Está en la página 1de 2

Definiciones de Marketing

Dando por hecho su carácter interdisciplinario, tenemos que decir que el término Marketing (de origen
anglosajón) empezó a utilizarse en EE.UU. a principios del siglo pasado, concretamente fue en 1910
cuando en la Universidad de Wisconsin apareció un curso denominado «Métodos de Marketing» impartido
por BUTLER.

En nuestro país, fue en los años setenta/ochenta cuando empezó a manejarse a nivel de empresa,
motivado principalmente por la irrupción de las multinacionales, pero han tenido que transcurrir tres
décadas para que en el tejido empresarial y en el mundo universitario comiencen a arraigar los beneficios
que aporta el actuar bajo una óptica de Marketing.

Muchos autores han dado su definición de Marketing, pero conviene diferenciar primero si nos estamos
refiriendo a su concepto filosófico o a su aceptación empresarial.

A nivel filosófico, el Marketing arranca en aquella etapa de la historia donde el hombre debía realizar
trueques para cubrir sus necesidades y aumentar el bienestar. Desde ese momento y al igual que sucede
con la mayoría de las ideas, su evolución ha ido indisolublemente unida al desarrollo social y económico.

La revolución industrial, la creación de grandes centros urbanos y comerciales, la especialización en el


trabajo y las nuevas tecnologías, hacen que se haya creado un mercado de oferta y demanda en donde el
Marketing debe buscar la entera satisfacción del consumidor.

Desde el punto de vista filosófico, el Marketing es la «lógica de los negocios estructurada y planificada»,
ya que en todo momento se debe actuar con el sentido menos común de todos, que es el «sentido
común».

A nivel empresarial, vemos que es una actividad que tiene como fin primordial y último la concreción
de los objetivos marcados. Basado en este punto de vista, el Marketing comprende una serie de
actividades interrelacionadas entre sí, tendientes no sólo a satisfacer la demanda del mercado, sino a
cubrir los objetivos fijados por y para la empresa.

Con el ánimo de clarificar aún más el término y adentrarse en el apasionante mundo del Marketing
empresarial, indico a continuación las definiciones dadas por los autores más reconocidos:

 «Marketing es un proceso social por el que los individuos y los grupos obtienen lo que ellos
necesitan y desean a través de la creación e intercambio de productos y su valoración con otros».
(P. KOTLER).
 «Marketing es el proceso de planificar y realizar las variables precio, promoción y distribución de
ideas, bienes y servicios para crear intercambios que satisfacen los objetivos particulares y de las
organizaciones». (Asociación Americana de Marketing, AMA).
 «El Marketing tiene como objetivo el conocer y comprender tan bien al consumidor que el
producto se ajuste perfectamente a sus necesidades». (P. DRUCKER).
 «Marketing es la acción de conjunto de la empresa, dirigida hacia el cliente con el objetivo de una
rentabilidad». (GOLDMANN).
 «Marketing es aquel conjunto de actividades técnicas y humanas que trata de dar respuestas
satisfactorias a las demandas del mercado». (R. MUÑIZ)

Para ampliar sobre el funcionamiento del Marketing, se debe utilizar la idea de un Marketing integral,
un enfoque hacia adentro y hacia fuera dentro de la Organización: Marketing interno es el que se aplica
dentro de la propia empresa para que todos sus integrantes sepan de las necesidades y deseos de los
clientes, y cómo pueden ellos aportar para satisfacerlas (empresa orientada al mercado) y Marketing
externo aquel que busca adaptar la empresa al mercado. Sería absurdo y poco rentable disponer de una
cartera magnífica de productos y que la empresa no estuviese bien preparada para ofrecerlos.

Variables básicas del Marketing


Partiendo de una definición genérica del Marketing, observamos que convergen al menos una serie de
variables que se dan en todas las economías de mercado.
 Producto. Es todo aquel bien material o inmaterial que puesto en el mercado viene a satisfacer
la necesidad de un determinado cliente. Al bien material se le denomina producto y al inmaterial
servicio, de ahí que la principal característica diferenciadora sea la tangibilidad del bien en
cuestión.
 Mercado. Existe un concepto económico clásico que define al mercado como el lugar físico o
virtual donde concurren compradores y vendedores para realizar una transacción. Desde el punto
de vista de la Mercadotecnia, el Mercado está compuesto por aquellos consumidores actuales y
potenciales que desean y demandan productos y servicios. Para que exista el mercado debe
haber una necesidad insatisfecha, la voluntad o motivación de cancelarla y el poder adquisitivo
para pagar su valor.
 Necesidad. Se la puede definir como la sensación de carencia física, fisiológica o psicológica
común a todas las personas que conforman el mercado.
 Deseo. Considerado como un acto voluntario posterior a la necesidad, lo podemos definir como
la forma en que la persona manifiesta la voluntad de satisfacer la mencionada necesidad,
lógicamente los factores sociales, culturales y ambientales serán los que marquen los estímulos
de Marketing para su consecución.
 Demanda. Número de personas interesadas por un determinado producto, servicio o marca. La
actividad desarrollada por el departamento de Marketing deberá ir encaminada a adecuar lo
mejor posible la necesidad ilimitada que existe en el mercado frente los recursos limitados de los
que dispone el consumidor.
 Oferta. Es el conjunto de bienes o servicios que se orientan a satisfacer la demanda detectada
en el mercado, es el ofrecimiento de las empresas hacia los consumidores actuales.

Productos versus servicios


Se justifica un Marketing propio para los servicios, hemos considerado oportuno especificar aquellas
características que definen los servicios ya que en base a ellas, se marcan las estrategias a seguir. El
principal elemento diferenciador en la aplicación radica en la intangibilidad de los servicios, ya que no se
pueden percibir por los sentidos: vista, tacto... En cualquier caso, incluimos a continuación las principales
características diferenciadoras:

 La difícil estandarización de los servicios, ya que es casi imposible que se repitan dos servicios
iguales. Sobre dos viajes de placer es muy difícil que se repita la misma valoración de ellos.
 La inseparabilidad, que significa no poder separar el servicio de quien lo presta, así en una
operación de cataratas tiene que estar presente el oftalmólogo que la realiza porque la
producción del servicio va unido al consumo del mismo.
 Los servicios no se pueden ni almacenar ni transportar por lo que tampoco intercambiar.
 Los servicios son perecederos ya que deben utilizarse para el momento que fueron previstos y no
posteriormente. Una reserva de hotel comenzará desde una determinada hora del día solicitado
hasta tal hora de otro día, y no con fecha abierta.
 En los servicios, la empresa está en contacto directo con el cliente, en los productos, difícilmente
se da este hecho.
 El cliente participa en la producción de los servicios, en los productos no. Pongamos el ejemplo de
un viaje, nuestra actitud en el mismo hace que el resultado pueda ser diferente.
 Los servicios son difíciles de valorar, por ello en la presentación de ofertas pueden existir grandes
diferencias, principalmente de precios.
 La gestión de los servicios es más problemática que la de productos.

Todas estas características aquí mencionadas justifican la utilización de un Marketing diferente al de los
bienes de consumo, requieren de estrategias acordes al servicio prestado. Independientemente del país,
en cualquiera que exista una consolidada economía de mercado, el sector servicios ocupará un porcentaje
mayor al de producción, de ahí que se haya considerado, como información complementaria, algunas de
las últimas tendencias del Marketing de servicios: Marketing político, bancario, deportivo, de turismo, etc.

También podría gustarte