Está en la página 1de 5

Mis estudiantes crean en sus mentes y después, a través de sus palabras, dan

vida a historias; como un pintor con sus colores, van creando relatos fantásticos,
para ser leídos y disfrutados por un público diverso. Escritos que nos invitan a
imaginar otros mundos posibles y abren la puerta de entrada a espacios íntimos
de la genialidad y sensibilidad adolescente.

CONTEXTUALIZACIÓN

La experiencia pedagógica que se describe a continuación, se desarrolló en el


Instituto Educativo Comfamiliar Risaralda ubicado en el municipio de Pereira,
Colombia. La institución cuenta con estudiantes de ambos sexos entre las
edades de 15 y 22 años. Este centro educativo está orientado bajo el decreto
3011, para jóvenes mayores de 16 años (Extra-edad), la mayoría de ellos
repitentes y provenientes de colegios de educación regular (El sistema educativo
colombiano lo conforman: la educación inicial, la educación preescolar, la
educación básica primaria: cinco grados y secundaria cuatro grados, la
educación media: dos grados y culmina con el título de bachiller).

Esta modalidad educativa está dispuesta por ciclos escolares, donde se


estructuran procesos y acciones curriculares organizados de modo tal, que
integren áreas del conocimiento y proyectos pedagógicos, de duración menor a
la dispuesta para los grados regulares del servicio público educativo, que
permiten alcanzar los fines y objetivos de la educación básica y media de
acuerdo con las particulares condiciones de la población adulta.

Los estudiantes que participaron en el desarrollo de esta propuesta fueron los


estudiantes de ciclo 6, a quienes acompañé como docente de español desde el
ciclo 5 del año 2017. Estos chicos, se mostraron como seres curiosos, que
preguntaron con libertad, expresando sus necesidades e intereses; interpelando
y proponiendo, socializando y compartiendo los resultados de sus búsquedas;
autoevaluándose y sintiendo satisfacción de sus logros y producciones,
reconociendo sus desaciertos, pero sobre todo proponiendo estrategias para ser
mejores y realizar reflexiones para transformar su experiencia de aprendizaje.
…..

DESARROLLO DE LA EXPERIENCIA

El colegio para mis estudiantes es el lugar al que asisten cinco días de la


semana, alrededor de ocho horas diarias, partiendo de esta realidad me inquieta
como maestra el siguiente interrogante ¿Cómo hacer que el momento de la
clase sea un espacio de interacción y de aprendizaje compartido, donde
estudiantes como maestros sean uno solo en el acto de aprender?

Acercarse al otro ser humano sin barreras de poder, desarraigar la idea de


dominar es aproximarse desde lo íntimo a la sensibilidad del otro, generando
relaciones de igualdad y de complicidad con los estudiantes.

El proyecto CRÓNICAS DE BRUJAS surgió a partir de la iniciativa de generar en


los estudiantes, otras alternativas de aprendizaje, diferentes a las
convencionales y ya conocidas por ellos en vivencias escolares anteriores. De
esta manera se logró proporcionar herramientas que facilitaron la interacción y
aprendizaje en el aula, por medio de estrategias novedosas y eficaces, que
brindaron a los estudiantes una visión del lenguaje como una práctica social y
cultural, para que la escuela se transforme en un lugar de construcción de
saberes funcionales, en situaciones reales de comunicación.

Con estas prácticas se pretende despertar en los estudiantes interés y


motivación por lo realizado ya que la voz del maestro no debe ser la única
escuchada, los estudiantes tienen sus propias voces, donde en el acto de
compartir y comunicar confluyen y se generan nuevas formas de entender y de
relacionarse.

Etapas del Proyecto

Previo a la escritura de cada relato, se realizaron diferentes actividades


articuladas entre sí, pensadas como un proyecto de aula que tuvo una duración
de aproximadamente tres meses.

Primera etapa: sesiones de lectura (lectura de cuentos con brujas, comentarios y


análisis de los personajes).

Para ser un buen escritor primero se debe conocer las características textuales
de otros textos escritos, con el objetivo de reflexionar y poder tener mayores
posibilidades de creación y construcción de sentidos. De esta manera los
estudiantes se apropiaron y tomaron conciencia de la articulación, coherencia,
cohesión, que deben tener las producciones escritas para que puedan ser
leídas, disfrutadas y comprendidas por otros lectores.

Para lograr esto, se propuso a los estudiantes la lectura en voz alta por parte de
la docente y de los estudiantes de manera cooperativa, de diferentes textos
tradicionales (Hansel y Gretel, Rapunzel, Blanca Nieves, La Bella Durmiente,
entre otros) y de autor (Brujas de Roald Dalh) en torno al tema de las brujas.
Luego de estas lecturas se propiciaron espacios de intercambio sobre lo leído
para comentar efectos y compartir sensaciones, establecer relaciones entre
cuentos, hacer comparaciones (diferencias y semejanzas entre las diferentes
brujas), sobre el comportamiento, estados mentales, cualidades de la bruja,
como se ven, que sienten, que hacen.

….

Para ampliar y brindar a los estudiantes mayor información sobre el personaje


de las brujas, también se abordaron lecturas (individuales y compartidas) de
textos informativos. Para este fin se leyeron artículos de periódicos y se abordó
la lectura del texto “El mundo mágico de las brujas”, material que sirvió de
referencia para responder algunos interrogantes sobre el origen de las brujas, su
fisonomía, hábitat, ayudantes, los elementos que utilizan, maldiciones, entre
otros temas que iban surgiendo y permitían profundizar algunos detalles para
hacer comentados, dar ejemplos, ampliar ideas y otras informaciones de interés
de los estudiantes.

Con el propósito de organizar y conservar memoria de la información obtenida a


través de la lectura, el docente planteó situaciones de toma de notas en forma
colectiva, en pequeños grupos o individual. La toma de notas es una situación
que resulta provechosa para adquirir gradualmente un comportamiento lector-
escritor propio en contexto de estudio. Se trata de reelaborar y organizar la
información que el lector considera pertinente registrar y el modo de organizarla
en el espacio gráfico. Cuando se toma nota el escritor decide si registra
palabras, frases o hace un punteo de partes importantes transcriptas o
reformuladas del texto fuente, y si emplea flechas, subrayado de palabras,
recuadros, si elabora un diagrama, esquema, cuadro simple o de doble entrada.
Esta estrategia le permitió a los estudiantes tener material de apoyo para realizar
puestas en común y conversatorios generados en el aula de clases después de
cada lectura.

Además, como parte de la metodología y al finalizar la lectura del texto “Brujas”


de Roald Dahl, se propuso un cine foro con la película basada en el libro leído
con el fin de abrir un espacio para la construcción de oralidad donde los
estudiantes pudieron conocer otros datos acerca del autor del libro y de su
ilustrador Quentin Blake.

Segunda etapa: escrituras para publicar

Cuando los estudiantes han realizado lectura de variedad de textos que incluyen
un personaje prototípico y han participado en intercambios donde se promueven
la comparación y el análisis de aquellos, se puede plantear la realización de una
producción escrita donde ellos pueden poner en acción lo aprendido y poder
usar el lenguaje de una manera apropiada, correcta, coherente, creativa y eficaz.
Por consiguiente, enseñar a escribir en la escuela exige enseñar a componer
textos no solo correctos sino también coherentes en su disposición semántica y
adecuados a las intenciones del autor y a las características del destinatario y de
la situación de comunicación (Lomas, 2016:43).
Acuerdos previos

A partir de este recorrido, que incluyó lecturas literarias e informativas,


comentarios y toma de notas acerca de aspectos distintivos del personaje, se
motivó a los estudiantes a la creación de una ilustración de su personaje con la
producción escrita que lo caracterizó (esta parte del proyecto se realizó en
acuerdo con el maestro de artística, quien orientó a los estudiantes en la
creación de su personaje). Se realizó conversación, observación permanente y
se registró en un papel afiche los acuerdos grupales que definieron el producto,
propósitos, destinatarios y agenda semanal de acciones más importantes a
realizar. El explicitación de estos compromisos funcionó como un organizador
del proyecto.

Producción

Posterior a la creación de la ilustración y el perfil físico y psicológico del


personaje, se propuso a los estudiantes la producción de un texto narrativo.

Se generaron diferentes acuerdos previos al proceso de escribir: planificar


algunas ideas previas a la producción del texto, decidir y sostener la persona del
enunciador, releer mientras se escribe, hacer consultas para asegurarse que el
texto diga lo previsto y cómo lo expresan los textos que se han abordado,
reflexionar durante la revisión sobre aspectos puntuales del escrito (repeticiones
innecesarias, inclusión de conectores, empleo de palabras o expresiones
específicas). Para ello, los estudiantes pudieron recurrir a los libros fuente y a
sus notas tomadas durante las sesiones de lectura. Todos estos materiales
estuvieron a su disposición y sirvieron para confrontar su producción con los
modelos escritos. A través de su consulta, lo niños pudieron resolver dudas o
problemas específicos que surgieron durante la producción escrita.

También podría gustarte