Está en la página 1de 50

Contenido

Un salvador perdido

El principio del fin La elección

de la libertad

La guja final

ARTE CONCEPTUAL E ILUSTRACIONES


ME 756

T La ráfaga de pisadas que resonaban por la fría pasarela se detuvo abruptamente. Un estremecimiento
momentáneo atravesó al corredor, que ahora se encontraba frente a la piedra sagrada, bañado por su luz

helada. Su cabello negro estaba enmarañado, dejado crecer en todas y cada una de las direcciones a voluntad,

y sus hombros colgaban ligeramente redondeados, como si insinuara alguna naturaleza rebelde. Su respiración

era trabajosa, pesada después de su precipitada carrera.

"Por favor . . . Ayúdame a detener a los demonios ". Las palabras parecieron arrancadas de la garganta del

chico, su voz entrecortada. Extendió la mano para tocar la piedra, pero tan pronto como las puntas de sus dedos

estuvieron sobre ella, su desesperada súplica se contorsionó en un grito de asombro. El Cristal comenzó a atraerlo

hacia adentro. Su expresión estaba congelada por la conmoción.

El observador del niño se acercó por detrás, luchando por reprimir una sonrisa.

“Ileso por la Luz. El Rey Elegido, de hecho ".

El joven vástago todavía estaba muy ausente. En realidad, era poco más que un imitador de

la realeza. Sin embargo, el Cristal no lo negó. Era una realidad irritante, más llevada a casa

cuando el chico se volvió para identificar la voz que venía detrás de él. Oh, cuan familiares eran

los contornos de ese


cara. El suyo era el mismo semblante de ese antiguo rey falso, nunca destinado al trono,

pero sin embargo obteniendo poder del Cristal.

“Permítame que le entregue un cuento”, dijo el observador, ofreciendo un vistazo de la historia como si

fueran sobras arrojadas a un perro. “En una época pasada, un flagelo incurable devastó a la humanidad.

Una pequeña amenaza que convertía a los hombres en monstruos como los que has visto ".

Los ojos del niño revelaron lo poco que sabía del mundo. Cuando comenzó la historia, un

destello de incertidumbre los atravesó. Pero rápidamente se redujeron.

Bueno. Deja que fluya la ira. Déjalo funcionar sin marcar. Envuélvase de rabia y rechine los dientes

mientras aprende lo impotente que es en realidad.

“En Lucis vivía un salvador que podía curar a los afligidos. Su cuerpo llegaría a albergar una miríada de

demonios, que se salvarían innumerables vidas ".

¡Gracias!

Sin previo aviso, una voz largamente olvidada resonó en la mente del observador. Se le unió

otro, este ahogado por las lágrimas.

Oh, gracias a los dioses. Soy mi antiguo yo de nuevo.

Luego más.

¡Lord Caelum, me has salvado!

Sin su misericordia, milord, seguramente habría seguido siendo un monstruo espantoso, abatido

por los soldados de nuestra tierra.

¡Es solo por su amabilidad que estoy aquí hoy!

El observador negó levemente con la cabeza para disipar la inundación. Había supuesto que esas palabras se

habían perdido en el tiempo.


¿Y qué hay de eso? el pensó. Ese capítulo hace tiempo que llegó a su fin. Si quedan

restos, no tienen ningún valor ni significado para mí.

Continuó suavemente su relato, el conflicto interno no traicionado por signos externos. “Pero un rey

celoso, uno aún no elegido por el Cristal, condenó al ostracismo y demonizó a este sanador del pueblo.

Haciendo de él un verdadero monstruo ".

Y aquí, el observador ya no pudo reprimir su sonrisa. Las comisuras de su boca se

curvaron por sí solas, dagas curvas que atravesaron toda la amargura y el agravamiento

insoportable que había plagado su vida.

"Te di mi nombre antes, pero debes saber que no era el nombre que me dieron al

nacer".

Todos aquellos que conocían su verdadera identidad hacía mucho que se habían ido de este mundo.

Ahora se le conocía como Ardyn Izunia, canciller imperial de Niflheim. "Ardyn Lucis Caelum es mi nombre

propio".

Al pronunciar su propio nombre por primera vez en mucho tiempo, Ardyn se sorprendió por la

potencia del odio que surgió dentro de él. Lo había dado por sentado, insensible a su presencia

constante e inquebrantable. Sin embargo, allí todavía se retorcía, esa intensidad casi olvidada más

negra que la oscuridad misma.

Príncipe Noctis. Sus labios comenzaron a formar el nombre del niño. Hizo una pausa, luego optó por una

dirección más familiar.

"Noct."

El apodo del chico. El pronunciarlo extendió una calidez deliciosamente siniestra a través de él.
“Matarte como mortal me traerá escasa satisfacción. Reclama el poder del Cristal.

Levántate como su campeón ".

Este era el que había elegido el Cristal, esos quince años atrás. Aquí estaba el joven rey que, con

el poder de la piedra en la mano, asumió la tarea de desterrar la oscuridad mientras la calamidad

descendía sobre el mundo.

“Solo una vez que el Cristal y el Rey ya no existan. . . ¿Puedo conocer la redención? "

Todos le habían sido arrebatados al hombre al que llamaban Adagium. Su hermano, su propia

carne y sangre, le había arrebatado sus esperanzas, su futuro y la mujer que amaba. Lo había perdido

todo, todo por culpa de esa maldita piedra y ese trono maldito.

Ojalá se hubiera ido de este mundo para siempre. De hecho, lo vería destruido por sus

propias manos. Y junto con él, todo lo demás: los dioses que abandonaron a los hombres sin

pensarlo, el Cristal que ayudó a su causa divina y todo el maldito mundo manchado de

mentiras.

Ardyn solo anhelaba verlo todo derrumbarse. Este era el único deseo que le quedaba.

"Vuelve pronto. Haré compañía a tus amigos hasta que estés listo ".

Tus amigos. El rostro de Noctis se retorció cuando las palabras salieron de la boca de

Ardyn, sus ojos reflejaban cada rastro de odio e ira que ardía dentro de él. Y una vez más,

Ardyn sintió una sensación de familiaridad. Nunca había experimentado el placer de ver tanta

rabia en Somnus, pero el parecido realmente era bastante sorprendente. Aunque su hermano

y el chico
se reflejaban en apariencia, sus personalidades y patrones de comportamiento eran noche

contra día, sus expresiones un estudio en interminable contraste. Aún así, el parecido dio lugar a

cierto anhelo en Ardyn: qué placer habría sido ver los rasgos de ese usurpador engañoso

contorsionados en el tormento tal como lo estaban ahora los de Noctis. Cómo Ardyn había

anhelado ver, con la mirada llena de malicia, mientras su hermano era borrado del mundo,

impotente contra el destino.

Sin embargo, a pesar de sus interminables desacuerdos y enfrentamientos, Ardyn no había

visto ni una sola vez el rostro de su hermano así. Las únicas expresiones que recordaba eran de

enfado, resignación y desdén.

Fue extraño. ¿Se había olvidado simplemente del resto? ¿Se habían olvidado las

emociones de su hermano con el paso de los milenios? ¿O hubo alguna otra explicación?

Hermano.

Desde lo más profundo de su mente, escuchó una voz más llamándolo.

Hace mucho tiempo, cuando las palabras de los dioses resonaron en los corazones de los hombres. . . Dos

mil años antes del reinado del Rey Elegido. . .

"No entiendes nada, hermano".

No había escuchado la voz de Somnus durante tanto tiempo. Las palabras que pronunció su hermano

parecían inusualmente frías.

"Voluntariamente ignoras los deberes del encargado de gobernar".


No, el escalofrío ya habría estado presente durante algún tiempo. Cualquier cosa que se pareciera a

una conversación normal entre él y su hermano menor había cesado mucho antes. ¿Cuántos años

habían pasado desde la última vez que escuchó reír a Somnus? Ardyn curvó los dedos con gravedad

para contar.

De niños, habían sido cercanos. Entre las muchas horas de estudio y entrenamiento, habían

disfrutado juntos de todo tipo de diversiones. Les gustaba especialmente el ajedrez. Somnus no

se preocupó por la desventaja prescrita del juego: una pieza eliminada del lado del jugador mayor

por cada año que exceda la edad de su oponente. Insistió obstinadamente en que la victoria no

significaba nada si no se lograba en pie de igualdad, y no importa cuántas pérdidas sufriera, su

determinación nunca vaciló. Ardyn había tenido en alta estima a su hermano por estar tan

decidido, a una edad tan joven, a hacer justicia.

Y Somnus siempre estuvo al lado de su hermano. No importa a dónde fuera Ardyn, el chico más joven lo

seguía de cerca. La pareja era tan inseparable que aquellos que se encontraban con alguno de ellos en raros

días separados bromeaban diciendo que a continuación serían testigos de la lluvia caer de un cielo despejado.

Pero ahora . . .

“No, 'querido hermano'. Tú es el que no entiende ". Al diablo con la corrección. Tenía que

detener a Somnus, sin importar los medios. "¿Por qué les das permiso a tus hombres para que

maten?" desafió. “Los que matan no son ni bestias ni enemigos. Son nuestros compatriotas ”.

"¿Compatriotas?" Somnus se burló. “¿Qué tontería es esta? Son

monstruos. ¡Déjalos en paz y comenzarán su propia matanza! "


"Te equivocas. No son monstruos. El flagelo no es más que una enfermedad. Quizás un poco

molesto de tratar, pero no obstante una enfermedad. Aunque afligidos por el azote, todavía son hombres

por dentro ".

El Starscourge fue realmente peculiar. En los últimos años, había comenzado a extenderse

entre la población. Ningún arte médico podría curarlo, ni ningún tónico podría detener su progreso.

Aquellos que enfermaron fueron desesperados, comprendiendo muy bien el destino que les

esperaba. Por lo tanto, el flagelo fue muy temido entre la gente. Algunos lo declararon una

maldición; otros lo consideraron un castigo de los dioses.

Pero en verdad, no fue ni una maldición ni un castigo. Ciertamente no fue una retribución de los

dioses. De eso estaba seguro Ardyn. Fue simplemente una enfermedad. El sabia tanto porque se

puede curar, aunque no con ninguna hierba.

“Sus ataques a otros nacen de la angustia de su aflicción”, le dijo a su hermano. “Las almas de

adentro permanecen libres de culpa. Simplemente debemos purgarlos de esta enfermedad antes de que

alcancen ese estado. Al hacerlo, podemos salvar a los que están cerca de cualquier daño ".

El azote trajo transformación. El cuerpo se volvió negro como el azabache y la mente se perdió en

la locura, lo que provocó que la víctima atacara cualquier cosa cercana. Aquellos que estaban más

firmemente en las garras del Starscourge fueron declarados demonios y restringidos antes de que

estuvieran fuera de control. Los demonios se mantuvieron separados de la comunidad. . . y

finalmente asesinado. Ardyn se esforzó por tratar a los afligidos, para devolverlos a su antiguo yo,

antes de que eso sucediera.


"No veo ninguna diferencia", escupió Somnus.

"¿Cómo no es diferente?"

“Sea o no culpable de una plaga, el hecho es que solo tú puedes curarla. Ni

siquiera los mejores médicos de nuestro país pueden esperar imitar lo que sea que

hagas. ¿No es así, hermano?

Eso era cierto. Por razones desconocidas, los dioses habían confiado este poder curativo solo a

Ardyn.

"Dime, ¿qué puede esperar lograr un hombre soltero?" Preguntó Somnus. "Cada vida que

toco significa otra alma liberada del azote". "Y mientras salvas a ese, ¿cuántos otros

enferman?" Somnus parecía burlarse de él ahora. "¿Cinco? ¿Diez? El azote te superará

alguna vez, hermano. Trabajas en vano ".

"No, eso es . . . Ardyn vaciló. Eso no es cierto, había querido decir, pero las palabras de su hermano

dolían como tal.

"¿Qué harás por las ciudades que es demasiado tarde para salvar?" Somnus continuó. “Cuando

la tierra esté llena de demonios, ¿continuarás tratando de tratarlos uno por uno? Es mejor acabar

con ellos ahora y adelantarse al flagelo antes de que nos lleve a la ruina a todos ".

"¡Hablas de vidas humanas!"

Pero Somnus sonrió triunfante. Para él, la discusión ya estaba ganada. Ardyn continuó

suplicándole a Somnus, pensando en los hombres y mujeres que había visto luchando por aferrarse a

las mentes que sentían que se escapaban, aterrorizados por sus propias apariencias desfiguradas.
"¡No han hecho nada malo!" Y no lo habían hecho. Simplemente soportaban la desgracia

de alguna enfermedad que se había infiltrado en sus cuerpos. "¿Cómo puedes derribarlos

cuando están libres de trasgresión?"

"Siempre el soñador", se burló su hermano. “Las esperanzas sentimentales no forman cimientos.

Para mantenerse fuerte, una nación debe basarse en la realidad ". “¿Y entonces tomarías el camino

fácil? ¿El camino del cobarde?

La voz de Somnus se volvió tan dura como el acero. Prueba mi paciencia, hermano. Mime a la

gente si es necesario, pero no puedo permitir que los desvíe. Parientes o no, no toleraré que mi

nombre y mis actos sean mancillados ".

Ardyn no respondió. Él no podría. Había asesinato en los ojos de su hermano y, por primera vez,

Ardyn sintió que su propia vida podría estar en peligro. Una pequeña parte de él reprendió su propia

ignorancia; estas nociones claramente se habían estado gestando dentro de su hermano durante

algún tiempo. ¿Cómo pudo haberlo perdido? Eran hermanos. Debería haber conocido la mente y el

temperamento del hombre mejor que cualquier otro. Somnus buscaría cualquier medio para lograr

sus objetivos. Así lo había hecho siempre. Lo que sea que se proponga, lo llevó hasta el final, sin

importar el costo.

Ardyn se dio cuenta de que tenía que huir, tenía que esconderse. Todavía no podía morir. Demasiadas

vidas permanecieron en las garras del flagelo. Necesitaban su ayuda. Tenía que seguir viviendo,

independientemente de todo lo demás, hasta que el flagelo no devolviera más a su gente. Su llamado era

ver el mundo limpio.


“Pareces exhausto, mi amor. ¿Estás bien?"

Manos agraciadas ahuecaron sus mejillas, tan agradables como la voz que las acompañaba.

Su toque era más dulce que el viento que peinaba el trigo dorado, más cálido que la luz del sol

que se filtraba entre las hojas verdes mientras Ardyn estaba sentado a la sombra de un gran

árbol, apoyado contra su tronco.

Pronunció su nombre con los ojos aún cerrados. "Aera".

Sintió que su cansancio desaparecía. La neblina de su mente se desvaneció, como la niebla disipada

por el sol de la mañana. Es cierto que aún perduraban las semillas de la preocupación; su última

conversación con Somnus había terminado con amargura y era posible imaginar que su vida corría

peligro. Pero con las manos de Aera sobre él, encontró la determinación para continuar. Mantendría la

cabeza en alto. "Gracias, mi amor", dijo. "Pero no tienes que preocuparte".

Fue extraño. Cada vez que lo asaltaba el anhelo de verla, ella encontraba el camino hacia

él. Ardyn abrió los ojos. Su cabello dorado ondeaba con la brisa, la luz se reflejaba en sus ojos.

Eran del color del mar, el color más hermoso que había conocido en todos sus días.

"Pensé que si esperaba aquí, podría tener la oportunidad de verte". "Sentí lo

mismo".

Aera sonrió. Ver esa sonrisa fue suficiente para llenar su pecho de calidez. Pero también pensó en las

vidas que habían caído bajo el azote. Cada uno de ellos estaba destinado a conocer el amor algún día. Cada

uno estaba destinado a tener una persona especial que hiciera dar un vuelco a su corazón, tanto si sus

caminos se habían cruzado ya como si todavía no lo habían hecho.


Y qué sentimiento tan maravilloso fue estar con la persona que amabas, enfrentar la vida juntos, de la

mano. Todos deberían tener la oportunidad de conocer esa felicidad. Era un derecho irrevocable a la

vida. Ese era el propósito de los poderes que los dioses les habían confiado a ellos dos, el poder de ella

para oír y el de él para sanar. Juntos, él y Aera deben asegurarse de que nadie pierda la oportunidad de

conocer el amor.

“Los dioses me bendijeron con un poder y un propósito: curar a la gente de lo que les aflige. Debo

ver que se haga su voluntad ".

Ardyn bajó la mirada a sus manos extendidas. Aera puso el suyo sobre ellos. “Tu

devoción no pasará desapercibida. Sin duda, los dioses te vigilarán.

Somnus había preguntado qué podía esperar lograr un hombre contra el

Starscourge. Pero Ardyn no estaba solo. Aera estaba con él y juntos continuarían.

"Me parece", aventuró Aera, "que la cura para tu agotamiento se compone de dos cosas, una

de las cuales es el descanso".

"Y el otro . . . ? "

Sus mejillas se sonrojaron ligeramente y un rastro de picardía bailó a través de sus ojos.

“. . . soy yo ”, finalizó.

Ardyn se rió entre dientes y luego abrazó a su amor.

"Oh, Aera", dijo. “Te ruego que estés conmigo siempre”.

Ante su asentimiento, todo su miedo desapareció. No importa qué sucediera con su carne,

cumpliría su llamado hasta el final. No importa lo que dijo Somnus,


él no cedería. Si Somnus pensaba que sus palabras podían seguir siendo Ardyn, estaría profundamente

decepcionado.

"¡Milord! Aún tenemos que localizar a tu hermano. Sin embargo, continuamos rastreando el área

y… ”

Somnus hizo un gesto al hombre para que se alejara, interrumpiendo el informe. Había escuchado

suficiente. Había pasado más de medio mes desde su última discusión con Ardyn. Su hermano parecía

haber decidido que seguir hablando sería infructuoso, y se escabulló hacia Dios sabría dónde.

Irritación, resignación, desdén. Somnus recordó amargamente las últimas expresiones que

había visto cruzar el rostro de su hermano. Ardyn era un hombre amado por la gente. Lo

tendrían como su rey, liderando su nación recién fundada con el favor de los dioses. Quizás la

ira y la frustración de Ardyn fueron una señal, que reflejaba sentimientos ocultos en los

corazones de la gente.

Sin embargo, a pesar de la esperanza puesta en él, Ardyn lamentablemente no era apto para

gobernar. Carecía de la capacidad de ver el mundo tal como era. Confiaba demasiado, no solo en sus

semejantes, sino en el mundo mismo. Sus ojos siempre estuvieron fijos en lo bueno. Admirable, tal vez,

pero lo mantuvo ciego a verdades menos deseables.

De la belleza sola no fue esculpido ningún hombre u objeto. Amasados con la arcilla estaban la astucia, la

fealdad y la inmundicia. ¿No fue por eso que el estado de derecho


¿era necesario? Había que controlar esas cepas oscuras. ¿No era ése el deber de un rey?

"Eso es precisamente", murmuró para sí mismo. “La cualidad que más se necesita en un

rey es mano firme. Adorar a la gente solo asegura que la nación será siempre débil ".

Y una nación tenía que ser fuerte. Tenía que ser seguro. Por el bien de sus súbditos, tenía que estar

preparado para repeler cualquier incursión. Un clan de hombres reunidos en un lugar no era un país.

Pero un clan todavía era todo lo que tenían, y eso bajo la amenaza constante de estos demonios

malditos. La promesa de seguridad requería tropas que estuvieran preparadas para borrar el mal del

mundo. Somnus fue quien reunió a esas tropas. Para endurecerlos, pulirlos y guiarlos. “Mi irresponsable

hermano está ciego a la verdad ante sus ojos. . . "

Ardyn siempre hablaba de otra alma entregada, salvada por sus propias manos. Pero su método

no bastaría para salvarlos a todos. Solo algunos salvados significaron que muchos más no lo

fueron, y al final, el camino de Ardyn solo sirvió para poner las decisiones del destino en manos del

hombre. El suyo era el camino de alguien que nunca había dudado de su propia posición a los ojos

de los dioses. Un hombre en quien todos los demás confiaban y veían promesas. Un hombre

elegido para todo. Para Ardyn, los pensamientos de aquellos que no habían sido tan bendecidos

eran y siempre serían un misterio. Nunca sabría cómo se sentiría pasar por alto en favor de otro.

Nunca sabría cómo los desamparados miraban a los elegidos.

¿Entonces tomaría el camino más fácil? ¿El camino del cobarde?


Somnus se burló. ¿Por qué la facilidad debe equipararse a la cobardía? Su era la forma

más justa. No elegiría a quién liberar o dejar de lado entre los afectados por el azote. No

fomentaría la desesperación y la envidia en los condenados a una muerte horrible. Nadie

se vería obligado a preguntarse por qué habían sido abandonados cuando otros no. Hacía

frío, sí. Pero fue justo.

Somnus se puso de pie para irse.

"Lord Caelum, ¿debo acompañarlo?"

No se volvió, pero respondió: “Quédate. No necesitaré una escolta ".

La mujer que buscaba estaría en el santuario, las palabras de los dioses tal vez adornaran

sus oídos en este mismo momento. Aera, el oráculo. Aera, la mujer del corazón de su hermano.

Somnus necesitaba hablar con ella y con prisa. Tenía que averiguar la verdad y luego trazar su

curso.

Somnus apretó los puños. Los pensamientos pesaban en su corazón. Pero no

quedaba otra opción. Era algo que necesitaba traspasar, incluso si eso significaba

ensuciarse las manos.

"No pediré perdón", se juró a sí mismo. “Tampoco espero recibirlo nunca”.

Más allá de los campos de trigo se elevaba una columna de humo negro. Ardyn lo

miró con expresión tensa. No era difícil imaginar lo que ardía allí.
¿Cómo puede alguien ser tan insensible?

En realidad, conocía demasiado bien la respuesta a su consulta. Para Somnus, los inocentes

que ardían en la distancia ya no eran personas. Quizás el hombre incluso vio a Ardyn ahora como

uno de los monstruos. Explicaría la facilidad con la que justificó enviar hombres a cazar y matar a

su propio hermano.

El día anterior había traído otra llamada cercana. Una sola noche de alojamiento, en un

pueblo ya despejado del flagelo, y aún llegaban los soldados. Ardyn había subestimado a

Somnus, y casi resultó ser su perdición. El Caelum más joven parecía vigilar por todas

partes. Quizás ningún asentamiento, por pequeño que fuera, estaba a salvo.

Afortunadamente, Ardyn había visto el polvo levantado en la distancia por el acercamiento de los

soldados, y corrió. No tenía ninguna duda de que si se hubiera demorado un momento más, ahora

estaría bajo custodia, arrastrado de regreso al castillo como un perro para ser arrojado a los pies de su

hermano. Fue el respeto de la gente por él lo que lo mantuvo ileso; le habían mostrado una ruta

segura, y él había huido a las profundidades de los bosques cercanos.

A través de la tenue luz bajo los árboles, Ardyn corrió como una bestia perseguida, hasta que por

fin, cuando sus fuerzas se agotaron y no pudo empujar más las piernas, se acurrucó en el tronco

hueco de un gran centinela del bosque. Allí, esperó a que sus perseguidores abandonaran su

búsqueda. Era casi el amanecer cuando escuchó el lejano y penetrante grito del silbato de un capitán

y el bosque finalmente quedó libre de los soldados.

Siguió escondido durante algún tiempo, acurrucado inmóvil en su miserable refugio de corteza.

. . Oh, qué cansado se sentía. Los últimos días habían sido


pasó curando a varios desafortunados hundidos en las garras del flagelo, y eso había cobrado su

precio.

En la raíz de la plaga, sabían que Starscourge había una especie de parásito.

De alguna manera, encontró su camino hacia los anfitriones, donde causó estragos. Finalmente, los

anfitriones perdieron la cabeza por el azote. Los que llegaron tan lejos fueron declarados demonios y

vilipendiados.

Pero gracias a la bendición de los dioses, las manos de Ardyn supieron sacar la raíz del

flagelo. Sacaron la oscuridad del cuerpo de la víctima y la llevaron al propio Ardyn.

Liberados de la enfermedad, los pacientes recuperaron el conocimiento. Su piel, una vez

negra como el azabache y exudando el miasma oscuro del azote, recuperaría su tono

anterior. Y Ardyn seguiría adelante, anfitrión de otra plaga.

No era ajeno a la experiencia de la enfermedad. De hecho, es posible que lo haya entendido

mejor que nadie. Además de la capacidad de absorberlo, los dioses le habían dado una mente que

no se veía afectada por la insidiosa influencia del azote. Sin embargo, no habían considerado

conveniente bendecirlo también con el poder de purificarse. El azote siempre permaneció, nunca

disminuyó, simplemente atraído de los demás hacia él. Cada vez que Ardyn salvaba otra alma, se

veía obligado a aceptar ese dolor y sufrimiento como propios.

Al principio, no había sentido más que un leve malestar. Pero con el tiempo, se convirtió en

una sensación muy desagradable y finalmente en una agonía clara y penetrante. Cuanto mayor

era el enjambre de organismos dentro de él, más difícil era reprimirlos. Se agitaron hasta que

pensó que podrían romper un


agujero a través de su piel. Ellos sintieron viva, como una especie de parásito desparasitado dentro de él.

Por ahora, el flagelo se mantuvo bajo control. Pero no sabía si su cuerpo continuaría

aguantando mientras aspiraba aún más.

¿Qué puede esperar lograr un hombre soltero? Las palabras de Somnus arañaron

su mente. Demasiado bien conocía la soledad de su lucha. ¿Cuántas víctimas más

podría curar antes de sucumbir? ¿Cuánto tiempo podría soportar el dolor?

¿Qué harás por las ciudades que es demasiado tarde para salvar? Cuando la tierra esté llena de

demonios, ¿continuarás tratando de tratarlos uno por uno?

Una vez más, Ardyn dirigió su mirada a los campos de trigo, al humo de incontables vidas

que terminaron por nada más que por la desgracia de haber conocido el flagelo. Primero

golpeados y maltratados, ahora fueron reducidos a cenizas y esparcidos por el viento, sin ritos

pronunciados sobre ellos.

Ardyn negó con la cabeza. No debe permitirse que esas atrocidades queden sin

respuesta. Tenía que seguir avanzando. Había gente que buscaba su ayuda. Lo necesitaban

a su lado.

Trató de levantarse y dejar el refugio del bosque, decidido a continuar su camino. Pero

su cuerpo, plagado de azotes, no obedeció. Se lanzó hacia adelante, incapaz de lanzar

una mano a tiempo para detener su caída. Y luego estaba en el suelo, tendido con la cara

en el suelo. No llegó fuerza a sus extremidades. Sintió que las diminutas criaturas se

retorcían bajo su piel. Fue difícil respirar.


Finalmente, su visión se oscureció. Negro. El mismo color que los propios demonios. . .

"¡Detente, Lord Caelum!"

Somnus no respondió. Empujó a la asistente femenina a un lado y puso una mano en la puerta del

santuario.

“¡No se debe molestar al Oráculo! ¡Nadie debe interferir con el ritual! "

Apartó otro par de manos que lo agarraban y se abrió camino hacia el interior. Conocía los

preceptos. El Oráculo estaba aquí, escuchando las palabras de los dioses en la hora de la

necesidad de su pueblo, y ella no debía ser molestada. Se atrevería a hacerlo

independientemente.

Cuando otros señores expresaron su apoyo a la Casa Caelum para que dirigiera el reino, los dioses

también buscaron seleccionar un gobernante entre los hombres de la casa. Un soberano absoluto para

sentarse en la cima del trono del primer reino del mundo. Había dos candidatos.

¡Lord Caelum, por favor! ¡No debes! "

Somnus cerró la puerta detrás de él, ahogando los agudos gritos del asistente. Aera, arrodillada

en oración ante el altar, levantó la cabeza para ver quién había entrado. Su expresión era una

mezcla de sorpresa y confusión. Salve, Oracle.

Al ver a Somnus, sus rasgos se endurecieron con sospecha.


Somnus continuó sin inmutarse. "¿Qué dicen los dioses?"

Aera no respondió, por lo que Somnus cambió su enfoque. "¿El Cristal, entonces?"

"El Cristal no tiene voluntad propia", respondió finalmente, en tono plano.

¿Tenía la intención de evadir sus preguntas? Quizás ella pudiera ver a través de él. O quizás el

Cristal no le había dado ninguna respuesta. No importaba. Ninguno de los dos impediría su plan.

“Ahórrame los matices de su funcionamiento. Solo me importa escuchar el mensaje ". “. . . Muy

bien. Si lo deseas, Somnus, tendrás mi confianza. . . Su mirada se posó sobre él, tranquila y

sincera. Somnus la miró a los ojos. No apartaría la mirada. Expresaría sus palabras con

confianza, incluso si estuvieran plagadas de mentiras.

“Voy a ser tu hermano en matrimonio. ¿Necesito desear tener tu confianza? La mirada de Aera se

volvió aún más penetrante. "Soy el Oráculo, encargado de dar a conocer la voluntad de los dioses".

Hizo una pausa, dejándolo sentir el peso de lo que pudiera suceder. Tenía un deber que cumplir.

Las verdades transmitidas por los dioses no eran algo para divulgar a la ligera.

“De eso soy muy consciente. No soy tan atrevido como para desafiar la voluntad de los dioses. Sin embargo . .

."

Aquí, Somnus hizo una pausa, en un punto sin retorno.

No, el pensó. No me volveré atrás. Esta es una decisión ya tomada.

“Sin embargo”, continuó, “el paradero de mi hermano se desconoce actualmente. La

brecha entre nosotros es de mi propia creación, y si no la veo


puenteado, las palabras de los dioses no llegarán a sus oídos. Seguramente ves cómo encontrarlo

ayudaría tanto a mi causa como a la suya, así como a tu propia vocación, Oracle.

Su mirada había sido tan aguda que pensó que podría clavarse directamente en su cráneo y

ver la verdad enterrada allí. Pero su súplica la hizo vacilar y caer. Somnus imaginó las noches que

Area pasó sin dormir, angustiada por la preocupación por su amado. El breve momento de

incertidumbre fue todo lo que necesitó. "Enviaría por mi hermano", anunció Somnus.

"Sabes que no vendría".

“Si mi enviado lleva un mensaje de los dioses, creerá. Él vendrá."

La mirada de Aera bajó aún más. Después de un momento, volvió a mirar hacia arriba, mirándolo

directamente a los ojos. Parecía haber tomado una decisión.

Ardyn se despertó. Su mente estaba llena de confusión. Se encontró adentro, acostado en una cama. La

habitación se sentía vagamente familiar, pero no. “Oh, gracias a los dioses. Lord Caelum, me alegro

mucho de verte despierto ".

Una mujer joven lo miró. Su rostro, lleno de preocupación, le refrescó la memoria. Había

estado en esta habitación hace varios días. La misma mujer yacía allí, atada de pies y manos,

gruñendo como un animal salvaje. Ella había sido gravemente afectada por el azote y Ardyn la

había sanado.
“Mi padre y yo”, dijo, “te encontramos colapsado en el suelo cuando íbamos camino a la

ciudad. Puedes imaginar nuestra sorpresa ".

Ardyn recordó haber huido de las tropas enviadas por Somnus y haberse escondido en el bosque.

Pero todo lo que estaba más allá de eso estaba en blanco. Debe haber vagado a ciegas durante ese

tiempo perdido, terminando cerca de la misma ciudad de la que había huido.

"Tú . . . ¿me salvó?" preguntó.

Nos concede demasiado crédito, milord. Simplemente lo subimos a nuestro carrito y lo

trajimos aquí. Te ruego que nos perdones este medio tan tosco de transportarte ".

Los hombros de la mujer se hundieron. Sus mejillas, ahora de regreso a su tono saludable

anterior, enrojecidas por la vergüenza. Ardyn recordó su palidez después de haber eliminado el

azote. Le había preocupado en ese momento, y estaba contento de verla lucir tan bien ahora. En ese

entonces, tan pálida como estaba, los ojos de sus padres todavía estaban llenos de lágrimas,

rebosantes de alegría cuando vieron la mente de su hija restaurada. Eso solo había sido recompensa

suficiente. Dibujar el Starscourge era un pequeño precio a pagar a cambio de la oportunidad de traer

tanta felicidad a los demás.

"Te debo una gran deuda por tu amabilidad".

"Para nada, milord", dijo con una sonrisa. Ella le había enseñado de nuevo lo que significaba ayudar

a quienes sufrían. No había tiempo para holgazanear en la cama. Tenía que seguir adelante. Pero

cuando Ardyn trató de levantarse, el mundo comenzó a girar.