Está en la página 1de 2

Diócesis de Pasto

Parroquia San Pedro Apóstol de La Laguna


SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO
Martes 29 de junio de 2021
MONICIÒN DE ENTRADA:
Bienvenidos, hermanos, a la celebración de la solemnidad del apóstol San Pedro y el
apóstol San Pablo. A través de ellos la Iglesia celebra que está fundada sobre la fe que
los apóstoles nos transmitieron, y de esa manera se apoya en la piedra angular que es
Cristo. Pedro y Pablo son cimientos de nuestra fe. A ellos encomendamos hoy el
ministerio del Papa, de los obispos y sacerdotes, y también encomendamos el camino de
fe de toda la Iglesia Universal.
Pedro es para nosotros, el amigo entrañable de Cristo, el hombre elegido que se
arrepiente de haber negado a su maestro, el hombre impetuoso y generoso que reconoce
al Dios hecho hombre, al Mesías prometido: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”
(cf. Mt 16, 16). Los Hechos de los apóstoles narran en esta solemnidad la liberación de
Pedro de las cárceles herodianas. “Con esta intervención extraordinaria, Dios ayudó a su
apóstol para que pudiera proseguir su misión. Misión no fácil, que implicaba un
itinerario complejo y arduo. Misión que se concluirá con el martirio “cuando seas viejo
otro te ceñirá y te llevará donde no quieres” (cf. Jn 21, 18).
En este contexto, nos regocija también la visita de nuestro Obispo Diocesano, Monseñor
Juan Carlos Cárdenas, que nos presidirá en nombre de Cristo, nos visita, y se ha unido a
nosotros, para hacernos sentir con más fuerza la presencia del Señor. Y nosotros nos
hemos detenido junto a él, para celebrar la presencia del Señor en la Eucaristía. Esta
Misa manifiesta de modo especial que el Señor se hace presente entre nosotros, más,
hace su morada en nosotros. Hoy, junto a nuestro Obispo, nuestra comunidad manifiesta
a toda la Iglesia diocesana, en la que se encuentra y actúa toda la Iglesia de Cristo.
MONICIÒN A LAS LECTURAS:
La liturgia de la Palabra nos muestra hoy que la fidelidad de los apóstoles Pedro y Pablo
a su misión les llevó a la cárcel, a la persecución y finalmente al martirio. Ellos han
recorrido el mismo camino de amor y dolor que el Señor. Escuchemos con atención.
ORACIÒN DE LOS FIELES:
En la solemnidad de San Pedro y San Pablo, te invocamos a ti Señor Dios
misericordioso. Acoge con bondad las súplicas que, con fe te dirigimos:
R/ Por intercesión del San Pedro, escúchanos, Señor.
Diócesis de Pasto
Parroquia San Pedro Apóstol de La Laguna
1. Padre Santo y misericordioso, te rogamos por el por Papa Francisco, hoy en su día,
sigue Fortaleciendo Señor su espíritu para que puedan acompañar con sabiduría y
esperanza la renovación de la Iglesia. Roguemos al Señor.
2. Para que los responsables del gobierno de las naciones, como servidores de Dios,
procuren siempre la justicia y el bien de los ciudadanos. Roguemos al Señor.
3. Señor Dios nuestro y Padre bueno, ten misericordia de todos nuestros hermanos que
sufren la pobreza y el abandono. Haz, Señor, que podamos reconocer en nuestros
hermanos empobrecidos el rostro sufriente de Jesús y ser con ellos testigos de tu
misericordia. Roguemos al Señor.
4. Señor Dios y Padre nuestro, que en tu hijo Jesucristo nos diste el mandamiento del
amor. Protege a los matrimonios, que reine en ellos el amor, que sean lugares de paz y
felicidad, que tengan trabajos dignos y que nada los separe de ti. Roguemos al Señor.
5. Para que quienes nos encontramos reunidos hoy aquí perseveremos firmemente
cimentados en la doctrina apostólica y en la integridad de la fe y anunciemos a Cristo al
mundo. Roguemos al Señor.
Sacerdote: Escucha y acoge, oh Padre Misericordioso, la voz de tus hijos. Sostenidos
por tu Palabra y por el Pan de Vida, haz que nos reconozcamos como hermanos que se
aman y se sostienen en el peregrinar por este mundo hacia la vida eterna. Por Jesucristo,
nuestro Señor. Amén.
PRESENTACIÒN DE OFRENDAS
1.Con el pan y el vino, que se convertirán verdaderamente en Cristo, damos gracias a
Dios porque se quedó con nosotros en el altar, para ser nuestra fuerza, también del Papa,
en medio de las incomprensiones y de las cruces que la vida lleva consigo. Que nuestro
alimento siempre sea la participación en la Eucaristía y la comunión del Cuerpo y
Sangre del Señor. B.S.P.S.
2. Te presentamos el agua como símbolo de la pureza y la vida, has que este líquido
calme nuestra sed y llene de vida a nuestras familias. B.S.P.S.
3. Señor te ofrecemos la luz símbolo de la fe y esperanza de la comunidad católica, has
que esta luz ilumine el sendero que nos lleve a tu a ti. B.S.P.S.
4. Te ofrecemos señor estos productos fruto de nuestro trabajo diario, en
agradecimiento a todos los beneficios que nos has brindado, señor sigue bendiciendo
nuestros campos y nuestros negocios para que nunca nos falte el pan de cada día.
B.S.P.S.