Está en la página 1de 23
Cristianismo v Revolucion TORTURAS TORTURAS TORTURAS Solidaridad — Revolucionaria EL pueblo observa pe eno de avombro ta violenta represién de sivamente contra el Peronismo, sus militantes ¥ dirixentes mis combativos La tortura ha sido. institucionaliza sistema: Ja ojecitan policias, la ordenan y dirigen militares que eatin al frente de las fuerzas dé la represién al ser- vicio de la anti-patria; los jueces con las incompeten- cias promovidas indivectamente, han impoxibilitado dar- le max eficacia a In verifieaciin de law torturas de. nunciadas dado el tiempo transcurrido hasta el mo- mento en que e pudo obrar paya verificar las mismas; Ja toleran las fuerzas armadas que tienen la pena responsabilidad de este gobierno que nalie eligié Por primers vex 3 las armas de It Patria se han yuelto or je en contra de su pacblo en Jefe niexue, en recientes ienen’ nece intervenir para imponer “el orien con palabras la realidad que muestra Mientras anteriormente cempartian con ¢) Ponsabilidad de la violencia despiadada, ahora 3 con ferocidad su monopolio, a través del Hjéreito, co jo generales al frente de In S.LD.F. y de la coronel como Director de wacion Federal, ex de todas las xraduaciones mo jefes provineiales y reestucturando It Gendarmeria nacional, que fuera ejemplar cuerpo de proteccién de fronteras, contra el enemigo exterior, para transfor marla en policia de represién especializada para la guerra interior, para In guerra ideoligica, EI pucblo que habia aleanzado a descubrir con preci- cual cra su enemigo real, que penetrs e invadi el pais a través de un sistema politico y econdmic de explotacién y colonizacién, con una estrategia sutil y dosmilitarizada, comienza a percibir que el sistema organiza ahora sus fuervax militares, utilizando las mismax fuerzas que él paga con su xudor, trabajo y sacrificio. ", no puede ocultae lox hechos. para el juicio del Pueblo nada desertando de la servicio de la ntiepaltrs a deslaracién esti motivada conc por las Auras apliendas en Coordinacién F tos compaieros peronistas CARLOS ALBERTO. CARIDE y MIGUEL ZABALA RODRIGUEZ, durante los dias 3 y 24 de abril; contra los com ICO. ‘ALLACE, JOSE A. SILVA, ROBE! MARTH NE%, ARIEL BURGHT CRUZ y CESAR DANTE LO. PBZ, durante los dins 27 y 3 de abyil y eu Tucuman, por personal especializado enviados expresame el mismo fin, contra los compaiierox JOSE HD, PETRUSCHANSKY, ALICIA. R, DE SANDOVAL PEDRO F. DOVAL, ISAAC R, PAUR, GUSTAVO, E, BDUARDO BE, GURRUCHARRL, ER: LIZARRAGA y HUGO A. TAZARRAGA tos compa PERONISMO. rexfirmat si militancia ¢ ideologia peronista ertodoxa, negando Jos eonceptos con gue el sistema ypretende desyir igencia de un PERONISMO COMBATIENT populares. también ex resur la responsabilida Interior Dr, Guillermo Boris, al Jefe de la V Federal General Mario Fonsecs,'al Director de Coor- dinacién Federal Coronel Francisco Dotti, a los jueces que se declararon incompetentes y a los que ain no condenaron a los responsubles, asi como a tock las organizaciones 0 agrupaciones de curd y representativas de opinién que con su hacen cémplices de los auto: No recurrimos a la justicia, s la que infructuosamente, tampoco a los pot nia las F Tas que hemos perdido las espe s frente a la opinion piiblicn para que sirvan de antecedentes para la opor tunidad DEL JUICIO DEL PUEBLO. que ‘es cabe al Ministro que politice les_agrupaciones 1s Peronistas de © Capital, Juventud to de Ia Juventud aria Peronist de mayo de 1969. Peronista, Rama Organizacién femenina, ~ Buenos Aires, Signos de esta edicion: Pese a las desmentidas mis o menos sutiles o hipécritas del gobierno y algunos medios de difu- sidn, hoy ya no es secreto para nadie que los principales militantes del peronismo revolucionario detenidos durante la ola represiva de las tltimas semanas (Caride, Rearte, Petruschansky, Zavala Rodriguez) fueron prolijamente, vigorosamente “apremiados” (léase: torturados) por elementos policiales. Esta nueva iniquidad del régimen se denuncia en Ja “Carta abierta al padre Gardella” que dirige Juan Garcia Elorrio, director de la revista, al capellan de la Policia Federal y el comu- nicado que firman varias organizaciones peronistas Se reunieron, comieron, durmieron y discutieron. Se aburrieron un poco, escucharon algunas cosas interesantes, otras muy tontas y finalmente, como siempre sucede, produjeron voluminoso docu- mento, La asamblea del obispado argentino, celebrada pacificamente en el afioso remanso de San Miguel, volvié a testimoniar que, salvo muy honrosas excepciones, la mayor parte de los dignata- rios de la catolicidad argentina se lava las manos frente al drama de este pais. Dicha slusién se analiza en Iglesia No sucede otro tanto con los valientes catélicos chilenos agrupados en el Movimiento Camilo To- rres de ese pais trasandino. Un formidable y apasionante documento (Los camilos de Chile) de- muestra que en toda Latinoamérica los cristianos revolucionarios cobran progresiva conciencia del rol que Jes cabe en las luchas decisivas que se avecinan en esta parte del mundo Con sagaz contundencia, el eseritor argentino Julio Cortézar desmenuza desde Paris las moti- vaciones de su adhesién a Cuba y a su revolucién. El documento. (detalladamente ignorado por la gran prensa argentina) fue escrito para Life de BE.UU. y esta versién se reproduce en Informe Especial por primera vez en la Argentina, tomada del periddico Juventud Rebelde, de La Habana SSF Rafael Caldera, el muy socialeristiano presidente venezolano, logré desconcertar fugazmente a ciertos revolucionarios de Latinoamérica con su oferta de “paz” a los movimientos guerrilleros (FALN y MIR) que operan en ese pais hermano, La respuesta guerrillera, firme y licida, aven- t6 equivocos. Un reportaje al heroico Comandante Francisco Prada, de las FALN, que se repro- duce en Ja seccién Documentos del Tercer Mundo, completa el panorama La escalada del miedo Aunque el presidente haya podido viajar a Bo- livia para el entierro del asesino de ‘tantos mineros y del Che; aunque haya podido cele- brar sin’ inconvenientes aparentes la reun de gobernadores; aunque el comandante en jefe se empetie en restarle importancia a los acon- tecimientos de los @!timos treinta dias; aunque Prebiseh venga a ensartarse una vez mas elo- giando la supuesta »stubilizacién; Io ciei que la imagen de “orden cristiano”, de franquista, de “consenti nto y participacién popular” con que ei gobierno se preparaba a celebrar sus tres primeros ha quedado por el suelo, Ni el terror policial desatado por el episodio de la calle Paraguay, ni la confusién creada en torno a episodios como el de Campo de Mayo, ni toda Ja histeria desatada para perseguir a los militantes del peronismo revolucionario, pue- den ya ocultar el miedo que se va filtrando en los distintos sectores de! régimen. Las FF.AA. temen aparecer totalmente res- ponsables de los desastres sociales que ha pro- Gucido Ia politica econémica del gobierno; los dirigentes sindicales que apostaron a la cola- boracién o que lisa y Hanamente se vendicron al gobierno tienen miedo de que las bases se cansen de tanta traicién y de tanta miseria; los pregoneros de la estabilidad econémica tie- nen miedo de explicerse los tiltimos aumentos Jos que manejan el gobierno desde las empre- sus y monopolios tienen miedo de que la pér- dida de la paz y del orden les acarree todos los problemas que este gobierno les aseguré supe- rar; hasta la jerarquia catélica tiene miedo de aparecer identificada con el gobierno y trata, tardiamente, de tomar distancia e invocar a los “dioses” de los partidos politicos Pero donde mas brutalmente se hace sentir el miedo del régimen es justamente en el abuso de la fuerza, en el ejercicio de Ia represin, en la necesidad que tiene de ensafiarse con los, 2 © CRISTIANISMO Y REVOLUCION que se le oporien, con los que luchan, con los que no se venden, con Jos que asumen en los hechos el lugar de la vanguardia, Aqui es donde se descubre la escalada del mie- do. Cada militante que es detenido debe ser golpeado, insultado, vejado, torturado. Sus ideas, su militanciz. su lucha por la liberacion debe ‘ser presentada como una condicién cri- minal, anormal, patolégica, Todos los recursos de la propaganda, de la autocensura, de la difa- macién politica e ideoléziea se ponen en marcha para presentar como asesinos, como delincuen- tes o como dementes a los que son consecuen- tes con sus ideas y se juegan por el pueblo. Esta escalada del miedo recién comienza y se ira desarrollando cada vez con mayor brutali- dad y ensafamiento: aqui radica la debilidad del sistema; aqui asoma toda la represién que ha sido preparada cuidadosamente desde 1955 y que ha sido empleada desde entonces sobre los compatieros del movimiento peronista que dieron la batalla por la liberacién nacional, por la soberania popular y por la dignidad nacional totalmente entregada al imperialismo yanqui. La historia de las torturas vuelve a repetirse. La persecucién, privilegio de los auténticos revolucionarios, vuelve a manifestarse bratal- mente. El gobierno no solamente no ha logrado modernizar nuestra patria, si no que ni siqui ra ha modernizado los sistemas de represién. Hacemos esta reflexién como cristianos y re- volucionarios: a cada uno de los cristianos y a cada uno de los revolucionarios. Cada trompada, cada insulto, cada vejacion, cada herida, cada Maga, cada picaneada, cada una de las violencias represivas en la carne y en la sangre de nuestros compaferos presos es una acusacién a nuestra conciencia de cristia- nos, es un desafio a nuestra condicién de revo- lucionarios. © asumimos esta acusacién y este desafio 0 somos cémplices de los verdugos de nuestros hermanos, de nuestro pueblo. Juan Garcia Elor: Carta abierta al Padre Gardella Las numerosas y graves denuncias de los iltimos dias sobre tortaras policiales nos obligan a dirigirle esta fraterm. carta abierta con el propésito de conocer su definicién frente a este abuso bestial de autoridad y para saber por usted mismo —a través de sures puesta o de su silencio— cudl es el grado de ignorancia ‘© de complicidad de un eristiano, de un sacerdote, de un argentino frente x estos hechos que estén ensu- indo, una vez mas, las manos de Tas Tamadas “fuer za del orden”. Usted es el capellin de In Policia Federal, No sabe- mos, ni nos interesa demasiado, cuales son las funciones de sa cargo. Supongamos que usted desarrolla wus tarcas de “caricter espiritual” como corresponde a lox “capellanes”. Lo hemos visto en muchas “ceremonias" bendiciendo pistolas 45, sables, machetes, patrulleros y toda clase tie elementos que paga el pueblo para resgaardar 10s Dienes de los poderosos, las empresas explotadoras, las casas de los ricos; para resguardar y proteger a todos los que oprimen y explotan y pata golpear, balear y patrullar al pusblo cada vez que quicre ex: presar su voluntad, su rebeldia, su protesta. (I iltimo ejemplo vergonzoso es la represion montada para impedir que el 1? de mayo los trabajadores celebren su di Suponemos que a usted no lo Mevan a benclecir las picanas, ni lax cachiporras, ni las manos de los que trompedn a militantes reducidos © indefensos. yponemos que a usted no lo ponen al tanto de los detalles de la “desaparicién” de Felipe Vallese, ni de los entretelones del axesinato de Santiago Pampillon © Hilda Guerrero de Molina, ni te participan de Ins muertes “por accidentes” en las comisarias, en las salas especiales de torturas o en alguna ‘zanja... Quiza por eso el eapellin de ta Policia siga haciendo muy. tranquilo su “‘show” de caridad y sus ginaa de beneficencia, Usted se ocupa de dar una imagen bon- dadosa y hasta humana de Ia policia, Por algo tanta gente quo ve sus “show” televisados piensa: “este no parece polie Podemos pensar también que usted sea tan sacerdo- talmente angelical e ingenuo que todo eso de las tor taras se le ocurra como una patrafia urdida por los “comunistas” y los “enemigos” del orden y de In ins- titueién policial. Fodemos logar a pensar que usted no lee los diarios ni las revistas; que slo lee el boletin policial y ol brevario, (Légicamente que alli no aparecen las de- nuneias de tortaras que, on la dulee seméntica de Ja Justicia burguesa, se Haman “apremios ilegales”). Por si usted es un’ perfecto ignorante y nada sabe de estas cosas, le informamos suscintamente de las denuncias de los iltimos dias: 1) Susana Valle, Bernardo Alberte y otros detenidos & partir de los sucesos do la calle Paraguay denun- clan ante un Juez y ante la prensa las torturas escuchadas, vistas y palpadas durante su deten- cién en Coordinacién Federal; 2) la hermana de Carlos Alberto Caride denuncia al Ministro Borda, al Cardenal Caggiano y a la opi- nién publica Ins bratales torturas a que fue some- tido su hermano; madre de Gustavo A. Rearle denuncia, junto con Jos abogadox de la CGT. de los Argentinos, Jas torturas a su hijo y a los militantes detenidos en procedimientos realizados en Tueuman y en el Gran Buenos Aires; 4) el abogado Zabala Rodriguez denuncia delante del Tuer y del dirigente Raimundo Ongaro haber sido sometido a cuatro horas de picana; 5) familiares de presos, abogados y companeros de Ja tendencia revolucionaria peronista dentincian mas tortoras y sefalan a Coordinacién Federal como responsable de los hechos. Si todox estos datos no le dicen nada, quizi pueda ereer y tomar en cuenta la denunela de los “Sacer- Gotes [para el ‘Tercer Mundo” (ochenta curas repre- sentando a oquipos de veintisiete didcesis) que dice tex- tualmente: “...constatando a la vez Ia creciente y brutal represiin de las fuerzas guardianas del a- mado orden; se hace fucgo sobre el pueblo indefenso, se encarcelan sus dirigentes, se los tortura, ne all nan xuy domicilios, tratando asi de acallar ¢ intimidar 2 un pueblo oprimido que s6lo pide trabajo, dixnidad, Justicia, Y todo esto se oculta o tergiversa ante ‘opinién’ piblica.” Qué Ie dice a usted esta valiente denuncia de her- manos suyos en la fe, en la Iglesia, en el sacerdocio ¥ en todos los vineulos tcolégicos y eclesiisticos que ‘quiera considerar? Estos sacerdotes han quebrado ol silencio eémplice de la Iglesia frente a los atropellos inconeebibles a la dignidad del hombre que se realizan a través do las tortaras y esta declaracién sacerdotal ¥ cristiana lo coloca a usted en una sitaacion muy dificil, muy comprometida. Lo desafiamos a desmentir 1a declaracién de sus her- manos sacerdotes. Con su respuesta o con su silencio usted tendra que decir que esa declaracién es falsa, que los "‘Sacerdotes para el Tercor Mundo” son dif madores y vulgares cnemigos del orden ¥ de In pol En su respuesta o en su silencio usted quedari ‘mai cado como eSmplice de las torturas, como encubridor de In picana, como responsable y solidario de todos los erimines,'de todas las heridas, de todas las pre- siones fisicas y morales que realizan aquellos a quie- nes usted tiene que aconsejar y guiar espiritualmente, Lo desafiamos a que visite a cada uno de los presos torturados y los interrogue sobre los brutales tratos de que han sido objeto, Que averigiie los nombres de los responsables y que ponga a disposicin de la ‘opinién pablica las conclusiones de esta misién y su posicién personal ante estos hechos. Le reclamamos esta condacta en nombre de Cristo- CRISTIANISMO Y REVOLUCION @ 3