Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE MANABÍ

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD


NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

Autor:
Freddy Jonaiker Chávez Bravo

Materia:
Dietoterapia II

Tratamiento dietético en pacientes con cáncer


Según Requejo, Ovidio Hernando (2012) declara en el libro de Manual de práctico de nutrición y
salud sobre la nutrición y cáncer, que es un problema de primer orden en la sanidad. Además,
afirma que la nutrición en el paciente con cáncer es de vital importancia tanto en la prevención de
la enfermedad como en la tolerancia al tratamiento oncológico. Pues manifiesta, que un buen
control nutricional incide positivamente en la supervivencia. (1)

Por otra parte, Según D. Rodríguez Durán & colaboradores en su artículo de revista sobre
Percepción de la importancia de la alimentación en un grupo de pacientes con cáncer hematológico
menciona otro punto de vitas sobre el mismo, por lo cual exterioriza, que el cáncer es una de las
enfermedades más importantes del mundo. Atribuyendo, que una cuarta parte de las muertes se da
por la enfermedad, ya que es considerada, la segunda causa de muerte después de las enfermedades
cardiovasculares. A pesar del aumento de la incidencia, prevalencia y morbimortalidad, los
avances en el diagnóstico y el tratamiento han permitido una mayor supervivencia y una mejor
calidad de vida. Más, sin embargo, la desnutrición sigue siendo el segundo método de diagnóstico
más común entre los pacientes oncológicos. (2)

Del mismo modo Ovidio Hernando (2012) declara en el libro de Manual de práctico de nutrición
y salud sobre la nutrición y cáncer refiere, que la valoración del estado nutricional del paciente
oncológico, antes y durante los diferentes tratamientos a los que va a ser sometido, es fundamental,
ya que su situación nutricional no sólo tiene influencia sobre su calidad de vida o el cumplimiento
de los tratamientos, sino que también afecta a la supervivencia. Es importante seguir los pasos
clásicos de valoración del estado nutricional con una anamnesis completa, exploración física,
completar cuestionarios de estudio dietético, realizar el estudio antropométrico y apoyarse, si es
necesario, en análisis de parámetros en sangre. Además, se ha de llevar a cabo una actuación
específica para pacientes oncológicos, la VGS generada por el paciente. Es un cuestionario que ha
de ser cumplimentado tanto por el paciente como por el médico y cuantifica el grado de impacto
que tiene la enfermedad sobre el estado nutricional del paciente en forma numérica (1)

De forma tal que según Viney, Alice Charlotte 2017 afirma en su trabajo de fin de curos sobre
“Efecto del Soporte Nutricional en Pacientes Oncológicos en tratamiento con Citostáticos Orales”
más parámetros de valoración nutricional que Ovidio Hernando (2012) declara en el libro de
Manual de práctico de nutrición y salud sobre la nutrición y cáncer. Por lo cual Viney, Alice
Charlotte 2017 aclara que la valoración nutricional tiene como objetivo caracterizar el estado
nutricional de los pacientes con sospecha o riesgo de desnutrición, con el fin de establecer un plan
terapéutico. Incluye historia clínica, examen físico completo, antropometría y análisis de
laboratorio. 9 debido a que no existe un amplio consenso sobre como diagnosticar la desnutrición
se han utilizado diversos marcadores nutricionales, pero en realidad no existe un marcador
nutricional ideal por lo que se recurre al uso de un conjunto de técnicas para establecer el
diagnóstico nutricional de un individuo. Se debe realizar una valoración nutricional más específica
en todos los pacientes que hayan dado positivo en el test de cribado. Los parámetros que pueden
ser incluidos en el protocolo de valoración nutricional son: Historia clínica y exploración física,
Antropometría, Composición corporal, Función muscular, Valoración dietética, Determinaciones
analíticas para valorar la inflamación y alteraciones de iones y micronutrientes (3)

Por el contrario, Según Andrea Paola Anchundia Ortega, Katherine Adriana Andrade Villacís
(2019) en su trabajo de titulación sobre Guía de nutrición para pacientes con cáncer, menciona,
que el estado nutricional del paciente con cáncer se ve comprometido por el proceso patológico de
la misma enfermedad y los efectos del tratamiento. De acuerdo a la fisiopatología, se desarrolla
anorexia en el paciente, que conlleva a la pérdida del apetito y posteriormente al desarrollo de pre-
caquexia que avanzará a caquexia. Dichas modificaciones en los compartimientos corporales por
la pérdida involuntaria de masa muscular, hacen que esté presente sarcopenia y en determinados
casos obesidad sarcopenica. Asimismo, los Componentes nutritivos y no nutritivos de la dieta
promueven o retrasan el desarrollo del cáncer. Consistente evidencia relaciona el consumo de
vegetales, frutas y granos enteros con un menor riesgo de cáncer. Por otro lado, el consumo de
alimentos, que muestran un mayor riesgo de cáncer son las carnes rojas y procesadas, cereales
refinados, azúcar y el alcohol. (4)

Conjuntamente Según Andrea Paola Anchundia Ortega, Katherine Adriana Andrade Villacís
(2019) en su trabajo de titulación sobre Guía de nutrición para pacientes con cáncer, refieren que
la evaluación nutricional del paciente debe proporciona, la información sobre las causas y tipo de
malnutrición. Una adecuada evaluación nutricional deberá incluir los siguientes elementos:
composición corporal y función física, peso corporal y patrón del peso corporal, talla o altura y la
estimación del Índice de Masa Corporal (IMC). Se deberá determinar la masa grasa y masa
muscular por medio de pliegues cutáneos, circunferencia braquial o tomografía computarizada. La
evaluación del paciente también incluye la ingesta de alimentos y requerimiento nutricional. Para
poder conocer la ingesta de alimentos del paciente se puede utilizar herramientas como: historial
dietético y recordatorio de 24 horas. También es necesario que se realice la determinación de las
necesidades nutricionales del paciente, así como la pérdida de estos. (4)

Mientras que según Nieto Miranda, María Emilia(2018) en su tesis sobre la Revisión sistemática
sobre relación de riesgo nutricio y calidad de vida en pacientes con cáncer expone que el estado
nutricio de estos pacientes depende de muchos factores como la localización y extensión del tumor,
los tumores gástricos y pancreáticos ocasionan un deterioro más rápido y progresivo, mientas que
un paciente con cáncer de mama y algunos tipos de leucemia y linfoma presentan una menor
prevalencia de malnutrición .Padecimientos más frecuentes durante el transcurso de la enfermedad
como la anorexia, estenosis y obstrucción intestinal, mala absorción y alteraciones metabólicas
estas estrechamente relacionados con la malnutrición del paciente con cáncer sin dejar atrás los
efectos negativos sobre el estado nutricio que son causados por cirugías, quimioterapia y
radioterapia (5)

En conclusión, Según Requejo, Ovidio Hernando (2012) declara en el libro de Manual de práctico
de nutrición y salud sobre la nutrición y cáncer, expresa, las Alteraciones nutricionales secundarias
al tratamiento oncológico. Mencionado, las Pautas del tratamiento, que son pilares del tratamiento
tales como son: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Dada la naturaleza de la enfermedad,
los tratamientos son siempre agresivos y en muchas ocasiones se acompañan de efectos
secundarios, pasajeros o no, que pueden afectar a la situación nutricional del paciente.

Náuseas y vómitos se pueden producir tras intervenciones quirúrgicas del piso abdominal superior
como gastrectomías, duodenopancreatectomías, cirugía de resección esofágica, etc. También
pueden aparecer como efectos secundarios en tratamientos con radioterapia sobre región
abdominal o sobre grandes extensiones. Es bien conocida la asociación entre la administración de
quimioterapia y la aparición de náuseas y vómitos (1).

Recomendaciones en caso de náuseas o vómitos:

• Consumir los alimentos fríos o a temperatura ambiente.


• Realizar comidas frecuentes, al menos cinco al día y de escasa cuantía.
• Evitar alimentos grasos, fritos o ácidos.
• Ingerir los días de administración de quimioterapia los mismos alimentos, ya que síntomas
como anorexia y náuseas se exacerban y puede aparecer aversión por ellos, de esta forma
sólo se eliminarán de la dieta unos pocos alimentos.
• Comidas con abundante aporte líquido (caldos, zumos, infusiones, leche, etc.).
• Tratamiento farmacológico si es preciso (metoclopramida, ondansetrón, corticoesteroides,
neurolépticos).

Recomendaciones en caso de diarrea:

• Ingesta abundante de líquidos.


• Realizar comidas frecuentes, al menos cinco al día y de escasa cuantía.
• Evitar alimentos ricos en fibra no soluble.
• Consumo de dietas astringentes a base de arroz, pollo, huevo cocido, pescado hervido,
manzana, etc.
• En pacientes con enteritis radica (secundaria a radioterapia) se toleran mejor purés o
alimentos triturados.
• Sólo se debe disminuir la grasa de la dieta si se demuestra una malabsorción grasa no
fácilmente tratable (por ejemplo, en la insuficiencia pancreática exocrina, se soluciona el
problema de forma sencilla con tratamiento oral sustitutivo a base de hormonas
pancreáticas exocrinas sintéticas).

Recomendaciones ante el estreñimiento:

• Dietas con abundantes líquidos y fibras no solubles (verduras, cereales integrales,


legumbres, frutas con piel).
• Suplementos de fibra de salvado o preparados a base de fibra.
• El paciente debe intentar establecer unos hábitos alimentarios regulares y aumentar la AF.

Recomendaciones en la falta de apetito:

• Mejorar la preparación culinaria y la presentación de los platos. Variar con frecuencia los
alimentos y la forma de preparación.
• Utilizar alimentos blandos y fácilmente masticables que no aumenten el esfuerzo de la
comida, si es necesario en forma de purés. La carne se toma mejor como croquetas,
albóndigas o filetes rusos.
• Es aconsejable realizar varias comidas al día, en pequeñas tomas y preferiblemente durante
la mañana. Recuerde que cada bocado que toma le beneficia.
• Debe realizar comidas frecuentes: 6-7 veces al día y en pequeñas cantidades.
• No se debe omitir ninguna comida.
• Debe realizar las comidas más importantes en las primeras horas del día. Aprovechar para
realizar las comidas fuertes en los momentos de mayor ánimo y menor fatiga.
• Los postres de flanes, helados, natillas, arroz con leche o productos de repostería ayudan a
aumentar el aporte energético y proteico.
• Evitar las comidas y bebidas con poco alimento como café, infusiones, caldos. Si los caldos
son de los pocos alimentos que se toman con facilidad, añadir pasta, arroz o pan en bastante
cantidad.
• Evitar las frutas enteras y tomar preferentemente zumos naturales o frutas licuadas.
• Ingerir los líquidos una hora antes o después de las comidas.
• Disponer de un ambiente favorable, limpio y sin olores desagradables en compañía de
familiares o amigos durante las comidas.
• Preparar los alimentos de manera atractiva, con variedad de texturas, olores, sabores y
colores.
• Consumir preferentemente alimentos con alto valor nutricional como batidos caseros
elaborados con leche, nata, cacao o frutos secos, legumbres, patatas, pastas, aceite de oliva,
nata o mantequilla, flanes, helados y natillas.
• Evitar los alimentos flatulentos y las legumbres cocerlas al menos durante 3 ó 4 horas.
• Si no hay contraindicación, puede tomar una copa de vino antes de las comidas o durante
éstas.

Bibliografía
1. REQUEJO OH. NUTRICIÓN Y CÁNCER. Primera ed. Exlibris Ediciones SL, editor. España
: KELLOGG ESPAÑA; 2012.

2. Palma , Kohen Velez L, Villarino M, L. M. Bermejo , Bermejo L, Gómez Candela. Percepción


de la importancia de la alimentación en un grupo de pacientes con cáncer hematológico.
Nutrición Hospitalaria. 2012; 27(2).

3. Viney AC. “Efecto del Soporte Nutricional en Pacientes Oncológicos en tratamiento con
Citostáticos Orales”. Trabajo Final. España : UNIVERSITAT DE LES ILLES BALEARS ,
Salud.

4. Andrea Paola Anchundia Ortega KAAV. Guía de nutrición para pacientes con cáncer. Proyecto
de Investigación. Quito: UNIVERSIDAD SAN FRANCISCO DE QUITO , Nutrición
Humana.

5. Nieto Miranda ME. Revisión sistemática sobre relación de riesgo nutricio y calidad de vida en
pacientes con cánce. Tesis. Mexico : Universidad Iberoamericana Puebla, Nutrición Clínica.

6. G MP. Dieta y cáncer. En Lucrecia , editor. Soporte Nutricional en el Paciente Oncológico.


Madrid: Unidad de Nutrición Hospital de Móstoles; 2016. p. 116-131.

También podría gustarte