Está en la página 1de 3

Uso de filtros de eliminación de armónicos y su efecto en el ahorro de

energía.
Escrito por Ing. Armando Chifarelli
Viernes, 04 de Junio de 2010 10:54
En las industrias, comercios y oficinas, se ha vuelto normal la incorporación
de equipos electrónicos, desde los simples alumbrados fluorescentes hasta
grandes accionamientos de motores, pasando por fotocopiadoras y equipos
de comunicación, entre otros. Su operación conlleva un problema, pues éstos
son generadores de corrientes armónicas debido a sus características de
conmutación.

Un conjunto de fasores (corrientes o tensiones) desequilibrados, por medio de


la transformación de Fortescue (componentes simétricas), se descompone en
tres conjuntos de fasores simétricos equilibrados: un conjunto de secuencia
positiva, uno de secuencia negativa y un conjunto de fasores mono-polares
(secuencia cero), como se ve en la Figura 1. Esta transformación es lineal, y
se puede escribir cada fasor original como una combinación lineal de los tres
sistemas de tensiones anteriores.

Figura 1: Sistemas de tensiones de secuencia. A la izquierda, se muestra el


sistema de tensiones de secuencia positiva; al centro, el sistema de tensiones
de secuencia negativa; y a la derecha, el sistema de tensiones de secuencia
cero.

Las amplitudes de los fasores de secuencia positiva, negativa y cero no son


iguales entre sí, y dependen del grado de desequilibrio que presenten los
fasores trifásicos reales. Sin embargo, como son sistemas simétricos, el fasor
de secuencia positiva de la fase U será idéntico en magnitud que el fasor de
secuencia positiva de las fases V y W (sistema trifásico denominado U-V-W).
Un sistema trifásico real perfectamente equilibrado tendrá solamente
tensiones y corrientes de secuencia positiva.

Para las cargas no lineales, las corrientes de fase presentarán, además de la


fundamental de 50 Hz, componentes armónicas adicionales. Típicamente, se
trata de componentes armónicos impares de orden 3, 5, 7,9,11, etc.,
dependiendo del tipo de carga conectada y de la conmutación que se lleve a
cabo en ella.

En términos simples, las corrientes de secuencia cero se suman en el neutro.


Estas se asocian a las componentes de triple frecuencia y sus múltiplos, de
las corrientes que circulan por cada fase. Como son de triple frecuencia, ellas
están en fase y, por ende, su valor en el neutro será la simple suma lineal de
estas componentes de cada fase.

Una forma astuta de reducir la pérdida de energía en una instalación eléctrica


es el diseño, construcción e instalación de filtros armónicos. Existen filtros
armónicos discretos, conformados por unos pocos componentes y
sintonizados a una o más frecuencias específicas, y filtros armónicos
"activos", donde se inyectan las corrientes complementarias a las corrientes
de fase, para formar una corriente total por fase con un contenido armónico
predeterminado. La variable costo es relevante en la opción de uno u otro
esquema de filtros, puesto que un filtro activo es notablemente más caro que
uno pasivo.

Un filtro pasivo (discreto) es un conjunto de componentes que, conectados


adecuadamente, permiten presentar vías de baja impedancia a algunas
componentes armónicas y evitar su propagación por el resto del circuito de
distribución. Dentro de estas opciones, una que está siendo introducida a las
redes de baja tensión corresponde a los mitigadores de armónicos, que
consisten en un conjunto de bobinas arrolladas sobre un núcleo magnético,
que se conectan de forma tal que se eliminan las componentes de secuencia
cero.
Figura 2
La Figura 2 muestra un esquema simple de filtro de secuencia cero. Allí, las
bobinas de cada fase se dividen en bobinas dispuestas en dos piernas del
núcleo y conectadas con polaridad inversa entre sí.

Como los fasores de secuencia cero están siempre en fase, el flujo producido
por una de las bobinas se cancelara con el flujo ocasionado por la segunda
bobina ubicada en la misma pierna. Como se cancela el flujo de secuencia
cero, la impedancia que se presenta a la circulación de corriente de
secuencia cero es muy baja.
(Existen esquemas de filtros de secuencia cero mucho más complejos que el
mostrado en la figura anterior, que se indica sólo como ejemplo explicativo).

Cuando este dispositivo se conecta en paralelo a la carga que genera


secuencia cero, la baja impedancia del filtro atraerá las corrientes de
secuencia cero y proveerá un camino alternativo para estas corrientes,
respecto de la carga. De esta forma, se alivia la circulación de componentes
de secuencia cero por el neutro.

El efecto neto de esta atenuación de corrientes de secuencia cero es que se


reduce la pérdida Joule (l2R) por el neutro, a la vez que se evita que estas
componentes pasen por el medidor de energía, que se instala normalmente
en el empalme. El medidor registra menos energía porque se redujo el valor
efectivo de corriente total por fase, al no tener componentes armónicas
adicionales. La aplicación se reduce casi inexorablemente a redes de baja
tensión, porque es allí donde se usa neutro que permite la circulación de
componentes de secuencia cero.