Está en la página 1de 9

ÑO BISIESTO

Nacidos un 29 de febrero

Épocas de grandes cambios de funestas consecuencias,


períodos de desgracias y de mala suerte, los años
bisiestos están rodeados desde siempre de un halo
profundamente negativo y siniestro. Existe, sin
embargo, un colectivo que no cree en estos malos
augurios y espera con ilusión la llegada de estas
fechas, cada cuatro años: los «bisiestos».
RAFEL SORIANO Bisiesto es aquel que, por azar o por destino, tuvo por suerte nacer
un 29 de febrero, extraña fecha que sólo se da una vez cada cuatro años. Es el caso, por
ejemplo, de Rosa María Ponce, valenciana y bisiesta de nacimiento.
Rosa nació el 29 de febrero de 1948 y, aunque lleva casi sesenta años en este mundo,
tiene claro que cuando el próximo viernes celebre su cumpleaños, sólo 15 velas
adornarán su tarta. «Este año es muy especial, cumplo quince, como la canción del dúo
dinámico» explica riendo. Para celebrar tan significativo cumpleaños, ya está
organizando una fiesta muy especial. «He contactado con los mismos amigos con quien
ya celebré mis primeros quince años y que hace unos cuarenta años que no veía» afirma.
«Será un reencuentro muy especial» indica la «adolescente».
Algo parecido le ocurre a Mario Artigues, alemán de nacimiento pero vecino de
Tavernes de la Valldigna, para quien la celebración de este año será especialmente
importante. Nació en 1960 y, sin embargo, está a punto de cumplir los mismos años que
su hijo. «Me gusta bromear con eso» comenta divertido Mario. «Cumplo 12 añitos y por
fin alcanzaré a mi hijo pequeño» explica. Como Rosa, prepara ya la celebración para su
gran día, con familia y amigos.

Orgullosos de ser diferentes. Son diferentes historias de diferentes personas, cada una
con sus peculiaridades y sus anécdotas, pero que, sin embargo, comparten un rasgo en
común: se consideran especialmente afortunados y orgullosos de sus peculiaridades,
felices de ser diferentes.
«Yo no pedí nacer ese día, pero me gusta haberlo hecho» comenta Mario. Su padre
pensó cambiar el día en el registro civil, «pero por suerte acabó conservándolo» explica.
Lo mismo le ocurrió a Rosa, a quien su madre quería que pusieran el uno de marzo
como fecha de nacimiento ya que, decía, el 29 de febrero era día de mala fortuna.
«Afortunadamente, mi padre la convenció para no hacerlo, justificando que era más
barato celebrarlo cada cuatro años» comenta con una sonrisa. «Me hace sentirme
especial» recalca.
Un paso más allá va José Manuel Ubarretxena, otro nacido bisiesto, que hace poco más
de una década tuvo la idea de crear un selecto club sólo para los nacidos en 29 de
febrero. «Somos únicos en el mundo y en el universo, imprescindibles para que
funciones el calendario» exclama, «somos el capricho de los césares, olímpicos y
patrimonio de la humanidad» termina.

El club de los bisiestos. La ocurrencia de Ubarretxena, que comenzó hace doce años con
un anuncio en el periódico para encontrar bisiestos, engloba ya a más de 2000 bisiestos
de toda España y algunos del extranjero. «No hay ningún club así en todo el mundo, no
hay nadie que se dedique a los bisiestos» explica Ubarretxena, que aprovecha para
reclamar a políticos y periodistas mayor atención a los bisiestos.
De momento, el club ya cuenta con himno, mascota propia -una perrita nacida un 29 de
febrero- y hasta patrona, Nuestra Señora de los Bisiestos. «Quizás acabe formando un
partido político» afirma el veterano restaurador vasco. Su objetivo: que se proclame el
29 de febrero, día festivo nacional. «Es nuestro día» remarca.
Mientras tanto, este año es bisiesto y toca celebración. Por eso Ubarretxena está
preparando desde hace semanas la reunión en el monte Igueldo de San Sebastián a la
que acudirán alrededor de 500 bisiestos de casi todas las comunidades. Quien quiera
acudir lo tiene fácil: Apartado de correos 444, 20080, San Sebastián.
Y es que parece como sí los nacidos bisiestos estuvieran predestinados a buscarse y a
encontrarse. «Conozco a ocho o diez personas que han nacido el día 29» explica Isabel
Rocher, bisiesta de Villalonga que este año cumple 12 años -o 48, según se mire. Este
año no podrá acudir a San Sebastián, pero está organizando su propia celebración
bisiesta en Gandia «para comer y celebrarlo juntos» explica. Sin embargo, a pesar de los
que indiquen las velas de la tarta cada cuatro años, lo cierto es que el tiempo acaba
pasando para todos. «Aunque este año cumpla 12, por mi físico sé que voy por los 48»
explica Mario. «Pasa el tiempo, cambia el físico y los años pesan» se lamenta Rosa.
«Pero por lo menos tengo la suerte de poder volver a cumplir los quince años»
concluye.

AÑO BISIESTO, AÑO SINIESTRO


Por tradición, los años bisiestos se han asociado a un sentimiento pesimista, de cambios
drásticos y funestas consecuencias. En el refranero español podemos encontrar varias
referencias que dejan constancia de esta percepción fatalista: «Año bisiesto, año
siniestro», «Año siniestro, entre el hambre y es cesto», «Año bisiesto, ni casa, ni viña, ni
huerto, ni puerto».
Lo cierto es que a lo largo de la historia son muchas las catástrofes que, casualidad o no,
han sucedido en año bisiesto. Desde el hundimiento del Titanic, en 1912, al estallido de
la Guerra Civil Española, el 36, pasando por las principales huelgas de la historia de
España - 1976, 1988 - o el estallido del conflicto armado entre Irán e Irak.
También murieron asesinados en año bisiesto líderes como Mahatma Gandhi, en el
1948, Robert Kennedy y Luther King, 1968, Lennon, 1980, o Indira Gandhi, 1984.

el porque del 29 F
El porqué tan extraño día lo encontramos en un desfase horario entre el año solar y el
gregoriano -que es por el que nos regimos. Aunque se suele pensar que la Tierra tarda
exactamente 365 días en completar la vuelta al sol, lo cierto es que esta traslación dura
casi seis horas más. Este desfase, aunque en principio pueda parecer insustancial, no lo
es en absoluto, ya que hace que cada cuatro años se pierda un día, que es necesario
recuperar. Si no se hiciera, en cien años se acabarían perdiendo 25 días, y sin bisiestos,
en cuatro siglos podría llegar a nevar en julio.

Año bisiesto
El año bisiesto este una año de 366 días en vez de 365, es decir, un año incluyendo uno
29 de febrero (el próximo tendrá lugar en 2012). El término viene de latino bis-sextilis,
que significa dos veces “ (bis) sexto (sextus) ». El objetivo consiste en alinear lo mejor
posible el calendario con la revolución de la Tierra en torno al Sol.

Sumario
• 1 Norma actual
• 2 Historia de los años bisiestos
o 2.1 Los meses intercalados del año de Numa
o 2.2 El día intercalar de Julio César
• 3 29 de febrero
• 4 30 de febrero
• 5 Ver también

o 5.1 Artículos conexos

Norma actual
Desde la instauración de calendario gregoriano, son bisiestas los años:

• divisibles por 4 pero no divisibles por 100

• divisibles por 400.

Así pues, 2008 es bisiesto. El año 2004 era bisiesta según la primera norma. El año
1900 no era bisiesta, ya que divisible por 100, lo que va contra la primera norma, y no
divisible por 400, lo que va contra el segundo. El año 2000 era bisiesta ya que divisible
por 400.

El calendario julien, que tenía curso antes del calendario actual, no distinguía los finales
de siglos (años divisibles por 100). Un año era bisiesto cada 4 años, sin otra excepción.
El calendario julien tenía así un año medio de 365,25 días, en vez del 365, 2422 días
necesarios para el ciclo terrestre. Lo que generó la acumulación de una decena de días
de retraso en quince siglos.

La instauración de calendario gregoriano a permiso por una parte de recuperar el retraso


suprimiendo días, y por otra parte retrasar el ritmo suprimiendo 3 años bisiestos cada
400 años. Este calendario gregoriano ofrece según las normas enunciadas un año medio
de 365, 2425 días, lo que es aún un poco demasiado largo, pero sólo genera un error de
3 días en 10.000 años.

Historia de los años bisiestos


Los meses intercalados del año de Numa

La práctica de añadir un día intercalado con el fin de recuperar el retraso por elaño civil
sobre elaño solar subida a Romanos. Éstos, antes del calendario julien, utilizaban el año
dicho “de Numa” por 355 días, sean doce meses lunares. El retraso con el calendario
solar se compensaba con meses intercalados de una duración variable fijada por el gran
pontífice. Este sistema sin embargo se había desreglamentado en el momento el guerras
civiles.

El día intercalar de Julio César

En 45 antes de la era cristiana, Julio César, entonces dictador (al sentido latino del
término) y gran pontífice de República romana hizo llamada aastrónomo griego
Sosigène de Alejandría para que éste regule el desfase demasiado importante que se
constataba entre los años solares y civiles desde las guerras civiles. Éste creó nuestro
año de 365 días más un día intercalado cada cuatro años (él es necesario esperar el
calendario gregoriano para que el sistema sea aún más preciso).

Este día se colocaba entre el 24 y el 25 de febrero. Era pues el “24 de febrero bis”. Se
nombraba este día el 24 de febrero a. d. VI Kal. Mart., o sea ante diem sextum Kalendas
Martias, lo que significa “el sexto día antes el calendas de marzo” (los Romanos
contaban el número de días restante antes de tal o cual fecha en el mes, como el
calendas el 1Er de mes, el monjas el 5 o el 7, según los meses, y el cachos el 13 o el 15,
según los meses); el “24 de febrero bis” se decía pues muy naturalmente a. d. bis VI
Kal. Mart., o sea ante diem bis sextum Kalendas Martias : “el sexto día bis antes de las
calendas de marzo” (“el sexto día bis antes de 1 de marzo”). Un año bisiesta incluye dos
veces el sexto día antes de 1 de marzo; “dos veces sexto” se decía bis-sextus ; el sufijo -
ilis se ha añadido para formar el adjetivo bissextilis : “quién tiene dos veces un sexto
(día)”, con el fin de hablar de uno (a) ano bissextilis (la palabra ano “año” es
masculinos), “año bisiesto”.

Más tarde, el día intercalar se colocó del 29 del mes de febrero, a partir del momento en
que se sustituyó el método latino de cálculo de los días.

29 de febrero
Después 1980 en Francia, un pequeño grupo de personas publica uno Diario quién
parece solamente el 29 de febrero, llamado La Vela del zapador. En 2004, publicaba su
número 7.

Las personas que nacen uno 29 de febrero celebran habitualmente su aniversario el 28


de febrero o el 1Er marzo los años no bisiestos. En algunos países, una persona nacida
uno 29 de febrero el este legalmente el 28. Por ejemplo, una persona nacida el 29 de
febrero 1980 habría tenido 18 años el 28 de febrero 1998.

2008 es un año bisiesto.

30 de febrero
En 1700, el Suecia intentó utilizar uno calendario julien modificado para pasar poco a
poco del calendario julien al calendario gregoriano. El proceso debía reducir poco a
poco un día al año, durante 11 años. Sola el año 1700 así se modificó y en 1712 para
recuperar el calendario julien fue necesario añadir un día suplementario en febrero que
se volvió así doblemente bisiesta y poseía uno 30 de febrero.

Ver también
Artículos conexos

• Calendario
• Intercalación (medida del tiempo)
• Día épagomène

29 de febrero
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
<< Febrero >>
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
MMXI
Todos los días

El 29 de febrero es el día número 60 del año en el calendario gregoriano y sólo existe


en los años bisiestos (cada cuatro años). Desde esta fecha quedan 306 días para finalizar
el año.
Un año es bisiesto si es múltiplo de 4 pero no necesariamente de 100, o si
es múltiplo de 400 (ejemplos: 1956, 1980,2012, si 2000, pero no 2100 o
2200, estos dos últimos múltiplos de 4 y de 100 pero no son bisiestos).

El último año bisiesto fue en 2008, y el siguiente año bisiesto será en 2012.

Los nacidos en este día suelen celebrar su cumpleaños el 28 de febrero o el


1 de marzo en los años no bisiestos.

En el calendario romano el día bisiesto, el que se añadía al calendario cada cuatro años,
no era el 29 de febrero sino el 23, ya que éste era el sexto día antes de las calendas de
marzo. Así, había dos 23 de febrero, el primero era "el sexto día antes de las calendas de
marzo" y el día siguiente era "el bi-sexto día antes de las calendas de marzo". En la
Unión Europea, el 29 de febrero sólo se convirtió en día bisiesto oficial en el año 2000.

Se calcula de esta manera; un año normal del calendario gregoriano cuenta 365 días
cuando en realidad es exactamente 365 días, 5 horas con 48 minutos (365,25 días).
Estas horas se simplifican a 6, lo que hace que cada cuatro años (año bisiesto) sumen un
total de 24 horas (un día).

http://es.wikipedia.org/wiki/29_de_febrero
http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?
pRef=3824_19_411363__Comunitat-Valenciana-Nacidos-febrero

Última actualización el Martes, 14 de Septiembre de 2010 20:52

Otro algoritmo típico donde los haya.

Esto de los años bisiestos ya se lo inventaron los romanos y otras culturas hace un
montón de tiempo... ¿Para fastidiar? No... no del todo.

Resulta que nosotros tenemos muy asimilado que la Tierra tarda 365 días en dar la
vuelta al Sol (lo que llamamos un año)... pero no es exactamente así. En realidad tarda
365 días y unas 5 horas y unos 48 minutos... y unos pocos segundos. Dicho de otra
manera: tarda 365.2422 días.

Para cálculos astronómicos, esos decimales son muy importantes, pero a efectos de la
fecha civil (la que utilizamos en la vida cotidiana) aplicamos un pequeño redondeo.

Como esos decimales representan casi un cuarto de día (unas 6 horas), resulta que cada
cuatro años, la tierra ha tardado 365×4 días + 6 horas×4 → es decir, cada cuatro años
hay que añadir un día al cómputo civil de los días... dado que en cuatro años, se han ido
acumulando unas 6 horas por año más aparte de los 365 días.

Así pues, si un año es divisible por cuatro, se le añade un día más (nuestro querido
amigo el 29 de Febrero)... Y eso es básicamente un año bisiesto...
La palabra "bisiesto" proviene del latín "bisextus". El motivo es que antes de la
aplicación del calendario gregoriano que utilizamos hoy en día (en el cual añadimos un
día a febrero por el final), se duplicaba el 23 de febrero, que es el sexto día antes del
comienzo (las calendas) de Marzo. Así pues, ese febrero tenía dos sextos días antes de
las calendas de marzo: bi-sextus → bisiesto.

Pero la corrección no queda ahí. Es necesario afinar un poco más. Resulta que no son
seis horas exactas, sino que faltan algunos minutillos (unos 11)... así que para
compensar esos minutillos, el último año de cada siglo (que termina en "00" y que
debería ser bisiesto, porque si termina en "00" es divisible por 4) no será bisiesto... pero
esta excepción no se aplicará, ademas, cada cuatro siglos. Con estos tejemanejes
logramos, más o menos, que la fecha civil vaya acorde con la astronómica. Si no lo
hiciéramos, empezaríamos a notar que las estaciones se van desplazando y empezando
cada vez antes.

Aparte de éstas, son necesarias otras correcciones... debido, en principio, a que esa
corrección no es del todo exacta y a que puede variar (la Tierra es bastante precisa en su
recorrido, pero no es un reloj). Afortunadamente, los astrónomos se hacen cargo y nos
van variando ligeramente la hora de vez en cuando sin que nos demos cuenta.

Después de este rollo, vamos a ver cómo podemos conocer algorítmicamente si dado un
año del calendario gregoriano podemos saber si es bisiesto.

El fundamento
Es importante tener claro que este algoritmo funciona para fechas del calendario
gregoriano ... ¿y qué es eso? Bueno... el sistema para medir las fechas civiles que
utilizamos en occidente en la actualidad. Es necesario saber que aunque es un sistema
muy extendido, no es el único que existe ahora mismo.

El calendario gregoriano fue adoptado por distintos paises en distintos momentos. En


España se impuso en 1582, pero algunos paises, como Turquía, Grecia o Rusia lo
adoptaron ya en pleno siglo XX.

A modo de resumen Podemos decir que se añade un día más (el 29 de Febrero) al
calendario del año correspondiente si:

• Regla general: el año es divisible por cuatro.


• Con la siguiente excepción: Si el año es divisible por 100 y no por 400 no será
bisiesto, aunque le corresponda por la regla general.

Al principio puede parecer un poco lioso, pero es más fácil de lo que parece. Basta
comprobar si un año es divisible por 4... en ese caso, debería ser bisiesto... pero también
hay que comprobar la excepción: si es divisible por 100 y no por 400 no lo será.

Para saber si un año es divisible por 4, basta con aplicar el operado módulo: "%" en C,
C#, Java y compañía o "mod" en Pascal, Delphi y similares.
Se trata de un operador binario (que admite dos operandos) e infijo (que se coloca entre
ambos operandos) y que devuelve el resto de la división entera entre el primer y el
segundo operando.

Así pues, podemos elaborar un pequeño fragmento de código (En C#, como siempre)
para comprobarlo:

1 bool EsBisiesto(int anno)


2 {
3 bool resultado;
4 //Comprobamos la regla general.
5 //Si anno es divisible por 4, es decir, si el
6 //resto de la división entre 4 es 0...
7 if (anno % 4 == 0)
8 {
9 //Si es divisible por 4, ahora toca comprobar
10 //la excepción
11 if (
12 (anno % 100 == 0) && //Si es divisible por 100
13 (anno % 400 != 0) //y no por 400
14 )
15 {
16 resultado = false; //entonces no es bisiesto
17 }
18 else
19 {
20 resultado = true; //No cumple la excepción.
21 //Lo dejamos como bisiesto por ser divisible por 4
22 }
23 }
24 else //Si no cumple la regla general
25 {
26 //No es bisiesto.
27 resultado = false;
28 }
29 return resultado;
30 } //EsBisiesto

Bufff... Bueno... seguramente funcionará... pero vaya rollo para comprobar tres simples
condiciones.

Menos mal que sabemos un montón de lógica y lo podemos dejar mucho más sencillo,
con una simple expresión booleana:

1 bool EsBisiesto(int anno)


2 {
3 //devuelve true si el año es múltiplo de 4 y
4 //no es multiplo de 100 pero no de 400
5 //false en caso contrario
6 return (anno % 4 == 0) && !(anno % 100 == 0 && anno %
7 400 != 0);
}

Quizá te estés preguntando qué es mejor... si utilizar un "if" o una expresión booleana...
Bueno. La respuesta no es sencilla. El "if" conduce a un código más largo y quizá más
complicado de entender (pero no para todo el mundo... quizá alguien lo prefiera). La
expresión booleana, en principio, podría parecer más ineficiente, dado que parece que es
necesario hacer varias operaciones para comprobar si el año es bisiesto, y en la solución
con "if" si falla la regla general no se sigue comprobando más. Sin embargo, la mayor
parte de compiladores e intérpretes modernos evalúan las expresiones booleanas
aplicando una optimización conocida como Evaluación de expresiones lógicas
booleanas en cortocircuito , con lo cual, tampoco evaluarían todas las condiciones si
falla la primera.

Además de todo esto... quizá hayas visto expresiones distintas a ésta para comprobar si
un año es bisiesto (por ejemplo, en la Wikipedia )

En realidad, se trata de la misma expresión... solo que utiliza otras operaciones. El


álgebra booleana, al igual que el álgebra con números tiene sus propiedades (asociativa,
conmutativa, identidad... ) y algunas curiosas vueltas de tuerca (como las Leyes de
Morgan) que hacen que distintas expresiones sean, en realidad, equivalentes.

Por ejemplo:

1 bool EsBisiesto(int anno)


2 {
3 return ((anno % 4 == 0 && anno % 100 != 0) || anno % 400
4 == 0);
}

http://latecladeescape.com/trivialidades/algoritmo-para-determinar-si-un-ano-es-
bisiesto.html

Intereses relacionados