Está en la página 1de 85

Ortografía y puntuación para

traductores
Indice
ORTOGRAFÍA Y PUNTUACIÓN PARA TRADUCTORES 5
1. LA PUNTUACIÓN 5
El punto 5
El punto como delimitador del discurso 5
El punto en contextos específicos 6
Concurrencia con otros signos 8
La coma 10
Uso obligatorio y uso opcional 10
Uso de la coma para delimitar unidades con alto grado de independencia 11
Uso de la coma para delimitar grupos de la oración simple 12
Uso de la coma para delimitar unidades coordinadas 14
Uso de la coma para delimitar unidades subordinadas 15
Uso de la coma para delimitar los conectores 16
Otros usos de la coma 16
El punto y coma 17
Usos del punto y coma 17
Los dos puntos 18
Uso de mayúscula o minúscula tras los dos puntos 18
Usos de los dos puntos 19
Los puntos suspensivos 20
Usos de los puntos suspensivos 20
Coincidencia con otros signos 21
Los signos de interrogación y exclamación 22
Colocación 22
Ortografía 23
Usos especiales 23
Concurrencia con otros signos 23
Las comillas 24
Usos de las comillas para delimitar discursos 24
Uso de las comillas de seguir 25
Otros usos de las comillas 26
Las comillas y los signos de puntuación 27
Tipos de comillas y jerarquía 28
La raya 29
Usos de la raya para delimitar 29
El guion 33
Como signo de unión entre palabras u otros signos 33
Uso en obras de contenido lingüístico 35
Los paréntesis 35
Usos delimitadores de los paréntesis 35
Usos auxiliares de los paréntesis 36
Combinación con otros signos 36
Los corchetes 37
Usos delimitadores de los corchetes 37
Usos auxiliares de los corchetes 37
Las barras 38
La barra simple: / 38
La barra doble: // 39

2/85
La barra inversa \ 39
Otras barras 39
Otros signos auxiliares 40
Errores habituales por influencia de otras lenguas 41
El punto 41
La coma y el punto y coma 41
La separación en párrafos 44
La raya y el paréntesis 44
Diálogos: comillas frente a raya de diálogo 45
Ejercicio 22: Puntuación 46
Ejercicio 23: El uso de la coma 47
Ejercicio 24: Puntuación 47
Texto 17 47
2. USO DE MAYÚSCULAS Y MINÚSCULAS 47
Cuestiones generales sobre la utilización de las mayúsculas 48
Uso de la mayúscula exigido por la puntuación 48
Uso de la mayúscula para marcar los nombres propios 49
Nombres de persona 49
Nombres de plantas y animales 50
Nombres de lugares 50
Entidades 52
Productos de la actividad intelectual o cultural 52
Disciplinas, movimientos y eventos relacionados 53
Denominaciones propias del ámbito científico 54
Referencias temporales 54
Varios 55
Otros usos de las mayúsculas 55
No debe usarse la mayúscula inicial 56
Errores habituales por influencia de otras lenguas 57
Ejercicio 25: Mayúsculas y minúsculas 59
Ejercicio 26: Errores en el uso de la mayúscula 59
Texto 18 59
Texto 19 60
3. ACENTUACIÓN 60
Combinación de vocales (diptongos, triptongos, hiatos) y su acentuación 61
Problemas de acentuación con diptongos e hiatos 62
Acentuación diacrítica 63
Acentuación diacrítica en monosílabos 63
Acentuación diacrítica en polisílabos 64
Acentuación diacrítica en interrogativos y exclamativos 66
Acentuación de monosílabos 69
Acentuación de las palabras compuestas 69
Acentuación de extranjerismos 70
Tilde en mayúsculas y versalitas 71
Desplazamiento del acento 71
Voces biacentuales 71
Acentuación de abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos 72
Voces de acentuación dudosa 72
Ejercicio 27: Acentuación correcta 74
Ejercicio 28: Reglas de acentuación 75

3/85
Ejercicio 29: Acentuación diacrítica 75
Ejercicio 30: Voces biacentuales y de acentuación dudosa 75
Ejercicio 31: Palabras monosilábas y tilde diacrítica 75
Ejercicio 32: Errores en la acentuación 75
Texto 20 75
4. PALABRAS Y SECUENCIAS DE DIFÍCIL ORTOGRAFÍA 76
Ejercicio 33: Palabras de grafía dudosa 81
Ejercicio 34: Haber y a ver 82
Ejercicio 35: Porqué, porque, por qué y por que 82
Ejercicio 36: Conque, con que y con qué 82
Ejercicio 37: Sino, si no, demás, de más y dé más 82
Ejercicio 38: Aparte, a parte, asimismo, así mismo y a sí mismo 82
Ejercicio 39: Halla, haya y aya 83
Ejercicio 40: Hecho, echo, ha y a 83
Ejercicio 41: Ahí, hay y ay 83
Ejercicio 42: Calló, cayó, rallar, rayar, rayo, herrar, errar y hierro 83
Texto 21 84
EJERCICIOS 85
EJERCICIOS DE REFUERZO 85

4/85
Ortografía y puntuación para traductores

ORTOGRAFÍA Y PUNTUACIÓN PARA


TRADUCTORES

En esta unidad realizaremos un repaso muy minucioso a la ortografía y puntuación


castellanas, sobre todo en comparación con las normas anglosajonas.

1. LA PUNTUACIÓN
Los signos de puntuación son aquellos signos ortográficos que organizan el discurso. Gracias a ellos, la
comprensión es más sencilla, porque estos signos ponen de manifiesto las relaciones que hay entre las
diversas partes del discurso. Un cambio en la puntuación puede originar un cambio de significado. Por
ejemplo, las oraciones Juan come verdura y Juan, come verdura son totalmente distintas: la primera es
enunciativa, la segunda da una orden; en la primera el sujeto es Juan, en la segunda el sujeto es un tú que no
aparece.

Como traductores es natural que tengamos dudas de puntuación, sobre todo en esos casos en los que la
puntuación de la lengua de origen parece similar a la del castellano. No obstante, hemos de ser conscientes
de que cada lengua tiene su propia gramática y su propio sistema de puntuación.

En este capítulo vamos a repasar las normas básicas sobre el uso de los signos de puntuación en
castellano. A continuación, comentaremos ejemplos concretos de errores de puntuación que son frecuentes
por influencia de otras lenguas. No debemos olvidar que hacer una traducción de calidad implica también
trasvasar el sistema de puntuación.

Cuando realizamos una traducción, es conveniente hacer una lectura final de nuestro
texto atendiendo únicamente a la puntuación castellana, para detectar aquellos errores
que se nos hayan colado por influencia del texto original.

No te confíes. Duda de todo y no supongas que algo está bien sin comprobarlo,
aunque veas que tu puntuación coincide con la original (o precisamente por ese motivo).

El punto
El punto (.) se escribe en la parte baja del renglón y pegado siempre a la palabra o cifra que lo precede. Al
igual que casi todos los signos de puntuación del español, el punto se utiliza en el discurso general (como
delimitador) y puede aparecer en otros contextos más específicos.

El punto como delimitador del discurso

5/85
Ortografía y puntuación para traductores

La función principal del punto es la de señalar el final de un enunciado, de un párrafo o de un texto. En el


discurso oral se corresponde con una pausa marcada. Hay tres tipos de punto:

Punto y seguido

Si se escribe a final de enunciado y a continuación, en el mismo renglón, se inicia otro enunciado.

Punto y aparte

Si se escribe al final de un párrafo y el enunciado siguiente inicia un párrafo nuevo.

Punto final

Si aparece al final de un escrito o de cualquier división importante (al final de un capítulo).

Aunque en ocasiones escribir punto es netamente incorrecto (por ejemplo: María me


dijo. Que quería verme, donde el punto corta un enunciado), en otras ocasiones
responde más bien a una voluntad estilística o a matices de significado; así, se puede
decir: Ven inmediatamente o Ven. Inmediatamente.

El punto en contextos específicos


El punto puede utilizarse o no en enunciados que aparecen más o menos aislados en un texto.

Títulos y subtítulos

Uso del punto: No.

Guerra y Paz

Nombres de autor

Uso del punto: No si aparecen solos en la línea.

Solo sé que no sé nada.


Sócrates

6/85
Ortografía y puntuación para traductores

En dedicatorias

Uso del punto: No, a no ser que el texto sea extenso.

Sin punto: A Javier


Con punto: A Javier, que tanto me ha apoyado, y a mis padres.

En pies de imagen

Uso del punto: No si son etiquetas. Sí, si el texto es extenso.

Sin punto: Vacas pastando


Con punto: En la última reunión de ministros se tomaron importantes decisiones.

En eslóganes

Uso del punto: No.

Asturias, paraíso natural

En enumeraciones con forma de lista

Uso de punto: Sí, tras el número o letra que encabeza.

a. Mercedes
b. Audi
c. Renault

7/85
Ortografía y puntuación para traductores

Índices
Uso de punto: No.

amor (concepto), 15, 21


biopsicología
del organismo, 23
ramas, 64

En direcciones electrónicas

Uso de punto: No si es el único texto de la línea. Sí, si la dirección aparece al final de un enunciado.

Sin punto: La dirección es:


dirección@mail.es
Con punto: Visite nuestra página web: www.pagina.com.

Concurrencia con otros signos


A veces, el punto podría coincidir con otros signos (por ejemplo, signos de exclamación, puntos
suspensivos, comillas, llamadas a notas…). Veamos cuáles son las normas al respecto.

Con signos de interrogación, exclamación y puntos suspensivos

Como estos signos tienen por sí mismos valor de punto, solo debe escribirse el punto de cierre del
enunciado si tras los signos de interrogación, exclamación o tras los puntos suspensivos hay algún otro
signo que marca el cierre un segundo discurso, es decir: comillas, paréntesis, corchetes o rayas:

Me gritó: «¡Vete y no vuelvas nunca más!».


No tengo por qué hacerlo —¿o sí?—.
Debería irme (aunque puede que sea demasiado pronto…).

8/85
Ortografía y puntuación para traductores

Con signos dobles (comillas, paréntesis, corchetes y rayas)

Estos signos indican que se produce un discurso paralelo al principal. Este segundo discurso se abre
con el signo de apertura («, (, [, —) y se cierra con el correspondiente signo de cierre: (», ), ], —).
Pues bien, cuando este segundo discurso se cierra a la par que el primero, el punto debe escribirse
siempre tras el signo que indica el cierre del segundo discurso:

Me acusó: «Me has hecho la vida imposible».


Iremos juntos a pescar (haga el tiempo que haga).
Este es Mario —un perfecto imbécil—.

Con llamadas a notas

Aquí existen dos opciones. Según el llamado sistema inglés, la llamada se sitúa siempre tras el signo de
puntuación, sea este cual sea:

Cervantes,1 el gran autor, era manco.2

Según el llamado sistema francés, la llamada se sitúa:

a) Antes del punto y de los restos de signos principales, pero después de los puntos suspensivos:

No ha habido buenos resultados 23. Como cierren el museo…24.

b) Antes o después del cierre de un signo doble en función de si la llamada se refiere a la última palabra
o a todo el segmento:

¿Podríamos hablar del asunto 1? [1. Llamar ‘asunto’ a una cuestión tan delicada
resulta inadecuado].

¿Podríamos hablar del asunto?1 [1. Todavía no resulta posible hablar del asunto sin
pedir permiso].

9/85
Ortografía y puntuación para traductores

RESUMEN

El punto (.) es un signo que sirve para delimitar enunciados.


Existen tres tipos de puntos: punto y seguido, punto y aparte y punto final.
Cuando concurre con el signo de cierre de un discurso secundario, el punto
siempre se coloca tras dicho signo de cierre.
Existen dos sistemas de notar las llamadas: el inglés, que ubica la llamada siempre
tras el signo de puntuación, y el francés, en el que la ubicación varía.

La coma
La coma (,) es un signo de puntuación que delimita unidades inferiores al enunciado. Por su frecuente uso,
es el que más dudas plantea.

Tradicionalmente, se ha considerado que el uso de la coma en el discurso escrito se corresponde con una
pausa (más o menos marcada en el discurso oral). Bien, esto no siempre se da: en ocasiones hacemos
pausas al hablar que no se corresponden con comas escritas (y viceversa): Era tan verosímil [aquí
hacemos una breve pausa, pero no hay coma] que me lo creí.

Además de establecer las diferencias entre el uso obligatorio y el opcional de la coma, vamos a analizar los
contextos de uso más frecuentes de la coma.

Uso obligatorio y uso opcional


Como signo delimitador, la presencia de coma puede ser opcional u obligatoria.

Coma opcional

La coma es opcional cuando el aislamiento que esta propone no implica cambios sintácticos ni
semánticos, pero sí diferencias del enfoque:

Si llueve(,) a veces(,) voy al cine.

10/85
Ortografía y puntuación para traductores

Coma obligatoria

Si la presencia o ausencia de coma sirve para distinguir significados, el uso de este signo de puntuación
será obligatorio. Así, estos pares de enunciados no significan lo mismo:

Lo hizo, lamentablemente.
Lo hizo lamentablemente.
Canté como me dijeron.
Canté, como me dijeron.

Uso de la coma para delimitar unidades con alto grado de independencia


Nos referimos aquí al uso de la coma para encerrar elementos que se pueden considerar secundarios o
periféricos respecto del discurso principal. Todas estas secuencias se escriben entre comas cuando
aparecen en medio del enunciado: Ven aquí, Luisa, tengo algo para ti. La Virgen de Tecla, de la que soy
devota, es hermosa.

Incisos

Los incisos, es decir, la información incidental, no principal, son secuencias que interrumpen el enunciado
principal para aportar otra información. Esta nueva información puede estar más o menos vinculada al
discurso principal. Constituyen incisos:

Construcciones explicativas
Precisan, acotan o comentan algún aspecto del discurso principal. Todas estas estructuras se separan
por comas, ya estén en medio del enunciado, ya estén al final.

El colgante, de oro blanco, fue robado anoche. Mi tía, que está medio loca, no me
reconoce. Los niños, agotados, se quedaron dormidos. Vi a tu madre, que parece
estar muy bien.

Construcciones absolutas
Se dice algo de un sujeto y no aparece un verbo en forma personal. Suelen aparecer al comienzo del
enunciado y se separan con comas.

Terminada la función, rompimos a aplaudir. Ayudándome de la escalera, conseguí


llegar al altillo.

11/85
Ortografía y puntuación para traductores

Expresiones y comentarios accesorios

Quiere hacerlo todo él, ¿no está loco?, sin ayuda de nadie. Vendrán de todas partes,
incluidos los países más alejados.

En la puntuación con incisos dos son los errores más frecuentes: el primero, omitir una de las dos comas;
el segundo, colocar la coma en un sitio incorrecto.

Ejemplo: enunciados incorrectos


*María que no se sentía bien, salió de clase corriendo.
Lo correcto sería: María, que no se sentía bien, salió de clase corriendo.
*Pasó poco tiempo y, pasó muy deprisa, pero ya estaba listo.
Lo correcto sería: Pasó poco tiempo, y pasó muy deprisa, pero ya estaba listo.

Interjecciones, vocativos y confirmaciones

Se trata, en todos los casos, de expresiones que no forman parte del discurso principal.

La interjección puede considerarse una apostilla o comentario a este y por tanto se aísla con comas:
Caramba, se me había olvidado.

El vocativo (que sirve para referirnos al interlocutor) debe aislarse de aquello que se le dice al interlocutor:
Oye, Susana, pórtate bien.

Las expresiones que piden confirmación suelen encerrar enunciado y van precedidas de una coma: Es para
echarse a llorar, ¿no crees?

Uso de la coma para delimitar grupos de la oración simple


A veces, la coma se puede usar para aislar elementos de la oración simple. La norma general nos dice que
la puntuación no debe romper la dependencia que existe entre los grupos sintácticos (entre sujeto y
predicado, entre verbo y complemento directo…).

12/85
Ortografía y puntuación para traductores

Coma entre sujeto y verbo

Es incorrecto escribir coma entre el sujeto y el predicado: Juan y María, son padres primerizos. Se dan
tres excepciones a esta regla:

1. Si el sujeto es una enumeración que se cierra con etcétera (o etc.): María, Juan, Jesús, etc.,
salieron a pescar.
2. Si tras el sujeto se abre un inciso: Jonás, que es un superviviente nato, nadó hasta la orilla y llegó
ileso.
3. Si el sujeto está formado por dos miembros unidos con bien… bien, ora… ora, etc.

Coma y otros complementos

No es correcto escribir coma entre el verbo y aquellos de sus complementos que vienen exigidos por el
significado. Son por lo tanto incorrectas:

Juan come, caramelos. (Complemento directo).

Juan es, honrado. (Atributo).

Lo puso, a la ensalada. (Complemento indirecto).

Se jacta, de su buena fortuna. (Complemento de régimen).

Fue atrapado, por la policía. (Complemento agente).

Luisa se siente, cansada. (Complemento predicativo).

Esto se aplica también cuando estos complementos anticipan su aparición: A María le gusta la ensalada.

Al igual que en el caso de la separación entre sujeto y verbo, se exceptúan los casos en que aparecen
incisos o construcciones distributivas.

Coma y complemento circunstancial

Como el complemento circunstancial aporta información accidental no exigida por el significado del
verbo, admite ser aislado entre comas. En general, se suelen escribir con coma cuando anteceden al
verbo: Los días de calor, conviene beber agua. Sin embargo, esta coma no es obligatoria. Se
recomienda escribir coma en los siguientes casos:

1. Si el complemento es extenso.
2. Si el complemento expresa más bien un marco general.
3. Si el complemento se inserta en un enunciado complejo.

Además, se puede escribir coma cuando un complemento circunstancial se ubica entre el verbo y uno
de sus principales complementos. Juan come, invariablemente, mucha grasa.

Los complementos circunstanciales que aparecen en posición final raramente van precedidos por coma.

13/85
Ortografía y puntuación para traductores

Coma y complementos no verbales

Todos estos complementos se aíslan con comas: De las soluciones, ninguna nos vale. De todas sus
novelas, tres son malísimas. Más que un problema, es un problemón.

Coma y complementos de toda la oración

En general, estos complementos suelen ser adverbios, locuciones y grupos. Su significado se relaciona
con toda la oración y no con parte de ella. Se aíslan siempre con comas: Francamente, no creo que lo
sepa. Con respecto a eso, no sé qué decir. Había llevado, por suerte, todo lo que tenía consigo.

Uso de la coma para delimitar unidades coordinadas


Las unidades coordinadas se hallan al mismo nivel y realizan la misma función dentro de la oración.
Normalmente, estas unidades se separan unas de otras por comas, aunque hay excepciones.

1. Miembros yuxtapuestos. Se separan por comas: Llegó, vio, venció.


2. Miembros unidos por conjunciones. Cuando el último elemento va introducido por y, e, ni, o, u, no
se escribe coma ante ellas: Es un chico simpático, talentoso y sociable. ¿Tiene miedo, angustia o
fobia? En cambio, si el último miembro viene introducido por así como sí se recomienda escribir
coma.
3. Miembros coordinados por ni… ni y tanto… como. No llevan coma: Ni tú ni nadie puede salvarme.
Tanto tú como yo tenemos la culpa. En cambio, sí llevan coma los coordinados con no solo… sino
también: Sus palabras fueron ofensivas no solo para mí, sino también para los demás.
4. Ante las conjunciones bien…, bien…; ora…, ora…; ya…, ya…; o bien…, o bien…; se escribe
coma: Organizaremos tu fiesta, bien en la casa, bien en un local.
5. Ante una conjunción adversativa (pero, mas, aunque, sino que) se escribe coma: Lo iba a hacer, pero
le daba pereza.

Existen cinco excepciones a las normas anteriores:

Si los elementos coordinados son complejos, se separan unos de otros por punto y coma y ante la
conjunción final se escribe coma: En la zapatería, compró escarpines; en la boutique, un traje y una
chaqueta; en la joyería, un collar, y en la farmacia, un antiarrugas.

Si la conjunción enlaza con todo lo anterior y no con el último miembro también se escribe coma: Visitó
Nantes, Angers y París, y regresó a España.

Si lo que se enlaza con la conjunción no guarda relación semántica con lo anterior: Pintaron la casa,
cambiaron las cortinas, y quedaron contentísimos.

14/85
Ortografía y puntuación para traductores

4
Si la conjunción pero opone adverbios o adjetivos puede no escribirse coma: Era lento pero seguro.

Cuando la conjunción sino tiene valor de exclusión, no lleva coma: Quién sino tú iba a hacerlo bien.

Uso de la coma para delimitar unidades subordinadas


En estos casos hay que averiguar qué función sintáctica cumplen las oraciones subordinadas. Una vez
averiguado esto, procederemos igual que en el epígrafe anterior. Se comentan aquí algunos casos
particulares en los que se suelen cometer errores.

Oraciones de relativo

Hay que hacer dos precisiones:

1. Cuando el antecedente es un pronombre personal, pese a que estas oraciones suelen ser
explicativas, lo más frecuente es no escribir coma: Yo que tanto he trabajado ahora me veo en la
calle.
2. Uso de la coma tras el cual. Es incorrecta: Se celebró un acto, en el transcurso del cual, se
aplaudió. La segunda coma no debe aparecer.

Construcciones causales y finales

Las oraciones que expresan causa y finalidad suelen aparecer pospuestas y no llevan coma: Estoy
estudiando para aprobar. Aprobé porque estudié.
Sin embargo, en ocasiones, estas oraciones no expresan la causa o finalidad de lo enunciado. En estos
casos, sí llevan coma: Estoy estudiando, para que te quede claro. Está lloviendo, porque la gente va con
paraguas.

Construcciones condicionales y concesivas

Las oraciones condicionales expresan una condición y las concesivas, un impedimento. Aparecen
habitualmente en posición inicial y se separan con una coma (salvo que la oración sea realmente breve,
en tal caso se puede prescindir de la coma): Si vienes, te enseñaré la ciudad. A pesar de que lo intentas,
no consigues nada.

Construcciones comparativas y consecutivas

Las comparativas establecen una comparación entre dos nociones; las consecutivas se expresa la
consecuencia de haber alcanzado cierto nivel. Ambos tipos de construcciones tienen dos miembros y
no deben separarse por comas: Era tan listo como su hermano (y no Era tan listo, como su hermano) o
Corrió tan rápido que batió el récord (y no Corrió tan rápido, que batió el récord).
Sí se escribe coma, en cambio, cuando las construcciones comparativas son proporcionales: Cuanto
más como, más hambre tengo.

15/85
Ortografía y puntuación para traductores

Uso de la coma para delimitar los conectores


Los conectores discursivos (en su mayoría adverbios y locuciones) ponen en relación los elementos de la
oración. Tienen una gran libertad para ubicarse y suelen tener independencia fónica. Los hay de muchos
tipos y se pueden clasificar en función de su significado (aditivos como además, ejemplificativos como así,
reformuladores como en otras palabras…).

Pueden aparecer al comienzo de un enunciado y tras ellos se escribe coma: Sin embargo, nadie había
previsto lo que iba a suceder.

Pueden aparecer en medio de la secuencia a la que afectan y también van entre comas: Las medidas
tomadas, no obstante, son insuficientes.

También se escriben entre comas cuando van precedidos de un nexo (y, pero, si cuando, aunque) , aunque
en estos casos puede prescindirse de la coma: Y, sin embargo, te quiero es tan válido como Y sin embargo
te quiero .

Algunos conectores también pueden ocupar la posición final de la oración y en estos casos también van
precedidos por una coma: No estudiaremos mucho, pero aprobaremos, eso sí.

Otros usos de la coma

Un uso característico de la coma es el de separar el sujeto de los complementos verbales cuando el


verbo está elidido porque ya ha sido mencionado: Yo comeré salchichas; tú, legumbres. Este uso se
recomienda pero no es obligatorio.

Se escribe coma ante una palabra que se acaba de mencionar y que se repite para introducir una
explicación sobre ella: Me he comprado un coche, coche que ya no me funciona. Esto no aplica a las
construcciones enfáticas: Me gusta el café café. Estaba muy muy enfadado.

En la expresión de una fecha se separan el lugar o el día de la semana del resto de la información
mediante una coma: Panamá, 6 de septiembre. Lunes, 4 de marzo.

En el saludo de cartas y documentos se escriben dos puntos, nunca coma: Estimado cliente:

Entre el nombre de una colección y el número del volumen que le corresponde se escribe coma:
Biblioteca de Autores Cristianos, 4.

6
Se escribe coma para separar los elementos de un índice cuyo orden se ha invertido: - García Márquez,
Gabriel.

16/85
Ortografía y puntuación para traductores

RESUMEN

La coma (,) es un signo que sirve para delimitar elementos inferiores al enunciado.
Se usa para delimitar incisos y todo tipo de comentarios y explicaciones que no
pertenecen al discurso principal.
No se utiliza coma, en cambio, para separar el sujeto del verbo o el verbo de sus
complementos principales: complemento directo, indirecto, predicativo,
atributo…

El punto y coma
El punto y coma (;) es un signo que se escribe siempre pegado a la palabra o signo que sigue y separado,
en cambio, por un espacio del siguiente. Tras él siempre se escribe letra minúscula.

Al igual que el punto y que la coma, el punto y coma se utiliza como signo delimitador: separa unidades
textuales básicas que son inferiores al enunciado. Estas unidades pueden ser grupos sintácticos u
oraciones. En este sentido, coincide con la coma, pero no son intercambiables.

El punto y coma es un signo muy valioso como jerarquizador de la información.


También permite conocer la vinculación semántica que el autor otorga a las ideas.

Veamos los usos que se le da al punto y coma.

Usos del punto y coma

Se escribe punto y coma para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que hay una
clara vinculación semántica: Te lo digo a título informativo; no tengo otra intención. En estos casos, se
podría usar también punto y seguido.

17/85
Ortografía y puntuación para traductores

Entre unidades coordinadas, al igual que la coma, para separar miembros que tienen equivalencia
gramatical. Se usa el punto y coma (y no la coma):

Para separar expresiones complejas que incluyen comas o que tienen cierta longitud: Habló con
Mario, que se encontraba desolado; con Luisa, a quien agradeció su participación, y con Susana,
a la que le preguntó si sabía algo más.
Ante las conjunciones pero, mas, aunque cuando las oraciones vinculadas tienen cierta longitud y,
en especial, si en ellas ya hay comas: Me siento como si volase, cosa harto extraña; pero eso no
me impide tener los pies en la tierra.

RESUMEN

El punto y coma (;) tiene también una función delimitadora.


Se puede utilizar para separar oraciones sintácticamente independientes pero
semánticamente relacionadas.
También se utiliza para separar periodos dentro de los cuales hay comas.
En una coordinación, cuando el último elemento va precedido por la conjunción,
delante puede escribirse coma o punto y coma.

Los dos puntos


Los dos puntos (:) es un signo que se escribe siempre pegado a la palabra o signo que sigue y separado, en
cambio, por un espacio del siguiente. Tras él podrá escribirse mayúscula o minúscula.

Uso de mayúscula o minúscula tras los dos puntos

Como regla general, se escribe minúscula tras los dos puntos que anuncian una enumeración o que
establecen relaciones semánticas entre las unidades que separan:
Vi diferentes tipos de aves: codornices, cisnes y pavos.
Se va a lanzar en parapente: es un imprudente.

Se escribe mayúscula cuando el signo de dos puntos introduce una cita: Dice Borges: «Siempre imaginé
que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca».

Se escribe mayúscula tras el encabezado de cartas y documentos: Querida Pilar: // Te escribo para…

18/85
Ortografía y puntuación para traductores

Usos de los dos puntos


El signo de dos puntos tiene, principalmente, una función delimitadora: acota unidades sintácticas inferiores
al enunciado. En este sentido, detienen el discurso para llamar la atención sobre lo que sigue. Es decir, el
signo de dos puntos tiene un cierto valor anunciativo, entendemos que la información (llegados a los dos
puntos) no está completa, sino que va a completarse a continuación. Estos son los contextos en los que
suelen aparecer los dos puntos:

En enumeraciones en las que tienen un elemento anticipador. Por ejemplo: Vendrán a la fiesta seis de mis
amigos: Julia, Susana, Marisa, Nando, Juancar y Luismi. Como vemos, el segmento «seis de mis
amigos» tiene carácter explicativo de lo que viene a continuación. En estos casos sí que se escribe el
signo de dos puntos, pero no cuando no hay elemento anticipador, como en Vendrán a la fiesta Julia,
Susana, Marisa, Nando, Juancar y Luismi. La excepción a esta regla es la enumeración en listas, en las
que aunque no haya elemento anticipador sí se pueden escribir dos puntos; ejemplo: Ayer me compré:
zapatos, cinturones y un bolso.

En estructuras que no son una enumeración pero que cuentan con un elemento anticipador: Todavía
tengo que pensar una cosa: si me mudo o no. Un pastel se prepara así: primero, se calienta el horno…
Las estructuras que introducen ejemplificaciones están dentro de este ámbito. Hay ríos muy caudalosos:
el Amazonas, el Ebro, el Danubio.

En el discurso directo. Las palabras literales que dice otra persona y que se reproducen se introducen
mediante el signo de dos puntos: Juan dijo: Estoy harto de todo. Este uso es incorrecto, en cambio, en
el discurso indirecto.

En las citas. También suelen introducirse mediante discurso directo y, por lo tanto, con dos puntos.
Esto vale también para las palabras de los personajes de ficción. Ya lo dijo don Quijote: «Llaneza,
amigo Sancho».

Entre oraciones yuxtapuestas. El signo de dos puntos puede conectar oraciones relacionadas entre sí y
asumir diferentes valores semánticos:

Causa-efecto. Hace mucho calor: estoy sudando.


Conclusión o consecuencia respecto de lo anterior. Hiciste un examen muy pobre: no te puedo
aprobar.
Explicación de la oración anterior. La dieta mediterránea es muy saludable: contiene todos los
nutrientes de forma equilibrada.
Oposición. Marisa no es mi tía: es mi abuela.

19/85
Ortografía y puntuación para traductores

Con conectores. Se suelen escribir dos puntos tras algunos conectores, si estos tienen un valor
introductorio o anunciativo o si aportan el valor de resumen, ampliación, contraargumentación respecto
de la información anterior. Vamos a hacer reformas, a saber: tirar tabiques y aumentar los huecos de las
ventanas. No me cae bien. En otras palabras: creo que es idiota. En estos casos, los dos puntos se
pueden sustituir por coma si se desea.

En títulos y epígrafes. Suele separar el concepto general del parcial en un título. En un epígrafe, separa a
este del texto general (el texto general comienza con mayúscula).

En el encabezado de cartas y también tras la palabra principal de ciertos documentos. En ambos casos,
el texto siguiente comienza en párrafo aparte y con mayúscula. Estimada señora: // Le escribo para…
CERTIFICA: Que don Jaime Iglesias Puga…

Las formas verbales principales de ciertos documentos se escriben en mayúsculas:


CERTIFICA:, CONSIDERANDO:

Los puntos suspensivos


Los puntos suspensivos (…) es un signo que se escribe siempre pegado a la palabra o signo que sigue. Se
escribe separado de la palabra siguiente, pero si lo que lo sigue es un signo de puntuación, debe escribirse
pegado. Tras él podrá escribirse mayúscula o minúscula: si los puntos suspensivos cierran el enunciado
tras él se escribirá mayúscula: Me siento fatal… Tendría que remediarlo. Si, en cambio, el enunciado
prosigue, se escribe minúscula: Siento como si… estuviera perdiendo el tiempo.

Los puntos suspensivos indican siempre que falta algo para completar el discurso: es decir, señalan que el
discurso se ha suspendido (luego se puede retomar) o que ha quedado cortado.

Los puntos suspensivos son un signo que está formado por tres puntos. No son tres
puntos.
Tres puntos: ...
Puntos suspensivos: …

Usos de los puntos suspensivos

20/85
Ortografía y puntuación para traductores

Como indicadores de modalidad

Para indicar en el discurso que existe una pausa transitoria que expresa duda, temor, vacilación o
suspense. No sé si hablar con mi jefe o no… No sé qué hacer.
Con sentido enfático, para alargar un texto. Ser… o no ser… Esa es la cuestión.
Cuando por cualquier motivo se desea dejar un enunciado incompleto. Fue todo extraño,
demasiado asfixiante, cargado…

Otros usos de los puntos

Para indicar la interrupción voluntaria de un discurso que se sabe cómo acaba. No por mucho
madrugar…
Para evitar la repetición de un título largo de una obra que se cita en un texto. Posiblemente La
vida: instrucciones de uso sea la obra cumbre de Georges Perec. En La vida… despliega una
imaginación y un sentido del detalle prodigioso.
Para insinuar expresiones malsonantes sin citarlas directamente. ¡Qué hijo de…!
Con el mismo significado que etcétera, para dejar enumeraciones abiertas. Podemos ir al cine, a
cenar, a pasear… Como tiene el mismo valor que etcétera (o que su abreviatura) ambos no
pueden convivir: *Puedes hacer lo que te plazca: gritar, ponerte a rabiar, insultar, etcétera…
Entre corchetes o entre paréntesis (menos frecuente) los puntos suspensivos indican la supresión
de una palabra o fragmento del original. Fui don Quijote de la Mancha y soy agora […] Alonso
Quijano el Bueno.
Cuando se quiere dejar claro que un discurso no se inicia realmente con las palabras que lo
comienzan, se escriben puntos suspensivos antes de la primera palabra. En este caso hay que
dejar un espacio entre los puntos suspensivos y el texto: ... de cuyo nombre no quiero acordarme.

Coincidencia con otros signos


Salvo con el punto, los signos de puntuación puede coincidir con otros signos. En esos casos, se seguirán
estas pautas:

Si los puntos suspensivos finalizan enunciado, no debe añadirse a ellos el punto de cierre. En cambio, si
los puntos suspensivos aparecen tras una abreviatura, se escribirán cuatro puntos en total: Algunas de
las abreviaturas más utilizadas en bibliografías son ed., dir., pág.…

No debe aparecer coma, punto y coma o dos puntos antes de puntos suspensivos, pero sí pueden
aparecer tras ellos, sin dejar entre ambos ningún espacio de separación: Faltan Belén, Domingo, José,
Javier, Antonio…: son unos malquedas.

Cuando se combinan con signos delimitadores dobles, los puntos suspensivos preceden a la raya, el
paréntesis o las comillas de cierre, cuando lo omitido pertenece al discurso enmarcado por estos signos:
Deja de comprar cosas innecesarias (joyitas, bibelots, recuerdos…) y gasta el dinero en las cosas
importantes.

21/85
Ortografía y puntuación para traductores

Los puntos suspensivos se colocan fuera de los signos delimitadores dobles cuando el segmento de
discurso que se ha omitido pertenece al discurso principal: Los gramáticos se han ocupado de
estudiarlo: en el plano sintáctico, en el fónico (tanto en fonética como en fonología)… pero no lo han
descifrado.

En combinación con los signos de interrogación y exclamación, los puntos suspensivos se escriben
antes del signo de cierre si el enunciado interrogativo o exclamativo es el que está incompleto y detrás si
no es así: ¿Tienes que ir?… ¿No me estarás engañando? frente a ¡Ese hijo de…!

Los signos de interrogación y exclamación


En español, a diferencia de en otros idiomas, los signos de interrogación (¿?) y de exclamación (¡!) son
dobles, es decir, cierran y abren la oración. No es raro ver, en titulares de periódicos o en revistas, que
solo se utiliza el signo de cierre, o la utilización inversa por equivocación, abriéndolos con el punto hacia
abajo y cerrándolos con el punto hacia arriba. Más adelante hablaremos de algún caso especial en el que se
puede utilizar únicamente el signo de cierre.

Los signos de exclamación e interrogación se escriben pegados a la primera y a la última palabra del
período que enmarcan y separados por un espacio de las palabras que los preceden o los siguen, excepto
cuando lo que sigue es otro signo de puntuación, en este caso va pegado.

Su uso principal es, como su nombre indica, el de delimitar oraciones interrogativas y exclamativas.

Colocación
Los signos interrogativos o exclamativos se abren precisamente donde comienza la interrogación o la
exclamación, no antes. Si el inicio de la interrogación o la exclamación no coincide con el inicio del
enunciado, en este caso comienza con minúscula:

Pero ¡Gregoria!, ¿tú qué te has creído?

¡No!, ¡no!, y mil veces ¡no!

En general, se pueden establecer estas pautas para la apertura y cierre de estos signos:

Los vocativos quedan fuera de la interrogación o la exclamación si están en primer lugar en la oración;
en cambio, si aparecen al final, se incluyen dentro de la interrogación o la exclamación:
María, ¿sabes ya cuándo te vas de vacaciones?
¿Sabes ya cuándo te vas de vacaciones, María?

Los enunciados que piden confirmación van entre interrogaciones, no así los enunciados cuya
confirmación piden: Son las siete, ¿verdad?

22/85
Ortografía y puntuación para traductores

Las estructuras de valor introductorio quedan fuera de las interrogaciones o exclamaciones: Por lo que
se refiere a la ley, ¿se ha tomado alguna decisión?

Ortografía
El punto de estos signos funciona como tal y, por tanto, para que la palabra siguiente empiece con
minúscula, habremos de posponer una coma al signo de cierre: ¿Tienes hambre?, me preguntó el aya.
En el caso contrario entendemos que la oración se cierra con un punto. Nunca se pone punto tras el
signo de cierre.
Debe evitarse introducir un signo dentro de una frase que ya comprenda otro, de manera que se abra
con uno y se cierre con dos, aunque si aparece es correcto: ¡Pero Gregoria, ¿tú qué te has creído?!
No se pueden comprender entre estos signos oraciones separadas por puntos: ¿Qué haces. Vienes o
no?
Varias preguntas o varias exclamaciones pueden aparecer seguidas. En este caso, si las oraciones se
consideran independientes cada interrogación o exclamación empezará con mayúscula, pero si se
consideran como partes de un único enunciado, deben aparecer separadas por coma o por punto y
coma y, por consiguiente, comenzarán con minúscula.
¿Quién era? ¿Dónde estaba situado? ¿Parecía sospechoso? No paraba de hacerme preguntas:
¿Cómo te llamas?, ¿en qué trabajas?, ¿cuántos años tienes?
Cuando la exclamación está compuesta por elementos breves que se duplican o triplican, los signos
de exclamación encierran todos los elementos. ¡Ja, ja, ja!
Pueden darse excepcionalmente frases interrogativo-exclamativas que se abren con el de exclamación
y cerrando con el de interrogación, o viceversa, aunque es preferible la utilización de ambos signos
para apertura y cierre: ¡Cómo te has atrevido? ¿¡Cuántos millones dices que te han tocado!?
Tampoco conviene abusar de la doble o triple (máxima) interrogación o exclamación: ¡¡¡Al ladrón!!!

Usos especiales
Los usos especiales de estos signos son los siguientes:

Se usan ambos signos en posición de cierre, entre paréntesis, tras una palabra o frase, para expresar
duda o sorpresa: La izquierda (?) firmó el acuerdo con el gobierno (!).

Se suelen emplear los signos de interrogación en la indicación de fechas dudosas, especialmente en


obras de carácter enciclopédico. Se recomienda escribir ambos signos, aunque también es corriente
encontrar solo el de cierre: Manuel Arroyo (¿1951?-2002) o Manuel Arroyo (1951?-2002). Si el dato se
desconoce, se consigna con la interrogación de cierre: Manuel Arroyo (?-2002).

Concurrencia con otros signos

23/85
Ortografía y puntuación para traductores

Como decíamos, los signos de interrogación y exclamación pueden aparecer con cualquiera de los otros
signos, excepto con el punto.

1. Sirven para marca final de enunciado, por lo que no debe ponerse un punto tras ellos. A
continuación se escribe mayúscula.
2. Si se desea continuar escribiendo con minúscula, se debe ubicar un signo de puntuación tras el signo
de exclamación o interrogación: dos puntos, coma o punto y coma: Sí, ¿a qué negarlo?: mi plato
favorito son los mejillones de lata.
3. Combinados con signos delimitadores dobles, se pueden dar dos opciones:
Si toda la secuencia escrita entre paréntesis, comillas, etc., es interrogativa o exclamativa, los
signos de interrogación y exclamación se colocan dentro de los otros signos: Soy un iluso (¡es la
única explicación!), me lo creí todo.

Si dentro de la secuencia interrogativa o exclamativa hay un segundo discurso, los signos de


interrogación o exclamación quedarán fuera de los signos delimitadores del segundo discurso:
¿Me dejas usar el ordenador (y la conexión a Internet)?

Los signos de exclamación e interrogación se escriben pegados a la primera y a la última


palabra del período que enmarcan y separados por un espacio de las palabras que los
preceden o los siguen, excepto cuando lo que sigue es otro signo de puntuación, en este
caso va pegado.

Las comillas
Se trata de un signo ortográfico doble del cual se usan distintos tipos en español: las llamadas angulares,
españolas o latinas [« »], las inglesas [“ ”] y las simples [‘ ’]. En los textos impresos, deben usarse las
españolas o latinas en primer lugar: « ». Mucho cuidado con estas comillas: no las encuentras en el teclado
de los ordenadores, así que evita insertar los símbolos matemáticos mayor y menor por error para
construir unas comillas ficticias (<<ejemplo>>); este es un error muy frecuente en traductores novatos y
demuestra un poco dominio de la lengua castellana y de los procesadores de texto.

Las comillas se escriben pegadas al inicio de la primera palabra y al final de la última que estén
comprendidas en el entrecomillado e irán separadas por un espacio de las palabras que antecedan y sigan a
ese período; si lo que sigue a las comillas de cierre es un signo de puntuación, entonces no se deja dicho
espacio.

Usos de las comillas para delimitar discursos


Al igual que otros signos dobles como el paréntesis, las comillas sirven para aislar o marcar un discurso
secundario que se intercala dentro del discurso principal. Por lo tanto, se escriben entre comillas:

Citas textuales

Las citas textuales o ejemplos de un escrito: Gracián dijo: «Lo bueno si breve dos veces bueno».

24/85
Ortografía y puntuación para traductores

Diálogos
Los diálogos o alocuciones en estilo directo que aparecen dentro de un párrafo (en caso contrario se
introducen mediante raya): Bernardo susurró: «No tengas miedo». «No tiemblo por eso, es por el frío»,
respondí.

Pensamientos

Los pensamientos en estilo directo del personaje de una narración: «Pues estamos apañados», pensó
Ana. En cambio, cuando tenemos una cita indirecta (sea pensamiento o alocución) no se escribe entre
comillas: Alejandro pensó que era mejor hacer de tripas corazón.

Uso de las comillas de seguir

Antes…

Antes, cuando el texto que se reproducía constaba de varios párrafos, al comienzo de cada uno se
colocaban comillas de cierre (») (salvo en el primero, que se abre con las comillas normales):

Al llegar el verano escribí de nuevo a Laura:


«Ya no recuerdo la última vez que te vi. Los días se han ido sucediendo cansados,
agostando tu recuerdo en el amarillo de las fotos.
»No sé si te volveré a ver. Puede que ese día nos confundamos entre la gente de la
calle, tropecemos y no nos reconozcamos.
»El tiempo se hace largo sin ti».
Y así escribo, hasta ahora. El tiempo pasa y sigo sin saber nada.

Ahora…

Ahora, lo normal es reproducir la cita con sangrado respecto del texto, generalmente, en un cuerpo
menor o en cursiva. Así, ya no son necesarias las comillas:

Al llegar el verano escribí de nuevo a Laura:


Ya no recuerdo la última vez que te vi. Los días se han ido sucediendo cansados,
agostando tu recuerdo en el amarillo de las fotos.
No sé si te volveré a ver. Puede que ese día nos confundamos entre la gente de la
calle, tropecemos y no nos reconozcamos.
El tiempo se hace largo sin ti.
Y así escribo, hasta ahora. El tiempo pasa y sigo sin saber nada.

En cambio, se siguen utilizando las comillas de seguir cuando los pensamientos o palabras de un personaje
en una obra con diálogos ocupan varios párrafos:

25/85
Ortografía y puntuación para traductores

Al llegar al puerto, María nos señaló uno de los barcos.


—¿Veis aquel velero, el azul, junto al costado del crucero? Es el San Luis. Mi padre me
lo entregó y me dijo: «María, no te olvides nunca de estas palabras: “El San Luis es
barco de un solo marinero”. Navega y hazte al mundo con él». Mi padre quiso que
llegara lejos.
»Lo que vino fue un tornado, el Clarissa, y casi nos lleva al fondo. Tardé dos años en
conseguir los fondos para repararlo.
—¿Y has vuelto a la mar? —preguntó Darío.
María volvió el semblante hacia el puerto. Una parte de su vida permanecía allí
amarrada.

Por último, hay que tener en cuenta que cuando se intercala un comentario sobre el emisor de la cita
señalada, este se debe enmarcar entre rayas, sin necesidad de cerrar y abrir las comillas. Así, se escribirá:
«El nuevo jugador es intemperante —dijo el entrenador— y será difícil llegar a un acuerdo».

Otros usos de las comillas


Al margen de para delimitar discursos, se utilizan comillas en los siguientes casos:

Marcar los títulos de conferencias, ponencias, discursos, exposiciones: … citado en la conferencia «La
censura del impresor». La exposición «América y sus pueblos» se ha clausurado hoy.

Marcar las partes dependientes de un libro, periódico o revista: capítulos, apartados, poemas, artículos,
crónicas, reportajes, entrevistas, noticias, etc.: Destaca el artículo «Fantasía y realismo de Cunqueiro»
del libro Galicia irreal, del profesor Bruno.

Delimitar los títulos de leyes, programas, planes, proyectos, asignaturas, cursos, etc., que por su
longitud solo llevan en letra mayúscula la palabra inicial: Una asignatura interesante es « Teoría y bases
del pensamiento crítico posmoderno en los departamentos franceses de Ultramar». Los títulos de leyes
pueden escribirse también en cursiva.

Marcar aquellas palabras o frases que se quieren resaltar para llamar la atención sobre alguna
peculiaridad, por ejemplo, que es una palabra impropia del registro del autor, que se utiliza en sentido
irónico o que su significado en ese contexto tiene algún matiz: No sabes a lo que te enfrentas, ni más ni
menos que a «la eutanasia». Ten cuidado o te harás un «precioso» roto en el vestido.

Marcar que una palabra se utiliza como definición de otra o cuando se comenta una palabra en un texto
desde un punto de vista lingüístico: «Músculo» deriva de una palabra que significaba «ratón». La
palabra «teléfono» es esdrújula.

Marcar los apodos y alias que se intercalan entre el nombre de pila y el apellido: Sergio «Kun» Agüero.
También puede usarse para ello la cursiva.

26/85
Ortografía y puntuación para traductores

Al reproducir un extranjerismo en un texto escrito es preferible emplear la cursiva: Se


está generalizando el uso del mouse.

Las comillas y los signos de puntuación


Las comillas pueden coincidir con otros signos de puntuación. Deben seguirse, en estos casos, las
siguientes pautas:

El punto, la coma, el punto y coma y los dos puntos se escriben siempre después de las comillas de
cierre: Leyó en clase «De la vida y esas cosas»: un auténtico aburrimiento de artículo que él mismo
había escrito.

El punto se coloca siempre después de las comillas de cierre, independientemente de si el período


entrecomillado es un enunciado completo o parte de un enunciado más largo. Por lo tanto, se dirá:
«Disculpa, no es mi día». Dijo esto y se fue sin mirar atrás.

Las exclamaciones e interrogaciones se sitúan dentro o fuera de las comillas según afecten al fragmento
entrecomillado o a una parte mayor: «¡Cuidado!», advirtió. ¿Dónde estarán «los buenos tiempos»?

El texto enmarcado entre comillas tiene su propia puntuación. Por lo tanto, si el texto entrecomillado
termina con un signo de interrogación, de exclamación, con puntos suspensivos o con el punto
correspondiente a una abreviatura, debe colocarse, pese a todo, el punto, la coma o el signo
correspondiente fuera de las comillas: Tomás y Teresa viajan por todo el mundo porque, según ellos:
«¿Qué mejor que seguir la frase de Colón “¡La tierra es redonda y se demuestra así!”?». «Aquí están
los abrazos, las tardes de domingo de la infancia, los juegos en los parques, etc.», le respondí. No debe
importar la acumulación de signos.

27/85
Ortografía y puntuación para traductores

Respecto a la colocación de las llamadas a notas en textos entrecomillados, la llamada se situará antes
de las comillas de cierre si afecta a la última palabra del periodo entrecomillado y después de ellas si
afecta a todo el periodo entrecomillado: El ministro cree que sería bueno «un pacto de mínimos» 1. [1.
Con la expresión «pacto de mínimos» el ministro se refiere a los acuerdos establecidos con la UE]. El
ministro cree que sería bueno «un pacto de mínimos 1». [1. Estos mínimos emanan de la UE]. En el
sistema inglés, sabemos que la llamada de nota aparece siempre tras los signos de puntuación, sean
estos cuales sean. Aquí se aprecia la desventaja de este sistema: El ministro cree que sería bueno «un
pacto de mínimos».1

Tradicionalmente, si un enunciado completo estaba entrecomillado, el punto se


colocaba antes de las comillas de cierre. En el Diccionario panhispánico de dudas queda
patente que este uso no es normativo.

Tipos de comillas y jerarquía


Como decimos, en cualquier texto, las comillas que han de usarse en primer lugar son las españolas: « y ».
Sin embargo, también se utilizan otras:

Comillas inglesas

Las comillas inglesas “ y ”, se usan para encerrar un fragmento que requiere entrecomillado dentro de un
texto ya encerrado entre comillas latinas: No me ha convencido el artículo «Los efectos de “El Niño” en
América» publicado en el periódico de hoy.

Comillas simples

Las comillas simples ‘ y ’, tienen dos usos:

Uso dependiente: pueden encerrar un fragmento que requiere entrecomillado dentro de un texto
encerrado entre comillas inglesas que, a su vez, irá dentro de un entrecomillado normal. «Estudiad
para mañana el tema 4: “El ‘efecto invernadero’ y la ‘gota fría’: dos fenómenos meteorológicos
fruto de nuestro tiempo” y haced un resumen», dijo el profesor.
Uso independiente: se usan para encerrar una palabra utilizada como concepto en metalenguaje, o
para indicar que una palabra se utiliza como definición de otra: En la frase «la niña come
manzanas» las palabras ‘niña’ y ‘manzanas’ son sustantivos. No es lo mismo consuma
‘consumir’ que consuma ‘consumar’.

28/85
Ortografía y puntuación para traductores

Otras comillas

Existen otras comillas que en España no se usan nunca: las comillas llamadas ((italianas)) y las llamadas
»alemanas«. Estas denominaciones no indican, sin embargo, el tipo de comillas que se utiliza en estos
países. En Alemania se utilizan las comillas inglesas con apertura en subíndice y cierre en voladita:
„Alemania”. En Italia y Francia se utilizan las comillas latinas, pero se las aparta del texto por un espacio:
« Italia ».

La progresión es, por tanto:

«“‘…’”»

La raya
A este signo se le conoce como guion largo o menos en tipografía. En cambio, el menos matemático se
denomina en tipografía semimenos . Está representada por un trazo horizontal de mayor longitud que el
correspondiente al guion, con el cual no debe confundirse.

Usos de la raya para delimitar


La raya, como signo doble, se utiliza, principalmente, como signo que aísla información que no es la parte
central del mensaje.

En los incisos

Para este uso pueden usarse tanto las rayas como comas o paréntesis. Los incisos entre rayas suponen
un aislamiento mayor que el de los incisos entre comas pero menor que el de los incisos entre
paréntesis.

Esperaba a Juan Gil —su jefe en la anterior empresa—, que llegó tarde.

También se suele utilizar para encerrar incisos dentro de una frase entre paréntesis, para evitar la
acumulación de signos idénticos:

La puesta en escena peca de una aparatosidad excesiva (fruto de los tiempos que corren —y lo digo sin
ironías de ningún tipo—) que despista al público escondiendo las carencias en cuanto al trabajo de los
actores y del ritmo que tenía el texto original.

Sin embargo para introducir algún dato o precisión dentro de un inciso entre rayas la RAE prefiere el
uso de los paréntesis.

La caravana llegó al palacio imperial —que fue fundado en la primera época de esplendor (1154-1166)
— y allí estableció el campamento.

El período que encierran las rayas, como se ve en el ejemplo, no se separa de la raya con espacios; sí
los hay entre estas y el texto anterior y posterior al inciso. Si tras la raya de cierre hay otro signo de
puntuación, no se deja espacio entre la raya y este.

29/85
Ortografía y puntuación para traductores

Nunca debe prescindirse de la raya de cierre de un inciso, ni siquiera cuando el


inciso es el final del enunciado: Allí estábamos todos —incluidos los que no
habíamos protestado—.

En los diálogos

En la reproducción de los diálogos, la raya puede ser un signo doble o simple.

a) Como signo simple, indica el parlamento de cada interlocutor. Cada raya se suele colocar en un
párrafo aparte y no se deja espacio entre este signo y la siguiente raya de intervención.
—A ver cuánto aguantas.
—No sé, Ricardo: poco, un par de minutos.
—Pero Rafa, eso es más que suficiente…
—Ya, Ricardo, ya, pero con más entrenamiento…

b) Se utiliza también para encerrar los incisos aclaratorios y el verbo de lengua de los parlamentos:
—Es que te veo —dijo Pilar— demasiado parada.
—Ya —respondió Paulina—, es por la impresión.

En estos casos, hay que tener en cuenta las siguientes convenciones:

No se escribe raya de cierre si tras el comentario del narrador no sigue hablando directamente el
personaje.
—Pablo, ¿estás ahí abajo? —gritó Óscar sin éxito.

La puntuación de la frase del diálogo se pospone a la raya final del inciso (punto, coma, punto y
coma y dos puntos):
—Olga —inquirió Miguel—, ¿tienes hambre?
—Me voy —anunció Carlos—. ¿A qué hora quedamos mañana?
—Me he ido a bucear con él —dijo Javier—; no sabes qué lío se ha hecho bajo el agua con las
gafas.
—Ya lo ves —advirtió Nieves—: Jorge es demasiado pequeño para ir contigo.

Esta puntuación debe consignarse incluso si la frase del diálogo previa al inciso termina con un signo
de interrogación o de exclamación o con puntos suspensivos:
—¡Lo que faltaba! —exclamó Juanjo—. No digas eso ni en broma.
—¿Cuándo vas a dejar de quejarte? —preguntó Beatriz—, ¿no crees que es un poco molesto?
Parece que has nacido para ello.

Cuando la intervención del narrador va introducida por un verbo de habla, su intervención se inicia
con minúscula, incluso cuando va precedida de otro signo de puntuación con valor de punto, como
el de exclamación o el de interrogación.
Sí: —¡Qué le vamos a hacer! —exclamó sin contemplaciones.
No: —¡Qué le vamos a hacer! —Exclamó sin contemplaciones.

30/85
Ortografía y puntuación para traductores

Puede suceder que el comentario del narrador no venga introducido por un verbo de lengua y que el
parlamento sea un enunciado completo. En ese caso, el parlamento se cierra con punto y el inciso del
narrador se inicia con mayúscula.
—No pienso introducir el más mínimo cambio. —Se levantó y escudriñó la mirada de cada uno de
los presentes. Ninguno se atrevía a realizar el más mínimo movimiento—. Y no quiero volver a
repetíroslo.

En las citas

En las citas directas se utiliza la raya como inciso, sin cerrar con comillas cada parte de la cita: «La
situación es extrema —declaró Marcos—; más aún, insostenible».

Martínez de Sousa desaprueba esta misma presentación sin rayas: «La situación es extrema», declaró
Marcos, «más aún, insostenible».

No se utiliza, por tanto, la coma, a no ser que el inciso esté al final de la frase: «La situación es extrema;
más aún, insostenible», declaró Marcos.

Si la cita es indirecta, no se utilizan comillas y los incisos van entre comas o rayas. Es preferible el uso
de la raya al de la coma si el inciso es muy largo:
Algún día creerían, pensó Luis, las palabras que les acababa de decir.
Algún día creerían —pensó Luis, mirando al mar—, las palabras que les acababa de decir.

En enumeraciones en forma de lista

La raya indicará el comienzo de cada apartado cuando estos no van numerados. En este caso, entre la
raya y la primera palabra hay un espacio. Hay dos opciones sobre la puntuación:
a) Escribir con inicial minúscula cada uno de los apartados, cerrando los conceptos con coma si son
simples y con punto y coma si son complejos, excepto el último, que se cerrará con punto:
Los colores más vistosos para la decoración del salón son los siguientes:
— azul,
— verde botella,
— verde oliva.

Cuando los elementos son simples como en el ejemplo anterior se puede eliminar la puntuación:
Los colores más vistosos para la decoración del salón son los siguientes:
— azul
— verde botella
— verde oliva

b) Escribir con inicial mayúscula cada uno de los apartados, cerrando los enunciados con punto,
opción recomendada cuando la relación se compone de apartados completos.
Para inscribirse en los cursos de la escuela de fútbol, los aspirantes deben traer la siguiente
documentación:
— Solicitud, cumplimentada convenientemente.
— Autorización expresa de los padres si el aspirante es menor de edad.
— Dos fotografías.

31/85
Ortografía y puntuación para traductores

La raya puede sustituirse en este caso por letras con paréntesis de cierre, números u
otros signos tipográficos, como topos o boliches: •.

Para suplir una palabra ya escrita

En listas alfabéticas, índices y otros repertorios, se puede utilizar la raya seguida de espacio en blanco
para indicar que en ese renglón se ha omitido información que aparecía antes.
En línea
Suele darse en las definiciones de los diccionarios y en los índices de materias:
Agua sosa. — De mayo. — Densa. — Gorda.
Si se quiere que la palabra empiece con minúscula, puede puntuarse con punto y coma.
agua sosa; — de mayo; — densa; — gorda.
Si cada sintagma va seguido de un dato, por ejemplo, numérico, la raya puede omitirse:
adverbio, 3.4.9ª; correlativo, 1.5.4ª; cuantitativo, 2.8.1c;…

En columna

Suele usarse en tablas, cuadros, bibliografías, etc.:


— Agencia EFE. Manual de español urgente. Madrid. Cátedra, 1995.
— Vademécum de español urgente I y II. Madrid. Fundación EFE, 1995 y 1996.
— El neologismo necesario . Madrid. Fundación EFE, 1992.
— El idioma español en el deporte. Madrid. Fundación EFE, 1994.

Si la raya coincide con un inicio de página o columna, debe sustituirse por la palabra a la que
reemplazaría.

Los tipógrafos censuran el uso de las comillas («») para esta función.

Tras la raya de sustitución no debe escribirse el signo de puntuación que seguiría a la


expresión sustituida:
García Márquez, G. Cien años de soledad.
— El amor en los tiempos del cólera.
— El general en su laberinto .

32/85
Ortografía y puntuación para traductores

Precedida de punto

Los usos de la raya en este caso están cayendo en desuso a favor de otras soluciones.
En todos los casos, debe dejarse un espacio entre el punto y raya y el texto que sigue.

En un sumario separa los apartados que componen cada capítulo de un libro o un titulillo de su
contenido:
GENERALIDADES
Palabra, forma lingüística y morfema.— Morfemas derivativos.— Morfemas flexivos.—
Composición.— Derivación.
En un texto firmado separa el nombre del autor del texto precedente: … de todos los españoles.
— Jesús Salinas. Pero si el final del texto coincide con final de línea, bastará con que el nombre
del autor aparezca en la línea siguiente sin la raya: … de todos los españoles. Jesús Salinas.
En las obras de teatro se utiliza para separar el nombre del personaje de su propio parlamento,
aunque puede consignarse de otras maneras.
Tarik.— ¡Aguanta, con fuerza!
Muza.— He llegado al límite.

El guion
El guion (-) es un signo ortográfico auxiliar que, al igual que la raya (—), se representa por un trazo
horizontal, pero cuya longitud es cuatro veces menor.
Tiene principalmente tres usos: es el signo de división de palabras al final de línea, como signo de unión
entre compuestos de palabras u otros signos y un uso lingüístico.

Como signo de unión entre palabras u otros signos


Se usa para unir los elementos de una palabra compuesta o para expresar los tipos de relaciones entre
palabras simples (relación calidad-precio) caso en que funciona con valor de enlace similar al de una
preposición o una conjunción.

Nombres propios

Puede unir nombres de pila compuestos cuando el segundo nombre puede confundirse con un apellido,
apellidos compuestos o nombres propios entre los que se establece una relación circunstancial: Valle-
Inclán. José-Marcos Martín. Trasvase Tajo-Segura.

33/85
Ortografía y puntuación para traductores

Nombres comunes

Se pueden dar varios casos:

1. Une dos sustantivos, de los cuales, el segundo actúa, en aposición, como modificador del primero:
Se trató en la reunión de establecer un gobierno-puente. Cuando estos compuestos están asentados en el
uso, se escriben sin guion, con un espacio: Los perros guía pueden viajar en metro.

2. Une nombres entre cuyos conceptos se establecen relaciones que pueden ser fijas o circunstanciales:
kilómetros-hora, relaciones gobierno-sindicatos. En estos casos, tiene el valor de una preposición.

3. Une dos sustantivos que forman una unidad compleja en la que ambos sustantivos están al mismo
nivel: El director-fundador de la asociación es muy respetado.

Adjetivos

Aquí hay que distinguir entre el uso del guion en la unión de gentilicios y su empleo para unir otro tipo
de adjetivos.

1. Los adjetivos gentilicios se unen con guion si conservan su referencia independiente (relaciones
germano-soviéticas); en cambio, cuando su unión da lugar a un compuesto en el que se han fusionado
los caracteres propios de los dos elementos del compuesto, se escriben soldados (la cultura
hispanorromana).

2. Cuando a un sustantivo se le aplican conjuntamente dos adjetivos calificativos se escriben con guion
cuando cada uno de ellos conserva su forma plena (lección teórico-práctica) pero se escriben sin guion
cuando el primer elemento ya no es un adjetivo independiente (como en movimiento anarcosindicalista,
donde anarco no es un adjetivo).

Prefijos

Normalmente los prefijos se unen a la palabra base pero cuando el prefijo precede a una sigla, a una
palabra que comienza por mayúscula o a un número, se usa guion. Resulta antinatural no ser anti-
OTAN. Hoy juega la selección sub-21.

En términos científicos, se utiliza guion tras las letras del alfabeto griego que se utilizan como prefijos: b-
talasemia.

Además, en casos excepcionales, si se quiere enfatizar el significado etimológico de la palabra, se puede


separar el prefijo de la base con un guion: La religión sirve de re-unión.

Cuando se unen dos o más palabras prefijadas que tienen la misma base, esta se puede omitir en todos
los casos salvo en el último. Y se escribe un guion tras cada prefijo para indicar que no se trata de
palabras completas: Los sucesos pre- y posbélicos son decisivos.

Grupos sintácticos u oraciones

Se utiliza para vincular palabras de una oración o grupo sintáctico que se quieren presentar como un
todo unitario: Sartre presenta la distinción entre el ser-en-sí y el ser-para-sí.

34/85
Ortografía y puntuación para traductores

En combinaciones de letras, números y palabras

Se pueden dar estos casos:

1. Puede separar las cifras de las letras en compuestos como DC-10, R-25.

2. Puede unir grupos o intervalos de cifras: Gema Vidal Landa (1235-1277). La iconografía Adán y Eva
(páginas 35-37) era abundante.

Uso en obras de contenido lingüístico

En obras de contenido lingüístico, se usa el guion para señalar la separación entre sílabas. En este caso,
según la RAE, el guion debe ir entre espacios finos: Las sílabas de la palabra ‘impresionante’ son las
siguientes: im - pre - sio - nan - te.

Se escribe guion delante de un segmento de palabra para indicar que este aparece en posición final: El
diminutivo puede formarse con las terminaciones -ico e -illo.

Se escribe guion detrás de un segmento de palabra para indicar que va en posición inicial: Pos-, pre-, re-
son prefijos muy productivos.

Se escribe guion delante y detrás de un segmento de palabra para indicar que va en el interior de una
palabra: Hay que escribir bien el grupo consonántico -mb-.

Los paréntesis
Los paréntesis constituyen un signo ortográfico doble que presenta la siguiente forma: ( ). Se utiliza para
insertar en un texto un comentario o una nota aclaratoria. Se escriben pegados a la primera y a la última
palabra del período que encierran y separados de lo que queda fuera por un espacio, salvo que lo que
aparezca a continuación sea un signo de puntuación, caso en el que se escribe junto.

Usos delimitadores de los paréntesis

Cuando se introduce en el enunciado un inciso aclaratorio, su uso es parecido al de las rayas y al de las
comas, aunque el paréntesis representa un mayor grado de aislamiento con respecto al texto en el que se
inserta, por ello estos incisos suelen tener sentido pleno y poca o nula relación sintáctica con lo anterior:
La duración de este campeonato (hay que recordar que es, con diferencia, mucho más largo que el
anterior) puede suponer un número mayor de lesiones en los jugadores.

Para intercalar algún dato o precisión como fechas, lugares, el desarrollo de una sigla, etc.: En la sede de
la OMS (Organización Mundial de la Salud) se celebrará la reunión sobre la campaña de nutrición.

35/85
Ortografía y puntuación para traductores

Para encerrar, en obras teatrales, las acotaciones del autor o los apartes de los personajes: Guardia.—
(Llevándose instintivamente la mano a la funda de la pistola). ¿Quién es?… ah… eres tú.

Usos auxiliares de los paréntesis

Para introducir opciones en un texto, en estos casos se encierra entre paréntesis el elemento que supone
una alternativa en el texto. En este uso el paréntesis puede alternar con la barra.
En el apartado 2 se escribirá el (los) curso(s) que acredite(n) la capacitación para el puesto.
Como se ve en el ejemplo, en este caso el paréntesis va pegado a la palabra cuando a esta se le añade un
morfema.

Para desarrollar las abreviaturas o reconstruir las palabras incompletas de un original; para este uso la
RAE recomienda utilizar preferentemente los corchetes: Imp(eratori) Caes(ari).

En la reproducción de citas textuales, tres puntos entre paréntesis indican la omisión de parte del
discurso. Para esto es más frecuente y recomendable el uso de los corchetes: «Las declaraciones del
principal partido de la oposición (…) fueron malinterpretadas por el resto de los partidos».

Las letras o números que constituyen una clasificación se encierran entre paréntesis o más
frecuentemente con un solo paréntesis de cierre, como en este apartado del manual.
En este capítulo estudiaremos dos tipos de rocas:
(a) Rocas metamórficas.
(b) Rocas sedimentarias.

O bien:
En este capítulo estudiaremos dos tipos de rocas:
a) Rocas metamórficas.
b) Rocas sedimentarias.

En las fórmulas matemáticas o químicas, los paréntesis se utilizan para aislar operaciones que forman
parte de una serie; para encerrar otras que ya están encerradas entre paréntesis, se utilizan los corchetes:
(8 7) – (7 – 3).

Combinación con otros signos


Hay que tener en cuenta las siguientes pautas:

36/85
Ortografía y puntuación para traductores

El punto, la coma, el punto y coma y los dos puntos se escriben siempre después del paréntesis de
cierre: Hace tiempo que se conocen (el otro día hizo quince años), por eso se entienden tan bien.

No debe colocarse ningún signo de puntuación que no fuera necesario en caso de que se suprimiera el
paréntesis: Nos fuimos pronto (poco antes de la medianoche), pero nos lo pasamos muy bien.

El texto contenido dentro del paréntesis tiene su propia puntuación. Por ello, si la secuencia escrita entre
paréntesis es interrogativa o exclamativa, el signo de cierre de exclamación o de interrogación irá antes
del paréntesis. Lo mismo cabe decir de los puntos suspensivos: Tras esta mala racha (en los últimos
meses ha pasado de todo: accidentes, averías, enfrentamientos…) la empresa se ha recuperado.

Si coinciden tras una palabra dos o más signos dobles, se cerrará primero el que se haya abierto en
último lugar. Dijo: «Estoy pensando en ello (muy seriamente)».

Los corchetes
Los corchetes son un signo ortográfico doble: []. Se utilizan de manera semejante a los paréntesis, para
incluir información complementaria o aclaratoria. Al igual que los paréntesis, se escriben pegados a la
primera y a la última palabra del inciso y separados del resto, salvo si les sigue un signo de puntuación.

Usos delimitadores de los corchetes

Cuando se está citando un texto entre comillas, los comentarios y aclaraciones de quien reproduce la
cita se escriben entre corchetes (y no entre paréntesis): «A mí me parece (es mi humilde opinión) que no
se debe tener en cuenta mi [aquí el acusado vacila] mi… mi… falta».

Cuando dentro de un período entre paréntesis es necesario introducir una precisión, se hace entre
corchetes. Esta orden se invierte en las fórmulas matemáticas; en estas, en primer lugar se sitúan los
corchetes y dentro de ellos los paréntesis: La transición democrática española (que tuvo como episodio
más tenso el intento de golpe de estado [23 de febrero de 1981] protagonizado por Tejero) ha sido
estudiada en toda Europa.

Usos auxiliares de los corchetes

37/85
Ortografía y puntuación para traductores

En los libros de poesía, se coloca un corchete de apertura delante de las últimas palabras de un verso
que no se ha colocado completamente en una línea y que se termina en otra línea, alineado a la derecha:
… en cuya noche un ruiseñor había
que era alondra de luz por la
[mañana

En las transcripciones de textos, marcan cualquier interpolación o modificación al texto original, como
aclaraciones, adiciones, enmiendas, desarrollo de abreviaturas, etc.: «Acabose de imprimir el A[nno]
D[omini] de 1537».

En las referencias bibliográficas, aparecen entre corchetes los datos que no figuran en la propia fuente:
Ramón J. Sender, Adela y yo . [Barcelona]: Destino, [1978].

Se usan tres puntos entre corchetes para indicar, en la transcripción de un texto, que se ha omitido un
fragmento: «Las declaraciones del partido de la oposición […] fueron malinterpretadas por el resto de
los partidos».

En obras lingüísticas, se encierra entre corchetes la transcripción fonética.

Las barras
Bajo la denominación ‘barras’ se agrupan varios signos auxiliares.

La barra simple: /
Es una línea diagonal que se traza de arriba abajo y de derecha a izquierda. Se usa en los siguientes casos:

Como signo de abreviación (muy escaso): c/ está por calle; c/c está por cuenta corriente.

Entre dos palabras, dos expresiones o entre una palabra y un morfema sirve para expresar la existencia
de opciones. Se escribe sin espacio entre palabras y morfemas: Querido/a cliente:. En cambio, entre
palabras y expresiones se escribe con un espacio fino: La oposición macho proveedor / macho
protector es muy funcional.

38/85
Ortografía y puntuación para traductores

Expresa división o expresa relación (es sustituible por una preposición): km/h (kilómetros por hora), 900
euros/mes (euros al mes).

En poesía se separan con una barra entre espacios, los versos cuando se presentan en una línea seguida:
La vieja mano / sigue trazando versos / para el olvido. En este sentido también se utiliza cuando se
quiere dar cuenta de la disposición original de un texto.

Aunque la norma de la Agencia de Normalización determina para ello el uso del guion, la barra sirve para
separar los dígitos de una fecha: 15/3/1977.

En las obras de ortografía indica el final de un renglón cuando se hacen indicaciones sobre la correcta
partición de palabras: Es incorrecto separar abreviaturas compuestas: por ejemplo, sería incorrecto
separar a. / C. como abreviatura de antes de Cristo.

En las obras lingüísticas, encierra las transcripciones fonológicas: El fonema /k/ se puede articular de
diversas formas.

En matemáticas significa «dividido por» y debe escribirse pegada a los números: 16/2 = 8.

En informática, se utiliza para separar las distintas páginas jerarquizadas de una dirección electrónica:
http://www.calamoycran.com/listado_cursos.php.

La barra doble: //
Formada por dos barras simples, tiene una función separadora:

Cuando se reproducen textos poéticos en línea seguida, la barra doble expresa el cambio de estrofa:
«Un cadáver sin dueño / transita por los años / hacia el país tranquilo / de la tierra de nadie. // Claridad
de otra paz / sin muerte, / lejanía. / Los ojos ya no duelen. / Contemplan, olvidados».

En informática, y precedida de dos puntos, separa el protocolo de comunicación: http://www.rae.es.

La barra inversa \
También conocida como antibarra o contrabarra, es un signo simple, cuyo uso principal se da en la
informática. Se utiliza para presentar la jerarquía de carpetas y subcarpetas:
C:\diccionarios\españolesperanto\consultas.doc.

Otras barras
La barra vertical | y la doble barra vertical ||, también llamadas pleca y doble pleca tienen usos muy
especializados.

39/85
Ortografía y puntuación para traductores

Otros signos auxiliares


Se recogen a continuación otros signos auxiliares y sus usos.

Diple < y >

Matemáticas: para indicar mayor que y menor que: 3 > 2 y 2 < 5.


Lingüística: indica que una palabra procede de otra: vetulum > viejo.
Como signo doble: introduce texto restituido por el editor en textos antiguos: P<r>imer día de
octu<br>e.
Informática: encierra las direcciones de correo en soportes sin formatos: Nuestra dirección es
<ay@queja.es>.
Informática: encierra las etiquetas de los lenguajes de marcación: <b>negrita</b>.

Llave { y }

En cuadros sinópticos para abarcar elementos y marcar relaciones:


Telescopios { reflectores / refractores }

Apóstrofo ’

Marcar la supresión de sonidos propia de la oralidad: «¡Para el carro o m’acatarro!».

Importante: usos incorrectos


— Ante la expresión abreviada de un año: Barcelona ’92.
— Para formar plurales de siglas y números: DVD’s, los 40’s.
— Para separar las horas de los minutos: las 15’30 h.
— Para separar la parte entera de la decimal: 4’52.

Asterisco *

Como llamada a una nota: Me llamó alfeñique*. [*Alfeñique significa…


En formularios electrónicos, indica un campo que debe rellenarse obligatoriamente: Nombre*
_______.
En lingüística, se antepone a una forma o construcción agramatical: *andé.
Tres o más asteriscos pueden utilizarse para indicar que se está omitiendo una palabra malsonante
o un nombre que no se desea dar a conocer: Cenamos en casa de M***.

Calderón ¶

Se utiliza en las aplicaciones informáticas como símbolo no imprimible que indica final de párrafo.

40/85
Ortografía y puntuación para traductores

Párrafo §

Antiguamente marcaba el final de un párrafo. Ahora, antepuesto al identificador de una división de un


texto, para remitir a dicha división: § V.32.

Errores habituales por influencia de otras lenguas


Cuando traducimos un texto, a veces sin darnos cuenta empleamos la puntuación de la lengua de origen.
Sin embargo, ha de tenerse en cuenta que la colocación de los signos de puntuación debe estar al servicio
del nuevo texto, y no del texto original, por lo que cualquier parecido entre la puntuación del texto meta y la
del texto de origen ha de ser mera coincidencia.

Para lograr una puntuación más castellana, es muy importante dejar reposar un día, o unas horas, al menos,
el texto traducido y luego releerlo sin el original delante, como si se tratase de un texto redactado por otro
profesional.

Así, aplicando las normas que hemos visto en este capítulo, y teniendo en cuenta los ejemplos de errores
frecuentes que figuran a continuación, podremos evitar cometer los típicos fallos de traducción que tanto
daño hacen a nuestra lengua.

Existen errores generales básicos de puntuación que solo mencionaremos brevemente: no cerrar los signos
de interrogación y exclamación; abusar de las comas: entre sujeto y predicado, en enumeraciones (en lugar
de dos puntos), en los encabezados de las cartas (en lugar de los dos puntos); emplear guiones en vez de
rayas o guiones mayores; abrir y no cerrar cualquier signo de puntuación: paréntesis, rayas, comillas…;
puntuar de forma incoherente un texto, es decir, emplear distintos tipos de comillas sin razón, o mezclar
paréntesis y corchetes indistintamente, etc. Estos errores se subsanan dominando las normas citadas en el
capítulo anterior de esta unidad.

El punto
En castellano, los decimales se indican con una coma, no con un punto. Este uso incorrecto es un calco
del inglés. Así, por ejemplo: 3.5 euros es en castellano 3,5 euros.

La coma y el punto y coma


Recordemos que la coma es una pausa corta y el punto y coma es una pausa intermedia. Debido a que en
otras lenguas no se utiliza prácticamente el punto y coma (en inglés tiende a ser sustituido en ocasiones por
el punto) o se emplea con otros fines, ya que el uso de la coma, en inglés o alemán, por ejemplo, difiere del
uso que se hace de ella en castellano, existe una tendencia a abusar de las comas en los textos traducidos o
a utilizarlas erróneamente.

41/85
Ortografía y puntuación para traductores

The project is a bilingual English-Spanish digital library site that explores the history,
geography, and culture of Spain and the customs of the country.
*El proyecto es una biblioteca digital virtual, bilingüe inglés-español, que explora la
historia, geografía, y cultura de España y las costumbres del país. (Nótese el uso
erróneo de la coma delante de y por influencia del inglés).
El proyecto es una biblioteca digital virtual, bilingüe inglés-español, que explora la
historia, geografía y cultura de España, y las costumbres del país. (En este caso la coma
delante de y las costumbres es opcional).

Abuso de la coma por influencia del alemán

Es genügt nicht, dass die Beschreibung vollständig ist.


*No basta, con que la descripción sea detallada.
No basta con que la descripción sea detallada.
Das ist der Mann, von dem ich dir gesagt habe, daß er so intelligent ist.
*Ese es el hombre, que te he dicho, que es tan inteligente.
Ese es el hombre que te he dicho que es tan inteligente.
Ich sage dir zwar nicht, wie viel ich verdiene, aber ich sage dir, dass ich zehnmal
mehr verdienen konnte.
*No te diré, cuánto gano, pero sí te diré, que podría ganar diez veces más.
No te diré cuánto gano, pero sí te diré que podría ganar diez veces más.

Uso de la coma ante y o ante o

No se utiliza coma en castellano delante de la copulativa y y la disyuntiva o, salvo que los sujetos de las
dos oraciones sean diferentes.

42/85
Ortografía y puntuación para traductores

Uso de la coma ante pero, porque, si, aunque

Es opcional aunque está recomendado el uso de la coma en castellano delante de pero, porque, si,
aunque. El inglés permite con mayor facilidad la omisión de la coma ante otras conjunciones.

He came but nobody told me.


Vino, pero nadie me lo dijo.
At first, that was the only product made in this field, but in 1915 another one was
manufactured.
Al principio, este era el único producto que se realizaba en el sector; pero, en 1915,
se fabricó otro diferente.

Uso de la coma en subordinadas adverbiales

En castellano las oraciones subordinadas adverbiales entre dos coordinadas suelen ir precedidas de
coma. En inglés pueden no llevarla.

He sided strongly with his mother, and in spite of the help that he received from him,
was markedly hostile to his father.
Tomó un decidido partido por su madre y, a pesar de la ayuda que recibió de su
padre, mantuvo hacia él una postura de clara hostilidad.

Uso de la coma en las enumeraciones

En inglés suele emplearse una coma delante de la conjunción que separa los dos últimos términos, sobre
todo si el último es más extenso. En este caso la coma desaparece en castellano.

He received a doctoral degree in literature in Madrid, attended the Sorbonne, and


became a French teacher.
Se doctoró en literatura en Madrid, estudió en la Sorbona y se convirtió en profesor
de francés.

43/85
Ortografía y puntuación para traductores

Uso de la coma entre dos adjetivos

En inglés suele emplearse una coma en este caso, mientras que en castellano es más frecuente recurrir a
la conjunción y y a la anteposición o posposición de los adjetivos.

Spanish writer noted for his direct, unostentatious style.


Escritor español que se caracteriza por su estilo directo y sencillo
We met an attractive, stylish, fortyish-looking woman.
Conocimos a una atractiva y elegante mujer de unos cuarenta y tantos años.

La separación en párrafos
En ocasiones la separación en párrafos del texto original es válida también en castellano, pero no siempre
es así. En algunos casos, es preciso detenerse a pensar y tener muy claras las ideas del texto para poder
hacer una nueva división en párrafos acorde con la puntuación castellana.

La raya y el paréntesis
Hasta no hace mucho la raya se utilizaba con escasa frecuencia en castellano, pero hoy en día su uso se ha
extendido. Equivale a un paréntesis, aunque suele encerrar incisos sugerentes, irónicos o afectivos, por
cuestiones estilísticas. A continuación enumeraremos otros usos erróneos de la raya en castellano.

Raya en lugar de los dos puntos

En castellano los dos puntos se utilizan, como hemos visto, antes de una enumeración, de una
explicación y delante de los ejemplos. En estos casos no es correcto el uso de la raya, por influencia del
inglés.
I bought a lot of things — a book, a bag and some flowers.
* He comprado varias cosas —un libro, un bolso y un ramo de flores.
He comprado varias cosas: un libro, un bolso y un ramo de flores.

44/85
Ortografía y puntuación para traductores

Raya para acotar incisos

En inglés se utiliza la raya para acotar incisos y como forma de recapitulación, énfasis. En castellano este
uso de la raya no es correcto y suele reemplazarse, además de por los dos puntos, por la coma, el punto
y coma o los puntos suspensivos.

He explained to me what had happened —although I didn’t ask anything.


Me explicó lo que había ocurrido, aunque yo no le había preguntado nada al respecto.

I write very little —about five chapters a year.


Escribo muy poco… unos cinco capítulos al año.

Raya para indicar la interrupción del discurso

En inglés se utiliza la raya como equivalente de los puntos suspensivos o también para señalar la omisión
de parte de una palabra. En castellano no es correcto este uso.

Hi, it’s me. If you’d—


Hola, soy yo. Si quieres…

Raya para señalar pausas retóricas

Hoy en día este uso no es muy frecuente en inglés, pero se trata de una norma de puntuación totalmente
ajena al castellano.

She has such an urgent thirst to see — to know — to learn —


Tiene una ávida sed de saber, de conocer, de aprender…

Diálogos: comillas frente a raya de diálogo


Debido a la influencia de otras lenguas, a veces los diálogos se transcriben erróneamente con comillas. Ha
de tenerse en cuenta que, aunque en inglés, francés o alemán, se escriban comillas para los diálogos, en
castellano utilizamos la raya. El uso de las comillas en castellano se limita únicamente a los pensamientos de
los personajes.

Veamos algunos ejemplos:

45/85
Ortografía y puntuación para traductores

“Tell me what you think,” said Paul. “I do care about your opinion.”
* «Dime lo que piensas», dijo Paul. «De veras que me importa tu opinión».
—Dime lo que piensas —dijo Paul—. De veras que me importa tu opinión.
“Shall I go with you?” asked Celia.
* «¿Quieres que vaya contigo?», preguntó Celia.
—¿Quieres que te acompañe? —preguntó Celia.

Nótese que, en el segundo ejemplo, debido al signo de interrogación, en inglés no se utiliza la coma.
También ocurre lo mismo cuando la frase acaba con un signo de exclamación y tras la raya que cierra un
inciso.

“He thinks I haven’t noticed,” thought Maria. “That’s great.”


* «Cree que no me he dado cuenta,» pensó María. «Estupendo».
«Cree que no me he dado cuenta», pensó María. «Estupendo».

En el último ejemplo, nótese el uso de la coma fuera de las comillas, justo al revés que en inglés. En estos
casos también puede utilizarse cursiva, en vez de comillas, pero nunca comillas y cursiva a la vez.
Recuérdese que, si es necesario utilizar comillas dentro de otras comillas, se colocan las comillas altas
dobles y, dentro de estas, las sencillas.

RESUMEN

Es muy importante dejar reposar al menos un día, o unas horas, el texto traducido
y luego releerlo sin el original delante, como si se tratase de un texto redactado
por otro profesional.
La raya en castellano se utiliza esencialmente para los diálogos; nunca ha de
utilizarse en lugar de los dos puntos.
Aunque en otra lengua los diálogos se escriban entre comillas, en castellano se
emplea la raya de diálogo. Las comillas solo se utilizan para los pensamientos de
los personajes.
Los signos de puntuación en castellano se escriben fuera de las comillas: «Voy a
llamarlo», pensó Jacinta.

Ejercicio 22: Puntuación

46/85
Ortografía y puntuación para traductores

Repasa lo que has aprendido sobre puntuación.

Ejercicio 23: El uso de la coma

Con este ejercicio podrás practicar el uso correcto de la coma.

Ejercicio 24: Puntuación

Con este ejercicio podrás practicar la puntuación.

Texto 17
Traduce este texto utilizando los criterios aprendidos. Lee bien las instrucciones del encargo antes de
comenzar.

Al acabar tu traducción, envía tu traducción al tutor. Él te enviará la traducción corregida y una plantilla con
un texto «modelo» para que puedas compararlo con tu versión. Recuerda que las plantillas son meramente
orientativas, ya que la traducción no es una ciencia exacta y puede haber más de una versión correcta de
una misma frase. Si tienes dudas, consulta a tu tutor.

Pincha aquí para acceder a las instrucciones y aquí para acceder al texto 17.

2. USO DE MAYÚSCULAS Y MINÚSCULAS


La utilización de las mayúsculas es una de las cuestiones ortotipográficas más controvertidas.

En este capítulo vamos a explicar algunas cuestiones ortográficas sobre la mayúscula para, a continuación,
adentrarnos en los usos normativos de las mayúsculas.

47/85
Ortografía y puntuación para traductores

Las dos principales funciones de la mayúscula son delimitar algunos fragmentos del
discurso e identificar nombres.

Cuestiones generales sobre la utilización de las mayúsculas


1. Las letras o palabras en mayúsculas llevan tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación, de esta
regla se exceptúan las siglas, que nunca llevan tilde (Óscar, CIA).

2. Cuando los dígrafos ch, gu, ll y qu se emplean en mayúsculas en una palabra solo se escribe en
mayúscula el primero de sus componentes (Quevedo); si la palabra está enteramente escrita en mayúsculas,
entonces los dos componentes se escriben en mayúscula (QUEVEDO), pero cuando forman parte de una
sigla solo se escribe con mayúscula el primer elemento (PCCh).

3. La forma mayúscula de las letras i y j se escribe sin punto (Javier, Isabel).

4. El empleo de la mayúscula no implica que se dejen de utilizar los signos de acentuación: CÓRDOBA,
PINGÜINO.

Uso de la mayúscula exigido por la puntuación


Tras ciertos signos de puntuación debe escribirse mayúscula.

La primera palabra de un escrito o la que aparece después de un punto, de un signo de exclamación, de


un signo de interrogación o de unos puntos suspensivos que cierran enunciado: Llegó temprano. Aún no
había anochecido. (El verano estaba llegando a su fin). ¿Habría alguien en casa?

El único caso en el que la primera palabra de un texto o enunciado puede aparecer escrita con minúscula
inicial se da cuando dicha palabra va precedida de los puntos suspensivos que indican, en la
reproducción de una cita, que el fragmento citado no inicia enunciado en el texto original: «… y los
sueños, sueños son», como afirmaba Segismundo en uno de sus famosos monólogos de La vida es
sueño.

Las siglas indicativas de los protocolos de acceso a direcciones electrónicas y la que anteceden al
nombre de un dominio (www) se escriben con minúsculas en las direcciones electrónicas, por lo que se
recomienda evitar su uso a principio de escrito.

Durante mucho tiempo se escribía con mayúscula la primera letra de la primera


palabra de cada verso en un poema. Esta mayúscula (ya en desuso) se conocía
como versal.

48/85
Ortografía y puntuación para traductores

En los siguientes casos, se escribe mayúscula tras dos puntos:

Cuando estos siguen a la fórmula de encabezamiento o saludo de una carta. Querida Ana: // ¿Qué
tal estás?
Cuando estos anuncian la reproducción de una cita o de palabras textuales. María saludó: «Hola,
gente».
Cuando estos cierran los epígrafes o subtítulos de un libro o documento, o los elementos de una
enumeración en forma de lista.
Cuando estos siguen a términos como ejemplo, advertencia, nota.
Cuando estos siguen a verbos como certificar, exponer, solicitar escritos en mayúsculas en
determinados documentos.
Cuando estos introducen una explicación que se desarrolla en uno o más párrafos independientes.
Cuando estos introducen una enumeración escrita en líneas independientes cuyos elementos se
cierran por puntos.

Uso de la mayúscula para marcar los nombres propios


La principal función de la mayúscula en español es la de marcar los nombres propios y delimitar las
expresiones que funcionan como tales.

Cuando el nombre propio o la expresión que funciona como tal tiene varias palabras, la mayúscula nos
permite establecer las fronteras de dicho nombre. En la mayoría de los casos, la mayúscula inicial solo se
va a aplicar a las palabras significativas (adjetivos, sustantivos, verbos).

En las páginas siguientes se recogen los usos normativos especificados por la Real Academia Española en
la Ortografía de la lengua española de 2010.

Nombres de persona

49/85
Ortografía y puntuación para traductores

Nombres de plantas y animales

Nombres de lugares

Continentes, países o ciudades

Se escriben con mayúscula inicial. Hay que tener en cuenta que se escriben también con mayúscula
inicial los sustantivos y adjetivos que forman parte de las denominaciones de carácter antonomástico
que presentan algunos topónimos: la Santa Sede, el Nuevo Mundo, la Llave del Golfo.

Topónimos imaginarios

Los topónimos imaginarios también se escriben con mayúscula: la Atlántida, los Campos Elíseos.

Topónimos utilizados como nombres comunes

Se escriben con minúscula: es una babilonia moderna.

50/85
Ortografía y puntuación para traductores

Áreas geopolíticas

Se escriben con mayúscula inicial los sustantivos y los adjetivos que forman parte del nombre de
determinadas zonas geográficas que se conciben como áreas geopolíticas con características comunes:
Occidente, América Latina, Cono Sur, Europa del Este.

Accidentes geográficos

Se escriben con mayúscula inicial, pero no los comunes genéricos que los acompañan. Hay nombres
propios geográficos que incorporan un sustantivo genérico como parte inherente; estos sí deben
escribirse con mayúscula inicial: Sierra Morena, Playa Girón.

Regiones naturales y ecorregiones

Los nombres propios se escriben con mayúscula: la Amazonia, la Patagonia.

Comarcas y otras divisiones territoriales

Solo el nombre propio se escribe con mayúscula, no el sustantivo genérico: concejo de Mieres, pedanía
de Lorca. Lo mismo sucede con los barrios y urbanizaciones.

Edificios y monumentos

Se escriben con mayúscula los sustantivos y adjetivos: el Coliseo, el Partenón, La Casa de América, el
Arco del Triunfo, la Columna de Trajano. Si el sustantivo genérico se corresponde con la naturaleza del
referente, es admisible escribirlo con minúscula: el arco del Triunfo.

Estancias y recintos de edificios

Se escriben con minúscula, a no ser que hayan sido bautizados con nombres propios: el despacho oval
frente a la Galería de los Espejos.

Puertos, aeropuertos y estaciones

El sustantivo genérico se escribe con mayúscula cuando no se refiere al espacio físico sino a la entidad
u organismo que gestiona su actividad.

Calles y espacios urbanos

Se reserva la mayúscula para el término específico: la avenida de los Insurgentes. Se escriben con
mayúsculas los sustantivos genéricos que acompañan a nombres de vías cuando aparecen pospuestos:
Quinta Avenida, Potsdamer Platz.

Caminos y rutas turísticas

Se escriben con mayúscula inicial: el Camino de Santiago, la Ruta de la Plata.

51/85
Ortografía y puntuación para traductores

Entidades

Organismos, instituciones, departamentos y asociaciones

Se escriben con mayúscula inicial todas las palabras significativas que componen su denominación
completa: El Circo del Sol, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando . La misma pauta ha de
aplicarse a los nombres de grupos o asociaciones que no son gramaticalmente estructuras nominales:
No Es Culpa Nuestra, No Me Pises Que Llevo Chanclas.

Esta mayúscula inicial se aplica también al término o términos con que habitualmente se menciona de
forma abreviada determinada institución o entidad: el Ateneo (por el Ateneo de Sevilla), la Complutense
(por la Universidad Complutense). Pero no a las referencias anafóricas: El programa fue diseñado por el
Departamento de Lingüística Computacional. Este departamento se creó…

Entidades con mayúscula colectiva o institucional

Se aplica mayúscula inicial a un grupo de sustantivos cuando designan a entidades, organismos o


instituciones: el Ejército, las Cortes, la Corona, la Iglesia, la Marina, el Parlamento, la Universidad…

Formas de estado o de gobierno

Se escriben con minúscula (España es una monarquía) salvo que formen parte del nombre oficial de un
estado: República Argentina.

Poderes del Estado

Se escriben con minúscula.

Establecimientos comerciales, culturales o recreativos

Además de la primera palabra, deben escribirse con mayúscula inicial todas las palabras significativas
que forman parte del nombre: (bar) Miraflores; (grandes almacenes) El Corte Inglés.

Órdenes religiosas

Se escriben con mayúscula todos sus sustantivos y adjetivos: la Orden de San Agustín, la Orden del
Temple.

Equipos deportivos

Se escriben con mayúscula todos los elementos significativos: Atlético de Madrid, Indios de Ciudad
Juárez, Cultural y Deportiva Leonesa. También las denominaciones alternativas que se utilizan para las
selecciones: la Canarinha, la Roja. Los nombres de las hinchadas se escriben, en cambio, con
minúscula: los merengues, los colchoneros.

Productos de la actividad intelectual o cultural

52/85
Ortografía y puntuación para traductores

Títulos de obras de creación

Se escribe con mayúscula inicial únicamente la primera palabra. Cuando se hace una mención abreviada
o alternativa, como el Quijote p o r El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, se escribirá con
mayúscula inicial.

Títulos de publicaciones periódicas y colecciones

Se escribirán con mayúscula inicial todas las palabras significativas: El Barco de Vapor, Crecer Feliz.

Libros sagrados

Se escriben con mayúscula inicial todos los sustantivos y adjetivos: el Libro de Job.

Rezos u oraciones

Se escriben en cursiva y solo va en mayúscula la primera palabra: Bendita sea tu pureza.

Leyes y documentos oficiales e históricos

Se escriben con mayúscula inicial todos los elementos significativos que forman parte del título de
documentos oficiales o históricos, como el Tratado de Versalles, la Declaración Universal de los
Derechos Humanos. Si el título es demasiado extenso, el uso de la mayúscula se limita al primer
elemento y, entonces, se acota su extensión con el uso de la cursiva o las comillas.

Programas, planes y proyectos

Se actúa del mismo modo que con las leyes y documentos oficiales e históricos.

Lemas, eslóganes y consignas

Solo se escribe con mayúscula la primera palabra, salvo en las banderas, escudos y monedas, donde
suelen aparecer solo con mayúsculas: Asturias, paraíso natural.

El uso ha hecho que se imponga el empleo de las mayúsculas en sustantivos y


adjetivos que figuran en el nombre de documentos históricos y oficiales, o que
componen el nombre de entidades, organismos, departamentos, etc. Sin embargo, no se
admite esta norma para los títulos, películas y cualquier otra obra de creación, donde
solo la primera palabra del título ha de ir en mayúscula.

Disciplinas, movimientos y eventos relacionados

53/85
Ortografía y puntuación para traductores

Denominaciones propias del ámbito científico

Referencias temporales

54/85
Ortografía y puntuación para traductores

Varios

Otros usos de las mayúsculas

55/85
Ortografía y puntuación para traductores

En las siglas

En español, las mayúsculas se utilizan también para formar siglas: Fondo Monetario Internacional: FMI.
La escritura característica de las siglas es, pues, en mayúscula, aunque la expresión a la que reemplace
deba escribirse en minúsculas: AVE frente a alta velocidad española. Esto permite distinguir ciertas
oposiciones: AVE frente a ave (‘animal con pico y plumas’).

Las siglas que no pueden pronunciarse como palabras siempre han de escribirse con mayúsculas,
mientras que aquellas que pueden leerse como se escriben a veces se convierten en palabras plenas. En
estos casos, pueden ser nombres propios, como Renfe, o comunes, como sida o láser.

Para favorecer la legibilidad

En ocasiones, se escriben palabras, frases o textos en mayúsculas para facilitar su visibilidad. Esto se
hace así en los siguientes casos:

Las palabras y frases de las cubiertas de libros y documentos.


Las cabeceras de los periódicos y revistas.
Las inscripciones de lápidas, monumentos y placas.
Los lemas y leyendas de escudos, banderas y monedas.
Los textos de carteles de aviso o las pancartas.
Las frases que expresan el contenido fundamental de un texto informativo. SE PROHÍBE PISAR
EL CÉSPED durante todo el recorrido por el parque.
Los términos como aviso, nota, advertencia, antes del aviso, la nota o la advertencia
correspondiente.
Los verbos fundamentales de ciertos documentos: CERTIFICA, EXPONE,
CONSIDERANDO…
Los términos con los que se alude de forma repetida a ciertas partes en contratos y documentos
jurídicos: Doña Ignacia Suárez Luz, de ahora en adelante la DEMANDADA.

En marcas comerciales

Cada vez es más frecuente ver combinaciones desviadas de mayúsculas y minúsculas o bien usos
ajenos a la norma en el ámbito de la publicidad y de las marcas comerciales: iPod, eDreams, CubaSí.
Estas mayúsculas internas nos sirven para averiguar los componentes de que consta la palabra.

En otros casos, en los logotipos de las marcas se escriben los nombres con minúsculas: yoigo. Este uso
no debe extenderse a los textos normales, donde deberá constar como nombre propio y recuperar su
mayúscula: Yoigo.

No debe usarse la mayúscula inicial


Los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año: lunes, marzo,
primavera.

56/85
Ortografía y puntuación para traductores

Los nombres de las notas musicales: do, re, mi, fa, sol, la, si.

Nombres propios que se usan como nombres comunes: una celestina, unos quevedos…

Nombres de vientos, salvo que estén personificados en relatos mitológicos: la tramontana, el austro…

Nombres de religiones: catolicismo, judaísmo…

Nombres de tribus, etnias, lenguas o gentilicios: pigmeos, el alemán, los segovianos…

Los tratamientos (fray, don, san…) salvo que se escriban en abreviatura (Ud., Sr.). En algunos casos,
por tradición, sí pueden aparecer con mayúscula: Santa Teresa, referido a santa Teresa de Jesús, por
ejemplo.

Títulos, cargos y nombres de dignidad acompañen o no al nombre propio de la persona que los posee
(el rey Carlos III, ayer nos visitó el duque) o cuando están usados en sentido genérico (el de duque, el
de marqués y el de conde son títulos nobiliarios).

Errores habituales por influencia de otras lenguas

No te confíes: que un texto escrito en otro idioma emplee mayúsculas para una palabra
no significa que en castellano la norma sea la misma.

Al igual que ocurre con la puntuación, el abuso de las mayúsculas es uno de los errores ortográficos más
frecuentes en los textos traducidos. Estos son los casos más típicos, pero se recomienda tener muy
presentes las normas citadas anteriormente en esta unidad.

Sustantivos, adjetivos y gentilicios

Por influencia de otros idiomas, especialmente del inglés, se tiende a utilizar erróneamente mayúsculas en
sustantivos, especialmente en nombres de religiones, tribus, etnias o lenguas (*El Nuevo Año comenzó
con lluvia, *El Catolicismo y el Judaísmo son religiones milenarias, *El idioma Ruso es muy
difícil) y adjetivos o gentilicios (*La comida Mexicana resulta un poco picante para algunas culturas,
*Su novio es Francés, *Los Rusos son muy hospitalarios). En castellano estas categorías gramaticales
siempre han de ir en minúscula.

Días, meses y estaciones del año

Recordemos que en castellano los días, los meses y las estaciones del año nunca se escriben con
mayúscula; por tanto: Mi cumpleaños es en mayo (no Mi cumpleaños es en Mayo) , Nos vemos el
viernes (no Nos vemos el Viernes), La próxima primavera viajaremos a Rusia (no La próxima Primavera
viajaremos a Rusia).

57/85
Ortografía y puntuación para traductores

Títulos de películas o libros

Por influencia del inglés y otras lenguas se tiende a escribir erróneamente todas las palabras del título de
cualquier obra de creación con mayúscula. Sin embargo, como ya hemos visto, en castellano solo se
escribe con inicial mayúscula la primera palabra: Sonrisas y lágrimas (no Sonrisas y Lágrimas ) , La
sombra del viento (no La Sombra del Viento ) , La casa de Bernarda Alba (no La Casa de Bernarda
Alba).

Nombres de calles, espacios urbanos y sustantivos que acompañan a nombres geográficos

Recordemos que en los nombres de vías y espacios urbanos solo se escribe con mayúscula el nombre
propio de la calle y no los nombres genéricos como calle, plaza o avenida, ni los artículos y
preposiciones; por ejemplo: Vive cerca de la calle Gabriel García Márquez (no Vive cerca de la Calle
Gabriel García Márquez), El río Nilo ha sido históricamente considerado como el más largo del mundo
(no El Río Nilo ha sido históricamente considerado como el más largo del mundo), La ciudad de Nueva
York es uno de los lugares más emblemáticos del mundo (no La Ciudad de Nueva York es uno de los
lugares más emblemáticos del mundo) , La historia del mar Mediterráneo (no La historia del Mar
Mediterráneo).

Tratamientos, títulos, cargos y nombres de dignidad

Los tratamientos (fray, don, san, usted, señor…) se escriben siempre con minúscula, salvo que se
escriban en abreviatura (Ud., Sr.). Los títulos, cargos y nombres de dignidad también van en minúscula
(la reina Isabel II, el rey Felipe V).

Pronombres personales

Recordemos que solo en textos religiosos, y por razón de respeto, podrán escribirse con mayúscula los
pronombres: Tú, Él, Ella… (referidos a Dios o a la Virgen). Cuando dichos pronombres tengan un valor
enfático, no irán en mayúscula; para enfatizarlos podrán, por ejemplo, escribirse en cursiva (Pero si
fuiste tú quien me lo dijo), o ir acompañados de otras palabras enfáticas (Pero si fuiste precisamente tú
quien me lo dijo).

58/85
Ortografía y puntuación para traductores

RESUMEN

Se escriben en minúsculas aquellos acrónimos que el uso ha convertido en


sustantivos comunes (láser, sida).
En los nombres de vías y espacios urbanos solo se escribe con mayúscula el
nombre de la calle y no los nombres genéricos como calle, plaza o avenida.
Los nombres comunes genéricos que acompañan a nombres geográficos (ciudad,
río, mar océano) deben escribirse con minúscula a no ser, también, que forme
parte del nombre oficial (Ciudad Real, Sierra Nevada).
Se escriben con inicial mayúscula los nombres de los cuatro puntos cardinales
(Norte, Sur, Este y Oeste) y de los puntos del horizonte (Noroeste, Sudeste)
cuando nos referimos con su significado absoluto, no así cuando indican
posición relativa (el norte de España).
La primera palabra del título de cualquier obra de creación; el resto, salvo en el
caso de nombres propios, se escribe con minúscula: Las señoritas de Avignon,
Historias de cronopios y de famas…
No se escriben con mayúscula los nombres de los días de la semana, de los
meses y de las estaciones del año; las lenguas o los gentilicios; los títulos y
cargos.

Ejercicio 25: Mayúsculas y minúsculas

Practica el uso correcto de la mayúscula con este ejercicio.

Ejercicio 26: Errores en el uso de la mayúscula

Repasa lo aprendido sobre uso de la mayúscula.

Texto 18
Traduce este texto utilizando los criterios aprendidos. Lee bien las instrucciones del encargo antes de
comenzar.

59/85
Ortografía y puntuación para traductores

Al acabar tu traducción, compara tu traducción con la plantilla. Comprueba especialmente el sentido de las
frases y la terminología. Fíjate también en el estilo que te proponemos. Recuerda que las plantillas son
meramente orientativas, ya que la traducción no es una ciencia exacta y puede haber más de una versión
correcta de una misma frase. Si tienes dudas, consulta a tu tutor.

Pincha aquí para acceder al texto 18.

Pincha aquí para acceder a la plantilla del texto 18.

Texto 19
Traduce este texto utilizando los criterios aprendidos. Lee bien las instrucciones del encargo antes de
comenzar.

Al acabar tu traducción, envía tu traducción al tutor. Él te enviará la traducción corregida y una plantilla con
un texto «modelo» para que puedas compararlo con tu versión. Recuerda que las plantillas son meramente
orientativas, ya que la traducción no es una ciencia exacta y puede haber más de una versión correcta de
una misma frase. Si tienes dudas, consulta a tu tutor.

Pincha aquí para acceder al texto 19.

3. ACENTUACIÓN
El acento gráfico, también llamado tilde, es un elemento necesario en nuestra lengua, puesto que nos indica
la sílaba dotada de mayor intensidad, lo cual ayuda a pronunciar correctamente cada palabra.

En español se usa solamente el acento denominado agudo, es decir, el que muestra una inclinación en
descenso de derecha a izquierda [ ´ ].

Reglas generales de acentuación

En español, podemos distinguir los siguientes grupos de palabras por el lugar que ocupe la sílaba tónica:

60/85
Ortografía y puntuación para traductores

Agudas

Son aquellas (de más de una sílaba) en las cuales el acento de intensidad recae en la última sílaba (avión,
humedad, reloj, adiós). Las palabras agudas llevan tilde cuando terminan en vocal, -n o -s (café, camión,
anís).

No llevan tilde las que terminan en -n o -s precedidas de otra consonante (robots); las terminadas en -y
(jersey); ni los antropónimos o topónimos catalanes que terminan en -au (Arnau), -e u (Andreu), -ou
(Salou).

Llanas

El acento de intensidad de este grupo de palabras recae en la penúltima sílaba (árbol, caracola, enano).

Las palabras llanas llevan tilde cuando terminan en consonante que no sea -n ni -s (huésped), cuando
acaban en -n o -s precedidas de cualquier consonante (bíceps) y las terminadas en -y (póney).

Esdrújulas

Las palabras esdrújulas son las que reciben el acento de intensidad en la antepenúltima sílaba.

Siempre llevan tilde en la sílaba tónica (tómalo, cáscara, plátano).

Sobresdrújulas

Su acento de intensidad recae en la sílaba anterior a la antepenúltima.

Al igual que las esdrújulas, siempre acentúan su sílaba tónica (gánatela, mírasela).

Combinación de vocales (diptongos, triptongos, hiatos) y su


acentuación
Podemos encontrar la secuencia de dos o más vocales, que pueden o no pronunciarse en la misma sílaba.
Se trata de los diptongos, hiatos y triptongos.

Estas sílabas, cuando son tónicas, presentan serias dudas en cuanto a su acentuación gráfica; para
solventarlas vamos a pasar a analizar cada combinación de vocales.

Para ello, en primer lugar, tenemos que saber que las vocales en español pueden ser:

Abiertas o fuertes (a, e, o) y cerradas o débiles (i, u).

61/85
Ortografía y puntuación para traductores

Diptongos

Se considera diptongo la combinación de las siguientes vocales en la misma sílaba:

Abierta cerrada (si el acento de intensidad recae en la abierta). Se acentúa siguiendo las normas
generales de acentuación (náutico).
Cerrada abierta (si el acento de intensidad recae en la abierta). Se acentúa siguiendo las normas
generales de acentuación (ciénaga).
Cerrada cerrada (siempre que no sean iguales). Se acentúa siguiendo las normas generales de
acentuación (fuisteis). La tilde, si es necesaria, siempre se pondrá en el segundo elemento
(cuídala, benjuí).

Hiatos

Se considera hiato la combinación de las siguientes vocales, que se pronuncian en sílabas diferentes:

Abierta cerrada (si el acento de intensidad recae en la cerrada). Se acentúa siempre la vocal
cerrada aunque no se sigan las normas generales de acentuación (caída). La existencia de una
hache intercalada no exime de la colocación de la tilde en la vocal cerrada.
Cerrada abierta (si el acento de intensidad recae en la cerrada). Se acentúa siempre la vocal
cerrada aunque no se sigan las normas generales de acentuación (búho). Al igual que en el caso
anterior, la existencia de una hache intercalada no exime de la colocación de la tilde en la vocal
cerrada.
Abierta abierta (tanto iguales como diferentes). Se acentúa siguiendo las normas generales de
acentuación (aéreo).
Cerrada cerrada (siempre que sean iguales). Se acentúa siguiendo las normas generales de
acentuación (chiita).
Sucesión de tres o más vocales (si el acento de intensidad recae en una cerrada). Se acentúa
siempre la vocal cerrada aunque no se sigan las normas generales de acentuación (huía, salíais).

Triptongos
Cualquier grupo de tres vocales, formado por una vocal abierta situada entre dos vocales cerradas,
siempre que ninguna de las dos vocales cerradas sea tónica.
Las palabras con triptongo siguen las normas generales de acentuación (lieis, continuéis). La tilde en los
triptongos se coloca en la vocal abierta.

Problemas de acentuación con diptongos e hiatos

En diciembre de 2010, con la nueva Ortografía de la lengua española de la RAE, cambió


la normativa sobre la acentuación gráfica de algunos monosílabos.

Hay una serie de palabras en las que habitualmente ha habido vacilación entre la pronunciación bisilábica
propia de un hiato y la pronunciación monosilábica propia de un diptongo.

62/85
Ortografía y puntuación para traductores

Estas palabras son formas verbales como crie, crio, criais, crieis y las del voseo crias y cria (del verbo
criar); fie, fio, fiais, fieis y las del voseo fias y fia (de fiar); flui, fluis (de fluir); frio, friais (de freír); frui, fruis
(de fruir); guie, guio, guiais, guieis y las del voseo guias y guia (de guiar); hui, huis (de huir); lie, lio, liais,
lieis y las del voseo lias y lia (de liar); pie, pio, piais, pieis y las del voseo pias y pia (de piar); rio, riais (de
reír); los sustantivos guion, ion, muon, pion, prion, ruan y truhan; y, entre los nombres propios, Ruan y
Sion.

En la Ortografía de la lengua española, publicada por la Real Academia Española (RAE) en 1999, y en el
Diccionario panhispánico de dudas, publicado también por la RAE en 2005, se establecía que toda
combinación de una vocal abierta y una vocal cerrada, siempre que la cerrada no sea tónica, así como la
combinación de dos vocales cerradas distintas, debían considerarse diptongos desde el punto de vista
ortográfico.

No obstante, se recogía una pequeña contradicción ya que, según la RAE, era admisible acentuar
gráficamente estas palabras, por ser agudas acabadas en -n o -s o vocal, si quien escribía articulaba
nítidamente como hiatos las secuencias vocálicas que contienen y, en consecuencia, las consideraba
bisílabas: fié, huí, riáis, guión, truhán, etc.

Con la nueva publicación de la Ortografía de la lengua española de la RAE en 2010 se rompe


definitivamente esta contradicción y se establece que todas estas palabras se tienen que escribir
obligatoriamente sin tilde y que, por tanto, la escritura de estas palabras con tilde constituye una falta de
ortografía.

Acentuación diacrítica
Se utiliza la tilde diacrítica para distinguir palabras que tienen igual grafía pero distinta categoría gramatical.
La acentuación diacrítica no sigue las normas generales de acentuación.

No todos los estudiosos están de acuerdo con el número de palabras que deben llevar tilde diacrítica.
Vamos a exponer a continuación las recogidas por la RAE.

Acentuación diacrítica en monosílabos


Las palabras monosílabas no reciben acento gráfico en español. Solo se acentúan los monosílabos cuando
esa tilde tiene función diacrítica.

Si la palabra acentuada admite plural, este también debe tildarse, en el mismo caso en que se tilde el
singular.

Dé / de

Verbo: se acentúa (No le dé de comer al perro).

Preposición o nombre de la letra d: no se acentúa (Los niños de la clase están fuera).

63/85
Ortografía y puntuación para traductores

Más / mas

Adverbio cuantificador, conjunción con valor de suma o sustantivo (signo matemático): se acentúa
(Quiero más café).

Conjunción adversativa: no se acentúa (Iré, mas no quiero que me acompañes).

Sé / se

Verbo: se acentúa (Sé lo que me dices).

Pronombre, indicador de impersonalidad o de pasiva refleja: no se acentúa (Se lo conté todo. Se venden
pisos).

Él / el

Pronombre: se acentúa (Él no quiere salir de casa).

Artículo: no se acentúa (Quiero el caramelo grande).

Tú / tu

Pronombre: se acentúa (Me dijo que tú no habías llegado).

Adjetivo posesivo: no se acentúa (Me gusta tu sombrero verde).

Mí / mi

Pronombre: se acentúa (Es muy importante para mí).

Adjetivo posesivo o sustantivo (nota musical): no se acentúa (Mi casa es la que está situada detrás).

Sí / si

Adverbio de afirmación, pronombre, sustantivo: se acentúa (Dime que sí. Lo quiso para sí. El sí de las
niñas).
Conjunción condicional, nombre de nota musical: no se acentúa (Si bebes, no conduzcas. Sonata en si
menor).

Té / te

Sustantivo (planta o infusión): se acentúa (Tomamos el té a las cinco).


Se mantiene la tilde diacrítica en el plural tés.

Pronombre, nombre de la letra t: no se acentúa (Te dije que no vinieras. Esa te está torcida).

Acentuación diacrítica en polisílabos

64/85
Ortografía y puntuación para traductores

La acentuación diacrítica de los pronombres demostrativos y del adverbio solo también


ha sido modificada.

Demostrativos

Los demostrativos este, ese, aquel, con sus femeninos y plurales, pueden realizar una función
pronominal o una función determinante.

Como pronombre:
Tráeme esos, no aquellos.
Mi gabardina es esta.
Como determinante:
Tráeme esos libros, no aquellos cuadernos.
Esta gabardina es mía.

Las formas singulares neutras de los demostrativos, es decir, esto, eso y aquello, únicamente pueden
utilizarse como pronombres.

Ya en la edición de la Ortografía de la lengua española del año 1999, así como en el Diccionario
panhispánico de dudas de 2005, la Academia eliminó el uso de la tilde diacrítica en el uso pronominal
puesto que son palabras que no deben llevar tilde según las normas generales de acentuación. Sin
embargo sí contemplaba una excepción: si estas palabras se usaban como pronombres y existía riesgo
de ambigüedad se acentuaban obligatoriamente para evitar esa ambigüedad.

Llamó a esa sinvergüenza.


Llamó a ésa sinvergüenza.

Sin embargo, tras la aparición de la nueva edición de la Ortografía de la lengua española de la RAE en el
año 2010 se puede prescindir de esa tilde incluso en los casos de ambigüedad, puesto que los casos en
los que se puede dar este hecho son mínimos y siempre hay alternativas para eliminar esta confusión por
el contexto.

65/85
Ortografía y puntuación para traductores

Solo

La palabra solo tiene dos valores: adjetivo y adverbio.

Como adjetivo:
Me gusta estar solo.
Como adverbio:
Solo comeremos helado.

Tradicionalmente se ha venido escribiendo tilde diacrítica en el uso adverbial para evitar posibles
confusiones con el adjetivo, aunque desde el punto de vista ortográfico esta tilde no esté justificada
puesto que en ambos casos se trata de una palabra llana terminada en vocal.

Al igual que con los pronombres demostrativos, ya en la edición de la Ortografía de la lengua española
del año 1999, así como en el Diccionario panhispánico de dudas de 2005, la Academia eliminó por
defecto esta tilde y, definitivamente, en la edición de la Ortografía de 2010 indica que se puede
prescindir de la tilde diacrítica incluso en los casos de posible ambigüedad, ya que, además, se puede
sustituir el adverbio solo por otros como «solamente» o «únicamente».

Aún / aun

La palabra aún lleva tilde cuando se utiliza con el significado de «todavía» (No ha llegado aún); cuando
equivale a «hasta», «también», «incluso» o «siquiera» (con la negación ni) se escribe sin tilde (Ni aun
ella se dio cuenta).

Cuando la RAE habla de aún como equivalente a «todavía», ha de incluirse no solo la significación
temporal de este adverbio, sino también la ponderativa o intensiva (acompañado de los adverbios
«más», «menos», «mejor» «peor»), etc. (El niño es más guapo aún).

Cuando la palabra aun tiene sentido concesivo, tanto en las locuciones conjuntivas «aun cuando»
y «aun así», como si va seguida de un adverbio o de un gerundio, se escribe también sin tilde (Aun
cuando corráis no llegaréis a tiempo; Aun así, no acabaréis a tiempo; Aun sabiendo que no está,
intentaré ir).

Acentuación diacrítica en interrogativos y exclamativos


Las palabras qué, quién, cuál, cómo, cuánto, cuándo, «dónde», y «adónde» pueden llevar tilde diacrítica o
no llevarla dependiendo de su condición átona o tónica y de la función que desempeñen en la oración.

También hay algunos casos en los que es optativo escribir la tilde o no escribirla.

A continuación detallamos los casos en los que es obligatorio escribir estas palabras con tilde o sin ella y,
posteriormente, tratamos en un subapartado los casos en los que se pueden escribir de ambas formas.

66/85
Ortografía y puntuación para traductores

Cuál / cual

Pronombre interrogativo o exclamativo (directo o indirecto)*: se acentúa (¿Cuál quieres?. Dime


cuál quieres. ¡Cuál ha de ser!).
Pronombre relativo, adverbio relativo de modo equivalente a «como», relativo usado como
correlativo: no se acentúa (Fue Ana, la cual no anda muy bien. Aquel niño, cual lobo
enfurecido…).

La frase ponderativa a cual más la RAE la escribe sin tilde; sin embargo, para otros gramáticos es
correcta con tilde.

*Cuando cual es pronombre indefinido, con valor distributivo, preferentemente se escribe sin tilde: Cual
más, cual menos habían estado allí antes.

Qué / que

Pronombre interrogativo o exclamativo (directo o indirecto), adverbio de cantidad, en las


expresiones ¡pues qué!, ¡pues y qué!, ¿y qué?, ¡qué!, en la locución adverbial sin qué ni para qué:
se acentúa (¿Qué quieres? ¡Qué bonito! Dime qué quieres).
Pronombre relativo, conjunción, en la expresión ni que decir tiene: no se acentúa (Ana, que había
llegado tarde, se marchó pronto. Me contó que no quería ir).

Quién / quien

Pronombre interrogativo o exclamativo (directo o indirecto)*: se acentúa (¿Quién ha llegado?.


Dime quién ha llegado).
Pronombre relativo: no se acentúa (Quien haya sido, debería decirlo).

*Cuando quien tiene valor distributivo, preferentemente se escribe sin tilde: Quien más, quien menos le
ha visto llorar alguna vez.

Adónde / adonde

Adverbio interrogativo de lugar (directo o indirecto): se acentúa* (¿Adónde vamos de


vacaciones?).
Adverbio relativo de lugar: no se acentúa (Vamos a donde quieras. Vamos al cine adonde le
conocí).

*En este caso la grafía a dónde separada también es correcta para la RAE.

67/85
Ortografía y puntuación para traductores

Cómo / como

Adverbio interrogativo o exclamativo de modo (directo o indirecto), en la expresión adverbial


¿cómo no?, sustantivo: se acentúa (¿Cómo estás? Dime cómo estás. ¡Cómo es posible! No sé ni
el cómo ni el porqué de su actuación).
Adverbio relativo de modo o conjunción modal o comparativa, adverbio relativo de tiempo o
conjunción temporal, cuando significa en calidad de, en concepto de, cuando es conjunción
causal: no se acentúa (Lo hizo como le dijiste. Tan pronto como nos fuimos, se puso a bailar.
Actuó como abogado. Como no tenía sueño, se levantó).

Cuándo / cuando

Adverbio interrogativo o exclamativo de tiempo (directo o indirecto), sustantivo: se acentúa


(¿Cuándo viene Juan? No sé cuándo viene Juan. Ignoro el cuándo y el cómo del acontecimiento).
Adverbio relativo de tiempo, cuando equivale a «durante», cuando es conjunción condicional: no
se acentúa (Vino cuando no había nadie. Cuando la Guerra Civil, no estaba presente. Cuando tú
piensas eso, será así).

Cuánto / cuanto

Pronombre interrogativo o exclamativo de cantidad (directo o indirecto): se acentúa (¿Cuánto te


debo? Dime cuánto debo).
Pronombre relativo, adverbio relativo de cantidad, adverbio relativo temporal: no se acentúa
(Quiero cuanto veo. Hago cuanto puedo. Su enfado durará cuanto dure su llanto).

Dónde / donde

Adverbio interrogativo de lugar (directo o indirecto): se acentúa (¿Dónde vamos? Buscamos


dónde escondernos).
Adverbio relativo de lugar, cuando equivale a «a casa de» o «en casa de»: no se acentúa (Fuimos
donde te dije: donde Juan).

Escritura con tilde o sin tilde

Hay casos en los que estas palabras pueden articularse de manera átona o tónica sin que haya una variación
sustancial de significado. En estos casos, ambas formas son igualmente correctas. Son los siguientes:

1
En oraciones relativas de antecedente implícito indefinido y de carácter inespecífico (No hay
dónde/donde acampar. Necesita quién/quien lo cuide).

68/85
Ortografía y puntuación para traductores

2
Con verbos como «gustar», «depender», «ignorar», «olvidar», etc. o con expresiones como «según» o
«independientemente de» se pueden construir bien oraciones de relativo sin antecedente o bien
oraciones interrogativas indirectas sin que haya cambio de significado (Me gusta cómo/como habla.
Todo depende de dónde/donde quieras ir).

En el caso de «como/cómo» cuando puede encabezar oraciones subordinadas sustantivas como


conjunción átona u oraciones interrogativas indirectas como interrogativo tónico y se puede interpretar
de ambas formas (Ya verás cómo/como todo sale bien).

Acentuación de monosílabos
Las palabras de una sola sílaba no se acentúan gráficamente en español (pie, ton, sol). Se exceptúan
de esta norma los monosílabos que llevan tilde diacrítica.
Las vocales (a, e, i, o, u) nunca deben acentuarse cuando aparezcan como palabras independientes.
La conjunción o cuando aparece entre cifras se ha venido acentuando gráficamente por razones de
claridad, es decir, para no confundirla con el número 0. Como en textos informatizados la confusión
es prácticamente imposible, ya que tipográficamente son muy diferentes, la RAE determinó en la
edición de la Ortografía de 2010 que a partir de ese momento la conjunción «o» se escribirá siempre
sin tilde como corresponde a su condición de palabra de una sola sílaba.

Acentuación de las palabras compuestas


Compuestos sin guion

Las palabras compuestas se comportan como una sola palabra y, por tanto, siguen las normas generales
de acentuación, con independencia de cómo se comporten las formas por separado (decimoséptimo,
baloncesto, rioplatense, cefalotórax).

Compuestos con guion

En estos casos, la RAE mantiene la tilde en cada uno de los componentes si les corresponde fuera del
compuesto (cántabro-astur, ascético-místico). No son correctas las palabras de cualquier otro tipo que
se pronuncien y escriban con dos acentos.

Expresiones compuestas escritas en varias palabras

En estas expresiones se conserva siempre la acentuación gráfica independiente de cada uno de sus
componentes:
En antropónimos compuestos llevan acentuación los dos componentes aunque solo sea tónico
uno de ellos (María José).
Los numerales formados en varias palabras también se acentúan independientemente si se
escriben de forma separada (vigésimo séptimo).

69/85
Ortografía y puntuación para traductores

Adverbios terminados en -mente

Los adverbios terminados en -mente son el resultado de la unión de un adjetivo más el sufijo. El
adverbio siempre conserva la tilde en el lugar en el que la llevaba el adjetivo (comúnmente, tímidamente,
sosegadamente).

Formas verbales con pronombres enclíticos

A partir de la Ortografía de 1999 de la RAE, y a diferencia de lo que se hacía anteriormente, los tiempos
verbales que se acrecientan con enclíticos siguen las reglas generales de acentuación (deme, acabose,
dábaselo). Esta norma se mantiene en la nueva edición de la Ortografía de 2010.
Las formas del imperativo de segunda persona del singular propias del voseo siguen igualmente las
reglas generales de acentuación, de esta manera: cuando se usan sin pronombre enclítico, llevan tilde por
ser palabras agudas acabadas en vocal (pensá, decí); cuando llevan un solo enclítico pierden la tilde por
ser llanas acabadas en vocal (decime, andate) o en -s (avisanos); y, si llevan más de un enclítico, llevan
tilde por ser esdrújulas (decímelo).

Acentuación de extranjerismos
Latinismos

La RAE distingue entre latinismos crudos y latinismos adaptados.

Son latinismos crudos aquellas voces que no se han incorporado al caudal léxico del español y, en
consecuencia, deben escribirse con su grafía originaria y sin añadir signos ajenos a la escritura latina
como son las tildes. Por lo general estas voces las emplean los autores con voluntad expresiva,
informativa o evocadora.

Los latinismos adaptados son voces y expresiones latinas que se han incorporado recientemente y que
no tienen una vinculación directa con el mundo latino sino que se refieren a realidades actuales. Estos
latinismos se acentuarán siguiendo las normas generales de acentuación en español (déficit, superávit,
accésit, hábitat…).

Esta norma también debe aplicarse a palabras latinas de frecuente uso en algunas ciencias, aunque no
estén recogidas en el diccionario de la RAE.

Sin embargo, en los nombres científicos de animales y plantas, los especialistas usan grafías latinizadas
sin tilde debido a que se trata de terminología internacional y por ello son universales (Rana
sphenocephala).

70/85
Ortografía y puntuación para traductores

Voces extranjeras

En los extranjerismos que conservan su grafía original y no han sido adaptados al español, así como en
los nombres propios originales de otras lenguas, no debe utilizarse ningún acento que no exista en el
idioma al que pertenecen (catering, gourmet, Wellington).

Las palabras de origen extranjero ya incorporadas al español o adaptadas completamente a su


pronunciación y escritura, incluidos los nombres propios, deben someterse a las reglas generales de
acentuación de nuestro idioma (béisbol, bidé, Icíar).

Las transcripciones de palabras procedentes de lenguas que utilizan alfabetos no latinos, incluidos los
nombres propios, se consideran adaptaciones y deben seguir, por tanto, las reglas generales de
acentuación del español (Tolstói, Taiwán).

Hay que tener en cuenta cómo se adaptan al sistema de acentuación española las voces que provienen
de otras lenguas.

Tilde en mayúsculas y versalitas


Las mayúsculas y las versalitas llevan tilde siguiendo las normas generales de acentuación.

Solamente las siglas escritas completamente en mayúscula nunca llevan tilde aunque recaiga en ellas el
acento prosódico.

Desplazamiento del acento


En plural, las palabras conservan el acento de intensidad en la misma sílaba en que lo llevan en singular.
Como excepción a esta regla, algunas palabras desplazan el acento de intensidad al formar el plural. Son las
siguientes: carácter, caracteres; régimen, regímenes; espécimen, especímenes.

Voces biacentuales
Existen palabras que admiten dos acentuaciones, aunque no hay acuerdo absoluto sobre cuáles son estos
vocablos y hay que señalar que este listado no ha sido constante, es decir, ha habido cambios en la
consideración de algunas voces.

En estos casos, ambas formas, con tilde y sin tilde, son igualmente válidas, aunque exista preferencia por
parte de la RAE de una forma sobre otra.

71/85
Ortografía y puntuación para traductores

Incluimos aquí un cuadro con las alternancias acentuales, recogidas por José Martínez de
Sousa y admitidas por la Real Academia.
Aparecen en primer lugar las grafías preferidas por la Academia; las que aparecen con
asterisco son las introducidas como novedad en Ortografía y ortotipografía del español actual,
de José Martínez de Sousa.

Acentuación de abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos


— Las abreviaturas mantienen la tilde en caso de incluir la vocal que la lleva en la palabra desarrollada (pág.
por página).

Esta norma afecta también a las abreviaturas de los nombres propios abreviados (M. Á. por Miguel Ángel).

— Solo los acrónimos que se han incorporado al léxico general y que, por tanto, se escriben en minúsculas
siguen las normas de acentuación (láser).

— Las siglas no llevan tilde (CIA).

— Los símbolos no llevan nunca tilde (a por área).

Voces de acentuación dudosa

72/85
Ortografía y puntuación para traductores

Hay términos cuya forma de acentuación es confundida muy a menudo, y otros a los que suele ponerse
tilde indebidamente. Estos son algunos de ellos:

73/85
Ortografía y puntuación para traductores

RESUMEN

DIPTONGOS
Abierta cerrada (si el acento de intensidad recae en la abierta). Se acentúa
siguiendo las normas generales de acentuación (náutico).
Cerrada abierta (si el acento de intensidad recae en la abierta). Se acentúa
siguiendo las normas generales de acentuación (ciénaga).
Cerrada cerrada (siempre que no sean iguales). Se acentúa siguiendo las normas
generales de acentuación (fuisteis). La tilde, si es necesaria, siempre se pondrá en
el segundo elemento (cuídala, benjuí).

HIATOS
Abierta cerrada (si el acento de intensidad recae en la cerrada). Se acentúa
siempre la vocal cerrada aunque no se sigan las normas generales de acentuación
(caída).
Cerrada abierta (si el acento de intensidad recae en la cerrada). Se acentúa
siempre la vocal cerrada aunque no se sigan las normas generales de acentuación
(búho). Al igual que en el caso anterior, la existencia de una hache intercalada no
exime de la colocación de la tilde en la vocal cerrada.
Abierta abierta (tanto iguales como diferentes). Se acentúa siguiendo las normas
generales de acentuación (aéreo).
Cerrada cerrada (siempre que sean iguales). Se acentúa siguiendo las normas
generales de acentuación (chiita).
Sucesión de tres o más vocales (si el acento de intensidad recae en una cerrada).
Se acentúa siempre la vocal cerrada aunque no se sigan las normas generales de
acentuación (huía, salíais).

TRIPTONGOS
Cualquier grupo de tres vocales, formado por una vocal abierta situada entre dos
vocales cerradas, siempre que ninguna de las dos vocales cerradas sea tónica.
Las palabras con triptongo siguen las normas generales de acentuación La tilde en
los triptongos se coloca en la vocal abierta.

La normativa académica sobre la acentuación diacrítica y la acentuación de algunos


monosílabos problemáticos ha sido modificada en la Nueva gramática de la lengua
española de 2009 y en la Ortografía de 2010.

Ejercicio 27: Acentuación correcta

Ejercicio para practicar lo aprendido sobre acentuación.

74/85
Ortografía y puntuación para traductores

Ejercicio 28: Reglas de acentuación

Repasa la acentuación correcta de algunas palabras.

Ejercicio 29: Acentuación diacrítica

Ejercicio para repasar la acentuación diacrítica.

Ejercicio 30: Voces biacentuales y de acentuación dudosa

Ejercicio sobre voces biacentuales y de acentuación dudosa.

Ejercicio 31: Palabras monosilábas y tilde diacrítica

Ejercicio de acentuación de palabras monosilábas y tildes diacríticas.

Ejercicio 32: Errores en la acentuación

Ejercicio para detectar errores de acentuación.

Texto 20

75/85
Ortografía y puntuación para traductores

Traduce este texto utilizando los criterios aprendidos. Lee bien las instrucciones del encargo antes de
comenzar.

Al acabar tu traducción, compara tu traducción con la plantilla. Comprueba especialmente el sentido de las
frases y la terminología. Fíjate también en el estilo que te proponemos. Recuerda que las plantillas son
meramente orientativas, ya que la traducción no es una ciencia exacta y puede haber más de una versión
correcta de una misma frase. Si tienes dudas, consulta a tu tutor.

Pincha aquí para acceder al texto 20.

Pincha aquí para acceder a la plantilla del texto 20.

4. PALABRAS Y SECUENCIAS DE DIFÍCIL ORTOGRAFÍA


A continuación se ofrecen pautas para la escritura de algunas secuencias problemáticas.

Adónde y a dónde; adonde y a donde

Adónde / A dónde. Es un adverbio interrogativo o exclamativo que significa a qué lugar, es decir,
lleva implícita la idea de dirección. Aparece en oraciones interrogativas o exclamativas directas
parciales o en indirectas. Ambas opciones se pueden utilizar indistintamente: ¿Adónde vas? ¿A
dónde quieres que vaya?
Adonde / A donde. El adverbio relativo que indica la dirección de un movimiento también puede
escribirse junto o separado, indistintamente: Es allí adonde fuimos a verlo. Es allí a donde fuimos
a verlo.

(A)dondequiera, comoquiera, cuandoquiera, quienquiera

Se trata de un conjunto de relativos llamados inespecíficos , porque vienen a «indeterminar» las


nociones de lugar, modo, tiempo y persona. Deben escribirse siempre en una sola palabra: Comoquiera
que lo haga está mal. Ven cuandoquiera que puedas.

Por supuesto, las combinaciones libres entre (a)donde, como, cuando y quien con el verbo querer
deben escribirse separadas: Quien quiera pan que se lo trabaje; Cuando quiera venir, que me llame.

76/85
Ortografía y puntuación para traductores

Conque, con que y con qué

Conque. Es conjunción ilativa que se utiliza para enunciar una consecuencia natural de lo que
acaba de decirse. Se puede sustituir por por tanto, por consiguiente, así que…: Ya has
terminado, conque recoge tus cosas.
Con que. Deben escribirse separadas:

1. La preposición con seguida del pronombre relativo que. Podemos reconocer esta construcción
porque siempre se puede intercalar entre la preposición y el relativo el artículo masculino o femenino: Es
la taza con (la) que mido el café.

2. La preposición con seguida de la conjunción que: Le basta con que le digas la verdad. En estos
casos, la oración subordinada se puede sustituir por un verbo en infinitivo: Le bastaba con escuchar la
verdad.

Con qué. Es una preposición seguida del pronombre interrogativo o exclamativo q ué. La
respuesta a una pregunta en la que aparece esta secuencia es Con objeto, por ejemplo. ¿Con qué
lo pintaste? Con acuarelas.

Por qué y porqué

Por qué. Esta secuencia, escrita en dos palabras corresponde a la combinación del interrogativo
qué con la preposición que, con la que se interroga en español por la causa o el medio: ¿Por qué
no viniste? Quiso saber por qué estabas triste. ¿Por qué puerta entraste?
Porqué. Es un sustantivo masculino que significa ‘motivo’, se usa precedido de determinante y
tiene forma de plural. Además, puede sustituirse por el motivo: Quiso saber el porqué de su
tristeza. Quiso saber el motivo de su tristeza.

Por que y porque

Porque. Es una conjunción con valor de causa. Con ella se introduce la explicación de la causa:
Estoy triste porque no me miras. A veces, cuando el verbo de esta cláusula va en subjuntivo
equivale a para que: Me lo tomo porque no me llame maleducado. En este caso también se admite
la grafía separada: Trabajó duro por que sus hijos fueran a la universidad.
Por que. Puede aparecer en dos situaciones diferentes:

1. La preposición por seguida del pronombre relativo que. Se reconoce fácilmente porque siempre cabe
la posibilidad de intercalar entre la preposición y el relativo el artículo masculino o femenino. Es la razón
por (la) que te dije que estudiaras.

2. Preposición por y la conjunción subordinante que. Esto ocurre cuando la preposición es exigida por
el verbo, un sustantivo o un adjetivo. Se preocupa por que sus hijos estudien. La oferta se caracteriza
por que el comprador carece de seguridad.

77/85
Ortografía y puntuación para traductores

Sino y si no

Sino. Tiene diversos valores.

1. Sustantivo que significa ‘fatalidad’: Siempre pierdo al póquer. Es mi sino.

2. Conjunción adversativa. Necesita una negación en la oración a la que no pertenece la conjunción. Si


en la oración de sino aparece el verbo en forma personal, entonces debe ir seguida dicha conjunción de
que, formándose así la locución sino que. Nunca se puede intercalar elemento alguno entre si y no ya
que se trata de una sola palabra. No fui yo, sino mi amiga quien fue a verte. No llamó para cancelar la
cita sino que vino haciendo un esfuerzo.

3. También tiene el valor de más que, otra cosa que y, en ocasiones, excepto: No quiero sino ayudarte a
terminar; Nadie me importa sino tú.

Si no. Se trata de la combinación de la conjunción condicional si y el adverbio de negación no.


Con frecuencia puede introducirse algún elemento entre ambas palabras y la oración de s i puede
intercambiar el orden con la principal. Si (tú) no quieres, no vengas. No vengas, si (tú) no quieres.

Haber y a ver

Haber. Es un verbo en infinitivo.

1. Es el verbo principal de perífrasis verbales (tener que haber, soler haber, ir a haber...): Suele haber
mucha gente.

2. Es el verbo principal con alguna preposición delante de oraciones causales, condicionales... Por
haber comido mucho, me indigesté. De haber sabido que venían hubiera preparado algo para cenar.

3. Es un verbo auxiliar seguido del participio de otro verbo en los infinitivos compuestos (haber
comido, haber sabido...).

4. Es un verbo auxiliar en la perífrasis haber que infinitivo: Va a haber que solucionar esto.

A ver. Se trata de la combinación de la preposición a con el verbo ver (en muchos casos expresa
una advertencia, una amenaza o un desafío): Fuimos a ver a mi hermana. ¡A ver si os caéis! A ver
si lo consigues.

Demás y de más

Demás. Es un indefinido equivalente a otros, el resto de, lo restante...: Eso es lo importante, lo


demás no me interesa.
De más. Es la preposición de seguida del adverbio de cantidad más (este se puede sustituir por
menos ): Siempre habla de más cosas de las que promete; Siempre habla de menos cosas de las
que promete.

78/85
Ortografía y puntuación para traductores

Aparte y a parte

Aparte. Puede ser adverbio (con el significado de en otro lugar), un adjetivo (significa distinto o
singular, y es invariable en plural) o sustantivo (con el sentido de conversación al margen de otras
personas ). También puede formar la locución preposicional aparte de (que significa con omisión
de, al margen de): Deja el libro aparte. Son casos aparte. Hizo un aparte en la comedia. Aparte de
los pequeños problemas, todo salió bien.
A parte. Se trata de la preposición a seguida del sustantivo parte. Se puede sustituir por lugar: No
irá a parte alguna. No irá a lugar alguno.

Asimismo, así mismo y a sí mismo

Asimismo y así mismo. Son equivalentes y pueden utilizarse indistintamente, aunque la RAE
prefiere la primera. Son adverbios con el significado de además, también...: Hay que hacer más
protestas. Asimismo (así mismo), creo que no debemos detener la lucha por nuestros derechos.
La forma así mismo puede ser el adverbio modal así seguido del adjetivo mismo. En estos casos
se escribirá siempre separado, porque el significado de la expresión es claramente modal:
¿Quieres sal para el bistec? No, me lo tomo así mismo.

A sí mismo. Se trata de la preposición a, el pronombre reflexivo sí y el adjetivo mismo: Se dijo a


sí mismo que cambiaría de actitud. Una forma de comprobar si estamos ante esta construcción
es que se puede trasladar al femenino: Se dijo a sí misma que cambiaría de actitud.

Halla y haya

Halla. Es la tercera persona del singular del presente de indicativo del verbo hallar. Siempre se
puede sustituir por la forma (se) encuentra: Marisa se halla indispuesta. Marisa se encuentra
indispuesta.
Haya. Puede ser:

1. Nombre común de un árbol. El haya da mucha sombra.

2. El presente de subjuntivo del verbo haber (no se puede sustituir por se encuentra): Quiero que haya
suficiente comida para todos los invitados.

79/85
Ortografía y puntuación para traductores

Hecho y echo

Hecho. Puede ser:

1. Un sustantivo, en el sentido de acontecimiento u acción y tiene plural: El hecho de su muerte me


impactó. Me pusieron al corriente de los hechos.

2. El participio del hacer. Siempre debe aparecer con su verbo auxiliar haber: He hecho las camas.

Echo. Es la primera persona del singular del presente de indicativo del verbo echar. Si la oración
se pone en plural, echo se transforma en echamos. Yo le echo mucho azúcar al café. Nosotros le
echamos mucho azúcar al café.

Ha y a

Ha . La forma ha es un auxiliar de los tiempos compuestos de cualquier verbo y también un


auxiliar en la perífrasis « haber de infinitivo»: Ha de venir a verme. Se le puede anteponer él o ella:
Él ha venido a verme. Él ha de venir a verme.
A. Es una preposición. Nunca se combina con participios (a no ser que estén sustantivados) y se
combina con infinitivos, pero nunca seguida de la preposición de: Ana va a hablar.

Ahí, hay y ay

Ahí. Es adverbio de lugar tónico y agudo: Voy por ahí. En su función, se puede sustituir por allá:
Voy por allá.

Hay. Es la tercera persona del singular del presente de indicativo del verbo haber y expresa
existencia: No hay suficientes manzanas.
Ay. Es una interjección que expresa dolor o sorpresa, o bien un sustantivo masculino cuyo plural
es ayes : ¡Ay! ¡Qué daño me he hecho! Venía profiriendo ayes de lamentación.

Atrás y detrás, adelante y delante


Atrás es un adverbio de lugar que, con verbos de movimiento explícito o implícito, significa hacia la
parte posterior, mientras que detrás es un adverbio de lugar que significa en la parte posterior. El
primero solo puede utilizarse indicando estado o situación cuando tiene el significado de en la parte que
queda detrás: Se alejaron sin mirar atrás. Los excursionistas desaparecieron detrás de la montaña.
Con adelante y delante se hace la misma distinción de movimiento y situación que se hace con atrás y
detrás. Para reforzar la idea de movimiento se usa a veces precedido de las preposiciones hacia o para
(Se dirigió con fuerza hacia/para delante), en estos casos es preferible utilizar el adverbio delante ya que
adelante ya lleva implícita la idea de movimiento.

80/85
Ortografía y puntuación para traductores

RESUMEN

Existen algunas secuencias que pueden escribirse juntas o separadas. Adonde y a


donde tienen los mismos valores y son intercambiables, por ejemplo.
Las combinaciones de preposiciones con relativos, como por que, con que
siempre se escriben separadas y entre ambas se puede intercalar un artículo.

Los verbos que carecen del sonido [y] en el infinitivo, si lo tienen en alguna forma
verbal lo representan con la letra y: cayó es una forma del verbo caer mientras que
calló es del verbo callar.

Los adverbios que indican lugar no deben combinarse con posesivos. Son
incorrectas formas como delante mío, detrás nuestra, enfrente suyo.

Porque: conjunción con valor causal. Equivale a ya que, puesto que, como,
como quiera que.

Por que:
Preposición p o r seguida del pronombre relativo que. Se reconoce
fácilmente porque siempre cabe la posibilidad de intercalar entre la
preposición y el relativo el artículo masculino o femenino.

Preposición por y la conjunción subordinante que. Esto ocurre cuando la


preposición es exigida por el verbo, un sustantivo o un adjetivo.

Equivalente a para que (en estos casos también es válida la forma porque).

Porqué: sustantivo que significa causa o motivo , su plural es porqués.

Por qué: preposición por seguida del pronombre interrogativo o exclamativo


que. Se escribe así tanto si la exclamación o interrogación es directa como si es
indirecta.

Si quieres profundizar en los contenidos que has visto en esta unidad, recuerda que
Cálamo&Cran pone a tu disposición los siguientes cursos:
Correción profesional
Corrección de estilo

Ejercicio 33: Palabras de grafía dudosa

81/85
Ortografía y puntuación para traductores

Ejercicio para repasar la grafía correcta de algunas palabras.

Ejercicio 34: Haber y a ver

Practica el uso correcto de haber y a ver.

Ejercicio 35: Porqué, porque, por qué y por que

Practica el uso correcto de por qué/por que/porqué/porque

Ejercicio 36: Conque, con que y con qué

Practica el uso correcto de conque, con que y con qué.

Ejercicio 37: Sino, si no, demás, de más y dé más

Practica el uso correcto de sino, si no, demás, de más y dé más.

Ejercicio 38: Aparte, a parte, asimismo, así mismo y a sí mismo

82/85
Ortografía y puntuación para traductores

Practica el uso de correcto de aparte/a parte/asimismo/así mismo/a sí mismo.

Ejercicio 39: Halla, haya y aya

Practica el uso correcto de halla, haya y aya.

Ejercicio 40: Hecho, echo, ha y a

Practica el uso correcto de hecho, echo, ha y a.

Ejercicio 41: Ahí, hay y ay

Practica el uso correcto de ahí, hay y ay.

Ejercicio 42: Calló, cayó, rallar, rayar, rayo, herrar, errar y hierro

Practica el uso correcto de calló, cayó, rallar, rayar, rayo, herrar, errar y hierro.

83/85
Ortografía y puntuación para traductores

Texto 21
Traduce este texto utilizando los criterios aprendidos. Lee bien las instrucciones del encargo antes de
comenzar.

Al acabar tu traducción, compara tu traducción con la plantilla. Comprueba especialmente el sentido de las
frases y la terminología. Fíjate también en el estilo que te proponemos. Recuerda que las plantillas son
meramente orientativas, ya que la traducción no es una ciencia exacta y puede haber más de una versión
correcta de una misma frase. Si tienes dudas, consulta a tu tutor.

Pincha aquí para acceder al texto 21

Pincha aquí para acceder a la plantilla del texto 21

84/85
Ortografía y puntuación para traductores

EJERCICIOS

EJERCICIOS DE REFUERZO

Ejercicio para repasar la puntuación.

Ejercicio para repasar la ortografía.

85/85