Está en la página 1de 8

Relaciones.

Estudios de historia y sociedad


ISSN: 0185-3929
relacion@colmich.edu.mx
El Colegio de Michoacán, A.C
México

Huerta Vega, Myrna Carolina


Reseña de "Todo cambia. Análisis sociológico del cambio social y cultural en las sociedades
contemporáneas" de Guy Bajoit
Relaciones. Estudios de historia y sociedad, vol. XXVIII, núm. 112, 2007, pp. 233-238
El Colegio de Michoacán, A.C
Zamora, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=13711212

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
RES EÑAS

RELACIONES 112, OTOÑO 2007, VOL. XXVIII


RESEÑAS

dos. En su momento, su caracteriza-


ción separó dos bandos precisos: iz-
GUY BAJOIT, TODO CAMBIA. ANÁLISIS SOCIO-

quierda revolucionaria e izquierda re-


LÓGICO DEL CAMBIO SOCIAL Y CULTURAL EN

formista, como parte de la intensa


LAS SOCIEDADES CONTEMPORÁNEAS, SAN-

parcelación que marcó a la izquierda


TIAGO, LOM EDICIONES, 2003, 287 P.

uruguaya de aquellos años. El libro del sociólogo belga Guy


Por último, debo ser enfática al se- Bajoit, nos sugiere una serie de pre-
ñalar que el trabajo de Eduardo Rey guntas por una época de cambios ver-
ofrece una profunda y sesuda recons- tiginosos y redefiniciones que remue-
trucción del proceso intenso de trans- ven antiguas certezas; preguntas por
formación del Uruguay entre 1955 y los jóvenes y las generaciones que se
1973. En su país, y para el resto de insertan en este mundo cambiante;
América Latina, este libro es sin duda preguntas por la política y las proble-
alguna de ahora en adelante una refe- máticas de nuestros órdenes democrá-
rencia obligada para entender hasta ticos en momentos en que demo-
dónde (qué limites tuvo) y con que he- cracia, nación, estado, mercado y
rramientas sociales, políticas y arma- sociedad, son referencias en mutación
das, se configuró y desarrolló la iz- y en disputa.
quierda radical uruguaya. El autor inicia sugiriendo el si-
Sin duda, el Uruguay contemporá- guiente cuestionamiento: ¿dónde esta-
neo, el del siglo XXI, ha tomado leccio- mos ubicados, situacionalmente noso-
nes precisas de su propio pasado, por tros, individuos colectivos culturales?
ello resulta de obligada e imprescin- Bajoit explica que nos encontramos
dible lectura esta obra, que alienta a inmersos en una época, que resulta pro-
través de sus páginas conmovedoras fundamente difícil de comprender, de
un futuro esperanzador para las mu- analizar y, ¿por qué no?, de caracteri-
jeres y los hombres de la patria de zar. La vertiginosidad con que se desa-
Artigas. rrollan las mutaciones actuales, el rápi-
do paso de las proposiciones en boga,
Verónica Oikión Solano la enorme cantidad de información que
El Colegio de Michoacán recibimos diariamente. Nos genera
voikion@colmich.edu.mx una extraña sensación de estar perdi-
dos en este sistema social, de no saber
cómo opera, cómo se construye, cómo
se legitima y cómo se transforma.

2 3 3
RESEÑAS

En nuestra sociedad hay signos re- comunicación, las actividades de ocio,


lativamente claros que sí nos hablan etcétera.
de tendencias colectivas, de miradas y El autor contextualiza acerca de los
orientaciones sociales dirigidas hacia teóricos de la posmodernidad, quie-
el acceso al consumo compulsivo nes han determinado que el cambio
como principal motivación ideológica de paradigmas más significativo que
de desarrollo personal y colectivo. És- se ha generado en nuestras sociedades
tas se constituyen como fuerzas socia- occidentales, ha sido la sistemática
les generadoras de formas de pen- ruptura con la fase inaugural de las
samiento, de modos de actuar y de sociedades modernas, democráticas,
establecer relaciones con los otros, disciplinarias, universalistas, rigoris-
relativamente parecidas que generan tas, revolucionarias, ideológicas, aus-
creencias y visiones compartidas don- teras y conquistadoras. Transitando
de se construye la plataforma de la fielmente hacia el modelo en mayor
identidad social. crecimiento de la época que es la indi-
El sociólogo asume la existencia de viduación, la satisfacción instantánea
fenómenos que tienen su sede en las de los deseos individuales, la indife-
conciencias de los individuos, pero rencia de masas, la abstinencia elec-
que no tienen su origen ni su explica- toral, la búsqueda del ego y del propio
ción en las almas individuales; sino interés, el éxtasis de la liberación per-
que representan el reflejo o el efecto en sonal, la obsesión por el cuerpo y el
éstas de modos colectivos de la vida. sexo. Vivir del crédito sustituyendo
Se trata de una unidad de estilo, de el ahorro, propio de la mentalidad mo-
una concordancia en convicciones, en derna. Sociedad que ha sido denomi-
pensamientos, en tendencias, en afa- nada con múltiples apellidos, sociedad
nes de los integrantes de un grupo. Es- postmoderna, sociedad postindus-
tos estados de conciencia comunes a trial, sociedad personalista-hedonista,
los miembros de un grupo, no son tan sociedad neoliberal del capitalismo
sólo un capital inerte, sino que actúan globalizado.
y reaccionan los unos sobre los otros; De acuerdo con Bajoit, estamos in-
constituyen, coordinados entre sí, un sertos, nos guste o no, en un proceso
sistema, cuyas tendencias se defien- donde la individuación es el factor
den por medio de instituciones. Se en- central que nos construye; ésta presu-
cuentran entre éstos, la familia, la pone al individuo como actor, diseña-
escuela, el trabajo, los medios de dor, malabarista y director de escena

2 3 4
RESEÑAS

de su propia biografía, identidad, re- definitiva de nuestras relaciones so-


des sociales, compromisos y convic- ciales. Con la construcción paulatina
ciones. Los individuos de la contem- de este tipo de mentalidad se van con-
poraneidad son liberados de los figurando patrones de conducta colec-
esquemas de enlace predominantes en tiva donde las posibilidades de reali-
la sociedad industrial (clase, capa so- zación del yo se dan en la medida que
cial, extracción, lugar de nacimiento) me olvido de los sujetos, que voy incor-
para ingresar a la sociedad mundial porando formas y estructuras de rela-
del riesgo. cionamiento desechables, cambiables y
La construcción de la individua- sin ningun asidero de continuidad, de
ción postradicional se convierte en el pertenencia, de compartir un proyecto
imperativo más poderoso de la socie- colectivo, de proyectar a futuro de al-
dad actual. Se constata un hiperindivi- guna manera distinta a la existente. Vi-
dualismo, que redunda en la existen- vir al día sin mayores utopías.
cia de una masa difusa de solitarios Bajoit, desarrolló un marco concep-
manipulables, así como el peligroso tual sobre el cambio cultural en las
culto egoísta que nace de la disolución sociedades contemporáneas, constru-
de la conciencia colectiva: “siguiendo yendo rigurosamente estructuras so-
a Durkheim se puede formular otra ciológicas que juegan en posiciones,
hipótesis de que los individuos deja- relaciones, órdenes sociales y modelos
dos a su libre arbitrio están sometidos de categorización tendientes a modifi-
a una angustia mayor y que los más car los ejes paradigmáticos de la vida
débiles de ellos la soportan difícilmen- colectiva.
te […]” (14). El autor asume la debilidad, el ries-
Cada día vamos constatando con go, la cercanía de comprensión exis-
mayor precisión que las acciones so- tente respecto a su hipótesis central: El
ciales que dan satisfacción a los deseos trabajo de construcción de identida-
y a las necesidades de los individuos des individuales constituye el princi-
son las vinculadas a la adquisición de pio central de explicación de las con-
objetos. Las relaciones interpersonales ductas colectivas, no intenta marcar
cada vez son más efímeras, se mantie- definitivamente el nacimiento, la insti-
nen o se diluyen a partir de una trama tucionalización y la legitimación de
de intereses que pone como valores un nuevo paradigma, sino indaga, es-
cohesionadores centrales como el uti- tructura relaciones de sentido que di-
litarismo; el para qué me sirve, qué bujen una nueva mirada sobre nuestra
puedo ganar, la instrumentalización en convivencia social, entendemos que

2 3 5
RESEÑAS

vivimos una época donde estamos to- recrea cada comunidad, las ideologías
dos y cada uno insertos en un proceso y utopías (definidas por quienes os-
de mutación cultural que debemos dis- tentan las relaciones de poder, autori-
cutir, cuestionar, inventar, innovar, dad, influencia y hegemonía) y las
arriesgar, recrear, representar, recono- orientaciones comportamentales; nor-
cer, profundizar, aceptar e integrar. mas, valores, intereses y afectos.
Intentamos explicar las conductas co- El proceso de individuación permi-
lectivas, el orden y el cambio en la so- te al individuo construirse y recons-
ciedad, buscando en el individuo, a la truirse sin cesar como individuo par-
vez objeto y sujeto de las relaciones ticular. Esta es una de las hipótesis
sociales, el principio de la explicación, centrales que es desarrollada en este
haciendo así una sociología relacional, modelo para determinar la concep-
fundada en un paradigma de la iden- ción del individuo, plantea el autor:
tidad individual, son las relaciones so- “la identidad personal es el resultado,
ciales entre los sujetos individuales siempre provisorio y evolutivo, de un
que buscan construir su realidad y su trabajo del ser humano sobre sí mis-
identidad personal por sus intercam- mo, que llamamos trabajo del sujeto o
bios las que permiten comprender la gestión relacional de sí como también
vida social. trabajo de construcción identitaria”
Los modelos culturales se constru- (150). Es decir, la identidad personal
yen a partir de los relatos que cada co- no está dada desde el nacimiento, sino
munidad construye sobre sí misma, que más bien, mientras exista un so-
permitiendo a los individuos tener una plo de vida el individuo trabajará so-
idea más o menos clara de lo que en bre sí mismo, para (re)construir ince-
un momento denominado se conside- santemente su identidad. Por este
ra “vida buena”, “bien colectivo o bien trabajo de reconstrucción de su identi-
común” (100). Estos relatos culturales dad personal el individuo busca al-
buscan responder a los problemas fun- canzar tres finalidades o bienes que le
damentales de la vida colectiva como son igualmente indispensables y que
son: seguridad física, tranquilidad mo- trata de conciliar durante toda su
ral, el bienestar material y el desarro- vida: “El sentimiento de realización
llo personal. individual, el sentimiento de reconoci-
Los relatos culturales internaliza- miento social, el sentimiento de con-
dos por el individuo mediante el pro- sonancia existencial” (156).
ceso de socialización primaria y se- Las tensiones estructurales amena-
cundaria, se nutren con los mitos que zan sistemáticamente la gestión rela-

2 3 6
RESEÑAS

cional del individuo en nuestras so- timiento y el simulacro, la creación y


ciedades; por un lado, el llamado in- la represión, la confianza colectiva con
dividuo, la legitimidad de la compe- la violencia social, la victimización so-
tencia y del consumo tienden a hacer cial con la autorrealización, la depen-
creer que (casi) todo está permitido: dencia social paternalista con la au-
llamado a la libertad, a la elección, al togestión identitaria, la vocación de
libre arbitrio, a la autonomía, a la crea- servidor publico de los actores institu-
tividad, a la pluralidad de los modos cionales con el clientelismo autorita-
de vida, a la realización personal, al rio, etcétera.
placer, al goce, al hedonismo. Por otro Al finalizar la lectura de Todo cam-
lado, las evoluciones recientes de la bia podemos decir que Guy Bajoit pro-
sociedad dan al contrario la sensación pone la articulación de las diferentes
de que (casi) nada es posible: ascen- miradas del presente y futuro dentro
so de las desigualdades y de la exclu- de una lectura global que integra fac-
sión social, cesantía, peligros ecológi- tores y dimensiones del cambio en
cos, inseguridad, racismo, amenazas una proposición analítica y teórica que
de guerra, sida, destrucción de las so- obliga a repensar nuestra representa-
lidaridades, soledad. De allí viene la ción de lo social y a reconstruir sobre
tensión en el sistema social en general la base de un nuevo paradigma que el
en los campos que lo conforman. autor denomina como identitario; Al
Según el autor, la gente ya no pue- recrear sus representaciones indivi-
de definir el sentido de su vida sólo duales de lo colectivo, al reconstruir la
por el trabajo, ni por la política, ya no memoria colectiva de cada comunidad
se define sólo por lo que hace, sino por transformando sus rituales de perte-
lo que es y, en menor medida, por lo nencia, al fortalecer los lazos sociales,
que consume, aunque poco a poco la culturales y afectivos entre individuos
inmensa mayoría aprende los limites desconocidos, al recomponer el tejido
del consumo como sentido de vida. social, el poder sentirse parte de una
Entonces seremos capaces de visuali- comunidad y no un individuo aislado,
zar, de estructurar paradigmas donde solitario y fragmentado. La posición
definitivamente el sujeto, el individuo, del autor en Todo cambia es clara: “el
sea el foco central de las políticas de Individuo se convierte más y más en
desarrollo sustentable. Resulta casi la referencia cultural central de las re-
impensable asumir las fuerzas opues- laciones sociales que practicamos,
tas donde se conjuga el sujeto- objeto, aquí y ahora, debemos reconstruir la
los excluidos y los ciudadanos, el sen- sociología alrededor de las capacida-

2 3 7
RESEÑAS

des del sujeto, si queremos compren- dos en tres secciones. En la primera de


der el funcionamiento y el cambio de ellas, los textos de García Castaño et
nuestras sociedades” (278). al., en España Giannelli, Nesi y Rosi,
en Italia, Muñoz Cruz, Mena en Méxi-
Myrna Carolina Huerta Vega co y Neu, abordan aspectos relativos a
El Colegio de Michoacán situaciones discriminatorias en con-
karohuerta@colmich.edu.mx textos de inmigración, en los que el
análisis demográfico es importante
para la “construcción de la diferencia”
en las escuelas donde el criterio de
“no nacidos en España” es dominante
HÉCTOR MUÑOZ (COORD.), LENGUAS Y EDU-

y su aplicación lleva a encasillar a los


CACIÓN EN FENÓMENOS MULTICULTURALES,

alumnos por su nacionalidad y poste-


MÉXICO, UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METRO-

riormente a discriminar y a iniciar la


POLITANA UNIDAD IZTAPALAPA, UNIVERSIDAD

construcción de la diferencia como an-


PEDAGÓGICA NACIONAL UNIDAD 201

tesala de la desigualdad. Algunas rea-


OAXACA, 2006, 437 P.

La mayoría de los trabajos de este lidades de países con vieja tradición


libro toca un tema de indudable actua- de diversidad dialectal como Italia tie-
lidad que a nivel mundial concierne a nen el conflicto entre cultura hegemó-
cerca de doscientos millones de habi- nica y culturas subordinadas, y de ma-
tantes del planeta que han debido de- nera implícita representa uno de los
jar sus lugares de origen para resolver retos de la educación intercultural, so-
su situación económica. El reto que bre todo si se considera que a la difícil
enfrentan las sociedades que los reci- relación lengua/dialecto se agrega la
ben y de aquellas con habitantes indí- presencia de extranjeros que para de-
genas es construir una sociedad cuya terminados enfoques interculturalistas
ciudadanía tenga plenos derechos y es percibida como una amenaza po-
sea beneficiaria de la riqueza de la di- tencial para la conservación de lo na-
versidad cultural y la tolerancia. Los cional. Con ello, lo único que se pro-
trabajos que se presentan a continua- voca es relativizar la importancia de
ción muestran los esfuerzos, las estra- las minorías lingüísticas aún existentes
tegias y las problemáticas que en algu- en dicho país que son consecuencia de
nos países de Europa y América se viejas migraciones, o de la permanen-
identifican y que tienen que ver con la cia de lenguas minoritarias (como el
educación intercultural. Son 16 textos sardo, el ladino, el furlano) presentes
los que integran el volumen organiza- en la geografía italiana. En ese sen-

2 3 8