Está en la página 1de 2

EL VALOR DE LOS LIBROS SAPIENCIALES

¿Cuál es el valor de los libros sapienciales y poéticos para nuestra vida espiritual?

Son libros que expresan la experiencia del hombre creyente desde la poesía y la oración.
En el libro de la Sabiduría tenemos una gran riqueza, muchos se acercan a la palabra de
Dios con estudios e investigaciones; pero, algo que se debe tener muy presente es que a
Dios se le llega con el corazón más no con la cabeza llena de conocimientos, que incluso
pueden ser obstáculo para el encuentro con Dios. Y un ejemplo claro lo podemos ver en
nuestros antepasados –abuelos- que nunca tuvieron estudios; pero, una sabiduría inmensa
hacia las cosas de Dios.

En el libro de Job se plantea el gran interrogante de los sufrimientos del justo y de los
secretos caminos de la Providencia; el de los Proverbios recoge toda la sabiduría gnómica
de la tradición israelita; el Eclesiastés estudia la vanidad de las cosas humanas, que llevan
todas el sello de la muerte y de la insatisfacción al alma; el Eclesiástico da consejos
prácticos sobre la vida para ordenarla conforme a la ley divina; el de la Sabiduría razona
filosóficamente sobre los grandes enigmas que torturan el corazón humano.

Aunque muchos libros bíblicos tienen elementos de sabiduría, los libros sapienciales nos
ayudan a fortalecer la Dimensión Espiritual, porque en ellos encontramos una serie de
temas que nos ayudan acrecentar la relación con Jesucristo y a tener un encuentro más
profundo con la palabra por medio de la Lectio Divina. Estos libros se caracterizan por:

 Centrar la vida a la luz de la creación del ser humano a imagen y semejanza de


Dios, con la misión de dominar las realidades creadas y desarrollar todas sus
capacidades.
 Tener pocas referencias a la alianza, la ley y la historia de Israel.
 Ser el ámbito privilegiado para presentar la dimensión universal de la revelación de
Dios a su pueblo.
 Explorar los misterios de la vida, el sufrimiento y la muerte.
 Descubrir y compartir lecciones morales y prácticas para la vida diaria.
 Reflexionar sobre el tema del permio y el castigo divino.
Principales momentos en la vida de la Iglesia donde se puede ver reflejada la
presencia o influjo de los libros sapienciales.

En la oración litúrgica (liturgia de las horas) y en la Eucaristía (salmo responsorial). Estos


son los principales momentos donde el cristiano se alimenta espiritualmente, fortalece su fe
y acrecienta el amor y la relación hacia Dios, el cual, nos ayuda a seguir en esa sintonía de
comunicación y entrega como creatura hacia el creador que es Dios.

¿Cómo podríamos enseñar la literatura sapiencial y poética de manera que crezca en


nuestros fieles el deseo de leer y profundizar en ella?

A partir de entender que Dios es bondad y sabiduría logramos comprender que el hombre
está conectado al actuar salvífico de Dios. Por tanto, la riqueza de poder a hondar en la
literatura sapiencial y poética, puede llevar al fiel a encontrar caminos y ayudas para
alcanzar la salvación y la santidad a la que estamos llamados. Tales como: la alabanza que
encontramos en los Salmos, la justica que encontramos en Job, los preceptos en Proverbios,
la armonización del Cantar de los Cantares y la búsqueda de la Sabiduría Divina en el libro
de la Sabiduría; y otros métodos de crecimiento Espiritual que nos ayudan mucho en la
relación con Dios.

Claro está, que estos métodos de enseñanza deben ser llevados a los fieles con prácticas
sensibles e entendibles; a través de palabras sencillas, de ejemplo bíblicos que lleven al fiel
a confrontar la vida y el actuar de ellos con cada uno de estos libros; logrando en ellos una
profundización al encuentro con la palabra y al mensaje que Dios quiere dejar en sus
corazones, para transformarlo y hacer de cada uno de ellos un mejor cristiano.

Teniendo presente, que estos libros han sido escritos en un tiempo determinado y una
comunidad específica, en el cual el Espiritu Santo es el pedagogo por excelencia, que
concede la gracia de llevar este mensaje a la comunidad actual y de una manera más
específica a las personas que verdaderamente los necesitan. Teniendo en cuenta, que la
Sagrada Escritura es la norma y el actuar del cristiano para crecer en la fe y en la relación
con Dios. Por ello, la literatura sapiencial y poética sirve de base y de prefiguración del
Anuncio Evangélico de Jesucristo, el cual es el fin de cada fiel.

También podría gustarte