Está en la página 1de 15

B-63116 "RODRIGUEZ LORETO CONTRA

CAJA DE PREVISION SOCIAL PARA


ABOGADOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS
AIRES"
LA PLATA, de de 2006.-

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a de junio de dos mil


seis, habiéndose establecido, de conformidad con lo

dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el


siguiente orden de votación:
doctores Negri, Pettigiani, Kogan, Genoud, Hitters, Soria,

se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de


Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia
definitiva en la causa B. 63.116, "Rodríguez, Loreto
contra Caja de Previsión Social para Abogados de la
Provincia de Buenos Aires. Demanda contencioso
administrativa".

A N T E C E D E N T E S

I. El actor presenta demanda contencioso

administrativa contra la Caja de Previsión Social de

Abogados de la Provincia de Buenos Aires a fin de que se


anule la resolución de fecha 14 de diciembre de 2000 por
la que se le denegó el beneficio de jubilación ordinaria.
Del mismo modo, impugna la resolución del 10 y 11 de mayo

de 2001 que rechazó el recurso interpuesto contra aquélla.


Pide se condene a la demandada a que le otorgue el
beneficio solicitado con imposición en costas.

II. Corrido el traslado de ley se presenta la

entidad accionada por medio de sus representantes y


plantea la improcedencia formal de la demanda. Sin
perjuicio de ello solicita que la misma sea rechazada en
todas sus partes.

III. Agregadas las actuaciones administrativas,

producidos la prueba y el alegato de la parte demandada -


no hizo uso de este derecho la parte actora- la causa se
encuentra en estado de ser resuelta por lo que corresponde
plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S

1ª. ¿Procede formalmente la demanda?

En caso afirmativo:

2ª. ¿Es fundada?

V O T A C I O N

A la primera cuestión planteada, el señor Juez


doctor Negri dijo:

I. Señala el apoderado de la Caja de Abogados

que de conformidad con el art. 10 de la ley 6716, t.o.

1995 el doctor Rodríguez contaba con el plazo de quince

días hábiles para deducir recurso de reconsideración


contra la resolución que le denegó el beneficio. Detalla
que la fecha de recepción de las cartas documento por las
que aquella le fue notificada fue el 22 de diciembre de
2000 pero concluye que aún considerando la fecha de
notificación invocada por el actor -2-I-2001-, la
extemporaneidad acaecida es indubitable y por tanto torna
improcedente la presente demanda en los términos del art.
14 del Código de Procedimiento de lo Contencioso
Administrativo frente al recurso que fuera interpuesto el
día 16-II-2001 (fs. 54 y vta.).
A todo evento señala que no es admisible el
descuento del cómputo del plazo del período

correspondiente al mes de la feria judicial de enero de


2001.

Postula así que la demanda debe ser rechazada


con fundamento en que no se encuentra agotada la vía
administrativa (fs. 55 vta.).

II. El actor afirma que la resolución

denegatoria del beneficio le fue notificada el 2 de enero


de 2001 y que interpuso el recurso de reconsideración el
16 de febrero del mismo año. Alega que éste fue presentado

en término en razón de que por el art. 9 de la ley 6716 de


la Caja de Abogados la feria judicial del mes de enero
tiene vigencia en el ámbito de la Caja. Argumenta que de
no ser ello así se configuraría una notoria y grave
arbitrariedad violatoria del derecho de defensa en juicio
consagrado en el art. 18 de la Constitución nacional (fs.
58/59).

III. De las actuaciones administrativas y de la

prueba producida surgen las siguientes constancias útiles


para resolver:

1) El actor solicitó el beneficio de jubilación


ordinaria a la vez que la compensación y la condonación de

la deuda por aportes el 10 de mayo de 2000 (fs. 7 y 8,


expte. adm. 13023-R-00-03).

2) Ante tal solicitud el día 29 de mayo de 2000

el Secretario de la Caja envió al actor una comunicación


en la que puso en su conocimiento los motivos que le
impedían acceder al beneficio a la vez la única
posibilidad que le asistía era la de acogerse a la

prestación por edad avanzada (fs. 15 y 16, exp. adm.


cit.).

3) El actor presentó un pedido de


reconsideración de tal comunicación el día 4 de julio de
2000 (fs. 18/21, exp. adm. cit.).

4) En respuesta al recurso presentado, el


Secretario de la Caja dirigió una nota al doctor Rodríguez
a fin de aclarar que la enviada el 29 de mayo era una
comunicación administrativa tendiente a informarlo sobre

su situación previsional, precisando que el único órgano


con competencia para otorgar o denegar beneficios
previsionales era el Directorio y que éste no se había
pronunciado aún (fs. 23, exp. adm. cit.).

5) El Directorio, en sesión del 14 y 15 de


diciembre de 2000 y previo dictámenes del asesor legal de
la Caja y de la comisión respectiva, resolvió denegar el

beneficio de jubilación ordinaria por derechos adquiridos


(art. 76), el de la jubilación del período de transición

(art. 77) y el de jubilación básica normal (art. 35),


todos de la ley 6716 (t.o. dec. 4771/1995)(fs. 40, exp.
adm. cit.).

6) Esta resolución fue notificada el 2 de enero


de 2001 y fue recurrida el 16 de febrero del mismo año
(fs. 82, exp. jud. y fs. 43/47, exp. adm. cit.).

7) El Directorio en la sesión de fechas 10 y 11


de mayo de 2001, previo dictamen de la Comisión de
Jubilaciones, Pensiones, Subsidios y Asignaciones, rechazó
el recurso interpuesto. En el primer punto de la

resolución hizo suyo el dictamen de dicha comisión en el


que se señala que el recurso fue extemporáneo, se

reconocen algunos errores materiales y se dan


explicaciones para la exclusión de los años 1999 y 2000 en
orden al cómputo de la cuota anual obligatoria, como así
también la exclusión de los años 1976 a 1984. Se efectúan
asimismo consideraciones en torno a la interpretación del

art. 32 de la ley 6716 y los requisitos que éste exige


para acceder a la jubilación ordinaria y se concluye que

no existe encuadre legal que torne viable la petición


efectuada.

En el segundo punto decide rechazar el recurso


interpuesto por extemporáneo (fs. 49, exp. adm. cit.).

8) El actor se notificó de esta resolución el 2


de agosto de 2001 e interpuso demanda contencioso
administrativa el 10 de septiembre de 2001 (fs. 50, exp.
adm. cit. y 29 vta., exp. jud.).

IV. El art. 10 de la ley 6716 (t.o. dec.

4771/1995) de la Caja de Abogados establece que las


resoluciones del Directorio serán susceptibles del pedido
de reconsideración en un plazo de quince días hábiles,
contados desde la notificación de la resolución. Asimismo
dispone que su rechazo dará lugar a la acción contencioso
administrativa.

La notificación del acto administrativo es el


punto de partida para el cómputo del plazo dentro del cual
el interesado debe deducir los recursos tendientes a la
revocación de la resolución que le resulta adversa. De la

simple comparación de las fechas consignadas en el punto


III.6 surge que efectivamente el recurso interpuesto lo

fue una vez vencido el plazo establecido por el art. 10 de


la ley 6716.

No obsta a tal aseveración el argumento


esgrimido por la actora en el sentido de que, por imperio

del art. 9 de la ley citada, debía ser contabilizada la


feria judicial del mes de enero, toda vez que allí se
dispone que la sesión del Directorio correspondiente a ese
mes será facultativa. No puede, entonces, derivarse de

ello que la feria judicial proyecte sus efectos a toda la


actividad realizada por la Caja y que su carácter sea
obligatorio.

Si bien este Tribunal ha señalado que el


vencimiento del plazo para presentar un recurso convierte
a la resolución atacada -si no se han deducido los
recursos autorizados- en un acto firme y por lo tanto

insusceptible de ser revisado en esta instancia (doctr.


causas B. 52.312, "Ippólito", sent. del 27-IV-1999; B.
57.538, "Venturino Eshiur S.A.", sent. del 11-VII-2001; B.
60.163, "Máxima S.A. AFJP", sent. del 10-IX-2003) la
conducta seguida por la demandada impone otro análisis de
la cuestión.

El caso que se presenta resulta análogo al


resuelto por esta Corte, por mayoría, en la causa B.
55.442, "Gallo", sent. del 11-V-1999. Dije en esa ocasión,
reiterando conceptos expresados en causas anteriores, que
si la resolución administrativa sometida a revisión se

había ocupado de decidir el fondo de la cuestión, sin


detenerse en la negativa a la procedencia formal de la

pretensión, quedaba vedada la posibilidad de argüir en tal


sentido en la instancia judicial (causas B. 47.476, "Ser
c/Banco Provincia Buenos Aires", sent. del 7-XI-1978; B.
48.601, "Novas", sent. del 27-X-1981, citadas en el voto
del doctor Cavagna Martínez en la causa B. 49.352,

"Construcciones La Plata", sent. del 22-XII-1987; B.


50.478, "Construcciones La Plata", sent. del 3-VII-1990;

B. 55.442, "Gallo", sent. del 11-V-1999; B. 56.621,


"Gutiérrez Chacón", sent. del 30-VIII-2000).

Al momento de decidir el recurso presentado, tal


como se señaló en la reseña efectuada, la Caja trató el

fondo de la petición y dio las razones por las que no


consideraba viable la pretensión del señor Rodríguez,

finalmente señaló que el recurso había sido interpuesto


fuera de plazo.

Así, el Directorio de la Caja siguió una


conducta contradictoria que en oportunidad de oponer la
excepción pretende definir hacia uno de los aspectos por
ella tratados. Cierto es que decidió hacerse cargo de los
argumentos esgrimidos por el recurrente y rebatirlos, no
parece entonces prudente concentrarse exclusivamente en
una faceta del accionar de la demandada y hacer recaer las
consecuencias negativas de ese aspecto sobre el
reclamante.
Es la propia Caja la que deja de lado el
obstáculo formal y resuelve la cuestión en forma

definitiva de modo que ello permite sortear tal objeción


al progreso de la acción y torna inadmisible la excepción

opuesta, solución que, además, es la que mejor se


compadece con la concepción del sistema de justicia que
resalta el proceso justo y la vigencia y plenitud de las
garantías que tutelan los derechos y libertades
fundamentales, en particular el acceso irrestricto a la

protección jurisdiccional (art. 15 de la Constitución de


la Provincia).

La excepción interpuesta debe ser desestimada.

Voto por la afirmativa.

A la primera cuestión planteada, el señor Juez


doctor Pettigiani dijo:

He de disentir con la solución propuesta para la

cuestión bajo análisis por el distinguido colega que me


precede en el orden de votación, adelantando, desde ya, mi
postura favorable al progreso de la objeción formal
introducida por la Caja previsional demandada.

i. Para ello, pondero que el recurso deducido


por el aquí actor contra la resolución del ente que le
denegó la jubilación ordinaria fue presentado -conforme
también lo estima el ministro del primer voto- en forma
extemporánea. Así, mientras que la notificación de aquel
acto se efectivizó con fecha 2-I-2001 (cfr. fs. 82, expte.

judicial y 41/42, expte. 13023/R/00/03), la impugnación de


marras fue presentada el día 16-II-2001 (tal como lo
reconoce el propio accionante en su escrito de inicio). Es
decir, luego de vencido el plazo de 15 días hábiles que el

art. 10 de la ley 6716 -aplicable en la especie- establece


para el pedido de reconsideración de las resoluciones de

la Caja previsional denegatorias de beneficios. Sin que


obste a ello lo señalado por el actor en torno a la
suspensión de dicho término por la feria judicial del mes
de enero, dada la ausencia de sustento normativo que
presenta tal aseveración.

Circunstancia que torna aplicable al caso la


doctrina de esta Corte que expresa que la interposición
fuera de término de los recursos ante la autoridad de la

que emanó el acto impugnado hace que éste adquiera firmeza


en la esfera que le es propia y, por tanto, resulte
irrevisable en esta instancia (doc. "Acuerdos y

Sentencias": 1969-191; 1974-III-828 y 941; causas B.


48.194, "Lacunza", res. 7-VIIII-1979; B. 48.936, "Grillo",

del 7-IX-1982; B. 49.315, "Litardo", del 30-VI-1987; B.


52.083, "Haramboure", res. del 15-VIII-1989; B. 51.463,
"Peninno", del 28-VIII-1990; B. 51.362, "Acatelli", sent.

del 26-IV-1994; B. 54.447, "Straub Benett", sent. del 17-


IX-1996; B. 55.306, "De Avilla", sent. del 29-IV-1997; B.
56.418, "Distribuidora Química S.A.", sent. del 8-IX-1998;
B. 57.809, "Lacassagne", sent. del 29-XI-2000; B. 60.163,
"Máxima S.A. AFJP", sent. del 10-IX-2003; entre muchas).
De modo que el vencimiento del término previsto por la
norma procedimental para que el interesado deduzca los

recursos contra el acto que le es adverso -sin que ello se


produzca- convierte a este último en un acto firme y, por
ende, insusceptible de ser revisado por la vía contencioso
administrativa.

De allí que a la luz de las constancias reunidas

en la causa y la doctrina elaborada sobre el punto por la


Suprema Corte, la cuestión sometida a juzgamiento ha
quedado firme por falta de impugnación oportuna de la

resolución del Directorio de la Caja de Previsión Social


para Abogados de la Provincia de Buenos Aires del día 14-
XII-2000.

ii. Conclusión que no resulta enervada por la


conducta desarrollada por la entidad previsional al dictar

la resolución de fecha 10/11-V-2001 que rechazó, por


extemporáneo, el recurso interpuesto por el doctor
Rodríguez contra su similar ya citada del día 14-XII-2000.

Y he aquí mi apartamiento del parecer del

ministro que emite su voto en primer término. Pues


entiendo, en atención a las particulares circunstancias de
la causa, que resulta inaplicable al caso la doctrina de

los precedentes de esta Corte mencionados en aquella


opinión, y sobre cuya base se erige la desestimación del

planteo defensivo formulado por la demandada vinculado a


la ausencia de tempestiva impugnación del acto
cuestionado.

Cierto es que el Tribunal ha entendido -en


valoración que comparto- que si la resolución

administrativa sometida a revisión se había ocupado de


decidir el fondo de la cuestión, sin detenerse en la
negativa a la procedencia formal de la pretensión, quedaba
vedada la posibilidad de argüir en tal sentido en la
instancia judicial.

Razonamiento que le permitió desestimar

objeciones de carácter formal al progreso de la demanda en


casos en que, por ejemplo, el poder administrador admitió
tramitar y decidir los recursos interpuestos contra su

propia resolución, y luego, en sede judicial, adujo que


esos remedios de impugnación fueron improcedentes y que el

reclamante consintió aquella decisión (B. 47.475,


"S.E.R.A.", sent. del 7-XI-1978); o bien cuando en sede
administrativa se resolvió sobre el fondo de la cuestión
planteada, "desestimándose en definitiva por razones que

hacían a su subsistencia y sin declarar la improcedencia


formal de la petición ni del recurso" (B. 48.601, "Novas",
sent. del 27-X-1981). También hizo lo propio en otra

ocasión en que el acto resolutorio del recurso de


revocatoria deducido por el actor "no menciona[ba] en sus

considerandos aspectos alguno ligado con aquel presunto


vicio, limitándose a desarrollar y decidir la
improcedencia material del reclamo" (B. 49.352,

"Construcciones La Plata S.A.", sent. del 22-XII-1987), o


cuando el ente administrativo, al dictar las resoluciones
impugnadas, "no hizo mérito de los aspectos formales del
reclamo" (B. 50.478, "Construcciones La Plata S.A.", sent.
del 3-VII-1990; B. 55.442, "Gallo", sent. del 11-V-1999;
B. 56.621, "Gutiérrez Chacón", sent. del 30-VIII-2000).
Por fin, aplicó el mismo criterio en un supuesto en que el

ente demandado, "si bien resolvió rechazar el pedido en


razón de que oportunamente se adoptó resolución al
respecto habiéndose agotado la instancia administrativa,
en su considerandos -a los que remite la parte resolutiva-

(...) se avocó al fondo de la cuestión" (B. 56.659,


"Gómez", sent. del 2-II-2000).

Mas en el presente, a diferencia de los


supuestos recién apuntados, el rechazo de la revocatoria

dispuesto por el Directorio de la Caja demandada con fecha


10/11-V-2001 se fundó, de modo expreso, en la

extemporaneidad del planteo impugnativo incoado por el


interesado. Así lo evidencia el artículo segundo de ese
acto por el que se resuelve: "Rechazar el recurso
interpuesto por el Dr. Loreto Rodríguez por extemporáneo

conforme el plazo determinado por el art. 10 de la ley


6.716 t.o. dec. 4774/95".

Ello así, pese a que en el dictamen de la


Comisión de Jubilaciones, Pensiones, Subsidios y
Asignaciones, incorporado como parte integrante de la
resolución antedicha en su artículo primero, se efectuaran
diversas consideraciones vinculadas con aspectos atinentes

al fondo de la cuestión den debate. Pues la conclusión


adversa a la pretensión impugnatoria a la que arriba la
mencionada Comisión -adelantada desde el inicio mismo del
informe- se funda, precisamente, en la extemporaneidad de
la réplica.

En la especie, entonces, el ente demandado no


decide acerca de la improcedencia material del asunto
desentendiéndose de la consideración de los aspectos
formales de la presentación recursiva, para luego, en esta
instancia, oponerse a la demanda sobre la base de aquellos
argumentos omitidos. Por el contrario, y no obstante las

apreciaciones relativas al tema de fondo, desde el inicio


del trámite se hizo mérito de la falta de deducción en

término del recurso administrativo reglado en el


ordenamiento aplicable (art. 10, ley 6716 -t.o. dec.
4774/1995-). Y esa razón de índole formal sustentó la
medida dispuesta por el órgano decisor.

Circunstancia que neutraliza la alegada


imposibilidad de argüir sobre dicha cuestión en la etapa
judicial.

iii. Por los argumentos hasta aquí expuestos,


voto por la negativa.

Los señores jueces doctores Kogan, Genoud e


Hitters, por los mismos fundamentos expresados por el

señor Juez doctor Pettigiani, votaron la primera cuestión


por la negativa.

A la primera cuestión planteada, el señor Juez


doctor Soria dijo:

Adhiero al voto del doctor Pettigiani, añadiendo


simplemente, como factor que apuntala el acogimiento de la
oposición formulada por la entidad demandada, que el actor
-en su demanda de fs. 24/29, o al contestar a fs. 58/59 el
traslado conferido por esta Corte- mas allá de discutir
infundadamente sobre la notificación practicada por la
Caja, no expuso razón alguna que determinase la

admisibilidad de la pretensión impugnativa deducida en


esta causa contra la denegatoria por extemporaneidad del
recurso administrativo, de modo de posibilitarle obtener
un reconocimiento judicial en relación con el derecho

previsional originariamente peticionado en la vía


administrativa frustrada.

Por ello, a la cuestión señalada voto por


la negativa.

De acuerdo a la forma en que fuera resuelta la

primera cuestión, no corresponde el tratamiento de la


segunda.

Con lo que terminó el acuerdo, dictándose la


siguiente

S E N T E N C I A

Por los fundamentos expuestos en el acuerdo que


antecede, por mayoría, se rechaza la demanda.

Costas por su orden (arts. 17, C.P.C.A. y 78


inc. 3° in fine, ley 12.008, conf. mod. ley 13.101).

Por sus actuaciones en autos regúlanse los


honorarios de los doctores Franco Beorlegui y Camilo

Aurelio Matías Cuenca, apoderados de la accionada en las

sumas de pesos seiscientos cincuenta a cada uno de ellos


(arts. 9, 10, 13, 14, 15, 16, 22, 23, 28 inc. "a", 44 inc.
"b", 2° párrafo y 54, dec. ley 8904/1977), cantidades a
las que se deberá adicionar el 10% (ley 8455).

Regístrese y notifíquese.

DANIEL FERNANDO SORIA


HECTOR NEGRI JUAN CARLOS HITTERS

LUIS ESTEBAN GENOUD HILDA KOGAN

EDUARDO JULIO PETTIGIANI

RICARDO MIGUEL ORTIZ


Secretario

También podría gustarte