Está en la página 1de 5

LA FIDELIDAD DE DIOS

Es reconfortante saber que contamos con la fidelidad inamovible de Dios, frente a un


tema recurrente y contrario en los seres humanos a todos los niveles. Laboral, familiar,
religioso etc. ¿De cuantas maneras le somos infieles a Cristo? Da esperanza el saber que
Dios es Fiel.

Deuteronomio 7:9
9 Reconoce, por lo tanto, que el Señor tu Dios es verdaderamente Dios. Él es Dios fiel,
quien cumple su pacto por mil generaciones y derrama su amor inagotable sobre quienes
lo aman y obedecen sus mandatos.

Esta cualidad es inherente a Dios sin ella no sería Dios. Por tanto pensar que Dios pueda
ser infiel es totalmente contradictorio y negaría su naturaleza cosa que para Dios es
absolutamente imposible.
2 Timoteo 2:13
13 Si somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es.

La fidelidad es una de las gloriosas perfecciones de Dios, se podría pensar si fuera posible,
como un precioso cinturón
Salmo 89:8
8 Jehová, Dios de los ejércitos, ¿quién como tú? Poderoso eres, Jehová, y tu fidelidad te
rodea.
Isaías 11.5
5 Y será la justicia cinto de sus caderas, y la fidelidad ceñirá su cintura. RV95
5 Llevará la justicia como cinturón y la verdad como ropa interior. NTV

La fidelidad de Dios esta mas allá de los limites de cualquier comprensión finita, medible o
tangible. No es comparable a nada y es inconmensurable
Salmo 36:5
5 Tu amor inagotable, oh Señor, es tan inmenso como los cielos; tu fidelidad sobrepasa las
nubes.

La fidelidad de Dios permanece y nunca cambia


Números 23:19
19 Dios no es un hombre; por lo tanto, no miente. Él no es humano; por lo tanto, no
cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?
Por eso como creyentes decimos
Lamentaciones 3: 22-23
22 ¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan.
23 Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana.

Las referencias a la fidelidad de Dios en la escritura son abundantes, repasemos algunas


Génesis 8:22
22 Mientras la tierra permanezca, habrá cultivos y cosechas, frío y calor, verano e
invierno, día y noche».
Hasta hoy esto permanece, cada día y cada año son una prueba del cumplimiento de esta
promesa
Dios dijo a Abraham:
Génesis 15:13,16
13 Después el Señor dijo a Abram: «Ten por seguro que tus descendientes serán
extranjeros en una tierra ajena, donde los oprimirán como esclavos durante cuatrocientos
años… 16 Cuando hayan pasado cuatro generaciones, tus descendientes regresarán aquí,
a esta tierra, porque los pecados de los amorreos no ameritan aún su destrucción».
Sus descendientes gemían en Egipto, sin embargo Dios no había olvidado su promesa ni
dejaría de cumplirla
Éxodo 12:41
41 De hecho, fue precisamente el día en que se cumplían los cuatrocientos treinta años
que toda esa gran multitud del Señor salió de Egipto.
Dios a través de Isaías hablo
Isaías 7:14
14 Muy bien, el Señor mismo les dará la señal. ¡Miren! ¡La virgen concebirá un niño! Dará
a luz un hijo y lo llamarán Emanuel (que significa “Dios está con nosotros”).
De nuevo pasaron siglos y finalmente Dios lo cumplio a su tiempo
Gálatas 4:4
4 Sin embargo, cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de
una mujer y sujeto a la ley.

En todas sus relaciones con el hombre Dios es fiel. Dios es veraz y su promesa segura. En
él podemos confiar, nadie a confiado jamás en Él en vano. En toda la escritura esta verdad
esta evidenciada porque necesitamos saber que la fidelidad es parte esencial del carácter
divino, este es el fundamento de nuestra confianza.

Pero una cosa es aceptar la fidelidad de Dios como una verdad divina y otra muy dsitinta
es obrar conforme a ella. Dios nos ha dado preciosas y grandísimas promesas
¿Pero contamos realmente con su cumplimiento?
¿Esperamos, en realidad; que él haga por nosotros todo lo que ha dicho?
¿Descansamos con seguridad absoluta en las palabras?:
Hebreos 10:23
23 Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede
confiar en que Dios cumplirá su promesa.
Hay épocas en nuestra vida en que no nos resulta fácil creer que Dios es fiel. Nuestra fe
empieza a ser probada de una manera casi hiriente, nuestros ojos se oscurecen por las
lagrimas y no acertamos en ver la obra de su amor. Los ruidos del mundo aturden
nuestros perturbados oído por los susurros ateos de Satanás que nos impiden oír los
suaves acentos de la tierna y apacible voz de Dios. Los planes que teníamos se han
desbaratado, algunos amigos en los que confiábamos nos han abandonado, alguien que
profesaba ser nuestro hermano en Cristo nos ha traicionado. La situación actual nos
desesperanza, algunos la viven mas difícil que otros pero el panorama de nuestra nación ,
el futuro no es muy claro ni alentador. Nos tambaleamos. Intentamos ser fieles a Dios,
pero una oscura nube le esconde de nosotros. Descubrimos que, para el entendimiento
carnal, es difícil o mejor, imposible, armonizar los revese de la providencia con sus gratas
promesas.
Ante tales pruebas nos es conveniente apelar a la gracia de Dios y apoyarnos en su palabra
Isaías 50:10
10 Entre ustedes, ¿quién teme al Señor y obedece a su siervo? Si caminan en tinieblas,
sin un solo rayo de luz, confíen en el Señor y dependan de su Dios.

Ante la tentación de dudar en Dios, no nos queda mas que resistir al enemigo, y aunque
nos cueste entender su voluntad y no tenga sentido con respecto sus declaraciones de
amor, sus promesas, debemos pedir a Dios iluminación, su sabiduría
Santiago 1:2,5
2 Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas,
considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho…
5 Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los
reprenderá por pedirla.

Y Dios nos revelara su propósito en el momento adecuado


Juan 13:7
7 Jesús contestó:—Ahora no entiendes lo que hago, pero algún día lo entenderás.
Los resultados nos demostraran que Dios no ha olvidado ni defraudado a los suyos
Isaías 30:18
18 Así que el Señor esperará a que ustedes acudan a él para mostrarles su amor y su
compasión. Pues el Señor es un Dios fiel. Benditos son los que esperan su ayuda.

“No juzgues al Señor con la debilidad de los sentidos,


En cambio, confía en que te hará objeto de su gracia,
Detrás de una providencia que frunce el ceño
Se esconde un rostro que sonríe.
Santos que teméis, armaos de nueva valentía,
Los nubarrones que tanto os aterrorizan,
Están repletos de misericordias, e irrumpirán
Derramando bendiciones sobre vuestras cabezas.” A.W. Pink

Dios no solo nos ha hecho conocer lo mejor, sino que no nos ha escondido lo peor.
Nos ha dado a conocer que odia el mal desde la antigüedad y que este debe ser castigado
Hebreos 12:29
29 porque nuestro Dios es un fuego que todo lo consume.
Su palabra abunda no solo en la fidelidad del cumplimiento de sus promesas sino también
fidelidad en la ejecución de sus juicios. Se puede apreciar en la historia de Israel asi como
en individuos, Faraón, Acán, y muchos mas. Y así será con aquellos que no hayan acudido
a Cristo en busca de su refugio y salvación.
Podemos decir acerca de la fidelidad de Dios

Dios es Fiel para proteger a su pueblo


Dios a prometido la salvación de los creyentes no a través de la resolución o perseverancia
que como individuos puedan tener, sino por que el lo ha prometido, por la veracidad de
aquel que no puede mentir. Dios no permitirá que ninguno de los que forman parte de la
herencia que él a dado a su Hijo, perezca, sino que ha prometido liberarlos del pecado y
de la condenación y hacerlos participes de la vida eterna.
1 Corintios 1.9
9 Dios lo hará porque él es fiel para hacer lo que dice y los ha invitado a que tengan
comunión con su Hijo, Jesucristo nuestro Señor.

Dios es Fiel para disciplinar a los suyos


Es tan fiel tanto en lo que tiene como en lo que da. Fiel tanto cuando envía penas como
cuando concede alegrías. Debemos reconocer esto no solo si estamos en paz sino cuando
sufrimos severa reprensión. Esta verdad debe permanecer en nuestro corazón. Es la
fidelidad de dios la que sostiene la vara con que nos corrige. En lugar de murmurar
debemos darle gracias, en humildad ante el.
Hebreos 12. 5-6
5 ¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos?
Él dijo: «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor y no te des por vencido
cuando te corrige. 6 Pues el Señor disciplina a los que ama y castiga a todo el que recibe
como hijo».
Daniel 9.7
7 »Señor, tú tienes la razón; pero como ves, tenemos el rostro cubierto de vergüenza.
Salmo 119.75
75 Conozco, Jehová, que tus juicios son justos y que conforme a tu fidelidad me afligiste.
El sufrimiento y la aflicción no sólo coinciden con el amor de Dios prometido en el pacto
eterno, sino que son partes del mismo. Dios no sólo es fiel en impedir aflicciones, sino fiel
en enviarlas.
Salmo 89.32-33
32 entonces castigaré con vara su rebelión y con azotes sus maldades. 33 Pero no quitaré
de él mi misericordia ni faltaré a mi fidelidad.
Disciplinar no sólo va de acuerdo con el amor y bondad de Dios, sino que es su efecto y
expresión. Las aflicciones nos son necesarias:
Oseas 5:15
“En su angustia me buscarán”

Dios es fiel en glorificar a su pueblo.


los santos serán “guardados... sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo”
1 Tesalonisenses 5:24
Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará
Dios no trata con nosotros en base a nuestros méritos, sino para que su nombre sea
glorificado.
Romanos 8:30
A los que llamó... a éstos también glorificó.

Dios brinda una completa demostración de la constancia de su bondad eterna hacia sus
elegidos llamándolos eficazmente de las tinieblas a su luz maravillosa, y esto debe darles
la plena seguridad de la certidumbre de su continuidad.
2 Timoteo 2.19
19 Pero el fundamento de Dios está firme
Pablo descansaba sobre la fidelidad de Dios cuando dijo:
2 Timoteo 1.19
porque yo sé a quién he creído y estoy seguro de que es poderoso para guardar mi
depósito para aquel día.
¿En que nos ayuda, entender, confiar y descansar en la fidelidad de Dios?

Nos guardará de las preocupaciones


Ver nuestra situación con oscura aprensión, anticipar el mañana con triste ansiedad, es
una mal reflejo de la fidelidad de Dios. El que ha cuidado a su hijo a través de los años no
lo abandonará en su vejez. El que ha escuchado sus oraciones en el pasado no se negará a
suplir su necesidad en la emergencia del presente.
Job 5:19
En seis tribulaciones te librará, y en la séptima no te tocará el mal

Detendrá nuestras murmuraciones.


El Señor sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros, y uno de los efectos de
descansar en esta verdad será silenciar nuestra quejas petulantes. Honramos
grandemente a Dios cuando, pasando por pruebas y disciplinas, tenemos buenos
pensamientos de él, vindicamos su sabiduría y justicia, y reconocemos su amor
justamente en sus reprimendas.

Aumentará nuestra confianza en Dios

Cuando confiadamente nos ponemos nosotros mismos y ponemos todos nuestros asuntos
en las manos de Dios, plenamente convencidos de su amor y fidelidad, nos sentiremos
satisfechos con sus providencias y comprenderemos que “Él hace bien todas las cosas.”
1 Pedro 4:19
19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel
Creador y hagan el bien.

También podría gustarte