Está en la página 1de 3

Manejo de la nutrición en el control de las enfermedades de las plantas, por Don Hubert

y Silvia Haneklaus.

Los nutrientes minerales se aplican de forma rutinaria para aumentar el rendimiento de los cultivos y
mejorar la salud y la calidad de las plantas en general. Su uso prudente en la agricultura de
producción, la horticultura y los entornos ambientales es fundamental para mejorar la eficiencia de la
producción y un ecosistema sostenible. La nutrición de una planta determina en gran medida su
resistencia o susceptibilidad a enfermedades, su estructura o propiedades histológicas o morfológicas
y la virulencia o capacidad de los patógenos para sobrevivir. Los nutrientes minerales, en muchas
situaciones, son la primera y más importante línea de defensa contra las enfermedades de las plantas e
influyen en todas las partes de la “pirámide” de la enfermedad. Aunque todavía queda mucho por
aprender en la gestión de las interacciones dinámicas entre la planta, el medio ambiente y el patógeno.

2. Correlación de los efectos de los nutrientes con las enfermedades


Se puede correlacionar un nutriente con alguna enfermedad en sentido de poder interactuar, por
ejemplo: Los efectos observados de la fertilización sobre la gravedad de una enfermedad específica.
Comparación de concentraciones de minerales en tejidos sanos o resistentes en comparación con
tejidos enfermos o susceptibles. Condiciones que influyen en la disponibilidad de un nutriente
específico con la enfermedad. Las concentraciones de minerales es necesaria, la deficiencia puede
afectar en gran medida, por ejemplo, la deficiencia de Cu causa esterilidad masculina en cultivos de
gramínea, por ello, proporcionar fertilizantes minerales en buenas cantidades puede lograr el punto
indicado para el desarrollo de la planta, así mismo el buen suministro de Cu para la nutrición del trigo
reduce la gravedad del comezuelo del centeno y aumenta el rendimiento del trigo.
La resistencia o la salud en plantas respecto a enfermedades se correlacionan con los nutrientes, un
ejemplo es el arroz resistente al añublo, el tizón de la vaina, mancha marrón y pudrición del tallo,
estas se correlacionan con un alto contenido de Si en los tejidos vegetales, así mismo en otras plantas
con respectivas enfermedades y minerales. Las condiciones del medio también inciden en las
enfermedades y a su vez en los nutrientes para las plantas. Muchas prácticas de control cultural
funcionan a través de su efecto sobre la disponibilidad de nutrientes minerales.

3. Manejo de la nutrición para controlar enfermedades.

La manipulación de las diversas interacciones de la planta, el patógeno y el medio ambiente a lo largo


del tiempo puede reducir la mayoría de las enfermedades. Las consideraciones incluyen:

1) El nivel de resistencia genética de la planta y la disponibilidad de nutrientes en relación con las


necesidades de la planta.

2) La forma predominante y la estabilidad biológica de un nutriente que se aplica o está disponible


(oxidado o reducido).

3) La tasa, el tiempo y el método de aplicación de los nutrientes.

4) El equilibrio de los nutrientes y los iones asociados.

5) La integración de la fertilización con otras prácticas de producción de cultivos.

Los cultivares que son tolerantes o resistentes a enfermedades generalmente responden mejor a la
manipulación de nutrientes, mientras que los cultivares que son inmunes a una enfermedad; Las
diferentes formas de un nutriente a menudo influyen en la enfermedad de manera diferente debido a
las diferencias en la absorción de las plantas o en las vías fisiológicas que involucran mecanismos de
defensa específicos.

Los nutrientes minerales se aplican para satisfacer las necesidades potenciales de una producción
agrícola eficiente de una manera económica y ambientalmente racional, las necesidades y la absorción
de nutrientes dependen de la etapa de crecimiento de la planta, la disponibilidad de nutrientes en el
suelo, el tiempo de aplicación, la actividad microbiana y la salud general de la planta. El momento de
la fertilización es importante para minimizar los períodos de deficiencia irreversible de nutrientes sin
estimular la actividad patógena.

El desequilibrio de nutrientes puede ser perjudicial para el crecimiento de las plantas y la resistencia a
las enfermedades como una deficiencia.

La rotación de cultivos y las prácticas tempranas de barbecho aumentaron el suministro de nutrientes


fácilmente disponibles y controlaron las malezas que competían por los nutrientes y la humedad, estas
son prácticas importantes para controlar las enfermedades transmitidas por el suelo. La labranza, la
tasa de siembra y el ajuste del pH acentúan los beneficios de la enmienda de nutrientes al modificar el
ambiente para el crecimiento de las plantas, el acceso a los nutrientes o la actividad microbiana.

4. Mecanismos de control de enfermedades con nutrición

Los mecanismos pasivos y activos de control de enfermedades se activan a través del manejo de
nutrientes. Los nutrientes minerales son los componentes de las plantas y regulan la actividad
metabólica asociada con la resistencia de una planta y la virulencia de un patógeno. Las plantas
contienen compuestos antimicrobianos preformados y tienen mecanismos de respuesta activa donde
las fitoalexinas inhibidoras, fenoles, flavonoides y otros compuestos de defensa se acumulan
alrededor de los sitios de infección de plantas resistentes si los nutrientes requeridos para la síntesis o
inducción de estos compuestos son adecuados.

5 Interacción de nutrientes con el medio biológico

Los microbios en el medio ambiente pueden intensificar o inhibir la enfermedad a través de su efecto
sobre la disponibilidad de nutrientes; Las actividades de mineralización biológica y oxidación-
reducción de los microorganismos son críticas para mantener la disponibilidad de nutrientes para la
producción de cultivos. La mineralización convierte los complejos orgánicos en nutrientes
inorgánicos solubles disponibles para la absorción de las plantas.
Los cambios en la actividad biológica del suelo pueden tener un efecto significativo sobre las
enfermedades debido a cambios posteriores en la disponibilidad de nutrientes.

El manejo de nutrientes a través de la enmienda, la mejora de la eficiencia genética y la modificación


del medio ambiente es un importante control cultural de las enfermedades de las plantas y un
componente integral de una agricultura de producción eficiente. La resistencia a las enfermedades está
controlada genéticamente pero mediada por procesos fisiológicos y bioquímicos interrelacionados con
el estado nutricional de la planta o patógeno. El estado nutricional de una planta determina su
estructura y propiedades histológicas o morfológicas, y la función de los tejidos.
presentado por:

Daniel Eduardo Gonzalez Bonilla


Cristina Elizabeth Lopez Cuasmayan
Albeiro Vela Camelo
Veronica Alejandra Becerra Villafane

También podría gustarte