Está en la página 1de 11

God’s Still Got This

En memoria del Pastor Andrew Stoecklein

A medida que la sociedad va creciendo, los problemas dentro de ella se desarrollan


a la par. Lo rápido que ahora las cosas suceden desconcierta la mente humana.
Algunas personas simplemente no pueden con ello.
El suicidio ha aumentado significativamente estos últimos 20 años. En México, y
particularmente en la Comarca Lagunera, se ha elevado una tasa de entre 7 u 8
personas por 1,000 habitantes. En Estados Unidos, el aumento ha sido del 25% a
lo largo de la última década.

Dentro de la sociedad religiosa, y más específicamente, cristiana evangélica, el


suicidio, depresión y ansiedad se ha ido encontrando en jóvenes, niños y adultos.
Pastores y ministros han sido víctimas de diferentes desórdenes mentales y
enfermedades, tales como la ansiedad y depresión, que algunas de las veces los
ha llevado a trágicas conclusiones.

La depresión es una enfermedad mental ocasionada por múltiples variables. Desde


la muerte de un ser querido, la ruptura amorosa, el rechazo y desaprobación, hasta
el divorcio de los padres; no se podrían enumerar las diversas causas que
ocasionan en el ser humano el padecimiento depresivo.
La ansiedad es una de las muchas respuestas hacia tal padecimiento.

Esta “enfermedad silenciosa” se desarrolla dentro de la mente del paciente,


causándole fuertes dolores de cabeza, dudas, enojos, arranques de tristeza e
incluso pensamientos de suicido, algunos siendo concebidos tiempo después.
La depresión no hace acepción de personas. No ve etnias, grupos, ideologías y
ataca a todos por igual.

La Iglesia Inland Hills Church se percató de esto al tener el 25 de Agosto del 2018
una pérdida sin precedentes. El suicido del Pastor Andrew Stoecklein.

Foto: www.2001.com
“Elías señala el dolor. Reconoce que está lleno de ansiedad, depresión y
pensamientos suicidas. Y de pronto ves que las enfermedades mentales aparecen.
Ahora eso es algo de lo que no nos gusta hablar mucho, ¿verdad? Especialmente
no dentro de la iglesia. Y lo que me extraña de esto es que de principio a fin en las
Escrituras, está lleno de hombres y mujeres que han luchado con sus emociones y
sentimientos y han sido honestos. Tenemos estas Escrituras que se han conservado
para leer y relacionarse con estos sentimientos. y emociones”
Ps. Andrew Stoecklein, en su primer predicación “Hot Mess”

Andrew Stoecklein, de 30 años de edad, pastoreaba junto a su esposa Kayla y sus


tres pequeños hijos, la congregación Inland Hills Church en Los Ángeles California
cuando sorpresivamente, decidió quitarse la vida.

Nacido en una familia pastoral, Andrew creció en los valores cristianos. Junto a sus
hermanos, fue formado en la vida evangélica, desarrollando una profunda relación
con Dios y la gente a su alrededor. A los 20 años conoció a Kayla y poco después
comenzaron a formar su familia. Tres pequeños niños fueron el fruto de su amor.

Sin embargo una tragedia sacudió a la familia Stoecklein. En el año 2011, Dave
Stoecklein, padre de Andrew, fue diagnosticado con leucemia. Fue un golpe brutal
para toda la familia. Durante años estuvieron luchando contra esta enfermedad,
teniendo como fruto la fundación God’s Got This, sitio donde se le comenzó a dar
seguimiento a personas que experimentaran problemas difíciles.

En 2015 la tragedia se consumó. El pastor Dave Stocklein dio su último respiro a


esta vida. Andrew automáticamente pasó a ser el pastor principal de Inland Hills
Church. Todo iba de maravilla, pese a la gran pérdida, la familia Stoecklein comenzó
a tomar fuerza y avanzar en el proceso tan difícil que pasaban. La madre de Andrew,
Carol Stoecklein, apoyada por la iglesia y su propia familia, comenzó a salir
adelante.
No obstante, un enemigo silencioso estaba por atacar.
Al tomar el pastorado, Andrew fue forzado a viajar junto a su familia por algunas
ciudades. Esto comenzó a causar en él diferentes padecimientos que nunca había
experimentado, y que hasta ese momento, eran desconocidos para él.

Sus pensamientos comenzaron a nublarse, estaba sometido a fuertes dolores de


cabeza y algunos cuadros de ansiedad. En Mayo del 2016, Andrew comenzó a sufrir
episodios prolongados de ansiedad, pánico y depresión. Gracias a ello, se acordó
que pudiera tomar un año sabático, año que le serviría a él y a su familia, para poder
recuperar el ritmo y retomar fuerzas.
Los ataques solo empeoraron.
Tiempo después comenzó a sufrir ataques incontenibles de pánico y ansiedad,
ataques que lo hacían postrarse en el piso sin tener a donde mirar.
Aún dentro de la congregación, Andrew sufría lapsos de ansiedad, donde no
soportaba hablar con las personas, le causaba un miedo terrible.
En Abril del presente año, Andrew fue hospitalizado.
"Ni siquiera pude caminar. Me pusieron en una silla de ruedas, me hicieron avanzar
y me puse mis lentes de sol. Todavía recuerdo. Me puse lentes de sol porque pensé
que toda la Iglesia me vería pasar por esta crisis dentro del hospital. Y estaba
pensando en estos pensamientos descabellados y pensé que alguien me iba a
matar. Así que me escondí y me llevaron de inmediato a la parte posterior. ",
comentó Andrew.

El tiempo fue avanzando y Andrew mejoraba.


Las luchas constantes en torno a su estado mental, la responsabilidad pastoral y el
apoyo o desacuerdo de la iglesia comenzó a abrumarle en sobremanera.

El 12 de Agosto enfrentó sus problemas delante de la congregación. Con una serie


de predicaciones titulada “Hot Mess” Andrew comenzó a hablar sobre la depresión
y ansiedad dentro de la Iglesia Cristiana, y como este problema ha crecido en
innumerables ocasiones y no se ha podido hablar al respecto.

“Su transparencia”, comenta Kayla, “era admirable, como él, siendo pastor de una
megaiglesia podía comentar esto sin pelos en la lengua”

La enfermedad de Andrew atacó por última vez el 24 de Agosto del 2018, dando
como resultado el suicidio de uno de los pastores jóvenes más famosos en todo
Estados Unidos, la pérdida de un amoroso esposo y padre.
Inland Hills Church se conmocionó.
La cabeza de la comunidad ahora yacía en un féretro. La esperanza que por años
había predicado ahora se desvanecía como densa niebla y las preguntas
comenzaban a crecer.

“¿Habría cargas y preocupaciones que le fueron imposibles de llevar? ¿Pero no es


que Dios nos da sólo lo que podemos soportar?
¿Qué pasa con la fe? ¿Qué de la esperanza y perseverancia?
¿Qué pasa si un pastor se suicida? ¿El infierno lo espera? ¿Un pastor si quiera
puede ser salvo si se suicida?
¡No era cristiano! ¡Si así estaba el pastor, no quiero imaginarme a la iglesia! ¡Él lo
tenía todo!”

Estos y otros comentarios comenzaron a rondar el Internet.


La frustración de su familia y amigos creció y todos tenían la misma pregunta

“¿God’s Got This?”


“A lo largo de la vida pastoral se encuentran problemas, trabas, baches que uno
como pastor y líder debe enfrentar, no por eso te vas a suicidar” comentaba el pastor
Obed Ávila, encargado de una misión dentro del municipio de Matamoros, Coahuila.
Su vida en el cristianismo comenzó en la cuna y su carrera como ministro ha sido
extensa. Dentro de su caminar se ha enfrentado con jóvenes y señoritas que sufren
de algún trastorno de ansiedad o depresión, y que aún, se han intentado quitar la
vida en diferentes ocasiones.

Sin embargo, señala que la vida de un ministro, y sobre todo de un pastor, es muy
atacada, sumamente criticada. “No por eso uno debe darse por vencido a la primera,
se debe perseverar y confiar”. “Desde que un pastor toma “años sabáticos” se ve
que hay un problema, un líder debe de ser alguien fuerte, si no lo es, simplemente
no está apto para el puesto” comentaba el pastor.

El pastor Ávila menciona que la ansiedad y depresión han aquejado en los últimos
meses a los jóvenes cristianos, el estrés, las cargas emocionales, han sido
detonantes para que una persona padezca este sufrimiento.
“Es falta de identidad en Jesús” comenta el Pastor. Seguido de mencionar que el
juzgar y opinar sobre si el pastor Andrew realmente era creyente o no, esta demás.
Sin embargo, como ya se mencionó antes, “un pastor está apto para estas
situaciones, si no, simplemente no está llamado a esto”

En ojos de expertos, como lo es el Licenciado en Psicología Mario Morales,


trabajador dentro de la Planta Peñoles, Unidad de Salud Ambiental, Torreón
Coahuila, la depresión y la ansiedad son “trastornos de moda” donde las prisas y la
forma de vida actual, viene a traer como consecuencia tales estados emocionales.
“La depresión pega igual a gente religiosa, no religiosa, ideológicamente diferente,
etc. La depresión no ve esto” mencionaba el Licenciado Morales al examinar más a
detalle la situación que el Pastor Andrew vivió.

El Licenciado Mario mencionaba que cada individuo maneja de manera distinta las
situaciones que pasan a su alrededor, existen personas con las mismas
responsabilidades y cargos que día a día se esfuerzan en salir adelante, que
aquellas personas que decidieron quitarse la vida.
“No hay un factor detonante, hay múltiples factores” mencionaba,” sin embargo, tal
situación es una alerta para prevenir el suicidio no sólo en adultos, si no también en
niños.”

Además del fallecimiento del Pastor Stoecklein, las cifras de ministros evangélicos
que han decidido quitarse la vida van en aumento. Con cinco percances en Brazil
en el transcurso del presente año y otro más en Estados Unidos, las congregaciones
han comenzado a indagar más a profundidad acerca del tema.

José Guillermo Escobar, cristiano evangélico desde hace cuatro años comenta lo
trágico que es saber la situación del Pastor Andrew, sin embargo menciona “es
irónico que alguna persona que este en alguna situación de liderazgo caiga en
suicido o alguna depresión muy profunda porque se supone que son los líderes que
están mas firmes en su fe”

Guillermo comenta que el camino en la vida cristiana es de perseverar, no permitir


que el desánimo llegue. “Dentro de la vida cristiana puede haber bajas y altas pero
es suficiente saber que alguien, hace 2,000 años murió para que nosotros podamos
vivir” comenta. Además de ser un ferviente creyente, José ha estudiado a lo largo
de sus cuatro años, diferentes doctrinas teológicas que le han hecho convertirse en
un erudito de la Escritura.

Escobar termina diciendo “Los cristianos no están exentos de la depresión, pero no


debería suceder”

Dentro del cristianismo evangélico se predica de fe, superación a las adversidades,


sustento a las necesidades y perseverancia. Dichos conceptos rondan la cabeza de
un fiel creyente, sin embargo “algunas de las veces la fe no es suficiente” comenta
Miguel Ángel Saavedra, joven de 22 años nacido en el evangelio. Miguel ha sufrido
depresión desde hace 10 años, aumentando y disminuyendo según las temporadas
que él atraviese.

“Nadie nunca va a saber que es entender a alguien en depresión si no lo has vivido,


simplemente la fe no es suficiente, es parte claro, pero necesitamos personas que
nos escuchen, que estén al tanto de nosotros. Saber que no estamos solos”
menciona Saavedra, quien a pesar de las muchas circunstancias que ha
atravesado, ha logrado poco a poco salir adelante.

Miguel Ángel ha intentado quitarse la vida un par de veces pero en tales ocasiones
ha sido apoyado a tiempo por su familia. A pesar de haber nacido dentro de un
hogar cristiano, Miguel se ha alejado poco a poco de “ese ambiente” como él lo
menciona, esto gracias a altercados que desafortunadamente vivió dentro de la
Iglesia. No obstante, en los últimos meses, ha intentado regresar.

“La gente puede decir que lo tenemos todo: familia, amigos, estabilidad, no sé. Aún
así no pueden entender porque nos sentimos rotos por dentro, ni nosotros
entendemos, y cuando alguien viene y nos dice eso nos hace sentir peor. Un
¡Ánimo! No es suficiente” dijo entre lágrimas Saavedra al comentar su perspectiva
del caso de Andrew. Para Miguel, vivir la vida con esta enfermedad ha sido muy
difícil, ya que la opinión de la gente siempre le ha afectado en demasía.

Los factores son diferentes, las causas diversas. Se conoce “una gota en el océano
de la mente” como lo menciona el psiquiatra de Andrew, más los pensamientos
pueden llegar a impulsar acciones irreversibles.

“¿ Cómo un pastor pudo haber hecho tan horrífico acto?”


Es la pregunta que en redes sociales circuló después de conocer el caso de Andrew.
Y aunque no se tiene el cuadro completo de la situación, la sociedad comenzó a
opinar inmediatamente.
Dentro de las opiniones se puede notar un argumento dividido. Dentro de la Laguna,
un grupo de tres mujeres y jóvenes cristianas estuvieron de acuerdo en que las
ocupaciones y responsabilidades de un pastor, al ser él la cabeza de la
congregación, pueden llegar a afectar de manera directa en su estado de animo y
pensamientos. “ Es difícil estar en sus zapatos, nos imaginamos que ha de haber
sido muy duro tomar tal decisión”.

Ellas han sido testigos de cómo algunos de sus amigos y compañeros evangélicos
han intentado quitarse la vida en diversas ocasiones, pero sin llegar a la
consumación de tal acto. “No estamos en contra de los psicólogos ni de la ayuda
médica. Es una enfermedad y la Iglesia debe abrir los ojos a esta realidad. ¡Basta
de tabús!” mencionaban unánimemente. Aunque a través de los años la Iglesia ha
podido enfrentar diferentes problemas, al depresión es un nuevo fenómeno que
muchas de las veces no ha podido descifrar.

Concluían diciendo “Aquí estamos los amigos, familia e Iglesia, estamos para
ayudar y soportar a todos aquellos que se sientan mal. No tiene porque pasar esto
solos, debemos hacer consciencia de que es algo real. No pasar nada por alto y
menos cuando se trata de un líder o pastor. Ellos necesitan mucho de nuestro amor
y apoyo en oración. Todos necesitan del apoyo de la comunidad para sobrellevar
las cargas los unos de los otros.”

La depresión, como toda enfermedad, debe ser tratada tanto espiritual, anímica y
físicamente hablando. Al ser seres tripartitas (compuestos de espíritu, alma y
cuerpo) nuestra vida depende de un equilibrio mayor, una responsabilidad mayor
en uno mismo. Estas fueron palabras de la psicóloga, tanatóloga y cristiana Judith
Varela Ríos, evaluadora Valpar Unidad Torreón.

Judith ha estudiado de cerca diferentes casos de depresión y ansiedad, cada uno


de ellos con causas y estímulos diferentes pero siempre con una misma respuesta:
“atacar medica y espiritualmente el problema”. Aunado a sus muchos estudios,
Varela Ríos se ha podido especializar en la Psicología y tanatología, ayudando a
muchos pacientes en esta área. Actualmente se encuentra dentro de la organización
del diplomado “Previniendo el Suicido” curso que inicia en Enero del 2019.

“Las causas por las que alguien llega a la decisión de quitarse la vida son tan
diversas. Sin embargo existe una teoría psicológica comprobada por expertos
llamada Herencia o Voluntad Leal, donde las personas, sin saber por que, llegan a
hacer acciones que sus antepasados hicieron. Tales como suicidarse, divorciarse,
tomar, fumar, etc. Y que en el mundo espiritual, donde nosotros los cristianos los
movemos, se llaman Maldiciones Generacionales. “

Para la Licenciada Judith ha sido catastrófica la decisión de Andrew, pero


conociendo la situación, comenta que para un pastor influye tanto como tome sus
responsabilidades y presiones. Muchas veces las condiciones no son las
adecuadas y llegan a pensar que la única salida es quitarse la vida. “Nadie sabe
que pensaba Andrew, pero si es importante recalcar que mientras más vidas tengas
a tu cargo son mayores las responsabilidades y obligaciones. Por esto muchas
personas llegan a cometer tales tragedias”

“Es para mi algo excepcional ser creyente dentro de mi profesión, ya que la fe influye
mucho dentro del proceso de sanidad que se le proporciona al paciente. Se que
algunos no creen en lo mismo que yo pero anclar nuestra vida a la fe puede llegar
a salvarla” mencionaba al contextualizar la situación actual de la sociedad y como
la depresión, ansiedad y desánimo han sido trastornos que contemporáneamente
aumentan conforme pasa el tiempo.

Para concluir, Judith explicaba que la vida de un cristiano no siempre es alegría y


felicidad. Nadie es un superhéroe. La diferencia es que la fe esta en Jesucristo, y
todas las aflicciones, problemas y situaciones son entregadas a Él.
“Lamentablemente la depresión va en aumento en niveles críticos y no sólo los
psicólogos deben estar atentos. Los pastores, los papás, las familias, los amigos,
los maestros. Todos contribuimos en esta labor de detección y prevención social”

La Licenciada Varela Ríos finalizó compartiendo un texto que a continuación se cita:

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del
poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas
no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no
desamparados; derribados, pero no destruidos;”
- 2 Corintios 4:7-9








Foto: www.godgotthis.com

La depresión, hablando a nivel social, ha avanzado en sobremanera esta última
década. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 350 millones de
personas alrededor del mundo sufren de depresión, llevando por año a 800 mil al
suicidio. Los más vulnerables a tomar esta decisión son aquellos que oscilan entre
los 15 y 29 años, y este se ha convertido en una de las 10 principales causas de
muerte en Estados Unidos.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. ha


publicado como las cifras de suicidio en el país ha subido un 25% en la última
década, algo que resulta sumamente alarmante para la sociedad norteamericana.
Deborah Stone, científica del CDC comenta “No tenemos todas las respuestas.
Podrían ser múltiples factores los que estén ocasionando esta desgracia, el suicidio
esta afectando a todas las clases sociales, las ideologías, los géneros, a todos por
igual”

Y no solamente Estados Unidos ha sido víctima de esta enfermedad. Para el 2020


la Organización Mundial de la Salud prevé que la depresión sea la causa numero
uno de discapacidad en México. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía
marcó que el 29.9% de los habitantes mayores a 12 años sufren algún tipo de
depresión ocasional, mientras que el 12.4% la sufre regularmente. Dentro de la
Comarca Lagunera, suman ya 24 suicidios a causa de algún tipo de depresión
ocasionada por la perdida de un ser querido, algún problema personal, etc.

Hablando específicamente de la sociedad cristiana evangélica, en el presente año


se han suscitado más de diez casos de suicidios dentro del pastorado y liderazgo.
La mayoría de ellos ocurridos en Brasil. Teniendo como antecedentes en la Laguna,
en el transcurso de los años 1995 y 2005, se experimentaron dos grandes pérdidas
de pastores, dejando su ministerio, su familia y liderazgo atrás y decidiendo quitarse
su vida.
El suicido dentro de la Iglesia ha ido avanzando sigilosamente. Desde Diciembre
del 2017 dos pastores brasileños decidieron acabar con su carrera. Uno de ellos, el
Pastor Julio César Silva, ex presidente de las Asambleas de Dios en Brasil dejó un
escrito antes de partir donde él explicaba diferentes situaciones que se viven en lo
secreto del ministerio pastoral

“ El ministerio duele, hace daño, vives en soledad y depresión constante. La gente


no se interesa por su pastor, ni por lo que le pueda suceder o sufrir. Si te enfermas
dirán que estas en pecado, si te va mal en las finanzas dirán que administras mal el
dinero, si tienes conflictos en el matrimonio dirán que no eres un buen sacerdote de
tu hogar, si se va la gente dirán que es tu culpa. Si tus hijos se desvían dirán que
tus hijos son demonios o que clase de padre eres. Al final, nadie está para el pastor.
A nadie le importa su vida ni sus necesidades" escribió César Silva.

Además, dentro de la Fundación “God Got This” de la familia Stoecklein, se han


librado batallas con diferentes personas que han acudido al llamado de ayuda que
se les ha brindado. Actualmente cuentan con un blog personal donde las personas
pueden inscribirse gratuitamente y ser escuchadas en el momento oportuno. Esto
gracias a la visión que Andrew tuvo y que ahora es respaldada por su esposa Kayla.

Dentro del blog, Andrew narraba la situación que vivía con su padre. Desde el 23
de Noviembre de 2011 con la primera publicación titulada “Welcome” la familia
comenzaba la página web, ahora fundación, para informar de manera práctica como
Dave Stoecklein, el padre de Andrew luchaba en contra del cáncer. Terminando
siempre con un “Got Got This”, cerraban cada nota escrita.

A través de los siguientes 4 años, la familia Stoecklein, incluyendo a Andrew, luchó


junto con Dave para lograr vender la leucemia. El 6 de Octubre del 2015, después
de ver algunos análisis que negaban ya la existencia del cáncer dentro del cuerpo
del, en ese entonces pastor principal, Dave Stoeckein, volvió una vez más; “God’s
Still Got This” escribió Andrew pidiendo el apoyo de la congregación en oración
después de conocer esta noticia.

Sin embargo, el 10 de Octubre del mismo año se publicó la nota “Home with Jesus”
donde la familia expresaba el desafortunado fallecimiento y el amor que Dave les
había dado durante toda su vida. Andrew, exactamente un año después, publicó la
siguiente nota titulada “Dear Dad” donde comentaba “Vivir sin ti es más difícil de lo
que yo pensaba…”

Los dos siguientes años, Andrew y su familia viajaron en una gira dentro del Estado
y sus responsabilidades como ministro estuvieron creciendo más y más. El blog fue
descuidado, y dos años después del fallecimiento de Dave, Carol la madre de
Andrew fue la única que pudo publicar una nota “My Weakness, His Strenght” mismo
año que le diagnosticaron ansiedad y ataques de pánico a Andrew. Todo el año
2017 Andrew luchó en contra de esta enfermedad, tomándose un tiempo de
descanso ministerial para ordenar sus ideas y prioridades.

Sin embargo, ya vuelto en labores, los ataques de Andrew volvieron a hacerse


visibles en Abril del 2018 siendo hospitalizado ese mismo mes. Hablando de uno
de sus ataques de pánico, Andrew señalaba “Estaba en la planta alta. Kayla y los
chicos abajo y yo solo entré en pánico instantáneamente. El joven que iba a poner
el piso en la casa habló y comentó que no iba a poder instalarlo, en ese momento
entré en un estado de pánico tremendo” Después de que este y otros episodios
comenzaran a cesar, parecía que la salud de Andrew era regulada.

El 12 de Agosto decidió hacer más que visible su enfermedad delante de la


congregación y comenzó la ya antes mencionada serie de sermones titulados “Hot
Mess”, ayudándole estos también como una auto sanidad en su vida, como lo
comentaba Kayla Stoecklein. Pero después de ver el amanecer, llegó la noche.
El 24 de Agosto del 2018 Andrew Stoecklein fue encontrado sin vida dentro de las
instalaciones de Inland Hills Church .
La perdida del amado pastor, padre, esposo, hijo, amigo, y hermano devastó a toda
la comunidad en Los Ángeles California. Inland Hills Church sufrió dos grandes
perdidas en muy poco tiempo. Los tres pequeños Stoecklein’s preguntaron “¿Por
qué papá no se despidió?” mientras Kayla platicaba con ellos sobre la partida de
Andrew. Todo cambió después del suceso.
La depresión y la ansiedad son enfermedades y trastornos mentales reales que
atacan en cualquier lugar y a cualquier persona.

Después de la muerte de Andrew, Kayla vivió, y sigue viviendo, un duelo pesado.


“To my Andrew” fue la primera nota que pudo escribir después de su fallecimiento.
Dentro de ella le pedía perdón en cada aspecto de su vida, al igual que le agradecía
por haber formado parte de ella. Recibió grandes muestras de apoyo, así como
críticas y burlas. Kayla siguió adelante con el proyecto que Andrew y su familia
levantaron “God’s Got This”.

Ahora, tras casi cuatro meses de la pérdida, Kayla ha levantado la fundación como
nunca antes. Junto con Carol, madre de Andrew y esposa de Dave, han podido dar
algunas conferencias en la Iglesia. Juntas pudieron predicar el último mensaje de la
serie “Hot Mess” preparado 100% por Andrew la misma semana que tomó la
decisión de quitarse la vida.

Nadie está preparado para tal pérdida, sin embargo se puede dar por diversas
situaciones que, así como sucedió con Andrew, no están en nuestro control. Es
necesaria la prevención y acertada detección a tiempo de los síntomas que podrían
concebir algún suicido o intento de. Nadie está exento, toda la sociedad debe
cooperar y apoyar a las familias que han sufrido esta lamentable situación.

Actualmente, el último post de Kayla dentro del blog, ahora fundación tiene por
nombre “God’s Still Got This” donde ella agradece a Andrew por creer en el proyecto
que fundaron hace 7 años y que ahora ha crecido en ayuda a muchos necesitados.
Le externa su gran dolor, perdida y tristeza al no tenerlo cerca, más con las fiestas
decembrinas a la vuelta de la esquina.

“Esta temporada del año no es “Feliz” o “Alegre”, pero estamos atravesando esto.
Estamos poniendo cada ves el esfuerzo necesario para tomar el día a día, no viendo
más allá. Cada día es difícil. Cada día estamos más cerca de la eternidad. Cada día
estamos más cerca de la paz eterna” escribió Kayla, además de mencionar cuando
los niños y ella extrañan a Andrew y cuanto le agradecen a Dios por haberlo puesto
en su camino.

“Gracias por el regalo de haber sido tu esposa, gracias por inspirarme a hacer mejor
las cosas, gracias por mostrarme como no darme por vencida, como hacer las cosas
de la mejor manera y vivir para la Gloria de Dios. Te amo muchísimo. Este sitio web
es para ti, este fin de semana es para ti. Me gozo en honrar tu asombrosa vida.
Dios todavía sostiene esto”

God’s Still Got This

También podría gustarte