Está en la página 1de 3

Miguel Sicart, Play Matters

Referencia

Miguel Sicart, Play Matters, Cambridge: The MIT Press, 2014, 176 págs.

El libro que reseñamos en esta ocasión forma parte de Playful Thinking, la serie
editorial del MIT dedicada a textos de carácter innovador centrados tanto en el
fenómeno de los juegos como en la actividad de jugar. Lo que diferencia esta línea
de publicaciones de otras obras de Game Studies editadas por la prestigiosa
institución de Massachussets es que en ella no vamos a encontrar manuales
exhaustivos, compendios o teorías completamente desarrolladas. Playful Thinking,
en la que también se encuentra How Game Moves Us o The Art of Failure, recoge
textos breves que encajan más bien en la categoría de ensayos. Son obras
inspiradoras repletas de ideas que no se encuentran elaboradas en detalle pero
que compensan esas limitaciones teóricas con puntos de vista innovadores.

Play Matters encaja a la perfección en esta categoría. Miguel Sicart, al igual que
Jesper Juul y otros brillantes especialistas en Game Studies, lleva a cabo sus
investigaciones desde Copenhague. La capital danesa es sin lugar a dudas uno de
los espacios de referencia para cualquier persona interesada en profundizar no ya
en el diseño de videojuegos, sino en múltiples aspectos del complejo fenómeno
lúdico. A los daneses les viene de antiguo; no olvidemos que LEGO tiene sangre
vikinga.

La obra de la que nos ocupamos apenas llega a citar uno o dos videojuegos en
total. Lo que preocupa a Sicart no son tanto los juegos como la actividad misma de
jugar. Su tesis a lo largo de las 100 páginas del ensayo subraya la crucial
importancia de una mentalidad lúdica o playfulness no solamente en el ámbito del
ocio, el placer o las distracciones, sino en terrenos tan diferentes como el artístico y
el social. Sicart defiende una posición fuerte acerca de la importancia del juego en
la naturaleza humana cuando afirma de manera casi heideggeriana que "jugar es
una manifestación de humanidad usada para expresar y estar en el mundo" (1).

En la obra de Sicart la mentalidad lúdica está directamente relacionada con una


actitud creativa y subvertiva que permite al individuo poner en cuestión toda clase
de marcos establecidos. Así, Playfulness tiene que ver con posibilidades de
apropiación. Dicho de otro modo, estar en el mundo con una actitud lúdica es para
Sicart tener la capacidad de vivir y experimentar una realidad dada (la realidad
social o política, por ejemplo) de tal forma que las reglas y convenciones que le
dan sentido sean susceptibles de revisión, crítica y transformación. Por ello Sicart
define jugar como "la actividad expresiva, creativa, apropiadora y personal a través
de la cual damos sentido al mundo" (36).

Sicart también ofrece algunas reflexiones interesantes acerca de cómo se ha


consolidado el terreno de los Game Studies. Resulta paradójico que un ámbito de
estudio centrado en investigar fenómenos como el juego y el entramado de reglas,
convenciones y dimensiones que lo conforman tenga sus propias convenciones
que rara vez se discuten, pero es así. Sicart por ejemplo señala la tendencia de
relacionar inmediatamente la noción de juego con la idea de sistema, definiendo
todo lo relativo a este fenómenos desde el punto de vista de una serie de reglas y
resortes que posibilitan tal actividad. También pone en duda la clásica idea
tematizada por Johan Huizinga en los años 30 de la esfera lúdica como un círculo
mágico que, en virtud de las reglas y acuerdos que vinculan a los jugadores, se
mantiene relativamente desconectado de la lógica del resto de ámbitos de la
realidad. Para Sicart el juego es precisamente todo lo contrario: "No voy a oponer
el juego a la realidad, el trabajo, los ritos o el deporte porque existe en todos ellos.
Es una manera de estar en el mundo como el lenguaje, el pensamiento, la fe, la
razón y el mito" (3).

Para desarrollar esta serie de ideas _Play Matters_ está dividido en 8 breves
capítulos de los cuales los dos primeros son especialmente importantes para
comprender el conjunto de la obra. El primero de ellos Play Is examina
someramente algunas concepciones generales acerca de la actividar de jugar y de
las opiniones comunes que se sostienen acerca tanto de la acción de jugar como
de los juegos. Con ello Sicart prepara el terreno para comprender el sentido de la
segunda sección, Playfulness, que sin duda es central para entender la motivación
que conduce al autor al terreno del arte, del diseño e incluso del activismo
ciudadano.

Tras estas dos secciones introductorias, el resto del libro explora diversos
ingredientes habitualmente vinculados al fenómeno lúdico como son los juguetes
o las zonas de juego. Al fin y al cabo, es aquí donde esa mentalidad lúdica surge de
la manera más natural y espontánea. Por último, Sicart explora tópicos como la
belleza vinculada al juego y explora la idea de la apropiación subversiva mediante
el juego en terrenos como la política y la arquitectura.

Como hemos señalado al comienzo, Play Matters no es una obra a la que acudir si
buscamos un manual completo que estudie la psicología, la filosofía o la
antropología aplicada al fenómeno lúdico. Sicart ofrece una serie de reflexiones al
respecto que en ocasiones se encuentran desordenadas o no lo suficientemente
desarrolladas, pero que pueden servir para replantear cómo entendemos el juego y
la actividad de jugar. En este sentido es un texto que también reflexiona sobre la
tradición de los Game Studies e invita a mirar críticamente, con esa mentalidad
lúdica a la que se refiere, este incipiente ámbito de estudio.

También podría gustarte