Está en la página 1de 28

Bogotá, 10 de mayo de 2010 

Señor doctor 
JOSÉ DARÍO URIBE ESCOBAR 
Gerente General 
Banco de la República 
Ciudad 
uribees@banrep.gov.co 
 
Ref.: Pensiones – Derecho de petición 
 
Asunto: Información compilada 
 
Estimado doctor: 
 
Desde  hace  varios  años  los  pensionados  afectados  con  el  ilícito  gravamen  a  las  pensiones  hemos 
venido recibiendo información, la mayor parte de la cual aparentemente nace al interior del Banco 
de  la  República,  cuya  compilación  realizamos  hace  algunos  días  y  la  anexo  al  presente.  
Consideramos que vale la pena que usted se entere de la misma de primera mano, porque pienso 
que desconoce gran parte de los hechos o versiones, ordene su investigación, y asimismo la aclare, 
junto con mi solicitud de hace unos días mediante mensaje de correo electrónico donde le solicité 
informarme si un pensionado que me llamó a intimidarme a fin de que no siguiera insistiendo ante 
ustedes con el tema de las pensiones está de alguna manera ligado a directivos subalternos suyos,  
molestos y a la vez preocupados por lo que se ha venido descubriendo en relación con este enojoso 
asunto,  según  nos  lo  han  hecho  saber  terceros,  o  es  un  emisario  de  los  mismos  con  tal  propósito 
concreto. 
 
De  otro  lado,  también  para  su  información,  le  remito  copia  de  una  respuesta  parcial  que  me  dio 
recientemente la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, en relación con mi carta de 
fecha de 12 del pasado mes de la cual le envié copia a usted. 
 
Sin otro particular y a la espera de sus comentarios, 
 
Atentamente, 

 
    CARLOS ALBERTO RAMÍREZ DOMÍNGUEZ 
C. C. 8.315.023 de Medellín     
Pensionado 
 
Incl. Lo anunciado 
Copias: Varias 
ESCRITO COMPILATORIO 
 
El  presente  escrito  es  una  recopilación  de  datos  y  análisis  seleccionados  que  tienen  su  base 
primaria  en  comunicaciones  cursadas  al  Banco  de  la  República  a  partir  de  febrero  de  2005  y  en 
datos suministrados en forma anónima, casi todos desde el interior de la entidad. 
 
El  objeto  de  esta  investigación  global  es  determinar  una  serie  de  hechos  relacionados  con  las 
pensiones  atadas  al  plan  de  retiro  voluntario  expuesto  por  la  entidad  a  sus  empleados  y 
funcionarios a partir de 1993 y hasta 2004, y en especial permitir la libre interpretación del lector 
desprevenido,  miembro  de  la  comunidad  de  afectados  o  allegado  a  éstos,  en  el  sentido  de  si 
directivos del Emisor, subalternos del señor Gerente General José Darío Uribe Escobar, realizaron 
alguna gestión que buscara que no les fuera aplicado un ilícito gravamen a esas pensiones con base 
en  conceptos  que  no  eran  de  obligatorio  cumplimiento  dado  que  de  ninguna  manera  las 
enmarcaban. 
 
De todas formas, antes de entrar en materia, conviene preguntarnos si en realidad el Banco se vio 
precisado a aplicar de manera ilícita tal gravamen por una presión del alto gobierno, y directamente 
ejercida por el ex ministro señor Alberto Carrasquilla Barrera, ex funcionario de la institución y a su 
vez  superior  jerárquico  de  la  DIAN,  comoquiera  que  este    organismo  depende  directamente  del 
Ministerio  de  Hacienda.  A  su  vez  el  ministro  del  ramo  es  el  presidente  de  la  Junta  Directiva  del 
Emisor. 
 
 
Las administraciones del Banco de la República 
 
Es  importante  tener  en  cuenta  que  desde  el  mes  de  octubre  o  noviembre  de  2004  el  Gerente 
General de la entidad, señor Miguel Urrutia Montoya, anunció su retiro con el fin de gozar de su 
merecida  pensión  de  jubilación  y  posteriormente  la  Junta  Directiva  nombró  en  propiedad  para 
remplazarlo  al  también  funcionario  del  Banco  señor  José  Darío  Uribe  Escobar,  en  ese  entonces 
Gerente Técnico. No sobra anotar que entre los funcionarios directivos del Banco, la persona más 
idónea  para asumir el cargo ciertamente era el señor Uribe Escobar; sin embargo también influyó 
en su designación el señalamiento que le hizo a la Junta el en ese entonces ministro de Hacienda 
Carrasquilla  Barrera.    También  mereció  el  señor  Uribe  Escobar  el  guiño  presidencial  [ 1 ]  para  tal 
efecto, así como el del gerente Urrutia Montoya, pariente cercano de su esposa la médica Soraya 
Montoya  González  [ 2 ].  En  tales  condiciones  enero  de  2005  marcó  el  límite  entre  dos 
administraciones del Emisor. El señor Uribe Escobar se posesionó como nuevo gerente general en 
dicho mes cuando coincidencialmente empezó a ser ejecutada la medida tributaria a las pensiones 
aludidas. 

                                                       
1
 Sin demeritar la figura del señor José Darío Uribe Escobar, llamado coloquialmente “Jota” al interior del Banco, se ha 
extendido la versión de que es primo del ex senador señor Mario Uribe Escobar, por el lado materno; éste a su vez por 
línea paterna es bien sabido que también es primo del Presidente de la República. 
2
 Ex secretaria de Gobierno en la alcaldía de Bogotá del señor Antanas Mockus, a quien en el mes de septiembre de 
2005 el presidente Uribe le ofreció el cargo de zarina anticorrupción en  remplazo de la señora María Margarita – ‘La 
Paca’ – Zuleta González. 

 
 
 
Los señores Alberto Carrasquilla Barrera y José Darío Uribe Escobar 
 
El señor Alberto Carrasquilla Barrera ingresó al Banco el 7 de octubre de 1985 y durante sus casi 18 
años  de vida laboral en la entidad ocupó varios cargos importantes: director del Departamento de 
Investigaciones  Económicas,  Subgerente  de  Investigaciones  Económicas,  y  últimamente  Gerente 
Técnico antes de ser nombrado por el presidente Uribe como nuevo ministro de Hacienda – junio 
de 2003 ‐ para remplazar en el cargo al señor Roberto Junguito Bonet. Por su parte el señor José 
Darío  Uribe  ingresó  al  Banco  el  1  de  septiembre  de  1993  y  desde  su  enganche  fue  subalterno 
inmediato  de  Carrasquilla  Barrera,  de  quien  sucesivamente  heredó  los  cargos  que  iba  dejando 
vacantes a medida que éste escalaba en la jerarquía de la entidad.  Tan pronto como Carrasquilla 
abandonó el Emisor para asumir el cargo de ministro del gabinete Uribe Vélez, Uribe Escobar fue 
nombrado en el cargo de Gerente Técnico, último puesto desempeñado por el primero. 
 
 
El impuesto sobre la renta a pensiones 
 
El presidente de la República haciendo gala de su profundo fastidio por la clase pensionada del país 
presentó ante el Congreso en 2004 un proyecto de ley que contemplaba impuesto de renta para las 
pensiones  “altas”,  pero  tal  iniciativa  no  halló  eco  entre  los  parlamentarios    y  fue  así  como  el 
gobierno se vio en la necesidad de retirar su proyecto, lo cual hizo finalmente iniciándose el mes de 
diciembre de ese mismo año. 
 
Una versión que circuló por ese entonces señaló que el presidente en uno de sus clásicos arranques 
de ira y soberbia dio la orden terminante de imponer gravamen sobre la renta a pensiones, dado lo 
cual  fueron  impartidas  instrucciones  precisas  a  su  ministro  de  Hacienda  Alberto  Carrasquilla  y  al 
director de la DIAN, señor Mario Aranguren Rincón, hoy en día sindicado de entregar información 
financiera  de  los  magistrados  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia  al  DAS  para  buscar  su  perjuicio.  La 
Oficina  Jurídica  de  tal  organismo  se  dedicó  a  investigar  cuáles  pensiones  eran  susceptibles  de 
gravamen y descubrió que efectivamente había unas de ellas que tenían carácter indemnizatorio, 
dado lo cual estaban sometidas a impuesto de conformidad con la Ley 223 de 1995 puesto que no 
eran reconocidas por la Ley 100 de 1993. Se informó que la presidencia contrató los servicios de un 
prestante abogado, ya fallecido, quien acomodó las normas legales para sustentar esa posición. Fue 
así como nació el concepto tributario 089507 de 22 de diciembre de 2004, el cual revocó el 060364 
del  22  de  septiembre  de  2003  que  obligaba  a  someter  a  retención  en  la  fuente  también  las 
pensiones reconocidas en convenciones colectivas. No sobra anotar que el Banco de la República 
nunca acató este último concepto citado, supuestamente “de obligatorio cumplimiento”. 
 
 
Las pensiones reconocidas por el Banco Emisor, gravadas 
 
La  versión  contada  por  anónimo  a  la  cual  se  hace  referencia  manifestaba  que  el  ministro  de 
Hacienda Carrasquilla, aprovechando su posición forzó, a través de su nuevo gerente general Uribe 

 
Escobar,  amigo  y  ex  subalterno  suyo,  al  Banco  de  la  República  a  acatar  la  norma  tributaria  en 
relación con las pensiones del plan de retiro voluntario que tuvo lugar entre noviembre  de 1993 y 
finales de 2004 cuyos beneficiarios no tenían las edades para gozar de pensiones de vejez (damas, 
55 años, varones, 60), no obstante que éstas habían sido reconocidas a la luz de la Ley 100 de 1993. 
De  esta  forma  el  Banco  se  convirtió  en  la  entidad  piloto  y  pionera  en  la  aplicación  de  tal  norma; 
poco  tiempo  después  otras  empresas,  como  la  Empresa  de  Teléfonos  de  Bogotá,  ETB  y  el 
Acueducto de Bogotá, entre otras, actuaron tal y como lo hizo el Emisor con sus pensionados. 
 
Cabe  anotar  que  el  Banco  de  la  República  negó  por  escrito  tal  versión  alegando  su  legal 
“independencia” y asimismo se resistió sistemáticamente a levantar el injusto e ilegal gravamen, sin 
solución de continuidad hasta  el presente. 
 
Luego  de  ejecutar  la  medida  inherente  a  la  carga  tributaria  a  pensiones  y  de  avisar  a  sus 
pensionados sujetos a tal acción, el Banco programó unas pocas reuniones en su sede campestre 
[ 3 ], con el propósito de hacer claridad en relación con el gravamen. Tales reuniones contaron con la 
presencia de veedores de la DIAN, funcionarios de este organismo, quienes midieron las reacciones 
de  los  afectados,  unas  especies  de  cobayas  de  laboratorio  humanas,  en  relación  con  el  impuesto 
que  se  inauguraba  con  el  visto  bueno  del  Emisor  y  estuvieron  prestos  a  apoyar  a  los  temerosos 
directivos del Banco [ 4 ] que tenían la orden de la gerencia general de explicar la medida y mostrar 
la no ilicitud del gravamen, cosa que no pudieron hacer en forma debida; siempre quedó la duda de 
la ilegalidad de la acción en relación con dichas pensiones. 
 
Se  sabe  que  la  ETB,  esperó  hasta  inicios  de  abril  de  2005  para empezar  a  aplicar  la  medida  de  la 
retención  en  la  fuente,  y  por  ley,  de  manera  contraria  al  Emisor,  la  viene  cesando  desde  tiempo 
atrás luego de que los pensionados afectados, sin excepción alguna, cumplen los 50 años, mujeres, 
y los 55 años, varones. 
 
 
El Banco y un grupo de pensionados afectados 
 
A principios de 2005, y casi que en forma concomitante con el inicio de la ejecución de la retención 
en la fuente por parte del Banco de la República, apareció el pensionado Hugo Benavides Legarda, 
nariñense,  presentando  al  prestante  abogado  tributarista  Fernando  Zarama  Vásquez,  también 
nariñense, quien supuestamente sacaría de apuros a los afectados con el tributo. De esta forma fue 
constituida una pequeña comunidad de pensionados contratantes del abogado Zarama, un número 
grande de ellos con pensiones altas, y  también se formó una terna de líderes de la misma: el citado 
Hugo  Benavides,  el  ex  gerente  de  la  sucursal  de  Cali,  abogado  y  catedrático  universitario  de  la 
Universidad  Sergio  Arboleda,  Rafael  González  Zamorano,    y  un  tercero,  Carlos  Hugo  Rodríguez 
Molina, también nariñense (Samaniego): 
 
                                                       
3
 Centro Deportivo Choquenzá, situado en el Barrio Niza de Bogotá. 
4
  Principalmente  Rafael  Salazar  Posada,  director  del  Departamento  de  Recursos  Humanos,  y  los  dos  subdirectores 
subalternos suyos, Carlos Bohórquez Velásquez y María José Arenas Piedrahíta. No sobra anotar que al menos los dos 
últimos  pertenecen  a  la  antigua  administración  y  conocieron  a  cabalidad  el  programa  de  retiro  de  la  entidad  y  las 
características de las pensiones reconocidas en el marco de este. 

 
 
Nombre       Fecha nac.   Fecha Ing.  Fecha pensión 
Benavides Legarda, Hugo A.    1954/08/26  1976/04/26  1998/06/30 
González Zamorano, Rafael E.  1949/02/27  1976/05/24  1996/11/29 
Rodríguez Molina, Carlos Hugo  1945/10/05  1971/10/18  1993/11/01 
 
El abogado Zarama empezó a tener conversaciones con los directivos del Emisor encabezados por 
el  Gerente  Ejecutivo,  señor  Gerardo  Hernández  Correa,  con  la  finalidad  de  hacer  algunas 
aclaraciones  en  relación  con  el  concepto  tributario  089507  y  su  aplicabilidad  a  los  pensionados, 
contratantes suyos. 
 
No  sobra  anotar  que  tanto  el  citado  como  el  Subgerente  Administrativo,  señor  Luis  Fernando 
Restrepo  Valencia,  el  director  del  Departamento  Jurídico,  señor  Eduardo  Reina  Andrade,  y  la 
Subdirectora  de  Pensiones  del  Departamento  de  Recursos  Humanos  pertenecieron  a  la  antigua 
administración  y  conocieron  plenamente  las  características  de  las  pensiones  del  plan  de  retiro 
voluntario; es más, la parte jurídica en la ejecución del mismo estuvo conducida por el citado señor 
Reina Andrade. 
 
Casi  en  forma  simultánea  se  empiezan  a  divulgar  mensajes  de  Hugo  Benavides  Legarda  a  sus 
compañeros,  los  cuales  entrañaron  preocupación  y  mucha  sorpresa  dado  que  pudieran  denotar 
alguna  transacción en forma oculta y mañosa con los directivos del Banco citados.  Por su parte se 
notó  una  curiosidad  en  relación  con  Benavides  Legarda,  que  consistió  en  que  aún  siendo 
contraparte del Emisor y  contradictor suyo, y además potencial demandante, los directivos de la 
entidad  le  permitieron  continuar  dictando  cursos  en  la  sede  deportiva  destinados  a  los 
pensionados,  empleados  y  familiares,  actividades  por  las  cuales  el  mismo  Banco  le  pagaba 
honorarios.  En  ningún  momento  se  vio  interrumpida  tal  labor  no  obstante  que  el  Banco  de  la 
República siempre, por tradición, fue muy  celoso en relación con sus demandantes cuando tenían 
alguna  prebenda  institucional  en  forma  particular:  en  otras  palabras,  era  habitual  que  se  las 
cancelara. 
 
 
Los mensajes  del señor Hugo Benavides Legarda 
 
Cabe anotar que estos mensajes fueron cursados a partir de finales de febrero o inicios de marzo, 
hasta  el  mes  de  mayo  de  2005  y  fueron  trasmitidos  a  todos  los  integrantes  del  grupo  de 
contratantes del abogado Zarama Vásquez: 
 
Primero (17 de marzo de 2005) 
 
“Estimados Amigos y Amigas: De acuerdo con el compromiso hecho por el doctor Zarama, 
me permito informarles de las gestiones que se han realizado y de sus resultados: 1. En la 
primera  reunión  realizada  en  el  Banco  de  la  República,  los  funcionarios  de  la  entidad 
manifestaron que no había claridad sobre el carácter de nuestras pensiones y por esa razón 
iban a adelantar consultas con sus asesores laborales externos, pues de esta manera podrían 
saber si el concepto de la DIAN de 22 de diciembre de 2004, en la parte donde se habla de 

 
los  casos  en  los  cuales  se  considera  las  pensiones  exentas  de  Retención  en  la  Fuente, 
podría aplicarse en nuestro caso.” (Resaltados fuera del texto) 
 
Comentario: Es inaudito que los directivos del Banco que tuvieron parte activa en el programa de 
retiro y aún que lo condujeron [ 5 ] no tuvieran claridad en relación con el carácter de las pensiones 
reconocidas por la entidad con motivo del plan de retiro voluntario, y que se vieran en la necesidad 
de acudir a “asesores externos” para que les dijeran si esas pensiones eran o no exentas en relación 
con el concepto 089507, en concordancia con el Estatuto Tributario modificado por la Ley 223 de 
1995, y la Sentencia T‐466 de 1999 de la Corte Constitucional. Es ridículo y cínico desconocer que 
tales pensiones fueron concedidas de  conformidad con la Ley 100 de 1993 y que en consecuencia 
son exentas, tal y como se expresó en carta dirigida al Banco, fechada del 20 de febrero de 2005. Lo 
que sí es muy claro es que había la “sospecha” tanto del abogado Zarama como de los directivos del 
Banco de que esas pensiones no eran las gravables situadas en la categoría cuarta definida por la 
DIAN  en  su  concepto  089507  sino  las  contempladas  como  exentas  en  la  categoría  tercera  del 
mismo.  Lo  que  resulta  sorprendente  es  por  qué  el  Banco  se  apresuró  a  aplicar  el  impuesto 
(retención en la fuente a esas pensiones) si no tenía claro que eran o no gravables y de inmediato a 
cerrarles el paso a los afectados conminándolos a dirigirse a la DIAN, organismo éste que no tiene 
por  función  definir  situaciones  particulares  sino  generales  como  ya  lo  había  hecho  con  sus 
conceptos en mención. De todas formas, se repite, no era necesario contratar “asesores externos” 
para definir esa situación y  menos si uno de los contratados hubiera sido el mismo utilizado por la 
presidencia para sustentar el gravamen. ¿Fue así y quien recomendó la contratación de ese asesor 
externo fue el ministro Carrasquilla Barrera al nuevo gerente general? 
 
“(…) 
 
2.  De  común  acuerdo  con  el  doctor  Zarama  se  realizó,  a  mi  nombre,  una  consulta  al 
Ministerio  de  la  Protección  Social,  para  que  se  definiera  si  nuestras  pensiones  se  podían 
considerar como Pensiones Voluntarias Anticipadas o como Pensiones Indemnizatorias. La 
respuesta del Ministerio confirma que nuestras pensiones son Pensiones Voluntarias, válidas 
dentro del Sistema General de Pensiones.” (Resaltado fuera del texto) 
 
Nota:  Este  hecho  ya  era  suficientemente  conocido  por  los  funcionarios  del  Emisor,  ya  que  las 
pensiones  indemnizatorias  no  son  vitalicias,  como  las  del  Banco,  ni  éstas  obedecieron  al 
resarcimiento de un daño previo a los beneficiarios, tal y como se anotó en el citado oficio del 20 de 
febrero de 2005 dirigido al Subgerente Administrativo Luis Fernando Restrepo Valencia, ex gerente 
de  la  sucursal  de  Pereira  [ 6 ].    ¿Puede  el  Ministerio  de  la  Protección  Social  emitir  un  concepto 

                                                       
5
 Como ya se advirtió, el abogado Eduardo Reina Andrade condujo desde el punto de vista jurídico la ejecución de tal 
programa en general, desde marzo o abril de 1995, y de otro lado Luis Fernando Restrepo Valencia hizo lo propio en la 
sucursal de Pereira donde se desempeñaba en ese entonces como gerente. 
6
  “Esta  última  categoría  de  pensión  anticipada  de  ninguna  manera  puede  enmarcar  la  pensión  de  la  cual  goza  el 
suscrito, porque, por definición, no provino de una “decisión unilateral” del Banco sino, por el contrario, fue el fruto de 
un acuerdo mutuo o conciliación, con base en la solicitud hecha por el suscrito a la Institución mediante carta fechada 
del 14 de octubre de 1997, dirigida la Gerencia General. En ese orden de ideas y al tenor del  documento de la Audiencia 
Pública  Especial  de  Conciliación,  del  Juzgado  Décimo  Laboral  del  Circuito  de  Santafé  (sic)  de  Bogotá,  de  fecha  28  de 
enero de 1998, ya mencionada, mi pensión también está lejos de ser una acción de "indemnización", ya que para que 

 
también  de  “obligatorio  cumplimiento”?  Legalmente  no  lo  puede  hacer;  el  Código  Contencioso 
Administrativo, artículo 25, expresa que los conceptos que se emiten en respuesta a derechos de 
petición  no  son  de  obligatorio  cumplimiento  ni  comprometen  al  funcionario  o  entidad  que  los 
producen. 
 
“(…) 
 
3. El doctor Zarama está haciendo gestiones para obtener un nuevo concepto de la DIAN, 
aclarando  y  especificando  el  alcance  del  concepto  emitido  el  22  de  diciembre  de  2004,  la 
respuesta puede producirse en aproximadamente 4 semanas.” 
 
Comentario: ¿Qué necesidad había para realizar una gestión ante la DIAN a fin de que se modificara 
el concepto 089507, si los conceptos no son de obligatorio cumplimiento y mucho menos cuando 
no enmarcan rentas como las pensiones del plan de retiro, de acuerdo con las leyes de la República, 
y además las únicas entidades que pudieran definir la característica tributaria de una pensión, así 
como  clasificarla,  no  pertenecen  al  Poder  Ejecutivo,  como  la  DIAN,  sino  al  Judicial,  y  copia  de  la 
carta citada ya debía estar en poder de los líderes del Grupo Zarama porque fue enviada al abogado 
Rafael  González  Zamorano  para  que  se  basaran  en  ella  en    relación  con  esos  hechos  que  por  su 
naturaleza eran obvios. 
 
  “(…) 
 
4.  La  reunión  programada  con  el  Banco  de  la  República  se  realizó  hoy  y  a  ella  asistieron 
además del doctor Zarama, el Subgerente Administrativo doctor Luis Fernando Restrepo, el 
Director  Jurídico  doctor  Eduardo  Reina  y  la  Subdirectora  de  Pensiones  doctora  María  José 
Arenas.  El  doctor  Zarama  expuso  sus  puntos  de  vista  y  soportó  sus  afirmaciones  con  el 
concepto del Ministerio de la Protección Social. Aunque esto significó un avance con respecto 
a la reunión anterior, los funcionarios del Banco sostienen que el concepto de la DIAN, para 
ellos y para sus asesores, es ambiguo y contradictorio, entonces no cambiarán su posición 
mientras  no  exista  un  nuevo  concepto  que  sea  totalmente  claro”.  (Resaltados  fuera  del 
texto) 
 
Comentarios:  A  la  luz  del  Derecho  es  totalmente  inaceptable  la  posición  de  los  funcionarios  del 
Banco  de  la  República  y  del  abogado  Zarama  en  torno  al  concepto  089507;  la  entidad  obró  a  la 
ligera  y  no  se  comprometió  al  menos  en  hacer  aclarar  tal  concepto  ‐  cosa  además  innecesaria 
porque  no  abarcaba  las  pensiones  del  plan  de  retiro  ‐  por  medio  de  un  oficio  a  la  DIAN  si  la 
situación no estaba clara para ellos (¡casi todos abogados!). El Banco nunca se atrevió a entenderse 
con la DIAN, y dejó el problema en sus pensionados voluntarios afectados con el gravamen.  ¿Por 
qué  el  abogado  Zarama  tampoco  fue  agresivo  con  los  funcionarios  del  Banco,  al  fin  y  al  cabo 
representantes de su contraparte? Más adelante se pueden ver pistas al respecto. 
 
“(…) 

                                                                                                                                                                                      
pudiera adquirir esta calidad, necesariamente tendría que existir una acción previa de "daño" o "perjuicio" en contra del 
suscrito por parte de la Institución, lo cual nunca tuvo lugar.” 

 
 
Por  lo  anterior,  el  doctor  Zarama  continuará  realizando  los  trámites  y  gestiones  que  se 
requieran,  con  el  fin  de  lograr  consenso  alrededor  de  su  interpretación  de  las  normas 
tributarias.” 
 
Comentario:  ¿Cuáles  gestiones  lícitas  puede  hacer  un  particular  ante  la  DIAN,  con  el 
consentimiento de directivos del Emisor, fuera de dirigirse a ella con oficios solicitando la aclaración 
de algún pronunciamiento o de algún tratamiento tributario en el cual existiera duda? 
 
“(…) 
 
De  igual  manera  y  de  acuerdo  a  los  poderes  recibidos,  el  doctor  Zarama  solicitará  la 
devolución de las retenciones efectuadas hasta el momento, continuando con el desarrollo 
de las estrategias que él propuso. 
 
Por  último,  en  los  próximos  días  recibirán  por  correo  los  siguientes  documentos:  1.  Carta 
contrato. 2. Consulta al Ministerio de la Protección Social. 3. Respuesta del Ministerio de la 
Protección Social. Sin más por el momento, les mando un abrazo fraternal. Hugo Benavides” 
 
Segundo 
 
“El  proyecto  de  reclamación  por  parte  del  doctor  Zarama  sigue  en  firme,  hoy  habló 
nuevamente  con  el  Banco  y  le  dijeron  que  ya  tenían  algunos  conceptos  de  sus  asesores 
externos  y  que  les  hacían  falta  otros,  de  todas  formas  lo  citaron  a  una  reunión  en  la 
Subgerencia  Administrativa  el  próximo  miércoles  a  las  11  a.m.,  sin  embargo  el  doctor 
Zarama ha seguido haciendo gestiones y están en curso dos consultas, una ante el Ministerio 
de Protección Social, sobre la calidad de nuestras pensiones y otra ante la DIAN, ampliando y 
especificando el concepto de diciembre de 2004”. (Resaltados fuera del texto) 
 
Comentarios: Más adelante, el Banco también indicó que había acudido a asesores externos pero 
negó  información  en  relación  con  los  nombres  de  los  mismos,  amparado  en  la  Ley  y  en  la 
confidencialidad  que  debe  mantener  en  relación  con  estos.  ¿Estaba  entre  ellos  Santiago  Salah 
Argüello (q.e.p.d.)? 
 
“(…) 
 
El  próximo  miércoles,  tan  pronto  tenga  la  información  correspondiente  a  la  reunión  se  las 
comunicaré de inmediato.  Hasta pronto.  Hugo Benavides” 
 
Tercero (17 de marzo de 2005) 
 
Este mensaje fue cursado por el pensionado Fabio Alí Arciniegas a Hugo Benavides: 
 
“Apreciado Hugo: No había comentado tu amable correo, a la espera del pronunciamiento 
del Banco previsto para ayer y para no ser latoso. No obstante, me he puesto a pensar si no 

 
podremos contribuir con algo a los buenos oficios del Dr.  Zarama y por supuesto hacer un 
papel más activo, en la búsqueda de mayor prontitud en la solución ó por lo menos en los 
nuevos caminos que hay que explorar y ya está buscando nuestro defensor. No sería bueno 
preguntarle cómo podemos cooperarle? Por ejemplo: ¿Cómo vería él una exploración por el 
lado  del  Contencioso  Administrativo  (por  supuesto  sin  interferir  para  nada  su  labor)  en  la 
búsqueda  de  una  nulidad  y  restablecimiento  del  Derecho?  En  fin,  no  sé,  pero  una  actitud 
pasiva al menos de mi parte no me hace sentir muy bien y creo que vale la pena manifestarte 
al  igual  que  al  Dr.  Zarama,  por  tu  conducto,  la  mejor  disposición  de  colaborar.    Cordial 
saludo. Fabio Alí.” 
 
Cuarto (17 de marzo de 2005) 
 
Respuesta de Benavides a Arciniegas: 
 
“Fabio  Alí:  Agradezco  muchísimo  tu  gran  interés  en  este  tema  y  le  manifestaré  tus 
inquietudes  al  doctor  Zarama,  me  parece  una  buena  idea  tratar  de  ayudar  por  muchos 
frentes.  De  todas  maneras  quiero  comentarte  lo  siguiente:  1.  El  doctor  Zarama  es  una 
persona  que  conoce  a  profundidad  las  normas  tributarias  y  eso  le  da  suficiente  autoridad 
para  interpretarlas.  2.  De  igual  manera  el  doctor  Zarama  conoce  cómo  tratar  estos 
delicados temas ante la DIAN, de tal manera que no se  alborote el avispero y se produzca 
alguna reacción que nos perjudique a todos (pensionados y Banco). (…)” (resaltado fuera 
del texto) 
 
Comentarios: El hecho de que Hugo Benavides haya puesto de presente que “… de tal manera que 
no se alborote el avispero y se produzca alguna reacción que nos perjudique a todos (pensionados y 
Banco).”, lo único que salta a la vista es que de alguna manera los directivos del Banco se sentían 
culpables  por  lo  que  hicieron  con  los  pensionados  [ 7 ],  o  se  veían  como  futuros  reos  de  acción 
disciplinaria  o  de  delito  en  torno  al  asunto  porque  se  vieron  obligados,  por  una  orden  superior 
(¿Ministro de Hacienda, Gerente  General?) y en contra de su voluntad, a acatar en forma ilícita el 
concepto  089507,  o  sea  a  ejecutar  de  inmediato  la  medida  de  la  retención  en  la  fuente  a  esas 
pensiones. En ese orden de ideas, y teniendo en cuenta las palabras textuales de Hugo Benavides 
en este mensaje bajo análisis, “(pensionados y Banco)”, necesariamente se oculta algo complicado: 
¿Durante las conversaciones del Grupo Zarama o del abogado Zarama, con los directivos del Banco, 
éstos solicitaron que también se intercediera por ellos? ¿En tales circunstancias, el doctor Zarama 
estaba realizando una doble defensa: de sus clientes y de los funcionarios del Banco? Esto también 
puede  explicar  quizás  el  por  qué  Hugo  Benavides,  ligado  a  aquel  por  amistad  y  por  paisanaje,  a 
sabiendas  de  que  era  un  potencial  demandante  del  Banco,  continuó  dictando  sus  cursos  en  el 
Centro  Deportivo  Choquenzá,  dirigidos  a  empleados  y  pensionados  de  la  entidad,  por  los  cuales 
siguió recibiendo estipendio de parte del Emisor. 
 
“(…) 
                                                       
7
 O estaban en desacuerdo y buscaban, por debajo de la mesa, con el beneplácito y la gestión del abogado Zarama que 
el impuesto se cayera, sin despertar suspicacias bien fuera de quienes dieron la orden (ministro de Hacienda o Gerente 
General)  o  de otros  pensionados  también afectados  (ETB,  Empresa de Energía  de  Bogotá, Empresa  de  Acueducto  de 
Bogotá, etc.): “… que no se alborote el avispero…” 

 
 
3. En mis charlas con el doctor Zarama, me ha manifestado que el espíritu de la Ley es que 
aquellos trabajadores que cumplieron con la edad de pensión (hombres 60 y mujeres 55) y 
con el tiempo de servicio, el Estado los acoge como pensionados (en el ISS o en los Fondos 
Privados de Pensión) y por tal razón les dice “ustedes ya contribuyeron con el País, entonces 
sus  pensiones  son  exentas  de  impuesto”  es  una  forma  de  recompensarlos,  pero  cuando 
alguien se pensiona sin cumplir la edad, el Estado dice “usted aún puede trabajar y puede 
contribuir  con  el    País,  entonces  su  pensión  es  gravable”.  Esto  quiere  decir  que  según  el 
espíritu  de  la  ley,  nuestras  pensiones  deberían  ser  gravables  y  así  lo  consideraban  los 
conceptos  de  la  DIAN,  anteriores  al  de  22  de  diciembre  de  2004,  pero  esta  gravabilidad 
incluiría también a las pensiones de convención, de pacto colectivo, de laudo arbitral, mejor 
dicho todas menos las reconocidas por el ISS o por lo fondos de pensiones. En consecuencia, 
las  posibilidades  de  éxito  de  una  demanda  ante  el  Contencioso  Administrativo,  no  son 
totalmente  claras  y  puede  tomar  un  gran  tiempo,  sin  embargo  es  una  posibilidad  que  el 
doctor Zarama mencionó en su exposición y no se ha descartado, pero creo que el proyecto 
tiene unos pasos que se han ido desarrollando según lo planeado y desafortunadamente el 
ritmo no es tan rápido como quisiéramos. 4. Según el doctor Zarama, el concepto de la DIAN 
de  22  de  diciembre  de  2004  abrió  la  posibilidad  de  que  hay  pensiones  exentas,  la 
interpretación  del  Banco  es  que  nuestras  pensiones  siguen  siendo  gravables  y  la 
interpretación  del  doctor  Zarama  es  que  son  exentas,  por  lo  anterior  el  primer  objetivo  a 
lograr  es  que  el  Banco  cambie  su  posición  y  para  esto  se  requiere  que  se  reconozca  que 
nuestras pensiones son pensiones voluntarias (lo que se aclaró con el concepto del Ministerio 
de la Protección Social) y que dichas pensiones voluntarias son exentas (lo que se aclararía 
con el concepto que se está gestionando ante la DIAN). Si el Banco cambia su posición y deja 
de hacer las retenciones, estamos en el mejor escenario, para ambas partes”. 
 
Comentario:  Ningún  sentido  tenía  contemplar  una  demanda  del  concepto  089507  ante  el 
Contencioso Administrativo, dado que no es aplicable a esas pensiones pues éstas, como ya se ha 
dicho  insistentemente,  fueron  reconocidas  a  la  luz  de  la  Ley    100  de  1993.    Cabe  pensar  si  la 
búsqueda,  por  parte  del  abogado  Zarama,  del  cambio  en  el  concepto  tributario  089507,  tuviera 
como  fin  no  sólo  beneficiar  a  los  pensionados  afectados  con  el  gravamen  a  sus  pensiones  sino 
también a los directivos del Banco de la República encabezados por el Gerente Ejecutivo Hernández 
Correa,  quienes  supuestamente  se  vieron  en  la  necesidad,  por  orden  superior,  de  acatar  ese 
concepto.  Si  éste  se  variaba  en  relación  con  las  pensiones  del  Emisor  [ 8 ]  quedaría  fácil  volver  a 
acatar el nuevo concepto de “obligatorio cumplimiento” y quedarían nuevamente esas pensiones 
exentas.  De esa forma no se perjudicarían ni los pensionados con pensiones gravadas ilícitamente 
ni el “Banco”, o sea sus directivos.  
 
Quinto 
 
“Estimados Amigos y Amigas: El doctor Zarama continúa haciendo gestiones ante la DIAN, 
hoy  nuevamente  sostuvo  conversaciones  con  el  área  jurídica  de  esa  entidad  y  están  muy 

                                                       
8
 Ridícula situación dado que la Oficina Jurídica de la DIAN por norma no crea “doctrina” sobre asuntos particulares sino 
generales. 
10 
 
pendientes de nuestra solicitud, sin embargo le informaron lo siguiente, que es importante 
conocerlo. (…)” 
 
Comentario: ¿Es correcto que el abogado Zarama se hubiera adentrado en la Oficina Jurídica de la 
DIAN,  con  el  beneplácito  de  directivos  del  Emisor,  para  sostener  conversaciones  tendientes  a 
modificar  un  concepto  tributario  en  favor  de  los  pensionados  y  el  “Banco”?    ¿Es  legal  que  los 
funcionarios de la Oficina Jurídica de la DIAN le hubieran permitido el ingreso a un ciudadano que 
estaba interesado en una gestión por parte de la misma?  ¿Es legal que esos funcionarios de la DIAN 
hubieran  manifestado  que  estaban  “muy  pendientes  de  nuestra  solicitud”,  y  que  hubieran  dado 
información interna como se anotó en el mensaje de correo electrónico? 
 
“(…) 
 
Los pensionados de la ETB y del Acueducto también están haciendo trámites ante la DIAN, 
en  el  caso  de  la  ETB  la  asociación  de  pensionados  o  el  Sindicato,  han  tomado  como 
estrategia enviarle a la DIAN solicitudes individuales, pidiendo que se revoque el concepto de 
22  de  diciembre  de  2004,  a  la  fecha  han  enviado  más  o  menos  2.000  solicitudes,  lo  que 
obliga a la DIAN a tener que responder a cada una de ellas, así como a las del Acueducto y a 
la nuestra, con un único criterio.  Alrededor de este tema ya está formado el escándalo al 
interior de la DIAN y ojalá la solución no sea revocar el concepto, como lo han solicitado, 
porque  en  ese  caso  seguirían  vigentes  los  conceptos  anteriores  que  decían  con  toda 
claridad, que todas las pensiones son gravables”. (Resaltados fuera del texto) 
 
Comentarios: La revocatoria del concepto 089507 en efecto dejaría vigente el anterior; esto es el 
060364,  que,  entre  otras  cosas  el  Banco  de  la  República  jamás  acató  a  pesar  de  ser  también  de 
“obligatorio cumplimiento” para la entidad [ 9 ] desde el día 22 de septiembre de 2003. Sin embargo, 
si se atiende a  la realidad de esas pensiones en el sentido de que fueron reconocidas en el marco 
de la Ley 100 de 1993 ningún efecto para ellas tendría esa revocatoria, y mucho menos para las de 
reglamento o convención del Emisor. 
 
(…) En otros casos, han demandado, ante el Consejo de Estado, la norma que establece que 
las  pensiones  son  gravables,  por  ese  lado el  doctor  Zarama  considera  poco  probable  tener 
éxito.  Como  se  ve,  en  la  solución  de  este  problema  la  manera  de  enfocarlo  puede  llevar  a 
soluciones de diferente tipo, el doctor Zarama seguirá insistiendo en que el concepto no se 
revoque, sino que en su interpretación se incluyan nuestras pensiones.” 
 
Comentario:  Sigue  siendo  preocupante  desde  el  punto  de    vista  legal  que  el  abogado  Zarama 
continuara realizando gestiones de manera directa en la DIAN, para buscar una modificación en un 
concepto de tal manera que beneficiara a los pensionados y no perjudicara al “Banco”.  En efecto el 
abogado  Andrés  Alberto  Pachón  Luna,  apoderado  de  una  empleada  de  la  ETB,  demandó 
inoficiosamente la nulidad del concepto tributario 089507 ante el Consejo de Estado. 
 

                                                       
9
  Obligaba  gravamen  no  sólo  a  las  pensiones  atadas  al  plan  de  retiro  de  la  entidad  sino  a  las  convencionales  o 
reglamentarias. 
11 
 
“(…) De todas maneras, es necesario que todos estemos informados del desarrollo de estos 
acontecimientos.  El  doctor  Zarama  estará  pendiente  de  la  respuesta  de  la  DIAN  y  nos  la 
informará de manera inmediata. Un abrazo. Hugo Benavides.” 
 
Sexto (Mayo de 2005) 
 
“Estimados amigos y amigas: Después de una larga espera, la DIAN expidió, con fecha 11 de 
mayo de 2005, un concepto  aclarando el correspondiente a 22 de diciembre de 2004, pero 
como  era  de  esperarse,  por  la  forma  como  reclamaron  los  pensionados  de  la  ETB,  el 
problema se agrandó, el Ministerio de Hacienda intervino y como consecuencia el fallo es 
adverso a nuestra pretensión. Según el doctor Zarama, la aclaración del concepto cambia su 
intención original y desconoce los argumentos jurídicos que se presentaron. Por lo anterior, 
el doctor Zarama realizará una reunión el próximo jueves, 19 de  mayo, a las 9:30 a.m. en la 
Carrera 11 no. 93 – 53 (el mismo sitio donde se hicieron las primeras reuniones), con el fin de 
darnos a conocer el concepto mencionado y definir las estrategias a seguir. (…)” (Resaltado 
fuera del texto) 
 
Comentario:  ¿Luego  las  gestiones  que  realizaba  el  abogado  Zarama  ante  los  funcionarios  de  la 
Oficina  Jurídica  de  la  DIAN  eran  a  espaldas  del  Ministerio  de  Hacienda?  ¿Por  qué  intervino  el 
Ministerio? ¿Qué interés tenía el Ministerio de que los pensionados voluntarios que no tenían las 
edades consagradas en la Ley 100 de 1993 para tener pensiones de vejez quedaran en forma ilícita 
con  las  pensiones  gravadas?  ¿No  es  raro  que  funcionarios  públicos  de  semejante  categoría  se 
metieran en un problema de tan poco fondo?  ¿Quién le contó todo eso al abogado Zarama? 
 
“(…)  De  mi  parte,  los  invito  a  participar  en  la  reunión,  pues  estando  unidos  y  siendo 
solidarios,  seguramente  encontraremos  el  mejor  camino  a  seguir.  Un  abrazo.  Hugo 
Benavides.” 
 
Sobre  este  hecho  se  le  preguntó  por  escrito  al  Gerente  Ejecutivo  Hernández  Correa,  quien 
manifestó  que  el  abogado  Zarama  Vásquez  no  tenía  ningún  contrato  suscrito  con  el  Banco  para 
realizar diligencia externa alguna en nombre de la entidad. Explicación que al fin y al cabo no era 
exactamente la respuesta a lo formulado. 
 
En resumen: Se alborotó “el avispero”,  el ministerio de Hacienda intervino, le ordenó a la DIAN 
frenar a los afectados y por ello salieron perjudicados éstos y el “Banco”. 
 
 
El nuevo concepto 026979 de 11 de mayo de 2005 
 
Si  bien  para  los  directivos  del  Emisor  encabezados  por  el  abogado  Reina  Andrade,  director  del 
Departamento  Jurídico,  el  concepto  089507  era  “ambiguo  y  contradictorio”,  no  obstante  que 
estaba apuntando a pensiones indemnizatorias y de ninguna manera a las vitalicias reconocidas por 
el  Banco  a  sus  trabajadores  durante  el  plan  de  retiro  que  duró  11  años,  el  026979  fue  aún  más 
contradictorio  y  no  se  sabe  por  qué  esos  directivos  no  cayeron  en  la  cuenta.  O  sí  cayeron  en  la 
cuenta  a  juzgar  por  sus  profesiones  afines  a  la  jurisprudencia  pero  estaban  presionados  desde 
12 
 
arriba para continuar con la patraña, cosa que no hubiera sucedido si el concepto 089507 hubiera 
sido alterado a favor de los afectados del Emisor.  Para aquellos era necesaria tal situación a fin de 
exonerar a éstos del tributo que sabían que era injusto e ilícito. 
 
Es tan contradictorio el 026979 que en página 4 expresa que: “… hacen parte del Sistema General 
de  Pensiones  no  solamente  las  pensiones  reconocidas  expresamente  por  la  Ley  100  de  1993  y  los 
regímenes  expresamente  exceptuados  de  la  misma,  sino  también  aquellas  producto  de  pactos, 
acuerdos o convenciones colectivas de trabajo, válidamente celebrados.” 
 
Pero  más  adelante,  en  su  página  5  manifiesta:  “…  cuando  se  trate  de  "pensiones  voluntarias"  o 
"pensiones anticipadas" concedidas por el empleador, ofrecidas o no en planes de retiro, acuerdos 
entre las partes, conciliaciones, etc., (…) se confirma lo señalado en el Concepto 089507 de 2004 
(Diciembre  22)  en  el  sentido  de  considerar  que  no  es  procedente  la  aplicación  de  la  exención 
consagrada  en  el  numeral  5°  del  artículo  206  del  Estatuto  Tributario,  por  cuanto  se  trata  de 
pensiones  no  reconocidas  en  los  términos  de  la  Ley  100  de  1993,  ni  en  pactos,  convenciones  o 
acuerdos colectivos…” (Resaltados por fuera del texto) 
 
En  otras  palabras,  la  DIAN  reconoce  en  un  mismo  concepto  que  aquellas  pensiones  que  se 
reconocen por medio de acuerdos entre las partes válidamente celebrados (conciliaciones judiciales 
protegidas por la constitución y la ley) son exentas, pero aquellas que surgen de acuerdos entre las 
partes, conciliaciones, etc., son gravables. 
 
Ahí hay una tremenda contradicción.  En otras palabras hay una total ambigüedad en ese concepto 
y  en  Derecho  prima  lo  más  favorable  al  pensionado:  sus  pensiones  conciliadas  judicialmente  son 
exentas de conformidad con la Ley 223 de 1995, situación que callan los directivos del Banco de la 
República mencionados. 
 
¿Por  qué  los  directivos  del  Banco  de  la  República  continuaron  ordenando  la  ejecución  de  la 
retención  en  la  fuente  a  pensiones  reconocidas  en  el  marco  de  unos  acuerdos  válidamente 
celebrados que al fin y al cabo eran los actos conciliatorios ante jueces, de conformidad con la Carta 
Política y con las leyes 31 de 1992 y 100 de 1993?  Esto es sumamente raro. 
 
 
El abogado Fernando Zarama y el gerente Ejecutivo del Emisor 
 
Conviene  poner  de  presente  que  ambos  personajes,  que  deberían  estar  situados  en  esquinas 
opuestas,  y  que  no  es  así  dado  lo  expuesto  anteriormente,  son  conocidos  de  vieja  data,  y  quizás 
hasta  fueron  compañeros  de  gabinete.  Es  conveniente  poner  de  relieve  que  ambos  fueron 
funcionarios  del  gobierno  Gaviria  Trujillo;  el  abogado  Hernández  Correa  se  desempeñó  como 
viceministro  del  Trabajo,  mientras  el  también  abogado  Fernando  Zarama  fue  el  director  de  la 
Aduana y director de la DIAN. Por la efusividad de sus saludos que pudieron observar pensionados 
del Grupo Zarama se tuvo la sensación de que eran viejos amigos o cofrades muy cercanos. 
 
No sobra advertir que el Gerente Ejecutivo, antes secretario de la Junta Directiva, ingresó al Banco 
de la República al parecer de la mano del ex presidente Gaviria, quien buscó protegerlo frente a la 
13 
 
cesación de su trabajo por el cambio de gobierno. Tan pudo haber sido así que en su registro en 
base de datos aparece como ingresado al Banco el 1 de agosto de 1994, justo seis días antes de que 
aquel le entregara el cargo de presidente de  la República al señor Ernesto Samper Pizano. 
 
De otro lado valdría la pena aclarar si una dama que aparece en la base de datos de empleados del 
Banco de la República, adscrita a la Biblioteca Luis Ángel Arango, es parienta del abogado Zarama 
Vásquez: 
 
 
Nombre       Fecha nac.    Fecha Ing. 
Zarama Vásquez, Gloria María  1962/05/12  1990/07/03 
 
 
Los pensionados exonerados del gravamen a sus pensiones 
 
A  inicios  del  mes  de  febrero  de  2006  se  filtró  la  versión  entre  la  comunidad  de  pensionados,  y 
especialmente en la Asociación de Pensionados que el Banco de la República por orden del Gerente 
Ejecutivo  señor  Gerardo  Hernández  Correa  exoneró  del  gravamen  desde  inicios  de  2005  las 
pensiones  de  los  señores  Hugo  Benavides  Legarda,  Rafael  González  Zamorano  y  Carlos  Hugo 
Rodríguez Molina, otrora líderes del Grupo Zarama, sobre los cuales se hizo mención antes. 
 
Sobre  este  hecho  se  le  preguntó  mediante  mensaje  de  correo  electrónico  y  casi  de  inmediato 
contestó por la misma vía informal manifestando que ello no era cierto. 
 
 
Las contradicciones del Banco de la República 
 
Hace alrededor de un mes se descubrió que el Banco de la República había demandado a la DIAN 
por  haberle  cobrado  ésta  unos  impuestos  dejados  de  recaudar  en  2004,  correspondientes  a 
pensiones referidas al programa de retiro, proceso que el ente fallador dio a favor del demandante 
en razón a que a pesar de estar establecidas las normas aplicables a tal gravamen no lo había hecho 
de mala fe. Esto es, que lo exoneró de pagarle a la DIAN esas sumas porque desconocía la ley y las 
normas. 
 
Se  trata  del  proceso  judicial  No.  250002327000200800079  ‐  01,  del  Tribunal  Administrativo  de  
Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección “A”, de octubre dieciséis (16) de dos mil ocho (2008), M. 
P.: Dra. Luz Mary Cárdenas Velandia. 
 
En  este  proceso,  de  conformidad  con  la  sentencia  que  se  hallaba  publicada  en  la  Internet  y  que 
desapareció de allí el día 10 de marzo de 2010, se lee claramente que el Banco de la República en 
su  alegato  expresó  que  las  pensiones  gravadas  por  voluntad  de  sus  directivos  no  sólo  no  son 
indemnizatorias sino que fueron reconocidas en el marco de la Ley 100 de 1993, que es lo opuesto 
a  lo  expresado  a  los  afectados  desde  2005,  con  retención  en  la  fuente  en  sus  pensiones,  para 
muchos de ellos sin solución de continuidad hasta la fecha. 
 
14 
 
Resulta no sólo curioso sino inexplicable que el Banco de la República haya hecho uso de dos varas 
de  medir  diferentes  en  torno  a  la  misma  situación  al  menos  desde  2008  cuando  tuvo  lugar  el 
proceso citado, lo cual también sería interesante que lo analizara un experto penalista. 
 
La pregunta obvia en tales circunstancias es simplemente: 
 
¿Por qué el Banco de la República continuó ejecutando la retención en la fuente a esas pensiones si 
a su juicio las mismas no son indemnizatorias y a la vez su reconocimiento se hizo a la luz de la Ley 
100 de 1993? 
 
 
Las supuestas gestiones ante la Corte Suprema 
 
Pocos días después de que se aceptó un proceso de demanda sobre las pensiones, en casación ante  
la Corte Suprema de Justicia, se recibió información a través de llamadas telefónicas, una de ellas 
originada desde el teléfono de la recepción del Hotel Regina, en el sentido de que el Banco tenía 
sus “fichas” en las Altas Cortes: el Honorable Magistrado Nilson Pinilla Pinilla, ex presidente de la 
Corte Constitucional, antiguo funcionario de la entidad, y un jurisconsulto de apellidos Hernández 
Esquivel, quien supuestamente es hermano de otro funcionario del Banco, gerente en la sucursal 
de  Ibagué,  quienes  pudieran  ejercer  presión  a  fin  de  que  el  ciudadano  interesado  no  gane  dicho 
proceso  o  que  sea  desviado  a  otra  instancia,  lo  cual  pudiera  ameritar  que  aquel,  si  se  diera  esa 
situación, tuviera que acudir a instancia internacional.  Es importante que el Banco de la República 
investigue esta absurda versión y asimismo aclare esta situación. 
 
* * * * * * * * 
 
 
 
CARD 
2010/05/05 
CARLOS ALBERTO RAMIREZ DOMINGUEZ Pág. 1

i/t, ~~~

BICENTENARIO
de la !ndependenciod.
'~1~..
COl¡)m~i. "&Jli;~
1810-2010 -;:7,~··
..... :

Dirección de Gestión Jurídica

Bogotá, D.C.
2010 APR 3O P 3: 5e¡ 030505
Señor
CARLOS ALBERTO RAMIREZ DOMINGUEZ
Pensionado
Cra 17 No. 134 A - 21
Bogotá

Ref: Consulta radicada bajo el número 00190 de 19/04/2010

Cordial saludo,

En atención a su comunicacion de la referencia y de conformidad con las


competencias otorgadas por el artículo 20 del Decreto 4048 del 22 de octubre de
2008, el artículo 30 de la Resolución 00011 del 04 de noviembre de 2008 y en la
orden administrativa No. 00006 del 21 de agosto del 2009, le manifestamos en
primer termino que las funciones de la Dirección de Gestión Jurídica en materia de
absolución de consultas, se concretan en absolver de modo general aquellas que
se formulen sobre la interpretación y aplicación de las normas tributarias, aduaneras
y cambiarias de carácter nacional, en lo de competencia de la entidad.

Por lo tanto, y atendiendo los lineamientos descritos, le manifestamos que una vez
analizado el contenido de su escrito, remitido a esta Dirección por la Defensora del
Contribuyente y del Usuario Aduanero mediante Oficio No. 00190, consideramos
aplicables los Conceptos Nos.089507 de de Diciembre 22 de 2004 y 026979 de
Mayo 11 de 2005, los cuales constituyen la doctrina vigente de la Dirección de
Impuestos y Aduanas Nacionales en lo relativo al tema por usted expuesto.

Frente a los conceptos referidos es pertinente manifestar que el H. Consejo de


Estado mediante Sentencias del 16 de Agosto de 2007 y 26 de Septiembre del
mismo año, expedientes No. 15398, 15876 respectivamente, declaró la legalidad de
los mismos.

Corresponde entonces al interesado con los elementos de juicio proporcionados,


establecer lo aplicable al caso que motivó la consulta.

"De otra parte le manifestamos que la Dirección de Impuestos y Aduanas


Nacionales, con el fin de facilitar a los contribuyentes, usuarios y público en general
el acceso directo a sus pronunciamientos doctrinarios, ha publicado en su página de
Internet www.dian.gov.co, la base de los Conceptos en materia Tributaria, aduanera
y cambiaria expedidos desde el año 2001, a la cual se puede ingresar por el icono
de "Normatividad" - "Técnica"-, dando c1ick en el link "Doctrina - Dirección de

Bogotá D.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800197268-4 www.dian.gov.co
CARLOS ALBERTO RAMIREZ DOMINGUEZ Pág. 2

Gestión Jurídica".

... Atentamente

:-~:O~~ON
Jefe Coordinación de Relatoria
Subdirección de Gestión Normativa y Doctrina
Dirección de Gestión Jurídica
Anexo: 65 Folios

Bogotá D.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800197268-4 www.dian.gov.co
Hoja de comentarios

¿Qué es lo que está poniendo de presente la DIAN?

Me da la razón esgrimida desde hace mucho tiempo: simplemente que:

“… las funciones de la Dirección de Gestión Jurídica en materia de absolución de


consultas, se concretan en absolver de modo general aquellas que se formulen
sobre la interpretación y aplicación de las normas tributarias, aduaneras y
cambiarias de carácter nacional, en lo de competencia de la entidad.

(…)

Corresponde entonces al interesado con los elementos de juicio proporcionados,


establecer lo aplicable al caso que motivó la consulta.”

Lo anterior simple y llanamente quiere decir que la DIAN marca unas pautas, pero
corresponde al interesado, o sea al contribuyente primario, establecer lo que se le
aplica.

Es claro que desde el día 20 de febrero, mediante carta de derecho de petición le


manifesté al Banco de la República que el concepto 089507 no era aplicable a mi
pensión y en consecuencia ésta continuaba estando exenta de impuestos.

El Banco de la República tomó la determinación a motu proprio de considerar gravable


mi pensión, como si fuera indemnizatoria, temporal y no vitalicia, y procedió desde ese
entonces a ejecutar la retención en la fuente sobre la misma, obligándome como
contribuyente a declarar que la misma es gravable, y violando mi derecho a negarme a
acatar el concepto desafortunado que en esencia no enmarcaba mi pensión. El acatar o
no ese concepto como contribuyente primario que soy era de mi responsabilidad
individual y no de la del Banco como ente intermediario y no como contribuyente en
este caso, frente a la DIAN; era prioritario mi derecho a acatar o no acatar ese concepto
que la supuesta obligación que tenía el Emisor de retener el anticipo del tributo, ilegal
en este caso.
libertad yOrden
C~DIAN
Dirección de Impuestos yAduanas Nacionales

Oficina Jurídica

HIVEL.tt.h ir.'"
530001-
Bogotá, D.C. J 1 MAYD 2005 : " : "o • • •
.." ..... " , l .•.•. 1._,
CONCEPTO No. 5300 1. 1 9. ,:,,;'OIF .
- : .....
AREA: Tributaria

Señor
ARMANDO VASQUEZ TORRES
Calle 98 BIS NO. 54-39 INTERIOR 1 APTO 303
Bogotá, D. C.

Ref: Consulta radicada bajo el número 25306 de 11/04/2005

De conformidad con el artículo 11 del Decreto 1265 de 1999 y el artículo. 10 de la


Resolución 5467 del 15 de junio de 2001, este Despacho es competente para absolver de
manera general las consultas que se formulen sobre la interpretación y aplicación de las
normas tributarias de carácter nacional. En este sentido se emite el presente concepto.
TEMA Impuesto sobre la renta y complementarios
DESCRIPTORES RENTAS DETRABAJO EXENTAS
FUENTES Constitución Política - Art. 338
FORMALES Estatuto Tributario, arto 206 num 5 y parágrafo 3°
Ley 100 de 1993.
Ley 797 de 2003.

PROBLEMA JURIDICO:
¿Están sometidos a retención en la fuente los pagos que a título de la denominada
pensión voluntaria efectúa un empleador a un trabajador -que no cumple con los
requisitos necesarios para acceder a la pensión de vejez de acuerdo con la Ley 100
de 1993?

TESIS JURIDICA:
Para efectos fiscales, la pensión de vejez es renta exenta cuando el beneficiario
cumple los requisitos necesarios para acceder a la pensión de acuerdo con lo
señalado en la Ley 100 de 1993.
INTERPRETACION JURIDICA:
..
Mediante radicado de la referencia, solicita la revocatoria del Concepto 089507 de
2004 (diciembre 22), por incluir expresamente las "pensiones anticipadas"
provenientes de los planes de retiro de empleados dentro de las rentas gravadas
con el Impuesto sobre la Renta y Complementarios, y, en su lugar, pide se
mantenga lo ordenado en el numeral 5° del artículo 135 de la Ley 100 de 1993,
según el cual "Las pensiones estarán exentas del impuesto sobre la renta. A partir
del 1 de Enero de 1998 estarán gravadas solo en la parte que exceda de veinticinco
(25) salarios mínimos. "

Las razones que invoca para solicitar la revocatoria son las siguientes:

- Las pensiones anticipadas, están expresamente reconocidas en el artículo 4 de


la Ley 797 de 2003 que dice "La obligación de cotizar cesa al momento en que el
afiliado reúna los requisítos para acceder a la pensión mínima de vejez, o cuando
el afiliado se pensione por invalidez o anticipadamente. ", de manera que se
puede hablar en Colombia de pensiones anticipadas.

- El artículo 135 de la Ley 100 de 1993, señala que las pensiones se encuentran
exentas del impuesto sobre la renta y complementarios, de manera 'genérica,
luego no puede haber distinciones. Es una norma general exceptiva, por
consiguiente, no puede afirmarse que unas pensiones están exentas y otras no.

- El artículo 11 de la Ley 100 de 1993, modificado por el artículo 1 de la Ley 797 de


2003, hace referencia a los acuerdos o convenciones colectivas, y dentro de los
primeros se encuentran las pensiones provenientes de retiro anticipado.

- El concepto que se solicita revocar, confunde indemnización con pensión y bajo


ningún aspecto se puede confundir el derecho a la seguridad social en pensiones
con el derecho a la indemnización cuando ésta tiene por causa la finalización de
una relación laboral, por consiguiente, no solo se trata de figuras diferentes sino
que en ocasiones la pensión no excluye la indemnización.

- El sentido del parágrafo del artículo 206 del Estatuto Tributario, está referido a las
excepCiones contenidas en el artículo 279 de la Ley 100 de 1993 y no excluye las
pensiones anticipadas.

Para resolver la petición este despacho hace las siguientes consideraciones:

El numeral 50 del artículo 206 del Estatuto Tributario, modificado mediante el


artículo 96 de la Ley 223 de 1995, subrogó el numeral 5 del artículo 135 de la Ley
100 de 1993. La Ley 223 de 1995 establece que son rentas de trabajo exentas las
pensiones de jubilación, invalidez, vejez, sobrevivientes y riesgos profesionales,
siendo gravadas sólo en la parte del pago mensual que exceda de cincuenta (50)
salarios mínimos mensuales.

El parágrafo 3° del mismo artículo ordena de manera inequívoca que para tener
derecho a la exención, el contribuyente debe cumplir con los requisitos necesarios
para acceder a la pensión, de acuerdo con la Ley 100 de 1993.

Bogotá D.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800 197 268-4 www.dian.gov.co
Er anterior parágrafo, fue también adicionado por el texto del artículo 96 de la Ley
223 de 1995 "Por la cual se expiden las normas sobre racionalización tributaria y se
di~tan otras disposiciones", advirtiéndose que esta disposición fue expedida con
posterioridad a la Ley 100 de 1993. En los fundamentos que se presentaron en la
Exposición de Motivos del proyecto de ley (Art. 103 del Proyecto), se señaló:
"Rentas de Trabajo Exentas. Se propone una exención general sobre ingresos
laborales del 30%, otorgando a los trabajadores del régimen tradicional el mismo
tratamiento que tienen los del salario integral. Crea una exención del 50% sobre las
indemnizaciones por despido injustificado, para establecer equidad entre
trabajadores declarantes y no declarantes. Incorpora el mismo régimen de
pensiones contenido en la ley de seguridad social".

Pues bien, examinado el contenido de la exposición de motivos del proyecto de ley


citado, se encuentra que con la propuesta de adición, se pretendía precisar que las
pensiones exentas son las que se reconocen de acuerdo con el Sistema General de
Pensiones, esto es, las que se otorgan en concordancia con la Ley 100 de 1993,
evidenciándose así el sentido de la norma.

Los términos del numeral 5° y parágrafo 3° del artículo 206 del Estatuto Tributario,
indican que el legislador en ejercicio de la autonomía legislativa (artículo 338 C.P.)
puede crear, modificar y eliminar impuestos, tasas y contribuciones nacionales, así
como regular todo lo pertinente a los mismos, y precisamente en ejercicio de esta
facultad constitucional, no solamente mantuvo la exención tributaria sobre las
pensiones, sino que, adicionalmente, determinó como presupuesto para tener
derecho a la misma, que el contribuyente debía cumplir con los requisitos
necesarios para acceder a la pensión de acuerdo con la Ley 100 de 1993, condición
que, teniendo en cuenta la naturaleza restrictiva de las exenciones en materia
tributaria, es de obligatorio cumplimiento.

Ahora bien, atendiendo lo señalado en el Concepto 03310 del 13 de marzo de


2005, expedido por la Oficina Asesora Jurídica y Apoyo Legislativo del Ministerio de
Protección Social "Las categorías existentes en materia pensional, pueden ser
clasificadas en /egales, extra/ega/es y pensiones voluntarias. "

Las pensiones legales son aquellas reconocidas por el Sistema General de


Pensiones en su· calidad de pensión de vejez, sobrevivientes e invalidez, de
conformidad con los requisitos señalados para cada una de ellas en la Ley 100 de
1993 y en los regímenes exceptuados expresamente de la misma de acuerdo con el
artículo 279 de la mencionada ley. Por su parte, las pensiones de naturaleza
extralegal, son aquellas reconocidas en pactos, acuerdos o convenciones colectivas
de trabajo, las cuales constituyen una verdadera ley - para las partes y su
negociación se encuentra amparada en la Constitución Política, en la ley laboral y
en el artículo 11 de la misma Ley 100 de 1993. Por último, las pensiones
voluntarias se encuentran por fuera del Sistema General de Pensiones, y son
reconocidas por la mera liberalidad del empleador, cuando el trabajador no cumple
con los requisitos para acceder a la pensión legal; en tal sentido, es claro que las
pensiones voluntarias no son pensiones reconocidas de acuerdo con la Ley 100 de
1993.

Es por esto que en el concepto que hoy se revisa, teniendo en cuenta lo


consagrado en los artículos 11 de la Ley 100 de 1993, tal como fue modificado por

Bogotá D.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800197268-4 www.dian.gov.co
Hoja de comentarios insertada

Cabe señalar que según lo expuesto en la página anterior por la DIAN y ratificado con
posterioridad por la Corte Constitucional, las pensiones que sean transadas o
acordadas (acuerdo válidamente celebrado o conciliación), con base en la Constitución
Política y en el caso del Banco también en la Ley 31 de 1992 son exentas porque se
reconocieron necesariamente a la luz de la Ley 100 de 1993 que no abolió el derecho a
conciliar que tiene tanto la empresa como sus trabajadores en relación con derechos
inciertos y discutibles.

No sobra anotar que el mismo Banco de la República alegó tal situación dentro del
proceso judicial 250002327000200800079 – 01 [ * ]; esto es, que sus pensiones atadas
al plan de retiro voluntario de la entidad fueron reconocidas en el marco de la Ley 100
de 1993. Lo que no se entiende es si la entidad estaba tan segura de ello (año 2008),
¿por qué continuó ejecutando la retención en la fuente a esas pensiones y por qué lo
hizo desde inicios de febrero de 2005?

No sobra anotar que la clasificación que invoca la DIAN en relación con los nuevos
tipos de pensiones en este escrito (párrafo donde se halla el resaltado) fue establecida
por el Ministerio de la Protección Social en un concepto, no de obligatorio cumplimiento,
emitido a solicitud del pensionado Hugo Benavides Legarda: pensiones “legales”,
“extralegales” y “voluntarias”. Es claro que a la luz de lo anotado y de la experiencia,
las pensiones conciliadas en el marco del plan de retiro, que duró 11 años, entre el
Banco de la República y sus trabajadores son también pensiones de naturaleza
extralegal.

                                                       
*
  Sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, SECCIÓN CUARTA, Subsección “A”, M. P.:
Dra. Luz Mary Cárdenas Velandia, de octubre dieciséis (16) de dos mil ocho (2008). 
el artículo 1 de la Ley 797 de 2003, y el artículo 283 de la misma Ley 100 de 1993,
se afirma que, siempre y cuando, se verifique el cumplimiento de los requisitos
señéllados en la ley de seguridad social, hacen parte del Sistema General de
Pensiones no solamente las pensiones reconocidas expresamente por la Ley 100
de 1993 y los regímenes expresamente exceptuados de la misma, sino también
aquellas producto de pactos, acuerdos o convenciones colectivas de trabajo,
válidamente celebrados.

Ahora bien, respecto de las "pensiones anticipadas" o "retiros anticipados", es


importante aclarar que dentro del Sistema General de Pensiones, es decir, Ley 100
de 1993, existe la posibilidad para los afiliados al Régimen de Ahorro Individual con
solidaridad de cotizar, periódica u ocasionalmente, valores superiores a los límites
mínimos establecidos como cotización obligatoria, con el fin de incrementar los
saldos de sus cuentas individuales de ahorro pensional, para optar por una pensión
mayor o por un retiro anticipado (art. 62 de la Ley 100/93). Es en estos términos
que debe entenderse la referencia que a la pensión anticipada realiza el artículo 17
de la Ley 100/93, modificado por el artículo 40 de la Ley 797/03, el cual se aplica en
todo caso a una modalidad especial de pensión legal consagrada en la Ley 100/93
para el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad y no para pensiones
voluntarias concedidas por los empleadores.

Igualmente, dentro del Sistema General de Pensiones, podemos hablar de otras


pensiones que se conceden con requisitos inferiores a los establecidos en régimen
general de la pensión de vejez, tales como las de las personas que laboran en
actividades de alto riesgo, pero tales pensiones son reconocidas por las
administradoras del Régimen de Prima Media, de acuerdo con las leyes 100/93 Y
797/03.

Así las cosas, este tipo de pensiones de naturaleza legal, no pueden asimilarse
como lo hace el peticionario con las denominadas "pensiones voluntarias"
reconocidas por el empleador sin el cumplimiento de los requisitos previstos en el
Sistema General de Pensiones para tener derecho a la pensión.

En consecuencia, se pregunta nuevamente, si de conformidad con los presupuestos


señalados en la ley, procede la exención consagrada en el numeral 5° del artículo
206, sobre las denominadas "pensiones voluntarias o anticipadas", que tal y como
lo ha señalado la Corte Suprema de Justicia, no cumplen con los requisitos para la
pensión legal.

De acuerdo con la Ley 100 de 1993, la pensión de vejez está consagrada en los
artículos 33, modificado por el artículo 9 de la Ley 797 de 2003, y 64, protegiendo la
disminución de los ingresos ocasionados por la vejez, siempre y cuando, se hayan
acreditado los requisitos en edad y tiempo de servicio, ya sea en el Régimen de
Prima Media con Prestación Definida o en el de Ahorro Individual con Solidaridad,
en concordancia con los artículos 11 y 283 de la misma ley.

Para el reconocimiento de la exención fiscal prevista en el numeral 5 del artículo


206 del Estatuto Tributario, el pago no solamente debe tener la calidad de pensión
de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes o riesgos profesionales, sino que,
además, es imperativo que el contribuyente cumpla los requisitos necesarios para
acceder a la pensión de acuerdo con el régimen de seguridad social previsto en la

Bogotá D.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800197268-4 www.dian.gov.co
Hoja de comentarios insertada

Lo expresado por la DIAN y resaltado en la página anterior, fue ratificado


posteriormente por la misma Corte Constitucional en su sentencia C-1261/05, donde
manifiesta con claridad meridiana que las pensiones reconocidas mediante acuerdos
válidamente celebrados son acatadas por la Ley 100 de 1993; esto es, que, según la
Ley 223 de 1995, modificadora del Estatuto Tributario, son exentas.
Ley 100 de 1993.

Ahora, cuando el contribuyente no cumple con los requisitos necesarios para


acceder a la pensión de acuerdo con la Ley 100 de 1993, como en el caso de las
denominadas "pensiones voluntarias o anticipadas", no procederá la exención en
materia tributaria, lo cual no significa que esta Entidad vía interpretación esté
desconociendo los derechos que adquiere el trabajador cuando se le reconoce una
"pensión voluntaria", los cuales continúan intactos, corresponde simplemente a la
aplicación de la ley 223/95, que restringió la exención solamente a las pensiones
reconocidas de acuerdo con la ley 100/93, lo cual es también coherente con la
reiterada jurisprudencia de la Honorable Corte Constitucional sobre la interpretación
restrictiva que se debe hacer cuando se trata de exenciones en materia tributaria.

En estas condiciones, cuando se trate de "pensiones voluntarias" o "pensiones


anticipadas" concedidas por el empleador, ofrecidas o no en planes de retiro,
acuerdos entre las partes, conciliaciones, etc., y reconocidas por fuera'del Sistema
General de Pensiones, se confirma lo señalado en el Concepto 089507 de 2004
(Diciembre 22) en el sentido de considerar que no es procedente la aplicación de la
exención consagrada en el numeral 5° del artículo 206 del Estatuto Tributario, por
cuanto se trata de pensiones no reconocidas en los términos de la Ley 100 de 1993,
ni en pactos, convenciones o acuerdos colectivos, conforme lo señala el parágrafo
30 del mismo artículo. En consecuencia, los pagos que se realicen se encuentran
sometidos a retención en la fuente por concepto de pagos laborales.

Si bien es cierto, que las partes pueden denominar "pensión vitalicia de jubilación" a
las pensiones voluntarias, éstas no cumplen con los requisitos legales para acceder
a la pensión de vejez, de acuerdo con lo señalado en la Ley 100 de 1993; razón por
la cual, mientras no se verifiquen los presupuestos ordenados por la ley tributaria
para la procedencia de la exención, no se puede acceder al tratamiento exceptivo.

De otra parte, es de anotar, que la doctrina de la Entidad ha sostenido mediante


Concepto 063060 de 1998 (Agosto 12), aclarado por el Concepto 089507 de 2004
(Diciembre 22), que se encuentran gravados con el Impuesto de Renta y
Complementarios las pensiones de jubilación otorgadas por el empleador a sus
trabajadores, sin el cumplimiento de los requisitos legales.

Queda demostrado que mediante la expedición del Concepto 089507 de 2004


(Diciembre 22), la Oficina Jurídica no incurrió en las supuestas violaciones de tipo
constitucional que afirma el consultante, simplemente ejerció dentro de los límites
legales, la competencia para conceptuar sobre la interpretación y aplicación las
normas tributarias cuyos impuestos administra la Dirección de Impuestos y Aduanas
Nacionales, que tratándose de la exención consagrada en el numeral 50 del artículo
206 del Estatuto tributario, corresponde a una interpretación restringida, que
excluye interpretaciones extensivas como la que propone el peticionario, la cual va
en contra de la intención del Legislador que con la adición introducida por el artículo
96 de la Ley 223 de 1995, restringió la exención para aquellas pensiones
reconocidas dentro del régimen de pensiones contenido en la ley de seguridad
social, evitando así que bajo el título de "pensión", existan reconocimientos que sin
cumplir con los requisitos de la Ley 100 de 1993, se beneficien de la exención.

En los anteriores términos se confirma el Concepto 089507 de 2004 (Diciembre 22).

Bogotá D.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800 197 268-4 www.dian.gov.co
Hoja de comentarios insertada

Lo resaltado en la hoja anterior en comparación con lo antes expresado pone en


evidencia que el concepto que está produciendo la DIAN no puede ser más
contradictorio ni más ambiguo, y por tanto menos obligatorio su acatamiento en relación
con las pensiones atadas al plan de retiro del Banco de la República.

De otro lado, no tiene ningún sentido la expedición de este concepto como no fuera de
pronto atender una presión emanada del Ministerio de Hacienda para cerrarle el paso a
los pensionados afectados. ¿Qué sentido tiene expedir un nuevo concepto que ratifica
el anterior? ¿No es ello inoficioso?

De conformidad con la anterior, y si ello no fuera de alguna forma un absurdo, la DIAN


tendría que producir un concepto tributario cada vez que algún ciudadano se dirigiera
con un derecho de petición en busca de aclaración en lugar de contestarle como ya lo
ha hecho conmigo que son a lugar los conceptos X y Y expresados con anterioridad.

Dice la DIAN que el concepto 026979 ratifica el anterior, o sea el concepto 089507.
Finalmente, respecto a su solicitud de copias autén~icas d.J los conceptos 063060 el
12 de agosto de 1998, 060364 de 22 de septiembre de 2003 y 089507 de 22 de
diciembre de 2004, le informo que de conformidad con la Resolución 2578 de
noviembre 4 de 1999, el valor de cada fotocopia solicitada a la Dirección de
Impuestos y Aduanas Nacionales es de cien pesos moneda corriente ($100); como
las fotocopias solicitadas son once (11), se debe cancelar la suma de mil cien pesos
mediante consignación a nombre de la Dirección de Impuestos y Aduanas
Nacionales, en las cuentas No. 5060936015 del CITIBANK o 033-39619-3 del
Banco de Bogotá y acercarse con el comprobante de pago a la División de
Relatoría de la Oficina Jurídica (Carrera 8 N° 6-64, piso 6° de Bogotá) para
reclamarlas.

Aten~mj)
-----...r...a..---t-if---__
CAMILO ANDRES RODRIG
Jefe Oficina Jurídica
Proyectó; Memp
Revisó Jocf I Jegb

Bogotá O.C. Carrera 8 No. 6-64 Piso 6 Teléfono 6079999 Fax 6079436
NIT 800 197 268-4 www.dian.gov.co
DRH-09457

Bogotá D.C., 26 de mayo de 2010

Señor
CARLOS ALBERTO RAtmREZ DOMiNGUEZ
caramirezdo@gmail.com I caramirez@c~p.l~.!.pet.co
Ciudad

Ref.: Su correo electrónico del 11 de mayo de 2010 con el cual remite documento relacionado con
retención en la fuente a pensiones anticipadas.

Apreciado señor Ramírez:

Hemos recibido su mensaje citado en la referencia mediante el cual solicita que se aclare si "un
pensionado que. me llamó para intimidal111e a jin de que no siguiera insistiendo ante ustedes con el
tema de las pensiones está de alguna manera ligado a directivos suballernos suyos (...) ". Así
mismo, remite un escrito compilatol'io "de datos y análisis seleccionados que tienen su base
primaria en comunicaciones cursadas al Banco de la República (...) y en datos suministrados en
forma anónima, casi todos desde el interior de la entidad".

Sobre el particular, luego de analizar el contenido de su comunicación, así como del documento con
ella remitido, nos permitimos precisal' que no consideramos procedente entrar a pronunciarnos al
respecto, ni dar algún trámite especial a los mismos, como quiera que se trata de diversos
comentarios, suposiciones y opiniones, que además no compartimos ni reflejan adecuadamente la
actuación de la Entidad, la cual ha sido expuesta en múltiples comunicaciones, por lo que reiteramos
lo ya sefialado en carta SGA-06542 del 15 de abril de 2010.

Cordialmente,

IQUEBOHÓRQUEZVELÁZQUEZ
Director (E)
epartwnento de Recursos Humanos

Copia: Dr. Jos~ Darlo Uribe Escobar· Gerenle General


Dr. Gcrardo Hemández Correa· Gerente Ej«utivo
Dra. Rotlo VilIegas Tl1ljillo- Subgerenle Administrativa

Dirección: Cr 7 N° 14-78, Teléfono: (571) 3431111, Fa.x (571) 2861686