Está en la página 1de 1

MIÉRCOLES 7/9/2005

LA REPÚBLICA

POLÍTICA

3

DOCUMENTOS. Facsímil de la nota informativa del Banco Wiese Sudameris en la que informa sobre la “posible operación sospechosa” de transferencia de dinero de una persona vinculada con Valencia Rosas. Y la lista parcial de certificados presentados por Valencia Rosas para ser transferidos a The Bank of New York.

¿CHIVO EXPIATORIO? Manuel Custodio:no solo tiene la memoria sino también los documentos.

Desde “Sagitario”, la relación comercial de “Augustito” con los testaferros del Doc se hizo estrechísima. Y, como se reveló ayer, fue él quien llevó a Montesinos a abrir su cuenta en el Wiese Limitado. La República intentó contactar a Wiese Moreyra a través de sus abogados (del estudio del ex procurador César Azabache), para entrevistarlo. Wiese Moreyra no ha respondido hasta ahora. En cuanto al pago de coimas (que él y los demás ex funcionarios llaman “comisiones”) por parte del Banco Wiese Limitado a Venero, Valencia y otros, Manuel

Custodio dice que “existió una mala leche de los del Sudameris contra los del Wiese”. “Llegamos a tener 2 mil 200 millones de dólares de depósito en 1994-95” dice Custodio, “así que una cuenta por 2 millones [la de Montesinos] no nos hacía ni cosquillas...”. Respecto a haber sido llamado “el banquero de Montesinos”, Custodio se defiende: “Nunca conocí a Montesinos. No fui al SIN. Él no fue al Banco. No hablé por teléfono con él... [además] me fui del Wiese y él siguió depositando” dice. El Banco Wiese Limitado no era el único que rompía procedimien-

tos con Montesinos y sus poderosos testaferros, añade Custodio. “En el Pacific Industrial Bank llevaron US$ 12 millones en efectivo y les dieron certificados. En el Banco de Comercio llevaban maletas con efectivo... El Perú es uno de los países que tiene más dinero sucio en los bancos”. En ese aspecto, el Banco Wiese Limitado, que se había convertido en el segundo banco en el sistema en la segunda parte de la década pasada, colaboró reiteradamente con Montesinos y sus testaferros en lavar el “dinero sucio” de éstos. Una nota informativa (la AI-NI-

003-2001) remitida en marzo del 2001 por la Auditoría Interna del Wiese Sudameris a Aldo Vegas, el oficial de cumplimiento de ese banco, documenta una operación de enero de 1998, que resulta un ejemplo del tipo de acciones que el Wiese Limitado realizaba para ayudar a los testaferros de Montesinos a mover el producto de sus latrocinios sin dejar huellas. Es decir, a lavar dinero. La nota describe el procedimiento: A las 6.20 de la tarde de ese día, se “procesó el ‘Comprobante de entrega de Caja’” por 2 millones 24 mil dólares a una “cuenta contable No 2828090400

–Operaciones por Liquidar Contabilidad” (con una referencia de entrega en efectivo a un tal Néstor Rojas). El día siguiente, Manuel Custodio, entonces gerente de Finanzas del Wiese Limitado autorizó que con cargo a la “cuenta contable” mencionada se transfiriera los dos millones 24 mil dólares a la cuenta 890-0299-207 que el Wiese Bank International tenía en el Bank of New York. En la misma nota se menciona la relación de Néstor Rojas con el testaferro Juan Valencia, indicando un caso en el que éste emitió certificados por más de 800 mil dólares con cargo a la cuenta de Néstor Rojas en el Wiese Limitado. Desde la clandestinidad, Custodio, indica que él firmó para exonerar la comisión de transferencia. Lo importante es que el actuar como socios, facilitadores y blanqueadores de Montesinos y sus testaferros –es decir, con lo que era a la vez el bajo vientre y el centro de gravedad del fujimorato–, sirvió al Banco Wiese Limitado para estar literalmente al lado del poder en los 90. Eso explica mejor su relación con la parte formal y visible del gobierno fujimorista, durante los años de crecimiento y de farra bancaria; y sobre todo cuando se enfrentó la perspectiva de pagar el precio de la misma, como veremos en la continuación de esta investigación, la próxima semana. Continurá la próxima semana