Está en la página 1de 7

El arbitraje en México existió desde la época de la Colonia, especialmente es el aspecto

comercial que existía con Europa y la Nueva España, que incluso podía llegar a otros
países como Filipinas. Con el paso del tiempo y la evolución que sufrió el país, el México
independiente también tenia que tratar esos temas, pues dentro de la Constitución de
Cádiz se hacía mención que había una necesidad por parte de diversos sujetos de poder
solucionar sus controversias de manera civilizada y donde era posible considerar una
mediación para llegar a eso. Esto se “estableció” pero durante el mandato presidencial
de Santa Anna esta figura de arbitraje se traslado al Código de Comercio, lugar en donde
hasta el día de hoy se encuentra, aunque con diversas modificaciones que ha ido
sufriendo.

Aunque el enfoque que tiene este trabajo es hacia México, no es posible dejar fuera el
ámbito internacional que ha tenido, pues es parte en sí de toda una evolución que de
alguna manera repercute a México. El arbitraje internacional tomo fuerza en la
Convención de Ginebra de 1923, pero fue hasta la firma del tratado de “Convención de
Nueva York” (que entro en vigor el 7 de junio de 1959), donde se estableció de la
ejecución de laudos arbitrales que pueden aplicarse en la mayoría de los países, a
diferencia de las sentencias judiciales tradicionales. Termino siendo ratificado por 150
países, es decir, ¾ partes de los países reconocidos por las Naciones Unidas.

Como tal el arbitraje internacional en ocasiones tiene una forma hibrida al solucionar
disputas internacionales, pues utiliza elementos de procedimientos de derecho civil y de
derecho consuetudinario, logrando que exista un diseño del procedimiento arbitral bajo
el cual se resolverá la disputa, algo que resulta muy beneficioso para las partes
involucradas. El arbitraje internacional puede resolver cualquier disputa que se considere
“arbitrable”, aunque el alcance que puede tener varía según cada Estado, pero en general
se enfoca más en disputas comerciales. Es frecuente que este concepto se incluya dentro
de los contratos comerciales internacionales, ya sea de grandes empresas o negocios
pequeños. Esto principalmente una medida de prevención ande cualquier disputa que
pueda surgir respecto al acuerdo o trato, de esta forma se obliga a ambas partes a arbitrar
en lugar de llegar a iniciar un ligio judicial tradicional, que sin duda llevaría más tiempo y
ocasionaría “enemistad” entre las partes.
El arbitraje es una forma heterocompositiva, es decir, un procedimiento donde se realiza
la solución de un litigio, el cual es dado por una controversia entre dos o más partes. La
solución es brindada por un tercer sujeto imparcial, un juez privado (o varios) que se
designa por las partes contendientes. El arbitraje sucede como un proceso privado
acordado por todas las partes, esto se realiza antes de llegar a acudir a tribunales, con
el fin de tener una solución más rápida y efectiva. En caso de no ser así, se optará por
un juez público nacional, que seguirá un procedimiento regulatorio por la ley y siendo
volviéndose un proceso jurisdiccional. Cuando el arbitro o un tribual de varios de ellos
dicta la decisión sobre la controversia esta se vuelve obligatoria para las partes
involucradas.

Una de las principales características del arbitraje es que este debe ser consensual, es
decir, el proceso inicia solo si las partes involucradas lo han acordado previamente, ya
sea dado por cláusulas de arbitraje en el contrato o mediante un acuerdo de
sometimiento. La diferencia con la mediación es que en el arbitraje ninguna de las partes
puede retirarse unilateralmente del proceso una vez que este inicia. De igual forma todo
este procedimiento es confidencial, pues se restringe el acceso a secretos comerciales u
otra información confidencial que se haya presentado frente al tribunal arbitral. Y
finalmente también se debe tratar de un proceso neutral, es decir, el árbitro se elige en
mutuo acuerdo con las partes involucradas o en caso de optar por un tribunal compuesto
de tres árbitros cada parte escoge uno y el tercero lo eligen esos dos árbitros. Se tiene
que especificar el idioma, el derecho aplicable, el lugar donde se va a celebrar el arbitraje,
etc., todo para garantizar que ninguna de las partes goce de ventajas que no le
corresponda.

Todos estos detalles y más son enfocados más al ámbito internacional, mismos que son
dados por el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI en su reglamento. Este tiene
como propósito proveer una solución de controversias neutral, internacional y sin fines
de lucro, logra dar opciones rápidas y eficaces en función de costos para poder llegar a
una solución en estas controversias sin que se llegue a recurrir a la vía judicial. Los
procedimientos de mediación, arbitraje, arbitraje acelerado y determinación de expertos
brindan a las personas un mecanismo extralegal para resolver de manera efectiva sus
disputas nacionales o transfronterizas de propiedad intelectual y tecnología.

Regresando al enfoque principal que es México, el arbitraje principalmente que existe es


en el aspecto mercantil, que actualmente esta nombrado por un ordenamiento federal,
en el Código de Comercio. De manera inversa, en la materia civil, el procedimiento y el
arbitraje civil, son regidos por los 31 códigos civiles y de procedimientos civiles locales

El Código de Comercio actual entró en vigor el 1 de enero de 1890, fue promulgado por
Porfirio Díaz. Aunque desde el inicio y durante 99 años el ordenamiento omitía el tema
del arbitraje, gracias a las diferentes problemas y adversidades que se dieron con el
tiempo y los cambios que fueron surgiendo, se fueron realizando reformas. Fue en 1989
cuando se introdujeron parcialmente algunas disposiciones que tenían de base la Ley
Modelo de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional
sobre Arbitraje Comercial Internacional (CNUDMI), así como las disposiciones dadas en
la Convención de Nueva York y la Convención de Panamá. Sin embargo, estas seguían
resultando insuficientes en la práctica, ya que no se cubrían todas las necesidades en
materia de reglamentación y así que el Código continuaba siendo obsoleto. Por ello se
dio una segunda reforma en 1993 especialmente en el Titulo Cuarto del Libro Quinto del
Código de Comercio, donde ya se incluyó una legislación más moderna, completa y
coherente que fuera acorde con el arbitraje comercial. De igual forma esta reforma se
incorporó a la Ley Modelo de CNUDMI, con las modificaciones, adaptaciones y todo lo
necesario para el medio mexicano, así como se anexo al reglamento de procedimientos
que tiene esa Ley.

El punto de estas reformas era que México pudiera responder los retos políticos,
económicos y comerciales que ya se configuraban en ámbito internacional. Era una forma
de adaptación del país para lo que estaba ocurriendo en el mundo y a tener una nueva
etapa de apertura comercial. Las reformas fueron impulsadas también por una aparente
dicotomía que venía prevaleciendo en la legislación mexicana arbitral. México ya se había
adherido a la Convención de Nueva York, ratifico la Convención de Panamá, al igual que
ratifico la Convención de Montevideo (Convención Interamericana en la Eficacia
Extraterritorial de Sentencias Extranjeras y Laudos Extranjeros), que trataba ya del
arbitraje comercial, donde ya se habían nombrado diferentes reglas que en conjunto
lograban un mejor enfoque del arbitraje en sí, se regulaba y existía ya un derecho
internacional vigente. Las situaciones extranjeras y que pueden solucionarse de forma
externa en el ámbito del arbitraje estaban cubiertas, al reformar el Código de Comercio
quedo cubierto también el aspecto interno, colocando códigos locales de procedimientos
civiles. Ese fue el impacto que existió del ámbito internacional y por ello es tan importante
tenerlo presente.

Si bien es cierto que para México el arbitraje nació de un plano internacional, importante
separaren la legislación local-nacional y la internacional. En ocasiones no importa tanto
en donde se lleve el arbitraje, porque existe una flexibilidad en el mecanismo donde es
posible llevarlo con una reglamentación o legislación diferente al país donde se suscita
la controversia. “Un ejemplo muy práctico de esta circunstancia es que una empresa
proveniente de Suiza coloque una empresa chocolatera en México, surge un conflicto
basado en una legislación mexicana, entonces al recurrir al arbitraje, estos piden que se
lleve con una ley francesa. Aquí intervienen México, Suiza y Francia, sin contar los
árbitros que se seleccionen para llevar a cabo el arbitraje.” (Domínguez, 2017, p.44).

En México también existe un Centro de Arbitraje de México (CAM), una institución


especializada que presta atención de servicios administrativo en procedimientos de
arbitraje comercial privado, mismo que surge en 1997. Tiene el objetivo de brindar a las
empresas/empresarios una vía alterna de solución de controversias comerciales a través
del arbitraje administrado. Este mismo tiene un reglamento que permite tener más en
claro las disposiciones generales, el inicio del procedimiento arbitral, las notificaciones,
plazos, etc., básicamente toda la información por la cual se rige el Centro.

Otras opciones que existen para la solución de conflictos mediante la vía del arbitraje a
parte de las mencionadas son algunas comisiones como, la Comisión de mediación y
arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO), la Comisión de Arbitraje
Permanente (CAP) (esta se encarga de la resolución de disputas a la comunidad
internacional) y la Asociación Mexicana de Mediación y Arbitraje Comercial (AMMAC),
con sede en Guadalajara. Todos estos son empresas privadas o intergubernamentales
que tiene el mismo propósito, ayudar a agilizar las controversias por medio del arbitraje.
En conclusión, se pude observar que el arbitraje ha pasado por un largo proceso, que,
aunque parezca algo reciente que se dio con la globalización y con todos estos cambios
que ha tenido el mundo, esto no es así, es un tema que ha existido desde épocas
coloniales. Sin duda creo que donde se ha tenido mayor avance ha sido en el ámbito
internacional, lo que propicio y obligo a México que mejorar en ese ámbito, que
reformaran e incluyeran el tema. Se tenia la necesidad de parte de los mexicanos y
extranjeros de tener un marco normativo en México que apoye a respetar los acuerdos
arbitrales pactados.

Las fuentes del derecho arbitral en México en sí tiene un sistema normativo muy sólido,
pues se integra por diversas normas y reglamentos tanto internos como internacionales
que se reconoce incluso a nivel Constitucional, al arbitraje como un método alternativo
de solución de controversias muy efectivo. Tanto así que incluso dentro de los mismos
tratados internacionales que se dan entre las naciones hacen parte de ellos clausulas y
los incorporar en su derecho interno.

Sin lugar a duda considero que esta es una forma muy efectiva de resolución de los
problemas que puedan surgir entre las partes involucradas, que logra acortar el tiempo
en el cual se podría llegar a una solución factible, pues si se hace por vía jurídica sería
un proceso más largo y complicado, ya que se involucran más temas y leyes. A mi parecer
ese siempre debe ser la última instancia a la que se tenga que llegar, especialmente si
quiere evitar más postergación de una resolución.

El Derecho Arbitraje Mexicano cuenta con los mecanismos necesarios reconocer y hacer
cumplir los laudos arbitrales extranjeros. Del mismo modo, tiene el mecanismo para
solicitar la nulidad del laudo arbitral, pero para algunos casos, el poder judicial puede
pronunciarse sobre el fondo de la controversia que le fue dada al árbitro. el Poder Judicial
Mexicano ha tenido decisiones afortunadas en algunas ocasiones, desafortunadas, en
otras, no obstante, sigue existiendo un respeto por el acuerdo arbitral y por las
actuaciones y decisiones que se derivan del procedimiento arbitral. Por su ordenamiento
jurídico y la respuesta del Poder Judicial mexicano, México se impone como una
alternativa real lugar de arbitraje. Las normas legales en el proceso de desarrollo continuo
proporcionan un marco legal previsibilidad personal y seguridad jurídica.
Arbitraje Internacional. (s.f.). ¿Qué es el arbitraje internacional? Recuperado de
https://www.international-arbitration-attorney.com/es/what-is-international-
arbitration/
CANACO. (s.f.). Centro de Mediación y Arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de
la Ciudad de México. Recuperado de
https://www.arbitrajecanaco.com.mx/es/boletines/47-enero
Centro de Arbitraje de México. (2013 - 2021). Sobre el CAM. Recuperado de
https://camex.com.mx/origen/
Centro de Comercio Internacional. (s.f.). Comisión de Mediación y Arbitraje Comercial de
la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México. INTRACEN.
Recuperado de https://www.intracen.org/Comision-de-Mediacion-y-Arbitraje-
Comercial-de-la-Camara-Nacional-de-Comercio-de-la-Ciudad-de-Mexico/
Domínguez, F. (mayo de 2017). El Arbitraje en México y la Viabilidad de la Creación de
un Centro de Arbitraje para el Estado de Veracruz. (Tesis de Licenciatura en
Derecho). Universidad Anáhuac. Recuperado de
https://www.anahuac.mx/veracruz/downloads/tesina-fabian-dominguez-robles.pdf
Quintana, E. (s.f.). Marco Jurídico del Arbitraje Nacional, Regional e Internacional.
Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
[Archivo PDF]. Recuperado
https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/6/2776/16.pdf
Soto, R. (27 de abril de 2017). El arbitraje en México. COEM. Recuperado de
https://coem.mx/el-arbitraje-en-mexico/

También podría gustarte