Está en la página 1de 8

www.monografias.

com

Los Sentidos

Indice
1. Introducción
2. Receptores Sensoriales
3. El oído
4. El Tacto
5. El Olfato
6. El Gusto
7. Conclusiones

1. Introducción
En el siguiente trabajo hablaremos sobre los distintos sentidos que afectan a los seres humanos y otros
animales, y la función de cada uno de ellos.
El principal objetivo es informar acerca del funcionamiento de los órganos sensoriales y, a partir de eso,
diferenciar sus diferentes usos y las enfermedades que se ocasionan en torno a los mismos.
Hasta el momento sabemos que poseemos cinco sentidos: el olfato, la vista, el gusto, el oído o audición
y el tacto. Cada uno de ellos cumple una función diferente, aunque en ciertos casos, están conectados,
como el olfato y el gusto.
El tacto nos permite sentir la textura de las cosas, si están fríos o calientes; el olfato nos permite percibir
el aroma, y el gusto el sabor de las comidas. La vista nos deja ver todo lo que nos rodea y el oído,
captar ondas sonoras para que podamos escucharlas. Esto es lo que ampliaremos a continuación.

2. Receptores Sensoriales
Los receptores sensoriales son células especializadas en la captación de estímulos, que representan la
vía de entrada de la información en el sistema nervioso de un organismo.
Los receptores pueden ser neuronas algo modificadas, las cuales reciben el nombre de células
sensoriales primarias; o células no nerviosas, células sensoriales secundarias, quienes se ponen en
contacto química o eléctricamente con las neuronas. Estas células sensoriales secundarias se
concentran, frecuentemente, en estructuras denominadas órganos sensoriales.
Los órganos sensoriales, en los seres humanos y otros animales, son los órganos especializados para
recibir estímulos del exterior y transmitir el impulso a través de las vías nerviosas hasta el sistema
nervioso central donde se procesa y se genera una respuesta. Los cinco sentidos son el oído, la vista, el
olfato, el gusto y el tacto, aunque los científicos contabilizan mas de 15 sentidos adicionales, debido a
que las sensaciones generales de las necesidades del organismo, como la sed, el hambre, la fatiga y el
dolor, también se consideran sentidos.
Según el tipo de estimulo que reciben, los receptores se pueden clasificar en:
Quimiorreceptores: se excitan al ponerse en contacto con sustancias químicas por aire o agua, y se
encuentran en los sentidos del gusto y del olfato. También se encuentran en los senos carotídeos y
aórticos, quienes captan los cambios de PH en la sangre.
Mecanorreceptores: reciben la información de tipo mecánico, es decir, responden al contacto, a las
diferencias de presión, a la fuerza de gravedad, etc. Existen mecanorreceptores especializados, por
ejemplo, los estatorreceptores informan sobre la posición del equilibrio, y los fonorreceptores perciben
las ondas sonoras.
Termorreceptores: se especializan en procesar la información sobre los cambios de temperatura,
algunos perciben el frío y otros el calor.
Fotorreceptores: perciben los fotones (cuantos de luz) y transforman la energía electromagnética en
impulsos nerviosos. Tienden a concentrarse en órganos más o menos complejos: los ojos simples
(hombre) o los compuestos (artrópodos)

La visión
La visión es una facultad por la cual a través del ojo, órgano visual, se percibe el mundo exterior.
Muchos organismos simples tienen receptores luminosos capaces de reaccionar ante determinados
movimientos y sombras, pero la verdadera visión se compone por la formación de imágenes en el
cerebro.
Los fotorreceptores son las células nerviosas que captan los fotones y se denominan conos o bastones.
En el hombre, ellos se encuentran en la retina, y a través de ellos se puede obtener la información
acerca del volumen, tamaño, la forma, el color y el movimiento de los objetos.
En primer lugar, las ondas luminosas inciden sobre la retina del ojo, pero si estas ondas son superiores
o inferiores a determinados límites no producen impresión visual. El color depende, en parte, de la
longitud o longitudes de onda de las ondas luminosas incidentes, que pueden ser simples o compuestas,
y en parte del estado del propio ojo, como ocurre en el daltonismo, que quienes lo padecen invierten los
colores cuando la imagen se forma en el cerebro. La luminosidad aparente de un objeto depende de la
amplitud de las ondas luminosas que pasan de él al ojo.
Dentro de los principios ópticos normales, un punto por encima de la línea directa de visión queda un
punto por debajo del centro de la retina y viceversa, es decir si la retina fuera observada por otra
persona, el observador vería que la imagen del objeto formada en ella es una imagen invertida (está al
revés). Cualquier incremento en la magnitud de la imagen retiniana suele estar asociado con la
proximidad del objeto, aunque ciertas veces la mente asigna a cierto objeto una talla determinada o
conocida.

El ojo
En su conjunto es llamado globo ocular y es una estructura esférica de aproximadamente 2,5 cm de
diámetro con una marcado abombamiento o curvatura sobre su superficie delantera. La parte exterior, o
la cubierta, se compone de tres capas de tejido:
• La esclerótica, es la más externa y tiene una función protectora, cubre unos cinco sextos de
la superficie ocular y se prolonga en la parte anterior con la córnea transparente.
• La capa media o úvea tiene a su vez tres partes diferenciadas: la coroides —muy
vascularizada, reviste las tres quintas partes posteriores del globo ocular— continúa con el
cuerpo ciliar, formado por los procesos ciliares, y a continuación el iris, que se extiende por
la parte frontal del ojo.
• La capa más interna es la retina, sensible a la luz. Es una capa compleja compuesta por
conos y bastones que se encuentran en su superficie exterior detrás de una capa de
tejido pigmentado. Según nos alejamos del área sensible, las células con forma de cono
se vuelven más escasas y en los bordes exteriores de la retina sólo existen las células
con forma de bastones. La retina tiene una pequeña mancha de color amarillo, llamada
mácula lútea; en su centro se encuentra la fóvea central, la zona del ojo con mayor
agudeza visual. El nervio óptico entra en el globo ocular por debajo y algo inclinado
hacia el lado interno de la fóvea central, originando en la retina una pequeña mancha
redondeada llamada disco óptico. Esta estructura forma el punto ciego del ojo, ya que
carece de células sensibles a la luz.

La córnea es una membrana resistente, que posee el ojo y está compuesta por cinco capas, a través de
la cual la luz penetra en el interior del ojo. Por detrás, hay una cámara llena de un fluido claro y húmedo,
llamado humor acuoso, que separa la córnea de la lente del cristalino (esta lente es una esfera aplanada
constituida por un gran número de fibras transparentes dispuestas en capas y está conectada con el
músculo ciliar, que tiene forma de anillo y la rodea mediante unos ligamentos).
El iris es una estructura pigmentada suspendida entre la córnea y el cristalino y tiene una abertura
circular en el centro, la pupila. El tamaño de la pupila depende de un músculo que rodea sus bordes,
aumentando o disminuyendo cuando se contrae o se relaja, controlando la cantidad de luz que entra en
el ojo.
Por detrás de la lente, el cuerpo principal del ojo está lleno de una sustancia transparente y gelatinosa,
el humor vítreo, encerrado en un saco delgado que recibe el nombre de membrana hialoidea. La presión
del humor vítreo mantiene distendido el globo ocular.

Visión estereoscópica
Los seres humanos y otros animales son capaces de enfocar los dos ojos sobre un objeto, lo que
permite una visión estereoscópica, fundamental para percibir la profundidad. Este proceso consiste en la
muestra una imagen desde dos ángulos ligeramente diferentes, que los ojos funden en una imagen
tridimensional única.

Defectos de la visión
El trastorno más común de la visión está provocado por cristales u otros cuerpos opacos pequeños
presentes en los humores del ojo los cuales no suelen ser mas que una molestia pasajera. Mucho más
serias son las opacidades denominadas cataratas, que se desarrollan en las lentes oculares como
consecuencia de lesión mecánica, edad avanzada o dietas carenciales. La opacidad de la córnea
también provoca una pérdida de transparencia; el trasplante de una parte de la córnea sana procedente
de otra persona puede solucionar este problema.
Deficiencias de la visión: la hemeralopía está causada por una incipiente opacidad en uno o más de los
tejidos oculares. La nictalopía se debe a una deficiencia de rodopsina en la retina originada por una falta
de vitamina A. La ceguera para los colores se atribuye a un defecto congénito de la retina o de otras
partes nerviosas del tracto óptico. La ambliopía es una deficiencia en la visión sin daño estructural
aparente, que puede deberse a un exceso del consumo de drogas, tabaco, alcohol, estar asociada con
la histeria o con la uremia, o a la falta de uso de un ojo, en ocasiones como consecuencia de un defecto
visual grave en él.
Deformaciones: la miopía y la hipermetropía están causadas por una falta de simetría en la forma del
globo ocular, o por defecto, por la incapacidad de los músculos oculares para cambiar la forma de las
lentes y enfocar de forma adecuada la imagen en la retina. La miopía puede corregirse con el empleo de
lentes bicóncavas y la hipermetropía requiere lentes convexas. La presbicia se debe a la pérdida de
elasticidad de los tejidos oculares con la edad; suele empezar a partir de los 45 años, y es similar a la
hipermetropía. Todas estas alteraciones se corrigen con facilidad con el uso de lentes adecuadas. El
astigmatismo resulta de la deformación de la córnea o de la alteración de la curvatura de la lente ocular,
con una curvatura mayor a lo largo de un meridiano que del otro; el resultado es una visión distorsionada
debido a la imposibilidad de que converjan los rayos luminosos en un sólo punto de la retina.
Los defectos, debilidad o parálisis de los músculos externos del globo ocular pueden originar defectos
de la visión como la diplopía o visión doble, y el estrabismo, o bizquera. En los casos incipientes, el
estrabismo puede curarse con el uso de lentes con forma de cuña; en estados avanzados suele ser
necesaria la cirugía de los músculos oculares.
Ceguera: la presión en el nervio óptico puede ser causa de ceguera en la mitad derecha o izquierda, o
en la mitad interior o exterior de los ojos. La separación de la retina desde el interior del globo ocular
provoca ceguera, ya que la retina se desplaza al fondo del ojo, fuera del campo de la imagen formada
por las lentes. La corrección permanente requiere cirugía.

3. El oído
El oído es el órgano responsable de la audición y el equilibrio, y está compuesto por mecanorreceptores
quienes captan las vibraciones y las transforman en impulsos nerviosos que irán hasta el cerebro, donde
los estímulos serán interpretados.
Se divide en tres zonas: externa, media e interna.
El oído externo es la parte del aparato auditivo que se encuentra en posición lateral al tímpano o
membrana timpánica. Comprende la oreja o pabellón auricular (lóbulo externo del oído) y el conducto
auditivo externo, que mide tres centímetros de longitud.
El oído medio se encuentra situado en la cavidad timpánica llamada caja del tímpano, cuya cara externa
está formada por la membrana timpánica, o tímpano, que lo separa del oído externo. Incluye el
mecanismo responsable de la conducción de las ondas sonoras hacia el oído interno. Es un conducto
estrecho, que se extiende unos quince milímetros en un recorrido vertical y otros quince en recorrido
horizontal. El oído medio está en comunicación directa con la nariz y la garganta a través de la trompa
de Eustaquio, que permite la entrada y la salida de aire del oído medio para equilibrar las diferencias de
presión entre éste y el exterior. Hay una cadena formada por tres huesos pequeños y móviles
(huesecillos) que atraviesa el oído medio. Estos tres huesos reciben los nombres de martillo, yunque y
estribo. Los tres conectan acústicamente el tímpano con el oído interno, que contiene un líquido.
El oído interno, o laberinto, se encuentra en el interior del hueso temporal que contiene los órganos
auditivos y del equilibrio, que están inervados por los filamentos del nervio auditivo. Está separado del
oído medio por la fenestra ovalis, o ventana oval. El oído interno consiste en una serie de canales
membranosos alojados en una parte densa del hueso temporal, y está dividido en: cóclea (en griego,
’caracol óseo’), vestíbulo y tres canales semicirculares. Estos tres canales se comunican entre sí y
contienen un fluido gelatinoso denominado endolinfa.

Capacidad auditiva
Las ondas sonoras son cambios en la presión del aire que son transmitidas a una velocidad de un
kilómetro por segundo, e impactan sobre la membrana del tímpano, en el cual se produce una vibración.
La fisiología de la audición consta de los siguientes pasos:
Las ondas sonoras provocan la vibración de la membrana timpánica, la que a su vez induce el
movimiento de los huesecillos.
Este movimiento origina, una presión sobre la ventana oval, que se transmite a la perilinfa.
La perilinfa transmite las vibraciones a las paredes del caracol membranoso, y este a la endolinfa
contenida en él. La endolinfa, por su parte, conduce dichas vibraciones a las células ciliadas del órgano
de Corti.
Las células ciliadas son los receptores que generan el impulso nervioso que llega al centro de la
audición del cerebro. El impulso nervioso se transmite a través de la vía auditiva.
Por lo tanto, las ondas sonoras se propagan por tres medios diferentes: gaseoso (en el conducto
auditivo externo); sólido (oído medio, transmisión entre huesecillos), y líquido (oído interno, en la
endolinfa del caracol membranoso, donde excitan a las células ciliadas).
El rango de audición, igual que el de visión, varía de unas personas a otras. El rango máximo de
audición en el hombre incluye frecuencias de sonido desde 16 hasta 28.000 ciclos por segundo. El
menor cambio de tono que puede ser captado por el oído varía en función del tono y del volumen.
La sensibilidad del oído frente a la intensidad del sonido (volumen) también varía con la frecuencia. La
sensibilidad a los cambios de volumen es mayor entre los 1.000 y los 3.000 ciclos, de manera que se
pueden detectar cambios de un decibelio. Esta sensibilidad es menor cuando se reducen los niveles de
intensidad de sonido. Las diferencias en la sensibilidad del oído a los sonidos fuertes causan varios
fenómenos importantes. Los tonos muy altos producen tonos diferentes en el oído, que no están
presentes en el tono original: pueden incrementar hasta una nota de la escala musical. Los tonos bajos
tienden a hacerse cada vez más bajos a medida que aumenta la intensidad del sonido. Este efecto sólo
se percibe en tonos puros.

Equilibrio
Los canales semicirculares y el vestíbulo están relacionados con el sentido del equilibrio. En estos
canales hay pelos similares a los del órgano de Corti, y detectan los cambios de posición de la cabeza.
Los tres canales semicirculares se extienden desde el vestíbulo formando ángulos más o menos rectos
entre sí, lo cual permite que los órganos sensoriales registren los movimientos que la cabeza realiza en
cada uno de los tres planos del espacio: arriba y abajo, hacia adelante y hacia atrás, y hacia la izquierda
o hacia la derecha. Sobre las células pilosas del vestíbulo se encuentran unos cristales de carbonato de
calcio, conocidos en lenguaje técnico como otolitos y en lenguaje coloquial como arenilla del oído.
Cuando la cabeza está inclinada, los otolitos cambian de posición y los pelos que se encuentran debajo
responden al cambio de presión. Los ojos y ciertas células sensoriales de la piel y de tejidos internos,
también ayudan a mantener el equilibrio; pero cuando el laberinto del oído está dañado, o destruido, se
producen problemas de equilibrio. Es posible que quien padezca una enfermedad o un problema en el
oído interno no pueda mantenerse de pie con los ojos cerrados sin tambalearse o sin caerse.
Enfermedades del oído
Las enfermedades del oído externo, medio o interno pueden producir una sordera total o parcial;
además, la mayor parte de las enfermedades del oído interno están asociadas a problemas con el
equilibrio. Entre las enfermedades del oído externo se encuentran las malformaciones congénitas o
adquiridas; la inflamación producida por quemaduras, por congelación o por alteraciones cutáneas, y la
presencia de cuerpos extraños en el canal auditivo externo. Entre las enfermedades del oído medio se
encuentran la perforación del tímpano y las infecciones. En el oído interno pueden producirse
alteraciones tales como las producidas por trastornos congénitos y funcionales, por drogas y por otras
sustancias tóxicas, problemas circulatorios, heridas y trastornos emocionales. La otalgia, o dolor de
oídos, no siempre está relacionada con alguna enfermedad del oído; a veces la causa se encuentra en
un diente incrustado, sinusitis, amigdalitis, lesiones nasofaríngeas o adenopatías cervicales. El
tratamiento depende de cuál sea la causa principal. El acúfeno es un zumbido persistente que se
percibe en los oídos y puede producirse como consecuencia de alguna de las alteraciones anteriores;
otras causas pueden ser la excesiva cantidad de cera en el oído, alergias o tumores. Con frecuencia, el
acúfeno persistente se debe a la exposición prolongada a un ruido excesivo que daña las células pilosas
de la cóclea. A veces las personas que padecen esta alteración pueden utilizar un enmascarador de
sonido para paliar el problema.

Enfermedades del oído externo


Entre las malformaciones congénitas del oído externo destaca la ausencia del pabellón auditivo, e
incluso la apertura del canal auditivo externo. Si las estructuras del oído medio son anormales es posible
realizar una cirugía reconstructora de la cadena de huesecillos para restablecer parte de la capacidad
auditiva. Entre las malformaciones adquiridas del oído externo se encuentran los cortes y las heridas. El
otematoma, conocido como oído en forma de coliflor y típico de los boxeadores, es el resultado
frecuente de los daños que sufre el cartílago del oído cuando va acompañado de hemorragia interna y
una producción excesiva de tejido cicatrizante.
La inflamación del oído externo puede aparecer como consecuencia de cualquier enfermedad que
produzca a su vez inflamación de la piel; es el caso de las dermatitis producidas por quemaduras,
lesiones y congelaciones. Enfermedades cutáneas como la erisipela o la dermatitis seborreica afectan al
oído con mucha frecuencia. Tuberculosis y sífilis cutánea son algunas de las enfermedades más raras
que también afectan al oído externo.
La presencia de cuerpos extraños en el canal auditivo externo (insectos, algodón y cerumen —la cera
que segrega el oído—) produce alteraciones auditivas y deben ser extraídos con cuidado.

Enfermedades del oído medio


La perforación del tímpano puede ocurrir por una lesión producida por cualquier objeto afilado, por
sonarse la nariz con fuerza, al recibir un golpe en el oído, o a causa de cambios súbitos en la presión
atmosférica.
La infección del oído medio, aguda o crónica, se denomina otitis media. En la otitis media supurativa
aguda se incluyen todas las infecciones agudas del oído medio producidas por bacterias piógenas. Por
lo general, estas bacterias llegan al oído medio a través de la trompa de Eustaquio. Cuando el
mastoides resulta afectado, la otitis media se puede complicar y, con frecuencia, se produce sordera
debido a la formación de adherencias y granulaciones de tejidos que impiden el movimiento del tímpano
y de los huesecillos. Si se produce una distensión dolorosa del tímpano puede ser necesario realizar una
intervención quirúrgica para permitir el drenaje del oído medio. Desde que se comenzaron a utilizar de
forma generalizada la penicilina y otros antibióticos, las complicaciones que afectan al mastoides son
mucho menos frecuentes. La otitis media supurativa crónica puede producirse como consecuencia de un
drenaje inadecuado del pus durante una infección aguda. Esta patología no responde con facilidad a los
agentes antibacterianos debido a que se producen cambios patológicos irreversibles.
Las otitis medias no supurativas, o serosas, agudas y crónicas, se producen por la oclusión de la trompa
de Eustaquio a causa de un enfriamiento de cabeza, amigdalitis o adenoiditis, sinusitis, o por viajar en
un avión no presurizado. La forma crónica también puede producirse como consecuencia de infecciones
bacterianas producidas por neumococos o por Haemophilus influenzae. Debido a que la descarga
serosa (acuosa) empeora la capacidad auditiva, se ha sugerido la posibilidad de que los niños que
padezcan otitis media puedan encontrar dificultades para el desarrollo del lenguaje. Se han utilizado
diversos tratamientos, entre ellos el uso de antibióticos y antihistamínicos, la extirpación de amígdalas y
adenoides, y la inserción de tubos de drenaje en el oído medio.
Uno de cada mil individuos adultos padece una pérdida de su capacidad auditiva debido a una
otosclerosis, u otospongiosis, que consiste en la formación de hueso esponjoso entre el estribo y la
ventana oval. Como consecuencia de esta formación de tejido, el estribo queda inmovilizado y ya no
puede transmitir información hacia el oído interno. Cuando esta alteración progresa, es necesario
eliminar los depósitos óseos mediante cirugía, y reconstruir la conexión entre el estribo y la ventana
oval. En ocasiones, el estribo se reemplaza por una prótesis similar a un émbolo. Incluso tras haber
efectuado una operación quirúrgica con éxito puede continuar depositándose tejido óseo y producirse la
pérdida de capacidad auditiva años después.

Enfermedades del oído interno


Las enfermedades del oído interno también pueden alterar el sentido del equilibrio e inducir síntomas de
mareo. Estos síntomas también pueden deberse a anemia, hipertermia, tumores del nervio acústico,
exposición a un calor anormal, problemas circulatorios, lesiones cerebrales, intoxicaciones y
alteraciones emocionales. El vértigo de Ménière aparece como consecuencia de lesiones producidas en
los canales semicirculares y produce náuseas, pérdida de la capacidad auditiva, acúfenos o ruido en los
oídos y alteraciones del equilibrio. A veces está indicada la destrucción del laberinto
pseudomembranoso mediante criocirugía o por irradiación con ultrasonidos para combatir vértigos que
no tienen tratamiento.
La destrucción traumática del órgano de Corti en el oído interno es la responsable de una gran
proporción de los casos de sordera total. En los últimos años, los científicos han desarrollado un
dispositivo electrónico destinado a adultos que padecen sordera profunda, que se conoce como implante
coclear. Este aparato convierte las ondas sonoras en señales eléctricas que se liberan en unos
electrodos implantados en la cóclea, y de esta manera se produce la estimulación directa del nervio
auditivo. Sin embargo, los sonidos que produce son poco definidos y hasta ahora el implante coclear se
utiliza sobre todo como una ayuda para poder leer en los labios.

4. El Tacto
El tacto, es otro de los cinco sentidos de los seres humanos y de otros animales. A través del tacto, el
cuerpo percibe el contacto con las distintas sustancias, objetos, etcétera. Los seres humanos presentan
terminaciones nerviosas especializadas y localizadas en la piel, que se llaman receptores del tacto. Los
receptores se estimulan ante una deformación mecánica de la piel y transportan las sensaciones hacia
el cerebro a través de fibras nerviosas. Los receptores se encuentran en la epidermis, que es la capa
más externa de la piel, y están distribuidos por todo el cuerpo de forma variable, por lo que aparecen
zonas con distintos grados de sensibilidad táctil en función de los números de receptores que
contengan.
Los receptores del tacto están constituidos por los discos de Merkel. Este, a su vez, esta dividido en
diferentes tipos de terminaciones encapsuladas, que serán detalladas a continuación:
Corpúsculo de Pacini: están situados en diferentes regiones del cuerpo, pero predominan en los dedos
de las manos y de los pies. Captan los estímulos de presión, estiramientos rápidos o cualquier
deformación de la piel. La señal que transmiten solo dura una fracción de segundo. Esta es una forma
compleja de receptor del tacto en la cual los terminales forman nódulos diminutos o bulbos terminales
Corpúsculo de Meissner: se hallan en las puntas de los dedos, en los labios, las plantas de los pies y las
palmas de las manos. Están especializados en el tacto fino: reconocen los detalles de los objetos que
tocamos; también intervienen cuando buscamos algo en el bolsillo y lo reconocemos, sin verlo, por su
forma y textura.
Corpúsculo de Krause: se distribuyen en la lengua y en los órganos sexuales; y se especializan en
captar el frío.
Corpúsculo de Rufini: se encuentran en las palmas de las manos, las plantas de los pies y en las puntas
de los dedos. Nos informan sobre el estiramiento de los tejidos y la posición de las cápsulas articulares;
y captan el calor.
El tacto es el menos especializado de los cinco sentidos, pero a base de usarlo se puede aumentar su
agudeza; los ciegos, por ejemplo, tienen un sentido táctil muy delicado que les permite leer las letras del
sistema Braille.

La piel
La piel es una parte del organismo que protege y cubre la superficie del cuerpo. Contiene órganos
especiales que suelen agruparse para detectar las distintas sensaciones, como la temperatura y el
dolor.
La piel posee, en un corte transversal, tres capas: la epidermis, la dermis y la capa subcutánea. La que
interviene principalmente en la función del tacto es la epidermis o cutícula, ya que es la más externa
Tiene varias células de grosor y posee una capa externa de células muertas que son eliminadas de
forma constante de la superficie de la piel y sustituidas por otras células formadas en una capa basal
celular, que recibe el nombre de estrato germinativo (stratum germinativum) y que contiene células
cúbicas en división constante. Las células generadas en él se van aplanando a medida que ascienden
hacia la superficie, dónde son eliminadas; también contiene los melanocitos o células pigmentarias que
contienen melanina en distintas cantidades.

Enfermedades Cutáneas
Urticaria
La urticaria es una alteración alérgica de la piel caracterizada por la aparición repentina o reiterada de
manchas, ronchas u otras manifestaciones, que son lesiones cutáneas elevadas de bordes irregulares
que se acompañan de inflamación y prurito. La enfermedad aparece asociada con frecuencia a la fiebre
del heno o a el asma. Está causada por una reacción alérgica de aparición rápida tras la ingestión,
inhalación, inyección o contacto con el antígeno específico.

Psoriasis
Es una enfermedad crónica y recurrente de la piel, que se caracteriza por la aparición de placas
eritematoescamosas y pápulas sobre la superficie cutánea. Las lesiones suelen estar ligeramente
elevadas sobre la superficie normal de la piel y se diferencian de forma clara de la piel normal; su color
va del rojo al castaño rojizo. Suelen estar cubiertas por pequeñas escamas blanco grisáceas que se
adhieren a la erupción subyacente y, que si se quitan, dejan una superficie eritematosa con puntos
hemorrágicos. La extensión de la enfermedad puede variar desde algunas lesiones pequeñas a la
afección generalizada de la mayor parte de la superficie cutánea. Afecta de forma característica los
codos, las rodillas, el cuero cabelludo y el pecho.

Dermatitis
Este término se refiere a una inflamación de la piel o dermis. Los síntomas son enrojecimiento, dolor y
exudación de la zona cutánea afectada. En los casos de larga duración es característica la formación de
costras, y la sequedad y descamación de la piel. El término dermatitis se utiliza indistintamente con el de
eccema, que se refiere de una forma más específica a ciertas enfermedades no contagiosas de la piel.
La inflamación puede deberse a parásitos o irritantes físicos o químicos.

5. El Olfato
Este sentido permite percibir los olores. La nariz, equipada con nervios olfativos, es el principal órgano
del olfato. Los nervios olfativos son también importantes para diferenciar el gusto de las sustancias que
se encuentran dentro de la boca. Es decir, muchas sensaciones que se perciben como sensaciones
gustativas, tienen su origen, en realidad, en el sentido del olfato.
Las sensaciones olfatorias son difíciles de describir y de clasificar. Sin embargo, se han realizado
clasificaciones fijándose en los elementos químicos asociados a los olores de las sustancias. Ciertas
investigaciones indican la existencia de siete olores primarios: alcanfor, almizcle, flores, menta, éter
(líquidos para limpieza en seco, por ejemplo), acre (avinagrado) y podrido. Estos olores primarios
corresponden a siete tipos de receptores existentes en las células de la mucosa olfatoria. Las
investigaciones sobre el olfato señalan que las sustancias con olores similares tienen moléculas del
mismo tipo. Estudios recientes indican que la forma de las moléculas que originan los olores determina
la naturaleza del olor de esas moléculas o sustancias. Se piensa que estas moléculas se combinan con
células específicas de la nariz, o con compuestos químicos que están dentro de esas células. La
captación de los olores es el primer paso de un proceso que continúa con la transmisión del impulso a
través del nervio olfativo y acaba con la percepción del olor por el cerebro.

La nariz
La nariz es el órgano del sentido del olfato, que también forma parte del aparato respiratorio y vocal.
Desde el punto de vista anatómico, puede dividirse en una región externa, el apéndice nasal, al cual se
restringe el término en lenguaje coloquial, y una región interna, constituida por dos cavidades
principales, o fosas nasales, que están separadas entre sí por un septo o tabique vertical. Las fosas
nasales se subdividen por medio de huesos esponjosos o turbinados, llamados cornetas, que se
proyectan desde la pared externa. Entre ésta y cada cornete queda un espacio llamado meato, por ellos
se comunican varios senos de los huesos maxilar superior, frontal, esfenoides y etmoides, a través de
aberturas estrechas.
Por lo general, los bordes de los orificios nasales están recubiertos de pelos fuertes que atraviesan las
aberturas y sirven para impedir el paso de sustancias extrañas, tales como polvo o insectos pequeños,
que podrían ser inhalados con la corriente de aire que se produce durante la respiración. Una parte del
esqueleto, o armazón, de la nariz está constituido por los huesos que forman la parte superior y los
laterales del puente, y la otra parte está constituida por cartílago. En cada lado existe un cartílago lateral
superior y un cartílago lateral inferior. A este último están unidas tres o cuatro placas cartilaginosas
pequeñas, que reciben el nombre de cartílagos sesamoides. El cartílago del septo separa las fosas
nasales entre sí y, asociado a la placa perpendicular del etmoides y al vómer, da lugar a una división
completa entre la fosa nasal derecha y la izquierda.
Las cavidades nasales son altas y muy profundas, y constituyen la parte interna de la nariz. Se abren en
la parte frontal por los orificios nasales y, en el fondo, terminan en una abertura en cada lado de la parte
superior de la faringe, por encima del paladar blando, y cerca de los orificios de las trompas de
Eustaquio que conducen a la cavidad timpánica del oído.
En la región olfativa, que es la región de la nariz responsable del sentido del olfato, la membrana
mucosa es muy gruesa y adopta una coloración amarillenta; constituye la llamada pituitaria amarilla.
Está formada por células epiteliales y células nerviosas, cuyos axones atraviesan la lámina cribosa del
hueso etmoides para llegar hasta los bulbos olfativos y establecen conexiones o sinapsis con las
neuronas situadas allí. De los bulbos olfativos parten las vías olfatorias que llegarán a la corteza
cerebral, donde se generará una respuesta. Las células nerviosas o receptores olfatorios sufren un
proceso de acomodación: para ser excitados necesitan cantidades muy pequeñas de una sustancia
olorosa, pero pierden esta capacidad muy pronto y dejan de percibirla; cantidades mayores de esta
sustancia o la exposición a otra distinta consiguen estimularlos de nuevo.

Enfermedades asociadas al olfato y la nariz


El resfriado es una enfermedad infecciosa aguda del tracto respiratorio superior causada por más de
cien tipos de virus. La infección afecta a las membranas mucosas de la nariz y de la garganta, y provoca
síntomas como congestión, que evita el normal funcionamiento del olfato, y secreción nasal, dolor de
garganta y tos.
La rinitis es un trastorno inflamatorio de la membrana mucosa de la nariz. Se caracteriza por secreción
nasal acuosa asociada con congestión y dificultad para respirar por la nariz. Muchos casos se deben al
resfriado común (ejemplo anterior). Otros pueden relacionarse con alergias nasales, irritación por la
respiración de irritantes y contaminantes, empleo de ciertos medicamentos, u otras enfermedades.
Una variante de la rinitis, es la fiebre del heno, que es una forma de rinitis estacional causada por alergia
al polen. Sus síntomas son ataques intensos de estornudo, inflamación de la mucosa nasal y los ojos, y
respiración dificultosa. La fiebre del heno aparece cada año en la misma estación. Es una reacción a la
inhalación de los pólenes transportados en el aire y a los cuales el individuo es sensible.

6. El Gusto
Este facultad de los humanos, entre otros animales, actúa por contacto de sustancias solubles con la
lengua. El ser humano es capaz de percibir un abanico amplio de sabores como respuesta a la
combinación de varios estímulos, entre ellos textura, temperatura, olor y gusto. Considerado de forma
aislada, el sentido del gusto sólo percibe cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo; cada
uno de ellos es detectado por un tipo especial de papilas gustativas.
La lengua posee casi 10.000 papilas gustativas que están distribuidas de forma desigual en la cara
superior de la lengua, donde forman manchas sensibles a clases determinadas de compuestos que
inducen las sensaciones del gusto. Por lo general, las papilas sensibles a los sabores dulce y salado se
concentran en la punta de la lengua, las sensibles al ácido ocupan los lados y las sensibles al amargo
están en la parte posterior.
Los compuestos químicos de los alimentos se disuelven en la humedad de la boca y penetran en las
papilas gustativas a través de los poros de la superficie de la lengua, donde entran en contacto con
células sensoriales. Cuando un receptor es estimulado por una de las sustancias disueltas, envía
impulsos nerviosos al cerebro. La frecuencia con que se repiten los impulsos indica la intensidad del
sabor; es probable que el tipo de sabor quede registrado por el tipo de células que hayan respondido al
estímulo.

La Lengua
La lengua es un órgano musculoso de la boca y es el asiento principal del gusto y parte importante en la
fonación y en la masticación y deglución de los alimentos. La lengua está cubierta por una membrana
mucosa, y se extiende desde el hueso hioides en la parte posterior de la boca hacia los labios. La cara
superior, los lados y la parte anterior de la cara inferior son libres, solo el resto está unido a la cavidad
bucal, lo que permite muchos y diversos movimientos. La textura rugosa de la cara superior está dada
por las papilas gustativas, captadoras del gusto. El color de la lengua suele ser rosado, lo que indica un
buen estado de salud; cuando pierde color es síntoma de algún trastorno.
La lengua posee diferentes y muy importantes funciones. La principal, que ya nombramos anteriormente
es la contención de los receptores gustativos, quienes nos permiten degustar los alimentos; en la
masticación, la lengua empuja los alimentos contra los dientes; y en la deglución, lleva los alimentos
hacia la faringe y más tarde hacia el esófago, cuando la presión que ejerce la lengua provoca el cierre
de la tráquea. También contribuye, junto con los labios, los dientes y el paladar duro, a la articulación de
palabras y sonidos.

7. Conclusiones
En este trabajo desarrollamos los sentidos del gusto, tacto, olfato, oído y vista, especificando en cada
uno de ellos sus principales órganos y de la manera que funcionan cada uno de ellos, así como también
si poseen alguna relación entre sí.
Y por lo visto, vemos que se algunos se relacionan y que son fundamentales para una vida a pleno.

Trabajo enviado por:


Alejandro Carreiras
totocho_83@ciudad.com.ar

También podría gustarte