Está en la página 1de 7

QUÉ ES IUSNATURALISMO:

El iusnaturalismo es un término que se compone de diversas teorías


jurídicas, y de los conceptos de ética y moral que se relacionan con la noción
de derecho natural y derecho universal.

La palabra iusnaturalismo deriva del latín ius-, que significa


ʽderechoʼ, naturalis, que se refiere a ʽnaturalezaʼ, y del sufijo -ismo, que
significa ʽdoctrinaʼ.

Por tanto, el iusnaturalismo es una doctrina filosófica cuya teoría parte de la


existencia de una serie de derechos que son propios e intrínsecos a la
naturaleza humana.
El iusnaturalismo surge de una larga evolución hostorica que paso por
distintos procesos y que trascendió del derecho derivado de la divinidad a la
del derecho que deviene de la naturaleza humana.

IUSNATURALISMO OBJETIVISTA

Pretende deducir el Derecho y el Estado de cierta naturaleza inmutable del


hombre, asumiendo una posición anti historicista y mecanicista. La sociedad
y el Estado son el resultado de una unión mecánica de diversas fuerzas, de
la unión de fuerzas de diversos individuos que se integran en un todo; sin
embargo el Estado surge como consecuencia de un contrato. Esta corriente
rompe con las ideas teológicas y religiosas del Derecho Natural que
imperaron en la sociedad feudal, pretendiendo reivindicarlo y depurarlo,
afianzando como naturales, como principios eternos a un conjunto de normas
sociales y políticas que justifican como peculiaridades básicas de la
naturaleza humana.
Los principales PRECURSORES del iusnaturalimos objetivista fueron

Johannes Althusius, Hugo Grocio, John Locke, Thomas Hobbes, Jean


Jacques Rousseau, David Humea y Edmund Burke
Johannes Althusius

Sostuvo que su teoría basado en la figura del contrato, al pacto expreso o


tácito. Se independizo de toda sanción religiosa de la autoría ya que
consideraba las sanciones como autosuficientes, no ofrecía ningún
fundamento filosófico del principio del consentimiento

Hugo Grocio

Definió el derecho natural como un dictado de la recta razón, que señala que
una acción según que sea o no conforme a la naturaleza racional, tiene en si
una calidad de fealdad moral o necesidad moral

John Locke

Propone que la soberanía emana del pueblo; que la propiedad, la vida, la


libertad y el derecho a la felicidad son derechos naturales de los hombres,
anteriores a la constitución de la sociedad

Thomas Hobbes

Este filosofo se encamino a interpretar las leyes naturales de acuerdo a los


principios de su propia psicología, aunque hay que admitir que se atribuyo la
ventaja de hablar como si entendiera por ella algo diferente de lo que
entendían los demás.

Jean Jacques Rousseau

Las ideas políticas de Rousseau influyeron en gran medida en la Revolución


francesa, el desarrollo de las teorías republicanas y el crecimiento del
nacionalismo.

David Humea

Este empirista ingles se dedica principalmente a destruir el sistema


iusnaturalista. Ataco por lo menos tres grandes ramas del sistema

Edmund Burke

El sistema de valores implicados por el iusnaturalismo, son la costumbre, la


tradición y la pertenencia de una sociedad los elementos que en mucha
mayor medida que la razón, dan a la naturaleza humana calidad moral.
El iusnaturalismo Subjetivista
Doctrina empirista de Thomas Hobbies
El ingles thomas hobbies (1588- 1679), aplicó sus ideas filosóficas a la
solución de sus problemas sociales, políticos y jurídicos. Sus principales
obras fueran “De Corpore, De Homine, De Cive y el Leviathan”, esta última
plantea los temas del Derecho y del Estado. El Leviatánes un manual sobre
la naturaleza humana y como se organiza la sociedad. Partiendo de la
definición de hombre y de sus características explica la aparición del
Derecho y de los distintos tipos de gobierno que son necesarios para la
convivencia en la sociedad. El origen del Estado es el pacto que realizan
todos los hombres entre sí, subordinándose desde ese momento a un
gobernante, el cual procura por el bien de todos los súbditos y de él mismo.
De esa forma se conforma la organización social. La concepción filosófica de
Hobbes es materialista y empirista: hay una sola sustancia que es la materia
y una fuente única del conocimiento que es la experiencia. Identifica, el
cuerpo con la sustancia, existiendo para él, cuerpos en movimiento, siendo la
experiencia, la representación subjetiva del movimiento de los cuerpos de
donde se desprende que su iusnaturalismo, sea subjetivista. Es determinista,
al sostener, que la filosofía “es el conocimiento racional de las acciones por
medio de las causas o razones eficientes que conocemos, y al contrario el
conocimiento de las razones eficientes posibles por medio de las acciones
que ya conocemos”

IUSNATURALISMO DE JEAN JACQUES ROUSSEAU


Jean-Jacques Rousseau (también conocido por la castellanización de su
nombre como Juan Jacobo Rousseau)1 (Ginebra, 28 de
junio de 1712 - Ermenonville, 2 de julio de 1778) fue
un polímata suizo francófono. Fue a la
vez escritor, pedagogo, filósofo, músico, botánico y naturalista, y aunque fue
definido como un ilustrado, presentó profundas contradicciones que lo
separaron de los principales representantes de la Ilustración, ganándose por
ejemplo la feroz inquina de Voltaire y siendo considerado uno de los primeros
escritores del prerromanticismo.
Sus ideas imprimieron un giro copernicano a la pedagogía centrándola en la
evolución natural del niño y en materias directas y prácticas, y sus ideas
políticas influyeron en gran medida en la Revolución francesa y en el
desarrollo de las teorías republicanas.
Fue crítico con el pensamiento político y filosófico desarrollado
por Hobbes y Locke. Para él, los sistemas políticos basados en la
interdependencia económica y el interés propio conducen a la desigualdad,
el egoísmo y, en última instancia, a la sociedad burguesa (un término que fue
uno de los primeros en utilizar). Incorporó a la filosofía política conceptos
incipientes como el de voluntad general (que Kant transformaría en
su imperativo categórico) y alienación. Su herencia de pensador radical y
revolucionario está probablemente mejor expresada en sus dos frases más
célebres, una contenida en El contrato social, «El hombre nace libre, pero en
todos lados está encadenado», la otra, presente en su Emilio, o De la
educación, «El hombre es bueno por naturaleza».
Rousseau participó activamente en el movimiento renovador de la
Ilustración, movimiento intelectual que influyó decisivamente en la
Revolución Norteamericana de 1776 (o Guerra de Independencia), la
Revolución Francesa de 1789 las guerras de Independencia de
Latinoamérica y las revoluciones nacionales que sacudieron Europa durante
el siglo XIX.
Todas estas revueltas condujeron a la transformación de las sociedades
occidentales, dando paso al surgimiento de la figura del ciudadano y al
ascenso de las libertades, los derechos individuales y la razón como valores
máximos entre los hombres y para la sociedad.
Las revueltas populares a lo largo del mundo derrocaron al "ancien regime"
junto con sus monarcas despóticos y sus legiones de siervos para ser
remplazados por gobiernos republicanos y ciudadanos libres e iguales.
Rousseau consideró que en el mundo que se estaba configurando los
hombres deberían abandonar su papel de siervos para convertirse en
ciudadanos libres, dueños de su destino y detentadores de la soberanía.
Rousseau produjo uno de los trabajos más importantes de la época de la
Ilustración; a través de su Contrato Social, hizo surgir una nueva política.
Esta nueva política está basada en la voluntad general, y en el pueblo como
soberano. La única forma de gobierno legal será aquella de un Estado
republicano, donde todo el pueblo legisle; independientemente de la forma
de gobierno, ya sea una monarquía o una aristocracia, no debe afectar la
legitimidad del Estado. El poder que rige a la sociedad es la voluntad general
que mira por el bien común de todos los ciudadanos.
En fin, Rousseau plantea que la asociación asumida por los ciudadanos
debe ser “capaz de defender y proteger, con toda la fuerza común, la
persona y los bienes de cada uno de los asociados, pero de modo tal que
cada uno de éstos, en unión con todos, sólo obedezca a sí mismo, y quede
tan libre como antes.”
El Contrato Social le abre paso a la democracia, de modo tal que todos los
miembros reconocen la autoridad de la razón para unirse por una ley común
en un mismo cuerpo político, ya que la ley que obedecen nace de ellos
mismos. Esta sociedad recibe el nombre de república y cada ciudadano vive
de acuerdo con todos. En este Estado social son necesarias las reglas de la
conducta creadas mediante la razón y reflexión de la voluntad general que se
encarga de desarrollar las leyes que regirán a los hombres en la vida civil. Es
el pueblo, mediante la ratificación de la voluntad general, el único calificado
para establecer las leyes que condicionan la asociación civil. Todo gobierno
legítimo es republicano, es decir, una república emplea un gobierno
designado a tener como finalidad el interés público guiado por la voluntad
general. Por esta razón no descarta la posibilidad de la monarquía como un
gobierno democrático, ya que si los asociados a la voluntad general pueden
convenir, bajo ciertas circunstancias, la implementación de un gobierno
monárquico o aristocrático, entonces tal es el bien común.
Rousseau planteó algunos de los precedentes políticos y sociales que
impulsaron los sistemas de gobiernos nacionales de muchas de las
sociedades modernas, estableciendo la raíz de la desigualdad que afecta a
los hombres; para él, el origen de dicha desigualdad era a causa de la
constitución de la ley y del derecho de propiedad produciendo en los
hombres el deseo de posesión. A medida que la especie humana se fue
domesticando, los hombres comenzaron a vivir como familia en cabañas y
acostumbraban ver a sus vecinos con regularidad. Al pasar más tiempo
juntos, cada persona se acostumbró a ver los defectos y virtudes de los
demás, creando el primer paso hacia la desigualdad.
Según Rousseau, a medida que el hombre salvaje dejó de concebir lo que
la naturaleza le ofrecía como lo prescindible para su subsistencia, empezó a
ver como su rival a los demás hombres, su cuerpo no fue más su
instrumento, sino que empleó herramientas que no requerían de tanto
esfuerzo físico, limitando por ello sus acciones y concentrándose en el
mejoramiento de otros aspectos de su nueva forma de vida, transformándose
así en el hombre civilizado.