Está en la página 1de 86

Metodología de

METODOLOGÍA DE COMUNICACIÓN Y MOVILIZACIÓN SOCIAL PARA PREVENIR


LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO

Primera edición
Septiembre de 2017

ISBN: xxxxxxxxxxxx
Documento elaborado en el marco del Convenio 363 de 2013 establecido entre
el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS) y la Organización Internacional
para las Migraciones (OIM).
Dirección de Promoción y Prevención
Grupo Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos
Ministerio de Salud y Protección Social

Impreso en Cali - Colombia


Primera edición, septiembre de 2017
Cantidad: 300 ejemplares

Diseño e impresión
Uno-A Graf - Cali

© Ministerio de Salud y Protección Social, 2017

Se autoriza la reproducción total o parcial de esta publicación para fines


educativos u otros fines no comerciales, siempre que se cite la fuente.
Los contenidos son responsabilidad del Ministerio de Salud y Protección Social y
no necesariamente reflejan las opiniones de la OIM.
ALEJANDRO GAVIRIA URIBE
Ministro de Salud y Protección Social

LUIS FERNANDO CORREA SERNA


Viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios (e).

CARMEN EUGENIA DÁVILA GUERRERO


Viceministra de Protección Social

GERARDO BURGOS BERNAL


Secretario General

ELKIN DE JESÚS OSORIO SALDARRIAGA


Director de Promoción y Prevención
ALEJANDRO GUIDI
Jefe de Misión

KATHLEEN KERR
Jefe de Misión Adjunta

FERNANDO CALADO
Director de Programas

BEATRIZ ELENA GUTIERREZ RUEDA


Coordinador del Programa Migración y Salud
REFERENTES TÉCNICOS ADMINISTRATIVOS

MINISTERIO DE SALUD Y PROTECCIÓN SOCIAL


CHARLOTH MENDIETA BUITRAGO
Referente Técnico MSPS

MARGARITA BERNAL VELEZ


Referente Técnico MSPS

JOSÉ VALDERRAMA VERGARA


Supervisión MSPS

DIANA MARCELA PLAZAS


Seguimiento MSPS

MARIA DEL PILAR DUARTE FONTECHA


Seguimiento MSPS

JAIRO ACOSTA RODRIGUEZ


Seguimiento MSPS

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL PARA LAS MIGRACIONES

LILIANA GUARIN LOPEZ


Consultora de Comunicación y Movilización Social OIM

CATALINA ARBELÁEZ GÓMEZ


Consultora Nacional de Salud Sexual y Reproductiva OIM

COLABORADORES

Participaron en diferentes etapas del desarrollo de contenidos y de los planteamientos, ajustes y


validación de la metodología de comunicación y movilización para prevenir las violencias de
género, el equipo de trabajo de Raquel Sofía Amaya Producciones y de la Fundación Mujer, Arte y
Vida –Mavi.

Reconocimiento especial a Gloria Isabel Puerta Hoyos, quien en la Línea de Abordaje Integral en
Salud de las Violencias de Género del Grupo de Salud Sexual y Reproductiva, de la Dirección de
Promoción y Prevención, gestó y lideró la creación y el desarrollo del componente de comunicación y
movilización social para prevenir las violencias de género, a partir de la transformación de
representaciones socioculturales.
CONTENIDO Pag.

I. PRESENTACIÓN 4

II. SOBRE ESTA HERRAMIENTA 10


Paso 1. Establecer las bases 12
Paso 2. Recolección y análisis de la información 21
Paso 3. Conformar el grupo base 29
Paso 4. Preparar las jornadas de creación colectiva 33

III. JORNADAS DE CREACIÓN COLECTIVA 37


Paso 5. Análisis y definición del problema 40
Paso 6. Definición de los grupos meta 52
Paso 7. Definición de contenidos y mensajes 58
Paso 8. Definición de medios y modos de movilización 69
Paso 9. Alistamiento 73
Paso 10. Evaluación 80
Paso 11.Puesta en marcha de la movilización 83

IV. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 85


I. PRESENTACIÓN
El Ministerio de Salud y Protección Social en cumplimiento de las obligaciones y compromisos
nacionales e internacionales relacionados con la prevención de las violencias de género, quiere com-
partir con los diferentes actores del sistema de salud, los gobiernos departamentales, distritales y
municipales, los sectores de educación y protección, las organizaciones de la sociedad civil y demás
instituciones interesadas, la metodología de comunicación y movilización social para prevenir
las violencias de género.

Entre los años 2012 y 2013, en el marco del Convenio 464 de 2012 celebrado entre el Ministerio de
Salud y Protección Social y la Organización Internacional para las Migraciones -OIM, se desarrolla-
ron estrategias de movilización social para prevenir las violencias de género en diez departamentos
del país: Arauca, Bolívar, Cauca, Córdoba, Magdalena, Meta, Norte de Santander, Nariño, Putumayo
y Sucre.

Así mismo, durante el año 2014, en el marco del Convenio de Cooperación 363 de 2013, se llevó a
cabo una etapa de refuerzo en los mismos departamentos y, adicionalmente, se inició el proceso en
ocho departamentos más: Amazonas, Boyacá, Casanare, Cesar, Cundinamarca, Guajira, Guaviare,
Vaupés y Vichada. De esta manera, en 2014, en un total de 57 municipios, grupos base conformados
por líderes sociales claves en sus comunidades, apoyándose en la metodología que había sido vali-
dada, trabajaron en el diseño e implementación de estrategias de movilización en sus respectivos
municipios, para la prevención de las violencias de género.

Uno de los resultados del proceso fue el diseño y validación de esta herramienta. Esta metodología
conforman una propuesta de trabajo que incluye elementos conceptuales, pedagógicos y técnicos
para el diseño participativo y contextualizado de estrategias para prevenir las diferentes formas de
las violencias de género y, entre ellas, las violencias sexuales, que afectan principalmente a las muje-
res, niñas y niños. De igual manera, se involucraron de forma activa en el proceso a las nuevas mascu-
linidades para definir el papel relevante de los hombres en el rechazo social de las violencias de
género.

En síntesis, esta metodología se constituye en una apuesta ética y política para construir unas rela-
ciones más democráticas y equitativas entre hombres y mujeres, basadas en el respeto, la autono-
mía y el derecho a una vida libre de violencias. Es por ello, que las estrategias de movilización social
se deben construir a partir del diálogo entre los enfoques de derechos, género, diferencial y de
acción sin daño con las propuestas de comunicación para el cambio social.
Esperamos que esta herramienta sea útil para que diferentes instituciones tanto públicas
como privadas diseñen e implementen estrategias de movilización social de prevención de
las violencias de género que promuevan la transformación y resignificación de imaginarios,
creencias y prácticas que reproducen las diferentes formas de violencias de género, en el
marco del Plan Decenal de Salud Pública, el Plan de Intervenciones Colectivas y la Política
Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos.

Ministerio de Salud y Protección Social

3
II. SOBRE ESTA HERRAMIENTA

La presente herramienta incluye una metodología de once pasos para diseñar e implementar estra-
tegias de comunicación y movilización social dirigidas a la prevención de las violencias de género, y
a la promoción de los derechos sexuales y reproductivos y del goce efectivo de una vida libre de vio-
lencias.

Este documento ha cumplido un amplio proceso de investigación, formulación y de validación en


múltiples y diferentes contextos y realidades locales colombianas, y se debe tomar a manera de
apoyo y orientación para un trabajo colectivo y participativo.

El proceso que propone esta "Metodología de comunicación y movilización social para prevenir las
violencias de género” requiere la participación decidida de autoridades, personas con poder de
acción y de decisión y, en general, de las fuerzas sociales clave presentes en lo local.
¿Para qué sirve?

La herramienta ofrece una serie de elementos conceptuales, pedagógicos y técnicos para diseñar
estrategias orientadas a promover relaciones de equidad entre hombres y mujeres, y la prevención
de las diferentes formas de violencias de género.

Ofrece lineamientos básicos para que una persona facilitadora y un grupo base, conformado por
actores clave de la comunidad, puedan crear e implementar una estrategia que esté de acuerdo con
las realidades locales y los recursos disponibles.

¿Para quién es?

- Está dirigida a aquellas personas dispuestas a ser facilitadoras del proceso de construcción de una
estrategia de movilización, en grupos conformados por personas clave de las instituciones públi-
cas y privadas y de una comunidad.

Particularmente, esta herramienta es para usted, quien:

- Es funcionaria o funcionario de entidades con competencias en el diseño e implementación de


estrategias para la prevención de las violencias de género.

- Trabaja en una entidad que se relaciona con el abordaje de las violencias de género, y necesita
desarrollar acciones de prevención que involucren la mayor participación posible de la comuni-

10 dad.

- Es docente o una directiva de colegio y reconoce la necesidad de trabajar con la comunidad edu-
cativa en materia de prevención de las violencias contra las mujeres, las niñas y los niños.

- Es líder o lideresa comunitaria o directiva de una organización de la sociedad civil comprometida


con el trabajo de transformación de las normas socioculturales que promueven las violencias de
género.
¿Qué encontrará en esta herramienta?
Esta herramienta contiene un capítulo inicial que se ocupa de los conceptos básicos que la persona
facilitadora debe conocer para el proceso de creación de una estrategia de movilización social. Así
mismo, describe los once pasos para el diseño, implementación y evaluación de la estrategia.

Los pasos 1, 2, 3 y 4 son llevados a cabo por la persona facilitadora y corresponden a las etapas de
estudio y de recolección de la información que posteriormente será la materia prima para el trabajo
de diseño de la estrategia.

Los pasos 5, 6, 7 y 8 son desarrollados por el grupo base gestor de la estrategia, con el apoyo de la
persona facilitadora. Comprenden la definición de los problemas a abordar, los objetivos, los públi-
cos objetivo, los mensajes, y los medios y modos de la estrategia.

Los pasos 9, 10 y 11, que también son desarrollados por el grupo base de la estrategia, correspon-
den a las etapas de producción, implementación y evaluación de la estrategia.

PRODUCCIÓN,
PASOS
IMPLEMENTACIÓN Y
9,10 Y 11
EVALUACIÓN

PASOS
5,6,7, 8

ETAPA ESTUDIO,
PASOS
RECOLECCIÓN
1, 2, 3, 4 INFORMACIÓN

11
Paso 1. Establecer las bases
Objetivo:
Establecer las bases conceptuales que requerirá la persona facilitadora para orientar y
apoyar el diseño y la implementación de las estrategias de movilización social.
Resultados:
La persona facilitadora conoce los principales conceptos y enfoques que deben
orientar el proceso de creación e implementación de la movilización social.
Resumen:
En este paso la persona facilitadora estudia, analiza y comprende los principales con-
ceptos relacionados con la movilización social y con las violencias de género.

ACTIVIDAD 1: APROXIMACIÓN A LOS ENFOQUES Y CONCEPTOS QUE


GUÍAN ESTE PROCESO
Los siguientes conceptos básicos que se presentan en este primer paso son apenas un punto de
partida para que la persona facilitadora continúe profundizando sobre los diferentes temas clave,
utilizando, entre otros, las lecturas sugeridas en las referencias web y bibliográficas señaladas en los
pie de página, así como al final de esta Metodología.
Igualmente, la persona facilitadora podrá obtener información, cifras y datos actualizados acerca
de las violencias de género, en las principales fuentes de información de entidades como el Instituto
Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses; el Ministerio de Salud y Protección Social; Profami-
lia, con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) y el Instituto Nacional de Salud (INS), con
el Sistema de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila).

¿QUÉ ES GÉNERO?
Género no tiene un concepto acabado y definitivo, sino que ha sido parte de una activa discusión
que ha permitido su evolución y enriquecimiento. De esta manera, como categoría de análisis, géne-
ro ha permitido principalmente señalar la existencia de una construcción social y cultural acerca de
normas que definen lo que es femenino y masculino; y qué es y cómo debe ser una mujer y, así mis-
mo, qué es y cómo debe ser un hombre ¹.
Estas construcciones históricas y culturales han variado con el tiempo y de una cultura a otra, y defi-
nen la asignación diferenciada, a mujeres y hombres, de identidades, atributos, funciones, responsa-

12
bilidades y comportamientos que con el tiempo y la práctica las sociedades pueden llegar a asumir
como naturales.
De esta manera, en términos generales, las mujeres suelen ser relacionadas con el mundo privado
como el cuidado de la familia y las labores domésticas, entre otros; mientras que los hombres, con el
mundo público.
Así mismo, estas normas culturales señalan que a los hombres les corresponden atributos relacio-
nados con el poder de decisión tanto en las esferas públicas como en la familia y el hogar². Igual-
mente, a las funciones y las cualidades masculinas les corresponde un mayor reconocimiento y valor
social que a las femeninas.
Estas, entre muchas diferencias asignadas a los géneros, sitúan a los hombres en una posición de
poder y dominio, y a ellas, de desventaja y subordinación en la sociedad.

VIOLENCIAS DE GÉNERO
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), violencia es “el uso intencional de la
fuerza o el poder físico, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o
grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños
psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”³.
En este orden de ideas, las violencias de género son violencias relacionadas con el género, el sexo o
la orientación sexual de la víctima.
Aunque en el desarrollo de la normatividad nacional la categoría “violencias de género” no aparece
de manera expresa, se refiere a una muy amplia gama de violencias cuyas causas son de carácter
cultural y social y básicamente se relacionan con el género. Se pueden entender como:

“Cualquier acción, omisión, conducta o amenaza que cause muerte, daño o sufrimiento físico,
sexual, psicológico, económico y/o patrimonial a la persona, y/o afectaciones a las familias o las
comunidades, asociada a un ejercicio de poder fundamentado en relaciones asimétricas y desi-
guales entre hombres y mujeres, donde se produce una sobrevaloración de lo masculino en
detrimento de lo femenino, tanto en el ámbito público como en el privado, para mantener con-
diciones de desigualdad y discriminación”⁴.

Las violencias de género tienen diferentes manifestaciones y se pueden agrupar de distintas formas
de acuerdo con sus características, quienes sean las víctimas y el lugar donde se presenten.

VIOLENCIAS CONTRA LAS MUJERES


Las mujeres y las niñas son las principales víctimas de las violencias de género. En Colombia, la Ley
1257 de 2008 permite el reconocimiento de las diferentes formas de violencia contra las mujeres
tanto dentro como fuera de las relaciones familiares:

“Se entiende por violencias contra las mujeres cualquier acción u omisión que les cause muerte,
daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de
mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción, o la privación arbitraria de la libertad,
bien sea que se presente en el ámbito público o en el privado”⁵.

². Programa Integral contra Violencias de Género del Fondo de las Naciones Unidas y el Gobierno de España para los ODM. Estudio sobre tolerancia social e
institucional a la violencia basada en género en Colombia: Programa integral contra violencias de género. Bogotá: 2010.
3
13
³. Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud. Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud, pág. 5. Washington: 2003.
⁴. Línea de Abordaje Integral en Salud de las Violencias de Género/ Salud sexual y Reproductiva/ Dirección de Promoción y Prevención, del Ministerio de
Salud y Protección Social, 2013.
⁵. Ley 1257 del 2008. Capítulo 1, Artículo 2
De acuerdo con la OMS: “La violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la
violencia sexual- constituyen un grave problema de salud pública y una violación de los derechos
humanos de las mujeres”⁶.

Modalidades de las violencias contra las mujeres


La Organización Mundial de la Salud, la CEDAW o Convención de la Mujer y la Convención de Belém
do Pará señalan las violencias física, sexual y psicológica. Además de las anteriores modalidades, en
Colombia la Ley 1257 de 2008, acerca de las violencias contra las mujeres, contempla la violencia
económica y patrimonial.
Las violencias físicas se ejercen mediante el uso de la fuerza contra la víctima, para causarle daño,
restringir su movilidad o asesinarla. Entre otras formas, se lleva a cabo mediante golpes, puños, pata-
das, empujones, cachetadas o con la utilización de objetos como palos, cigarrillos, cadenas, botellas,
armas de fuego o cortopunzantes.
Las violencias psicológicas se refieren a las acciones o las omisiones que lastiman la salud psicoló-
gica y la autodeterminación de la víctima, con el fin de dominar y controlar sus acciones y decisiones,
entre otras formas, por medio de humillación, intimidación, amenazas, ofensas o demás formas de
manipulación y control.
Las violencias sexuales abarcan una amplia gama de formas de ejercer -o de la tentativa de consu-
mar- una acción o una actividad sexual en contra de la voluntad de la víctima. Igualmente, compren-
de diversos tipos de delitos: contra niñas y niños menores de catorce años, personas “puestas en
incapacidad de resistir” o con personas “incapaces de resistir”⁷.
Las violencias económicas y patrimoniales, por acción o por omisión, afectan el control que la
víctima pueda tener sobre sus ingresos o recursos económicos. El agresor causa daño, por acción o
por omisión, a la supervivencia económica de la mujer, imponiéndole limitaciones para controlar sus
ingresos o su bienestar económico.
En Colombia, la Ley 1257 se refiere al daño patrimonial como: “Pérdida, transformación, sustracción,
destrucción, retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales,
bienes, valores, derechos o económicos destinados a satisfacer las necesidades de la mujer”.

ENFOQUES DE LA PREVENCIÓN DE LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO


Para definir una estrategia incluyente y respetuosa de los Derechos Humanos cuatro enfoques clave
deben orientar el proceso: de derechos humanos, género, diferencial y de acción sin daño.
Estas pautas fueron creadas gracias a la experiencia de personas de la academia, la investigación,
activistas, agrupaciones sociales, públicas y privadas, nacionales e internacionales.

14 ⁷. Corporación Humanas. Estudio de la jurisprudencia colombiana en casos de delitos sexuales cometidos contra mujeres y niñas.
Ediciones Antropos. Bogotá 2010. “Cuando el legislador imprimió el sentido de capacidad de resistir en la ley penal lo hizo para distinguir
algunos delitos que se cometían con personas 'puestas en incapacidad de resistir', o con personas 'incapaces de resistir' como los de los
artículos 207 y 210 del Código Penal. De esto se puede deducir que hay delitos que se cometen sobre personas 'capaces de resistir',
aunque incapaces de autodeterminarse sexualmente –como los niños y niñas menores de 14 años–, y otros donde el sujeto pasivo es
'capaz de resistir' y capaz de autodeterminarse sexualmente y de decidir sobre su cuerpo. Sólo mediante violencia pueden cometerse
delitos sexuales contra estas personas 'capaces de resistir” y con posibilidades de autodeterminarse sexualmente” (pág. 110).
Enfoque de derechos
Por medio del enfoque de derechos se integran los diferentes instrumentos y normativas sobre los
Derechos Humanos, que dan marco a la estrategia de movilización social. Este enfoque permite a la
estrategia abordar los derechos humanos como instrumentos de reivindicación, defensa, repara-
ción y prevención.
Se reconoce que todas las personas –hombres y mujeres- son iguales en dignidad y en derechos, y
que la No discriminación es uno de los principios transversales de los Sistemas Universal e Intera-
mericano de derechos humanos. El Estado es el garante de estos derechos humanos y está compro-
metido a desarrollar, por medio de políticas, acciones y normativas, los acuerdos establecidos por
los Tratados Internaciones en la materia.
El enfoque de derechos busca que los grupos humanos que culturalmente han sido discriminados
se empoderen y exijan sus derechos, y que el Estado se convierta en un garante de los mismos.

Para aplicar un enfoque de derechos, la estrategia de movilización debe definirse den-


tro de un Marco Legal Nacional e Internacional de los derechos humanos y establecer
como parte de sus objetivos, la promoción, el ejercicio y la defensa de derechos concre-
tos relacionados con la problemática que se pretende abordar.

Enfoque de Género
El enfoque de género⁸ parte por reconocer las desigualdades sociales, económicas y políticas entre
hombres y mujeres producto de las normas sociales y culturales que se han creado a partir de la dife-
rencia sexual. Este enfoque reconoce las desventajas y la subordinación a las que han sido someti-
das las mujeres con respecto a los hombres, en el sistema patriarcal. Reconoce las desigualdades
con el objetivo de transformarlas.
El enfoque de género contribuye a hacer visibles las discriminaciones y desigualdades entre mujeres
y hombres, y busca su transformación, para construir relaciones más equitativas, justas y democráti-
cas. Igualmente, crea el compromiso de disponer acciones que cuestionen tales desigualdades y de
aunar esfuerzos por un cambio de imaginarios, creencias y prácticas que legitiman y naturalizan las
violencias de género.
Una estrategia de movilización social debe incluir un análisis sobre las desigualdades entre los géne-
ros, presentes en la problemática por abordar, teniendo en cuenta que esta construcción sociocul-
tural se encuentra en todos los ámbitos sociales, económicos, políticos y culturales de una comuni-
15
dad.

⁸.Fuente: Directrices aplicables a las intervenciones contra la violencia por razón de género en situaciones humanitarias. IASC, septiembre
2005.
Una estrategia de movilización social que pretenda impulsar cambios en las estructuras de
la problemática de las violencias de género, debe cuestionar y resignificar imaginarios
colectivos alrededor de estas violencias. Con este fin, debe desarrollar un proceso de análi-
sis, discusión y detección de los imaginarios relacionados con la problemática que se abor-
da con la estrategia.

Enfoque diferencial
El enfoque diferencial se orienta al análisis sobre la diversidad y las diferencias que existen entre las
personas y las comunidades, y las desigualdades que ellas afrontan en la forma de acceder a los
recursos, a las oportunidades de desarrollo y a los derechos humanos⁹. Este reconocimiento de las
diferencias parte del principio de equidad y promueve políticas y acciones incluyentes. En este sen-
tido, en el artículo 13 de principios generales, la Ley 1448 de 2011 define que:

El principio de enfoque diferencial reconoce que hay poblaciones con características particula-
res en razón de su edad, género, orientación sexual y situación de discapacidad. Por tal razón,
las medidas de ayuda humanitaria, atención, asistencia y reparación integral que se establecen
en la presente ley, contarán con dicho enfoque.

Mujeres, niños y niñas, personas adultas mayores, jóvenes, personas con discapacidad, población
afro, población víctima del conflicto armado, entre otros, tienen situaciones, necesidades e intereses
particulares y diferenciados que, así mismo, requieren formas diferenciadas de abordar sus proble-
máticas.

El desarrollo de un enfoque diferencial debe partir con la conformación de un grupo


base gestor de la estrategia integrado por grupos y personas quienes representen la
diversidad social y cultural de la comunidad.
Así mismo, durante todo el proceso de diseño e implementación de la estrategia
–como se verá más adelante- será considerada una diversidad de variables, de todos
los grupos meta, como etnia, edad, estrato económico, de educación, de acceso a

16 los medios de comunicación y todas aquellas que puedan determinar diferentes


formas de acceder a la movilización social.

⁹. De acuerdo con la antropóloga Donny Meertens, el enfoque diferencial es un “método de análisis que toma en cuenta las diversidades e
inequidades en nuestra realidad con el propósito de brindar una adecuada atención y protección de los derechos" citada en Rojas, Jorge.
Desplazamiento forzado y enfoques diferenciales Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento CODHES, pág. 7.
Acción sin daño
Este enfoque es el producto de las reflexiones, en especial a mediados de los años 90, sobre
las consecuencias negativas que pueden tener las intervenciones humanitarias que no han
tenido en cuenta los contextos sociales, culturales y económicos de una comunidad¹⁰.
Como resultado, varias agencias de cooperación internacional decidieron promover la labor
de identificar y prever, antes de cualquier intervención, los posibles efectos negativos y las
desventajas asociadas con su operación.

En el diseño de una estrategia de Movilización Social, se deben reconocer y analizar


los contextos sociales, políticos, culturales, económicos y, así mismo, el contexto de las
violencias de género, del grupo meta de la estrategia. Con la información sobre los
contextos se debe también analizar el impacto de la estrategia, antes, durante y des-
pués de su implementación, con el fin de evitar daños o efectos negativos.

Este análisis de contexto es especialmente importante en territorios afectados por el conflic-


to armado, donde existen condiciones especiales en materia de seguridad, y donde es posi-
ble que las acciones contra las violencias de género, sean percibidas por los actores en con-
flicto, como un desafío.
En estos contextos, la movilización social requiere esfuerzos adicionales, por un lado, para
evitar cualquier riesgo a sus integrantes o a la comunidad, y por otro lado, para remarcar su
carácter civil y pacífico, y defenderse de la posible injerencia de intereses ajenos.

MOVILIZACIÓN SOCIAL
La movilización social es una herramienta participativa que puede servir a una comunidad
para transformar patrones, conductas o comportamientos sociales que obstaculizan el bie-
nestar o el ejercicio a los derechos humanos. Se orienta a incidir en las instancias de poder de
acción y de decisión, en busca de la justicia y el bienestar colectivo.
La movilización social resulta de la unión participativa y representativa de los poderes e
influencias de actores sociales clave de una comunidad, en torno a la definición y la toma de
acciones dirigidas a provocar transformaciones colectivas y en los comportamientos sociales.
En materia de movilización social, el concepto de comunidad debe incluir los diferentes
poderes que inciden o que pueden incidir en la problemática que se pretende abordar.
Mediante la movilización social, una comunidad puede impulsar, apoyar transformar patro-
nes, conductas o comportamientos sociales que obstaculizan la justicia social, el bienestar o
el acceso a los derechos humanos de la población. Puede también incidir en las instancias de
17
poder de acción y de decisión, en busca de justicia y bienestar colectivo.

¹⁰ Programa de Iniciativas Universitarias para la Paz y la Convivencia (PIUPC). Dirección Nacional de Servicios Académicos Virtuales. Acción sin daño y
reflexiones sobre prácticas de paz: una aproximación desde la experiencia colombiana. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá: 2007
En este camino, una estrategia de movilización debe apuntar a transformaciones tanto individuales
como colectivas, así como sobre los patrones socioculturales que sustentan y reproducen las violen-
cias de género.

“En movilización social 'comunidad' es un concepto más amplio e incluye no sólo a


residentes, aldeanos o asentamientos urbanos, sino a muchos aliados sociales: los
jefes de Estado y otros líderes políticos, diversos ministerios, las autoridades de los
gobiernos distritales y locales, los líderes comunitarios y religiosos, las empresas, los
ambientalistas, las ONG, los clubes de servicio, los periodistas, los productores de cine
y los artistas, sólo para mencionar los ejemplos más comunes”¹¹.

COMUNICACIÓN NO SEXISTA
En la Plataforma de Acción de la IV Conferencia Mundial de las Mujeres realizada en Beijing en 1995,
se definió la persistencia de los estereotipos basados en el género en los medios de comunicación
como una de doce esferas de especial preocupación y atención en la búsqueda de la igualdad de
hombres y mujeres.
Particularmente se enfatizó en tres aspectos de la problemática: primero, en la difusión mediática de
una imagen estereotipada y sexista de las mujeres y de los hombres, como la causa de una cultura de
violencia contra ellas. Como segundo punto, se destacó la poca participación de las mujeres en las
instancias de poder de decisión en los medios de comunicación masiva, incluyendo las nuevas tec-
nologías. Y como tercer punto, se advirtió sobre la falta de espacios en los medios de comunicación
masiva que reflejen la situación, las necesidades y los intereses de una gran diversidad de mujeres de
diferentes realidades, culturas y regiones del mundo.

Fue la primera vez que en una cumbre internacional se reconoció el papel que pueden tener la comu-
nicación y los medios de difusión en la transformación de la violencia y la desigualdad entre los géne-
ros. Por consiguiente, esta declaración de Beijing se constituyó en un referente histórico de la promo-
ción de una comunicación no sexista, la cual está orientada a la búsqueda de una comunicación equi-
librada, diversa, incluyente y respetuosa de la dignidad humana intrínseca de hombres y de mujeres.

Una cultura de violencia contra las mujeres se encuentra en todos los espacios donde

18 esté presente la comunicación: en el cartel del salón de clases, en la imagen del muro de
una entidad pública, en las reuniones de los partidos políticos, en el folleto del supermer-
cado.
Una comunicación no sexista debe transformar los imaginarios y representaciones
que refuerzan las discriminaciones y violencias de género.

¹ ¹ Parks W, Lloyd L. Movilización y comunicación social para la prevención y el control del dengue. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2004. pág. 9.
Algunos de los problemas más frecuentes, que se pueden intervenir con una comunicación no sexis-
ta, son los siguientes:

Cosas de mujeres:
En muchos mensajes –como por ejemplo, los relacionados con el cuidado y la protección de la fami-
lia- la presencia o el protagonismo de las mujeres es de tal magnitud que, de manera implícita, se
está diciendo que “este tema es cosa de mujeres”, y se excluye a los hombres de la posibilidad de
descubrir su interés y la importancia de su papel en el tema. Generalmente estos mensajes ratifican
los imaginarios que señalan los asuntos y los ámbitos privados y domésticos como propios de las
mujeres.
Este problema también puede encontrarse en muchos mensajes que tratan temas como los dere-
chos de las mujeres o contra la violencia hacia ellas, si no incluyen una presencia equilibrada y activa
de los hombres. La consecuencia más grave de una exclusión de este tipo, es la de eximir a los hom-
bres de participar en temas que requieren su protagonismo.

Temas de hombres:
En muchos temas que tradicionalmente se consideran masculinos, se muestran los hombres como
protagonistas de los mensajes. De esta manera, se suelen ratificar los imaginarios que señalan los
asuntos y los ámbitos públicos y de poder de decisión, como propios de ellos. Por ejemplo, en men-
sajes sobre derechos patrimoniales, democracia, participación y representación política, entre
otros, casi siempre son hombres quienes figuran a la cabeza de las gestiones públicas. Como en el
anterior caso, una consecuencia importante de este tipo de mensajes, es la de separar a las mujeres
de temas que requieren su protagonismo.

Subvaloración de las mujeres:


Así mismo, no se visibiliza o se minimiza el aporte de las mujeres a la sociedad. Por el contrario, suele
presentarse el cuerpo como un atributo primordial y el más destacable de ellas. Este fenómeno es
conocido como “cosificación de las mujeres” porque las muestra como un objeto de subordinación,
sexual y de deseo, dispuesto a ser dominado.
En otro lado de una misma problemática, se promueven imaginarios que señalan un supuesto
poder sexual masculino, incontrolable, dominante, superior y más importante que el de las mujeres,
quienes, por el contrario, en materia sexual son mostradas en actitudes pasivas, desinteresadas o
sumisas.

ACTIVIDAD 2: REVISIÓN DE LA PROPIA CONSTRUCCIÓN DE GÉNERO


Este proceso de movilización social que busca transformaciones tanto individuales como colectivas
comienza a partir de este punto, en el cual la persona facilitadora reflexiona sobre su propia historia
19
respecto a los aprendizajes sobre el género y la sexualidad. De esta forma, partiendo de una búsque-
da y análisis personal sobre sus propios imaginarios y estereotipos sobre estas violencias, podrá pos-
teriormente promover esta misma búsqueda en las demás personas que harán parte del proceso.
Lista de chequeo:

Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:


La persona facilitadora conoce los principales conceptos sobre género, violencias
de género, modalidades y tipos de violencia de género y movilización social.
Reconoce los principales enfoques que deben orientar el proceso de creación e
implementación de la movilización social: enfoques de género, derechos humanos,
diferencial y acción sin daño.
Puede reconocer imaginarios socioculturales clave sobre los géneros y la violencia
contra las mujeres.

TERRITORIOS
SEGUROS Y LIBRES

20
Paso 2. Recolección y análisis
de la información

Objetivo:
Reunir y organizar información que refleje la realidad social, a nivel local, tanto del tema de
las violencias de género, como de los actores clave de la comunidad donde se llevará a cabo
la movilización social. Esta información será, posteriormente, materia prima para el diseño
de la estrategia, en las jornadas de creación colectiva.
Resultados:
Documentos de análisis.
Documentos de cifras y datos.
Bases de datos de actores clave de la comunidad.

Resumen:
La persona facilitadora encontrará una serie de pautas para reunir la información que servirá
para sustentar cada uno de los pasos de diseño e implementación de la estrategia. Primero,
plantea unas preguntas clave; segundo, define quién o qué entidad puede responder a esas
preguntas; tercero, detecta qué instrumentos debe aplicar para obtener la información que
responda esas preguntas; cuarto, recoge la información y, quinto, prepara la información
conseguida para que sea insumo de creación de la estrategia de movilización social.

En el primer paso, la persona facilitadora pudo profundizar los conceptos y enfoques básicos que se
deben tener en cuenta para el diseño de la estrategia. En este segundo paso, deberá reunir la infor-
mación, a nivel local, tanto del tema de las violencias de género, como de la comunidad donde se
llevará a cabo la movilización social.
De esta manera se presentan dos líneas de la investigación: una, alrededor de la problemática de las
violencias de género, y otra orientada a detectar las instituciones tanto públicas como privadas y los
actores institucionales y comunitarios clave del municipio.
La información reunida por la persona facilitadora debe reflejar la realidad social que se pretende
abordar con la estrategia. Entre mejor logre describir esa realidad, la información podrá ser un sus-
tento seguro del diseño de la estrategia, que tendrá mayores posibilidades de llegar al centro de la
problemática y, así mismo, de encontrar soluciones acertadas. La información dará la pauta para la
toma de decisiones a lo largo de todo el proceso. Igualmente, la información disponible también
servirá para prevenir o minimizar riesgos.
Específicamente, esta información reunida por la persona facilitadora tiene los siguientes propósitos:
21
a. Sobre la problemática de las violencias de género:
- ¿Qué fuentes de información existen sobre las diferentes formas de violencias de género a nivel
local?
- ¿Qué información hay sobre las violencias de género a nivel local?
b. Sobre las entidades de abordaje de las violencias de género:
- ¿Cuáles son las instituciones presentes en el municipio, encargadas del abordaje de las violencias
de género?
- ¿Cuáles instituciones se encuentran en el municipio, en los sectores de salud, justicia, protección y
educación?
c. Agencias de cooperación, ONG y organizaciones privadas:
- ¿Existen organizaciones que estén relacionadas con el trabajo en materia de violencias de género?
- ¿Qué han desarrollado en materia de género, en el municipio?
d. Sobre el conflicto armado y orden público:
Especialmente en territorios afectados por el conflicto armado, el análisis de contexto de la proble-
mática que se abordará debe entregar información sobre las medidas de seguridad que se requie-
ran para evitar cualquier riesgo de las personas integrantes del equipo gestor, así como del grupo
meta de la estrategia, o de la comunidad en general. Se deben responder las siguientes preguntas:
- ¿Cuáles pueden ser los riesgos para las personas participantes de la movilización? ¿Cuáles ries-
gos están relacionados con el conflicto y con los actores en conflicto?
- ¿Cómo responden los actores en conflicto ante las movilizaciones y acciones sociales? ¿Cuál ha
sido la actitud de los actores armados en relación con los procesos de movilización social?
- ¿Se han hecho estudios recientes sobre el tema del conflicto armado en la región?
Por otra parte, el análisis de contexto en estos territorios debe considerar el impacto del conflicto en
las relaciones de género y, particularmente, en las violencias contra las mujeres y las niñas. Se debe
responder a las preguntas:
- ¿Se cuenta con trabajos de investigación de violencia contra las mujeres y las niñas en el marco
del conflicto armado, a nivel local?
- ¿El conflicto afecta de manera diferente a mujeres y hombres del municipio?

e. Sobre líderes y lideresas:

- ¿Quiénes son los líderes y lideresas sociales populares locales?


- ¿Cuál es el reconocimiento sobre su labor?

22 - ¿Ellos y ellas conocen la problemática de las violencias de género locales?


- ¿Tienen interés en la prevención de las violencias de género?
f. Sobre académicos, centros de investigación o universidades:
- ¿Han investigado o han trabajado en materia de género y de violencias de género a nivel local
o regional?
- ¿Qué aproximaciones se han realizado sobre el tema?
¿Qué información básica se requiere? ¿Para qué sirve?

Actores sociales clave que puedan impulsar la transforma- Información para el proceso de selección y
ción de la problemática de las violencias de género a nivel convocatoria de personas aliadas y de inte-
local. grantes del grupo base gestor de la estrategia.

La situación actual de las violencias de género a nivel local, Información para que el grupo base defi-
de acuerdo con los informes de las entidades guberna- na los problemas que se pretende abor-
mentales de los sectores de salud, protección y justicia. dar con la estrategia. Esta información
Igualmente, información sobre la problemática, proporcio- desagregada servirá para definir los
nada por las ONG, centros de investigación y universida- grupos meta, a quienes va dirigida la
des. estrategia.

Imaginarios colectivos de especial relevancia a nivel local, Información clave para definir los proble-
acerca de las violencias de género. mas a abordar y la manera de hacerlo.

Información sobre grupos de población en riesgo; las per- El grupo base requerirá esta información
sonas encargadas de la atención de las violencias de géne- para la definición de los grupos meta.
ro; las instancias de poder de decisión en materia de educa-
ción, justicia, protección y salud; ONG, grupos de investiga-
ción y académicos que podrían trabajar en la materia, entre
otros. Información de la población relacionada con la
edad, sexo, nivel educativo, espacios que frecuenta, activi-
dades, intereses, opiniones, creencias, sensibilidad frente al
tema, entre otras.

Medios y formas de comunicación locales. Esta información podrá sugerir, al grupo


base, medios, modos y actividades de
movilización social.

Experiencias anteriores de prevención o campañas de eli- El grupo base deberá tener en cuenta
minación contra las violencias de género que se hayan experiencias de movilización, para definir
llevado a cabo a nivel local. sus actividades.

Posibles factores de riesgo para el desarrollo de la movili- Con esta información, el grupo podrá
zación. Entre otras cosas, se requerirá información sobre el reducir o prevenir riesgos para las perso-
conflicto armado en relación a las movilizaciones sociales nas involucradas en la estrategia y pata la
locales. misma movilización.

ACTIVIDAD 1: PLANTEAR LAS PREGUNTAS RELEVANTES

La búsqueda de la información se hace a partir de una serie de preguntas relevantes, formuladas en


torno a los principales elementos que conforman la problemática de las violencias de género en el
municipio.
La función de estas preguntas planteadas será la de orientar la recolección de la información. Entre
23
otras, se deben plantear los siguientes interrogantes:
a. Sobre la problemática de las violencias de género:
- ¿Qué fuentes de información existen sobre las diferentes formas de violencias de género a nivel
local?
- ¿Qué información hay sobre las violencias de género a nivel local?
b. Sobre las entidades de abordaje de las violencias de género:
- ¿Cuáles son las instituciones presentes en el municipio, encargadas del abordaje de las violencias
de género?
- ¿Cuáles instituciones se encuentran en el municipio, en los sectores de salud, justicia, protección y
educación?
c. Agencias de cooperación, ONG y organizaciones privadas:
- ¿Existen organizaciones que estén relacionadas con el trabajo en materia de violencias de género?
- ¿Qué han desarrollado en materia de género, en el municipio?
d. Sobre el conflicto armado y orden público:
Especialmente en territorios afectados por el conflicto armado, el análisis de contexto de la
problemática que se abordará debe entregar información sobre las medidas de seguridad que se
requieran para evitar cualquier riesgo de las personas integrantes del equipo gestor, así como del
grupo meta de la estrategia, o de la comunidad en general. Se deben responder las siguientes
preguntas:
- ¿Cuáles pueden ser los riesgos para las personas participantes de la movilización? ¿Cuáles riesgos
están relacionados con el conflicto y con los actores en conflicto?
- ¿Cómo responden los actores en conflicto ante las movilizaciones y acciones sociales? ¿Cuál ha
sido la actitud de los actores armados en relación con los procesos de movilización social?
- ¿Se han hecho estudios recientes sobre el tema del conflicto armado en la región?
Por otra parte, el análisis de contexto en estos territorios debe considerar el impacto del conflicto en
las relaciones de género y, particularmente, en las violencias contra las mujeres y las niñas. Se debe
responder a las preguntas:
- ¿Se cuenta con trabajos de investigación de violencia contra las mujeres y las niñas en el marco del
conflicto armado, a nivel local?
- ¿El conflicto afecta de manera diferente a mujeres y hombres del municipio?
e. Sobre líderes y lideresas:

24 - ¿Quiénes son los líderes y lideresas sociales populares locales?


- ¿Cuál es el reconocimiento sobre su labor?
- ¿Ellos y ellas conocen la problemática de las violencias de género locales?
- ¿Tienen interés en la prevención de las violencias de género?
f. Sobre académicos, centros de investigación o universidades:
- ¿Han investigado o han trabajado en materia de género y de violencias de género a nivel local o
regional?
- ¿Qué aproximaciones se han realizado sobre el tema?

g. Sobre acciones de prevención o de promoción:

- ¿Qué antecedentes tiene la comunidad en acciones de prevención de estas violencias o de pro-


moción de una vida libre de violencias?
- ¿Qué iniciativas se han realizado dirigidas a la transformación de imaginarios sobre las violen-
cias de género o al reconocimiento y defensa de los derechos de las mujeres?
- ¿Se han llevado a cabo acciones relacionadas con las entidades encargadas de la atención de
las víctimas de violencias de género?

h. Sobre actores económicos y privados:


- ¿Qué papel tienen en los imaginarios locales de violencias de género?
- ¿Hay proyectos económicos como petroleras, minería, turismo u otras que puedan representar
factores de incidencia para exacerbar violencias hacia las mujeres, las niñas y los niños?
- ¿Han estado vinculadas de alguna forma con la prevención de las violencias de género?
- ¿Cuáles podrían estar interesadas en apoyar una estrategia de prevención de estas violencias?

i. Sobre los medios locales de comunicación masiva


- ¿Cuáles son los medios de comunicación masiva más importantes en el municipio?
- ¿Qué han realizado en materia de violencias de género?
- ¿Cuál es la relación de los medios con las entidades y organizaciones relacionadas con el abor-
daje de las violencias de género?
- ¿Cuál es el acceso que las entidades de abordaje de las violencias de género tienen a los medios
de comunicación masiva?
- ¿Qué medios estarían dispuestos a unirse a una labor de prevención de estas violencias?

ACTIVIDAD 2: DETECCIÓN DE LAS FUENTES DE INFORMACIÓN:


¿QUIÉNES PUEDEN RESPONDER LAS PREGUNTAS PLANTEADAS?
Después de plantear en la Actividad 1, las preguntas que orientan la recolección de la información
local, la presente actividad consiste en definir qué personas, entidades, organizaciones y demás

25
fuentes de información pueden responderlas:
· Entidades gubernamentales que atienden a las víctimas de violencias de género de los
sectores de protección, justicia y salud.
· Agencias de cooperación, ONG, agrupaciones sociales de base.
· Centros de investigaciones.
· Universidades y centros de investigación.
· Medios de comunicación masiva.
· Académicas y académicos.
· Líderes y lideresas sociales populares.
· Empresas privadas.

Esta actividad debe tener como resultado una base de datos con información actualizada sobre las
entidades y las personas clave en la comunidad.

ACTIVIDAD 3: RECOLECCIÓN DE LA INFORMACIÓN


En las preguntas fundamentales planteadas en la primera actividad se encuentran inscritas las pre-
misas que permitirán seleccionar los instrumentos más convenientes para la recolección de la infor-
mación; de tal manera que ante cada necesidad de información se plantean los siguientes interro-
gantes:

· ¿Qué tipo de información se requiere para responder las preguntas planteadas?


· ¿Cómo obtener este tipo de información?
· ¿Para qué se requiere esta información?
· ¿Dónde y cuándo se debe recoger la información?
· ¿Cuánta información se debe recoger para alcanzar los propósitos?

Los instrumentos más convenientes para acceder a la información requerida pueden ser, entre
otros:

Recopilación o investigación documental:


La exploración de fuentes bibliográficas permite establecer líneas gruesas de información y un esta-
do del arte de la investigación sobre las violencias de género y sobre actores sociales clave en la comu-
nidad.
A partir de estas fuentes se puede configurar una base de datos de personas y entidades clave y plan-
tear un mapa de los principales temas de información. Así mismo, esta información debe servir para
elaborar cuestionarios de entrevista con actores sociales clave, personas expertas y testimonios.

Entrevista:
Es un instrumento clave, especialmente si no existe información sistematizada en materia de violen-
cias de género. Permite encontrar información abundante sobre los diferentes elementos de la pro-
blemática. Básicamente, la principal recomendación para abordar una entrevista se refiere a que la
persona facilitadora debe conocer el tema sobre el que pregunta y todos los aspectos relacionados

26 con la persona entrevistada en cuanto a su labor, su percepción y sus acciones sobre las violencias
de género. De esta manera quien entrevista adquiere mayor seguridad, un mayor nivel de discusión
sobre los temas de la entrevista y puede aprovechar mejor esta fuente de información.

Observación:

La técnica de la observación permite recoger información próxima y actualizada que se logra a tra-
vés del contacto directo de la persona facilitadora con el motivo de la investigación.
La información obtenida por medio de la observación debe ser registrada lo más pronto posible
para evitar la pérdida o el olvido de datos clave. Prácticas y comportamientos sexistas o promoción
de estereotipos que inciden en que se sigan presentado las violencias de género en los medios de
comunicación o por cuenta de la empresa privada, por ejemplo, pueden ser algunos hallazgos obte-
nidos mediante la observación como una técnica de recolección de información.

Lista de chequeo:

Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:


Información sobre la situación de las violencias de género en el municipio.
Información y datos de contacto de instituciones públicas y privadas
relacionadas con el abordaje de las violencias de género.
Información y datos de contacto de actores institucionales, sociales y
comunitarios claves para el municipio.
Información sobre antecedentes en materia de prevención de las violencias de
género en el municipio.

27
Paso 3. CONFORMAR EL
GRUPO BASE
Objetivo:
· Identificar y convocar a las personas integrantes del grupo base o gestor de la estrategia
de movilización social.
· Grupo base conformado
Resultados:
El grupo base de la estrategia está integrado por máximo treinta personas clave quienes
representan los diversos sectores de la comunidad.
Se cuenta con el compromiso de cada una de las personas integrantes del grupo base quie-
nes se comprometen a participar del proceso de diseño e implementación de la estrategia
de movilización social.
Resumen:
La conformación del grupo base gestor de la estrategia debe tener en cuenta una serie de
pautas para identificar, seleccionar y convocar a quienes serán sus integrantes.

Después de estudiar los conceptos básicos para la movilización y de reunir y analizar la información
local, la persona facilitadora debe contactar a las personas clave de la comunidad quienes confor-
marán el grupo base de la estrategia y participarán en las jornadas de creación colectiva. Este grupo
base gestor de la movilización será el principal encargado del diseño y la puesta en marcha de la
estrategia.
Debe estar integrado por personas que representen la diversidad de intereses, grupos humanos,
instituciones, organizaciones y, en general, de todos los sectores de la comunidad. Un grupo repre-
sentativo incrementa las posibilidades de lograr una visión integral sobre la problemática y sobre
los posibles caminos a seguir.
Las personas integrantes del grupo base pueden ser ubicadas, entre otros, en los siguientes sec-
tores:

· Estado: Personas y entidades con capacidad de acción y decisión en materia de atención, preven-

28
ción y protección de las víctimas de las violencias de género.
· Academia: Comunidades de especialistas, personas investigadoras, intelectuales y académicas.
· Organizaciones no gubernamentales: Entidades sin ánimo de lucro que tienen interés social,
como por ejemplo, organizaciones defensoras de derechos humanos, organizaciones de mujeres,
jóvenes y víctimas del conflicto armado, entre otras.
· Movimientos sociales y redes de activistas: Asociaciones populares que tienen experiencias
comunes y deciden colaborar entre sí para trabajar contra desigualdades e inequidades.
· El sector privado: En el marco de la movilización social se debe sensibilizar al sector privado sobre
su responsabilidad social frente al bienestar de las comunidades y la de sus trabajadoras y
trabajadores.
· Lideresas y líderes sociales populares: Son mujeres y hombres o grupos de personas no
organizados formalmente que presentan un interés particular en la problemática o que en su rol de
protagonistas sociales pueden lograr la interacción social y el empoderamiento a través de
sinergias.
· Artistas, periodistas y gestores culturales.

ACTIVIDAD 1: IDENTIFICAR ACTORES SOCIALES CLAVE


Ya que el objetivo apunta a lograr un cambio social y cultural importante en la comunidad, se
necesita determinar estratégicamente quiénes tienen el poder de impulsar esa transformación
significativa en materia de violencias de género. Específicamente, se deben identificar las entidades,
las organizaciones y las personas que tengan ese poder de convocatoria y de incidencia en la
comunidad.
No obstante, esta identificación de las personas clave implica un análisis también sobre su ideología
y su posición en materia de violencias de género. De esta manera, la persona facilitadora debe
valorar el papel que cada una de estas personas puede llegar a tener en el proceso de diseño,
implementación y seguimiento de la estrategia.
De este análisis y valoración, se pueden determinar tres tipos básicos de actores sociales clave con
respecto a la estrategia de movilización social:
· Personas Aliadas:
Comparten la ideología y los propósitos y están dispuestas a participar en algunos o en todos los
momentos del proceso.
· Opositoras:
No comparten la ideología o los propósitos. Incluso, pueden representar una barrera o pueden
oponerse abiertamente a los propósitos.
· Desinteresadas o indecisas:
Para estas personas la problemática de las violencias de género es indiferente aunque pueden
compartir algunos intereses, la ideología o planteamientos de la movilización. Su posición puede
cambiar y en algún momento pueden declararse contrarias o, de otra manera, aliadas.

29
Antes de tener contacto con las posibles personas integrantes o participantes del
proceso, hay que prepararse cuidadosamente, ya que es posible que se tenga muy
poco tiempo para comunicar su posición, plantear su idea y sus argumentos. Las
visitas también son una fuente de información que se debe aprovechar. Por medio
de ellas se pueden detectar agentes en oposición o de apoyo y entender más
claramente los argumentos u objeciones que diferentes personas o sectores
podrían tener frente a la propuesta de trabajar para prevenir las violencias de
género.
Luego de cada visita, se debe analizar la nueva información captada y sistematizar
conclusiones, antes de correr el riesgo de olvidar detalles importantes.

ACTIVIDAD 2: IDENTIFICAR INTEGRANTES DEL GRUPO BASE


Entre las personas aliadas, identificadas en la anterior actividad, se puede encontrar que ellas
plantean diferentes formas y momentos de participación en el proceso.
Es decir que, mientras algunas personas querrán participar en momentos y actividades específicas
de la movilización social, otras estarán dispuestas a integrar el grupo base gestor de la estrategia.
No se recomienda que sean más de treinta personas las integrantes del grupo base, entre otras
razones porque no se contaría con el tiempo suficiente para que todas tengan la oportunidad de
participar activamente en las jornadas de creación colectiva de la estrategia.
Las personas integrantes del grupo base son elegidas porque:
- Son líderes o lideresas que representan diferentes sectores sociales y cuentan con un
reconocimiento positivo de la comunidad.
- Cuentan con el poder de adoptar posiciones y de tomar decisiones en el transcurso del proceso
de la estrategia.
- Tienen capacidad de influencia en la comunidad y en instancias locales de acción y de decisión.
- Conocen ampliamente la cultura y la comunidad locales.
El grupo base debe integrar de manera equilibrada representantes de los diferentes grupos e
influencias sociales que pueden intervenir en la problemática. De otra manera, se corre el peligro de
que las decisiones y el rumbo de la estrategia se inclinen hacia el sector que cuente con mayor

30 representación, mientras se descuidan elementos que se relacionen con los sectores menos
representados.
Tanto el número de personas de los sectores de salud, protección, justicia y educación como la
distribución entre mujeres y hombres, además de la población LGBT, requieren una representación
equilibrada. En frecuente que responden más mujeres que hombres a este tipo de convocatorias, ya
que imaginarios socioculturales señalan que estas discusiones clave en materia de violencias de
género son de interés exclusivo o principalmente de las mujeres.
No obstante, las estrategias realizadas mayoritariamente por mujeres tienen más posibilidades de
pasar por alto puntos de vista o criterios relacionados con los hombres, en relación con la
problemática sobre la que se va a trabajar. Así mismo, tienen menos posibilidades de prever las
posibles percepciones e impactos diferenciados entre hombres y mujeres, que puede alcanzar la
estrategia.

Durante todo el proceso de conformación del grupo base la persona facilitadora debe
analizar el equilibrio en la presencia de personas e instituciones y grupos participantes,
para asegurarse de que no falten representantes de los diferentes sectores, así como
grupos sociales y demás actores clave de la comunidad. Esta participación incluyente y
diversa se verá reflejada en los resultados de la estrategia.

ACTIVIDAD 3: ESTABLECER CONTACTO


Esta actividad está orientada a invitar e involucrar a los actores sociales determinados en las anterio-
res actividades, tanto para integrar el grupo base, como en otras formas de apoyo del proceso de
movilización social para la prevención de las violencias de género.
Las formas de convocatoria para la conformación del grupo base, pueden ser muchas si se recurre a
la creatividad. Conversatorios, foros, reuniones o diversos espacios de discusión pueden ser la opor-
tunidad para presentar la propuesta, exponer posiciones, intercambiar ideas e información y des-
pertar el interés de las y los actores clave de la comunidad.

ACTIVIDAD 4: CONCRETAR ALIANZAS

Para lograr el compromiso y la participación activa de actores sociales, las personas facilitadoras
cuentan con importantes argumentos que estudiaron, analizaron y consolidaron en los anteriores
pasos:
- Situación de las violencias de género en el mundo, en el país y a nivel local.
- Las consecuencias de estas violencias en la salud física y mental de las mujeres, las niñas y los
niños; en la salud pública, en el acceso al desarrollo humano y de la comunidad, y como múlti-

31
ples formas de violación de los derechos humanos.
- La conveniencia de un cambio social para la prevención de las violencias de género.
- El papel clave que puede tener cada una de las personas, entidades y organizaciones convoca-
das, en la transformación de la problemática en la comunidad o en el municipio.
Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Análisis de los actores sociales y su ubicación en los grupos de: posibles aliados,
opositores o indiferentes (o indecisos).
Contactos realizados con las personas posibles aliadas, con quienes se han defini-
do formas concretas de participación o de apoyo al proceso.
De las posibles aliadas, se han definido las personas integrantes del grupo base.
Se ha conformado el grupo base con quienes se han comprometido a participar
en el proceso de diseño e implementación de la estrategia.

PACTEMOS
UNA VIDA
LIBRE DE VIOLENCIAS
CONTRA LAS MUJERES

32
Paso 4. Preparar las jornadas de
creación colectiva

Objetivo:
Preparar, de manera completa y ordenada, los materiales y la información necesaria
para el desarrollo de las jornadas de creación colectiva de la estrategia de movilización
social.

Resultados:
Material elaborado para las cinco jornadas de creación colectiva de la estrategia de
movilización social.
Información lista para ser compartida con el grupo base.

Resumen:
La persona facilitadora prepara la información clave sobre las violencias de género y
actores sociales clave a nivel local, de manera que pueda servir como insumo para
desarrollar cada uno de los puntos de la estrategia de movilización social.

ACTIVIDAD 1: RESÚMENES Y DATOS


Para desarrollar los pasos que se realizan en creación colectiva, la persona facilitadora debe preparar
la información en resúmenes y fichas de datos, o en el formato que sea más claro y ordenado.
La presente actividad consiste en la organización y la preparación de la información obtenida hasta
este punto, la cual tiene como propósito el de facilitar el trabajo que se llevará a cabo con el grupo
base en las jornadas de creación colectiva de la estrategia.
La persona facilitadora hace un análisis previo que, principalmente, le debe dar las pautas tanto para
determinar la situación local de las violencias de género y los actores sociales clave de la comunidad,
como para tomar las decisiones y orientar el trabajo colectivo durante el diseño e implementación
de la estrategia. Igualmente, con este análisis previo podrá identificar algunas oportunidades para
que la estrategia tenga el mayor alcance posible.

33
Después de la recolección y la revisión de la información, seguramente se puede contar con una
gran cantidad de material. Por consiguiente, esta actividad de ordenar y preparar la información,
merece gran cuidado para no desperdiciar datos o contenidos que podrían ser materia prima en la
identificación de problemas y en la búsqueda de soluciones.
La persona facilitadora deberá organizar la siguiente información mínima, en resúmenes y gráficos:
· Población del municipio: Cantidad de población por grupos etarios, lugares de residencia, oficios,
nivel educativo, estrato socioeconómico etc. En lo posible esta información debe estar desagrega-
da por sexo.
· Violencias de género: Cifras, modalidades y tipos de violencia registrados por las entidades encar-
gadas de la atención a las víctimas.
· Entidades y organizaciones que trabajan en la atención de las violencias de género en materia de
educación, protección, justicia y salud.
· Información sobre las víctimas y sobre los agresores: ¿Quiénes y dónde están las personas más
afectadas por las violencias de género?
· Experiencias anteriores en la prevención de las violencias de género o cercanas al tema: pro-
cesos, resultados, errores, aciertos y aprendizajes.

La persona facilitadora mantendrá la información organizada y a la mano, para que


pueda ser consultada durante las jornadas de creación colectiva. En estas jornadas
entregará la información en la medida en que el grupo base gestor de la estrategia vaya
desarrollando los diferentes puntos del proceso.

ACTIVIDAD 2: MATERIALES Y HERRAMIENTAS


Las personas facilitadoras deben revisar las actividades con anticipación para preparar todos los
materiales requeridos en cada jornada, teniendo en cuenta la cantidad de personas que confirmen
su participación.
Según sus habilidades pedagógicas, la persona facilitadora podrá usar herramientas de apoyo como
micrófono, diapositivas, fichas, cuadros sinópticos, diagramas, entre otras, siempre y cuando facili-
ten sus presentaciones y, por lo tanto, la comprensión de las temáticas.

ACTIVIDAD 3: PREPARAR LA AGENDA


La agenda debe contar con información sobre los contenidos, personas a cargo y la cronología de
los pasos que se van a desarrollar en las cinco jornadas de creación colectiva.
Con varios días de anticipación, las agendas deben llegar a manos de las personas que participarán

34 en el grupo base. Así mismo, la agenda debe ser entregada nuevamente justo al inicio de la primera
jornada.
Sugerencias generales
La persona facilitadora debe preparar previamente cada jornada, teniendo en cuenta los siguientes
aspectos:
· Antes de cada jornada, repasar las actividades previstas. En caso de hacer modificaciones la
persona facilitadora debe verificar que estén de acuerdo con el propósito de la jornada.
· Repasar la estructura de la sesión para no dejar de lado elementos que puedan dar potencial a
una discusión dentro de la orientación temática.
· Flexibilizar los planes y preparar variantes metodológicas para imprevistos que pueden ser de
todo tipo como por ejemplo: grupos que tienen una disponibilidad de tiempo menor a la que
habían manifestado inicialmente, comunidades con acceso difícil a equipos electrónicos o a la
energía eléctrica.
· Preparar un recuento de lo realizado en las jornadas anteriores. De esta manera, al iniciar cada
jornada se puede incluir un ejercicio en el que el grupo recuerde la jornada anterior y pueda reto-
mar el proceso.
· De manera permanente, tener en cuenta los efectos que las actividades van produciendo en las
personas y los grupos con el fin de aplicar correctivos inmediatos, en los casos necesarios, en el
desarrollo de las jornadas o de aprovechar al máximo lo que funciona.
· Al finalizar cada una de las jornadas, sistematizar, lo más pronto posible, los resultados logrados
en la sesión. De esta manera, se evitará el riesgo de olvidar información importante sobre el pro-
ceso avanzado.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:

Resúmenes y gráficos que sirvan para presentar la información y los datos recolecta-
dos al grupo base.

Documentos con la sistematización de las cinco jornadas.

35
36
III. JORNADAS
DE CREACIÓN
COLECTIVA
A continuación, los pasos 5, 6, 7, 8, 9, y 10 del diseño de la estrategia se desarrollan en el marco de las
jornadas de creación colectiva, en las cuales se priorizará la reflexión, el diálogo, el debate y la discu-
sión como elementos primordiales para intercambiar información y para la producción de ideas y
soluciones.
El principal objetivo de estas jornadas es promover transformaciones en favor de la igualdad y la
equidad de género, de cada una de las personas que integran el grupo base, para que ellas mismas
puedan, así mismo, generar una estrategia que apunte a cambios de imaginarios sociales en la
comunidad y de la situación de las violencias de género en el municipio.
Un resultado concreto de la estrategia será una campaña de prevención de estas violencias, diseña-
da e implementada. Con este fin, el grupo base, junto con la persona facilitadora, desarrollarán los
siguientes pasos:

Primera Jornada: Primera parte del Paso 5: Identificación del problema a abordar y los objetivos de
la estrategia: ¿Cuáles problemas se deben abordar para cambiar la situación en el municipio?
Segunda Jornada: Finalización del Paso 5 y realización del Paso 6, en el cual se definen los públicos
objetivo: ¿Qué cambios se deben lograr frente a esos problemas detectados?
¿Por medio de quiénes o mediante qué grupos humanos lograr esos cambios?
Tercera Jornada: Realización del Paso 7, sobre la definición de los contenidos y mensajes de las
actividades de movilización social; y del Paso 8, sobre los medios y modos que se usarán en las
acciones de movilización: ¿Qué mensajes y contenidos requieren esos grupos para lograr el cam-
bio?. Definición de medios y modos de la movilización: ¿Cómo y mediante qué se puede hacer
llegar esos contenidos y mensajes y “mover” al cambio a esos grupos?
Cuarta Jornada: Realización del Paso 9, en el cual se hacen los ajustes finales de la estrategia y un
alistamiento humano y logístico.
Quinta Jornada: Realización del Paso 10, en el cual se define un proceso de evaluación de la estra-
tegia de movilización social y sus proyecciones.

PRIMERA JORNADA DE CREACIÓN COLECTIVA

En la primera jornada de creación colectiva se debe desarrollar una parte del Paso 5 de la estrategia,
37
correspondiente a la definición del problema o del aspecto problemático que se pretende abordar y
cambiar. No obstante, el quinto paso se concreta y se finaliza en la segunda jornada de creación
colectiva.
Materiales requeridos para la primera jornada:

- Tejido, velón, flores o planta en matera, semillas, piedras, incienso.


- Pliegos de papel kraft o periódico.
- Marcadores.
- Papelógrafo.
- Fichas que tienen escritas las características y cualidades de
género, según se indica en el ejercicio.
- Fichas de color amarillo, rojo y verde.
- Premio a la mejor definición de las violencias de género.
- Tijeras por grupo.
- Mapas del municipio.

Antes de desarrollar cualquier otra actividad, se deben presentar las personas integrantes del grupo
base. Igualmente, la persona facilitadora expone el trabajo a realizar y la metodología de las jorna-
das de creación colectiva. La presentación es una oportunidad valiosa para dejar en claro la misión
que las reúne y, así mismo, para promover la participación activa, respetuosa y de compañerismo,
necesarios para el trabajo en equipo.
Desde el inicio del proceso, las personas asistentes deben reconocer la importancia de la labor que
van a desarrollar como agentes de cambio a favor de una vida libre de violencias de género en su
comunidad.
Igualmente, se motiva al grupo para que de manera participativa establezca unos acuerdos o “reglas
del juego” para el desarrollo de las jornadas. No obstante, si es necesario, la persona facilitadora
debe complementar con los siguientes:

· Hablar con precisión y brevedad cuando sea el turno.

38
· Apagar o silenciar los celulares durante las jornadas de trabajo.
· Respetar y escuchar la opinión de las personas.
Al propiciar encuentros entre líderes, lideresas y actores sociales clave de una comuni-
dad, es muy probable que se deba sortear el riesgo de que se presenten personas que
intenten desviar el curso de las discusiones hacia otros temas o intereses.
En búsqueda constante de espacios de coordinación y de incidencia, algunas personas
quizás intenten incluir en la agenda, discusiones ajenas o incluso puede darse el caso de
alguien que quiera hacer propaganda política, promover su organización o de cual-
quier otra índole.
Así mismo, usualmente las lideresas y los líderes sociales tienen en mente más de una
urgencia, un proyecto y una preocupación sobre su comunidad por ejemplo: la falta de
agua potable, deficiencia en los cupos del colegio, amenaza del conflicto armado, etc.
Por lo citado, es muy posible que la persona facilitadora deba esforzarse durante todo
el proceso para mantener la concentración del grupo en la problemática de las violen-
cias de género y la creación de la estrategia. Para lo cual, en el momento de la definición
de acuerdos de trabajo para las jornadas de creación colectiva, el grupo debe incluir el
propósito de concentrarse en esta problemática que es urgente y prioritaria.

39
Paso 5. Análisis y denición
del problema
Objetivos:
Contextualizar la problemática en el municipio o comunidad desde la perspectiva del grupo
base y ponerla en diálogo con la información recolectada previamente por la persona facili-
tadora.

Resultados:
Definidos los objetivos de la estrategia
Una problemática identificada y definida, la cual será abordada por la estrategia.
Resumen:
Ante el grupo base, la persona facilitadora presenta y explica los principales elementos de la
problemática de las violencias de género a nivel local.

Así mismo, por medio de una serie de actividades, el grupo base se aproxima a los enfoques
y conceptos que guían el proceso y ubica en el mapa del municipio sus percepciones acerca
de las violencias, factores de riesgo y protección y los principales aliados que tendría una
estrategia de movilización social para prevenir las violencias de género.

ACTIVIDAD 1: IMAGINARIOS DE GÉNERO (20 minutos)


Para abordar el concepto clave sobre género se cuenta con el siguiente ejercicio que la persona
facilitadora desarrollará dependiendo del tiempo del que se disponga y de las características
del grupo. La persona facilitadora inicia explicando qué es género.

Tenga en cuenta que es probable que en las siguientes discusiones y actividades, algu-
nas personas hablen sobre experiencias o vivencias personales. Al respecto, no es con-
veniente profundizar sobre detalles particulares, contrarios a los principios de confi-
dencialidad e intimidad. Además, este tipo de intervenciones podría desviar el curso de
las actividades si se extienden demasiado tiempo.
Si alguien narra su experiencia personal extensa y emotivamente, no le interrumpa
abruptamente y busque el momento indicado para dirigirse a ella y reconocer que el
hecho de compartir su testimonio con el grupo es una manera positiva de afrontar su

40 dolor y que, además, en este espacio contribuye a la comprensión de las características


de las violencias de género. Luego, busque asociar algún componente de lo que aque-
lla persona habló, con un tema de análisis de la jornada, y prosiga con la actividad.
Igualmente, según el caso, se debe brindar información sobre la oferta institucional
existente en el municipio y el acompañamiento ofrecido por organizaciones de la
sociedad civil o de cooperación internacional en la materia.
Ejercicio de los refranes:
Debajo de cada silla donde se sentará una tercera parte de las personas, se ubicará la mitad inicial de
un refrán o un dicho que sea muy conocido localmente. La ficha será de color amarillo.

Ejemplos:

a. No hay mal…
b. Porque te quiero …
c. No hay peor enemiga de una mujer…
d. El que no tiene pa' más …
e. Para el hombre, la plaza…
f. Cuando el hombre cela a la mujer…
g. Mujer al volante…
h. Quien bien te quiere…

Debajo de cada una de la otra tercera parte de las sillas, habrá la mitad final correspondiente de uno
de los refranes en una ficha de color rojo.

a. …Que por bien no venga


b. …Te aporreo
c. … Que otra mujer
d. ….Con la mujer se acuesta
e. … Para la mujer, la casa
f. … Falta marido en casa
g. … Peligro ambulante
h. …Te hará sufrir

La otra tercera parte de las personas tendrá bajo su silla una ficha vacía de color verde.
Las personas con ficha amarilla y aquellas con ficha roja deben buscar entre ellas mismas la parte del
inicio o del final del refrán para completarlo. Igualmente, se solicita que las personas que tienen
ficha verde, elijan el refrán en el que quieran participar de manera que lleguen a formar grupos de
tres personas.
Se pide que en los grupos discutan alrededor del dicho o refrán y que reflexionen sobre su veraci-
dad, las consecuencias que tiene sobre la cultura y sobre la manera como puede estar generando
violencia. En la ficha verde los grupos escriben una propuesta para cambiar el refrán de manera que
transforme la acción de violencia hacia un mensaje positivo y de igualdad entre mujeres y hombres.
Finalmente, ante todas las personas asistentes, cada grupo expone las conclusiones a las que llega-
ron y presentan el refrán construido.
41
El mejor refrán construido gana un premio y el aplauso de todas las personas asistentes.
La persona facilitadora explica qué es un imaginario y cómo se construye alrededor de lo que es y de
lo que debe ser una mujer y así mismo, de lo que es y debe ser un hombre.
Finalmente, se inicia en el grupo base una reflexión participativa sobre los imaginarios y su relación
con las causas de las violencias de género.
Debe quedar en claro que los imaginarios sobre los géneros cambian de una cultura a otra y con el
tiempo y, en este orden de ideas, se debe concluir que es posible cambiarlos, porque ellos no son
estáticos sino que están en constante transformación.

ACTIVIDAD 2: LAS FORMAS DE LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO (40 minutos)


En esta actividad el propósito es el de reconocer que las violencias de género no son una problemá-
tica lejana y ajena, sino cercana a todas las personas. Así mismo, se repasan, de manera general, las
modalidades de las violencias de género, de acuerdo con la Ley 1257.

· Ejercicio: “En la raya de la igualdad”


Se traza una raya en el piso, con tiza o cinta de enmascarar. El grupo se para sobre la raya y la persona
facilitadora hace una serie de preguntas de manera que quienes respondan afirmativamente a cada
una, deben dar un paso al frente o un paso atrás, según indique la persona facilitadora.
Inicia con preguntas muy sencillas y comunes y, después de unas cuantas, continúa con preguntas
relacionadas con experiencias personales sobre discriminación y desigualdades, como en el siguien-
te ejemplo:
La persona facilitadora inicia con preguntas sencillas y comunes:
· Un paso al frente las personas a quienes les gusten las frutas dulces. Después de responder, las
personas vuelven a su lugar.
· Un paso al frente a quienes les guste bailar. Después de responder, las personas vuelven a su
lugar.
Continúa con preguntas sobre experiencias personales sobre discriminación y desigualdad:

· Un paso atrás a quien hayan negado una oportunidad por el color de su piel…
· Por su estrato social…
· Por su edad …
· Por su región de procedencia…
· Por ser hombre o ser mujer…
· Otro paso atrás quien haya vivido una situación de violencia por ser mujer o por ser hombre…

Al finalizar, se da la siguiente instrucción: Vuelven a pararse sobre la raya únicamente aquellas per-
sonas que se consideren con derecho a vivir libres de violencias y discriminaciones.

42 Se puede incluir una reflexión acerca de la necesidad y urgencia de erradicar las violencias de la vida
de las personas y las comunidades y se enfatiza en las violencias de género como unas de las más
extendidas, tanto por su dimensión como por sus secuelas en las vidas de las personas, principal-
mente de las mujeres.
Ejercicio sobre las modalidades de las violencias de género
La persona facilitadora divide el papelógrafo en cuatro secciones y en cada una escribe una modali-
dad de la violencia contra las mujeres, de acuerdo con la Ley 1257: Física, Psicológica, Sexual y Eco-
nómica/Patrimonial.
Pide al grupo que señale las agresiones contra las mujeres y la modalidad a la que corresponde.
Escribe la agresión señalada y la ubica correctamente en la modalidad que le corresponde en el
tablero o papelógrafo. Por ejemplo:

· Violencia física: empujones, heridas con armas, mordeduras, quemaduras, golpes, cachetadas etc.
· Violencia sexual: relaciones sexuales obligadas, explotación sexual, actividades sexuales no
consentidas, etc.
· Violencia psicológica: amenazas, intimidación, insultos, humillaciones, aislamiento, desprecio,
etc.
· Violencia económica o patrimonial: negar dinero como forma de control, impedir oportuni-
dades de trabajo o de capacitación, etc. Así también, la Ley 1257 explica que particularmente el
daño patrimonial puede ser: “Pérdida, transformación, sustracción, destrucción, retención o
distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, dere-
chos o económicos destinados a satisfacer las necesidades de la mujer”.
Posteriormente, la persona facilitadora señala más ejemplos, especialmente en las modalidades
que menos violencias se hayan dicho en el grupo.
Concluye explicando cada una de las modalidades y, así mismo, se remite a la información y los
datos encontrados sobre las violencias de género a nivel local.

ACTIVIDAD 3: PANORAMA SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS VIOLENCIAS DE


GÉNERO (30 minutos)
La persona facilitadora presenta un panorama sobre las violencias de género presentes actualmen-
te en el municipio o la comunidad, de acuerdo con la información obtenida mediante el Paso 2 (Re-
colección y análisis de la información) en los informes de las entidades gubernamentales de los sec-
tores de salud, protección y justicia; así como, la proporcionada por las ONG, centros de investiga-
ción y universidades.
Especialmente, debe destacar la información relacionada con los puntos más problemáticos de las
violencias locales, según la investigación realizada previamente.

ACTIVIDAD 4: CARTOGRAFÍA DE VIOLENCIAS Y ACTORES EN LOS


MUNICIPIOS (60 minutos)
Se invita a las personas participantes a organizarse en grupos de cinco o seis personas. Cada grupo
debe elegir un nombre, el cual facilitará su identificación.

La persona facilitadora debe asegurar que cada grupo reúna a personas de diferentes
43
entidades, sectores sociales o perspectivas sobre la problemática, para que juntas pue-
dan complementar y enriquecer cada una de las discusiones.
Se entrega un kit de materiales para el trabajo de cada grupo (papel periódico, marcadores, colores,
etc.). Se explican los detalles del trabajo y puede proponerse un premio al mejor y más creativo de
los trabajos.
Los grupos organizados deben situar en el mapa del municipio los lugares donde más ocurren las
violencias de género señaladas en el ejercicio anterior. Para esta actividad se pueden plantear las
siguientes preguntas que se deben resolver en los grupos:

- ¿Existen lugares de su municipio donde se concentran o donde son más frecuentes las violencias
contra las mujeres?
- ¿Cuáles son las características de esos lugares y por qué creen que las violencias contra las
mujeres son más frecuentes ahí?
- ¿Quiénes son las víctimas?
- ¿Quiénes son los agresores?
- ¿Cuáles son las instituciones, organizaciones, redes o colectivos y los personajes que en el
municipio están relacionados con el abordaje de la problemática?
Al finalizar, cada grupo hace una presentación de sus creaciones y explica cuáles son sus conclusio-
nes a partir de los ejercicios.

Es recomendable para la persona facilitadora llevar una memoria escrita sobre el con-
tenido, las reflexiones y las conclusiones de cada uno de los grupos. Esa información
permitirá retroalimentar las sesiones posteriores y ayudará a recordar y unir las ideas
a lo largo del proceso de diseño de la estrategia.

Organizadas en sus grupos de trabajo, las personas participantes deben caracterizar los tipos de
violencia detectados en la anterior actividad, apoyándose en el siguiente formato:

Tipos de violencias Espacios donde ocurren Quiénes son víctimas y


quiénes agresores

44 En la columna sobre “Quiénes son víctimas y quiénes agresores”, corresponden características gene-
rales de los grupos de población en los cuales se observa que se encuentran con mayor frecuencia
las víctimas, así como los agresores. Es decir, estos grupos de población pueden ser definidos según
su edad, género, lugar de origen y de residencia, entre otros.
Nota
clave…
Al momento de categorizar las violencias de género puede apoyarse en fuentes secun-
darias como: datos estadísticos para enriquecer el diálogo, la reflexión y la información
que resulta del ejercicio de caracterizar la problemática.
En la medida que sea pertinente, la persona facilitadora va entregando información rela-
cionada con cada uno de los pasos y de las actividades de la creación colectiva.
Dependiendo de la importancia de cada tema, podrá entregar alguna información de
interés general en la plenaria; de otro modo, la entregará al grupo de trabajo interesado.

SEGUNDA JORNADA DE CREACIÓN COLECTIVA

En la segunda jornada de creación colectiva se concluye el Paso 5, que debe dar como resultado la
definición de la problemática, o del aspecto problemático que se pretende abordar, así como, de los
objetivos de la estrategia.
Una vez logrado este paso, también en esta segunda jornada de trabajo se desarrolla el Paso 6, el
cual debe dar como resultado la definición de los grupos meta de la estrategia, que son aquellas
personas y grupos mediante quienes se puede cambiar el problema o el aspecto problemático defi-
nido en el anterior paso.
Al iniciar ésta como cada una de las siguientes jornadas, la persona facilitadora debe lograr que el
grupo retome el hilo conductor del trabajo realizado hasta el momento. Con este objetivo, al inicio
de cada jornada se debe presentar un resumen del día anterior, los logros alcanzados y el trabajo
que falta por hacer.

Materiales:

- Pliegos de papel kraft o periódico.


- Marcadores.
- Papelógrafo.
- Formatos de la matriz de la creación colectiva de la estrategia.
Imágenes con fotografías de personajes, sobre cartón y de un tama-
ño superior a treinta centímetros. 45
Matriz de creación colectiva de la estrategia
En caso de que las personas participantes de las jornadas se encuentren organizadas en varios gru-
pos para desarrollar las diferentes actividades, cada uno de estos grupos debe recibir una matriz de
creación colectiva de la estrategia. Es decir que habrá una matriz por cada grupo.
De esta manera, a partir de la siguiente actividad y durante las jornadas de creación colectiva, cada
uno de estos grupos se encargará de ir completando una matriz de la estrategia en la medida que,
paso a paso, se van desarrollando los ejercicios correspondientes a cada columna del cuadro.
Mientras que cada uno de estos grupos se encarga de su propia matriz, para poder observar y enten-
der mejor el proceso; la persona facilitadora también debe ir completando una matriz general que
corresponda a la estrategia final, la más importante de todo el grupo base.

Matriz de creación colectiva de la estrategia

Problema

Objetivos de
la estrategia

Grupo meta

Objetivo de
grupo meta

Contenido

Mensaje

Medios y
modos

46
Puede suceder que algunos grupos se sientan tentados a adelantarse y resolver
en un mismo momento varias de las columnas de la matriz de la estrategia. Debe
impedirlo y dejar en claro que en cada actividad solo se desarrollará la columna
correspondiente; mientras que, las demás columnas sólo se resolverán a su debi-
do tiempo. Igualmente, durante todo el proceso de creación colectiva, es proba-
ble que algunos grupos quieran avanzar más rápido que todos, pero en todo caso,
se debe advertir sobre la importancia de gestionar paso por paso.

ACTIVIDAD 5: DEFINICIÓN DE LOS PROBLEMAS A ABORDAR: ¿QUÉ


VAMOS A CAMBIAR? (90 minutos)
En la anterior jornada, el grupo base repasó los principales conceptos relacionados con género y
sexo y trabajó en el análisis de la situación local de las violencias de género, de manera que es proba-
ble que cada grupo de trabajo alcance un buen número de problemas detectados. Por consiguiente,
con el fin de concluir el Paso 5, el grupo base realizará la siguiente actividad dirigida a determinar,
entre todos los problemas detectados, cuál debe ser abordado por la estrategia.

· Ejercicio del árbol de problemas, causas y consecuencias

El árbol de problemas es una herramienta muy útil y muy conocida para identificar y jerarquizar los
asuntos a abordar con una estrategia. Así mismo, permite comprender qué causa un problema y
cuáles podrían ser sus efectos. Tanto las causas como las consecuencias de un problema central son,
así mismo, problemas o situaciones negativas.
Igualmente, este ejercicio busca reconocer los derechos que se vulneran cuando ocurren las violen-
cias de género y cómo éstas no afectan sólo a las mujeres, sino también a la comunidad en general.
Organizadas en uno o dos grupos (dependiendo del número de integrantes del grupo base), las
personas trabajarán en un análisis de los problemas y en la realización del árbol. Los pasos de esta
construcción son los siguientes:

Sólo si el grupo base es demasiado grande o se cuenta con bastante tiempo para las

47
jornadas de creación colectiva, las personas integrantes se pueden organizar en dos o
más grupos. En caso contrario, es preferible que todo el grupo, en plenaria, se concen-
tre en un solo árbol, ya que se trata de un ejercicio dispendioso y que requiere de
importantes discusiones y análisis colectivos. Así, entre menos árboles se estén traba-
jando, la persona facilitadora y el grupo base tendrán más posibilidades de evitar la
dispersión y de ordenar e integrar los diferentes aportes en la estrategia.
1. Después de dibujar un árbol en un papel, cartón, cartulina o tablero, en un tamaño lo suficiente-
mente grande como para que quepan los textos y anotaciones que se harán durante el presente ejer-
cicio, el grupo identifica el problema central en la comunidad, en materia de violencias de género.
Este problema se define teniendo en cuenta las cifras, los datos y los informes disponibles sobre la
problemática, y los siguientes interrogantes básicos:

- ¿Cuáles formas de violencia de género están presentes en el municipio?


- ¿Qué dicen los reportes, datos y cifras locales disponibles?
- ¿Qué violencia afecta más a las mujeres, las niñas o las jóvenes en el municipio?

Este problema detectado debe ir en el tronco del dibujo del árbol. Así mismo, al final del ejercicio,
este problema se debe consignar en la matriz de creación colectiva de la estrategia.

Al momento de identificar la problemática más sensible en la comunidad, es proba-


ble que se expresen valoraciones subjetivas e individuales, históricas y culturales
sobre las violencias de género.
De forma tal que aquello prioritario y más sensible desde la perspectiva de las muje-
res puede no serlo para los hombres o para las personas más jóvenes, etc. Incluso
aunque sean del mismo género y edad, entre las personas subyacen diferencias
debido a las trayectorias y experiencias vitales particulares.
Por consiguiente, se destaca la importancia de pro-
mover que las distintas voces y perspectivas
sean escuchadas y valoradas como parte del
proceso de identificación grupal de la
problemática más sensible.

Consecuencias

48
Problemas

Causas
2. Con el apoyo de la persona facilitadora, cada grupo reflexiona y detecta las consecuencias del
problema central y los ubica en las ramas.
3. Se identifican unas pocas causas grandes directamente relacionadas con el problema central y se
ubican en las raíces. Luego se van explorando las “causas de esas causas” hasta llegar a las causas
más profundas que corresponden a los extremos de las raíces. Esta secuencia de causas se puede
lograr si con cada una de ellas se plantea la pregunta: ¿Por qué sucede esto?

Se debe evitar que los problemas planteados comiencen con un “NO” –como “no
hay…” “No se cuenta con…” etc., y así también, evitar planteamientos demasiado sim-
ples que impedirían la reflexión y que posteriormente no servirían para definir los
objetivos de la estrategia. Igualmente, el problema central no puede ser planteado
como la “falta de…”, ya que así se puede observar que existe una problemática aún
más importante y profunda que causa esta falta o carencia.

4. Cada grupo completa el ejercicio del árbol de manera que pueda hacer visible en el dibujo, la
secuencia de los problemas, de la siguiente manera:
En el tronco, el problema principal: El problema central en materia de violencias de género. El pro-
blema central se produce por los aspectos y factores que se sitúan en las raíces y, así mismo, genere
los que están en las ramas y hojas.
En las raíces, las causas: Esta puede ser una parte muy importante del análisis para detectar las cau-
sas sociales y culturales del problema que se pretende abordar.
Por tanto, en la discusión del grupo para la definición de este punto, conviene incluir la pregunta con
respecto a: ¿Cuáles imaginarios, estereotipos o creencias promueven o causan el problema?
En las hojas, las consecuencias o efectos: Las consecuencias de las violencias de género son aque-
llos efectos derivados del problema central.

Teniendo en cuenta que las causas y las consecuencias detectadas son también pro-
blemas o situaciones negativas, es muy probable que se reúna una cantidad inaborda-
ble de problemas, si no se ponen límites y si no se priorizan los diferentes elementos
del árbol.

Ejemplo:
Ante un problema central relacionado con la gravedad de la violencia física de pareja, en el
municipio A, se detectó como una de las consecuencias o efectos, un alto subregistro sobre la
49
violencia contra las mujeres, la cual es invisible y nadie habla de ello. Así mismo, se identificó
como una de las causas o raíces del problema que “la violencia de pareja es percibida por la
comunidad como un asunto aceptable, natural y privado”.
La persona facilitadora debe asegurarse de que se llegan a identificar las causas últi-
mas de los problemas de las violencias de género, en su origen sociocultural y, más
allá, en terrenos de las relaciones de poder desiguales entre los géneros, de la subor-
dinación de las mujeres, en las masculinidades establecidas, en la cosificación del
cuerpo de las mujeres etc.
Así mismo, en cada paso de la construcción del árbol y, en la medida en que se desa-
rrollen las discusiones, la persona facilitadora debe entregar y explicar la información
sobre la situación de las violencias contra las mujeres, a nivel local.

ACTIVIDAD 6: ¿A DÓNDE QUEREMOS LLEGAR? (30 minutos)


La detección y análisis de los problemas es el paso obligado para la identificación de los objetivos de
la estrategia. Estos objetivos permiten describir la situación a futuro, dan cuenta de lo que se desea
alcanzar, el cambio que se persigue y resuelven el interrogante de “A dónde queremos llegar”.
No sólo basta detectar el problema que se quiere cambiar, sino que también se debe definir y pro-
yectar cuál es ese cambio que se busca, hacia qué nuevo escenario se quiere llevar o cambiar una
situación problemática. Por consiguiente, a continuación se definen los objetivos o los cambios
deseados que quiero lograr con la estrategia.

· Ejercicio del árbol de objetivos


Para esta actividad es necesario transformar el árbol de problemas realizado en la actividad anterior
en un “árbol de objetivos”. Este árbol se construye detectando las situaciones contrarias a los pro-
blemas señalados en el árbol construido en la actividad anterior.
Con este fin, las situaciones negativas descritas en el árbol de problemas deben ser reformuladas y
expresadas en situaciones deseadas. De esta manera, de cada uno de los problemas del anterior
árbol, se expresa la situación que se espera que suceda al resolver el problema.

El grupo debe analizar las posibilidades que se tienen de alcanzar los objetivos planteados
y así transformar los problemas detectados en el anterior árbol de problemas. Así mismo,
debe preguntarse sobre qué problemas al ser intervenidos ofrecerían más posibilidades
de llevar a los objetivos propuestos y a mayores beneficios.

50 Así mismo, para detectar objetivos que no pueden alcanzarse, en la discusión se deben
incluir consideraciones sobre las capacidades técnicas y financieras locales para la imple-
mentación de la estrategia y, primordialmente, se deben considerar los aspectos locales
sociales, culturales, económicos y de orden público o de conflicto armado.
Los objetivos tienen que ser realistas y deben plantearse dentro de los límites de lo que es
posible. De lo contrario, es mejor suprimirlos.
Cada grupo debe completar el ejercicio de manera que pueda hacer visible en el dibujo del árbol, la
secuencia de objetivos, de la siguiente manera:
En las raíces, los objetivos específicos: Las causas de los problemas se convierten en objetivos
específicos, en las raíces del árbol.
En el tronco, el objetivo general: El problema central se convierte en el objetivo general, y está
ubicado en el tronco del nuevo árbol de objetivos.
En las ramas, los frutos son los efectos positivos: Las consecuencias del árbol de problemas, se
convierten ahora en fines o efectos positivos de la situación deseada. Estos efectos positivos son los
“frutos” en el árbol de objetivos.
Al final del ejercicio, los objetivos definidos deben ser consignados en la matriz de creación
colectiva.

Ejemplo:
Ante el caso del municipio A en el que se plantea: “la violencia de pareja es percibida por la
comunidad como un asunto aceptable, natural y privado”, el objetivo general correspondiente
debería apuntar a que en A se reconozca la gravedad de la violencia de pareja y su impacto en la
vida de las mujeres, las familias y de la comunidad.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:

Se ha discutido y analizado la problemática local de las violencias de género.


Se ha definido un problema central, sus causas y consecuencias.
De los problemas identificados se han definido los objetivos de la estrategia.

51
Paso 6. Denición de los
grupos meta
Objetivos:
El grupo base entiende la importancia y la utilidad de aplicar un enfoque diferencial en la
estrategia.
Se definen los grupos meta
Se reúne información sobre los grupos meta
Resultados:
Al final del Paso 6 se contará con los grupos meta definidos
Resumen:
Mediante una serie de ejercicios la persona facilitadora explica la importancia de aplicar un
enfoque diferencial –con especial énfasis en un enfoque de género- durante todo el proce-
so de la estrategia. Al final de la jornada se habrán definido los grupos meta de la estrategia.

Ante los objetivos definidos en el paso anterior, a continuación, es pertinente la pregunta sobre: ¿A
través de quién o de quiénes se pueden lograr los objetivos planteados? ¿A quiénes se debe incluir,
influenciar o comunicar para lograr los objetivos? Estas personas y grupos serán los “grupos meta”
de la estrategia.

ACTIVIDAD 1: APLICAR UN ENFOQUE DIFERENCIAL (30 minutos)


Antes de que el grupo base se ponga en la tarea de definir los grupos meta de la estrategia, se debe
comprender qué es y para qué sirve un enfoque diferencial en este paso estratégico de la moviliza-
ción. Con este propósito se desarrolla el siguiente ejercicio:
· Ejercicio del paseo familiar
La persona facilitadora plantea al grupo la siguiente situación:
Hace mucho tiempo no tengo en familia una actividad recreativa y tengo muchas ganas de hacer un
paseo de olla al río, pero debo convencer a quienes integran mi núcleo familiar:
- Mi pareja: quien está últimamente muy preocupado(a) por la economía doméstica, no tiene un
trabajo fijo, sus ingresos son mucho menores que el año pasado y, por todo esto, sólo habla de
dinero, ahorro y austeridad. Está en contra de cualquier gasto y me ha pedido que suprimamos los
paseos familiares costosos.
- Mi mamá: una señora de 81 años, quien siempre ha insistido mucho en los temas de la familia y en

52
promover la unión familiar. Tiene algunos problemas de salud, sufre de dolor de huesos y el médico
le ha pedido que tome sol y haga ejercicios de estiramiento. Ella piensa que el agua de río es muy fría
para sus huesos y teme resbalar en las piedras.
- Mi hijo: tiene siete años, le gustan las pelotas de colores. Le encanta jugar con tierra y agua, pero
hace un tiempo no quiere moverse de la televisión y de los juegos de computadora.
Al terminar, la persona facilitadora pregunta al grupo sobre posibles ideas y argumentos para con-
vencer a su familia para ir al río.
Al terminar, la persona facilitadora pregunta al grupo sobre posibles ideas y argumentos para
convencer a su familia para ir al río.
Dependiendo del espacio y del tiempo disponibles para el ejercicio, tres personas voluntarias
pueden interpretar a cada uno de los personajes de la familia, teniendo muy en cuenta las
características que se dijeron de cada una. Ante ellas pasan otras personas voluntarias para tratar de
convencerlas con argumentos y actitudes diferentes de acuerdo con cada personaje.
No obstante, si no hay condiciones para desarrollar esta dramatización, la persona facilitadora
puede encargarse y ella misma preguntar al grupo sobre las ideas y argumentos que les parezca
convincentes para su familia.
Después de escuchar varias ideas, pregunta sobre cómo convencer a cada persona, por separado,
teniendo en cuenta las características señaladas para cada una. Atiende algunas respuestas hasta
asegurarse de que se digan alternativas y argumentos muy diferentes dirigidos a cada persona, de
acuerdo con lo que describió. Por ejemplo:
- Para la pareja: El paseo de río es muy económico porque la diversión está en la naturaleza, el río y
el sol. Con una salida de muy bajo costo se puede asegurar la diversión para todos.
- Para la madre: El paseo al río promueve la unión familiar y además, el contacto con la naturaleza y
el sol son beneficiosos para la salud. Existen en la orilla lugares a salvo de accidentes relacionados
con el agua fría y las piedras lisas.
- Al hijo: Se le puede prometer el juego con una pelota de colores en el río. Le estará permitido jugar
con el agua y la tierra.
La persona facilitadora hace notar que incluso el tono de voz y el vocabulario que usó para hablar
con cada una de las tres personas fue diferente, especial y específico, según se requería en cada
caso, por tratarse de tres personas diferentes en cuanto edad, nivel de educación, intereses, etc.
Para finalizar, se debe llamar la atención sobre el hecho que aunque su intención era una sola – la de
convencer a toda la familia para tomar la decisión y realizar “un paseo de olla al río”- expresó su soli-
citud y sus argumentos, de tres maneras diferentes. Necesitó enfocarse en cada persona para hablar
en su lenguaje y referirse a sus diferentes intereses y requerimientos. Igualmente se debe señalar,
que si hubiera convocado a las tres personas con un único discurso y argumento –por ejemplo, los
que usó con el hijo- sólo él habría mostrado interés, mientras los demás, seguramente no.

Así mismo ocurre cuando queremos dirigirnos a una comunidad conformada por distintos grupos
humanos con diferentes necesidades, intereses y maneras de acceder a la comunicación.
Por consiguiente, el trabajo de la jornada será definir los diferentes públicos o grupos meta, que son

53
a quienes se va a dirigir la estrategia. Estos grupos son a quienes deben llegar los mensajes de las
acciones de movilización social para lograr los objetivos propuestos en el paso anterior. Al definir-
los y conocerlos, posteriormente, cada grupo podrá conocer las posibilidades, las oportunidades y,
así mismo, los posibles obstáculos de la comunicación con cada uno de ellos.
Durante el transcurso de las actividades de las jornadas de creación colectiva, en
medio de las discusiones sobre la problemática local de las violencias de género y
sobre los grupos meta, las persona suelen, de manera espontánea, manifestar sus
puntos de vista, preocupaciones o, así mismo, pueden tener ideas o encontrar solu-
ciones ante los problemas.
Por ejemplo, en la discusión para la definición de los grupos meta, las personas pue-
den señalar faltas de información o la poca sensibilización que observan en materia
de violencias de género. Así mismo, pueden tener ideas sobre medios originales de
comunicación para dirigirse a determinado grupo meta.
La persona facilitadora debe tomar nota sobre las intervenciones, para posterior-
mente recordarlas cuando se llegue al punto de la definición de los contenidos y de
la selección de medios y modos de difusión de los mensajes.

ACTIVIDAD 2: SEGMENTAR EN GRUPOS (40 minutos)


Uno de los momentos más delicados y que requiere más análisis y discusión, en la creación de la
estrategia, se refiere a la definición del grupo poblacional al cual se dirigirán las acciones de movili-
zación.
Este paso resolverá el interrogante de “a quiénes se necesita incidir o movilizar para lograr el objeti-
vo y transformar el problema planteado”. Existen muchas maneras de llamar a estos grupos que son
las personas a quienes van dirigidos los mensajes y las actividades de movilización: población o
grupo meta, público objetivo, destinatarios, receptores, etc.
La labor debe ser la de organizar y diferenciar los grupos meta, de acuerdo con características comu-
nes, que pueden ser básicamente:

- Psicológicas: Estilos de vida, tipos de personalidad, creencias etc.


- Demográficas: Edad, sexo, cultura, grupo étnico etc.
- Socioeconómicas: Estrato económico, poder adquisitivo y social, etc.

Ejemplos:
· Una estrategia contra la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes, relacionada con los

54 viajes y el turismo, en un puerto del Caribe, definió que su grupo meta principal tenía que ser el de
adolescentes que hacen trenzas a visitantes en la playa. La descripción de este grupo meta
especificó, entre otras cosas, que ellas eran “habitantes del casco urbano, entre los 16 y 21 años,
de educación básica y media…”. Sirve toda la información disponible sobre el grupo meta.
· En el municipio B se priorizó el trabajo sobre el problema del imaginario local según el cual se creía
que “las mismas niñas tienen la culpa de las violencias, sobre todo de la explotación sexual.
Posteriormente, el grupo base definió a “los medios locales de comunicación masiva” como uno de
los grupos meta de su estrategia. El grupo llegó a esta conclusión al considerar que entre los secto-
res de la población que más podían transformar este grave imaginario, los medios tenían la mayor
influencia en la comunidad.
· En el municipio C se observó que las vecinas y vecinos son quienes más ayudan a la detección de los
casos de violencia de pareja, y son quienes más denuncian, por tanto, se consideró a estas personas
como parte de un grupo meta.
· En el municipio D, uno de los problemas que agudizaba una percepción negativa sobre la seguri-
dad de las mujeres en sus vecindarios, se refería a la violencia que ellas debían afrontar por cuenta
de muchos de los “piropos” y expresiones que a nivel local tenían formas agresivas y denigrantes. En
vista de que muchas personas señalaban las inmediaciones de las obras de una importante cons-
tructora, como lugar de las agresiones, un grupo meta fue definido como los obreros y trabajadores
de esta empresa.

La persona facilitadora debe procurar que se eviten las definiciones demasiado


amplias y generales de los grupos meta como, por ejemplo: “las personas jóvenes
del municipio”. Al respecto, se debe explicar la importancia de partir por analizar una
diferenciación entre mujeres y hombres.

Hasta hace unos años, era muy frecuente dirigirse a la población de “los colombia-
nos” tomando al varón como un sujeto neutro y referente universal. De esta manera
se invisibilizaba a las mujeres y se negaba la existencia de desigualdades para ellas
en el acceso a las oportunidades y al ejercicio de los derechos humanos.
En la definición de grupos meta de la estrategia de movilización social, importa
especialmente el reconocimiento a un acceso desigual, entre hombres y mujeres, a
la información y a los medios de comunicación masiva. Sobre este punto se debe
analizar si existen medios de comunicación que son preferidos o más utilizados espe-
cialmente por las mujeres; mientras que otros, por los hombres.

55
No obstante, esta segmentación no puede ser la única, sino que se debe considerar
un enfoque diferencial en cuanto a la situación, las necesidades, los intereses y las
formas de comunicación y de acceder a la información, entre los diferentes grupos
de mujeres, como reconocimiento a una diversidad de mujeres rurales, mujeres urba-
nas, niñas, adolescentes, adultas, campesinas, obreras, amas de casa…
A continuación, con cada uno de los grupos meta se debe definir cuál es el cambio que se pretende
de cada uno.
Al final del ejercicio, los grupos meta como sus correspondientes objetivos deben quedar consigna-
dos en las columnas correspondientes de la matriz de la estrategia, como la que sigue:

Fragmento de la matriz de creación colectiva de la estrategia

Grupo meta Objetivos de grupo meta


Tenderos y tenderas de los graneros y de Reconocen la violencia de pareja como un delito y
los almacenes de víveres de barrios A, B y C. una violación de los derechos humanos.
Se unen a la labor de difusión de la prevención de
las violencias de género en su barrio.

ACTIVIDAD 3: CONSTRUCCIÓN DEL PERSONAJE: “DICEN QUE…”


(40 minutos)
Por medio de la siguiente actividad se entenderá la importancia de contar con información comple-
ta sobre el grupo meta para definir los argumentos y las formas de comunicación que se requieren
para convencerlo o para “movilizarlo” hacia la transformación del problema. Con este fin, la persona
facilitadora entrega a cada grupo una fotografía o una imagen de cuerpo entero de un personaje
que pueda representar uno de los grupos meta elegidos por cada grupo.
Por ejemplo, si uno de los grupos de trabajo ha elegido como grupo meta a las adolescentes estu-
diantes, entre los 12 y 15 años de edad, recibe la imagen de una adolescente estudiante quien será la
representante promedio de su grupo meta. De esta manera, la persona facilitadora debe contar con
una variedad de imágenes de diferentes personajes clave en la problemática de las violencias de
género, entre otros, un político, una mujer rural, un hombre indígena, un joven, una madre cabeza
de familia, un docente etc.
Se pide que cada grupo elija un nombre a su personaje y le defina un perfil por medio del siguiente
juego que se desarrolla al interior de cada grupo de trabajo: Alguien inicia anunciando que sobre
esta persona… “Dicen que la persona A (el nombre del personaje)….” “Dicen que a A le gusta….” “Di-
cen que A es amiga de…”
Y de esta manera, a continuación las personas responden qué suponen que se dice. La pregunta
debe ser repetida hasta que se conforme un perfil sobre el personaje.
Todas las personas discutirán el rol del personaje en materia de violencias de género. Se busca seña-
lar del personaje características positivas y otras negativas como, entre otras, imaginarios, creencias
y estereotipos relacionados con las violencias de género.
Este personaje se retomará a lo largo de todo el proceso de diseño de la estrategia ya que servirá

56 como ejemplo del tratamiento que debe tener cada uno de los grupos meta.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Grupos meta definidos.
A cada grupo meta le corresponde al menos un objetivo, el cual explica qué se quiere
lograr de cada uno.
TERCERA JORNADA DE CREACIÓN COLECTIVA
En la tercera jornada de creación colectiva se lleva a cabo el Paso 7 de la estrategia, sobre la defini-
ción de los contenidos y mensajes de las actividades de movilización social. De esta manera, des-
pués de la definición de los grupos meta y un análisis sobre sus hábitos y costumbres, en la primera
parte de la jornada se definirán los contenidos y mensajes que requiere cada uno de ellos para
lograr los objetivos y el cambio deseado.
Por su parte, en la segunda parte de la jornada se desarrolla el Paso 8, sobre los medios y modos que
se usarán en las acciones de movilización. Este paso responderá a los interrogantes sobre cómo y
mediante qué se puede hacer llegar los contenidos y mensajes definidos en el paso anterior y así
“mover” a esos grupos meta hacia el cambio deseado.

Materiales:
- Una página con un testimonio diferente para cada grupo de traba-
jo, de una víctima o de un agresor, o de una persona vecina o de
cualquier personaje que haga parte en un caso de violencias de
género.
- Fichas de colores amarillas, rosadas, azules y blancas
- Video beam para la proyección de imágenes y mensajes.
- Imágenes de mensajes que serán discutidos en plenaria.

57
Paso 7. Denición de contenidos
y mensajes
Objetivos:
Definir los contenidos y mensajes de las actividades de movilización teniendo en cuenta las
particularidades de cada grupo meta elegido.
Resultados:
Mensajes, medios y modos definidos para cada grupo meta.
Resumen:
Cada grupo define los contenidos de los mensajes dirigidos a los diferentes grupos meta,
después de un análisis sobre la información que se requiere para lograr el cambio perse-
guido. A partir de estos contenidos define los mensajes de campaña, así como dónde y
cuándo ponerlos a circular en la comunidad.

Después de haber definido los problemas a abordar, los objetivos y los grupos meta, el paso
siguiente consiste en definir qué argumentos, qué información o qué mensajes requiere
cada uno de los grupos meta para impulsar su transformación o su movilización, y así, alcan-
zar los objetivos propuestos.
Para definir los contenidos, el grupo base debe antes adquirir o mejorar sus habilidades
para reconocer imaginarios, estereotipos o sexismos que promueven las violencias de géne-
ro y, de esa manera, evitarlos en lo posible. Con este fin, espera una intensa jornada de aten-
ción, reflexión y de importantes discusiones en torno a cuestiones que, aunque eran arrai-
gados para la comunidad, seguramente no se habían discutido antes y eran invisibles.

ACTIVIDAD 1: A LA CAZA DE IMAGINARIOS (40 minutos)


Esta actividad sirve para reforzar la capacidad de detectar imaginarios y confrontarlos con argumen-
tos y realidades, así como, para identificar derechos que son vulnerados por pautas socioculturales
que existen en torno a las violencias de género.

· Ejercicio de imaginarios vs realidades

58 La persona facilitadora entrega a cada grupo una página con un testimonio de una víctima o de un
agresor, o de una persona vecina o de cualquier personaje que haga parte en un caso de violencias
de género. Este testimonio presentado no puede tener juicios ajenos o de terceras personas, sino
que expresa el punto de vista de la víctima o del personaje y su exposición de motivos. Cada caso
representa una forma diferente de violencia. Ejemplo:
Carolina* (23 años), cuenta su historia:

Antes de casarme tenía muchas amigos y amigas y me gustaba arreglarme bonita y salir los
domingos al río, a la cancha o al parque con ellos… Todavía soy muy joven, pero esas eran cos-
tumbres que ya no tuve más. Es que Raúl me tiene prohibido salir con amigas o que me visiten…
Es que mire y le explico: desde novios, Raúl siempre me dijo que si nos casábamos yo ya no podía
tener mis amigas y yo acepté porque cuando una se casa tiene que cambiar sus prioridades y
más yo que tengo dos niños pequeños uno de cinco y otro de seis años. Entonces ellos necesitan
mucho más de su mamá, porque ni modo, con los hijos es así… Por eso paso el tiempo en la
casa, haciendo lo básico que toca: limpiar, lavar la ropa, planchar, cocinar, cuidar a los hijos, aten-
der al marido… Raúl es muy trabajador y muy buen padre: él paga todas las cuentas del colegio,
la salud y los alimentos. Todos los días vuelve muy cansado del trabajo, llega a comer, se va un
rato con el compadre en la tienda o en la puerta de la casa, y luego se va a dormir, para madrugar
al otro día a trabajar fuertemente.

Eso es así porque, venga le explico: de los dos, Raúl* es el que trabaja y por eso él es el único que
aporta a la casa. Entonces él decide las cosas… Él dice que en las vacaciones vamos a visitar a sus
familiares en tierra caliente. Mis padres viven más cerca, pero en tierra fría y Raúl dice que él no
siente que descansa si no es en tierra caliente. Y pues como yo no tengo trabajo entonces las
vacaciones son prácticamente para él y para los niños, que están estudiando y también deben
descansar. Claro que también descansamos los domingos… Mientras Raúl se va de futbol con
sus amigos, yo me quedo con los niños, le preparo el almuerzo y se lo llevo hasta la cancha… Allá
almorzamos todos juntos y luego llevo a los niños a que jueguen al parque, que queda ahí al
lado de la cancha donde Raúl me está mirando para que no hable con nadie más ni se me acer-
que nadie. Mariela* era la única amiga que me quedaba y ella venía a visitarme y me traía avena
y galletas -porque su papá tiene una panadería-, y nos reíamos mucho y ella me sacaba de la
rutina, prácticamente. Pero me tocó decirle: 'Amiguita, Raúl no quiere que venga más, porque él
cree que usted me está aconsejando que me separe, y dice que usted debería conseguirse un
marido y no andar sola por la calle buscando lo que no se le ha perdido'.

Ella se molestó mucho con eso y me dijo que “cómo me ponía a hacerle caso a ese señor como si
fuera una niña chiquita con el papá… que tan “boba” me dijo. Yo le dije que “qué quería que
hiciera… que si él me dejaba, ella no me iba a mantener a mí y a mis dos hijos”.

En esas Mariela estaba más brava que nunca y se fue y no la he vuelto a ver. Ahora me arrepiento,
pero no voy a buscarla porque no quiero contrariar a Raúl. Él dice que yo estoy muy joven y boni-
ta, y que como me ama demasiado, por eso me tiene que cuidar bien y yo no puedo salir de la
casa, sino solamente con él. Sé que es un sacrificio que hago por mis hijos y mi esposo, pero me
hacen falta mis amigas, salir, mis familiares… Aunque agradezco a Raúl por mantenerme a mí y
mis hijos…que son sanos y felices… Siento una soledad muy grande, siento tristeza… No tengo ni
siquiera a quien confesarle que se me han ido hasta las ganas de vivir. Aunque no trabajo y soy
demasiado joven todavía, ya me siento muy cansada en el cuerpo y en el alma…
59
* Nombres ficticios según solicitó la persona del testimonio
En cada muro diferente, o en secciones diferentes en un tablero, se ponen separados cuatro grupos
de fichas diferenciadas por sus colores, como se explica a continuación. Los grupos contienen, por
un lado, “argumentos” y, por otro lado, “imaginarios”, como por ejemplo, así:

Fichas amarillas, cada una, con un imaginario escrito:


- La violación es una relación sexual.
- Las mujeres provocan la violencia sexual.
- Los agresores son enfermos mentales.
- A las víctimas se les nota.
- La violencia intrafamiliar es un asunto privado.
- La violencia contra las mujeres es culpa del alcohol.
- No se puede evitar, sino que se debe asumir.
- La violencia es normal en las relaciones de pareja.
- Los hombres también son maltratados por sus parejas en la misma medida.
- Amar implica sufrir.
- A las mujeres les gusta que les peguen.
- Dicen que no, pero sí quieren.
- Algo haría para que le peguen.
- Los hombres son impulsivos, ellos no se pueden contener.
- Todos los hombres son así.

Fichas rosadas, cada una con una realidad que invalida los imaginarios:
- La violencia sexual no es una relación sexual es una imposición de poder y subordinación contra
la mujer.
- La mayoría de las violencias de género ocurren en el ámbito familiar.
- La mayoría de los agresores son personas conocidas por la víctima.
Fichas azules, cada una con una norma colombiana sobre las violencias de género:
- La Ley 1257 de 2008 se refiere al daño patrimonial como: “Pérdida, transformación, sustracción,
destrucción, retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos perso-
nales, bienes, valores, derechos o económicos destinados a satisfacer las necesidades de la
mujer”.
- “Por violencia contra la mujer se entiende cualquier acción u omisión, que le cause muerte,
daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de
mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad,
bien sea que se presente en el ámbito público o en el privado.” La ley 1257, de 2008.

Fichas blancas, cada una, con un derecho fundamental:

· El derecho a la vida

60 ·
·
·
·
El derecho a la libertad y seguridad
Derecho a disfrutar la salud física y mental
Derecho a no ser sometida a torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes
El derecho a ser iguales ante la ley
· Derecho a no discriminación
· Derecho a la igualdad de oportunidades
Algunas de las fichas que pueden ser más usadas deben contar con un número de copias que coincida
con el número de grupos de trabajo.
En cada grupo se hace una primera lectura del testimonio que les correspondió y se distribuyen las
funciones: la mitad de las personas del grupo se denominan “defensoras”, y la otra mitad “cazadoras
de mitos”.
Las defensoras buscarán en los muros con las fichas de “derechos fundamentales” y de “normatividad
colombiana”, las fichas que contengan los argumentos pertinentes al caso que analizan. Por su parte,
las personas cazadoras de mitos buscan en el muro de “Imaginarios” aquellas creencias, estereotipos
o mitos que incidieron en el caso. Así mismo, buscan en el muro de “realidades”, los datos o los argu-
mentos que invalidan ese mito o imaginario.
Posteriormente, cada grupo relaciona los diferentes elementos reunidos por las personas defensoras
y cazadores de mitos y reconstruye la historia de la persona del testimonio analizado.
Cada uno de los grupos expone en plenaria el caso que le correspondió y explica por qué escogieron
determinados argumentos; cómo se aplican los imaginarios al caso y qué información sirve para inva-
lidarlos.
Al finalizar, la persona facilitadora explica la manera como esos argumentos, leyes, datos y derechos
reunidos se pueden convertir en los contenidos que los personajes (víctimas, agresores, personas
funcionarias, comunidad y demás que intervienen) de los testimonios deberían tener, porque con esa
información, cambiarían imaginarios, exigirían sus derechos y su historia, por tanto, sería diferente.
Por consiguiente, en la siguiente actividad, los grupos definirán –de esta misma manera- cuáles son
los contenidos y argumentos que cada uno de sus grupos meta requiere para “cambiar su historia”.

ACTIVIDAD 2: QUÉ DECIR, QUÉ COMUNICAR (40 minutos)


En esta actividad la pregunta central se refiere a qué información, conocimientos, argumentos o
habilidades hacen falta para movilizar a cada grupo meta y avanzar hacia los objetivos planteados.
Después de definir mensajes y contenidos en la presente actividad, las siguientes actividades y
ejercicios servirán para que los grupos los evalúen y los ajusten, desarrollando un sentido más críti-
co con respecto a todos los elementos que componen un mensaje, un acto comunicativo o una
acción de movilización. Estos mensajes y contenidos acompañarán las acciones de movilización que
se definirán posteriormente.
Acto seguido, los grupos de trabajo deben reflexionar sobre los contenidos de las actividades de
movilización que cada uno de sus grupos meta requiere para que sea posible el cambio perseguido
por la estrategia.
Los contenidos pueden ser, entre otros, de información, de educación o de sensibilización. Por lo
tanto, ante cada grupo meta se hace la pregunta respecto a qué información o qué idea requiere o le
hace falta al grupo meta para que sea posible el cambio esperado.
61
· Ejemplo:
Ante las violencias patrimoniales y económicas locales, el grupo base del municipio E se dirigió a la
transformación del imaginario arraigado en la comunidad que señalaba que: “La mujer en la casa, el
hombre en la plaza”; imaginario que se remarcaba en una subvaloración de los aportes de las mujeres
en el desarrollo de la comunidad. En este caso, con el objetivo de intervenir en esa tensión local entre
lo público y lo privado, se planteó desarrollar el contenido alrededor de los siguientes puntos:
Se definió que podía servir la utilización de herramientas para generar conocimiento como, entre
otras, posibles análisis cuantitativos disponibles con información desagregada por sexo en materia
de las principales actividades de economía local; así como información sobre las formas de violencia y
de daño patrimonial y económico, en las parejas.
Igualmente, en el municipio E se consideró necesario que líderes y lideresas, y actores públicos y pri-
vados locales debían conocer y apropiarse de los instrumentos y las normas relacionados con el dere-
cho de las mujeres a una vida libre de violencias; para que fueran multiplicadores de la información y
para que orienten positivamente a las mujeres sobre las violencias económicas o patrimoniales.

Cada grupo de trabajo debe consignar los temas de contenido en la matriz de creación colectiva de
la estrategia:

GRUPO META CONTENIDOS

Líderes y lideresas sociales Cifras, datos y análisis disponible sobre el aporte de las
del municipio E mujeres en la economía y el desarrollo local.
Instrumentos y normas relacionados con el derecho de
las mujeres a una vida libre de violencias.

Fragmento de matriz de creación colectiva

ACTIVIDAD 3: ¿CUÁLES SON LOS MENSAJES? (40 minutos)


En esta actividad, el grupo base comenzará por concretar los contenidos definidos en mensajes
claros y convincentes, para lo cual, la persona facilitadora puede plantear la siguiente situación:
“Teniendo en cuenta los contenidos definidos, imaginen que por no más de treinta segundos, ten-
drán a su público meta en frente y, para ese momento, construyan qué mensajes podrían entregarle,

62 para animarlo, convencerlo o impulsarlo a adoptar el cambio o los objetivos deseados”


De ninguna manera se debe sugerir o llevar al grupo base a que intente desarrollar
métodos y metodologías propios de la publicidad, en la elaboración de los mensajes
clave de la estrategia. Por lo tanto, no se puede proponer la definición de este mensa-
je, como la creación del “eslogan” publicitario, el cual requiere conocimientos, habili-
dades y procesos creativos precisos y especializados.
Si se centra demasiado en producir frases que rimen o en emular el lenguaje publici-
tario, el grupo base podría estar sacrificando el contenido definido, o así también, la
riqueza de las formas autóctonas de comunicación y la fuerza expresiva del lenguaje
coloquial de la comunidad.
No obstante, el mensaje debe cumplir ciertas cualidades mínimas y, por tanto, se debe
pedir que sea claro, concreto y que exprese la intención de los contenidos definidos.
Para lograrlo, se pueden explorar herramientas discursivas como, entre otras, la metá-
fora, un humor equilibrado y respetuoso, la paradoja, o cualquier otro elemento que
sirva para llamar la atención del grupo meta.

Cada grupo de trabajo debe consignar los mensajes que se derivan de los contenidos anteriormente
definidos.

CONTENIDOS MENSAJES

Principios de Igualdad y No discriminación. Lo normal es ser diferente


Concepto y formas de sororidad¹, contra Pastusas unidas, jamás agredidas.
las violencias de género.
Si le levantas la voz, que sea para animarla
Cifras, datos e información sobre qué son y
Las violencias en pareja causan daños en la
cuáles son las violencias de género y las
salud, el bienestar y la vida de las mujeres, sus
normativas nacionales relacionadas.
familias y su comunidad.
Afectaciones de las violencias de género en
las mujeres, las familias y la comunidad.

Fragmento de matriz de creación colectiva

El siguiente ejercicio sirve para señalar la importancia de tener en cuenta los requerimientos, intere-
ses y características de los grupos meta, para definir los mensajes.
· Ejercicio del discurso especializado
La persona facilitadora presenta un video. Ver en YouTube “Saussure, semiología y estructuralis-
mo “. Durante menos de un minuto de duración contiene la charla de una persona experta en comu-
nicación y movilización. Anuncia a todo el grupo que se trata de una persona académica muy reco-

63
nocida y que la información que aborda es muy importante para entender el trabajo que se debe
realizar a continuación y que se referirá a la definición de los mensajes.
Sin embargo, el personaje del video utiliza un lenguaje muy especializado y muy difícil de entender
para quienes no están habituados a los discursos académicos sobre la comunicación social.
La persona facilitadora debe dar la impresión de que ha entendido, sin problemas, el discurso del

¹Sororidad: hermandad entre mujeres, percibirse como iguales que pueden aliarse y cambiar su realidad debido a que todas de diversas
maneras han experimentado la opresión.
video y, por consiguiente, pregunta al grupo ¿Qué han entendido? ¿Qué les ha interesado? ¿Cómo
se puede aplicar en una campaña de prevención de las violencias de género?
Después de escuchar algunas respuestas, la persona facilitadora debe revelar que, aunque sí aborda
el tema de los mensajes y la comunicación, se trata de un discurso ajeno a los intereses y a las formas
de comunicación del grupo y que, por este motivo, ha sido muy difícil entenderlo.
Explica que así mismo se revela la importancia de indagar los intereses, las necesidades particulares
y, especialmente, las formas de comunicación de cada grupo meta. Señala que para elaborar los
mensajes, en la siguiente actividad, se debe apelar a la sencillez, a la claridad y, especialmente, tener
en cuenta las formas de comunicación propias de cada grupo meta.

ACTIVIDAD 4: LOS MENSAJES MÁS ALLÁ DE LOS TEXTOS ESCRITOS


(10 minutos)
En las siguientes actividades y ejercicios los grupos evalúan y ajustan sus mensajes y contenidos
diseñados, desarrollando así un sentido más crítico con respecto a todos los elementos que compo-
nen una acción de movilización. Estos mensajes y contenidos acompañarán las acciones de movili-
zación que se definirán posteriormente.
La persona facilitadora explica las posibilidades de la comunicación de un mensaje, las cuales van
mucho más allá del texto o de las palabras:
Numerosas personas expertas de la comunicación coinciden en estimar que las palabras ocupan
del 7 al 35 por ciento de todo lo que se comunica en cualquier conversación; lo demás, son
imágenes, sonidos, posturas corporales, gestos y demás elementos que intervienen activamente
en una comunicación. Para el antropólogo Ray Birdwhistell, pionero del estudio de la
comunicación no verbal, no más del 35 por ciento de una conversación corresponde a las
palabras. Por su parte, la psicóloga estadounidense Flora Davis señala que el 90 por ciento de la
información que se transmite, no es verbal y que, de este porcentaje, cerca del 75 por ciento, es
comunicada de forma inconsciente.¹² De esta manera, en este porcentaje de comunicación
inconsciente es donde con más frecuencia suelen transitar muchos de los imaginarios colectivos
sobre las violencias de género y, particularmente, de las violencias contra las mujeres.

Al hacer un mensaje o planear una actividad de movilización con frecuencia se come-


te el error de confiar excesivamente en las palabras y de descuidar los demás elemen-
tos de la comunicación. Así mismo para poder tener una visión crítica frente a un men-
saje se debe tener en cuenta la comunicación más allá del texto, y observar las imáge-
nes, los sonidos, los gestos y cualquier otro elemento que pueda estar proporcionan-
do información y pueda estar participando activamente en la comunicación.

64
Por consiguiente, el propósito más importante de las actividades para la creación de
los mensajes, es el de llamar la atención del grupo base a cuidar todos los elementos
que en un mensaje tienen la posibilidad de comunicar y de difundir información.
Igualmente, con esta misma habilidad crítica, como receptoras de mensajes, las per-
sonas pueden dejar de ser transmisoras y multiplicadoras de imaginarios sobre las
violencias de género.

¹² DAVIS, Flora. Comunicación No Verbal. Editorial FGS. Madrid, 2010


ACTIVIDAD 5: MENSAJES 100% LIBRES DE IMAGINARIOS (60 minutos)
La persona facilitadora presenta al grupo base una serie de ejemplos de mensajes sobre imágenes
comerciales o, si es posible, mensajes de uso más cotidiano en el municipio, como por ejemplo, foto-
grafías de carteles ubicados en las instituciones gubernamentales, en las tiendas, en los colegios, etc.
Sin presentaciones o explicaciones previas que condicionen la observación espontánea del grupo
base sobre los mensajes expuestos, ante cada uno e ellos, la persona facilitadora pregunta: ¿Qué
mensajes, además de las palabras escritas, tiene esta imagen? ¿Qué otros mensajes perciben uste-
des?. Los siguientes son algunos ejemplos del tipo de mensajes para discutir:
Estereotipos sobre víctimas y victimarios:
Uno de los errores más frecuentes que se observan en campañas de comunicación relacionadas con
la prevención de las violencias de género consiste en que, a pesar de la buena voluntad que puedan
tener sus creadores y creadoras, dejan ver sus propios imaginarios sobre estas violencias.

En muchos casos, la falta de investigación sobre la problemática y, así mismo, de reflexión y análisis
sobre la propuesta que se desarrolla, se refleja en campañas que repiten imaginarios y estereotipos
sobre cómo deben ser y cómo deben verse las víctimas, por ejemplo: mujeres que visten “provocati-
vamente” o que tienen actitudes que “han causado la violencia”, como caminar de noche y solas, en
espacios públicos, etc.
Por otra parte, también reproducen falsos estereotipos sobre cómo deben ser los agresores: sujetos
con “cara de pervertidos” y que, incluso, pertenecen a determinados grupos étnicos y estratos eco-
nómicos etc.
De esta forma, en estas campañas, quienes idearon los mensajes impusieron sus propias percepcio-
nes personales, sus estereotipos e imaginarios, e ignoraron la realidad sobre estas violencias. Por
consiguiente, en lugar de servir a la prevención de la problemática, mensajes de este tipo refuerzan
imaginarios de violencia contra las mujeres.
Entre las observaciones que haga el grupo sobre las lecturas que puede tener el mensaje expuesto,
más allá de lo que dicen las palabras, pueden estar las siguientes:

IMAGINARIO REFORZADO REALIDAD

Las mujeres que visten de determinada manera, Las víctimas no son, en ninguna medida, las
van solas o de noche por la calle, provocan la culpables de la violencia sexual.
violencia sexual. La mayoría de las violencias contra las mujeres
Los agresores suelen ser extraños que aprove- ocurre en su propia casa y los agresores sue-
chan la falta de precaución de las víctimas.

Los agresores no pueden controlar sus deseos


sexuales masculinos, ante estas mujeres.
len ser familiares o conocidos de las víctimas.

El agresor no busca satisfacer un placer eróti-


co. La violencia sexual es ejercida para mani-
festar poder, dominio y control sobre la víctima.
65
Muchas de las violencias sexuales ocurren en la La mayoría de las violencias de género y sexua-
calle, que es el lugar de mayor peligro. les ocurren en la vivienda de las víctimas.
IMAGINARIO REFORZADO REALIDAD

Los agresores suelen ser personas descono- La mayoría de los agresores está entre los fami-
cidas de la víctima. liares o allegados de las víctimas.

A los agresores la maldad se les nota a simple Muchos de los agresores son personas en quie-
vista. Los violentos lucen malvados. nes la víctima y sus allegados confiaban.
Muchos de los agresores ocupan en la familia
lugares que deberían representar autoridad,
cuidado y confianza.

Los daños más graves no siempre son visibles:


En campañas que pretenden sensibilizar sobre el impacto de las violencias de pareja contra las muje-
res, con frecuencia son usadas imágenes en las cuales las víctimas son representadas con evidentes y
muy crudas señales de violencia. No obstante, estas imágenes corren varios riesgos con respecto a
los mensajes que emiten, más allá de las palabras:

IMAGINARIO REFORZADO REALIDAD

Las violencias que son censurables, contra las Los graves daños de las violencias de género
mujeres, son aquellas que dejan marcas físicas no siempre dejan señales físicas. La mayoría de
en los cuerpos. las consecuencias de esta violencia no son

Los daños más graves de las violencias contra las visibles. Las violencias, además de físicas, pue-

mujeres son aquellas que dejan evidencias físicas. den ser psicológicas, sexuales y patrimoniales.

La víctima se reconoce porque tiene en su Las reacciones ante las violencias de pareja
rostro señales del daño y del sufrimiento cau- pueden ser muy diferentes. No obstante, en
sados por la violencia. muchos casos –incluso ante una denuncia
formal-, si las víctimas no aparentan sufrimien-
Si la persona no se ve mal, no es una verdade-
to, tristeza o cualquier otra señal del impacto
ra víctima.
negativo de la violencia, se pone en duda la
veracidad de lo denunciado.

66
Los hombres también deben ser protectores
En muchos de los mensajes que promueven cualidades como, entre muchos otras, la precaución, el
control y la protección, se eligen imágenes de mujeres como protagonistas de los mensajes. Esta
ausencia sistemática de los hombres en este tipo de mensajes, puede estar difundiendo ideas noci-
vas sobre sus responsabilidades familiares:
IMAGINARIO REFORZADO REALIDAD

El cuidado de las demás personas correspon- Socioculturalmente se ha adjudicado a las muje-


de principalmente a las mujeres. res, los roles relacionados con la protección y el
cuidado; mientras que a los hombres, los roles
relacionados con la expedición, la osadía y la
fuerza, entre otros.
Es natural que las mujeres, más que los hom-
bres, sean proclives a desarrollar cualidades Los hombres como las mujeres tienen iguales
como protección, suavidad y cariño. Ellos más capacidades de desarrollar estas cualidades de
bien son rudos y desinteresados en cuanto a cuidado, protección, suavidad y cariño.
los asuntos de la familia.

ACTIVIDAD 6: ALGUNAS CONSIDERACIONES CLAVE (20 minutos)


La persona facilitadora expone los aspectos jurídicos básicos que pueden ser útiles en la elaboración
de los mensajes de la estrategia:
En la planeación del mensaje básicamente se deben tener en cuenta, entre otros aspectos, los
siguientes básicos, algunos de tipo jurídico y otros de tipo especialmente ético:
- Cuando se decide incluir elementos -como imágenes, textos, sonidos o cualquier otro elemen-
to del mensaje- que no han sido creados por personas del grupo base, es necesario cerciorarse
de qué manera se aplican los derechos de autor y autora, los cuales pueden determinar diferen-
tes posibilidades de utilización de los elementos. En Internet, algunas páginas presentan esta
información sobre determinadas imágenes, sonidos, música, artes plásticas, textos, etc.
- Todas las personas tienen el derecho de proteger su imagen. Cada persona tiene derecho a
decidir y administrar su propia imagen y su información personal. De esta manera, puede decidir,
de acuerdo con su voluntad, si reproducir, o de impedir la captación, reproducción, publicación o
difusión de su imagen. Si se utiliza una imagen, en fotografía o video, se debe solicitar formal-
mente y por escrito la autorización de la persona que aparece en la imagen. En este punto existen
varias excepciones; no obstante, la persona facilitadora puede pedir que en términos generales
se debe preferir contar con dicha autorización expresa de la persona.
- No se deben divulgar datos que puedan revelar la identificación de niños, niñas y adolescentes

67
que hayan sido víctimas, testigos o autores de hechos delictivos, salvo en ciertos casos para
garantizar el derecho a establecer la identidad de la víctima o la de su familia, y con la autoriza-
ción de la madre y el padre o, en su defecto, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
- Los mensajes deben responder a necesidades concretas y reales de comunicación.
- Los mensajes no deben ser utilizados para favorecer a medios de comunicación amigos o para
castigar a los críticos.
- De ninguna manera el mensaje puede ser usado para menciones propagandísticas sobre el
gobierno de turno, ni de ningún otro tipo.
- Por último, siempre debemos recordar que el mensaje no debe incluir los valores o juicios per-
sonales, especialmente si promueven la violencia, la superioridad de un género sobre el otro,
regionalismos, racismos ni otros “...potencialmente denigratorios de la dignidad humana o dis-
criminatorios por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión polí-
tica o filosófica como tampoco representar una amenaza a los derechos de los niños” (Corte
Constitucional, T 722 de 2003).

Ejercicio de las investigaciones de campo


La persona facilitadora explica la siguiente actividad que las personas deben traer realizada en la
siguiente jornada:
Las personas que tengan cámara en el celular deben tomar fotos de mensajes que encuentren
en sus sitios de trabajo o sitios habituales y cotidianos. Pueden ser imágenes de cualquier acción
de comunicación: publicidad, señales, logos, avisos, adornos, imágenes decorativas, etc. La con-
dición para elegir estas imágenes es que deben tener más elementos que sólo texto: dibujos o
fotografías; imágenes que, a su vez, deben incluir al menos una persona.
Según el acuerdo al que se llegue con las y los integrantes del grupo base estas imágenes pueden
ser enviadas por correo electrónico a la persona facilitadora o pueden ser llevadas en USB o en CD o
pueden ser descargadas de cualquier otra manera acordada.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Se han definido los contenidos y los mensajes, de acuerdo con los objetivos y los grupo
meta y teniendo como instrumentos de trabajo el enfoque diferencial y los lineamien-
tos básicos de la comunicación no sexista.

68
Paso 8. Denición de medios y
modos de movilización
Objetivos:
· Definir los medios y los modos de las acciones de movilización de acuerdo con las caracte-
rísticas de los grupos meta, detectadas en anteriores ejercicios.
Resultados:
Al final del Paso 8, se habrán definido las acciones de movilización
Resumen:
La persona facilitadora de manera general explica al grupo base la variedad de formas y
medios de comunicación que existen, incluso más allá de los tradicionales y convenciona-
les, para incidir en los grupos meta y así definir las acciones de movilización.
Igualmente, retomando los personajes del ejercicio “Dicen que…” de la segunda jornada de
creación colectiva, el grupo base aprende a detectar los mejores medios y modos para entre-
gar los mensajes y contenidos a los grupos meta. De esta manera, se definen las acciones de
movilización de la estrategia.

Después de haber definido el problema a abordar, los objetivos, los grupos meta, los contenidos y
los mensajes de la estrategia, en el siguiente paso se definirán los “medios y modos” de las acciones
de movilización.
Particularmente, el medio se refiere a la forma de hacer llegar los contenidos y mensajes a los grupos
meta, por ejemplo, con volantes, cartillas, radio, etc., Mientras que, el modo se refiere a acciones diri-
gidas a crear el impacto y “mover” al cambio: ejemplo, una caminata con instancias de decisión por las
vías nocturnas que son percibidas como inseguras por las mujeres; una serenata de toma pacífica de
una reunión de instancias de decisión; una brigada de visitas a las casas del grupo meta, etc.
Al respecto, el grupo base tiene un amplio abanico de posibilidades de elección de formas partici-
pativas convenientes para cada grupo meta, del que se han observando sus hábitos, rutinas y los
lugares y horarios en los que estarían más receptivos a recibir el mensaje.
No obstante, la elección de los modos y de los medios depende en gran medida del presupuesto
que se tenga. Los recursos asignados determinan las posibilidades y también, el número de medios
y modos que pueden ser usados para llegar a cada grupo meta. Sobre este punto también se debe
considerar que el mejor medio es aquel que evitará la dispersión o la pérdida de recursos porque
será el que tenga más posibilidades de llegar justamente a las personas del grupo meta.

69
Finalmente, sobre el medio y modo elegidos, se debe tener muy en cuenta la credibilidad y confianza
que genera en el grupo meta. Ya que aunque, por ejemplo, se haya detectado que la radio y determi-
nada emisora es la más escuchada por el grupo meta, puede ser que ciertos locutores, periodistas o
espacios radiales sean reconocidos sexistas y promotores de violencia contra las mujeres.
Igualmente, los grupos deben reflexionar si el medio o el modo son afines al mensaje. Ya que, por
ejemplo, un reinado de belleza física femenina, resultaría contrario a los propósitos de enfrentar
una serie de imaginarios relacionados con la cosificación de las mujeres.
ACTIVIDAD 7: CUÁLES MEDIOS Y MODOS (10 minutos)
La persona facilitadora explica la diversidad casi ilimitada de posibilidades de medios y, especial-
mente de modos o formas de la movilización. En cuanto a los medios, básicamente, existen dos tipos
que se deben tener en cuenta:
Medios convencionales: Cumplen la función de comunicar o divulgar –como Internet, prensa escri-
ta, radio, tv, vallas, afiches, folletos etc. Fueron creados para efectuar la comunicación y la difusión.
Medios no convencionales: Aparentemente no cumplen la función de difundir mensajes, ni fueron
creados para comunicar, pero pueden cumplir esta labor: camisetas, imanes, lápices, etc.

La elección del medio de difusión dependerá de la información que los grupos de trabajo, con el
apoyo de la persona facilitadora, tengan disponible para definir cuál es el que ofrece más posibilida-
des de llegar particularmente a cada grupo de personas destinatarias del mensaje.
Por su parte, los modos ofrecen aún mayor cantidad de posibilidades dependiendo de la creatividad
del grupo o de su capacidad de encontrar soluciones. Así, los modos pueden ser marchas, plantones,
canciones, obras de teatro, brigadas de información, tomas pacíficas, entre otros.
De hecho, se requieren propuestas creativas capaces de innovar en los modos de incidir con las
acciones de movilización, en una comunidad que seguramente se encuentra saturada de informa-
ción.
La información disponible sobre el grupo meta debe indicar incluso lugares y momentos clave y
estratégicos de reunión donde el mensaje será pertinente.

Ejemplo:
En una campaña de nutrición, se observó que un lugar clave donde el grupo meta discutía con fre-
cuencia sobre los temas relacionados con los alimentos de su familia, era el granero principal del
municipio. Por esta razón, el granero fue elegido como el lugar donde localizar la acción de moviliza-
ción. Igualmente, la información señaló que los domingos en la mañana era el momento más impor-
tante de este negocio de alimentos, porque era cuando más gente se reunía en torno a la compra de
alimentos. Por consiguiente, el domingo se escogió como el día para llevar a cabo la acción de movi-
lización.

Ejercicio del ¿Cómo, Cuándo, Dónde? (90 minutos)


Para explicar la manera de definir el medio o el modo, la persona facilitadora pide a los grupos que
retomen sus personajes creados en el ejercicio “Dicen que…” de la segunda jornada de creación
colectiva, quienes vuelven a pasar al centro de cada mesa de trabajo.
Ahora, los grupos deben crear, por escrito, una agenda de las principales actividades que el perso-

70 naje desarrolla durante tres días: dos días laborales y uno no laboral. Estas actividades deben coinci-
dir con la descripción del personaje, teniendo en cuenta que él o ella representa al promedio de las
personas que conforman su grupo meta.
Una vez concluida esta labor, cada grupo deberá observar atentamente las actividades que desarro-
lla el personaje para detectar dos puntos clave de la agenda: el momento y, así mismo, el lugar más
adecuados y pertinentes para entregarle el mensaje al personaje.
El momento en la semana más propicio para entregarle el mensaje al personaje. Es decir, se
detecta el momento más oportuno ya sea porque es de reflexión, de reunión o de riesgo o
porque de alguna manera el personaje podría estar más dispuesto a escuchar el tipo de mensa-
je que se le quiere dar. Aquí, cada grupo debe responder a las preguntas: ¿En qué momento de
la agenda le entregaría el mensaje, personalmente? ¿En qué momento él o ella estaría más “en
sintonía” para atender o comprender el mensaje?
El lugar elegido debe ser el más indicado para ubicar el personaje a recibir el mensaje, ya sea
porque reúne a más personajes del mismo grupo meta, o porque facilita de alguna manera la
discusión y la sensibilización sobre las violencias de género.
Cada grupo debe detectar en la agenda un punto de encuentro entre el momento y el lugar más
oportuno. Una vez se ha detectado este punto, cada grupo de trabajo debe analizar y decidir sobre
el medio y el modo más compatibles y adecuados de acuerdo con el momento y el lugar detectados.

Para la tarea de definir el momento y el lugar más indicados para contactar un grupo
meta, se debe tener en cuenta, así mismo, el calendario de conmemoraciones, cele-
braciones y, en general, de eventos especiales e importantes de la comunidad. De esta
manera se podrán aprovechar posibles fechas y lugares valiosos para conseguir la
reunión y la atención de los grupos meta, en eventos como fiestas, ferias, jornadas
deportivas, brigadas de salud etc.
El Día del Padre, por ejemplo, puede ser una buena oportunidad para las acciones de
movilización relacionadas con la paternidad, la familia o la violencia de intrafamiliar,
entre otras.

Ejemplos:
En el municipio G la información disponible sobre un grupo meta conformado por las directivas
docentes de los centros educativos ayudó a determinar que a la salida de una junta de trabajo que
estas personas habitualmente celebraban el primer lunes de cada mes en determinado salón de
eventos eran el momento y el lugar propicios para recibir el mensaje. Entre otras razones, en este
momento y lugar no sólo se reunían todas las personas integrantes del grupo meta, sino que ade-
más, se discutían justamente los temas relacionados con el mensaje y los contenidos definidos para
este caso. Al definir este punto, se procedió a analizar y decidir sobre los medios y modos de la movi-
lización adecuados a los contenidos, los mensajes y al momento y lugar escogidos.
71
Al definir el tiempo y el lugar de cada una de las acciones de movilización, se debe
analizar muy bien su pertinencia para evitar interrumpir o entorpecer al grupo meta,
con lo cual los mensajes, en lugar de tener el impacto deseado, tendrían más posibi-
lidades de ser nocivos, o de ser rechazados o mal interpretados.
Por consiguiente, se deberán gestionar, con suficiente tiempo de anticipación, las
autorizaciones respectivas y posibles trámites requeridos por las entidades públicas
como privadas y las personas de los grupos meta.

Al final del ejercicio, cada grupo de trabajo debe consignar los resultados sobre medios y modos, en
la matriz de la estrategia.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Los medios y modos de la movilización han sido definidos de acuerdo con la informa-
ción disponible sobre los grupos meta y el calendario de actividades y eventos espe-
ciales de la comunidad.

72
CUARTA JORNADA DE CREACIÓN COLECTIVA
Por medio de una serie de ejercicios, en la cuarta jornada de creación colectiva, se definen las formas
que se aplicarán para monitorear las acciones de movilización.
Se determinarán y pondrán en marcha los mecanismos de monitoreo y evaluación de la moviliza-
ción. Igualmente, se prepararán y coordinarán las acciones, incluyendo la elaboración total de los
materiales. Finalmente, se establecerán los costos y tiempos de preparación de los materiales y de
las acciones.

Paso 9. Alistamiento

Objetivos:
· Determinar y poner en marcha mecanismos de monitoreo y evaluación de la movilización.
· Preparar y coordinar la acción, incluyendo la elaboración total de los materiales.
· Establecer los costos y administrar los recursos disponibles para la acción.
· Definir tiempos de preparación de los materiales y de las acciones.
Resultados:
· Mensajes y actividades de la estrategia evaluados
· Mecanismos de evaluación y monitoreo definidos y en marcha.
· Proceso de creación evaluado.
Resumen:
Por medio de una serie de ejercicios, cada grupo de trabajo propone formas de monitorear
sus acciones de movilización y finalmente se deciden cuales se aplicarán en la estrategia.

ACTIVIDAD 1: INTRODUCCIÓN (15 minutos)


La persona facilitadora hace un resumen de lo desarrollado hasta ese punto y explica los objetivos
de la siguiente jornada.

73
Esta presentación debe incluir un recuento de los pasos de la estrategia realizados hasta el momen-
to mediante la creación colectiva, de manera que para todas las personas quede en claro la secuen-
cia lógica que se ha seguido.

ACTIVIDAD 2: EXPOSICIÓN DE MENSAJES LOCALES (30 minutos)


De acuerdo con la tarea de investigación de campo, de la jornada anterior, la persona facilitadora
recoge y prepara las imágenes traídas para que puedan ser vistas y discutidas por todo el grupo.
Cada uno de los grupos presenta en plenaria las imágenes o actos de comunicación que sus inte-
grantes encontraron en el municipio, explica su análisis sobre los mensajes que se pueden percibir
en relación con los géneros, y sus propuestas de cambio de los mensajes. La persona facilitadora
genera una discusión participativa y expone sus conclusiones.

ACTIVIDAD 3: AUTOEVALUACIÓN (20 minutos)


La persona facilitadora explica la importancia de evaluar todo el proceso de la movilización, de mane-
ra continua desde la etapa de diseño de la estrategia, para identificar posibles correctivos y evitar
riesgos.
Con este fin, los diferentes grupos aplican el cuestionario de autoevaluación para cada una de sus
actividades de movilización propuestas.

74
PREGUNTA SI DUDO NO PARA RECORDAR

¿Alguno de los mensajes de movili- Siempre debo preferir términos que pue-
zación contiene términos especiali- den ser más conocidos por más personas a
zados que sólo pueden ser entendi- quienes quiero dirigirme. De lo contrario,
dos por determinados grupos? tendría que acompañar el mensaje con una
(Ejemplo: lenguaje médico, términos explicación clara y breve.
legales, etc.)

¿Otras personas han leído el mensa- Sencillez es la clave: usar la menor cantidad
de palabras y términos. Antes de escribir el
je y lo consideran claro? ¿Lo enten-
texto debo definir y jerarquizar las ideas que
dieron?
voy a exponer.
Recordar los conceptos básicos sobre la
oración gramatical.
¿La actividad se dirige a las mujeres
Segmentar la población por sexo es un
y a los hombres o utiliza la forma
primer reconocimiento a la existencia de
masculina de las palabras para refe-
desigualdades en el acceso a la informa-
rirse a ambos? ¿Toma al hombre
ción, a las oportunidades y a los derechos
como referente universal? humanos, entre hombres y mujeres.

Las cualidades, valores o característi- De numerosas fuentes de investigación e


cas de la actividad, ¿son los que información en el mundo sobre las relacio-
tradicionalmente han sido asigna- nes entre los géneros y los derechos huma-
dos a los géneros que le correspon- nos de las mujeres, se ha podido saber que
den? (ejemplo: los hombres son la imagen negativa, sexista y estereotipada
valientes, rudos o independientes; sobre hombres y mujeres, es fuente de vio-
mientras, las mujeres son depen- lencia dirigida hacia ellas.
dientes, frágiles o tiernas..)

¿Promueve patrones de belleza La difusión de patrones únicos de belleza


mostrándolos como los mejores y niega la diversidad étnica y cultural. Igual-
más deseables? mente, la presentación del cuerpo femeni-
no como un objeto, desvinculado
del tema del mensaje, promueve la violen-
cia contra ellas.

Al planear el mensaje se consideró la Existen grupos de personas que afrontan


situación particular de los diferentes problemas graves de acceso a la información,
grupos de mujeres según su cultura, como puede ocurrir, por ejemplo, con mujeres
edad, grupo étnico, etc. indígenas, campesinas, en situación de disca-
pacidad etc.

Al planear el mensaje se consideró la Esperamos que un enfoque diferencial con-


situación particular de los diferentes temple obstáculos que afectan, de manera
grupos de hombres según su cultura, particular, a los grupos de población en el
edad, grupo étnico, etc. acceso a sus derechos humanos.

He considerado la situación de las


personas en situación de discapaci-
dad.
Las personas en una situación de discapacidad
afrontan obstáculos particulares en el acceso a
sus derechos humanos y que las aíslan de la
información.
75
ACTIVIDAD 4: ACUERDOS GENERALES DE MOVILIZACIÓN (40 Minutos)
Todas las acciones de movilización propuestas por los diferentes grupos de trabajo, que a juicio de
la plenaria hayan cumplido satisfactoriamente con el proceso de definición, deben ser agrupadas
en la estrategia general del grupo base de gestión.

No obstante que todas estas acciones han sido definidas bajo unos objetivos determinados, la
persona facilitadora explicará la necesidad de agregar al trabajo realizado hasta ahora algunos ele-
mentos que permitan reconocer todo el proceso como una unidad y no como una serie de eventos
dispersos y aislados. Las siguientes actividades se refieren a algunos de esos elementos.

Nombre de campaña y mensaje sombrilla


El grupo base ha logrado hasta el momento un conjunto de acciones diseñadas de movilización. Si
se implementaran dispersas, estas acciones no tendrían la misma fuerza de impacto en la comuni-
dad, que si se realizan como parte de un conjunto y en un marco de tiempo determinado. Por consi-
guiente, al agrupar estas acciones, el conjunto resultado se puede definir comenzando por “Campa-
ña de prevención de …”, por ejemplo.
Una campaña es un conjunto de acciones, actividades y eventos que surgen de una misma estrate-
gia y que son programados en un tiempo definido, con el fin de alcanzar una serie de objetivos
concretos.
Con este mismo fin, resulta muy útil contar con un “mensaje sombrilla” que, a su vez agrupe todos
los contenidos y los mensajes que acompañan las acciones de movilización. Este mensaje servirá
para que las diferentes acciones y mensajes –aunque estén dirigidos a diferentes grupos meta- sean
reconocidos e identificados como parte de una misma unidad o campaña.
Ejemplo:
Un grupo ha definido una serie de mensajes, medios y modos para sensibilizar a diferentes grupos
meta con respecto a que las violencias contra las mujeres no son normales ni naturales, y son un
delito. De esta manera, todas las publicaciones, declaraciones, y materiales de difusión incluían los
siguientes elementos:

Los gritos y los insultos Mensaje dirigido al grupo meta


también son violencia

76 Cero tolerancia con las


violencias contra las mujeres …

Campaña por el fin de las


Mensaje sombrilla de campaña

Nombre de la campaña
violencias contra las mujeres
Tiempos de campaña:
Las campañas adquieren mayor fuerza de recordación y de impacto si las acciones de movilización y
sus mensajes se presentan en un marco de tiempo definido que las englobe.
Para definir las fechas de inicio y de cierre de la campaña, se pueden elegir fechas importantes rela-
cionadas con el tema, si es posible: el Día Internacional de la No violencia contra las mujeres, el Día
Internacional de las Mujeres, etc. De cualquier manera, es importante indagar sobre la agenda de los
eventos especiales de la comunidad, para evitar que la campaña se ubique en fechas en las que estén
programadas otras actividades.
ACTIVIDAD 5: COMITÉS DE MOVILIZACIÓN (60 minutos)
De acuerdo con todas las propuestas presentadas surge la necesidad de crear diversos comités que
se encarguen de la producción y la implementación de la campaña de movilización. Algunos de esos
comités que pueden requerirse y que deben definirse, son los siguientes:
Comité de producción y logística: Este comité es el encargado de que todos los materiales de las
acciones de movilización lleguen a ser una realidad y estén listos para su implementación. Así mis-
mo, entre otras funciones que le sean asignadas, se encarga de gestionar, ante las autoridades
correspondientes, los permisos o las medidas de seguridad que sean necesarios, para el desarrollo
de las acciones de movilización que los requieran.
Comité de prensa y divulgación: Se encarga de conseguir un mayor poder de convocatoria de la
movilización. Visita los medios locales de comunicación y les brinda las facilidades necesarias para
que apoyen las convocatorias y la correcta difusión de los mensajes de movilización. Algunas tareas:
- Atender las solicitudes de los medios de comunicación
- Organización y preparación de la información dirigida a los medios, la cual debe corresponder
con los contenidos y los mensajes definidos en las jornadas de creación colectiva.

Comité de recursos: No sólo se encarga de la administración de los recursos con que se cuenta,
sino que también busca apoyo para la consecución de los materiales e insumos de las diferentes
acciones de movilización. Algunas tareas del comité:

- Preparación y ejecución de los presupuestos


- Gestión de los fondos
- Realización de un informe financiero

Comité de evaluación y seguimiento: Este comité se encarga de reunir permanentemente indica-


dores y formas de evaluación determinadas por cada uno de los grupos de trabajo, durante todo el
proceso.
Los diferentes comités se reúnen y definen sus propias tareas, cronograma de actividades y resulta-
dos esperados. Al final, cada comité expone en plenaria sus conclusiones y explica sus actividades y
compromisos.
77
La persona facilitadora debe consignar cada uno de los compromisos y acuerdos alcanzados.
ACTIVIDAD 6: PLAN DE PRODUCCIÓN (40 Minutos)
Se desglosan todas las actividades que cada comité debe realizar. Así mismo, para cada actividad de
cada uno de los comités se deben definir fechas, tiempo que se requiere o duración, recursos que se
necesitan y responsables.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Se han definido el nombre de la estrategia de movilización y el mensaje sombrilla.
Las personas del grupo base se han organizado en comités.
Cada comité ha definido un plan de producción

78
QUINTA JORNADA DE CREACIÓN COLECTIVA
En la quinta y última jornada de creación colectiva, se aplicarán los últimos ajustes a la planeación y
producción de las acciones de movilización de la estrategia. Igualmente se definirán las formas de
evaluación del impacto o de los resultados de la estrategia y, así mismo, las personas integrantes del
grupo base evaluarán el proceso de creación colectiva de la estrategia de comunicaciones y movili-
zación social para la prevención de las violencias de género locales.

Materiales:
- Pliegos de papel kraft o periódico
- Marcadores
- Papelógrafo
- Video beam

79
Paso 10. Evaluación
Objetivos:
Presentar los avances de cada Comité de trabajo en la preparación de la Movilización
Realizar ajustes en la planeación y producción de la movilización.
Evaluar el Proceso de Creación colectiva
Diseñar la evaluación de la Movilización Social
Resultados:
Acciones de movilización ajustadas.
Responsabilidades asumidas, en la producción e implementación de las acciones.
Proceso de creación colectiva evaluado.
Indicadores, fuentes de verificación y metodologías de evaluación definidas.
Resumen:
Cada Comité de trabajo presenta los avances en la producción y gestión de la movilización y
propone soluciones a los inconvenientes presentados. En plenaria se toman decisiones y
correctivos. Se construyen indicadores para evaluar la movilización social y se evalúa el pro-
ceso de creación colectiva.

Las actividades de seguimiento y evaluación tienen por objetivo ayudar a comprender el sentido y
los alcances de las acciones diseñadas en la estrategia de movilización social. Así mismo, permite
detectar a tiempo los ajustes necesarios para aplicar en la estrategia cuantas veces haga falta hasta
lograr los propósitos perseguidos.
Debe tenerse en cuenta que la sencillez en la construcción de indicadores facilita los procesos de
evaluación. Entre más indicadores de evaluación se determinen, la tarea será más compleja.
No obstante, se debe evitar la simplificación de la actividad hasta el grado que se pierda el verdadero
objetivo del monitoreo que más allá de mostrar logros cuantificados, debe concentrarse en permitir
un diagnóstico constante sobre el rumbo de la movilización.
Indicadores como, por ejemplo, “el número de camisetas entregadas” o de asistentes a un evento no
dan una información clara sobre el impacto que está teniendo el proceso.
Igualmente, para una evaluación completa e integral deben tenerse en cuenta los problemas, las
dificultades y las equivocaciones que se hayan presentado durante el proceso, ya que de estos pro-

80 blemas igualmente se aprende.

ACTIVIDAD 1: ÚLTIMOS AJUSTES A LA MOVILIZACIÓN (60 minutos)


Cada comité presenta sus avances en la preparación de la movilización, y propone correctivos para
los inconvenientes u obstáculos encontrados. En plenaria se toman las decisiones que hagan falta
para ajustar lo planeado a lo hallado en el contexto en materia de recursos, riesgos, voluntad política
del municipio, alianzas, etc.
ACTIVIDAD 2: ¿PARA QUÉ LOS INDICADORES? (30 minutos)
La persona facilitadora explica la importancia de los indicadores y la manera de definirlos. Así mis-
mo, sugiere las variadas posibilidades de evaluar el impacto de las actividades en los grupos meta.
Entre otras posibilidades, debe presentar las siguientes:
· Registro en los medios de comunicación masiva: aunque en una acción de movilización no se
haya precisado a los medios de comunicación masiva como grupo meta, el registro que ellos hacen
de los eventos puede dar una idea sobre el impacto logrado.
· Iniciativas del grupo meta: Si la movilización ha producido el impacto deseado, personas o sec-
tores sociales pueden manifestar el interés en replicarlo o hacer actividades de prevención de las
violencias en sus lugares de trabajo o vivienda.
· Cambios locales: Actitudes favorables, compromisos asumidos por personas o colectivos de las
instituciones responsables de la ruta de atención a las violencias, o grupos culturales, instituciones
educativas o medios de comunicación locales, pueden resultar de la capacidad de incidencia logra-
da por la movilización.

Pasos para construir un indicador:


1. Analizar el objetivo y los resultados esperados de la actividad.
2. Seleccionar los aspectos o características clave del resultado esperado que se deben medir.

Ejemplo:
En la estrategia del municipio F mediante la cual se espera elevar la seguridad de las mujeres en los
espacios públicos, visibilizar la gravedad de las violencias contra las mujeres e informar sobre la ofer-
ta institucional en materia de abordaje integral de la problemática, se definieron los siguientes
indicadores:

1. Indicadores de resultado 2. Fuentes de indicadores

Cantidad de personas que se integran a En evaluación de la jornada, se realiza una revi-


las acciones de movilización. Porcentaje sión de datos observados por representantes
total de trabajos periodísticos realizados de cada uno de los sitios de las acciones de
por los medios de comunicación locales. movilización. Registro fotográfico y audiovi-
sual y archivos de prensa de los medios.

ACTIVIDAD 3: MATRIZ DE INDICADORES (30 minutos)


La persona facilitadora explica en un papelógrafo la siguiente matriz: 81
Resultados Indicadores de Fuentes de Frecuencia
Actividad
deseados resultado verificación

Caminata, comparsas El grupo meta identifi- Porcentaje de los Cuestionario Una encuesta al
y actividades, con ca las entidades res- estudiantes que de finalizar la
estudiantes ponsables -y sus com- desarrollan correc- evaluación actividad
adolescentes, por el petencias- en la aten- tamente el cuestio-
municipio, haciendo ción de las violencias nario de una activi-
parada en frente de
de género. dad de evaluación.
cada entidad de
atención de las Los medios de comu- Número de entre- Notas de Se observarán
violencias de género nicación local incluyen vistas y notas prensa, radio los registros de
en Protección, Salud en su agenda el tema periodísticas sobre y televisión las actividades
y Justicia. y cubren los eventos el tema y la campa- durante diez
planeados ña días

Cada grupo debe desarrollar la matriz y señalar resultados e indicadores para cada una de las activi-
dades propuestas de movilización.

ACTIVIDAD 4: EVALUACIÓN DE LAS JORNADAS DE CREACIÓN COLECTIVA


(30 minutos)
La persona facilitadora escribe en el papelógrafo las siguientes preguntas en filas diferentes:
- ¿Qué me gustó?
- ¿Qué no me gustó?
- ¿Qué aprendí?
- ¿Qué cambiaría?
- ¿Qué no cambiaría?

Cada persona escribe las respuestas en tarjetas que ubican en la fila correspondiente. Al final, la
persona facilitadora lee los resultados para que todas las personas escuchen.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Se han diseñado las formas de evaluación y seguimiento de la estrategia

82
Paso 11. Puesta en marcha de
la movilización
Objetivos:
Coordinar y apoyar el trabajo del grupo base gestor de la movilización social hasta que se
logren los resultados esperados.
Resultados:
Acciones preparadas e implementadas
Indicadores reunidos
Acciones de movilización evaluadas
Resumen:
La persona facilitadora acompaña y apoya a los diferentes comités de movilización para la
realización de las acciones de movilización.

ACTIVIDAD 1: SISTEMATIZACIÓN DE LA ESTRATEGIA


En el menor tiempo posible después de finalizada la quinta jornada de creación colectiva, la persona
facilitadora debe sistematizar los resultados del trabajo realizado en las cinco sesiones. De esta mane-
ra, podrá dar un mayor orden a la estrategia y, entre otros, debe destacar los siguientes elementos:
- Las acciones de movilización, desagregadas en tareas detalladas.
- Las personas y los comités responsables de cada una de las tareas.
- El orden cronológico de las tareas.
- El orden cronológico de la movilización.
Con esta información, la persona facilitadora podrá comenzar de inmediato un trabajo de acompa-
ñamiento y apoyo que lleve a la realización de las acciones propuestas, por cuenta de los diferentes
comités.
La información ordenada debe ser enviada a todas las personas del grupo base de la estrategia, de
manera que pueda ser revisada y aprobada por todas.

ACTIVIDAD 2: PRODUCCIÓN DE LA MOVILIZACIÓN


Por medio de visitas, mensajes escritos y llamadas telefónIcas, la persona facilitadora monitorea y
apoya la preparación y la implementación de las acciones de movilización.
Así mismo, en la preparación de la movilización, así como en la posterior evaluación, convoca a las
83
reuniones de trabajo de los diferentes comités o del grupo base en general.
La persona facilitadora no sólo sirve de punto de enlace entre los diferentes actores
locales y entre las personas integrantes del grupo base de la estrategia, sino que
debe ser también punto de enlace entre estas personas, y otros posibles grupos
base que en las diferentes regiones del país estén en el mismo proceso de creación
colectiva de estrategias de movilización.
De esta manera, los grupos base de las diferentes regiones podrán compartir ideas,
experiencias e incluso recursos, entre otros beneficios que pueden resultar de una
comunicación permanente con todas las instancias de la movilización a nivel local,
regional y nacional.

ACTIVIDAD 3: LANZAMIENTO DE LA ESTRATEGIA


Después de completar los procesos de diseño y realización, las acciones de movilización pueden ser
presentados a la comunidad.
En este punto, la persona facilitadora debe intensificar un seguimiento y acompañamiento de los
diferentes comités y personas encargadas.
Así mismo, en este paso se pone a prueba la capacidad de difusión y convocatoria de la estrategia. Se
trata de impactar en el grupo meta desde el primer momento, y así también, de llamar la atención de
los medios de comunicación masiva para que participen en la correcta difusión de los mensajes.
Los actos o eventos de presentación pública de la estrategia pueden ser sorpresivos y motivantes si
logran sacar a los grupos meta de la rutina cotidiana.

ACTIVIDAD 4: EVALUACIÓN DE LA MOVILIZACIÓN


Esta actividad se desarrolla de acuerdo con los indicadores y las formas de evaluación establecidas
en la quinta jornada de creación colectiva, con el fin de estimar el impacto de la movilización social
en la problemática local de las violencias de género.
Al respecto, la persona facilitadora reúne y sistematiza los resultados apoyándose, entre otros, en las
posibles fuentes de indicadores y análisis siguientes:

- Indicadores que han sido reunidos de manera permanente durante todo el proceso y que dan cuenta
de los pasos y actividades realizadas: fotografías, listados de participantes, cartas, documentos, for-
matos de evaluación, etc.
- Informes que cada uno de los comités de la movilización debe dar sobre la gestión desarrollada.

84
- Una reunión de evaluación de la movilización con el grupo base gestor de la estrategia.
- Registros de las entidades de atención de la problemática de las violencias de género en el municipio.

Lista de chequeo:
Al final de este paso, se debe contar con los siguientes resultados:
Se han desarrollado las acciones de movilización social
85
Metodología de Comunicación y
Movilización Social
para prevenir las violencias de género