Está en la página 1de 1

A partir del Memorándum se inició en todo el Oriente Boliviano un movimiento político pro

ferrocarril, se tomó conciencia de la necesidad de estar vinculado con el resto del país para así
poder comerciar y mejorar la economía. Recién en 1917 arribó el primer ferrocarril a
Cochabamba, ignorándose nuevamente a Santa Cruz. Después en 1920 se fundó el Partido
Orientalista reafirmando la necesidad de vincular a esta región con el resto del país. También
se planteó la descentralización administrativa del Estado boliviano, de distintas formas se
buscó que el gobierno atienda las demandas sin respuestas alguna.

A partir de la revolución del 52 se va consolidar en el país el Movimiento Nacionalista


Revolucionario, representando un cambio en las relaciones Estado-región. Mediante algunos
planes, se va vincular por primera vez en la historia de forma efectiva a Santa Cruz con el resto
del país. Sin embargo, a pesar de esto, nuevamente existieron conflictos entre el centralismo
de La Paz y el deseo económico de los cruceños por progresar. Esto va tener su gran
manifestación en los tres momentos de las luchas civicas, a diferencia de las demandas por el
ferrocarril, en este caso, se pedía el 11% de regalías para las arcas departamentales en función
del lugar de extracción de los hidrocarburos. Se aprobaron leyes, pero el gobierno de Siles
Zuazo se negó a promulgar esto porque afectaba directamente el control del dinero que
llegaba al país por la exportación de hidrocarburos.

En esta época se creó que el Comité Cívico, la Unión Juvenil Cruceñista y la Unión Civica
Femenina, estas fueron instituciones muy importantes para reivindicar los anhelos del pueblo
cruceño que había sido ignorado por el gobierno central. Se acordó entre el gobierno, pero
este pequeño logro no alcanzaría mucho debido a que el gobierno de Siles puso en marcha un
plan para recuperar el control de la región. Esto sumado a los seguidores del gobierno quienes
vieron un peligro para sus privilegios. En ese contexto se dio uno de los episodios más oscuros
y cruentos de la historia cruceña; la masacre de Terebinto. En esta masacre, los campesinos y
las milicias del occidente invadieron Santa Cruz provocando zozobra y violencia.

A pesar de esto hecho lamentable, empezaron a surgir muchas empresas cruceñas producto
del gran boom económico que se dio a partir de la vinculación de Santa Cruz con el resto del
país, sumado a los ingresos por conceptos de regalías. Fue así como la región empezó a
convertirse en un referente económico del país, pero no era suficiente.

Se necesitaba una descentralización de la toma de decisiones a nivel político, el centralismo


seguía designando a los alcaldes, prefectos y el departamento no tenía la facultad de
promulgar sus propias leyes. Fue así como a partir de los años 80 empezaron una nueva serie
de demandas regionales que servirían al resto del país. Las autonomías municipales fueron un
logro que sirvió para que todos los municipios tengan potestad de elegir democráticamente a
sus propios alcaldes. El proyecto cruceño no era algo exclusivo para la región, sino para el resto
del país, a pesar de las constantes acusaciones de separatismo.

También podría gustarte