Está en la página 1de 14

La Ingeniería Química. Un enfoque global y de país.

1. DATOS GENERALES

Nombre de la carrera: Ingeniería Química Industrial

Ano inicial de funcionamiento de la carrera: 1968

Duración de la carrera: 5 años

Numero de periodos: 14 periodos

Duración del periodo académico: 10 periodos de 16 semanas cada uno y 4 periodos de 8 semanas
cada uno.

Número de unidades valorativas: De acuerdo al plan de estudios libro: 215, de acuerdo al Plan de
estudios folleto; 214

Número de asignaturas: 52 de las cuales 5 son optativas. Existen 18 opciones de asignaturas


optativas de orientación. En total existen 65 asignaturas diseñadas para la carrera de Ingeniería
Química.

Las orientaciones y las asignaturas de cada una en la carrera son:

Procesos Industriales:

• Procesos Analíticos.
• Procesos Industriales.
• Computación en Ingeniería Química.
• Tópicos especiales I para Ingeniería Química.
• Tópicos especiales II para Ingeniería Química.
• Ingeniería Ambiental.

Tecnología de Alimentos:

• Química de Alimentos para Ingeniería Química.


• Procesamiento de Alimentos.
• Procesos y Equipos en Industria Alimenticia.

Administración Industrial:

• Administración General.
• Finanzas.
• Mercadotecnia.

Biotecnología:

• Bioquímica.
• Microbiología General.
• Biotecnología.

Metalurgia:
• Metalurgia I
• Metalurgia II
• Máquinas y Herramientas.

De las asignaturas de estas orientaciones podemos distinguir a las de Tópicos especiales, estas
asignaturas fueron diseñadas dentro del plan de estudio para que un grupo de alumnos que esten en
el quinto año de la carrera refuercen un conjunto de temas que se consideren de vanguardia o en su
defecto algún tema que se pueda ampliar del pensum ya desarrollado.

Además, es oportuno enunciar algunos de los libros de referencia de las clases que representan la
estructura básica de la carrera, la “columna vertebral” por así llamarle:

PRIMER AÑO

I. Introducción a la Ingeniería Química (IQ-100): Química general de Raymond Chang


II. Química General I (QQ-115): Química general de Raymond Chang; Química general de Witthen

SEGUNDO AÑO

III. Química General II (QQ-215): Química general de Raymond Chang; Química general de Witthen
IV. Química analítica cuantitativa (QQ-225): Quimica Analitica Moderna de David Harvey; Analisis
Quimico Cuantitativo de Gary D.Christian; Fundamentos de Química Analítica de
Skoog,West,Holler Crouch

TERCER AÑO

V. Balance de Materia y Energía (IQ-321): Principios básicos y cálculos en Ingeniería química de


David Himmelblau; Principios elementales de los procesos químicos Robert Felder
VI. Mecánica de Fluidos Para IQ (IQ-420): Mecánica de Fluidos de Robert Mott; Mecánica de Fluidos
de Yunus Cengel
VII. Química Orgánica I (QQ-313): Química orgánica de Wade y Química orgánica de McMurry
VIII. Métodos Matemáticos para IQ (IQ-313): Ecuaciones diferenciales de Isabel Carmona
IX. Química Orgánica II (QQ-323) : Química orgánica de Wade y Química orgánica de McMurry
X. Termodinámica I para IQ (IQ-322): Termodinámica de Yunus Cengel
XI. Físico Química para IQ (IQ-324): Principios de Fisicoquímica de Ira Levine y Fisicoquímica de
Atkins

CUARTO AÑO

XII. Operaciones Unitarias I (Reprobada IQ-421): Operaciones unitarias de Warren McCabe; Procesos
de transporte y principios de procesos de separación de Geankoplis; Transferencia de calor de
Yunus Cengel y Transferencia de calor de Donald Kern
XIII. Termodinámica II para IQ (IQ-412): Termodinámica de Yunus Cengel, Introducción a la
termodinámica en ingeniería química de Van Ness y Termodinamica química para ingenieros de
Balzhiser
XIV. Procesos de Transferencia (IQ-422): Fenómenos de transporte de Bird
XV. Instrumentación y Control de Procesos (IQ-514): Control automatico de Carlos Corripio; Process
systems análisis and control de Coughanowr y Process dynamics and control de Seborg
QUINTO AÑO

XVI. Operaciones Unitarias II (IQ-511): Operaciones unitarias de Warren McCabe; Procesos de


transporte y principios de procesos de separación de Geankoplis; Ingeniería de procesos de
separación Wankat; Operaciones de transferencia de masa de Treybal.
XVII. Control de Calidad I (IQ-430): Desarrollar una cultura de calidad de Cantu Delgado
XVIII. Cinética Aplicada (IQ-512): Ingeniería de las reacciones química de Levenspiel; Ingenieria de la
cinética química de Smith y Elementos de ingeniería de las reacciones química de Fogler
XIX. Control de Calidad II (IQ-440): Normas de calidad vigentes en la OHN para ISO y OSHAS
XX. Operaciones Unitarias III (IQ-522): Operaciones unitarias de Warren McCabe; Procesos de
transporte y principios de procesos de separación de Geankoplis y Separation process principles
de Seader
XXI. Proyectos en Ingeniería Química (IQ-521): Plant desing and economics for chemical engineer de
Max & Timmerhaus

También resulta útil conocer algunos de los simuladores de procesos que utilizará durante la carrera,
entre otros se puede mencionar: Chemcad (https://www.chemstations.com/), Aspen plus
(https://www.aspentech.com/en/products/engineering/aspen-plus) o Chemdraw
(https://www.perkinelmer.com/category/chemdraw).

Modalidad de estudio: Presencial

Grado Académico: Licenciatura en Ingeniería Química Industrial

2. INTRODUCCION

2.1 Antecedentes del estudio.

En 1791 Nicolas Le Blanc produjo el primer proceso químico industrializado al fabricar carbonato de
sodio, proceso que posteriormente fue mejorado por Solvay quien desarrollo una basta industria
química que perdura en nuestros tiempos. ( https://www.solvay.com/en)

En 1839 aparece por primera vez el concepto “Ingeniero Químico” en el Dictionary of Arts,
Manufacturing and Mines, para designar a un ingeniero que trabajaba con procesos químicos

(Aguilar Rodríguez, 2008) La ingeniería química surge a finales del siglo XIX, en 1888, como una
respuesta natural a las necesidades de la tecnología que se desarrollaba en ese momento y que
revolucionaría a la sociedad mundial: la del motor de combustión interna y los combustibles que
iniciarían la era del automóvil. La Ingeniería Mecánica, creada oficialmente en Francia, más de 100
años antes, no tenía respuesta para cuatro preguntas fundamentales de ese momento.

• Cómo identificar los componentes del petróleo, sus propiedades físicas y químicas y su
comportamiento a diferentes condiciones.
• Qué sucede dentro del motor de combustión interna y qué lo provoca.
• Cómo procesar (separar) fracciones del petróleo en grandes volúmenes y en forma continua.
• Cómo diseñar los equipos de proceso cuando se realizan en ellos transformaciones físicas y
químicas.

Estas tendrían que ser contestadas por una nueva profesión. Ya en 1880 en Inglaterra, George E. Davis,
un inspector de plantas industriales fue el primero en establecer públicamente la necesidad de
“fundar una nueva rama de la ingeniería” y después, en 1887, ofrecer 12 cursos sobre “la operación
de los procesos químicos”; convoca a la formación de una nueva profesión: la Ingeniería Química, en
la Universidad de Manchester Inglaterra, en 1888. En 1901 escribe el “Handbook of Chemical
Engineering” considerado como el primer texto de la profesión. Simultáneamente en 1888, el
norteamericano Lewis M. Norton, ofrece el primer programa de cursos de “Ingeniería Química” de 4
años, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) EUA. Es por esto que el año de 1888 es
considerado universalmente como el de la fundación de la Ingeniería Química.

La primera guerra mundial y la búsqueda de eficiencia en los procesos llevó a racionalizarlos las
operaciones de fabricación, de tal manera que esto dio pie al nacimiento de la Ingeniería Química
como disciplina

Sin embargo, tiene que pasar algún tiempo para que la profesión adquiera su consolidación, teniendo
como pilar fundamental a Arthur D. Little, quien introduce el concepto de “Operaciones Unitarias” en
el MIT en 1915, y que por su importancia se enuncia tal como él lo describió:

“Cualquier proceso químico, a cualquier escala, puede ser comprendido a través


de una serie de lo que podemos llamar Operaciones Unitarias, como
pulverización, secado, cristalización, filtración, evaporación y otras. El número de
Operaciones Unitarias no es muy grande y relativamente pocas de ellas se
encuentran en un proceso particular”.

Con el avanzar de los tiempos, estas Operaciones Unitarias se han logrado clasificar en tres grandes
conceptos fundamentales (Operaciones de cambio): transporte de masa, energía y cantidad de
movimiento.
Todo esto tomó forma cuando los autores R.B.Bird, W.E. Stewart y E.N. Lighfloot publicaron el libro
de “Fenómenos de Transporte”en 1960, este texto fundamento las bases del pensamiento moderno
en ingeniería química; en el 2001 se publico la segunda edición del mismo.

En realidad los primeros intentos de formar una disciplina desde la óptica academica se le puede
atribuir a los intentos fallidos de George E. Davis quien en 1880 fallo en fundar en Londres una
Sociedad de Ingenieros Químicos; aun después de su fracaso en ese intento el mismo Davis comenzó
a dictar un curso de Ingeniería Química en su cátedra de la Manchester Technical School; este curso
se puede considerar como la primera carrera academica de Ingenieria Quimica y los materiales de
este primer curso fueron compilados por Davis para presentar el primer manual de Ingeniería
Química, el cual se publicó en 1901 bajo el título "A Handbook of Chemical Engineering".

Casi simultáneamente aparecieron los primeros cursos de Ingeniería Química en Estados Unidos. En
1888 el Massachusetts Institute of Technology (MIT) empezó a ensenar en la carrera en el grado, de
hecho, la fecha de inicio en el MIT se considera oficialmente como el día de la fundación de la
Ingeniería Química.

Posteriormente las universidades de Pennsylvania (1892), la Universidad Tulane (1894) y la


Universidad de Michigan (1898) crearon sus departamentos de Ingeniería Química.
En 1908 surge el American Institute of Chemical Engineers (AIChE), Sociedad que reúne a los
ingenieros químicos americanos y del que nuestro departamento es parte como un capitulo
estudiantil desde el 17 de agosto de 2011.

Entre los proyectos del capítulo estudiantil de AIChE en Honduras podemos mencionar los
siguientes:

• Boletines de Ingeniería Química.


• Semana de Ingeniería Química.
• Asesoramiento académico para introducción.
• Tutorías de pares (entre alumnos).
• Conferencias, cursos y seminarios.
• Colaboración de la Feria Vocacional.
• K12: Proyecto para incentivar el estudio de ingeniería a estudiantes de escuela.

Dentro de las publicaciones más acreditadas, existen entre otras las revistas y los journals; un
journal tiene un mayor peso científico, ya que cada artículo es revisado antes de su publicación por
cientificos acreditados en el campo del mismo, mientras que una revista puede reflejar únicamente
la opinión de su autor y es menos rigurosa en su evaluación preliminar.

Es así que podemos mencionar que en nuestro campo aparecieron en 1902 la revista Chemical
Engineering, que actualmente se sigue publicando (véase https://www.chemengonline.com/the-
magazine/ ) y como journal existen el journal que emite la American Chemical Society (ACS, por sus
siglas en inglés) que se edita desde 1909 (https://pubs.acs.org/journal/iecred) o el journal que
publica la editorial Elsevier con el nombre Chemical Engineering Journal
(https://www.journals.elsevier.com/chemical-engineering-journal) desde inicios de los 1980’s; por
mencionar algunos.

Actualmente circula el manual del Ingeniero Químico conocido como “Perry’s Chemical Engineering
Handbook” y se comercializa la novena edición publicada en julio de 2018, la primera publicación de
este manual fue realizada en 1934; este texto se considera como la biblia del ingeniero químico dada
la basta información pertinente a la vida practica de la carrera que puede encontrarse en el.

Otro gran logro en el avance de la Ingeniería Química fue en 1918 cuando Fritz Haber recibió el
Premio Nobel por su trabajo en la síntesis de amoníaco; de alguna manera se validaba el trabajo de
la ingeniería química por parte de la comunidad científica mundial.

En 1957, el Congreso de la Federación Europea de Ingeniería Química celebrado en Amsterdam,


introdujo el concepto de Ingeniería de las Reacciones Químicas, utilizándose por primera vez este
término para hacer referencia al estudio de los procesos de reacción que tienen lugar en la industria
química.

Con la publicación en 1960 del libro Fenómenos de Transporte, de Bird y Lightfoot se ofreció una lógica
distinta para el análisis y estudio de los fenómenos fisicoquímicos, poniendo más énfasis en la
comprensión de los principios físicos básicos que eran ignorados u oscurecidos por los métodos
empíricos. Además se afinó la concepción sistémica de las industrias de procesos químicos, en la
medida en que se descubre que el comportamiento macroscópico de las unidades de transformación
emerge del comportamiento molecular de las sustancias en proceso.
En la evolución de la Ingeniería Química que se desarrolló aproximadamente entre 1965 y 1975
surgieron nuevas ramas interdisciplinarias como ser la Ingeniería de Materiales, la Bioingeniería, y
la Ingeniería en Alimentos.

Durante su desarrollo, la Ingeniería Química ha sido pilar de la sorprendente evolución tecnológica


que se da a partir del siglo XX, alrededor del procesamiento del petróleo, la producción de
combustibles, petroquímicos y productos químicos para la salud y el confort del hombre y del medio
que lo rodea.

Durante el periodo comprendido entre la 1ª y la 2ª Guerra mundial, se desarrollan conocimientos muy


relevantes en el campo del petróleo y la petroquímica (en el cual los ingenieros químicos son los
actores centrales) con el advenimiento de procesos catalíticos para la producción de más gasolina en
las refinerías (proceso de “cracking catalítico en lecho fluidizado”) y de gasolinas sintéticas, lo que
permite profundizar en la comprensión de los mecanismos de reacción y el rol de los catalizadores en
química orgánica, destacando el proceso de síntesis de Friedel-Crafts, con el que se inician los nuevos
procesos de síntesis a partir de olefinas y aromáticos, y que desemboca en el descubrimiento y
producción masiva de polímeros para plásticos, hules y telas sintéticas, en la década 1930-1940. Con
la misma base conceptual del proceso Friedel-Crafts en 1953 se inventa el proceso de producción de
detergentes sintéticos (alquilaromáticos) que se logran producir en forma masiva y económica y son
un gran paso en el mejoramiento de la salud pública de la humanidad.

El desarrollo y progreso de la industria química moderna no ha sido fácil ni ha estado exenta de


obstáculos. En el último tercio del siglo XX y con la expansión de los medios masivos de comunicación,
surge una preocupación por los efectos adversos en el uso de los combustibles fósiles y la producción
de substancias químicas y petroquímicas. La presión social obliga a los gobiernos a emitir leyes,
normas y reglamentos ambientales, liderados por Estados Unidos, con la creación en 1970 de la
Agencia de Protección Ambiental (Enviromental Protection Agency, EPA).

Por primera vez en la historia, se establecen restricciones formales y legales en todo el mundo para la
operación de la industria química. En forma simultánea, y como resultado de la Guerra del golfo en el
Medio Oriente en 1973, se eleva casi 20 veces el costo del petróleo (y por lo tanto de la energía que
requiere la industria) que pasa de 3 hasta 50 dólares/barril. Estos dos elementos establecen un nuevo
paradigma para la industria química: producir para optimizar las utilidades, pero con mayores costos
de la energía y restricciones ambientales en cuanto a las emisiones y calidad de los productos
industriales. Retos formidables en su tiempo, que modificaron la estructura de la ingeniería química,
haciendo énfasis, a partir de entonces, en el ahorro de energía, el diseño y control óptimo de procesos,
la introducción de procesos de producción de combustibles más limpios y el diseño y fabricación de
productos químicos más amigables con el ambiente, así como nuevos procesos para el tratamiento de
efluentes y de mitigación del impacto ambiental de las operaciones. Esta tendencia se ha mantenido
a lo largo de los últimos años en el siglo XX.

En tiempos más recientes (de 1980 a la actualidad) la ingeniería química ha evolucionado de forma
importante; se encuentra un gran desarrollo en los sistemas de medición y en la búsqueda, desarrollo
y síntesis de nuevos materiales a nivel microestructural e inclusive atómico, a escalas nanométricas
(una millonésima de milímetro o 10-9 metros). Esto ha permitido que la ingeniería química se
desarrolle con una visión de microescala, para interpretar los fenómenos a nivel molecular y atómico,
que permiten lograr una óptima operación de los procesos. Se encuentran nuevos catalizadores
estructurados que permiten que los procesos sean menos severos en sus condiciones de operación y
mucho más eficientes y selectivos en las transformaciones químicas. Los ingenieros químicos
incursionan en la medicina con substancias “nano” que prometen, y ya se ensayan con mucho éxito,
tratamientos no invasivos del cáncer e inclusive para su cura. Estamos muy probablemente en la
antesala de descubrimientos asombrosos para el tratamiento de enfermedades hasta hoy incurables,
con la participación fundamental de los ingenieros químicos, quienes deben tener en lo sucesivo, una
visión más fundamental de los procesos, e involucrarse en aspectos de física, química y biología, que
en el pasado parecían ajenos e innecesarios.

Por otro lado se demanda de los ingenieros químicos la solución a los problemas ambientales del
planeta, lo que los obliga a trabajar también en una macroescala, muy por arriba de las dimensiones
de tiempo y espacio manejadas en las plantas químicas. Se requiere medir, modelar y proponer
soluciones para la emisión de gases a la atmósfera, para medir y neutralizar la presencia de gases
invernadero, así como medir y generar teorías alrededor del cambio climático. El planeta visto por los
ingenieros químicos, como un gran reactor químico complejo.

Es quizá el manejo de las dimensiones “espacio y tiempo” lo que diferencia y hace distintivas a las
diferentes etapas de la ingeniería química. Mientras que bajo el concepto de Operaciones unitarias se
estudian los sistemas en metros y segundos, en la microescala se estudian en millonésimas de
milímetro y de segundo; y en la macroescala en miles de kilómetros y de años. La ingeniería química
estudiará los fenómenos en esa amplia banda.

En particular la Ingeniería Química enfrenta los retos que tienen que ver ahora con la producción de
energía y productos sin daño ambiental, económico o social, con la necesidad de mantener a la
industria como un elemento generador de riqueza económica y de procesos químicos integrales con
responsabilidad social. Hoy en día y en forma definitiva a partir del siglo XXI, surgen importantes
movimientos sociales y corporativos hacia la sustentabilidad, inducidos por la percepción de una
fuerte alteración climática del planeta, cuya manifestación más cercana es el calentamiento global y
por contar hoy en día con información abierta, rápida y global.

Se ha generado así una preocupación más amplia y a nivel mundial, sobre el paradigma de la
sustentabilidad del planeta, que de acuerdo con el American Institute of Chemical Engineers (AIChE)
se define: “La sustentabilidad es un camino de mejora continua, por el cual los productos y servicios
requeridos por la sociedad, se producen y entregan cada vez con menos impacto negativo para la
Tierra”

En términos del impacto de este nuevo concepto para la industria química, se requiere operar aún con
mayores restricciones en la producción de energía y de productos químicos, lo que está
revolucionando nuevamente el enfoque de la Ingeniería Química. Esto representa nuevos retos como
diseñar y operar plantas que mantengan su rentabilidad pero con producción sin daño ambiental,
económico y social, no sólo a nivel local sino global, que se traduzca en procesos químicos integrales
con operación bajo el concepto de responsabilidad social. En este escenario se desenvolverá la
industria química al menos durante la primera mitad del siglo actual.

Durante el 7º Congreso Mundial de Ingeniería Química, efectuado en 2005 en Glasgow, Escocia se


obtuvo un consenso para definir las áreas más relevantes que atenderá la Ingeniería Química durante
el siglo XXI. Los resultados de ese consenso identificaron las siguientes áreas que atenderán
primordialmente los ingenieros químicos del siglo XXI: la sustentabilidad, la salud, la seguridad y el
medio ambiente, la energía, el procesamiento de alimentos, los bioprocesos e Ingeniería de
biosistemas.
La biología molecular y la ingeniería genética ofrecen conocimientos para el análisis y estudio de los
fenómenos y procesos biológicos en la elaboración de sustancias químicas y materiales. Esta
alternativa de producción, la planta de procesos biológicos - con biorreactores y bioseparadores -en
la que las transformaciones físicas y químicas son derivadas o resultados de procesos biológicos, entre
otras ventajas permite la producción limpia y sostenible ambientalmente de sustancias y materiales
biodegradables, siendo una producción intensiva en información y ahorradora de energía. Cada
unidad de biorreacción o de bioseparación, para efectos de su análisis, modelación y diseño, podría
verse como una población de microunidades de transformación - células, microorganismos-
confinadas en un macroequipo mecánico (Tapias García, 1999).

Antecedentes de la carrera de Ingeniería Química en la UNAH


De acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo de Honduras del año 1965 se estimó que habría una elevada
demanda de Ingenieros Químicos en el país debido a que se pondrían en marcha proyectos de pulpa
y papel así como el Siderúrgico de Agalteca, razón por la cual el 05 de Diciembre del año 1967 en la
sesión de Claustro Peno No. 20 se aprueba la creación de la carrera de Ingeniería Química Industrial,
ratificada en el acta No. 184 punto 06 del Honorable Consejo Universitario, comenzando a funcionar
a partir del año 1968.

A finales de 1969 se redactaron los programas de estudio de las carreras tecnológicas que eran la
Ingeniería Eléctrica Industrial, Ingeniería Mecánica Industrial y la Ingeniería Química Industrial. Estos
programas estuvieron vigentes hasta finales de 1971, presentándose la primera reforma a dichos
planes en 1972. En el caso del plan se Ingeniería Química se dio prioridad a las orientaciones ya
incluidas en el plan de 1965 de Metalurgia, Procesos Industriales y Tecnología de Alimentos.

El 17 de Abril de 1996 en sesión extraordinaria celebrada por el Honorable Consejo Universitario en


sesión extraordinaria según consta en el Acta No. 650 mediante Acuerdo No. 25-96-CUE se acuerda
que el año académico constara de dos periodos de 19 semanas y un periodo intensivo de 9 semanas,
lo cual hace necesario nuevas modificaciones al plan de estudios de la carrera, aprobando durante la
revisión y rediseño del Plan de Estudios de 1991 la creación de las orientaciones de Administración
Industrial y Biotecnología; esta última readecuación del plan de estudios entro en vigencia a partir del
año 1996.

En esta última readecuación del Plan de Estudios de 1996, la industria hondureña se caracterizaba por
la presencia en mayor porcentaje de empresas medianas y pequeñas, las cuales funcionaban de
manera artesanal sin incluir mejoras en sus procesos y equipos, manteniendo bajos niveles de
producción y rentabilidad, y las empresas grandes las constituían las estatales y las transnacionales en
menor cantidad.

Para ese tiempo, un sector importante que empleaba el 24.5% de Ingenieros Químicos era el sector
maquila, seguido por el sector de alimentos y bebidas con un 22.6%. La agroindustria que constituía
principalmente la industria azucarera y de extracción de aceite de palma africana, empleando un
18.9% de los profesionales de Ingeniería Química.

Por lo anteriormente expuesto, la reforma de 1996 es actualmente el plan de estudio aprobado hasta
la fecha, según consta en el Libro de Registro de Planes de Estudio de la Secretaria General bajo en
No. 18 Tomo V, el cual consta de 187 folios aprobados en Acta No. 6-86-98 mediante Acuerdo No.
261-CUO en Sesión Ordinaria del Consejo Universitario de fecha 28 de Mayo de 1998.
ESTADO ACTUAL DE LA CIENCIA, TECNOLOGÍA Y ARTE DEL CAMPO DE
ESTUDIO DE LA INGENIERÍA QUÍMICA

Según la Constitución del Instituto Americano de Ingenieros Químicos (AIChE, 2003), la Ingeniería
Química se define como:

“la profesión en la cual se aplica con juicio el conocimiento de matemáticas,


química y otras ciencias, ganado por el estudio, la experiencia y la práctica, para
desarrollar formas económicas de utilizar la materia y la energía para el beneficio
de la humanidad”.

La ingeniería química profundiza en los fenómenos y procesos en la fabricación de productos químicos,


requeridos para suplir las necesidades de alimento, ropa y construcción, proteger la salud y el medio
ambiente, desarrollar la industria energética y las tecnologías de la información y crear nuevos
materiales.

Demandas de la Ingeniería Química


La diversidad de productos desarrollados por la ingeniería química se va ampliando y renovando cada
día, ya sea creando nuevos materiales con propiedades deseadas, desarrollando divisiones de alta
tecnología para producción de bienes electrónicos y aplicaciones médicas, plásticos de alta calidad y
bio-productos (Kulov & Slin'ko, 2004). Sin embargo, este desarrollo enfrenta como obstáculos el
incremento en el costo de materia prima y energía, gastos necesarios en tratamiento de aguas
residuales, inversiones crecientes en investigación y desarrollo a gran escala (necesarias para asegurar
el alto desempeño técnico y económico de las plantas nuevas), y aumento en los costos en equipo y
construcción (Kulov & Slin'ko, 2004).

En el campo de los procesos, la industria de procesos químicos enfrenta grandes retos (Tapias García,
1999):

• Desarrollo de procesos más aceptables socialmente, aún para elaborar sustancias y materiales
inocuos ambientalmente, debido a una creciente preocupación por un desarrollo sostenible
ambientalmente y el aumento de restricciones ambientales expresas en legislaciones. Este
compromiso con el desarrollo sostenible le plantea a la ingeniería química la búsqueda de
soluciones a la disposición de desechos peligrosos y el diseño de procesos que minimicen la
emisión de contaminantes. Este reto crea la oportunidad de rediseñar procesos que no creen
desechos peligrosos y produzcan subproductos que puedan entrar en las cadenas productivas
o que generen sustancias que se puedan manejar y disponer de forma segura, o concebir
sistemas que conviertan los desechos peligrosos en sustancias manejables o útiles.
• Desarrollo de procesos que utilicen nuevas materias primas y de más baja calidad. La principal
fuente de materia prima en los últimos cincuenta años ha sido el petróleo y otros materiales
naturales que están en agotamiento o están disponibles con calidades más baja; podría
pensarse en el carbón, gas, minerales o la biomasa como nuevas fuentes de materias primas
para los procesos químicos y bioprocesos del futuro.
• Diseño de plantas con tamaños económicos mínimos más pequeños, costos de construcción
más bajos, equipos estándares y modulares, y plantas flexibles mutiproductos. Esta nueva
lógica de diseño resolvería problemas de economía de escala y el problema de que " los costos
de personal involucrados en la fabricación de equipos y construcción de plantas químicas son
mayores que los costos de personal de operación y mantenimiento durante la vida económica
de la planta."
• Desarrollo de nuevos procesos que incorporen innovaciones tecnológicas como las que se
vienen dando con la hibridación de procesos y operaciones unitarias como la destilación
reactiva, membrana catalítica, extracción líquido-líquido reactiva. Es decir combinar en una
forma concurrente en una misma unidad o equipo operaciones unitarias y procesos unitarios
como reacciones, separaciones, intercambio calórico, etc .
• Desarrollo de bioprocesos y diseños de plantas en las que se exploten tecnologías derivadas
de los avances de la ingeniería genética como: modificación del DNA de células para que
sobreproduzcan la sustancia deseada (insulina, alfa-interferona, hormona del crecimiento
humano, etc.), o manipulación del DNA de la célula para que cambie sus procesos metabólicos
para manufacturar una sustancia deseada como por ejemplo la producción del polímero
biodegradable polihidroxibutilato con modificaciones genéticas de células e-coli.

Tendencias en la ingeniería química


(Tapias García, 1999)

Desarrollo de nuevos materiales y sustancias


Un primer reto en el campo de los productos y materiales lo constituye el desarrollo de productos y
materiales ambientalmente aceptables como: combustibles, sustitutos de compuestos
fluorocarbonados y materiales poliméricos no contaminantes o reciclables.

El desarrollo y producción de materiales avanzados con propiedades y usos muy específicos como las
cerámicas estructurales y funcionales, materiales superconductores, materiales compuestos
(composites), y polímeros diseñados con usos específicos, también está en la agenda de necesidades
y oportunidades de la ingeniería química futura.

Aunque la industria química siempre ha sido productora de químicos especiales, muchos de los
productos de usos generalizados nacieron como químicos especializados, hoy existe una demanda
creciente y variada de estos productos. En el futuro se prestará mucha mayor atención al desarrollo y
a la producción de químicos especiales - materiales con alto valor agregado y propiedades y usos y
desempeños muy específicos o sofisticados. Entre estos materiales se incluyen: químicos electrónicos
usados para la elaboración de chips, reactivos para diagnósticos, lubricantes sintéticos, catalizadores,
polímeros de alto desempeño resistentes a altas temperaturas (como las poliamidas) y a condiciones
químicas agresivas, pigmentos, tintas, aditivos, sabores, fragancias y drogas.

El mayor interés en los químicos especiales y materiales avanzados tendrá un gran impacto en la
ingeniería química. La ingeniería química ha sido hasta ahora una profesión orientada hacia los
procesos; en esencia una ingeniería de procesos. Como el problema central de estos materiales es
encontrar el uso correcto y el mercado apropiado, los ingenieros químicos tendrán que aprender
mucho más sobre sus propiedades y adquirir un profundo conocimiento para correlacionar
propiedades con usos y desempeños. Sugiere esta necesidad que la ingeniería química tendrá que
integrar la ingeniería de producto con la ingeniería de proceso, más si se tiene en cuenta que las
propiedades de algunos materiales avanzados y químicos especiales son altamente dependientes del
proceso de manufactura utilizado. Además, como la escala de producción es más pequeña, comparada
con la de químicos tradicionales, estos materiales deberán producirse en plantas discontinuas,
multipropósitos y flexibles, retornando la ingeniería química a los procesos batch, supuestamente ya
superados con la lógica de la producción masiva introducida como paradigma en la industria de
procesos químicos.
Nuevas herramientas y tecnologías
El desarrollo futuro de la ingeniería química no sólo se da por los retos y oportunidades para el
desarrollo de nuevos productos y procesos, generados por las demandas de la microelectrónica, las
comunicaciones, la informática, y otras industrias emergentes, o por el mejoramiento de los procesos
convencionales, sino que también está caracterizado por la introducción a las industrias de procesos
químicos de nuevas herramientas y tecnologías.

La primera herramienta que ha transformado la práctica de la ingeniería química más que cualquiera
otra en el pasado, es la computadora. Esta modificación se observa en el diseño, operación rutinaria
y en las comunicaciones. "La increíble velocidad y capacidad de procesamiento de las computadoras
de hoy, permite la comprensión y manipulación de sistemas multivariables altamente complejos, que
le sería imposible a un ser humano manejar sin su ayuda. La modelación y simulación por computador
permite que los procesos sean diseñados y optimizados simultáneamente para numerosas variables
incluyendo aún variables como factores ambientales y sincronización con el mercado".

Simulación molecular
La computadora también ha permitido introducir para el diseño de productos una técnica de alcance
inimaginable: la simulación molecular. La ingeniería inversa o retrosíntesis es la base de la modelación
molecular, que comienza con el concepto de un nuevo producto y luego trabaja hacia atrás para
desarrollar una forma de producirlo. En su forma más simple la simulación molecular predice
propiedades desde la estructura molecular. Con estos programas se puede obtener datos de equilibrio
de fases, predecir propiedades mecánicas, capacidades calóricas, calores de formación y reacción,
solubilidades, propiedades de transporte, y hasta diseñar la molécula indicada a partir de las
propiedades deseadas. Los programas de simulación molecular son diseñados a partir de datos
empíricos, con los que se genera una base de datos que correlaciona propiedades con grupos de
átomos en los que se divide la molécula; o diseñados con base en teorías, por ejemplo algunos usan
modelos de la termodinámica estadística o métodos de la mecánica cuántica.

En el futuro será posible, para producir una sustancia química específica o material específico, entrar
a un programa de computador las propiedades deseadas y obtener no un modelo del producto sino
hasta los planos completos del proceso para hacerlo. El uso de la modelación molecular no sólo está
reduciendo los costos y el tiempo de desarrollo de los productos y procesos, sino que también se
beneficia el diseño de los equipos.

Simulación dinámica
La introducción de la computadora en las plantas de procesos químicos también permite la utilización
de la simulación dinámica tanto en la operación de procesos continuos, para ajustar la producción
diaria para tener en cuenta variables externas como demanda, precios de materias primas, así como
en el diseño y operación de plantas discontinuas de manufactura flexible para establecer condiciones
de diseño y operación eficientes.

La inteligencia artificial ha empezado a invadir las industrias de procesos químicos; ya son conocidas
aplicaciones de sistemas expertos, redes neuronales, lógica difusa y algoritmos genéticos. Estas
tecnologías tienen aplicaciones en la simulación, optimización y diseño de procesos, en sistemas de
entrenamiento de personal, en programación de producción y personal, en gerencia de proyectos, en
sistemas soportes para el mejoramiento de la calidad o para ayudar a operadores y técnicos en la
toma de mejores decisiones para el desempeño de la planta, en sistemas de diagnóstico de problemas
en equipos y plantas, y en sistemas de control más riguroso y eficiente.
Los sistemas basados en conocimientos se crean usando conocimientos de expertos humanos, así
como de las ciencias básicas y la ingeniería. La base de conocimientos se puede mejorar
continuamente con la entrada continua de información por las personas que usan el sistema o por el
conocimiento adicional ganado por inferencia que hace el sistema a través de su propia "experiencia".
Estos sistemas son útiles, por ejemplo, en la síntesis y diseño de procesos, en el que proveen no sólo
información sino herramientas para hacer mejores juicios.

Otra aplicación está en el análisis de alarma y manejo de situaciones anormales de operación en planta.
Un operario puede tomar decisiones cruciales rápidamente si está auxiliado por un sistema experto
que le anticipa al operador condiciones anormales mucho antes de que suene una alarma. El sistema
le puede proveer información soporte para la decisión, tales como posibles causas del problema y
opciones para su decisión. Un sistema experto también puede diseñarse para monitorear un proceso
en tiempo real, interpretar las condiciones de alarma, y alertar a operarios y técnicos sobre posibles
acciones de corrección. Más aún, un sistema de éstos puede usarse para hacer control proactivo de
un proceso, si está diseñado para recoger datos y calcular tendencias estadísticas, suministrar una
interpretación y alertar sobre tendencias estadísticas de variables claves del proceso antes de que
ocurra una perturbación en el sistema.

Innovaciones en operaciones unitarias


Las operaciones unitarias convencionales serán siempre objeto de mejoras, pero se está observando
un creciente interés en las operaciones unitarias no convencionales como la separación
cromatográfica y separación por membranas. Aún más revolucionario aparece la hibridación de
operaciones unitarias y procesos unitarios. La mayor tendencia en este campo es la combinación en
forma concurrente de reacciones, operaciones de separación y transferencia de calor para reducción
de costos, reducción de formación de subproductos o desechos y o eliminación de reacciones
colaterales para mejoras en rendimientos y selectividad de reacciones. La destilación reactiva, por
ejemplo, está siendo utilizadas en la producción de metill ter-butil eter, ter-amil metil eter y etil ter-
butil eter; y las membranas catalíticas, en particular, se están usando como catalizadores que a la vez
funcionan como tamices para separar el producto una vez se forma.

Pero el conjunto de innovaciones que se vienen produciendo no sólo se reducen a las operaciones
unitarias, también ha invadido las unidades de reacción. Hay una gran presión en la industria de
procesos químicos por aumentar la productividad y disminuir la producción de desechos, que ha
volcado la atención sobre los reactores para que tengan un papel más activo en la separación en lugar
de ser recipientes pasivos en esta función. La mayoría de los esfuerzos de redefinición de los reactores
están orientados a mejorar conversión, rendimiento y selectividad.

Reactores multifuncionales
Entre las tecnologías multifuncionales en reactores que se vienen desarrollando la más avanzada es la
destilación reactiva usada hoy principalmente para reacciones de eterificación y esterificación; en ella
el catalizador se coloca en los internos de la torre para que se dé simultáneamente la reacción y la
separación. La que le sigue son las membranas catalíticas para producir por ejemplo etano y etileno a
partir de metano, anhídrido málico como precursor en la producción de poliéster y reformado de
metano con vapor de agua. Pero estas combinaciones continúan con desarrollos en adsorción reactiva
y cromatografía reactiva.

La imaginación en las innovaciones en los reactores no se agota en la hibridación. En Francia se está


trabajando en planta piloto para oxidar ciclohexanol a ciclohexanona utilizando ultrasonido. Otro
grupo ha construido un reactor sonoelectroquímico, a escala de laboratorio, para oxidar fenol de
aguas residuales. Du Pont está usando microonda en reacción de ácido cianhídrico, y la Universidad
de Bradford en el Reino Unido está estudiando reactores basados en radiofrecuencias para el cracking
de petróleos pesados.

Microrreactores
Existe también una línea de innovaciones en el campo de los microrreactores, con varias aplicaciones.
Esta tecnología se viene desarrollando para usarla en procesos que son ineficientes o riesgosos a gran
escala, como por ejemplo para producir químicos altamente tóxicos, con reacciones explosivas o
altamente exotérmicas. Algunos diseños geométricos se apartan de los reactores tubulares y de
tanque agitados convencionales; aunque la Universidad de Kyoto en Japón está trabajando con
microrreactores tubulares con diámetros de tubos por debajo de 1 milímetro. Hay diseños
constituidos por microcanales de paredes delgadas que se graban en láminas de metal, cerámica,
vidrio u otro material. Los canales se hacen mediante micromaquinado con láser, maquinado con
descarga eléctrica, fotolitografía u otra técnica. Los tiempos de residencia en estos reactores llegan a
ser extraordinariamente pequeños. Pacific North-West National Laboratory en Washington ha
realizado oxidación parcial de hidrocarburos con tiempos de 1 a 10 microsegundos, comparado con 1
segundo en reformadores con vapor convencional. Para la producción a gran escala se disponen en
paralelo tantos reactores como sea necesario para lograr el volumen de producción requerido.

Los microrreactores también están siendo utilizados con el impulso que viene tomando la química
combinatorial. La química combinatorial está siendo usada en los laboratorios de investigación y
desarrollo para hacer y probar simultáneamente muchos compuestos químicos - hasta 4000
compuestos por día - debido a la necesidad de acelerar los procesos de desarrollo. La síntesis se hace
en una planta diminuta automatizada que tiene microrreactores -con tamaños de 1 a 10 mililitros-
acopladas a otras microunidades para intercambio de calor y transporte de fluídos. Estas plantas se
montan en módulos de cerca de 1 ft2, y son controladas por computador con brazos robóticos para
alimentar a los microrreactores y sacar muestras para análisis.

Nuevos instrumentos
La electrónica no sólo se ha beneficiado de los avances de la ingeniería química con los materiales que
le proporciona con propiedades excepcionales para aplicaciones novedosas en la elaboración de
componentes electrónicos, medios magnéticos, fibra óptica, etc., sino que ha influido
significativamente en el desarrollo de la ingeniería química con la computadora y el desarrollo de
nuevos instrumentos de medida y control.

Una referencia obligada merecen los instrumentos de medida de no-contacto que usan ultrasonido,
luz infrarroja o rayo láser. Hoy se dispone de medidores ultrasónicos de nivel, flujo, presión,
temperatura y propiedades físicas. Monsanto está usando, desde 1995, espectrómetros Raman para
monitorear especies químicas en reactores industriales. El Centro de Investigaciones de Karlsruhe y la
firma Sonotech GmbH en Alemania, han desarrollado un sensor ultrasónico capaz de medir
propiedades físicas de fluidos, tales como viscosidad y densidad. Para la medida de temperatura en
procesos donde el producto sea frágil o susceptible de contaminación, o donde las condiciones del
proceso sean agresivas o difícil el acceso al punto de medición, se dispone en el mercado de
termómetros infrarrojos.

Nuevo currículo
El currículo para formar los ingenieros químicos del futuro también sufrirá cambios. En él no sólo debe
incorporarse nuevos conocimientos, sino contemplar el desarrollo de nuevas habilidades y destrezas,
y ofrecer un ambiente de aprendizaje abierto y flexible, en el que se explote la potencialidad de las
nuevas tecnologías educativas que ofrece la computadora, las bases de datos, los sistemas expertos,
la multimedia y las telecomunicaciones. En el campo del conocimiento es necesario ampliar la base
científica y profundizar el conocimiento en fundamentos en química, física y biología. En el desarrollo
de habilidades y destrezas es necesario el adiestramiento general en solución de problemas,
modelación matemática, simulación, y operaciones intelectuales para el pensamiento crítico y
creativo. Esto exige cambios en las metodologías. El aprendizaje debe hacerse a través de problemas
abiertos con participación más activa de los estudiantes; mostrando la "teoría en acción" - mediante
simulación virtual de ambientes, fenómenos y procesos reales, o vinculado a la práctica en problemas
concretos de ingeniería química (aprender haciendo) -, a través de la cual se redescubran o verifiquen
teorías, principios y leyes que conforman el nuevo cuerpo conceptual de la ingeniería química.

Bibliografía
Aguilar Rodríguez, E. (2008). Un atisbo al pasado, presente y futuro de la ingeniería química. 50
aniversario IMIQ. México: Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos.

AIChE. (17 de 1 de 2003). Constitution AIChE. Obtenido de AIChE:


https://www.aiche.org/about/governance/constitution

DEGT, D. E. (s.f.). UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE HONDURAS 2007. Obtenido de


https://www2.unah.edu.hn/?cat=1013

DEGT, D. E. (s.f.). Universidad Nacional Autonoma de Honduras 2014. Obtenido de


https://www.unah.edu.hn/acerca-de-la-unah/mision-y-vision/

Kulov, N. N., & Slin'ko, M. G. (2004). The State of the Art in Chemical Engineering Science and
Education. Theoretical Foundations of Chemical Engineering, 105-111.

Tapias García, H. (1999). Ingeniería Química: Escenario Futuro y Dos Nuevos Paradigmas. Ingeniería
Química.

http://www.ingenieriaquimica.org/articulos/historia-ingenieria-quimica-parte-2

Plan de estudios oficial de la carrera de Ingeniería Quimica.

También podría gustarte