Está en la página 1de 11

SUMARIO

1. Aspectos específicos del proyecto


1.1 Ubicación del Área a Intervenir
1.2 Accesibilidad, Transporte, Clima, Recursos Naturales Propios de la Zona y
Topografía.
1.3 Cuadro General de Áreas
2. Lineamientos de intervención
2.1 Marco conceptual.
2.2 Sustentación teórica de la intervención.
2.3 Fines y Objetivos.
2.3.1 Objetivo general.
2.3.2 Objetivos específicos.
2.4 Antecedentes de las intervenciones previas, realizando un estudio crítico.
3. Diagnóstico
3.1. Diagnóstico del monumento a intervenir
4. Calificación del estado actual
4.1 Descripción breve del entorno inmediato.
4.2 Descripción del estado de conservación del monumento en general (por tramos)
4.3 Patologías
4.4 Ficha de arquitectura
4.5 Fichas técnicas de conservación (estado de conservación, causas de deterioro,
patologías)
INTRODUCCIÓN

El Sitio Arqueológico Larapa (San Jerónimo, Cusco), es una importante zona agrícola-
productiva Incaica del valle del Cusco, que en esa época formaba una sola unidad con las
andenerías de Patapata y hoy en la actualidad dicho área peligra debido a la invasión y
ocupación urbana del área intangible y del entorno inmediato por asentamientos humanos.
A consecuencia de ello, la mayor parte de los andenes se encuentran en un mal estado de
conservación. Concretamente el presente proyecto se enfoca en la recuperación del Sector
C - Andén Chachacomayoc.

La legislación peruana es profusa en materia de protección del patrimonio cultural de la


Nación, en particular del patrimonio arqueológico, labor que está a cargo del Ministerio de
Cultura. Así:

El Art. 21º de la Constitución Política del Perú (1993), señala que “los yacimientos y restos
arqueológicos… expresamente declarados bienes culturales, y provisionalmente los que
se presumen como tales, son patrimonio cultural de la Nación”.

El Art. 19º de la Ley Nº 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, señala
que el INC está encargado “de la identificación, inventario, inscripción, registro,
investigación, protección, conservación, difusión y promoción de los bienes integrantes
del Patrimonio Cultural de la Nación de su competencia”.

El Art. 3º de la Resolución Suprema Nº 004-2000-ED, que aprueba el Reglamento de


Investigaciones Arqueológicas, establece que “todos los sitios definidos como
Monumentos Arqueológicos Prehispánicos son Patrimonio Cultural de la Nación, por lo
tanto son intangibles y están protegidos por el Estado. Entiéndase como intangible al
uso exclusivo del sitio para fines de proyectos o programas de investigación, evaluación y
emergencia, asimismo por proyectos de conservación de sitios arqueológicos”.
1. Aspectos específicos del proyecto
1.1. Ubicación del Área a Intervenir

 Ubicación:

Imagen 1 – Fuente: Elaboración Propia

El sitio arqueológico Larapa, Sector C - Andén Chachacomayoc se localiza


geográficamente en la margen izquierda del río Huatanay, en el pie de monte del cerro
Picol, sector de Larapa de los Distritos de San Jerónimo y San Sebastián, Provincia de
Cusco, Departamento de Cusco, a 9 Km al Sureste de la ciudad de Cusco. Si bien es
cierto la base cartográfica del INEI muestra aparentemente que el S.A. de Larapa se
ubicaría en los distritos de San Jerónimo y San Sebastián, no obstante, en la práctica, de
acuerdo a los Planos oficiales de la Municipalidad Provincial del Cusco y de la
Municipalidad Distrital de San Sebastián (San
Jerónimo no cuenta con plano oficial), Larapa sólo se encuentra en el distrito de San
Jerónimo, no existiendo tampoco ningún conflicto por límites distritales.

Imagen 2 – Fuente: Propia

Vista del Sector C - Andén Chachacomayoc

1.2. Accesibilidad, Transporte, Clima, Recursos Naturales Propios de la Zona y


Topografía

 Accesibilidad:
Para llegar al Sitio Arqueológico de Larapa, Sector C - Andén Chachacomayoc existen
dos vías de acceso; la primera vía parte desde la Avenida de La Cultura hasta el
paradero final de la empresa de transporte urbano Servicio Rápido, posteriormente se
debe ir a pie hasta el final de la calle Santa Rita, luego se debe de doblar hacia la
derecha ingresando en una calle angosta, avanzando una cuadra para posteriormente
doblar hacia la izquierda, una vez dentro del camino de tierra, se proseguirá
avanzando una cuadra para luego doblar hacia la derecha, ingresando en un callejón,
caminando hasta el final, bajando una gradería y se arribará al andén.
Imagen 3 – Fuente: Elaboración propia

La segunda vía partirá desde la Avenida de La Cultura hasta el paradero Parque,


posteriormente se tendrá que doblar hacia la derecha, avanzando así tres cuadras,
luego se tendrá que voltear hacia la izquierda subiendo un camino recto hasta toparse
con una calle con rejas, donde se doblará hacia la derecha para luego caminar una
cuadra y doblar hacia la izquierda, ingresando en un callejón y caminando hasta el
final de este, arribando de esa manera al andén.

 Topografía:
La zona presenta una topografía llana con pocas pendientes. Asimismo, carece de una
topografía irregular, sin laderas ni quebradas.

 Geomorfología y Geología:
El sitio arqueológico de Larapa está geológicamente ubicado dentro de un abanico
aluvial conformado por afloramientos de rocas de arenisca y de lutita. Una gruesa
serie roja de origen continental de más de 6000 metros de grosor conocida como
Grupo San Jerónimo (Cordova, 1986) aflora ampliamente en la región del Cusco y
Sicuani. Este grupo ha sido dividido en tres formaciones: K’ayra, Soncco y
Punacancha, la primera que está relacionada con Larapa forma un conjunto que está
principalmente constituido por areniscas feldespáticas intercaladas con limonitas y
algunos bancos de conglomerados, todos de origen fluvial.

 Hidrografía:
Se tiene una acequia aproximadamente a unos 100 m del área a intervenir, ostenta 40
cm de ancho, con una profundidad 40 cm. Asimismo, no existen ríos ni microcuencas
próximas al andén.

 Clima:
Los territorios del Cusco se hallan bajo la influencia macro-climática de grandes masas
de aire provenientes de la selva sur oriental, del Altiplano, e incluso de la lejana región
de la Patagonia. Los vientos de la selva sur implican inmensas masas de aire
cargadas de humedad, que son impulsadas por los vientos alisios del oriente.
De manera general se distinguen dos estaciones climáticas: la estación de lluvias, de
noviembre a marzo y la estación de secano, de abril a octubre.
Durante el día las temperaturas suben, la insolación es fuerte con un cielo límpido y
azulado, y durante la noche las temperaturas descienden considerablemente.

 Temperatura:
El invierno es seco y casi siempre soleado, y por ello, la temperatura diurna en esta
época se eleva sensiblemente, acercándose a los valores que se alcanzan en verano
y primavera, pero en cambio, la verticalidad solar no es muy elevada durante el día y
las horas de luz diurna son deficitarias respecto a las horas de noche. Por ello, las
temperaturas nocturnas se reducen sensiblemente sobre todo por la fuerte irradiación
propia de los climas de altitud.

 Flora:
La vegetación en esta zona se encuentra fuertemente impactada por la agricultura, la
ganadería y el crecimiento urbano. En ese sentido pudimos identificar las siguientes
especies: Grama (Pennisetum Clandestinum) Ayac zapatilla (Calceolaria myriophylla)
Sunchu (Encelia canescens) Trebol (Trifolium) Avena (Avena sativa) Huacatay
(Tagetes minuta) Nabo (Brassica rapa L.)
1.3 Cuadro General de áreas
Descripción de las Áreas

 Área Total de que ocupa el Monumento


El área que ocupa el Sector C - Andén Chachacomayoc, comprende un área total de
90.4 m2, el cual corresponde al área total de intervención donde se emplaza el andén.

 Área Construida del Monumento


El Sector C - Andén Chachacomayoc, comprende un área construida de 24.2 m2.

 Área de Circulación:
El área libre de circulación comprende un área de 77.4 m2.
2. Lineamientos de intervención
2.1. Marco conceptual
La restauración es una acción que se ejecuta en bienes patrimoniales cuando los mismos
se encuentran en diferentes niveles de alteración o deterioro; la carta de Venecia considera
esta operación como algo excepcional, cuyo fin es el de conservar y revelar los valores
estéticos e históricos del monumento y que se fundamenta en el respeto por lo antiguo.

Ley 28296
En referencia al planteamiento anteriormente esbozado, en el caso peruano la ley 28296
“Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación”, define específicamente en el artículo V
que todos los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación están protegidos por
el Estado Peruano y que la institución encargada de la protección de dicho Patrimonio es el
ex Instituto Nacional de Cultura, hoy Ministerio de Cultura.

Ley 29565
“Ley de Creación del Ministerio de Cultura” en el capítulo II artículo 5 inciso B estipula que
el Ministerio de Cultura es el ente encargado de formular planes, programas y proyectos
nacionales para la promoción, defensa, protección, difusión y puesta en valor de las
manifestaciones culturales, entendiéndose como tales las expresiones costumbristas
actuales y el Patrimonio edificado.

En tal sentido el presente Proyecto pretende la recuperación del patrimonio cultural


existente en el Sector C - Andén Chachacomayoc, del Sitio Arqueológico Larapa; con el fin
de poder conservar su estructura y preservar su valor histórico y patrimonial, respetando
para ello las normas referentes al patrimonio cultural antes descritas.

Para ello se debe tener presente conceptos claros que se dan en temas restaurativos
divididos en tres momentos, los mismos que son:

Intervenciones previas a la restauración: las cuales consideran acciones de carácter no


directo sobre el bien patrimonial, identificándose como tales:

 Obras de previsión: Como su nombre indica se tomarán acciones convenientes


para atender a necesidades previsibles, es decir las precauciones para evitar
colapso o deterioro continuo como:

o Limpieza general del andén, que comprenderá el retiro y la eliminación de


arbustos, maleza, restos y escombros, en todo el sector de intervención.

o En cuanto a los apuntalamientos, estos se emplearán en determinados


tramos del andén donde es recomendable colocar un sistema que
proporcione apoyo, para salvaguardar aquellas zonas del andén que se
encuentren deterioradas hasta el momento de su intervención.

 Obras de exploración: Las exploraciones se realizan para medir el grado de


deterioro y definir en qué consiste la alteración y de qué tipo o valor se trata, se
orientan a detectar fallas en la estructura muraria de los andenes, al igual que los
niveles de pisos y si existe alguna evidencia de piso original. La exploración puede
ir desde el examen visual hasta la prospección arqueológica, los análisis de
laboratorio o el análisis e interpretación de documentos en archivos.

o Exploración Arqueológica
Se realizará trabajos de tipo exploratorio, bajo la supervisión y
asesoramiento de un arqueólogo, dirigido a obtener un adecuado
diagnóstico acerca de la utilización de las áreas en épocas antiguas. Los
métodos de excavación podrán ser diferentes y estarán al criterio del
arqueólogo asesor, los resultados de los trabajos realizados deberán
registrarse y fotografiarse. El material cultural hallado durante la excavación
se seleccionará, catalogará y codificará.

 Trabajos de liberación: Es la intervención que tiene por objeto eliminar


(materiales y elementos) adiciones, agregados y material que no corresponde al
andén. Así como la supresión de elementos agregados sin valor cultural o natural
que dañen, alteren, al bien cultural, afecten la conservación o impidan el
conocimiento del objeto. Los materiales y técnicas empleados en la liberación
tienen como fin eliminar aquellos agregados, materiales y/o elementos que se
encuentran alterando al inmueble. Dichos agregados no son originales ni tienen un
valor correspondiente a la historicidad del conjunto. En las tareas de liberación se
incluyen la remoción de escombros, la limpieza, la eliminación de humedades,
sales, flora, fauna y/o de agregados debidos a causas humanas, así como, cuando
sea necesario, la eliminación de intervenciones anteriores.

Intervención restaurativa: propiamente dicha, en la misma que se contemplan acciones


como:

 Recomposición: Se realiza cuando un muro, aparejo, anden, recinto, ha perdido


totalmente su estabilidad y está a punto de colapsar, entonces lo que se tiene que
hacer es apuntalar, registrar, asimismo se debe de reticular, codificar, dibujar, hacer
el registro fotográfico y gráfico, para luego desarmar, también se debe de
determinar el estado de los cimientos, la profundidad que tiene, si presenta
problemas de filtración o no; y posteriormente los elementos desarmados vuelven a
su estado original.

 Restitución: Esta intervención se ha definido como la “aportación de elementos


claramente nuevos y visibles para asegurar la conservación del monumento y
consiste en “completar o rehacer las partes faltantes de un bien cultural con
materiales nuevos o similares a los originales, con el propósito de darle estabilidad
y/o unidad visual a la obra”, sin pretender engañar, por lo que los elementos
añadidos serán claramente diferenciados de los originales.

Los elementos a restituir deberán quedar debidamente marcados, de manera de


distinguir cuál es lo antiguo y cual es lo nuevo, (esta actividad se hace dejando
remetidos las áreas que se han reintegrado).

Intervenciones de tipo posterior a la restauración: las mismas que se pueden identificar


como:
 Conservación: Acción conjunta, planificada y articulada a programas políticos,
sistemáticos, para el mantenimiento y permanencia de los valores históricos-
culturales, y así evitar el deterioro y/o la pérdida y la destrucción de los valores:
arquitectónicos, arqueológicos culturales e históricos que posee el Sitio
Arqueológico de Larapa, para su transmisión a futuras generaciones como
testimonio de los logros y avances históricos, socioculturales en el tiempo y en el
espacio.

 Mantenimiento: Se refiere a la intervención que tiene por objeto evitar deterioros


en el inmueble. Toda obra supone a la terminación de su restauración un
mantenimiento permanente y sostenido.

2.2 Sustentación teórica de la intervención

El andén Chachacomayoc, del sector “C” se encuentra dentro del Zona Arqueológica de
Larapa; en la actualidad presenta afectaciones que generan el deterioro y colapso de la
estructura por factores diversos, los mismos que evidencia la necesidad de realizar
acciones de recuperación del andén.

Teóricamente la propuesta de intervención en el Sector C - Andén Chachacomayoc se ve


inmerso dentro del planteamiento de Camillo Boito, el mismo que considera que los
monumentos en primer término deben ser consolidados antes que reparados y reparados
antes que restaurados, además de ello las intervenciones restaurativas deben ser
distinguibles pero a la vez que no alteren el monumento; se debe usar materiales distintos
al original en caso de hacerse integraciones y por último se debe registrar detalladamente
el proceso.

Todo este planteamiento teórico es la base de la propuesta de recuperación que se


pretende ejecutar en el Sector C - Andén Chachacomayoc.

Por otro lado, la Norma A. 140 de ÍCOMOS, establece que la restitución es la refacción de
parte o la totalidad de un monumento o una obra, con materiales nuevos, para recuperar
su estado original, según testimonios complementados por deducciones lógicas.

Así mismo la rehabilitación es la obra cuya finalidad es la recuperación y la reintegración


física de una construcción y la búsqueda de soluciones para las anomalías constructivas,
funcionales, higiénicas y de seguridad acumuladas a lo largo de los años, procediendo a
realizar una modernización que mejore su desempeño hasta cumplir con los actuales
niveles de exigencia.

Por otro lado, en la ley general del Patrimonio de la Nación N° 28296 se establece en el
título preliminar artículo IV que es de interés social y necesidad pública la identificación,
registro, inventario, conservación, puesta en valor, y difusión del Patrimonio Cultural de la
Nación y su restitución en los casos pertinentes, siendo la última parte la que hace una
referencia clara a la necesidad de intervenir un bien cultural, para su integración y puesta
en valor, como es el presente caso.

En el Reglamento de Intervenciones Arqueológicas, aprobado mediante DS 003-2014-MC,


se contempla en el título IV proyectos de Investigación Arqueológica-PIA, capítulo I
autorización-requisitos, artículo 42 autorización de proyectos de investigación con fines de
conservación y puesta en valor, los lineamientos y contenidos que deben considerarse
para el desarrollo de un proyecto de tipo restaurativo, esquema en el que se encuentra
desarrollado el presente proyecto.

Dentro de las recomendaciones internacionales se esboza en la carta de Atenas lo


siguiente, en el artículo IV cuando se trata de ruinas, se impone una escrupulosa labor de
conservación y, cuando las condiciones lo permitan, es recomendable volver a su puesto
aquellos elementos originales encontrados (anastilosis); y los materiales nuevos
necesarios para este fin deberán siempre ser reconocibles. En cambio, cuando la
conservación de ruinas sacadas a la luz en una excavación, fuese reconocida como
imposible, será aconsejable, más bien que destinarlas a la destrucción enterrarlas
nuevamente, después, naturalmente de haber hecho levantamientos precisos. En cuanto a
los otros monumentos, los expertos, reconociendo que cada caso se presenta con
características especiales, se han encontrado de acuerdo en aconsejar que antes de
cualquier obra de consolidación o de parcial restauración se haga una escrupulosa
investigación acerca de la enfermedad a la cual se va a poner remedio.

Otro documento de gestión es la carta de Venecia, que en su artículo 2 indica que la


conservación y restauración de los monumentos constituyen una disciplina que se sirve de
todas las ciencias y técnicas que puedan contribuir al estudio y a la salvaguardia del
patrimonio monumental. Y cuya finalidad se ve reflejada en el artículo 3, donde la
conservación y restauración de los monumentos tiene como finalidad salvaguardar tanto la
obra de arte como el testimonio histórico.

La carta de Burra, indica sobre este tipo de intervención sobre el patrimonio, en el artículo 1
que las acciones de conservación son aquellas que cuidan el sitio, mientras que el
mantenimiento es el cuidado constante del monumento; la restauración es la acción de
devolver algo a su estado anterior conocido, y la reconstrucción como la acción igual que la
restauración, pero con el uso de materiales nuevos.

En el artículo 3 se indica que la conservación consiste en el respeto a la fábrica, uso,


asociaciones y significados existentes.

En el artículo 4 se indica que las acciones de tipo conservativo, se realizan con el uso de
todo el conocimiento, experiencias y disciplinas, y que es preferible el uso de materiales y
técnicas tradicionales, siendo de aplicación sólo el uso de materiales nuevos en caso de
ser necesario.

Mientras que la carta de Cracovia estipula en sus objetivos y métodos que el patrimonio
arquitectónico, urbano y paisajístico, así como los elementos que lo componen, son el
resultado de una identificación con varios momentos asociados a la historia y a sus
contextos socioculturales. La conservación de este patrimonio es nuestro objetivo. La
conservación puede ser realizada mediante diferentes tipos de intervenciones como son el
control medioambiental, mantenimiento, reparación, restauración, renovación y
rehabilitación. Cualquier intervención implica decisiones, selecciones y responsabilidades
relacionadas con el patrimonio entero, también con aquellas partes que no tienen un
significado específico hoy, pero podrían tenerlo en el futuro.

El mantenimiento y la reparación son una parte fundamental del proceso de conservación


del patrimonio. Estas acciones tienen que ser organizadas con una investigación
sistemática, inspección, control, seguimiento y pruebas. Hay que informar y prever el
posible deterioro, y tomar las adecuadas medidas preventivas.

La conservación del patrimonio edificado es llevada a cabo según el proyecto de


restauración, que incluye la estrategia para su conservación a largo plazo. Este “proyecto
de restauración” debería basarse en una gama de opciones técnicas apropiadas y
organizadas en un proceso cognitivo que integre la recogida de información y el
conocimiento profundo del edificio y/o del emplazamiento. Este proceso incluye el estudio
estructural, análisis gráficos y de magnitudes y la identificación del significado histórico,
artístico y sociocultural. En el proyecto de restauración deben participar todas las
disciplinas pertinentes y la coordinación deberá ser llevada a cabo por una persona
calificada y bien formada en la conservación y restauración.

Debe evitarse la reconstrucción en “el estilo del edificio” de partes enteras del mismo. La
reconstrucción de partes muy limitadas con un significado arquitectónico puede ser
excepcionalmente aceptada a condición de que esta se base en una documentación
precisa e indiscutible. Si se necesita, para el adecuado uso del edificio, la incorporación de
partes espaciales y funcionales más extensas, debe reflejarse en ellas el lenguaje de la
arquitectura actual. La reconstrucción de un edificio en su totalidad, destruido por un
conflicto armado o por desastres naturales, es solo aceptable si existen motivos sociales o
culturales excepcionales que están relacionados con la identidad de la comunidad entera.

En ese sentido la propuesta de intervención en el Sector C - Andén Chachacomayoc,


obedece al planteamiento teórico esbozado líneas arriba; buscando respetar los principios
y normas internacionales, así como la normativa nacional vigente y los objetivos que
persigue el Ministerio de Cultura, y en caso específico la Dirección Desconcentrada de
Cultura Cusco como entidad encargada de la conservación del Patrimonio Cultural de la
Región.

2.3 Fines y Objetivos

2.3.1 Objetivo general

Generar una adecuada condición de conservación de la estructura original del Sector C -


Andén Chachacomayoc del Sitio Arqueológico Prehispánico de Larapa. Para alcanzar
dicho fin se tiene como meta los siguientes objetivos.

2.3.2 Objetivos específicos

 Recomponer la estructura original del Sector C - Andén Chachacomayoc, que se


encuentra afectada en su disposición original; debido al pandeamiento del tramo N°
1 del muro, la presencia de desgaste de mortero y la excesiva sobrecarga presente
en la totalidad de tramos del muro; acciones que se desarrollarán bajo los
parámetros correspondientes a esta labor.

 Restituir aquellos elementos líticos faltantes de la estructura original del Sector C -


Andén Chachacomayoc, así como aquellos elementos que se encuentran
gravemente afectados por los procesos de intemperización, perdiendo de esta
manera su volumetría original; este objetivo se alcanzará sólo en los espacios
donde se vea una necesidad imperiosa de realizar dicha acción.

 Mejorar las condiciones de funcionalidad dentro del Sector C - Andén


Chachacomayoc del Sitio Arqueológico Prehispánico de Larapa, con la aplicación
de adecuado sistema de señalización.

 Recuperar la Autenticidad del Bien Patrimonial.

2.4. Antecedentes de las intervenciones previas, realizando un estudio crítico

El Sitio Arqueológico de Larapa tiene gran importancia científica por cuanto alberga
testimonios de valor científico, principalmente arqueológico y arquitectónico. Desde el
punto de vista arqueológico esta zona sirve para poder definir la tecnología del sistema de
construcción de los andenes desde el Periodo Intermedio Tardío y del Horizonte Tardío
para el valle de Cusco.

En 1993, Leoncio Vera Herrera presenta el Expediente Técnico titulado “Zona de Reserva
Arqueológica Larapa”. Asimismo, en el año 2002, Marco Daniel Marcés Pareja presenta el
Proyecto-Expediente de Obra titulado “Delimitación Física de la Zona Arqueológica de
Larapa”.

El año 2003, la Sub-Dirección de Catastro del INC-Cusco realizó el relevamiento


topográfico y registro arqueológico de Larapa y elaboró un Expediente Técnico de
Delimitación, enviándolo a la sede nacional del INC en Lima para su aprobación mediante
Resolución Directoral Nacional. No obstante, desde esa fecha hasta la actualidad, por
razones desconocidas, el Expediente no fue aprobado ni tampoco fue emitida la
Resolución respectiva, por lo que el Sitio Arqueológico se encontraba protegido
únicamente por los alcances de la presunción legal. En esa oportunidad la información fue
consignada en el Plano Nº CA 113-A.

Posteriormente, en el año 2004, el arqueólogo Rene Pilco Vargas presentó el Expediente


titulado “Delimitación de la zona arqueológica de Larapa - San Jerónimo”.

Luego, el año 2008, la Sub-Dirección de Catastro del INC-Cusco presentó un segundo


Expediente Técnico a la sede nacional del INC. En esa oportunidad, el Sitio Arqueológico
fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación mediante Resolución Directoral Nacional Nº
1375/INC de fecha 15/Set/2009, no obstante, el Expediente de Delimitación fue observado.

Asimismo, en el año 2010, Milagros Paloma Zaravia Quispe presentó el “Proyecto de


Evaluación Arqueológica asociación civil de feudatarios predio Larapa sector San Miguel
Manchaypampa”.

Posteriormente, el Expediente de Delimitación del Sitio Arqueológico de Larapa del año


2010, constituyó una actualización de aquellos presentados los años 2003 y 2008, por lo
que está planteado sobre la base de la información del Plano Nº CA 113-A, considerando
la misma área intangible de 63.4056 Ha. y un perímetro de 3,621.406 m, teniendo como
objetivo general la protección del patrimonio arqueológico del Sitio Arqueológico de Larapa
y su paisaje circundante, frente a la amenaza de la expansión urbana y a la actividad
agrícola no tradicional, garantizando la conservación de su intangibilidad, autenticidad y
originalidad, propendiendo al inicio de acciones de protección, investigación, conservación,
puesta en valor y de recuperación de su valor patrimonial.

Al margen de dichas consideraciones de orden científico, cultural y legal, durante el


proceso de Reforma Agraria del Gobierno Militar de Velasco Alvarado, el espacio
geográfico ocupado por el Sitio Arqueológico fue adjudicado por una parte a la Comunidad
Campesina Picol Orcconpuquio y por otra parte a un grupo de pequeños agricultores
denominados” Conductores de Larapa”. Estos posesionarios, inicialmente continuaron
haciendo uso agrícola de los terrenos, pero no mediante una agricultura tradicional sino
empleando maquinaria agrícola, removiendo terrenos y destruyendo parcialmente muros
de contención con fines de acceso de dicha maquinaria. Del mismo modo, algunos canales
prehispánicos fueron revestidos con concreto. Ya en etapas recientes, luego de la
parcelación y subdivisión de tierras, se construyeron cercos vivos para delimitar los
terrenos “privados”.

Como consecuencia de la parcelación “privada”, una parte del Sitio Arqueológico ha sido
lotizada e invadida por asentamientos humanos periurbanos, quienes han construido
viviendas clandestinas al interior del área intangible.

Asimismo, ya sea para fines de expansión e invasión periurbana o para fines agrícolas
mecanizados, se han construido trochas carrozables, generando la parcial destrucción y/o
alteración del patrimonio arqueológico existente.