Está en la página 1de 16

La investigación documental

1. Definición de investigación
Usaremos a Rossana Barragán como apoyo bibliográfico en esta defensa, y
también su definición es la que dará inicio; para la autora, la etimología del término
investigación deriva del latín In=en, hacia, y de Vestigium = huella, pista. Su
significado es, entonces, en la pista, hacia la pista, seguir la huella. Se trata, por
tanto, de iluminar algo no conocido.
Por lo tanto, un concepto propio sería el siguiente; investigación es un proceso
intelectual y experimental que quiere indagar en un hecho o fenómeno de la
realidad aún desconocido, mediante el uso de métodos, técnicas e instrumentos
científicos.
1.1. ¿Qué es investigar?
Torres Muñoz El vocablo investigar viene del latín investigare, cuyo significado es
desarrollar actividades con el fin de registrar, indagar o descubrir la verdad. Su
propósito, en términos muy generales es agregar algo nuevo a los conocimientos
humanos. La investigación surge cuando se tiene conciencia de un problema y se
enfrenta la búsqueda de su solución, por lo que constituye el instrumento principal
del trabajo científico.
2. Investigación documental
Personalmente podemos señalar que la investigación documental es; una serie de
métodos y técnicas de búsqueda, procesamiento y almacenamiento de la
información contenida en documentos para la argumentación de nuevo
conocimiento científico.
Esta definición sale de:
Para Oporto, la investigación documental es un procedimiento que forma parte del
proceso de investigación social, se caracteriza por ser una actividad dirigida a la
exploración, selección y análisis de documentos referidos al tema; es un
procedimiento de trabajo con fuentes.
2.1. Objetivos de la investigación social
Oporto nos dice que el objetivo de la investigación documental, es explorar,
identificar, estudiar y recopilar información documental relacionada con el tema
planteado; complementando esto también cabe decir que la investigación
documental puede ser una técnica que ayude al investigador a irse relacionando y
familiarizando con la problemática que estudia, y así detectar los posibles
escenarios y estrategias que vayan a venir como parte del proceso científico.
3. El fichaje
Para Barragán, El fichaje es una técnica que sirve tanto para registrar y ordenar la
documentación consultada, analizada y contrastada, como para la correcta
redacción de informe final. Un buen fichaje asegurara la inclusión de citas
correctas y evitara el plagio involuntario.
También tomamos como referencia el libro de Esther Maya, Métodos y técnicas de
Inv. En donde sobre el fichaje nos dice lo siguiente:
Una etapa importante en la revisión bibliográfica son las técnicas de investigación
documental, que le permiten al investigador ir almacenando la información que va
seleccionando en diferentes lecturas de sus principales fuentes de información.
Las fichas son tarjetas blancas o rayadas de media cuartilla que tradicionalmente
empleaban los investigadores por su fácil manejo. Hoy, utilizando medios
electrónicos, pueden sustituirse por archivos de computadora de cualquier
procesador de palabras.
3.1. Función del fichaje
Oporto nos dice que son las siguientes:
- Organizar el material documental
- Sistematizar la información
- Resumir los datos documentales
- Seleccionar las ideas centrales de los documentos.
En otras palabras, más sencillas y propias, la técnica del fichaje nos ayuda como
investigadores a tener una base de datos manual de toda la información que
tenemos, para poder complementarla y modificarla siempre y cuando la
investigación lo requiera.
3.2. Clasificación del fichaje
Para definir este punto vamos a tomar en cuenta la clasificación de Torres Muñoz;
quien nos dice que existen dos categorías; las fichas bibliográficas o de referencia
y las fichas de trabajo.
3.2.1 Fichas bibliográficas
Son aquellas que también son conocidas como fichas de referencia, contienen
datos claves sobre el documento como se: Los datos que debe contener una ficha
bibliográfica son los siguientes: Nombre del autor (o autores), Título del
documento, Nombres del prologuista y el traductor, Pie de imprenta,
páginas.
Para mayor facilidad y ahorro de tiempo y esfuerzo las tarjetas para la elaboración
de fichas bibliográficas se encuentran con un formato prediseñado en cualquier
papelería a precios accesibles. También, existen programas sencillos de tipo
electrónico que permiten elaborar y clasificar ficheros bibliográficos. Actualmente,
Internet concentra un conjunto significativo de información que permite acceder a
documentos y recursos de todo tipo (texto, sonido, imagen). Por tal razón, en los
trabajos y escritos que aparecen en la red, además de las conocidas referencias
bibliográficas relativas a libros, artículos de revistas, etc., se pueden hallar
referencias que provienen de la propia Internet y que se incluyen un amplio
espectro de medios y sus combinaciones: archivos de texto en muy diversos
formatos electrónicos, vídeos, grabaciones sonoras y audiovisuales, programas
informáticos y datos de diversa índole. Esta circunstancia ha hecho necesaria
alguna forma de regulación para otorgar a las referencias bibliográfica y no
bibliográficas cierta coherencia y uniformidad y de esta manera- puedan ser
localizables. Así, los nuevos recursos digitales requieren de una serie de normas o
disposiciones específicas para identificar y describir los nuevos recursos
electrónicos, como se verá más adelante en este texto.
3.2.2. Fichas de trabajo
El autor dice que son esenciales al momento de recolectar datos, las fichas de
trabajo se escriben en tarjetas o papeles de 22.0 por 13.4 centímetros
(aproximadamente el tamaño de media hoja carta). Se recomienda sean de papel
grueso o cartulina ya que permite evitar el deterioro, en mayor medida, que un
papel más delgado. O -en su defecto en archivos electrónicos con el debido
formato.
Se representa en las tarjetas de trabajo la memoria de los datos generales de las
fuentes consultadas. Y al final del trabajo se convierte en la bibliografía, ya que un
estudio de investigación sin bibliografía carece de valor y con más facilidad ser
puesto en tela de juicio, ya que, en mayor o menor grado, todo conocimiento tiene
antecedentes.
Toda ficha de trabajo debe contener los siguientes datos:
- Identificación: Se colocan en el lado superior derecho y son tres: apellido(s)
del autor(es) seguido(s) por una coma; una o varias palabras iniciales de la
obra, seguida(s) por tres puntos suspensivos; y la(s) página(s) de la(s) que se
tomó el dato.
- Título, regesto, cabeza o encabezado: Se redacta centrado en la tercera
parte de la tarjeta y da la mayor información del contenido en el menor número
de palabras. Ahorra leerla toda y permite ordenarla y clasificarla. Se subraya o
se pone en mayúsculas para distinguirlo del resto del texto. El formato debe
ser lógico, sistemático, específico, sintético y combinable. Lógico porque debe
ser congruente con el contenido; sistemático, ya que debe obedecer a una
clasificación y jerarquización; específico, al referirse a un solo hecho o idea;
sintético, pues debe ser claro, breve y preciso; combinable, debe poder
relacionarse con los datos contenidos en otras tarjetas.
- Categoría general o complemento del título: Se coloca en la parte superior
izquierda. Y se refiere al tema general de la investigación o alguna indicación
para ordenar las fichas. Si no se considera importante puede excluirse del
encabezado.
- Contenido o texto: Se escribe en el espacio disponible, de la mitad hacia
abajo de la tarjeta. En el caso de que se necesite más espacio se puede utilizar
el reverso, a efecto de que cada ficha esté escrita en una sola cartulina.
- Comentarios o aclaraciones: Se ubican al final de la cita, como un agregado
personal del investigador. Téngase la precaución de no confundirlos con las
opiniones del autor consultado. Son aclaraciones para un mejor orden de la
información del fichero.
De acuerdo a la naturaleza de su contenido existen cuatro tipos de fichas de
trabajo:
- De extracto o digesto, De resumen, De datos aislados, De citas textuales.
Sin embargo, también es importante mostrar el cuadro propuesto por Camero
citado en este mismo libro, donde se pueden apreciar los diferentes tipos de fichas
de registro:

El autor ofrece esta propuesta para fines de clasificación y con la intención de


destacar la variedad de fichas que existe, sin embargo, en el uso práctico no es
necesario hacer tal distinción.
Después de haber visto esto vamos a profundizar en los tipos de fichas mas
usadas y conocidas, para esto utilizaremos a Rossana Barragán, a su vez
estaremos contrastándola con Torres Muñoz.
3.3. Tipos de fichas
3.3.1. Ficha bibliográfica

Los datos que debe contener una ficha bibliográfica son los siguientes:
- Nombre del autor (o autores). Si trata de uno solo, se registra por el apellido
y después de una coma, el nombre. Por ejemplo: Bernal, Carlos. Si se refiere
a dos o más autores, se hace de la siguiente manera: Baena, Guillermina y
Montero, Sergio. O también: Baena, Guillermina y Sergio Montero.
- Título del documento. Título y subtítulo (si existe).
- Nombres del prologuista y el traductor. Se indican cuando son de
reconocida autoridad. Al segundo lo antecede la abreviatura (tr.).
- Pie de imprenta. Incluye el año, la editorial (o casa editora) y el lugar de
edición. Si la obra consultada es primera edición este dato no se registra, pero
si se trata de una posterior se indica: 2a. ed., 3a. ed., etcétera. Cuando se
refiere a una reimpresión se apunta el año, por ejemplo: 1978. 2a. ed.1989. 8a.
reimp.
- Páginas. En las fichas bibliográficas, se especifica el número total de páginas
de que consta la obra.
Según lo recomienda el Taller de Técnicas de Investigación y Comunicación de
Resultados (TICOR) de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad
Xochimilco (1987, 12), las fichas bibliográficas conviene hacerlas en tarjetas 12.5 x
7.5 centímetros. O, en su caso, en Listados en archivos electrónicos. Existen
programas automatizados para catalogar datos en fichas de esta naturaleza.
Por su lado Barragán nos dice que ésta registra los datos topográficos del
documento: autor, titulo, editorial, lugar y año de publicación. Aquí el autor nos
especifica que se debe elaborar una ficha bibliográfica para cada texto consultado.
3.3.2. Ficha textual
1.1 (*) Número de ficha
MAYORGA, Fernando 1197: 358

“El sustrato de legitimidad electoral a nivel municipal (…) convierte a sus


actores en [lideres municipales] (…) en referentes ineudibles de la
descentralización de la lógica de vinculación política (…) propiciada por la
reforma del Estado”

(Cursivas nuestras)

(*) Acápite del esquema de la investigación, es decir, donde la cita será


usada.

Este ejemplo esta extraído del texto de Barragán, la ficha es usada para extraer
citas textuales de los textos consultados. Las comillas indican, universalmente,
que el texto encerrado en ellas corresponde a un libro o autor. El signo (…) nos
dice que el investigador ha eliminado una parte del texto que en el original si
aparece, si la omisión es al principio o al final solo se ponen puntos suspensivos,
por el contrario, si el investigador quiere adicionar un texto usa corchetes. Es
permitido subrayar, poner negrillas o cursivas a palabras o partes de la cita textual.
Torres Muñoz nos dice sobre esta ficha que; conviene usar este tipo de fichas
pero con carácter de excepción. Toda cita se entrecomilla cuando es textual.
Preferentemente se recomienda para ideas muy concretas o para definiciones,
pero se corre el riesgo al usarse indiscriminadamente de que se acumule material
en forma excesiva e innecesaria.
3.3.3. Ficha resumen
1.1 (*) Número de ficha
MAYORGA, Fernando. 1997

En el capítulo II de la tercera parte describe le proceso recorrido por la


líder Mónica Medina hasta su elección como Alcaldesa de La Paz. El
análisis incluye aspectos de su personalidad como de las condiciones
históricas y políticas que le permitieron constituirse en líder política
municipal.
(m.c.c).

Para Barragán una ficha resumen es una ficha que condensa la información
sustancial del capítulo o de todo el documento evitando los juicios de valor.
En la clasificación de Torres Muñoz también esta la ficha de resumen y él hace un
especial énfasis en la extensión de los datos.
3.3.4. Ficha analítica
1.1 (*) Número de ficha
MAYORGA, Fernando. 1997

El documento es valioso en tanto presenta la conformación de nuevos


liderazgos en el mercado de las reformas del Estado y los consiguientes
cambios en las lógicas de representación. En contraste con las
conclusiones que mantienen el tono descriptivo de los estudios de caso,
el capítulo final presenta reflexiones generales del proceso.
(m.c.c).

Barragán indica que la diferencia de esta ficha con la ficha de resumen es que
este tipo de fichas no resumen contenidos, sino más bien los comenta, esta es
una ficha clave en la argumentación de la comprobación o no de la hipótesis de
investigación. A este tipo de ficha como mencionamos ya en la clasificación de
Torres Muñoz se la conoce como ficha de extracto o digesto, es la mas frecuente
por ser corta, le enseña al investigador a aprender sobre los textos y no solo a
copiarlos.
3.4. Organización del fichaje
INFORMACIÓN OBTENIDA DESTINO FINAL
Fichas bibliográficas Bibliografía final y citas
Fichas textuales Capítulos y subtítulos del informe
Fichas resumen
Fichas analíticas

Para Barragán; las fichas son ordenadas de acuerdo al esquema de la


investigación ya que han sido numeradas en ese sentido. Esto quiere decir que la
búsqueda de bibliografía y la investigación de fuentes se realiza siempre, en
relación al esquema de informe de investigación; de la siguiente manera…
4. Documento
Citamos a Oporto: Por lo tanto, un documento es, un objeto material creado por el
ser humano que contiene una determinada información que es de interés para el
investigador, acerca de su realidad social, se destaca que independiente de su
forma puede ser distinta; texto, escrito, documento sonoro, visual, audiovisual, etc.
Esta definición decidí complementarla con lo que nos dice el autor Ezequiel Ander
Egg, a quien también tomamos como referencia, él nos plantea que el recurso de
la documentación es un procedimiento necesario para toda investigación,
cualesquiera sean los métodos y técnicas utiliza dos: en algunos estudios resulta
ser el principal procedimiento. Constituye una tarea ardua y laboriosa y puede
resultar a veces un desgaste innecesario de energías cuando no se selecciona
debida. mente el material conforme al problema o aspecto que se desea estudiar.
4.1. Clases de documentos
Ander Egg en su libro, Introducción a la investigación social nos plantea los
siguientes tipos de documentos:
a) Fuentes históricas
La historia al proporcionar todo el material de conocimiento que es posible reunir
sobre el pasado aporta al investigador social una documentación importante para
el conocimiento de la realidad. Estas fuentes no reciben la atención que merecen
por la utilidad y comprensión que brindan para interpretar la realidad presente.
b) Fuentes estadísticas
Al menos en todos los países Latinoamérica existen servicios oficiales de
estadística, organismos estatales, provinciales o municipales que se encargan de
llevar estadísticas vitales, son por ejemplo los ministerios y bancos centrales.
c) Los informes y estudios
Juntamente con las estadísticas, este tipo de documentos son de los mas
importantes a los que puede recurrir un investigador ya que proporcionan
elementos de comparación y un punto de partida.
d) Las memorias o anuarios de los Ministerios
Son memorias anuales en las que se hacen inventarios de las diferentes
actividades realizadas, esto es algo muy frecuentemente realizado en Ministerios y
Secretarias del Estado.
e) Los diarios de sesiones de los Congresos
Son debates parlamentarios que contienen los discursos de las sesiones, no solo
reflejan diferentes orientaciones políticas, evolución de partidos , preocupaciones
de un país, sino también otra serie de aspectos que son de utilidad en
investigaciones, sobre todo del ámbito jurídico.
f) Archivos oficiales
Son poco accesibles, pero podrían ser una fuente de primera mano para realizar
investigaciones. Las memorias las suplen parcialmente.
g) Archivos privados
Se hallan en instituciones de orden privado como ser; clubes, partidos políticos,
centros, camaras, etc. O bien en domicilios particulares.
h) Documentos personales
Se utilizan en investigaciones de carácter psico social; son cartas personales,
cuadernos de uso personal, diarios, autobiografías.
i) La prensa
La prensa escrita es un medio de fácil consulta para el investigador, ya que provee
información del pasado y puede también brindar un panorama de la actualidad de
los aspectos que sean necesarios para el investigador.
j) Material cartográfico
Son mapas y planos locales.
k) Documentación indirecta
Es material que no se refiere a la cuestión en si, pero son susceptibles a brindar
información, incluso muchas veces permiten situar mejor los aspectos secundarios
de las cuestiones estudiadas.
4.2. Tipos de fuentes
Lo primero que requiere para iniciar una investigación es determinar con que tipos
de fuentes se cuenta, para lo cual se necesita buscar libros, revistas, folletos, para
saber mas sobre esto a continuación mostraremos los tipos de fuentes;
Yolanda Jurado en su libro Tecnicas de las investigación documental nos plantea
que existen 2 tipos de fuentes de información: Primaria y secundaria; las primarias
sin aquellas que contienen información no abreviada en su forma original, se
encuentran en libros, bibliotecas, hemerotecas, revistas científicas, tesis, trabajos
inéditos y normas.
Las segundas son aquellas que contienen información abreviada por lo cual solo
sirven como ayuda para que el investigador obtenga información sobre
documentos primarios, se localizan en citas bibliográficas, catalogos, resúmenes e
índices.
Anderson que es citado en el libro de Torres Muñoz incluye a la anterior
clasificación una mas, las terciarias y las entiene como aquellas que se escriben a
base de las fuentes secundarias.
5. Informe
Torres Muñoz nos dice que esta esta etapa se la conoce como La comunicación
de la investigación o Informe final. Y es precisamente en esta etapa, en la cual con
frecuencia puede perderse el trabajo previo de la investigación, porque ningún
proyecto puede, por muy brillante que sea, considerarse completo si no se publica.
Conforme al tipo de interés que el lector puede tener en el reporte, se puede
clasificar en cuatro posibilidades:
Comunicado de divulgación. Está destinado a grupos no especializados en el
tema.
Escrito de tesis. Se limita a un requisito académico escolar, en cuyo caso
constituye un documento amplio que contiene no solamente la estrategia de
investigación, si no que requiere se detallen los pasos de su realización, para
medir la minuciosidad y el rigor con que el estudiante enfrentó el problema de
estudio.
Ponencia. Es el documento que se presenta en un congreso o simposio de
especialistas.
Artículo. Cuando se trata de un escrito dirigido para su publicación en una revista
de alta especialización en el tema. Generalmente se redacta en forma breve por el
espacio limitado de las revistas; además está enfocado a profesionales o
investigadores que conocen el tema y no requieren encontrar una profusión de
detalles. En los cuatro tipos de escrito para comunicar los resultados se encuentra
en común el contenido y la forma general, aunque en lo específico se observan
algunas variantes. Como diferencia básica entre el protocolo y la comunicación de
los resultados se distingue la perspectiva del documento. El primero implica la idea
de un trabajo que va a realizarse en el futuro y del cual prácticamente se tiene un
plan de investigación; por el contrario, en el segundo se expone un trabajo ya
realizado, con el cual se saben los puntos más relevantes y en qué aspectos es
necesario poner mayor atención en cuanto al desarrollo del estudio.
Para la elaboración de un informe de tesis se sugieren los siguientes pasos:
5.1. Preliminares de tesis
Un trabajo de tesis o una disertación para obtener un título académico, difiere
normalmente según cada institución de educación superior, pues cada una tiene
su propio formato y normatividad al respecto.
A continuación, se describen los componentes básicos de los preliminares:
- La carátula o portada. Es la hoja de presentación del trabajo. Debe contener el
título del estudio, el nombre del autor, el de la institución en que se presenta la
tesis, la fecha y el lugar en que se publica.
- El índice de contenido. En éste se enlistan las partes y subdivisiones del total
de la obra debidamente numeradas y con la indicación de la (s) página (s) en
dónde localizarlas.
- Hoja de dedicatorias. Es frecuente que en este tipo de documentos se incluya
una hoja de dedicatorias, en razón de las implicaciones afectivas relacionadas
con la finalización del estudio.
- Hoja de agradecimientos. De igual forma se puede dar cabida a una hoja de
agradecimientos, ya que la mayoría de las veces el autor requiere expresar
deferencia tanto a personas, a instituciones u organismos que tuvieron un
papel importante en el desarrollo de la obra.
- El título. Establece en forma precisa y exacta cuál es el objeto de estudio.
- El resumen. Es un extracto lo más condensado posible de la justificación, los
objetivos y los resultados más relevantes obtenidos de la investigación.
- Antecedentes y marco histórico. Son el marco referencial que permite delimitar
la importancia, evolución y alcance del tema tratado en el área particular de
estudio que se trata. En esta sección se debe tener cuidado en no incluir un
exceso de información innecesaria, ya que es muy fácil caer en el afán de
aportar elementos que finalmente hacen crecer el volumen del escrito sin que
en realidad se le agregue calidad. Por el contrario, lo que se logra es confusión
y pérdida de precisión en las ideas.
- El marco teórico conceptual y planteamiento del problema. Es la especificación
del problema que se va a abordar enmarcada en una concepción teórica que
debe explicitarse.
- Justificación. Constituye la razón de por qué es importante ese problema para
ser investigado.
- Objetivo(s). Son los fines y metas hacia los que está orientado el estudio.
- Hipótesis. En caso de que se requiera, debe incluirse como el argumento que
trata de explicar ciertos hechos o fenómenos y pretende ser verificada o
comprobada, según sea el tipo de investigación de que se trate. Es
indispensable incluir con este punto la definición de las variables, de
preferencia operacionalizadas.
- Tipo de estudio y las unidades de investigación. Es muy importante
especificar de qué tipo de estudio se trata, cuál es su objeto y cuáles las
unidades de investigación.

5.2. Métodos, procedimientos y técnicas


Se detalla en este apartado del reporte todo lo que se hizo para reunir y
analizar los datos, de modo que cualquier investigador que pretenda repetir el
estudio evidencie su reproductibilidad. En las ciencias sociales, la repetición de
algunos fenómenos es muy difícil o hasta imposible de lograr en algunos
estudios, por la naturaleza del fenómeno que se esté investigando. Mientras
que en las tesis debe ser lo más explícita posible y no puede cubrirse como
simple requisito, ya que la concepción de los procedimientos va en íntima
relación con la forma en que se percibe el problema, cómo se delimita y cómo
pretende estudiarse. En el caso de que se utilice instrumentos como
cuestionarios, encuestas, pruebas o programas de computación diseñados ex
profeso para el trabajo, debe incluirse un ejemplar del mismo. Una forma
práctica es que en esta sección solamente se establezca la referencia y se
presente de manera desarrollada en un apéndice. Puede suceder que haya
necesidad de modificaciones a técnicas muy conocidas -o técnicas oficiales-
avaladas por alguna organización internacional, nacional o gubernamental. En
este caso debe detallarse en qué consiste la modificación y cómo se justifica
ésta. Afortunadamente, tal situación se presenta con relativa frecuencia en
estudios de tipo experimental. Finalmente, se tiene que redactar una relación
del instrumental, equipo y materiales, pormenorizando la marca, modelo o lote
que se haya empleado en el estudio. Con el fin de tener un mayor control de
las variables en tanto a los resultados del estudio. También debe describirse y
evaluarse cualquier imprevisto que haya ocurrido a lo largo de la investigación,
para dar elementos de juicio sobre su influencia en la obtención de los
productos del trabajo.
5.3. Los resultados
Esta sección del reporte es fundamental y en ella el investigador debe
presentar los resultados obtenidos, en la forma más precisa, detallada y
completa posible; haya habido o no comprobación de las hipótesis. Se
exponen exclusivamente los resultados y se hace referencia a las tablas y
figuras que los contienen, destacando el número específico correspondiente.
La redacción es escueta y abarca estrictamente los resultados sin que los
acompañe juicio alguno, con el fin de que el lector pueda apreciarlos sin que
medie ningún análisis, para que no exista sesgo. No deben incluirse resultados
que no sean referidos y discutidos en algún punto del texto, aunque sea en
forma global.
5.4. La discusión
La etapa en la que se pone a prueba la capacidad del investigador es la
discusión de los resultados, en la que se demuestra el nivel de comprensión
del problema y abre nuevas puertas al avance del conocimiento del problema
en estudio. Ahí precisamente reside la importancia de un análisis de los
hallazgos, lo más cuidadoso posible en esta fase.
También es necesario utilizar tablas, gráficos, cuadros e ilustraciones que
fueron referidos en los resultados y, eventualmente, incluir datos de otras
fuentes para analizar los resultados en forma rigurosa y detallada.
5.5. Tablas y figuras
La palabra tabla suele referirse a las series de resultados ordenados y
presentados en columnas. Figura se refiere a distintos tipos de expresión
gráfica en la que se utilizan elementos que van más allá de letras y números.
En el medio científico existe la costumbre de no repetir la información en forma
de tablas y de gráficas, simultáneamente. Y se recomienda no presentar en
forma de tablas los resultados que sea más fácil de expresar en la redacción
del texto, pues se aprecia exagerado. Por el contrario, es preferible tabular
aquel grupo de resultados que en la redacción ocupe más de cinco renglones.
Para decidir la presentación más adecuada de un grupo de resultados, se
recomiendan las siguientes opciones: si se quiere dar preferencia a los detalles
cuantitativos, mejor usar tablas; por el contrario, cuando se requiere destacar
más la proporcionalidad o la tendencia de un fenómeno, preferible usar
gráficas. Las tablas y las figuras siempre deben estar referidas en el texto.
Como ejemplos:
Las tendencias de desviación de edades de los grupos en estudio se
presentan en la figura 14.
La tabla 21 muestra la disponibilidad diaria de proteínas y calorías en diversos
países de América.

El formato de una tabla debe ser el siguiente:


- La cabeza de tabla. Se escribe en la parte superior de cada cuadro. Por
ejemplo:
- Numeración de las figuras. Las mismas reglas que rigen a la numeración de las
tablas sirven para las figuras, sólo que en estas últimas se colocan al pie. En
este caso se puede hacer uso de la palabra Figura o de la abreviatura Fig.
- Títulos de las tablas y las figuras. Cada tabla o figura lleva su título, el cual
explica claramente el contenido de aquélla. Se escribe en forma expositiva y
sin una redacción accesoria. Además, se intitula como aparece en la lista de
tablas y de figuras.
- Formato de las tablas. Se presentan en la forma más sencilla posible. En ellas
se distingue la numeración, el título, las cabezas generales, las de campo y la
nota de pie de figura, si se requiere. Por ejemplo, para citar la fuente de los
datos si no son producto del propio estudio. Cabe mencionar que cuando se
usan cabezas de campo es necesario decir qué se está midiendo y en qué
unidades.
Por otro lado el formato de las figuras…

Debe ser también lo más sencillo posible. Se destaca el título y la numeración tal y
como se estableció con anterioridad. Si se trata de gráficas cartesianas se incluye
el nombre de la variable que se mide en cada eje especificando sus unidades. Las
escalas se definen con claridad y en caso de que se requiera hacer un corte para
cambiar la magnitud de la escala en la misma gráfica, se utilizan dos diagonales
en el punto correspondiente que intersecten el eje de coordenadas. Hay que
tener cuidado de evitar un vicio muy difundido, consistente en unir los puntos
experimentales con líneas rectas, lo cual estrictamente está alejado del
comportamiento real del fenómeno medido. El dibujo se hace a partir de un
análisis de correlación que indique la tendencia del desarrollo del fenómeno.
Además, es recomendable indicar el rango de incertidumbre en cada punto de la
gráfica. Ordinariamente, la presentación de una ilustración se ordena para leerse
de izquierda a derecha sobre el eje horizontal y de abajo hacia arriba en el vertical.
Asimismo, hay que procurar no incluir más ejes o líneas coordinadas de las
necesarias para que el lector pueda entender la figura sin dificultad.
5.6. Comentarios y conclusión
Aquí se incluyen los comentarios referentes al estudio y también se manifiesta la
subjetividad del investigador. En ella se muestra la experiencia, la percepción y la
capacidad creativa del científico. Es relevante en tanto rescata la apreciación de la
totalidad del alcance del proyecto por parte del autor y a menudo esclarece puntos
más allá de lo que muestran los propios datos. Claro está que, por esa razón, el
investigador vea solamente aquello que quiere y eso lo conduzca al error. Por tal
motivo, es conveniente ser crítico en los comentarios, pues esta sección -por su
propia esencia- es la más susceptible de ser puesta en tela de juicio. Las
conclusiones permiten llegar a confrontar lo que se obtuvo contra lo planteado al
inicio del estudio. Puede decirse que ésta es la fase de control del proceso y
deben resumirse en forma clara los avances, los puntos débiles y las posibles vías
para continuar avanzando en el tema. De las conclusiones se derivan con
frecuencia nuevos horizontes en el avance, bloqueo momentáneo o clausura total
de una línea de investigación.
5.7. Complementos
Prácticamente todo trabajo de investigación -principalmente las tesis y los textos-
requieren de elementos complementarios o secundarios para su presentación y
comunicación. Estos elementos son los apéndices, los anexos y los índices.
- Los apéndices
En ocasiones se presentan escritos de tesis que requieren apéndices, -como una
extensión del cuerpo del trabajo- los cuales permiten explicar, ampliar o ilustrar
algún aspecto relevante del trabajo; pero por su extensión, no se incluyen en éste
para no distraer la atención del lector. Son frecuentes en campos como la salud, la
ingeniería, la historia, la filología. Por ejemplo, si en el texto se hace referencia a
tablas amplias, glosario de términos, códigos, programas de computación no
comerciales o elaborados expresamente para el trabajo en cuestión, entre otros.
Se requiere incluir estos materiales como apéndices, ya que enriquecen la
presentación del escrito y auxilia al lector a entender con mayor facilidad los
planteamientos u operaciones contenidos en él.
- Los índices
Pueden ser de distinta naturaleza y finalidad ya que, como se mencionó al
principio de este capítulo, existen escritos con diversa estructura y orientación,
algunos de los cuales incluso no requieren de índice, tales como los artículos en
revistas especializadas o de divulgación general. Los índices se colocan al inicio o
al final de las obras por costumbre y según el país en donde se publican, así por
ejemplo en los libros españoles, franceses e italianos se pueden encontrar al final.
Los tipos de índices mas conocidos son:
- General o sumario. Consiste en la lista de temas de contenido de una obra y
en él se
encuentran los capítulos, subcapítulos y párrafos o parágrafos en que se divide el
texto.
- Índice analítico. Es el listado alfabético de nombres propios y conceptos que
casi siempre
va al final de la obra. Si bien es difícil de elaborar -por ello no es frecuente
encontrarlo en
las ediciones sencillas- es de suma utilidad.
- Índice temático. Al igual que el anterior, se coloca al final de la obra. Sin
embargo, resulta
más sencillo, pues solamente se refiere a conceptos. Con frecuencia es
confundido con el
analítico.
- Onomástico y biográfico. Se usan en obras muy especializadas y con
elaboración muy
cuidada. Preferentemente en tratados de historia o investigación documental en
obras
clásicas.
- Anexos
Se establecen prácticamente con los mismos criterios de los apéndices, con la
diferencia que generalmente son material complementario que no elabora el autor
del trabajo, sino que él lo escoge para respaldar con datos específicos ciertos
aspectos ya explicados. En éstos se puede incluir leyes, reglamentos, documentos
poco comunes o difíciles de encontrar, etcétera. Al igual que en el punto anterior,
los anexos deben ser referidos con toda oportunidad y claridad en el momento
correspondiente del trabajo, ya que de pasar desapercibidos dejan de cumplir con
la importante función para el que se destinan.

BIBLIOGRAFIA
Ander – Egg, E. (1972) Introducción a las técnicas de investigación social.
Humanitas
Barragán, R. (2001) Formulación de proyectos de investigación. 2da., Edición.
PIEB
Jurado, Y. (2005) Técnicas de investigación documental. 2da, Edición. Thompson
Maya, E. (2008) Métodos y técnicas de investigación. 5ta, Edición. Colección
Posgrado
Oporto, V. (2015) El proceso de investigación en las ciencias sociales. CEPAAA
Torres, M. (2004) La investigación científica: Cómo abordarla. 2da, Edición. Doble
Hélice

También podría gustarte