Está en la página 1de 6

-� . � '· .

-<' ;
�·-
. �� ;. ( ;.. <<" •_, 1\

JUVENTUD DE MEDELLIN,
,

PARTICIPACION
Y DEMOCRACIA EN
,

CONSTRUCCION
�' -·- . \·.· - · · . · · _, - - , , _ Hernán Mejía Velásqu�z · · < · ;' -• · . ,

·· ·
Carlos Enrique londoño Re.ridon' . · · , · : :. -- ·

"' � '

'
.
.. . · . · ' •
..
J •
'
.J .. .. _,1 '
.

. . ___ _; . .

·:·-.· . !1

' --. · .
; ._,;_

,· .. ·:

< ' _·_ ;·

. ( .. . : . ! . . ' • • , ·. :'
. ' � .

. 1,
' ,_ : �:�\:. :<-�f: �;;.fn.� . < ·: ,' • .-

. ... - � .' : �- '


; � • � ó' .. " ...·: -· :>- :· .. -


;·-:-:-.· . ,:
Revista
UNIVERSIDAD
PONTIFICIA
BOLIVARIANA

Con la investigación LA JUVENTUD Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA: ALTERNATI­


VA PARA LA CRISIS DE MEDELLÍN quisimos verificar los gérmenes democráticos y de
construcción de sociedad civil, de los que dan cuenta los grupos juveniles a partir de sus
diversas formas organizativas, así como de las nuevas propuestas políticas que desde su base
subyacen en sus esfuerzos de estructuración, convirtiéndolos, poco a poco, en interlocutores
directos y válidos del Estado y de otras instituciones de la sociedad.

Metodológicamente, integramos con cierta libertad los elementos teóricos y empíricos, en un


intento por concatenar los hechos, a partir de la reivindicación de conceptos como sociedad
22 civil, cultura política, democracia, participación ciudadana y descentralización, al fondo de
todo lo cual están presentes las condiciones para una democracia participativa, propuestas
desde la Constitución de 1991.

Partimos del reconocimiento de que la crisis de Medellín, en el contexto de la crisis de la


Nación, ha impactado al país y al mundo, porque ha sido fruto de una violencia generalizada
en la que han puesto su cuota el narcotráfico, el terrorismo, las formas privadas de justicia, los
organismos de seguridad del Estado y la delincuencia común. Acostumbrados, ya casi, a la
visión negativa, al pesimismo, a la fatalidad, se nos fue olvidando que Medellín tiene la
fuerza de su población.

Fundamentalmente por estas razones pretendimos buscar en el espíritu de la población joven


de Medellín, su preocupación y su anhelo por salir adelante, y examinar las perspectivas que
se abren hacia el futuro con la participación ciudadana como alternativa que, desde la descen­
tralización política, ofrece un nuevo escenario para su desarrollo.

De ahí que la hipótesis guía del trabajo se planteó en los siguientes términos: La participa­
ción ciudadana de la juventud de Medellín se constituye en una alternativa para la supera­
ción de la crisis, en tanto sus manifestaciones políticas, cívicas y/o comunitarias crean las
condiciones para la construcción de una sociedad civil en la cual se expresan gérmenes de una
cultura de tipo democrático.
JUVENTUD DE MEDELLÍN, PARTICIPACIÓ� Y
DEMOCRACIA EN CONSTRUCCION

CONTEXTO Y ANTECEDENTES sicariato ha reclutado entre los jóvenes su


fatídico ejército.

Paradójicamente, la participación ciudada­


La crisis de Medellín es sólo una parte de la
na como expresión de la democracia
crisis global de la Nación. Esta tiene una
participativa, tiene también en los jóvenes
dimensión de características fundamental­
su verdadero potencial, pues si ellos asu­
mente políticas, en tanto se expresan en el
men como propio el deber y el dere-
Estado y la sociedad civil falencias notables
cho de intervenir en los procesos so­
de legitimidad, gobernabilidad y
ciales, de demandar la solución a
representatividad como consecuencia
los problemas que afectan a las co­
de las tensiones producto de una mo­
munidades locales y de vigilar y
dernización sin proyectos de moder­
controlar la ejecución de las mis­
nidad. A partir de 1950, el país y par­
mas por parte de los organismos del
ticularmente Medellín, ingresa a una
Estado, la participación ciudadana
etapa de modernización en campos
habrá comenzado a ser, al menos en
como lo económico y lo socio-urbano
lo que respecta a la apropiación de
(ampliación de los sectores industria­
los mecanismos, una realidad para el
les, masivas migraciones, alcance de
futuro cercano. Además, en los últi­
mayores niveles de vida, servicios pú­
mos años, y como respuesta a la agu­
blicos, expansión del sistema educativo),
dización de la crisis social, la juven­
frente a lo cual no se da una correspon­
tud de Medellín ha dado muestras de
dencia en las transformaciones de la cul­ 23
gran vigor para desarrollar formas
tura política y ciudadana, lo que haría
organizativas de carácter político, cívi­
explosión en forma de múltiples conflic­
co y/ o comunitario.
tos resueltos por la vía de la fuerza.

Los años ochentas son cruciales en el


desarrollo de los conflictos socio-eco­ PARTICIPACIÓN Y
nómicos. En este contexto nos pre­ CONSTRUCCIÓN
ocupa particularmente la juventud, DE LA
pues ella ha resultado víctima y
DEMOCRACIA
victimaria de una situación que,
ciertamente, no fueron los jóve­
nes quienes la crearon pero sí Desde el punto de vista estric­
los que han sufrido sus peo­ tamente teórico, esta parte del
res consecuencias. trabajo da cuenta de los cinco
En las estadísticas de muerte por asesinato, conceptos básicos que han guiado la inter­
por ejemplo, han sido los jóvenes entre 15 y pretación de los fenómenos analizados y que
24 años, los que han llevado la peor parte. deben ser mirados de manera global y
De las defunciones registradas en Medellín, sistémica. Ellos son: Participación Ciuda­
en los últimos años, más del 78% fue de jó­ dana, Cultura Política, Sociedad Civil, De­
venes entre estas edades. Además, el mocracia-democratización y Descentraliza-
Revista
UNIVERSIDAD
PONTIFICIA
BOLIVARIANA

ClOn. Desde la teoría política, considera­ reses privados o a los de su comunidad par­
mos válido realizar el ejercicio que conduz­ ticular, para responder por intereses más
ca al desarrollo de conceptos generales y uni­ amplios, propios de un mayor tejido social.
versales, desde las particulares condiciones Desde lo cívico, entonces, las organizacio­
de un actor social -en este caso, la juventud nes logran cruzar el umbral de la preocupa­
de Medellín- o de una experiencia histórica. ción por sus propios intereses, asumiendo
responsabilidades más generales, de un ma­
La presencia histórica de los movimientos
yor contenido social.
sociales como elemento incidente en la cons­
trucción de relaciones de poder, es relativa­ La participación comunitaria dice del inte­
mente nueva en América Latina y en Colom­ rés y comportamiento de la organización fren­
bia. En nuestro país especialmente a partir te a asuntos que afectan su entorno inme­
de la década de los años setenta, los movi­ diato, es decir, su barrio, su comuna. De ahí
mientos sociales se constituyen en alternati­ que la participación comunitaria, puede dar­
va de transformaciones sociales e ins­ se tanto en el ámbito de lo público como
titucionales sobre la base de la participación de lo privado.
ciudadana, entendida ésta como el conjun­
Por participación cívico-política, propone­
to de acciones, hechos y actitudes que un
mos comprender aquel conjunto de activi­
individuo o conjunto de individuos asumen
dades de los miembros del grupo social que
frente a lo público o, también, el encuentro
con una actitud contestataria y con un con­
entre la administración pública, sus institu­
tenido discursivo medianamente claro, fren­
ciones y los partidos y movimientos políti­
24 te al Estado, reivindican de él su presencia
cos, con las organizaciones de la sociedad
para la satisfacción de sus necesidades bási­
civil, expresadas tanto desde lo político, lo
cas o para la defensa de los derechos huma­
cívico y lo comunitario como formas
nos. Los paros cívicos, las marchas de pro­
puras de participación y sus respec­
testa, son ejemplos de este tipo de partici­
tivas combinaciones.
pación.
La participación ciudadana como
La participación ciudadana de carácter po­
participación política, puede ser com­
lítico-comunitaria tiene que ver con las acti­
prendida como todo aquello que está
vidades que en el interior del grupo social
relacionado con el asunto del poder,
se presentan con relación al Estado pero re­
ubicándolo no sólo en el terreno del
presentando los intereses de sectores muy es­
Estado sino, también, en el de la so­
pecíficos de la comunidad y con una actitud
ciedad civil.
dialógica y 1 o de cooperación en la satisfac­
Desde lo cívico, la participación puede ción de las necesidades del grupo por ellos
ser entendida como un conjunto de representado, como las acciones comunales,
ideas, actitudes, hábitos y valoracio­ los consejos estudiantiles, algunas activida­
nes que le permiten a la persona, con des sindicales.
relación a los demás asociados, ins­
La participación ciudadana de carácter cívi­
tituciones públicas y privadas, tras­
co-comunitaria la hemos entendido como
cender el contexto de lo inmedia­
aquel conjunto de actividades tendientes a
---- to a su cotidianidad, a sus inte-
JUVENTUD DE MEDELLÍN, PARTICIPACIÓN Y
DEMOCRACIA EN CONSTRUCCIÓN

ocupar espacios en el contexto de lo públi­ Ahora bien, la Sociedad Civil se constituye


co, más por la vía de generar procesos de so­ como resultado de la voluntad de los ciuda­
cialización que de expresar intereses de tipo danos y es alimentada permanentemente
político. Manifestaciones como las que se mediante la participación de los individuos
dan en los grupos de promoción humana, en las organizaciones. "Además de su papel
de tercera edad, actividades infantiles, gru­ crucial en el control del poder absoluto en
pos de oración, se ubican en este terreno. términos prácticos, estas asociaciones volun­
tarias tienen otra importancia: le enseñan a
Cualquiera sea la tendencia, todas estas for­
las gentes cómo convertirse en ciudadanos;
mas de organización social "han demostra­
y, más importante aún, profundizan las li­
do ser capaces de ganar espacios políticos,
bertades locales y particulares" (Bejarano,
de afectar al Estado, de alcanzar reivindica­
ciones democráticas y de formular e implan­
1992. p. 74).
tar proyectos alternativos" (Herrera. p. 30). En este contexto, es evidente la importancia
Pero lo más importante es la capacidad que del entendimiento de la teoría política de
han demostrado para desarrollar valores y ac­ Tocqueville y su comprensión de la relación
titudes fundamentales para la construcción existente entre participación ciudadana, de­
de la Democracia. Son creadoras de Cultura mocratización, cultura política en el marco
Política. de la potenciación de espacios político-ad­
ministrativos comprendidos genéricamente
Los valores y las actitudes que constituyen
como procesos de descentralización, todo ello
la Cultura Política, fundamento esencial para
entendido como causa y efecto de una socie­
la construcción de la Democracia entendida 25
dad civil autónoma, pluralista y autoor­
como una mentalidad, como modo de vida y
ganizada como condición indispensable para
de ser, como un ethos, no se dan por decre­
la democracia.
to. Ellos se constituyen a través de una for­
mación en valores democráticos y de la prác­
tica de la participación ciudadana. "No se
RESULTADOS
puede pensar en ser demócrata cuando no se
ha experimentado el valor de la solidaridad, Y CONCLUSIONES
del altruismo, de la responsabilidad social,
del espíritu cívico, del respeto por los bie­
En esta investigación ha quedado esta­
nes comunes y, ante todo, del respeto por la
blecido, en primer lugar, el potencial que
persona humana" (Herrera. p. 14).
representa para la superación de la crisis
En definitiva, como lo señala Luis Alberto de Medellín la participación ciudadana de
Restrepo, una verdadera democracia econó­ la Juventud, en tanto sus expresiones po­
mica, social y política sólo puede ser · líticas, cívicas y 1 o comunitarias, dan cuenta
instaurada sobre la base de la existencia de de principios evidentes de construcción
una Sociedad Civil sólida y permanente. de una cultura de tipo democrático.
Sólo ésta hace posible la existencia de Esta­
Así mismo, es claro que la juventud con
dos, no autoritarios y dictatoriales, sino de­
sus prácticas organizativas y par­
mócratas.
ticipativas está construyendo una
Revista
UNIVERSIDAD
PONTIFICIA
BOLIVARIANA

nueva propuesta de entender y hacer la po­ También debemos destacar el altísimo por­
lítica, en un contexto que redefine y poten­ centaje de participación ciudadana de la ju­
cia la formación de ciudadanía. La juven­ ventud. Una ciudad en la cual sus jóvenes
tud es una fuerza que representa el 31% del participan en el orden del 75.5%, donde el
total de la población de la ciudad, fuerza 69% dice tener claridad sobre lo que es par­
que se expresa en las más de 300 organiza­ ticipación y creen en la democracia en un
ciones constatadas realmente, la mayoría de 46%, tiene fundadas expectativas respecto de
las cuales surgieron a partir de 1988. la solución de la crisis por mecanismos civi­
lizados de concertación y negociación.
Liderazgo, solidaridad, compromiso, plura­
lidad, tolerancia, autonomía, desarrollo de Por último, ratificamos el carácter germinal
su identidad y autoestima fueron algunos del proceso, lo que lo expone a los riesgos
de los principales valores expresados desde y peligros propios de este estado y alerta
la diversidad de organizaciones juveniles de sobre la necesidad de implementar políti­
Medellín, que de manera espontánea en la cas a mediano y largo plazo que permitan
mayoría de los casos y para hacerle frente a tal consolidación para convertirlo en un
la crisis ética, política y cultural, y a la proyecto de construcción de ciudadanía, de
estigmatización del joven que llegó a nive­ un lado, y de otro, para potenciar la juven­
les completamente negatorios de su posibi­ tud como actor político dentro del nuevo
lidad de futuro, surgieron desde finales de marco y las nuevas dimensiones del que­
la década de los ochenta. hacer político.

26

También podría gustarte