Está en la página 1de 9

V

Resolución nro. 247-2016


Juicio nro. 870-2015
Juicio por indemnización por daños y perjuicios causados por
daños ambientales propuesto por Katerine Endara Romero,
Carlos Ladin Paredes e Iván Muela Racines contra la Empresa Metropolitana
de Alcantarillado y Agua Potable de Quito, en la persona de su
Gerente General, Ing. Juan Antonio Neira Carrasco
SÍNTESIS
Los actores demandan a la Empresa Metropolitana de Alcantarillado y Agua Potable de
Quito por el deterioro a la salud y al medio ambiente incluyendo la biodiversidad. Daños
y perjuicios que devienen de la grave omisión de tomar medidas correctivas, para evitar
el suministro de agua con arsénico a las poblaciones de las Parroquias de Tumbaco y
Guayllabamba, en proporciones superiores a las permitidas por las normas INEN ( como
referencia histórica se sostiene que la Organización Mundial de la Salud, en 1993, reco-
mendó la presencia máxima de 10 microgramos de arsénico por litro, dato ratificado por
el INEN mediante Acuerdo en el año 2005). Se rechaza la demanda por improcedente, y
por falta de derecho ya que la acción tendiente a reparación de daños debe ser impul-
sada por quien recibió directamente el daño, tanto más cuando no está justificada la
existencia de daño alguno. Inconforme la parte actora interpone recurso de apelación;
cuya sentencia confirma la de primer nivel por falta de legitimación. Ante tal resolución,
los actores presentan recurso de casación, el cual lo fundamentan en la causal primera.
Del análisis realizado, el Tribunal afirma que los actores si estaban legitimados en la
causa, en virtud de la Ley de Gestión Ambiental (artículos 41, 42 y 43) en armonía con el
artículo 91 de la Constitución de la República del Ecuador; ya que no solo los afectados
directamente están legitimados para presentar este tipo de acciones de daño ambiental.
Añade que cualquier persona natural, jurídica o grupo humano puede ejercer las ac-
ciones previstas en la ley para la protección del medio ambiente. En esa virtud casa la
sentencia y emite la de mérito. Señala que los actores se encuentran legitimados, por lo
tanto les correspondía probar el daño causado es decir cuándo y en qué forma se afectó
la salud epidemiológica o toxicológica de los moradores de Tumbaco y Guayllabamba, lo
cual no ha sucedido en el presente caso, ya que de los hechos expuestos no se evidencia
la existencia de daños en la población. De este modo se vuelve acertada la excepción de
improcedencia de la demanda. En tal virtud, declara sin lugar la demanda.

RECURSO DE CASACIÓN
Juicio No. 870-2015
Juez Ponente: Dr. Wilson Efraín Andino Reinoso

CORTE NACIONAL DE JUSTICIA DEL En el juicio verbal sumario que por indemniza-
ECUADOR.- SALA ESPECIALIZADA DE LO ción de daños ambientales sigue Katerine Enda-
CIVIL Y MERCANTIL. ra Romero, Carlos Manuel Landin Pérez e Iván
Quito, martes 20 de diciembre del 2016, las Muela Racines, en contra de la empresa Metropo-
16h00.- litana de Alcantarillado y Agua Potable de Quito
VISTOS: (EMAAP-Q), Gerente General Ingeniero Juan

Serie XIX
496 Número 1
Antonio Neira Carrasco y Procurador General del Función Judicial; 1 de la Ley de Casación.
Estado. Katerine Endara Romero y Carlos Manuel 2. Naturaleza y objeto del recurso de casación
Landin Pérez proponen recurso de casación, me- El recurso de casación, es un recurso extraordi-
diante el cual impugnan la sentencia dictada por la nario, formal, limitado y axiomático que procede
Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte Provincial únicamente contra sentencias o autos que pongan
de Justicia de Pichincha, el 8 de julio de 2015, las fin a los procesos de conocimiento, además contra
10h59, la que desecha el recurso de apelación y providencias expedidas en su ejecución. La Cons-
confirma la sentencia subida en grado, que rechaza titución de la República del Ecuador establece en
la demanda el artículo 184 que una de la funciones de la Cor-
PRIMERO te Nacional de Justicia es conocer los recursos de
FUNDAMENTOS DEL RECURSO casación.
1.1. Los casacionistas consideran que se han in- Su propósito es restaurar el imperio de la ley trans-
fringido los artículos 41, 42 y 43 de la Ley de gredida en la sentencia o auto en garantía del de-
Gestión Ambiental; 3 numeral 11,11 numeral bido proceso (artículo 76, Constitución de la Re-
3,66 numeral 2, 364 numeral 4,276 numeral pública del Ecuador). La Constitución de acuerdo
4 y 411 de la Constitución de la República. a los artículos 1, 11, 66, 75, 76, 77, 81, 82, 167
Sustentan su recurso en la causal primera del diseña y desarrolla un estado constitucional de de-
artículo tres de la Ley de Casación. rechos y justicia que garantiza los derechos funda-
1.2 Señalan que la Sala de lo Civil y Mercantil de mentales de los justiciables, la Corte Nacional al
la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, ha ser el máximo Tribunal de Justicia Ordinaria reali-
interpretado erróneamente los artículos 41, 42 za un control de legalidad, su rol es el de desarrollar
y 43 de la Ley Gestión Ambiental, ya que los los precedentes jurisprudenciales con fundamento
señores Carlos Landin Paredes, Iván Muela Ra- en los fallos de triple reiteración, garantizando la
cines y Katerine Endara Romero (procuradora efectiva vigencia de todos los derechos, acorde a lo
común), están actuando en representación de la que manda la Constitución. “La defensa del Dere-
comunidad, y por tanto, si se encuentran legiti- cho, perseguida a través de la correcta aplicación de
mados para actuar en esta causa. la ley en los fallos judiciales, es la finalidad primera;
1.3 Manifiestan que el Tribunal ad quem, en forma y la igualdad ante la ley” (Enrique Vescovi, La Ca-
errónea señaló en la sentencia, motivo del pre- sación civil, Pág. 25).
sente recurso, que por cuanto esta acción no es Calamandrei “define a la casación como un instituto
constitucional no es posible analizar los hechos, consistente en un órgano único en el Estado (Corte de
infringiendo así los artículos 11 numeral 3, y 3 casación) que, a fin de mantener la exactitud y la unifor-
numeral 1 de la Constitución de la República. midad de la interpretación jurisprudencial dada por los
1.4 Recalcan, que los Jueces de instancia no han tribunales al derecho objetivo, examina, sólo en cuanto
realizado una correcta interpretación del artícu- a la decisión de las cuestiones de derecho, las sentencias
lo 43 de la Ley de Gestión Ambiental (la parte de los jueces inferiores cuando las mismas son impug-
Sala de lo Civil
y Mercantil
actora si cumplía con los requisitos para pre- nadas por los interesados mediante un remedio judicial
sentar la acción), y del artículo 411 de la Cons- (recurso de casación), utilizable solamente contra las
titución de la República, al no haber dictado sentencias que contenga error de derecho en la solución
sentencia de mérito. de mérito”. (Citado por Hernando Morales, Técnica de
SEGUNDO Casación Civil, Pág. 37).
CONSIDERACIONES DE LA SALA En la actualidad “En el Ecuador y en algunos países
1. Jurisdicción y competencia de América Latina se ha afincado el Neoconstitucio-
Este Tribunal tiene jurisdicción en virtud de que nalismo y ha provocado un cambio cualitativo en el
los jueces que lo integramos fuimos constitucio- pensar y en el actuar jurídico: se ha construido otro
nalmente designados mediante Resolución N° marco jurídico-político dentro del cual tenemos que
004-2012 de 25 de enero del 2012, ratificados me- actuar, razonar y elaborar los juicios lógicos y axiológi-
diante Resolución del Pleno de la Corte Nacional cos para desarrollar la actividad jurídica, con la calidez
de Justicia N°. 01-2015 de 28 de enero de 2015. humana que debe primar en las relaciones de este tipo.
Y la competencia, en mérito a lo dispuesto por los Este nuevo marco está constituido por el denominado
artículos 184.1 de la Constitución de la Repúbli- Neoconstitucionalismo y, específicamente para América
ca del Ecuador; 190.1 del Código Orgánico de la Latina, por el Neoconstitucionalismo latinoamericano.

Serie XIX
Número 1 497
Hoy existe otra óptica y otra lógica para comprender el primero tenemos los que explican la legitimación en
y aplicar el Derecho: la del Neoconstitucionalismo y, causa como la titularidad del derecho o relación jurí-
por tanto la organización del poder político como la del dica sustancial objeto del proceso; en el segundo, los
poder judicial y otros poderes e instituciones estatales, que reclaman una separación entre las dos nociones y
deben responder a esta nueva realidad” (Cueva Carrión, aceptan que puede existir la primera sin que exista la
Luis, La Casación en Materia Civil, 2da edición, Edi- última (...)” (Hernando Devis Echandía, Teoría General
ciones Cueva Carrión, Ecuador, 2011. Pág. 32). del Proceso, Buenos-Aires Pág. 253). El referido autor,
Se ha de tener en cuenta que en materia de casa- además señala que: “(...) tener legitimación en la causa
ción, la parte relativa con la fundamentación, se consiste en ser la persona que, de conformidad con la
asimila a un ejercicio de comparación y contraste ley sustancial, puede formular o contradecir las preten-
entre las normas que fueron empleadas como pre- siones contenidas en la demanda o en la imputación
supuestos de derecho en el fallo cuestionado que penal, por ser el sujeto activo o pasivo de la relación
pronunció el Tribunal, y las de quien recurre señala jurídica sustancial pretendida o del objeto ilícito penal
debieron haberse empleado y, demostrar con cla- imputado, que deben ser objeto de la decisión del juez,
ridad que, efectivamente, la normativa expresada en el supuesto de que aquélla o éste existan; o en ser el
por el casacionista es la idónea o apropiada para el sujeto activo o pasivo de una relación jurídica sustan-
juzgamiento del caso en cuestión. cial que autorice para intervenir en el proceso ya inicia-
A decir de Humberto Murcia Ballén, quien recoge do(...) (Obra citada, Pág. 269).
el criterio expuesto por Toboada Roca: “...son aún Miguel Rojas, respecto a la legitimación en la causa
mayores las dificultades, porque, además de tener dice que: “(...) No todos los que tengan interés para
que expresarse con claridad y precisión la preten- obrar habrán de ser admitidos a participar en la activi-
sión procesal, hay que cumplir unos determinados dad jurisdiccional. Sólo lo pueden hacer los autorizados
requisitos de designación de la vía impugnada que por el ordenamiento. A esta autorización jurídica que el
se utiliza, norma concreta que se reputa infringida, ordenamiento confiere para intervenir en la actividad
modo o forma que se supone cometida esa infrac- jurisdiccional se le llama legitimación en la causa (...)”
ción legal, con separación absoluta, enumerada y (Miguel Enrique Rojas Gómez, la Teoría del Proceso,
ordenada de las diversas tesis impugnativas con Bogotá Universidad del Externado de Colombia, 2002,
que se pretende combatir los supuestos básicos de Pág. 112).
la sentencia recurrida...” (Humberto Murcia Ba- De lo expuesto, podemos concluir que la legitima-
llén, La Casación Civil, Editorial Temis, Bogotá, ción en la causa es aquella que surge de la titulari-
1997, Pág. 604). dad de un derecho (vincula la intervención del su-
3. Problema jurídico planteado jeto en el proceso). Esta puede ser activa o pasiva.
El problema jurídico formulado por los accionan- Es activa cuando el demandante es el autorizado
tes, es determinar si ¿los casacionistas se encuen- por la ley para perseguir judicialmente un derecho,
tran legitimados en la causa? y es pasiva cuando el demandado es la persona lla-
4. Análisis motivado mada a contradecir, y contra el que se hace valer
En el caso que nos ocupa, los señores Katerine En- un derecho.
dara Romero e Ing. Carlos Manuel Landin Paredes La legitimación en la causa no es presupuesto de
señalan que el presente proceso lo han iniciado por validez procesal, si es necesaria para dictar una
daños y perjuicios ocasionados a la salud y al medio sentencia de mérito, por lo tanto la falta de esta
ambiente de las parroquias de Tumbaco y Guaylla- impide al juzgador pronunciar una sentencia de
bamba en contra de la Empresa Metropolitana de fondo. El juez en estos casos dictará una sentencia
Alcantarillado y Agua Potable de Quito, por el su- de carácter interlocutorio o inhibitoria.
ministro de agua contaminada con arsénico. Basan Devis Echandía enseña que: “(...) estar legitimado en
su pretensión en la Ley de Gestión Ambiental. la causa significa tener derecho a exigir que se resuelva
A fin de dilucidar el problema jurídico planteado, sobre las peticiones formuladas en la demanda, es decir,
es necesario realizar algunas puntualizaciones, en sobre la existencia o inexistencia del derecho material
torno al significado de la legitimación en la cau- pretendido, ya por medio de sentencia favorable o des-
sa, la que según Hernando Devis Echandía, en su favorable. De consiguiente, cuando una de las partes ca-
libro Teoría General del Proceso: “(...) En dos gru- rece de esa calidad, no será posible adoptar una decisión
pos pueden clasificarse las opiniones de los autores: en de fondo, y el juez deberá limitarse a declarar que se

Serie XIX
498 Número 1
halla inhibido para hacerlo (...)” (obra citada de Devis Recordemos que, una norma debe ser interpre-
Echandía, pág. 255). tada en forma integral, y a la luz de la Constitu-
Entonces, de acuerdo a lo manifestado por este ción, pues a partir de ésta es que se determina la
autor, si alguien no posee la titularidad de un de- estructura de un Estado y se garantizan derechos.
recho, no puede exigir que se dicte una sentencia Una norma debe siempre ser examinada dentro
de fondo, este es justamente el problema expuesto del contexto constitucional, a fin de no restringir
en el recurso. En el presente caso, los actores han derechos.
formulado una demanda de daños y perjuicios por De ahí que, se debe tomar en cuenta el artículo
afectación a la salud y al medio ambiente, debido a 91 de la Constitución Política del Ecuador, vigente
la contaminación ocurrida en el agua potable que a la época de la presentación de la demanda, que
era distribuida a los habitantes de las parroquias de determinaba:
Tumbaco y Guayllabamba, ante lo cual la Corte “El Estado, sus delegatarios y concesionarios,
Provincial de Justicia de Pichincha, en la resolu- serán responsables por los daños ambientales,
ción dictada el 8 de julio de 2015, señala que los en los términos señalados en el Art. 20 de esta
actores no se encuentren legitimados para deman- Constitución. Tomará medidas preventivas en
dar una reparación pecuniaria, pues no son las per- caso de dudas sobre el impacto o las consecuen-
sonas directamente afectadas. cias ambientales negativas de alguna acción u
Conforme lo expuesto, y contrario al criterio de omisión, aunque no exista evidencia científica
la Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte Provin- de daño. Sin perjuicio de los derechos de los
cial de Justicia, esta Sala considera que los actores directamente afectados, cualquier persona na-
si se encontraban legitimados para proponer este tural o jurídica, o grupo humano, podrá ejercer
tipo de acción, por las razones que se expone a las acciones previstas en la ley para la protec-
continuación: ción del medio ambiente.”(lo subrayado nos
1 El artículo 41 de la Ley de Gestión Ambiental corresponde).
establece que con el fin de proteger los derechos De lo referido, claramente se puede establecer que
ambientales individuales o colectivos se conce- de acuerdo a la Constitución Política del Ecuador,
de la acción pública a las personas naturales, cualquier persona, sin perjuicio de los afectados sea
jurídicas o grupo humano para denunciar la una persona natural o jurídica o grupo humano
violación de las normas de medio ambiente. El puede ejercer las acciones previstas en la ley para la
artículo 42 del referido cuerpo legal determina protección del medio ambiente.
que toda persona podrá ser oída en los procesos Wilton Guaranda Mendoza, en el libro titulado
penales, civiles o administrativos que se inicien “Acciones jurídicas para establecer responsabilida-
por infracciones de carácter ambiental. Y a con- des por daño ambiental en el Ecuador”, respecto a
tinuación el artículo 43 ibídem determina que la legitimación activa en los procesos de daño am-
están legitimados para interponer este tipo de biental realiza un análisis, en el que indica que de
acciones (las civiles), las personas naturales, ju- acuerdo a la Ley de Gestión Ambiental solo son
Sala de lo Civil
y Mercantil
rídicas o grupos humanos, vinculados por un legitimados activos, aquellas personas afectadas
interés común y afectados directamente por la directamente por un daño a la salud o al medio
acción u omisión dañosa y por tanto podrán ambiente, sin embargo considera a que de acuerdo
interponer acciones por daños y perjuicios por al contexto constitucional actual (el que no difiere
el deterioro causado a la salud y al medio am- de la anterior Constitución), todo ciudadano está
biente, incluyendo la biodiversidad. legitimado para intentar este tipo de acciones.
Al respecto, si bien el artículo 43 de la Ley de Ges- Al respecto señala: “(...) vale decir entonces que mien-
tión Ambiental, determina claramente que en el tras la Constitución establece una legitimación activa
ámbito civil, por daños al medio ambiente, la legi- amplia en materia de acciones legales, la ley de gestión
timación activa será de quienes tengan un interés ambiental restringe esta posibilidad a las personas vin-
común y los afectados directamente por la acción culadas por un interés común y afectados directamente
u omisión que cause deterioro a la salud y al medio por la acción u omisión dañosa. Con la anterior Cons-
ambiente, en el presente caso se ha dejado de to- titución que establecía que sin perjuicio de los derechos
mar en cuenta el contexto constitucional, pues, no de los directamente afectados, cualquier persona natural
solo los afectados directamente están legitimados o jurídica, o grupo humano, podrá ejercer las acciones
para presentar este tipo de acciones. previstas en la ley para la protección del medio ambiente,

Serie XIX
Número 1 499
esta situación se tornó limitante para el ejercicio popu- la actitud que debe tener un juez dentro del moderno
lar de la reparación ambiental pues de conformidad con estado constitucional de derechos y justicia. El segundo
esta disposición de la Ley de Gestión Ambiental, para escenario, es que el Juez resuelva la inadmisión de la
su ejercicio requería que el accionante demuestre tener demanda por falta de legitimidad activa, lo cual incu-
un vínculo con el daño, es decir, ser afectado directo o rriría en una aplicación restrictiva del derecho, pues se
tener un interés común. Con la vigente Constitución, estaría aplicando la norma positiva general y secundaria
esta situación parece estar clara, y se resuelve aplicando por sobre la norma constitucional, lo cual sería un claro
el orden jerárquico de las normas, establecido en el ar- desacato de los principios de interpretación constitucio-
tículo 425 de la Constitución, el mismo que establece: nal establecidos en el artículo 3 numerales 1 y 2 y el
Art. 425.- El orden jerárquico de aplicación de las nor- artículo 4 numerales 2 y 7 dela Ley orgánica de Ga-
mas será el siguiente: La Constitución; los tratados y rantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, que
convenios internacionales; las leyes orgánicas; las leyes generaría un retroceso en el principio de progresividad y
ordinarias; las normas regionales y las ordenanzas dis- no regresividad en la aplicación del contenido de los de-
tritales; los decretos y reglamentos; las ordenanzas; los rechos”(Wilton Guaranda Mendoza, Acciones jurídicas
acuerdos y las resoluciones; y los demás actos y decisio- para establecer responsabilidades por daño ambiental en
nes de los poderes públicos. En caso de conflicto entre el Ecuador, Fundación Regional de Asesoría en Dere-
normas de distinta jerarquía, la Corte Constitucional, chos Humanos INREDH, 2010, Pág. 227).
las juezas y jueces, autoridades administrativas y servi- Ricardo Crespo Plaza, experto en daño ambiental,
doras y servidores públicos, lo resolverán mediante la en su artículo titulado “La responsabilidad objetiva
aplicación de la norma jerárquica superior. La jerarquía por daños ambientales y la inversión de la carga de
normativa considerará, en lo que corresponda, el prin- la prueba en la nueva Constitución” sobre la legi-
cipio de competencia, en especial la titularidad de las timación de las acciones de daño ambiental señala
competencias exclusivas de los gobiernos autónomos que:
descentralizados. Concordante con este criterio, algu- “El artículo 399(397) de la Constitución de Mon-
nas resoluciones del Tribunal y la Corte Constitucional, tecristi regula sobre este tema dentro del artículo
se han pronunciado en el sentido de que en vista de que sobre la legitimación genérica, es decir, el derecho
existe Acción Pública que otorga la facultad a cualquier de cualquier ciudadano para acudir a los jueces
persona para presentar acciones por daño ambiental, competentes para demandar por daños ambienta-
estas no requieren demostrar un interés directo en la les aunque no se tenga interés directo. La excep-
acción, pues ha de entenderse que los derechos ambien- ción del interés directo se sustenta en el hecho de
tales son difusos, por lo tanto cualquier persona al otro que lo que se reclama son derechos colectivos o di-
extremo de la ciudad puede sentirse afectada por la ac- fusos que no corresponden solo a la víctima sino a
ción contaminante, este criterio es importante, debido todo el conglomerado social.”
a que se debe entender que los jueces no deberían des- Así también, esta Sala de lo Civil y Mercantil de
echar demandas si es que el demandante no demuestra la Corte Nacional de Justicia en el juicio No. 174-
ser dueño de la finca, o el grupo no demuestra tener 2012 Aguinda versus Chevron señaló que:
personería jurídica por la cual comparece, o las perso- “(...) la característica del daño ambiental es un interés
na jurídica no demuestra ser la propietaria del espacio de todos, tema ampliamente desarrollado en los Estados
en el cual reclama la indemnización y reparación del Unidos, es decir corresponde a los derechos difusos, y
daño ambiental. Los pronunciamientos de la Corte y el que la actual Constitución de la República del Ecuador
Tribunal Constitucional se complican aplicar cuando se sobre la legitimación genérica en el artículo 397, nu-
trata de procesos civiles en donde priman los criterios de meral primero señala: “1. Permitir a cualquier persona
legalidad y tipicidad de la norma, sin embargo es preci- natural o jurídica, colectividad o grupo humano, ejercer
so anotar que ante la interposición de una demanda de las acciones legales y acudir a los órganos judiciales y
esta naturaleza se pueden dar dos escenarios de resolu- administrativos, sin perjuicio de su interés directo, para
ción o sentencia: El primero que los jueces al resolver el obtener de ellos la tutela efectiva en materia ambiental,
caso, deciden admitir la demanda y declarar válido el incluyendo la posibilidad de solicitar medidas cautelares
procedimiento, por lo cual estarían aplicando de forma que permitan cesar la amenaza o el daño ambiental ma-
directa la Constitución, privilegiando el interés del bien teria de litigio…”. Por tanto, son intereses generales por
jurídico protegido (ambiente) por sobre las cuestiones ser los intereses de todos los sujetos que forman parte
formales, evitando de este modo que se prolongue el de la colectividad o de una amplia parte de ella y que la
daño ocasionado y generando un verdadero cambio en doctrina considera corresponden a un conjunto plural

Serie XIX
500 Número 1
de personas absolutamente indeterminadas e indetermi- razón por la cual pueden ser promovidos por cualquier
nables, que sólo tendrá entidad jurídica en tanto grupo, persona a nombre de la comunidad cuando se presen-
y sin que exista entre ellas vínculo jurídico alguno, sino ten un daño o amenaza a un derecho o interés común,
más bien un vínculo de hecho. Como sostiene Monte- sin más requisitos que los establecidos por la ley para el
ro Aroca citado por José Tam Pérez en su obra Proceso, efecto.”
Poder Jurisdiccional y Tutela Procesal Efectiva, Págs. 96 y Esta Corte Nacional de Justicia, en el juicio verbal
97, “Frente a los colectivos, esos otros intereses (los difu- sumario No. 999-2009 que siguió la Red Amazó-
sos) se caracterizan porque corresponden a una serie de nica por la Vida contra la Compañía de Oleoducto
personas que están absolutamente indeterminadas, no de Crudos Pesados OCP, indicó respecto a la legiti-
existiendo entre ellas vínculo jurídico alguno, de modo mación activa que: “(...) OCTAVO. La excepción
que la afectación a todas ellas deriva sólo de razones de de falta de legitimación activa no procede dentro
hecho contingentes, como ser consumidores de un mis- de este proceso, mas si se considera lo que establece
mo producto, vivir en el mismo lugar”. Luego precisa el Art. 42 de la Ley de Gestión Ambiental que fija
este doctrinario “Tiene que quedar claro así que el inte- la mayor amplitud para proponer una acción de
rés difuso no es el que puede centrarse en una categoría este tipo, la que goza de garantía Constitucional.
o profesión respecto de la que existe una persona jurí- (...)”.
dica que asume (...) la defensa del interés colectivo; el De lo manifestado se puede concluir, que es inexac-
interés difuso supone que no es posible identificar a las to el razonamiento de la Corte Provincial de Justi-
personas físicas implicadas y que no existe un ente, sea o cia de Pichincha al considerar que solo las personas
no persona jurídica, que pueda afirmar (legítimamente) afectadas directamente en un daño ambiental son
que agrupa a todas aquellas personas físicas. Esta situa- las legitimadas a reclamar en este tipo de acciones,
ción de indeterminación es la que origina los problemas evidenciándose que ha existido una violación del
en torno a la legitimación. Es indudable que cada uno artículo 43 de la Ley de Gestión Ambiental, ya que
de los sujetos afectados puede ejercitar su derecho subje- éste ha sido interpretado erróneamente y en forma
tivo propio (...) dando lugar a un proceso, pero también aislada, sin el contexto constitucional señalado en
lo es que esa legitimación individual ordinaria es insufi- esta resolución. En esta virtud, conforme a lo que
ciente para dar solución al problema común e, incluso, determina el artículo 16 de la Ley de Casación, se
que pueda ser inconveniente para la misma. De ahí que dicta la siguiente sentencia de mérito de acuerdo a
primero doctrinal y luego ya en el plano legal hubiera los hechos establecidos en el fallo que se casa:
de tenderse a encontrar mejores maneras de tutelar pro- TERCERO
cesalmente esos intereses”. De la validez del proceso
Toda esta corriente, de los derechos difusos y la El trámite verbal sumario dado a la causa es el
legitimación genérica expuesta en esta resolu- previsto por la ley, observándose las garantías del
ción es acogida en Latinoamérica, por ejemplo, debido proceso, por lo que se declara la validez
la Corte Constitucional de Colombia, (Sentencia procesal, careciendo de sustento legal alguno la ex-
T-466/03) sobre el tema ha señalado que: cepción a este respecto alegada y de ninguna ma-
Sala de lo Civil
y Mercantil
“(...) El texto recomendado reconoce la conveniencia de nera probada.
que la ley regule el ejercicio de las acciones populares, a De la demanda
la vez que le atribuye una autonomía que no excluye el Katerine Endara Romero, Carlos Landín Paredes
recurso de acciones individuales de estirpe individual. e Iván Muela Racines, por sus propios y persona-
Impide además, eventuales condicionamientos por par- les derechos comparecen ante la Corte Superior de
te de la ley, cuando el instrumento sea desarrollado por Justicia de Quito y demandan a la Empresa Metro-
el legislador. Todo ello con el fin de legitimar a cualquier politana de Alcantarillado y Agua Potable de Qui-
persona para actuar en defensa de la sociedad protegien- to (EMAAPQ), vinculados a la Unidad de Gestión
do así tanto intereses que la doctrina engloba hoy bajo el del Agua y al Departamento de Gestión Ambien-
significativo rótulo de “difusos”, como también los pro- tal, daños y perjuicios de acuerdo a lo que establece
pios del actor”. Ahora bien, la jurisprudencia constitu- la Ley de Gestión Ambiental, por la contamina-
cional ha analizado con bastante amplitud el contenido, ción en el agua con arsénico, la que era distribuida
la finalidad y características de las acciones populares en Tumbaco y Guayllabamba.
a que se refiere el artículo 88 de la Carta Política y, ha Contestación a la demanda
establecido que se trata de acciones encaminadas a la En la audiencia de conciliación y contestación a
protección de los derechos colectivos de la comunidad, la demanda. La EMMAP-Q propuso las siguientes

Serie XIX
Número 1 501
excepciones: 1) Negativa de los fundamentos de bien jurídico, respecto del cual era objetivamente
hecho y de derecho; 2) Falta de competencia; 3) esperable su conservación de no haber acaecido el
Falta de derecho de los actores; 4) No se allana hecho dañoso. Bajo esta tesitura no hay responsa-
a ninguna nulidad. La Procuraduría General del bilidad civil si no media daño, así como no existe
Estado señala que: 1) no se allana a ninguna nu- daño si no hay damnificado.
lidad; 2) Niega los fundamentos de hecho y de de- El daño ambiental: “(...) es toda acción, omisión,
recho expuestos en la demanda; 3) Improcedencia comportamiento, acto, que altere, menoscabe, tras-
de la demanda; 4) Falta de derecho de los acto- torne, disminuya o ponga en peligro inminente al-
res; 5) Incompetencia del juez; 6) Ilegitimidad de gún elemento constitutivo del concepto ambiente,
personería. o bien, cualquier menoscabo o vulneración de los
En la antedicha diligencia, las partes no llegan a un bienes ambientales (dentro de los que se compren-
acuerdo que ponga fin a esta causa, ratificándose den tanto los recursos bióticos como abióticos), del
en los argumentos expuestos tanto en la demanda paisaje como expresión figurada del ambiente y de
y contestación respectivamente. la vida, salud y bienes de los seres humanos que
Competencia del Juez se producen como consecuencia de toda contami-
El juzgador, previo a entrar al análisis del fondo nación que supere los límites de asimilación y de
del asunto debe mirar su competencia, debido a nocividad que pueda soportar cada uno de estos”.
que la parte accionada y la Procuraduría General (Mario Peña Chacón, Daño responsabilidad y re-
del Estado alegan falta de competencia e incom- paración ambiental, Veracruz, México, agosto de
petencia del juez, se ha de declarar que, principio 2005.)
democrático fundamental es que la soberanía radi- Mosset Iturraspe dice que el daño ambiental es la
ca en el pueblo, cuya voluntad es el fundamento degradación del medio ambiente, como toda le-
de la autoridad, y se ejerce a través de los órganos sión o menoscabo al derecho individual o colectivo
del poder público y de las formas de participación de conservación de la calidad de vida, porque se
directa previstas en la Constitución (artículo 1 estimó que esta calidad de vida era el bien jurídico
CRE), y que, la potestad de administrar justicia tutelado. (Jorge Mosset Iturraspe, Responsabilidad
emana del pueblo y se ejerce por los órganos de la por daños, Buenos Aires, Argentina, Ed. Rubinzal
Función Judicial y de los demás órganos y funcio- – Culzoni, 1999, Pág. 14)
nes establecidos en la Constitución(artículo 167 La responsabilidad por daño ambiental es objetiva,
CRE). Esto es, que se administra justicia por los “quien contamina paga”, es la premisa bajo la cual
Tribunales y juzgados establecidos por la Constitu- se fundamenta este tipo de responsabilidad, en que
ción y las leyes vigentes en los asuntos que son de la carga de la prueba es trasladada a aquél que es
su jurisdicción y competencia, en este caso la Ley acusado de la contaminación, lo que importa es el
de Gestión Ambiental, y siendo la competencia del resultado, “(...) En materia ambiental la responsa-
juez un presupuesto procesal, es decir una forma- bilidad subjetiva no funciona por lo que la doctri-
lidad necesaria para iniciar y tramitar válidamente na y muchos sistemas jurídicos acuden a la teoría
un proceso, el Presidente de la Corte Superior de de la responsabilidad objetiva también llamada de
Justicia de Quito (hoy Corte Provincial de Justicia) riesgo, frente a hechos derivados de la actividad in-
es competente para conocer y resolver la presente dustrial que, aunque no hayan sido causados por
acción de indemnización de daños ambientales. culpa, deben ser respondidos por alguien que ha
Problema jurídico obtenido provecho de la actividad dañosa. Por lo
Trabada la controversia con las pretensiones del tanto se responde ante un hecho objetivo: el daño.
accionante y la contestación del demandado, el (...) La responsabilidad objetiva establece una ex-
problema jurídico a resolver es, determinar si exis- cepción a la regla general basada en la responsabili-
te o no daño a la salud en los pobladores de las dad subjetiva o por culpa. En el caso de la respon-
parroquias de Tumbaco y Guayllabamba, por la sabilidad objetiva se presume la culpa del deman-
contaminación del agua con arsénico. dado pues la demostración de la responsabilidad se
Los daños ambientales centra exclusivamente en la ocurrencia de un daño
“Daño, en sentido jurídico, constituye todo me- o de la producción de un riesgo que causa un per-
noscabo, pérdida o detrimento de la esfera jurídi- juicio o peligro no solo a la víctima sino a toda la
ca patrimonial o extrapatrimonial de la persona sociedad.” (Ricardo Crespo Plaza, La responsabili-
(damnificado), el cual provoca la privación de un dad objetiva por daños ambientales y la inversión

Serie XIX
502 Número 1
de la carga de la prueba en la nueva Constitución, Jorge Mosset Iturraspe, señala que el: “(...) “daño
en revista Flacso Sede-Ecuador: Pág. 2). colectivo o comunitario no consiste, por cierto, en
Se precisa señalar que pese a ser en la responsabi- una simple suma de daños individuales, sino en un
lidad objetiva la carga de la prueba trasladada al daño actual y concreto desde el punto de vista de
acusado de la contaminación, es también deber de la colectividad que lo sufre; el daño, que es úni-
la víctima solo el acreditar el daño y la persona que co, afecta simultáneamente y coincidentemente al
lo causó, mas no es incumbencia de éste probar la grupo que lo padece. Esta cuestión afecta la cali-
responsabilidad del autor del daño. dad de vida que debe asegurarse a toda la sociedad”
En lo que respecta a los daños colectivos Tomas (Jorge Mosset Iturraspe, y otros, Daño Ambiental,
Hutchinson dice que: “(...) son los llamados daños Tomo II, Rubinzal-Culzoni Editores, Buenos Ai-
con consecuencias colectivas o para la comunidad, res, Pág. 118).
pues son experimentados por el entorno y afectan Entonces en la comunidad que se dice que existe
a un conjunto o grupo de personas que como con- afectación se debe determinar quiénes han sido da-
secuencia del deterioro ambiental sufren un perjui- ñados, cómo, cuándo, en qué tiempo, cuáles han
cio común o grupal (...)” (Jorge Mosset Iturraspe, sido sus afectaciones a la salud (de la colectividad),
y otros, Daño Ambiental, Tomo II, Rubinzal-Cul- de tal forma que el juez no tenga duda respecto a
zoni Editores, Buenos Aires, Pág. 20). que ha existido una causa y efecto (nexo causal).
Por lo tanto de acuerdo a lo detallado, en el pre- Sin embargo, de “(...) particular complejidad es la
sente no se ha demostrado la existencia del daño, cuestión de la relación causal en algunos daños am-
concretamente el deterioro de la salud de los bientales. La falta de inmediación especial y tem-
moradores de las parroquias de Tumbaco y Guay- poral de la fuente del perjuicio, la multiplicidad
llabamba, pues de acuerdo a los hechos expuestos de fuentes emisoras, la interdisciplinariedad de las
en la sentencia, no se evidencia a personas con de- investigaciones para establecer la causa, dificultan
terminada sintomatología (vinculadas por su do- la prueba. Sobre la base de esta dificultad, la ley
micilio o lugar de trabajo), y que ésta sea producto japonesa el 5 de octubre de 1973 crea presuncio-
de la supuesta contaminación del agua con arséni- nes de responsabilidad para quienes habitan un
co en las parroquias referidas. A pesar de que en el área contigua al establecimiento contaminante.
proceso se han realizado varios peritajes, en nin- Así logra aliviarse la carga probatoria de la víctima,
guno de estos se establece de forma clara quiénes que sólo debe acreditar que padece la enfermedad
han sido afectados por la supuesta contaminación y que vive en el área, sin necesidad de acreditar que
del agua. la causa de su enfermedad está en la contaminación
Es así que, el doctor Felipe Mosquera, médico que provoca la fuente; por ejemplo, quien prueba
del Subcentro de Salud de Tumbaco, señala en su que contrajo asbestosis y que vive en la cercanía
informe que no existen afectados por la supuesta de una fábrica de amianto no tiene que aportar
contaminación del agua potable en la parroquia de ninguna otra probanza. Esto lleva a la necesidad
Tumbaco, y para llegar a esta conclusión se han de examinar la prueba de la relación causal entre
Sala de lo Civil
y Mercantil
tomado 1985 muestras. la acción y el daño de una manera particular (...)
De las declaraciones testimoniales presentadas por Carlos Alberto Parella y otro, Responsabilidad por
la parte accionante, se dice en forma general que daños al Medio Ambiente, Universidad Externado
han sido afectados los moradores de Guayllabam- de Colombia, Bogotá, Pág. 267).
ba, pero no se establece quiénes ni qué forma. De Entonces, si la salud de los moradores de las parro-
la confesión judicial rendida por la accionante Ka- quias de Tumbaco y Guayllabamba se encontraba
terine Endara Romero, quien dice que un tío de afectada, era necesario determinar su residencia, el
ella ha muerto por cáncer, pero desconoce las cau- daño a la salud en forma colectiva, y la contami-
sas. Este tipo de evidencias, expuestas en la senten- nación que supuestamente ha existido en el agua
cia que se recurre, son vagas, obscuras y sobre todo potable.
no cumplen con el fin de demostrar la efectiva En materia de daños ambientales como se señaló,
existencia de un daño a la salud de los pobladores, la responsabilidad es objetiva, “(...) basta demos-
no existe nexo causal entre lo uno y lo otro (entre trar el daño ocasionado y la relación de causalidad
el daño y la afectación), volviendo de este modo entre el daño y la acción del Estado generadora de
improcedente a la demanda. contaminación o detrimento del medio ambiente

Serie XIX
Número 1 503
(...) (Oscar Darío Amaya Navas y otros, Respon- o lesión sufrida por el reclamante sea consecuencia
sabilidad por daños al Medio Ambiente, Univer- del funcionamiento normal o anormal de los servi-
sidad Externado de Colombia, Bogotá, Pág. 25). cios públicos en una relación de causa a efecto, sin
Para que proceda una acción indemnizatoria por una intervención extraña que pueda alterar el nexo
daños ambientales deben confluir los siguientes re- causal. Según se construya la responsabilidad –por
quisitos: 1) El sujeto responsable; 2) La base de la culpa u objetiva- el significado de la causalidad di-
responsabilidad (riesgo, actividad peligrosa); 3) los ferirá, pues en un caso ha de exigirse que el daño
daños indemnizables, en este punto es necesario se enlace con la culpa, que exista una relación de
no sólo la existencia de un daño sino la relación causa a efecto entre la culpa y el perjuicio, o al me-
con la acción u omisión del sujeto responsable; 4) nos entre el comportamiento anormal y el perjui-
los sujetos del derecho a la indemnización y que cio; en el otro, en cambio, el vínculo de causalidad
sea acreedor de la reparación (Véase en la obra ci- debe existir entre el hecho y el daño (...)” (Tomas
tada de Oscar Darío Amaya Navas, Pág. 27-31). Hutchinson, Daño Ambiental, Rubinzal-Culzoni
Si bien los comparecientes están legitimados para Editores, Buenos Aires, Pág. 54)
esta causa, en base a la defensa de los derechos di- En el caso en estudio, y de los hechos expuestos
fusos, como se señaló ut supra, era necesario probar en la sentencia que se recurre, no se evidencia la
la contaminación ambiental que produjo una afec- existencia de daños en la población de las parro-
tación a la salud en forma epidemiológica y/o tóxi- quias de Tumbaco y Guayllabamba por la conta-
ca de los habitantes de Tumbaco y Guayllabamba, minación de arsénico en el agua, volviendo de este
tal como se indicó en líneas anteriores, y que no ha modo acertada la excepción de improcedencia de
sucedido en el presente caso. la demanda.
Al respecto se puntualiza que: Para finalizar se señala, en resumen, que al no ha-
“(...) para que haya lugar a la responsabilidad no berse comprobado afectación en la salud en forma
basta que se haya sufrido un daño real en su pa- colectiva, provocada supuestamente por el consu-
trimonio, evaluable económicamente, individua- mo del agua con arsénico, no existe deber de resar-
lizado y antijurídico; es necesario, además, que cimiento. Por estas motivaciones, este Tribunal de
exista una relación de causalidad entre la lesión y la Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte Nacional
la conducta atribuida a la Administración o al par- de Justicia, “ADMINISTRANDO JUSTICIA,
ticular, en el caso de que sea cualquiera de éstos el EN NOMBRE DEL PUEBLO SOBERANO
autor del daño ambiental colectivo, y no un factor DEL ECUADOR, Y POR AUTORIDAD DE
extraño, como el hecho de la víctima, el hecho de LA CONSTITUCIÓN Y LAS LEYES DE LA
un tercero o la fuerza mayor. El requisito de la cau- REPÚBLICA”, declara sin lugar la demanda. Sin
salidad como elemento constitutivo del instituto costas ni honorarios que regular. Notifíquese y de-
resarcitorio, al igual que el daño, es unánimemen- vuélvase, para los fines de ley.
te reconocido por la doctrina y la jurisprudencia f ) Dr. Wilson Andino Reinoso, JUEZ NACIO-
tanto en el Derecho Privado como en el Adminis- NAL; Dra. María Rosa Merchán Larrea, JUEZA
trativo. Por ello, para la viabilidad de la responsa- NACIONAL; Dr. Eduardo Bermúdez Coronel,
bilidad patrimonial del Estado se exige que el daño JUEZ NACIONAL.

Serie XIX
504 Número 1

También podría gustarte