Está en la página 1de 8

VERDAD E HISTORICIDAD Rubén Pardo

CIENCIA EN SENTIDO RESTRINGIDO

Deben cumplirse los siguientes requisitos:

1. Capacidad descriptiva, explicativa y predictiva (mediante leyes).

La ciencia busca formular leyes para explicar las regularidades de ciertos


fenómenos o hechos de la naturaleza. Por ejemplo: la tercera ley de Newton
“A toda acción corresponde una reacción”. Las leyes muestran las
conexiones o vínculos constantes. Por ejemplo: la primera ley de Kepler
“Todos los planetas se desplazan alrededor del sol en orbitas elípticas”. A
partir de las leyes es posibles predecir hechos futuros y, de esa manera,
controlar la naturaleza a favor del hombre.

2. Carácter crítico.
El pensamiento científico está constantemente haciendo preguntas y
cuestionando cuando investiga. La pregunta hace consciente al
hombre de todo lo que aún le queda por comprender. Se trata de una
actitud crítica caracterizada por la duda y el examen minucioso que
se separa de la actitud dogmática que acepta lo que conoce sin
justificación. Lo que suele favorecer la actitud dogmática son las
opiniones que se van acumulando y no se revisan o corrigen.

3. Fundamentación (lógica y empírica).

La ciencia siempre justifica o fundamenta sus afirmaciones y esto lo


hace tanto por la lógica como por la experiencia o comprobación
empírica. La primera evalúa la coherencia interna entre las ideas (uso de
reglas lógicas) y la segunda compara o contrasta con el mundo lo dicho
para ver si se corrobora o no.

4. Carácter metódico.
Para conocer la ciencia utiliza un procedimiento con pasos definidos
y precisos. De esta manera, los saberes que se alcanzan por esta vía
(siguiendo los pasos de manera adecuada) se consideran científicos.
Tiene la finalidad de excluir errores y acercarse a la verdad.

5. Sistematicidad.
El conocimiento científico es un todo ordenado conformado por
proposiciones (enunciados que pueden ser evaluados como
verdaderos o falsos como afirmaciones) que se conectan y no se
contradicen. Se forma una unidad armónica que va adhiriendo
conocimientos coherentes con lo ya adquirido.

6. Comunicabilidad mediante un lenguaje preciso.

Se utilizan enunciados exactos y precisos que no lleven a confusión, a


doble sentido o ambigüedad como ocurre en el lenguaje cotidiano. En el
caso de la explicación de la naturaleza también se debe especificar con
claridad las relaciones entre los fenómenos o hechos observados.

7. Pretensión de objetividad.

La objetividad hace referencia a la capacidad del sujeto de desligarse de


cualquier condicionamiento personal, histórica, político, económico a la
hora de investigar o describir la naturaleza. La ciencia siempre busca tener
científicos lo más objetivos posibles pero es un ideal no realizable porque
siempre va a haber un marco teórico o expectativas que guíen la
observación y el estudio de la naturaleza.
CIENCIA EN SENTIDO AMPLIO: UN CONCEPTO EPOCAL

El término de “ciencia” en sentido amplio se basa en lo que cada época


histórica considera sólido. La respuesta a ¿Qué es la ciencia? Va a variar
dependiendo de lo sostenido por una comunidad científica en un contexto
histórico determinado.

Tres grandes modelos epocales o paradigmas:

a. Paradigma premoderno (Antigüedad y Edad Media).


b. Paradigma moderno (A partir de la revolución científica de los
siglos XVI y XVII hasta la mitad del siglo XX).
c. Paradigma actual (Siglo XX).

a. Se encuentran dos periodos, por un lado, la Antigüedad clásica


(pensamiento antiguo griego) y por otro la Edad Media. El
primero da origen al proyecto racionalista (pasaje del mito al
logos a la hora de explicar el mundo) de Occidente. El concepto
importante es “logos” que refería al discurso demostrativo que se
oponía al mito (una narración que se transmite de generación en
generación que suele integrar seres sobrenaturales y que se acepta
sin cuestionamiento) como un discurso sin justificación.
Anteriormente se utilizaban los mitos para dar explicaciones
externas de los hechos del mundo. Por ejemplo: Para explicar el
porqué de un terremoto se hablaba del mito de Loki que al estar
condenado hacia mover la tierra con sus gritos de dolor. Se creaba
una historia alrededor del hecho para explicarlo. Una vez que
apareció el logo (discurso racional que puede ser justificado) se
empezó a tener en cuenta la observación, la experimentación y a
dar argumentos lógicamente válidos sin recurrir a historias.

Otro punto fundamental, es la distinción griega entre “doxa”


(opinión) y “episteme” (conocimiento). La primera, era un saber
no fundamentado, propuesto de manera espontánea, asistemático
(sin conexión coherente entre ideas), verosímil (creíble) y
acrítico. La segunda, un saber fundamentado, producto del
esfuerzo y la reflexión, sistemático, con pretensión de alcanzar la
verdad y crítico.
Posteriormente, la Edad Media aporta una comprensión cristiana
del mundo y de la vida. Se subordina la razón a la fe y el mundo
pasa a entenderse por medio de términos asociados a lo divino.
Cambia la manera en que es interpretada la realidad, ya no se lee
de manera racional sino como un orden jerárquico donde cada ser
ocupa un lugar designado por Dios. El mundo tiene un orden
teleológico (un fin definido).

Existen características comunes entre ambas épocas. Estas son: 1.


Geocentrismo (Se considera a la tierra como centro del universo) 2. Orden
jerárquico (El universo está ordenado de manera jerárquica desde lo más
perfecto a lo más imperfecto) 3. Orden teleológico (El universo tiende
hacia un fin) 4. Finitud del espacio (Universo cerrado y finito). 5 No se
identificaba el conocimiento científico con el saber empírico y técnico. 6.
El saber empírico no era el conocimiento superior sino que lo era el saber
teórico o especulativo (La Metafísica, por ejemplo, era superior a la Física).
b. Se identifica con el proceso de secularización, permitiendo una
separación entre lo religioso y lo mundano, entre la Iglesia y el
Estado.
Si se lee desde un punto de vista cultural, se trataría de la
separación entre la ciencia y la religión. El centro de la cultura
moderna ya no estará en Dios, sino en problemas originados en
los cambios sociales como resultado de la nueva clase social
comerciante (la burguesía).
La modernidad persigue el ideal de una racionalidad plena que
se caracteriza por:

1. El mundo posee un orden racional-matemático: Se puede


entender como si estuviera compuesto por elementos
matemáticos claros y precisos.
2. Confianza absoluta en el poder de la razón (tanto práctico
como teórico): Con la razón podemos comprender todos los
aspectos más profundos de la naturaleza y también
transformarla. Determina los principios del mundo (determina
fines), luego dictamina los mejores medios para alcanzar el fin
y, en última instancia, controla y manipula la naturaleza a
partir de la técnica.
3. Conocimiento universal y necesario del mundo
acompañado de una ética de validez universal: La razón
puede llevarnos a las leyes verdaderas que ordenan la
naturaleza. También es posible proponer una ética que se base
solo en la razón y, gracias a esto, sea universal. Esto quiere
decir, válida para todo ser racional.
4. La creencia en el progreso social gracias al desarrollo de la
ciencia: El avance del conocimiento científico, permite un
mejor orden social y más justo. Tiene como supuesto que
todas las innovaciones científicas son buenas por sí mismas.

c. El término “posmodernidad” señala la crisis de la concepción


moderna. Se da un proceso de fragmentación del sentido que se
caracteriza en:

1. Caída de los ideales de conocimiento de la modernidad: Se


rechaza la idea de la existencia de verdades universales.
Solamente hay verdades provisorias y contingentes (no
necesarias y modificables). Toda comprensión de la realidad
es una interpretación posible pero no absoluta.
2. Crítica y rechazo de los ideales éticos y del progreso social
inherente a la modernidad: Se pierde confianza respecto a
las utopías (ideales políticos- sociales). Tampoco se cree en un
progreso social a futuro. La tesis fundamental es que “no hay
futuro”, lo único que tenemos es el presente. Se trata de una
sociedad desencantada de los proyectos a futuro.
3. Algunos cuestionamientos a la ciencia y al cientificismo:
Realiza críticas al desarrollo ilimitado de la ciencia y a su
exagerada adoración. La ciencia no es esencialmente buena
sino que también tiene consecuencias negativas para la
humanidad (contaminación medio-ambiental, armas de
destrucción masiva, experimentación Con seres humanos y
animales). La ciencia siempre debe evaluarse en base a
criterios de impacto social y no verla como un fin en sí mismo
que no amerita cuestionamiento. Además, se cuestiona que la
racionalidad científica sea la única disponible, ya que, otros
discursos también utilizan la razón, por ejemplo, el arte.

2. EL PROYECTO FILOSÓFICO DE LA MODERNIDAD: RAZÓN, VERDAD Y


OBJETIVIDAD

2.1 Los fundamentos filosóficos de la ciencia moderna

La ciencia moderna se va constituyendo por medio de un proceso de


secularización (descristianización del mundo). Va desde los siglos XIV
hasta el XIX, se fue forjando un concepto de razón y una concepción del
conocimiento que caracterizan lo que aún entendemos por ciencia.
Ahora bien, es importante aclarar las ideas de fondo que forman parte de la
ciencia moderna. Para ello, el autor se hace la siguiente pregunta: ¿Cuál es
la característica fundamental de la ciencia moderna, aquella que la
diferencia de la concepción científica medieval? Esta no se encuentra ni en
la experimentación, ni en la prioridad dada a los hechos, ni tampoco en el
uso del número y la medida. Hay que buscar un poco más a fondo de esos
tres elementos y aquí encontramos el a priori matemático de la
comprensión de la realidad. Esto quiere decir que la realidad es
comprendida como algo que puede ser calculado y medido. Algo
pertenece a la realidad si puede ser calculado. Por esta razón, la ciencia
matemática se vuelve la clave de lectura de la naturaleza. Como el universo
tiene un orden racional-matemático se necesitará de una buena utilización
de las herramientas matemáticas.
Ahora bien, con esta base racional matemática tenemos que la naturaleza se
vuelve un objeto a ser conocido por un sujeto humano capaz de ejercer sus
capacidades racionales. Este objeto será calculado y mediado para,
posteriormente, ser dominado y manipulado. Luego de la manipulación, se
consiguen materiales y bienes disponibles para la vida humana. De esta
manera, el conocimiento se vuelve un plan de dominio tecnológico.
Para la comprensión de la naturaleza, en el sentido de un orden
matemático, se necesita que el sujeto se distancie del objeto a esto se le
llama base de objetividad. El sujeto al concebirse como algo diferente al
objeto puede comprenderlo con mayor precisión y claridad conceptual. La
objetividad es la base del ideal de racionalidad plena (confianza absoluta
en el poder de la razón, conocimiento universal y necesario del mundo y la
creencia en el progreso social gracias al desarrollo de la ciencia) del
paradigma moderno. Esto es así, porque para comprender las leyes de la
naturaleza en sentido preciso y en un orden matemático establecido se
necesita que el científico pueda separarse de aquello que está estudiando.
Gracias a esa distancia, es que se tiene la confianza de poder aspirar a
verdades universales y necesarias de la realidad. Solamente podemos
alcanzar conocimientos certeros y absolutos si existe un sujeto racional de
conocimiento que pueda estudiar aquello que lo rodea sin involucrar sus
características individuales capaces de distorsionar lo investigado con
herramientas precisas.
En última instancia, la razón moderna también tiene un objetivo dentro de
la ética y la moral. Este es identificar fines y valores para la vida personal y
social que sea universales para cualquier ser racional. La razón sirve como
un cálculo que mide los mejores medios para alcanzar el fin deseado.
Por ejemplo: Si nuestro fin es alcanzar la felicidad o vida buena, la
razón tendrá la tarea de identificar los mejores caminos disponibles para
llegar a buen término. El problema es cuando la razón se termina
reduciendo a los medios, los fines valiosos y virtuosos se vuelven difusos.

También podría gustarte