Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD UNIÓN BOLIVARIANA

FACULTAD DE DERECHO

NORMAS DEL TRATO SOCIAL

Briceida Choque Guarachi


Adrian Leonel Callisaya Quispe
Carla Cáceres
INTEGRANTES

LA PAZ – BOLIVIA
2021
INDICE GENERAL

1. GENERALIDADES............................................................................................................................... 1

2. CARACTERÍSTICAS DE LAS NORMAS DEL TRATO SOCIAL.....................................................................2

3. TEORIAS SOBRE LAS NORMAS DEL TRATO SOCIAL..............................................................................2

4. DENOMINACIONES............................................................................................................................ 4

5. VALORES DEL TRATO SOCIAL.............................................................................................................. 4

6. SANCIONES DEL TRATO SOCIAL.......................................................................................................... 4

I
LAS NORMAS DEL TRATO SOCIAL

1. GENERALIDADES

Bajo la denominación de reglas del trato social, se comprende las reglas siguientes: la
decencia, el decoro, la buena crianza, la corrección de maneras, la cortesía, la urbanidad,
el respeto social, la gentileza, ciertas normas del estilo oral y del estilo epistolar, las
exigencias sobre el traje, el compañerismo, la caballerosidad, la galantería, la atención, el
tacto social, la finura, etcétera.

Las reglas del trato social no son ni normas morales, ni normas jurídicas, aunque muchas
veces se parezcan a las primeras y no pocas veces a las segundas. Se parecen al
Derecho, por ejemplo, en cuanto a su dimensión social y en cuanto a la exterioridad. En
cambio, desde otros puntos de vista ofrecen alguna semejanza con las estimaciones
morales, como sucede, por ejemplo, en algunos principios del decoro; sin embargo, no
son ni Derecho ni son tampoco Moral.

De otro lado la mayor parte de las reglas del trato social se presentan bajo forma
consuetudinaria, en el entendido que es a través de la vía consuetudinaria, que se
manifiestan diversos tipos de normas; pero ello no autoriza a identificarlas ni asimilarlas
como costumbres ni como usos. Desde el punto de vista de estos dos tipos de regulación
(reglas del trato y Derecho), el Derecho es quien decide las materias que van a ser objeto
de regulación jurídica, y aquellas otras que por no ser objeto de regulación jurídica
preceptiva quedan como libres para que en las mismas puedan imperar reglas del trato
social. Así, en principio, las reglas del trato social tan sólo pueden avecindarse en los
espacios que el Derecho les deja libres; sin embargo, de hecho sucede algunas veces
que en la realidad la fuerza de las reglas del trato social es tan enorme que resisten el
ataque de las prohibiciones jurídicas, como sucedió por largo tiempo con las costumbres
de los lances de honor. Algunas veces, para determinados casos, el Derecho recoge
algunas normas del trato social y las convierte en normas jurídicas, así, por ejemplo, en
ciertos casos el Derecho transforma en norma jurídica una regla de decoro, de pudor, de
compostura, de decencia, etcétera; esto es lo que sucede cuando el Derecho prohíbe
aquello que ofende a las buenas costumbres, los atentados al pudor, y el comportamiento
indecoroso en una sala de administración de justicia o en un aula o en el Parlamento.

De lo expresado puede sintetizarse los siguientes aspectos:

a) La conducta humana además de ser dirigida por normas jurídicas, es objeto de otras
regulaciones como las del trato social,

b) Las normas del trato social son parte de la vivencia efectiva y el valor que le sirve de
fundamento es el decoro,

1
c) Las normas del trato social tiene su origen en la costumbre en un sentido general e
impersonal al no pertenecer al individuo como algo propio, pasa a ser de todos los
integrantes de la sociedad por lo que tiene un alcance social,

d) Las reglas del trato social se materializan en los procesos de socialización humana.

2. CARACTERÍSTICAS DE LAS NORMAS DEL TRATO SOCIAL

Sus características son las siguientes:

a) Bilateralidad: En la materialización de las normas del trato social, intervienen dos o


más sujetos, saludo que se dan las personas.

b) Exterior: Es exterior porque se refiere a la expresión de la conducta humana que se


revela en la exterioridad de esos actos de modo visible.

c) Heterónomas: Tiene carácter heterónomo, porque se reciben desde afuera porque


el individuo está obligado a la aceptación de usos y costumbres, transformados en
algo extra individual que a veces los hacemos mecánicamente es decir esta
impuesta por la sociedad.

d) Incoercible: Estas formas no cuentan con la exigencia obligatoria debido a que no


son coercibles.

e) Carácter social: Porque son indicativos de convivencia social, para que a través de
la observación de ambos tiempos de normas se realiza en mejor forma de vida.

3. TEORIAS SOBRE LAS NORMAS DEL TRATO SOCIAL

La diferenciación entre normas jurídicas y del trato social ha llegado a dividir las opiniones
de reputados autores. Hay quienes niegan la posibilidad de hacerla. Un criterio más
generalizado acepta el deslinde sin que tampoco haya armonía de pareceres en cuanto a
las notas distintas.

Tesis negativa de Radbruch:

La relación entre normas jurídicas y del trato social es de orden histórico, las normas del
trato social constituyen la forma embrionaria de los preceptos jurídicos y morales, son la
proforma común, en que todavía se contienen indistintos el derecho y la moral. En el
trascurso del desarrollo histórico, a partir del trato social, se diferencian y forman sistemas
propios moral y Derecho. Por tanto, no habría fundamento racional para segregar la
norma jurídica de la norma del trato social.

Tesis positivas: Sostenida entre otros, por los siguientes autores:

2
f) Ihering: Según este autor, hay ciertas materias que de acuerdo con su fin
pertenecen al derecho y otras que, por igual razón corresponden al trato social,
empero el mismo reconoce que esta distinción no es rigurosa y admite la posibilidad
de que lo asignado a la regulación jurídica adopte la forma de trato social y
viceversa.

La diferencia entre reglas del trato y normas jurídicas tampoco puede referirse a una
diversidad esencial de contenido entre unas y otras como quería Ihering, pues tanto el
contenido del Derecho como el de las reglas del trato varían en el curso de la historia y en
los diversos pueblos. Y así, vemos que lo que ayer constituía materia de mera regulación
por las reglas del trato social es hoy objeto de preceptos jurídicos taxativos; y, viceversa,
observamos también que muchos aspectos de la conducta, que antes estuvieron
sometidos a una normativa jurídica, han quedado después relegados a simple ordenación
por las reglas del trato.

g) Doctrina de Félix Somlo: las normas jurídicas provienen del Estado y las del trato
social surgen naturalmente de la convivencia social este criterio no satisface
plenamente. Existe un derecho que no es obra del estado, se trata de las normas
jurídicas consuetudinarias que son creadas morosamente por la sociedad en
prolongado tiempo a fuerza de repetir una acción generalizada.

h) Argumentación de Binder: El carácter distintivo estaría en que el derecho cuenta


con órganos coactivos y el trato social no.

Es decir, que las reglas del trato social carecen de un aparato organizado de coacción
que actúe sobre los sujetos imponiéndose y exigiendo responsabilidades. En el fondo de
este ensayo de distinción, tal vez apunta muy en lontananza una idea certera, aunque
confusa y equivocadamente concebida; pero formulada simplemente de ese modo, dicha
distinción es muy tosca y es formalmente errónea: no pasa de una observación a ojo de
buen cubero, que, a lo sumo, puede mostrar aproximadamente cómo es una gran parte
de las normas del trato en contraposición a las normas jurídicas de una sociedad
civilizada; pero de ninguna manera ofrece una delimitación esencial.

En efecto, para que el Derecho sea Derecho, no precisa que cuente con órganos
judiciales y ejecutivos especializados, que estén rigurosamente diferenciados en la
división social del trabajo, que es lo que ocurre en los modernos Estados constitucionales
de los pueblos civilizados de Occidente. Pues en las ordenaciones jurídicas primitivas no
siempre existen esos órganos; y en ellas ocurre que es el mismo ofendido quien asume la
reacción coercitiva del Derecho en contra del ofensor: así sucede en la venganza privada
como institución jurídica en muchos pueblos primitivos; y así también en el apresamiento
del deudor por el acreedor para que trabaje a beneficio de éste hasta la extinción del
débito. Y, viceversa, podernos registrar en algunos casos el hecho de que ciertas reglas
del trato social cuentan con órganos para imponer al transgresor de ellas determinadas

3
sanciones de censura o de exclusión, cual, verbigracia, sucede con los tribunales de
honor, que se limitan a declarar una incompatibilidad sin efectos jurídicos.

4. DENOMINACIONES

Estas reglas de conducta han recibido varias denominaciones, las más socorridas fueron
las siguientes:

i) Convencionalismo social: Convención en un sentido general, significa ajuste y


concierto entre dos o más personas o entidades, y que no obstante que en ciertos
usos y costumbres sociales, el saludo, los regalos, se las entiendan como
convencionalismos; en ese sentido, tal denominación no concuerda con el contenido
de los tratos sociales, en el entendido que éstos no nacen del acuerdo de
voluntades, ya que los sujetos no se ponen de acuerdo para establecer la forma de
saludar, guardar un buen comportamiento en la mesa a la hora de almorzar, ceder
un asiento, etc.

j) Usos sociales: Esta manera de designarlas no es inexacta, sino demasiado amplia.


Si bien las formas de cortesía, del decoro, y de la urbanidad se manifiestan a través
de los usos y costumbre sociales, otras normas perfectamente definidas como las
morales, las religiosas y las jurídicas, también se expresan por igual medio.

k) Reglas del trato exterior: En el entendido que la característica principal de estas


normas es la exterioridad sin en el cual no existiría.

l) Reglas del trato social: En consideración a su género, las características y la


función de estas normas.

5. VALORES DEL TRATO SOCIAL

Entre las normas morales, jurídicas y del trato social hay diferencias esenciales
provenientes de los valores que les sirven de fundamento: el valor principal de las normas
morales es el bien, de las jurídicas, la justicia, de las del trato social el decoro. La
resistencia que suele oponerse a que el decoro, la cortesía, la decencia, la urbanidad,
etc., sean considerados auténticos valores éticos, es provocada por su carácter diverso:
las peculiarizán, con valores éticos y vitales, que participaron de algunas de sus
cualidades.

Los valores del trato social son éticos por cuanto encauzan la conducta, y al hacerlo
mitigan los roces que producen los intereses opuestos y, a veces, excluyentes de los
hombres, al mismo tiempo confieren cierto hábito de belleza, vitalidad y gallardía a las
relaciones humanas. No es suficiente saludar, se requiere delicadeza y efusión; por eso
desagrada o contraria el que se dé la mano laxamente, sin calor afectivo.

4
6. SANCIONES DEL TRATO SOCIAL

La regla del trato social manda una determinada conducta; la inobservancia de ella puede
ser sancionada con censuras, reprobaciones y exclusiones; pero esa sanción no consiste
nunca en la imposición forzada de la conducta debida, ni tiene tampoco el sentido de una
inexorable retribución —de un pagar de otro modo lo que no se quiso cumplir—, sino que
constituye un simple reaccionar reprobatorio o excluyente, por parte del círculo colectivo
en que rige la regla, contra el miembro infractor de ésta.

De la norma del trato social está esencialmente excluida la imposición inexorable; porque
en el momento en que se diera tal dimensión, cesaría de ser pura regla del trato social y
se transformaría en precepto jurídico, o dicho de otra manera: la norma del mero uso
social manda o impera; pero su modo formal de imperio es esencialmente diverso del
modo formal de imperio que es característico del Derecho; pues la norma del trato social
se detiene ante el albedrío del sujeto, que es quien decide sobre su cumplimiento o
inobservancia, que siempre son libres para él; en tanto que, por el contrario, la norma
jurídica, en virtud de su inexorabilidad, no se detiene ante el albedrío del sujeto, sino que
trata de anularlo en caso de que éste intente sustraerse al precepto; y trata de anularlo
por todos los medios, a todo trance, físicamente.

El derecho esencialmente quiere anular la voluntad adversa a él. Por el contrario, las
reglas del trato social, aunque de ellas se deriven sanciones para el caso de
incumplimiento, no anulan la voluntad del sujeto.