Está en la página 1de 4

Edificio inteligente

Edificio en el que se han instalado determinados elementos técnicos que permiten que su gestión sea
más sencilla, Los edificios inteligentes cuentan con sistemas automáticos de climatización, seguridad,
etc., todo ello controlado por ordenadores específicos.}

El edificio inteligente
 Su fachada de almohadas hinchables proyectará una sombra
artificial en el interior
 Captará energía solar por el día y por la noche se autoiluminará
como una medusa
 Ahorrará entre un 20% y un 40% de energía y han tardado dos años
en diseñarlo

Recreación virtual del inmueble. (Vídeo: CLOUD9)

Actualizado lunes 21/05/2007 13:15 (CET)

JORGE SALIDO COBO (elmundo.es)


MADRID.- ¿Se imagina un edificio que por si solo pudiera generar una nube, sí una
nube, entre sus diferentes capas de la fachada? ¿Y que no requiera un
mantenimiento de limpieza exterior? Aún no existe, pero en 2009 será una realidad
en el barrio tecnológico 22@ de Barcelona. Se llamará Media-Tic, aunque su
arquitecto, Enric Ruiz Geli, también lo ha bautizado como 'Pedrera Digital'. Tres de
sus cuatro caras externas serán 'inteligentes' gracias a su innovador sistema de piel
de ETFE.

En pro de la ecoeficiencia energética, el equipo de redacción de este proyecto


ha diseñado un aislante único en el mundo: EFTE (Ethilene Tetrafluor Ethilene).
Un material híbrido con el que protegerá al inmueble de los rayos solares
produciendo un ahorro de entre un 20% y un 40% de energía. Este revestimiento
de 'almohadas hinchables', imagen que se apreciará desde la calle, no sólo hará de
filtro sino que también será capaz de crear sombras sin perder por ello su enorme
eficacia lumínica. En su lado sudeste y sudoeste, donde recibirá hasta seis horas de
sol diarias, contará con un diafragma, de tres láminas de EFTE; y un lenticular, de
dos láminas, respectivamente.

Una máquina de nitrógeno generará vapor entre las capas de su fachada,


una sombra en forma de nubes

Esta fachada es lo más parecido a un conjunto de 'colchones de playa' alineados


geométricamente, pero su secreto reside en el interior de esos "cojines
verticales", palabra con la que define su creador a cada una de estas partes. Por
dentro de estas almohadas, infladas en todo momento, circula aire a presión que
llega a convertirse en vapormediante una máquina de nitrógeno. Dependiendo
de la incidencia exterior de los rayos del sol, se activará con menor o mayor
intensidad gracias a un sensor automático.

De esta manera, uno puede estar al otro lado de la ventana y ver cómo su
habitáculo se nubla sin que haya ni una sola nube en el cielo. Un efecto al que hay
que añadir otras propiedades como sucoeficiencia ultravioleta (85%),
transparencia, elasticidad, ligereza, material autocombustible, etcétera.
Características que convertirán a esta construcción en una innovación espectacular
a nivel mundial. También hay que tener claras dos premisas según su arquitecto:
"No es un edificio del futuro sino de hoy" y "No es un cubo sino un bit de
información".

Detrás de esta "arquitectura parametrizada", según Ruiz Geli, hay dos años de
trabajo e investigación, con patente incluida, y en apenas otros dos, en 2009,
será visible físicamente en el 22@, en la confluencia de las calles Roc Boronat y
Sancho d'Ávila. En total, más de 23.000 metros cuadrados construidos y un
presupuesto de 27 millones de euros, de los que tan sólo el 5% del coste ha sido
dedicado a la piel ETFE. Cubierta que además es antiadherente. Es decir, nunca se
ensucia ni requiere limpieza. El tiempo tampoco le hace perder su elasticidad,
transparencia y dureza.
Imagen de la innovadora fachada. (Foto: CLOUD9)

Esta pionera infraestructura, contenedor de las TIC, albergará oficinas, un


museo, salas de exposiciones, restaurantes, tiendas y más de 200 plazas de
aparcamiento. Ocho plantas que girarán en torno a un patio interior que hará de
ventilador."Claro que este sistema podría llevarse a cabo en un bloque de
viviendas", afirma de forma rotunda su arquitecto. El problema, según él, es que
"existe un gran desfase entre los anticuados planes urbanísticos y los avances
tecnológicos". Eso sí, tiene muy claro que debe ser la sociedad quien dé el primer
paso y demande este tipo de edificios digitales. "Los promotores y constructores
nunca se decantarán por sí solos por este sistema porque a ellos les va a suponer
un fuerte desembolso inicial", dice Ruiz Geli.

Más ventajas. Esta funda inteligente no alarga el periodo de construcción. Todo lo


contrario"Se coloca más rápido que una obra tradicional gracias a su
estructura de montaje flexible y atornillada, por no hablar de su carácter reciclable.
Esto conlleva que se cambien los tiempos. Lo que hasta ahora se proyectaba en dos
meses y se construía en cinco años, ahora se proyectaría en tres años y se
construiría en uno. Lo bueno es que ya estaría diseñado, por lo que todo sería
mucho más rápido".

Otra de sus singularidades, ésta más común, será su capacidad de captación de


energía solar por el día y autoiluminación nocturna. Imitará a las medusas y
desprenderá una tenue luz fluorescente. Si Gaudí ya dio un giro de 180º a la
arquitectura tradicional con La Pedrera a principios de siglo en plena Revolución
Industrial, ahora llega la 'Pedrera Digital' en plena Revolución Tecnológica. Un
edificio que puede marcar un antes y un después en la construcción
eficiente y que tendrá el CTE (Código Técnico de Edificación) como principal
aliado.