Está en la página 1de 11

a.

Contexto histórico en que se desarrolla el autor


La obra de Bertolt Brecht se desarrolló en uno de los momentos más trascendentales del
siglo XX, y es que durante este periodo estuvieron en apogeo dos de las ideologías más
trascendentales de la historia: el comunismo y el socialismo. La primera doctrina se basa en
la defensa de la organización social en donde no existe diferencia de clases o sociedad
privada, mientras que la segunda doctrina se centra en la administración de los medios de
producción por parte de las clases trabajadoras, de tal modo que haya una sociedad igualitaria
en lo económico y político. Ambas posturas fueron muy difundidas entre las clases obreras
que empezaron a organizarse con el objetivo de romper con las condiciones precarias en las
que trabajaban. Esto produjo que estallaran revueltas en varios países de Europa,
primordialmente en Rusia e Inglaterra.

Otro de los aspectos más trascendentales de esta época fueron las dos guerras mundiales que
dejaron devastada toda Europa, sumergiéndola en grandes e importantes crisis económicas,
políticas y sociales que a la postre impulsaron una nueva forma de hacer literatura y es que
durante este periodo surgieron escritores que plasmaban la realidad histórica acaecida por
medio de obras literarias que abordaban dichos sucesos desde nuevas ópticas llamadas
vanguardias.

Corriente a la que pertenece

Los fusiles de la madre carrar es una obra de teatro vanguardista. Dicho texto literario
presenta diversas características que permiten ubicarla en tal tendencia estética. Según Sabino
(2016) el vanguardismo se refiere a todas aquellas obras experimentales o que innovan el
arte. Se puede decir que la característica principal es la libre expresión del autor; en las obras
literarias puede hablarse de temas tabú y rompiendo los esquemas ya establecidos en cuanto a
la narración. Además, en el vanguardismo se tienen los ismos como el futurismo, el
expresionismo, el dadaísmo, el surrealismo, el cubismo, etc.

En cuanto a la obra los fusiles de la madre carrar, posee varias características que la hacen
parte del vanguardismo, situándose dentro del teatro épico-político. Este tipo de teatro fue
impulsado por el dramaturgo alemán Erwin Piscator, quien creía que las piezas teatrales
debían de enfocarse en el contenido sociopolítico y no en lo emocional, esta nueva forma de
hacer teatro estaba ligada a las ideologías marxistas.

En cuanto a la obra de Brecht, lo anterior se puede ver en el siguiente fragmento:

“El obrero: son las Brigadas Internacionales. Las llevan a la batalla de Motril. (Se oye el
canto de “la Brigada Thaelmann”: “Lejos está mi patria…

El obrero: Esta noche es la decisiva. Ahora tengo que marcharme. Fue la última partida, José.
La madre: (acercándose a la mesa). ¿Quién ha ganado?”. (1937. p. 10).

Aquí se observa como el autor hace referencia a un contexto social de peleas entre tropas
enemigas, que luchan a muerte durante la guerra civil española.

b. Biografía del autor

Bertolt Brecht fue uno uno de los dramaturgos más destacados e innovadores del siglo XX,
cuyas obras buscan siempre la reflexión del espectador, trató también de fomentar el
activismo político con las letras de sus lieder, a los que Kurt Weill puso la música.

Comenzó en Múnich sus estudios de literatura y filosofía en 1917, a los que añadiría
posteriormente los de medicina. Durante la Primera Guerra Mundial comenzó a escribir y
publicar sus obras. En 1924 se trasladó a Berlín, donde trabajó como dramaturgo a las
órdenes de Max Reinhardt en el Deutsches Theater; posteriormente colaboró también en
obras de carácter colectivo junto con Elisabeth Hauptmann, Erwin Piscator, Kurt Weill, Hans
Eisler y Slatan Dudow, y trabó relaciones con el pintor Georg Grosz. En 1926 comenzó a
interesarse con mayor intensidad por el marxismo y estableció un estrecho contacto con Karl
Korsch y Walter Benjamin. Su Dreigroschenoper (Opera de cuatro cuartos, 1928) obtuvo en
1928 el mayor éxito conocido en la República de Weimar. En ese año 1928 se casó con la
actriz Helene Weigel.

Desde 1930 estrechó sus contactos con el Partido Comunista Alemán. Tres años más tarde, la
ascensión del nazismo forzó su salida del país: el 28 de febrero de 1933, un día después de la
quema del Parlamento, Brecht comenzó su camino hacia el exilio en Svendborg (Dinamarca).
Tras una breve temporada en Austria, Suiza y Francia, marchó a Dinamarca, donde se
estableció con su mujer y dos colaboradoras, Margarethe Steffin y Ruth Berlau. En 1935
viajó a Moscú, Nueva York y París, donde intervino en el Congreso de Escritores
Antifascistas, suscitando una fuerte polémica.
Iniciada la Segunda Guerra Mundial, y temiendo la ocupación alemana, en 1939 se marchó a
Suecia; en 1940, a Finlandia, país del que tuvo que escapar ante la llegada de los nazis; y en
1941, a través de la Unión Soviética (vía Vladivostok), a Santa Monica, en los Estados
Unidos, donde permaneció aislado seis años, viviendo de guiones para Hollywood. En 1947
se llevó a la pantalla Galileo Galilei, con muy poco éxito. A raíz del estreno de esta película,
el Comité de Actividades Antinorteamericanas le consideró elemento sospechoso y tuvo que
marchar a Berlín Este (1948), donde organizó primero el Deutsches Theater y,
posteriormente, el Theater am Schiffbauerdamm. Antes había pasado por Suiza, donde
colaboró con Max Frisch y Günther Weisenborn.

En Berlín, junto con su esposa Helene Weigel, fundó en 1949 el conocido Berliner Ensemble,
y se dedicó exclusivamente al teatro. Aunque siempre observó con escepticismo y duras
críticas el proceso de restauración política de la República Federal, tuvo también serios
conflictos con la cúpula política de la República Democrática.

Biografía y obra:

En Los fusiles de la madre Carrar, Brecht plasma un hecho histórico del que tuvo
conocimiento. La pieza de teatro fue construida a partir de la desbandá, un episodio de la
guerra civil española que tuvo lugar en un pueblo de pescadores en la ciudad andaluza de
Málaga, en donde murieron miles de personas a manos de golpistas quienes atacaron dicha
ciudad que seguía siendo leal a la Republica de Franco.

Esto queda plasmado desde el inicio de la obra:

“Una noche de abril de 1937, en una casa de pescadores de Andalucía. Una habitación con las
paredes blanqueadas. En un rincón, un gran crucifijo negro. Teresa Carrar, una mujer de
cincuenta años, está amasando el pan. Su hijo José, de quince años, trabaja una talla al lado
de la ventana abierta. Se oye a lo lejos ruido de cañones.” (1937. pág. 4).

Aquí Brecht nos introduce sin ataduras a los sucesos trágicos de ese año, lo hace para que los
lectores y espectadores tenga de entrada el contexto en el que se desarrollara la obra.
c. Diégesis de la obra

Los fusiles de la madre carrar se ambienta en la ciudad portuaria de Málaga durante la guerra
civil española. Allí viven Teresa Carrar con sus dos hijos, José y Juan. El segundo de ellos es
fiel seguidor de la segunda república española, por tal motivo equipa con armas a las tropas
revolucionarias. Por su parte la madre, Carrar, se opone contundentemente a la guerra civil,
por lo que quiere mantener a sus hijos y a ella fuera del conflicto, sin embargo, esta
concepción cambia cuando su hijo Juan es asesinado cruelmente por las tropas fascistas, ante
este hecho, la madre decide ir al frente de batalla acompañada de su hijo José y de su
hermano pedro.

d. Elementos narratológicos
I. El personaje

La obra supone a la familia compuesta por: Teresa Carrar, José, Juan y pedro como los
personajes principales de tal forma que la clasificación queda de la siguiente manera.

Teresa Carrar: la madre de José y juan, quien se mantiene distante de la guerra que estaba
sucediendo en su entorno, además ella quería que sus hijos no se involucraran.

José: Hijo de Teresa Carrar, dentro de la obra cuestiona a su madre sobre la postura que
deben de tener dentro de la lucha civil. Se muestra interesado en involucrarse en la pelea.

Juan: Hijo de Teresa Carrar. En toda la obra no hace una aparición propia, todo lo que se
menciona de él es a través de otros personajes. De juan solo se sabe que está en una
embarcación mar adentro, aparentemente, según la madre, pescando. Sin embargo, él está
participando en la guerra por medio de la dotación de fusiles a las tropas que se oponen a los
fascistas.

Obrero, Pedro: Es el hermano de Teresa Carrar. Él está en el frente de batalla. Visita a su


hermana, para equiparse con los fusiles que había dejado él esposo de ella.

Personajes secundarios

El herido: aparece en la puerta de la casa de Teresa Carrar, ha sido herido por unos cañones
en la batalla.

El cura: Visita a Teresa para que vaya a cuidar los hijos de Turillo, quien se ha marchado al
frente de batalla, además, el cura se muestra a favor de Franco.
Manuela: Vecina de Carrar, ella mantiene al tanto de las noticas que se generan en torno a la
guerra.

Los pescadores: Ellos son los que encuentran muerto a Juan, llevan su cuerpo ante la mirada
de su madre.

II. Narrador

El narrador narra, valga la redundancia, los hechos que se desarrollan dentro del relato.
Tornés (2013) establece que:

“Es el vehículo del Autor para hacer efectivo el relato. El autor lo dota de conocimiento y
medios para que desarrolle la historia y la narre. Determina en qué persona gramatical debe
contarla (1a, 2a, 3a) y desde qué posición relatarla (si desde una conciencia omnisciente,
aquiescente o deficiente; o si desde el protagonista, un personaje secundario, uno incidental o
si desde la perspectiva de varios personajes a la vez). Además, establece a qué distancia va a
quedar el lector de la historia narrada” (p.20).

En el caso de la obra “los fusiles de la madre Carrar”, se habla de un personaje narrador, y


es que para Tórnes (2018) este tipo de narradores relatan desde la primera persona
gramatical. En este caso, el espacio del narrador y el espacio narrado coinciden. Por ser una
obra teatral los personajes se convierten en narradores, cuentan lo que están viviendo o
pasando, lo anterior se observa en el siguiente fragmento:

“La madre: Lo siento, pero es que con su testarudez nos lleva a decir cosas que no pensamos.
Yo no tengo nada en contra de Inés.” (1937, pág. 25).

Como se observa la madre narra desde su vivencia, lo que siente, lo expresa por medio de sus
diálogos.

III. Manejo del tiempo

El tiempo de la obra “los fusiles de la madre Carrar” es referencial. Según Tornés (2018)
este tipo de tiempo señala datos de la historia “real” (fechas históricas, personalidades
históricas, eventos).

Esto se puede ver en lo siguiente:

“Una noche de abril de 1937, en una casa de pescadores de Andalucía. Una habitación con las
paredes blanqueadas. En un rincón, un gran crucifijo negro. Teresa Carrar, una mujer de
cincuenta años, está amasando el pan. Su hijo José, de quince años, trabaja una talla al lado
de la ventana abierta. Se oye a lo lejos ruido de cañones.” (1937, pág. 4).

La obra se ambienta en la guerra civil española, como se observa en el fragmento, se señala


una fecha que coincide con la lucha que tuvo lugar en las regiones costeras de Málaga y
Almería. Esta pelea se le conoce como la desbanda.

Otro ejemplo que demuestra que la pieza teatral se mueve en un tiempo referencial es debido
a que se hace mención del General Francisco Franco, quien es un persona general e histórico
que existió.

“El obrero: La señora Carrar y sus hijos no levantan la mano contra el general Franco.
¿Entonces la señora Carrar y sus hijos están a salvo?” (1937, pág. 19).

IV. Espacio en la ficción

El espacio en el que se desarrolla la obra es real, ya que las ciudades que se mencionan en la
pieza teatral son reales.

“EL OBRERO: ¿Dónde te sucedió?”

“EL HERIDO: En Monte Solluve” (1937, pág. 9).

“El cura. (al obrero) ¿Cómo es que anda usted por estos lados? He oído decir que las
comunicaciones con Motril se han hecho muy difíciles.” (1937, pág. 13).

“Una noche de abril de 1937, en una casa de pescadores de Andalucía” (1937, pág. 5).

V. La historia narrativa

La historia en los fusiles de la madre Carrar se desarrolla de manera lineal. A través de los
dialogo se van sucediendo los eventos y es así como el lector se va dando cuenta de lo que
esta sucediendo.

“La madre: ¿Ves todavía la barca de Juan?

José: Sí.

La madre: ¿Está todavía encendida la lámpara?

José: Sí.

La madre: ¿No ha salido ninguna otra embarcación?


José: No. (Pausa)

La madre: Es extraño. ¿Cómo puede ser que no haya salido ninguna otra?

José: ¡Pero si lo sabes!” (1937, pág. 3)

VI. Aspectos relacionados al texto en razón a las formas que adopta: