Está en la página 1de 22

VENARABLE COFRADIA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN DE LOS DOLORES,

NUESTRO PADRE JESUS DEL RESCATE Y SANTÍSIMO CRISTO DEL


DESCENDIMIENTO

PREGON DE SEMANA SANTA.


Celebración del XXV aniversario de los costaleros.

IGLESIA DE SANTIAGO. 19 DE MARZO, 2011. HORA: 20:30

PRESENTACIÓN:

Reverendo Padre, titular de esta Iglesia,

Sacerdote consiliario de esta venerable cofradía,

Hermana mayor.

Señor Alcalde de esta ciudad y representaciones de los grupos políticos


presentes en este acto.

Sres. Presidente y directivos de la Federación de Cofradías bastetanas.

Respetables miembros de la Junta de Gobierno

Costaleras, Costaleros. Cofrades y devotos todos.

Feligreses y amigos que estáis aquí reunidos para escuchar estas breves
palabras.
—————

Durante muchos años he sido feligrés de esta parroquia, tanto de


soltero como de casado, y todos mis hijos recibieron las aguas
bautismales en esta Iglesia, de aquí mi vinculación a la misma.

Yo no he sido nunca cofrade, y cuando se creó el cuerpo de


Costaleros, ya era persona mayor para alistarme. Sí lo hizo mi hija
Elena, aportando su granito de arena a la primera tanda de
jóvenes costaleras del año 1988.

Seguía el paso de otro de mis hijos, Manolo, que desde su más


tierna infancia fue Cofrade, y aún, pese a que vive lejos de aquí,
lo sigue siendo.

Por eso, cuando hace unos meses Carmen María Checa me


indicó que habían pensado en mí para hacer este Pregón de la
Cofradía, le indiqué que no me consideraba persona idónea para
ello, por no tener vivencias personales, ni como cofrade, ni como
costalero.

Quedó un poco defraudada, pero apeló a mi amistad con su


difunto padre, lo que venció mi inicial resistencia y por ello aquí
me encuentro.

Empezaré exponiendo que:

para mí, Ramón Checa de Arcos fue un buen compañero de


estudios, un gran padre de familia amante de su esposa e hijas,
un serio profesional como Procurador de los Tribunales, y un
honesto administrador de todo lo concerniente y perteneciente a
esta Cofradía de la que fue hermano Mayor durante veintidós
años.

Así fue y así lo recuerdo.

Hoy, aquí y ahora: buscamos en la historia, y resumimos un poco


la vida de esta grandiosa Cofradía, que ha llegado a tener 240
hermanos, 80 costaleros y 73 costaleras.

Encontramos la fecha de su fundación en el año 1750, es decir,


hace doscientos sesenta y un años. Inicialmente, su recorrido era
muy distinto, al igual que las imágenes que la componían.

En la noche del Jueves al Viernes Santo, recorrían las calles de la


ciudad los “Sordineros”, de cuyas largas tromperas salían sonidos
lastimeros y quejumbrosos.

Nos queda constancia de que, únicamente la Virgen salia de esta


Iglesia de Santiago, en la calle de las Monjas, (al pasar ante la
puerta de la Iglesia del actual Colegio de la Presentación) se le
unía al cortejo, y precediendo al mismo, la imagen de Jesús
Nazareno portando la Cruz camino del calvario, y la de San Juan
como acompañante, en el paso.

Llegaban a la Plaza Mayor y en la misma tenia lugar la


escenificación de los llamados “papeles” entre Maria Magdalena y
la Verónica.

Era una representación teatral, pues ante el edificio de lo que hoy


es el Ayuntamiento, y que en aquellos días era la Cárcel, se
montaba un tablado, y a la puerta de dicha prisión se le ponían
unas verjas para que tras ellas los presos pudieran ver la
representación.

Se detenía la procesión, ante la cárcel, y al tablado se subían dos


jóvenes vestidas de israelitas e iniciaban su actuación con estos
versos:

( Por parte de la Magdalena se decía:)

Dulce Jesús de mi vida

aquí está la pecadora

la Magdalena que llora

tan triste y arrepentida

De tus pies arrodillada

no me apartarás Señor

mientras no esté perdonada.

Mis dos ojos derretidos

con lágrimas de quebranto

lloraré con tierno llanto

mis pecados cometidos.

—-

Concédeme que a vos llegue

para besar vuestros pies

Y permitidme después

Que con mis lágrimas los riegue


(en este momento se acerca a los pies de la imagen de Jesús,
inclinándose ante ella para besarle los pies.)

Permitid que estos cabellos

Os sequen vuestras plantas.

para que me limpiéis de tantas

culpas obradas con ellos.

(Hace tal cual dice, secando los pies de Jesús con sus cabellos).

En cuanto a la Verónica, tras hacer una descripción de las penas


que sufre Jesús con la Cruz a cuestas, y los tormentos y
vejaciones a que ha sido sometido y que han marcado su rostro,
procede a secar éste con un paño y sobre el mismo queda
grabada la cara del Nazareno, entonces lo muestra al público a la
vez que exclama:

Mirad su divino rostro

en este paño estampado

grandes han sido sus tormentos

para verse tan desfigurado.

— ( Después)

Se lo muestra a la virgen y exclama:


Mira tu Divino Hijo

y Divina Majestad

es el mismo que salió

de tu vientre virginal.

El Padre Eterno os envía

a vuestro querido Juan

que os hace compañía,

en tan injusto pesar.

Seguidle Madre afligida

si lo queréis ved morir

que El gustoso va al Calvario

por querernos redimir.

( Reanuda la procesión la marcha, mientras la Verónica declama:)

Ya se dirige al Calvario

ya se le acerca la hora

ya lo confesamos reo

¡¡Piedad, mi Madre y Señora!!

( finalmente, puesta de rodillas dice:)


¡Oh Jesús rey de la gloria!

puesto que vas a morir

no me olvides Padre mío.

¡ Compadécete de mí.!

La procesión seguía hasta la Iglesia Mayor, allí se hacia una larga


parada y tras la misma regresaban las imágenes a sus respectivas
iglesias.

Este relato del pasado de nuestra Cofradía nos indica la grandeza


y belleza plástica en una representación teatral de la misma.

------------

Siguiendo con la historia de esta gran Cofradía, damos un gran


salto hasta que en el año 1948 vuelve a salir desde esta Iglesia de
Santiago por las calles bastetanas, siendo el Presidente de la
misma don Antonio Sánchez-Ortiz Carrillo.

Era este señor, farmacéutico y profesor del Instituto, a la vez que


escritor y poeta, un devoto ferviente de la Virgen de los Dolores, a
la que logra reintroducir en el corazón de los bastetanos con
diversos actos y funciones en honor de la misma, entre las que
tienen un lugar muy destacado, las Novenas, a las que trae a los
mejores oradores religiosos para hacer los panegíricos de la
Virgen, que vuelve a recobrar con estos actos el amor de sus
devotos hijos.


Es a finales de los años cincuenta, cuando un gran comerciante
en tejidos, don Mariano Espín Carpio, toma el relevo al ser
nombrado Hermano Mayor.

Hombre muy activo, decide renovar la Cofradía, incorporando en


el desfile procesional de la misma una nueva imagen, El Cristo del
Rescate, de autor desconocido, y que fue adquirido a la casa
madrileña de objetos religiosos llamada Santa Rufina y Heras a la
cual, igualmente se le adquirió la túnica, que es de terciopelo
morado, y que muy posteriormente en el año 1992 fue ribeteada
en oro y pedrería por las madres Dominicas de Huéscar, que es
la que actualmente luce en su salida procesional.

Recibido todo ello con mucha devoción por los cofrades, aún se
recuerdan estos sonetos dedicados a dicha imagen:

Yo se, Padre y Señor, cual es tu pena

Por qué estás triste y apesadumbrado

Por qué bajas los ojos abrumado

Por qué tu rostro de dolor se llena

Yo sé que tu piedad, linfa serena

Capaz de convertir la piedra en prado

Te hace llorar con llanto acongojado

Que el corazón te angustia y enajena


Tú padeces Señor por mis maldades

Por mis torpes y necias veleidades

Por cuanto en mi humana escoria late

Por eso me atosigo, peno y lloro

Y a tus plantas, mi Dios, postrado imploro

El perdón que del mundo me rescate.

———

Dentro del mandato de este mismo Hermano Mayor, se adquirió la


Cruz de Guía de la Hermandad, e igualmente se procedió al
bordado del manto de la Santísima Virgen por las Madres
Dominicas de nuestra ciudad.

——-

Don Mariano Espín cede este honor de ser Hermano Mayor, en el


año 1975, a don Jesús Gavilán Aragón, industrial de la
automoción, quien contribuye en todo momento al esplendor de
las procesiones y a la consolidación de la Cofradía como pieza
fundamental en la Semana Santa Bastetana.

De su trabajo se recuerda la sustitución de velas y cirios en el


trono por lámparas alimentadas por grandes baterías, que
evitaban el ennegrecimiento de la cara de la Virgen y los
apagones continuos a que estaban sometidas las velas.

------------
Es durante el año 1980 cuando pasa a ocupar la Presidencia de
esta Hermandad don Ramón Checa de Arcos, un joven que ha
estado siempre apegado a la Iglesia de Santiago, y ha colaborado
con don Mariano Espín en el engrandecimiento de los desfiles
procesionales de esta Parroquia.

Tiene una larga y dilatada vida como Hermano Mayor, hasta el


momento de su fallecimiento el día 30 de Julio de 2002. Han sido
veinte y dos años en los que su vida ha estado dedicada a
ennoblecer y dignificar esta cofradía.

Mencionemos algo sobre esos años de Hermano Mayor:

Sobre el trono de la Santísima Virgen de los Dolores, los datos


que hemos recabado se inician en el año 1986, con la compra de
una parihuela, apta para doce varales, que confeccionan los
talleres bastetanos de “Hijos de Esteban Jiménez”; siguiéndole la
adquisición de respiraderos en alpaca plateada, obra del orfebre
Rafael Moreno, finalizándose este trono con la candelaria y
faldillas.

Sobre este asunto, aún consta en las actas de la Cofradía, el


gesto de que su Hermano Mayor, don Ramón Checa, adelantara
quinientas mil pesetas para su adquisición, con el fin de que la
Cofradía no tuviera que pagar intereses por la petición de un
crédito, indispensable para esta gran compra de bienes de la
Hermandad.
Amplió los pasos del desfile procesional de esta Iglesia de
Santiago con el Santísimo Cristo del descendimiento, y las figuras
complementarias de Nicodemus y Maria Magdalena, en el año
1999. Diremos y así consta, que este paso es obra de Andrés
Belloso, y de su taller de imaginería religiosa en Alicante.

———

Pero no todo fue buena noticia en este dilatado espacio. No


olvidamos en algunos años las inclemencias del tiempo en Baza, y
el regreso, rápido a su Iglesia.

También se suspendió una salida procesional en el año 1996 por


causa de que el templo estaba en obras, y al siguiente, se hizo
una salida condicionada también por estas obras.

¡Que año de zozobra e incertidumbre!- ¡que no sale!, ¡que si sale!.

Aún recuerdo las lágrimas de mi hija, costalera, de Nuestro Padre


Jesús del Rescate, y sus amigas, diciéndome “¡Nó va a salir!.
¡¡Este año tampoco va a salir la Procesión de Santiago .!!”

----------

Pero mejor que mi prosa sean estos versos los que expresen la
duda creada en los costaleros ante la salida o no de la Virgen de
los Dolores por segundo año consecutivo:

Y volvieron a decir, Señora

que este año no salías.

Que se quedaría el pueblo,


sin la blancura encendida.

Del amparo con que sueñan,

todos los que te querían.

Me lo dijeron, Señora,

pero yo no lo creía.

Salí a buscarte llorando,

en aquella amanecida.

Por las calles y rincones,

de mi Baza tan querida.

-----

Y las ventanas temblaban,

y lloraban celosías.

Porque este año, Señora,

la ciudad no te vería.

-----

Entre a buscarte a la Iglesia,

porque no me lo creía.

Y allí estaba tu pureza.

Rosa pálida encendida.

----

Más yo te vi,
te vi Señora,

cuando la fé de tus costaleros

Por la calle te mecían.

----

Y era un milagro tu paso,

caminando de puntillas.

Entre un mar de corazones,

y un trinar de ave-marías.

----

Y era un milagro el silencio,

y la emoción contenida.

Las lágrimas en los ojos,

la oración estremecida.

La ilusión en las miradas,

al verte allí Madre Mía.

Porque habían dicho,

Señora, que este año no salías.

——————

Finalicemos la historia de sus Hermanos Mayores.


Al fallecimiento de Ramón Checa, y tras un pequeño periodo
vacante, es nombrado don José Ramón Sánchez Reche, hombre
fiel y muy trabajador que hubo de luchar por la adquisición de la
casa de La Hermandad y como Hermano Mayor dirigió la
Cofradía hasta la Asamblea General del año 2007.

Tras esta Asamblea General tomó este difícil cometido de


Hermana Mayor Carmen Maria Checa Duran, a quien ya en el año
1991, teniendo en cuenta los numerosos servicios prestados a la
Cofradía, cuidando las imágenes, túnicas y ornamentos religiosos
de las mismas fue nombrada “Camarera oficial” de esta venerable
cofradía de Santiago.

————

-———

Mal o muy mal cumpliría yo con mi cometido, si no dejara dicho


que este pregón se debe al veinticinco aniversario de la primera
salida de la imagen de la Santísima Virgen de los Dolores a
hombros de costaleros, y por tanto veinticuatro de la creación de
las costaleras.

———

No cumpliría mi deber si no mencionara a este caballero, nacido


en Hinojosa del valle ( Badajoz) y que afincado en Baza,— Benito
Rey Correa,—que tomó la difícil misión de la creación de las
cuadrillas de costaleros de esta Hermandad, portadores de
Nuestra Señora de los Dolores un año, y al siguiente la de
costaleras para portar la imagen de Jesús del Rescate.


El recuerdo le lleva a la comida de Hermandad con los costaleros
el primer año, y la decisión que se tomó en aquel día de crear una
cuadrilla de costaleras.

Años de creación y fervor los de 1986 y 1987.

——

Recuerda que le fue fácil, reunir el grupo de Costaleros y aún más


fácil, juntar aquellas mas de cien niñas y jovencitas entre los 14 y
los 17 años. Era tanta la ilusión de la juventud femenina, que
hubo de optar por solo hacer dos grupos de 35 a 40 para ir
turnándose bajo el trono del Cristo del Rescate. Contó con un gran
colaborador, Cecilio Maestra. Pues a partir de este momento se
precisaron dos Capataces.

Se estudiaron los recorridos, con sus paradas y sustituciones de


cuadrillas desde la salida de la Iglesia hasta los Solares, de los
Solares a la Placeta de Santo Domingo, desde esta a la Calle
Alhóndiga, desde allí hasta la Alameda, desde la salida de la
Alameda, hasta el Cine Ideal, y desde aquí hasta esta Iglesia de
Santiago.

Largo y hermoso recorrido que precisaba de mucho entrenamiento


en esta juventud entregada a su trabajo como costaleros.

Se carecía de espacio cerrado para realizar las prácticas, y fue


entonces cuando lograron que se les cediese el convento de San
Jerónimo.
Recuerda Benito como a su voz de “arriba” en la oscuridad de
aquella antigua iglesia, lo bien que hacían el lento paso y la
confianza que tenían en el hecho de que los capataces eran sus
ojos.

Jamás se ha visto una juventud más contenta, alegre y a la vez


disciplinada.

Se deshace en elogios para su compañero en estas difíciles


tareas, Cecilio Maestra, que aportó juventud energía y tesón en
este apasionante cometido.

Anécdotas, muchas anécdotas, se dieron en estos momentos,


ilusión mucha ilusión en este grupo de jovencitas que fueron la
segunda cuadrilla de costaleras constituida oficialmente en
Andalucía.

——

Pero más que cuanto yo puedo decir, lo dejaron ellas escrito en el


homenaje que le dieron en el año 2008 a su Capataz, Benito Rey
Correa. Lo reflejaron en un pergamino que le entregaron al mismo
y dice así:

—————

“Hace veinte años una persona confiaba en un grupo de niñas


para que Nuestro Padre Jesús del Rescate procesionara a
hombros por las calles de Baza.

Hoy algunas de estas niñas estamos aquí, otras no han podido


estar, pero lo hacen de corazón, otras ya no estarán nunca, pero
lo siguen haciendo de espíritu.
Hoy en nombre de esta primera cuadrilla de costaleras, queremos
rendir homenaje a la persona que nos enseñó a sentir lo que
significa ser Cofrade, a sentir la Semana Santa con una pasión y
una devoción especial, cada llamada, cada palabra de aliento, su
voz rota por la emoción.....

Por todo eso, por el tiempo y la entrega que nos has dedicado
siempre, por tu cariño, y ante todo por ser nuestro Capataz. --
Gracias.

Firmaba el pergamino la primera cuadrilla de costaleras.

——

Cuando hoy, ya con 68 años, Benito recuerda estos primeros


pasos, no puede dejar de decirme, con lágrimas en sus ojos: <<
Me he sentido querido y respetado por una juventud que en todo
momento ha demostrado el cariño hacia la Virgen de los Dolores y
al Cristo del rescate,>>.

A la vez que recuerda la aportación costalera al oficio del Jueves


Santo, cuando en el Lavatorio intervenían seis costaleras y seis
costaleros, con sus uniformes: Camiseta blanca con el escudo de
la Cofradía, fajín negro ellos, rojo ellas, pantalón vaquero, y
zapatillas blancas ellas y negro ellos, y la medalla de la Cofradía.

——

A Benito Rey le han acompañado otros muy buenos capataces,


tanto en el grupo instructor de los chicos, como en el de las
chicas, entre ellos vuelvo a citar a Cecilio Maestra Pérez, al frente
de las cuadrillas de costaleros, mientras él instruía a las chicas.

A Julián Argente Heras, a Cecilio Rey Pérez, a José Antonio Tello


Martínez o a los actuales Emilio Yeste Hernández, a Fabián
Molina y Jesús Plaza Castro.

Todos han cumplido y cumplen muy bien con su cometido.

————

Permitidme sin embargo, hacer referencia expresa a un Capataz,


que lleva integrado en la Cofradía, estos veinte y cinco años.

Es: Emilio Yeste Hernández.

---

Emilio, fue integrante de la primera cuadrilla de costaleros, del año


1987.Es actualmente miembro de la Directiva y Capataz de la
Cofradía.

Su esposa es una de las jóvenes que integraron la primera


cuadrilla de costaleras. El cariño hace que los costaleros y
costaleras de hoy le llamen “El Abuelo”.

Recuerda haber estado siempre ocupando el puesto de “patero


derecho” durante los seis años en que fue costalero, ahora lleva
19 de capataz, por lo que el apodo de “abuelo” lo tiene bien
merecido y ganado.

Anécdotas las tiene cientos, pero recordaremos estas dos, una


que la noche anterior a la salida de la Procesión de la Virgen, solía

quedarse a dormir bajo el paso de la Virgen, y otra que era de


niño tan delgado que su madre le pidió a Ramon Checa, que le
dejaran llevar unas almohadillas en los hombros, para que no se
lastimara mucho.

Esto es amor a la Virgen.

————

Igualmente podemos decir que se ha ido renovando la savia de


las Cuadrillas de Costaleras y Costaleros. Pero merece mención
aparte un costalero, que ha salido todos los años desde la
fundación de las cuadrillas; es Miguel Angel Fernández Martínez, “
Migue”—que cumple en este año los 25 años llevando a la Virgen.

Es un veterano, es otro “abuelo”.

———

Son muchos los costaleros, muchas las costaleras, varios los


Capataces, y escaso el tiempo para glosar a todos ellos, a sus
vivencias, a sus anécdotas, así que espero se den todos por aquí
citados en estas pequeñas frases de recuerdo y agradecimiento.

——————

Siguiendo con la Historia de la Hermandad, recordemos que: La


imagen el Cristo de la Cruz, aquí denominado Santísimo Cristo del
Descendimiento, fue adquirida al taller de imaginería religiosa de
don Andrés Belloso, de Alicante en el año 1999. El paso lo
constituye en inicio; Cristo en la Cruz, un varón, Nicodemus, y
Maria Magdalena, y que se ha ampliado posteriormente.

--

Podemos decir que los pasos de esta Hermandad han quedado


completos, por lo que hoy más que nunca son precisas e
imprescindibles las cuadrillas de costaleros para sus desfiles
procesionales.

--

Pero sobre todo ello se precisa de amor a la Cofradía, se


necesitan Cofrades, hermanos y hermanas, no solo en el vestir de
una determinada túnica y atributos.

---

Ser Cofrade es un sentimiento, es una celebración, es una


responsabilidad y sobre todo es amor a una representación de
este Cristo y a su Madre que da nombre a la Cofradía.

Recordaremos este último paso, con los versos dedicados a las


lágrimas de la Virgen ante el descendimiento de su hijo desde la
Cruz:

———

La Virgen llora cuando ve.

Espinas en las sienes

En los pies y manos llagas,

Y roto tiene el costado

Por la herida de la lanza.

--

¡Oh lágrimas de la Virgen

A un tiempo dulces y amargas

Porque el amor las engendra,

Y siempre sufre,-el que ama !


¡ Oh lágrimas de la Virgen

Movedme a contrición santa

Y haced que llore las mías.

Que soy de vosotros causa.

——

Como la lluvia de otoño

Que el suelo más duro ablanda

Caed, lágrimas benditas.

Sobre el erial de mi alma.

———

---------

Es muy posible que en el recorrido por la historia de esta


venerable hermandad, por los hermanos mayores, por sus
imágenes y cofrades, y como no, por sus costaleros y costaleras,
haya dejado de mencionar que es el corazón de los bastetanos y
sobre todo que son los feligreses de esta Parroquia de Santiago
quienes año tras año mantienen estos desfiles procesionales en
los que participan estas familias cristianas con sus hijos e hijas.

Sea para todos nuestra felicitación, y muy especialmente a


quienes han sido costaleros durante estos veinte y cinco años que
ahora conmemoramos.

Finalizamos diciendo que con su júbilo y alegría al entrar el último


en esta Iglesia tras un triunfal recorrido procesional, se les
escucha su gran lema costalero:
“SI ESTE AÑO HEMOS ESTADO BIEN, EL AÑO PROXIMO LO
HAREMOS AÚN MEJOR. ” ^

Por ellos digamos todos juntos:

¡¡ Vivan los costaleros y costaleras de Santiago.!!

QUE ASÍ SEA.

----------00000---------

Texto:

Sebastián Manuel Gallego Morales.

( Poesías adaptadas: Raimundo de los Reyes y Enrique Pérez


Pardo, y versos de la representación teatral anónimos.)