Está en la página 1de 10

ENTEROCOCOS

GRUPO 2

SOLEDAD ABAN ARIAS


ESTEBAN ARNOLD MOLINA
DANIEL GALARZA ARIAS
GILBERT SEGOVIA GARECA
1
ENTEROCOS
INTRODUCCION
Los enterococos son cocos grampositivos, que se encuentran aislados, de a pares, o
formando cadenas cortas.
Son catalasa negativa, anaerobios facultativos, capaces de crecer en condiciones un
tanto extremas.
Las características bioquímicas sobresalientes incluyen: la habilidad de crecer en
presencia de Na Cl al 6,5%, a temperaturas entre 10°C y 45°C, y hasta en un pH de 9,6.
Tienen la capacidad de hidrolizar la esculina, crecer en presencia de bilis al 40%,
sobrevivir 30 min a 60°C e hidrolizar la L-pirrolidonil ß-naftil-amida (PYR); esta
habilidad ha sido usada como parte de un test rápido para detección de enterococos
en el laboratorio.
Los enterococos tienen amplia distribución en la naturaleza y son comensales de la
microbiota intestinal de los mamíferos.
Son microorganismos que suelen estar asociados a distintos procesos infecciosos tanto
en humanos como en animales de compañía.
Estos gérmenes pueden ser encontrados en distintos hábitats incluyendo el tracto
intestinal de mamíferos, suelo, agua, plantas, insectos y productos alimentarios.
Son considerados una de las principales causas de infecciones nosocomiales y a su vez
son reservorios de genes de resistencia.
Los enterococos, particularmente Enterococcus Faecalis y Enterococcus Faecium,
forman parte de la flora normal del tracto gastrointestinal tanto humano como animal
y del tracto genitourinario femenino humano.
En la última década, estos organismos han adquirido cada vez más importancia como
patógenos nosocomiales, a pesar de su baja virulencia.
Antiguamente los enterococos pertenecían, clásicamente, a los Streptococcus grupo D
de Lancefield.
Sin embargo, a mediados de la década de 1980 fueron oficialmente clasificados en su
propio género.
A partir de esta fecha el género Enterococcus es considerado un género separado del
género Streptococcus.

2
La división de los géneros se basó en estudios taxonómicos y de ácidos nucleicos que
demostraron su relación distante con Streptococcus y que permitieron considerarlos
géneros diferentes.
TAXONOMIA
Dominio: Bacteria
Filo: Firmicutes
Clase: Bacilli
Orden: Lactobacillales
Familia: Enterococcaceae
Género: Enterococcus
CARACTERISTICAS MORFOFISIOLOGICAS Y METABOLICAS
Enterococcus son células esféricas u ovoides, de tamaño 0,6-2,0 × 0,6-2,5 µm.
Son cocos grampositivos, no formadores de endosporas.
Se presentan en forma de pares o de cadenas cortas.
Son no mótiles, con excepción de las especies E. Gallinarum y E. Casseliflavus.
Son anaerobios facultativos, quimiorganotrofos, con metabolismo fermentativo.
Fermentan un amplio rango de carbohidratos con producción principalmente de L (+)-
ácido láctico, pero no de gas, y producen un pH final de 4,2-4,6.
Presentan requerimientos nutricionales complejos.
Son catalasa negativos o, más comúnmente, débilmente positivos.
Crecen usualmente en un caldo de cultivo a 10 °C y 45 °C, aunque el crecimiento
óptimo es a 37 °C.
Pueden crecer a pH 9,6, con 6,5 % de Na Cl y con 40 % de bilis.
Usualmente fermentan la lactosa.
Portan el antígeno D del grupo Lancefield y poseen el carbohidrato C.
Sobreviven después del calentamiento a 60 °C durante 30 min.
PODER PATOGENO
Las especies de este género se caracterizan por tener un poder patógeno limitado,
pero a pesar de esto, pueden llegar a producir enfermedades graves ya que puede
causar infecciones en el tracto urinario o de heridas, puede colonizar el tracto
respiratorio y la piel.

3
Así mismo pueden presentar adhesinas hidrocarbonadas, así como una sustancia de
agregación (SA), que es una proteína de aspecto velloso que se encuentra en la
membrana citoplasmática e interviene en la colonización al unirse con las células
epiteliales.
La sustancia de agregación (SA), facilita además el intercambio genético por plásmidos.
Algunos enterococos pueden producir (hemolisis beta) en glóbulos rojos humanos y de
caballo, pero no en los de oveja, y esto está dado por la actividad de una citolisina que
favorece también la colonización.
Elaboran una gelatiniza y bacteriocinas.
Estas bacteriocinas de denominan enterocinas y son substancias que tienen
propiedades inhibitorias específicas sobre ciertas bacterias, como tal es el caso de
Enterococcus faecium, E. faecalis y E. casseliflavus.
RESISTENCIA A LOS ANTIBIOTICOS
Los enterococos son reservorios de genes para la resistencia a los antibióticos, el uso
de antibióticos en las raciones de los animales es un factor importante para la
aparición de resistencia en las cepas de origen natural, lo cual genera cepas
multirresistentes como consecuencia de la alta exposición a antibióticos.
Los enterococos presentan una resistencia cromosómica natural o intrínseca para los
beta-lactactámicos (penicilinas semisintéticas y cefalosporinas), aminoglúcidos de bajo
nivel, sulfonamidas, clindamicina y algunas fluorquinolonas, así como una resistencia
cromosómica adquirida, ya sea por mutaciones o por selección con producción de
beta-lactamasa (Bla +).
Con respecto a los aminoglúcidos, la resistencia natural de bajo nivel se debe a un
ingreso deficiente de antibiótico y a la presencia de una enzima cromosómica
denominada acetilasa.
Otra forma de resistencia es la extracromosómica que está dada por plásmidos y
transposones, y es la responsable del 90% de los casos de resistencia.
Los enterococos pueden presentar resistencia penicilina y ampicilina debido a la
modificación de su sitio blanco, por producción de proteínas ligadoras de penicilina
(PBP) de baja afinidad y a veces con menor frecuencia por la producción de beta-
lactamasas.

4
La resistencia a los glucopéptidos (vancomicina) se presenta con mayor frecuencia en
E. faecium. Existen diferentes fenotipos Van A, Van B, Van C, Van D y Van E.
Nunca deben informarse, aunque puedan aparecer como efectivos de in vitro, los
siguientes antimicrobianos: aminoglucósidos (excepto de alta concentración),
cefalosporinas, clindamicina y trimetroprima-sulfametoxazol.
Los enterococos son tolerantes a todos los beta-lactámicos a causa de que poseen una
proteína lijadora de penicilina (PBP) de baja afinidad.
RESISTENCIA A AGENTES FISICOS
Los Enterococos son resistentes al calor, toleran 60° C durante 30 minutos.
Sobreviven en los cultivos durante largo tiempo.
RESISTENCIA A AGENTES QUIMICOS
Los enterococos son reservorios de genes para la resistencia a los antibióticos; se han
recuperado cepas resistentes a partir de muestras clínicas (infecciones en animales y
hombre).
En comida destinada al consumo humano, en objetos inanimados y más recientemente
en heces de pollos.
Así como de otros animales, se generan cepas multirresistentes a causa de la alta
exposición a antibióticos.
Los patrones de resistencia han sido estudiados a partir de aislamientos clínicos en
humanos.
Los Enterococos presentan una resistencia cromosómica natural o intrínseca para los
B-lactamicos (penicilinas semisintéticas y cefalosporinas), amino glúcidos de bajo nivel,
sulfonamidas, clindamicina y algunos fluorquinolas, así como una resistencia
cromosómica adquirida, ya sea por mutaciones o por selección por producción de B-
lactamasa (Bla +).
Con respecto a los amino glúcidos, la resistencia natural de bajo nivel se debe a un
ingreso deficiente del antibiótico y a la presencia de una enzima cromosómica
denominada acetilasa.
Los Enterococos pueden presentar resistencia a penicilina y ampicilina debido a la
modificación de su sitio blanco, por producción de proteínas lIgadoras de penicilina
(PBP) de baja afinidad y a veces, con menos frecuencia, por la producción de B-
lactamasas.

5
La resistencia a los glucopéptidos (vancomicina) se presenta con mayor frecuencia en
E. faecium. Existen diferentes fenotipos: Van A, Van B, Van C, Van D y Van E.
Los enterococos son tolerantes a todos los B-lactamicos a causa de que poseen una
PBP de baja afinidad.
Según NCCLS, los antibióticos a ensayar frente a los enterococos son ampicilina, como
el fármaco más representativo para ser probado frente a cepas no productoras de B-
lactamasas; sinergismo entre penicilina o ampicilina más un aminoglucósido, o
vancomicina sola o combinada con un aminoglucósido, están indicados para
infecciones graves.
DIAGNOSTICO DE LABORATORIO
El diagnóstico de las infecciones por enterococos se realiza a través del aislamiento del
microorganismo desde el sitio de infección.
En los estudios de sensibilidad antibiótica se recomienda la identificación de la
producción de ß- lactamasa y resistencia a la vancomicina.
PATOGENICIDAD Y VIRULENCIA
Enterococos tienen poco potencial patogénico en el huésped normal; sin embargo, en
el anciano y en el paciente inmunocomprometido, estos microorganismos constituyen
patógenos oportunistas.
Las infecciones ocurren cuando las defensas del huésped descienden por una
enfermedad y por el uso de dispositivos invasivos.
Dentro de los factores de virulencia encontrados en este género se encuentran la
presencia de hemolisinas, las sustancias de agregación, bacteriocinas, proteasas y
aglutininas.
Además, los carbohidratos de la pared celular o los sitios de unión de la fibronectina,
que favorecen la adherencia a los tejidos del huésped, pueden incrementar la
patogenicidad.
EPIDEMIOLOGIA
Los estreptococos son microorganismos comunes en todos los animales y en las
personas.
Son bastante específicos de cada especie, aunque no lo son por completo.
La especie principal es Streptococcus suis, muy extendida en las poblaciones porcinas.
La infección por S. suis se asocia a diversos cuadros, como meningitis, septicemia

6
(infección de la sangre), poliserositis (inflamación del revestimiento de las cavidades
abdominal y torácica), artritis, endocarditis (infección del corazón) y neumonía.
También se ha aislado este microorganismo en casos de rinitis y aborto.
El patrón y la importancia relativa de los diferentes síndromes varían en los distintos
países.
Existen hasta 34 serotipos de S. suis.
Ocasionalmente el tipo 2 también provoca septicemia y meningitis en las personas,
sobre todo entre cuidadores de cerdos o carniceros.
En los distintos países predominan diferentes serotipos de S. suis.
El tipo 1 es bastante común en la mayoría de países; provoca artritis esporádica y,
ocasionalmente, meningitis en lechones lactantes, normalmente de 1 a 2 semanas de
edad, aunque a veces afecta a los de hasta 6 semanas.
Introducción y transmisión del microorganismo patógeno S. suis se transmite de un
cerdo otro por contacto directo hocico con hocico.
También se puede extender dentro de una granja por contacto indirecto y, en espacios
confinados, por infección por aerosol.
Los cerdos clínicamente sanos pueden presentar el microorganismo en las amígdalas
durante varios meses, y algunas cerdas son portadoras permanentes.
La fuente más probable de entrada en la explotación es la compra de verracos o cerdas
de reposición.
Fuera del cerdo, el microorganismo puede sobrevivir hasta 15 semanas o más si hace
mucho frío e incluso hiela, pero a temperatura ambiente normal muere al cabo de una
a dos semanas.
En los cadáveres en putrefacción sobrevive mucho tiempo.
La cerda transmite los anticuerpos a través del calostro al lechón lactante, por lo que la
enfermedad es infrecuente en este grupo de animales, a menos que sea introducida en
la explotación por primera vez.
Es mucho más frecuente en el período inmediatamente después del destete,
instaurándose a menudo de 2 a 3 semanas después del destete y extendiéndose
aproximadamente hasta las 16 semanas.
En la maternidad, casi el 100% de los cerdos se convierten en portadores a las tres
semanas.

7
SINTOMAS
Cuadro agudo.
A veces sólo se encuentran lechones muertos.
En las fases más iniciales de la meningitis el cerdo está echado sobre el abdomen con
el pelo erizado y temblando.
Al cabo de dos a tres horas aparecen movimientos espásticos laterales de los ojos
(nistagmos).
El animal está echado de lado, braceando y echando espuma por la boca.
El microorganismo invade el sistema circulatorio y se distribuye por todo el cuerpo; en
esta fase de la infección, puede provocar artritis y neumonía.
DIAGNOSTICO
Los antecedentes de la presencia de meningitis recurrente en cerdos destetados
constituyen un buen indicador.
El cuadro se confirma aislando el microorganismo del cerebro e identificando la
especie, algo que no todos los laboratorios de diagnóstico son capaces de hacer.
TRATAMIENTO
 Se debe instaurar en cuanto se identifica la enfermedad. Hable con su
veterinario para decidir cuál es el tratamiento más adecuado. Se deben recetar
antibióticos; los de acción prolongada ayudan a evitar un exceso de
manipulaciones a la vez que garantizan la administración de todas las dosis
necesarias.
 Sin embargo, recuerde apartar al cerdo afectado del grupo y aislarlo en la nave
de enfermería.
PREVENCION
 Si su explotación está libre de la enfermedad, intente mantenerla así.
 Compruebe sus fuentes de reemplazo de animales antes de comprar.
 No compre cerdos de explotaciones con casos clínicos de meningitis.
Si tiene la enfermedad endémica en su explotación, la incidencia aumenta con:
 Densidad de población elevada en la maternidad.
 Sistemas de producción continua, que perpetúan la infección.
 Las infecciones por el VSRRP pueden activar una infección por S. suis que ya
esté en la explotación.
8
 Mezcla de cerdos tras el destete.
 Reducida cantidad de aire por cerdo, o mala ventilación y humedad elevada,
etc.
BIBLIOGRAFIA
 https://www.zoetis.es/conditions/porcino/streptococcus.aspx
 http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-
30032010000200006#:~:text=Enfermedades%20provocadas%20por
%20Enterococcus&text=Pueden%20provocar%20enfermedades%20muy
%20graves%20como%20la%20bacteriemia%20y%20la
%20endocarditis.&text=Tambi%C3%A9n%20son%20causantes%20de
%20infecciones,tejidos%20blandos%2C%20neonatales%20y%20pedi
%C3%A1tricas