Está en la página 1de 9

NEUROPSICOSIS O

PSICONEUROSIS DE DEFENSA
LA PRIMER NOSOLOGÍA FREUDIANA
• Corresponde al período entre 1894 y 1896; desarrollada en tres textos: “Las
psiconeurosis de defensa (1894)”, “Sobre la justificación de extraer de la
neurastenia un grupo determinado de síntomas con el nombre de neurosis
de angustia” (1896); y “Nuevas observaciones sobre las neuropsicosis de
defensa” (1896). En ella Freud establece dos grupos, el grupo de las
Neurosis y el de las Neuropsicosis.
Neuropsicosis de Defensa Neurosis
Histeria Neurosis Actuales
Representaciones obsesivas y Neurastenia
fobias
Psicosis alucinatoria
Paranoia
PSICONEUROSIS DE DEFENSA
• Termino utilizado por Freud durante los años 1894-1896 para designar
cierto número de afecciones psiconeuróticas (Histeria, Fobia, Obsesión,
ciertas Psicosis), poniendo en evidencia en ellas el papel, descubierto en la
histeria, del conflicto defensivo.
• Nos encontramos con cuadros psiconeuróticos en los que:
- Se identifican mecanismos psíquicos de producción y significación
psicológica de los síntomas.
- La defensa es el nódulo del mecanismo psíquico.
- Los síntomas se hacen comprensibles cuando se refieren a experiencias
traumáticas o traumas psíquicos de carácter sexual. Afirma el parentesco de
los síntomas histéricos con el de las neurosis traumáticas ya que su causa
corresponde a “traumas psíquicos”, pero diferencia su modo de
conceptualizarlo ya que los remite a las vicisitudes del recuerdo.
DEFENSA
• Es el nódulo del mecanismo psíquico. La defensa tiene como premisa producir distintos
destinos de la relación representación/afecto: se trata de debilitar la representación de que
se trate despojándola de su afecto, de la magnitud de estímulo que trae, para hacer
inofensivo su carácter penoso para el yo.
• Los mecanismos que Freud identifica son la conversión para la histeria, el desplazamiento
para las neurosis obsesivas y la transposición del afecto para las fobias.
-En la Histeria la representación inconciliable se torna inofensiva por la transformación del
afecto en una inervación somática (conversión) y forma parte de un grupo psíquico separado.
-En las representaciones obsesivas el afecto que deviene libre por ser separado se adhiere a
otras representaciones no intolerables entre sí, la representación así debilitada queda
apartada de toda asociación en la conciencia, pero el afecto libre se adhiere a otras
representaciones que a través de el “falso enlace” estas se convierten en representaciones
obsesivas.
- Para las representaciones fóbicas el afecto de angustia inexplicable para el paciente se
enlaza en distintas representaciones comunes a la humanidad que enuncian miedo, se liga
la angustia a una fobia, cualquier idea que exprese un temor como puede ser el temor a la
muerte, a la locura, accidentes, etc.
- En la psicosis o confusión alucinatoria la modalidad defensiva es mucho más enérgica y
radical. El yo desestima la representación inconciliable junto con el afecto para luego
comportarse como que nunca hubiera existido. La defensa parece exitosa. Sin embargo,
NUEVAS PUNTUALIZACIONES SOBRE LAS
PSICONEUROSIS DE DEFENSA (1896)
• Nuevamente se considera la histeria y la neurosis obsesiva en relación al
mecanismo de defensa, despejando con mayor claridad frente a que operaba dicho
mecanismo. La defensa se vuelve nociva en el punto en que se dirige a nuevas
representaciones que puedan generar un displacer nuevo y mayor que la vivencia
original, aun siendo recuerdos, estas son las representaciones sexuales. Y Freud se
pregunta ¿Por qué se reprime la sexualidad? Y sugiere que en la sexualidad tiene
que existir una “fuente independiente de desprendimiento de displacer”. Será que
con el texto “Inhibición, Síntoma y Angustia”, que Freud establecerá porqué de esta
sexualidad en dos tiempos, interrumpida. Una parte de ella tiene que ser reprimida
ya que entraña un peligro para el yo.
• A partir de estas elaboraciones, y en relación a la histeria, Freud considerará en
ambos textos que su sintomatología se remite a una vivencia traumática de índole
sexual. Escenas que deben ser infantiles, es decir, acontecer antes de la pubertad.
Estas vivencias son sufridas por el sujeto de manera pasiva y su efecto traumático
se produce cuando las mismas son reanimadas cuando se alcanza la madurez
NUEVAS PUNTUALIZACIONES SOBRE LAS
PSICONEUROSIS DE DEFENSA (1896)
• Freud encuentra en el trabajo con sus pacientes histéricos
aparecen experiencias de seducción tempranas ejercidas por
adultos que los pacientes vivieron con displacer.
• En los casos de representaciones obsesivas la experiencia sexual
infantil es diferente, dado de que no se trata de una pasividad
sexual sino que fueron vividas de forma activa. Pero Freud
reconoce que en el trasfondo siempre hay una vivencia sexual
previa que fue sufrida por el paciente de manera pasiva, es decir
de que es condición de que se haya presentado un vivencia de
seducción. Las representaciones obsesivas corresponden a
ciertos reproches mudados, retorno de lo reprimido, que están
referidos a esa experiencia sexual que fue realizada activamente.
CURSO TÍPICO DE UNA NEUROSIS DE DEFENSA:
• Primera Fase: “Período de inmoralidad infantil”: en el cual ocurren
acontecimientos que en el futuro pueden ser traumáticos.
• Segunda Fase: en la cual la condición necesaria es que se alcance la
madurez sexual, que sea posteriori a la pubertad, donde el recuerdo
que puede ser suscitado de alguna de estas escenas produce un monto
de displacer que no puede elaborarse por vías asociativas, esto hace
que se convoque a la defensa y entonces este grupo de
representaciones que se torna intolerable para el yo, se desalojan de la
conciencia formándose un grupo psíquico separado.
• Tercera Fase: luego sigue un período de salud aparente, donde puede
haber ciertos síntomas primarios de defensa sobre todo en el caso de
las neurosis obsesivas.
• Cuarta Fase: y un momento del retorno de lo reprimido, esto es, la
defensa fracasa, se reactiva el conflicto y como resultado del conflicto
es necesario crear un producto sustituto que es el síntoma. Es
PSICOSIS
• Freud sostiene que la psiquiatría no se ocupa del mecanismo psíquico
productor, considera a la idea delirante junto con la idea obsesiva como
meros trastornos “Puramente intelectuales” y a la paranoia como una
psicosis intelectual.
• Freud considera a la Paranoia crónica como un modo patológico de la
defensa.
• Reúne en un cuadro y según el destino del afecto, el contenido
ideacional, la presencia o no de las alucinaciones y el resultado, a la
histeria, las representaciones obsesivas, la confusión alucinatoria, la
paranoia y la psicosis histérica.
• Paranoia: el contenido de la ideas se conservan hacia afuera. Las
alucinaciones son hostiles al yo y apoyan la defensa.
• :Confusión alucinatoria: contenido y afecto son apartados del yo y en su
lugar aparecen alucinaciones que son gratas al yo y apoyan a la defensa
pero a costa de un desprendimiento del mundo exterior.
CURSO CLÍNICO DE LA PARANOIA:
• Primer tiempo: ocurrencia de la experiencia sexual prematura traumática que
debe ser reprimida. Para la paranoia es de índole similar al de las neurosis
obsesiva: una vivencia activa acompañada de placer.
• Segundo tiempo: la represión, cuando alguna ocasión ulterior despierta el
recuerdo de aquella o aquellas escenas. Las fuerzas represoras son el pudor y la
moralidad. Ocurre la rememoración y la formación del síntoma primario. En el
caso de la paranoia, la persona se rehúsa a creer en el reproche, en el
autoreproche, entonces el displacer se le atribuye al prójimo de acuerdo con el
mecanismo de proyección, creándose como síntoma primario la desconfianza y
susceptibilidad respecto de los otros. Así el autoreproche queda librado de todo
crédito.
• Período de salud aparente: Fase de defensa eficaz que se parece al de salud
aparente salvo por la existencia del síntoma primario.
• Período de la enfermedad propiamente dicha: retornan las ideas reprimidas
formándose síntomas nuevos. Pueden aparecer voces como modo de retorno del

También podría gustarte