Está en la página 1de 2

TRABAJO PRÁCTICO

MUERTE DE PRINCE (CANTANTE)


SOBREDOSIS
BREVE RESUMEN
Prince Rogers Nelson, conocido simplemente como Prince, fue
un cantante, compositor, bailarín, y músico estadounidense, conocido por
su ecléctico trabajo, su extravagante puesta en escena, vestuario y aspecto; su vida
llena de controversias y su amplio registro vocal.
Su música integró un sinnúmero de géneros, entre los que se destacan el funk,
el R&B, el new wave, el soul, el blues, el rock, e incluso el jazz.
Prince nació en Mineápolis y desarrolló gran interés por la música desde muy joven.8
Firmó su primer contrato discográfico con Warner Bros. Records a los 18 años y lanzó
su primer álbum en 1978. Lanzó junto con su banda, en ese entonces llamada The
Revolution, en 1987 y ya como solista, lanzando un álbum doble considerado por la
crítica como uno de los más grandes de la música contemporánea.
Si bien gran parte de su éxito tuvo lugar durante la década de los ochenta, Prince fue
siempre catalogado como uno de los artistas más relevantes de la música moderna.
Se le considera el fundador del llamado «sonido Minneapolis», un híbrido musical
surgido de la mezcla del uso de sintetizadores y del rock, el pop y el funk, propios de la
región. La Enciclopedia Británica lo destaca como una de las más notables estrellas
del pop junto con Michael Jackson y Madonna.
Prince falleció el pasado 21 de abril de 2016 en extrañas circunstancias. El cantante
de 57 años, yacía en un ascensor de su fabulosa mansión de Paisley Park, cerca de
Minneapolis. Inmediatamente se dio la noticia de que su fallecimiento había sido
ocasionado por una sobredosis de un fármaco llamado “Fentanilo”, y desatándose
miles de especulaciones erróneas, comentarios osados de ignorancias y diagnósticos
basados en suposiciones superficiales e inconsistentes.
Se incluye en el grupo de los analgésicos opioides derivados de la fenilpiperidona. Es
un agonista puro opioide que actúa por la interacción con los receptores mu opioides
distribuidos por nuestro organismo. Su gran poder lipofílico le permite atravesar
rápidamente las membranas celulares de la mucosa oral, alcanzando el torrente
circulatorio. Por la misma razón atraviesa velozmente la barrera hematoencefálica
distribuyéndose en cerebro, corazón, pulmón, riñón y bazo y más lentamente en
músculos y tejido adiposo.

En fin, el Fentanilo es un opioide con más de cincuenta años de historia, un viejo


conocido de los anestesiólogos y actualmente muy usado en las Unidades del
Dolor para tratamiento del dolor crónico en forma de parches transdérmico de
liberación retardada (es el opioide potente más prescrito en España) y en distintas
formas galénicas de liberación rápida, como ya se ha comentado, para tratamiento de
las exacerbaciones agudas y transitorias de dolor, conocidas como dolor irruptor.

Por tanto estamos hablando de un fármaco muy extendido en su uso y con una baja
incidencia de complicaciones letales, al menos en España, aunque debe extremarse
su control, especialmente, en los modelos de liberación rápida, aunque resulta
inverosímil pensar que con un uso adecuado, ponderado y racional podamos tener un
efecto tan deletéreo como el acaecido en el caso del cantante norteamericano.
CLASIFICACIÓN

Pero por otro lado está el componente individual. Prince padecía fuertes
dolores de cadera y llevaba tiempo consumiendo de forma aberrante y
desordenada cantidades notables de analgésicos. De hecho fue hospitalizado
por una sobredosis de Percocet (compuesto de acetaminofeno y oxicodona)
seis días antes de su deceso y días antes del fatal desenlace, el entorno del
cantante solicitó ayuda a un afamado médico especialista en tratamiento de
adicción quién pretendía deshabituarlo con Buprenorfina.

Por tanto no estamos ante el fallecimiento de un paciente por un efecto adverso


de un fármaco, sino ante un caso de adicción a distintos fármacos, entre ellos
distintos opioides potentes, entendiendo por adicción la instauración de una
conducta de uso compulsivo; implicación excesiva y repetitiva en la búsqueda y
administración (“craving” o avidez) de la sustancia de abuso; uso continuado,
pese a ser consciente el sujeto del daño sanitario, laboral, social, familiar y
abandono de sus obligaciones que le procura la droga.

Decía Theophrastus Bombart von Hohenheim (Paracelso) “ Nada es veneno,


todo es veneno: la diferencia está en la dosis.” Un cuchillo es un utensilio
necesario en distintos órdenes de la vida, el hecho de que alguien lo utilice con
fines criminales no debe redundar en rechazo a su uso ni en satanizar su
empleo. Es un elemento indiscutiblemente útil que alguien ha utilizado
desviando su empleo primigenio para obtener fines no deseados.

Lo mismo ocurre con el Fentanilo, es un opioide de eficacia contrastada y


utilidad pública, su uso desordenado y compulsivo no nos debe llevar a la fácil
postura de rechazarlo por peligroso  restringiendo sectariamente su
prescripción,  sin valorar la bondad de sus efectos.  Siempre a nuestros
pacientes debemos ponderar los beneficios y riesgos de la medicación opioide,
aplicando de forma estricta los principios bioéticos de justicia, beneficencia y no
maleficencia.

Recordemos finalmente lo que decía Sydenham, el Hipócrates inglés, hace ya


cuatro siglos: “De los remedios que ha dado Dios al Hombre para aliviar su
sufrimiento, ninguno es tan universal y eficaz como el opio”.

También podría gustarte