Está en la página 1de 42

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS

UNA APROXIMACIÓN DIALÉCTICA DE LA CONTABILIDAD

PRESENTADO POR:

Danilo Ariza Buenaventura

C – CINCO CUNDINAMARCA

BOGOTÁ, MAYO DE 1990


INTRODUCCIÓN

El presente trabajo constituye un intento de índole eminentemente teórico en la vía


gnoseológica de la contabilidad que busca el establecimiento de unos “cimientos”
y el señalamiento de los iniciales trazos de la vía dialéctica materialista como
alternativa metodológica para la construcción de una teoría contable más acorde
con nuestra realidad y como una pauta que oriente algunos desarrollos de la
investigación contable colombiana.

Lastimosamente, son muy escasas las fuentes bibliográficas sobre epistemología


contable y más aún con la óptica que pretendo desarrollar. No obstante lo
anterior, la necesidad de investigación en nuestro campo es palpable, pues en
estos momentos, dicha necesidad supera la pequeña aunque fértil producción
literaria contable criolla: estamos urgidos de incrementar los niveles cualitativos de
investigación.

Todo lo anterior me lleva a bosquejar esta temática, fruto de algunas lecturas, de


algunas reflexiones, de algunas contrastaciones en desarrollo de las asignaturas
de teoría contable y seminario de investigación contable.

Los criterios que me permitiré exponer en estos momentos se encuentran en un


proceso de desarrollo de paulatino decantamiento que aspiro concretar en un
trabajo más amplio.

El hecho de presentarlas ahora, obedece al reconocimiento de dos aspectos:


primero, que lo bueno del futuro puede encontrarse en lo inacabado, incluso
defectuoso del presente; segundo, en la convicción de que esta temática es
requerida por los actuales estudiantes y profesionales de contaduría, de ahí el
estilo y contenido de la exposición, sencilla y clara, muy centrada en la función
didáctica.

Una de las dificultades de gran parte de la teoría contable tradicional es su visión


ecléctica justificada por su pretensión de pragmatismo, con lo cual se logró ocultar
el compromiso con la rigurosidad que implica enmarcarse en una aplicación
metodológica frente a la cual se puede juzgar la coherencia de los planteamientos,
de los supuestos que esta denota, por ello el presente trabajo se compromete con
la visión dialéctica materialista que es abordada de la siguiente manera en las tres
partes componentes del trabajo.

En primera instancia plantea algunos conceptos básicos en torno al conocimiento


científico, su dinámica, sus artículos fundamentales.

En segundo término, vincula el desarrollo anterior con la contabilidad, lo que


permite abordar temáticas fundamentales para la investigación contable como:

2
objeto de estudio de la contabilidad, objetivo de la contabilidad y sujeto de la
investigación contable.

En el tercer concepto, se trata de mostrar cómo la visión dialéctica y sus


conceptos categoriales pueden aplicarse a la indagación contable, precisamente
en la dilucidación del objeto de estudio de la contabilidad.

1. CONOCIMIENTO

1.1. ORIGEN

El observar, el acontecer y la marcha de la naturaleza, la reproducción de


vegetales, el comportamiento de animales, las relaciones y formas de
organización humana, vinculado todo ello al transcurrir del tiempo, le entregó al
hombre la regularidad de su ocurrencia. Como fruto a sus primeros pasos en su
labor especulativa, estos aspectos triviales hoy en día para nosotros, sin embargo
de trascendencia vital para el hombre en su despertar a la vida, constituye así
mismo el despegue del conocimiento, es decir, que el conocer surge ligado a la
práctica, al trabajo cotidiano y se constituye en una herramienta de peculiar
importancia para acrecentar la productividad del trabajo (vivo - muerto) que
satisfacen las necesidades humanas.

Para llegar al estudio actual del conocimiento, el hombre ha debido realizar un


recorrido de aproximación en el cual ha ido decantando lo que ha encontrado
valioso y desechando lo que no encuentra correspondencia con la naturaleza, la
sociedad y la teoría. Esto es que el conocimiento debe entenderse como un
proceso de autodescubrimiento y autoformación, que se ha fundamentado en la
práctica y la teoría. Algunas concepciones sobre el conocimiento privilegian el
papel de la teoría en su producción: “en contra del mito popular, parece que
Galileo efectuó muy pocos experimentos de mecánica. Muchos “experimentos” a
los que se refiere cuando articula su teoría, son experimentos mentales. Este
hecho resulta paradójico para aquellos empiristas que piensan que las nuevas
teorías se derivan de alguna manera de los hechos, pero resulta plenamente
comprensible cuando se cae en la cuenta de que sólo se puede llevar a cabo una
experimentación precisa si se tiene una teoría precisa susceptible de proporcionar
predicciones”1 .

Considero que tales ópticas parten del hecho en sí de la existencia del


conocimiento, expresado en una estructura que liga conceptos, olvidan la génesis
del conocimiento, en la cual la realidad (naturaleza y sociedad) junto a la actividad
empírica humana han conformado un a cotidianidad que soluciona y propone

1
CHALMERS, Alan F. Las teorías como estructuras. Pág. 31.

3
problemas que han permitido a la humanidad recrear su actividad, esto es,
transformar su actividad empírica en actividad empírico- analítica.

1.2. DEFINICIÓN

El conocimiento es una actividad por medio de la cual el hombre interpreta y


representa al mundo y trasciende a proponer transformaciones del mismo. Sea
cual sea la concepción sobre el particular, se supone que en dicha actividad
participan los siguientes factores: Objeto, Sujeto y Producto.

Siguiendo a Adam Schaff2, tendría las siguientes precisiones:

Objeto: El ser que se va a conocer, cuya existencia es independiente de cualquier


conciencia cognoscente. Es la fuente exterior de las percepciones sensibles sin
las cuales el proceso de conocimiento sería imposible.
Sujeto: Ser que conoce. Es un ser que desempeña un papel activo. Es
concebido desde una perspectiva individual y social.
Producto: Relación subjetiva – objetiva, expresada en conceptos elaborados por
el hombre y que hacen referencia al objeto.

1.3. PROCESO DE CONOCIMIENTO

Este proceso genético, práctico – teórico del conocimiento humano general, se


particulariza en cada hombre, en cada grupo, en cada generación. Cada sujeto de
alguna manera en su vida común y silvestre hace práctica y teoría acudiendo a
diferentes niveles de conocimiento según trascienda su actividad práctica
analítica.

Pero este salto no es un asunto mecánico automático, es un proceso paulatino


que la mayoría de tratadistas dividen en dos etapas. Yo lo haré en cuatro,
tratando de dar claridad y sencillez al proceso.

Hoy en día son muchas las actividades que una persona debe realizar para
garantizar su supervivencia, en todas ellas está presente una forma de
conocimiento, así no se tenga conciencia de ello.

En dichas actividades se contacta a la naturaleza y sociedad de múltiples formas y


la interiorizamos a través de nuestros sentidos, de nuestros diferentes niveles y
grados de raciocinio. Esto es que adquirimos diferentes tipos de conocimiento.
Por ejemplo: cuando nosotros por primera vez nos encontramos con una ciudad,
un animal, un hombre, un río, allí tenemos un contacto físico directo que nos da un

2
SCHAFF, Alan. Historia y verdad. Colección enlace – Editorial Grijalbo. Pág. 37.

4
conocimiento muy superficial; el instrumental para adquirirlo son los sentidos: la
vista, el oído, el tacto, etc.

Decimos que este tipo de conocimiento es superficial, pues sólo tenemos


posibilidad de reparar en dichos objetos, sus características físicas más
relevantes: físicamente captamos apariencias, es un conocimiento eminentemente
sensorial y lo expresamos con palabras, sustantivos – adjetivos (Bogotá, Gustavo,
Río Grande).

Otra forma de conocimiento la tenemos con la repetición del contacto anterior. Por
ejemplo: permanecemos durante un tiempo en la ciudad que conocimos,
paseamos varias veces por el río, regresamos al zoológico, tenemos varias
conversaciones con las personas. La relación sigue siendo física, directa, pero el
hecho de ser repetitiva la hace más profunda, pues le agrega la experiencia. Para
adquirirlo utiliza como instrumento los sentidos ahora adiestrados, experimentados
en la manera en que deben acondicionarse para observar el fenómeno.

Como fruto de lo anterior podemos conocer nuevas manifestaciones, nuevas


características, nuevas propiedades, que habían pasado desapercibidas en la
primera observación; aunque sigue siendo sensorial, empiezan a manifestarse los
rudimentos del pensamiento, pues ahora podemos establecer algunas relaciones
externas de dichos objetos y tener una opinión de ellos. Por ejemplo: Bogotá es
una ciudad muy grande, en el río no hay peces, Gustavo Rivera es una persona
oriunda de Bogotá y tiene 40 años. Como vemos este tipo de conocimiento lo
expresamos a través de opiniones, las cuales en muchas ocasiones requieren
explicaciones; así, Bogotá es muy grande porque llevo quince días recorriendo sus
barrios y todavía me faltan muchos barrios por conocer.

En otras oportunidades nos relacionamos con los objetos en forma indirecta, esto
es que lo que tenemos frente a nosotros, son conceptos que se refieren al objeto.

Lo que tenemos en nuestro cerebro es la imagen de él, pero para ellos es


necesario que haya existido directa o indirectamente el contacto físico.

Aquí en esta etapa la razón desempeña un papel preponderante, pues el cerebro


cumple una función de inferir, donde la generalización y la síntesis productos de la
lógica han convertido al hombre en el ser consciente, protagonista de su historia.
Es por ello que a este tipo de conocimientos se le denomina RACIONAL, a él
acudimos cuando para realizar una tarea, una función, satisfacer una necesidad,
no nos basta el tipo de conocimiento sensorial porque se hace imperioso conocer
un tipo especial de atributos, que explique ciertos comportamientos, entonces en
ese intento empezamos a descubrir unas relaciones internas que antes
permanecías ocultas.

5
Aquí nuestro conocimiento nos permite dar explicaciones sobre los juicios y
raciocinios, a través de los cuales pudimos expresar estas nuevas formas de
conocimiento. Por ejemplo: en el río Bogotá no hay peces porque está
contaminado. Para lanzar estos juicios no basta con la experiencia particular de
una persona, sino que este tipo de conocimiento elaborado, supone en quien lo
expresa una cualificación intelectual de la que todo el mundo no dispone, pues se
requiere conocimientos biológicos, químicos, ecológicos, etc. que le permitan
determinar que efectivamente el agua está contaminada y que al ingerirla los
peces resultarán afectados en sus órganos vitales.

Existe otra forma indirecta de abordar la naturaleza y la sociedad, cuando en su


desarrollo del conocimiento que las cosas tenemos, nos permite en forma
deliberada abordar el estudio del fenómeno, de tal manera que inclusive lo
podamos reproducir. Utilizaremos entonces como instrumento, métodos y
técnicas pertinentes, procesos de investigación, etc.

Nuestro objetivo aquí es establecer la esencia de las cosas, la causa fundamental,


cuando nuestra conciencia ha interiorizado así al fenómeno, puede determinar la
relación de este fenómeno con otro, determinar que es lo regular en su
comportamiento, por qué se manifiesta revistiendo esta forma.

Aquí el conocimiento se expresa mediante leyes teóricas y postulados, por lo que


podemos decir que el conocimiento es científico y alcanza un nivel de expresión
interpretativo que lo lleva a ser previsor. Entonces nuestro conocimiento está
dispuesto a bajar de su Olimpo, de su don de razonabilidad, está dispuesto a dejar
su trinchera se subjetividad para probarse en la práctica, se abandona la etapa
contemplativa del conocimiento para convertirlo en un “agresor” de la naturaleza y
la sociedad a fin de transformarlos y moldearlos acorde a su necesidad; es
necesario resaltar que en esta última fase del conocimiento pareciera que él se
materializara y se insertara e el proceso de trabajo como instrumento muy
cualificado. Por ejemplo: fundamentados en los desarrollos de la química, la
biología, la ecología, el hombre tiene conocimientos de los niveles mínimos de
pureza que debe tener el agua para conservar la vida de los peces en ella, así
mismo de los efectos nefastos de los desechos industriales en el agua. Al realizar
en el laboratorio experimentos sobre el particular, puede evidenciar estos
fenómenos y determinar las formas para evitarlos, la sociedad entonces dispone
de un instrumental conceptual empírico, que por ejemplo se puede utilizar para
obligar a las empresas a adoptar los controles pertinentes, también lo relacionado
con el tratamiento de las aguas de aquellos ríos contaminados, logrando con ello
“revivir las aguas” y “cosechar” en ella nuevamente los peces.

Como vemos, el conocimiento es un proceso que partiendo de la sustancialidad,


arriba al mundo de lo espiritual de los conceptos, del raciocinio, por ellos podemos
definir el conocimiento como una “reproducción conceptual de la realidad” y como
proceso, tal reproducción no es mecánica, no es instantánea, requiere de un

6
proceso de trabajo, mediante el cual nuestro cerebro elabora pensamientos
organizados de algo.

Con lo últimamente señalado quiero destacar el papel importantísimo del sujeto


que le imprime su carácter a todo tipo de conocimiento, muy lejos de la pasividad
receptora; quiero enfatizar su actividad dinámica creadora, “la magia” de su
espiritualidad que hace a la práctica política, la práctica económica y la práctica
cognitiva se adhieran a todo conocimiento algo de su subjetividad. A continuación
presento un cuadro resumen de lo anterior.

DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO

Formas de Instrumentos ¿Qué se Formas de Tipo de Nivel de


Relación para conocer conoce? expresión Conocimiento expresión
Física – Sentidos Apariencia Palabras Sensorial Descripción
Directa Sustantivos
adjetivos
Directa Experiencia Relaciones Opiniones Empírico Explicación
empírica externas
Indirecta Razón Relaciones Juicios, Racional Interpretación
racional internas raciocinio

Deliberada Métodos, Esencia Leyes, teorías, Científico Transformación


técnicas, postulados
investigación ciencia
estudio

Lo señalado hasta ahora pareciera implicar que el conocimiento fuese un


problema entre el objeto y un sujeto ávido de conocimiento, lo que es verdad a
medias, pues para poder conceptualizar respecto de un objeto nos damos cuenta
que necesitamos referencias, las cuales hemos obtenido en el proceso de
educación escolarizado, en la educación hogareña, en los procesos de
aprendizaje instrumental de nuestros trabajos, en todos estos procesos hemos
interactuado con personas, con instituciones, etc. en síntesis, hemos interactuado
con la sociedad, con la resultante de que nuestra conciencia individual ha sido
penetrada por ideas, costumbres, tradiciones del medio, etc. que nuestra
individualidad comparte por tanto una conciencia general, es decir, el
conocimiento tiene también un ingrediente social que le da al sujeto una peculiar
forma de concebir el mundo, de vincularse a él y de valorar los hechos, los actos y
las concepciones de los humanos, según la época y las circunstancias en que este
sujeto conoce.

7
Refiriéndose a la injerencia social en la subjetividad del agente cognoscente, el
profesor Adam Schaff resalta: “en primer lugar, la articulación dada del mundo, o
sea la manera de percibirlo, de distinguir en él elementos determinados, la
dinámica de las percepciones, etc. está relacionada con el lenguaje y con el
aparato conceptual que recibimos de la sociedad, por medio de la educación
considerada como la transmisión de la experiencia social acumulada en la
filogénesis. En segundo lugar, nuestros juicios están socialmente condicionados
por los sistemas de valores que aceptamos y que poseen todos ellos un carácter
de clase. (…) El sujeto cognoscente “fotografía” la realidad con ayuda de un
mecanismo específico producido socialmente que dirige el “objetivo” de la
máquina. Además, transforma las imágenes obtenidas según el complicado
código de las determinaciones sociales que penetran en su psiquismo por
mediación del lenguaje en que piensa, por mediación de su situación de clase y de
los intereses de grupo que se relacionan con ella, por mediación de sus
motivaciones conscientes y subconscientes, y sobre todo por mediación de su
práctica social sin la cual ese conocimiento sería una ficción especulativa”3

Con lo señalado anteriormente aspiro a que se inscriba en la visión cognoscitiva


que Marx expone en las tesis sobre Feuerbach4:

El hombre es el conjunto de las relaciones sociales.


La falla fundamental de todo el materialismo precedente incluido el de Feuerbach,
reside en que sólo capta la cosa, la realidad, lo sensible, bajo la forma de objeto o
de contemplación, no como actividad humana sensorial, como práctica, no de un
modo subjetivo.

1.4. ACLARACIONES BÁSICAS EN TORNO AL CONOCIMIENTO

1.4.1. Objetividad

En los escritos sobre lo actual y otras temáticas, es frecuente encontrar la palabra


objetividad. Desde ya es necesario señalar que cada autor la puede estar
utilizando con diversas significaciones, tales como:

a. Objetivo: lo que proviene del objeto.


b. Objetivo: lo que es válido para todos y no sólo para tal o cual individuo.
c. Objetivo: lo que está exento de emotividad, de parcialidad.

El primer significado es evidente en la concepción materialista según la cual el


conocimiento es la representación en nuestra conciencia del objeto que existe

3
Ídem. Pág. 94.
4
MARX, Karl. ENGELS, Friedrich. Obras escogidas. Tesis sobre Feuerbach (Tesis N° 6) Editorial
Progreso. Moscú. Pág. 25.

8
fuera e independientemente de nuestra mente, y sin el cual sería imposible que
existiera el conocimiento.

En el segundo significado, como conocimiento universal, teniendo en cuenta el


papel activo del sujeto en el proceso de conocimiento, es necesario hacer algunas
precisiones: Se ha reivindicado el papel creativo del sujeto en el proceso del
conocimiento que hace que en todo tipo de conocimiento estén adheridos factores
propios del sujeto que conoce. Por tal motivo, frente a un mismo objeto externo
existirían diferentes tipos de conocimiento. Esto tornaría básicamente al
conocimiento con un carácter subjetivo, pero teniendo en cuenta que el individuo
debe ser considerado como “el conjunto de relaciones sociales”, entonces la
subjetividad que se adhiere a todo tipo de conocimientos es un producto social,
que en algún grado se puede hacer evidente, consciente de su existencia objetiva,
cada vez en un grado creciente. La objetividad como validez universal no existe,
existe la objetividad relativa, en un proceso que cada vez nos depara una mejor
objetividad relativa.

La tercera acepción de objetividad como carencia absoluta de emotividad, de


colorido, de sabor, de parcialidad, no existe en sentido absoluto, pues estos
factores siempre acompañarán a todo sujeto cognoscente y como tales estarán
presentes en todo tipo de conocimiento, pero dado que la subjetividad concebida
como “el conjunto de relaciones sociales” hace que el carácter del factor subjetivo
en el proceso del conocimiento sea objetivo y social. Por ello, la emotividad, la
parcialidad, las inclinaciones, etc., no se eliminan totalmente en el proceso de
conocimiento, se aminoran paulatinamente, la objetividad es parcial, relativa,
pudiéndose decir en ocasiones este conocimiento es más objetivo que otro.

En síntesis “el conocimiento científico y sus productos siempre son objetivos –


subjetivos. Objetivos con respecto al objeto a que se refieren y del cual son el
“reflejo” específico y por su validez universal relativa y por la eliminación relativa
de su coloración emotiva; subjetivos en un sentido más general debido al papel
activo del sujeto cognoscente”5

1.4.2. Verdad

Igual que en la objetividad y en estrecha correspondencia con ella, presenta varios


significados:

a. Verdad: juicio o proposición que “refleja” adecuadamente al objeto. Esto es,


que de él se puede afirmar que lo que enuncia existe en la realidad tal y como
lo enuncia, es decir, tenemos elementos probatorios de lo que afirmamos
ahora, no podamos afirmar otra connotación.
b. Verdad: conocimiento universal.

5
SCHAFF, Adam. Obra Citada. Pág. 103.

9
c. Verdad: coherencia con el sistema.
d. Verdad: Utilidad práctica.

La verdad en estas tres últimas significaciones implica correspondencia con uno u


otro criterio previamente aceptado, pero tal correspondencia contrarías de alguna
manera o resultan de alguna manera incompletos frente al primer significado, por
lo cual sólo los tomaré como suplementos necesarios para ampliar nuestro análisis
sobre la verdad.

1.4.3. La objetividad de la verdad

De acuerdo al primer significado de verdad, utilizar el adjetivo objetivo refiriéndose


a ella implica un pleonasmo pues no puede haber otra clase de verdad que
aquella que procede del objeto, no obstante se puede seguir utilizando la
expresión verdad objetiva para subrayar la objetividad de la relación cognoscitiva.
En torno a la verdad absoluta, en su dilucidación está inmersa la polémica
respecto a si la verdad de un juicio es independiente o no de las circunstancias
(personas, tiempo, lugar) Eliminando los usos de expresiones elípticas como por
ejemplo “la cosecha resultó buena”, “hoy hace calor”, etc., que dan la apariencia
de que la verdad del enunciado varía con el sujeto, el lugar, el tiempo y en lugar
utilizamos expresiones donde se determine adecuadamente el sujeto, tiempo y
lugar, como por ejemplo “esta primera cosecha de 1988 de algodón resultó buena
en el Tolima”, “En Bogotá el 4 de enero entre las 11:00 y las 15:00 se presentó en
promedio una temperatura de 28 grados Farenheit”, se obtienen proposiciones
verdaderas o falsas independientemente de las personas que las enuncia, del
lugar, etc., pues existen que evidencian lo bueno de la cosecha de algodón o de la
temperatura en un lugar y tiempo determinados, independientemente de quien
lanza tal criterio y del lugar donde se enuncie. Aquí es necesario destacar las
verdades absolutas inmutables, ejemplo: dos por dos son cuatro, Luis XVI fue
ejecutado en 1793. Verdad total – verdad parcial, su significación tiene que ver
sobre el carácter total o parcial de la verdad que se adquiere en un momento
dado; aquí verdad es sinónimo de proceso de conocimiento.

La realidad total o un fragmento de ella implica una cantidad infinita de


correlaciones, de transformaciones (del objeto), de donde el conocimiento de tal
acontecer también debe ser infinito, tendiente hacia el conocimiento exhaustivo,
total, sin que nunca sea alcanzado plenamente, permaneciendo en un devenir
infinito, tendiendo siempre hacia…

La humanidad ha establecido en su desarrollo histórico verdades parciales que


tienden a la verdad total exhaustiva y en este sentido absoluta. Ampliando,
limitando, superando esas verdades parciales, el conocimiento siempre se basa
en ellas, para trascender a otras verdades parciales más acabadas. La verdad
implica un juicio verdadero, dos por dos igual cuatro (2 x 2 = 4). Luis XVI murió en
1793, etc., pero también implica el conocimiento verdadero como devenir; al

10
acumular las verdades parciales el conocimiento acumula el saber y en un
proceso infinito tiende hacia la verdad total, exhaustiva y en ese sentido absoluta,
pero como tendencia.

2. CONOCIMIENTO Y CONTABILIDAD

Lo señalado hasta el momento sólo constituye una pincelada de los rasgos


generales y básicos del fenómeno denominado conocimiento, que considero debe
ser retomado como cimiento por quienes pretendan hacer investigación,
desarrollar conocimiento contable en Colombia; indudablemente que dichos
conceptos pueden ser abordados desde diferentes ópticas a la aquí planteada, lo
vital es que la base conceptual debe abordar estas generalidades.6 Estos y otros
aspectos básicos serán abordados en unos espacios más limitados, en tanto
tendrán como referencia su presencia, su configuración, su relación específica con
la contabilidad.

2.1. EL OBJETO DE ESTUDIO CONTABLE Y SU CARÁCTER SOCIAL

Lo señalado precedentemente plantea la necesidad de trabajar en el espacio


teórico contable con el ánimo de aportar elementos que nutran una discusión y
den pautas para hacer investigación contable. Precisamente en tal sentido
adquiere relevancia el tema a desarrollar en este capítulo.

En 1984 escribí la ponencia “Una aproximación a la naturaleza de la contabilidad”.


En ella señalaba la ausencia de bibliografía sobre dicha temática; hoy luego de
cinco años, debo reafirmar mi apreciación y señalar las consecuencias negativas
que ello ha tenido para elaborar conocimientos y teoría contable.

Téngase muy en cuenta que el objeto es la fuente exterior de nuestras


percepciones sensibles, sin esa fuente no hay conocimiento. Uno de los aspectos
básicos que constituyen campo de conocimiento diferenciados, es precisamente la
identificación de los atributos específicos que conforman su objeto de estudio.
Toda ciencia se forma alrededor de un objeto de estudio.

En el ámbito de la contabilidad de evidencia una despreocupación por identificar


su objeto de estudio, ello ha llevado a que se haga teoría de las prácticas de los
contadores, y después hace leyes, decretos para obligar a que se cumplan tales
generalizaciones. Las prácticas, criterios, etc., que tengan unos profesionales, no
necesariamente tienen que coincidir con la realidad.

Yo los invito a que revisen cuidadosamente lo que se ha escrito sobre


contabilidad, sobre teoría contable, para que verifiquen en su inmensa mayoría
6
NICHOLLS, Francisco y otros. Principios de investigación contable. Pág. 29 – 67.

11
parte de los llamados principios de contabilidad, los cuales no resultan ser otra
cosa que la expresión de la práctica más utilizada, o de la mejor práctica en un
momento dado, o de las prácticas más aconsejables para lograr un objetivo. Al ir
a buscar la coherencia, la relación de tales principios no la encontramos pues ellos
fueron propuestos en forma independiente para resolver aspectos específicos, no
para captar y entender un objeto de estudio, no para desarrollar conocimiento
cada vez más cualitativo, esto es que trasluzca mejor su objeto. Cuando tratamos
de encontrar explicaciones de por qué existen varias alternativas para dar una
información que aborde el mismo problema, no encontramos explicación sobre la
causa epistémica por la que resultaría más aconsejable una alternativa que otra.
El resultado es que en teoría contable se está presentando más una agregación
en donde no sabemos cuales y por qué son los mejores o más adecuados
principios, cuáles y por qué mejores objetivos; no hay un proceso de decantación;
de cualificación paulatina de conocimiento contable. Entonces no es trivial, al
contrario, es esencial discernir cuál es el objeto de estudio de la contabilidad,
cuándo se está conociendo mejor, cuál método es más adecuado, para
aproximarnos a sus componentes, al todo, etc.

2.1.1. El objeto de estudio contable.

Considero que el objeto de estudio de la contabilidad es la conceptualización de la


riqueza adscrita a una propiedad. En este objeto hay que diferenciar un contenido
estructural y otro superestructural.

Lo estructural tiene que ver con el término “riqueza” entendida como la expresión
generalizada de bienes, servicios, factores e instrumentos con los cuales el
hombre satisface sus necesidades económicas presentes y construye la base de
la satisfacción futura de ellas. Esta riqueza en su existencia objetiva, no se
produce, distribuye, ni consume porque a nosotros se nos ocurra que así debe ser,
sino que debe producirse, distribuirse y consumirse mediante procesos
denominados relaciones económicas de producción. En este sentido, la
información que elabora la contabilidad sobre la “riqueza” debe tener en cuenta los
conceptos, los criterios que la teoría económica ha elaborado para significar la
creación, la transformación, la distribución de ella.

Lo superestructural tiene que ver con “la adscripción a una propiedad”; aquí se
hace referencia a que cualquier bien, servicio, instrumento o factor para ser
considerado riqueza, directa o indirectamente ha sido mediado por el hombre. Un
tipo específico de mediación lo constituye la jurisprudencia, la cual ha de ser
tenida en cuenta por diferentes tipos de relaciones sociales que se presentan
objetivamente en el acontecer de un grupo humano.

La jurisprudencia con su categoría de propiedad afecta a las relaciones de


producción de una forma muy concreta, de la cual tenemos evidencia en los
diferentes modos de producción, en donde la forma de la propiedad sobre los

12
medios de producción incide en las relaciones de producción, estableciendo roles
marcadamente diferenciados para los propietarios y los desposeídos, tanto en la
producción como en la distribución.

La propiedad a pesar de ser un concepto superestructural llega incluso a incidir en


muchos de los rasgos concretos de la producción y la distribución.

La categoría jurídica de propiedad con sus criterios conexos de pertenencia,


tenencia, uso, usufructo, son elementos que deben ser tendidos muy en cuenta
por la contabilidad en la existencia y transformación de la riqueza, por cuanto la
riqueza que existe en un momento dado pertenece a alguien en forma real, o
guarda algunos elementos de pertenencia para que sea reclamado por alguien,
igual cosa acontece para todo incremento o disminución de la riqueza. Considero
que al contrario de lo que comúnmente se acepta, la contabilidad no es pura
técnica económica, la propiedad, la pertenencia, tenencia, fruto, usufructo, no son
conceptos económicos, por lo cual la sola economía resulta incapaz de explicar el
hecho contable. Igual cosa le ocurre al derecho que resulta insuficiente para
explicar conceptos generales sobre la acumulación estructural de la riqueza, y por
tanto no puede por sí mismo cubrir todo el espacio contable.

Por todo lo anterior llego a la conclusión de que la contabilidad tiene un origen


mixto, pero un trasegar característico que le permite construir un objeto específico
que abordado metódicamente le permitirá construir (ya lo ha hecho en parte) un
conocimiento cada vez mejor y con mayores posibilidades de autonomía.

2.1.2. Sustentación.

Todo registro contable, todo criterio contable hace referencia a un bien, a un


servicio, un factor, un recurso, un instrumento, etc., “riqueza” que existe como tal,
que está en proceso de transformarse o de formarse. Esto es válido par el registro
contable en la comunidad bárbara, en la producción asiática, etc., hasta el registro
instrumentado por el tele proceso en nuestros días; igualmente es válido para los
conceptos contables expresados en Roma, como para los expresados por teóricos
modernos.

Este concepto de riqueza ha evolucionado en los diferentes modos de producción


y la contabilidad la ha significado y expresado también en forma diferente.
Bástenos como referencia el significado de una transacción de la riqueza
expresada en una tablilla de barro sumergida y el de un balance general a 31 de
diciembre de 1988 de Bavaria, pulsado en un computador.

Todas las anteriores referencias a las riquezas hechas por la contabilidad


simultáneamente hacían y hacen referencia a una propiedad, a una posesión, a un
uso, un usufructo, etc. Esta relación de propiedad puede estar directa o
indirectamente señalada por el registro, por el concepto contable y pueden hacer

13
referencia tanto a una propiedad colectiva, una propiedad estatal, una propiedad
privada o una propiedad mixta, etc.

En una comunidad primitiva lo adscrito a la propiedad del registro contable no es


translúcido, no está expresado directamente, hay que inferirlo de los usos y
tradiciones de la comunidad para significar “la pertenencia, la posesión, el uso, el
usufructo”. Un ejemplo ya evolucionado lo presentaron los aztecas, donde se han
encontrado documentos respecto a los tributos que en un momento dado las
comunidades dominadas tenían que entregar al dominante; se identificaba la
especie y cantidad entregada, la comunidad que pagaba y el nuevo propietario de
esa riqueza, para nuestro caso, Moctezuma. Los sumerios ya identificaban a los
propietarios que intervienen en el traslado de la propiedad: “Los templos, los
palacios y las empresas privadas empleaban a cientos de escribas para preparar y
leer los registros y a menudo tener que llamarlos también para las transacciones
entre particulares”7

La unión riqueza – propiedad, llega hasta nuestros días con la consolidación de


Estados Financieros de las multinacionales; sintetizando, el Balance General y el
Estado de Pérdidas y Ganancias, que constituyen el abecé de la información
contable – financiera, no hacen otra cosa que informar sobre la existencia y
transformación de la riqueza adscrita a una propiedad.

Así, en el Balance General, el activo hace relación a la estructura, el pasivo a la


superestructura; el activo señala bienes, recursos, factores, servicios, etc., el
pasivo hace referencia a los distintos poseedores del activo, acreedores externos
y acreedores internos; los dos, activo y pasivo, vinculados a una posesión y un
uso en el llamado ente contable. En el estado de Pérdidas y Ganancias se
muestra la transformación de la riqueza estructural: producción, ventas y gastos,
así como sus repercusiones en la superestructura: ganancias, la utilidad o pérdida
que se adscribe a los propietarios.

2.1.3. Significación del objeto contable en la teoría del conocimiento.

Algunos tratadistas han hecho referencia al objeto de la contabilidad significándola


de diversas maneras: eminentemente jurídica, matemática, económica,
administrativa, patrimonial, del beneficio, etc., “La contabilidad estudia
efectivamente el patrimonio de las empresas y de los entes de cualquier
naturaleza, y las leyes acerca de su administración, son normas de contabilidad
que han recibido la investidura legislativa, no diferentes de las normas legislativas
que pueden afectar a la disciplina en materia de higiene o de medicina”8

7
ORVILLE R. Kester. La mecánica de la contabilidad en los sumerios. En: Compilación Estudios
Contemporáneos sobre la Evolución del Pensamiento Contable – Michael Chatfiel. Pág. 23.
8
MASSI, Vizcenso. Teoría y Metodología de la Contabilidad. Editorial Ejes. Madrid. 1962. Pág. 45.

14
En primer lugar el objeto así concebido hace énfasis en el factor económico y sólo
accesoriamente en el jurídico, en cambio nuestra propuesta le da importancia
manifiesta a las dos esferas. Pero aún hay una diferencia vital y es que en la
visión de Massi, así como en la de los “economistas” y racionalistas se identifica
patrimonio en su referencia estructural como sinónimo de lo que la contabilidad
tradicional ha denominado activo (corriente, fijo, otros activos, cargos diferidos)
Opino que esto a su vez es sinónimo de capital fijo y que la riqueza a más de
capital fijo incluye el capital variable (fuerza de trabajo)

La riqueza actual deviene de un proceso anterior, si buscamos su génesis


acumulativa tendríamos que definir a esta riqueza actual como la suma de todos
los excedentes no consumidos por el hombre. En tal perspectiva es sabido que
durante un largo periodo histórico los hombres no produjeron excedente
económico, con lo que para que éste llegara a existir fuer necesario un largo
proceso de adaptación en el cual el capital variable incrementó su productividad, lo
cual se tradujo en una producción superior al consumo. Por ello es que decimos
que las cosas adquieren valor cuando entran en contacto variable, entendido esto
como el proceso social a través del cual la naturaleza se ha humanizado.

La visión de Massi hace que consideremos el conocimiento contable referido a un


objeto (activo) concebido exclusivamente como cosa, como una parte de la
naturaleza, un edificio, una maquinaria, una mercancía, etc. aislada del contexto
social en el que es producido, consumido y atesorado.

Esa visión ha impregnado a un alto porcentaje de la literatura que sobre


contabilidad se ha escrito, un ejemplo ello es la definición de teoría contable como
“un conjunto de proposiciones, incluidos axiomas y teoremas, que junto con
definiciones y reglas de inferencia formales e informales, se orienta hacia la
explicación de un grupo de hechos o el tratamiento de una clase de operaciones
concretas o abstractas”9. Por tal motivo se considera que a la contabilidad se le
pueden aplicar los procedimientos metodológicos de las ciencias naturales.

La riqueza concebida como el conjunto de capital fijo y variable que se transforma


de maneras específicas y concretas, y de la cual es necesario una cuantificación
cualitativa – cuantitativa, plantea por tanto la necesidad de analizar el tipo
específico de relación social de producción en que esa riqueza existe y resuelve
necesidades del hombre.

Además hay que tener en cuenta que la riqueza no es únicamente fruto de una
relación técnica – social de producción objetiva, téngase presente que también
entraña una relación social superestructural, ello es la concepción específica de
propiedad inherente a esa particular relación de producción, esto es que la

9
HENDRICKSEN, Eldon. Teoría Contable. Editorial Unión Tipográfica Editorial Hispano
Americana. México. 1984.

15
jurisprudencia plantea una relación entre los miembros de una sociedad y la
riqueza que existe en dicha sociedad, que incluso predetermina a quienes
pertenece el fruto que las relaciones sociales de producción originan.

2.2. OBJETIVO DE LA CONTABILIDAD

Así como al hombre lo estudian muchas disciplinas (anatomía, psicología,


sociología, etc.) y cada una de ellas da a conocer mejor una faceta del hombre,
así mismo, la riqueza puede ser estudiada desde diferentes puntos de vista,
debiendo cada uno de ellos justificarse socialmente, esto es satisfaciendo una
necesidad específica, alcanzando un objetivo concreto.

La contabilidad ha evolucionado paralelamente a los modos de producción, y


presenta incluso desarrollos precursores de la economía y del derecho; por
ejemplo, la invención de la cuenta en Grecia como antecedente de la teoría del
valor (más tarde me referiré a este aspecto) o el sistema veneciano como
antecedente de la visión legal de la empresa como persona jurídica, “recordemos
que cuando Paciolo, Pietra y Flori escribieron sus tratados, no existían sociedades
anónimas ni lo que ahora denominamos sociedad mercantil. Por tanto, tiene mayor
relieve la separación por ellos enunciada entre los conceptos de empresa y
propietario, separación conceptual que en ello formaba parte de la doctrina por
ellos expuesta, pero que ahora, reconocida y proclamada con mayor o menor
intencionalidad por el derecho, ha pasado a ser un concepto “extracontable” que
no puede ser considerado como propio de una doctrina contable particular y
determinada”10

K. E. Boulding en su interesante artículo “la economía política y la contabilidad,


mellizos mal avenidos” nos plante que “la economía política y la contabilidad son
dos disciplinas que se nutren de materias primas derivadas, puede decirse, de las
mismas fuentes. No obstante, sirven para crear productos completamente
diferentes… la función de ambas es estudiar conceptos tales como los ingresos,
los gastos, las utilidades, el capital, y los precios. Sin embargo, a pesar de que
aparentemente tratan del mismo tema, a menudo parecen habitar mundos
totalmente distintos que se comunican muy poco entre sí”11

Todo lo anterior fortalece mi punto de vista de que la contabilidad tiene un objeto


de estudio propio, independiente de la economía, del derecho, de la
administración, etc. Otra cosa es que los contadores y demás interesados en ella
no lo hayan identificado hasta la fecha adecuadamente.

10
BOTER, Mauri. Doctrinas Contables.
11
K. E. BOULDING. La economía política y la contabilidad, mellizos mal avenidos. En: Estudios
Contemporáneos sobre la Evolución del Pensamiento Contable – Michael Chatfield. Ediciones
Contables y Administrativas S. A. México 1980. Pág. 317.

16
Pero si a pesar de no haber identificado su objeto de estudio adecuadamente, la
contabilidad ha estado presente en los diferentes modos de producción, ello es
debido a que su presencia, su información, ha satisfecho ya sea bien, regular e
incluso algunas veces inadecuadamente una necesidad de la organización social.

Identificar esa necesidad social que satisface la contabilidad, es necesario no sólo


para evaluar el grado de satisfacción que está dando, esto es su aceptación y su
reconocimiento social que pretendemos obtener como contadores, sino además,
la explicación de la persistencia, de la subsistencia de la contabilidad.

También sobre el tópico de los objetivos de la contabilidad existen diferentes


concepciones, pues se afirma que el objetivo de la contabilidad es:

- Servir de instrumento para que el administrador tome decisiones.


- Ser herramienta para los análisis de los economistas.
- Servir de fundamento para los alegatos de los abogados (comerciales,
laborales, tributaristas, etc.)
- Ser soporte para la toma de decisiones del inversionista, del propietario, de los
acreedores, etc.

Se encuentran muchas más aproximaciones, pero yo diría que consciente o


inconscientemente ellas son las que más han interiorizado el Contador Público.
“Esta información es necesaria para la dirección y para el desarrollo de la
empresa, así como para los informes que han de ser tenidos en cuenta en la toma
de decisiones financieras y de cualquier otro tipo. Los informes financieros deben
propiciar información que sea útil a los inversionistas y a los acreedores presentes,
así como a otros usurarios, al objeto de permitirles la toma racional de decisiones”.
Existen otros criterios sobre el objetivo de la contabilidad, pero los más aceptados
consciente o inconscientemente por los contadores son los citados anteriormente,
especialmente el de ser un instrumento para la toma de decisiones del propietario.

En mi opinión, a pesar de que cada uno de los objetivos citados anteriormente


pueden ser justificados por el uso coyuntural que hagan los usuarios e
interesados, incluso los contadores, no los comparto. En vez de los múltiples
objetivos, considero vital identificar el objetivo general y básico por dos aspectos
muy ligados entre sí.

En primer lugar, porque la concepción del objetivo contable como instrumento,


como herramienta auxiliar, se construye en un obstáculo epistemológico para la
identificación del objeto contable, identificación de su existencia y a la construcción
de su conocimiento. Precisamente aquí radica uno de los más serios vacíos de la
teoría contable y es que al considerar a la contabilidad como un subcampo
aplicativo de la economía, del derecho o de la administración, los contadores no
vislumbramos otro camino diferente al de la elaboración de la norma que nos
facilite cumplir las tareas de servidora de otras disciplinas.

17
Lo planteado precedentemente sobre los objetivos de la contabilidad hace
necesario elaborar una alternativa, a ella me aboco en los párrafos siguientes.

En varios de los escritos y alocuciones verbales sobre la contabilidad existe


expresa identificación del control como uno de los objetivos de la contabilidad. Me
identifico con tal apreciación, así deba hacer algunas apreciaciones.

En primer lugar, para la inmensa mayoría de autores contables que incluyen al


control como objetivo de la contabilidad, lo hacen en forma subsidiaria, como uno
de los varios objetivos que la contabilidad puede satisfacer, incluso hacen más
énfasis en otros objetivos como por ejemplo, ser base para la toma de decisiones.
Se considera como esto último da prestancia, mientras que la función de control
se considera peyorativamente.

Considero que así como cada ciencia tiene un objeto específico


independientemente de áreas y subáreas, también cada objeto de conocimiento
cumple una función básica, no importa los matices o las subfunciones que ello
conlleve, por eso considero que el control es el objetivo central y básico de la
contabilidad independientemente de la condición del usuario y que según las
circunstancias le dé un matiz especial y específico a ese control.

Pero que argumento justifica mi tesis, simplemente entender que cuando se


concibe a la contabilidad como un montón de procesos inconexos es fácil aceptar
para cada proceso un objetivo independiente, y por tanto tratar de ubicar como
objetivo central aquel que permita evidenciar la práctica de moda.

En segundo lugar, entender que la riqueza y la propiedad son estudiadas por


diversas disciplinas que con su desarrollo le permiten a la sociedad satisfacer
unas necesidades en relación con la producción y distribución de la riqueza, y que
si la contabilidad como tal ha persistido, es necesario identificar esa necesidad
que ella satisface, independientemente que ella interactúe con otros objetivos que
persigue la sociedad en el manejo de la riqueza.

En tercer lugar, plantear la necesidad de estudiar la génesis y el desarrollo de la


riqueza adscritas a una propiedad, cosa que no se puede hacer al margen del
estudio de la génesis y desarrollo de las relaciones estructurales y
superestructurales de la producción, para entender entonces el surgimiento de la
contabilidad y la función básica que ella ha cumplido. Dado que la existencia de
bienes y servicios requería de un proceso de trabajo (incluso la recolección) y que
por tanto las existencias de esos bienes era finita y a su vez básica para garantizar
su supervivencia, llevaron al hombre a establecer la existencia de esos bienes
desde el punto de vista cualitativo (qué cosas existen), y desde el punto de vista
cuantitativo (cuánto de cada cosa) Esa forma de información y de comunicación
se dio, y se fue desarrollando, porque al interior de la comunidad existía la

18
necesidad imperiosa de saber manejar los bienes con los que se satisfacían
necesidades. La experiencia enseñó los altos costos sociales que conllevó no
contemplar el manejo adecuado de esta situación, esto es que el hombre
interiorizó que para sobrevivir tenía que controlar las existencias físicas, la
distribución física de los bienes que le permitían satisfacer necesidades.

En la medida en que el hombre trasciende a nuevas formas de organización


social, ello es a nuevas formas de producir bienes (antiguos y nuevos), a nuevas
formas de distribución, a nuevas relaciones de apropiación, también aparecieron
nuevas necesidades para garantizar la existencia, la distribución, la apropiación de
esos bienes, por ejemplo: cuando una comunidad A, domina a otra comunidad B,
las antiguas relaciones al interior de cada una de ellas se tornan más complejas, y
ello es válido para la existencia de bienes, para su consumo, para su
atesoramiento, para su apropiación, debiéndose identificar el efecto que sobre la
riqueza y su apropiación determina la relación dominante – dominado, de tal
suerte que la existencia, el consumo, la elaboración, el atesoramiento, respondan
a esa nueva situación. Este ejemplo de complejización del control fácilmente
verificable, por la arqueología histórica, sociológica, incluso la contable, nos
suministra otro elemento en cuanto al objeto de la contabilidad como riqueza
adscrita a una propiedad, es el siguiente: cuando la comunidad A dominó a la B,
quien lleva la contabilidad básicamente es la dominante, para quien aparece la
necesidad de garantizar que su relación de dominio político y social tenga un
equivalente, una reciprocidad económica, y por eso es ella quien debe desarrollar
nuevas formas de información y comunicación, ello es que el objetivo y objeto van
desarrollándose paulatinamente acorde al desarrollo de las relaciones sociales de
producción.

En cuarto lugar, lo últimamente señalado es la base de mi argumento final en


torne al objetivo de la contabilidad. Considero que el concepto de control que ha
interiorizado el contador es parcial, es limitado, de ahí su renuencia a identificarlo
como su objetivo básico. El control como sinónimo de celaduría, de gendarmería,
limita la necesidad social que la contabilidad satisface, pues esa función
solamente cubre el espacio de informar sobre la existencia de un bien en un
momento dado, y como máximo expresar su “desaparición” (consumo, ventas,
traslado) Cualquier contador me podría decir aunque la contabilidad hace tal cosa
y cumple una función, el no acepta que el control sea el objetivo de la contabilidad,
pues el me puede probar que la contabilidad hace muchas cosas más y que por
tanto cumple otras funciones más vitales, tales como el análisis financiero,
presupuestos, rentabilidad de una inversión, etc. yo le respondería que estoy de
acuerdo con él en el sentido de que la contabilidad informa sobre asuntos más
álgidos a la de informar sobre la existencia de la riqueza, en lo que no estoy de
acuerdo es en entender que las otras cosas que hace la contabilidad obedezcan o
satisfagan otras necesidades diferentes a las del control. Por eso señalaba
párrafos atrás que los contadores entendemos el control en sentido estrecho y
limitado. Entender el control como sinónimo de celaduría, es definirlo hoy por su

19
contenido inicial, presente en la comunidad primitiva, y negarse a incluir en él lo
presente en la actual sociedad moderna. Esto es, definirlo parcialmente y por lo
tanto erróneamente al definir una de sus partes como pretensión de definir al todo,
el vacío conceptual se debe a que se define la función de control ahistóricamente
y por tanto su concepto desligado de su contenido, ello impide ver que un
concepto también puede ser considerado como un proceso que tiene su desarrollo
acorde al desarrollo de su contenido y al desarrollo de su conocimiento.

Indicaba anteriormente que la vinculación de variables nuevas en el proceso de


producción, transformación y apropiación traía aparejada la complejización de la
necesidad social, de la información que evidencia las nuevas características de la
producción, del consumo, del incremento, del atesoramiento de bienes, servicios,
etc., pero la función sigue siendo la misma en su esencia. Por ejemplo: el
capitalista a diferencia del señor feudal debe preocuparse por la ganancia, y debe
obtener información sobre ella, pero con ello lo que está haciendo es información
sobre ella, pero con ello lo que está haciendo es controlando de acuerdo a las
nuevas condiciones de producción la existencia y transformación de la riqueza
adscrita a su propiedad. Es decir, no le basta obtener información sobre lo que
existía, es necesario conocer de su incremento, si lo ignora, fíjese que no
controlara adecuadamente la riqueza del periodo siguiente. Cuando la
supervivencia en el capitalismo fue la ley del más fuerte, conocer y comparar
rentabilidades fue vital, ya no bastaba saber únicamente que ganaba, sino que
había un tipo de riqueza futura. El análisis financiero informa sobre el particular
porque el nuevo control social implica que del uso que hagamos de la riqueza, que
de la forma en que la utilicemos determinará las utilidades y por ende la
participación en la riqueza, es decir, la situación futura de ese patrimonio. El
control social de ese tipo de capitalismo le obliga a atener en cuenta hoy si invierte
o no en un tipo específico de actividad. Porque la propiedad implica el uso, y el
mejor uso es el que entregue la mayor rentabilidad.

Ahora la situación es más compleja y las empresas operan con presupuestos.


Pues considero que la necesidad de ello sigue siendo control, lo que ocurre es que
el nuevo tipo de control social determina que ya no basta cuidar con policías mi
propiedad para garantizar su uso futuro, para determinar mi participación, mi
poder, mi posición social, pues las nuevas relaciones de producción a través de
nuevos mecanismos se encargan de trasladar mi riqueza sin que exista “hurto”
todo se hará acorde con las normas de posesión, por ejemplo; si yo tengo diez
millones de pesos en mi cuenta corriente y no he retirado ni un peso durante el
año, al final de él tendré diez millones de pesos, eso me lo dice la contabilidad y
su función primaria de control, pero esa información es incompleta, pues ella no ha
impedido el traslado de mi riqueza a manos de los que intervinieron por ejemplo
en finca raíz, cuyo valor actual fruto de invertir diez millones de pesos al comienzo
del año, ahora puede ser de quince, esto implica que para controlar la riqueza
actual se debe determinar la mejor utilización futura de ella, quien no presupueste
en estos momentos no está controlando, no está utilizando bien la contabilidad.

20
Para ir eliminando los equívocos que sobre “objetivos” de la contabilidad existen
es necesario cambiar de perspectiva, de contactar la contabilidad, hay que mirar
su objetivo y contenido como lo entendían entre otros:

- Los incas, que establecieron un control social coherente e integrado que daba
información de lo acontecido en el imperio de tal forma que según los cronistas
ni un par de alpargatas podía quedar por fuera del control.
- Max Weber, quien afirmó que “una explotación racionalmente capitalista, es
una explotación con contabilidad de capital, es decir, una empresa lucrativa
que controla su rentabilidad en el orden administrativo por medio de la
contabilidad moderna estableciendo un balance”12.
- Vladimir Ilich Lenin: “los pequeños burgueses están poseídos de una sola idea.
Arrancar cuento más se pueda para decir luego ahí me las den todas. El
especulador, el merodeador del comercio, el saboteador del monopolio, ese es
nuestro principal enemigo interior y una de dos, o sometemos a ese pequeño
burgués a nuestro control y contabilidad o el echará abajo nuestro poder obrero
inevitable e ineluctablemente”13.
- El mismo Lenin afirmaba además que “sin la contabilidad y el control debido es
imposible planificar la economía y elevar la productividad del trabajo”14.

2.3. EL SUJETO DEL CONOCIMIENTO CONTABLE

Lo expuesto ya sobre objeto, objetivo, y su interrelación, debe ser tenido en cuenta


en toda su integridad a din de captar las características y el papel del sujeto
contable en la dilucidación y desarrollo del conocimiento contable.

En primer lugar, me permito señalar al contador, al estudiante de contaduría, como


el sujeto del conocimiento contable, no en términos de un propietario de propiedad
privada, sino en términos de un agente social, cuya actividad soluciona la
necesidad social básica de controlar la riqueza adscrita a una propiedad, esto es,
que si existe la necesidad social de control de la riqueza, el desenvolvimiento de
las mismas relaciones de producción “crean” los agentes (los contadores) que las
satisfacen y por tanto es directamente el objeto de conocimiento denominado
contabilidad. Entonces, cuando afirmo que el sujeto del conocimiento contable es
el contador, con ello identifico el compromiso social del contador por desarrollar
conocimiento contable acorde a las necesidades sociales, planteando a sí mismo
la necesidad de investigar la contabilidad para convertirla en el aspecto vital de la
llamada Contaduría Pública. Esta profesión es una práctica social que identifica
una serie de oficios, actividades, instancias, organización, etc., que para su

12
WEBER, Max. Historia Económica General. Fondo de Cultura Económica. 1976. Pág. 236.
13
BAGDA SARIAN, Nora. La Contabilidad y el Control del pueblo. Editorial La Prensa – Novasti.
Moscú. 1973.
14
Ídem.

21
adecuada ejecución a más de su entrenamiento y adiestramiento requiere el
apoyo de una serie de conocimientos originados en campos específicos del
conocimiento, tales como la sociología, la psicología, la estadística, la matemática,
la economía, la administración, la ingeniería de sistemas, la contabilidad, etc.

Cada campo del conocimiento va creando, mediante la investigación, sus nuevos


conceptos, sus nuevas teorías, por ello cuando el contador ejerciendo su
profesión, tiene que recurrir, tiene que utilizar conceptos sociológicos, económicos,
jurídicos, administrativos, etc., a fin de asesorar adecuadamente a sus clientes, él
no crea tales conceptos. En cambio, en lo que su ejercicio implique contabilidad
específica, él como agente social debe investigar el contenido específico de su
objeto de estudio para establecer las formas que lo evidencian, estos son los
conceptos, procedimientos, métodos, que expresan a la contabilidad. Por
ejemplo: cuando se dio la revolución industrial, el contador debió indagar qué
acontecía en la transformación de insumos, maquinaria y mano de obra
convertidos en productos finales; para ello desarrolló nuevas formas de
información contable que permitieran expresar el proceso de transformación de la
riqueza en símbolos contables. A partir de ellos estructuró conceptos,
procedimientos, formatos de registro, métodos, etc., que configuraron una nueva
subárea de la contabilidad, la llamada contabilidad de costos.

Si se me permite el símil, la contaduría es un carro que puede andar sin asientos,


sin latas, sin pito, incluso con llantas pinchadas, pero no puede andar sin motor,
no puede existir sin la contabilidad.

Los contadores son los responsables de crear el conocimiento contable y en este


sentido es que los considero como los sujetos de dicho conocimiento.

Ahora bien, ello no impide que el conocimiento contable sea estudiado o abordado
por otro profesional, lo que se le pide es que para ello sea riguroso tanto o más
como loes con su campo original, máxime si su pretensión es crear nuevo
conocimiento contable. Es más, en la medida en que los contadores no
identifiquen la modalidad nueva de control que requiere la sociedad, mientras no
ofrezcan los satisfactores adecuados, otros lo harán y desplazarán
inexorablemente a los contadores.

Ahora bien, este sujeto del conocimiento contable, es un ser histórico objetivo, no
únicamente el ser biológico individual. Es como todo hombre biológicamente
concebido compuesto de materia y espiritualidad, per resultado de una doble
evolución: la natural (biológica) y la social, que determinan que este hombre sea
un ser apto para el proceso de aculturación; esto es, que su papel de contador en
1989 aquí en Colombia es el de un agente social muy diferente a aquel que se
desempeño como contador en el año V antes de Cristo en Atenas; la concepción
que ese contador tenía de la riqueza era tan diferente a la actual, que él en sus
informes incluía como propiedad del emperador o del pretor a los esclavos, y ello

22
se debe a que el sistema consideraba que existían dos clases de hombres: los
ciudadanos y los no ciudadanos, y a éstos últimos los consideraba semejantes a
una cosa, a un animal, y por tanto sin derecho a poseer, así participara
activamente en la producción de bienes y servicios. Fíjense que hasta mentes tan
lúcidas como las de Platón y Aristóteles como voces magníficas de la conciencia
social, consideraban normal tal situación y lo defendían brillantemente en sus
escritos, al contador de entonces, impregnado de esta conciencia social objetiva
de esta cultura predominante, se le hacía lógico, coherente, interpretar que el
esclavo era una pertenencia de quien mostrara evidencia de que lo había
adquirido, lo cual era fácil de verificar acudiendo a las actas de los remates de
esclavos o simplemente verificando a quien perteneciera el sello que “adornaba”
las carnes de dicho esclavo. Las cosas han cambiado y en Colombia, en 1989,
las relaciones de producción y pertenencia difieren del esclavismo como a las
integrantes de la actual conciencia social colombiana, nuestro contador no informa
sobre esclavos, es más, no considera moralmente bueno la existencia de tal
relación ; en cambio informa de los gastos de salario, en los llamados estados de
pérdidas y ganancias, pues participa de esa conciencia general que impera en
Colombia y que sustenta nuestra Constitución, según la cual las propiedades
privadas son buenas y necesarias, y para su conservación se hace necesario que
se den determinado tipo de relaciones sociales como las del patrono y la del
trabajador, nuestro contador en su conciencia ha interiorizado que esa relación es
tan justas que de acuerdo a la ley, basta con que exista el salario mínimo para que
él registre y considere como moralmente buena dicha relación.

El capitalismo es el sistema que para garantizar su existencia debe lograr su


reinversión persistentemente, de tal manera que todos los bienes y servicios han
ido paulatinamente convirtiéndose en mercancías cuya transformación garantizará
mayor productividad. Todo ello ha contribuido a crear una “cultura del desecho” en
donde el reciclaje es una forma de mercadear la idea de riqueza como tesoro,
templos, pirámides, etc., ha sido reemplazada por la riqueza fugaz e intangible, las
acciones, los coches que se cambian cada año y que se convierten en chatarra,
con hechos tan generalizados que forman parte de la conciencia consciente o
inconsciente del actual contador. En síntesis, el sujeto del conocimiento contable
va cambiando no sólo biológicamente, sino socialmente, hay mucha distancia
entre el contador primitivo de la barbarie y el acicalado contador moderno.

Los dos, sujetos aptos para crear y ser transformados por sus respectivas
culturas, desarrollarán diverso grado de sensibilidad y espiritualidad que mediaron
en la forma de conocer y desarrollar conocimiento contable.

Es decir, el sujeto del conocimiento contable no es un ser pasivo inerte que actúa
como recipiente, como receptor a través de sus sentidos, por el contrario, nuestro
sujeto tiene que desempeñar un papel activo, interpretador, imaginativo, capaz de
crear nuevos conceptos, nuevos criterios, nuevas formas de transmitir el contenido
de la riqueza adscrita a una propiedad. Esto implica que para bien o para mal el

23
sujeto contable al pretender conocer la contabilidad, transfiere al conocimiento
algo de su objetividad, persistentemente, es por ello que la verdad, que el
conocimiento contable alcanza en un momento dado, esta limitada por las
capacidades del contador, que no resultan ser otra cosa que los límites del
desarrollo de las relaciones sociales imperantes en su tiempo, por ello mismo esta
verdad no es absoluta, eterna, es por el contrario parcial e histórica.

Creo que un buen ejemplo lo constituye el criterio de verdad asignable al concepto


de control referido anteriormente, el grado de verdad que pueda hoy día reclamar,
así resulte coherente con lo que existe sobre el particular, será insuficiente para
explicar el concepto de control que imperará en un sistema comunista, por ello
mismo, la objetividad como atributo de la contabilidad de validez general también
resultará parcialmente objetivo, tendiendo a esa objetividad universa, pero sin
lograr eliminar las subjetividadades de todos los sujetos cognoscentes. Lo mismo
la objetividad contable será relativa en el sentido que el conocimiento de la riqueza
apropiada se logre eliminar los sentimientos de afecto del contador, su ideología.

Es por ello que el conocimiento contable debe concebirse como la interpretación


dinámica entre sujeto y objeto, mediados lo dos por las relaciones sociales de
producción y apropiación que le dan a nuestro objeto social una existencia objetiva
que para ser entendida y hallársele formas adecuadas de expresión deben tenerse
en cuenta las necesidades de control social que le garanticen a las diferentes
fuerzas sociales que intervienen en las relaciones sociales de producción un uso
adecuado para la producción y apropiación de la riqueza y que se entiende la
participación activa del sujeto cognoscente, “estos factores sobre la estructura del
aparato perceptivo del sujeto, el lenguaje en que éste piensa y que le dota de un
aparato conceptual que determina la articulación y una percepción dada de la
realidad, los intereses de clase y de grupo que codeterminan la elección que
ejecutará el individuo de su sistema de valores”15.

En otras palabras, objeto, objetivo y sujeto, interactúan para poder producir


conocimiento contable. Para ser entendido el concepto de conocimiento contable
no debe entenderse como la suma de la riqueza adscrita a una propiedad, más el
control, más el contador, al contrario, debe entenderse como un sistema
coherente, cuya interacción determina un producto, que toma de los tres, pero que
encuentra formas para ir creando un producto nuevo, la contabilidad a través de la
historia.

El colega Araujo en su excelente artículo, un Nuevo Concepto de Contabilidad, se


constituyó en una fuente valiosísima para poder presentar varios de los conceptos
aquí esbozados. En dicho artículo él define contabilidad como “un sistema de
información y comunicación, integrado por el emisor, el receptor, el mensaje y los

15
SCHAFF, Adam. Obra Citada. Pág. 104.

24
instrumentos”. Al referirse al emisor pondera la función vital del contador en la
producción de conocimiento contable.

3. METODO Y CONTABILIDAD

Uno de los tópicos más relevantes, de más disputa en torno al conocimiento, tiene
que ver con la óptica, con la forma con la cual se hace el conocimiento, una de
ellas es el llamado método dialéctico, en el cual me he fundado para establecer
varios de los criterios hasta aquí sustentados, y en el cual me seguiré apoyando
para tratar de mostrar algunos elementos que puedan ser recogidos, reconocidos
por los contadores colombianos en su pretensión de conocer y desarrollar su
objeto de estudio.

3.1. SIGNIFICACIÓN DE MÉTODOS

Generalmente, la significación de métodos que se encuentra, es la de camino, vía


para llevar al conocimiento, a la verdad, etc., la anterior definición da para muchas
interpretaciones, no obstante, considero que su interpretación ha de hacer menos
énfasis en el conjunto de técnicas para investigar y más en la aptitud del sujeto
(conciencia) frente al objeto desconocido (sociedad, naturaleza y proceso de
conocimiento) Debiéndose entender que el conocimiento que existe en la
conciencia no es el propio objeto, pues este ha permanecido siempre fuera de
nuestro cerebro. Tampoco es una fotocopia exacta, es la imagen transformada
por nuestra conciencia.

Para entender cómo se forma el conocimiento es fundamental, prioritario, entender


que este no depende de las características del objeto exclusivamente, sino que
también entran en juego las especificidades, las formas concretas de operar
nuestros sentidos, nuestro cerebro, nuestro pensamiento, de la manera en como
conjuguemos nuestra óptica conceptual y nuestra emotividad. Esto irá quedando
claro a medida que estudiemos las siguientes categorías dialécticas.

3.2. CATEGORÍAS DIALÉCTICAS

Conceptos generales y básicos en la conformación del edificio teórico del


conocimiento en general, y de cualquier tipo específico de ciencia. Tales
conceptos hacen referencia a la forma de existir el mundo objetivo, a las maneras
como en nuestra conciencia existen las anteriores formas y a la identificación de
los tiempos y espacios en que discurre nuestra conciencia para construir los
diferentes tipos de imagen, entre las categorías más representativas tenemos las
siguientes.

25
3.2.1. Fenómeno, Esencia – Sensitivo, Racional.

Fenómeno: Concepto que se refiere a aquellas cualidades que más sobresalen o


resaltan en el objeto, que se manifiestan en su superficie. Ejemplos: la corriente
líquida que se desplaza cuando miramos un río, la escritura, el color de la piel de
una persona.

Esencia: Concepto que hace referencia a aquellos elementos fundamentales del


objeto que hacen que este sea lo que es y no otra cosa: estos factores no se
manifiestan directamente, hay que inferirlos; como ejemplos tenemos la
composición química del agua (H2O), el volumen cúbico de un líquido que se
desplaza en un segundo, el carácter de una persona, su tipo sanguíneo, etc.

FENÓMENO ESENCIA

Atributos Superficiales Atributos Fundamentales

Una actitud metodológica básica, consiste en entender y adoptar la secuencia en


que nuestra conciencia pata estos dos aspectos de la realidad (Fenómeno y
Esencia) Para ello se instrumentalizan dos categorías exclusivas del proceso de
conocimiento.

Lo Sensitivo: Se refiere a la forma primaria de conocer, la cual es fruto del


impacto que en nuestros sentidos producen los atributos superficiales del
fenómeno. De tal interacción aparece una imagen, esto es, un tipo específico de
conocimiento del fenómeno. Como ejemplo tenemos las aguas turbias del río que
observamos, la imagen de una persona rubia de dos metros de estatura. Estas
imágenes a pesar de estar impregnadas de la materialidad del objeto, no logran
captarlo en toda su corporeidad, es decir, tal imagen no es “idéntica”, por ello la
necesidad de denominarla de una manera diferente.

LO SENSITIVO

Imagen de lo superficial

Lo Racional: Se refiere a una forma, a un nivel de conocimiento superior al


sensible, la cual es fruto de la aplicación de nuestro intelecto, de nuestro
conocimiento teórico al fenómeno observado. De tal interrelación se capta lo
oculto del fenómeno, obteniéndose una nueva imagen que transforma la captada
inicialmente en la medida en que nuestro intelecto vaya trascendiendo a nuevos
aspectos internos del fenómeno, la imagen del objeto se irá transformando, y cada
vez nuestra conciencia tendrá una imagen más próxima a la realidad. Por ello se

26
dice que el conocimiento es la imagen transformada del objeto. Ejemplos: la
determinación de la conformación de los elementos químicos del líquido,
hidrógeno y oxígeno, la molécula de O2, la relación con los seres vivos (flora,
fauna, etc.), la determinación de que la persona se llama Nicholls Rubeistein, que
es oriundo de Suecia, que su tipo de sangre es O+, que es sociólogo especialista
en comunidades indígenas latinoamericanas, que pertenece al movimiento
ecológico, etc.
LO RACIONAL

Imagen de lo esencial

3.2.2. Lo sensitivo y lo racional en contabilidad.

Conocimiento sensitivo contable: Aunque son muchos los ejemplos


pertenecientes, expongo uno que considero se aproxima al contacto inicial que
tenemos con la contabilidad en nuestras primeras clases al iniciar la carrera, la
primera temática es sobre el Balance General de la empresa XY, el fenómeno
colocado ante nosotros para que lo observemos es dicho estado financiero, las
neuronas que unen la visión al cerebro entran en acción, y como resultado de ello
en nuestra mente se captan factores, rasgos del Balance que coinciden en cierto
grado con las del gráfico. ¿Cuánto coinciden?, eso depende de qué tanto lo
observamos, de nuestro conocimiento anterior sobre el particular, de nuestra
memoria visual, de nuestro grado de concentración, de lo motivados que estemos
sobre el tema, etc., pero suponiendo que los estudiantes no saben contabilidad,
entonces en término medio si se quitara el gráfico referencial los estudiantes
podrían reproducir algunos rasgos, tales como el nombre del estado financiero, las
dos secciones básicas, que en cada una de ellas existen expresiones alfabéticas y
numéricas… esa podría ser la imagen inicial. Si se amplía la observación en la
mente de los estudiantes se pactarán más nítidamente algunos rasgos alfabéticos
y numéricos (caja $500.000, inventarios $1’000.000, etc.) pero téngase presente
que una cosa es la imagen en nuestro cerebro y otra la existencia exterior del
gráfico del Balance, del libro de contabilidad.

Conocimiento racional contable: El profesor puede explicar que en términos


generales lo que expresa el gráfico significa lo que pertenece a la empresa y lo
que ella debe incluso a sus propietarios, pues bien, ese mensaje es captado por
nuestros oídos y de ella podemos tener una imagen sensible e incluso la podemos
repetir apelando a la memoria. Pero entender el mensaje completo y explicarnos
el por qué, implica una forma diferente de conocer, porque por más que los la
repitan, nuestros sentidos ahí son impotentes para profundizar y captar nuevos
mensajes que están en el objeto.

27
Por ello es necesario discernir una serie de significados inmersos en el mensaje,
tales como empresa, propietario, bienes, valor, deudas, etc., A nosotros nos
pueden mostrar físicamente la empresa XY, a sus tres propietarios, pero eso no le
da sentido a la expresión dada, por lo que el profesor debe explicarla. Estos
criterios de los estudiantes son conectados, relacionados, vistos desde un nuevo
ángulo, nuestra conciencia conoce de manera discursiva, por comparación, por
inferencia.

Veamos como opera tal cosa: El profesor podría decir por ejemplo que la
empresa XY tiene edificios, maquinaria, dinero, telas por tales cantidades, paga
sueldos, produce vestidos para vender, y que está vendiendo tales cantidades a
tales personas. En esa fecha el conocimiento que obtiene e infiere el estudiante
es el siguiente: a la empresa se le atribuye la facultad de poseer y deber, tal y
como se lo permiten a una persona cualquiera; por otro lado, los símbolos
alfabéticos y numéricos están ligados entre sí para representar bienes que la
empresa posee, o para representar deudas de ella.

Es probable que no se entienda por qué se dice que la empresa le debe a sus
dueños. El profesor acudirá al concepto de persona jurídica y sus relaciones,
proveedores, clientes, trabajadores, y especialmente los dueños. Además de los
aspectos jurídicos, se debiera explicar el por qué de la existencia de las empresas,
que por su complejidad, grandes volúmenes de producción, una gran cantidad de
trabajadores y propietarios, requirieron de una legislación apropiada que
permitiera su administración y su control. Entonces paulatinamente vamos
conociendo relaciones sociales de producción, de apropiación, etc.

Nuestros estudiantes de los símbolos alfabéticos y numéricos (imagen sensible


inicial de la contabilidad) han trascendido al vínculo entre ellos y a su vez a captar
el referente (riqueza) que ellos representan, y han transcendido aún más al captar
las relaciones de producción y de apropiación que se desarrollaron al interior de la
riqueza. Lo anterior muestra como el contador va accediendo a esencias de la
contabilidad cada vez más complejas en un proceso infinito.

De lo superficial a lo complejo del esquema del Balance, o del libro diario, o de la


empresa física real, o de los propietarios, captados por los sentidos, pasamos,
trascendemos a las relaciones de producción y de apropiación y obtenemos dos
categorías básicas: riqueza y propiedad (activo y pasivo), y podemos trascender
aún más si queremos entender la causa de la manifestación actual del activo y del
pasivo, deberemos entender las leyes actuales de la acumulación y por ende
captar las regularidades requeridas del control actual.

A pesar de ser reiterativo, es importante resaltar el papel del contador, el papel


vital de la conciencia cognoscente en la elaboración del conocimiento contable.

28
Nuestros supuestos estudiantes de contabilidad han interiorizado de antemano
todo un saber social de las actuales circunstancias que prefiguran su conciencia
cognoscente que interactua en el abordaje y subsiguiente tratamiento de la
contabilidad.

Resumiendo: la categoría de fenómeno, muestra aspectos superficiales, unos


libros, unas cuentas, una maquinaria, unas mercancías, etc. La categoría esencia
muestra los aspectos trascendentales de la contabilidad, generalizaciones vitales
que determinan que eso sea contabilidad específicamente, conceptos de activo,
pasivo, concepto de cuenta, empresa como persona jurídica, concepto de control,
etc.

Démonos cuenta fenómeno y esencia contable coexisten permanentemente,


nunca están separados, las separamos como una alternativa metodológica.
También es necesario precisar que esas categorías se refieren a estados objetivos
del objeto contable. Lo importante es entender la secuencia en que nuestra
conciencia capta estos dos aspectos de la contabilidad, y adoptar la actitud
metodológica que implica la necesidad de conocer primero el fenómeno y luego la
esencia y entender que para ello se debe instrumentalizar con las categorías
exclusivas del proceso de conocimiento (sensitivo – racional)

A la estructura del objeto, fenómeno – esencia, corresponde una estructura del


conocimiento sensitivo – racional. Esta síntesis se capta en la gráfica siguiente:

FENÓMENO ESENCIA

Balance General Riqueza adscrita a una propiedad

SENSITIVO RACIONAL

Imagen superficial que La acumulación requiere de


contiene algunos elementos
formas específicas de control.
del Balance General

3.2.3. Casualidad, Necesidad, Lo Histórico, Lo Lógico.

Casualidad: Refleja aquellos aspectos que dentro de un proceso objetivo pueden


hacer presencia o no, o presentarse en unas oportunidades y otras no, por
ejemplo en el proceso de emancipación de la Nueva Granada puede mencionarse

29
el florero de Llorente, la traición de Francisco Vinoni, el 20 de julio, la reconquista
de Murillo, inclusive la Batalla de Boyacá.

En el proceso de desarrollo de la contabilidad, la forma particular que en un


momento dado adopta, puede ser casual. Ejemplo de ello serán pues un
comprobante de diario, el libro diario, el libro mayor, un estado financiero, etc.

CASUALIDAD

Lo accidental o transitorio

Necesidad: Hace referencia a aquellos aspectos del proceso que implican su


aspecto medular, su parte regular y coherente, su ley, lo que siempre subyace
atrás de la apariencia de la casualidad.

NECESIDAD

Lo regular a lo que se
supeditan las casualidades

Siguiendo con el proceso emancipatorio de la Nueva Granada, la conciencia de


intereses de la nueva potencia en cuanto a mercadeo, con los intereses de
comerciantes y terratenientes de la Nueva Granada en cuanto al mercadeo, la
interposición de España constituía el obstáculo para unos y otros, la búsqueda de
su salvación constituyen la necesidad del proceso emancipatorio.

En cuanto al desarrollo del mensaje contable, su necesidad tiene que ver con la
característica general presente en cada una de las formas transitorias adoptadas
por la contabilidad, en el sentido que todas ellas se constituyen en formas de
expresar riqueza adscrita a una propiedad. Ello implica por tanto que la riqueza ha
presentado diversas facetas, diversas maneras de existir y la contabilidad ha
tenido diversas formas de manifestar la existencia y propiedad de esa riqueza.

Lo histórico: La imagen de la sucesión, del desarrollo real. Inicialmente nuestra


conciencia conoce de esta manera y muy a menudo nuestra conciencia resulta
prisionera y enmarañada en los zigzags, en los avances y retrocesos de los
acontecimientos históricos del acontecer real.

LO HISTÓRICO

La imagen de los
acontecimientos

30
Como ejemplo e ello podemos tener la imagen que podemos tener de la campaña
triunfadora de Bolívar en el bajo Magdalena, que contrasta con la derrota de
Puerto Cabello, con Bolívar expatriado en Haití.

La imagen que podemos ir elaborando al conocer la historia de la contabilidad, nos


va entregando un conocimiento de aspectos casuales contradictorios, de avances
y retrocesos; de aspectos transitorios, cuando se abarca un largo periodo, pero
que en un instante dado su presencia tenía razones válidas para manifestarse de
esa manera, tal es el caso de por ejemplo el grabado pictográfico de la barbarie, el
símbolo ideográfico de Sumeria, el símbolo jeroglífico del papiro egipcio, el
símbolo financiero alfabético expresado en libros transmitidos en casetes, en
tarjetas, en cuentas, o pulsado por teleproceso.

Lo lógico: Partiendo de los hechos históricos transformándolos mediante el


raciocinio, nuestra conciencia infiere la necesidad del proceso y adquiere una
imagen ideal del mismo.

En el caso del proceso independentista de la Nueva Granada, esto se logra


cuando se evidencia el proceso sin las trabas del dominio físico y conceptual de
España en América; en efecto, el ideario inglés (Libre Mercado) compartido por
algunos grupos de la Nueva Granada, tendría asegurado el futuro, la necesidad
del proceso, sacar a España. Fíjense que esta idea se obtiene del mismo proceso
histórico, pero despojado de sus contingencias, de sus retrocesos. Esta idea de
necesidad, pura en la realidad objetiva, nunca existe sola, aislada de la
casualidad. Como idea pura solamente existe en nuestra mente, “Allí donde
comienza esta historia debe comenzar el proceso discursivo, y el desarrollo
ulterior de éste, no será más que la imagen reflejada en forma abstracta y
teóricamente consecuente de la trayectoria histórica”16.

Frente al desarrollo histórico de la contabilidad es necesario razonar, aplicarle al


proceso histórico el proceso discursivo, así obtenemos en forma lógica la imagen
corregida, la imagen lógica del proceso del desarrollo contable, consistente en
identificar la necesidad del proceso de acumulación y sus regularidades, entender
que la apropiación de la riqueza en cada modo de producción tiene sus
especificidades, y ello es debido a su cometido de lograr el objetivo de controlar de
acuerdo a ese modo de producción, por ello si en la acumulación y el control opera
el cambio, en ellos también opera la regularidad y la conservación, es la otra cara
de la existencia de riqueza adscrita a una propiedad.

No hay diferentes contabilidades, existe la contabilidad con diferentes matices,


énfasis y formas de manifestarse, así es como hablamos de “contabilidad de
costos”, “auditoría”, “revisoría fiscal”, “análisis financiero”, etc.

16
B. M. KEDROV. Clasificación de las Ciencias. Tomo I. Editorial Progreso – Moscú.

31
3.2.4. Abstracto – Concreto.

Continuando con nuestra actitud metodológica, es necesario abarcar aquella


característica, aquel movimiento del conocimiento que comprende dos direcciones
contrarias.

Nuestra conciencia puede transitar de X hasta Y y luego de Y hasta X. También


podría hacerlo en sentido inverso; pero por condiciones del objeto y de la
conciencia es necesario distinguir cuál de los dos movimientos se realiza primero,
cuál después. Ello entregará la lógica del proceso y abstraer pautas
metodológicas.

Lo abstracto: Es la imagen que refleja la existencia del objeto, del proceso en su


estado embrionario, cuando él está poco desarrollado, en fin, cuando frente a una
escala de desarrollo ocupa la posición inferior.

ABSTRACTO

El fenómeno o proceso apenas


si se puede manifestar.

Por ejemplo, y aunque en forma esporádica, en el siglo XVII se empieza a


manifestar por parte de comerciantes y de artesanos criollos algunas protestas
contra las tarifas de impuestos y medidas de control de actividades económicas
adoptadas por las autoridades españolas. Estas iniciales protestas no son otra
cosa que el estado emocional del proceso de independencia.

Lo concreto: Es la imagen del objeto o del proceso en su estado maduro


desarrollado, cuando es más complejo.

ABSTRACTO

El fenómeno o proceso apenas


si se puede manifestar.

Como ejemplo tenemos que a finales de la primera y comienzos de la segunda


décadas del siglo XIX, la lucha entre criollos y españoles muestran el proceso de
independencia en pleno desarrollo, en pleno apogeo, es decir, en su etapa
concreta.

El objetivo de la ciencia consiste en reproducir el proceso real de desarrollo en


forma lógica ideal. Conforme a esto, el objetivo dado se determina de manera que

32
se puede presentar este proceso como un paso sucesivo de lo abstracto a lo
concreto. No obstante lo anterior, cuando la actitud indagadora del sujeto y el
objeto coinciden en un tiempo y en un espacio dado, el objeto se encuentra en su
actual estado maduro. Por tanto, la imagen inicial que tenemos de él corresponde
a lo concreto. Si queremos conocer su origen tenemos que ir a buscarlo. De lo
anterior se concluye que nuestro conocimiento transita primeramente de lo
concreto (de lo que se conoce), directamente a la existencia del fenómeno en su
comienzo.

Para lograr tener estas dos imágenes del proceso, nuestra conciencia, nuestra
forma de conocer, debe embarcarse en la vía de la investigación. Este modo de
estudio ha de tender a asimilar en detalle al objeto, analizar sus diversas formas
de desarrollo, descubrir sus nexos internos. Por esta vía o modo de estudio a
partir de lo concreto se va arribando a estudios menos desarrollados hasta llegar a
su origen.

3.2.5. Lo abstracto – lo concreto en contabilidad.

En la práctica cotidiana es normal que nos encontremos con diferentes


manifestaciones de la contabilidad que se refieren o que reflejan su actual
existencia concreta.

LO CONCRETO LO ABSTRACTO

Balance General La Cuenta

En el momento actual, el Balance General es el concepto, es la imagen con la que


definiría lo concreto pasado. Si nosotros comparamos el Balance General de
Bavaria correspondiente a 1930 con el de 1986, notaremos que en la estructura de
los dos hay diferencias, si los comparamos con los estados financieros de las
empresas cerveceras del siglo XVIII en Londres, las diferencias serán aún
mayores. Lo anterior nos muestra parte de la evolución del Balance General.

Este modo de conocer nos llevaría a encontrar su origen, como vemos es


necesario penetrar en la estructura del Balance, en sus relaciones, en su
significado actual. Esto es, que nuestro modo de conocer se va identificando con
la estructura del objeto.

Al estudiar un Balance podemos iniciarnos estudiando su actual estructura y la


relación que guarda con la existencia objetiva de la riqueza; en efecto, al comparar
con el Balance de 1930 y posteriormente con el siglo XVIII vamos decantando lo
que hay de común en estos informes financieros. Al proseguir en nuestro estudio
retrospectivo iremos encontrando informes que ya no se denominan Balance
General pero que al analizarlos más en detalle en cuanto a su estructura y su

33
relación con la existencia objetiva, reflejan formas de riqueza, por tanto, son el
reflejo de la existencia pretérita de un Balance General. Del mismo modo, al
continuar con esta indagación y ubicarnos en el siglo IV antes de nuestra era, en
Grecia encontramos la cuenta como expresión de una nueva forma de información
y comunicación.

Apoyándose en los avances culturales: mensaje cualitativo (alfabético) y


cuantitativo (aritmético), el comerciante “inventó” una nueva forma de
comunicación que reunía en un solo esquema a los dos tipos de información que
recogían al acontecer económico. La cuenta informa sobre la existencia de un
objeto (nombre) y por tanto involucra cualidades diferentes. Por ejemplo tenemos
las cuentas de caja, inventarios, etc. Pero simultáneamente informa sobre la
transformación de ese objeto en cuanto a su cantidad.

Como los griegos expresaron el aspecto cuantitativo en dinero, entonces las


cuentas expresan permanentemente una relación entre las cosas y el dinero, esta
relación generalmente permite expresar una categoría general denominada
riqueza financiera.

Señalaba que la cuenta implicaba una relación entre las cosas y el dinero, pero
esta relación es la que aparece en la superficie, en el fondo subyace una parte de
la relación de producción que tiene que ver con la transformación de la riqueza,
del capital variable en capital fijo. Esto es que para captar la realidad más
acabadamente, tenemos que considerar que en toda transformación o forma de
riqueza existe una relación de producción y que la debe reflejarse en su conjunto,
esto es hacer evidente los dos aspectos. Esta situación puede entenderse
fácilmente con un ejemplo: digamos que se adquieren materias primas al contado.
Aquí existe una relación entre el poseedor de mercancías y el poseedor del dinero.
Esta transacción la contabilidad la expresa así:

LIBROS DE A LIBROS DE B

Inventarios XX Caja XX
Ventas XX
Caja XX

En ambos casos lo que se muestra es un intercambio de riqueza (inventarios –


caja, caja – inventarios); pero simultáneamente implica un intercambio de
propiedad. Es la forma de controlar jurídicamente la posesión y traslado legal de
propiedad.

Si el propietario A utiliza inventarios para producir un nuevo producto, deberá


registrar lo siguiente:

34
LIBROS DE A

Productos en proceso XX

Inventarios XX

Aquí vemos en primer plano un manejo estructural de la riqueza, pero existe un


segundo plano, el de la propiedad. Ella determina, establece la forma en que ha
de usarse y el registro contable, la cuenta constituye en sí un control.

Lo anterior aparece como un intercambio de la riqueza.

Aparentemente esto se ajusta a la realidad, pero veamos que esa transformación


no se da sola, hace parte de un proceso de trabajo que no es otra cosa que la
relación de producción entre el trabajador y el propietario. Esto es que la cuenta
encierra la expresión de una cosa, ejemplo: mercancías, y como reflejo de una
relación social de producción expresa una propiedad jurídica, al se la fuente de
donde ha surgido la mercancía, de dónde ha llegado, etc.

La cuenta es un mensaje cifrado, simbólico, según el cual a través de una de las


cualidades de las cosas, el ser cuantitativo, logramos universalizarla y hacer que
todas las cosas y todas las cualidades se expresen a través de la cualidad
relacionante. A mi modo de ver, la cuenta es la primera y tal vez la mejor
aproximación al concepto de valor, es una síntesis afortunada de la contabilidad.

Pero, así tomemos la expresión superficial de la contabilidad como cambio de las


mercancías, ese registro pone en evidencia que la contabilidad connota
simultáneamente la categoría de riqueza patrimonial y de propiedad (pertenencia,
uso, usufructo). Esto es lo que la cuenta encierra en semilla, como forma de
existencia dominante en ese entonces, el concepto de riqueza, la cual tienen los
actuales momentos una existencia dependiente e implicada en el Balance
General.

El balance sin cuentas es inconcebible, pero el balance es algo más que simples
cuentas, es el reflejo en nuestra mente, es el concepto general de la existencia
actual de la riqueza y de la actual forma de apropiación.

Del Balance se partió para arribar al concepto de cuenta y éste se estableció como
lo más abstracto de la contabilidad, como lo más abstracto del Balance, el cual
resulta ser lo más concreto. Se ha transitado por la vía de la investigación y a
través de ella se han obtenido conocimientos de la relación entre cuenta y
Balance. Ahora puedo plasmar el desarrollo lógico ideal de la cuenta al Balance,
señalando el tipo de relación mutante entre la cuenta y el Balance. Ahora voy por

35
la vía de la exposición, la cual me entregará una imagen del Balance, rica en su
estructura interna, en su relación interna y en su relación con lo externo, por ello
tengo una imagen más coherente, más acabada y diferente a la imagen que me
formé inicialmente, y diferente al concreto que la realidad empírica muestra en la
empresa, en la nación, expresiones éstas de las realidades físicas en un momento
dado. Es decir, a través de la vía de la exposición se puede modelar el presunto
desarrollo ideal, de la cuenta al primer informe general de riqueza y de este al
actual Balance General. El gráfico siguiente recoge lo expresado anteriormente.

INVESTIGACIÓN

CONCRETO ABSTRACTO

Imagen de la empresa Imagen de un objeto


(riqueza) expresado en dinero
BALANCE GENERAL CUENTA

EXPOSICIÓN

3.2.6. El todo – La Parte, Análisis – Síntesis

Otro aspecto de la realidad semejante al anterior per con matices objetivos


diferenciales, es el estudio de la relación entre la parte y el todo. Aquí el énfasis
se hace respecto de la estructura, respecto de sus componentes y su operatividad,
su funcionamiento.

Inicialmente el objeto fenómeno se nos presenta e impacta nuestra sensibilidad en


su integridad. La imagen que de él tenemos en este instante es difusa, ambigua,
compleja. A esta imagen la denominamos el todo. Ejemplo: nosotros podemos
observar a una persona en una mesa comiendo. La imagen que tenemos de la
comida inicialmente es compleja, ambigua, pues allí hay sopa, carne, banano,
leche, arroz, habichuela, de pronto la imagen predominante es la de la persona
llevando a su boca estas especies.

Para tener un conocimiento más acabado sobre el particular es necesario


desintegrar la comida en sus componentes fundamentales según algún tipo de
homogeneidad. Ejemplo: sopa, seco, sobremesa; posteriormente determinarlos
componentes de la sopa, del seco, de la sobremesa, como por ejemplo expresar
que en la sopa intervienen agua, sal, cebolla, etc., en el seco arroz, frijoles, papas,
yuca, carne, etc., en la sobremesa leche, etc.

Posteriormente entramos a dividir cada uno de estos componentes y por ejemplo


encontramos que el arroz existe agua, almidón y otras sustancias, que en la carne

36
agua y otras sustancias, que en la leche encontramos agua y otras sustancias, así
hasta llegar a la descomposición de cada uno de ellos en donde identificamos que
hay elementos que se constituyen en lo característico de varios alimentos.
Ejemplo: almidones (yuca, papa, plátano, papa, etc.) proteínas (carnes, huevos,
etc.)

Un estudio posterior del proceso de asimilación orgánica del agua, almidones,


vitaminas, proteínas, nos entregará el efecto de cada una de ella en la
recuperación material, en la reconstitución de nuestra fuerza de trabajo. Esto es
que ahora tenemos conocimientos de cada uno de los componentes (partes),
conocemos de sus relaciones con el todo y de sus relaciones entre sí. Hemos ido
del todo a la parte.

EL TODO LO ABSTRACTO

Imagen ambigua del Imagen de sus


componentes, de sus
objeto
relaciones

Nuestro conocimiento ha transitado y se ha desarrollado en un sentido, en una vía


que se conoce como el análisis, caracterizado por su identidad con la estructura
del objeto mediante la sucesiva descomposición del mismo.

Pero no basta con el modo de descomposición, es necesaria la reconstrucción del


todo a partir de las partes, para determinar hasta dónde la vía del análisis nos ha
entregado imágenes, conceptos acertados de cada una de las partes y de sus
interrelaciones. Aquí nuestra conciencia, nuestra razón extrae lo fundamental de
la estructura de las partes y de sus relaciones hasta llegar a una nueva imagen, un
nuevo conocimiento del todo. Por ejemplo, el grado nutritivo de la comida de cada
región según predominen las proteínas o los almidones, etc.

Aquí estamos conociendo al todo inicial de manera diferente, estamos conociendo


a través de inferencias sus atributos fundamentales, su relación esencial. A este
modo de conocer lo denominado sintético o de síntesis.

ANÁLISIS

EL TODO LA PARTE

El proceso de producción Imagen de las partes del


nos da la imagen del Estado
proceso. Gastos – Ingresos.
de Pérdidas y Ganancias

37
3.2.7. El Todo – La Parte, Análisis – Síntesis en contabilidad.

A la operatividad global del ente que produce y entrega un objeto social, debemos
de diseccionarlo para distinguir, conocer sus fases, sus partes, las diferencias y
sus vínculos. La producción comprende la elaboración del producto para lo cual
se requiere aplicar unos recursos que se van a consumir, que se van a
transformar. Pero la transformación opera con factores homogéneos, tales como
la fuerza de trabajo, materias primas, insumos, capital fijo, servicios, etc.; entrar a
conocer cada uno de ellos y su relación con el producto acabado, es comprender y
aplicar el análisis a la contabilidad. Igual cosa habrá que hacer respecto a la
entrega del objeto social.

Al trabajar en este sentido, imaginamos nuestro conocimiento respecto a la


especificidad de la aplicación y la distribución, así como cierta manera de tener
elementos básicos para emprender el conocimiento del todo. Todo lo anterior se
hará para emprender el camino de la síntesis: al enfrentar la aplicación de factores
para la obtención del producto con los ingresos obtenidos por su distribución,
obtenemos la cifra de la utilidad. He aquí un ejemplo de síntesis.

Ahora nuestra imagen de la empresa es más rica en detalles, y en síntesis,


indudablemente que es más completa y acabada que la inicial.

EL TODO LA PARTE

Integración racional de gastos Concepto acabado acerca de


cada uno de los insumos
e ingresos
aplicados, así como el precio
UTILIDAD de venta.

SÍNTESIS

3.2.8. Lo Particular – Lo General, Inductivo – Deductivo.

Otro aspecto en el camino al conocimiento que debe tenerse en cuenta, es el


siguiente: quien indaga aborda al objeto de estudio en su individualidad, respecto
de su especie. La labor de conocer su integridad no tiene como objetivo conocer a
dicha unidad específica, tiene como objetivo conocer la especie y sus relaciones
con otras especies, a fin de poder abarcar posteriormente a la especie, así como
en el futuro las unidades nuevas que se van descubriendo o creando.

Para lograr extender el conocimiento de la unidad a la especie, el modo adoptado


de conocimiento se conoce como método inductivo, para ir de la especie a la
unidad, el método es el deductivo.

38
Los contadores en su práctica fueron reflejando las diferentes formas de riqueza,
asignando a cada una de ellas una designación y cuenta específica. Igual sucedió
con las cuentas que reflejaban obligaciones, aplicaciones de recursos y
distribución de los excedentes.

Entre los siglos XVIII y XIX, los contadores se vieron presionados a distinguir entre
la riqueza existente en una fecha dada y los recursos agotados en el proceso de
producción y distribución. Empezaron por estudiar cada una de las cuentas con
las que operaban, a definir según el factor que representaban: caja, cuentas por
cobrar, inventarios, etc., que representaban riqueza adscrita a la empresa,
teniendo en cuenta sus características de liquidez, lo cual permite generalizar su
especificidad en la categoría de activo corriente. Aquí el método es el inductivo,
de las especificidades a lo general.

Cuando voy de la generalidad teórica, de lo que es activo corriente, para aplicarla


a un caso de la realidad objetiva como las inversiones del gobierno convertibles en
efectivo a seis mese, terrenos para la venta de una empresa de finca raíz, entre
otros ejemplos, mi modo de indagar es el deductivo.

PARTICULAR GENERAL
INDUCTIVO
Caja, Cuentas por Activo
cobrar, Inventarios Corriente

PARTICULAR GENERAL
DEDUCTIVO
Inversiones a corto Activo
Corriente
plazo

Como vemos, el método inductivo y el deductivo no son formas aisladas de


conocer, son partes complementarias del proceso del conocimiento, la deducción
sin la previa inducción es pura especulación, así como la inducción
permanentemente debe acudir a la deducción; es de este modo como la
contradicción inducción – deducción se va superando.

La investigación, el análisis, la inducción, son modos de investigar penetrando la


estructura del objeto. La exposición, la síntesis y la deducción se nutren de la
lógica y la base estructural para enriquecer con la especificidad el conocimiento.

Las anteriores categorías sirvieron para ejemplarizar y mostrar algunas de las


posibilidades de desarrollar una aptitud metódica en el tratamiento de algunos

39
aspectos básicos de la contabilidad. Ellas no agotan las posibilidades del método
dialéctico, básicamente son los pilares iniciales. Aspiro en un futuro próximo a
profundizar sobre el particular para lo cual invito a cada lector de este material a
contribuir con sus observaciones y análisis, a enriquecer esta vía metodológica.

4. CONCLUSIONES

Durante su desarrollo, el trabajo trata de ser coherente mediante la


implementación de una lógica interna que liga las tres temáticas inmersas en él, es
fruto de implementar consistentemente una óptica general como es la dialéctica
materialista. De lo anterior se pueden establecer las siguientes conclusiones:

a. El conocimiento es el fruto conceptual de la interacción que a través de su


práctica política y económica relaciona al hombre con la naturaleza y la
sociedad, permitiéndole representaciones e interpretaciones del mundo cada
vez más acabadas. Lo anterior se encadena en una sucesión infinita que
permite una decantación paulatina del conocimiento y una transformación sin
fin de la naturaleza, la sociedad y el método.
b. El concepto básico de la existencia independiente del mundo (objeto), respecto
al parecer del sujeto, predeterminan la razón de ser del conocimiento y le dan
el contenido a los conceptos de verdad, objetividad, etc.
c. Hablar de objetividad es en algún sentido hablar de lo que proviene del objeto,
y hablar de verdad es hablar de un juicio o proposición que refleja
adecuadamente el objeto; esto es, que lo que se enuncia existe en la realidad
tal y como se enuncia, lo que supone que tenemos elementos probatorios de lo
que afirmamos ahora, no importa que después con otros elementos nuevos y
mejores podamos afirmar otra connotación.
d. Lo anterior implica que objetividad y verdad no tienen una existencia infinita,
acabada, pues ellos establecen una relación elaborada por hombres
contingentes que conocen según los instrumentos, raciocinio y sensibilidad de
una época y medio social específico.
e. El objeto de estudio de la contabilidad es la existencia de transformaciones de
la riqueza adscrita a una propiedad.
f. El anterior supuesto implica que ni la economía ni la jurisprudencia
individualmente consideradas, implican en su integridad el hecho contable, por
lo cual se invita a abandonar los supuestos según los cuales la contabilidad es
una técnica auxiliar de la economía, del derecho, de la administración, etc.
g. Aunque la contabilidad actúa en las esferas de lo económico (riqueza) y de lo
jurídico (propiedad), su razón de ser expresa una necesidad social muy
peculiar en torno a ellas, denominada control, entendiendo por tal la
elaboración de conceptos e instrumentos que permitan establecer parámetros
cualitativos – cuantitativos que den referencias que cada modo de producción
se produce en forma ampliada persistentemente.

40
h. El contador como sujeto protagonista en la elaboración del conocimiento
contable debe tener en cuenta que sólo su accionar reflexivo en los actuales
momentos sobre la riqueza o su apropiación, que se dimensionan en nuestra
realidad colombiana, nos darán los parámetros que garanticen a posterioridad
que como controladores sociales de la riqueza adscrita a una propiedad,
realizamos una adecuada práctica social.
i. El método dialéctico materialista constituye el instrumento conceptual que con
sus diferentes instancias permite una percepción más rica en los diferentes
matices del objeto de estudio de la contabilidad.
j. Partiendo de una percepción sensorial de la riqueza adscrita a una propiedad,
como por ejemplo una empresa o unos propietarios (fenómenos sensitivos)
llegamos al concepto de riqueza adscrita a una propiedad, sustentado en el
criterio de la acumulación (racional – esencial)
k. Si con los anteriores conceptos estudiamos la riqueza adscrita a una
propiedad, como por ejemplo una empresa y sus propietarios (fenómenos
sensitivos), llegamos al concepto de riqueza adscrita a una propiedad,
sustentada en el criterio de acumulación (racional – esencial)
l. Si con los anteriores conceptos estudiamos la riqueza en un momento
determinado, con las categorías de lo casual – histórico y de lo necesario –
lógico, podremos estudiar la riqueza adscrita a una propiedad en un espectro
dinámico, como proceso y evidencia de diferentes manifestaciones de la
riqueza, pero inscritas y dependientes de las fuerzas productivas y las
relaciones sociales de producción y la necesidad de controlar dicho proceso,
en formaciones sociales que actúan en medios y tiempos diferentes.
m. En esa misma óptica dinámica, los conceptos y secuencias de concreto y
abstracto nos entregan dos estatutos o existencias de la riqueza adscrita a la
propiedad. El Balance General como el concepto de su conformación actual y
el de cuenta como el de su conformación inicial.
n. Como una visualización de la rica gana de posibilidades en que puede
aplicarse la visión dialéctica de la investigación contable, las categorías de
análisis – síntesis, inductivo – deductivo, nos explican que el conocimiento
tiene una fase de construcción y otra de exposición, que se integran e
interrelacionan permanentemente, permitiendo aclarar y relacionar la parte con
el todo, lo particular con lo general.

41
CONTENIDO

1. CONOCIMIENTO 3

1.1. ORIGEN 3
1.2. DEFINICIÓN 4
1.3. PROCESO DE CONOCIMIENTO 4
1.4. ACLARACIONES BÁSICAS EN TORNO AL CONOCIMIENTO 8
1.4.1. OBJETIVIDAD 8
1.4.2. VERDAD 9
1.4.3. LA OBJETIVIDAD DE LA VERDAD 10

2. CONOCIMIENTO Y CONTABILIDAD 11

2.1. EL OBJETO DE ESTUDIO CONTABLE Y SU CARÁCTER SOCIAL 11


2.1.1. EL OBJETO DE ESTUDIO CONTABLE. 12
2.1.2. SUSTENTACIÓN. 13
2.1.3. SIGNIFICACIÓN DEL OBJETO CONTABLE EN LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO. 14
2.2. OBJETIVO DE LA CONTABILIDAD 16
2.3. EL SUJETO DEL CONOCIMIENTO CONTABLE 21

3. METODO Y CONTABILIDAD 25

3.1. SIGNIFICACIÓN DE MÉTODOS 25


3.2. CATEGORÍAS DIALÉCTICAS 25
3.2.1. FENÓMENO, ESENCIA – SENSITIVO, RACIONAL. 26
3.2.2. LO SENSITIVO Y LO RACIONAL EN CONTABILIDAD. 27
3.2.3. CASUALIDAD, NECESIDAD, LO HISTÓRICO, LO LÓGICO. 29
3.2.4. ABSTRACTO – CONCRETO. 32
3.2.5. LO ABSTRACTO – LO CONCRETO EN CONTABILIDAD. 33
3.2.6. EL TODO – LA PARTE, ANÁLISIS – SÍNTESIS 36
3.2.7. EL TODO – LA PARTE, ANÁLISIS – SÍNTESIS EN CONTABILIDAD. 38
3.2.8. LO PARTICULAR – LO GENERAL, INDUCTIVO – DEDUCTIVO. 38

4. CONCLUSIONES 40

42