Sé feliz.
Si crees que la felicidad
es tangible,
es que aún
no la has entendido.

311
a
312
Quedarme con la culpa
Aprendí que la noche da cobijo
a mis ojeras emocionales
hasta la indecencia,
y que siempre
es por causas ajenas directas.
Claro, así sí.

Que siempre hay una buena razón para “perder” las horas,
los minutos y los segundos soñando despierta.

Que volar no es cuestión de poseer los cálamos de otros


para crear alas, sino detentar las tuyas propias para que nadie te las
arrebate o destruya.
313
Que compartir es el verbo que coge la mano al verbo sentir
para andar juntos a lo largo de nuestra existencia.

Que la vida es para vivirla, no para verla pasar.


Y que, a mi edad, prefiero quedarme con la culpa antes
que quedarme con las ganas.
314
Me (TE) quiero
He olido demasiado “te quiero” con aroma a vacío.
Acariciado demasiados “no puedo vivir sin ti”
que han dejado arañazos.
Respirando demasiados “eres el amor de mi vida”
que me han dejado los pulmones
llenos de aire intoxicado, hasta hiperventilar
a conciencia para limpiar.

Una vez alguien me dijo “yo nunca prometo nada,


porque luego tengo que cumplirlo”.
Aunque tuviera razón, que la tenía,
al final todos prometemos cosas que nunca
cumplimos, por ínfimas y absurdas que ahora nos
parezcan. Somos humanos, y a veces esa condición
pesa ante el descontrol de las emociones.
Las nuestras, claro.
Esas que crean un mundo en nosotros mismos.

Qué manía esa, la de ir regalando “te quieros” cuando


aún no nos queremos a nosotros mismos lo suficiente 315
para poder querer
a los demás, o no como merecen.

No es que no te quiera, es que primero debo quererme


mejor a m para poder quererte bien a ti.
Es decir, QUERERTE BIEN.
más,

316
Hazlo y punto.
Digan lo que digan,
son tus sueños,
no los suyos.
317
PERDONA(TE)
Fin.

318
¿Recuerdas las preguntas comprometidas que te hice
al empezar a leer este libro?
Ojalá que después de leerlo, algunas de ellas hayan cambiado de
casilla habiendo mejorado, al menos, tu forma de ver la vida…
para mejorar la tuya propia.

1. ¿Eres feliz?

Siempre No A ratos Casi siempre

2. ¿Estás contento con la vida que tienes?

Siempre No A ratos Casi siempre

3. ¿Te preocupa más lo que digan los demás de ti que lo


que pienses tú de ti mism@?

Siempre No A veces Casi siempre

4. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo que te hizo feliz?

No me acuerdo Hace… ¡bufff! Hace unos días Hoy


319

5. ¿Cuándo fue la última vez que te priorizaste ante el resto


de quienes forman parte de tu vida?

Nunca No me acuerdo Hace… ¡bufff! Hace unos días Hoy

6. ¿Cuándo te perdonaste por última vez?

No me acuerdo Hace… ¡bufff! Hace unos días Hoy


Aquí empieza tu espacio para
guardar las emociones de tu piel

320
321
322
323
324
325
326
327
328
329
331

Èlia Guardiola
Octubre 2019

También podría gustarte