Está en la página 1de 2

Relatoría: Para Comprender el Psicoanálisis.

Mariana Aguirre Chavarría.


Marzo 23 de 2021.

Para comprender la conexión entre la empresa y el psicoanálisis, es necesario partir


de algunas ideas generales y a esto está dedicado el primer capítulo del texto. Teniendo en
cuenta que el éxito de una empresa depende del dirigente. Es decir, de las relaciones
personales, no solo entre trabajadores y dueño, si no también las relaciones propias del
empresario consigo mismo. Siendo el dirigente la cabeza de la empresa, su personalidad,
relación con el dinero, con la autoridad o la ambición cobran relevante importancia.

Ahora bien, confirmando mi percepción sobre el psicoanálisis, es evidente que es de


las cosas que las personas siempre buscan evitar. No porque sea algo complicado, más bien
porque le tenemos pánico a lo que nos pueda revelar sobre nosotros mismos. De modo que
provoca una reacción de rechazo, probablemente porque trastorna y revela al hombre un
conjunto de verdades poco cómodas. Quizás es tan solo una concordancia con la visión de
Freud de un individuo, que apenas es dueño de su destino, sujeto a su inconsciente. Por tanto,
temeroso a lo que se escapa de sus pensamientos.

Con respecto a lo anterior, el hombre no alcanza a dimensionar las partes de su mente


que ni siquiera alcanza a conocer. El yo representa un compromiso entre el lugar donde se
contienen las pulsiones y las prohibiciones o tabúes impuestos por la sociedad. Estas se
encuentran organizadas en el inconsciente, subconsciente y el consciente donde las pulsiones
rebeldes solo buscan la oportunidad para salir.

Con respecto a la salida inconsciente de dichas pulsiones, algo muy interesante tiene
que ver con que pueden surgir en una conversación cotidiana. Más específicamente brotan
de la diferencia entre escuchar y oír. Puesto que se escucha lo que se dice de manera explicita
y luego se comienza a oír lo que está implícito en las palabras. En síntesis, el psicoanálisis es
someterse a oír el inconsciente y en si los deseos propios. De modo que oír depende de la
capacidad para escuchar otra cosa que no sea lo que se piensa. El inconsciente se compone
de palabras que tienen un sentido escondido, que buscan la forma de salir a lo real instaurando
como determinante del individuo y de sus construcciones futuras aquello que no se percibe
fácilmente.

También podría gustarte