Está en la página 1de 422

Amelia Zerillo

Coordinadora General
Liliana Luppi, Silvia Gómez
Sandra Rocaro, Nora Smael
Coordinadoras

Seminario de Comprensión
y Producción de Textos

Colaboraron en la redacción y corrección de este manual:


Claudia Bermúdez, Patricia Bukaczewski,
Verónica González, Lilian Iwachow, Ana Laura Maizels, Susana
Narvaja, Vanesa Sáenz, Alejandra Val, Claudia Violanti
PRESENTACIÓN

¿CÓMO LEER ESTE MANUAL?


Esta sección del manual de ingreso a la UNLaM está organizada en dos partes. La primera corresponde
a los módulos teórico-prácticos, diseñados para la revisión y apropiación de conocimientos respecto
de la lectura y escritura de géneros académicos. La segunda parte del manual de Seminario
corresponde a los anexos.
Anexo de lecturas
En este anexo presentamos un conjunto de textos destinados a las prácticas de lectura y escritura de
Seminario.
Desde la iniciación del curso de ingreso, tenés que saber que vamos a leer y escribir sobre algunas
problemáticas sociales que nos involucran a todos. Entre ellas, las vinculadas a los medios de
comunicación masiva (radio, TV, cine, diarios) y la Universidad, actores importantes en la divulgación
de conocimientos y creencias que abordarás durante la formación profesional.
La idea de adelantarte los temas de las lecturas tiene un objetivo muy claro: hacerte comprender que
desde este momento necesitás estar atento a todo lo que se diga o publique sobre las problemáticas
que abordamos. Si sos de los que no escuchan ni leen noticias, te sugerimos comenzar a hacerlo: ser
universitario significa, en parte, “estar atento a lo que sucede en el mundo/universo” y, de algún modo,
“tener los pies sobre la tierra”.
También encontrarás lecturas que abordan temáticas específicas de las distintas carreras
universitarias. Después de leer cada texto, te recomendamos hacer un buen resumen y registrar tu
opinión sobre lo leído.
Anexo de Códigos Normativos para la Escritura
En esta sección se presentan normas que facilitan la comprensión y la comunicación escrita. Si tenés
problemas de ortografía, si tenés problemas de puntuación (con los puntos, las comas, los signos
gráficos, las mayúsculas, etc.), es aconsejable reducir estas dificultades. Aunque es cierto que escribir
bien no consiste simplemente en escribir sin errores gramaticales ni ortográficos, si lo que escribimos
no transmite lo que queremos decir o no se adecua a las normas académicas, eso puede dificultar el
acceso y/o el posterior desempeño en la carrera elegida. Lo mismo sucede al leer ya que, por ejemplo,
la ubicación de unas simples comas puede cambiar todo el sentido de un enunciado.
Anexo de Modelos de Examen
Como sabemos que los exámenes generan mucha ansiedad a los estudiantes y especialmente a los
ingresantes debido a que la universidad constituye un mundo nuevo con el que no están familiarizados,
en este anexo te explicamos cómo será el examen de Seminario.

Recomendaciones
-Te aconsejamos leer todo el manual antes de comenzar el curso para que vayas conociendo de
antemano los temas a trabajar. Si algún contenido es absolutamente desconocido, buscá información,
siempre es bueno saber de qué se trata. Nuestra plataforma virtual puede ayudarte en esto. Podés
ingresar a MIeL (Materias Interactivas en Línea / http://miel.unlam.edu.ar) utilizando tu DNI como
nombre de usuario y contraseña.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 33


-Como ya se mencionó, es fundamental que leas y conozcas este manual en detalle, es único e
irremplazable. Si solicitás apoyo, que sea el de los profesores de Seminario.
-Los exámenes corregidos de esta materia son confidenciales y no se venden en ningún lugar. No
somos responsables de los materiales que circulan y se venden fuera de nuestra universidad, y no han
sido publicados por Seminario. Consultá siempre con tus profesoras y profesores, son las personas que
más saben de esta materia.
-Como forma de contacto te dejamos la dirección de nuestro blog
https://ingresantesseminario.blogspot.com/ y el siguiente mail: consultasemunlam@gmail.com. Más
adelante, en el curso, sabrás de las clases de apoyo y te notificarán sus fechas.
A continuación, incluimos un mapa conceptual de la materia para que adviertas rápidamente los
contenidos.

Mapa conceptual

34 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Propuesta de la Cátedra
El proceso de aprendizaje de esta materia se afirma en la vinculación sistemática de lectura,
producción escrita y crítica. La organización del trabajo comporta la articulación de un conjunto de
núcleos temáticos que funcionan como ejes estructurantes de las actividades específicas que facilitan
la adquisición y el desarrollo de diferentes habilidades involucradas en el ejercicio de las prácticas
mencionadas.

Contenidos del manual


x Módulo 1 – Géneros discursivos
x Módulo 2 – Lectura
x Módulo 3 – Escritura de textos académicos
x Anexo de lecturas recomendadas
x Anexo de códigos normativos para la escritura
x Modelos de examen

OBJETIVOS DE LA MATERIA
General
x Promover la adquisición de estrategias de lectura y escritura en géneros académicos que
optimicen el aprendizaje del alumno universitario.
Específicos
x Promover la práctica de la lectura crítica y de la escritura académica partiendo de una reflexión
sobre los textos.
x Facilitar la adquisición de estrategias de lectura y de escritura, basadas en el conocimiento de
la situación de comunicación que se genera a partir de la interacción con los textos.
x Propiciar la interacción entre el lector y los textos; la confrontación de textos y la evaluación
de diferentes enfoques sobre un fenómeno.

SECUENCIA DE ACTIVIDADES
CLASE TEMAS OBJETIVOS
 PRESENTACIÓN DE LA -que los alumnos se apropien del manual.
MATERIA Y DEL MANUAL. -que los alumnos comiencen a identificar textos
MÓDULO 1 académicos y no académicos.
Géneros discursivos
 MÓDULO 1 -que los alumnos identifiquen los géneros
Géneros discursivos por sus características
discursivos/Enunciación/
RegiƐƚros
 Secuencias -que los alumnos distingan las secuencias, en
textuales/Secuencia especial la explicativa y la argumentativa.
argumentativa.
 Textos académicos -que los alumnos adquieran herramientas para la
lectura y la escritura de distintos textos
académicos.
 MÓDULO 2 -que los alumnos realicen lecturas completas y
críticas de los textos.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 35


Lectura/Proceso de
lectura/Lectura crítica
 Estrategias de la explicación y -que los alumnos reconozcan estrategias con la
de la argumentación finalidad de comprender mejor los textos.
 Actividad integradora del -que los alumnos realicen un modelo de examen
módulo de lectura completo.
 MÓDULO: 3 -que los alumnos reconozcan y escriban distintos
Escritura de textos textos académicos siguiendo el proceso de
académicos escritura.
 Informe de Lectura -que los alumnos planifiquen un ILD
Descriptivo
 Coherencia y cohesión -que los alumnos escriban ILD con coherencia y
cohesión
 Actividad integradora del -que los alumnos realicen un modelo de examen
módulo de escritura completo.
 Clase de consultas y práctica -que los alumnos realicen un simulacro de
de un modelo de examen examen.
-que los alumnos utilicen la clase para aclarar
dudas.

EVALUACIÓN
El examen final. Sus características
Las evaluaciones serán diseñadas de modo tal que permitan poner en correlación habilidades de
comprensión y producción de textos de diferentes géneros discursivos.
El examen tendrá una duración de 90 minutos y constará de tres partes fundamentales:
භ Lectura silenciosa del texto de examen
භ Resolución de una consigna teórico/práctica con modalidades diversas: ejercicios de
completamiento, de opción múltiple, de justificación de la/s respuesta/s elegida/s, de
construcción de respuesta.
භ Escritura: a) escritura de un informe descriptivo del texto leído; b) breve producción de un
texto crítico en relación con la propuesta del texto fuente. Este escrito podrá tener la forma
de respuesta a una pregunta o de texto independiente según la consigna.
El texto fuente del examen tratará sobre un tema vinculado al corpus de lecturas trabajado en la
cursada. A continuación, te presentamos un modelo evaluación:
Modelo de examen
(IMPORTANTE: Tanto el orden en que se presentan las consignas como su formulación pueden ser
alterados)
PARTE A-
1) Leer el siguiente texto y luego resolver laconsigna Ěe parcial.
DISCURSO Y RACISMO¹. Teun Dijk
Para la mayoría de la gente, y probablemente también para muchos lectores de este
capítulo, la noción de racismo no se asocia inicialmente a la de discurso. Asociaciones más
obvias serían discriminación, prejuicio, esclavitud o apartheid, entre muchos otros conceptos

36 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


relacionados con la dominación étnica o ' racial ', la desigualdad tratada a lo largo de este
escrito. Ahora bien, aunque el discurso puede parecer sólo 'palabras' el texto y la charla juegan
un papel vital en la reproducción del racismo contemporáneo.
Esto es especialmente verdad para las formas más perjudiciales de racismo contemporáneo,
a saber, las de las élites. Las élites políticas, burocráticas, corporativas, mediáticas y educativas
controlan las dimensiones y decisiones más cruciales de la vida cotidiana de las minorías y los
inmigrantes: entrada, residencia, trabajo, vivienda, educación, bienestar, salud, conocimiento,
información y cultura. Realizan este control en gran parte hablando o escribiendo, por ejemplo,
en las reuniones de gabinete y las discusiones parlamentarias, en entrevistas de trabajo, en los
noticiarios, anuncios, lecciones escolares, libros de textos, artículos científicos, películas o talk
shows, entre muchas otras formas de discurso de la élite.
Es decir, al igual que es cierto para otras prácticas sociales dirigidas contra minorías, el
discurso puede ser en primera instancia una forma de discriminación verbal. El discurso de la
élite puede constituir así una forma importante de racismo de la élite. De la misma manera, la
(re)producción de los prejuicios étnicos que fundamentan dichas prácticas verbales, así como
otras prácticas sociales ocurre en gran parte a través del texto, de la charla y de la
comunicación.
Los discursos
Los discursos tienen variadas estructuras, las cuales también se pueden analizar de diversas
maneras dependiendo de las distintas perspectivas generales o del tipo de género analizado.
Se asumirá aquí que tanto el texto escrito/impreso como la charla oral pueden analizarse así
en distintos niveles a través de varias dimensiones. Cada uno de éstos puede estar directa o
indirectamente implicado en una interacción discriminatoria contra miembros de grupos
minoritarios o a través de un discurso sobre ellos, por ejemplo, de las siguientes maneras. Las
formas directas están vinculadas con las representaciones que la élite reproduce en sus
discursos en forma explícita, señalando verbalmente los rasgos que la vuelven superior en
relación con otros sujetos sociales (Ej: los idiomas europeos están más desarrollados que los
restantes). Las formas indirectas tienen que ver con lo no dicho, se dan, por ejemplo, en los
medios, al seleccionar y tratar temas que interesan a la élite, y descartar otros como poco
importantes, por ejemplo, los reclamos de un grupo minoritario.
Los informes de noticias
Las conversaciones cotidianas son el lugar natural del racismo popular diario. Gran parte de
ellas se inspira en los medios de comunicación. Los hablantes refieren rutinariamente a la
televisión o al periódico como su fuente (y autoridad) del conocimiento o de las opiniones sobre
las minorías étnicas. Esto es particularmente así para aquellos temas que no pueden observarse
directamente en la interacción cotidiana, incluso en aquellos países o ciudades étnicamente
heterogéneas. La inmigración es un ejemplo prominente.
Los informes de noticias en la prensa tienen una estructura esquemática convencional que
consiste en categorías tales como el título, el encabezado, los eventos centrales, el contexto,
etc. Así, podemos centrarnos en los títulos y encabezados y ver que en las noticias tienden a
enfatizar las características negativas de las minorías. Muchas investigaciones han demostrado
efectivamente esto. En un estudio holandés, por ejemplo, encontramos que, de 1500 títulos
relacionados con temas étnicos, ninguno era positivo cuando implicaba a minorías como
agentes activos, responsables, mientras que esto era completamente normal cuando uno de
Nosotros era el agente semántico en un título.
Las élites, especialmente en Europa, son virtualmente siempre blancas, y también controlan
los contenidos, las formas, el estilo y las metas de las noticias y del periodismo. No es
sorprendente, por lo tanto, que los medios de comunicación de masas, y especialmente la

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 37


derecha, la prensa sensacionalista, sean en mayor medida parte del problema del racismo que
parte de su solución.
En suma, especialmente en las sociedades de la información contemporáneas, el discurso
se aloja en el corazón del racismo. Con esto hemos planteado que el racismo es aprendido y no
natural o innato.
van Dijk, T. (2001). Discurso y Racismo, en Persona y Sociedad, Universidad Alberto Hurtado, ILADES. Recuperado
de http://www.discursos.org/Art/Discurso%20y%20racismo.pdf

2)Resolver las preguntas atendiendo a las normas de construcción de respuestas de parcial:


- ¿El texto de van Dijk tiene marcas enunciativas?, ¿cuáles son esas marcas? Fundamentar la
respuesta con una cita del texto. (2 puntos)
Parte B.
Escritura de textos largos
a) Escribir un informe de lectura descriptivo teniendo en cuenta los requerimientos del género
que le dio origen. (Extensión aprox. 20 líneas, 5 puntos)
b) De acuerdo con la propia experiencia y las lecturas realizadas, escribir una opinión sobre la
propuesta del autor. Fundamentar la misma desarrollando una argumentación personal. (Este
texto vale 3 puntos, extensión aprox. 10 renglones)

¿Cómo se evalúa un informe?


Referencia bibliográfica (0,25) 0,25
Introducción (1)
Presentación del autor 0.25
Presentación del TF 0.25
Contexto 0,25
Tema 0,25
Descripción (1)
Quaestio 0,50
Finalidad 0,25
Género discursivo 0,25
Desarrollo (1,75)
Hipótesis del TF 0,50
Argumentación del TF 1,00
Análisis ideológico/ comparación con otros autores: 0,25
Conclusión (0.50) 0,50
Normativa (0.50 p.) 0.50
Respeto de las normas de escritura relacionadas con la cohesión, coherencia,
ortografía, puntuación, registro, construcción sintáctica, concordancia, etc.

38 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


BIBLIOGRAFÍA

ARNOUX, E. (1992) Elementos de semiología y análisis del discurso. Buenos Aires, Argentina:
Ediciones Cursos Universitarios.
ARNOUX, E. (1996) Talleres de lectura y escritura. Buenos Aires, Argentina: UBA.CBC.
BAJTIN, M. (1982) Estética de la creación verbal. Ciudad de México, México: Siglo XXI.
BENVENISTE, E. (1986) Problemas de lingüística general. Tomo I. Ciudad de México, México:
Siglo XXI.
(1996) Problemas de lingüística general. Tomo II. Ciudad de México, México:
Siglo XXI.
CASSANY, D. (1996) Describir el escribir. Barcelona, España: Paidós.
(1995) La cocina de la escritura. Barcelona, España: Anagrama.
CIAPUSCIO, G E. (1994) Tipos textuales. Buenos Aires, Argentina: UBA. CBC.
GREGORIO DE MAC, M. I. y de. REBOLA DE WELTI, M. C. (1992) Coherencia y cohesión en el
texto. Buenos Aires, Argentina: Plus Ultra.
KERBRAT-ORECCHIONI, C. (1993) La enunciación. De la subjetividad del lenguaje. Buenos Aires,
Argentina: Edicial.
KLEIN, I (2007). El taller del escritor universitario. CABA, Argentina: Prometeo.
LAVANDERA, B. (1975) Curso de lingüística para el análisis del discurso. Buenos Aires,
Argentina: CEAL.
MARÍN, M. y HALL, B. (2015). Prácticas de lectura con textos de estudio. CABA, Argentina:
Eudeba.
MENENDEZ, S. M. (1993) Gramática Textual. Buenos Aires, Argentina: Plus Ultra.
PERELMAN, Ch y OLBRECHTS-TYTECA (1989) Tratado de la argumentación. La nueva retórica.
Madrid, España: Gredos. Biblioteca Románica Hispánica.
SANCHEZ MIGUEL, E. (1993) Los textos expositivos. Estrategias para mejorar su comprensión.
Madrid, España: Santillana.
SILVESTRI, A. (1995) Discurso instruccional. Buenos Aires, Argentina: UBA. CBC.
TOULMIN, S (2007) Los usos de la argumentación. Barcelona, España: Ediciones Península.
van DIJK, T. (1990) La noticia como discurso. Buenos Aires, Argentina: Paidós.
van DIJK, T. (1983) La ciencia del texto. Barcelona, España: Paidós.
VIGNAUX, Ch. (1986) La argumentación. Ensayo de lógica discursiva. Buenos Aires, Argentina:
Hachette.
ZAMUDIO, B. (1991) Temas de argumentación. Buenos Aires., Argentina: Biblos.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 39


MÓDULO 1
GÉNEROS DISCURSIVOS

1. LOS GÉNEROS DISCURSIVOS


1.1. ¿QUÉ SON LOS GÉNEROS DISCURSIVOS Y POR QUÉ ES NECESARIO SABER
SOBRE GÉNEROS DISCURSIVOS?
Los géneros discursivos son enunciados de distinta extensión con un valor comunicativo y sentido
pleno. Estos enunciados se caracterizan por tener rasgos particulares que permiten su clasificación y
distinción. Su conocimiento es de suma utilidad a la hora de leer o producir discursos. En efecto, estas
actividades son relativamente más sencillas cuando sabemos a qué género pertenece el texto en
cuestión, es decir, si vamos a leer o escribir un mail, un resumen, una invitación, etc.
De hecho, si nos dicen que tenemos que enviar un wasap (y disponemos de los recursos y la
experiencia para hacerlo), seguramente sabremos cómo tenemos que escribirlo, cómo empezamos,
cómo seguimos y con qué tipo de palabras (o emoticones) lo escribiremos, ya que -así como cada
esfera social requiere un comportamiento determinado y nadie asistiría a un velatorio en malla- cada
género requiere una manera de utilizar el lenguaje acorde con el destinatario, el tema, el propósito
que se persigue y el lugar desde el que se habla.

Nuestras competencias sobre los distintos géneros discursivos se manifiestan Ampliar en


cotidianamente toda vez que decimos: esto es una “publicidad”, esto es una Módulo 2
“historieta”, esto es un “cuento”, esto es una “crónica”, esto es un “manual” esto es 1.2. ¿Cómo
un “anuncio publicitario”, esto es un “posteo”, etc. Y también cuando podemos debemos leer
ubicar esos géneros dentro de un ámbito de producción y reconocer que se trata, un texto
por ejemplo, de una publicidad política, religiosa o literaria (entre otras académico?
posibilidades).

EŶ efecto, el reconocimiento de los géneros es más sencillo cuando se trata de aquellos que
utilizamos habitualmente en la vida cotidiana. Identificamos, casi sin problemas, los géneros
del ámbito periodístico: el artículo de opinión, la noticia (local, internacional, política,
económica, deportiva, cultural), la crónica, el reportaje, el editorial, la entrevista, la crítica
(literaria, cinematográfica, deportiva, etc.). Y, también, los correspondientes al ámbito literario
en sus distintos géneros y subgéneros. En el género narrativo, por ejemplo, distinguimos el
cuento de la novela; en el género lírico, el romance del soneto, etc.; en el género dramático, la
comedia de la tragedia, etc.
En el ámbito de la universidad, trabajamos con los géneros académicos. Leemos manuales, artículos
académicos, ensayos. Escribimos informes, parciales, monografías, tomamos apuntes. Algunos de
estos géneros son más conocidos que otros. Para que comencemos a entrar en tema, en el próximo
apartado trabajaremos comparando los géneros periodísticos con los géneros académicos y al final del
capítulo te presentaremos formalmente estos últimos.

40 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


1.2. FORMA DE RECONOCIMIENTO DE LOS GÉNEROS DISCURSIVOS
Los géneros discursivos van cambiando con el tiempo, sufren alteraciones e hibridaciones que a veces
complejizan su reconocimiento (un mail es una carta, pero ambos no son exactamente iguales). No
obstante, algunos rasgos que se reiteran en los textos permiten ubicarlos en un universo conocido, o
en el que más se les aproxima. Tratemos de identificar algunos de ellos analizando los textos que
siguen. Como ayuda para esta actividad, al finalizar la lectura, encontrarás un cuadro para completar
y comparar los rasgos observados.
Texto N°1

Jaén, 28 mayo de 2018 (EFE). - La Guardia Civil ha detenido a un vecino de la comarca de Cazorla
(Jaén), de 26 años, por presuntamente acosar a mujeres a través de las redes sociales.
La investigación se inició, según informa la Guardia Civil en un comunicado, a principios de 2016, al
recibir varias denuncias de mujeres de entre 20 y 30 años, en las que manifestaban estar siendo
acosadas por redes sociales.
Las víctimas presentaron denuncia en dependencias oficiales de la Guardia Civil de las localidades
jiennenses de Jódar, Alcalá la Real y Mancha Real manifestando que un desconocido, tras contactar
con ellas a través de redes sociales mediante una identidad falsa, consiguió de las jóvenes la suficiente
confianza para iniciar una relación de amistad.
Una vez conseguida la confianza de las jóvenes y la obtención de algunos datos comprometedores
para las mismas, mediante la amenaza de divulgar la información obtenida de las mismas por parte del
detenido éste comenzó a exigir favores sexuales e imágenes de las jóvenes de contenido sexual.
Las investigaciones han sido realizadas en coordinación con varios juzgados de instrucción de la
provincia, mientras la operación sigue abierta y no se descarta que haya más mujeres, que hayan sido
víctimas de esta práctica.
El joven está acusado de los delitos de acoso, usurpación y amenazas, mediante redes sociales.
EFE
Recuperado de https://www.diariojaen.es/jaen/detenido-por-acosar-y-amenazar-a-mujeres-en-
redes-sociales-JB4201975

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 41


Texto N°2

La violencia constituye el principal obstáculo para la realización de los derechos humanos de las
mujeres y para alcanzar la igualdad de género. En tal contexto, los medios de comunicación tienen una
responsabilidad fundamental. ¿Son los medios de comunicación aliados de los derechos humanos de
las mujeres? ¿Promueven la erradicación de la violencia y la discriminación de género? De estas
preguntas parte el análisis que a continuación se expone.
Definiendo la Violencia de Género Contra las Mujeres
Cuando nos referimos a la violencia de género contra las mujeres, estamos recurriendo a
concepciones científicas que han sido ampliamente definidas por la teoría feminista (Amorós, 1994;
Brasileiro, 1997; Torres, 2001), y que son recuperadas por los instrumentos jurídicos de derechos
humanos de las mujeres vigentes a nivel global, regional y local. La Asamblea General de la ONU aprobó
la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la Mujer, que en su artículo primero define a
ésta como la violencia que se encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo. Incluye actos
que infligen daño o sufrimiento físico, mental o sexual, y también las amenazas de tales actos, la
coerción o las privaciones arbitrarias de libertad, en el espacio público o en el privado
Los Medios de Comunicación en la Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres
Los medios de comunicación han sido señalados como una institución con una responsabilidad
central en la erradicación de la violencia contra las mujeres y, en consecuencia, en la realización de sus

42 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


derechos humanos. Al constituirse como una fuente de educación (formal e informal) para la sociedad,
al lado de la familia y la escuela, tienen una tarea central en la búsqueda de soluciones.
Es evidente que las mujeres aún están prácticamente ausentes de los medios hoy en día. Después
de más de una década, la investigación académica sigue mostrando que están claramente infra-
representadas por estos medios, y cuando lo están, se las sigue describiendo a través de una gama
reducida de papeles estereotipados. Cada día corroboramos que la representación de las mujeres en
el discurso de los medios de comunicación tradicionales y de las nuevas tecnologías, reproduce los
estereotipos sexistas que, o asocian a las mujeres a roles tradicionales (en los que se enfatiza su
supuesta vulnerabilidad, su sumisión y su adscripción al espacio doméstico), o las representan como
objetos sexuales o como grupos de consumo, concentradas solo en la compra de artículos de moda y
belleza. En contraste, en los medios no es latente el interés por visibilizar su participación y su poder
como agentes sociales en las esferas política, económica, educativa y cultural. En este contexto, llama
la atención el tratamiento que reciben las informaciones relacionadas con la violencia de género en
los programas de noticias. La evidencia señala que:
ͻƐůƵŐĂƌĐŽŵƷŶĞŶĐĂďĞnjĂƌŽƉƌĞƐĞŶƚĂƌĞƐƚĂƐŝŶĨŽƌŵĂĐŝŽŶĞƐĐŽŶƚŝƚƵůĂƌĞƐĞƐĐandalosos, frívolos o
discriminatorios;
ͻ>ĂƐĨƵĞŶƚĞƐĚĞůĂŝŶĨormación son principalmente las instituciones y las mujeres-víctima;
ͻ >ĂƐ ŶŽƚŝĐŝĂƐ ƚŝĞŶĚĞŶ Ă ĞdžĐƵƐĂƌ Ăů ĂŐƌĞƐŽƌ ĐŽŶ ĨƌĂƐĞƐ ĐŽŵŽ͗ ͞ĞƐƚĂďĂ ŽďƐĞƐŝŽŶĂĚŽ͕͟ ͞ĞƐƚĂďĂ
ĞŶĂŵŽƌĂĚŽ͕͟ ͞ĞƐƚĂďĂďĂũŽůŽƐ ĞĨĞĐƚŽƐĚĞůĂƐ ĚƌŽŐĂƐ͕͟ ĐƵĂŶĚŽ ůĂ ǀĞƌĚĂĚĞƌĂ ƌĂnjſŶ ƋƵĞ ƐƵďLJĂĐĞ ĂůĂ
actuación de los agresores es la desigual distribución del poder que existe entre hombres y mujeres;
ͻ  ůĂƐ ŵƵũĞƌĞƐ-víctimas comúnmente se les retrata con tomas de primer plano y con voz
distorsionada, lo que las vuelve protagonistas de una cobertura sensacionalista. Este tipo de
programas televisivos de noticias, no contribuyen al debate y la reflexión, tratan la violencia de género
como un fenómeno aislado y natural. El discurso de dichos programas constituye una parte del
problema de la violencia contra las mujeres, al representarlas como responsables de su propio abuso
(Meyers 1997, p. 117).
Apuntes Finales
La violencia de género contra las mujeres constituye un problema mundial de terribles
consecuencias. No ha sido sino hasta los años recientes que ha salido del ámbito privado para ser
reconocido como un problema público que, para ser erradicado, demanda el concurso y la acción de
toda la sociedad. En el ámbito de las soluciones es fundamental la contribución de los medios de
comunicación. Ello no significa afirmar que los medios sean los que originen o detonen la violencia
contra las mujeres. Pero tienen una responsabilidad central porque, al reflejar actitudes y valores
congruentes con el patriarcado, refuerzan esta estructura social.
Texto adaptado para este manual.
Recuperado de: https://comunicacionymedios.uchile.cl/index.php/RCM/article/view
Aimée Vega Montiel es Doctora y Maestra en Periodismo y Comunicación por la Universidad Autónoma de
Barcelona. Maestra y Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Comunicación y Medios es una
revista académica histórica chilena, de publicación semestral, que nace en 1981. Su propósito es la discusión
plural sobre los principales temas que definen el campo de las comunicaciones, la industria audiovisual y el
periodismo.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 43


Texto N°3

“Ni una menos”, el grito que se escuchó


El 3 de junio de 2015, en Buenos Aires y en las principales ciudades de la Argentina, una inesperada
multitud —estimada en 300.000 personas solo en la Capital— salió a las calles con carteles, pancartas
y camisetas que rezaban unánimemente “Ni una menos”. La convocatoria la había hecho unos días
antes, primero solo a través de redes sociales, un colectivo de mujeres de distintos ámbitos artísticos
y periodísticos que ya venía trabajando en el tema de los femicidios, pero con poca visibilidad. Sin
embargo, en junio ese llamado se viralizó, corrió como una liebre entre mujeres y hombres, y las redes
sociales multiplicaron las imágenes de referentes sociales de distintos sectores políticos y culturales.
Eso hizo a su vez tomar el tema a los grandes medios y el día de la marcha se veían llegar a la Plaza de
los Dos Congresos, por todas sus esquinas, oleadas de personas que de pronto parecían comprender
y asimilar la gravedad de los crímenes de mujeres.
Todavía, al momento de la marcha, no había estadísticas oficiales y la gran pregunta era si los
femicidios habían ido en aumento o si eran más visibles porque había más denuncias de víctimas que
luego eran asesinadas —lo cual evidenciaba las fallas del sistema de protección del Estado,
especialmente las actuaciones policiales y judiciales— y porque en paralelo la televisión prácticamente
los había convertido en una sección casi autónoma de policiales. Así y todo, pese a explotar el morbo
de cada una de esas muertes convertida en la mercancía de la noticia, fue un gran avance que al
femicidio se lo llamara así, y no crimen pasional, como se lo llamó durante décadas.
Seis años después de la sanción de la Ley 26.485 de Protección Integral para prevenir y erradicar la
violencia contra las mujeres —una ley que amplió al máximo el abanico de diferentes clases de
violencia, que la ubicó en el seno de lo privado, pero que sancionó también otros tipos, como la
simbólica o la verbal, en el ámbito público—, eran muy pocos los avances. Ya se había modificado
también el Código Penal para hacer entrar la figura de femicidio como un homicidio con el agravante
de estar dirigido al género de la víctima, sea esta mujer o transexual, y prever la pena de prisión
perpetua. Los pasos institucionales se habían dado, aunque incompletos, pero si se tratara de ver cómo
influye la sanción de una ley en relación con el delito que se intenta evitar, la violencia contra las
mujeres prueba que la ley es apenas el reconocimiento institucional de un estado de cosas que la
misma ley es incapaz de modificar. El problema no es de orden jurídico, sino profundamente cultural.
Esos dispositivos culturales yacen bajo capas inconscientes, y al mismo tiempo acompasados por
miles de mensajes que giran en redondo en la cultura de masas, donde siguen siendo las mujeres las

44 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


que promueven los productos de limpieza, las que se desviven por saber qué jabón en polvo deja más
blancas las medias de sus hijos, las que sonríen aliviadas cuando el marido llega a la noche y aprueba
el sabor de la comida o la fragancia del desodorante de ambientes, las que funcionan como apéndice
masculino en la solución de todos los problemas domésticos. La mujer publicitaria no dice nunca que
no. Y el problema de la violencia siempre empieza cuando una mujer dice que no.
El femicidio como crimen pasional y fondo de bolero nunca fue otra cosa que una disimulada
tolerancia al femicidio. Era una manera de ponerle un velo romántico, de insertarle amor como telón
de fondo: es decir, velar el verdadero telón de fondo que es el odio de género y reemplazarlo por una
forma extrema y descontrolada del amor. Esto subyace mucho más profundamente que lo que puede
calar un dispositivo mediático. En todo caso, esos dispositivos echan ancla en capas culturales tan
antiguas que están inscriptas en el lenguaje. “Mía o de nadie” es una frase que puede estar en boca
de un cantante melódico, de un actor de teleteatro o de un femicida.
Hay que bucear ahí para de paso preguntarnos en qué concepción del amor están sostenidas esas
creencias que operan tan hondo que muchas veces son inconscientes. Obviamente esa concepción del
amor que lo liga al sufrimiento y que a su vez liga a la muerte con el amor es otro de los frutos del árbol
envenenado del patriarcado.
Asimila el amor al orden jerárquico entre sexos, lo acomoda a sus reglas, hace que la mujer se
sienta más mujer reconvertida por el amor en una pertenencia del hombre, así la cosifica, así ella
misma se cosifica y se desdobla, y así hace imposible, inadmisible, intolerable, en consecuencia, que
esa mujer tome en algún momento de su vida una decisión soberana sobre su propia vida.
Básicamente, abandonarlo.
Abro un paréntesis para un recuerdo llegado desde las primeras sesiones de terapia de mi vida, que
fueron lacanianas. Yo estaba leyendo apasionadamente Mujeres enamoradas, de D. H. Lawrence.
Tendría veinticinco años. Le conté a mi analista con lujo de detalles la escena en la que —en la película
basada en el libro— Alan Bates y Glenda Jackson llegan a caballo hasta las vías del tren. Escuchan el
silbido de la locomotora que se acerca y se detienen. Ella lo observa a él. Ella es pobre y él es rico. Él
es un buen jinete y tiene influencia sobre su caballo. El caballo sabe perfectamente que el tren se
acerca. Él tira de las riendas y aprieta las rodillas sobre el lomo del caballo para obligarlo a que avance.
Le ordena que avance, aunque sabe que el caballo sabe que viene el tren. Hay unos segundos
aterradores que enfocan los ojos del caballo, que se debate entre obedecer su propio instinto de
supervivencia y obedecer al amo, lo que también desea. No cuento cómo termina, sino lo que escribe
Lawrence para esa escena y sobre los ojos desorbitados del caballo. Dice que el caballo es como una
mujer. Que las mujeres tienen voluntad doble: la de obedecerse y la de obedecer al hombre. Así se lo
conté a mi analista. Me preguntó: “¿Qué novela me dijo que era?”. Se lo repetí. Él tomó nota. Yo
deduje, porque él tomó nota, que eso que decía Lawrence era una clave femenina que yo reconocía.
Era muy joven. Después con los años comprendí la importancia de esa escena. Y no me cabe duda de
que esa parte de la voluntad del caballo que lo empujaba a avanzar hacia las vías es en las mujeres la
marca del patriarcado. En esa doble voluntad se inscribe la abnegación femenina.

Texto adaptado para el manual.


Sandra Russo es escritora y periodista. Comenzó su carrera periodística en las revistas El Expreso Imaginario y
Humor Registrado. Forma parte de PáginaI12. Participó en el ciclo 678. Anfibia es una revista digital de crónicas,
ensayos y relatos de no ficción que trabaja con el rigor de la investigación periodística y las herramientas de la
literatura. Fue creada en 2012 por la Universidad Nacional de San Martín, dentro de su programa Lectura Mundi.
Anfibia propone una alianza entre la academia y el periodismo con la intención de generar pensamiento y nuevas
lecturas de lo contemporáneo

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 45


Texto N°4

Buenos Aires, noviembre 30, 2018. La llegada de los líderes del G20 capturó toda la atención
mediática del viernes y, como era de esperar, las placas de Crónica TV hicieron un show aparte. Fieles
a su estilo, la señal de noticias una vez más apostó a los chistes de mal gusto y los estereotipos, dos
situaciones que lejos de causar empatía generaron malestar y críticas en las redes sociales. Y hasta
impulsó al INADI a realizar una investigación que podría derivar en sanciones contra el canal.
Los principales apuntados fueron el premier de Canadá Justin Trudeau, a quien tildaron de
"facha", el presidente de Turquía Recept Tayyip Erdgan, el primer ministro de India Narendra Modi y
el presidente de Ruanda Paul Kagame.
Consultado por Clarín, una fuente del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el
Racismo (INADI) aseguró que todo el material ya está en poder del Observatorio de Radio, Televisión
e internet que suele actuar frente a temáticas de discriminación.
"INADI tomó cuenta de lo sucedido y todo el material está siendo evaluado por el
Observatorio. Cualquier acto discriminatorio, racista o de carácter peyorativo en placas o un zócalo
es repudiado", reconocieron desde el organismo
Con frases como "Llegó Apu", Crónica TV tuvo apuntado al mandatario de India, a quien comparó
con el personaje ficticio de Los Simpsons, el famoso amigo hindú de Homero, con una placa de absurdo
contenido racista. También aprovecharon la ocasión para realizar un juego irónico de palabras con "No
lo soñé, llegó el Indio" o "El Indio no está Solari", en alusión a la banda Los Redondos de Ricota y su
famoso cantante el Indio Solari.
Además de las menciones racistas, la señal de cable también tuvo lugar para los chistes absurdos y
de mal gusto. Un claro ejemplo fue la placa en honor al apellido del presidente que llegó a la Argentina
en calidad de representante de la Unión Africana. "El presidente de Ruanda se llama Paul Kagame: No
hay Remate".
En esta misma sintonía fue tratado Recept Tayyip Erdgan, el hombre fuerte de Turquía, con
menciones del calibre de "Llegó el turco, aguante la turca" o "El turco no está en la neblina". En estos
momentos el INADI se encuentra realizando un informe técnico que posteriormente será derivado
al departamento de Asistencia a la Víctima. Una vez analizado el material, el organismo determinará
si amerita actuar de oficio contra Crónica TV por un acto de discriminación o bien forma parte de la
libertad de expresión. El lunes, finalmente, tendrán una definición al respecto.

46 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Texto N°5

Bs. As, noviembre 30, 2018.(…) El "festival de placas" utilizado desde ayer por Crónica para ilustrar la
cobertura de la Cumbre del G20, con particular foco puesto en la llegada de los jefes de estado y de
gobierno a Buenos Aires, superó cualquier límite de decoro en el momento de la llegada (transmitida
"en vivo y en directo", como es costumbre del canal) del avión oficial de la India. En ese momento,
Crónica llenó la totalidad de su pantalla con la leyenda "Llegó Apu" mientras el primer ministro indio,
Narendra Modi, iniciaba su visita.
El aludido es Apu Nhasapeemapetilon, uno de los personajes fijos más conocidos del mundo
animado de Los Simpson, que retrata en tono satírico algunos de los comportamientos típicos de la
inmigración india en Estados Unidos. En otro momento, Crónica dividió en dos su pantalla: de un lado
se veía el rostro de Apu, y del otro, la parte delantera del avión indio aterrizando en Ezeiza. Debajo,
una leyenda: "Gracias por su visita" (sic)… La mofa al mandatario indio fue el colofón de un frenesí de
placas, graphs y zócalos que cargaron también con trazo grueso y escaso humor contra el primer
ministro canadiense, Justin Trudeau , y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan , y luego se
extendieron a aquéllos aspectos de la cumbre más alejados de su significación política e institucional.
Otro extremo fueron los comentarios escatológicos derivados del apellido del presidente de Ruanda,
Paul Kagame. Como si lo único que importara de este encuentro fuese el terreno relacionado con las
notas "de color", las cuestiones mundanas y otras insignificancias. Una cosa es poner el acento en los
detalles curiosos como material complementario, sobre todo porque a priori aparece como el más
propicio para su aprovechamiento en términos visuales, y la otra es prestarle a ese compone-nte de la
cumbre una atención casi excluyente, y en un tono deliberadamente chacotero (…)

Texto adaptado para el manual


Marcelo Stiletano es periodista. Licenciado en Ciencia Política (Universidad del Salvador, 1984). Columnista
especializado y crítico de cine y televisión en el diario La Nación.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 47


Texto N°6

LA VIOLENCIA DE GÉNERO COMO NOTICIA POLICIAL


(…) En líneas generales, y salvando algunas excepciones, puede decirse que la concepción
mediática de la violencia contra las mujeres se limita a una serie de casos que de tanto en tanto se
incluyen en las secciones policiales. Ello obliga a profundizar el estudio de este tipo de información.
La mayoría del público puede entender la realidad porque el periodismo ha hecho un trabajo previo
de interpretación. La misión principal de ese trabajo consiste en simplificar la complejidad de lo social,
y, al hacerlo, los medios proveen valores morales y patrones de conducta admitidos; definen las
funciones de las relaciones interpersonales y de los roles sociales y contribuyen a la creación y difusión
de lenguajes y códigos.
Las noticias influyen decisivamente en la constitución de opinión pública acerca de los temas que
los medios enfatizan y jerarquizan en su agenda. Sin embargo, en determinadas circunstancias y a
través de diferentes mecanismos, la opinión pública también influye sobre los medios. De acuerdo con
Martini (2000), la información multiplica y naturaliza una buena parte de los discursos y
representaciones que circulan en la sociedad. Entre ellas están las de las mujeres y las de los hombres.
Las primeras son imaginadas predominantemente como víctimas, objetos, sexo débil y figuras
dominadas, mientras que los hombres disfrutan de imágenes más positivas.
Eliminar los prejuicios y los estereotipos de género del discurso periodístico sería un buen punto de
partida para abordar el problema de la violencia contra las mujeres, por la gran influencia que tienen
los medios en la sociedad (…)
Bibliografía
Allende Nores, Cecilia (2003): “El diario como legitimador de la desigualdad”. En Sala de Prensa, Nº 60,
año V, Vol. 2. (…)
Martini, Stella Maris (2007): “Argentina, prensa gráfica, delito y seguridad”, en Rey, Germán
(coord.)
Texto adaptado para el manual
Marcelo R. Pereyra es Magister en Ciencias de la Comunicación. La Revista Question es editada por la Facultad
de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

48 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Texto N°7

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 49


50 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS
Actividad: leídos los textos, te pedimos que completes el siguiente cuadro de observación de
semejanzas y diferencias. Algunas preguntas seguramente moverán a la reflexión, a la discusión y a la
duda. Está bien que suceda. Luego, observá y ponderá los rasgos para definir por aproximación el
género correspondiente.
RASGOS TEXTO 1 TEXTO 2 TEXTO 3 TEXTO 4 TEXTO 5 TEXTO 6 TEXTO 7
¿El texto fue Periodista Especia-
escrito por un lista
especialista
universitario o
por un
periodista?
¿Fue Univer-
publicado en sidad de
una revista Chile
que se
caracteriza
por publicar
textos
producidos
por
investigadores
y especialistas
universitarios?
¿El artículo se
publicó en un
medio masivo
o fue
adaptado de
una revista
universitaria a
un medio
periodístico?
¿El tema surge Surge en
en relación relación
con hechos de con
actualidad? hechos
¿Remite a concretos
temas sociales de actuali-
que van más dad al
allá de los momento
hechos? de publica-
¿Surge de una ción
disciplina
científica?
¿El lenguaje Es accesi- Hay defini-
utilizado es ble a las ciones de
accesible o mayorías especia-
hay frases, listas que
definiciones remiten a
de teorías
especialistas y
referencias

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 51


que remiten a
teorías
científicas?
¿El texto narra Se opina
un hecho?
¿Desarrolla y
explica
conceptos
teóricos?
¿Brinda una
opinión sobre
el tema?
Género Artículo
científico
Ámbito de Académico
producción

1.3. RASGOS EXTERNOS E INTERNOS QUE PERMITEN DISTINGUIR LOS GÉNEROS


DISCURSIVOS
Si leíste los textos del 1 al 7, habrás podido observar que todos tratan temas relacionados con los medios
de comunicación, las redes sociales y la violencia. Cuatro de ellos (los textos 1, 3, 4 y 5) provienen del
ámbito periodístico, tratan temas de actualidad, tienen en común un léxico sencillo, escasos conceptos
teóricos y sin embargo son diferentes. En 1 y 4 prevalece el relato, son noticias; en el 3 y el 5, prevalece
la opinión y ambas corresponden al ámbito periodístico. Los textos 2, 6 y 7 no son periodísticos, fueron
publicados en otros ámbitos. Son textos relativamente más complejos, presentan definiciones, remiten
a bibliografía académica, presentan saberes legitimados (7) o buscan legitimar un punto de vista (2 y 6).
El 2 y el 6 podrían ser considerados opiniones, pero estos puntos de vista se sustentan en investigaciones
(bibliográficas o de campo): son artículos científico- académicos y el 2 forma parte de una sección
denominada “monografías”1. El 7 es un apartado de manual, como dice el paratexto. Por todas estas
cuestiones es que decimos que los géneros se pueden diferenciar por rasgos o características externas
e internas.
Llamamos rasgos externos a esas características que están relacionadas con la profesión o actividad de
quien habla o escribe; y con el lugar de publicación o circulación de la producción discursiva. Estos rasgos
son los que permiten pensar que un texto corresponde al género periodístico porque es producido por
un periodista y publicado en un medio de carácter masivo. O que un texto es académico porque fue
escrito por un académico, para la comunidad académica (profesores y alumnos), y circula dentro de ese
ámbito. Estos tipos de rasgos siempre hay que ponerlos en relación con los rasgos internos porque, si
un académico le escribe a otro académico: “¿Pedimos una pizza?”, el género no es académico a pesar
de que aparezca en un blog académico.
Los rasgos internos son tres
භ tema (asunto que el discurso desarrolla);
භ estilo verbal (tipo de enunciación y registro utilizado); y
භ estructura

1 El término monografía tiene distintos alcances. En sentido restringido, remite a un género escolar y académico que puede
presentar distintas características según el caso. En sentido amplio, remite a un conjunto de textos que aportan
información y puntos de vista sobre un tema.

52 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Dedicamos unas líneas a este último rasgo que aquí nos interesa particularmente. La estructura es la
forma en que se organiza y compone la información según la intención discursiva (narrar, comentar,
explicar, convencer, informar, instruir). La estructura es la ƋƵĞ permite distinguir los distintos
géneros dentro de un mismo ámbito. Por ejemplo, un artículo de opinión y una noticia tienen en
común los rasgos externos: refieren a un tema de actualidad y presentan estilo periodístico. Pero se
diferencian entre sí porque el artículo tiene una organización argumentativa y la noticia una
estructura narrativa.
1.4. GÉNEROS DISCURSIVOS Y ENUNCIACIÓN
En el apartado anterior hemos visto que un tema importante a la hora de considerar el género es el
estilo verbal, rasgo directamente vinculado al tipo de enunciación. Llamamos “enunciación” al acto de
decir o producir un enunciado. El “enunciado” es el producto de la enunciación, en otras palabras, lo
dicho. En algunos géneros pueden quedar las marcas de ese acto, en otros no.
Ejemplos2:
x El problema es que estamos creando un profesional del periodismo que ya no sabe incorporar
principios y valores éticos y culturales a su trabajo… Como escribió Walter Lippman en su libro
Public Opinion, el periodismo no nos señala la verdad porque siempre hay una brecha
descomunal entre la verdad y la información. (El periodismo necesita corazón, de Pascual
Serrano). (El “nosotros” se refiere a los periodistas en general, grupo dentro del cual se incluye
el que está hablando Este uso del pronombre “nosotros” es conocido como “nosotros
exclusivo”).
භ El "festival de placas" utilizado desde ayer por Crónica para ilustrar la cobertura de la Cumbre
del G20, con particular foco puesto en la llegada de los jefes de estado y de gobierno a Buenos
Aires, superó cualquier límite de decoro (sabremos cuándo fue ayer, observando la fecha del
diario, es decir, en qué día fue escrita la nota).

භ Es evidente que las mujeres aún están prácticamente ausentes de los medios hoy en día.
Después de más de una década, la investigación académica sigue mostrando que están
claramente infra-representadas por estos medios, y cuando lo están, se las sigue describiendo
a través de una gama reducida de papeles estereotipados. (La expresión “hoy en día” hace
referencia a la época en que la autora está planteando el problema; “después de…” toma como
punto de partida el momento en que el enunciador está hablando).

භ Se asumirá aquí que tanto el texto escrito/impreso como la charla oral pueden analizarse así
en distintos niveles… (“Aquí” se refiere al texto donde se está leyendo el artículo).

Esta forma de marcar la enunciación, sobre todo a partir del uso de deícticos,es propia de los géneros
periodísticos en los que enunciador y enunciatario muchas veces viven en el mismo lugar y conocen
bien el “aquí” y el “ahora”. Los deícticos son palabras que señalan a las personas implicadas en el
discurso (yo, tú, vos, nosotros, ustedes) y las circunstancias temporales (hoy, ahora, ayer, etc.) y
espaciales (aquí, en este lugar, allí) del acto de enunciación. Las personas implicadas, enunciador y
destinatario, se advierten por los pronombres personales (yo, me, tú, nos, nosotros, etc.), por las
formas verbales que los contienen (pienso, dijiste, señalamos, etc.) y los pronombres posesivos (En mi
casa mando yo, en la tuya hacé lo que quieras).

2Casi todos los ejemplos han sido tomados de los textos incluidos en este manual. Cuando fue necesario, recurrimos a
otros más sencillos.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 53


Estas marcas, que están relacionadas con la persona, el momento y el lugar de la enunciación, son más
propias de los textos orales; pero en los textos escritos pueden ser interpretadas en relación con los
paratextos. Su uso es menos frecuente en los géneros académicos y científicos porque estos se quieren
mostrar alejados de la subjetividad, como representantes de los saberes científicos de carácter
universal.
Los géneros académicos, al tratar temas desde un punto de vista más general, presentan muy pocas
marcas de enunciación porque el discurso de la ciencia no se restringe a condiciones
espaciotemporales, busca construir conocimientos universales, de algún modo perdurables hasta que
surja algún nuevo conocimiento.
Existen, sin embargo, algunas excepciones. Algunos manuales hacen uso de los deícticos de persona
para crear entre enunciador y enunciatario un vínculo más familiar y ameno. Este uso tiene que ver
con la imagen que el enunciador quiere construirse y con su deseo de aproximarse al enunciatario (el
enunciatario no es exactamente el lector. Un manual puede tener muchos lectores, entre ellos, los
padres de los estudiantes, pero no está escrito para ellos, los enunciatarios son los estudiantes. La
categoría de lector es más amplia que la de enunciatario).
Ejemplo de enunciado no marcado:
x La Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia
contra la Mujer, que en su artículo primero define a esta como la violencia que se encuentra
dirigida contra la mujer por el hecho de serlo. Incluye actos que infligen daño o sufrimiento
físico, mental o sexual, y también las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones
arbitrarias de libertad, en el espacio público o en el privado.
En este párrafo observamos el uso de la tercera persona gramatical en el sujeto y en los verbos
“aprobó”, “define”, “incluye”. Estas expresiones no señalan al enunciador ni el momento de
enunciación, son más generales e impersonales, es por eso, que decimos que el texto “no está
marcado” por la enunciación.
Otras marcas de enunciación
Además de los deícticos, los subjetivemas y modalizadores dejan marcas en el enunciado. Estas
permiten interpretar el punto de vista del enunciador y ayudan a distinguir unos géneros de otros.
Son subjetivemas los sustantivos (casucha, bruja, morbo), adjetivos (incapaz, comprometedores),
adverbios (bien, decisivamente) y verbos (ninguneó, sermoneó) que transmiten una valoración por
parte del enunciador acerca de un objeto, persona u acción.
Ejemplos:
ͻ festival de placas
ͻ Así y todo, pese a explotar el morbo de cada una de esas muertes convertida en la mercancía
de la noticia, fue un gran avance que al femicidio se lo llamara así, y no crimen pasional, como
se lo llamó durante décadas
Los modalizadores son adverbios (quizás, indudablemente), verbos (podría, debería) o locuciones
verbales (es necesario, es evidente, no es sorprendente que…) que manifiestan la actitud del sujeto/
hablante/ enunciador frente a la enunciación y/o frente al contenido del enunciado.

54 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Ejemplos:
ͻ Eliminar los prejuicios y los estereotipos de género del discurso periodístico sería un buen
punto de partida para abordar el problema de la violencia contra las mujeres, por la gran
influencia que tienen los medios en la sociedad.
ͻ Es evidente que las mujeres aún están prácticamente ausentes de los medios…
ͻ No es sorprendente, por lo tanto, que los medios de comunicación de masas…sean en mayor
medida parte del problema
Estas marcas de subjetividad son propias de los géneros que desarrollan una opinión o argumentación.

1.4.1. Enunciador y escena enunciativa


Llamamos enunciador a quien produce los enunciados; y enunciatario o destinatario a quien se
destinan esos enunciados. En el discurso, no sólo se pone en juego una imagen del mundo o un objeto
referencial, sino también la imagen de ese enunciador que, explícitamente o no, se dirige a un
enunciatario con una intención comunicativa a partir de una serie de creencias. Cada género tiene una
escena típica.
En el ámbito académico, el enunciador se muestra como un especialista en un área disciplinar
específica, que se dirige a un enunciatario que forma parte de la comunidad discursiva académica
(otros especialistas, docentes, estudiantes). Este enunciador se construye con el uso del lenguaje
especializado, la formulación de definiciones y las referencias bibliográficas. Estos elementos dan
cuenta del saber que tiene quien habla y del lugar social desde el que lo hace.
Ejemplos:
x De acuerdo con Martini (2000), la información multiplica y naturaliza una buena parte de los
discursos y representaciones que circulan en la sociedad. Entre ellas están las de las mujeres y
las de los hombres. Las primeras son imaginadas predominantemente como víctimas, objetos,
sexo débil y figuras dominadas, mientras que los hombres disfrutan de imágenes más
positivas.
x Cuando nos referimos a la violencia de género contra las mujeres, estamos recurriendo a
concepciones científicas que han sido ampliamente definidas por la teoría feminista (Amorós,
1994; Brasileiro, 1997; Torres, 2001), y que son recuperadas por los instrumentos jurídicos de
derechos humanos de las mujeres vigentes a nivel global, regional y local.
En el ámbito periodístico, el enunciador se presenta como un ciudadano, que se dirige a un
enunciatario que forma parte de la comunidad y al que se lo constituye también como ciudadano
interesado.
Ejemplo:
x Otro extremo fueron los comentarios escatológicos derivados del apellido del presidente de
Ruanda, Paul Kagame. Como si lo único que importara de este encuentro fuese el terreno
relacionado con las notas "de color", las cuestiones mundanas y otras insignificancias. Una
cosa es poner el acento en los detalles curiosos como material complementario, sobre todo
porque a priori aparece como el más propicio para su aprovechamiento en términos visuales,
y la otra es prestarle a ese componente de la cumbre una atención casi excluyente, y en un
tono deliberadamente chacotero.
Los enunciadores pueden mostrarse como sujetos buenos, leales, defensores de la paz, feministas y,
también, según la finalidad que persigan y según su enunciatario, como sujetos malos. Por ejemplo, si

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 55


se trata de enseñar a delinquir, el enunciador deberá mostrarse como un experto delincuente,
conocedor de todas las técnicas para robar. En todas estas presentaciones de sí mismos las huellas que
permiten la caracterización son los subjetivemas, modalizadores y, por supuesto, también las
expresiones de opinión más concretas.

1.4.2. Variedades de lenguaje o registros


Presentamos a continuación algunos de los estilos de lengua o registros más utilizados en los géneros
que frecuentamos y que ayudan a definir el tipo de enunciación.
x Subjetivo/ objetivo: el registro se define como subjetivo cuando en el enunciado se
encuentran marcas de la subjetividad del enunciador. En otras palabras, decimos que el texto
tiene un registro subjetivo cuando contiene subjetivemas y modalizadores que expresan las
opiniones o valoraciones del autor. Por el contrario, el registro será objetivo cuando esas
huellas estén borradas, eliminadas del texto, y el lector no pueda reconstruir cuál es la
perspectiva del autor. Esta es una característica, por ejemplo, del discurso científico.
x Masivo/ especializado: el registro masivo se caracteriza por la simpleza de las construcciones,
la claridad de los conceptos y el uso de un vocabulario accesible para la mayoría de las
personas. Este registro es típico del discurso periodístico, aunque presenta matices según el
tipo de publicación de que se trate (el registro del periódico Jaen es más masivo que el de la
revista Anfibia, por ejemplo)
x En cambio, el registro especializado se distingue por la complejidad de las construcciones y el
uso de vocabulario específico de la disciplina que trate el texto. El discurso académico
selecciona esta variedad.
x Informal/ formal: se diferencian por el grado de familiaridad entre el enunciador y el
enunciatario que expresan. A menor familiaridad, mayor formalidad.
En la universidad, en la comunicación escrita entre docentes y alumnos, prevalece el registro
especializado (no son apropiados ni vulgarismos ni indeterminaciones como, por ejemplo: “La
célula está rodeada por una cosa que la protege) y formal (no se vosea, no se dan órdenes ni se
habla de temas íntimos). En la comunicación oral, las cosas pueden ser distintas.

1.5. GÉNEROS Y SECUENCIAS TEXTUALES


Tal como se expuso anteriormente, los géneros pueden reconocerse a partir de:
1) los rasgos externos vinculados a las condiciones de producción y circulación;
2) los rasgos temático-estilísticos; y
3) los rasgos estructurales.
Desde esta última perspectiva, estrictamente lingüística o textual, J.M. Adam (1992) postula que puede
caracterizarse un género a partir de las secuencias o unidades que lo componen. Las secuencias son
seis: instructiva, dialogal, descriptiva, narrativa, explicativa y argumentativa. Estas pueden combinarse
de diferentes maneras, dando por resultado textos pertenecientes a géneros diferentes.
Según esta teoría, los textos de los distintos géneros están compuestos por varios tipos de secuencias
o segmentos, y una de ellas predomina sobre las otras, la denominada secuencia englobante, que
determina la intención discursiva. Por ejemplo, el artículo de opinión puede incluir descripción,
narración y explicación, pero se define por la preeminencia de la argumentación que engloba, incluye,
subordina a las demás secuencias con el fin de persuadir y convencer al lector. Es decir que se describe,

56 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


narra y explica con un solo propósito. En cambio, en una novela puede aparecer la instrucción, el
diálogo, la descripción, la explicación con la intención de narrar una historia en toda su complejidad. 3
Actividad: identificar en el siguiente texto los segmentos o secuencias que lo componen y escribir en
los casilleros de la derecha si se trata de un segmento descriptivo, instructivo, narrativo, dialogal,
argumentativo o explicativo. Luego resolver las consignas:
1. ¡Qué bárbaro tenés el cabello! ¿Cómo hacés?
2. NATURAL-LIFE
1. ¿Qué es eso?
2. Magia.
Los productos de la línea NATURAL-LIFE contienen una fórmula Trinutritiva
con:
Provitamina B5 que protege y da brillo al cabello.
Micronutrientes vegetales y naturales que fortalecen la fibra capilar y
Phytantriol que permite la retención de los nutrientes y emolientes de
la fórmula.
NATURAL-LIFE. Líquido revitalizante penetra profundamente restaurando la
estructura capilar y formando una película protectora de las agresiones
externas.

MODO DE USO: luego de lavar y acondicionar el cabello, retire el exceso de


agua con una toalla. Aplique el líquido revitalizante en todo el cabello y
masajee para distribuir bien el producto. No enjuague y peine como
acostumbra. Utilícelo una vez por semana y, en caso de cabello muy dañado,
aplique el producto luego de cada lavado.
Nota: para que la queratina penetre mejor, utilice secador de pelo.
El resultado es un cabello revitalizado, mucho más saludable, con brillo y con
volumen. Su maravillosa fórmula deja tus cabellos suaves, brillantes, sedosos,
increíbles. Como vos querés y merecés.

a. Indicar el género discursivo al que pertenece el texto que leímos………………………………………………….


b. Considerado globalmente el texto, señalar qué intención prevalece en el texto.
භ Brindar una explicación, un conocimiento sobre los componentes del producto capilar.
භ Presentar una conversación entre amigas o conocidas
භ Indicar los pasos que hay que seguir para utilizar el producto
භ Argumentar para lograr la compra del producto
Al leer el texto publicitario, habrás notado que este se compone de varias partes o segmentos que
pudiste aislar en su estructura y reconocerlas por poseer distintas características. Ahora bien, aunque
en él aparecen varias secuencias (explicativa, dialogal, instructiva y argumentativa), la secuencia
englobante (que incluye y subordina a las otras) es la argumentativa, porque el texto para persuadir
de la compra del producto explica, dialoga e instruye.

3 En este manual introductorio por cuestiones de complejidad no trabajamos con las teorías que consideran que todo

discurso es argumentativo.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 57


1.5.1. Secuencias textuales
Las secuencias-tipo, como dijimos, son seis: dialogal, instruccional, narrativa, descriptiva, explicativa,
y argumentativa. En este curso trabajaremos especialmente con las últimas cuatro, aunque
eventualmente las primeras puedan aparecer en algún segmento de los textos que presentamos
(como la secuencia dialogal que aparece en Natural Life). Veamos ahora las características de cada una
de ellas.
SECUENCIA DESCRIPTIVA
Por medio de la descripción, el hablante da cuenta de un estado de cosas o de un proceso que ocurre
regularmente.
Ejemplo:
x “Los medios de comunicación (…) al constituirse como una fuente de educación (formal e
informal) para la sociedad, al lado de la familia y la escuela, tienen una tarea central en la
búsqueda de soluciones”.
Los tiempos verbales característicos de la descripción son el presente y el pretérito imperfecto,
cuando la descripción aparece en un relato.
Ejemplo:
x el día de la marcha se veían llegar a la Plaza de los Dos Congresos, por todas sus esquinas,
oleadas de personas que de pronto parecían comprender y asimilar la gravedad de los
crímenes de mujeres. Todavía, al momento de la marcha, no había estadísticas oficiales y la
gran pregunta era si los femicidios habían ido en aumento o si eran más visibles porque había
más denuncias de víctimas que luego eran asesinadas
Entre los verbos propios de la descripción, predominan los de estado y los presentativos (presenta,
tiene, consta de, consiste en, etc.).
SECUENCIA NARRATIVA
La secuencia narrativa presenta un acontecimiento a partir de una serie de acciones desarrolladas en
el tiempo. Tres son las partes fundamentales:
x una iniciación, que define el mundo del relato (tiempo, lugar), los agentes y la situación
inicial; es la parte descriptiva de una narración.
x una complicación, que presenta los acontecimientos relevantes en relación con la situación
inicial;
x una resolución, que será ‘feliz’ o ‘desdichada’. Si es desdichada, puede acarrear otra
complicación seguida por una nueva resolución.
Los marcadores textuales o tipos de palabras que permiten el reconocimiento son los verbos en
pretérito imperfecto que corresponden a la parte descriptiva del relato (Aurora era una niña muy
bonita), el pretérito perfecto simple de los verbos (creció y vivió toda su vida en un palacio); el
pretérito pluscuamperfecto, que señala acciones anteriores a los hechos y a veces agrega
información a la descripción: “su madre había muerto y su madrastra había tomado el poder del a
casa”; y los conectores temporales: dos horas más tarde, luego, etc. Existen también narraciones en
tiempo presente como sucede en los relatos históricos. En este caso son particularmente importante
los conectores temporales para señalar la sucesión de las acciones: Julio Cesar triunfa en las Galias,
luego cruza el Rubicón y finalmente inicia una cruenta guerra civil. (Podés consultar el paradigma
verbal en el Anexo 3 Códigos Normativos para la Escritura)

58 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Ejemplo:
x El 3 de junio de 2015, en Buenos Aires y en las principales ciudades de la Argentina, una
inesperada multitud —estimada en 300.000 personas solo en la Capital— salió a las calles con
carteles, pancartas y camisetas que rezaban unánimemente “Ni una menos”. La convocatoria
la había hecho unos días antes, primero solo a través de redes sociales, un colectivo de mujeres
de distintos ámbitos artísticos y periodísticos que ya venía trabajando en el tema de los
femicidios, pero con poca visibilidad. Sin embargo, en junio ese llamado se viralizó, corrió como
una liebre entre mujeres y hombres, y las redes sociales multiplicaron las imágenes de
referentes sociales de distintos sectores políticos y culturales. Eso hizo a su vez tomar el tema
a los grandes medios y el día de la marcha se veían llegar a la Plaza de los Dos Congresos, por
todas sus esquinas, oleadas de personas que de pronto parecían comprender y asimilar la
gravedad de los crímenes de mujeres.”
SECUENCIA EXPLICATIVA
La secuencia explicativa brinda conocimiento y tiene como propósito que el lector comprenda
situaciones, fenómenos o cuestiones de distinta índole Por eso su punto de partida, explícita o
implícitamente, es una pregunta cuya respuesta el desarrollo del texto dilucidará. Este tipo de texto
es muy frecuente en el ámbito científico, en el universitario y también en el escolar, dado que las
explicaciones son operaciones conceptuales que surgen como respuestas a distinto tipo de
interrogantes (¿Qué sucedió? ¿Cómo sucedió? ¿Por qué sucedió?) que requieren informaciones
específicas y ya legitimadas o consensuadas. En el ámbito académico, la explicación aparece en el
género manual y en las clases de los docentes. También, en el género respuesta de parcial y en la
parte explicativa de los informes de lectura.
Ejemplo:
x ¿Qué es la comunicación? Comunicar significa poner en común ideas, conocimientos,
opiniones, y, en general, todo aquello considerado de interés para un grupo o comunidad.
Como instrumentos para transmitir esa información se utilizan los llamados Medios de
Comunicación de Masas, como son la Radio, la Prensa, la Televisión, el cine y la Internet.
Diversas son las estrategias que se utilizan en la explicación, algunas de ellas son: enunciado general,
reformulación, definición, ejemplo, descripción, comparación, narraciones expositivas, cita,
explicación causal e ilustraciones. Trataremos este tema cuando hablemos de lectura y escritura.
SECUENCIA ARGUMENTATIVA
Los textos argumentativos son aquellos que buscan persuadir a un destinatario a partir del desarrollo
razonado de las opiniones que -en relación con un determinado campo, problema - sustenta el
enunciador, quien manifiesta y confronta su opinión con la de otros. Esa confrontación de ideas se da
por la condición dialógica del discurso argumentativo y suele ponerse en evidencia en el uso de
concesiones, ironías y otras estrategias de refutación.
En la actualidad, la argumentación está presente en los distintos ámbitos sociales: en los medios de
comunicación, en las notas de opinión y editoriales, entre otros géneros; en los espacios políticos, en
los discursos electorales y ensayos, por ejemplo; en el campo religioso, se advierte en los sermones,
encíclicas, declaraciones de autoridades; en la educación, en la fundamentación de un cambio
curricular, los discursos conmemorativos y las conferencias, etc.
En todos los casos, el desarrollo discursivo tiene en cuenta al destinatario, no solo para la selección de
los argumentos y el tipo de pruebas (testimonios, leyes, ejemplos históricos) sino también para la

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 59


elección del peso relativo de lo racional y de lo emocional, el vocabulario, la extensión y la entonación
(si fuera oral).
Los textos argumentativos, a pesar del aparente rigor conceptual que pueden adoptar, trabajan con
un material afectado por valoraciones sociales que inciden en la actividad interpretativa del receptor.
Por otra parte, se basan en premisas verosímiles, es decir, simplemente admisibles o susceptibles de
ser admitidas por los interlocutores, de allí que no tengan la prueba de una demostración matemática
o lógica y que las conclusiones a las que arriban puedan ser refutadas.
Finalmente, es importante señalar, en la argumentación, la presencia de un enunciador que construye
una imagen de sí como sujeto objetivo o apasionado, enérgico o tímido, bueno o malo, humilde o
soberbio, escolarizado o no, etc., y además emite juicios apreciativos sobre los acontecimientos o
actores implicados y asigna o no credibilidad a las opiniones de los otros. Estas construcciones, todas,
tienen sus efectos de sentido e influyen sobre el enunciatario.
Como la mayoría de los textos que vamos a leer son argumentativos, queremos desarrollar este tema
en profundidad. La estructura de la secuencia argumentativa, cuando aparece en forma completa,
incluye:
1- Un tema general o punto de partida que da origen al texto (circunstancias o pensamientos que lo
originan) y muchas veces incluye el problema o interrogante concreto que desencadena el discurso,
la quaestio (un interrogante social que en algunas situaciones no es necesario formular porque es
conocido por la mayoría de los lectores u oyentes).
2- Una posición particular del autor o hipótesis, que es la respuesta a la pregunta planteada y la
conclusión que el autor pretende que alcance el lector adhiriendo a su postura. Es aquello de lo que
se intenta persuadir o convencer. Puede plantearse en forma directa (explícita) o desprenderse
indirectamente (en forma implícita) de los argumentos desarrollados. En este último caso, es el
destinatario quien deberá reconstruirla (en los textos académicos la hipótesis es explícita).
3- La demostración. Es la parte central de la argumentación. En ella se presenta la serie de argumentos
particulares o pruebas orientadas a justificar el punto de vista personal o conclusión. La
argumentación tiende a la construcción de un concepto nuevo. El autor usa frecuentemente la
primera persona del plural, los llamados deícticos de persona (pronombres y desinencias verbales:
yo/nosotros, pido/pedimos) para involucrar al oyente o lector, así lo hace partícipe de la discusión y
lo obliga a tomar partido, lo compromete emocionalmente. Para lograr estos efectos puede utilizarse
el vocativo, usted, vos, tú y el modo imperativo de los verbos. En los textos académicos se desaconseja
su uso.
4- Un ĐŝĞƌƌĞ o conclusión, en el que el autor retoma las líneas básicas expuestas en sus argumentos y
expresa la finalidad de su razonamiento.
También existen argumentaciones incompletas sin punto de partida ni conclusión. Pero en ellas hay
una parte que no puede faltar. Como se señaló más arriba, lo fundamental en una argumentación es
la presentación de datos o pruebas que frecuentemente tienen la forma de una explicación causal -
subordinada a la palabra “porque”, “ya que”, “puesto que”- o de un dato (descripción o narración que
admiten la anteposición de un “porque”).
Quaestio: ¿Qué le pasa al niño?
ARGUMENTACIÓN EJEMPLO 1
RESPUESTA/ HIPÓTESIS/ CONCLUSIÓN El niño tiene una enfermedad infecciosa.
DATO/ PRUEBA/ RAZÓN (porque) el niño tiene fiebre

60 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Otro elemento que hay que tener en cuenta en la argumentación es un tipo de dato que casi siempre
aparece implícito porque el argumentador considera que el argumentatario lo sabe. Sigamos con el
ejemplo del niño que tiene fiebre, es probable que muchos desconocedores del tema pregunten qué
tiene que ver la fiebre con una infección. Pues bien, ese dato o prueba se apoya en un principio o teoría
que aporta la ciencia médica: “la fiebre es un indicio de que hay infección en alguna parte del cuerpo”.
Veamos otro ejemplo que muestra que toda argumentación se apoya al menos en dos tipos de datos
o pruebas, uno de ellos es siempre un principio de saber o creencia, y el otro es un dato empírico de
carácter concreto.
Quaestio: ¿Un adulto puede ir preso por maltratar a un menor?
RED ARGUMENTATIVA EJEMPLO 2
RESPUESTA/ HIPÓTESIS/ Un adulto puede ir preso por maltratar a un menor.
CONCLUSIÓN
DATO/ PRUEBA/ RAZÓN (porque) Existen casos que lo prueban. Por ejemplo,
las maestras de un colegio de Vicente López están
presas por maltratar a niños en un jardín de infantes.
PRINCIPIO, CREENCIA o TEORÍA QUE (porque) Según la Ley 26.061 de protección integral de
AYUDA A LA PRUEBA los derechos de las niñas, niños y adolescentes, los
menores están protegidos contra el maltrato.

Este saber o creencia que interviene en la argumentación corresponde a los saberes compartidos y,
por eso, muchas veces no aparece explícito. Este saber o creencia está ligado en el mundo académico
a la teoría de una disciplina (en los ejemplos anteriores pertenecen a la medicina o el derecho) o a la
ideología de un autor.
Ejemplo:
භ Las noticias influyen decisivamente en la constitución de opinión pública acerca de los temas
que los medios enfatizan y jerarquizan en su agenda (saber compartido, teoría). Sin embargo,
en determinadas circunstancias y a través de diferentes mecanismos, la opinión pública
también influye sobre los medios (hipótesis del autor). De acuerdo con Martini (2000), la
información multiplica y naturaliza una buena parte de los discursos y representaciones que
circulan en la sociedad (argumento causal y cita de la autoridad que legitima el punto de vista).
Como veremos, en el desarrollo de la argumentación, suelen utilizarse estrategias como las utilizadas
en el caso de la explicación, pero con un fin persuasivo. Desarrollaremos este tema en los capítulos
que siguen.
Trabajada la teoría de géneros discursivos, y considerada también la importancia del tipo de
enunciación, el estilo verbal y la estructura textual para distinguir un género discursivo de otro, en el
próximo apartado presentaremos los géneros académicos con los que trabajaremos en este manual:
el artículo académico, el informe descriptivo, el parcial y la toma de apunte. Al final de este capítulo
encontrarás un cuadro sobre géneros discursivos.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 61


1.6. GÉNEROS ACADÉMICOS
Los géneros académicos son escritos por académicos para otros académicos y circulan en el ámbito de
la universidad (aunque excepcionalmente pueden aparecer adaptados en algún medio de
comunicación masiva). Los temas que tratan (la célula, las isotermas, el pensamiento crítico, la Edad
Media, la cultura juvenil, los géneros discursivos, entre -muchos otros) están vinculados con las
distintas disciplinas científicas; su estilo verbal, al tratar temas con especialistas o aspirantes a serlo,
es especializado, presenta términos específicos y desarrollos teóricos que dan densidad a los textos.
Desde el punto de vista estructural o compositivo, cada género presenta una estructura singular. El
artículo científico académico es un género en el que predomina la secuencia argumentativa, aunque
se apoya en largas explicaciones que incluyen numerosas definiciones. En el resumen, en el informe
de lectura descriptivo y en el apunte, aparecen otras secuencias. Hay explicación, narración y también
descripción. En el parcial, según la pregunta, domina un tipo de secuencia. Este tema lo explicaremos
en el apartado correspondiente.

1.6.1. Artículo científico académico


El artículo académico es un género que informa de una investigación realizada en el ámbito de la
universidad. Es producido por un docente investigador que expone el trabajo realizado por él o su
grupo y demuestra el conocimiento alcanzado durante el mismo. La investigación en las Ciencias
Sociales puede ser de campo, bibliográfica o discursiva, entre otras modalidades. Su desarrollo puede
alcanzar las 40 páginas. Por una razón de extensión, en este manual analizamos fragmentos de
artículos académicos. Veamos el caso de este texto (que ya hemos leído más arriba):

62 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


La violencia constituye el principal obstáculo para la realización de los derechos humanos de las
mujeres y para alcanzar la igualdad de género. En tal contexto, los medios de comunicación tienen
una responsabilidad fundamental. ¿Son los medios de comunicación aliados de los derechos
humanos de las mujeres? ¿Promueven la erradicación de la violencia y la discriminación de género?
De estas preguntas parte el análisis que a continuación se expone.
Definiendo la Violencia de Género Contra las Mujeres
Cuando nos referimos a la violencia de género contra las mujeres, estamos recurriendo a
concepciones científicas que han sido ampliamente definidas por la teoría feminista (Amorós, 1994;
Brasileiro, 1997; Torres, 2001), y que son recuperadas por los instrumentos jurídicos de derechos
humanos de las mujeres vigentes a nivel global, regional y local. La Asamblea General de la ONU
aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la Mujer, que en su artículo primero
define a ésta como la violencia que se encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo.
Incluye actos que infligen daño o sufrimiento físico, mental o sexual, y también las amenazas de
tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de libertad, en el espacio público o en el privado
Los Medios de Comunicación en la Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres
Los medios de comunicación han sido señalados como una institución con una responsabilidad
central en la erradicación de la violencia contra las mujeres y, en consecuencia, en la realización de
sus derechos humanos. Al constituirse como una fuente de educación (formal e informal) para la
sociedad, al lado de la familia y la escuela, tienen una tarea central en la búsqueda de soluciones.
Es evidente que las mujeres aún están prácticamente ausentes de los medios hoy en día. Después
de más de una década, la investigación académica sigue mostrando que están claramente infra-
representadas por estos medios, y cuando lo están, se las sigue describiendo a través de una gama
reducida de papeles estereotipados. Cada día corroboramos que la representación de las mujeres
en el discurso de los medios de comunicación tradicionales y de las nuevas tecnologías, reproduce
los estereotipos sexistas que, o asocian a las mujeres a roles tradicionales (en los que se enfatiza su
supuesta vulnerabilidad, su sumisión y su adscripción al espacio doméstico), o las representan como
objetos sexuales o como grupos de consumo, concentradas solo en la compra de artículos de moda
y belleza. En contraste, en los medios no es latente el interés por visibilizar su participación y su
poder como agentes sociales en las esferas política, económica, educativa y cultural. En este
contexto, llama la atención el tratamiento que reciben las informaciones relacionadas con la
violencia de género en los programas de noticias. La evidencia señala que:
ͻƐůƵŐĂƌĐŽŵƷŶĞŶĐĂďĞnjĂƌŽƉƌĞƐĞŶƚĂƌĞƐƚĂƐŝŶĨŽƌŵĂĐŝŽŶĞƐĐŽŶƚŝƚƵůĂƌĞƐĞƐĐĂŶĚĂůŽƐŽƐ͕ĨƌşǀŽůŽƐ
o discriminatorios;
ͻ>ĂƐĨƵĞŶƚĞƐĚĞůĂŝŶĨŽƌŵĂĐŝſŶƐŽŶƉƌŝŶĐŝƉĂůŵĞŶƚĞůĂƐŝŶƐƚŝƚƵĐŝŽŶĞs y las mujeres-víctima;
ͻ >ĂƐ ŶŽƚŝĐŝĂƐ ƚŝĞŶĚĞŶ Ă ĞdžĐƵƐĂƌ Ăů ĂŐƌĞƐŽƌ ĐŽŶ ĨƌĂƐĞƐ ĐŽŵŽ͗ ͞ĞƐƚĂďĂ ŽďƐĞƐŝŽŶĂĚŽ͕͟ ͞ĞƐƚĂďĂ
ĞŶĂŵŽƌĂĚŽ͕͟͞ĞƐƚĂďĂďĂũŽůŽƐĞĨĞĐƚŽƐĚĞůĂƐĚƌŽŐĂƐ͕͟ĐƵĂŶĚŽůĂǀĞƌĚĂĚĞƌĂƌĂnjſŶƋƵĞƐƵďLJĂĐĞĂůĂ
actuación de los agresores es la desigual distribución del poder que existe entre hombres y mujeres;
ͻ  ůĂƐ ŵƵũĞƌĞƐ-víctimas comúnmente se les retrata con tomas de primer plano y con voz
distorsionada, lo que las vuelve protagonistas de una cobertura sensacionalista. Este tipo de
programas televisivos de noticias, no contribuyen al debate y la reflexión, tratan la violencia de
género como un fenómeno aislado y natural. El discurso de dichos programas constituye una parte
del problema de la violencia contra las mujeres, al representarlas como responsables de su propio
abuso (Meyers 1997, p. 117).
Apuntes Finales
La violencia de género contra las mujeres constituye un problema mundial de terribles
consecuencias. No ha sido sino hasta los años recientes que ha salido del ámbito privado para ser
reconocido como un problema público que, para ser erradicado, demanda el concurso y la acción
de toda la sociedad. En el ámbito de las soluciones es fundamental la contribución de los medios de

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 63


comunicación. Ello no significa afirmar que los medios sean los que originen o detonen la violencia
contra las mujeres. Pero tienen una responsabilidad central porque, al reflejar actitudes y valores
congruentes con el patriarcado, refuerzan esta estructura social.

En este artículo se han indagado fuentes bibliográficas para presentar el problema de la mujer en
relación con los medios de comunicación. El texto reúne las características más habituales. En él,
prevalece una enunciación no marcada y el lenguaje si bien es sencillo, incluye términos específicos
como “estereotipos”, “roles tradicionales”, “coerción”, “agentes sociales”, que señalan que el texto
está escrito para un lector informado. Como en este caso el texto dispone de paratextos, al leerlos
podemos corroborar que no es un texto periodístico, sino que se trata de un artículo escrito en el
ámbito de una universidad y que es entonces de carácter académico.

1.6.2 Resumen e informe de lectura


Como sabrás, un resumen es un texto que reduce la información de otro texto. Aunque existen
distintas formas de resumir, esta reducción debe ser representativa del contenido principal del texto
fuente (el texto leído). El informe de lectura se parece al resumen. También es un texto que parte de
otro texto. Pero no son iguales.
A continuación, te presentamos el resumen y el informe de lectura descriptivo. Te pedimos que
subrayes las diferencias entre ambos géneros.
Resumen
En la violencia de género los medios de comunicación tienen una responsabilidad central para
ayudar a su erradicación en tanto fuente de educación y contribuir a la solución. Por el contrario,
numerosas investigaciones muestran que lejos de tratar en profundidad el tema reproducen la
violencia cuando al hablar de la mujer la representan en papeles estereotipados en los que se
enfatiza su vulnerabilidad, sumisas o consumidoras. Pocas veces visibilizan su papel como agentes
sociales en esferas que no tengan que ver con lo doméstico. Por lo demás, en la información sobre
violencia de género terminan siendo discriminadas, maltratadas por la imagen, responsables de su
propio abuso y sus agresores son justificados. La solución de este problema reclama la participación
de toda la sociedad y de los medios.

Informe descriptivo (Este informe no está completo. Lo presentamos más sencillamente para
identificar las diferencias con el resumen. La estructura completa de un ID se presenta en el módulo 3,
punto 2.4)
Vega Montiel, A. (2014). El tratamiento de la violencia contra las mujeres en los medios de
comunicación. Comunicación y Medios, Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de
Chile, N°30.
El artículo científico académico de la investigadora y docente universitaria Vega Montiel aborda
el tema de la violencia de género en los medios de comunicación, que según ella tienen una
responsabilidad central en la erradicación de la violencia, en tanto fuente de educación, y en la
búsqueda de una solución. Sin embargo, como demuestra la autora, estos medios lejos de tratar en
profundidad el tema reproducen la violencia.
El artículo fue escrito por Vega Montiel en un contexto signado por el gran recrudecimiento de
violencia de género y la aparición de numerosos movimientos que buscan ayudar a la mujer, como

64 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


el Ni una menos, y en momentos también en que los medios son muy cuestionados por la
manipulación que realizan de la información.
Para demostrar su hipótesis de que los medios reproducen la violencia, la autora presenta una
serie de argumentos. Entre ellos, sostiene que los medios, al hablar de la mujer, la representan en
papeles estereotipados, en los que se enfatiza su vulnerabilidad, y la presentan como sumisa o
consumidora, en un rol pasivo. Señala también que pocas veces visibilizan a la mujer en su rol como
agente social en esferas que no tengan que ver con el ámbito doméstico.
Por lo demás, incluso cuando informan sobre violencia de género, afirma Vega Montiel que las
mujeres terminan siendo discriminadas, maltratadas por la imagen, acusadas de ser las
responsables de su propio abuso, mientras que sus agresores son justificados. Según la
investigadora, la solución de este problema reclama la participación de toda la sociedad y de los
medios.
“El tratamiento de la violencia contra las mujeres en los medios de comunicación” 4 tiene una
mirada crítica sobre el papel de los medios y guarda relación con la propuesta de Van Dijk, quien
advierte sobre la responsabilidad de los medios masivos en la reproducción de la discriminación.
Si marcaste bien, te habrás dado cuenta de que el informe de lectura incluye al resumen. Y que el
informe brinda más información que el resumen.
El informe de lectura (IL) es un trabajo académico en el que se expone información acerca de un libro
o de cualquier fuente documental publicada. En estos escritos, los autores o informantes se limitan a
describir el texto sin expresar juicios valorativos. El informe expone y explica quién es el autor, analiza
los distintos aspectos del texto leído: tema, género, contexto de producción, hipótesis, argumentos,
relación con otros textos; y describe además todo lo que la autora hace con las palabras, los actos de
habla: presenta una serie de argumentos”, “señala”, “afirma”.
Aunque no existen parámetros obligatorios ni fijos para estructurar un IL, sugerimos no confundirlo
con un resumen. Un resumen reduce los contenidos de un texto a sus ideas principales. Un IL, en
cambio, es un texto que habla de otro texto haciendo hincapié en:
භ los rasgos distintivos de esa producción discursiva (por ejemplo, quién lo escribió, en qué
circunstancia, cuál es el tema que desarrolla en el texto y con qué propósito), y
භ las ideas que sirven al propósito del autor (si es un texto de carácter informativo, los subtemas
que aborda; si es un texto de carácter argumentativo, los argumentos que presenta para
demostrar su punto de vista, en relación con qué debate social se escribe)
Además, en un informe descriptivo el informante establece relaciones con conceptos de otros autores
a los que repite, contradice, reconoce como antecesores o supera (análisis interdiscursivo de la
ideología). (Volveremos sobre este tema en el Módulo 3, punto 2.3.)
En el IL es necesario:
‫ض‬ Emplear la norma de la lengua escrita.
‫ض‬ Evitar el lenguaje vacío y pseudocientífico.
‫ض‬ No utilizar construcciones rebuscadas.
‫ض‬ Revisar la ortografía y puntuación.
‫ض‬ Evitar las exageraciones y afirmaciones tajantes.
‫ض‬ Mencionar la fuente investigada al principio del texto.

4 Aunque las nuevas normas APA señalan que los artículos en las referencias bibliográficas no necesitan comillas, por

razones de inteligibilidad hemos decidido conservar las comillas en las menciones intratextuales.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 65


1.6.3. Parcial
El parcial es un género de naturaleza interaccional en el que a cada propuesta del docente le
corresponde una respuesta o acción del estudiante. Es también un género homogéneo o heterogéneo
según el tipo de actividades solicitadas. Cuando es homogéneo, el examen únicamente solicita
respuestas a un cuestionario. Cuando es heterogéneo, el examen incluye consignas de naturaleza
diversa que exceden la fórmula de pregunta-respuesta. (Volveremos sobre este tema en el Módulo 3,
punto 2.1.)
El caso típico de parcial corresponde al cuestionario. Para resolver un parcial, es necesario saber qué
tipo de información solicita cada pregunta. Algunas preguntas solicitan información muy concreta y
otras, mayor desarrollo. Las preguntas prototípicas se caracterizan por la presencia de ciertos
pronombres interrogativos que, de algún modo, explicitan la respuesta que se espera del estudiante:
qué, dónde, cuándo, cómo, por qué, para qué, son algunos ejemplos de estos pronombres.
Desde el punto de vista textual, las respuestas de un parcial deben ser completas (deben tener sujeto
y predicado), no deben ser copia de los textos leídos y deben ser autónomas, es decir, deben incluir de
algún modo la pregunta. Veamos esas inclusiones en los ejemplos que te presentamos destacados en
gris:
PREGUNTA 1: ¿Quién escribió el artículo El tratamiento de la violencia contra las mujeres en los
medios de comunicación?
RESPUESTA 1: El artículo “El tratamiento de la violencia contra las mujeres en los medios de
comunicación” fue escrito por Aimée Vega Montiel
PREGUNTA 2: ¿Qué tema trata la autora Vega Montiel en su artículo?
RESPUESTA 2: La autora trata el tema de la violencia de género en relación con los medios de
comunicación.
PREGUNTA 3: ¿Qué se entiende por “violencia de género”?
RESPUESTA 3: Se entiende por “violencia de género”, según la ONU, la violencia que se encuentra
dirigida contra la mujer por el hecho de serlo. Se caracteriza por producir daño o sufrimiento físico,
mental o sexual, y distintos tipos de violencia psicológica como la presente en las amenazas, la coerción
o las privaciones arbitrarias de libertad, en el espacio público o en el privado.
PREGUNTA 4: ¿En qué momento la investigadora Vega Montiel escribió el artículo: qué pasaba en el
contexto local e internacional?
RESPUESTA 4: El artículo fue escrito por Vega Montiel en un contexto de gran recrudecimiento de
violencia de género y del surgimiento de numerosos movimientos que buscan ayudar a la mujer como
el Ni una menos. En momentos también en que los medios son muy cuestionados.
PREGUNTA 5: ¿Por qué la autora plantea en su artículo una mirada negativa sobre los medios de
comunicación?
RESPUESTA 5: La autora plantea una mirada negativa sobre los medios porque sabe que ellos junto
con la escuela y la familia son responsables de la educación sin embargo no obran en consecuencia.
En lugar de ayudar a la mujer, colaboran a encerrarla en sus roles tradicionales y, de esa manera,
refuerzan la idea que tiene la sociedad sobre ella y su función dentro de la misma.
Entre los exámenes parciales o finales pueden aparecer consignas más complejas como aquellas que
solicitan la escritura de una opinión o una fundamentación. En el primer caso, hay que escribir un
texto respetando la estructura de los textos argumentativos. En el segundo caso, hay que exponer y
explicar las razones por las cuales se acepta o se niega algo.

66 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


1.6.4. Apunte de clase
El apunte de clase es un texto construido a partir de distintos soportes discursivos: un escrito, la
palabra oral, el pizarrón, las diapositivas de un PowerPoint, los videos y posteos utilizados o indicados
por el docente. Su objetivo es duplicar el contenido de la fuente y fijarlo por escrito para conservarlo
con fines de estudio. El escritor del apunte recoge las ideas consideradas relevantes e intenta
unificarlas bajo determinados rótulos o títulos en busca de criterios de orden temático.
En cuanto al desarrollo verbal, el apunte, se caracteriza por la economía de recursos (austeridad léxica,
síntesis, abreviaturas, fragmentación, enunciados inconclusos). Presenta una escritura icónico-indicial,
lo que resulta observable en su despliegue a la vez verbal (toma de notas), visual (imágenes,
expresiones icónico-verbales) y espacial (señales, llamadas, enlaces). En el aspecto gráfico, es un texto
enriquecido por marcas gráficas (ilustraciones, esquemas, distribución gráfica de la información;
índices de relevancia como recuadros, subrayados, mayúsculas, cambios tipográficos, color, signos de
exclamación y otro tipo de resaltados; señales como flechas, asteriscos y llamadas de atención;
marcadores de orden como números, viñetas, guiones, etc.).
En el caso de apuntes de clase, requiere una escucha muy especial: el profesor no dicta, si repite y
complementa su desarrollo oral con anotaciones en el pizarrón (mención de fuentes, diagramas, etc.),
eso indica que está enfatizando que algo es importante y debe ser recogido también en el apunte.
A diferencia de otros géneros académicos, destinados a comunicar un saber para otro, el apunte es un
género simple, destinado a uno mismo y eventualmente para un compañero. Los enunciados del
apunte están determinados por la situación y el tema de la clase donde se generan. Estas condiciones
de producción hacen que frecuentemente resulten ilegibles y por lo tanto se vuelve necesario
aprender a tomar apuntes ya que constituyen un insumo de estudio indispensable en la vida
universitaria.
Como actividad, la toma de apuntes requiere de operaciones que el alumno deberá ir haciendo
durante el desarrollo de la clase. El alumno debe escuchar, comprender, analizar lo que escucha,
pensar en su realidad y seleccionar aquella información que luego mediante un sistema de expansión
le permita recuperar la clase. Según lo expuesto, un apunte no puede tomar nota de todo. Algunos
estudiantes siguiendo el manual escriben notas al pie (en el manual o en su cuaderno), que amplían o
explican lo que dice el manual. Otros hacen pequeños cuadros que ordenan por orden de importancia
los temas desarrollados y agregan los ejemplos. Otros simplemente hacen listados de temas y
expanden los conceptos que no entienden. Algunos usan colores para las definiciones y colocan signos
de pregunta en los casos en los que no entienden algo y necesitan hacer consultas.
Si un apunte está bien tomado, cualquier alumno o alumna podría ceder su apunte y se podría -a partir
de ese texto- hacer un resumen de la clase. No olvidemos al hacer un apunte, poner la fecha, el tema
principal y el nombre del profesor que dio la clase. Te aconsejamos para ampliar este contenido
consultar en Youtube clases al respecto, por ejemplo, en www.youtube.com/ watch?v=
ZBWBPl4q7RQ, www.youtube.com/watch?v=8sKQF7Cs0BA.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 67


2. ACTIVIDAD INTEGRADORA DEL MÓDULO GÉNEROS DISCURSIVOS
Modelo de Examen N°1
PARTE A
1)Leer el siguiente texto y luego resolver las consignas de parcial.

LA CRIMINALIZACIÓN MEDIÁTICA, por Marcelo Pereyra


Hace diez años el término “piqueteros” gozaba de cierta simpatía en tanto ejemplo de lucha
contra lo peor del neoliberalismo, pero conforme la crisis se fue expandiendo a otras clases,
adquirió una connotación fuertemente negativa asociada al delito. La utilización de pañuelos en la
cara por parte de muchos de sus militantes, para evitar ser identificados en las filmaciones
policiales, fue una de las excusas para su criminalización.
Las muchedumbres de manifestantes, provenientes de los suburbios pobres, que llegan semana
tras semana hasta el “corazón de la city porteña” son presentadas por los medios como una horda
peligrosa que sitia la ciudad.
De esta forma en los medios masivos el acontecimiento de la protesta se construye a partir de
sus efectos y no de sus causas. Los desocupados-piqueteros son incluidos en las agendas
periodísticas sólo como provocadores del caos en el tránsito urbano –y no como actores políticos–
, con lo cual se despolitiza el conflicto. (...) Se hace evidente entonces que a la hora de representar
la protesta de los desocupados los medios se ponen del lado de los perjudicados por sus efectos.
Refuerzan así el contrato de lectura con sus públicos porque se ocupan de sus problemas
representando una de las zonas conflictivas de su mundo (...) Estos movimientos también son
cuestionados por políticos y funcionarios gubernamentales. Aun cuando durante la protesta la
violencia se suele desatar a partir de la represión, jueces, funcionarios y medios asignan
únicamente el carácter de violentos a los piqueteros. Esta estigmatización basada en un
estereotipo de la violencia deslegitima su metodología de lucha, y al excluírselos del ámbito
ciudadano se les niega la vida pública y se los recluye en su privacidad excluida.
(...) De esta forma, los medios masivos, sobre todo en épocas de crisis, reactivan imaginarios
reaccionarios y xenófobos en los que los otros, en este caso los excluidos del sistema económico-
laboral, personifican la amenaza y generan miedos; son por lo tanto los portadores del germen de
la inestabilidad y el desorden social. (...) Para las expresiones públicas de la protesta también rige
un imaginario de miedo donde el que se manifiesta es el otro-peligroso que “sitia” la ciudad. En la
información periodística el debate de fondo queda oculto o es desviado. Se puede pensar que ello
ocurre porque para entender el conflicto en términos macrosociales los medios deberían recurrir
a categorías –vinculadas a los conceptos de clase y lucha de clases– que los comprometerían a ellos
mismos como sujetos involucrados en ese conflicto. En suma, el discurso mediático viene aquí
también a excluir a los excluidos en tanto ciudadanos-actores políticos que ejercen su derecho a
peticionar frente a las autoridades.

(Este artículo, publicado en la revista Encrucijadas, revista de la UBA, en diciembre de 2005, ha sido
adaptado para esta instancia.)

Vocabulario
Estereotipo: Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable
Estigmatizar: Señalar a alguien negativamente, marcar, ofender, infamar.
Autor: Marcelo R. Pereyra, Mg. en Ciencias de la Comunicación. Docente de la UBA. Tiene varias
publicaciones sobre el tema de la comunicación del delito y la violencia en la vida cotidiana. Es
director de la revista Contracultural.

68 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


2) Definí qué es un género discursivo y mencioná a qué género pertenece el texto leído. Justificá
tu respuesta analizando los rasgos externos e internos. No olvides señalar cuál es la secuencia
dominante (2 puntos).
PARTE B
1)Escribí un informe descriptivo del texto de Pereyra. (Extensión 20 líneas, 5 puntos)
2)Desarrollá un texto argumentativo (con estructura completa) en el que respondas el siguiente
interrogante: “¿Estás de acuerdo con el punto de vista del autor acerca de los medios?”. Justificá
tu respuesta con un argumento o prueba. (Extensión máxima 10 líneas. Esta consigna vale 3
puntos)

CUADRO GÉNEROS DISCURSIVOS


RASGOS EXTERNOS RASGOS INTERNOS
TIPO DE DISCURSO
ÁMBITO DE GÉNEROS
ÁMBITO DE TEMA ESTILO ESCTRUCTURA O ÁMBITO
PRODUCCIÓN Y
CIRCULACIÓN VERBAL
RECEPCIÒN
Medios de Narrativa Noticia
comunicación
masiva, diarios La actualidad Narrativo- Crónica
revistas En soporte Descriptiva
Escribe un periodista Temas relacionados
gráfico o digital con el interés de una
para el lector del diario
televisión radio comunidad PERIODÍSTICO
Artículo de opinión,
Argumentativa
Carta de lectores
Masivo

Explicativa Informe

Libros de editoriales
o colecciones
dedicadas a la De interés para el
hombre de todos los Poético,
literatura, revistas
Escribe tiempos y espacios: la Narrativa Cuento - Novela
literarias, en soporte presenta recursos
un escritor de gráfico o digital vida, la muerte, el expresivos y cierta LITERARIO
literatura para lectores amor, la enfermedad, ambigüedad
de literatura la ambición

Dialogal Drama

Institutos y Artículo de
laboratorios de investigación, paper,
investigación informe de
Escribe un experto dependientes de la Altamente teórico y Argumentativa investigación, CIENTÍFICO
Universidad, a través ensayo, conferencia,
para otro experto especializado
de revistas otros
Científico

Escribe un docente Publicaciones para Lenguaje Manual, informe


para sus estudiantes estudiantes especializado
Explicativa Sinopsis, otros.
Vinculado a un saber o de semi
Argumentativa Artículo académico
científico: la literatura, divulgación

la filosofía, el derecho,
Respuestas de
la biología. etc. Expositivo explicativa ACADÉMICO
parcial

Descriptiva o
Informes de lectura,
argumentativa según
reseñas, otros
Lenguaje el tipo de informe

Escriben los Trabajos para los especializado Expositiva o


Monografías,
estudiantes docentes expositiva-
ensayos
argumentativa

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 69


MÓDULO 2
LECTURA

1.LA LECTURA DE GÉNEROS ACADÉMICOS


1.1. ¿QUÉ ES LEER? ¿SABEMOS LEER? ¿PARA QUÉ LEEMOS?
Estas son preguntas que a menudo nos hacemos y que adquieren especial importancia al momento de
iniciar los estudios superiores. Es fundamental encarar adecuadamente la lectura de los textos
académicos que serán la base de casi todo el proceso de enseñanza aprendizaje en las distintas
materias.
¿Sabemos leer? Leemos en casi todas las situaciones de la vida. No es verdad que los jóvenes de hoy
en día leen menos que antes. La tecnología nos ha llevado a leer permanentemente en la calle, en las
señales, en la publicidad, en los mensajes de texto, en los muros, en las redes sociales y en todas las
publicaciones que circulan por Internet. Los lectores de hoy leemos casi todo el tiempo palabras e
imágenes y realizamos lo que se llama lectura multimodal.
Todos los que hemos transitado la escuela primaria y la secundaria sabemos leer pero de distintas
maneras. La universidad exige una forma más exhaustiva de la lectura. Es aquí donde adquieren
sentido estas preguntas.
¿Qué es leer? Leer no es otra cosa que construir sentidos mediante la interacción entre el lector y el
texto. En la lectura, la comunicación es diferida y el lector debe reconstruir las intenciones
comunicativas del escritor y asignarle un sentido al texto.
La lectura depende tanto de las características del texto y las claves que aporte para su interpretación
como de la participación del destinatario. Frente al texto, el lector se guía por los conocimientos del
tema, de los tipos de textos que conoce y pone en juego una serie de estrategias cognitivas de las que
hablaremos en las próximas páginas.
¿Para qué leemos? Es importante saber la finalidad que perseguimos con la lectura (para qué
leemos) y la manera de lograr ese objetivo (cómo debemos leer). Ambos aspectos están íntimamente
relacionados.
භů lector hábil es capaz de identificar señaladores que le indican ante qué tipo de texto
está; por ejemplo, ante un texto narrativo el lector espera una introducción al tema y la
presentación de los personajes, un clímax y un desenlace.
භEŽůĞĞŵŽƐƵŶtexto de la misma forma para pasar el tiempo, para entretenernos, que para
exponer el contenido en una clase.
භ ^ŝ ůĞĞŵŽƐ ƵŶĂ ƌĞǀŝƐƚĂ ĚĞ ĞƐƉĞĐƚĄĐƵůŽƐ ŶŽ ƚŽŵĂŵŽƐ ĂƉƵŶƚĞƐ͕ ƉĞƌŽ Ɛŝ ůĞĞŵŽƐ ƵŶ ŵĂŶƵĂů
escolar seguramente tomaremos notas, haremos cuadros sinópticos o resúmenes.
භEŽŚĂĐĞŵŽƐĞůŵŝƐŵŽĞũĞƌĐŝĐŝŽŵĞŶƚĂůƐŝůĞĞŵŽƐƉĂƌĂŝĚĞŶƚŝĨŝĐĂƌůĂƐŝĚĞĂƐƉƌŝŶĐŝƉĂůĞƐ͕ƉĂƌĂ
buscar el mejor título de un texto o para deducir conclusiones y hacer un juicio crítico del contenido
del texto.

70 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


1.2. ¿CÓMO DEBEMOS LEER UN TEXTO ACADÉMICO?
Como ya dijimos la lectura es un proceso, si leemos para la universidad necesitamos entender
cabalmente el texto. El lector académico debe, además de entender lo que lee, poseer una mirada
crítica sobre lo leído, debe trabajar lo que se llama la “literacidad crítica”. El lector crítico realiza
preguntas al texto: ¿quién es el autor?, ¿para quién escribe?, ¿en qué circunstancias?, ¿para qué lo
hace?, ¿con qué intención?, ¿qué propósito persigue?, ¿por qué elige ese género discursivo y no otro?,
etc. En otras palabras, no es un lector ingenuo sino un lector activo y perspicaz.
Para lograr este tipo de lectura es conveniente respetar los momentos de este proceso:
1. Prelectura o lectura de los paratextos: en este primer momento, el lector observa y procesa
los datos aportados por los paratextos (título, subtítulo, datos biográficos o editoriales, índice,
gráficos, ilustraciones, etc.). Y a partir de esta información realiza un trabajo de predicción
acerca de lo que trata el texto, su vinculación con la materia que pidió su lectura y acerca de
su variedad genérica. Se trata de una predicción inicial o hipótesis lectora.
2. Lectura global: en este segundo momento, el lector procede a hacer una lectura global, es
decir, desde el comienzo hasta el final. En el transcurso, realiza un trabajo de inferencia, que
abarca deducciones, conjeturas y suposiciones basados en los datos explícitos e implícitos,
porque un texto está plagado de elementos no manifiestos en la superficie textual que deben
actualizarse en ese proceso.
3. Lectura analítica o por párrafos: en este momento, el lector lee y relee los párrafos hasta
entenderlos, confronta sus predicciones con lo leído y confirma o corrige sus anticipaciones.
Realiza subrayado de ideas principales y acompaña los mismos con notas marginales. Se trata
de un u automonitoreo de la comprensión que produce un encadenamiento de predicciones,
inferencias e interpretaciones.
4. Postlectura: en esta última etapa, el lector podrá reconstruir el contenido del texto aplicando
distintas estrategias tales como resumen, esquema de contenido, etc. Es un momento de
integración y síntesis.
La lectura es una actividad controlada ya que el lector es quien gradúa el ritmo y decide cuándo
detenerse y volver atrás para releer ante las dificultades que va encontrando en la comprensión. Es
decir, el lector es un participante activo del proceso de lectura.

1.3. ¿QUÉ SON LOS PARATEXTOS?


Se llama paratexto a todo elemento verbal y no verbal que acompaña al texto. El paratexto está
alrededor de él, pero no es el texto. Son paratextos el título, las referencias al autor o a la publicación,
los subtítulos, las notas al pie, las imágenes, en los libros la tapa, contratapa, solapas, índice, etc.
En los
distintos
¿Para qué sirve observar los paratextos? Sirve para entender antes de leer de
módulos se
dónde procede el texto, quién lo escribió y con qué propósito. Los lectores
pueden
realizamos hipótesis sobre todo eso y entendemos mejor lo que leemos. Esas
observar
hipótesis pueden ser confirmadas o rectificadas durante la lectura y constituyen
paratextos
una guía para el lector.
originales

Los textos de ámbito académico o universitario se generan como un medio de comunicación entre
docentes y alumnos. Los paratextos en estos casos hacen referencia al nombre de su autor, el título

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 71


de la obra, el formato o soporte donde se publicó, el lugar y la fecha, adelantan información, incluso
sobre el género, y orientan la lectura crítica.
Actividad
Leeremos el texto Discurso y racismo de van Dijk siguiendo los pasos del proceso de lectura:
1.Prelectura o lectura de paratextos: observemos el texto Discurso y racismo de Teun van Dijk e
identifiquemos el tipo de discurso a partir de los paratextos.
Lo primero que observamos es que el artículo fue publicado en la revista Persona y Sociedad de la
Universidad Alberto Hurtado, en el Instituto Latinoamericano de Doctrina y Estudios Sociales (ILADES).
En la ventana superior se encuentra la dirección o página web en la que se encuentra el artículo.
Los paratextos presentes son el título, el nombre del autor, dos subtítulos “Los discursos” y “Los
informes de noticias”, y una nota al pie que contiene una referencia bibliográfica.
El título y los subtítulos permiten suponer que las palabras “discurso”, “racismo” e “informe de
noticias” estarán de alguna manera relacionados en el texto y ayudan a formular hipótesis sobre el
tema que se tratará. La palabra “discurso” hace mención de los textos y los estudios relacionados con
la Lingüística. Esto permite advertir que este artículo se vincula con los contenidos centrales de la
materia “Seminario”.
El nombre del autor orienta al lector que lo conoce o investiga quién es van Dijk, es un especialista en
el estudio de la lengua, un lingüista de origen holandés muy reconocido en todo el mundo y que trabaja
en varias universidades.
Si en lugar del paratexto original encontráramos la referencia bibliográfica, sería esta:

van Dijk, T. (2001). Discurso y Racismo, en Persona y Sociedad, Universidad Alberto Hurtado, ILADES.
Recuperado de http://www.discursos.org/Art/Discurso%20y%20racismo.pdf. Enero de 2019.

Aquí aparece otra vez el nombre del autor, el año de publicación, el título del artículo que fue publicado
en la revista Persona y Sociedad. La revista es una publicación de la Universidad Alberto Hurtado, en
el Instituto ILADES.
Además, informa que el artículo se obtuvo por Internet en la página web de la revista en el año 2019.
Una vez que analizamos todos los paratextos podemos contestar estas preguntas:
¿Qué hipótesis se puede hacer sobre el género discursivo al que pertenece? ¿A qué ámbito discursivo
pertenece? ¿Qué tipo de tema tratará? ¿A quién está dirigido? ¿Cuál será su finalidad? Todo hace
suponer que se trata de un texto académico.
2. Lectura global: significa que leeremos todo el texto sin detenernos demasiado en lo que no podamos
entender todavía. Esta lectura general nos permitirá verificar las hipótesis de prelectura que
realizamos en el paso anterior, identificar el tema del texto y el propósito del autor.
Efectivamente se trata de un texto académico por el tipo de registro que utiliza, los términos son
específicos del área de Lingüística, por ejemplo, el concepto de ‘discurso’. La intención del autor es
desarrollar un tema académico, sostiene que el racismo no es innato en las personas, sino que se llega
a ser racista por la influencia sociocultural y que el uso de las palabras tiene mucho que ver con eso.
En efecto, el título relaciona los conceptos de ‘discurso’ y ‘racismo’, términos que en la vida cotidiana
no se relacionan.

72 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


3.Lectura analítica o por párrafos: En este momento de la lectura leeremos cada párrafo varias veces,
todas las necesarias para entender cabalmente que quiso decir el autor. Posiblemente encontremos
palabras que no comprendemos, la relectura ayuda a entender significados en contexto. Otra
posibilidad es consultar diccionarios en papel o digitales (Te recomendamos enclave.rae.es).
Una vez que comprendimos el párrafo sugerimos subrayar las ideas principales o escribir en el margen
anotaciones que resuman la idea principal de lo leído tal como puede verse a continuación.

Para la mayoría de la gente, y probablemente también para muchos La noción de racismo no


lectores de este capítulo, la noción de racismo no se asocia inicialmente se asocia comúnmente
a la de discurso. Sin
a la de discurso. Asociaciones más obvias serían discriminación, prejuicio, embargo, los textos y
esclavitud o apartheid, entre muchos otros conceptos relacionados con las charlas reproducen
la dominación étnica o ' racial ', la desigualdad tratada a lo largo de este ideas racistas.
escrito. Ahora bien, aunque el discurso puede parecer sólo 'palabras' el
texto y la charla juegan un papel vital en la reproducción del racismo
contemporáneo.
Esto es especialmente verdad para las formas más perjudiciales de Hay racismo en el
racismo contemporáneo, a saber, las de las élites. Las élites políticas, discurso de las élites
burocráticas, corporativas, mediáticas y educativas controlan las que controlan la vida
de los grupos
dimensiones y decisiones más cruciales de la vida cotidiana de las minoritarios
minorías y los inmigrantes: entrada, residencia, trabajo, vivienda,
educación, bienestar, salud, conocimiento, información y cultura.
Realizan este control en gran parte hablando o escribiendo, por ejemplo,
en las reuniones de gabinete y las discusiones parlamentarias, en
entrevistas de trabajo, en los noticiarios, anuncios, lecciones escolares,
libros de textos, artículos científicos, películas o talk shows, entre
muchas otras formas de discurso de la élite.
Es decir, al igual que es cierto para otras prácticas sociales dirigidas
Los discursos
contra minorías, el discurso puede ser en primera instancia una forma de discriminatorios parten
discriminación verbal. El discurso de la élite puede constituir así una de las élites y son
forma importante de racismo de la élite. De la misma manera, la reproducidos por el
(re)producción de los prejuicios étnicos que fundamentan dichas resto de la sociedad
respecto de las
prácticas verbales, así como otras prácticas sociales ocurre en gran parte
minorías étnicas
a través del texto, de la charla y de la comunicación

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 73


Los discursos
Los discursos tienen variadas estructuras, las cuales también se
Según la Lingüística, la
pueden analizar de diversas maneras dependiendo de las distintas discriminación puede
perspectivas generales o del tipo de género analizado. Se asumirá aquí ser directa o indirecta.
que tanto el texto escrito/impreso como la charla oral pueden
analizarse así en distintos niveles a través de varias dimensiones. Cada
uno de éstos puede estar directa o indirectamente implicado en una
interacción discriminatoria contra miembros de grupos minoritarios o a
través de un discurso sobre ellos, por ejemplo, de las siguientes
maneras. Las formas directas están vinculadas con las representaciones
que la élite reproduce en sus discursos en forma explícita, señalando
verbalmente los rasgos que la vuelven superior en relación con otros
sujetos sociales (Ej: los idiomas europeos están más desarrollados que
los restantes). Las formas indirectas tienen que ver con lo no dicho, se
dan, por ejemplo, en los medios, al seleccionar y tratar temas que
interesan a la élite, y descartar otros como poco importantes, por
ejemplo, los reclamos de un grupo minoritario
Los informes de noticias
Las conversaciones cotidianas son el lugar natural del racismo
popular diario. Gran parte de ellas se inspira en los medios de Los medios de
comunicación son la
comunicación. Los hablantes refieren rutinariamente a la televisión o al fuente de información
periódico como su fuente (y autoridad) del conocimiento o de las de la ciudadanía
opiniones sobre las minorías étnicas. Esto es particularmente así para
aquellos temas que no pueden observarse directamente en la
interacción cotidiana, incluso en aquellos países o ciudades étnicamente
heterogéneas. La inmigración es un ejemplo prominente.
Los informes de noticias en la prensa tienen una estructura
esquemática convencional que consiste en categorías tales como el En los titulares de los
título, el encabezado, los eventos centrales, el contexto, etc. Así, diarios el racismo
aparece en las noticias
podemos centrarnos en los títulos y encabezados y ver que en las negativas sobre las
noticias tienden a enfatizar las características negativas de las minorías. minorías.
Muchas investigaciones han demostrado efectivamente esto. En un
estudio holandés, por ejemplo, encontramos que, de 1500 títulos
relacionados con temas étnicos, ninguno era positivo cuando implicaba
a minorías como agentes activos, responsables, mientras que esto era
completamente normal cuando uno de Nosotros era el agente
semántico en un título.
Las élites, especialmente en Europa, son virtualmente siempre
En Europa los grupos
blancas, y también controlan los contenidos, las formas, el estilo y las blancos controlan las
metas de las noticias y del periodismo. No es sorprendente, por lo tanto, noticias y reproducen el
que los medios de comunicación de masas, y especialmente la derecha, racismo a través de la
la prensa sensacionalista, sean en mayor medida parte del problema del información.
racismo que parte de su solución.
En suma, especialmente en las sociedades de la información El racismo se aprende a
contemporáneas, el discurso se aloja en el corazón del racismo. Con través de la
esto hemos planteado que el racismo es aprendido y no natural o información.
innato.

74 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


4.Postlectura: En este momento se integra lo leído. Es posible que varios párrafos traten sobre lo
mismo o se contradigan, o que un párrafo sea ejemplo de lo dicho en otro anterior. Debemos observar
todas estas cuestiones antes de realizar el resumen que generalice las ideas del texto. También se
puede hacer un esquema de contenido. Lo importante es que queden registradas las ideas principales
de lo que leímos para lograr una síntesis mental del texto. Esa síntesis o resumen nos servirá para
comprender el sentido del texto y, seguramente, para estudiar a futuro y no tener que volver a leer
todo.
Ejemplo de resumen a partir de las notas marginales:
La noción de racismo no se asocia comúnmente a la de discurso. Sin embargo, los textos y las
charlas de la sociedad reproducen ideas racistas que se originan en los grupos de poder (élites) que
dominan con sus escritos y palabras la vida de los grupos minoritarios.
La Lingüística se ocupa de analizar los distintos niveles y dimensiones de los discursos. Observa
que la discriminación puede aparecer de manera directa (cuando se destacan cualidades del grupo
dominante) o indirecta (cuando se descartan temas que le interesan a las minorías).
Los medios de comunicación son la fuente de opinión de la ciudadanía. Se realizaron estudios de
titulares de noticias que muestran que los diarios, en general, enfatizan noticias negativas de los
grupos minoritarios. Como en Europa los grupos dominantes son blancos, los medios propagan sus
ideas contra grupos minoritarios al manejar las noticias.
Esto muestra que lejos de ser innatas, en la sociedad de la información se propagan ideas racistas
que influyeŶ negativamente en toda la sociedad

1.4. LECTURA Y ESCRITURA EN LA UNIVERSIDAD


En la universidad muchas veces leemos para escribir, leer es una parte constitutiva del proceso de
escritura. Leer como escritor supone, entre otras cosas, no sólo procesar la información lectora
(integrarla a la red de conocimiento que ya se posee) y controlar la comprensión lectora (activar las
estrategias correspondientes según los objetivos de lectura que se propone) sino también reconocer
en los textos los diversos recursos de la lengua que aparecen (organización y jerarquización de la
información, el léxico, los títulos, etc.).
El proceso de lectura no es automático sino que implica un proceso estratégico en que el lector debe,
entre otras cosas, activar el conocimiento que se tiene del tema, identificar las ideas globales,
reconocer la estructura textual, comprender los contextos situacionales, esto significa, reconocer la
situación de comunicación, los propósitos del autoƌ en relación con el lector (informar,
persuadir, convencer) y los objetivos de los textos que en el ámbito académico suelen ser
predominantemente argumentativos. (Klein, 2007)
Además, el lector académico debe reconocer las distintas posturas que los autores sostienen a través
de sus argumentos porque el conocimiento no es ahistórico ni definitivo sino de naturaleza
argumentativa, esto significa que dialoga con otros autores que ya se han pronunciado sobre el tema,
a favor o en contra de las mismas ideas. Es así como la comprensión lectora de textos académicos exige
comprender la enunciación del otro y ubicarse en el contexto adecuado.

1.5. LECTURA CRÍTICA E IDEOLOGÍA


A partir del desmoronamiento de las grandes narrativas de la modernidad se hace indispensable la
posibilidad de comprender el mundo y los discursos que lo rodean y lo constituyen. Y esa comprensión
sólo puede darse si se acepta que no hay una única interpretación de los discursos, que cada uno – el

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 75


autor y los diferentes lectores – interpreta de un modo diferente, y que cualquier interpretación
individual está situada sociohistóricamente.
De ahí la relevancia de la perspectiva crítica, la que se basa en la conformación social del sentido del
texto porque el significado se construye en contextos sociales, políticos y culturales, que provocan en
los receptores unas interpretaciones determinadas histórica y localmente. El lector debe saber
interpretar estos contextos y situarse respecto a ellos para entender el texto de manera completa.
Se construye, en consecuencia, un lector crítico, quien efectúa una lectura compleja, tiene en cuenta
el contexto, acepta que las cosas cambian según el punto de vista, suele cuestionar la veracidad de la
información y su coherencia interna, se pregunta con qué interés se la dan, a quién beneficia, qué clase
de persona la ha escrito.
Este tipo de lector se implica en el mensaje y se posiciona respecto a su contenido porque le interesa
el mundo que lo rodea. Después de leer y comprender, el lector reacciona, habla, actúa, interviene.
Adopta una actitud activa e interactiva. Se posiciona frente al texto, porque todo texto contiene una
ideología.
Por “ideología” se entiende no solo el propósito o la opción política del autor, sino el conjunto de
representaciones sociales que configuran la cultura, el conocimiento, los valores y las actitudes que
comparten los miembros de una comunidad, y que se insertan inevitablemente en cualquier discurso
producido en la misma y para la misma. El discurso, como sostiene Bajtín, nunca es originario, proviene
de otros discursos. La mayoría de los enunciados que formulamos corresponde a algún tipo de
formación ideológica como la perteneciente al periodismo de derecha o de izquierda, a los defensores
de los derechos humanos, a las mujeres víctimas de violencia doméstica y/o de género, a los
estudiantes que reclaman el ingreso directo a los distintos ámbitos universitarios, etc. Cada una de
estas formaciones sociales se caracteriza por reproducir en sus discursos ciertos enunciados que los
vuelven rápidamente identificables. La ideología se reconoce en la forma de naturalizar o dar por
evidentes ciertas ideas en los enunciados (los llamados preconstruidos), que permiten ubicar ese
conjunto de representaciones y valores desde los que el sujeto habla (o es hablado). Por ejemplo,
cuando un sujeto dice “las mujeres nacieron para la cocina”, es posible reconocer en él una idea que
corresponde al llamado discurso “machista”.
En “Discurso y racismo” de van Dijk aparece muy clara la postura del autor. Este se presenta como un
especialista en el análisis de los discursos sociales, de hecho, sabemos que es un lingüista muy
reconocido que trabaja en varias universidades europeas. Estudia el tema de la discriminación en el
lenguaje. En el texto que analizamos propone que la discriminación no es natural, sino que se aprende
a través de los discursos que circulan socialmente y lo demuestra específicamente analizando el
discurso periodístico.
Entonces nos preguntamos, ¿qué ideología posee este autor?, ¿a favor de qué ideas está?, ¿en contra
de qué cuestiones?
La respuesta, si entendimos el texto, es muy clara. El autor está en contra de la discriminación racial y
de otros tipos; esto lo demuestra poniendo en evidencia los discursos sociales que, como el
periodístico, fomentan y reproducen ideas racistas en Europa. Por lo tanto, está a favor de la igualdad
de las personas, de los derechos humanos, de las sociedades más justas e igualitarias. Esa es la
ideología del autor. Van Dijk pide con su texto un cambio de postura, que cada uno de los lectores
cuide su forma de hablar para no reproducir conceptos racistas. Su idea es construir sociedades
multiculturales igualitarias y pacíficas, al mismo tiempo que denunciar a los grupos dominantes que
fomentan la discriminación.

76 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


1.6. ANÁLISIS CRÍTICO DEL DISCURSO
Otra herramienta que puede emplearse en la elucidación de la ideología, propuesta por el análisis
crítico del discurso (Van Dijk, 1982), es el análisis de la polarización nosotros-ellos (ingroup-outgroup),
es decir, a partir de la presentación, generalmente, positiva del nosotros y la presentación negativa del
ellos. Justamente van Dijk es uno de los especialistas que estudió este fenómeno, en los discursos
periodísticos observó las siguientes características:
භ En los titulares, lo negativo corresponde a los otros. En cambio, de los blancos o grupos
mayoritarios, siempre son presentadas las características positivas. Se oculta lo negativo de las
elites. Lo negativo de los otros aparecerá resaltado a partir del empleo de ciertas tipografías.
También se focalizarán o desfocalizarán los temas, según las necesidades de las elites.
Generalmente, cuando se habla de inmigrantes o grupos minoritarios (judíos, turcos, negros,
gays u otros), se escribe sobre sus crímenes, como si todo lo problemático de la sociedad
encontrara su origen en dichas minorías.
භ Los hechos incómodos para el grupo dominante se describen generalizando. Los que
pertenecen al grupo otro se describen en forma particular y detallada.
භ Se asocia a los grupos minoritarios con la violación de las normas de los grupos mayoritarios
(ellos son gente que no trabaja, que tienen drogas, que practican asaltos, son criminales, violan
nuestras normas).
භ La diferencia es entendida y extendida, a partir de la reproducción discursiva, como una
amenaza al grupo nosotros (ellos son gente que se desplaza para tomar nuestros empleos,
nuestra tierra, nuestro barrio). Para referirse a los desplazamientos del grupo otro –en
especial, la inmigración- se usan términos como invasión, oleadas, hordas, asalto, etc.
භ Las anécdotas, o historias de vida, narradas por el grupo ellos son presentadas hasta la
complicación, pero nunca reciben una resolución. Las que pertenecen al grupo nosotros
siempre tienen un desenlace (porque nosotros somos ordenados y tenemos un objetivo). Los
temas de las historias del grupo otro, siempre se hallan atiborradas de aristas oscuras,
perversas y degradantes.
භ El vocabulario se caracteriza por el uso de pronombres de distancia (ellos, aquéllos, esos) que
marcan la diferencia social. Cuando el discurso directo reproduce declaraciones del grupo otro,
se resaltan las pausas, las enmiendas y las vacilaciones del grupo otro con el fin de destacar su
bajo nivel de intelección y cultural. Por el contrario, cuando los mismos elementos se
presentan en boca del grupo nosotros, son empleados irónicamente, es decir, se hiperbolizan
los elementos negativos.
භ Se establece una diferencia cultural a partir del manejo de los temas. Los crímenes, el
narcotráfico, la trata de personas están, por lo general, organizados por líderes negros o latinos
(es decir, el grupo otro). Cuando el grupo otro aparece como sujeto en una noticia, se
mencionará, por ejemplo, el hecho de que tenga una familia compuesta por 8 o 9 hijos -si
tuviera dos, el dato no será consignado, o si alguno de sus miembros es portador del HIV o
adicto o ex - presidiario. Estos mismos datos, en el caso del grupo nosotros serán tratados en
forma inversa. (La familia adinerada, p.ej., compuesta por más de una docena de hijos, es vista
como prototipo; si se tratase de una familia residente en villas de emergencia, la lectura social
sería la contraria). En la misma línea, si se habla del grupo otro, no se hará mención de que el
negro o el gay son profesionales; en caso contrario, la actividad del grupo nosotros será
ostentada como símbolo de buenas costumbres.
Podemos sintetizar las estrategias discursivas de reproducción de la ideología en las siguientes
operaciones:

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 77


1. Presentación positiva de nosotros: como tolerantes, modernos, etc. (En prensa política se
presenta una retórica nacionalista o una retórica de la tolerancia).
2. Presentación negativa de "los otros" o "ellos": criminales, adictos, etc. También entendida
como la distinción entre grupo de pertenencia y grupo ajeno (ingroup / outgroup).
1.7. USO DE ESTRATEGIAS
En la lectura académica, para comprender mejor los textos, es útil poder reconocer las estrategias
discursivas que se utilizan. A continuación, desplegaremos una breve caracterización de las estrategias
más utilizadas.

1.7.1. Estrategias utilizadas en la Explicación y en la Argumentación


1. Enunciado general, es una proposición que expresa una ley o principio que explica un
fenómeno, una teoría o una situación determinada, redactada en presente genérico. En su
formulación es frecuente el uso de sustantivos abstractos y nominalizaciones. Ej.: “El punto de
ebullición del agua se observa a los 100 grados”. Otro ej.: “Las conversaciones cotidianas son
el lugar natural del racismo popular diario”.
2. Reformulación, es un enunciado que amplía y aclara la información de otro enunciado
anterior. Generalmente es introducido por un marcador textual como “es decir”, “o sea”, “en
otras palabras”. Ej.: “Es decir, que ese punto de ebullición se reitera, no es variable ni depende
del contexto”. Otro ej.:
x Las élites políticas, burocráticas, corporativas, mediáticas y educativas controlan las
dimensiones y decisiones más cruciales de la vida cotidiana de las minorías y los
inmigrantes: entrada, residencia, trabajo, vivienda, educación, bienestar, salud,
conocimiento, información y cultura. Realizan este control en gran parte hablando o
escribiendo, por ejemplo, en las reuniones de gabinete y las discusiones parlamentarias,
en entrevistas de trabajo, en los noticiarios, anuncios, lecciones escolares, libros de
textos, artículos científicos, películas o talk shows, entre muchas otras formas de discurso
de la élite.
Es decir, al igual que es cierto para otras prácticas sociales dirigidas contra minorías, el
discurso puede ser en primera instancia una forma de discriminación verbal. (de van Dijk, en
Discurso y racismo).

3. Definición, es una proposición que expresa por equivalencia el significado de una palabra o
concepto, y puede ser también funcional (si indica la función del objeto referenciado),
descriptiva (si caracteriza a un objeto) o de denominación (si denomina técnicamente al
objeto). Ej.:

x La Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia


contra la Mujer, que en su artículo primero define a ésta 5 como la violencia que se
encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo. Incluye actos que infligen daño
o sufrimiento físico, mental o sexual, y también las amenazas de tales actos, la coerción
o las privaciones arbitrarias de libertad, en el espacio público o en el privado.

4. Ejemplo, es un enunciado que presenta el caso particular que explica, ilustra o aclara una ley
o concepto. Ej.: “Las formas directas [de discriminación] están vinculadas con las

5En este y en otros casos, hemos conservado las tildes del los pronombres demostrativos, pero según la RAE, los
demostrativos no llevan tilde salvo ambigüedad.

78 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


representaciones que la élite reproduce en sus discursos en forma explícita, señalando
verbalmente los rasgos que la vuelven superior en relación con otros sujetos sociales (Ej: los
idiomas europeos están más desarrollados que los restantes”).
5. Descripción, es la estrategia que distingue a un sujeto, objeto o situación a través de sus rasgos
característicos. Ej.: “El agua se caracteriza por no tener color, ni olor, ni sabor”. Otro ej.: “Las
élites políticas, burocráticas, mediáticas y educativas controlan las dimensiones y decisiones
más cruciales de la vida cotidiana de las minorías y los inmigrantes: entrada, residencia,
trabajo, vivienda, educación, bienestar, salud, conocimiento, información, cultura. Realizan
este control hablando o escribiendo…”.
6. Comparación, es un procedimiento que establece una relación entre un objeto, situación o
hecho conocido y otro que se intenta conocer. Ej.: “Se asumirá aquí que tanto el texto
escrito/impreso como la charla oral pueden analizarse así en distintos niveles”.
7. Narración, historia, caso, es una estrategia que vincula hechos relacionados en el tiempo, a
veces causalmente. Ej.:

x Yo estaba leyendo apasionadamente Mujeres enamoradas, de D. H. Lawrence. Tendría


veinticinco años. Le conté a mi analista con lujo de detalles la escena en la que —en la
película basada en el libro— Alan Bates y Glenda Jackson llegan a caballo hasta las vías
del tren. Escuchan el silbido de la locomotora que se acerca y se detienen. Ella lo observa
a él. Ella es pobre y él es rico. Él es un buen jinete y tiene influencia sobre su caballo. El
caballo sabe perfectamente que el tren se acerca. Él tira de las riendas y aprieta las
rodillas sobre el lomo del caballo para obligarlo a que avance. Le ordena que avance,
aunque sabe que el caballo sabe que viene el tren. Hay unos segundos aterradores que
enfocan los ojos del caballo, que se debate entre obedecer su propio instinto de
supervivencia y obedecer al amo, lo que también desea. No cuento cómo termina, sino
lo que escribe Lawrence para esa escena y sobre los ojos desorbitados del caballo. Dice
que el caballo es como una mujer. Que las mujeres tienen voluntad doble: la de
obedecerse y la de obedecer al hombre. Así se lo conté a mi analista. Me preguntó: “¿Qué
novela me dijo que era?”. Se lo repetí. Él tomó nota. Yo deduje, porque él tomó nota,
que eso que decía Lawrence era una clave femenina que yo reconocía. Era muy joven.
Después con los años comprendí la importancia de esa escena. Y no me cabe duda de
que esa parte de la voluntad del caballo que lo empujaba a avanzar hacia las vías es en
las mujeres la marca del patriarcado. En esa doble voluntad se inscribe la abnegación
femenina.

Otro ejemplo más académico basado en la historia, caso (o anécdota) que lleva a una
conclusión

x Hace diez años el término “piqueteros” gozaba de cierta simpatía en tanto ejemplo de
lucha contra lo peor del neoliberalismo, pero conforme la crisis se fue expandiendo a
otras clases, adquirió una connotación fuertemente negativa asociada al delito. La
utilización de pañuelos en la cara por parte de muchos de sus militantes, para evitar ser
identificados en las filmaciones policiales, fue una de las excusas para su criminalización.
Las muchedumbres de manifestantes, provenientes de los suburbios pobres, que llegan
semana tras semana hasta el “corazón de la city porteña” son presentadas por los medios
como una horda peligrosa que sitia la ciudad.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 79


De esta forma en los medios masivos el acontecimiento de la protesta se construye a
partir de sus efectos y no de sus causas. Los desocupados-piqueteros son incluidos en las
agendas periodísticas sólo como provocadores del caos en el tránsito urbano –y no como
actores políticos–, con lo cual se despolitiza el conflicto. (...) Se hace evidente entonces
que a la hora de representar la protesta de los desocupados los medios se ponen del lado
de los perjudicados por sus efectos.” (de Pereyra, La criminalización mediática).

8. Ilustración6, es un recurso gráfico (foto, dibujo, esquema, gráfico, cuadro o infografía) que se
usa para visualizar rápidamente procesos, relaciones y objetos que se han explicado
verbalmente.

9. Cita, es un recurso que consiste en incluir las palabras de otro en el propio discurso de manera
directa o indirecta para explicar o garantizar una proposición. Ej.:

x "INADI tomó cuenta de lo sucedido y todo el material está siendo evaluado por el
Observatorio. Cualquier acto discriminatorio, racista o de carácter peyorativo en placas
o un zócalo es repudiado", reconocieron desde el organismo.
Con frases como "Llegó Apu", Crónica TV tuvo apuntado al mandatario de India, a quien
comparó con el personaje ficticio de Los Simpsons, el famoso amigo hindú de Homero,
con una placa de absurdo contenido racista. También aprovecharon la ocasión para
realizar un juego irónico de palabras con "No lo soñé, llegó el Indio" o "El Indio no está
Solari", en alusión a la banda Los Redondos de Ricota y su famoso cantante el Indio
Solari.”
Otro ejemplo:
x De acuerdo con Martini (2000), la información multiplica y naturaliza una buena parte de
los discursos y representaciones que circulan en la sociedad.

10. Metáfora, es una proposición que expresa una idea o concepto a través de otra idea que la
sustituye gracias a una relación de semejanza. Ej.: “En suma, especialmente en las sociedades
de la información contemporáneas, el discurso se aloja en el corazón del racismo.”
11. Explicación causal, es un enunciado que expresa una relación causa-efecto (o causa- resultado,
o causa-consecuencia), que puede enunciarse de dos maneras, según se focalice en la causa o

6 El término ilustración tiene distintas acepciones. No nos referimos aquí a la antigua estrategia retórica. Empleamos el

término en el más común de los sentidos: Estampa, grabado o dibujo que adorna o documenta un libro (RAE).

80 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


en el efecto. Se focaliza en la causa si por ejemplo se dice “Perdió el tren (hecho) porque se
quedó dormido” (causa). Se focaliza en el efecto cuando se dice por ejemplo “Se quedó
dormido, en consecuencia, perdió el tren”. Según en qué se focalice, se utilizan conectores
causales o de consecuencia (a veces pueden quedar implícitos, pero son deducibles).
Existe otra manera de expresar la causalidad, sin utilizar los conectores específicos, que
consiste en usar ciertos verbos llamados “de influencia”. Algunos de ellos son producir, afectar,
causar, engendrar, motivar, determinar, influir en, suscitar, ocasionar, ser la causa de, tener
como resultado, etc. El significado de estos verbos implica que hay una relación causal entre
sujeto y predicado. Por ejemplo: Quedarse dormido fue la causa de/ motivó/ tuvo como
resultado/determinó que perdiera el tren. Ej.: “En las noticias policiales, las retóricas
sensacionalistas coadyuvan a generar una campaña de alarma social que dificulta una visión
contextualizada de las problemáticas del delito y la pobreza”.

En el punto 7 Anexo 2, Códigos normativos para la escritura, se encuentra una


clasificación de conectores que se recomienda consultar

1.7.2. Estrategias utilizadas especialmente en la argumentación


En la argumentación se pueden utilizar las estrategias que mencionamos en la explicación con una
finalidad argumentativa, es decir, para apoyar o demostrar una opinión/hipótesis. Además, en el
ejercicio de la refutación (propia de las argumentaciones dialógicas) se utilizan estas otras:
1. Concesión: consiste en una aceptación parcial del pensamiento del otro, aunque el enunciador
no esté del todo de acuerdo. Ej.: “Para la mayoría de la gente, y probablemente también para
muchos lectores de este capítulo, la noción de racismo no se asocia inicialmente a la de
discurso. (...) Ahora bien, aunque el discurso puede parecer sólo 'palabras' el texto y la charla
juegan un papel vital en la reproducción del racismo contemporáneo.” Van Dijk, en Discurso y
racismo.
2. Desmentida: consiste en sostener la falsedad de un dicho o hecho. Ej.: “Podría argumentarse
que el desarrollo político y económico de las naciones y del mundo determina el curso de la
historia y que el papel de la prensa, así como de los medios electrónicos, apenas refleja estas
tendencias de una manera más o menos objetiva y ecuánime, sin el afán y la capacidad de
influenciarlas de una u otra manera. ¡Pero he aquí el error!” Schenkel, P., en Chasqui,
“Democracia y prensa: mito y realidad”. Otro ej.: “...aunque el discurso puede parecer sólo
'palabras', el texto y la charla juegan un papel vital en la reproducción del racismo
contemporáneo.” van Dijk, en Discurso y racismo
Como vemos estas estrategias colaboran en el desarrollo de la argumentación, nos conducen a la idea
que quiere demostrar el autor. Pero debemos tener en claro que reconocer el tipo de estrategia no
tiene sentido si no comprendemos qué ideas quiere demostrar el autor con su uso.en ella si
Importante:
භ En el caso de las metáforas hay que saber que no toda metáfora puede constituir un
argumento que pruebe la hipótesis
භ Otras estrategias que no trabajaremos aquí son el sarcasmo y la pregunta retórica. No
son incluidas porque presentan el mismo problema que la metáfora, llevan a confundir
cualquier metáfora, cualquier sarcasmo y cualquier pregunta retórica con un argumento
cuando no siempre funcionan de este modo.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 81


භ Una afirmación será un argumento solo si prueba la hipótesis

1.8. UNA ESTRATEGIA ESPECIAL: USO DE CITAS. ENUNCIACIÓN Y POLIFONÍA


Hay casos en los cuales el enunciador puede hacer referencias ambiguas, dar la palabra a otro
enunciador o bien dejar oír voces ajenas en el interior de su propio discurso, estos son aspectos que
hay que tener en cuenta durante la lectura y también, como veremos en el Módulo 3, al escribir. Esta
posibilidad de hacer circular otras voces en el interior del discurso propio es lo que comúnmente se
denomina polifonía enunciativa. El objetivo de esta estrategia enunciativa puede ser variado.
Para explicarlo vamos a dar cuenta de algunos de los modos más comunes para introducir voces ajenas
en un discurso autoral.

1.8.1. Uso de comillas


Las comillas son fronteras que señalan la presencia de otras voces en el propio discurso. Su uso puede
tener distintas funciones.
x Cuando el enunciador no quiere hacerse responsable de una palabra o expresión que incluye
el punto de visto de otro enunciador, usa las comillas para distanciarse del mismo.
Ejemplos:
R Algunos dicen que a esta Universidad vienen todos “nenes de mamá”.
R El "modelo" de mujer aparece así en la TV.
x Cuando el enunciador quiere destacar una palabra porque se considera impropia,
vulgar o de otra lengua, o se utiliza de manera irónica:
Ejemplos:
R Dijo, cargado de razón, que el asunto tenía algunas “prerrogativas”.
R En el salón han puesto una “boiserie” que les ha costado un dineral.
R “Show” es una palabra inglesa.
R Últimamente está muy ocupado con sus “negocios”.
x Cuando se menciona un texto o un término que se toma como objeto temático.
Ejemplos:
R En “Discurso y Racismo”, van Dijk sostiene que el racismo no es innato.
R El término “polifonía” significa muchas voces.
ͻ Cuando se reproducen textualmente las palabras dichas por otro autor, es el caso del
discurso referido directo.

1.8.2. Discurso Referido


El discurso referido se produce cuando un discurso incluye a otro. El discurso referido puede ser directo
o indirecto.

1.8.2.1. Discurso directo


Cuando se habla o escribe, a menudo aparecen palabras dichas por distintos sujetos. Ellas pueden
insertarse siguiendo dos modalidades: el estilo directo y el indirecto. El primero marca la separación
entre la voz del enunciador y la del personaje citado, y simula reproducir “directamente” las palabras
de este.
Ejemplos:

82 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


x "Los medios de comunicación son importantes agentes de sociabilización, es decir, tienen
parte activa en la transmisión de muchas de las actitudes y creencias por las que las mujeres
históricamente han estado subordinadas a los varones…", sostiene Bianco.
x “No salgas ahora”, dijo ella.

1.8.2.2. Discurso indirecto


El discurso indirecto integra las palabras de otro enunciador a las del enunciador principal. La
operación es factible gracias al uso de nexos subordinantes y a los cambios de tiempos verbales y
pronombres. La integración borra los rasgos estilísticos que caracterizan el discurso citado. Asimismo,
tiende a la condensación y se presenta ya como una interpretación de las palabras del otro.
Ejemplos:
භ Bianco destaca el papel fundamental que tienen los medios de comunicación en la transmisión
de creencias y actitudes que profundizan el lugar de subordinación de las mujeres.
භ Ella pidió que no saliera en ese momento.
La elección de una u otra forma de referir las palabras ajenas puede tener diversos efectos de
sentido en un texto. La preocupación por diferenciar claramente ambas voces y referir los
enunciados siempre en discurso directo puede deberse, entre otras razones, o al deseo de
reforzar el efecto de veracidad o al de no comprometerse con lo enunciado.

Las citas indirectas se introducen con verbos que indican “hablar”. Aquí mostramos una lista de
algunos de ellos:

Ejemplos:
භ Según Freud, el inconsciente es…
භ Para el psicoanalista, el inconsciente es…
භ Freud asegura que el inconsciente es…
භ Como sostiene Freud, el inconsciente es…
Más ejemplos de verbos en el módulo 3, punto 2.4 Verbos introductorios para usar en
informes

Actividades
1) Leé el siguiente texto siguiendo los cuatro pasos del proceso de lectura. Durante la lectura,
realizá en el margen las anotaciones marginales y, al finalizar, la síntesis final propia.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 83


La violencia constituye el principal obstáculo para la realización de
los derechos humanos de las mujeres y para alcanzar la igualdad de
género. En tal contexto, los medios de comunicación tienen una
responsabilidad fundamental. ¿Son los medios de comunicación
aliados de los derechos humanos de las mujeres? ¿Promueven la
erradicación de la violencia y la discriminación de género? De estas
preguntas parte el análisis que a continuación se expone.
Definiendo la Violencia de Género Contra las Mujeres
Cuando nos referimos a la violencia de género contra las mujeres,
estamos recurriendo a concepciones científicas que han sido
ampliamente definidas por la teoría feminista (Amorós, 1994;
Brasileiro, 1997; Torres, 2001), y que son recuperadas por los
instrumentos jurídicos de derechos humanos de las mujeres vigentes
a nivel global, regional y local. La Asamblea General de la ONU aprobó
la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la Mujer, que
en su artículo primero define a ésta como la violencia que se
encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo. Incluye actos
que infligen daño o sufrimiento físico, mental o sexual, y también las
amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de
libertad, en el espacio público o en el privado.
Los Medios de Comunicación en la Erradicación de la Violencia
Contra las Mujeres
Los medios de comunicación han sido señalados como una
institución con una responsabilidad central en la erradicación de la
violencia contra las mujeres y, en consecuencia, en la realización de
sus derechos humanos. Al constituirse como una fuente de educación
(formal e informal) para la sociedad, al lado de la familia y la escuela,
tienen una tarea central en la búsqueda de soluciones.
Es evidente que las mujeres aún están prácticamente ausentes de
los medios hoy en día. Después de más de una década, la

84 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


investigación académica sigue mostrando que están claramente
infra-representadas por estos medios, y cuando lo están, se las sigue
describiendo a través de una gama reducida de papeles
estereotipados. Cada día corroboramos que la representación de las
mujeres en el discurso de los medios de comunicación tradicionales y
de las nuevas tecnologías, reproduce los estereotipos sexistas que, o
asocian a las mujeres a roles tradicionales (en los que se enfatiza su
supuesta vulnerabilidad, su sumisión y su adscripción al espacio
doméstico), o las representan como objetos sexuales o como grupos
de consumo, concentradas solo en la compra de artículos de moda y
belleza. En contraste, en los medios no es latente el interés por
visibilizar su participación y su poder como agentes sociales en las
esferas política, económica, educativa y cultural. En este contexto,
llama la atención el tratamiento que reciben las informaciones
relacionadas con la violencia de género en los programas de noticias.
La evidencia señala que:
ͻƐůƵŐĂƌĐŽŵƷŶencabezar o presentar estas informaciones con
titulares escandalosos, frívolos o discriminatorios;
ͻ >ĂƐ ĨƵĞŶƚĞƐ ĚĞ ůĂ ŝŶĨŽƌŵĂĐŝſŶ ƐŽŶ ƉƌŝŶĐŝƉĂůŵĞnte las
instituciones y las mujeres-víctima;
ͻ >ĂƐ ŶŽƚŝĐŝĂƐ ƚŝĞŶĚĞŶ Ă ĞdžĐƵƐĂƌ Ăů ĂŐƌĞƐŽƌ ĐŽŶ ĨƌĂƐĞƐ ĐŽŵŽ͗
͞ĞƐƚĂďĂŽďƐĞƐŝŽŶĂĚŽ͕͟͞ĞƐƚĂďĂĞŶĂŵŽƌĂĚŽ͕͟͞ĞƐƚĂďĂďĂũŽůŽƐĞĨĞĐƚŽƐ
ĚĞůĂƐĚƌŽŐĂƐ͕͟ĐƵĂŶĚŽůĂǀĞƌĚĂĚĞƌĂƌĂnjſŶƋƵĞƐƵďLJĂĐĞĂůĂĂĐƚƵĂĐŝſŶ
de los agresores es la desigual distribución del poder que existe entre
hombres y mujeres;
ͻůĂƐŵƵũĞƌĞƐ-víctimas comúnmente se les retrata con tomas de
primer plano y con voz distorsionada, lo que las vuelve protagonistas
de una cobertura sensacionalista. Este tipo de programas televisivos
de noticias, no contribuyen al debate y la reflexión, tratan la violencia
de género como un fenómeno aislado y natural. El discurso de dichos
programas constituye una parte del problema de la violencia contra
las mujeres, al representarlas como responsables de su propio abuso
(Meyers, 1997: 117).
Apuntes Finales
La violencia de género contra las mujeres constituye un problema
mundial de terribles consecuencias. No ha sido sino hasta los años
recientes que ha salido del ámbito privado para ser reconocido como
un problema público que, para ser erradicado, demanda el concurso
y la acción de toda la sociedad. En el ámbito de las soluciones es
fundamental la contribución de los medios de comunicación. Ello no
significa afirmar que los medios sean los que originen o detonen la
violencia contra las mujeres. Pero tienen una responsabilidad central
porque, al reflejar actitudes y valores congruentes con el patriarcado,
refuerzan esta estructura social
ϮͿ^ĞŹĂůĂƌƐŽďƌĞĞůŵĂƌŐĞŶĞŶĞůƚĞdžƚŽ͞ů tratamiento de la violencia contra las mujeres en los medios
ĚĞĐŽŵƵŶŝĐĂĐŝſŶ͟ĚĞŝŵĠĞsĞŐĂDŽŶƚŝĞůůĂƐƐĞĐƵĞncias explicativas y las argumentativas. ¿Cuál sería
la secuencia englobante que muestra la finalidad del autor? Justificar la respuesta dada.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 85


3)Identificar las siguientes estrategias explicativas y/o argumentativas. Explicar su función, es decir,
responder a la pregunta: ¿para qué están en el texto?
භ “La violencia constituye el principal obstáculo para la realización de los derechos humanos de
las mujeres y para alcanzar la igualdad de género”.
භ “La Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia
contra la Mujer, que en su artículo primero define a ésta como la violencia que se encuentra
dirigida contra la mujer por el hecho de serlo. Incluye actos que infligen daño o sufrimiento
físico, mental o sexual, y también las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones
arbitrarias de libertad, en el espacio público o en el privado.”
4) Identificar los casos de discurso referido directo y/o indirecto. ¿Qué función cumplen?
5) ¿Cuál es la función de las comillas en este caso: ...Las noticias tienden a excusar al agresor con frases
como: “estaba obsesionado”, “estaba enamorado”, “estaba bajo los efectos de las drogas”, …?
6) ¿Cuál es la postura ideológica de la autora en el texto leído? ¿A favor de qué ideas y valores se
manifiesta?
7) Escribir un artículo de opinión (15 renglones) en el que relaciones el texto de Vega Montiel, “El
tratamiento de la violencia contra las mujeres en los medios de comunicación”, con el de van Dijk,
“Discurso y racismo”.

2. ACTIVIDAD INTEGRADORA DEL MÓDULO LECTURA


Modelo de Examen N°2
PARTE A
1) Leer el siguiente texto y luego resolver la consigna de parcial.

PARA QUE LA COMUNICACIÓN SEA DERECHO [1]. Por Diego de Charras [2].
Hoy, el debate sobre la problemática del derecho humano a la comunicación, en sus diversas
variantes, aún permanece abierto. Es cierto que no ha logrado constituirse en una expresión que
pueda ser recogida por ningún tratado de derecho positivo [3] nacional o internacional. Sin
embargo, en tanto formulación ético-política, ha guiado buena parte de los debates más
interesantes y productivos en pos de profundizar la mirada sobre derechos y libertades vinculados
a la comunicación y la cultura. ¿Es posible hablar de libertad cuando las condiciones materiales y
simbólicas de la población son inconmensurablemente diferentes?; ¿cuándo la concentración
mediática ha devenido en una libertad sólo para unos pocos?; los medios masivos (mal llamados)
de comunicación ¿cumplen un rol en relación con la constitución del espacio público y el lugar de
los sujetos ciudadanos en él?, son algunas de las cuestiones abordadas en la discusión.
Los intentos por despejar estos interrogantes sin dudas parten del abandono de la idea liberal
de individuos iguales para poder pensar la comunicación en el marco de sociedades globalizadas,
estamentarias [4] y complejas, con diferentes estructuras de poder que determinan las
capacidades materiales e históricas de los sujetos, más allá de las definiciones formales de
libertades. Hace ya casi treinta años, Rafael Roncagliolo (1983: 14) desmenuzaba la ficción liberal
que consiste en “suponer la aparente igualdad de los ciudadanos abstractos frente a la real
desigualdad entre los hombres concretos”. Por otra parte, las nociones de ciudadanía construidas
bajo la doctrina de mercado han sido planteadas como abstracciones similares a la del ciudadano,
pero esta vez situadas en la “libertad de consumir”. De este modo, las corporaciones pasan a ser

86 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


quienes conforman a los sujetos sociales, pero desde otro lugar, el de poderes fácticos [5] que
ocupan, o pretenden ocupar, el lugar del Estado interpelando a la ciudadanía en tanto sujetos de
consumo. La inclusión social es propuesta entonces como la incorporación potencial de todas las
personas en tanto libres de ser clientes. No existe nunca la pregunta acerca de las capacidades
materiales reales para ejercer el consumo, y luego mucho menos existe la pregunta acerca de la
posibilidad de tener una opinión individual y colectiva al respecto.
En otras palabras, “el derecho a la información y a la comunicación –en el marco de una mirada
de desarrollo humano integral y genuino– puede entenderse en primera instancia como aquella
potestad de todos los ciudadanos para expresarse en igualdad de oportunidades y en equidad de
condiciones. Esto quiere decir que cada uno y cada una incluye entre sus derechos humanos
fundamentales el de comunicarse, entrar en relación y entablar diálogos productivos, con otros y
con otras. Este no puede ser un derecho simplemente declamado: para que sea efectivo tiene que
apoyarse en condiciones materiales que lo garanticen” (Uranga, 2007: 56). Por otro lado, si el
espacio público construido por los medios asume una centralidad primordial para aprehender el
universo de la cotidianeidad, debería conformarse a partir de significados y de interpretaciones
diversas.
En un contexto de hiperconcentración mediática con el consecuente poder que ejercen los
monopolios de la información no resulta sencillo pensar instancias de participación y producción
en materia de comunicación. Ese debería ser el rol que el Estado tendría que asumir. Pero es allí
donde también radica la importancia de la visualización de la diversidad social, donde los
movimientos y organizaciones sociales deben hacerse visibles en la diferencia.

[1] Fragmento extraído y adaptado de “Democratizar la comunicación audiovisual en Argentina: una carrera
de obstáculos”, Revista Sociedad N° 31. Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. 2012
[2] Diego de Charras es docente e investigador en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA.
Docente de posgrado UBA-UNLP. Doctorando en Ciencias Sociales. Miembro del proyecto de investigación
UBACyT “Políticas de comunicación en el Siglo XXI: los desafíos de la regulación del sistema de medios de
comunicación y la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”.
[3] El derecho positivo es aquel grupo de normas o leyes jurídicas escritas que se hallan vigentes en un
Estado dispuestas por sus órganos competentes.
[4] Estamentaria: estratificada, separada en grupos sociales.
[5] Poderes fundamentados en hechos, no imaginarios.

2) Marcar con una cruz las afirmaciones que corresponden a la lectura del texto y que pueden ser
seleccionadas para construir un resumen del texto:
a) Todos/as los/las ciudadanos/as tienen las mismas posibilidades de informarse y comunicarse.
b) La igualdad de los/las ciudadanos/as es una ficción.
c)Para que el derecho a la comunicación se haga efectivo se deben garantizar ciertas condiciones
materiales.
d) La concentración mediática es un obstáculo para que se efectivice el derecho a la información
y la comunicación.
e) El espacio público que los medios construyen es una expresión de la diversidad de significados
e interpretaciones (2 puntos).
PARTE B
1)Realizar un informe descriptivo del texto de Charras. (Extensión 20 líneas, 5 puntos).
2)Escribir un texto argumentativo a favor o en contra de la hipótesis del artículo (desarrollar
claramente el punto de partida). Extensión aprox. 10 líneas, no olvidar incluir una prueba que
justifique tu opinión. (Este ítem vale 3 puntos).

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 87


MÓDULO 3
ESCRITURA DE TEXTOS ACADÉMICOS

1. ¿QUÉ ES ESCRIBIR? ¿CÓMO ESCRIBIMOS?


Para hablar de escritura en la universidad, debemos erradicar algunos mitos muy difundidos y
comenzar a concebir su práctica como un acto de comunicación y de creación de conocimiento que
tiene sus particularidades en el ámbito académico.
La escritura en la Universidad no es mera “expresión”, no es subjetividad pura. La escritura es un
trabajo retórico que debe tener en cuenta los elementos necesarios para que los receptores
interpreten el mensaje.
Los textos, al igual que los párrafos y las oraciones, se “componen”, se arman, se estructuran. La
escritura no surge por “inspiración”, ni en forma espontánea. La escritura es una tarea intelectual en
la que intervienen los conocimientos previos del tema que se tratará, los conocimientos lingüísticos y
el pensamiento lógico e intuitivo.

Proceso de escritura
Para simplificar la tarea de escribir, es bueno pensarla como un proceso que consta de varias etapas.
A continuación, se explicitan las decisiones y las elecciones que el autor tendrá que asumir en cada
una de ellas
- Planificación
La producción de un texto comienza antes de la escritura propiamente dicha, en el momento de la
planificación. En esta etapa, el escritor se pregunta: ¿cuál es la finalidad de su escrito?, ¿quién es el
destinatario?, ¿a quién va dirigido?, ¿qué género discursivo es mejor para su finalidad?, ¿qué registro
lingüístico o variedad de lenguaje se corresponde con ese tipo de escrito?
El momento de la planificación incluye también la consulta de bibliografía, el acopio de datos y la
organización de las ideas (cuáles son las más importantes, qué orden tendrán en el texto).
Lo planificado generalmente se vuelca en borradores, mapas conceptuales o esquemas.
- Puesta en texto
Se llama así al momento de escribir las ideas planificadas, de redactar las oraciones que las explicitan.
Bajo la guía del plan, el escritor organiza los materiales seleccionados en un texto. Si se trata de un
escritor experto, atenderá simultáneamente a los problemas ortográficos y gramaticales, léxicos y
sintácticos. Pero en el caso de un escritor poco experimentado, se aconseja concentrar la atención en
las ideas y dejar el ajuste sintáctico y ortográfico para un momento posterior que se llama revisión.
Transformar un plan en texto implica, además de desarrollar las ideas:
භ mantener la coherencia y la cohesión a lo largo del texto (en el punto 3 de este Módulo se
encuentra la explicación de estos temas). Evitar saltos bruscos de un tema a otro, usar
conectores para relacionar las frases, evitar repeticiones de palabras, observar que la
puntuación colabore en la comprensión de las ideas del texto;

88 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


භ atender a la construcción de párrafos y oraciones para que respeten las reglas morfosintácticas
del español y los signos de puntuación colaboren con la claridad conceptual.
භ seleccionar el léxico adecuado al tema, al ámbito, al receptor y a las intenciones y objetivos
del autor.

- Revisión
Si bien todas estas etapas de escritura son recursivas y el autor va revisando su escrito a medida que
va escribiendo, también debemos agregar un momento específico de revisión después de la escritura
de la primera versión del texto o borrador. Algunos autores llaman a este momento “edición final”.
En la revisión el escritor realiza una relectura y corrección del texto. A la vez, al hacer la revisión la
persona que escribe reflexiona sobre el contenido de ese texto, sobre el tema que está desarrollando.
Por eso, cuando termina su tarea siempre sabe más. En esta revisión el autor puede realizar cambios:
භ Modificar el plan
භ Ajustar la calidad y la cantidad de la información
භ Cambiar el orden de los párrafos
භ Suprimir o cambiar palabras o frases que resultan repetitivas o poco claras
භ Expandir oraciones
භ Modificar la puntuación
භ Ajustar la sintaxis de las oraciones
භ Corregir la concordancia y la correlación de los tiempos verbales
භ Corregir la ortografía

2. ¿CÓMO SE ESCRIBE UN TEXTO ACADÉMICO?


El proceso de escritura se realiza de la forma explicada en todos los ámbitos discursivos, pero es
especialmente importante en los géneros del ámbito académico, en el que se exige rigurosidad en el
contenido y en la expresión. Como se anticipó en el módulo 1 y en el modelo de parcial, durante el
curso escribiremos respuestas de parcial, opiniones e informes de lectura descriptivos. En todos ellos,
debe utilizarse el estilo académico (algunos de los rasgos son: presencia de lenguaje especializado,
enunciados no marcados, inclusión de conceptos teóricos; solo en la opinión puede aparecer alguna
marca de subjetividad).

2.1. LA ESCRITURA DE UNA RESPUESTA DE PARCIAL


Para escribir una respuesta a una pregunta o consigna de parcial, lo primero que hay que hacer es
entender bien qué se está preguntando. Distinguir, por ejemplo, si se pregunta cómo, cuándo, dónde
se desarrolló/ ocurrió un hecho, o quién o quiénes lo protagonizaron. O si se solicita una definición,
comparación, justificación, fundamentación o ejemplificación.
También es importante recordar que toda respuesta debe constituir un enunciado autónomo; es decir,
debe contener la información necesaria para que se entienda, sin necesidad de leer la pregunta.
Ejemplo:
x Pregunta: ¿Qué función cumplen las palabras subrayadas en el texto?
Respuesta: Las palabras subrayadas en el texto funcionan como mecanismos cohesivos. Son
conectores que relacionan ideas entre sí.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 89


“Las palabras subrayadas en el texto cumplen la función/funcionan”: esta frase tomada de la
pregunta, que retoma el sujeto y el verbo, permite entender la respuesta sin leer la pregunta, o
sea, permite construir un enunciado autónomo.

2.2. LA ESCRITURA DE UN RESUMEN


En el módulo 1 ya definimos y describimos el género resumen. Ahora te presentamos una serie de
reglas que pueden ayudarte a resumir, una operación que deberás desarrollar antes de escribir un
informe de lectura.
Un buen resumen contiene tanto el tema global de un texto como los subtemas que se desarrollan en
determinados fragmentos del texto. Existen algunas pautas para resumir, van Dijk las llamó
“macrorreglas”. Son cuatro:
x Seleccionar la información de mayor importancia.
x Suprimir aquellos elementos que no sean esenciales.
x Generalizar por conceptos más globalizadores o incluyentes.
x Construir una proposición que denote el mismo hecho, común a diversos episodios del texto.
El resumen o macroestructura respeta el tipo textual del texto fuente.
Ejemplo:
1) A partir del siguiente texto A, se ha construido el resumen B.
A. Una mujer llegaba corriendo, se acercaba a la ventanilla, hablaba al empleado mientras hurgaba en
su bolso, pero el empleado hacía un gesto como para mostrarle algo, entonces la mujer se alejaba dos
pasos, levantaba la cabeza y miraba la inscripción que estaba en la parte superior de la ventanilla, y
esta inscripción indicaba que en esa ventanilla sólo se vendían boletos de primera clase, y lo que
seguramente la mujer había pedido era un boleto de segunda clase, ya que se iba corriendo de esa
ventanilla, y el segundo empleado, detrás de la segunda ventanilla, se ponía lentamente de perfil para
escuchar mejor las palabras de la mujer, quizás, y apoyaba una colilla de cigarrillo en el borde del
mostrador y hacía funcionar su máquina de imprimir boletos, y la mujer le daba el dinero, tomaba su
boleto, se iba corriendo hacia la puerta de acceso al andén, y pronto había desaparecido. (Jorge
Semprún, “Levanuissment”)
B. Una mujer apurada, después de haberse equivocado de ventanilla, compraba un boleto de segunda
clase antes de dirigirse rápidamente al andén.
Como puede observarse en este resumen, se han seleccionado los tres núcleos de acción más
importantes: una mujer llega a la estación, compra un boleto y se dirige al andén. Luego el adjetivo
“apurada” y el adverbio “rápidamente” se ocupan de construir la descripción de la mujer a partir de
sus actos

2.3 LA ESCRITURA DE UNA OPINIÓN


El texto de opinión es un texto argumentativo. En un sentido amplio, la Te sugerimos
argumentación es una práctica discursiva que responde a una función que releas este
comunicativa: interpelar al receptor para lograr su adhesión. tema en
Secuencia
Ahora bien, en el ámbito académico, la persona que argumenta intentará influir a
argumentativa,
través de estrategias de convencimiento o persuasión con instrumentos más
en el Módulo
orientados a la racionalidad (exhibiendo razones) que orientados a la emoción
1, antes de
(apelando a los sentimientos).

90 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Al escribir un texto argumentativo en la universidad, es importante introducir el realizar la
tema y el punto de partida; el punto de vista personal sobre el que se actividad que
argumentará, para luego desarrollar las razones que llevaron al escritor a asumir se solicita a
esa posición. continuación
Modelo de texto de opinión
Consigna: Escribir una opinión a favor o en contra de la siguiente opinión de Oscar Ramón Puig Sol.
Justifica tu opinión con argumentos propios.
Los medios de comunicación funcionan como propagadores de ideologías dominantes. La generación de la
plusvalía en ocasiones requiere de convencimiento y es ahí donde los medios masivos contribuyen en gran
medida creando patrones y necesidades inexistentes que persuaden a comprar el producto o servicio en
cuestión. La necesidad de consumir, cuando no existe, debe de ser creada para satisfacer el ciclo de producción
y de reposición. Los medios de comunicación masiva, como son la prensa, radio, cine, televisión e internet, se
dirigen al público sobre todo en su calidad de consumidor; y junto a la propagación de imágenes, textos y
audios se induce desde temprana edad al consumismo.

Punto de partida El autor Oscar Ramón Puig Sol plantea en el artículo “Los medios de
comunicación masiva y su impacto en el proceso económico” que los medios
propagan la ideología dominante y crean tanto nuevas formas de consumo
como necesidades inexistentes.
Punto de vista Coincidimos con el autor ya que numerosas historias particulares demuestran
personal y que muchos jóvenes y no tan jóvenes, se sienten persuadidos de comprar y
argumentación consumir habitualmente productos que no necesitan (ropa de marca,
(caso/anécdota, tecnología, deportes, viajes, restaurantes) como tantos otros bienes que no
ejemplo) pueden solventar y que la ideología dominante les ha hecho creer que son
absolutamente imprescindibles para vivir en sociedad.
Lamentablemente muchas de esas historias no terminan bien y los
protagonistas tienen luego que solicitar dinero para cancelar sus deudas en el
mejor de los casos. Otros terminan delinquiendo para mantener un ritmo de
vida impuesto, condicionado por la publicidad y ciertos grupos sociales (como
sucedió con Leonardo Fariña), o para obtener aquello que no tienen y desean
(como zapatillas y celulares caros, etc).
Para terminar, está claro que los medios colaboran con el mercado, y con
los intereses de la clase dominante, dueñas de las grandes empresas
comercializadoras de numerosos productos y formas de consumo que imponen
tendencia más allá de nuestras costumbres y posibilidades (Groupon, Spotify,
PedidosYa.com, etc). Por su parte, los medios necesitan vender y promocionan
estas y otras ideas haciéndonos olvidar de nuestra cultura, derechos y
limitaciones.

Actividad 1
Escribe una argumentación que será publicada como artículo de opinión en una revista editada por el
Centro de Estudiantes de la Universidad. El número estará dedicado al tema de la discriminación contra

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 91


las mujeres, en sus diversas formas: laboral o familiar. Incluye en el artículo un apartado dedicado al
modo en que los medios se posicionan frente a la temática, por ejemplo, cuando deciden utilizar o no
el lenguaje inclusivo. Para realizar esta tarea, es recomendable diseñar el plan textual, luego escribir
la primera versión y, finalmente, hacer una revisión atendiendo a: las normas ortográficas y de
puntuación; la organización del artículo (presentación del problema, desarrollo de la argumentación,
y conclusión) y la coherencia y la cohesión textual.
Actividad 2
El siguiente texto de opinión fue escrito en una situación de examen. Te pedimos que lo corrijas y
reconozcas los aspectos bien trabajados y aquellos que deberían reescribirse.
En “La imagen de la enfermera a través de los medios de comunicación de masas” la autora Cristina
Heierle Valero sostiene que los medios de comunicación crean y difunden numerosos estereotipos
negativos de la profesión de enfermera.
Desde nuestra perspectiva, es cierto lo que señala la autora ya que como sostiene los medios
masivos frecuentemente minimizan, invisibilizan la labor de las enfermeras y magnifican los prejuicios.
Así sucede por ejemplo cuando, tras alguna intervención quirúrgica importante, los medios destacan
la labor del médico, lo entrevistan y no dicen nada de la labor realizada por las enfermeras que
participaron en el evento. Jamás informan a la población sobre las importantes labores que
desempeñan. Incluso muy poca gente sabe de su importancia en las internaciones domiciliarias y en el
acompañamiento de pacientes en situación de muerte cuando todo depende de ellas.
Por lo contrario, son múltiples las historias televisivas en las que las enfermeras son presentadas
como delincuentes, asesinas o ignorantes. ¿Será porque son mujeres que no las valoran? Nada se dice
sobre la intensa formación que reciben y los grandes sacrificios que deben hacer para estudiar en las
nuevas carreras universitarias, convertirse y trabajar al mismo tiempo, muchas veces sin dormir.
Numerosas investigaciones realizadas, por ejemplo, en la UNLaM, así lo demuestran.

2.4. LA ESCRITURA DE UN INFORME DE LECTURA DESCRIPTIVO


El Informe de lectura (IL) es uno de los géneros más utilizados en el ámbito académico para comprobar
el saber adquirido por el estudiante durante la lectura. En nuestra materia lo usamos también para
certificar el saber “leer”, “comprender”, “relacionar”, “reflexionar”, “contextualizar”, “evaluar” y la
potencialidad del estudiante para “construir saberes nuevos”.
Practicado con seriedad, permite al estudiante ampliar sus conocimientos, recoger información,
ordenar su pensamiento, forjarse un criterio propio y, adicionalmente, prepararse para abordar otras
formas de escritura más complejas como la monografía, la tesis y el ensayo.
El IL es un texto que habla de otro texto, al que es necesario haber leído críticamente, aplicando las
estrategias propias del proceso de lectura.
Es un trabajo académico en el que, según la clase, se da información y / o expresan juicios de valor
acerca de un libro, de un artículo, o de cualquier fuente documental publicada, a la que comúnmente
se denomina Texto Fuente (TF).
En general, se distinguen dos tipos de informes:
භ informe descriptivo (ILD): En este escrito, el autor o informante describe las características de
un texto fuente y explica su contenido, sin expresar juicios valorativos.

92 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


භ informe crítico (ILC): En este tipo de IL, el autor, además de efectuar las operaciones propias
del informe descriptivo, emite juicios críticos u opiniones evaluativas acerca del contenido, del
tratamiento de los temas, de la metodología, etc., del texto fuente analizado.

Nota: en este curso trabajaremos con el informe descriptivo

Para escribir un Informe de lectura descriptivo, se debe respetar, entre otras características del
género, su estructura, es decir, las partes que lo componen. Ellas son:
1. Referencia bibliográfica (Información paratextual): Apellido, Iniciales del nombre (año de
edición). Título del texto fuente. Datos de la fuente. (usar sangría francesa)
Consultar en el Anexo 2 “Cómo se escribe la cita bibliográfica” según la fuente del texto

2. Cuerpo
භ Presentaciones del autor y del T.F.
Se relevan los datos más salientes de la vida y experiencia del autor; se hacen conexiones con
el T.F. y se menciona nuevamente el título (sin los datos editoriales a menos que esto vaya a
ser objeto de análisis).
භ Descripción (el orden de presentación de estos elementos puede variar)
R Tema (expresado en forma breve, con sustantivos abstractos).
R Género discursivo y ámbito de circulación
R Contexto (representa el encuadre espaciotemporal y las condiciones políticas,
económicas y culturales de un lugar o región).
R Finalidad
R Quaestio (expone la problemática que se discute en la sociedad y que retoma el autor)
Se aconseja su construcción como interrogante directo o indirecto.
R Hipótesis (funciona como respuesta a la quaestio, es el punto de vista, opinión, postura
del autor). Se construye como una aserción.
භ Desarrollo de argumentos del T.F. (deben consignarse todos los argumentos, razones a través
de las cuales el autor fundamenta su punto de vista. Pueden mencionarse las estrategias
empleadas, de hacerlo se recomienda indicar para qué las incluye el autor). Se construyen
ordenados, con conectores y verbos declarativos: afirmar, aseverar, criticar, demostrar, negar,
contradecir, argumentar, fundamentar, postular, exponer, etc.
භ Análisis ideológico y comparación con otros autores. (se consigna el posicionamiento
adoptado en el T.F. y se lo relaciona con otras fuentes leídas)
3. Cierre. (debe retomarse sintéticamente el contenido o tema del T.F.) Se construye a partir de
un conector y teniendo en cuenta la delegación de la voz y la enunciación del informante.
4. Bibliografía (información paratextual que NO se solicita en instancia de examen).

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 93


2.4.1. Ejemplo de Informe Descriptivo
En el módulo 1, expusimos las diferencias entre un resumen y un informe de lectura, y señalamos las
partes del informe descriptivo. A continuación, te presentamos un informe descriptivo completo.
Datos bibliográficos van Dijk, T. (2001). Discurso y Racismo, en Persona y Sociedad,
Universidad Alberto Hurtado, ILADES. Recuperado de
http://www.discursos.org/Art/Discurso%20y%20racismo.pdf

Presentación del autor y del Teun A. van Dijk es un especialista en el análisis del lenguaje,
artículo dentro de su nacido en Naaldwijk, Países Bajos. Fue catedrático de Estudios del
bibliografía Discurso en la Universidad de Ámsterdam hasta 2004, y es
profesor en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona desde
1999, donde reside desde hace unos años. Es uno de los
fundadores de las revistas Poetics, Text, Discourse & Society. Entre
sus libros más conocidos se encuentra La Noticia como Discurso
(Paidós, 1990). Como analista del discurso, ha dedicado gran parte
de su trabajo a estudiar el tema de la ideología y el racismo en el
discurso. El artículo que presentamos, Discurso y racismo, se
inscribe en esa línea de interés y es anterior a otras publicaciones
en las que van Dijk acusa abiertamente a los europeos de sostener
un discurso racista (“Aún tenemos un discurso racista”), a pesar de
su proclamada apertura a la diversidad y al multiculturalismo.
Presentación del contexto de Fue escrito en el 2001, después de la violencia vivida en El Ejido,
escritura y quaestio sur de España, en febrero del 2000. Un marroquí, que sufría una
enfermedad mental, apuñala a una ciudadana española y
despierta una nueva “caza del moro” que destroza casas,
comercios y golpea salvajemente a la población inmigrada. El
texto, que se anticipa al recrudecimiento racista en Francia contra
la comunidad árabe y al antisemitismo vivido a partir de la caída
de las Torres Gemelas, responde una pregunta tan vieja como la
humanidad pero que los acontecimientos históricos ponen una y
otra vez en el debate internacional: cuál o cuáles son las causas
del racismo contemporáneo y si se puede luchar contra él.
Género discursivo, tema del Como artículo es un fragmento de un trabajo académico
artículo e hipótesis presentado por van Dijk en la Universidad de Oxford en el que
analiza el fenómeno del racismo con conceptos, como veremos,
provenientes del análisis del discurso. Su intención es contribuir al
campo de la teoría de la comunicación y de la cultura
contemporánea esclareciendo el papel que todo tipo de discurso
tiene en la reproducción del racismo y en las relaciones
interculturales. El autor busca demostrar, en primer lugar, que los
medios de comunicación (junto a otros actores sociales) son los
responsables del racismo al reproducir la ideología de la elite a
través de las noticias; en segundo término, busca desterrar la idea

94 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


de que el racismo es un sentimiento natural: se reproduce/gesta a
través de los discursos.
Análisis de la argumentación Para lograr su propósito, el lingüista inicia su trabajo tratando
del autor. de desarticular el sentido común que, por lo general, no considera
que discurso y racismo tengan algún vínculo entre sí. Para van Dijk,
la gente no advierte que es, a través del discurso, que se desarrolla
una de las formas del racismo contemporáneo, ese que él llama el
racismo de las elites “políticas, burocráticas, corporativas,
mediáticas y educativas [que] controlan las dimensiones y
decisiones más cruciales de la vida cotidiana de las minorías y los
inmigrantes: entrada, residencia, trabajo, vivienda, educación,
bienestar, salud, conocimiento, información y cultura”. Según van
Dijk, el discurso es el instrumento principal utilizado por la
sociedad de la información para discriminar a las minorías. Dos son
sus argumentos principales: uno, el discurso discrimina en forma
directa a través de lo dicho, por ejemplo, a partir de señalar la
supremacía de los europeos sobre otros grupos sociales; y dos, el
discurso discrimina en forma indirecta, a través de lo que los
discursos silencian, por ejemplo, cuando se ocupan siempre de las
necesidades de los mismos grupos y olvidan las de los grupos
minoritarios.
Tras explicar estas formas de discriminación, el analista
subraya que los medios masivos de comunicación inciden en en las
opiniones de los hombres y mujeres de la calle, sobre todo en
temas que no se tratan habitualmente en lo cotidiano. El autor
ejemplifica con un estudio realizado en 1500 titulares de informes
de noticias en la prensa holandesa sobre la inmigración, y concluye
que las elites blancas controlan los contenidos y formas del
periodismo, lo que hace que los medios de comunicación
colaboren con la construcción del racismo.
Análisis ideológico y El artículo de van Dijk se aleja ideológicamente del discurso
comparación con otros textos eurocentrista y de miradas como las de Ryzard Kapuscinski u
Oriana Fallaci que defienden los valores de la civilización
occidental y cristiana y se animan a dudar de la posible integración
de los grupos de migrantes al llamado primer mundo. En la
actualidad, solo podemos encontrar un pensamiento parecido al
de van Dijk en un filósofo como Váttimo, que habla del amor y la
tolerancia por el otro.
Cierre del texto En resumen, el artículo de van Dijk es un texto que explora
aspectos del racismo desde un punto de vista poco usual, el
discursivo, y desde él, trabaja la incidencia de los medios masivos
en la reproducción de esta práctica humana con el objeto de que
tomemos conciencia de ella para desaprenderla y desterrarla.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 95


2.5. VERBOS INTRODUCTORIOS PARA USAR EN INFORMES
Un aspecto importante de la escritura de informes es la claridad en la separación de “voces”. En todo
informe aparecen al menos dos enunciadores, el autor del informe y el autor del texto fuente. Cada
vez que se introduce un enunciado del autor del texto fuente, se debe delegar la enunciación, es decir,
se debe aclarar que eso fue dicho por otra persona.
Ejemplo: En el artículo, la autora critica la forma en que los medios de comunicación abordan los
temas referidos a las mujeres.
A continuación, se encuentra una serie de verbos que se pueden utilizar para hacer esa delegación, o
sea, para introducir lo dicho en el texto fuente.

Explica Califica Critica Valora Se opone

Aclara Define Ataca Apoya Desautoriza

Precisa Tilda Desacredita Avala Censura

Sostiene Compara Desaprueba Respalda Rechaza

Señala Juzga Arremete Defiende Reprueba

Apunta Evalúa Condena Deslinda Replica

Reconoce Responde Amenaza Acusa Exhorta

Admite Se defiende Vaticina Señala Refuta

Confiesa Contesta Pronostica Atribuye Pide

Confirma Desmiente Predice Denuncia Reclama

Asiente Niega Advierte Inculpa Exige

3. PROPIEDADES DEL TEXTO


Además de tener en cuenta las etapas del proceso de escritura, a la hora de escribir y revisar el escrito
no solo es necesario respetar los códigos normativos relativos a la puntuación y a la ortografía sino
también aquellos referidos a la construcción textual. Para que un texto funcione como tal debe cumplir
con reglas de diversa índole. Dos propiedades básicas, constitutivas de todo texto, son la coherencia
y la cohesión.
La coherencia implica que se perciba el texto como un todo. Estableceremos diferencias entre la
coherencia global y la coherencia local. La cohesión, por su parte, supone que las oraciones están
conectadas entre ellas por elementos concretos.
Abordaremos ahora cada uno de estos aspectos.

96 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


3.1. COHERENCIA
La coherencia es la propiedad inherente a todo tipo de texto que hace que pueda ser percibido como
una unidad comunicativa.
Para que un texto sea coherente, debe tener un tema central común a todas sus partes. A esto se le
llama coherencia global. Si el texto es suficientemente extenso, se pueden distinguir varias secuencias
de significados o subtemas que recorren su estructura y que adquieren un sentido en relación con el
tema central. Es así como cada secuencia está dotada de una coherencia local.
La noción de coherencia relaciona el texto con el contexto de situación en el que es producido y
recibido e interpretado. El contexto es siempre la condición de posibilidad para el encuadre del texto
dentro de una situación comunicativa determinada y para la asignación de un sentido específico.
Por ejemplo, el texto de Vega Montiel anticipa el tema en el título “El tratamiento de la violencia contra
las mujeres en los medios de comunicación”. Como se trata de un texto coherente, cada una de sus
partes se refiere a este tema.
El primer párrafo contiene las preguntas que se hacen sobre el tema y guían el análisis que se hace en
el resto del artículo. El segundo párrafo, y su subtítulo, abordan el aspecto más general del tema: la
definición de violencia de género contra las mujeres. Los párrafos siguientes se agrupan bajo otro
subtítulo que alude al aspecto del tema general que se tratará: el rol de los medios en la erradicación
de la violencia contra las mujeres. El párrafo final, bajo otro subtítulo, presenta las conclusiones a las
que llega la autora con respecto al tema presentado. Podemos decir que este texto tiene coherencia
global porque trata en todas sus partes aspectos del mismo tema. También es coherente con el
contexto de lugar y época en que se ha producido, en el que este tema ha cobrado una significación
relevante.
Con respecto a la coherencia local, podemos tomar como ejemplo una de las secuencias y observar si
todas sus partes (en este caso oraciones) se relacionan entre sí y se refieren al mismo subtema o
aspecto del tema general.
El párrafo final dice:
La violencia de género contra las mujeres constituye un problema mundial de terribles consecuencias.
No ha sido sino hasta los años recientes que ha salido del ámbito privado para ser reconocido como
un problema público que, para ser erradicado, demanda el concurso y la acción de toda la sociedad.
En el ámbito de las soluciones es fundamental la contribución de los medios de comunicación. Ello no
significa afirmar que los medios sean los que originen o detonen la violencia contra las mujeres. Pero
tienen una responsabilidad central porque, al reflejar actitudes y valores congruentes con el
patriarcado, refuerzan esta estructura social.
Si prestamos atención a las frases subrayadas, vemos que ellas van relacionando las ideas y oraciones
entre sí tanto por su significación como por los mecanismos de cohesión (que se verán a continuación).
Estas relaciones permiten afirmar que las ideas son coherentes entre sí, a la vez que lo son con el tema
global.

3.2. COHESIÓN
Para que un texto sea cohesivo es necesario que el emisor haya vinculado entre sí las oraciones. Por
eso, se dice que es una relación interoracional que permite que las oraciones se organicen y conformen
un texto. Los procedimientos más generalizados para asegurar la cohesión son la referencia, la elipsis,
los conectores, la reiteración léxica y la repetición total o parcial de construcciones.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 97


භ Referencia: es un tipo de relación en la que uno de los ítems que entran en ella siempre
necesita de la presencia explícita de otro para poder ser interpretado. Son fundamentalmente
los pronombres personales, demostrativos y posesivos.
Ejemplo: “La Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración sobre la eliminación de la
violencia contra la Mujer, que en su artículo primero define a ésta como la violencia que
se encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo.”
භ Elipsis: es una sustitución por cero. Es la omisión de una palabra o frase explicitada en otra
parte del texto.
Ejemplo: “Es evidente que las mujeres aún están prácticamente ausentes de los medios hoy
en día. Después de más de una década, la investigación académica sigue mostrando que
* están claramente infra-representadas por los medios, y cuando *lo están, se las sigue
describiendo a través de una gama reducida de papeles estereotipados.”
භ Conectores: son palabras o frases que establecen relaciones entre distintos elementos del
texto (palabras, oraciones e incluso párrafos, ver Anexo 2.7) y que no se limitan a vincularlos
solamente, agregan significado.
Ejemplo: “Cada día corroboramos que la representación de las mujeres en el discurso de los
medios de comunicación tradicionales y de las nuevas tecnologías, reproduce los
estereotipos sexistas que, o asocian a las mujeres a roles tradicionales (…) En contraste,
en los medios no es latente el interés por visibilizar su participación y su poder como
agentes sociales en las esferas política, económica, educativa y cultural.”

භ Reiteración: implica la repetición de un ítem lexical. Hay tres tipos de repeticiones:


R Repetición: Es la reiteración de la misma palabra en el desarrollo del texto.
Ejemplo: “Escribir les proporciona una visibilidad que les resulta beneficiosa. Esa “visibilidad”
no es otra cosa que la promoción de una determinada ideología, imagen o interés”.
R Sinonimia: Es la relación en la que dos ítems lexicales pertenecen a un campo semántico
común porque tienen características semejantes.
Ejemplo: “Como resultado de todo lo anterior lo valioso ya no es la información, sino las
audiencias. Lo que se cotiza no es la calidad de la información, sino las cifras de lectores
o espectadores que tiene un medio.”
R Palabra general: Es la clase de palabra que incluye por su significado a otras palabras.
Ejemplo: “Cuando el tratamiento humillante de la mujer por parte de los medios es puesto
en discusión, la reacción de muchos hombres es intentar minimizar la cuestión.”
භ Colocación: consiste en la co-ocurrencia de varios elementos léxicos que se relacionan
semánticamente (?) de algún modo al manifestarse en un mismo marco de conocimiento. Son
cadenas cohesivas.
Ejemplo: A minutos del cierre de las urnas. Candidatos y miembros de la Junta Nacional Electoral
coinciden en que los comicios se desarrollan "con normalidad".

98 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


4. ACTIVIDADES
1) Para esta actividad, tendrás que releer el artículo “El tratamiento de la violencia contra las
mujeres en los medios de comunicación” de Vega Montiel, cuyo texto completo leíste en el
módulo 2.
2) Después de releer, aplicá las macrorreglas al texto de Vega Montiel y escribí el resumen del
texto porque lo necesitarás para la actividad que sigue.
3) A continuación, presentamos de forma incompleta el ILD sobre el artículo de Vega Montiel. La
idea es que completes la estructura que te damos. Para ayudarte, te presentamos un posible
comienzo de cada parte del IL. En la segunda columna, se sugieren otras formas de introducir
cada elemento del informe. Elegí la que más te agrade. Antes de comenzar a completar te
pedimos que reconozcas las partes: Tema - Contexto – Quaestio - Respuesta o hipótesis –
Argumentos.
RECOMENDACIONES
a) Pensar: ¿con qué objetivos voy a escribir este informe? ¿para quién lo voy a
escribir?
b) Escribir la primera versión
c) Finalmente, revisar su adecuación a la estructura y al estilo verbal requeridos,
y su coherencia y cohesión.

Modelo de I.L.D. Otros modos…


Vega Montiel, A. (2014). El tratamiento de la violencia
contra las mujeres en los medios de comunicación.
Comunicación y Medios, Instituto de Comunicación e
Imagen de la Universidad de Chile, N°30

Aimée Vega Montiel es investigadora………………. Aimée Vega Montiel se dedica a …


………………………………………………………………………….

En relación con su especialidad, el artículo de opinión En “El tratamiento…” la autora presenta el


académico titulado “El tratamiento …” continúa con su tema de...// Puede señalarse que el artículo
línea de investigación ya que trata sobre la académico tiene como tema……// En esta
construcción que los medios realizan …………… oportunidad la autora presenta “El
……………………………………………………………………… tratamiento…”se trata de un artículo de
opinión de circulación académica que…

El propósito que persigue la autora es


La búsqueda de la autora es persuadir sobre……
convencer sobre…//La finalidad es demostrar
…………………………………………………………………………. que…//La intención de la autora es hacer
reflexionar sobre…
………………………………………………………………………….

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 99


El encuadre del artículo tiene que ver con las Este texto se inscribe en un contexto actual
publicaciones de los medios hegemónicos y sus de globalización y auge tecnológico en el
intereses, y con una realidad vigente en muchos países que…//El artículo fue publicado en un
en donde los derechos humanos y especialmente los momento de…// Al texto lo podemos ubicar
de las mujeres están siendo cuestionados y en…
revalorados.

A partir de dicho contexto, la discusión social que se


El artículo responde al interrogante de …// La
analiza es si los medios masivos fomentan con sus
problemática social que se analiza es…// La
construcciones la violencia contra las mujeres.
autora cuestiona...

Al respecto, la hipótesis de la autora es que sí la


El punto de vista de la autora es…//La autora
fomentan porque construyen los
sostiene que…// La opinión de la autora
acontecimientos…………………………………………………
sobre esta problemática es…
…………………………………………………………………………..

Para sostener su punto de vista, la autora desarrolla La primera cuestión que expone es…//El
una serie de argumentos. primer argumento señala que…//

En primer lugar, afirma que ………………………………..…


…………………………………………………………….…………………

En segundo lugar, demuestra con las investigaciones


Luego, afirma que…
que los medios se autoasignan un rol educativo con el
que postulan los rasgos positivos y negativos de los
ciudadanos.

En tercer lugar, critica…………………………………………. Por último, asevera que… (verbos


declarativos)
…………………………………………………………………………….

La autora se muestra como defensora de……………. Ideológicamente la autora se enfrenta a…//


……………………………………………………………………………. El posicionamiento de la autora es…
…………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………….
En concordancia con este posicionamiento, el
Este pensamiento se opone a los discursos
autor…………………………………sostiene en el texto
de…//Se asemeja a las creencias que
“………………………………………………………………” que….
sostienen que…//Polemiza con…//Discute
…………………………………………………………………………….. con…//Retoma a…

100 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


…………………………………………Por lo tanto, ambos….
…………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………….
En síntesis, la autora asegura que los medios masivos
refuerzan con sus publicaciones imaginarios machistas
Para finalizar…// En resumen…
que laceran los derechos de las mujeres.

5. ACTIVIDAD INTEGRADORA DEL MÓDULO ESCRITURA


Modelo de Examen N°3
PARTE A
1)Leer el siguiente texto y luego resolver las consignas de parcial.
INFOBAE
ESTEREOTIPOS: CÓMO LOS MEDIOS RETRATAN A LA MUJER EN EL SIGLO XXI
Por Emmanuel Gentile, 7 de marzo de 2015
Ellas son "expertas en ahorro", su "pasión" es ir de shopping, y sus mayores preocupaciones
pasan por mantener la figura. Son jóvenes, delgadas, sexis, y les gusta estar siempre "a la moda". Si
salen a bailar y se les acercan chicos tomando cerveza, se entregan a los brazos de cualquiera,
aunque se trate del tipo más torpe del boliche. En la casa lavan los platos con el mejor detergente,
y cuando limpian el baño se imaginan que un superhéroe (un hombre fuerte y musculoso) viene a
ayudarlas con la suciedad más difícil. Y si son madres, quizás tengan tiempo, con ayuda de algún
nuevo producto, de mantenerse lindas a pesar de ello.
Cualquiera que consuma medios masivos de comunicación -y difícilmente alguien escape de ello-
puede advertir que así es como son retratadas las mujeres del siglo XXI. Tan arraigada está la imagen
falsa o degradada que se difunde de ellas que casi nadie lo advierte como una problemática social.
El "modelo" de mujer aparece así en la TV, el cine, la publicidad callejera, los diarios y revistas, y en
internet. El mensaje de un cuerpo femenino que debe ajustarse a determinados parámetros
estéticos, así como el que erige un comportamiento sumiso, se replica incesantemente sin encontrar
mayor resistencia.
"Las mujeres en los medios estamos representadas en forma muy estereotipada, es decir, se
generalizan y simplifican las diferentes formas de ser mujer en apenas unos pocos modelos que se
repiten. Los más reiterados son el de la mujer-objeto, de la cual se valora su cuerpo o partes del
mismo como máximo atributo. En general se la usa para vender todo tipo de productos, tanto para
hombres como para mujeres, o también como mera decoración puesta para agradar especialmente
a los hombres en programas de entretenimiento, informativos y/o deportivos; También está la
madre-ama de casa, protagonista de todas las publicidades de productos de limpieza, alimentación
infantil, servicios bancarios, etcétera", explica Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el
Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), en diálogo con Infobae.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 101


Cuando el tratamiento humillante de la mujer por parte de los medios es puesto en discusión, la
reacción de muchos hombres es intentar minimizar la cuestión, aduciendo que se trata simplemente
de una publicidad o un programa de TV, o lo que es peor, la justifican -a veces en broma, a veces en
serio- apelando a supuestas razones "biológicas", o simplemente naturalizando la cuestión. Pero,
lejos de ser una nimiedad, el uso de esos estereotipos influye directa o indirectamente en el
comportamiento de quienes todos los días consumen eso que según "el mensaje" es o debe ser una
mujer. Y los más chicos aparecen como los menos salvaguardados.
"Los medios de comunicación son importantes agentes de sociabilización, es decir, tienen parte
activa en la transmisión de muchas de las actitudes y creencias por las que las mujeres
históricamente han estado subordinadas a los varones, se las valora menos, se las discrimina y esto
perpetúa todo tipo de violencias hacia las mujeres y las niñas", sostiene Bianco.
Hoy, en la Argentina, existen herramientas legales para frenar esa violencia simbólica: la Ley
26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres en
los ámbitos en que desarrollen relaciones interpersonales señala entre las distintas formas de
violencia la simbólica. La violencia simbólica es aquella que "a través de patrones estereotipados,
mensajes, valores, íconos o signos transmite y reproduce dominación, desigualdad y discriminación
en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad". La violencia
mediática se da entonces en "la publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a
través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la
explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente
contra su dignidad".
Texto adaptado para el manual. Original obtenido el 28/10/2018 en
https://www.infobae.com/2015/03/08/1714420-estereotipos-como-los-medios-retratan-la-mujer-el-siglo-
xxi/

2)En relación con el tema de cohesión y coherencia, mencione con qué palabra o frase cohesionan
las palabras subrayadas y de qué tipo de cohesión se trata. (2 puntos).
PARTE B-
1)Realice un informe descriptivo del texto de Gentile. (Extensión 20 líneas, 5puntos)
2)Escriba un texto de opinión en el que se responda el siguiente interrogante: “¿Estás de acuerdo
con la opinión del autor?” Justifique la respuesta con algún argumento o prueba personal.
(Extensión aproximada 10 líneas. 3 puntos)

102 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


ANEXO 1
LECTURAS RECOMENDADAS
En este anexo presentamos un conjunto de textos destinados a las prácticas de lectura y escritura
de Seminario.
TEXTO 1 - EL PERIODISMO NECESITA CORAZÓN Por Pascual Serrano
En los últimos tiempos el debate sobre el periodismo se limita a discutir sobre el formato y la
presentación. “Sustituyen el problema del contenido por la cuestión de la forma, colocan la técnica en
lugar de la filosofía. Sólo hablan de cómo redactar, cómo almacenar, cómo transmitir algo. Pero qué
redactar, qué almacenar y qué transmitir, de eso ni una palabra. El punto débil de estas
manifestaciones radica en que, a través de ellas, en lugar de discusiones sobre el contenido, el espíritu
y el sentido de las cosas, no nos enteramos más que de los nuevos y deslumbrantes avances técnicos
conseguidos en el terreno de la comunicación” - ƐşůŽƉĞƌĐŝďşĂZLJnjĂƌĚ<ĂƉƵƑĐŝŷƐŬŝŚĂĐĞĐĂƐŝĚŝĞnjĂŹŽƐ
y ahora esa sensación es mucho más evidente.
El problema es que estamos creando un profesional del periodismo que ya no sabe incorporar
principios y valores éticos y culturales a su trabajo. Incluso su vocabulario se limita a la exposición de
hechos y no incluye la elaboración de reflexiones complejas o análisis de cuestiones éticas. Como
escribió Walter Lippman en su libro Public Opinion, el periodismo no nos señala la verdad porque
siempre hay una brecha descomunal entre la verdad y la información. Las cuestiones éticas enfrentan
al periodismo al nebuloso mundo de la interpretación y la filosofía, y por eso los periodistas huyen de
la indagación ética como un rebaño de corderos atemorizados.
Conceptos como neutralidad, objetividad y equidistancia sólo son argumentos empresariales para
ganar la credibilidad de los ciudadanos y la complacencia de grupos de poder, anunciantes y publicistas
que no quieren un verdadero debate sobre el mundo en el que vivimos. Los periodistas más
ĐŽŶƐĂŐƌĂĚŽƐĚĞƚŽĚŽĞůĞƐƉĞĐƚƌŽƉŽůşƚŝĐŽŶŽŚĂŶĚƵĚĂĚŽĞŶĚĞŶƵŶĐŝĂƌĞůŵŝƚŽĚĞůĂŽďũĞƚŝǀŝĚĂĚ͘͞Ŷ
cuanto a la objetividad periodística, es tal vez la patraña más grande que me ha tocado oír acerca de
nuestro oficio”, afirmó el veterano periodista italiano Indro Montanelli, un periodista al que no se le
podrá acusar de antisistema.
El historiador Paul Preston, que estudió el papel de los corresponsales extranjeros que informaron
sobre la Guerra Civil Española en su libro IdeaůŝƐƚĂƐ ďĂũŽ ůĂƐ ďĂůĂƐ͕ ĂĨŝƌŵĂ ƋƵĞ ͞ŶŽ ƉƵĞĚĞ ĞdžŝƐƚŝƌ ůĂ
objetividad o ecuanimidad. No se puede tratar al asesino y al asesinado o al violador y la violada como
si fuesen iguales. Cada periodista, como cada historiador, que lo sepa o no, ve las cosas a través del
filtro de su sistema moral, ético e ideológico. Esto no quiere decir que no hay que intentar entender
ůĂƐŵŽƚŝǀĂĐŝŽŶĞƐĚĞƚŽĚŽƐůŽƐŝŵƉůŝĐĂĚŽƐĞŶƵŶĂƐŝƚƵĂĐŝſŶ͘͟
Indignación y denuncia
͞ŶŵĠƌŝĐĂ>ĂƚŝŶĂƵŶŽƐĞŵĞƚĞĚĞƉĞƌŝŽĚŝƐƚĂLJůŽƉrimero que hace es indignarse, la propia realidad
ƚĞŽďůŝŐĂ͘^ŝŶŽŚĂĐĞƐƉĞƌŝŽĚŝƐŵŽĚĞĚĞŶƵŶĐŝĂ͕ŶŽƐĠůŽƋƵĞĞƐƚĄƐŚĂĐŝĞŶĚŽ͘͟ƐşƐĞĞdžƉƌĞƐĂůĂƉĞƌŝŽĚŝƐƚĂ
y escritora Elena Poniatowska, quien no concibe el periodismo sin compromiso. Paul Preston recoge el
grado de implicación que, inevitablemente, adoptaron algunos de los corresponsales que fueron a
España en la Guerra Civil. La mayoría de ellos, a la hora de vivir en primera línea la lucha de un pueblo
contra el fascismo y la tragedia del abandono del resto de los países que se negaron a ayudar al
gobierno legítimo español, no dudaron en tomar partido, muchas veces enfrentándose a la posición
del periódico que los había enviado como corresponsales. Ernest Hemingway, Martha Gellhorn, John

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 103


Dos Passos, Mijaíl Koltsov, Louis Fischer, Herbert Southworth, Henry Buckley, W.H. Auden, Arthur
Koestler, Cyril Connolly, George Orwell, Kim Philby... a todos los transformó la guerra.
Hemos de reconocer que el tremendo control que los grupos empresariales propietarios de los
medios ejercen sobre los profesionales nos lleva a pensar que no son buenos tiempos para un
periodismo socialmente comprometido. Por eso mismo, bucear en el periodismo de históricos
ƌĞƉŽƌƚĞƌŽƐĐŽŵŽ:ŽŚŶZĞĞĚ͕ZLJnjĂƌĚ<ĂƉƵƑĐŝŷƐŬLJ͕ĚŐĂƌ^ŶŽǁ͕ZŽĚŽůĨŽtĂůsh y Robert Capa puede
ayudarnos a recuperar la pasión y la fuerza para seguir avanzando contracorriente.
:ŽŚŶZĞĞĚĨƵĞĞůĐƌŽŶŝƐƚĂĚĞŐƌĂŶĚĞƐŚŝƚŽƐƌĞǀŽůƵĐŝŽŶĂƌŝŽƐ͕ZLJnjĂƌĚ<ĂƉƵƑĐŝŷƐŬLJĚĞĚŝĐſƐƵǀŝĚĂĂ
relatarnos los sueños descolonizadores de los países del Tercer Mundo, Edgar Snow acercó la lejana
Asia y la revolución china a Occidente, Rodolfo Walsh sentó los principios de un periodismo
emparentado con la literatura de no ficción en el marco de una terrible dictadura y Robert Capa
fotografió como nadie a los seres humanos que sufrían la guerra. Su trayectoria debe ser para nosotros,
los profesionales de la comunicación, un ejemplo de dignidad en estos tiempos en los que las ruedas
de prensa, el ordenador con sus innumerables artilugios suplementarios o derivados y las cotizaciones
en bolsa de nuestro medio de comunicación parece que se han confabulado para acabar con un
periodismo que crea que pueda mejorar el mundo.
*Pascual Serrano es periodista. Nació en Valencia, España, en 1964. Se licenció en Periodismo en 1993 en la
Universidad Complutense de Madrid. Entre otras actividades, fue cofundador de la revista Voces, y de la
publicación electrónica Rebelión que hoy funciona como diario alternativo en Internet. En 2011 publicó Contra
la neutralidad. Tras los pasos de John ZĞĞĚ͕ZLJnjĂƌĚ<ĂƉƵƑĐŝŷƐŬLJ͕ĚŐĂƌ^ŶŽǁ͕ZŽĚŽůĨŽtĂůƐŚLJZŽďĞƌƚĂƉĂ͘
El texto fue modificado para esta manual. Este artículo ha sido publicado en el nº 51 de Pueblos - Revista de
Información y Debate - Segundo Trimestre de 2012. www.pascualserrano.net. Editorial Península. Barcelona.

TEXTO 2 - LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN LA ERA DIGITAL


Requiere la adaptación de los valores sobre los que se construyen sociedades progresistas
Por Bob Boorstin | Para LA NACION
Hoy, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, ciudadanos y líderes de todo el mundo nos
reunimos en Costa Rica para celebrar los valores que subyacen a las sociedades abiertas y considerar
cómo podemos balancear mejor los derechos y responsabilidades en la era de Internet. Este es un
debate global, por supuesto, pero América latina está en un punto de inflexión, en el que la región
puede elegir abrazar o no el futuro del crecimiento económico y de la libre expresión que es impulsado
por las plataformas online.
En el centro de este debate se ubica un concepto simple: ¿Quién es responsable por lo que aparece
en los sitios online que conforman lo que llamamos Internet? Cuando alguien crea un video ofensivo y
lo sube a YouTube, ¿quién debería soportar la carga? Cuando un sitio de redes sociales incluye un post
falso en una página personal, ¿debe ese sitio ser responsable por lo que aparece? Los grados de libre
expresión y de innovación que puedan florecer en Internet dependen en gran medida de cómo
respondamos a este tipo de preguntas.
Las expectativas sobre seguridad y privacidad, especialmente en los medios digitales, donde todo
está potencialmente accesible, aún no han sido definidas
Es muy claro: Internet es una plataforma con un poder sin precedentes para conectar a las personas
entre sí y permitirles comunicarse, y acceder al conocimiento. Por primera vez en la historia,
prácticamente cualquier persona con acceso a Internet tiene el potencial de conectarse al instante con

104 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


cientos de millones de personas en todo el mundo. Hoy en día existen casi 2,500 millones de usuarios
de Internet y cerca del 10 por ciento vive en América latina.
A medida que estos números crecen, también lo hace la necesidad de redefinir los derechos y
responsabilidades en la era digital. Debemos asegurarnos de que los derechos de los ciudadanos estén
debidamente protegidos en situaciones en las que sus libertades se vean amenazadas.
Debemos escuchar y tener en cuenta a las voces provenientes de todos los ámbitos: ONG que se
preocupan por la transparencia, abogados que protegen el derecho a la información, los medios de
comunicación, los editores de contenido y los líderes políticos y de gobierno. Y debemos evaluar
cualquier nueva regla de forma cuidadosa y abierta antes de arribar a decisiones que repercutirán en
las décadas futuras.
En primer lugar, debemos considerar los límites que deben existir, o no, para una nueva forma de
concebir la libertad en la era de Internet. Las expectativas sobre seguridad y privacidad, especialmente
en los medios digitales, donde todo está potencialmente accesible, aún no han sido definidas. En
Google, nos esforzamos para maximizar la seguridad, privacidad y libertad de expresión. No es una
tarea fácil, pero encontrar el balance que permita ofrecer las oportunidades a nuestros usuarios y una
Internet fuerte y creciente es una cuestión vital para nuestra misión.
Darles a los funcionarios públicos el poder de decisión sobre qué puede ser visto online y qué no es
un primer paso que podría atentar contra las sociedades democráticas
En segundo lugar, debemos considerar los tiempos, un elemento crítico. Los expertos coinciden en
que la tecnología -y las decisiones relacionadas a ésta, sobre contenido, privacidad y seguridad- está
avanzando a una velocidad mucho mayor que toda la legislación producida en el último siglo.
Desarrollar nuevas reglas y procedimientos para determinar qué se ha de publicar y qué ha de ser
ocultado del público requiere encontrar el adecuado balance entre el derecho a acceder a la
información y a escuchar todas las opiniones con los instintos de algunos de censurar puntos de
vista con los que no están de acuerdo. Por este motivo, las reglas deben ser lo suficientemente flexibles
como para adaptarse a cambios y al mismo tiempo mantenerse firmemente arraigadas en los
principios que mantenemos.
Tercero, debemos controlar el alcance de estas decisiones. Decisiones que pudieran restringir o
castigar a las plataformas de Internet por la publicación de puntos de vista diferentes podrían tener
implicaciones perjudiciales tanto para el mundo virtual como para el offline. Darles a los funcionarios
públicos el poder de decisión sobre qué puede ser visto online y qué no es un primer paso que podría
atentar contra las sociedades democráticas. No querríamos despertarnos el día de mañana para
darnos cuenta de que estamos viviendo con las restricciones que nosotros mismos nos impusimos
ayer.
Estos factores, entre otros, están señalando una nueva realidad: que la negociación de las reglas
del futuro requiere que construyamos un nuevo consenso basado en el conocimiento. América latina
tiene la ventaja de emprender esta discusión con un camino recorrido de más de veinte años de
Internet funcionando en la región. Esto le permite llegar a establecer una visión de largo plazo basada
en una reflexión madura y en experiencia práctica.
No hay duda de que estamos ante un momento histórico, que requiere la adaptación de los valores
sobre los que se construyen sociedades progresistas. Hemos visto que una Internet libre y abierta es
capaz de grandes logros: ha impulsado la innovación y generado crecimiento económico, le ha dado
una voz a quienes previamente no la tenían y oportunidades a aquellos que alguna vez estuvieron

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 105


aislados. Hoy, en el Día de la Libertad de Prensa, una manera de celebrar el advenimiento de la era
digital es asegurándonos que esas libertades y oportunidades se multipliquen.

TEXTO 3 - UNA REFLEXIÓN SOBRE LOS MEDIOS Y LA DEMOCRACIA por Ignacio Ramonet
Intervención de Ignacio Ramonet en CIESPAL, Quito (Ecuador). Resumen de Silvia Arrana
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118309.
En estos tiempos de globalización neoliberal, la información se ha convertido en uno de los
problemas principales de la democracia. Se consideraba que en una democracia alguno de los tres
poderes podía cometer abusos (la justicia puede condenar a un inocente, el poder legislativo puede
sancionar leyes discriminatorias contra un sector de la población -como las leyes contra los inmigrantes
en Estados Unidos o en Francia). La función de los medios es denunciar estos abusos. Los medios de
comunicación de masas pueden influir en la opinión pública; esto es lo que constituye el cuarto poder,
o contrapoder. El poder que puesto al servicio de los ciudadanos sirvió para oponerse a las iniquidades
de la esclavitud, que era legal en la democracia más nueva, Estados Unidos, como en países europeos
por ejemplo Francia e Inglaterra que practicaban el colonialismo, otro sistema injusto pero legal en las
democracias. La prensa llevaba campañas de denuncia de ambos sistemas.
En los últimos 15 años, a medida que se fue afianzando el neoliberalismo y la globalización, el cuarto
poder -como contrapoder- ha ido desapareciendo.
Se fue imponiendo lo privado sobre lo público, lo individual sobre lo colectivo, y los medios de
comunicación en su mayoría han dejado de ser un contrapoder. Los medios pertenecen a grupos
mediáticos (Murdoch, Google, Blackberry) que se expanden con la revolución digital, que rompen las
barreras, con la espectacular expansión de internet. Se mezclan todas las esferas: la cultura de masas,
la información, la comunicación y el internet. Los grupos mediáticos que manejan todas estas esferas
son multinacionales, planetarios. Estos mega grupos, cuya existencia es posible por las suaves leyes
antitrust, son actores centrales del poder globalizado. Ya no se proponen ser un contrapoder, son un
cuarto poder sólo como una suma a los otros tres poderes; usan su poder para oprimir al ciudadano.
La cuestión cívica es cómo oponerse; hay que crear un quinto poder, oponer la fuerza ciudadana para
denunciar a los poderes que actúan contra el pueblo. Esta situación se vive en Ecuador, Bolivia,
Venezuela, Argentina, Brasil. Cuando Chávez asumió el poder los grupos mediáticos se lanzaron en
contra del gobierno elegido democráticamente. Uno puede tener diferentes opiniones del gobierno
de Chávez, pero no se puede negar que los medios usan falsedades para defender sus privilegios y
oponerse a los cambios sociales. Asumen su función de perros guardianes del orden económico,
ideológico; son latifundistas mediáticos. El caso de Berlusconi en Italia es un ejemplo: primero
construyó una gran fortuna, luego adquirió medios de comunicación y después ganó las elecciones.
Entre las guerras mediáticas contra gobernantes elegidos democráticamente podemos mencionar
la guerra mediática contra Chávez para impedir que concrete reformas o en los setentas, la guerra del
periódico El Mercurio contra el presidente chileno Salvador Allende, o la guerra en los ochentas del
diario La Prensa contra el sandinismo en Nicaragua. O las guerras mediáticas contra los presidentes de
Brasil, Argentina y Ecuador. Ya no sólo son los poderes tradicionales los que atacan sino también los
medios que usan como fachada, como arma de combate, la defensa de la "libertad de expresión". La
información difundida por estos medios está contaminada por toda clase de falsedades. La usan como
una mercancía. Los medios se han convertido en el brazo, o aparato, ideológico de la globalización.
Medios de comunicación y globalización son dos conceptos ligados. ¿Cómo exigir la verdad? Los
medios están al servicio del poder económico y financiero, y por debajo está el poder político. Cada
día aumenta el poder económico, financiero y mediático a expensas del poder político que es el único
elegido democráticamente.

106 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Los medios no respetan las leyes de la información, sino que se manejan con las leyes del mercado,
oferta y demanda. En apariencias la información por internet o televisión o radio es gratuita porque
no es la información lo que se vende; sino que venden ciudadanos a los anunciantes. El periodismo ha
cambiado parámetros fundamentales: el ritmo, que es instantáneo y lo instantáneo es difícil de
verificar, se multiplican los errores, se vive un estado de inseguridad informativa; la
espectacularidad, se privilegia el horror, la fascinación macabra con la violencia; lo visual, se basa en
la falsa ecuación "ver es comprender", en realidad lo que se ve no es forzadamente lo que ha ocurrido.
Se ha creado una tremenda simplificación, una lectura infantilizada.
Por otra parte, en la actualidad se confunde periodismo con comunicación; hay millones de usuarios
de Facebook, de Twiter -que pueden tanto organizarse en campañas por causas comunitarias positivas
como también ayudar a crear confusión informativa. Esta gran cantidad de comunicados crea un Muro
de información que tapa la carencia de verdadera información y funciona como censura, una censura
"democrática". En este hueco informativo aparece Wikileaks, que demuestra: uno, que en realidad no
sabemos lo que ocurre ni en Irak ni en Afganistán ni el Departamento de Estado de Estados Unidos. Y
dos, que los periodistas son incapaces de informar. Hay una crisis de identidad: qué es el periodista,
qué es el periodismo, qué es noticia. Los medios actúan en función de las leyes del mercado: noticia
es lo que puede interesar a un mayor número de personas. Han perdido la conciencia de su misión.
¿Qué es la verdad? ¿Qué es la mentira? Como Wikileaks lo ha demostrado, la verdad puede ser
mentira. Repetir una cosa hasta el hartazgo es demostrar su veracidad; otra ecuación falsa. Tanto
Wikileaks como las redes sociales -que son posibles por el internet- ayudan a resistir. En América Latina
los movimientos sociales usaron históricamente las radios comunitarias como instrumentos de
resistencia, ahora usan también el internet.
Se puede hacer un paralelismo con lo sucedido con la alimentación. Había escasez de alimentos -y
sigue habiendo en algunos países- luego la revolución agraria permitió producir en abundancia. Hoy
sabemos que muchos de los alimentos son tóxicos, pueden envenenarnos (el caso de la "vaca loca"
por ejemplo). Lo mismo sucede con la información; está contaminada. Hay que crear una ecología de
la información para limpiarla, para que se respete la verdad, para mejorar la calidad informativa y así
mejorar la calidad de la democracia.
Ignacio Ramonet es Director de Le Monde Diplomatique, cofundador del movimiento Attac y de Media
Watch Global, profesor de teoría de la comunicación en la Universidad Denis-Diderot, París VII)

TEXTO 4 - LOS MEDIOS Y LOS JÓVENES Por Florencia Saintout*.
¿Qué dicen los medios de comunicación de los jóvenes? Dicen muchas cosas, pero
fundamentalmente que son sujetos del deterioro, que están ellos mismos “deteriorados”. Que no
valoran la vida: ni la propia ni la ajena. Los asocian a la muerte.
Cotidianamente asistimos al bombardeo de noticias que nos hablan de prácticas llevadas adelante
por jóvenes que ponen sus vidas en riesgo. Las noticias nos muestran unos jóvenes que parecieran por
momentos optar irracionalmente por la muerte. Ir hacia ella sin fin, sin sentido, o de manera suicida.
O son locos o son suicidas.
Los jóvenes aparecen en las noticias como protagonistas del malestar, construidos a través de un
discurso descontextualizado y simplificador que los asocia con la muerte. Desde varios relatos: como
delincuentes, como peligrosos que necesitan ser castigados o excluidos del espacio común por no
valorar la vida, ni propia ni ajena. Como sujetos perdidos que entonces son capaces de salir a matar y
morir; que se suben a una moto, apagan las luces, y se entregan a la velocidad infinita. Como enfermos

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 107


que consumen todo tipo de droga, aun las más pesadas, hasta entrar en coma. Carentes de todo que
se involucran en las conductas más riesgosas sin límite alguno, ni siquiera el de la propia muerte.
Ante esto, podríamos decir que efectivamente sí hay datos (de organizaciones de gobierno, de
sociedades civiles, de universidades) que hablan de la cercanía de los jóvenes, sobre todo de ciertos
jóvenes, los más vulnerables, con la muerte. Sin embargo, es imprescindible decir también que lo que
no es cierto es lo que parecieran demostrar de manera tan contundente los medios: que éstos son
datos sin historia.
Hay que afirmar que no es cierto que hoy los jóvenes estén al frente de la muerte y el riesgo porque
son irracionales o simplemente porque sí. Las prácticas tan recurrentemente descriptas por los medios
(donde la vida está y se la pone en riesgo) lejos de ser irracionales o sin sentido pueden ser
comprendidas en el marco de unos jóvenes socializados en un tiempo de incertidumbre mundial y de
vulnerabilidad regional.
Los jóvenes hoy tienen una clara conciencia de la vulnerabilidad de la vida. De una vida en donde
no hay derechos ni garantías, donde no hay instituciones que los protejan, y que aparece construida
como una selva donde no entran todos. Hay que decirlo lo más claro posible: los límites entre la vida
y la muerte son vistos por los jóvenes, y especialmente por los jóvenes de sectores subalternos, como
límites precarios porque viven en un mundo que se ha precarizado como nunca. Y esto no es porque
sí, no es porque simplemente sucedió como parecen decirlos ciertos opinólogos y periodistas.
Pero, además, y claramente ligada a la conciencia de la vulnerabilidad de la vida (que da como
resultado un número altísimo de muertes violentas), la precariedad no pude ser pensada por fuera de
las heridas producidas por la dictadura y por treinta años de políticas neoliberales en la Argentina y en
la región de las que los jóvenes hoy portan marcas aún sin poder decirlo.
Sabemos que la muerte además de ser un dato biológico ineludible es un acontecimiento
históricamente construido y culturalmente compartido: no morimos igual.
Norbert Elias (1987), en su “Sociedad de los moribundos”, trabaja la idea de que en las sociedades
modernas, de la mano de la extensión de la vida por los procesos de desarrollo científico y las prácticas
de la higiene y del cuidado, la muerte puede ser aquello que se sabe pero que es posible al mismo
tiempo de ser “olvidada”, puesta entre paréntesis. Pero además, dirá Elias, de acuerdo con los
procesos de pacificación social, la muerte podrá ser construida como un acontecimiento natural, de la
vejez, en una cama.
Para nuestros jóvenes la muerte no es más eso que se espera al final, cuando duelan los huesos de
viejo y haya cansancio de la vida. La muerte es, en cambio, lo que ya no es sagrado, que puede estar a
la vuelta de cualquier esquina.
Los jóvenes no quieren morirse. Ningún joven dice que quiere morirse.
Pero aunque nadie quiere morir, la muerte está y los jóvenes están nuevamente en el frente. Y no
porque sí, como dicen los medios, sino porque algunas de las heridas que se abrieron en la historia
todavía no se han saldado. Porque sí hay consecuencias de lo ocurrido y no existe el planeta joven
suspendido en el espacio.
Miércoles, 10 de septiembre de 2008. Recuperado de http://www.pagina12.com.ar/diario/laventana/26-
111275-2008-09-10.html
*Directora del Proyecto de Investigación: “Comunicación y Juventud: representaciones de la muerte”. FPyCS,
UNLP.

108 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


TEXTO 5 - ALARMA Y ALARMISMO: MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y CRISIS ECONÓMICA (1)
(Texto seleccionado para aspirantes al Departamento de Ciencias Económicas)
En los últimos cinco años, la crisis económica y financiera ha puesto en evidencia la importancia de
los medios de comunicación en la generación y mantenimiento de estados de opinión económica, de
los que es imposible disociar la evolución misma de la crisis. Aunque en la historia económica se han
dado precedentes claros de esa interrelación entre medios y situación económica, sobre todo en
momentos de boom y crash financieros (Arrese, 2010) (2), quizá nunca como en la actualidad el análisis
de esa interacción haya sido tan relevante.
La discusión sobre el papel de los medios en la actual crisis económica y financiera tiene muchas
facetas, pero se puede sintetizar en dos grandes temas de debate. Por un lado, se cuestiona su
actuación previa a la crisis, ¡desde el punto de vista del cumplimiento o no de su función de alertar
ĂŶƚĞůŽƐƌŝĞƐŐŽƐLJƉĞůŝŐƌŽƐƋƵĞĂĐĞĐŚĂďĂŶĂůƐŝƐƚĞŵĂĞĐŽŶſŵŝĐŽLJĨŝŶĂŶĐŝĞƌŽʡƉŽƌŽƚƌŽ͕ƐĞĚĞďĂƚĞ su
comportamiento durante la crisis, en esta ocasión desde la óptica de si los medios generan o no una
alarma excesiva en torno a las malas noticias, en lugar de explicarlas y contextualizarlas en su justa
medida.
En la abundante bibliografía económica y financiera sobre las causas de la crisis existe un cierto
consenso sobre las responsabilidades de ciertas instituciones, entre otras, entidades financieras,
agencias de calificación, bancos centrales y gobiernos. También en muchos trabajos late la idea de que
͞ƚŽĚĂůĂƐŽĐŝĞĚĂĚ͟ƚŝĞŶĞƵŶĂĐƵŽƚĂĚĞĐƵůƉĂďŝůŝĚĂĚĞŶůĂŐĞŶĞƌĂĐŝſŶĚĞĞƐƚĂ ĐƌŝƐŝƐƐŝƐƚĠŵica (Davis,
2010, Mason, 2010). Pero por lo que se refiere a los medios, en los análisis expertos no queda nada
claro si su papel ha sido el de una de esas instituciones decisivas para bien o para mal, o si simplemente
ĨŽƌŵĂŶƉĂƌƚĞĚĞĞƐĞ͞ƚŽĚĂůĂƐŽĐŝĞĚĂĚ͟ŵĄƐŝŶĚĞĨŝŶŝĚŽLJŐĞŶĠƌŝĐŽ͘
Con respecto al tratamiento de la crisis durante su evolución, también se encuentran opiniones
divergentes. El tono de las noticias, la visión más o menos pesimista de la actualidad, la utilización de
simplificaciones y estereotipos, etc. adquieren especial relevancia en momentos de crisis económica.
En tal situación, además de las ya tradicionales tensiones que caracterizan al ejercicio del periodismo
económico (Arrese, 2006), los medios deben afrontar el hecho de que sus contenidos generan estados
de opinión, niveles de confianza o desconfianza, que inciden directamente en la propia marcha de la
economía. En España esta realidad se ha vivido de forma especialmente intensa. Cabe recordar la
reunión del presidente Zapatero con los editores de los principales grupos de prensa, para pedirles
que evitasen la crítica alarmista y que trataran de infundir tranquilidad a los ciudadanos, sobre todo
en torno a la solvencia del sistema financiero. Se inscribe también aquí la tensa relación con los medios
internacionales, acusados en ciertos momentos de atacar sin fundamento a la economía española, lo
que incluso llevó a que se pidiera al Centro Nacional de Inteligencia que investigara el rol de la prensa
internacional anglosajona en el fomento de la crisis de la deuda soberana. Sin embargo, frente a la
acusación genérica de alarmismo de los medios, también hay autores que critican lo contrario: que los
medios, durante la crisis, son excesivamente cautos, y se contagian con facilidad de las directrices de
las autoridades, interesadas en no alarmar en exceso a la población y a los mercados
Conclusiones
Existe bastante consenso al afirmar que los medios, sobre todo los más influyentes en este ámbito
informativo prensa de calidad y especializada, pudieron haber cumplido mejor su función en los años
previos a 2008. Pero en eso, como ya se ha comentado, no han sido muy distintos a muchas otras
instituciones. Asimismo, parece aceptarse que iniciada ya la crisis la conciencia de la importancia de
mejorar la cobertura, y de cuidar el impacto de las noticias en la economía, aumentó en la mayoría de
las redacciones. Pero tampoco los medios se han podido despegar del todo de los factores

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 109


estructurales y profesionales que condicionan su cobertura, y que los hacen en exceso dependientes
de las fuentes expertas y de las visiones oficiales de la realidad, en general inmersas en el marco de
análisis de la economía capitalista. En general, la visión de los profesionales es más bien positiva sobre
el desempeño de los medios en esta crisis, aun reconociendo que se pudo hacer más y mejor, ¡sobre
ƚŽĚŽĞŶůŽƐĂŹŽƐƋƵĞƉƌĞĐĞĚŝĞƌŽŶĂůĐŽůĂƉƐŽĨŝŶĂŶĐŝĞƌŽʡƉŽƌĞůĐŽŶƚƌĂƌŝŽ͕ĚĞƐĚĞĞůmundo académico
se dibuja un panorama muy negativo, de un periodismo económico incapaz de desempeñar su función
de servicio a la sociedad, atrapado en una red de intereses empresariales y de condicionantes
profesionales que lo atenazan.
La crisis no ha concluido y será necesaria más perspectiva para hacer una valoración conjunta del
papel de los medios de comunicación en estos años. Mientras tanto, es importante seguir aportando
evidencias sobre el grado en que el periodismo económico cumple y ha cumplido o no con su función,
en un momento tan importante de la historia económica.
(1) Fragmento del artículo escrito por Ángel ARRESE (Universidad de Navarra) y Alfonso VARAMIGUEL
(Universidad de Navarra), y publicado en Estudios sobre el Mensaje Periodístico Vol. 20, Núm. 2 (2014).

Recuperado de http://revistas.ucm.es/index.php/ESMP/article/viewFile/47042/44113

;ϮͿZZ^͕ŶŐĞů;ϮϬϭϬͿ͗͞WĞƌŝŽĚŝƐŵŽĞĐŽŶſŵŝĐŽ͕ĞŶƚƌĞĞůŵLJĞůĐƌĂƐŚ͕͟ĞŶZZ^͕ŶŐĞůĞƚĂů͘;ĐŽŽƌĚƐ͘Ϳ͘
Periodismo económico. Viejos y nuevos desafíos. Actas del XXII Congreso Internacional de Comunicación
(Periodismo económico. Viejos y nuevos desafíos) (pp. 1727). Pamplona, Eunsa

TEXTO 6 - DERECHO A LA COMUNICACIÓN, TODAVÍA NO PARA TODOS por Raúl Trejo Delarbre
(Texto seleccionado para aspirantes al Departamento de Derecho)
En Comunicación Y Derechos humanos, Aimée Vega Montiel coordinadora. Universidad Nacional
Autónoma de México. México, 2012
Rosa Cruz es una indígena purépecha que vive en el norte del estado mexicano de Michoacán.
Apenas habla español, pero le gustaba colaborar en la modesta radiodifusora, Radio Uekakua, que
hace ocho años instaló la comunidad. Rosa Cruz se hizo locutora y acostumbraba a saludar en
purépecha a sus vecinos, recibía mensajes de ellos, los respondía con actitud de servicio. El 29 de enero
de 2009, policías de la Agencia Federal de Investigaciones asaltó la emisora, desmanteló e incautó el
equipo técnico. Hoy, esa indígena enfrenta cargos por apropiarse de un bien propiedad de la nación
mexicana –el espacio radioeléctrico– y está en riesgo de ser sentenciada a 12 años de prisión. Radio
Uekakua había gestionado su regularización legal desde 2002 pero el gobierno mexicano, que tres años
después legalizó una docena de estaciones comunitarias, no se ocupó de esa emisora. La intolerancia
que padecen Rosa Cruz y quienes, como ella, encuentran persecuciones cuando lo único que hacen es
ejercer su derecho a la comunicación, contrasta con la expansión de recursos comunicacionales y el
acceso a ellos en todo el mundo. Estamos, con este siglo XXI, en el umbral de una fascinante sociedad
de Derecho a la comunicación, todavía no para todos.
La desigualdad en el acceso a las opciones comunicacionales establece un motivo de tensión
adicional tanto en el desempeño como en el estudio de los medios. Acotados por intereses
mercantiles, corporativos, políticos, gremiales, entre otras fuentes de sujeción, los medios de
comunicación contemporáneos suelen ser refractarios a la exigencia y la participación de la sociedad.
Hoy en día es casi impensable que algún gobernante o dirigente social diga que está en contra de la
libertad de expresión. Sin embargo, el ejercicio de esa reivindicación encuentra frecuentes e intensos
obstáculos que van desde la persecución a los comunicadores hasta la preservación de regímenes
jurídicos y prácticas que nutren o favorecen el desempeño de una comunicación autoritaria. Se trata

110 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


de una comunicación a cargo de unos cuantos, y dirigida a muchos más que no tienen, a su vez,
posibilidades para influir de manera categórica en sus contenidos. El uso de la comunicación como
ariete comercial o, en otros casos, como herramienta de propaganda política, origina mensajes de
contenidos pobres, esquemáticos y repetitivos. La concentración de muchos medios en pocas manos
impide que la sociedad sea algo más que consumidora de tales mensajes. El desarrollo tecnológico y
la consolidación corporativa se combinan para propiciar esa situación. Aunque abren opciones de
participación y expresión que ganan importancia respecto de los medios convencionales, las nuevas
tecnologías también han servido para fortalecer la capacidad comunicativa de las corporaciones
privadas. Los medios son recursos formidables para crear consensos y movilizar a las sociedades, pero
también para confundir y para propiciar, o afianzar, el sometimiento de los ciudadanos a regímenes
autoritarios. El populismo mediático, que reproduce viejas costumbres clientelares apuntalándose
ahora en los medios y en otros casos de plano subyugándolos a sus intereses, se está convirtiendo en
nuevo escollo de las democracias contemporáneas. En México dos empresas, Televisa y Televisión
Azteca, concentran 93% de las frecuencias comerciales que utiliza la televisión privada. Solamente tres
de cada 10 hogares disponen de suscripción a algún servicio de televisión de paga, de tal manera que
70% de los mexicanos no tiene acceso a otra televisión que no sea la de carácter abierto que difunden
las mencionadas empresas. En la radio, una decena de grupos comunicacionales ocupa la mayoría de
las frecuencias. La prensa también experimenta un proceso de concentración empresarial. En ninguno
de esos medios hay reglas eficaces para el derecho de réplica, que es una de las manifestaciones más
elementales de la libertad de expresión. Las corporaciones más influyentes en televisión y radio se
consideran propietarias del espacio radioeléctrico –que es, formalmente, propiedad de la nación– y el
gobierno federal actúa como si lo fueran. La legislación para los medios en México no establece límites
a la concentración de recursos comunicacionales, no favorece la diversidad de opciones, no limita la
publicidad engañosa, no protege los derechos de los niños ni promueve contenidos de calidad. Los
televidentes y radioescuchas, en esa legislación mexicana, no son reconocidos como ciudadanos sino
como meros consumidores –para utilizar la distinción subrayada por Néstor García Canclini–. La
libertad de expresión está sometida al arbitrio de las corporaciones mediáticas.
La investigación acerca de los medios resulta indispensable para documentar y explicar las
condiciones en las que se ejerce la comunicación. Sin un trabajo serio y sistemático acerca de la
circunstancia y los contenidos de los medios, que tome en cuenta sus lenguajes y prácticas, que sea
capaz de entenderlos en sus contextos sociales, que los conciba como afluentes de la cultura popular
pero también como recursos del poder político, que estudie tanto a las audiencias como las
modalidades de producción, que advierta sus implicaciones jurídicas, tecnológicas, históricas, entre
otras vertientes disciplinarias, no comprenderíamos a los medios mismos y sería imposible diseñar
políticas públicas capaces de promover una comunicación interesada en los derechos de sus
sociedades.

TEXTO 7 - EL DEPORTE PÚBLICO O MEDIÁTICO (1) por Néstor F. Hernández y Carlos G. Carballo
(Texto seleccionado para aspirantes al Departamento de Educación Física)
El deporte ha seguido un ciclo histórico caracterizado por su creciente complejización,
internacionalización y masificación. Aquí se tratará de ofrecer un modelo sintético explicativo para
reconocer e interpretar su derrotero, caracterizado como una sucesión de anillos concéntricos. El
primer núcleo de estos anillos concéntricos está representado por la aparición formal del fenómeno
en las Public Schools de la Inglaterra de la primera mitad del siglo XIX, donde surgieran dos de los
deportes más emblemáticos de la tradición deportiva inglesa: el fútbol y el rugby. Los divertimentos
un tanto brutales que los jóvenes realizaban fuera del horario y del espacio de la escuela, en lugar de

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 111


ser prohibidos, fueron transformados en una actividad intramuros, facilitando de este modo su
normatización. Reservado hasta entonces como una práctica propia de la aristocracia y la burguesía y
comprobada su eficacia para canalizar la agresividad de los jóvenes, no tardó en crecer cruzando las
rígidas fronteras de las clases sociales de ese país, atravesado por el proceso de industrialización
naciente. Este segundo anillo, representado por el ingreso del deporte a las fábricas y su práctica por
parte del sector proletario, significó -dejando por ahora de lado el tema de la exclusión de las mujeres-
la constitución de un fenómeno cultural compartido por todas las clases, a pesar de sus profundas
diferencias y de la obvia distinción entre deportes de clases altas y deportes de obreros. Pero también
la experiencia fabril dotó y reforzó aquellos aspectos del deporte en que éste era particularmente
solidario con el incipiente capitalismo industrial: la doctrina del éxito y de la eficiencia, la necesidad de
especialización, la búsqueda del récord. El ideal de obrero-soldado-deportista eficiente, fuerte y sano
terminaba por configurarse de este modo. El tercer anillo de crecimiento se manifiesta en su
internacionalización. El Imperio Británico fue una compleja trama que se sostenía en una poderosa
fuerza militar y en una formidable red comercial a lo largo y a lo ancho del mundo, pero también en la
sutil presencia de usos y costumbres que no tardaron en aparecer como “universales”. En este marco
se crea el Comité Olímpico Internacional y se lanza a la organización de los Juegos Olímpicos. Este paso
fue mucho más que simbólico pese a la pobre repercusión inicial de los Juegos: en forma creciente,
tanto el estado como las empresas comenzarían a poner atención en el deporte, posibilitando que éste
se transforme en una nueva sección dentro de los productos de un sector de creciente poder: la
prensa.

El cuarto anillo de crecimiento queda entonces representado por la transformación del deporte en
objeto y a la vez producto de la prensa. El deporte debe la radio y a la prensa escrita, pero en mayor
medida a la televisión, no sólo su actual omnipresencia, sino el hecho de haberse transformado en
empresa en sí. El constante bombardeo de información deportiva no hizo necesariamente más
deportista a la gente, pero sí impuso al deporte como un elemento más de consumo (y a sus empresas
subsidiarias como la industria de la indumentaria, del turismo, etc.). La transformación del deporte en
espectáculo de masas supone como correlato la instalación de un público en carácter de espectador
(pasivo-receptivo) y de consumidor (no productor-no creador).

La constante aparición del deporte en los medios no es justificada por las propias empresas
mediáticas por la capacidad que tiene el fenómeno para publicitar e inducir la demanda de los artículos
más variados. Por el contrario, se invierte el razonamiento con la remanida frase de que “se muestra
lo que la gente quiere ver”. En este aspecto, Giovanni Sartori (2) es categórico al afirmar, refiriéndose
a los sondeos de opinión que “... consisten en respuestas que se dan a preguntas (formuladas por el
entrevistador). Y esta definición aclara de inmediato dos cosas: que las repuestas dependen
ampliamente del modo en que se formulan las preguntas (y, por tanto, de quien las formula), y que,
frecuentemente, el que responde se siente ‘forzado’ a dar una respuesta improvisada en aquel
momento.

El espectáculo deportivo como producto televisivo refuerza los procesos típicos de la televisión,
orientados más a la desinformación y subinformación que a la información. El propio Sartori define a
la subinformación como “una información totalmente insuficiente que empobrece demasiado la
noticia”. La postulación como “noticia de la semana” de un hecho trivial como el desempeño de un
árbitro de fútbol es un ejemplo claro del tipo de proceso descrito.

112 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


(1) Fragmento adaptado para este manual del artículo ACERCA DEL CONCEPTO DE DEPORTE: ALCANCES DE SU(S)
SIGNIFICADO(S), escrito por Néstor Hernández y Carlos Carballo. Facultad de Humanidades y Ciencias de la
Educación, UNLP
Publicado en la revista Educación Física y Ciencia- 2002-2003- Volumen 6. Universidad Nacional de La Plata
Recuperado de https://www.efyc.fahce.unlp.edu.ar/article/view/EFyCv06a08/html
(2) SARTORI, G. (1998) Homo videns. La sociedad teledirigida. Taurus, Madrid.

TEXTO 8 - EL LOBBY CONTRA LAS REFORMAS DEL SISTEMA DE SALUD¹ - POR CARLOS FEO
ACEVEDO² y OSCAR FEO ISTÚRIZ³
(Texto seleccionado para aspirantes al Departamento de Salud)
Una de las estrategias más y mejor utilizadas por los grandes intereses del complejo médico
industrial está relacionada con el descrédito y la destrucción de los Sistemas Públicos de Salud. Para
ello inundan al país de noticias que revelan la ineficiencia de los servicios de salud hospitalarios,
siempre partiendo del concepto de que lo público no funciona, y reforzando la medicalización de la
vida cotidiana, que reproduce un sistema de salud centrado en la enfermedad, lo que a su vez
repercute en los márgenes de ganancia de la industria farmacéutica. Pero la industria farmacéutica no
es la única interesada en impedir las transformaciones del Sector Salud. El mundo de la banca y de las
aseguradoras privadas, desde los tempranos años 90, han intensificado su accionar en la salud. La
creación de Administradoras de Fondo de Pensiones ha sido muy exitosa y ha construido un modelo
para la privatización no sólo de las pensiones sino de toda la Seguridad Social, y en ella tiene un espacio
central la atención en salud. El papel que han jugado los medios en la construcción de las condiciones
pro-privatizadoras ha sido tan intenso, que incluso muchas de las reivindicaciones de la lucha de los
trabajadores tienen que ver con conseguir un seguro privado que garantice la salud de su gremio, por
fuera de las responsabilidades que debe tener el Estado para hacerlo. Sin embargo, gracias al nuevo
espíritu que recorre Nuestramérica, se han fortalecido las voces que, contra viento y marea (o valdría
mejor decir, contra medios y corporaciones), han logrado confrontar las políticas privatizadoras e
imponer en la agenda político-sanitaria el tema de la Universalidad de la Salud y reivindicar la Salud
como un derecho social y humano fundamental, y no una mercancía. En este proceso de ruptura,
nuevos medios contrahegemónicos están ocupando cada vez más espacios y acompañando estas
nuevas luchas por una vida digna.
Conclusiones ¿qué hacer? Ante este complejo panorama en el cual el poder de los medios de
comunicación se sobredimensiona y parece omnímodo, las personas no pueden concebirse como
sujetos pasivos y víctimas de la alienación mediática por esencia. Los colectivos humanos son actores
sociales con capacidad de romper esa cápsula mediática, pero para ello es necesario el conocimiento
y reflexión constante sobre la naturaleza de los MCM y su papel en la sociedad. Bolivia recientemente
demostró cómo la fortaleza e identidad cultural de ese pueblo fue factor esencial en la lucha contra la
alienación y la colonización mediática: la emblemática empresa de comida chatarra McDonalds se
rindió ante la tenacidad cultural de este pueblo y optó por cerrar sus puertas e irse del país, pues
económicamente no le era rentable. La población boliviana, fortalecida en su identidad cultural, no
abandonó su paladar al mejor postor y sigue prefiriendo sus ricas comidas tradicionales. Es por ello
que consideramos que el rescate de la historia y la revalorización cultural de nuestros pueblos es un
factor determinante para contrarrestar los efectos nocivos de los medios masivos de comunicación,
en un mundo regido por el capital. Fortalecer las bases de una cultura contrahegemónica permitirá
tener más herramientas a la hora de decidir en qué creer, cómo actuar, qué comer, cómo vestirnos,
cómo relacionarnos. Es necesario volver al sentido original de la comunicación, que etimológicamente
viene del latín communicare que significa 'común', donde comunicación sería entonces 'poner en
común, compartir algo'. Tomando en cuenta esta concepción, tendríamos que repensar el sentido de
unilateralidad con que se manejan los medios de comunicación, que siguen el modelo clásico: emisor,

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 113


mensaje, receptor. Y una manera en que el receptor sea partícipe de esta nueva comunicación, es que
a él también se le escuche.
¹Saúde em Debate. Impacto de los medios de comunicación en la salud pública. Rio de Janeiro, v. 37, n. 96, p.
84-95, jan./mar. 2013 93
Recuperado de https://drive.google.com/drive/u/0/folders/16GCArmM-VeZhpdaNK_NqO-Qb43HahCpf
²Doctorando en Comunicación Universidad de La Habana - Habana, Cuba. Psicólogo social de la Universidad
Central de Venezuela – Caracas, Venezuela.
³Especialista en Salud Pública y Salud de los Trabajadores. Profesor Titular de la Universidad de Carabobo –
Carabobo, Venezuela. Consultor del Instituto Suramericano de Gobierno en Salud de UNASUR.

TEXTO 9 - INGENIEROS DEL SIGLO XXI: IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN Y DE LA FORMACIÓN


ESTRATÉGICA EN LA DOBLE ESFERA EDUCATIVA Y PROFESIONAL DEL INGENIERO¹. POR M.ª PAZ
KINDELÁN Y ANA M.ª MARTÍN²
(Texto seleccionado para aspirantes al Departamento de Ingeniería)
El impacto de la globalización, de las nuevas tecnologías y los requerimientos de una economía
basada en el conocimiento en el umbral del siglo XXI llevaron a un marcado interés por el desarrollo
de competencias y destrezas claves en la formación integral del individuo a nivel educativo y
profesional. El concepto de “destreza” a nivel profesional ha ido evolucionando progresivamente en el
discurso público. Si en un principio se refería a las capacidades analíticas específicas de un trabajo, las
habilidades técnicas, o las competencias vocacionales, en esta nueva era se utiliza para nombrar todas
aquellas competencias genéricas, aptitudes y atributos personales que contribuyen a construir el
desarrollo económico y la cohesión social de la nueva sociedad del conocimiento. En la vieja economía,
el énfasis se ponía en la productividad. Ahora los bienes y servicios se hacen a medida de las
necesidades particulares del consumidor, de tal modo que el énfasis radica en la variedad y rapidez en
la innovación. Así, los diversos sectores de la industria requieren de los trabajadores un conjunto de
habilidades más complejas para mantener y aumentar su competitividad. Estas incluyen la creatividad,
flexibilidad e iniciativa, mayor concentración en el consumidor, capacidad de liderazgo, orientación
práctica, sentido crítico, y finalmente, la habilidad para añadir los valores de la novedad y el
entretenimiento a los productos y servicios (cfr. Carnevale & Desrochers, 1999, 33).
Las destrezas lingüísticas como leer y escribir, así como las destrezas matemáticas, es decir, la
capacidad para analizar y razonar en busca de una solución, han sido siempre un núcleo básico en la
educación tradicional de los colegios. Todo esto se ha visto ahora rebasado por la demanda de una
amplia gama de competencias, aptitudes y capacidades entre las que sobresalen el manejo de los
ordenadores y las nuevas tecnologías, el trabajo en equipo, el conocimiento de idiomas extranjeros, y
el aprendizaje autónomo y continuo a lo largo de toda la vida.
En una posición relevante se encuentran las “destrezas comunicativas” que son las herramientas
esenciales para comunicarse eficazmente en el entorno académico y profesional. Huckin y Olsen las
definen como absolutamente necesarias para sobrevivir y triunfar en las diversas situaciones que
vivimos en el mundo real. Dave Francis, en 1987 sienta las bases para un programa para la mejora de
la comunicación a gran escala dentro de cualquier organización que posea una estructura autónoma y
produzca un determinado género o proporcione servicios: empresas de negocios, fábricas, hospitales,
grandes superficies comerciales o departamentos en instituciones oficiales.
Entre los doce ingredientes principales que hacen que una persona se comunique eficazmente,
Francis enumera los dos siguientes: 1) Capacidad para comunicarse de forma eficiente a través de la
palabra escrita (destreza de escritura); capacidad para comunicarse de forma eficiente a través del
medio oral (competencia comunicativa oral). Las destrezas comunicativas son, pues, indispensables

114 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


para transmitir los conocimientos y la información, intercambiar ideas y hacer llegar los resultados del
trabajo a un público determinado.
En la década de 1990, comenzó a dejarse sentir una cierta preocupación en el mundo de la
ingeniería por la actual formación de los estudiantes y también por la de los profesionales que trabajan
en este campo.
En primer lugar, las exigencias de una economía global hacen replantearse los esquemas educativos
tradicionales en el mundo ingenieril y llevan a centrar la atención en las claves del nuevo paradigma
que progresivamente habrá de asentarse en la sociedad del conocimiento. Estas vienen definidas por
un conjunto de “competencias y atributos personales” destacados que deben configurar el perfil del
futuro ingeniero y que desembocan en la llamada nueva cultura educativa. Para el ingeniero, hoy más
que nunca, el fenómeno de la globalización, el rápido desarrollo de las nuevas tecnologías y su
introducción en el mundo de la industria, la evolución hacia una economía basada en la información y
en el conocimiento, la movilidad en el mercado laboral, etc., le exigen la integración de unas
competencias básicas y unas destrezas genéricas en su persona, y en definitiva, en su actividad
profesional. Al mismo tiempo, requieren de él una actitud despierta –la curiosidad y el interés para el
aprendizaje de todos aquellos conocimientos y aptitudes que lo hagan capaz de afrontar los cambios
y desafíos de esta nueva sociedad emergente. Por lo tanto, podemos afirmar que el gran reto que se
le presenta al ingeniero del siglo XXI en el terreno de la educación no es tanto el dominio de unas
destrezas técnicas propias de su campo de estudio, sino sobre todo tomar conciencia de la importancia
de adquirir las capacidades básicas y las destrezas genéricas o profesionales necesarias para
desempeñar las tareas y los cargos requeridos en su carrera profesional.
¹Publicado en ARBOR Ciencia, Pensamiento y Cultura CLXXXIV 732 julio-agosto (2008)
²Ana María Martin y María Paz Kindelan son investigadoras y docentes de la Universidad Politécnica de Madrid
en el área de Lingüística aplicada a la ciencia y la tecnología.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 115


ANEXO 2
CÓDIGOS NORMATIVOS PARA LA ESCRITURA

1. ¿CÓMO SE REALIZA LA CITA BIBLIOGRÁFICA?
1.1. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Las referencias son un listado con la información completa de las fuentes citadas en el texto, que
permite identificarlas y localizarlas para cerciorarse de la información contenida allí o complementarla,
en caso de ser necesario. A continuación, te presentamos las normas establecidas para esta Cátedra.

1.2. LIBROS
Libros impresos en papel
Ynduráin, F. J. (2006). Electrones, neutrinos y quarks. Barcelona, España: Crítica.
(Apellido, Iniciales del nombre (año) Título en cursiva. Ciudad, País: Editorial)
Libro en versión electrónica. Online
De Jesús Domínguez, J. (1887). La autonomía administrativa en Puerto Rico. Recuperado de
http://memory.loc.gov/
(Apellido, A. A. (Año). Título en cursiva. Recuperado de http://www.xxxxxx.xxx)ç

1.3. PUBLICACIONES PERIÓDICAS


1.3.1. ARTÍCULOS CIENTÍFICOS
Artículo impreso
Fields, D. (2007). Más allá de la teoría neuronal. Mente y Cerebro, (24), 12-17.
(Apellido, A. A. (Año). Título del artículo. Nombre de la revista (en cursiva), volumen(número), pp-pp.)
Artículo online
Mota de Cabrera, C. (2006). El rol de la escritura dentro del currículo de la enseñanza y aprendizaje del
inglés como segunda lengua (esl/efl): Una perspectiva histórica. Acción Pedagógica, 15(1), 56-
63. Recuperado de http://www.saber. ula.ve/accionpe/
(Apellido, A. A. (Año). Título del artículo. Nombre de la revista (en cursiva), volumen(número), pp-pp.
Recuperado de)

1.3.2. PERIÓDICO
Impreso con autor
Manrique Grisales, J. (14 de noviembre de 2010). La bestia que se tragó Armero. El Espectador, pp. 16-
17.
(Apellido A. A. (Fecha). Título del artículo. Nombre del periódico (en cursiva), pp-pp.)

116 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Impreso sin autor
Drogas genéricas. (25 de septiembre de 2010). El Tiempo, p. 15.
(título del artículo. (fecha). Nombre del periódico (en cursiva), página)
Online
Bonet, E. (2 de febrero de 2011). Miles de personas oran en la plaza Tahrir de El Cairo. El Tiempo.
Recuperado de http://www.eltiempo.com/
(Apellido, A. A. (Fecha). Título del artículo. Nombre del periódico (en cursiva). Recuperado de)

1.3.3. ARTÍCULO DE REVISTA


Impreso
Newman, V. (13 de noviembre de 2010). La información: ¿en la urna de cristal? Semana, (15), p. 10.
(Apellido, A. A. (Fecha). Título del artículo. Nombre de la revista. (en cursiva), Volumen (Número), pp-
pp.)
Online
Coronell, D. (2011, 29 de enero). Una decisión contraevidente. Semana. Recuperado de
http://www.semana.com/
(Apellido, A. A. (año, mes, día). Título del artículo. Nombre de la revista (en cursiva). Recuperado de)
Nota: Se debe incluir el mes y el año para las revistas que tienen publicaciones mensuales. En el caso
de que la publicación sea diaria o semanal se incluye el día.

1.4. OTROS TIPOS DE TEXTO


1.4.1. INFORMES
Autor corporativo, informe gubernamental
Ministerio de la Protección Social. (1994). Informe científico de casos de fiebre amarilla en el
departamento del Meta. Recuperado de http://www.minproteccionsocial.gov.co/
(Nombre de la organización. (Año). Título del informe (en cursiva). Recuperado de
http://www.xxxxxx.xxx)
Autor
Manrique, D., & Aponte, L. (junio de 2011). Evolución en el estudio y conceptualización de la
consciencia. En H. Castillo (Presidencia), El psicoanálisis en Latinoamérica. Simposio llevado a
cabo en el XXXIII Congreso Iberoamericano de Psicología, Medellín, Colombia.
(Autor, A., & Autor, A. (Fecha). Título de la ponencia (en cursiva). En A. Apellido del presidente del
congreso (Presidencia), Título del simposio o congreso. Simposio o conferencia llevado a cabo en el
congreso Nombre de la organización, Lugar.)

1.4.2. TESIS Y TRABAJOS DE GRADO


Aponte, L, & Cardona, C. (2009). Educación ambiental y evaluación de la densidad poblacional para la
conservación de los cóndores reintroducidos en el Parque Nacional Natural Los Nevados y su
zona amortiguadora (tesis de pregrado). Universidad de Caldas, Manizales, Colombia.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 117


(Autor, A., & Autor, A. (Año). Título de la tesis en cursiva (Tesis de pregrado, maestría o doctoral).
Nombre de la institución, Lugar.)

2.PUNTUACIÓN
Según la Real Academia Española, los signos ortográficos son todas aquellas marcas gráficas que, no
siendo números ni letras, aparecen en los textos escritos con el fin de contribuir a su correcta lectura
e interpretación. Cada uno de ellos tiene una función propia y unos usos establecidos por convención.
Hay signos de puntuación (coma, comillas, corchete, dos puntos, interrogación y exclamación (signos
de), paréntesis, punto, puntos suspensivos, punto y coma, raya) y signos auxiliares (apóstrofo,
asterisco, barra, diéresis, guion, llave). (Real Academia Española (2005) Diccionario panhispánico de
dudas)
Conocer y dominar las reglas de puntuación es fundamental para la escritura académica ya que se trata
de organizar el discurso y sus diferentes elementos para facilitar su comprensión, evitar confusiones,
señalar la presencia de distintos autores, etc. Se trata, en definitiva, de construir textos entendibles,
claros y precisos. Por ello, es importante saber que este conocimiento está a nuestro alcance, solo
requiere reflexionar sobre sus reglas de uso y aprender su lógica.
A continuación, presentamos los principales signos, sus usos más frecuentes y algunos errores
comunes para tener en cuenta:

Signo Se usa para… Ejemplos

Coma (,) Unir elementos de una serie. “Las élites políticas, burocráticas,
indica Cuando la enumeración es completa, el corporativas, mediáticas y
normalmente la último elemento va introducido por una educativas controlan las
existencia de conjunción (y, e, o, u, ni), delante de la dimensiones
una pausa cual no debe escribirse coma. y decisiones más cruciales de la
breve dentro de vida cotidiana de las minorías…”
un enunciado. (van Dijk:2001)

Para delimitar incisos. “Para la mayoría de la gente, y


Para aclaraciones / explicaciones probablemente también para
incidentales deben utilizarse dos comas, muchos lectores de este capítulo,
una delante del comienzo del inciso y la noción de racismo no se asocia
otra, al final. inicialmente a la de discurso.” (van
La misma función la cumplen los Dijk:2001)
paréntesis y los guiones.

Separar los sustantivos que funcionan “- ¿Señor Presidente, cree que


como vocativos.es decir, descenderá el índice de
palabras que nombran interlocutores desempleo?”
del enunciado. “Estamos contentos, muchachos,
por los resultados obtenidos.”

Marcar la ausencia del verbo “Mi padre trabaja en docencia; mi


Cuando el verbo está elidido por haber madre, en relaciones públicas.”
sido mencionado con anterioridad o “Los que tienen entrada, por la
estar sobrentendido. otra puerta”

118 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Marca la presencia de conectores, “Es decir, al igual que es cierto
ordenadores y enlaces: es decir, pues para otras prácticas sociales
bien, en primer lugar, por un/otro lado, dirigidas contra minorías, el
en fin, por último, además, sin embargo, discurso puede ser en primera
en cambio y otros similares. instancia una forma de
Si estas expresiones van en medio de la discriminación verbal.” (van
oración, se escriben entre comas. Dijk:2001)
“Este tipo de conexidad tan
directa es, también, propia del
discurso científico”.

Separar los dos términos de la “Sus palabras fueron consideradas


construcción con no solo..., sino ofensivas no solo por mí, sino
(también) (también) por todos los
presentes.”
RAE (2005) Diccionario
panhispánico de dudas.

Marcar la alteración del orden “En la actualidad, los discursos


sintáctico tradicional. mediáticos contribuyen a generar
(Esto significa que si se invierte el orden estereotipos sexistas”
Sujeto + Predicado, la coma separa el
elemento desplazado)

Para separar el apellido e inicial del van Dijk, T. (2001). Discurso y


nombre del autor en las referencias Racismo, en Persona y Sociedad,
bibliográficas, índices. Universidad Alberto Hurtado,
ILADES. Recuperado de
http://www.discursos.org/Art/Disc
urso%20y%20racismo.pdf

Recordemos que no hay que poner coma entre el sujeto y el verbo, ni entre el verbo y su objeto
directo, salvo que lo separe una frase incidental.
La joven mujer, miró a la empleada que recién había llegado. (Incorrecto)
La joven mujer miró, a la empleada que recién había llegado. (Incorrecto)
La joven mujer miró, por primera vez, a la empleada. (Correcto)

Signo Se usa para… Ejemplos

Dos Puntos (:) Para abrir o cerrar una enumeración. “En la consola hay tres
Detienen el botones: dos azules y uno
discurso para rojo.”
llamar la Natural, sana y equilibrada:
atención sobre así debe ser una buena

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 119


lo que sigue, alimentación.
que siempre
está en
estrecha
relación con lo Para citas textuales. Ya lo dijo W. Shakespeare: “El
expresado. orden es la virtud de los
mediocres.”

Separar una ejemplificación del resto de la De vez en cuando, tiene


oración. algunos comportamientos
inexplicables: hoy ha venido a
la oficina en zapatillas.

Para conectar oraciones relacionadas entre “La literatura medieval:


sí. estudio comparativo de los
Especialmente en títulos y epígrafes. principales motivos
recurrentes.”

Después de fórmulas de tratamientos: “Querida Mamá:”

Recordemos que es incorrecto escribir dos puntos entre una preposición y el sustantivo o
sustantivos que esta introduce:
Los presidentes de: Bélgica, Holanda y Luxemburgo se reunieron en la ONU. (Incorrecto)
Los presidentes de Bélgica, Holanda y Luxemburgo se reunieron en la ONU. (Correcto)

Signo Se usa para… Ejemplos

Marcar las abreviaturas Ud., etc.


Punto (.)
Es la mayor Terminar una oración y continuar con el “He releído ayer toda la primera
pausa mismo tema, después del punto, en el parte de mi novela. Me ha
sintáctica. mismo renglón. parecido poca cosa.”
PUNTO SEGUIDO

Para cerrar la unidad de sentido de un “(...) según la función dominante,


párrafo, pero después de éste, en una el texto podrá ser reconocido como
línea aparte, empleando la sangría discurso literario, periodístico,
correspondiente, se inicia otro párrafo. político, científico, etc.
PUNTO Y APARTE La ubicación genérica del mismo es
de suma utilidad para el escritor y
el lector ya que guía y facilita la
tarea de producción y
comprensión.”

Para cerrar el escrito. Hemos planteado que el racismo


PUNTO FINAL es aprendido y no natural o

120 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


innato. Este proceso de
aprendizaje comienza ya en la
escuela.
(van Dijk, Teun:2001)

Recordemos que actualmente las siglas no llevan puntos entre las letras que las componen: UNLAM,
CABA. (Correcto) U.N.L.A.M, C.A.B.A (incorrecto)
No debe escribirse punto tras los signos de cierre de interrogación o de exclamación: ¿Quiénes
están a favor de ley?. ¡Vamos a llegar tarde por tu culpa!. (Incorrecto)
Nunca se usa el punto final Ğn los títulos y subtítulos de libros, artículos, capítulos, obras de
arte, etc.

Signos Se usan para… Ejemplos

Punto y coma (;) Separar, dentro de una misma Se reunieron el periodista,


Indica una pausa oración, los elementos que incluyen Ignacio Ramonet; el analista del
mayor que la enumeración y comas. discurso, Teun Van Dijk el escritor,
marcada por la Saborido ; y el filósofo, Juan Pablo
coma y menor que Feinmann.
la señalada por el
punto. Separar oraciones yuxtapuestas. “En los últimos 30 años, hemos
Oraciones sintácticamente experimentado grandes
independientes, pero con una cambios: hemos pasado de la
estrecha relación semántica. dictadura a la democracia y
de una administración
centralizada a otra casi federal,
con gobiernos y parlamentos
autonómicos; hemos entrado en
el Consejo de Europa, la OTAN y
la Unión Europea y
hemos adoptado el euro”.

Delante de conjunciones o locuciones Su discurso estuvo muy bien


conjuntivas como pero, mas, aunque, construido y fundamentado sobre
sin embargo, por tanto, por sólidos principios; pero no
consiguiente, en fin, etc., en consiguió convencer a muchos de
oraciones largas. los participantes en el Congreso.

Recordemos que, aunque el uso de los puntos suspensivos presenta un mayor grado de
subjetividad en su empleo (en muchos casos, es posible optar, en su lugar, por otro signo de
puntuación, como el punto y seguido, los dos puntos o la coma) no significa que se deba eliminar.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 121


Signo Se usan para… Ejemplos

Puntos Dejar una oración incompleta. “En este texto la cadena está
suspensivos constituida por: ameba, animal,
(…) sustancias orgánicas, cuerpo,
Señalan un célula, plasma, membrana
suspenso en el plasmática...”
discurso.
Marcar que se ha suprimido un Para van Dijk: “... después de los
fragmento al transcribir un texto. medios de comunicación de masas el
Pueden encontrarse al principio o al discurso educativo es el más
final de la transcripción, según cual influyente [...] Todos los niños,
sea la parte suprimida. En este caso adolescentes y adultos jóvenes, se
suelen aparecer entre corchetes o ven confrontados diariamente a
paréntesis. muchas horas de estudio y libros de
textos -los únicos libros que son
lectura obligatoria…”.
(van Dijk.2001)

Para expresar duda, temor u otro “Yo diría


sentimiento que…hum...francamente...no sé.”

Recordemos que como se usa con el mismo valor que la palabra etcétera o su abreviatura no debe
escribirse detrás de estas.
Buscó información sobre el tema de los rehenes de la embajada en varios periódicos: La Nación,
Clarín, Página, etc…(Incorrecto)
Buscó información sobre el tema de los rehenes de la embajada en varios periódicos: La Nación,
Clarín, Página, etc. (Correcto)

Actividades
1) Indicar cuál es el enunciado que presenta errores de puntuación:
a) En contraste los medios no muestran ningún interés por visibilizar la participación de las mujeres y
su poder como agentes sociales en las esferas política y económica, educativa y cultural.
b) La violencia de género contra las mujeres constituye un problema mundial de terribles
consecuencias.
c) Es evidente que las mujeres están prácticamente ausentes de los medios hoy en día.
d) Según Aimeé Vega Montiel ...la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración sobre la
eliminación de la violencia contra la Mujer, que en su artículo primero la define como la violencia que
se encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo.
2) En el siguiente fragmento, colocar las comas donde correspondan según las reglas vistas:
Mi abuela tenía el pelo blanco en una ola encrespada sobre la frente que le daba cierto aire
colérico. Llevaba casi siempre un bastoncillo de bambú con puño de oro que no le hacía
ninguna falta porque era firme como un caballo. Repasando antiguas fotografías creo

122 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


descubrir en aquella cara espesa maciza y blanca en aquellos ojos grises bordeados por un
círculo ahumado un resplandor de Borja y aun de mí. Supongo que Borja heredó su gallardía
su falta absoluta de piedad. Yo tal vez esta gran tristeza.
(Ana María Matute, Primera Memoria. 2010)
3) Corregir el siguiente fragmento teniendo en cuenta los signos de puntuación anteriormente
desarrollados:
es evidente que las mujeres están prácticamente ausentes de los medios hoy en día tras más de una
década la investigación académica sigue mostrando que están claramente infra-representadas por
estos medios y cuando lo están se las sigue describiendo a través de una gama reducida de papeles
estereotipados cada día corroboramos que la representación de las mujeres en el discurso de los
medios de comunicación tradicionales y de las nuevas tecnologías reproduce los estereotipos sexistas
que o bien asocian a las mujeres a roles tradicionales supuesta vulnerabilidad sumisión adscripción al
espacio doméstico etc. o bien las representan como objetos sexuales o como grupos de consumo que
solo se interesan en la compra de artículos de moda y belleza en contraste los medios no muestran
ningún interés por visibilizar la participación de las mujeres y su poder como agentes sociales en las
esferas política económica educativa y cultural en este contexto llama la atención el tratamiento que
reciben las informaciones relacionadas con la violencia de género en los programas de noticias
4) Reformular los siguientes fragmentos que ilustran errores habituales en la escritura de los ILC y
colocar la puntuación correcta:
a) La autora cuestiona si los medios de comunicación promueven la erradicación de la violencia de
género contra las mujeres, afirma que son los responsables de buscar soluciones.
b) “El estudio de la violencia de género en los medios” es un artículo académico que fue extraído de la
revista Question en el año 2009, que se especializa en periodismo y comunicación, y trata la polémica
de la violencia de género en los medios.
c) Marcelo Pereyra, es un destacado periodista.
d) Por otra parte las mujeres, están estereotipadas en los medios de comunicación actualmente. Es
decir que están ausentes, en cuanto a su participación en dichos medios.

3.ACENTUACIÓN
En el registro oral de la lengua, las palabras poseen una sílaba que se pronuncia con mayor intensidad
en relación con las otras, a esta sílaba se la llama “sílaba tónica”. En el registro escrito, ese acento
fónico se representa con un signo gráfico: la tilde o acento ortográfico. Sin embargo, no corresponde
en todos los casos graficar la tilde para señalar el acento. El único modo de saber cuándo llevan tildes
las palabras es reflexionar sobre algunas reglas.

3.1 REGLAS DE ACENTUACIÓN GRÁFICA DE LAS PALABRAS


Para aplicar las Reglas, primero es necesario separar la palabra en sílabas e identificar la sílaba tónica
y la posición que ocupe. Si la sílaba tónica está en último lugar, decimos que la palabra es AGUDA; si
lo hace en la anteúltima, es GRAVE y si recae en la antepenúltima, es ESDRÚJULA. A partir de esta
clasificación es que podemos aplicar las reglas que se indican a continuación:

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 123


Palabra según la posición de Palabra con acento Ejemplos
la sílaba tónica ortográfico obligatorio
Aguda Toda palabra aguda que Comunicación
termine con las letras: n, s o (co-mu-ni-ca-ción)
…/…/... (última sílaba) vocal atrás (a-trás)
Manejó (ma-ne-jó)
Grave Toda palabra grave que no Árbol (ár-bol)
terminan en n, s o vocal. Carácter (ca-rác-ter)
…/…/… (anteúltima sílaba) Túpac (Tú-pac)
Esdrújula Todas las palabras esdrújulas Diálogo (diá-lo-go)
llevan acento ortográfico Ejército (e-jér-ci-to)
…/…/…/ (antepenúltima (tilde) Perímetro (pe-rí-me-tro)
sílaba)

3.2 OTROS CASOS DE ACENTUACIÓN ORTOGRÁFIA


3.2.1 Debido a las características vocálicas: El hiato
La unión de una vocal cerrada (u, i) y otra abierta (a, e, o), sea cual sea el orden, o de dos vocales
cerradas distintas forman lo que se llama un DIPTONGO. Los diptongos pertenecen a la misma sílaba y
se pronuncian rápidamente, de un solo golpe, por ejemplo: Hin/ca/ pie, ciu/dad, au/to/pis/ta. . Sin
embargo, cuando la intensidad del acento recae sobre la vocal cerrada esto nos obliga a pronunciar
las vocales separadas así se rompe el diptongo y cada vocal pertenece a una sílaba diferente, por
ejemplo: am/nis/tí/a, e/xis/tí/a, geo/gra/fí/a. A este fenómeno se lo denomina HIATO y se representa
en la escritura a través de la tilde o acento gráfico contradiciendo la regla ortográfica.

3.2.2 Para diferenciar clases de palabras: La tilde diacrítica


La tilde diacrítica sirve para diferenciar palabras que pertenecen a diferentes categorías gramaticales
pero se escriben de forma idéntica (homófonos).
Es el caso de los monosílabos que por regla general no llevan tilde.
Algunos ejemplos:

Homófonos Clases de palabra Ejemplos

El/ él El: artículo El cine es mi gran pasión.


Él: pronombre personal Voy con él al cine.

Tu/tú Tu: Posesivo ¿Me prestás tu libro?


Tú: pronombre Tú tienes mi libro.

Mi/mí Mi: nota musical La sinfonía era en mi bemol.


Mi: posesivo Mi reloj está roto.
Mí: pronombre personal Alguien está detrás de mí.

Si/ sí Si: nexo condicional Si preparas la cena, voy.


Si: nota musical Tocaron una nota en si bemol
Sí: adverbio de afirmación Sí, yo preparo la cena

124 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Sí: pronombre personal Volvió rápidamente en sí.

Mas/ más Mas: conector adversativo Quiero ir al teatro, mas no puedo.


Más: adverbio de cantidad Me gustaría tener más tiempo.

Aun/ aún Aun: adverbio que significa Aun si es verdad no lo aceptarán.


"incluso"
Aún: adverbio que significa Aún no ha llegado.
"todavía"

Se/sé Sé: del verbo saber y ser ¡Ya sé la lección!, ¡Sé inteligente!
Se: pronombre personal Ustedes se conocen mucho.

3.2.2.1 Tilde Diacrítica en Interrogativos y Exclamativos


Las palabras cómo, cuál, cuán, cuándo, cuánto, dónde, qué y quién llevan tilde diacrítica cuando son
interrogativos y exclamativos (directos o indirectos). No llevan tilde principalmente cuando funcionan
como conjunciones o relativos (introduciendo oraciones subordinadas):
Ejemplos con tilde:
¿Dónde fueron los niños? ¿Cuál era el juego elegido? ¡Cómo nos divertimos ayer!
¿Cuánto tiempo demoraste en llegar? ¿Quiénes fueron los más veloces? ¿Qué hicieron?
Es necesario saber quiénes vienen al evento. Decime qué tan difícil puede ser.
Un caso particular: porqué / por qué / porque / por que
භ porqué: Es un sustantivo que equivale a causa, motivo, razón, y se escribe con tilde por ser
palabra aguda terminada en vocal. Ej.: “No comprendo el porqué de tu actitud”, “Todo tiene
su porqué”, “Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud”.
භ por qué: Se trata de la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o
exclamativo qué. Introduce oraciones interrogativas y exclamativas directas e indirectas: ¿Por
qué no llamaste? / No sé por qué te vas tan rápido.
භ porque: Se trata de un conector. Puede usarse con dos valores:
-Como conjunción causal, para introducir oraciones subordinadas que expresan causa: “No fui a la
fiesta porque no tenía ganas”.
-También se emplea como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por la
secuencia por qué: —¿Por qué no viniste? —Porque no tenía ganas.
භ por que: Puede tratarse de una de las siguientes secuencias:
- La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo
con artículo antepuesto (el que, la que, etc.):
Este es el motivo por (el) que te llamé. Los premios por (los) que competían no resultaban muy
atractivos. No sabemos la verdadera razón por (la) que dijo eso.
- La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos,
sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan
además una oración subordinada introducida por la conjunción que:

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 125


Al final optaron por que no se presentase. Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el
proyecto. Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar.

3.2.3 Acentuación de letras mayúsculas


Las mayúsculas llevan tilde si les corresponde según las reglas dadas. Ejemplos: África, MARTÍN.
Actividades:
1. Determinar, en cada caso, si las palabras que aparecen a continuación llevan o no tilde, y explique
por qué.
a) por, fue, vi, fe, fin, dio
b) expresion, mediacion, planificacion, reformulacion, relacion
c) desafio, leido, bibliografia, teoria, mayoria
d) comunicar, feliz, traducir, ubicar, felicidad.
e) parrafo, academico, didactico, imagenes, etnico, síntesis

2. En las siguientes oraciones, indicar si la palabra en negrita lleva o no tilde, y explicar por qué [U2].
a) No sé como voy a hacer para terminar el trabajo para la fecha indicada.
b) Lamentamos informarles que su pedido ha sido rechazado.
c) Hasta cuando, nos preguntamos, tendremos que seguir viniendo.
d) ¿Cual es la secuencia dominante en el texto leído?
e) ¡Que bárbaro tenés el cabello!

3. Colocar las tildes según correspondan en el siguiente fragmento.


“La Universidad como institucion tiene, a primera vista una funcion principal: formar a los
profesionistas de un pais, sin embargo, esta vision la reduciria a un centro de capacitacion laboral. A
lo largo de esta guia defenderemos que la institucion univer-sitaria forma ciudadanos y, por tanto, si
bien es esencial que los estudiantes adquieran competencias profesionales tambien lo es el hecho de
que a traves de ese proceso de profesionalizacion ellos se apropien de competencias que les ayuden a
intervenir adecuadamente en su entorno social, cultural y economico. Esto es, la Universidad debe
cooperar significativamente a la ciudadanizacion de sus egresados porque esto es condicion para que
no solo encuentre sentido en su trabajo por criterios de eficiencia laboral, sino, sobre todo, por el
significado que esta tiene para su comunidad”. (Rivera Díaz, Antonio. (2014), “El desarrollo de las
competencias argumentativas”.México, Encuadre. ). [U3]

4.USO DE LAS MAYÚSCULAS


La escritura de las letras mayúsculas se realiza en posición inicial de palabra de acuerdo a distintas
normas. Entre las más usuales encontramos obligatoriedad en:
භ Todo nombre propio: Néstor - Túpac Amaru - Carlos Gardini- América- Argentina.
භ Los títulos de jerarquía o de cargos importantes cuando equivalen a nombres propios y
designan a una sola persona: La Reina de Inglaterra - El Presidente de la República.
භ Los tratamientos si están en abreviatura, como: Sr., D. (señor, don), U. o V. (usted), V.S. (usía).
Cuando se escriben con todas sus letras no deben llevar mayúscula: usted, señor, don.
භ Los sustantivos y adjetivos que componen el nombre de una institución, cuerpo o
establecimiento: el Supremo Tribunal de Justicia - el Museo Nacional de Bellas Artes.

126 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


භ La primera palabra del título de cualquier obra de creación (libros, películas, cuadros,
esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.); el resto de las palabras que
lo componen, salvo que se trate de nombres propios, deben escribirse con minúscula: Últimas
tardes con Teresa, La vida es sueño, Volver al futuro, El periodismo necesita corazón, Las
mañanas de la radio, La voz argentina.
භ Los sustantivos y adjetivos que forman el nombre de disciplinas científicas, cuando nos
referimos a ellas como materias de estudio, y especialmente en contextos académicos
(nombres de asignaturas, cátedras, facultades, etc.) o curriculares: Soy licenciado en Biología;
Me he matriculado en Arquitectura; El profesor de Cálculo Numérico es extraordinario. Fuera
de los contextos antes señalados, se utiliza la minúscula: La medicina ha experimentado
grandes avances en los últimos años
La puntuación exige la escritura con mayúscula inicial en los siguientes casos:
භ Si se trata de la primera palabra de un escrito o va después de punto: Hoy no iré. Mañana
puede que sí.
භ Si sigue a los puntos suspensivos, cuando estos cierran un enunciado: Compramos mariscos,
vino, helado... La cena resultó un éxito. Pero si los puntos suspensivos no cierran el enunciado,
sino que este continúa tras ellos, la palabra que los sigue se escribe con inicial minúscula: Estoy
pensando que... aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme.
භ Después de los dos puntos que siguen a la fórmula de encabezamiento o saludo de una carta:
Muy señor mío: / Le agradeceré...
භ Tras los dos puntos que anuncian la reproducción de una cita o palabras textuales: Pedro dijo:
«No volveré hasta las nueve».
Aclaraciones y otros usos:
භ La numeración romana se escribe con las letras mayúsculas cuando acompaña un nombre
propio: Felipe II. En el caso que acompañe a un sustantivo común, se escribirá en versalita:
siglo xx volumen vi.
භ Cuando una palabra empieza con ch o ll se escribirá con mayúscula la C y la L: Chimborazo –
Llevaba.
භ Los puntos cardinales norte, sur, este y oeste, se escribirán con minúscula, pero con mayúscula
sus abreviaturas: N, S, E, O, SE.
භ Cuando no encabezan párrafo se deben escribir con minúscula los nombres de los días de la
semana, de los meses, de las estaciones del año y de las notas musicales.
Actividad
Aplicar las reglas de las mayúsculas a los siguientes párrafos.
a) pascual serrano es periodista. nació en valencia, españa, en 1964. se licenció en periodismo en 1993
en la universidad complutense de madrid. entre otras actividades, fue cofundador de la revista voces,
y de la publicación electrónica rebelión que hoy funciona como diario alternativo en internet. en 2011
publicó “contra la neutralidad”. “tras los ƉĂƐŽƐĚĞũŽŚŶƌĞĞĚ͕ƌLJnjĂƌĚŬĂƉƵƑĐŝŷƐŬLJ͕ĞĚŐĂƌƐnow, rodolfo
walsh y robert capa”. [U4]
b) la segunda ley de newton estipula que a toda acción se opone una reacción igual y de signo
contrario. es una ley fundamental de la física, y también se aplica a otros campos como la psicología y
la política. internet acaba de provocar una reacción en españa, por fin. nunca antes se había estudiado
seriamente el fenómeno, y menos por parte de un peso pesado de la cultura o la política. hasta la

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 127


publicación de “la red”, de juan luis Cebrián; un libro que pretende analizar las consecuencias políticas,
económicas y sociológicas de la nueva cultura digital. (José Cervera Una botella medio llena).

5.EL GERUNDIO
El gerundio es una forma no personal del verbo con terminación regular en _ando para la 1°
conjugación (cantar-cantando) y para 2° y 3° conjugación en _iendo, (comer- comiendo /salir-
saliendo). Los usos del gerundio son:
භ En perífrasis o frases verbales: El joven está estudiando. (perífrasis verbal) / El especialista
español continúa viniendo a Buenos Aires a hacer su propaganda. / Los galeristas extranjeros
siguen exponiendo.
භ Con una función adverbial:
*Manifiesta un momento anterior o simultáneo al momento significado por el verbo principal, al cual
modifica. Ejemplos:
- Habiendo abandonado la idea de un ataque violento, la amnistía constituye una salida posible.
(Anterioridad: primero abandonan la idea del ataque, luego constituyen la amnistía).
- Los legisladores propusieron una nueva solución presentando con rapidez el proyecto.
(Simultaneidad: proponen y presentan al mismo tiempo).
*La acción que expresa el gerundio debe interpretarse como una circunstancia (de tiempo, modo o
condición) de la acción del verbo principal. Es decir, la función del gerundio es siempre de
complemento circunstancial. El uso del gerundio será correcto si expresa en qué momento, de qué
modo, por qué motivo o con qué condición se da la acción principal. Ejemplos correctos:
Estuvo toda la tarde procesando la información.
Caminando demasiado despacio no llegará a la entrevista.
Regalándole flores conquistó su corazón.

5.1 Usos incorrectos del gerundio


No es correcto usar gerundio con valor de posterioridad al momento significado por el verbo principal.
En estos casos es necesario conjugar el gerundio, constituyendo dos oraciones -cada una con su verbo
conjugado- y coordinarlas.
*Forma incorrecta: La víctima fue agredida en su casa, muriendo horas después en el hospital.
*Forma correcta: La víctima fue agredida en su casa y murió horas después en el hospital.
Como el gerundio es un modificador del verbo, no puede calificar a un sustantivo. En estos casos se
utiliza una suboración subordinada relativa adjetiva.
*Forma Incorrecta: El Gobierno ha aprobado un decreto regulando las importaciones asiáticas.
*Forma Correcta: El Gobierno ha aprobado un decreto que regula las importaciones asiáticas.
*Forma incorrecta: La propuesta conteniendo los 6 puntos a tratar fue publicada anteayer.
*Forma correcta: la propuesta que contenía los 6 puntos a tratar fue publicada anteayer.

Es aceptado el gerundio como modificador de un sustantivo en la siguiente expresión: Hombres trabajando

Actividad
En los siguientes enunciados, señalar el gerundio y analizar su uso

128 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


a) El texto, argumentando su punto de vista, nos parece muy realista.
b) El nuevo titular de Biología ingresó en la universidad en 1980, graduándose cinco años después.
c) El estudiante defendió su monografía apoyándose en datos bibliográficos.
d) El Gobernador ha aprobado un decreto regulando los aumentos de precios de los combustibles.
e) La profesora mirándome fijamente me preguntó si había leído el ensayo.
f) El autor analiza el tema de la manipulación masiva en democracia, presentando su texto en el año
2016.

6.CONCORDANCIA
La concordancia es la relación entre dos o más palabras variables con respecto al género, número y
persona. Existen dos tipos de concordancia: nominal (número y género) y verbal (persona y número).
Ejemplos de concordancia nominal:
Fuertes vientos (adjetivo y sustantivo están en masculino y en plural)
Los estudiantes del taller de teatro le van a ofrecer una función al público. (Pronombre y referente
concuerdan en número singular)
Ejemplos de concordancia verbal:
Fuertes vientos azotaron la región. (Sustantivo y verbo concuerdan en 3°persona plural)
Entre el sujeto y el verbo hay una regla general: el verbo concuerda con el núcleo del sujeto en número
y persona; pero existen también casos especiales de concordancia.
Ejemplos:
භ Si el núcleo del sujeto es un sustantivo colectivo, el verbo va en singular: El periodismo
transmite a la población las noticias según su punto de vista.
භ Si el núcleo del sujeto es un sustantivo colectivo seguido por un complemento en plural, el
verbo puede ir en singular o plural: Un grupo de cronistas amplían las noticias destacadas. /
Un gran número de personas lee todos los días el diario.
භ Si en la oración hay varios núcleos de un sujeto seguidos de una palabra resumidora (todo,
nada), el verbo va en singular: El gusto del público, los principios de la empresa, la necesidad
de venta, todo influye en el mensaje periodístico.
භ Si el sujeto está compuesto por 1º, 2º y 3º persona, el verbo en primera persona del plural:
Vos, yo, cualquier lector, compramos el diario de nuestra preferencia.
භ Si el verbo precede a un sujeto compuesto, puede concordar con el primer núcleo, en singular:
Los atrae la información y el entretenimiento.
භ Si hay varios núcleos de un sujeto unidos por el coordinante o, los verbos generalmente están
en plural (pero a veces pueden ir en singular): El titular de la página deportiva duda. ¿Ganará
Boca o River? / Una crisis política o un hecho policial ocupan la primera plana.
Actividad
Identificar y corregir los errores de concordancia (entre sujeto y verbo, sustantivo y adjetivo o
pronombre y referente) que se encuentran en este fragmento.
El texto titulado “La criminalización mediática” fue publicado en la revista Encrucijadas en el año
2005, y tratan el tema de la manipulación de la información que hace los medios de comunicación
en relación con la exclusión social. El texto fuente se inscribe en el contexto del post
neoliberalismo en Argentina y de las consecuencias de las políticas de privatización y

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 129


desindustrialización implementada en la década de los ´90. Las temáticas abordadas por el autor
en esta oportunidad forman parte de varias de sus publicaciones.
El artículo es argumentativo, intenta persuadir a sus lectores de que los medios de comunicación
contribuyen a crearle una realidad particular a partir de imaginarios sociales.

7. LISTADO DE CONECTORES
RELACIÓN CONECTIVOS

Adición y, también, además, más, aún, adicional a lo anterior, otro aspecto, asimismo,
por añadidura

Contraste pero, sin embargo, por el contrario, no obstante, aunque, a pesar de,
inversamente, en cambio

Causa/ efecto porque, por consiguiente, así pues, por tanto, por lo tanto, por esta razón,
puesto que, ya que, en consecuencia, de ahí que, así, por este motivo, pues, por
eso, de modo que, según

Temporalidad después, luego, más tarde, antes, seguidamente, a continuación, entre tanto,
posteriormente, ahora, ya, enseguida, inmediatamente, cuando, en el
momento, tiempo después, finalmente

Comparación así como, tal como, tanto como, del mismo modo, de la misma manera,
asimismo, igualmente

Énfasis sobre todo, ciertamente, lo que es más, lo que es peor, repetimos, en otras
palabras, como si fuera poco, lo que es más importante, especialmente

Reformulación, por ejemplo, en otras palabras, es decir, tal como, verbigracia, como es el caso
Ilustración o ampliación de, de esta manera, así, así como

Orden primero, segundo, siguiente, luego, después, a continuación, finalmente, antes,


desde entonces, en primer lugar, por último, al final, al principio, inicialmente,
enseguida

Cambio de perspectiva por otra parte, de otra manera, en otro sentido, por el contrario, en contraste
con

Condición si, con tal que, supongamos, puesto que, siempre que, ya que

Resumen o conclusión para terminar, resumiendo, por último, finalmente, en conclusión, en suma, en
síntesis, como conclusión, en resumen

130 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


8.PARADIGMA VERBAL

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 131


9. SOLUCIONARIO
Puntuación
1) Los enunciados que presentan errores de puntuación son:
a) porque existe una enumeración y solamente se coloca una conjunción delante del último
elemento. La manera correcta es la siguiente:
Forma correcta: En contraste, los medios no muestran ningún interés por visibilizar la participación de
las mujeres y su poder como agentes sociales en las esferas política, económica, educativa y cultural.

d) ya que se debe usar comillas para las citas textuales. La manera correcta es la siguiente:
Forma correcta: Según Aimmé Vega Montiel “… la Asamblea General de la ONU aprobó la
Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la Mujer, que en su artículo primero la define
como la violencia que se encuentra dirigida contra la mujer por el hecho de serlo.”
2) Mi abuela tenía el pelo blanco en una ola encrespada sobre la frente que le daba cierto aire
colérico. Llevaba casi siempre un bastoncillo de bambú con puño de oro que no le hacía
ninguna falta porque era firme como un caballo. Repasando antiguas fotografías, creo
descubrir en aquella cara espesa, maciza y blanca, en aquellos ojos grises, bordeados por un
círculo ahumado, un resplandor de Borja y, aun de mí. Supongo que Borja heredó su gallardía,
su falta absoluta de piedad. Yo, tal vez, esta gran tristeza.
3) El fragmento que posee una correcta puntuación es el siguiente:
Es evidente que las mujeres están prácticamente ausentes de los medios hoy en día. Tras más de una
década, la investigación académica sigue mostrando que están claramente infra-representadas por
estos medios, y cuando lo están, se las sigue describiendo a través de una gama reducida de papeles
estereotipados. Cada día corroboramos que la representación de las mujeres en el discurso de los
medios de comunicación tradicionales y de las nuevas tecnologías reproduce los estereotipos sexistas
que, o bien asocian a las mujeres a roles tradicionales (supuesta vulnerabilidad, sumisión, adscripción
al espacio doméstico, etc.) o bien las representan como objetos sexuales o como grupos de consumo
que solo se interesan en la compra de artículos de moda y belleza. En contraste, los medios no
muestran ningún interés por visibilizar la participación de las mujeres y su poder como agentes sociales
en las esferas política, económica, educativa y cultural. En este contexto, llama la atención el
tratamiento que reciben las informaciones relacionadas con la violencia de género en los programas
de noticias.
4) Los errores de puntuación en los ILD son los siguientes:
a) La autora cuestiona si los medios de comunicación promueven la erradicación de la violencia de
género contra las mujeres y afirma que son los responsables de buscar soluciones. (uso incorrecto de
la coma).
b) “El estudio de la violencia de género en los medios” es un artículo académico que fue extraído de la
revista Question en el año 2009, que se especializa en periodismo y comunicación. Y trata la polémica
de la violencia de género en los medios. (Ambigüedad)
c) Marcelo Pereyra es un destacado periodista. (uso incorrecto de la coma).
d) Por otra parte, las mujeres están estereotipadas en los medios de comunicación actualmente. Es
decir, que están ausentes en cuanto a su participación en dichos medios. (uso incorrecto de la coma)

132 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Acentuación
Ejercicio 1
a) No llevan tilde por ser palabras monosílabas.
b) Llevan tilde por ser palabras agudas y terminar con la letra “n”.
c) Llevan tilde para señalar el hiato. Es decir, marca gráficamente que el sonido fuerte cae sobre la
vocal cerrada de la unión de dos vocales.
d) No llevan tilde por tratarse de palabras agudas que terminan en consonantes que no son “n” o “s”.
e) Llevan tilde por ser palabras esdrújulas.
Ejercicio 2
a)-c)-d)- Las palabras en negrita llevan tilde por tener un sentido interrogativo.
b) No lleva tilde porque es un pronombre relativo.
e) Lleva tilde por su sentido exclamativo
Ejercicio 3
La Universidad como institución tiene, a primera vista una función principal: formar a los profesionistas
de un país, sin embargo, esta visión la reduciría a un centro de capacitación laboral. A lo largo de esta
guía defenderemos que la institución universitaria forma ciudadanos y, por tanto, si bien es esencial
que los estudiantes adquieran competencias profesionales también lo es el hecho de que a través de
ese proceso de profesionalización ellos se apropien de competencias que les ayuden a intervenir
adecuadamente en su entorno social, cultural y económico. Esto es, la Universidad debe cooperar
significativamente a la ciudadanización de sus egresados porque esto es condición para que no solo
encuentre sentido en su trabajo por criterios de eficiencia laboral, sino, sobre todo por el significado
que esta tiene para su comunidad.
Uso de Mayúsculas
Escritura correcta del primer fragmento: Pascual Serrano es periodista. Nació en Valencia, España, en
1964. Se licenció en Periodismo en 1993 en la Universidad Complutense de Madrid. Entre otras
actividades, fue cofundador de la revista Voces, y de la publicación electrónica Rebelión que hoy
funciona como diario alternativo en Internet. En 2011 publicó Contra la neutralidad. Tras los pasos de
:ŽŚŶZĞĞĚ͕ZLJnjĂƌĚ<ĂƉƵƑĐŝŷƐŬLJ͕ĚŐĂƌ^ŶŽǁ͕ZŽĚŽůĨŽtĂůƐŚLJZŽďĞƌƚĂƉĂ͘
Escritura correcta del segundo fragmento: La segunda ley de Newton estipula que a toda acción se
opone una reacción igual y de signo contrario. Es una ley fundamental de la física, y también se aplica
a otros campos como la sicología y la política. Internet acaba de provocar una reacción en España, por
fin. Nunca antes se había estudiado seriamente el fenómeno, y menos por parte de un peso pesado
de la cultura o la política. Hasta la publicación de La Red, de Juan Luis Cebrián; un libro que pretende
analizar las consecuencias políticas, económicas y sociológicas de la nueva cultura digital. (José
Cervera, Una botella medio llena)
Gerundio
a) Incorrecto: gerundio: argumentando. Se refiere a un sustantivo.
b) Incorrecta: gerundio: graduándose. Graduarse es posterior a ingresar en la universidad.
c) Correcto: gerundio: apoyándose. Es al mismo tiempo que defiende y se apoya.
d) Incorrecto: gerundio: regulando. Modifica a un sustantivo.
e) Correcto: gerundio: mirándome. Las dos acciones se dan en simultáneo.
f) Incorrecto: gerundio presentando. El análisis del tema y la presentación del texto no son acciones
simultaneas.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 133


Concordancia
Escritura correcta del fragmento: El texto titulado “La criminalización mediática” fue publicado en la
revista Encrucijadas en el año 2005, y trata el tema de la manipulación de la información que hacen
los medios de comunicación en relación con la exclusión social. El texto fuente se inscribe en el
contexto del post neoliberalismo en Argentina y de las consecuencias de las políticas de privatización
y desindustrialización implementadas en la década de los ´90. La temática abordada por el autor en
esta oportunidad forma parte de varias de sus publicaciones.
El artículo es argumentativo, intenta persuadir a sus lectores de que los medios de comunicación
contribuyen a crearles una realidad particular a partir de imaginarios sociales.

Sitios consultados:
https://www.gramaticas.net
http://www.rae.es

134 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


ANEXO 3
MODELOS DE EXAMEN

1.
UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA
SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS
EXAMEN FINAL
Tema 1
APELLIDO:…………………NOMBRE:…………………………………………….DNI:…………………..
Carrera………………………………………………………………………Aula de examen………………………………

PRIMERA PARTE:
1)Leer el texto y los paratextos, luego resolver las consignas

ESTUPIDEZ VIRAL¹ LAS REDES QUE ATONTAN²


Antonio Fernández Vicente³
La Historia de la humanidad es la confluencia de historias estúpidas. Y esto no es ser pesimista,
sino un realista bien informado. A fin de cuentas, todos somos un poco estúpidos, yo mismo por
escribir unas líneas sobre la estupidez y tú, lector, por leerlas. Sin embargo, es cierto que para el
observador atento de la estupidez hay fenómenos regulares de disparate que se difunden con
rapidez en nuestros días. La estupidez se vuelve viral y se contagia de forma instantánea. Es un logro
de nuestra querida civilización digital.
En ocasiones, la incapacidad para comprender y la presunción de sabiduría se convierten, por
utilizar uno de esos lenguajes que embrutecen, en ƚƌĞŶĚŝŶŐƚŽƉŝĐϺ. Me estoy refiriendo, claro está,
a la estupidez funcional que es heredera de la televisión, y que toma la forma informe y caótica de
lo que se llaman redes sociales. Siempre han existido, y nuestra sociedad ha sido en toda época una
gran malla de vínculos y relaciones interconectadas, Pero existen algunas prácticas que hacen de la
estupidez funcional un fenómeno contagioso. La más importante es la aceleración. Cuando se lee
muy deprisa -o muy despacio- no se entiende nada. Ahora se vive muy deprisa, y ocurre que el
pensamiento humano opera en tiempos lentos. Pero para actualizarse en esas redes que se instalan
en nuestras vidas, nos sometemos a la tiranía del tiempo real, de la lectura transversal, panorámica
y de la escritura fugaz, impensada.
No hay tecnología neutral: las distracciones constantes del WhatssApp nos impiden centrar la
atención en aquello que tengamos delante. Impiden también los momentos de soledad auténtica,
son máquinas de transmitir mensajes que producen olvido por saturación. Aniquilan la posibilidad
de pensamiento; violentan las conversaciones que disminuyen en la misma medida en que pasamos
nuestras vidas en las pantallitas. Hay que ser estúpido para pasar la mayor parte de la vida pendiente
de una pantallita que como el espejo mágico, nos halaga y encandila. El smartphone es lo contrario
de lo que dice: es una privación sensorial, un instrumento que debilita nuestro pensamiento y
nuestra imaginación.
Las redes se han convertido en la nueva religión, en el opio al que el individuo común acude para
encontrar un entorno familiar, repleto de lugares comunes, de clichés, de vídeos estúpidos y memes
que ni siquiera son ridículos, porque lo ridículo puede conllevar parte de transgresión. Son
superficiales en el peor de los sentidos, como simple repetición de lo mismo.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 135


La lectura de mensajes cortos, que se encubren unos a otros y se funden con la escritura
acelerada difunde sin límites la ignorancia bajo la forma de ilusión ilustrada. Y aniquila la curiosidad.
El prisionero de la red se cree poderoso cuando lo único que hace es someterse a la lógica
destructiva de la conectividad permanente. Es curioso que las nuevas izquierdas también se sirvan
de estos mundos virtuales de espectáculo lamentable para representar lo que tendría que ser nueva
política. También ellos desconectan de los tiempos lentos en favor de esta adoración de la velocidad
que acaba con la inteligencia. Y con la política.
A veces me pregunto por qué somos tan dóciles. Una situación social y económica tan
lamentable tendría que producir un levantamiento popular inmediato. Pero sólo parece haber dos
motivos que podrían desencadenarlo: la supresión del ocio improductivo (fútbol, televisión
basura...) y la de las redes sociales. Sería una hecatombe. Una revolución fría. Me despido como
otro estúpido más, consciente de serlo, quizás un poco más tras haber escrito las líneas
precedentes.

1. Que se expande como un virus, rápidamente y produce contagio.


2. Publicado el 1/4/2017 en Rebelión.org.
3.Máster en Filosofía y Doctor por la Universidad de Murcia donde obtuvo el Premio Extraordinario de doctorado. Ha
sido profesor visitante en diversas universidades de Francia, e Italia. Es docente de la Universidad Castilla, La Mancha en
la Facultad de Periodismo. Imparte cursos y seminarios sobre cine, literatura y música. Publica sus artículos en distintos y
variados medios de comunicación.
4.En español, tendencia, tema de tendencia, tema del momento.

2) ¿Qué afirmaciones de las que siguen incluirías en un resumen del texto leído? Señálalas con una
cruz. (2 Puntos.) Agrega otra frase que podría formar parte de ese texto resuntivo.
a) El uso que se hace en la actualidad de las redes sociales obstaculiza la comunicación
intrapersonal
b) La participación en las redes sociales tal como se da en la actualidad es adictiva y
perniciosa
c) Los mensajes que se producen en las redes sociales generan y difunden conocimiento
sustancial y profundo.
d) El uso de las tecnologías de la comunicación y las redes sociales no es inofensivo
e) El uso de las redes sociales colabora en el desarrollo del pensamiento y la imaginación

SEGUNDA PARTE:
1) ¿Estás de acuerdo con la postura del autor? Justifica tu respuesta con al menos un argumento
personal. Escribe un texto argumentativo de aprox. 10 líneas que comience con la mención del
autor y su punto de vista. 3 puntos
2) Escribí un ILD sobre el texto leído (5 puntos). Recordá incluir todos los aspectos descriptivos,
explicativos que corresponden a lo solicitado: referencia bibliográfica, presentación, idea central,
argumentos del autor, etc. Alrededor de 20 líneas

136 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


2.
UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA
SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS
EXAMEN FINAL
TEMA 1

APELLIDO: …………………………………NOMBRE:…………………………………….DNI:………………………………
Carrera………………………………………………………………...Aula de examen………

PRIMERA PARTE:
1) Leer el texto y los paratextos, luego resolver las consignas

LA COMUNICACIÓN ES ACCION: COMUNICAR DESDE Y EN LAS PRÁCTICAS SOCIALES¹. Por


Washington Uranga²
Comunicación y producción de conocimiento.
Para dar cuenta de la tarea que implica la construcción del conocimiento, comenzamos por
poner en común aquel que compromete a la constitución de nuestras propias subjetividades, formas
de ser. No podemos evitar auto–reconocernos como sujetos que transitamos la vida en medio de la
crisis, sujetos que nos constituimos interpelados³ por el desconcierto, la inestabilidad, las
inseguridades y la tensión entre el dolor y la felicidad. Pero también interpelados por la tarea
sustancial de no dejar de pensarnos y re–descubrirnos como sujetos de conocimiento que
reaprenden el mundo a la vez que se reaprenden y, precisamente en ese acto, se encaminan hacia
la transformación individual y colectiva. Este constante proceso de aprender y re-aprendernos es
también un proceso atravesado por la comunicación.
Por eso la investigación en comunicación es un soporte fundamental para el análisis de las
ƉƌĄĐƚŝĐĂƐƐŽĐŝĂůĞƐϺLJƉĂƌĂƵŶĂŵĞũŽƌĐŽŶƐƚƌƵĐĐŝſŶĚĞůŽƐĞƐĐĞŶĂƌŝŽƐ͘WŽƌƋue resultan
imprescindibles ciertos saberes, instrumentos y ƚĠĐŶŝĐĂƐƋƵĞƉĞƌŵŝƚĂŶƌĞĐŽŶŽĐĞƌĐſŵŽ͞ůŽ
ĐŽŵƵŶŝĐĂĐŝŽŶĂů͟ƐĞĐŽŶƐƚŝƚƵLJĞĞŶĞƐƚĞĞƐƉĂĐŝŽLJĐſŵŽĐŽůĂďŽƌĂĞŶůĂĐŽŶƐƚƌƵĐĐŝſŶĚĞůŽƐƐƵũĞƚŽƐ
en medio de las relaciones individuales y colectivas. Y porque no se puede entender la trama de la
vida contemporánea si no se la mira también a través de la clave de la comunicación.
Ɛ ŶĞĐĞƐĂƌŝŽ ŝŶǀĞƐƚŝŐĂƌ ƚĂŵďŝĠŶ ĐſŵŽ Ă ƚƌĂǀĠƐ ĚĞů ƐŝƐƚĞŵĂ ŵĞĚŝĄƚŝĐŽ ƐŽŶ ͞ŚĂďůĂĚĂƐ͟ ůĂƐ
realidades de los sujetos y de los actores sociales, de los poderosos, pero también de los
dominantes. Desentrañar esta trama supone también dejar en evidencia mecanismos de
dominación en la sociedad actual.
Así, la voluntad de emprender y sostener la tarea de investigar y producir conocimiento en
comunicación significa una decisión política estratégica que supone la articulación, es decir, el
diálogo de las dimensiones políticas y culturales del complejo entramado social.
Conocemos poco todavía sobre la comunicación en relación a las prácticas sociales. El desarrollo
tecnológico complejiza día a día el campo de nuestra acción. De allí que avanzar en el estudio y la
investigación sobre los procesos comunicacionales en relación directa con las prácticas sociales es
una decisión que debería ayudarnos a hacer lecturas más certeras de las prácticas sociales en
escenarios concretos y particulares y para comprenderlos en relación con otros más globales.
También para comprendernos cada uno y cada uno de nosotros y nosotras como sujetos en este
momento histórico que nos toca vivir.
El papel del comunicador

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 137


Visto así y reconociendo la tradición periodística como origen de nuestra profesión, tenemos que
decir que hoy el papel del comunicador adquiere un grado de complejidad y una trascendencia muy
importante en la construcción de lo social.
Por esta misma razón preferimos expresar esta nueva realidad definiendo al comunicador como
un facilitador del diálogo público en el espacio público, a modo de articular saberes entre actores
diversos y plurales.
Esta definición acrecienta la responsabilidad ética del comunicador con la veracidad, pero
también con su apego a la necesaria pluralidad de voces que está en la base misma del derecho a la
comunicación entendido como derecho humano fundamental.
Por último: la labor de los comunicadores debe dar cuenta de un compromiso político con la
sociedad en la que están insertos, con los actores que en ella se constituyen. Un compromiso
político, entiéndase bien, que es un aporte a la construcción del bien común. Sin comunicadores
comprometidos políticamente con la sociedad y firmemente asentados en valores éticos es
imposible el cambio social y, en general, la construcción de sociedades más humanas, más justas y
más equitativas.

1.http://www.washingtonuranga.com.ar/ septiembre de 2005


Washington Uranga es periodista, docente e investigador de las Universidades de Buenos Aires y La Plata, redactor especial
del diario Página 12 (Buenos Aires) y dirige la Maestría en Periodismo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.
3.Interrogados, exigidos, demandados.
4.Una práctica social es un modo recurrente de realizar una cierta actividad, compartido por todos los integrantes de
una comunidad.

2) ¿Qué te permite deducir la lectura de cada uno de los paratextos que acompañan este texto?
2 puntos
SEGUNDA PARTE:
1) ¿Te parece correcta la postura del autor? Justifica tu respuesta con al menos un argumento
personal. Escribe un texto argumentativo de 10 líneas aprox. que comience con la mención del autor
y su punto de vista. 3 puntos
2) Escribí un ILD sobre el texto leído (5 puntos). Recordá incluir todos los aspectos descriptivos
y explicativos que corresponden a lo solicitado: referencia bibliográfica, presentación, idea central,
argumentos del autor, etc. Alrededor de 20 líneas.

138 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


3.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA


SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS
EXAMEN FINAL.
Tema 1

APELLIDO…………………………………NOMBRE:………………………………………DNI:…………………………………
CARRERA……………………………………………AULA DE EXAMEN……………………………….

PRIMERA PARTE:
1)Leer el texto y los paratextos, luego resolver las consignas

LA INFLUENCIA DE LOS MEDIOS MASIVOS EN LA FORMACION DEL SUJETO: UNA PERSPECTIVA


PSICOANALÍTICA. ¹ Por Enrique Guinsberg²
El rol de los medios masivos de difusión en la formación del Sujeto siempre ha sido muy señalado,
pero poco estudiado por las ciencias sociales y los comunicólogos en general.
Las “ciencias sociales” poco tienen en cuenta los esenciales aportes que pueden brindar los marcos
teóricos de la psicología (y el psicoanálisis en particular) cuya especificidad es precisamente el
estudio del sujeto.
El del psicoanálisis es el paradigma teórico que mejor comprende a la Subjetividad, pero debe
ubicarla dentro de los procesos culturales.
Múltiples datos demuestran que si bien la familia sigue teniendo un peso afectivo central, es
bastante menor respecto de los procesos de ideologización y construcción de la realidad, donde la
relación del sujeto con los medios tiene un peso fundamental
Respecto a la estructuración del aparato psíquico, recordemos que el niño nace puro ELLO, a partir
de los cuales se forman el YO y el SÚPER YO³ en el citado proceso de socialización que se realiza con
la intervención de las múltiples instituciones sociales citadas.
La constitución del Yo es producto tanto de un complejo proceso de identificaciones como del
paulatino reemplazo del principio del placer por el principio de realidad. Y si bien en ambos la familia
y luego la escuela tienen el rol central, hoy no puede negarse ni minusvalorarse la creciente
influencia de los medios masivos de difusión, por llegar antes que tales instituciones o porque no
todos los niños acceden al aparato educativo.
Es cierto que los modelos identificatorios básicos surgen sobre todo de los vínculos afectivos del
niño con sus relaciones directas (padres, abuelos, maestros más tarde.), Pero ¿cómo dejar de ver
que hoy el niño se encuentra en contacto con múltiples modelos y figuras provenientes por ejemplo
de un televisor con el que se relaciona desde siempre, y luego con caricaturas, juegos electrónicos,
etc.?
Modelos de todo tipo, llamativos, impactantes y deseados por su éxito, omnipotencia, belleza, son
exponentes de un poder y fuerza que los niños ven en los padres, pero ante los cuales éstos pueden
quedar comparativamente disminuidos, dejan una evidente secuela que hasta ahora no ha sido
analizada cuantitativa y cualitativamente con el rigor que merece. Una elemental observación sobre
los comportamientos de nuestro tiempo permite ver cómo existe un muy alto grado de
identificación con múltiples figuras mediáticas. Este es un proceso psicológico mediante el cual un
sujeto asimila un aspecto, una propiedad, un atributo de otro y se transforma, total o parcialmente,
sobre el modelo de éste. La personalidad se constituye y se diferencia mediante una serie de
identificaciones.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 139


Asimismo, junto a esa llegada directa, existe otra indirecta a través del entorno familiar y educativo
-ya formados e ideologizados por los medios -, compañeros de juegos, etc. que transmiten
comportamientos, normas, modelos, necesidades y actitudes cotidianas fomentadas por los héroes
prototípicos, anuncios publicitarios, consejos de personajes admirados y seguidos, etc.
En este sentido no puede olvidarse que el juego es una expresión típica del mundo infantil que no
responde sólo a una actividad de diversión sino también es expresión de sus necesidades afectivas
- por eso las terapias se hacen mediante su ejercicio-, lo que hace que jugar con imágenes de los
héroes televisivos o juguetes promocionados por las emisoras, o a ser tales héroes implica la
internalización de las significaciones y contenidos de los mismos: se trata de un modelo a imitar y a
seguir. Al respecto es evidente que los modelos promocionados de manera positiva son aquellos
que responden a los valores de una cultura determinada, mientras que se hace lo contrario con
aquellas expresiones rechazadas por ella.
En cuanto al paso del principio del placer al de realidad resulta evidente la incidencia de los medios
al ser estos actualmente no sólo los que muestran a esta última sino incluso “construyen” lo que
debe entenderse por “realidad”. Evidencia que recalcan numerosos estudiosos, por ejemplo, Eliseo
Verón al afirmar categóricamente que “los medios informativos son el lugar donde las sociedades
industriales producen nuestra realidad”.

1.Psicologia em Estudo, Maringá, v. 8, n. 1, p. 3-12, jan./jun. 2003


#46+)15
2.Psicólogo argentino residente en México desde 1976, con Maestría en Ciencias de la Comunicación y Doctorado en
Estudios Latinoamericanos. Desde 1979 es Profesor-Investigador de Tiempo Completo en la Universidad Autónoma
Metropolitana-Xochimilco, México D.F. Codirector de la revista semestral Subjetividad y Cultura.
Autor de múltiples artículos, así como de ponencias en congresos internacionales, y de los siguientes libros: Sociedad,
salud y enfermedad mental; Control de los medios, control del hombre. Medios masivos y formación psicosocial;
Publicidad: manipulación para la reproducción; La salud mental en el neoliberalismo; y junto con Marie Langer,
Memoria, historia y diálogo psicoanalítico.
3.El ELLO es el reservorio de los impulsos. Opera de acuerdo al principio del placer y desconoce las demandas de la
realidad. (impulsivo, egoísta. amante del placer) El SUPER YO es la parte del psiquismo que representa los pensamientos
morales y éticos recibidos de la cultura (conciencia moral) El YO surge a partir de cumplir de manera realista los deseos y
exigencias del ELLO de acuerdo con el mundo exterior y atiende las demandas del SUPER YO.

2) ¿Qué te permite deducir la lectura de cada uno de los paratextos que acompañan este texto? 2
puntos

SEGUNDA PARTE:
1) Los medios de difusión tienen una influencia notoria en la formación de la subjetividad”.
¿Estás de acuerdo con la afirmación anterior? Escribe un texto argumentativo de aprox. 10 líneas
que justifique tu respuesta. Comenzá refiriéndote al autor y su postura. 3 puntos.
2) Escribí un ILD sobre el texto leído (5 puntos). Recordá incluir todos los aspectos descriptivos
y explicativos que corresponden a lo solicitado: referencia bibliográfica, presentación, idea central,
argumentos del autor, etc. Alrededor de 20 líneas

140 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


4.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA


SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS
EXAMEN FINAL. 11 de diciembre de 2019
Tema 1
APELLIDO:……………………………………………….NOMBRE:……………………………………………DNI:………………
Carrera……………………………………………………..Aula de Examen……………………………………………………….

PRIMERA PARTE:
1) Leé el texto y los paratextos, luego resolvé las consignas en este mismo documento (si es
necesario se pueden agregar hojas debidamente numeradas, pero no se deben dejar espacios en
blanco ni tachar los renglones).

LA IMAGEN DE LA ENFERMERA A TRAVÉS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MASAS1 POR


CRISTINA HEIERLE VALERO2
A pesar de que las enfermeras han conseguido logros espectaculares, estos no han cambiado la
imagen que de ellas se trasmite. La imagen enfermera está plagada de estereotipos. A nuestro juicio
la imagen de la profesión enfermera funciona como separada del sistema de los cuidados médicos
y del sistema nacional de salud. Esto se debe a la ausencia de signos visibles que identifiquen a los
miembros de esta profesión, como si las enfermeras no necesitaran que se visualice su imagen.
Las imágenes no son estructuras aisladas. Cuando alguien interpreta una imagen lo hace de
acuerdo con los valores previos en relación con ella. Este análisis nos lleva al concepto de
estereotipo, "el conjunto de creencias y valores -comúnmente aceptado-, sobre los atributos que
caracterizan a un grupo social, y que ayuda a categorizar dichos atributos para hacer más coherente
la comprensión del mundo".
Los medios de comunicación de masas actúan como agentes que refuerzan y divulgan
determinados estereotipos y valores. En la actualidad, los estereotipos sobre las enfermeras
comparten y refuerzan los valores sociales existentes en las relaciones entre hombre-mujer,
profesional-ayudante, experto-aficionado, etc., trasmitidos y afianzados por los medios de
comunicación de masas. Sin duda, como afirma Siles, "la evolución de la coexistencia de una
enfermería vocacional ligada al género, con una enfermería profesional y científica ha sido, a la vez
una fuente de conflictos y de enriquecimiento".
Los medios de comunicación son fundamentales en la creación y difusión de los estereotipos tal
como muestra el uso en los medios de estereotipos sexuales. Es conocida y muy visible la utilización
por la industria pornográfica de la imaginería enfermera.
En un estudio realizado en España se identificaron diecinueve imágenes en las que se mostraban
enfermeras. En ninguna aparecían como protagonistas de la noticia, sino como alguien no
identificado, que se diluye en el grupo, acompañantes secundarias, sin autonomía.
En varias investigaciones realizadas en Grecia, EE. UU., Inglaterra, entre otros países se concluye
que la imagen que se proyecta de las enfermeras es la de poca independencia profesional y escaso
nivel académico. Se las identifica con la caridad y la religión, con baja remuneración y malas
condiciones de trabajo y con tendencia a efectuar tareas secundarias. Sostienen estos trabajos que
la imagen que la sociedad tiene de las enfermeras está llena de estereotipos que incluyen las figuras
de santas, prostitutas, brujas y heroínas.
Desde luego, el sometimiento al que ha estado abocada la profesión de enfermera ha sido
sostenido por la transmisión de una imagen tradicional de la profesión como asistente de
enfermeros (varones) y médicos.

SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS | 141


La imagen que se proyecta de las enfermeras está fundamentada en una idea falsa del cometido
profesional. Esto se traduce en un desconocimiento de la población sobre lo que representa la
profesión. Raramente pueden verse imágenes que representen la intelectualidad, la toma de
decisiones con respecto a la salud de la población y los servicios a la sociedad de las enfermeras. No
se visualiza dónde trabajan, no se informa de la evolución de la carrera y se las sigue considerando
como ayudantes del médico. Lo que se trasmite y percibe es una imagen poco reconocida y
respetada.
El hecho de que la enfermería haya pasado de ser una vocación a ser una disciplina académica
debería haber propiciado un cambio en la imagen que de las enfermeras trasmiten los medios, sin
embargo, pocas veces aparecen como protagonistas de una noticia, sino que se las sigue mostrando
marginalmente y como relleno o decoración.

1Publicado en el nro. 49 de la Revista de Enfermería y Humanidades “Cultura de los cuidados” en 2017.


2Profesora de Enfermería Comunitaria. Escuela Universitaria de Enfermería Virgen de las Nieves, Granada, España

2)Señala con una cruz el punto de vista sostenido por la autora en el texto (2 ptos.)
a) Los medios de comunicación son fundamentales en la creación y difusión de estereotipos
negativos de las enfermeras.
b) La industria pornográfica utiliza muy a menudo imágenes de enfermeras.
c) Casi nunca se ven en los medios imágenes que representen la intelectualidad, la toma de
decisiones con respecto a la salud y los servicios a la sociedad de las enfermeras.
SEGUNDA PARTE:
1)Escribí un informe descriptivo sobre el texto leído (5 pts.). Recordá incluir todos los aspectos
descriptivos, explicativos que corresponden a lo solicitado: referencia bibliográfica, presentación,
idea central, argumentos del tf, etc. Importante: evitá repetir frases del texto. Usá la reformulación.
(extensión aproximada de 20 a 25 líneas).
2)A continuación, desarrollá tu opinión a favor o en contra del punto de vista de la autora. Justificá
tu postura con al menos un argumento personal. Recordá incluir como prueba un ejemplo o una
anécdota. (extensión 10 líneas aprox. 3ptos)

142 | SEMINARIO DE COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


Prof. Dr. Juan Pablo E. Esperón
Lic. Silvia Fernández
Lic. Esteban Barrios
Coordinadores

Filosofía
Colaboradores/as:
Redactores:
Ricardo Etchegaray, María Victoria Santórsola, Pablo Erramouspe, Silvia Chorroarín, Renato Olivieri,
Juan Pablo Esperón, Luis Blengino, Andrés Di Leo Razuk,
Damián Canali, Alejandra Castagna, Martín Chicolino, Carolina Ketlun, Alejandro Lumerman, Rafael Mc
Namara, Ángela Menchón, Augusto Romano, Mariana Santander, Mateo Blegrano, Juliana Carrasco,
Natalia Ozan, Jimena Bezares, Carlos Páez, Virginia Zuleta.

Correctores:
Andrés Di Leo Razuk, Ximena Montenegro, Silvia Fernández, Sergio Villegas, Damián Canali, Alejandra
Castagna, Martín Chicolino, Carolina Ketlun, Alejandro Lumerman, Rafael Mc Namara, Ángela Menchón,
Augusto Romano, Mariana Santander.

Colaboradores:
Jimena Vignati, Fabian Lousto, Fernando Rodríguez, Esteban Barrios, Lucio Pagliaro, Esteban Bieda, Martín
D´ascenzo, Diego Fittipaldi, Ricardo Pobierzyn, Gustavo Mäusel, Jorge Santos, María Marta Báez, Juana
Scavariello, Carlos Romero, Marcos Carnevalli, María Laura Fernández, Beatriz Azcárate, Yoel Gómez, Silvina
Pascusso, Elizabeth Garrido, Carlos Santoriello, Leandro Basso, María Valle, Fabián Rodríguez, Marcia Spadaro,
Cecilia Guerín, Cecilia Ruíz, Luis Etcheverry, Martín Rosales, Rosana Gallafent, Sofía Mónaco, Virginia Enriquez,
Jorge Roggero, Martín Bolaños, Federico Amadeo, Alejandro Peña, Pablo Capitani, Mariela Lucchini, Constanza
Pasino, Mauro Guerrero, Juan Solernó, Virginia Alvarez, Ezequiel Curotto, Clemencia Campos Massa, Dolores
Gradín, Sergio Barberis.

FILOSOFÍA | 145
ÍNDICE

PROGRAMA

INTRODUCCIÓN: orientaciones y sugerencias generales para los estudiantes que cursan materias
filosóficas.

MÓDULO N° 1: INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA


1. Hacerse amigo de la sabiduría.
2. Elevación y conversión.
3. Historicidad e incertidumbre ante la totalidad.
4. El gusto por lo complejo.
5. El comienzo y el origen de la filosofía.
6. Polis y filosofía.
7. Pregunta y diálogo.
8. Distinción entre mithos y lógos: el saber de los sofos y la filosofía.
9. Para qué sirve la filosofía.
10. Incomodar, entristecer, criticar.

MÓDULO N° 2: EPISTEMOLOGÍA O FILOSOFÍA DE LA CIENCIA


1. Qué es la Epistemología.
2. La ciencia y las opiniones: el problema del fundamento.
3. La ciencia y las opiniones: el problema del cambio.
4. Las ciencias y las artes: el problema de lo universal.
5. La ciencia y la razón: el problema del orden.
6. La ciencia moderna: el problema de la objetividad y el desencantamiento del mundo.
7. Más allá del fundamento: el problema de la Hermenéutica. La relación entre la «interpretación» y
el «poder».
8. Más allá de lo permanente: el devenir y la historia.
9. Más allá de la objetividad y de lo positivo: lo negativo y la libertad.
10. Más allá del sujeto: el proceso de descentralización.

MÓDULO N° 3: ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA


1. Qué es la Antropología Filosófica.
2. La concepción del hombre en la Antigua Grecia.
3. La concepción del hombre en el cristianismo.
4. La concepción de la naturaleza humana en el Siglo de las Luces.
5. La concepción del hombre en el Romanticismo.
5. a. El modelo de hombre pleno o íntegro.
5. b. Los tipos de hombre según Nietzsche.
6. La concepción del hombre en el existencialismo.

MÓDULO N° 4: LA FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA


1. Qué es la filosofía social y política.

146 | FILOSOFÍA
2. Thomas Hobbes y la fundamentación de la autoridad soberana.
3. John Locke y la defensa de las libertades individuales.
4. Jean-Jacques Rousseau y la igualdad natural de todos los hombres.
5. Karl Marx y la crítica de la alienación y de la explotación.

MÓDULO N° 5: ÉTICA
1. La dimensión ética de la interrogación filosófica.
2. Ética Antigua.
1. a. El intelectualismo ético de Platón.
1. b. La virtud en Aristóteles.
3. La Ética Moderna.
3. a. La moral kantiana: teoría del deber.
3. b. La ética de Spinoza: teoría de los afectos.
4. Ética Contemporánea.
4. 1. La ética de la comunicación y su recepción en Latinoamérica.
4. 1. a. Filosofía de la Liberación y Filosofía Intercultural.
4. 1. b. Críticas a la ética comunicativa en tanto universalista desde la perspectiva latinoamericana.
4. 2. El problema del Otro: mismidad y diferencia en los debates éticos contemporáneos.
4. 2. a. Las múltiples dimensiones del otro en la Filosofía Occidental.
4. 2. b. El otro en tanto otro: hacia una ética de la responsabilidad.
4. 2. c. El género como espacio de reivindicación ético-política: “lo personal también es político”.
4. 2. d. Identidades emergentes en un mundo globalizado.

BIBLIOGRAFÍA

FILOSOFÍA | 147
PROGRAMA 





FUNDAMENTACIÓN
La asignatura Filosofía cumple dos funciones centrales en el Cursos de Ingreso a la Universidad:
1) contribuye a consolidar la formación humanística (que incluye el fortalecimiento de los valores y los
principios éticos) y 2) propugna el desarrollo de las habilidades para el pensamiento autónomo y crítico,
que hace posible el conocimiento de los contenidos conceptuales lógicos y científicos (lo que incluye la
comprensión de categorías culturales arraigadas en nuestra tradición) y las destrezas para el desarrollo
de la comprensión lectora, el estudio y la investigación en el ámbito superior (que incluye la
incorporación de elementos lógicos y argumentativos para el pensamiento crítico). Con esto, se busca
preparar a los aspirantes para afrontar las exigencias de la formación universitaria de grado,
profundizando la articulación con la enseñanza media a través de la complementación de las
competencias adquiridas con aquellas necesarias para el desarrollo de su vida universitaria.

OBJETIVO
Los objetivos de la materia filosofía son: en primer lugar, introducir a los aspirantes en el uso de las
herramientas de lecto-escritura, imprescindibles para el aprendizaje y la práctica de las disciplinas
académicas; y, en segundo lugar, introducir a los estudiantes en la praxis filosófica, para conocer los
fundamentos filosóficos, epistemológicos y metodológicos, requeridos para el desarrollo del
conocimiento científico.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN
Se requerirá que los alumnos se desenvuelvan con fluidez frente a las consignas problemáticas que se
presenten en el examen. Para dar cuenta de esto, se solicitará que en todas las respuestas se definan,
expliquen (justifiquen) y ejemplifiquen los conceptos.

CONTENIDOS
MÓDULO N° 1: INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA
1. Hacerse amigo de la sabiduría.
2. Elevación y conversión.
3. Historicidad e incertidumbre ante la totalidad.
4. El gusto por lo complejo.
5. El comienzo y el origen de la filosofía.
6. Polis y filosofía.

148 | FILOSOFÍA
7. Pregunta y diálogo.
8. Distinción entre mithos y lógos: el saber de los sofos y la filosofía.
9. Para qué sirve la filosofía.
10. Incomodar, entristecer, criticar.

MÓDULO N° 2: EPISTEMOLOGÍA O FILOSOFÍA DE LA CIENCIA


1. Qué es la Epistemología.
2. La ciencia y las opiniones: el problema del fundamento.
3. La ciencia y las opiniones: el problema del cambio.
4. Las ciencias y las artes: el problema de lo universal.
5. La ciencia y la razón: el problema del orden.
6. La ciencia moderna: el problema de la objetividad y el desencantamiento del mundo.
7. Más allá del fundamento: el problema de la Hermenéutica. La relación entre la «interpretación» y el
«poder».
8. Más allá de lo permanente: el devenir y la historia.
9. Más allá de la objetividad y de lo positivo: lo negativo y la libertad.
10. Más allá del sujeto: el proceso de descentralización.

MÓDULO N° 3: ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA


1. Qué es la Antropología Filosófica.
2. La concepción del hombre en la Antigua Grecia.
3. La concepción del hombre en el cristianismo.
4. La concepción de la naturaleza humana en el Siglo de las Luces.
5. La concepción del hombre en el Romanticismo.
5. a. El modelo de hombre pleno o íntegro.
5. b. Los tipos de hombre según Nietzsche.
6. La concepción del hombre en el existencialismo.

MÓDULO N° 4: LA FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA


1. Qué es la filosofía social y política.
2. Thomas Hobbes y la fundamentación de la autoridad soberana.
3. John Locke y la defensa de las libertades individuales.
4. Jean-Jacques Rousseau y la igualdad natural de todos los hombres.
5. Karl Marx y la crítica de la alienación y de la explotación.

MÓDULO N° 5: ÉTICA
1. La dimensión ética de la interrogación filosófica.
2. Ética Antigua.
1. a. El intelectualismo ético de Platón.
1. b. La virtud en Aristóteles.
3. La Ética Moderna.
3. a. La moral kantiana: teoría del deber.
3. b. La ética de Spinoza: teoría de los afectos.
4. Ética Contemporánea.

FILOSOFÍA | 149
4. 1. La ética de la comunicación y su recepción en Latinoamérica.
4. 1. a. Filosofía de la Liberación y Filosofía Intercultural.
4. 1. b. Críticas a la ética comunicativa en tanto universalista desde la perspectiva latinoamericana.
4. 2. El problema del Otro: mismidad y diferencia en los debates éticos contemporáneos.
4. 2. a. Las múltiples dimensiones del otro en la Filosofía Occidental.

4. 2. c. El género como espacio de reivindicación ético-política: “lo personal también es político”.


4. 2. d. Identidades emergentes en un mundo globalizado.

150 | FILOSOFÍA
Cronograma de clases para alumnos que cursan carreras del Departamento de Salud,
Derecho y Educación Física (1ra instancia, julio-diciembre).

GUIA DE
Nº DE
DIA MODULO APARTADOS TÍTULO ACTIVIDADES
SEMANA
Y material NEXOS

1a7
ORIENTACIONES Y SUGERENCIAS GRALES.
1 I MODULO I
1a7
1 INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA

7 a 10
2 I INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA MODULO I
Texto a

1a6 EPISTEMOLOGÍA O
1 II MODULO 2
2 Texto a FILOSOFÍA DE LA CIENCIA

7 a 10 EPISTEMOLOGÍA O
2 II MODULO 2
Texto b FILOSOFÍA DE LA CIENCIA

1a3
1 III ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3
Texto a
3
4a6
2 III ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3
Texto b

1 IV 1a5 FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA MODULO 4


4
2 IV 6a9 FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA MODULO 4
Textos e y f

1 V 1a2 ETICA MODULO 5


5
2 V 3 ETICA MODULO 5

Repaso general, consulta y


1
formulación de dudas.
6
2 Simulacro de examen.

FILOSOFÍA | 151
Cronograma de clases para alumnos que cursan carreras del Departamento de Humanidades y Ciencias
sociales (1ra instancia, julio-diciembre).

GUIA DE
Nº DE
SEMANA
DIA MODULO APARTADOS TÍTULO ACTIVIDADES y
Materiales NEXOS

1a7 ORIENTACIONES Y SUGERENCIAS GRALES.


1 I MODULO I
1 1a4 INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA

5a7
2 I INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA MODULO I
Texto a

8 a 10
1 I INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA MODULO 1
2 Texto b

1a5 EPISTEMOLOGÍA O
2 II MODULO 2
Texto a FILOSOFÍA DE LA CIENCIA
6 a 10 EPISTEMOLOGÍA O
1 II MODULO 2
Texto b FILOSOFÍA DE LA CIENCIA
3
1a3
2 III ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3
Texto a

1 III 4 a 5.a. ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3


4
5.b. a 6
2 III ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3
Texto b

1 IV 1a5 FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA MODULO 4


Textos a, b
5
2 IV 6a9 FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA MODULO 4
Textos c, d, e y f

1 V 1a2 ETICA MODULO 5


6
3 a 4.1.b.
2 V ETICA MODULO 5
Texto a

4.2 a 4.2.d.
1 V ETICA MODULO 5
Textob
7
Terminar de dictar todos los temas
2
y los textos.
Repaso general, consulta y
1
formulación de dudas.
8
2 Simulacro de examen

152 | FILOSOFÍA
Cronograma de clases para alumnos que cursan en la 2da instancia (febrero-marzo).

GUIA DE
Nro. DE
SEMANA
DIA MODULO APARTADOS TÍTULO ACTIVIDADES y
Materiales NEXOS

1a7
ORIENTACIONES Y SUGERENCIAS GRALES.
1 I MODULO I
1a4
1 Texto a
INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA

2 I 5 a 10 INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA MODULO I

1a6 EPISTEMOLOGÍA O
1 I MODULO 2
2 Texto a FILOSOFÍA DE LA CIENCIA

7 a 10 EPISTEMOLOGÍA O
2 II MODULO 2
Texto b FILOSOFÍA DE LA CIENCIA

1 II 1a4 ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3


3 Texto a
5 a 10
2 II ANTROPOLOGIA FILOSÓFICA MODULO 3
Texto b

1 III 1a4 FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA MODULO 4


Textos a, b
4
2 III 6a8 FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA MODULO 4
Textos e y f

1 IV 1a3 ETICA MODULO 5


5
CONSULTA Y FORMULACIÓN DE
2 IV MODULO 5
DUDAS. SIMULACRO DE EXAMEN

FILOSOFÍA | 153
INTRODUCCIÓN

ORIENTACIONES Y SUGERENCIAS GENERALES PARA LOS ESTUDIANTES QUE CURSAN


MATERIAS FILOSÓFICAS
1. Qué significa ser un estudiante universitario

Un estudiante universitario se caracteriza, en primer lugar, por ser un estudiante libre, es decir, por su
autonomía de decisión. Si se lo compara con un estudiante secundario se comprende fácilmente este carácter. Si
bien no siempre es así, generalmente se comienzan los estudios secundarios a una edad en la que la familia suele
cumplir un papel determinante eligiendo la orientación y el colegio en el que se ha de estudiar. Pero en el comienzo
de una carrera universitaria existe una diferencia: el estudiante es mayor de edad y elige por sí mismo la carrera
que habrá de seguir y el lugar en el que lo hará. Tiene, por lo tanto, una mayor responsabilidad en relación con lo
que ha elegido. Es cierto que existen condicionantes: el lugar en el que se vive, los horarios disponibles, la
expectativa laboral, etc. Sin embargo, aunque sigamos enunciando condicionantes, ello no altera que sea el
resultado de una libre elección, que con la inscripción en una determinada carrera está diciendo que quiere
estudiar, que estudiar es algo que no hace por obligación sino por elección.
De lo anterior se sigue que, en segundo lugar, un estudiante universitario se caracteriza por la
responsabilidad. Esto no solamente supone la decisión de estudiar, sino también la constancia en esa decisión, esto
es, mantener una actitud de búsqueda del conocimiento y de las habilidades teóricas y prácticas. En este sentido,
expresiones como “zafar”, “pegar la materia”, “embocar un final”, etc., manifiestan un modo de pensar que no es
propio de las tareas universitarias.
Esto nos conduce a una tercera característica: la actividad. Las actitudes propiamente universitarias son la
búsqueda, tanto de lo que se solicita como material obligatorio en la preparación de una asignatura, como de todo
aquello que pueda ampliar, complementar e incluso controvertir los temas tratados. También debemos destacar
el valor de desarrollar la capacidad de atención, es decir, de estar concentrado en los problemas y su tratamiento.
“Atender” es “tender hacia”, es “dirigir nuestras fuerzas en una dirección evitando dispersarnos”. Y
fundamentalmente la tarea de estudiar; estudiar no sólo para rendir satisfactoriamente los exámenes parciales o
finales, sino también para formarse como universitario y profesional. Esta formación implica desarrollar la totalidad
de los contenidos y habilidades programadas en el plan de estudios. En este sentido, no hay materias de la carrera
y “otras” asignaturas, no hay materias necesarias y accesorias, sino que cada una de las materias aporta elementos
insustituibles para el desempeño profesional, aunque esto no es frecuentemente percibido inmediatamente en el
curso de la carrera.

2. Qué significa leer un texto filosófico

Antes que nada, advirtamos que con la lectura ocurre como con el pensamiento: el requisito básico es
aprender a gustar de los textos y este aprendizaje, como todos los aprendizajes, requiere del esfuerzo y del trabajo
del interesado. Es cierto que hay autores, géneros u obras que nos resultan más afines y donde el esfuerzo se
compensa desde el comienzo con un cierto placer. Pero, en cualquier caso, el placer del texto supone siempre un
trabajo, un esfuerzo y un gasto. En este trabajo ocurre como en cualquier trabajo: los productos suelen ser
proporcionales a la energía invertida.
En el uso cotidiano y en el diccionario, “leer” (del latín legere) es un término que significa “recorrer con la
vista un escrito o impreso, haciéndose cargo del valor y significación de los caracteres empleados, ya se pronuncien
o no se pronuncien las palabras representadas por estos caracteres. // Enseñar o explicar un profesor a sus oyentes

154 | FILOSOFÍA
alguna materia sobre un texto. // Entender o interpretar un texto de este o del otro modo”1. Este es, sin dudas, el
significado básico que tiene el término, pero no es el significado completo que le asignaremos en los cursos de
filosofía. La acción de leer se desarrolla en varios niveles o momentos, los que a su vez pueden requerir varias
lecturas en el sentido definido anteriormente.
Un primer momento consiste en un movimiento de aproximación al texto. En este nivel se trata de alcanzar
una idea general de los temas y de la manera en que el autor los desarrolla, tratando de captar los elementos más
importantes2. En los textos didácticos, el tema general y los temas particulares se hacen explícitos en los títulos y
subtítulos, pero este no es el caso de la mayoría de los textos que vamos a trabajar. Por otro lado, muchas veces
ocurre que los títulos no son suficientemente explícitos o son demasiado generales o son equívocos. En cualquier
caso, el movimiento de aproximación debe permitirnos hacer explícito el tema o los temas que se desarrollan.
Este primer momento debe permitirnos también dibujar un mapa del texto, donde queden indicadas las
zonas de claridad y las zonas de oscuridad que atravesamos en la lectura. Las zonas de claridad son las oraciones o
los párrafos3 que parecen comprensibles en la primera lectura, mientras que las zonas de oscuridad son las que
presentan dificultades a nuestra comprensión, independientemente de que se deriven de la complejidad del tema,
del estilo del autor o de las complicaciones que nosotros introducimos en el texto.
Como complemento necesario de este primer momento aproximativo, se requiere buscar información
sobre el autor, sobre la corriente de pensamiento a la que pertenece, sobre su época y situación cultural y otros
datos que permitan “contextualizar” al texto.
Un segundo momento consiste en un movimiento de señalización o delimitación y análisis. En este segundo
nivel se trata de “fijar” o “marcar” las zonas de claridad o de oscuridad visualizadas en el primer momento. Las
zonas de claridad se delimitan por medio de algunas palabras-clave que nos permitan recordar fácilmente el
contenido de un párrafo. Esto se puede hacer agregando títulos, subrayando palabras o frases, destacando
conceptos o de otra manera que nos permita visualizar rápidamente qué es lo que allí se dice. Las zonas de
oscuridad se indican con preguntas que hagan explícito para nosotros y para los otros qué es lo que no se entiende
o lo que “no está bien” en el texto. Dado que compartimos con el autor al menos la lengua no puede ocurrir que no
entendamos nada de lo que dice. La delimitación de la zona de oscuridad consiste en explicitar qué nos resulta raro
o incoherente.
Compartir la lengua del autor no supone saber el significado de todos los términos castellanos, ya que
comúnmente manejamos un repertorio restringido de significados, muchas veces confusos o deformados por el
habla cotidiana. Para acceder a los significados de cualquier término castellano habrá que recurrir a los diccionarios
de la lengua. Es recomendable tener un buen diccionario de la lengua castellana (no los escolares o de bolsillo) al
alcance de la mano al realizar la lectura. Como en los textos científicos o filosóficos se encuentran además
conceptos que han sido definidos desde el marco teórico de ese saber o disciplina, será necesario recurrir, además,
a los diccionarios especializados (de filosofía, de sociología, de psicología o de la disciplina de que se trate). Los
términos filosóficos serán aclarados en el curso de las clases teóricas o prácticas (no así las palabras de la lengua
que son utilizadas con el significado común que aparece en el diccionario de la lengua). No obstante ello, en los
textos escritos por la cátedra se suelen aclarar los términos “técnicos” en el mismo lugar donde aparecen o bien en
el glosario al final de la obra.
El análisis es un procedimiento por el cual se descompone un todo complejo en sus elementos más simples.
Lo primero que se debe precisar es, en consecuencia, el todo, la unidad de lectura que hay que analizar. El tema o
la idea es la unidad de sentido del texto. Los párrafos suelen contener un unidad de sentido, pero esto no es siempre
así. Se pueden proponer4 cinco esquemas básicos de estructuración de los textos: (1) la enumeración, (2) la

1
Diccionario Enciclopédico Salvat, Barcelona, Salvat Editores, 1964, tomo 7, p. 637.
2
Los elementos más importantes son aquellos “nudos” a partir de los cuales se construye el conjunto del texto. Sabemos cuáles
son porque, si faltasen, el texto carecería de unidad o sentido.
3
Párrafo es la parte del texto que está entre dos puntos y aparte.
4
Cf. Serafini, M. T.: Cómo se estudia. La organización del trabajo intelectual, Barcelona, Paidós, 1991, p. 54.

FILOSOFÍA | 155
contraposición, (3) el desarrollo por ampliación o fundamentación de un concepto, (4) el desarrollo por resolución
de problemas y (5) el desarrollo por causa y efecto.
(1) La enumeración es la explicitación de las propiedades o características de una cosa, un hecho o un
concepto. Para comprender un texto enumerativo se necesita localizar todas las propiedades enumeradas
y comprender las informaciones que se suministran sobre cada una de ellas en relación a la cosa, hecho o
concepto de que se trate. Los errores que se suelen cometer aquí son: perder de vista las relaciones entre
las propiedades para atender solamente a éstas, retener el esquema general pero olvidar la información
relativa a las propiedades.
(2) La contraposición señala las similitudes o las diferencias existentes entre dos (o más) cosas, hechos o
conceptos. Para comprender estos textos se necesita definir los objetos contrapuestos, diferenciar las
características de cada uno de ellos, establecer las similitudes y/o diferencias por comparación. El error
usual al analizar este tipo de textos es omitir los dos primeros pasos (definición de los objetos y
enumeración de sus características).
(3) El desarrollo que ejemplifica o fundamenta es una unidad de lectura en la que se presenta un concepto
central para, luego, aclararlo, ejemplificarlo, ilustrarlo o fundamentarlo. Los errores comunes en el examen
de este tipo de textos consiste en retener el concepto central pero no poder fundamentarlo, recordar los
ejemplos pero no poder definir el concepto y no poder mostrar las conexiones entre el concepto y los
argumentos que lo fundamentan.
(4) El esquema de desarrollo por resolución de problemas es una unidad de lectura donde se presenta un
problema y se desarrollan los pasos para resolverlo (aunque la diferencia entre estos dos pasos no es
siempre explícita). La comprensión de este tipo de textos requiere poder dar cuenta no solamente del
planteamiento y de la solución sino también de las premisas o de los presupuestos. En los esquemas de
investigación se suele llamar a estos últimos “estado del arte” o estado de avance de la investigación.
(5) Los desarrollos por causa y efecto son muy comunes en los diversos campos de las ciencias. En este tipo de
textos se trata de explicar o comprender los hechos o los conceptos por las causas que los producen.

La oscuridad de una zona del texto suele tener dos causas. La más común es “subjetiva”: el texto resulta
oscuro para nosotros o en relación con nosotros. En este caso, la oscuridad es generada por algún obstáculo que
nosotros mismos ponemos en el texto. Por ejemplo: no conocemos el significado de una palabra o uno de los
significados. Otro ejemplo: entendemos un término con un significado que tomamos del uso común, pero el autor
lo utiliza con otro de sus significados. Otro más: el autor utiliza un término con un significado que ha definido antes,
pero nosotros no lo registramos o lo olvidamos. En todos estos ejemplos, el obstáculo está en nosotros mismos y
no en el texto. Pero el texto puede ser él mismo oscuro debido al estilo del autor o a la complejidad del tema que
se está desarrollando. En este caso se trata de una oscuridad “objetiva” que sólo podrá resolverse (si acaso)
habituándonos a la complejidad, haciéndonos más rápidos o más hábiles para este tipo de problemas. En cualquier
caso, se trata de delimitar el problema, no de resolverlo.
En este segundo nivel tenemos que hacer el esfuerzo de separar y hacer a un lado nuestras propias
opiniones5 sobre el tema. Ni en las ciencias ni en la filosofía interesan las opiniones de los lectores (ni de los autores).
Nos interesa la coherencia y rigurosidad del texto. No nos interesan las perspectivas particulares o personales. Las
opiniones no solamente no interesan sino que son una fuente principal de obstáculos y de errores en la
comprensión de los textos. Por esta razón, uno de los objetivos de este nivel es diferenciar y separar nuestras
perspectivas de lo que dice el texto. El objetivo último es aquí: poder decir lo que dice el texto. No se trata, sin
embargo de una mera repetición del texto, sino de una elaboración de lo dicho, de una apropiación de la obra.

5
Una opinión es una afirmación (proposición) cuyo valor de verdad depende de una perspectiva particular o personal. Son
opiniones las creencias, los sentimientos, las valoraciones particulares, los gustos y todos aquellos juicios que dependen de
apreciaciones subjetivas o de la propia experiencia.

156 | FILOSOFÍA
En fin, para analizar un texto se requiere detenerse en él, dejar decantar los conceptos, darle tiempo al
pensamiento. Se trata de adaptarse al ritmo del discurso de acuerdo a la mayor densidad o levedad de los
contenidos.
De este segundo momento en la lectura tiene que resultar una precisa “cartografía” de la obra leída, con
sus zonas claras y oscuras demarcadas por títulos y preguntas y con un dibujo del itinerario que recorre el texto (su
hilo conductor o estructura). Esto se puede graficar por medio de diagramas donde se bosqueje la estructura del
discurso. Las zonas delimitadas (claras u obscuras) pueden y deben complementarse con “fichas de lectura” y fichas
de preguntas” que nos ayuden a memorizar lo comprendido y a explicitar lo no comprendido.
Un tercer momento en la lectura consiste en un movimiento de identificación y crítica. El objetivo es, en
este nivel, comprender cómo piensa el autor de la obra. Este tercer movimiento se produce cuando llegamos a
saber por qué el autor dice lo que dice, por qué ha seguido ese itinerario, por qué ha tenido que enfrentar esos
obstáculos, por qué se ha tenido que desviar hacia esos otros temas conexos o inconexos y, en último término, por
qué no pudo escribir sino lo que escribió. Cuando comprendemos la necesidad de ese recorrido llegamos a
identificarnos con el autor, pensamos como él y creemos que lo que ha dicho es lo mejor que puede decirse sobre
la cuestión. Este mismo momento es el que nos permite comprender los límites de un pensamiento, aquello que
no puede ser dicho desde los supuestos del autor, aquello que no puede ser alcanzado por ese itinerario, aquello
que supone otras bases u otras búsquedas. La crítica es la comprensión de los límites de ciertas tesis.
En resumen, este tercer momento debe permitirnos poder pensar como el autor6. La confirmación de que
hemos alcanzado este nivel es poder conocer de la misma manera otros ámbitos de la realidad que no han sido
conceptualizados por el autor leído. Este es el objetivo de máxima que, probablemente, no alcanzarán todos; el
objetivo de mínima es alcanzar el segundo nivel, el del análisis.

3. Cómo se construyen preguntas que posibiliten el diálogo con los autores

En las cuestiones filosóficas las preguntas son de importancia capital. Con independencia de que ellas estén
bien o mal formuladas, valoramos positivamente todo tipo de preguntas y el preguntar constituye uno de los
derechos inalienables de los estudiantes.
Las respuestas o soluciones (o su imposibilidad) están determinadas por la pregunta y desde ella. Los
creadores de las preguntas han sido los verdaderos inventores de la filosofía y de las ciencias.
Sin embargo, partimos de una certeza: no sabemos hacer preguntas. Es más difícil hacer preguntas que
contestarlas. No sólo no sabemos hacer preguntas sino que, además, las preguntas generan incertidumbre y ésta
es muy incómoda. La educación tradicional se desarrolla sobre la base del conocimiento y la memorización de las
respuestas, a partir de las cuales se construyen las preguntas que suelen plantearse en las “pruebas” y en los
exámenes. Se nos ha castigado por no saber las respuestas y se nos ha premiado por saberlas pero, en cualquier
caso, se han dado por supuestas las preguntas. Sin embargo, las preguntas o los problemas no están ahí en la
realidad ni en ningún otro lado. Los problemas hay que plantearlos y las preguntas hay que hacerlas. El
conocimiento avanza, tanto objetiva como subjetivamente, cuando somos capaces de construir nuevas preguntas.
El conocimiento avanza objetivamente, cuando los sabios o los científicos o los inventores pueden plantear nuevos
problemas. Nuestro conocimiento (el aprendizaje de cada uno de nosotros) avanza cuando podemos plantearnos
nuevas preguntas.
¿Cómo se construyen las preguntas nuevas? Como en el uso del lenguaje, aprendemos de los que nos
anteceden en el aprendizaje. Aprendimos a hacer preguntas imitando a los otros: a nuestros familiares, a nuestros
compañeros, a nuestros maestros, a los pensadores y creadores de la historia del saber humano. En este nivel

6
“Pensar como el autor” no significa estar de acuerdo con él en todas su opiniones o puntos de vista, ni ser capaces de
memorizar y reproducir lo que éste ha escrito, sino comprender la organización de su pensamiento, la forma de ordenar sus
tesis o de estructurar sus ideas.

FILOSOFÍA | 157
(universitario) de nuestro aprendizaje deberemos tratar de seguir el modelo de estos últimos: tomaremos como
paradigma del preguntar a los maestros del pensamiento, a los grandes pensadores de la historia de la filosofía.
Las preguntas más simples e inmediatas que cualquier texto suscita por lo común tienen que ver con
nuestros conocimientos previos (dentro de los cuales incluimos los prejuicios y los conocimientos falsos).
Preguntamos, por ejemplo, qué quiere decir aquí (en este lugar del texto) el autor ya que los términos que utiliza,
entendidos en los significados que suelo atribuirles, componen un conjunto incoherente o contradictorio. Las
primeras preguntas que construimos son de este tipo: “¿Qué significa aquí idea?”, “¿Por qué utiliza el término razón
para referirse a una realidad no subjetiva?”, “¿Cómo se define libertad en este contexto?”. Estas preguntas son
sumamente importantes para la elaboración del texto (y de otras preguntas), porque dan a los otros (compañeros
de aprendizaje) una comprensión más clara de la posición de cada uno en relación con el texto. Estas preguntas nos
remiten a nuestros propios supuestos en relación con el texto y nos permiten hacerlos conscientes.
Otro tipo de preguntas simples son las que solicitan información sobre los supuestos del texto y de su autor.
Preguntamos: “¿Cuáles son los puntos de partida o las premisas de estos razonamientos?”, “¿Qué antecedentes
tiene esta tesis?”, “¿Cuál es la situación problemática de la que se parte?”. Estas preguntas muchas veces no son
respondidas por el mismo texto y requieren de lecturas complementarias. Las preguntas por los autores o las
corrientes de pensamiento a las que el autor se opone o critica están incluidas en este nivel.
De un grado de complejidad mayor son las preguntas sobre los conceptos principales o nodales y sobre las
relaciones entre conceptos. Los conceptos principales o nodales son aquellos cuyos significados constituyen los
“nudos” del texto y que han sido definidos de acuerdo al contexto o “marco teórico” al que pertenece el texto.
Estos conceptos han sido definidos especialmente para poder dar respuesta al problema central que el texto
plantea. Las relaciones entre conceptos son aquellas que vinculan los conceptos principales entre sí o con los
conceptos principales de otras teorías anteriores que buscaban responder al mismo problema o a problemas
semejantes. En este nivel preguntamos, por ejemplo: “¿Qué significa aquí este concepto?”, “¿Con qué otros
conceptos está relacionado?”, “¿Qué conceptos semejantes hay en otros marcos teóricos vistos?”
Es necesario preguntar también por el orden o la estructura del texto que se quiere analizar. Algunos
aspectos de las estructuras posibles son: la coherencia lógica de los elementos, la referencia a un mismo objeto
(cosa, hecho o idea), la constancia de los conceptos, la referencia a un tema común, los objetivos explícitos o
implícitos manifiestos en el estilo del autor.
Finalmente, podemos construir preguntas sobre los fundamentos y los límites de una teoría. Preguntamos:
“¿En qué se sostiene la tesis del autor?”, “¿Qué otros argumentos podría construir para defender este punto de
vista?”, “¿Qué críticas podría hacer a las tesis del texto?”, “¿Qué nuevos problemas se abren si aceptamos estos
supuestos?”

4. Guía general para el análisis de los textos filosóficos7

1. Antes de comenzar con el análisis, lea una vez, con atención, el texto entero. Es probable que no entienda
algunos aspectos del mismo en esta primera lectura, pero es importante tener una visión general del texto a
analizar.

2. Ahora, lea el texto nuevamente. A medida que lee, marque y distinga las partes que le resultan comprensibles
y las que no le parecen comprensibles.

3. A continuación, realizaremos un trabajo más profundo deteniéndonos en cada párrafo. El análisis del texto
implica la comprensión del mismo al menos en dos niveles. El primero, es el nivel simplemente discursivo: si no
entendemos lo que estamos leyendo, no es posible analizar su contenido filosófico, en un segundo nivel. Para
asegurar la comprensión discursiva, es indispensable conocer el significado de las palabras (razón por la que es

7
La guía fue preparada por la Magister en Educación Andrea Pac.

158 | FILOSOFÍA
indispensable tener un diccionario de la lengua española para trabajar), leer las oraciones completas prestando
atención a los signos de puntuación, entender las conexiones discursivas entre las distintas partes del texto. Para
poner a prueba su comprensión discursiva del texto con el que estamos trabajando, responda los siguientes
puntos.

3.1. Identifique los elementos que acompañan al texto: busque elementos que le permitan saber si se trata de
un artículo entero o de un fragmento, de qué obra ha sido extraído, en qué fecha ha sido escrito el texto
diferenciando la fecha original de la fecha de la edición disponible (esto es importante, porque el pensamiento
de los filósofos evoluciona y puede perfeccionarse o modificarse a lo largo de los años), quién es el autor o los
autores, el lugar y la época en que vivió (podría darnos indicios de cómo entender algunos aspectos del texto
que sean característicos de una época o del pensamiento de una época), etcétera.

3.2. Subraye en el texto palabras cuyo significado no conoce. Diferencie aquellas palabras cuya comprensión le
parece accesoria, de las que le parezca indispensable entender.

3.3. Subraye en el texto y transcriba en su hoja dos conectores causales (es decir, que relacionen hechos en
términos de causa y efecto), dos conectores temporales (es decir, que clarifiquen el orden cronológico de los
sucesos), dos conectores opositivos (es decir, que indiquen diferencias u oposiciones entre dos argumentos o
dos conceptos), dos conectores de consecuencia lógica (es decir, que indiquen que premisas y conclusiones de
un razonamiento).

3.4. Al leer un texto filosófico, hay que tener en cuenta que quien habla puede estar discutiendo con otros,
respondiendo a otros, desarrollando ideas que otros han propuesto. Distinga en el texto dado las ideas “del
autor” de las ideas de los otros que eventualmente puede citar de manera explícita o incorporar en su discurso
de manera implícita. Indique en cada caso si esas otras ideas son citadas para manifestar acuerdo, para
manifestar desacuerdo, para fundamentar en la autoridad del otro las ideas propias, etc.

4. Una vez que se entiende lo que se está leyendo, es posible pasar al segundo nivel de lectura (y el más difícil):
el del análisis del sentido filosófico del texto. Para ello, es importante identificar conceptos relevantes cuyo
sentido probablemente sea más complejo o diferente del que damos corrientemente a las palabras con las que
son expresados; sentido que necesita ser construido poco a poco en el texto mismo. Precisamente, al abordar
un texto filosófico estamos asistiendo a la construcción de ese sentido o de ese concepto, cuya comprensión sólo
se garantiza si podemos recorrer nosotros mismos el camino seguido por el autor. Es fundamental haber
recorrido el mismo camino antes de intentar discutir con un texto, dado que de lo contrario corremos dos riesgos:
por un lado, podemos llegar a sostener interminables discusiones alrededor de problemas mal planteados; por
el otro, lo más probable es que no entendamos el texto con el que pretendemos discutir. Tanto nosotros como
el texto debemos ser puestos a prueba en el proceso de comprensión del sentido filosófico del mismo. Para esto,
además del esfuerzo por construir los conceptos junto con los autores, puede ayudarnos un diccionario
especializado, como se señaló más arriba. De todos modos, tal vez necesitemos varias lecturas más y mucho
tiempo de reflexión antes de comprenderlo completamente. Por el momento, intentemos seguir los siguientes
pasos para poner a prueba nuestra comprensión y el contenido del texto.

4.1. Si no subrayó los conceptos importantes del texto en su segunda lectura, hágalo ahora. O, tal vez quiera
revisar lo que ya ha subrayado en su lectura anterior.

4.2. Una vez que cuenta con una o dos lecturas del texto, está en condiciones de identificar en rasgos generales
el tema de que trata el mismo. Una estrategia posible para identificar el tema es pensar un título para el texto
que está trabajando.

FILOSOFÍA | 159
4.3. Ahora, identifique el tema de cada párrafo y proponga un título para cada uno de ellos (tal vez, considere
necesario agrupar más de un párrafo bajo un mismo título o, por el contrario, asignar subtítulos diferenciados a
fragmentos dentro de un mismo párrafo). Es importante, en cualquier caso, no tomar lo que acabamos de hacer
como técnica para “resumir” el texto.

4.4. Indique, en cada párrafo, los conceptos que Usted supone serán desarrollados en algún lugar del texto,
aunque ese desarrollo no aparezca en el fragmento elegido. Algunos de los conceptos o referencias que aparecen
en el texto, pueden requerir de una ayuda externa (textos de otros filósofos, textos literarios, datos del contexto
histórico en el que fue escrito); es importante que Usted sepa diferenciar cuáles conceptos pueden ser aclarados
con una lectura más atenta del texto, y cuáles requerirán de la ayuda de su profesor o de la consulta a otros
textos. Establezca esta diferencia cuando elija sus conceptos.

4.5. En función de esos conceptos que Usted espera sean desarrollados, haga tres preguntas al texto sobre ese
desarrollo que no aparece aquí. Estas preguntas pueden ser hechas o bien desde su comprensión, o bien desde
el conocimiento de otros textos, otros autores, u otras corrientes filosóficas. A medida que avancemos en
nuestro curso, deberá ejercitarse en interrogar los textos desde otros textos. Por el momento, interróguelo desde
su comprensión. En caso de hacerlo desde otra posición filosófica, aclare de cuál se trata y qué aspecto de ella,
comparado con el texto presente, lo lleva a hacer esa pregunta.

4.6. Si hay algo que no haya comprendido, formule su duda siguiendo los siguientes pasos: cite o, si es muy larga
la cita, indique de qué parte del texto surge; sintetice qué es lo que sí entiende de lo que leyó (es imposible no
entender nada) y finalmente formule en una pregunta qué es lo que no queda claro.

5. No debemos nunca perder de vista que el texto es un todo. Por esa razón, luego de haberlo “desmenuzado”,
debemos reconstruirlo como unidad. Para ello, explique paso a paso el camino que el texto recorre para construir
los conceptos que haya señalado como principales. Puede, antes de redactarlo, hacerlo en forma de cuadro; pero
recuerde que los cuadros no sirven si no sabemos desarrollar su contenido en un párrafo bien escrito. De ser
necesario, lea el texto entero nuevamente antes de comenzar.

5. Lectura comprensiva de textos filosóficos: algunas pautas para su realización y exposición escrita

Una lectura comprensiva tiene por objeto comprender lo que un texto dice. Comprender consiste en
relacionar significativamente los signos que el texto articula para comunicar algo. Una primera lectura, realizada
sin pautas determinadas, nos vuelve explícito lo que comprendemos y lo que no comprendemos de modo
inmediato. Una segunda lectura, analítica, puede realizarse descomponiendo la estructura del texto y
examinando cada parte (por ejemplo: conceptos, proposiciones, razonamientos, figuras literarias o retóricas,
etc.) Una tercera lectura, sintética, relaciona de modo significativo (articulándolos en una unidad que los
reestructura) los resultados del análisis anterior.
El lenguaje filosófico suele consistir en conceptos, proposiciones y razonamientos que es necesario
reconocer. Ciertas palabras familiares debido a su uso cotidiano son conceptualizadas por el uso filosófico del
lenguaje, por lo cual conviene, además de buscar su significado en algún Diccionario filosófico, examinar su uso
en el texto. A menudo se habla de localizar ideas principales y secundarias en un texto. Se entiende, de modo
amplio, por “idea” lo que, estrictamente, cabe llamar “proposición” o, por lo menos, afirmación. De modo que ,
en realidad se trata de localizar cuáles son las afirmaciones principales de un texto. Un criterio para determinar
cuáles son principales y cuáles no, consiste en examinar cuáles se relacionan con las restantes como afirmaciones
sustentadas, justificadas o ejemplificadas por ellas.

160 | FILOSOFÍA
La exposición de lo que se ha leído de este modo consiste, por lo general, en una paráfrasis, en decir lo
mismo de otro modo, más directo o minucioso, más sencillo o más desarrollado. Tal traducción ha de reunir
algunos requisitos indispensables:

a.- Corrección ortográfica y sintáctica

b.- Cohesión semántica (unidad de sentido)

c.- Argumentación (por qué se dice lo qué se dice)

d.- Precisión conceptual (definición de los términos utilizados)

e.- Pertinencia (debe circunscribirse a la consigna solicitada)

f.- Corroborabilidad (el lector debe poder remitirse al texto referido por la exposición para examinar si guarda
correspondencia, en qué grado, etc)

g.- Consistencia (no debe presentar contradicciones)

6. Criterios de evaluación

La siguiente enumeración, acompañada por breves caracterizaciones en cada requisito, pretende servir para
la redacción de los trabajos prácticos o exámenes de integración de contenidos que se realicen con guías de
estudio. Se trata de requisitos que han de reunir, para ser consideradas correctas, las respuestas formuladas en
el examen de textos orientado por esas guías.

a) Localización: Que la parte o las partes del texto a las que se refiera una pregunta o consigna sean localizadas
correctamente. Es decir que se ubiquen y relacionen los momentos del texto aludidos en la pregunta o la
consigna.

b) Pertinencia: Que la respuesta se refiera a lo solicitado por la pregunta o la consigna. Que no sea redundante
ni agregue información o interpretaciones no solicitadas.

c) Corroborabilidad: Que la respuesta (síntesis, comentario, etc.) guarde correspondencia constatable con las
partes del texto localizadas. Que no agregue consideraciones personales o generales como si pertenecieran al
texto.

d) Síntesis: Que la formulación de la respuesta exprese del modo más económico posible la o las proposiciones
principales de las partes del texto localizadas. Tal síntesis puede realizarse utilizando la paráfrasis más simple
posible.

e) Completitud: Que la o las proposiciones principales del texto (su tesis) se encuentren expresadas con claridad
sin omitir ninguno de sus aspectos esenciales a su sentido o significado. (No se requiere la consideración de todos
los aspectos sino de todos los aspectos esenciales). La respuesta será considerada incorrecta en cuanto a su
completitud si reúne aspectos o detalles accidentales y no esenciales o significativos, o si la síntesis se realiza
como paráfrasis de proposiciones secundarias, aunque sean numerosas, pero omite las principales.

FILOSOFÍA | 161
f) Claridad y precisión: Que la respuesta no sea vaga, difusa o ambigua. Es decir que su significado pueda
comprenderse como una unidad y que se lo pueda distinguir de otros significados.

g) Cohesión semántica: Que la respuesta posea nexos, explícitos o implícitos, que la organicen unitariamente en
cuanto a su significado.

h) Coherencia: Que la respuesta no reúna, sin fundamento, consideraciones notoriamente heterogéneas,


contrarias o inconsistentes (que alberguen contradicciones).

i) Corrección sintáctica: Que guarde la debida correlación entre sujeto y predicado, tiempos verbales, uso de
pronombres, complementos, subordinadas, etc.

j) Corrección ortográfica: Que respete las reglas de la ortografía.

7. Fundamentación

Los requisitos caracterizados constituyen el criterio para discernir entre una respuesta correcta y una
incorrecta o bien, el grado de su corrección. Pueden inferirse del vínculo básico necesario entre la referencia a
un texto y el texto al que se hace referencia según la determinación o elaboración requeridas por las preguntas
o consignas de una guía de estudio o de lectura. No se trata de un conjunto arbitrario sino de un sistema
articulado por el objetivo general de las guías de estudio o lectura: comprender lo que se lee y formular,
correctamente, por escrito, lo que se solicita con respecto a lo que se ha leído. Ninguna respuesta puede omitir
estos requisitos, básicos, sin que se vea afectada su corrección.
Los requisitos 9 y 10, referidos a la sintaxis y a la ortografía, no son gratuitos ni agregan aspectos externos
a la corrección de una respuesta. Son pertinentes en cuanto su alteración afecta al significado de la respuesta.
La corrección sintáctica y ortográfica es una condición básica de la corrección semántica de una respuesta, una
condición de su significatividad, de que la formulación escrita de tal respuesta signifique algo y no nada.
El objetivo general de las actividades realizadas utilizando textos y guías de estudio o lectura es el
desarrollo de competencias significativas de lectura y escritura, indispensables para el desarrollo de las
competencias críticas propias de la asignatura.

8. Herramientas para el estudio de la materia Filosofía

Los estudiantes pueden descargarse una guía práctica (una guía para cada unidad del Manual) para
trabajar los mismos temas de las unidades 1 a 5 mediante la resolución de cuadros conceptuales, responder por
verdadero/falso, construir un texto en función de algunos conceptos-guía, etc. Dicho material de estudio puede
descargase desde aquí (ingresando su DNI personal):
+ http://ingresantes.unlam.edu.ar/MaterialEstudio.aspx

162 | FILOSOFÍA
MÓDULO 1

INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA
1. Hacerse amigo de la sabiduría

El mundo contemporáneo enfrenta a los seres humanos a una multiplicidad de situaciones y problemas
de gran complejidad. Estas cuestiones no se presentan solamente en los ámbitos académicos, teóricos o
científicos, sino también en la vida cotidiana, en la práctica concreta de un oficio o una profesión y en las
decisiones técnicas y pragmáticas8. La historia enseña que la filosofía es una actividad ligada a lo complejo, que
requiere del deseo, de la amistad, del compañerismo, de la pasión y, de aquello que se podría llamar, el “gusto
por lo complejo”. Puede parecer extraño que se hable de gustos en el ámbito del saber, ya que se suele suponer
que los gustos, los deseos o las pasiones, pertenecen a la esfera de la sensibilidad mientras que el saber sería
propio del ámbito de la razón. Sin embargo, el significado del término saber está emparentado etimológicamente
con el de sabor. Por ejemplo, que “la comida sabe bien” quiere decir que tiene buen sabor, que es agradable al
gusto. De alguna manera, la filosofía está vinculada con el gusto y la sensibilidad, porque supone cierta pasión,
amor y amistad (filo).
De lo anterior se sigue, que la filosofía no es una actividad neutra, “objetiva”, desinteresada o
descomprometida, sino que, por el contrario, la práctica de la filosofía requiere del compromiso y de la pasión.
Sin embargo, no hay que suponer que aquellas pasiones requeridas como condición, se encuentren ya
desarrolladas de manera “natural” en todos los que hacen un curso de introducción a la filosofía, aunque sí se
supone en ellos cierta curiosidad, cierta inquietud ante la realidad vivida, cierto descontento o insatisfacción con
el saber anteriormente adquirido. Se supone, también, cierta confianza en que el diálogo con los grandes
pensadores de la tradición filosófica vaya fortaleciendo los lazos de “amistad con la sabiduría” (dicho en griego:
filosofía) buscados, tal vez oscuramente o tal vez infructuosamente, en los aprendizajes anteriores. Se supone
finalmente cierto espíritu de aventura, cierta ansia de lucha y de polémica9, cierta valentía para enfrentar los
riesgos de la travesía, cierta soberbia para encarar a los “campeones” del pensamiento, cierta humildad acorde
con nuestra ignorancia. Las fuerzas de las pasiones requeridas para la tarea que se emprende están presentes,
al menos virtualmente, en cada uno de los lectores de estas unidades y podrán ser despertadas, inflamadas y
educadas cuando resulten necesarias. En cualquier caso, es menester estar atentos, evaluar las fuerzas, cuidarlas.
El verbo “pensar” deriva de “pesar” y “sopesar”, que significan “ponderar el peso de algo”, “examinar
algo”. La etimología permite advertir que los pensamientos pesan, que ejercen una fuerza, que gravitan. Es como
si con los pensamientos ocurriese lo mismo que con los cuerpos: varían sus masas y varían sus pesos, lo que
determina que se requieran distintas fuerzas para poder ser levantados o sostenidos. Es prudente, en
consecuencia, ponderar las propias fuerzas a la hora de enfrentar, sostener o levantar un pensamiento. No se
trata, simplemente, de no poder entender un pensamiento o de no poder aprehenderlo completamente, porque
hay pensamientos que pueden, literalmente, aplastarnos. Es menester, entonces, cuidar las propias fuerzas.

2. Elevación y conversión

8
Pragma significaba para los antiguos griegos los asuntos y negocios de todos los días. Tecne hacía referencia al saber hacer
cosas o saber conducirse en la vida, lo que incluía el saber propio de los oficios.
9
El término griego pólemos, del que deriva la palabra castellana “polémica”, significa “discordia”, “lucha”, “guerra”, “pelea”.

FILOSOFÍA | 163
El título de este capítulo puede llamar a engaño, puesto que se entiende por introducción la acción de
entrar a un lugar o ámbito y, lógicamente, sólo podemos entrar si estamos afuera. Así, “introducción a la
filosofía” significaría entrar, desde afuera, desde lo que no es filosofía, al ámbito interior de la filosofía. El engaño
consiste en que esto no es posible: no se puede ingresar a la filosofía sino filosóficamente, haciendo filosofía,
filosofando. Paradójicamente, se ingresa desde dentro. Pero si lo que se hace al ingresar es lo mismo que se hace
una vez ingresados, no se trata de dos actividades diferentes y la distinción afuera/adentro no resulta ya
adecuada. Martin Heidegger advierte que una “introducción a la filosofía” no es un tránsito de afuera hacia
adentro, porque la filosofía es una actividad que pertenece a la esencia del hombre y, en consecuencia, en tanto
somos hombres, en tanto existimos humanamente, de alguna manera, filosofamos. Pero, aunque el filosofar es
propio de la esencia humana, sin embargo no siempre está “activado”, no siempre está “despierto” y, en tal caso,
el objeto de una “introducción a la filosofía” no es transitar desde exterior hacia el interior sino poner en actividad
la propia esencia, despertar al pensar10.
Algunos autores prefieren hablar de iniciación en la filosofía, pero el término suscita los mismos
equívocos y el engaño subsecuente. En consecuencia, esta introducción no será entendida como un tránsito de
afuera hacia adentro, sino como una elevación desde lo más simple hacia lo más complejo. Esto es lo que se da
a entender cuando se habla de “elementos” de filosofía: elemento es la parte más simple de algo. Este significado
es el que está contenido en la repetida frase de Sherlock Holmes: “Elemental, mi querido Watson”. Si se trata de
aprender los “elementos de la filosofía” hay que comenzar por lo más simple.
En cualquier caso, el movimiento de elevación de lo simple a lo complejo requerirá de un proceso
paralelo de conversión. “Con-vertirse” significa “volcarse junto con...”, “vertirse conjuntamente”. Es menester
transformarse a sí mismos para poder “volcarse junto con otros” en este proceso. Heráclito decía que no
podemos bañarnos dos veces en el mismo río. Esto es así, no solamente porque el río en el que nos sumergimos
y del que emergemos ya no es el mismo, sino también porque nosotros, al salir del río, ya no somos los mismos
que cuando entramos. Pero el concepto de “conversión” no hace referencia a cualquier transformación
individual o exterior, sino a un cambio radical en la forma de vida personal o comunitaria. Los filósofos y teólogos
cristianos estudiaron las condiciones psicológicas, sociales, ontológicas y salvíficas de los procesos de conversión.
La iniciación en la filosofía, si se trata verdaderamente de filosofía, conlleva necesariamente un proceso de
conversión, de un cambio radical del modo de vivir.

3. Historicidad e incertidumbre ante la totalidad

Si bien iniciarse en la filosofía es un proceso de elevación de lo simple a lo complejo, este proceso no se


inició con nuestra iniciación sino que hemos sido precedidos por una tradición de dos mil setecientos años. Nos
iniciamos en algo que, en cierto sentido, ya está iniciado desde hace mucho tiempo y ha sido desarrollado en la
tradición europea-occidental nacida con los antiguos griegos. Abordamos un navío que ya ha navegado por
mares conocidos y desconocidos. Sin embargo, se advertirá enseguida que la filosofía es una actividad, una praxis
que, como toda acción, existe mientras se la hace, mientras se actúa o actualiza. Se podría decir, en cierto
sentido, que la filosofía necesita de nosotros, requiere de nuestra praxis para seguir existiendo. Pero,
paradójicamente, no podemos actuar, actualizar o activar la filosofía sin tener en cuenta el proceso histórico en
el que se inventó, se desarrolló y se recreó. Desde esta perspectiva, como ha mostrado Hegel, la filosofía se
identifica con su historia. Ya sea que nos consideremos continuadores de esta historia, ya sea que la impugnemos
en parte o globalmente (como Nietzsche o Heidegger), la actividad filosófica está inserta en la tradición o en las
tradiciones, que nos remiten a su historia. Que la filosofía es histórica significa aquí que el pensamiento siempre
está situado en una época singular, en un mundo concreto. No se trata entonces de una colección de dichos y
sentencias de distintos filósofos a lo largo de la historia ni se trata de pensamientos que sean verdaderos
independientemente del momento histórico en que se los enuncie o piense. No solamente hay que considerar

10
Cf. Heidegger, M.: Introducción a la filosofía, Madrid, Ediciones Cátedra, 1999, pp. 17-21.

164 | FILOSOFÍA
las condiciones históricas de las filosofías sino que es necesario partir de cierta conciencia histórica de nuestra
propia época y del mundo que nos ha tocado.
Los seres humanos vivimos hoy, a comienzos del siglo XXI, en un mundo estallado, roto, fragmentado,
dislocado. Vivimos en un mundo que ya no puede constituirse como tal, en tanto el significado del concepto
“mundo” implica una “totalización de sentido”, una única realidad en la que las cosas, los hombres y Dios o los
dioses se relacionan, vinculan y articulan entre sí formando las partes o los momentos de una totalidad que los
engloba, los comprende, les confiere identidad y sentido. Vivimos en una época paradójica, ya que al mismo
tiempo que se produce una tendencia a la “globalización”, a la planetarización de un modo de vida propiciado
por el mercado y por la ciencia y la técnica modernas, sentimos, percibimos y experimentamos (lo que podríamos
llamar) una incertidumbre ante la totalidad. Los hombres de hoy sabemos que los saberes de las ciencias y los
instrumentos de las técnicas han permitido a la civilización occidental desarrollar un poder incomparable con el
de cualquier época anterior, que permite dominar, controlar y utilizar las energías naturales para que sirvan a
los fines humanos. El vapor, el petróleo, la electricidad, la energía atómica se someten a las necesidades de los
hombres y se doblegan a sus imposiciones. Sabemos cómo operar y las máquinas que hemos inventado lo hacen
eficientemente. Inclusive, estamos en condiciones de suplir el esfuerzo del trabajo humano por “sistemas
expertos” y robots más eficientes, más productivos, más económicos, incluso más limpios y obedientes. Sin
embargo, la contracara de estos éxitos, que nos ponen en una situación histórica absolutamente novedosa e
inédita, es la incertidumbre ante la totalidad: cuanto más riguroso es nuestro control sobre cada uno de estos
procesos, más inestable y descontrolado se vuelve el conjunto; cuanto mayor es el dominio sobre la energía
atómica, mayores son los riesgos de la extinción nuclear y de la contaminación radioactiva; cuanto más
productivos y eficientes son los procesos de trabajo, mayor es la desocupación estructural; cuantos más datos
se tienen sobre las lejanías del espacio exterior o del espacio subatómico, más incertidumbre se genera sobre las
cercanías: sobre las desigualdades sociales crecientes, sobre las injusticias cotidianas, sobre los exterminios
masivos de la historia reciente. Pareciera que la civilización occidental ha generado y desatado un poder inédito
que ha desbordado completamente nuestra capacidad de control y cuyos efectos son inversamente
proporcionales a los esfuerzos que se realizan para controlarlo. Cuanto mayor es el intento de control, mayor es
la imprevisibilidad y la incertidumbre que se generan.
Planteado de otra manera: cuanto más racionales son nuestros medios e instrumentos, más irracionales
son los fines o el sentido de las acciones transformadoras. Pareciera que los medios, los instrumentos, las
máquinas, los métodos, funcionaran de acuerdo a una racionalidad u orden, que ha llegado a ser completamente
autónomo de los fines u objetivos. La “racionalidad” instrumental consiste en calcular los medios para alcanzar
determinados fines con el menor gasto y el mayor rédito posibles. Es una lógica que permite ordenar las cosas,
los objetos útiles, lo manipulable. En el ámbito económico, entendido como aquel donde se administran los
recursos, esta lógica es completamente lícita, pero cuando se pretende extenderla a toda realidad, incluyendo
el ámbito de lo humano y lo social, resulta inadecuada porque ordena a las personas y a los sujetos sociales como
si fuesen cosas. El resultado de esta extensión de la racionalidad instrumental hacia todos los ámbitos de la
realidad es la pérdida del sentido y la cosificación de lo humano.
Desde la perspectiva de la “racionalidad” instrumental sólo se considera objetivo y racional aquello que
tiene una utilidad, lo que sirve para algo. Así, la ciencia y la técnica conocen y producen objetos útiles, como por
ejemplo, el conocimiento de la energía atómica, que permite la construcción de aparatos que ayudan al
tratamiento de enfermedades, usinas y bombas atómicas. Son racionales porque cumplen perfectamente la
función para la que han sido creados. Si se los usa para el bien o para el mal, depende de los fines éticos o
políticos, que por ser tales, no son considerados racionales ni objetivos sino meramente “subjetivos”. Si el único
orden que se acepta es el de la racionalidad instrumental, entonces, todo fin u objetivo no instrumental se
convierte en irracional. Por eso, Horkheimer y Marcuse han denunciado insistentemente este sistema que
desconfía de la racionalidad de los fines al mismo tiempo que se imposibilita el pensamiento y la comprensión
de la totalidad.

FILOSOFÍA | 165
Desde esta perspectiva, se podrían distinguir en la época moderna dos procesos: uno objetivo y otro
subjetivo. El proceso objetivo es la fragmentación de hecho: a mayor control, mayor incertidumbre. El proceso
subjetivo es la renuncia a pensar y comprender la totalidad y el sentido de esa totalidad. No se trata, quizás, de
una renuncia conciente o querida. Tal vez se trate de un cierto olvido. ¿Habremos olvidado cómo pensar la
totalidad? ¿Habremos perdido las capacidades y habilidades para comprender el sentido de nuestro mundo?
¿No seremos ya capaces de vivir en un mundo?

4. El gusto por lo complejo

En este curso, trataremos de apropiarnos de los logros de la filosofía en su historia, desarrollando ese
gusto por lo complejo del que hablábamos algunos párrafos antes. Es un gusto por los problemas, por las
preguntas más que por las soluciones o las respuestas. Sin embargo, no se parece al placer de algunos pescadores
o cazadores que abandonan sus presas a la descomposición una vez que las han atrapado. No se trata solamente
ni principalmente del placer ante la destrucción y la crítica. Tampoco es un afán de complicaciones, de vueltas y
más vueltas, de divagues que nunca llegan a término. El gusto por lo complejo es el disfrute de la realidad en su
riqueza, en su densidad, en la variedad de sus poblaciones, en las tonalidades de sus universos.
El gusto por lo complejo está asociado a cierta “tozudez” o persistencia en las preguntas. En la vida
cotidiana generalmente nos damos por satisfechos con la primera respuesta razonable a una pregunta o a un
problema, si ella nos permite salir del paso y seguir atendiendo a nuestras necesidades, deseos o intereses. En
filosofía, por el contrario, deberemos aprender a no darnos por satisfechos con la primera respuesta,
desconfiando o sospechando no sólo de la respuesta sino, ante todo y más fundamentalmente, de la pregunta.
Quizá la pregunta esté mal planteada; quizá no hemos desarrollado aún las mediaciones que permiten
contestarla; quizá no comprendimos cabalmente lo preguntado en la pregunta... Será necesario, entonces,
insistir en las preguntas, sin retroceder ante las contradicciones o los absurdos. El retroceso ante la contradicción
forma parte de lo que antes llamamos “el proceso subjetivo” por el cual se ha renunciado a pensar y comprender
la totalidad y el sentido de esa totalidad. La contradicción parece un límite infranqueable para el pensamiento
racional, pero lo es solamente para aquella forma de pensamiento que identifica a la razón con un instrumento,
para aquella inteligencia de los medios.
En nuestra época, por primera vez el planeta se ha unificado, por primera vez, la tierra entera compone
una trama única de relaciones; por primera vez en la historia, la civilización humana se ha globalizado y,
paradójicamente, en este mismo momento histórico, hemos renunciado a la posibilidad de pensar esa totalidad
y comprender su sentido o fundamento. Se podría decir que lo que nosotros mismos hicimos y hacemos,
sobrepasa y desborda nuestra conciencia y nuestro saber. Friedrich Nietzsche advertía, hacia fines del siglo XIX,
que los hombres habían producido un acontecimiento para el cual no estaban preparados. Preguntaba: “La
grandeza de este acto, ¿no es demasiado grande para nosotros?” Y esto que Nietzsche anunciaba como un
problema de los siglos venideros, en los cuales podría desarrollarse la fortaleza para asumirlo, es la cuestión casi
cotidiana que enfrentamos en nuestros días. No sabemos aquello que nosotros mismos hacemos. Nuestra praxis
nos ha desbordado. Esta afirmación, que es probablemente falsa en lo particular y específico, es verdadera en lo
global y general. Mientras que la realidad se ha globalizado, el saber se ha especializado.
Sobre esta base podría decirse que, desde el “descubrimiento” de América a partir del cual la realidad se
ha globalizado, los problemas que cada pueblo singular tiene que resolver son los mismos para todos. Dicho en
otros términos: los problemas son generales, universales. Por ejemplo, los antiguos griegos resolvieron el
problema de la participación del pueblo en los asuntos comunes creando la institución de la polis, la ciudadanía,
la geometría, la filosofía, la política, etc.. Este era un problema específicamente griego, aun cuando la solución
griega sea, al mismo tiempo, una solución histórico-universal, es decir, un modelo que responde virtualmente a
cualquier pueblo en un proceso de evolución semejante y que puede ser apropiado por cualquier pueblo en esas
condiciones. En cambio, los problemas que tienen los pueblos en nuestra época ya no son específicos de ninguno
de ellos, sino que son problemas universales. La inflación, la desocupación, la exclusión social, la ampliación de

166 | FILOSOFÍA
la brecha entre ricos y pobres, la incertidumbre global, la contaminación ambiental, el descompromiso o la no
participación crecientes, la fragmentación de las relaciones humanas (por nombrar algunos), son problemas
universales, planetarios, globales. Nadie puede ignorarlos o desatenderlos, pero tampoco nadie los ha resuelto
de manera satisfactoria para todos. De aquí que no nos sean útiles las respuestas (o las recetas) de los otros, en
tanto efectuadas desde y para la particularidad. Si pensamos situadamente, es decir, desde nuestras condiciones
locales, epocales, particulares, no tendremos más remedio que partir de lo particular, pero ello no determina
que las respuestas sean válidas sólo para la particularidad. Si las soluciones halladas no son válidas para todos
no se debe a que partan de la particularidad sino a que lo que responde a esa particularidad no responde de
igual manera a otras o, lo que es peor, implica o supone que las otras particularidades no puedan adoptar las
mismas respuestas. Queremos saber, como parte de esta “introducción a la filosofía”, qué mundo nos ha tocado
y cuál es nuestro papel en él.

5. El comienzo y el origen de la filosofía

Cuando preguntamos: ¿qué es la filosofía?, aquello por lo que preguntamos (la filosofía) procede de Grecia,
pero también el modo cómo preguntamos tiene la misma procedencia. Hacer preguntas como: “¿qué es esto?”, es
algo que inventaron los antiguos griegos. Pero, es necesario precisar un poco más este tipo de preguntas, puesto
que tiene muchos significados. “Podemos preguntar: ¿qué es eso allá a lo lejos? Recibimos la respuesta, por
ejemplo: eso es un árbol. La respuesta consiste en que damos su nombre a una cosa que no (re)conocemos bien.”
“Sin embargo, podemos seguir preguntando: ¿Qué es eso que llamamos «árbol»? Con la pregunta
formulada ahora llegamos ya a la proximidad del ƋƵĠĞƐ griego. Es aquella forma del preguntar que desarrollaron
Sócrates, Platón y Aristóteles. Preguntan, por ejemplo: ¿Qué es lo bello? ¿Qué es el conocimiento? ¿Qué es la
naturaleza? ¿Qué es el movimiento?”11. Cuando, según el modo de preguntar de la filosofía que procede de los
griegos, preguntamos “¿qué es esto?”, no pedimos que se nos instruya sobre el nombre de esa cosa, sino que
queremos saber cuál es su ser, en qué consiste su esencia. Por ejemplo, en qué consiste lo bello, cuál es la esencia
del conocimiento, cuál es el modo de ser propio de la naturaleza.
Preguntar “¿qué es la filosofía?”, implica remitirnos a una tradición, a un camino histórico, que comienza
cuando esta actividad que llamamos “filosofía” fue inventada y que se desenvuelve hasta la actualidad cada vez
que se vuelve a preguntar “¿qué es esto?”. Nos encontramos así con una historia de la filosofía, que comienza en
algunas ciudades alrededor del mar Jónico (Mileto, Samos, Colofón, Éfeso) hacia los siglos VII o VI a. C. 12 y que se
extiende hasta la actualidad13.
Cuando se investiga cómo comenzó algo, hay que remitirse a su historia; pero cuando se pregunta por el
origen de algo, lo que se busca es el impulso o la motivación que mueve a ese algo, que lo ha originado. ¿Cuál es el
origen de la filosofía? Es un impulso múltiple: Platón y Aristóteles decían que es el asombro el que lleva (no sólo en
sus comienzos, sino siempre que se hace filosofía) a los hombres a filosofar. El asombro es la pasión -o mejor, el
temple de ánimo14- que mueve a la filosofía. El asombro nos impele a conocer porque nos hace patente la
conciencia de no saber.
Para Descartes, el origen de la filosofía estaba en la duda. Dudar es poner a prueba una supuesta verdad.
Para Descartes, aquello que impulsa a los hombres hacia la filosofía es la búsqueda de una verdad evidente, de un
fundamento seguro y firme, que permita deshacerse de los prejuicios, de las opiniones infundadas y de toda

11
Heidegger, M.: 1960, p. 20.
12
No es posible fechar con precisión el comienzo de la filosofía, porque no hay un acuerdo unánime sobre quién ha sido el
primer filósofo ni en qué momento se convirtió en tal.
13
Para una cronología básica de los pensadores, cf. http://www.webdianoia.com/his_fil/crono.htm.
14
“Animo”, “ánima”, “alma”, significan “lo que da vida”. “Temple” significa “moderación” (evitar los excesos); pero también
“disponer”, “organizar”, “regular”, “gobernar”. Podríamos traducirlo como una disposición hacia lo que da vida.

FILOSOFÍA | 167
autoridad externa. La duda impulsa a conocer porque expresa la necesidad de seguridad, de certeza, de
fundamento.
Karl Jaspers admite un tercer origen de la filosofía en lo que llama “la conmoción del hombre y de la
conciencia de estar perdido”: hay ciertas situaciones límites (la muerte, el dolor, el azar, la lucha, la culpa, la
desconfianza respecto del mundo) a las que reaccionamos (cuando podemos tomar conciencia de ello) con la
desesperación y la conversión: “llegamos a ser nosotros mismos en una transformación de la conciencia de nuestro
ser.”
“Dicho de otra manera: el hombre busca la salvación. Esta se la brindan las grandes religiones universales
de la salvación. La nota distintiva de éstas es el dar una garantía objetiva de la verdad y realidad de la salvación. El
camino de ella conduce al acto de la conversión del individuo. Esto no puede darlo la filosofía. Y sin embargo, es
todo filosofar un superar el mundo, algo análogo a la salvación”15.
Finalmente, el escritor argentino José Pablo Feinmann sostuvo que el origen de la filosofía está en la
desesperanza. Ella “aparece en ciertos singulares momentos: cuando se siente que la historia no juega,
necesariamente, del lado de uno, que nada tiene que ver con el progreso indefinido, que tiene avances pero
también dolorosos y hasta cruentos retrocesos; cuando no se ve el horizonte ni se sabe cómo inventarlo. Aquí
aparece. Cuando alcanzan los dedos de una mano para enumerar nuestras certezas”16. La desesperanza nos mueve
a conocer porque nos hace darnos cuenta de nuestra finitud, de nuestra limitación y de nuestra impotencia.

6. WŽůŝƐ y filosofía

¿Qué es la filosofía? Martin Heidegger dice que tanto la palabra “filosofía” como la pregunta “¿qué es...?”
hablan en griego. Cuando dice que hablan en griego, no se refiere a que hayan sido inventadas por las griegos o
expresadas en ese idioma, sino que tienen que ver con algo propio de los griegos y que no se puede comprender
del todo sin tomar conciencia de lo que los griegos vivían.
Para comprender lo que quiso decir Heidegger, hay que considerar que la filosofía nace ligada a otro
invento típicamente griego como es la polis. El término polis no tiene una traducción que sea adecuada. Se lo
suele traducir por “ciudad” o por “ciudad-estado”, pero ambas traducciones son inapropiadas por lo siguiente:
cuando se traduce por “ciudad” se tiene la idea de un conjunto de edificios, calles, plazas, barrios, avenidas, etc;
a diferencia de otros lugares donde no hay edificios como, por ejemplo, el campo. Pero la polis no tiene que ver
con la urbe, sino con una forma de vida particular que surgió entre los griegos, alrededor de lo que podríamos
llamar la plaza pública o el ágora.
Traducir polis por “ciudad-estado” tampoco es adecuado, porque se entiende por Estado el aparato
administrativo, el gobierno de una comunidad. Así entendido, el Estado se contrapone, en general, a la sociedad,
que es el conjunto de los hombres que viven en común. La polis no es una forma de gobierno (ha habido
diferentes formas de gobierno de la polis), sino que hace referencia a cómo los griegos se organizaron a sí mismos
en comunidad. La polis es la forma propia de los griegos de la vida en común. Es una institución inédita en la
antigüedad. No existía, antes de los griegos, una forma de vida como la que se desarrolló en las polis.
¿Qué es lo inédito en la polis? Todas las formas de organización de los pueblos anteriores asumían que
había alguien que por alguna razón natural o sobrenatural estaba destinado a mandar sobre los demás y era el
que tomaba las decisiones y establecía las leyes. En todas las formas anteriores de vida en común, la decisión
acerca de qué era lícito y qué no era lícito, qué se podía hacer y qué no, quién vivía y quién moría, estaba en
manos de un solo hombre, ya sea el emperador, el rey, el faraón, etc.. El poder se concentraba en uno y los
demás se encontraban subordinados a las decisiones de este uno. Los griegos, en cambio, inventaron una
institución en la que todos los ciudadanos (politai) participaban en común en las decisiones sobre los problemas
comunes. No se trata de discutir acerca de todos los problemas: por ejemplo, si alguien quiere comprar un par

15
Cfr. Jaspers, K.: La filosofía desde el punto de vista de la existencia, Buenos Aires, F. C. E., 1980, pp. 15-23.
16
Feinmann, J.P.: El mito del eterno fracaso, Buenos Aires, Editorial Legasa, 1985, p. 16.

168 | FILOSOFÍA
de zapatos más caros o más baratos o si trata bien o mal a mis hijos o si tiene una situación próspera o se
encuentra en la miseria; ello sólo incumbe a él y a su familia o a grupo de pertenencia, pero no es algo común a
todos los ciudadanos. Pero si el gobierno oprime a los ciudadanos o si atacan los persas o si la sequía ha hecho
que se pierdan las cosechas, no son problemas de un ciudadano o de una familia o de un barrio, porque los que
viven en el centro como los que viven en la periferia tienen el mismo problema si el gobierno no respeta las
libertades o si invaden los persas o si no hay alimentos suficientes.
Los problemas que son comunes a todos requieren ser discutidos y resueltos en común. La forma de
resolver este tipo de problemas que los griegos inventaron, es abrir un ámbito, un lugar, donde cada uno pueda
plantear libremente los proyectos de solución para que, después de deliberar en común, todos los ciudadanos
puedan resolver lo que se va a hacer. Por supuesto, para que esto pueda llevarse a cabo, son necesarias varias
condiciones. La primera de ellas es que se haya renunciado a tomar decisiones por medio de la violencia. Si se
creyese que el que tiene más fuerza es el que tiene el derecho a decidir en última instancia, entonces, siempre
los que estén en una posición de debilidad, estarán excluidos de la decisión. En definitiva, las cuestiones se
definirían de la misma manera que en culturas anteriores: arbitrariamente. La primera condición para que este
sistema funcione, entonces, es que se haya renunciado a hacer la voluntad a través de la fuerza, de la violencia.
Una segunda condición es que los proyectos y los planteos que cada uno haga, sean mediatizados por la
palabra. Esta es la razón por la cual, en la Antigua Grecia, la palabra y la deliberación empiezan a tener un papel
preponderante en la organización de una comunidad. Anteriormente, sólo tenía relevancia la palabra de Dios o
la palabra del Rey. Era una palabra que mandaba, que daba órdenes y que reclamaba obediencia incondicional.
Pero, con los griegos, no basta con obedecer las órdenes que se imparten, sino que además hay que encontrar
una forma por la cual la mejor solución sea la que todos acepten y obedezcan, y para esto es necesario dar
argumentos, es decir, poder fundamentar lo que se dice. Si alguien cree que sabe lo que hay que hacer ante un
problema determinado, tiene que dar algún tipo de argumentos para mostrar que esa solución es mejor que la
que propone otro.
La preeminencia de la palabra, que comienza a aparecer como una condición de la vida en la polis, implica
también un cierto ordenamiento o jerarquización de las palabras y esto es lo que podemos llamar la “lógica
argumentativa”. Este tipo de resolución de problemas a través del diálogo, de la discusión o de la argumentación
se vincula directamente con la filosofía.
La filosofía es, en alguna medida, una especie de ordenamiento, de sistematización de estos
procedimientos, de estos métodos, por los cuales se busca la verdad. Se trata de una verdad que no está
inmediatamente ligada al poder, que no depende del poder, como era en todas las concepciones antiguas,
anteriores a la de los griegos, en las cuales el lugar del poder y el de la verdad coincidían. A veces, estos lugares
aparecen poco diferenciados, como cuando al lado del rey está el brujo, el sacerdote, el mago o algún otro
personaje que encarna el “saber”. En esos ejemplos, el poder y el saber aparecen personalizados en dos
individuos distintos. De todas maneras el saber es como una función del que detenta el poder. El sabio solamente
presta su palabra y da sus consejos, pero el que toma las decisiones en definitiva es el rey.
En la polis, el ámbito del poder y del saber se disocian, es decir que aunque alguien no tenga mayor
fuerza o poder que otros, sin embargo, puede volcar la decisión del conjunto a su favor, si su propuesta es mejor,
si la puede justificar de la mejor manera o si puede convencer al conjunto. Es decir que, desde el comienzo, la
filosofía aparece vinculada a esta forma de organización de la comunidad, que podemos llamar “democrática”,
entendiendo por tal cuando el conjunto participa en la toma de decisiones de lo que es común a todos ellos. No
hay que confundir este significado con el de la democracia moderna, representativa, con parlamento, partidos
políticos, etc. A diferencia de la democracia moderna, la organización de la polis griega requiere una participación
directa. No hay representantes sino que cada uno de los ciudadanos ocupa su lugar, tiene su palabra y su voto
en la asamblea que toma las decisiones.
Esta forma de organización de la vida que inventaron los griegos hace posible la autonomía en las
decisiones. “Autónomo” es el que se da las leyes a sí mismo, el que no depende de las órdenes de otro, el que
no depende de la decisión que toma el otro, sino que hace lo que decide por sí, conjuntamente con otros. Por

FILOSOFÍA | 169
esta razón, tanto la polis como la filosofía son muy recelosas de la autonomía y la valoran por sobre todas las
cosas. De manera tal que toda actividad que no sea autónoma, que sea una actividad dependiente, subordinada,
es algo despreciable. Si alguien realiza alguna cosa que “sirve para” tal otra, lo que tiene valor es esa otra cosa
para la cual se está haciendo la actividad, no la actividad misma. Entonces, una actividad que está en función de
otra cosa, una actividad que “sirve para”, por definición, no es valiosa en sí misma, porque no es autónoma, no
vale por sí misma, vale por la otra hacia la que se dirige y de la cual depende. En la cultura actual suele
preponderar la valoración inversa: lo que “vale” es aquello “que sirve”, a tal punto que resulta difícil encontrar
ejemplos de actividades que valgan por sí mismas.
Estos rasgos que se han señalado como característicos de las polis griegas, se han obtenido destacando
las semejanzas y prescindiendo de las diferencias históricas concretas, es decir, por abstracción. Las instituciones
concretas evolucionan a través de los siglos, transitando por situaciones diversas: no son iguales al comienzo, en
el curso de su desarrollo histórico o al final. La polis real fue pasando por diferentes grados y formas de
participación, más o menos populares, más o menos violentas. Si se hace abstracción de los momentos
particulares del desarrollo histórico de la polis, puede decirse que participaban todas las clases sociales. Por otro
lado, no hay que olvidar que los ciudadanos participantes en las decisiones comunes no son todos los habitantes
sino sólo los varones nativos mayores de edad.
Cada polis es autónoma con respecto a las otras. La polis es una institución local, está circunscripta a un
lugar, a diferencia de una nación o un imperio que integra distintas regiones, lugares u organizaciones. La polis
es una organización local, en la que sólo tienen participación los que han nacido en ese lugar. Los extranjeros, si
son nativos de otra polis, tienen derecho a hablar pero no a decidir, no votan. Los niños, las mujeres y los esclavos
no participaban de la asamblea ni podían hablar en ella. No eran considerados ciudadanos. En consecuencia, los
“ciudadanos” eran solamente los varones nativos adultos (los que han pasado la adolescencia, los que pueden
procrear y combatir).
Un primer rasgo que hay que tener en cuenta, entonces, es esta vinculación esencial entre el nacimiento
de la filosofía, entendida como la exigencia de argumentar con razones y de deliberar en común y este
funcionamiento de la institución de la polis: la resolución de los problemas comunes en común.

7. Pregunta y diálogo

Un segundo rasgo, que es necesario destacar, es la importancia de la palabra y del diálogo como medio
de resolución de los conflictos. En la vida ordinaria, las discusiones sobre los temas comunes (por ejemplo, sobre
política o fútbol), suelen terminar en insultos, enemistades e incluso a los golpes, dejando la sensación de que
se ha perdido el tiempo porque no se han logrado conciliar las distintas perspectivas. En la mayor parte de los
casos, este resultado insatisfactorio se debe a que los interlocutores parecen no entenderse o no escucharse,
como si no hablasen en el mismo idioma. Esto se debe a que las palabras que se utilizan tienen distintas
acepciones, distintos significados. Se utilizan las mismas palabras, pero al utilizarlas con distintos significados, se
producen equívocos y desacuerdos, como si se hablase con palabras distintas. O es aún peor, porque si se
utilizasen palabras distintas se sabría que hay una diferencia en lo que cada uno está diciendo, en cambio, al
hablar con las mismas palabras pareciera que se está hablando de lo mismo cuando no es así. Cuando una palabra
tiene distintas acepciones o significados se dice que es equívoca y esto es lo que en general ocurre con todos los
términos de la lengua. “Equívoco” no quiere decir que es erróneo o equivocado, sino que tiene distintas
acepciones, que significa distintas cosas.
Los griegos se dieron cuenta de esta dificultad inherente al lenguaje y también plantearon una solución
a este problema. La solución consistió en la invención de un tipo de preguntas que tenían una misma estructura:
“¿qué es esto?” Esta pregunta permite eliminar el equívoco de una palabra porque exige una definición.
La definición consiste en la determinación del significado del término que se está utilizando. Definirlo es
“ponerle fin” a la discusión acerca de cuáles son las características que hacen al significado de un término. En
lugar de que uno le asigne determinadas características y otro le asigne otras características, la definición “pone

170 | FILOSOFÍA
fin” a la ambigüedad delimitando los rasgos, de-fin-iendo el término. La definición es siempre la respuesta a esa
pregunta: “¿qué es esto?” No solamente qué es la “filosofía”, sino también qué es el “banco”, qué es un “ser
humano”, qué es la “sociedad”, qué es la “mujer”, qué es “hablar”... Responder a estas preguntas es definir el
término por el que se pregunta17.
La definición da por resultado un concepto. El concepto es un término que se ha definido, que se ha
delimitado en su significado. Este invento de los conceptos y de la definición, suele atribuirse a Sócrates, un
filósofo ateniense que vivió a fines del siglo V a. C.. Sócrates dedicó gran parte de su vida a la molesta actividad
de andar preguntando a los otros “¿qué es esto?” Sobre todo preguntaba a la gente que se suponía que sabía
sobre esas cosas o sobre esos temas. Lo que hacía era preguntar al que era entendido en alguna cosa, preguntarle
sobre eso en lo que era entendido. Por ejemplo, a un juez le preguntaba qué es la justicia, a un político le
preguntaba qué es el gobierno, qué es el poder, a un soldado qué es el valor, en qué consiste la valentía, etc.. A
los que se suponía que conocían algo, les preguntaba en busca de las respuestas a estas preguntas. A veces,
como el equívoco del lenguaje está presente en todas las actividades, estas personas que se suponía que sabían
más sobre algún tema o alguna actividad, incurrían en contradicciones: definían los términos de una manera y
después, en el curso posterior del diálogo, los definían de otra o de otras. Cuando las distintas definiciones dentro
del mismo discurso18 se excluyen mutuamente, se anulan la una a la otra. Si primero se dice: -”todas las mesas
están hechas de madera”- y después se afirma: -“esta mesa no es de madera, sino de metal”-; las dos definiciones
no pueden ser ambas verdaderas. En consecuencia, si se pretende mantener las dos, se anulan mutuamente.
Cuando se incurre en una contradicción, todo lo que se dice se anula por ser incoherente y el que estaba
hablando queda en ridículo, porque se hace manifiesto que no sabía lo que decía saber19. Esta es una situación
bastante incómoda para cualquiera, y por esta razón, las personas que “saben” tratan de evitar a quienes hacen
preguntas molestas o se abstienen de hablar para no quedar en ridículo. Esta actividad incómoda que incomoda,
llevó a Sócrates a tener que enfrentar un juicio. El juicio se entabló a raíz de tres acusaciones principales: una era
introducir nuevos dioses en la polis, otra era no rendir honores a los dioses y otra era corromper a la juventud a
través de sus enseñanzas. En ese juicio, Sócrates fue condenado a muerte y él mismo ejecutó la condena del
tribunal bebiendo voluntariamente el veneno que acabó con su vida y negándose a huir para salvar la vida al
precio de transgredir la ley. Aplicar la pena por propia mano es lo que corresponde a hombres libres, ya que si
un hombre libre reconoce que a obrado indignamente, lo justo es que él mismo se aplique el castigo.
Para Sócrates, la filosofía no tiene que ver con problemas puramente “teóricos” o especulativos ni con
situarse en una posición neutra u “objetiva” frente a la realidad. Por el contrario, piensa que el filósofo (o
cualquiera que haya alcanzado algún grado de saber) es en la misma medida de su saber un hombre justo, es
decir, alguien que está comprometido con las leyes y con las costumbres20 (ethos) de su comunidad. Sócrates

17
Conviene aclarar aquí que en este tema hay dos interpretaciones que, muchas veces, no logran distinguirse. Por un lado,
se ha entendido que la respuesta a la pregunta “¿qué es esto?”, define los rasgos o características de la cosa por la que se
pregunta. Por ejemplo, si se pregunta “¿qué es un hombre?”, la respuesta determinará todas las características propias de
los hombres reales. Por otro lado, se ha sostenido que la respuesta a aquella pregunta determina los rasgos de la palabra
por la que se pregunta, es decir, su significado. Por ejemplo, si se pregunta “¿qué es un banco?”, la respuesta será: en este
contexto banco significa “un mueble que sirve para sentarse”. En este último caso no se está haciendo referencia a la “cosa”,
al objeto de la realidad al que se llama “banco”, sino al significado que tiene el término “banco” en el contexto actual del
habla.
18
Por “discurso” hay que entender “lo que se dice”.
19
Esta concepción de lo que se dice supone un concepto de la verdad definida como “coherencia”. Para esta concepción es
verdadero todo lo que se deriva sin contradicción de una verdad aceptada y es falso todo lo que contradiga una verdad
aceptada.
20
Los antiguos pensaban que así como hay leyes que determinan la naturaleza, que ordenan sus regularidades y sus ciclos,
también hay leyes que rigen las acciones humanas. Estas leyes “naturales” son las costumbres (ethos). De aquí que la ética
sea el conocimiento sobre las leyes que gobiernan la acción de los hombres, que señalan lo correcto y lo incorrecto, lo justo
y lo injusto.

FILOSOFÍA | 171
pensaba que la misma coherencia que hay en los hechos naturales o en los discursos verdaderos, debe regir las
acciones de un hombre justo. Por esta razón prefirió morir para cumplir con la sentencia del tribunal que lo había
condenado a muerte y no ser incoherente con las leyes de su comunidad sobornando a los guardias y huyendo
a otra ciudad.
Sócrates decía que necesitaba dialogar con los otros y hacerles preguntas porque “no sabía”. Insistía una
y otra vez en que era la propia ignorancia la que lo había conducido a esa actividad molesta. Aconsejaba, sobre
todo a los que se consideran más sabios, ponerse en el lugar del que no sabe. Se llama “ironía” a aquella actitud
que cuestiona las verdades más arraigadas desde el no saber e “irónico” al que asume tales actitudes.
La ironía socrática, esta actividad de hacer preguntas desde el lugar del no saber, ha quedado como un
ejemplo y como un modelo para toda la filosofía posterior, y desde entonces se ha considerado a la filosofía
como algo molesto, como una actividad que incomoda. El mismo Sócrates hablaba de esta incomodidad y se
comparaba con un tábano que molesta al buey y no lo deja dormir. Así también Sócrates molestaba a la polis de
Atenas, para que no se durmiera, para que no aceptara su forma de vida sin evaluarla, sin cuestionarla. La filosofía
es esta actividad que molesta a los ciudadanos de la polis y no los deja dormirse ni dejarse llevar por las
costumbres, por los hábitos, por las creencias imperantes. Vuelve a preguntar cada vez: “Vivimos de manera más
justa que los otros, pero ¿qué es la justicia?” “Somos más valerosos que aquellos a los que derrotamos en la
batalla, pero ¿qué es el valor?” Volvía a preguntar lo que se daba por obvio, lo que se daba por natural, por
sabido, por conocido. Sócrates dedicó su vida a esta actividad de hacer preguntas o, por lo menos, a hacer cierto
tipo de preguntas, porque no todas las preguntas tienen el mismo efecto “molesto”, no todas las preguntas
incomodan de esta manera. El tipo de preguntas que producen ese efecto son, por ejemplo, “¿qué es esto?” o
también: “¿por qué es esto?”, o sea, ¿cuál es la causa?, ¿cuál es el motivo? o ¿cuál es la razón? El hacer este tipo
de preguntas es una actividad a la que se ha llamado “filosofía”.

8. Distinción entre ŵŝƚŚŽƐ y ůſŐŽƐ: el saber de los ƐŽĨŽƐ y la filosofía

El término “filosofía”, es bastante tardío, porque lo comienza a utilizar recién Platón. No se usaba todavía
en el tiempo de Sócrates (que es una generación anterior a Platón). Entonces no se hablaba de filósofos ni de
filosofía sino de sofistas. Los sofistas eran un tipo de sabios, eran personas que habían desarrollado algún saber
en alguna actividad o en algún oficio. Antes de los sofistas, se hablaba del sofos, del “sabio”. El sofos es el sabio
en el ámbito mítico-religioso, alguien que tiene un saber que no es propiamente humano sino divino. Según el
significado que tenía en tiempos de Platón, el sofos tenía un saber que le era “inspirado” por los dioses. Los
poetas son sofos en este sentido, pues lo que dice el poeta no se basa en su propio saber sino en lo que le es
“inspirado”, en lo que le “sopla” el dios. El poeta dice lo que el dios le manda decir. En ese sentido la sabiduría
de los poetas es tomada como una sabiduría divina.
El saber de los sofos, de los sabios, es anterior a la filosofía: es un saber que podemos llamar mítico o
mítico-religioso. Mithos es un término griego que significa “palabra”, “relato”, “cuento”. Los mitos relatan el
origen de la realidad o de alguna cosa de la realidad, y siempre ese origen remite a un tiempo originario, a un
tiempo primordial en el cual intervinieron los dioses. En el origen de todas las cosas siempre hay algún tipo de
intervención divina.
Para los griegos, los dioses no estaban más allá del kosmos o del universo de cosas que existen, sino que
eran parte del universo. En su concepción, el kosmos está formado por los dioses, los hombres, los animales, los
vegetales y los minerales, es decir, por todos los seres que existen. Los dioses no están en un ámbito más allá
del kosmos (no son “trascendentes” al universo) sino que están dentro del kosmos, y de alguna forma conviven
con los hombres, incluso se mezclan, se pelean, engañan, envidian, se aman, entre ellos y con los hombres. Hay
una comunicación y una circulación entre el ámbito del humano y el ámbito de lo divino. Hay hombres que se
divinizan, hay dioses que se vuelven mortales, porque estos ámbitos no están separados, como en la tradición
judeo-cristiana, donde ambos niveles son inconmensurables, porque nada de lo creado puede abarcar o
contener al Creador. Lo que distingue a los dioses de los hombres en la tradición griega, en cambio, es que los

172 | FILOSOFÍA
primeros son inmortales y los segundos son mortales. Los dioses inmortales conocen el destino y los mortales lo
padecen, o lo conocen padeciendo. No obstante, tanto los dioses como los hombres están sujetos al destino,
aunque los inmortales, al conocer el destino pueden evitar ser perjudicados o destruidos por él, en cambio, los
mortales siempre acceden tardíamente al conocimiento.
El mito siempre tiene que ver con alguna intervención de los dioses que ha dado origen a alguna realidad,
por eso se trata de una explicación que podemos llamar “genética”: cómo algo se ha generado a partir de la
intervención del dios. El mito no tenía para los griegos el significado que ha llegado a tener después del siglo
XVIII: el de relato falso. Al contrario, el mito es la “palabra verdadera”. Es la palabra que dice cómo
verdaderamente son las cosas, y no cómo se nos aparecen. El mito relata cómo algo se ha generado y en ese
sentido es real, es la verdadera realidad, no es una fantasía o una alucinación o una ficción, que en definitiva es
falsa. La palabra mithos significa, entonces, “palabra verdadera”, es el relato del origen de la verdadera realidad.
También el término griego lógos significa “palabra” y “palabra verdadera”. De lógos, que se suele traducir
por “razón”, deriva el término castellano “lógica”. Lógos, al igual que mithos, significa palabra, sólo que es una
palabra que tiene otra estructura, porque ya no remite a este origen divino sino que se refiere al orden de las
cosas, el orden de la realidad, desde su fundamento. Conociendo el fundamento, se puede también abarcar todo
lo que está sostenido sobre ese fundamento. La pretensión del lógos es conocer las cosas como son, conocer la
realidad21.
La filosofía surgió con la exigencia del conocimiento de la realidad de las cosas tal como son, más allá de
lo que parecen ser. El parecer remite a un observador: lo que parece es siempre para mí o para alguien. Por esta
razón, siempre hay una multiplicidad de pareceres o de puntos de vista sobre las cosas, pero la realidad es única.
Las cosas son tal como son en realidad, independientemente del punto de vista. Si es posible conocer la realidad
de las cosas, eso real tiene que ser único y permanente, tiene que ser siempre lo mismo, no puede cambiar,
porque de lo contrario, el conocimiento verdadero no sería posible. Con el fin de evitar los equívocos y posibilitar
la comunicación, hasta que pueda encontrarse una definición más adecuada, se va a entender por “verdad”,
cuando lo que se dice o lo que se afirma se corresponde o coincide con lo que las cosas son en realidad. Cuando
lo que se dice no coincide con la realidad, entonces, lo que se dice es falso.
Resta aclarar qué significa “realidad”. Algunos entienden por la realidad lo que puede ser percibido por
los sentidos. En esta acepción, la verdad consistirá en que lo que se diga coincida con lo que se percibe por los
sentidos. Pero, los antiguos griegos argumentaban que no puede ser real lo que es y no es, lo que a veces parece
de una manera y otras veces parece de otra. Sostenían que la realidad tiene que ser permanente, que no puede
ser cambiante, porque si la realidad fuese cambiante, entonces, no podría haber verdad. Si alguien dijese: -“esta
cosa real tiene esta característica”-, y la cosa nombrada cambiase, lo que se dijo ya no coincidiría con la “cosa”,
que dejó de ser la que era, porque cambió. Sólo puede ser conocido verdaderamente lo que es permanente y
sólo a eso hay que llamar real o realidad. La consecuencia que se desprende de esto es que aquello que cambia
no es real, porque de lo contrario, la realidad sería incognoscible. No puede haber distintos significados que se
refieran a la misma realidad. Si hubiere más de uno, sólo uno podría se adecuado a la realidad. A los otros les
sobrará algo o les faltará algo, pero no pueden coincidir dos distintos con la cosa tal como es. El color de la rosa
puede cambiar porque no es más que una apariencia, el producto de la percepción, pero la rosa es siempre lo
mismo. Si variase alguna de sus características ya no se trataría de una rosa sino de alguna otra flor. La “cosa”
rosa es siempre lo mismo. La rosa real es siempre la misma aunque cambien las apariencias. Se podrán observar
distintos colores, distintas formas, pero la rosa es siempre la rosa. La rosa tiene determinadas características
propias independientemente de que yo la conozca o de que la conozca alguien. La pretensión de la filosofía es
conocer lo permanente, o sea, lo real, conocer la realidad.

21
El término “realidad” deriva del vocablo latino res, que significa “cosa”. Cuando se dice: -“quiero conocer la realidad”-;
eso significa lo mismo que: -“quiero conocer las cosas, las cosas como son”-. “Las cosas como son”, no significa lo que las
cosas son para mí, sino las cosas como son en sí mismas.

FILOSOFÍA | 173
9. Para qué sirve la filosofía

Cuando esta pregunta se plantea a los filósofos, la respuesta suele ser agresiva (incluso hay quien sostiene
que debe ser agresiva), y suele también evidenciar cierto desprecio hacia el que la pregunta. Nadie pregunta para
qué sirve la abogacía, o la ingeniería, o la economía, aunque no se sepa con precisión qué hacen los economistas o
a quién benefician los abogados. La pregunta “para qué sirve la filosofía” es mal intencionada e inauténtica, cuando
se dirige a los filósofos. Es inauténtica, porque no está preguntando realmente, sino que da por sentado que no
sirve para nada. Es mal intencionada, porque quiere burlarse del interlocutor poniéndolo en una situación
vergonzosa. De allí que la respuesta suele ser agresiva, como lo sería si alguien preguntara a economista: “¿Hay
algún economista que no robe a los empresarios?”, o si le preguntase a un abogado: “¿Cuándo existió un abogado
que respetara la justicia?”
Los filósofos suelen despreciar a los que preguntan “¿para qué sirve la filosofía?” porque la misma pregunta
es mal intencionada. Heidegger, por ejemplo, recuerda un relato escrito por Platón, a partir de la cual se concluye
que la filosofía no sirve para nada. Señala que hay dos tipos de hombre a los que corresponden dos tipos de
pensamiento: los hombres libres y los esclavos o sirvientes. A los primeros corresponde la dignidad del pensamiento
libre (filosofía); a los segundos, el pensamiento servil o utilitario. A cada uno corresponde también una valoración:
la filosofía es noble, el pensamiento utilitario es vulgar y subordinado. Desde esa nobleza de la filosofía, es posible
para Heidegger pensar la indignidad de la condición del saber actual, que se subordina a los dictados externos o
heterónomos de la técnica y del mercado.
No es casual que se haya encontrado aquel relato en Platón, pues éste consideraba a la filosofía y a los
filósofos como la condición de mayor nobleza y dignidad, al tiempo que era conciente de la bajeza y la discordia
imperantes en la forma de vida de su tiempo. Advierte que si se considera a los más sabios como inútiles para la
polis, es responsabilidad de quienes no se valen de ellos y no de los mismos filósofos. Es muy distinto que alguien
sea completamente inútil, a que la inestimable utilidad que pueda prestar no sea advertida por los que la necesitan.
Resulta claro, a partir de lo anterior, que los filósofos no se interesan por la utilidad y lo cotidiano sino
por cuestiones “importantes” y por problemas “fundamentales”. Sin embargo, los “comunes mortales” que
pasan la mayor parte de su vida trabajando por su supervivencia y la de su familia o los profesionales que tratan
de mejorar un poco las condiciones de vida propias y las de sus conciudadanos, podrían preguntar de buena fe:
¿Para qué nos sirve la filosofía? ¿Cuál es el aporte que la filosofía puede hacernos a los que no queremos ser
“filósofos profesionales”?
Ya se dijo que la filosofía tiene una función crítica y que no puede dejar de contrariar. En relación con esta
cuestión, en un curso reciente fuimos sorprendidos por la siguiente acusación, que una alumna dirigió contra la
cátedra de filosofía: “Ustedes han sido la causa -dijo- de que rompiera con mi novio”. No sabiendo qué se podría
alegar en nuestra defensa, solicitamos a la alumna que fuese más explícita en su reclamo y que nos explicase cómo
hubo sido posible que provocásemos tales efectos. Su explicación fue que participando del desarrollo del curso se
vio «obligada a pensar» y que desde ese momento le parecía inaceptable llevar una convivencia voluntaria con
alguien con quien sólo pudiese hablar de temas irrelevantes y de “estupideces”. Y como esa forma de vida ya no le
parecía digna, rompió con su novio. Es en este sentido que la función propia de la filosofía es “entristecer”; es decir,
volver inaceptable la estupidez de toda forma de vida indigna de hombres libres.
La filosofía no es una respuesta a las necesidades inmediatas ni es ella misma una necesidad natural. Es
obvio que podemos “seguir viviendo” sin filosofía, e incluso podemos tener una vida confortable y cómoda, sin que
se altere el estado de nuestras finanzas ni la estabilidad de nuestra forma de vida. El epistemólogo Paul Feyerabend,
investigando en la historia de la ciencia, descubrió que los grandes científicos e inventores, lograron realizar sus
descubrimientos a partir de una multitud de conocimientos, saberes, creencias, técnicas, etc., que nunca se
circunscriben a una ciencia o disciplina particular, sino estableciendo relaciones y conexiones entre distintos
ámbitos. Es esa formación, esa cultura, esa ilustración, la que pone las condiciones para abordar los problemas
complejos y también las cuestiones cotidianas, prácticas o técnicas. Tradicionalmente se ha llamado
“humanidades” o “letras” a este tipo de formación, que busca una comprensión abarcadora y global.

174 | FILOSOFÍA
La utilidad de la filosofía, en este sentido, consiste en proporcionar una formación de lo fundamental (no
de lo inmediato), una cultura de lo global (no en la especialidad), una tradición de pensamiento complejo. La
filosofía es experta en pensar lo complejo y formándose en el pensamiento de lo complejo resulta más fácil y simple
resolver lo específico y cotidiano. La filosofía es experta en el conocimiento de los valores y los fines. En un mundo
dominado por las ciencias, las técnicas y los asuntos cotidianos (prágmata), la filosofía nos enseña a pensar en lo
que vale por sí mismo, en lo que es un fin en sí mismo.

10. Incomodar, entristecer, criticar

Quizá sea éste el momento de advertir sobre algunos “inconvenientes” o, mejor dicho: sobre la filosofía
como una actividad inconveniente. Lo “conveniente” es lo que “viene juntamente con…”, es “venir a reunirse
junto con los otros” y es “lo que responde a nuestros intereses”. La filosofía ha hecho y ha sido lo contrario de lo
conveniente: la filosofía incomoda, desacomoda, desafía, alienta conflictos, genera pólemos (discordia). Los
filósofos siempre han hecho demasiadas preguntas, siempre han cuestionado las formas de vida aceptadas,
siempre han desacreditado las convicciones más arraigadas, siempre han sospechado de lo más obvio y
consagrado.
Max Horkheimer decía que la filosofía no cumple ninguna función dentro del orden de cosas establecido.
Su función no es servir para algo, puesto que esto oculta siempre un servir a alguien, es decir, estar al servicio
de alguna forma de dominación. La filosofía ha desempeñado una función crítica en la sociedad y quienes ejercen
esta función suelen pasarla mal, puesto que desubican e irritan a todos los que han aceptado esa forma de vida
(que suelen ser la mayoría o los más poderosos o ambos). Además, la filosofía no incomoda solamente a los
otros, también incomoda a sus propios cultores. Ciertamente, no se trata de un ejercicio de masoquismo, que
busque obtener placer del propio sufrimiento o dolor. No se trata de molestar o incomodar por el gusto de
hacerlo. Se trata de cuestionar y de acicatear a los individuos y a las gentes para que no se abandonen a las
formas de vida establecidas y su jerarquía de valores sin evaluar si tal modo de vivir es o no adecuado a la
dignidad del ser humano, a la condición de seres libres. Darse cuenta de que se ha aceptado vivir como esclavos,
tomar conciencia de que se vive de una manera innoble “por propia voluntad”, es algo que entristece. Por eso
Gilles Deleuze dice que una “filosofía que no entristece o contraría a nadie no es filosofía”22 y agrega que sólo la
filosofía ha combatido toda mistificación, todo sentido falso de la vida, toda “estupidez”. Está claro que no se
refiere a la estupidez individual de algunos menos inteligentes o menos preparados. La estupidez que combate
la filosofía es la de someterse voluntariamente a cualquier forma de dominación, incluso la de la libertad. Lo que
es inaceptable para la filosofía es que se quiera ser dominado no importa por qué o por quién. La filosofía nos
impulsa a examinar, cuestionar y transformar los mecanismos ciegos, la voluntad e incluso el deseo que nos
empujan a someternos. Lo que la filosofía no puede aceptar sin disolverse ella misma es que se coarte la
experimentación de mejores formas de vida, que se restrinja la actividad del pensar, que se limite el ejercicio de
la libertad. “¿Existe alguna disciplina -pregunta Deleuze-, fuera de la filosofía, que se proponga la crítica de todas
las mistificaciones, sea cual sea su origen y su fin? ¿Quién, a excepción de la filosofía, se interesa por todo esto?” 23
En este curso no se recurrirá a las respuestas elaboradas por los “expertos” o por los “especialistas”, ya
que la especialización en la totalidad es un contrasentido. Tampoco podremos intentar construir nuestra propia
respuesta, puesto que partimos de la percepción de que los hombres de esta época ya no sabemos cómo hacerlo.
Ensayaremos, entonces, aprender a preguntar. Para ello no recurriremos a los especialistas sino a los maestros
del pensamiento, a los grandes filósofos de la historia. Ciertamente que no podremos recurrir a todos, ni siquiera
a todos los más grandes o los más reconocidos, pero ello no es imprescindible ya que buscamos iniciarnos en
este aprendizaje y no cerrarlo o concluirlo. Tampoco podremos detenernos en la riqueza o en la densidad de

22
Deleuze, G.: Nietzsche y la filosofía, Barcelona, Editorial Anagrama, 1971, p. 149.
23
Deleuze, G.: 1971, p. 150.

FILOSOFÍA | 175
pensamiento de algún autor en particular, pero buscaremos algunas pistas, señales, caminos o métodos que nos
permitan desolvidar el pensamiento de la totalidad.

11. Guía de preguntas

1. ¿En qué sentido la filosofía puede definirse como un “gusto por lo complejo”? 2. ¿Qué vinculación hay entre
la filosofía y la pasión? ¿Qué pasiones son necesarias para el cultivo de la filosofía? 3. ¿Qué significa “pensar”?
4. Cuando se habla de “introducción” a la filosofía o “iniciación” en la filosofía, ¿qué equívocos hay que evitar?
5. ¿Qué significa que la filosofía es “histórica”? 6. ¿Qué significa que en nuestra época se experimenta una
“incertidumbre sobre la totalidad”? 7. ¿Qué se entiende por dominio de la “instrumentalidad” o “irracionalidad
de los fines”? 8. ¿Por qué es necesario insistir en las preguntas? 9. ¿Qué significa que los problemas de nuestra
época son globales? 10. ¿Cuál es el comienzo de la filosofía? 11. ¿Cuáles son los orígenes de la filosofía? 12. ¿Qué
quiere decir que el término “filosofía” habla en griego? 13. ¿Cuáles son las condiciones que hacen posible el
funcionamiento de la polis? 14. ¿Por qué la autonomía y la libertad son valores fundamentales para la polis y
para la filosofía? 15. ¿Qué relación hay entre la “razón”, la polis y la filosofía? 16. ¿Cuál es la función de la
pregunta en filosofía? 17. ¿A qué se llama “ironía” socrática? 18. ¿Cuál es la relación entre lógos y mythos? 19.
¿Para qué sirve la filosofía? 20. ¿Cómo se relacionan la función crítica de la filosofía y el ser una actividad
inconveniente? 21. ¿Por qué razón sostiene Deleuze que la filosofía que no entristece no es filosofía?

LECTURA Y ANÁLISIS DE LOS TEXTOS


a. La conciencia de la ignorancia como condición del saber24

El discurso trascripto a continuación es la defensa desarrollada por Sócrates ante el tribunal judicial que lo
procesó, según la recreación que de él hizo Platón

Algunos de ustedes podría tal vez replicar: «Pero Sócrates, ¿cuál es tu ocupación? ¿Cómo se han originado
estas ideas falsas25 acerca de ti? Pues, sin duda, si no te hubieras ocupado en algo más llamativo que lo que hacen
los demás, no se habría generado tal fama ni se dirían tales cosas si no obrases de manera distinta que la mayoría.
Dinos, pues, de qué se trata, para que no opinemos de ti con ligereza».
Me parece que el que dijera tales cosas hablaría con justicia, y precisamente intentaré explicarles qué es lo
que me ha creado tal reputación y tal falsa imagen. Escúchenme entonces. Quizá parezca a algunos de ustedes que
bromeo; sepan, sin embargo, que les diré toda la verdad. En efecto, señores atenienses, por ninguna otra cosa que
por una cierta sabiduría es que he adquirido esta reputación. Pero, ¿qué clase de sabiduría es ésta? Precisamente
la que es de alguna manera sabiduría humana26. En ella sí me atrevo a decir que soy realmente sabio;
probablemente, en cambio, aquellos que acabo de mencionar serían sabios en alguna sabiduría sobrehumana, o
no sé qué decir [de ella]; yo, en efecto, no la poseo, y el que lo afirme miente y habla con una idea errónea. Por
favor, no me interrumpan aunque les parezca que hablo con pedantería; pues no hablaré por mí mismo, sino que
remitiré lo que digo a alguien digno de fe. Como testigo de mi sabiduría -si es que es sabiduría- y de cómo es ella,
pongo al dios de Delfos27. Seguramente han conocido ustedes a Querefonte, cuánta pasión ponía en lo que

24
Platón: Apología de Sócrates, Buenos Aires, Eudeba, 1986, pp. 126-33.
25
Las “ideas falsas” a las que se refiere son las acusaciones que le hacían.
26
“Humana” significa aquí “propia de los hombres”, en contraposición con cualquier sabiduría divina o propia de los dioses,
tal como era la inspiración del poeta, del profeta o del adivino.
27
El dios de Delfos es Apolo. El juramento o poner al dios por testigo era un procedimiento jurídico normal en la época. Cf.
Foucault, M.: La verdad y las formas jurídicas, México, Editorial Gedisa, 2da. edición, 1986, pp. 40-42.

176 | FILOSOFÍA
emprendía. Pues bien, en cierta ocasión que fue a Delfos, se atrevió a preguntar al oráculo 28 si había alguien más
sabio que yo. La pitonisa le respondió que no había nadie más sabio. Y acerca de estas cosas puede testimoniar su
hermano, aquí presente, ya que Querefonte ha muerto. Dense cuenta ustedes por qué digo estas cosas: les voy a
mostrar, en efecto, de dónde se ha originado la falsa imagen de mí. En efecto, al enterarme de aquello reflexionaba
así: «¿Qué quiere decir el dios y qué enigma hace? Porque lo que es yo, no tengo ni mucha ni poca conciencia de
ser sabio. ¿Qué quiere decir, entonces, al afirmar que soy el más sabio? No es posible, sin embargo, que mienta,
puesto que no le está permitido». Y durante mucho tiempo dudé acerca de lo que quería decir29, hasta que con
grandes escrúpulos30 me volqué a su investigación, de la manera siguiente. Fui al encuentro de los que eran
considerados sabios, en el pensamiento de que allí -si era posible en algún lado- refutaría la sentencia del oráculo,
demostrándole que «éste es más sabio que yo, aunque has dicho que lo era yo». Ahora bien, al examinar a aquel
con quien tuve tal experiencia -no necesito dar el nombre: era un político-, señores atenienses, y al dialogar con él,
experimenté lo siguiente: me pareció que muchos otros creían que este hombre era sabio, y sobre todo lo creía él
mismo, pero que en realidad no lo era. Enseguida, intenté demostrarle que aunque él creía ser sabio, no lo era31.
La consecuencia fue que me atraje el odio de él y de muchos de los presentes. En cuanto a mí, al alejarme hice esta
reflexión: «yo soy más sabio que este hombre; en efecto, probablemente ninguno de los dos sabe nada valioso,
pero éste cree saber algo, aunque no sabe, mientras que yo no sé ni creo saber. Me parece, entonces, que soy un
poco más sabio que él: porque no sé ni creo saber»32. Después fui hasta otro de los que pasaban por ser sabios, y
me pasó lo mismo: también allí me atraje el odio de aquél y de muchos otros.
De este modo fui a uno tras otro, bien que sintiendo -con pena y con temor- que me atraía odios; no
obstante, juzgué que era necesario poner al dios por encima de todo33. Debía dirigirme entonces, para darme
cuenta de qué quería decir el oráculo, a todos aquellos que pasaban por saber algo. Y ¡por el perro! 34, varones
atenienses, esto es lo que experimenté: al indagar de acuerdo con el dios, me pareció que los de mayor reputación
eran los más deficientes o poco menos, mientras que los otros, que eran tenidos por inferiores, eran hombres más
próximos a la posesión del entendimiento. Ustedes ven que es necesario que muestre las vueltas que di en mi
penoso trabajo, para que la sentencia del oráculo se me tornara irrefutable. En efecto, después de los políticos
acudí a los poetas, tanto a los autores de tragedias como a los de ditirambos y a todos los demás, en la idea de que
allí me descubriría en el error, por ser más ignorante que aquellos. Llevé así conmigo los poemas de ellos que me
parecieron más elaborados, y les pregunté qué querían decir, a fin de que al mismo tiempo me instruyeran. Pues
bien, me da vergüenza decirles la verdad, señores; no obstante, debo decirla. Prácticamente todos o casi todos los
presentes hablarían mejor acerca de aquellos poemas que los que los habían compuesto. En poco tiempo me di
cuenta, con respecto a los poetas, que no hacían lo que hacían por sabiduría, sino por algún don natural o por estar
inspirados, tal como los profetas y adivinos35; éstos también, en efecto, dicen muchas cosas hermosas, pero no

28
Los oráculos eran lugares sagrados donde el dios se manifestaba a los hombres, contestando las preguntas que se le
formulasen mediante signos que eran interpretados por las pitonisas, que ejercían la función de medios.
29
Si lo que dice el dios es verdad, entonces, Sócrates es el más sabio. Pero Sócrates sabe que no se ajusta a lo que se entiende
por ser sabio. Por eso se pregunta qué quiere decir el dios.
30
Los escrúpulos se deben a que esa investigación supone cierta sospecha sobre lo dicho por el oráculo.
31
Sócrates desarrolla aquí un tema recurrente en la historia de la filosofía: la diferencia entre realidad y apariencia -y
asociada con ella-, la diferencia entre la conciencia y la creencia. Es bien distinto lo que parece y lo que es, la episteme
(ciencia) y la doxa (opinión).
32
No saber no implica conocimiento o verdad, pero tampoco error. En cambio, creer saber lo que en realidad no se sabe,
implica error. El error está más lejos de la verdad que el no saber.
33
Aparece aquí otro tema común a la filosofía de Sócrates y de Platón: la subordinación de los sentidos y de los sentimientos
al juicio o entendimiento.
34
Esta frase era de utilización corriente en la época y tenía la función de evitar jurar en vano.
35
Poetas, inspirados, profetas y adivinos se contraponen al sabio en tanto éste desarrolla un saber humano, propio del
hombre, y no algo que le es dado desde el fuera por el dios. Sócrates se esfuerza por entender lo que él no dijo (lo que dijo

FILOSOFÍA | 177
entienden nada de lo que dicen. Algo análogo me pareció que acontecía a los poetas; y a la vez advertí que, por el
hecho de ser poetas, también en las demás cosas creían ser los más sabios de los hombres, pero que no lo eran.
Me alejé, entonces, pensando que allí tenía la misma ventaja que sobre los políticos.
Para terminar, acudí a los artesanos. Yo estaba consciente de que no sabía prácticamente nada, y que me
encontraría con que éstos sabían muchas cosas hermosas. Y en eso no me engañé, ya que sabían cosas que yo no
sabía, y en ese sentido eran más sabios que yo. Pero, señores atenienses, me pareció que nuestros buenos [amigos]
los artesanos tenían el mismo defecto que los poetas: a causa de ejecutar bien su oficio, cada uno se creía que
también era el más sabio en las demás cosas, incluso en las más difíciles 36; y esta confusión oscurecía aquella
sabiduría. De este modo me pregunté, sobre la base del oráculo, si no era mejor ser como soy: no siendo sabio en
cuanto a la sabiduría de ellos ni ignorante en cuanto a su ignorancia, en lugar de poseer ambas cosas, como
aquellos. Respondí tanto al oráculo como a mí mismo que es mejor ser como soy.
De esta manera, señores atenienses, se generaron muchos odios hacia mí, algunos muy acres y muy
violentos, de los cuales surgieron muchos juicios falsos acerca de mí. En efecto, en cada ocasión los presentes creen
que yo soy sabio en aquellas cosas en que refuto a otro; pero en realidad el dios es el sabio37, y con aquella sentencia
quiere decir esto: que la sabiduría humana vale poco y nada. Y cuando dice «Sócrates» parece servirse de mi
nombre como para poner un ejemplo. Algo así como [si] dijera: «El más sabio entre ustedes, seres humanos, es
aquel que, como Sócrates, se ha dado cuenta de que en punto a sabiduría no vale en verdad nada». Todavía hoy
sigo buscando e indagando, de acuerdo con el dios, a los conciudadanos y extranjeros que creo que son sabios, y
cuando juzgo que no lo son, es para servir al dios38 que les demuestro que no son sabios. Y por causa de esta tarea
no me ha quedado tiempo libre para ocuparme de política en forma digna de mención, ni tampoco de mis propias
cosas. Antes bien, vivo en extrema pobreza a causa de estar al servicio del dios.

Guía de preguntas

1. ¿Cómo caracteriza Sócrates la misión que le asignó el dios Apolo? 2. ¿Por qué la sentencia del oráculo es para
Sócrates un problema? ¿Cuál es el problema que se le plantea? 3. ¿Por qué Sócrates se considera más sabio que
aquellos a los que interroga? 4. ¿Por qué juzgó necesario poner al dios por encima de todo? 5. ¿Por qué afirma
Sócrates que es mejor ser como es y no ser como los que son considerados sabios? 6. ¿Qué significa la frase
socrática «sólo sé que no sé nada»? 7. ¿Qué relaciones encuentra entre la actividad socrática de investigación
haciendo preguntas y la carrera, disciplina o profesión que ha elegido? 8. ¿Cree Ud. que también en su actividad
hacer preguntas le podría acarrear odios? ¿Qué piensa hacer en esas circunstancias?

b. Criticar lo establecido39

Cuando en una conversación aparecen los conceptos de física, química, medicina o historia, los
participantes, en general, asocian con ellos algo muy concreto. Si llega a surgir una diferencia de opiniones,

el dios), mientras los poetas dicen (prestan su boca para que el dios hable, hablan por inspiración divina) lo que no
entienden.
36
El saber artesanal es un saber de especialistas en contraposición al cual la filosofía se presenta como un saber global y
difícil.
37
La sabiduría es propia de los dioses: sólo dios es sabio. Lo propio de los hombres es el deseo o la aspiración a la sabiduría
(filosofía) que se origina en la conciencia de la ignorancia.
38
Esta imagen de la filosofía al servicio del dios ha sido retomada por los filósofos cristianos como una prefiguración del
saber -para ellos- más alto: la teología. Nietzsche, por su parte, interpreta este servicio divino de la filosofía socrático-
platónica como un disfraz: “Al principio el espíritu filosófico tuvo siempre que disfrazarse y enmascararse en los tipos antes
señalados del hombre contemplativo, disfrazarse de sacerdote...” (Nietzsche, F.: Genealogía de la moral, Madrid, Alianza
Editorial, 5ta. edición, 1980, p. 134).
39
Horkheimer, M.: Teoría crítica, Buenos Aires, Editorial Amorrortu, 1974, pp. 272-88.

178 | FILOSOFÍA
pueden consultar un diccionario o alguno de los manuales corrientes, o bien recurrir a un especialista más o
menos destacado en la materia en cuestión. La definición de cada una de esas ciencias se deduce directamente
de su posición en la sociedad actual40. Aunque ellas podrían hacer en el futuro los más grandes progresos41, (...)
sin embargo, nadie se interesa realmente por definir esos conceptos de otro modo como no sea relacionándolos
con las actividades científicas que en este momento se encuadran en tales denominaciones.
Con la filosofía no ocurre lo mismo. Supongamos que le preguntásemos a un profesor de filosofía qué es
la filosofía. Si tenemos suerte y damos por casualidad con uno que no rechace por principio las definiciones, nos
dará una. Pero si aceptamos esa definición, pronto comprobaremos, presumiblemente, que no es, de ningún
modo, la que se reconoce en general y en todas partes42. Entonces podríamos dirigirnos a otras autoridades, o
también a los manuales modernos y antiguos. Eso sólo aumentaría nuestra confusión.
[...] Los enemigos de la filosofía dicen, a su vez, que, en caso de tener ella [algún] valor, ya no sería
filosofía sino ciencia positiva43. Todo lo restante de sus sistemas sería sólo palabrería; lo que esos sistemas
sostienen sería interesante algunas veces, pero por lo general aburrido y en todos los casos inútil. Los filósofos
por su parte, muestran una empecinada indiferencia frente al juicio del mundo exterior. Desde el proceso a
Sócrates44 es evidente que mantienen una relación tensa con la realidad tal cual ella existe 45, especialmente con
la comunidad en que viven. Esa tensión cobra a veces la forma abierta de la persecución; en otras ocasiones, se
manifiesta, simplemente, en que su lenguaje no es comprendido. Se ven obligados a vivir en secreto, ya sea física
o intelectualmente46. También los científicos han entrado a veces en conflicto con la sociedad de su tiempo. Pero
aquí debemos volver a la mencionada diferencia entre elementos filosóficos y elementos científicos e invertir los
términos: las causas de la persecución residían en las concepciones filosóficas de estos pensadores, no en sus
teorías científicas47.
[...] El carácter refractario48 de la filosofía respecto de la realidad deriva de sus principios inmanentes49.
La filosofía insiste en que las acciones y fines del hombre no deben ser producto de una necesidad ciega50. Ni los
conceptos científicos ni la forma de la vida social, ni el modo de pensar dominante ni las costumbres

40
Si se quisiera saber qué es la física o qué es la sociología, basta con ver qué función cumplen los físicos o los sociólogos en
la sociedad actual.
41
Es decir, su función podría cambiar en el futuro, como ha cambiado en el pasado: los físicos de la época de Galileo o de
Newton cumplían una función diferente a los de la sociedad contemporánea (lo mismo puede decirse de los sociólogos de
principios del siglo XX y de los actuales).
42
Estos hechos indican que la filosofía no cumple una función establecida en el sistema de relaciones de la sociedad actual.
43
Estos “enemigos de la filosofía” son aquellos que sostienen que el único saber verdadero y valioso es el de las ciencias
positivas, las ciencias que explican los hechos dados y, entonces, si la filosofía explica los hechos se convierte en ciencia y si
no explica los hechos no tiene valor alguno.
44
Se refiere al juicio entablado contra Sócrates que derivó en su condena a muerte. Para ampliar el tema ver el apartado 8
de este capítulo titulado Pregunta y diálogo y la Apología de Sócrates de Platón.
45
La realidad dada o existente es la forma de vida tal cual se ha venido dando hasta ahora, la costumbre establecida, las
verdades aceptadas como naturales u obvias. Lo meramente existente o dado reduce el concepto de realidad al quitarle
toda potencialidad, virtualidad o capacidad no-dada o no-existente, pero contenida o implícita.
46
Para Horkheimer, lo que caracteriza a los filósofos de todos los tiempos es su relación tensa o conflictiva con la sociedad
de su tiempo y con la forma de vida de sus contemporáneos. Esta tensión se ha manifestado de muchas maneras a lo largo
de la historia, pero siempre ha supuesto el conflicto.
47
La tesis de Horkheimer se opone a la de Pierre Bourdieu, quien sostiene que es la sociología la que ha cumplido
históricamente esta función (cf. Bourdieu, P.: Sociología y cultura, México, Editorial Grijalbo, 1990, pp. 79-94).
48
“Refractario” es lo que al mismo tiempo refleja y rechaza.
49
“Principios inmanentes” son los propios supuestos internos, aquello a partir de lo cual la filosofía realiza su tarea.
50
Necesario es lo que no puede ser de otro modo que como es. La necesidad es ciega cuando no puede ser conocida por la
razón o por el saber ni dominada por la voluntad.

FILOSOFÍA | 179
prevalecientes deben ser adoptadas como hábito y practicadas sin crítica51. El impulso de la filosofía se dirige
contra la mera tradición y la resignación en las cuestiones decisivas de la existencia; ella ha emprendido la
ingrata52 tarea de proyectar la luz de la conciencia aun sobre aquellas relaciones y modos de reacción humanos
tan arraigados que parecen naturales, invariables y eternos53.
[...] El racionalismo individual puede ir acompañado de un completo irracionalismo general. Los actos de
individuos que, en la vida diaria, pasan con toda justicia por razonables y útiles, pueden resultar perjudiciales y
hasta destructivos para la sociedad. Por eso, (...) es preciso recordar que la mejor voluntad para realizar algo útil
puede tener como consecuencia lo contrario; simplemente porque esa voluntad puede ser ciega respecto de lo
que rebasa los límites de su especialidad o de su profesión, porque ella se concentra en lo más cercano y
desconoce la verdadera esencia de aquello que sólo puede ser esclarecido en una conexión más amplia54.
[...] La filosofía en oposición a otras disciplinas, no tiene un campo de actividad fijamente delimitado
dentro del ordenamiento existente [de la sociedad]. Este ordenamiento de la vida, con su jerarquía de valores,
constituye un problema en sí mismo para la filosofía55. Si la ciencia puede aún acudir a datos establecidos que le
señalan el camino56, la filosofía, en cambio, debe siempre confiar en sí misma, en su propia actividad teórica.
[...] La verdadera función social de la filosofía reside en la crítica de lo establecido57. Eso no implica la
actitud superficial de objetar sistemáticamente ideas o situaciones aisladas, que haría del filósofo un cómico
personaje58. Tampoco significa que el filósofo se queje de este o aquel hecho tomado aisladamente, y
recomiende un remedio59. La meta principal de esa crítica es impedir que los hombres se abandonen a aquellas
ideas y formas de conducta que la sociedad en su organización actual les dicta. Los hombres deben aprender a
discernir la relación entre sus acciones individuales y aquello que se logra con ellas, entre sus existencias
particulares y la vida general de la sociedad, entre sus proyectos diarios y las grandes ideas reconocidas por

51
En la filosofía, a diferencia de la economía y la política, crítica no significa la condena de una cosa cualquiera, ni el maldecir
contra esta o aquella medida; tampoco la simple negación o el rechazo. Es cierto que, en determinadas condiciones, la crítica
puede tener esos rasgos puramente negativos. Pero lo que nosotros entendemos por crítica es el esfuerzo intelectual, y en
definitiva práctico, por no aceptar sin reflexión y por simple hábito las ideas, los modos de actuar y las relaciones sociales
dominantes; el esfuerzo por armonizar, entre sí y con las ideas y metas de la época, los sectores aislados de la vida social;
por deducirlos genéticamente; por separar uno del otro el fenómeno y la esencia; por investigar los fundamentos de las
cosas, en una palabra: por conocerlas de manera efectivamente real.
52
Horkheimer llama aquí “tarea ingrata” a lo que en este capítulo se ha llamado “inconveniente”, “incomodar”,
“entristecer”.
53
Estas “relaciones y modos de reacción humanos tan arraigados que parecen naturales, invariables y eternos” eran
llamados más arriba “la realidad tal cual ella existe” u “ordenamiento existente” o realidad dada.
54
Como en el texto de la Apología de Sócrates, se plantea el problema de la relación entre la especialidad (ligada a los oficios,
las ciencias o la cotidianeidad inmediata) y lo global (ligada a lo difícil, a lo abstracto, a la filosofía).
55
De acuerdo con este ordenamiento ciertas formas de vida se aceptan como válidas, legítimas, valiosas o deseables,
mientras que otras formas son inaceptables o inconcebibles. Según ese ordenamiento de la vida, a cada uno le toca un lugar
en la sociedad, en las relaciones, en los productos del trabajo social, en el reconocimiento de los demás.
56
La ciencia confía en el método científico y los criterios de verdad establecidos y aceptados por la comunidad científica.
57
“Lo establecido” significa aquí el status quo, el orden establecido de cosas, lo aceptado como verdadero, lo dado. No hace
referencia solamente a la forma de vida establecida sino también a los valores, las creencias, las normas, las ideas, las
opiniones, e incluso, las verdades.
58
No se trata de oponerse “a todo” ni de igual manera o con igual fuerza. La función de la crítica no es la de “llevar la contra”.
Tal cosa es, para Horkheimer, ridícula.
59
No se trata de poner en cuestión problemas particulares, singulares, sino la forma de vida aceptada en su conjunto. El
filósofo no es un “defensor del pueblo”.

180 | FILOSOFÍA
ellos60. La filosofía descubre la contradicción61 en la que están envueltos los hombres cuando, en su vida
cotidiana, están obligados a aferrarse a ideas y conceptos aislados.
[...] La filosofía es el intento metódico y perseverante de introducir la razón en el mundo 62; eso hace que
su posición sea precaria y cuestionada. La filosofía es incómoda, obstinada y, además, carece de utilidad
inmediata; es, pues, una verdadera fuente de contrariedades.

Guía de preguntas

(1) ¿Qué diferencias señala el autor entre las ciencias y la filosofía? (2) Compare los dos primeros párrafos de
este texto con la actividad de Sócrates descripta en el apartado 7 de este capítulo 1. (3) ¿Cómo es caracterizada
la filosofía por sus enemigos? (4) ¿Cuál es la relación de la filosofía con “la realidad-tal-cual-ella-existe” o realidad
dada? (5) ¿Por qué la filosofía insiste en que las formas de vida no pueden ser adoptadas sin crítica? ¿Qué significa
“crítica”? (6) ¿Por qué se sostiene que no bastan ni el racionalismo individual ni el voluntarismo? (7) ¿Por qué la
filosofía sólo puede confiar en su propia actividad teórica? ¿Por qué no basta con la “comprobación” científica o
con la experiencia cotidiana o histórica? (8) ¿Cuál es la meta de la filosofía entendida como crítica? (9) ¿Qué
significa que la filosofía es el intento de “introducir la razón en el mundo”? (10) ¿Por qué se afirma que la filosofía
es una “fuente de contrariedades”? (11) ¿Cómo debe y no debe entenderse la afirmación del autor: “la función
social de la filosofía es criticar lo establecido”? (12) ¿Qué quiere decir cuando habla del carácter refractario de la
filosofía?

60
De nuevo se plantea la relación entre lo inmediato y lo global, entre la parte y el todo.
61
Hay allí una contradicción entre las acciones individuales y los efectos sociales de tales acciones, entre los intereses de los
hombres como individuos y sus intereses sociales.
62
Es decir, hacer conciente y explícito por qué razones vivimos como vivimos.

FILOSOFÍA | 181
MÓDULO 2

EPISTEMOLOGÍA O FILOSOFÍA DE LA CIENCIA


1. Qué es la Epistemología

La filosofía se ha ocupado, desde su invención en la Antigua Grecia, de la totalidad de lo que es y de su


fundamento. Con ese fin fue desarrollando diversas disciplinas que centralizaron su atención en algunos ámbitos
delimitados de la realidad para responder mejor a los problemas que allí se presentaban. Así, por ejemplo, se
crearon (entre otras) la física, la lógica, la ética, la política y la gnoseología. La física se ocupa de los problemas
del ámbito de la naturaleza (fysis); la lógica, de las cuestiones vinculadas con el orden de la razón (lógos); la ética,
de lo relativo a las acciones humanas correctas o incorrectas, buenas o malas (cosa que se define a partir de las
pautas implícitas en las costumbres (ethos) de una comunidad); la política, de la mejor forma de vida en común
(polis); la gnoseología, de los tipos de conocimiento (gnosis) y del conocimiento verdadero (episteme). En la
antigüedad, entonces, filosofía se identificaba con la episteme (ciencia).
En el siglo XVII, a comienzos de la época moderna, surge una forma nueva de conocimiento que se
diferencia progresivamente tanto de la teología medieval como de la filosofía antigua. Esta “ciencia nueva” o
ciencia moderna, que se define por su objeto63 (lo que se quiere conocer) y por su método (el modo de conocer
los objetos), mantuvo relaciones diversas con la filosofía durante los siglos siguientes, a veces de
complementariedad, a veces de competencia, a veces de tensión. A finales del siglo XIX surgió, dentro de la
filosofía, una corriente que se propuso desarrollar una filosofía de la ciencia, es decir, una fundamentación
filosófica del pensamiento científico. Se llamó “epistemología” a la disciplina de la filosofía que se propone
comprender y explicar la forma del conocimiento de la ciencia moderna. En ese sentido, la epistemología abarca
los problemas de la teoría del conocimiento, que tradicionalmente formaban parte de la gnoseología,
respondiendo a preguntas tales como: ¿cuáles son las condiciones que hacen posible el conocimiento de las
ciencias?, ¿qué se puede conocer a partir de esas condiciones?, ¿cómo se sabe que lo que se cree acerca del
mundo es verdadero?, ¿cuál es el fundamento de la ciencia?, ¿cuáles son las reglas y los pasos del método que
conduce a la verdad?
Desde entonces, la “epistemología” se define como un discurso teórico cuyo objeto es la ciencia,
entendida como un tipo de conocimiento que ha llegado a ser modelo y ejemplo de todo saber.64 A partir de su
objeto, la epistemología configura su forma, sus alcances y limitaciones. Reflexiona e interpreta la estructura
formal de las ciencias, los aparatos metodológicos de obtención del saber, cómo forman sus teorías y los
problemas que plantean para la concepción del sujeto del conocimiento. En síntesis, la epistemología se ocupa,
por un lado, de las condiciones que hacen válido el conocimiento científico; y por otro, de los medios que
permiten el desarrollo y acrecentamiento del conocimiento propio de las ciencias.

2. La ciencia y las opiniones: el problema del fundamento

Platón es uno de los primeros filósofos griegos que definió el significado del término filosofía. Para este
autor, la filosofía se identifica con la episteme (ciencia) y se diferencia radicalmente de la doxa (opinión). A partir
de esta diferencia, Platón distingue al verdadero filósofo de todos aquellos que parecen serlo, pero que no lo
son. A estos últimos, a los que tienen afición por cualquier tipo de saberes y que se muestran dispuestos a

63
En la teoría del conocimiento “sujeto” es “el que conoce” y “objeto” es “lo que se conoce”.
64
Albizu, Edgardo: Génesis de la Epistemología, Buenos Aires, Editorial UNSAM, 1998, p. 13.

182 | FILOSOFÍA
aprender muchos temas, los llama filodoxos65. El verdadero filósofo desea la sabiduría en su totalidad, gusta de
contemplar el Bien y la verdad, busca conocer lo que realmente es, lo permanente.
Platón ejemplifica estas diferencias entre el filósofo y el filodoxo recurriendo al ejemplo de la belleza.
Dice: “los aficionados a oír y los amantes de los espectáculos gustan de las voces bellas, de los colores bellos, de
las formas y de todas las obras que reúnen tales elementos; pero su inteligencia es incapaz de percibir y amar la
naturaleza de lo bello en sí”. ¿Y qué es lo bello en sí? Es aquello que hace ser bellas a la multiplicidad de cosas
bellas. Si hay una multiplicidad de cosas, a todas las cuales se les atribuye el ser bellas, esto supone que todas
ellas comparten algo en común en virtud de lo cual son bellas. Eso, precisamente, que hace bellas a las cosas
bellas, es “lo bello en sí”, a lo que Platón llama Idea66 de belleza. Lo bello en sí es entonces la idea o esencia de
lo bello, o sea, la belleza de la cual participan la multiplicidad de las cosas bellas. Esta esencia de lo bello es algo
que no cambia, que es inmutable, que es una y siempre la misma.
Aquellos hombres que buscan la multiplicidad de las cosas bellas (filodoxos), son incapaces de percibir,
aprender y amar lo bello en sí. En cambio, el hombre que sabe que existe lo bello en sí y es capaz de aprenderlo,
aun a través de las cosas bellas, sabiendo que esas cosas son bellas sólo en cuanto participan de la esencia de lo
bello, ese hombre ama verdaderamente la belleza. De él puede decirse que tiene el verdadero conocimiento de
lo que es la belleza; de los otros, que se pierden en la multiplicidad de las cosas bellas, puede decirse que no
tienen un verdadero conocimiento, sino sólo una opinión (doxa).
Platón contrapone el conocimiento verdadero o episteme (ciencia) a la doxa (opinión), y
consecuentemente, contrapone al filósofo con el filodoxo. Entiende por filósofo a aquel hombre que tiene un
verdadero conocimiento, aquél que conoce, las cosas en sí mismas, las esencias, por ejemplo: la belleza en sí. En
cambio, llama filodoxo a aquél que sólo conoce muchas cosas bellas, distintos tipos de cosas bellas, pero no lo
bello en sí.
Hay aquí entonces un doble problema: (a) el del conocimiento, que puede ser episteme o doxa y el objeto
de conocimiento que puede ser uno o múltiple; (b) el de la relación entre el tipo de conocimiento y el grado de
realidad.
La episteme o ciencia es un conocimiento de lo único mientras que la opinión lo es de lo múltiple. Hay,
en consecuencia, dos grados de conocimiento que se corresponden con dos grados de realidad. Esto no es una
coincidencia: para Platón a cada grado de realidad le corresponde un grado de conocimiento. O, lo que es lo
mismo, cada facultad de conocimiento tiene por objeto un determinado sector de la realidad. En síntesis:
(1) El grado superior de conocimiento es la episteme o ciencia, que en términos estrictos es el
conocimiento fundado, el saber real, seguro, estable, permanente. Este tipo de conocimiento revela la existencia
de lo que es verdaderamente (objeto), de lo que es siempre de la misma manera, de lo que es siempre lo mismo.
(2) El grado inferior de conocimiento es la doxa u opinión, que es un tipo de saber que no puede dar
cuenta de sí, es decir, no posee fundamento, no puede justificar la verdad que dice conocer. Es un conocimiento
particular y cambiante. Sin embargo, hay que reparar en que no es mera “ignorancia”; es un tipo de saber y, por
lo tanto, corresponde a lo que de alguna manera es. Su objeto son las cosas que son y no son, los entes que se
muestran como múltiples y cambiantes, lo que se capta por los sentidos.
La definición platónica determinó la concepción de la episteme para las épocas posteriores y en lo
fundamental esta distinción sigue siendo válida para las concepciones modernas de la ciencia. Toda ciencia se
inicia con un movimiento de abstracción (de separación) de las imágenes y representaciones de la vida cotidiana,
para definir la realidad que quiere conocer. El conocimiento científico es un conocimiento fundado, del cual se
pueden señalar las causas o las pruebas. Una creencia, una perspectiva, una opinión o un punto de vista no son,
por lo tanto, científicos.

65
Filodoxo es un término compuesto de filo, que significa “amigo”, “el que aspira o desea”, y doxa, que significa “opinión”.
66
No hay que confundir la Idea (en el significado platónico) con la representación mental o la imagen de una cosa. Las Ideas
son las cosas en sí mismas, son reales, a diferencia de las imágenes o representaciones que son imaginarias o ficticias.

FILOSOFÍA | 183
3. La ciencia y las opiniones: el problema del cambio

¿Qué significa verdad? Desde Platón y Aristóteles, la verdad se define como una característica de ciertos
discursos o pensamientos: Cuando lo que se dice (o se piensa) se corresponde (o se adecua) con lo que las cosas
son, entonces, lo que se dice (o se piensa) es verdad. Por el contrario, cuando lo que se dice (o se piensa) no se
corresponde con lo que las cosas son, lo que se dice (o se piensa) es falso.
Para que la verdad sea posible, tiene que haber correspondencia o adecuación. Pero, para que haya
correspondencia o adecuación, las cosas no pueden cambiar o modificarse. Si se afirmase, por ejemplo, “la pared
es gris”; lo dicho sería verdad sólo si la pared es gris y mientras sea gris. Si la pared cambiase de color, lo dicho
dejaría de ser verdad. Si las cosas cambiasen permanentemente, la verdad no sería posible, porque cualquier
afirmación que se hiciese sobre las cosas dejaría de corresponderse con ellas cuando cambiasen. Algo análogo
ocurriría si lo que se dice, cambiase. Si primero se afirmase, por ejemplo, “es justo que todos los daños se
reparen”, pero después se cambia de opinión y se dice: “los daños hechos a los violentos no necesitan ser
reparados”, las dos afirmaciones no pueden ser ambas verdaderas, puesto que son contradictorias y se excluyen
entre sí. Este es el motivo por el cual Platón sostiene que las opiniones no son conocimientos verdaderos
(episteme), ya que son de naturaleza cambiante. Si cambian, no pueden corresponderse con las cosas de manera
permanente. Lo que se dice en la ciencia (episteme), no puede cambiar (si ha de corresponderse con las cosas)
sino que tiene que ser siempre lo mismo, tiene que ser permanente.
Si la verdad es una cierta adecuación o correspondencia entre lo que se dice (o se piensa) y lo que las
cosas son, entonces, el cambio no es posible. No es posible cambiar lo que se dice (o piensa) y tampoco es posible
que las cosas a las que se refieren los discursos (o el pensamiento) cambien. Para que la verdad sea posible es
necesaria la permanencia: tanto la realidad como lo que se dice (o piensa) de la realidad, tienen que ser
permanentes. La ciencia es, en consecuencia, un discurso permanente sobre la realidad permanente.
Estos problemas condujeron a los filósofos antiguos a efectuar una distinción entre las cosas reales y las
aparentes, entre lo que realmente es y lo que parece ser. Lo real es aquello que no cambia, lo permanente, de lo
cual es posible decir la verdad. Lo aparente es aquello que cambia, que deja de ser lo que era, de lo cual no es
posible decir la verdad (al menos, permanentemente). En consecuencia, la ciencia necesita definir o delimitar
tanto los significados del discurso como la realidad de las cosas. Un significado definido es un concepto. Una cosa
definida es una esencia67.
Aun cuando, a partir de la modernidad, se ha ido abandonando la pretensión de conocer las esencias, no
por ello se ha disuelto la condición de permanencia en los objetos conocidos. Como los fenómenos o hechos de
la experiencia son cambiantes y como sólo es posible la verdad como correspondencia con lo permanente, la
ciencia moderna busca conocer el orden, la regularidad o la ley que gobierna los fenómenos. Ellos son lo
permanente detrás de los cambios de los fenómenos. Precisamente, se llama “naturaleza” al orden permanente
que estructura los fenómenos cambiantes. En este sentido, la ciencia de la naturaleza es la ciencia fundamental
en la época moderna.

4. Las ciencias y las artes: el problema de lo universal

Las ciencias no sólo se diferencian de las opiniones y de las creencias que orientan las acciones en la vida
cotidiana, sino también de las artes y de los oficios. Aristóteles dice que las artes (que incluyen no solamente las
bellas artes, sino también las artesanías, las técnicas y los oficios) son saberes derivados de la experiencia, o sea,
de las sensaciones fijadas por la memoria y comparadas por el entendimiento. Los conocimientos derivados de
la experiencia son particulares y contingentes, a diferencia de la ciencia que es un conocimiento universal y

67
La ciencia moderna ha abandonado la pretensión de conocer las cosas en sí mismas o esencias, limitando el conocimiento
a los fenómenos, a lo que se puede aprender por medio de los sentidos. Sin embargo, se mantiene la limitación del
conocimiento conceptual.

184 | FILOSOFÍA
necesario68. En la época moderna se han diferenciado las llamadas ciencias empíricas de las ciencias formales y
se piensa que solamente las últimas pueden aspirar a la universalidad y necesidad de sus proposiciones. Sin
embargo, las ciencias empíricas buscan establecer leyes generales y determinar fenómenos invariables o
constantes. Con estas aclaraciones y salvedades, el criterio aristotélico sigue teniendo vigencia: las ciencias son
conocimientos universales o generales a diferencia de las artes que desarrollan saberes particulares y
contingentes.

5. La ciencia y la razón: el problema del orden

Los antiguos griegos pensaban que el kosmos está ordenado, que tiene una estructura, una regularidad,
una permanencia y una armonía. Pensaban que debajo del aparente caos, del cambio y de la transformación,
hay un fundamento o una base en los que todas las cosas se sostienen. La sucesión del día y la noche, los ciclos
de la luna o la regularidad de las estaciones del año, muestran que en todo lo que es hay orden y belleza: el orden
del “ser”.
Con la expansión del cristianismo, la concepción del mundo cambió, pero se continuó pensando que la
realidad contenía un orden. En el mundo cristiano medieval, el fundamento estaba puesto en Dios, considerado
como creador de todos los seres y salvador de todos los hombres. En esa época se pensaba que Dios había creado
el mundo de acuerdo con un orden o una estructura, llamada “razón”. Se creía también que Dios había creado al
hombre y le había dado la capacidad de comprender el orden de la realidad y a esa capacidad también se la llamó
“razón”. Hay, entonces, dos significados de “razón”: uno es fundamental, el otro es derivado o subordinado. Al
primero se lo podría llamar “objetivo”, porque es el orden mismo de las cosas. Al segundo se lo podría llamar
“subjetivo”, porque es la capacidad que tiene el sujeto humano para comprender el orden que hay en las cosas.
La razón subjetiva (la razón como capacidad del hombre) es posible porque hay una razón objetiva, porque la
realidad tiene un orden en sí misma. La razón subjetiva supone y depende de la razón objetiva.
Cuando el mundo cristiano (y los fundamentos en los que se sostenía) entró en crisis, como consecuencia
de la apertura de Europa a otras culturas, como resultado de los nuevos inventos y descubrimientos y como
efecto del movimiento de la Reforma religiosa y de las guerras de religión, se dio comienzo a una época “nueva”:
la época moderna. La recuperación de las obras de los filósofos griegos y romanos despertó el interés por las
obras del arte y del pensamiento antiguos y por el conocimiento científico y el dominio técnico de la naturaleza.
Los nuevos inventos y descubrimientos hicieron que el mundo se viera de otro modo: ya no como un universo
cerrado alrededor de un centro inmóvil sino como un universo infinito en el que siempre se puede ir “más allá”69.
La Reforma, con su principio de libre interpretación de la Biblia, debilitó la autoridad de la Iglesia y posibilitó una
mayor autonomía del pensamiento individual. Las guerras de religión entre católicos y protestantes produjeron
un cuestionamiento de los valores cristianos comunes a ambos. Los antiguos fundamentos comenzaron a
desmoronarse y no se visualizaba una base nueva que diera un sentido al conjunto de la realidad70.
La época moderna mantuvo el supuesto antiguo y cristiano de que la realidad está ordenada, que
contiene una estructura, que es en sí misma racional y que el hombre, en tanto que sujeto de razón, tiene la
capacidad de conocer y comprender el orden racional de la realidad. Los filósofos del siglo XVII piensan, con
Spinoza, que “el orden y la conexión del pensamiento es el mismo orden y conexión de las cosas” y que, por lo

68
“Universal” es lo que incluye todos los casos posibles sin excepción. Lo contrario de lo universal es lo “particular”, que se
refiere solamente a algunos casos (pero no a todos) o que admite excepciones. “Necesario” es aquello que no puede ser de
otro modo que como es y cuyo contrario es imposible. Por ejemplo: si A = B y B = C, entonces, necesariamente, A = C.
“Contingente” es lo contrario de lo necesario, es decir, lo que es de una manera pero puede ser de otra.
69
Plus ultra o “más allá” era la consigna que guiaba al emperador Carlos V en su empresa de conquista y colonización del
“Nuevo Mundo”.
70
Algunos autores describen este tiempo como el pasaje del mundo antiguo, que era teocéntrico, es decir, se caracterizaba
por tener su fundamento en Dios, al mundo moderno, que será antropocéntrico, es decir, pondrá su fundamento en el
hombre.

FILOSOFÍA | 185
tanto, si se parte de una verdad evidente y, sin error, se deducen racionalmente todas las consecuencias de esa
verdad, el sistema de pensamiento resultante tiene que coincidir con el sistema del ser, con la realidad tal como
está ordenada en sí misma.
La ciencia moderna comenzó siguiendo el modelo de la Geometría, una ciencia bien fundamentada, con
verdades evidentes, seguras y con un método riguroso (el método deductivo) mediante el cual cada verdad se
deriva de las anteriores de manera necesaria. Algunos de los más importantes filósofos y científicos del siglo XVII
decían que la ciencia debía proceder “a la manera de la Geometría” y que todas las ciencias debían desarrollarse
siguiendo el mismo modelo geométrico de pensamiento.
Por “razón” también se entiende, en un significado más estrecho que los definidos antes (razón objetiva
y razón subjetiva), la capacidad de ordenamiento demostrativo o deductivo. El término “razón”, con este
significado de demostración o deducción, es más estrecho que el significado de razón como la capacidad de
comprensión del orden de la realidad que el hombre tiene, porque este último significado incluye la comprensión
de todo tipo de orden, en cambio el primer significado sólo incluye el orden deductivo.
Un razonamiento demostrativo es aquel en el que de unas verdades conocidas se siguen, se infieren, se
derivan otras verdades necesariamente71. Todo proceso deductivo supone, entonces, la verdad del punto de
partida. Ésta, no puede ser conocida por deducción, ya que implicaría una derivación al infinito. Si A se deriva de
B, y B se deriva de C, y C se deriva de D, y así sucesiva e indefinidamente, todo el sistema carecería de un
fundamento o principio. Si la deducción permite obtener verdades nuevas de verdades ya conocidas, es
necesario que haya verdades que sirvan como punto de partida, y estas verdades no pueden ser derivadas de
otras por deducción, porque en ese caso, no serían un punto de partida. En consecuencia, todo sistema deductivo
supone ciertas verdades no deductivas que sirven de principio de todo el sistema. Esas verdades se llaman
verdades evidentes. Las verdades evidentes son “absolutas”, es decir, no dependen de otras verdades72.

6. La ciencia moderna: el problema de la objetividad y el desencantamiento del mundo

La época moderna se caracterizó por un movimiento de ruptura. Básicamente, se rompió con la


concepción del kosmos, basada en la filosofía de Aristóteles y en la astronomía de Ptolomeo. Tanto los antiguos
como los medievales concibieron al kosmos como una gran esfera cerrada cuyo centro inmóvil era la Tierra. Dicha
concepción del kosmos recibe el nombre de geocéntrica. Es decir, la Tierra es el centro del universo y los demás
cuerpos celestes giran circularmente73 alrededor de ella, moviéndose en esferas transparentes y concéntricas.
En una esfera se mueve la luna, en otra los planetas, en otra el sol y las estrellas fijas que demarcan el límite. El
kosmos es finito, tiene límites, dado que lo infinito es sinónimo de in-definido y por lo tanto imperfecto.
Esta concepción era confirmada por los datos sensibles: se ve salir el sol por el este, elevarse hasta el
centro del cielo y descender para ponerse por el oeste, mientras que la Tierra se mantiene firme bajo los pies del
observador.
Aristóteles veía el cambio y la corrupción en la Tierra (mundo sensible), pero no lo observaba en los
astros. Dividió así el kosmos en dos regiones: por un lado, lo que llamó región «sublunar» o terrestre, donde rige
el cambio y la corrupción, donde las cosas (o substancias) nacen, crecen y mueren; por otro, lo que llamó región
«supralunar» o celeste, habitada por seres incorruptibles, los astros, que son perfectos, esféricos, no cambian y
se mueven circularmente. No nacen, crecen y mueren, sino que son eternos.

71
Por ejemplo: “todos los metales se dilatan con el calor, el oro es un metal, por lo tanto, el oro se dilata con el calor”. En
este razonamiento, la conclusión (lo derivado, lo que se dice después del “por lo tanto”) se sigue necesariamente de las dos
afirmaciones anteriores que le sirven de premisa, es decir, de fundamento. Si esas dos afirmaciones son verdaderas, también
la tercera lo será forzosamente.
72
Los principios lógicos son ejemplos de verdades de este tipo: Lo que es, es (identidad). Una cosa no puede ser y no ser al
mismo tiempo y en el mismo sentido (no contradicción). Una cosa o bien es o bien no es, sin que haya una tercera posibilidad
(tercero excluido). Todo lo que es, lo es por alguna razón (razón suficiente).
73
El movimiento circular es, para los griegos, la imagen de lo perfecto.

186 | FILOSOFÍA
Ptolomeo74 retomó la teoría aristotélica (con agregados) y le sumó nociones matemáticas. La concepción
aristotélica de la naturaleza fue aceptada durante toda la antigüedad tardía y la Edad Media, y sus principios
fueron confirmados por mediciones matemáticas y validados por el uso en la navegación, entre otras cosas. La
antigua concepción se cuestionó en el año 1543 a partir de la hipótesis heliocéntrica postulada por Copérnico.
Dicha hipótesis se suscitó como respuesta a un problema: algunos cuerpos celestes no seguían el curso circular 75
que trazaba la antigua teoría astronómica.
Desde la Tierra se observa que Marte retrograda, es decir, avanza y retrocede. Según la teoría
aristotélica-ptolemaica los cuerpos celestes debían hacer un movimiento constante y, si la Tierra es el centro del
kosmos, la retrogradación de Marte se explicaba a partir de una herramienta matemática llamada epiciclo.76
Copérnico considera que esta explicación es inconsistente y por ello formula un modelo más simple, el
heliocéntrico: el Sol se convirtió así en el centro de un sistema en el que la Tierra es un planeta más. Es importante
hacer notar que Copérnico no tuvo modo de comprobar la hipótesis porque no había un instrumento adecuado
para observar si los hechos confirmaban los supuestos. Fue Galileo Galilei quien valiéndose del
perfeccionamiento del telescopio logra confirmarla.
El pensamiento moderno introduce, entre otras novedades, una concepción del espacio físico
radicalmente distinta a la noción antigua y medieval. En la visión premoderna del espacio, el universo es un todo
jerarquizado cuyas zonas se encuentran ordenadas según lugares heterogéneos y fijos. Específicamente su
concepción física establecía un arriba y abajo absolutos; pretendía explicar el comportamiento de los cuerpos en
función de su pertenencia a esos lugares «naturales», establecidos por un orden divino. Copérnico y Bruno, en
el siglo XVI, comienzan a transformar dicha concepción, promoviendo un concepto de espacio como homogéneo
e infinito, sin cualidades ni jerarquías.
Esta homogeneización moderna del espacio tiene correlato en el modo de conocer la naturaleza. Tanto
la noción de cualidad como la de conocimiento de las esencias se reemplazan por la búsqueda de relaciones que
permitan formular leyes causales. De esta manera, se afirma un rasgo fundamental de la ciencia moderna: la
matematización de los fenómenos físicos que constituye no sólo un medio formal para ordenar los hechos sino
la clave misma de la comprensión de la naturaleza. Con la matematización de la naturaleza, se configura una
nueva racionalidad, según la cual los fenómenos naturales se revelan como un mecanismo que funciona de
acuerdo a relaciones causales que pueden ser expresadas cuantitativamente.
A partir del cuestionamiento del sistema aristotélico-ptolemaico, la Tierra perdió su lugar de privilegio
en el centro del sistema y con ella el hombre mismo fue degradado a ser un habitante de un planeta periférico.
Sin embargo, paradójicamente, fue concebido como el único ser que podía comprender el universo; podía
conocerlo, transformarlo y adueñarse de él, explotando la naturaleza en su propio beneficio. La razón se concibió
como el poder con que cuenta para dicho dominio y la máquina, como el instrumento de transformación. A
medida que esta conciencia se arraigó, el mundo comenzó a desacralizarse es decir, perdió su carácter sagrado
o divino.
El proceso de desacralización del mundo progresivamente lleva a una concepción moderna del universo
como una máquina, un gran mecanismo de relojería, conformada por piezas que interactúan sobre la base de
leyes causales que determinan sus movimientos y que pueden cuantificarse matemáticamente. Esto significa
que si uno conoce con precisión cómo funciona un sistema (por ejemplo, el sistema solar) se puede determinar
con exactitud cómo será el comportamiento futuro de sus componentes.
Así, la relación entre el hombre y la naturaleza se transforman completamente. Para el hombre del
medioevo la naturaleza y el universo eran concebidos como seres creados y, como tales, remitían a Dios –en

74
Astrónomo griego, que vivió en el siglo II d. C.
75
Marte es el planeta que particularmente no se ajustaba a las explicaciones del sistema aristotélico-ptolemaico. Por esto
en los tratados astronómicos de la época este cuerpo celeste es llamado el «planeta errático» o «borracho».
76
Para ver una representación de los cambios científicos que pretenden explicar el movimiento de Marte véase:
https://www.youtube.com/watch?v=I4oOu8wINas

FILOSOFÍA | 187
tanto su creador y su fundamento. El conocimiento era desarrollar la verdad revelada para manifestar la gloria
de Dios, de ahí que la scientia medieval era la Teología –como saber acerca del fundamento de todo lo real,
conocimiento de Dios.
Para el hombre moderno la naturaleza es lo que está frente a él: es objeto, lo que se opone, lo que debe
ser dominado para que sirva a los fines del hombre. Conocimiento y dominio se entrelazan. Como sostenía Bacon:
«saber es poder» y conocer es dominar. La naturaleza es lo que opone resistencia al dominio y por ello «hay que
torturarla», como decía Galileo, para que responda a las preguntas de la ciencia.
La ciencia moderna parte de un distanciamiento del hombre respecto del mundo y de la realidad, se
convierten en objetos.77 El hombre como sujeto de conocimiento toma distancia de la naturaleza a la que se
enfrenta, convirtiéndola así en objeto. El fundamento de esta objetividad está en el sujeto y el instrumento78
adecuado para conocerla es la razón. A partir de este momento, el mundo no tuvo ya unidad porque esta
concepción supone una separación cada vez mayor. Cuanto más avanzó la modernidad más se distanciaron el
sujeto de su objeto de conocimiento, teniendo como efecto la fragmentación del mundo, la naturaleza y la
realidad.79
Entonces, en el siglo XVII la ciencia moderna alcanza su legitimidad como la única verdad válida sobre la
naturaleza desplazando la visión medieval del mundo a costa de eliminar, e incluso apropiarse, de saberes
ancestrales –de la alquimia, la magia, la astrología y del conocimiento generado sobre las propiedades de las
plantas, de los minerales, de los astros, entre otros. Estos saberes a partir de entonces serán condenados como
creencias supersticiosas, irracionales y vinculadas con «fuerzas malignas», principalmente cuando las mismas
eran practicadas por mujeres.80 La ciencia, en cambio, se sostendrá sobre la base de la supuesta objetividad, la
racionalidad y el método, y del distanciamiento entre el científico y el mundo que pretende conocer, instalando
una nueva lógica de legitimación de los saberes. La racionalidad y objetividad se plantean como supuestas pero
esta mirada sobre la que se construye la ciencia moderna no es sino una mirada particular: la del varón europeo,
blanco, heterosexual, que se postuló a sí misma como objetiva, universal, abstracta y capaz de neutralidad
valorativa. Estas características constituyen, al decir de Diana Maffia, «estereotipos androcéntricos del saber» 81.
Así, las mujeres fueron colocadas del lado del irracionalismo, de la superstición, de las creencias subjetivas, y la

77
Objeto: lo que está arrojado y yace (jectum) frente a (ob). Sujeto: lo que yace (jectum) por debajo (sub), es decir, la base,
el fundamento, la razón como fundamento.
78
Al concebirse la razón como instrumento, el conocimiento y la ciencia se transformaron en instrumentos, diferenciándose
de la ciencia antigua que era fundamentalmente una teoría, es decir, un saber contemplativo, que tenía un fin en sí mismo,
sin pretender intervenir o transformar la realidad conocida. La ciencia moderna tiende a efectivizarse como instrumento,
como técnica: es un saber que se ordena al hacer, al intervenir, al producir, al transformar.
79
Véase el apartado 3 de la Unidad 1, principalmente el doble proceso fragmentación del hecho (proceso objetivo) y la
renuncia a pensar y comprender la unidad (proceso subjetivo).
80
Un ejemplo ineludible de este proceso histórico es la caza de brujas ocurrida en Europa principalmente entre fines del
siglo XVI y principios de siglo XVII. Este acontecimiento –de carácter político, económico y religioso, que implicó la condena
y muerte de miles de mujeres campesinas– se expandió por Francia, Alemania, Suiza, Inglaterra, etc. y, posteriormente por
las colonias americanas. Constituye un elemento fundacional de la configuración capitalista y patriarcal de la economía y de
la sociedad en su conjunto. A su vez, la caza de brujas tiene una gran relevancia epistemológica ya que implicó, no solo un
confinamiento de las mujeres al ámbito doméstico vinculado a las tareas de reproducción de la vida; sino que, al mismo
tiempo, significó su expulsión del campo de la producción de conocimiento, es decir, su pérdida de legitimidad a la hora de
“decir la verdad sobre el mundo”. Muchas de las mujeres acusadas de “brujas” habían sido hasta ese momento consideradas
sabias por su comunidad, ya que conocían sobre cura de enfermedades, prácticas anticonceptivas y asistían a otras mujeres
en sus partos (saberes que posteriormente fueron capturados, por ejemplo, por la obstetricia, que pasó a ser ejercida por
varones).
81
Maffia, D. "Contra las dicotomías: feminismo y epistemología crítica". Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género,
Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires. Disponible en: dianamaffia.com. ar/archivos/contra_las_dicotomias.doc

188 | FILOSOFÍA
ciencia comenzó a consolidarse como jurisdicción de varones, que se instituyeron a sí mismos como los únicos
legitimados para decir la verdad sobre el mundo.82
Este proceso de desencantamiento del mundo y de objetivación de la naturaleza no fue llevado a cabo
sin violencias y requirió de la acción conjunta de poderes políticos, económicos, religiosos e intelectuales.83
Si bien con anterioridad Bruno y Copérnico habían sentado las bases del heliocentrismo y por lo tanto de
un nuevo modo de pensar el mundo y de hacer ciencia fue Galileo Galilei quien concluyó la obra del
Renacimiento, sosteniendo la independencia de la ciencia de la naturaleza tanto de la autoridad de Aristóteles
(el filósofo, como lo llamaban los escolásticos) como de la Biblia y de la autoridad de la Iglesia. Se abrió así el
camino para la distinción de planos o ámbitos específicos: la verdad revelada a la fe y la verdad de la ciencia de
la naturaleza (en tanto que esta última es obra de Dios) no pueden contradecirse, ya que proceden de la misma
revelación divina, pero se mueven en campos diferentes. Se estableció entonces, paralelamente a la separación
entre el sujeto y el objeto, una progresiva separación del mundo de la naturaleza y del mundo del espíritu.
La ruptura de la unidad conllevó una ruptura del orden jerárquico medieval. Se perdió la confianza en un
fin único (la salvación) para el conjunto de lo creado. En consecuencia, aparecieron fines particulares que fueron
delimitando esferas que adquirieron una racionalidad particular desvinculada de las demás. Así, la política
(independizándose de la religión y la teología) postuló su propio fin: la obtención y conservación del poder,
desarrollando una racionalidad (un método) propia. No interesaba ya para qué84 se obtiene el poder, puesto que
eso supondría postular fines extrapolíticos a los que el poder estaría subordinado. Lo único que interesaba era
el poder (político) mismo. El ejemplo paradigmático se encuentra en la obra de Nicolás Maquiavelo quien se
ocupó de construir una «ciencia política» independiente de la religión y de la moral cristiana. También la
economía se independizó de todo otro fin que no sea el propio: el lucro o la ganancia, desarrollando una
racionalidad autónoma. Por último, la ciencia adquirió su propia autonomía, aunque en este caso la cuestión
resulta más compleja porque, al independizarse las regiones del ser, se postularon durante mucho tiempo fines
y métodos contradictorios. Sin embargo, hoy ya se puede afirmar que lo que comúnmente se llama «ciencia»
tiene una finalidad propia: el dominio técnico de la naturaleza y su racionalidad es el llamado método científico.
Un efecto colateral de la constitución de esta «esfera científica» fue la fragmentación interna de la ciencia, es
decir, la especialización, que reprodujo a escala cada vez menor el mismo fenómeno: la postulación de una
finalidad propia y una racionalidad o método propios independientes de todos los demás.85
¿Qué caracteriza a la ciencia moderna de la naturaleza? En primer lugar, la eliminación de las cualidades
de las cosas, análoga a la disolución del tiempo y del espacio cualitativos del mundo medieval. Galileo distinguió
en todas las cosas naturales cualidades objetivas o primarias y cualidades subjetivas o secundarias. Las primeras
son geométricas, medibles, universales, para todos iguales –tales como figura, magnitud, movimiento, número–
; mientras que las segundas son relativas a los sentidos y su apreciación varía de un individuo a otro –tales como
el gusto, el olor, el color, etc.–. La ciencia física se limitó a las cualidades primarias, mientras que las secundarias
fueron relegadas al plano «subjetivo» o a las esferas no científicas de la religión o del arte.
En segundo lugar, Galileo redujo todo lo complejo a lo simple, ateniéndose a lo constante o regular, de
modo que pudieran predecirse y controlarse los hechos.86 Lo «natural» de la naturaleza es ese orden. Por eso,

82
Este modelo patriarcal de la ciencia y del conocimiento en general ha sido cuestionado en las últimas décadas por las
perspectivas epistemológicas del feminismo y las teorías de género.
83
Otro ejemplo histórico de la manera en que la «ciencia» ha desestimado saberes ancestrales ajenos a su lógica de
legitimación es la caracterización del pensamiento americano precolombino como «pensamiento mágico», carente de
racionalidad, de objetividad y de método, y por ende, de validez para hablar sobre el mundo. Un ejemplo relevante es la
definición peyorativa de mythos que se configura en el siglo XVII, referenciada en el apartado 8 de la Unidad 1.
84
En el mundo cristiano medieval todos los fines se subordinan a la salvación. Así, el ejercicio del poder y el mando debe
subordinarse a la fe y al plan de salvación y no es en ningún caso independiente de ellos.
85
Véase el apartado 3 de la Unidad 1, principalmente la racionalidad instrumental.
86
La reducción de lo complejo a lo simple es una consecuencia de la geometrización de lo real, es decir, de la homogenización
del espacio y del tiempo. Heidegger ha advertido sobre los rasgos de lo que él llama «la matematización de la ciencia de la

FILOSOFÍA | 189
Galileo escribía: «La filosofía está escrita en este grandísimo libro que continuamente está abierto ante los ojos
(quiero decir el universo), pero no se puede entender sin conocer la lengua y los caracteres en los cuales está
escrito. Él está escrito en lengua matemática y los caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas,
sin los cuales medios es imposible entender humanamente palabra. Sin éstos es un girar vano por un oscuro
laberinto»87
En tercer lugar, la ciencia moderna postuló el aislamiento de una región de lo que es, la limitación del
campo, la especialización del interés y la subdivisión del trabajo.88
En cuarto lugar, la ciencia moderna tiende a resolverse en el ámbito de la técnica, entendida como una
forma de hacer y producir recursos para satisfacer las necesidades por medio de instrumentos.89 El mundo se
convierte así en dominable más que comprensible y sólo es comprensible lo que se puede producir y reproducir.
Así, por ejemplo, Maquiavelo, el primer pensador político moderno, concibe la política como una técnica
encaminada a mantener y acrecentar el poder; y Adam Smith, crea la economía política como un instrumento
para promover «la riqueza de las naciones».

7. Más allá del fundamento: el problema de la Hermenéutica. La relación entre la «interpretación» y el


«poder».

El modelo de las ciencias modernas, ¿explica o comprende todos los saberes? Como se vio, las ciencias
modernas (al basarse en los principios de la matemática, la geometría, la lógica), abordan los fenómenos
naturales desde sus cualidades “primarias” (u objetivas), en tanto que son universales y pueden medirse o
calcularse. Pero, ¿puede ser medido todo? ¿Es todo matematizable? ¿Acaso lo político, social, lo divino, artístico,

naturaleza»: “La nueva exigencia del saber es exigencia matemática”. Pero, ¿en qué consiste y qué significa «matemática»?
Las mathémata, lo matemático, es aquello de las cosas, que en verdad ya conocemos; es algo que, en cierto modo, llevamos
en nosotros mismos. Ta mathémata significa para los griegos aquello que el hombre conoce de antemano al examinar lo que
es y al tratar con las cosas: de los cuerpos lo corpóreo, de las plantas lo vegetal, de los animales lo animal, del hombre lo
humano. A esto ya conocido, es decir, matemático, pertenecen, además de lo citado, también los números. Cuando sobre
la mesa hallamos tres manzanas, conocemos que hay tres. Pero ya conocemos el número tres, la tríada” (Heidegger, M.: La
época de la imagen del mundo, en Sendas perdidas, Buenos Aires, Editorial Losada, Segunda edición, pp. 68-99.) Es decir,
que cuando el científico «observa» o «percibe» las cosas ya sabe qué es lo que busca y puede encontrar: «cuerpos»
[definidos por sus cualidades primarias: pesos, tamaños, figuras, medidas, cantidades] y «movimiento» [relaciones espacio-
temporales homogéneas, uniformes]. El hombre medieval creía que lo creado tenía un orden, una razón, que él concebía
como sentido (la salvación). El hombre moderno cree que el universo tiene una razón (causa eficiente), un orden «objetivo»,
pero que no es finalístico. Tal es el orden de la razón. Y como el hombre es concebido como un ser animado racional, tiene
la capacidad de comprender ese orden que hay en lo real, porque es el mismo que el de su facultad de conocer.
87
Galilei, G.: Il Saggiatore, citado por R. García Orza, Método científico y poder político. El pensamiento del siglo XVII, Buenos
Aires, Centro Editor de América Latina, 1973, p. 24.
88
Por ejemplo, Galileo formula el «principio de inercia» del siguiente modo: “Concibo en mi mente un cuerpo arrojado sobre
un plano horizontal, excluido todo obstáculo, resultará entonces, que el movimiento del cuerpo sobre este plano sería
uniforme y perpetuo si el plano se extendiera en el infinito”. No es visible tal cuerpo, ni tampoco lo es el plano de su
deslizamiento. ¿De dónde proceden entonces? Del “concibo en mi mente”, que no es de ningún modo un “imaginar”. Se
trata de un pro-yecto axiomático. ¿Qué significa esto? Que la ciencia «arroja por delante» [ = pro-yectar] ciertos principios
fundamentales [axiomas], a partir de los cuales se delimita tanto un ámbito o plano o campo [lo corpóreo, lo vegetal, lo
animal, lo psíquico, etc.] como un modo de acceso o método a los objetos que hay en él por medio de una medida uniforme,
cuantitativa, numérica. Cuando se ha delimitado el campo como «geométrico», cuando lo que es real se concibe como
«medible» o «cuantificable» toda otra característica, modalidad o cualidad se convierte en «irreal», en «subjetiva», en
«error». La condición de la ciencia es pues la supresión de toda cualidad, factor, o realidad que no sea reductible a
“triángulos, círculos, y otras figuras geométricas”. Consecuentemente, la observación y la experimentación no pueden sino
encontrarse con “triángulos, círculos, y otras figuras geométricas”, y nada más.
89
El “ingeniero” es el hombre que se vale de su “ingenio” o razón como instrumento para dominar y controlar el medio,
adaptándolo a sus necesidades e inventando las máquinas y las herramientas para hacerlo.

190 | FILOSOFÍA
lo sexual, y los procesos históricos humanos pueden ser medidos y matematizados como cualquier otro «objeto»
de conocimiento científico? A mediados del siglo XIX, ante el éxito de las ciencias exactas y el auge del
positivismo90, se plantea —con la publicación de la Introducción a las ciencias del espíritu (1883) de Wilhelm
Dilthey (1833-1911)— el problema de cómo justificar metodológicamente las “ciencias del espíritu”, cuyo objeto
de estudio no es el mundo natural sino la realidad histórico-social (se entiende por «ciencias del espíritu» a lo
que hoy llamamos «ciencias sociales», por ejemplo, la historia, la antropología, la filosofía, la política, el derecho,
el arte, etc.). El positivismo planteaba que si estos saberes eran realmente “ciencias”, entonces debían poder
fundamentar rigurosamente su método.
Para lograr esto, Dilthey distingue dos tipos de métodos, la de la explicación y la de la comprensión. Las
ciencias naturales buscarían, según él, explicar los fenómenos naturales a partir de hipótesis y leyes
“universales”, mientras que las ciencias del espíritu buscarían comprender una realidad humana histórica a partir
de sus manifestaciones exteriores. Es decir, el sentido del texto no está inmediatamente dicho: al sentido no se
puede acceder directamente, sino sólo a partir de otros signos exteriores (o sea, indirectamente, haciendo un
ejercicio de interpretación). Dilthey tomará como modelo de comprensión el método de la «Hermenéutica», que
es un método que fue inventado para interpretar textos (en su origen, se trataba de textos religiosos),
popularizado por Friedrich Schleiermacher (1768-1834).
La ciencia moderna pretendía un conocimiento “objetivo” de las cosas. ¿Qué quiere decir aquí
«objetivo»? Un conocimiento neutro, impersonal y universal (válido para todo en cualquier tiempo y lugar),
independientemente de las emociones, la historia, las relaciones sociales y el género del «sujeto» que conoce.
En definitiva conocer el «objeto» “tal cuál es”, independientemente del «sujeto». ¿Podemos conocer algo tal
cual es? Para la filosofía hermenéutica del siglo XX conocer algo es interpretarlo. Del mismo modo que
interpretamos un texto, también interpretamos la realidad. Cuando cada uno de nosotros leemos una palabra,
le estamos dando un sentido a ciertos ‘signos’ que percibimos con los sentidos. Leemos la palabra «perro» y
entendemos que este signo se refiere a un animal que ladra. Pero signos como “der Hund” o “ὶᾉ≸” no los
podemos interpretar, pese a que, al igual que “perro”, también son signos lingüísticos. ¿Qué nos está mostrando
esto? Que cuando conocemos, interpretamos, y cuando interpretamos, lo hacemos desde un “horizonte de
sentido”, es decir, desde un contexto. Un horizonte de «sentido» es el marco a partir del cual interpretamos las
cosas, y ese marco está constituido, por ejemplo, por nuestro contexto social, económico, cultural, político,
sexual, étnico, la comunidad lingüística a la que pertenecemos, la historia de nuestra vida, etc. Así como
interpretamos los signos lingüísticos, interpretamos toda la realidad. Si, por ejemplo, un argentino ve una vaca,
ve un animal que suele estar en el campo, lo asocia con la leche o el asado. Pero si un hindú ve una vaca, ve un
ser sagrado. ¿Están viendo lo mismo? Ambos perciben los mismos datos de los sentidos, pero los interpretan de
modo distinto, les dan un sentido distinto. ¿Podemos, entonces, conocer algo objetivamente prescindiendo del
contexto?
Hagamos el siguiente experimento mental: ¿Qué pasaría si de pronto se sacara de su mundo a un
integrante de alguna comunidad originaria y se lo trajera al aula de la universidad? ¿Cómo experimentaría este
suceso? Probablemente le atribuiría un sentido desde su propio “horizonte” cultural de comprensión (no en
tanto miembro individual de una “clase”, sino, quizás, como integrante de otra forma de organización colectiva
comunitaria como una reunión religiosa). Todos percibimos lo mismo por nuestros sentidos, pero lo significamos
a partir de nuestra pre-comprensión de las cosas. No es posible, por lo tanto, el conocimiento absoluto 91 de las
cosas, porque los seres humanos somos seres finitos, y porque los horizontes de comprensión son históricos. De
aquí se deriva que no sea posible alcanzar un fundamento último o definitivo en ningún saber o ciencia.

90
El positivismo es aquella corriente filosófica según la cual sólo es científicamente válido aquello que puede ser
comprobado o verificado empíricamente. Sólo es conocimiento “científico” el conocimiento empírico; las otras formas de
conocimiento son formas arcaicas, etapas superadas en la historia de la humanidad.
91
Un conocimiento es ‘absoluto’ cuando no depende de un marco u horizonte previo que permita comprenderlo.

FILOSOFÍA | 191
Pero, inmediatamente nos surgen estas preguntas: ¿De dónde surgen estos “horizontes de
comprensión”? ¿Qué, quién o quiénes determinan el contexto (económico, social, cultural, político, sexual,
racial, etc.) en el que estamos inmersos y a partir del cual nos abrimos al mundo? ¿Y cómo lo determinan, de qué
modo? Algunos autores contemporáneos plantean que la cuestión de la «interpretación» y del «sentido» de un
texto o de un fenómeno social es siempre un asunto de poder (de relaciones de poder). Esto quiere decir que el
sentido (de un discurso, de un texto, de una información, de una obra de arte, o de un fenómeno social) no es
inocente, ni tampoco es algo que se produce arbitraria y subjetivamente según el capricho individual de quien
interpreta. Es verdad (como plantea Dilthey en contra del modelo de las ciencias naturales, que son explicativas)
que no hay un sentido ni absoluto, ni universal, ni dado de una vez y para siempre, sino que más bien hay
interpretaciones del mundo. Pero esas interpretaciones son siempre el efecto de un ejercicio de poder, es decir,
surgen como producto o resultado del ejercicio de determinadas relaciones de poder (sociales, económicas,
sexuales, de género, raciales, etarias, etc.). Los múltiples poderes existentes en la sociedad, al ejercerse, imponen
sus cosmovisiones, sus valores, sus sentidos, sus usos del sentido, sus tablas de valoración.
Esta relación entre el ejercicio del poder y el ejercicio de la interpretación fue puesta de relieve, como
decíamos, por autores contemporáneos. Por ejemplo, (a) en la Unidad 3 veremos cómo Friedrich Nietzsche
plantea que: «No hay fenómenos morales, sino una interpretación moral de los fenómenos»92; con esto quería
decirnos que los fenómenos, en sí mismos, no son ni buenos ni malos, sino que la “bondad” o “maldad” es puesta
por aquél que interpreta dicho fenómeno. Es decir, que ningún fenómeno (ni natural, ni moral, ni social, ni
político, ni sexual, etc.) tiene un sentido y un valor en sí mismo y por sí mismo; lo que hay es un poder o una serie
de poderes que se imponen, y que imponen sus sentidos y sus valores (su interpretación, sus “horizontes de
comprensión”) a todos los fenómenos. (b) En la Unidad 4 veremos cómo, en la misma época, Karl Marx denuncia
a los economistas y a los filósofos de su época, porque consideraba que ambos realizan una interpretación
burguesa del mundo, de la sociedad, del ser humano, del trabajo, de la cooperación, de la producción y la
reproducción, de la propiedad, de la familia, y del dinero; en cambio, para Marx, nuestra tarea no consiste en
ponernos a “interpretar” el mundo en el que vivimos, sino que más bien consiste en transformarlo radicalmente
(«la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos»); es decir, consiste en transformar
radicalmente las relaciones de poder, y como resultado de ello, transformar el sentido y el valor de todas las
cosas. (c) Finalmente, en la Unidad 5 podremos ver cómo las filósofas feministas denuncian la interpretación
hetero-cis patriarcal que (en nuestras actuales sociedades estatales y capitalistas) se tiene del cuerpo, del sexo,
del género, de la sexualidad, de la edad, la raza, la belleza, etc.; planteando, además, que el binomio
«varón»/«mujer» es, en sí mismo, una construcción social hetero-cis normada y alienante (y no un dato biológico,
ni natural, ni universal, ni esencial, ni el fundamento mismo de lo humano)93.
Siguiendo esta misma línea, en el texto complementario podremos ver cómo, según Tzvetan Todorov,
los Estados europeos (no sólo el español, sino también el francés, portugués, e inglés) invadieron y conquistaron
“América” (genocidio indígena, inquisición, y caza de brujas mediante), y así impusieron su interpretación del

92
Cf. NIETZSCHE, F., Más allá del bien y del mal. Preludio de una filosofía del futuro, trad. A. S. Pascual, Alianza Editorial,
§108, pág. 107.
93
Por eso, en contra de las interpretaciones dominantes, las filósofas feministas plantearán, además, que el Patriarcado
actual (a través del Estado y del capitalismo) ejerce su poder de dominación no sólo al nivel macro-social de las “clases” (o
sea, al nivel de los grandes conjuntos sociales y de las instituciones), sino que también lo ejerce al nivel micro-social, es
decir, al nivel del género, del sexo, la sexualidad, la edad, la raza, la cultura, el lenguaje, la capacidad psico-física, simbólica
y afectiva, estereotipos de belleza y salud, y etcéteras; y que por lo tanto, el Patriarcado actual es transversal a todas las
clases sociales, y además se ejerce transversalmente en y por todas las clases. Razón por la cual plantean que históricamente
la opresión de las mujeres es anterior (y a la vez co-existente) a la opresión “de clase”.

192 | FILOSOFÍA
mundo, de la naturaleza, de los seres humanos, de la moral, y de la divinidad a las comunidades riginarias que
aquí vivían. Por eso decíamos que la “interpretación” es un asunto de relaciones de poder94.

8. Más allá de lo permanente: el devenir y la historia

En el apartado 3 se hizo referencia al problema del cambio y a la necesidad de alcanzar un conocimiento


permanente de lo permanente, si se pretendía un conocimiento verdadero. Sin embargo, cuando se quiere
comprender la historia y el devenir95, se enfrentan problemas que conducen a una revisión del supuesto de la
permanencia.
Las ciencias naturales conocen el movimiento a partir de lo fijo, de lo que no se mueve, de lo que
permanece invariable, o también, de lo que permanece constante. Así, si se tienen los elementos constantes se
puede determinar cualquier elemento variable siguiendo la misma ley. Por ejemplo, los problemas que se suelen
plantear en algunas de las asignaturas de la escuela secundaria, como física o matemática, consisten en un
cálculo particular utilizando informaciones específicas para resolver ecuaciones conocidas o fórmulas sabidas.
En todos los casos, la solución consiste en aplicar una fórmula. ¿Qué significa esto? Aplicar la fórmula es subsumir
lo que varía en lo constante, reducir lo cambiante a lo que no cambia (la ley expresada en la fórmula). La fórmula
materializa un principio o una ley que es lo que incluye todos los casos y lo que permanece siempre fijo. Los datos
particulares son las informaciones sobre cada caso, que es lo que se quiere resolver. En el conocimiento de la
naturaleza se aborda el movimiento desde la perspectiva de lo inmóvil. El problema que se plantea aquí es ¿cómo
sería posible un conocimiento de lo que se mueve pero dando lugar a la comprensión del movimiento? ¿Cómo
sería posible comprender el movimiento mismo?
Las ciencias de la naturaleza conciben a la realidad como substancia, entendida como “algo que es en sí
mismo y por sí mismo”. La substancia es lo que realmente es. La substancia puede tener distintos accidentes:
cantidades, cualidades, propiedades, estar en distintas posiciones, lugares o tiempos, sufrir diversas pasiones o
efectuar distintas acciones, establecer diferentes relaciones, pero todo accidente, acción o relación es de la
substancia, depende de la substancia que permanece invariable en su naturaleza. Los conceptos o las ideas son
los signos lingüísticos con los que se hace referencia a las cosas reales o substancias. Las ciencias de la naturaleza
tienden a definir, a conceptualizar, a fijar los significados de las cosas verdaderamente reales (substancias). Así,
el conocimiento verdadero (la ciencia misma) no es más que una relación entre distintos conceptos. La verdad
misma es una relación entre conceptos, es decir, un juicio, una proposición.
¿Qué ocurre, en cambio, cuando se quiere comprender el cambio? La búsqueda de la comprensión del
sentido de la historia, por ejemplo, llevó a Hegel y Marx a abandonar los conceptos de “naturaleza humana” y
“substancia”, entendidos como una determinación fija y permanente, como “lo que es en sí y por sí mismo”.
Estos autores se percataron de que lo cultural y humano no puede definirse como substancia permanente ni
como naturaleza fija, sino que tiene que ser comprendido como acción. El ser humano no es otra cosa que lo que
él se hace. Hegel sostiene que “la actividad es la esencia del espíritu [del ser humano, de la cultura]; [él] es su
propio producto; y así es su comienzo y también su término [es decir, es movimiento, es proceso, es devenir]. Su
libertad no consiste en un ser inmóvil [o permanente], sino en una continua negación de lo que amenaza anular la
libertad”96. Lo que caracteriza al ser humano es la acción por la cual se construye a sí mismo, es la lucha contra toda
fuerza exterior que lo ate, que lo cierre o lo encadene a una naturaleza fija. En sentido afirmativo: es la lucha por
afirmarse a sí mismo, por realizarse y darse una identidad, por hacerse un mundo. En sentido negativo: es la lucha

94
De hecho, el nombre “América” es un nombre que los conquistadores impusieron a los territorios conquistados (que para
ellos era “el Nuevo Mundo”), a partir más o menos de 1507 (siglo XVI). No es el nombre real que los indígenas daban a su
propio territorio, a saber: «Abya Yala».
95
“Devenir” significa “suceder”, “acaecer”, “sobrevenir”, “proceso”, “cambio” y también “llegar a ser”.
96
Hegel, G.W.F.: 1974b, p. 63. Corchetes y énfasis nuestros.

FILOSOFÍA | 193
para destruir toda amenaza a la libertad ya realizada. Hegel reconstruye todo el proceso histórico de la humanidad
mostrando que no se deriva de una naturaleza o substancia sino que es un proceso en el cual el hombre se va
haciendo e inventando.
Hegel y Marx transformaron la concepción de la ciencia al buscar comprender no las substancias sino los
procesos. Para esta perspectiva, no interesa tanto decir qué son las cosas o las realidades o señalar sus atributos
o las características esenciales que tienen, como conocer qué llegan a ser las cosas, o sea, interesa conocer el
devenir. La realidad considerada como proceso, como devenir, es la dialéctica. Desde una perspectiva dialéctica
la realidad no se piensa como lo que ya está hecho, lo que ya está dado, sino como lo que se hace, lo que deviene,
lo que llega a ser.
Al afirmar que la realidad es dialéctica, se identifica la realidad con lo cambiante y lo invariante sólo es
concebible como una abstracción que separa lo que es esencialmente móvil del movimiento en el que está
inmerso. Sin embargo, para Hegel y Marx la ciencia no se reduce al conocimiento de las abstracciones del
entendimiento, sino que ella es el conocimiento de lo que deviene. El error de las filosofías y de las ciencias
anteriores ha sido -para Hegel-, suponer que más allá del movimiento había “algo” que permanecía inmóvil. Esto
es lo que Platón llamaba idea, lo que los teólogos y filósofos medievales llamaron esencia, lo que los racionalistas
llamaron substancia y lo que los científicos y filósofos modernos llamaron conceptos, invariantes, constantes. La
respuesta de Hegel y Marx es que no hay que buscar lo permanente más allá del cambio sino en el cambio. Lo
permanente en el cambio es su orden, su lógica, su estructura. Lo permanente en el cambio es la dialéctica. Con
Hegel y Marx, la razón se historiza, se fluidifica, deviene, se dialectiza, no es “abstracta” sino concreta.

9. Más allá de la objetividad y de lo positivo: lo negativo y la libertad

En los apartados 5 y 6 se desarrollaron algunos rasgos de las ciencias de la naturaleza o ciencias empíricas.
En ellos se señaló que el conocimiento de los hechos supone un orden que posibilite la comprensión de la
realidad. Se mostró también cómo la ciencia moderna, partiendo de distinción entre sujeto y objeto, explica el
conocimiento “objetivo” como algo que se hace posible a partir de las facultades o capacidades del sujeto que
conoce. Estas condiciones que hacen posible el conocimiento “objetivo”, impiden el conocimiento del sujeto (a
menos que se lo reduzca a sus rasgos “objetivos” y se deje sin explicar lo “subjetivo”, o sea, lo propio del sujeto).
A diferencia de la ciencia moderna de la naturaleza que partía de la separación sujeto/objeto- Hegel
afirma la identidad del sujeto y del objeto en la historia. El objeto deviene sujeto, la naturaleza deviene cultura.
En consecuencia, el sujeto –incluido el sujeto de la ciencia- es, también, un momento de la realidad. La realidad
es comprensible porque es producto de la misma actividad y de la misma lógica –más o menos desarrollada, más
o menos compleja- que constituye tanto al objeto como al sujeto.
Sin embargo, Hegel distingue el plano de la realidad inmediata del de la realidad mediata o compleja. La
vida y la acción cotidianas se desenvuelven dentro de la realidad inmediata, en cambio, la ciencia y la filosofía
requieren el desarrollo de las mediaciones, porque su objetivo es comprender y fundamentar lo inmediato. En
este sentido, el científico y el filósofo hablan de una realidad compleja, de una realidad que se ha desarrollado
por la acción de los hombres en la historia y que ha sido comprendida por la acción de los científicos y los
filósofos.
Se puede distinguir una dialéctica natural y una dialéctica espiritual, cultural, histórica o humana. La
dialéctica de la naturaleza es un movimiento incompleto, es una dialéctica truncada, es un movimiento más
pobre y más simple que el movimiento humano o cultural, porque en la naturaleza no hay superación, ya que
cuando se conoce la forma o la estructura de un movimiento, de un desarrollo, ya se lo conoce todo. Por eso,
como pensaban los antiguos griegos, en la naturaleza basta con lograr una descripción completa de un proceso,
ya que después todos los procesos son iguales y repiten lo mismo. Los griegos también pensaban que la historia
seguía las mismas leyes que la naturaleza, que el kosmos. Por eso los historiadores griegos creían que una vez
que se hubiesen descrito todos los acontecimientos de un ciclo humano, los ciclos históricos iban a repetirse. Por
supuesto que los ciclos de la historia son más largos que los ciclos de las estaciones o de la vida de un animal,

194 | FILOSOFÍA
pero bastaba con que varias generaciones hicieran una descripción de los procesos que les tocaba vivir (si esas
descripciones fueran escritas en los libros, se mantuvieran para el futuro), porque después iban a poder recopilar
todas las descripciones, teniendo así un conocimiento completo de la historia. Los ciclos posteriores iban a
repetir el mismo proceso y las variaciones iban a ser solamente accidentales, es decir, puramente pintorescas.
Serían ejemplos más o menos vistosos o llamativos, pero en lo esencial sería el mismo ciclo.
Pensaban la historia como algo semejante a lo que ocurre en el proceso de germinación de una planta:
si se tienen dos plantas de la misma especie y se hace una descripción de lo que pasa con una y con la otra, el
resultado va a ser el mismo. Habrá variaciones accidentales que no hacen a lo esencial (por ejemplo, si una tiene
más hojas que la otra o si una creció con dos días de anticipación, o si este año floreció antes), pero el proceso
es esencialmente el mismo. Esas variaciones no hacen a la estructura del desarrollo. La naturaleza es sumamente
aburrida, es repetitiva, es un proceso de movimiento cuyo resultado es también el punto de partida. Si se sigue
el proceso de una planta, se observa: la semilla, el proceso de germinación, el crecimiento, la aparición de las
hojas, del tallo, de la corteza, las flores y los frutos. El fruto es una nueva semilla, a partir de la cual se vuelve de
nuevo al comienzo. En la naturaleza los ciclos se repiten: basta con conocer la legalidad que ordena un ciclo para
conocerlos todos.
Con la cultura, con lo humano, con la historia, la cosa es más compleja porque el comienzo y el fin no
coinciden. En el ámbito de lo humano, de la libertad, de la cultura, hay superación o, como Hegel la llama,
“sublimación”97. “Superación” o “sublimación” quiere decir que en el ámbito del espíritu los procesos en su
comienzo y en su fin no coinciden, si bien tienden a un movimiento circular, cíclico, el comienzo y el final están
en distintos planos, ha habido una superación, una elevación. Se está en una etapa superior, en un escalón más
arriba. Ocurre como en las escaleras de caracol, en las que al dar una vuelta completa se está otra vez en el
mismo punto, pero no en el mismo plano, porque se está un piso más arriba o unos metros más arriba. Lo mismo
ocurre con los procesos espirituales en donde el punto de partida y el resultado están en niveles diferentes. Que
el nivel al que se llega sea superior significa que es más complejo, más rico, más real, más racional; en términos
de Hegel: más libre. Entre el orden natural y el cultural hay una ruptura, una discontinuidad.
Se puede comprender el desarrollo de la historia universal, tal como la describe Hegel98, como desarrollos
entre rupturas: el mundo oriental, el mundo antiguo y el mundo moderno cristiano. Cada uno de estos
momentos es más libre que el anterior. En el mundo antiguo, algunos son libres, a diferencia del mundo oriental,
en que sólo uno era libre. En el segundo momento se alcanza una etapa superior respecto del primer momento,
y también en el tercer momento (en el mundo cristiano moderno), donde todos llegan a ser libres, se llega a una
etapa superior a las dos anteriores. En los procesos históricos el desarrollo implica siempre una superación, un
enriquecimiento, una mayor complejidad porque, además, cada una de las etapas por las que se pasa no excluye
a la anterior sino que la incluye99. Por eso cada etapa es más rica. Si pensamos en la historia universal que
describe Hegel: el mundo oriental en donde uno es libre forma parte del mundo antiguo en donde algunos son
libres, ya que “uno” está incluido dentro de “algunos”, y éstos están incluidos en el mundo moderno, donde
“todos” son libres, porque “algunos” están incluidos dentro de “todos” y “uno” está incluido dentro de “todos”.
Es decir, cada etapa es más compleja que las anteriores y de lo más complejo se puede entender lo más simple
pero no a la inversa. “Más compleja” significa que las incluye, que las integra. Desde la realización de la libertad
actual, se puede entender la libertad de los antiguos o de los orientales, pero no al revés.
Este esquema permite ver también el proceso de desarrollo: todo momento de desarrollo, todo proceso
dialéctico pasa por tres etapas: (1) un comienzo, un impulso, una primera situación que es el punto de partida,

97
“Sublimar” significa “elevar”, “poner más alto”, “exaltar”, “engrandecer”.
98
Hegel muestra que toda la historia humana se desarrolla con un fin que integra y unifica a todos los fines particulares: la
realización de la libertad y de la conciencia de la libertad. Todos los logros de la historia aparecen en su exposición como
etapas progresivas de la realización de la libertad del hombre.
99
La lógica prehegeliana es excluyente: ser y no ser, verdad y falsedad, sujeto y objeto, naturaleza y cultura, progreso y
ruptura, afirmación y negación se oponen y excluyen. La lógica dialéctica es inclusiva: cada etapa o momento de un
desarrollo conserva, niega y supera los momentos anteriores.

FILOSOFÍA | 195
lo que está dado, lo natural, lo sabido o, como Hegel lo llama, lo en sí. En los estudiantes universitarios, por
ejemplo, ¿qué es esto que ya está dado? Todos son ya egresados del secundario, eso ya está, eso ya lo hicieron,
eso está realizado y es parte de lo que ahora son. Pero hay algo en esto que ya se es, que todavía no es aunque
se tiene la capacidad de ser. Por ejemplo, pueden ser ingenieros o contadores o abogados o trabajadores
sociales, y esto (no ser todavía) es lo que los impulsa a salir de eso que ya son y desarrollarse en otro aspecto
que no se había desarrollado antes. (2) Éste es el segundo paso de todo movimiento dialéctico: la realización de
lo que no se es todavía. (3) Y todo movimiento concluye naturalmente en la realización de ese impulso. En el
ejemplo anterior: llegar a ser trabajadores sociales, sociólogos o comunicadores sociales. Éste es el resultado del
proceso de desarrollo: la realización de lo que se es.
Hegel no piensa a la realidad como algo que ya está realizado sino que la realidad es lo que se llega a ser,
es lo que se efectiviza, lo que se realiza. Se puede decir que no se es todavía, no se ha realizado todavía lo que se
puede y en ese sentido se está “en proceso de”, pero esto puede ser dicho de toda realidad. Toda realidad está
“en proceso de”, está “en camino de”, “en movimiento de”, y es ese movimiento. Para realizar eso que todavía
no se es hay que dejar de ser lo que ya se es. Algunos persisten en querer seguir siendo estudiantes secundarios
y, en esa medida, no llegan a ser ingenieros o trabajadores sociales; para llegar a serlo hay que dejar de ser
estudiantes secundarios. No se está hablando de títulos ni de conceptos sino de realizaciones. La realización es
efectivizar eso, es ser capaz de realizar una actividad. Es por eso que desde la perspectiva hegeliana la libertad
no se concibe como algo que se tiene, como un título, sino que la libertad es algo que se ejerce, es algo que se
hace. En la medida en que se vive como seres libres, se es libre o se va siendo libre. La libertad es lo que se realiza,
es lo que se efectiviza, si no se lo puede efectivizar no se es.

10. Más allá del sujeto: el proceso de descentralización

El apartado 6 muestra el proceso de constitución y desarrollo de la ciencia moderna de la naturaleza. Dicho


proceso está caracterizado por la oposición sujeto/objeto. En el apartado anterior se hizo referencia a algunos
de los problemas y de los límites de la noción de objetividad. En este apartado se hará otro tanto con la noción
de sujeto.
El modelo de la ciencia moderna se edificó sobre la base de la concepción cartesiana del sujeto, para la cual el
conocimiento y el dominio de la objetividad se fundamentan en la capacidad conciente y racional del hombre.
Las modernas filosofías del sujeto desde Descartes hasta Kant y la Ilustración pusieron a la razón humana como
fundamento y centro del conocimiento y de la realidad.
El siglo XX se inició signado por un radical proceso de descentralización del sujeto, emblemáticamente
representado por las obras de Darwin, Marx, Nietzsche y Freud. Darwin sostenía que el hombre no derivaba de
Dios en tanto Ser Creador, sino que era el producto de la evolución de las especies inferiores, de los simios. Marx
había mostrado que las fuerzas productivas materiales derivadas de las necesidades, y no lo que los hombres
creen o piensan, son el verdadero motor de la vida en sociedad y de la historia. Los planteos de Marx y Darwin
muestran que la conciencia y la razón del sujeto están determinadas100 y se derivan de procesos “materiales” o
“biológicos”. Nietzsche revelaba que los valores superiores no eran sino la expresión suprema del instinto de
venganza encarnado en la rebelión de los esclavos, es decir, una inversión de los valores originarios101. Freud,
apoyándose en la medicina y en la práctica psicoanalítica, sostenía que la conciencia humana, como la punta de
un iceberg, no era más que un emergente superficial de las fuerzas originarias del hombre profundamente

100
“Determinadas” significa en este contexto que están definidas, delimitadas, constituidas y limitadas por factores y fuerzas
que trascienden la razón y la conciencia.
101
Y lo contrario de lo que pretendían ser: no se trata de los elevados valores e ideales superiores sino de “bajos instintos”
y motivaciones inconfesables.

196 | FILOSOFÍA
sumergidas en lo inconciente102. El movimiento surrealista, en el ámbito estético, se alimentó de esta concepción
que demanda la liberación de las fuerzas del inconsciente, en su crítica radical a la sociedad burguesa,
defendiendo toda expresión de lo inconciente y denunciando la falsa moralidad de la sociedad de su tiempo.
Como consecuencia de estos cuestionamientos, la concepción del sujeto vigente en los cinco últimos siglos ha
entrado en crisis y con ella el modelo de ciencia construido sobre esta base. El “sujeto conciente y racional” deja
de ser considerado como la base y el fundamento tanto del orden social y político como del modelo científico y
técnico. Por este motivo, se ha comenzado a hablar de un “sujeto sujetado” en lugar de un sujeto autónomo y
racional, señalando la necesidad de abandonar las concepciones que parten los individuos soberanos para
comenzar a pensar en marcos intersubjetivos, en redes complejas que constituyen diversas modalidades de
subjetividad.

12. Guía de preguntas

1. ¿Cuáles son las disciplinas de la filosofía? 2. ¿Qué es la epistemología y cuándo surge? 3. ¿Cuáles son los
problemas que aborda la epistemología? 4. ¿En qué se diferencian doxa y episteme? 5. Diferencie al filósofo del
filodoxo. 6. ¿Qué es la Idea o esencia? Distinga esencia de apariencia. 7. ¿Qué significa “abstracción”? ¿Por qué
la ciencia requiere de un movimiento de “abstracción”? 8. ¿A qué se llama “verdad”? 9. ¿A qué se llama
“falsedad”? 10. ¿Por qué no es posible la verdad de una realidad cambiante? Diferencie entre realidad y
apariencia. 11. Diferencie la ciencia del arte y de los oficios. 12. ¿A qué se llama “razón objetiva”? 13. ¿A qué se
llama “razón subjetiva”? 14. ¿Qué es un razonamiento demostrativo? 15. ¿Qué es una verdad evidente? 16.
Explique cómo se pasó de una concepción geocéntrica a una heliocéntrica. 17. ¿Qué significa “sujeto”? 18. ¿Qué
significa “objeto”? 19. Explique qué significa que la razón se convirtió en “instrumento” del conocimiento. 20.
¿Qué relación hay entre saber y poder? 21. ¿A qué se llama “dominio técnico”? 22. ¿Qué sostiene la visión
mecanicista del mundo? ¿Cuáles son sus consecuencias en la relación entre el ser humano y la naturaleza? 23.
¿Por qué la ciencia moderna responde a un “modelo patriarcal” del conocimiento? Explique teniendo en cuenta
el caso de la “caza de brujas”. 24. ¿Cuáles son los cuatro rasgos característicos de la ciencia moderna? Explique
y ejemplifique. 25. ¿Qué es lo que se propone Dilthey con la publicación de la Introducción a las ciencias del
espíritu (1883)? 26. ¿Cuáles son los dos métodos que distingue Dilthey? Explicar cada uno. 27. ¿En qué sentido
sostiene la hermenéutica que “conocer es interpretar”? 28. Según la Hermenéutica, ¿podemos conocer algo (un
texto, un fenómeno social, un discurso) tal cual es? Justifique su respuesta. 29. Cuando hablamos de la
Hermenéutica, ¿a qué llamamos “horizonte de sentido”?. 30. ¿Qué rol cumple el poder en la interpretación del
mundo? 31. ¿Qué quiso decir Nietzsche cuando dijo que: «No hay fenómenos morales, sino una interpretación
moral de los fenómenos»? 32. ¿Cómo analizan Marx y las filósofas feministas la relación entre el «poder» y la
«interpretación»? 33. Explique cómo se pueden conocer los procesos. 34. ¿Qué significa que la realidad es
dialéctica? 35. Explique los conceptos de devenir, realidad inmediata/mediata, historia y superación. 36. ¿Cuáles
son las etapas de un proceso dialéctico? Explíquelas y ejemplifique. 37. ¿A qué se llama proceso de
descentralización del sujeto?

LECTURA Y ANÁLISIS DE TEXTOS


a. La esencia y la apariencia103

102
El concepto de inconsciente se ha extendido ampliamente a partir de la teoría psicoanalítica de S. Freud. En este marco,
inconsciente hace referencia a las pulsiones, a las fuerzas eróticas o vitales que se sitúan más allá del ámbito de la conciencia.
Freud muestra que la conciencia trata de explicar las acciones “inexplicables” del individuo “racionalizando” (es decir,
justificando lo que se hace en ideales y principios aparentemente nobles) dichas acciones, cuando en todos los casos sin
excepción no son más que la búsqueda de satisfacción del deseo erótico.
103
Platón: República, Libro X, 596 c – 597 d.

FILOSOFÍA | 197
-Tomemos [como objeto de análisis], pues, una de las tantas multitudes de cosas. Hay, por ejemplo, una
multitud de camas y otra de mesas. ¿Estamos?
-¿Cómo no habría de haberlas?
-Pero las ideas correspondientes a esos muebles son dos: una idea de cama y otra de mesa.
-Sí.
-Ahora bien, ¿no acostumbramos a decir que los artesanos que fabrican las camas y las mesas de que nos
servimos, e igualmente las demás cosas, las construyen de acuerdo con la Idea104 que tienen de ellas? Porque
ningún artesano, desde luego, construye la Idea en sí105. ¿Cómo habría de hacerlo?
-De ninguna manera.
-Veamos ahora qué nombre darías al siguiente artesano.
-¿A cuál?
-Al que hace todo lo que hacen separadamente cada uno de los trabajadores manuales.
-¡Hablas de un hombre muy hábil y extraordinario!
-Espera un momento: habrás de admirarle más todavía. Este artesano no sólo es capaz de fabricar toda clase
de objetos artificiales, sino que hace también todo cuanto nace de la tierra y todos los seres vivos, inclusive su
propia persona y, además de la tierra, hace el cielo, los dioses y todo lo que hay en el cielo y en el Hades106 bajo
la tierra.
-¡Qué talento! –exclamó-. Es un artista maravilloso.
-¿Lo pones en duda? -pregunté-. Dime, ¿te parece que no existe un artesano semejante, o que pueda haber en
cierta forma un creador de todo eso, y en cierta forma no? ¿No ves que tú mismo, al menos en cierta forma,
serías capaz de crear todas esas cosas?
-¿Y qué forma es ésa? –preguntó.
-No es difícil –contesté-, y puede llevarse a la práctica rápidamente, en un momento si quieres; te basta tomar
un espejo107 y dirigirlo hacia todos lados; en seguida harás el sol y lo que hay en el cielo, la tierra, a ti mismo, a
los demás seres vivos, los objetos fabricados, las plantas y cuanto acabamos de mencionar.
-Sí –replicó- creaciones aparentes, pero sin ninguna realidad108.
-Muy bien -dije-, comprendes perfectamente el sentido de mis palabras, y entre esa clase de artesanos está,
creo yo, el pintor. ¿No es así?
-Sin duda.
Y dirás, supongo, que lo que hace no es verdadero. Sin embargo, el pintor hace una cama en cierta forma, ¿no?
-Sí –dijo-, al menos, una cama aparente.
-¿Y qué hace el fabricante de camas? ¿No acabas de decir que no hace la idea, que afirmamos que es la
esencia de la cama, sino una cama determinada?
-En efecto, lo acabo de decir.
-Pues bien, si no hace la esencia109, no hace lo que es real. Por lo tanto, ¿no crees tú que probablemente
se engañase quien sostuviera que la obra del fabricante de camas o de cualquier otro artesano es completamente
real?

104
La Idea es la cosa en sí misma. La Idea es el modelo que las cosas visibles tratan de imitar. En este sentido, las Ideas no
son creaciones humanas, sino que son en sí mismas.
105
Si la Idea es la cosa en sí misma, no ha podido ser creada por hombre alguno. A lo sumo, habrá sido creada por algún
dios.
106
El Hades es el reino subterráneo donde yacen los muertos.
107
El espejo puede reflejar cualquier cosa, pero el reflejo es sólo una copia o imitación de lo reflejado. Los sentidos del
hombre tienen una capacidad semejante a la del espejo: pueden reflejar los objetos percibidos.
108
Aquí se diferencia la realidad de la apariencia. Lo que aparece, lo aparente, no es real, es sólo una imitación o copia de
lo real.
109
La esencia y la realidad se identifican. Sólo las esencias son reales. Las apariencias no son reales.

198 | FILOSOFÍA
-Al menos -contestó-, tal es la opinión de quienes se ocupan de estas cuestiones.
-Por lo tanto, no debe extrañarnos que su obra resulte un tanto oscura110 en comparación con la verdad.
-No, por cierto.
-¿Quieres, pues, que esos artesanos mismos nos sirvan para examinar cuál puede ser la naturaleza de
nuestro imitador?
-Si tal es tu deseo –dijo.
-Pues bien, hay tres clases de camas: una la esencial, está en la naturaleza, cuyo autor a mi juicio,
podríamos decir que es la divinidad. ¿A quién otro podríamos atribuirla?
-A ningún otro, creo yo.
-La segunda es la que hace el carpintero.
-Sí –dijo.
-Y la tercera, que es la obra del pintor111. ¿No es así?
-Sea.
-Por tanto, el pintor, el carpintero y la divinidad son los tres maestros que han fabricado estas tres especies
de camas.
-Sí, los tres.
-En lo que respecta a la divinidad, ya porque no quiso, ya porque tuvo la necesidad de no hacer más que
una sola cama en la naturaleza112, el hecho es que no hizo más que una: la cama esencial. Dos o más camas de
esta especie, no las ha producido la divinidad. Ni hay medio de que las produzca.
-¿Por qué? –preguntó.
-Porque conque hiciera solamente dos –contesté-, aparecería una tercera cuya idea sería común113 a las
otras dos, y ésta sería la cama esencial, y no las otras dos.
-Es cierto.
-La divinidad, sabiéndolo sin duda, y queriendo realmente ser creadora de una cama esencial y no, como
cualquier fabricante de camas, de una cama determinada, ha creado sin duda esta cama en esencia natural.
-Es razonable.
-¿Te parece, pues, que llamemos a la divinidad creadora natural de la cama, o algo semejante?
-Es lo justo –dijo-, pues ha creado por naturaleza la cama y todas las demás cosas.
-¿Y como llamaremos al carpintero? ¿Artesano de la cama?
-Sí.
-¿Y al pintor? ¿Artesano y creador de la cama?
-De ningún modo.
-¿Cómo lo llamarías, entonces, en relación con la cama?
-A mi juicio -contestó-, el nombre que más le conviene es el de imitador de aquello que los otros dos
producen.

Guía de preguntas

1. ¿Qué es la Idea? 2. Diferencie apariencia de realidad. 3. ¿Cuáles son los tres grados de realidad? 4. ¿Por qué
las Ideas son únicas?

110
Es decir, no totalmente verdadera.
111
Se establecen aquí tres grados de realidad: 1) lo más real es la Idea, 2) un poco menos real son las cosas que se captan
con los sentidos, 3) lo menos real son las imitaciones de las cosas captadas con los sentidos: las imágenes o representaciones
de las cosas.
112
Hay una sola esencia de cada cosa, aunque las cosas percibidas son múltiples y diversas.
113
La Idea o esencia es lo común a todas las cosas del mismo tipo.

FILOSOFÍA | 199
b. Saber y poder: de la desacralización del mundo al control del cuerpo de las mujeres114

« [...] la filosofía mecanicista115contribuyó a incrementar el control de la clase dominante sobre el mundo


natural, lo que constituye el primer paso, y también el más importante, en el control sobre la naturaleza humana.
[...] Lo que murió fue el concepto del cuerpo como receptáculo de poderes mágicos que había
predominado en el mundo medieval. En realidad, este concepto fue destruido. Detrás de la nueva filosofía
encontramos la vasta iniciativa del Estado, a partir de la cual lo que los filósofos clasificaron como
«irracional» fue considerado crimen. Esta intervención estatal fue el «subtexto» necesario de la filosofía
mecanicista. El «saber» puede convertirse en «poder» solamente haciendo cumplir sus prescripciones. 116
Esto significa que el cuerpo mecánico, el cuerpo-máquina, no podría haberse convertido en modelo de
comportamiento social sin la destrucción, por parte del Estado, de una amplia gama de creencias pre-
capitalistas, prácticas y sujetos sociales cuya existencia contradecía la regulación del comportamiento
corporal prometido por la filosofía mecanicista. Es por esto que, en plena «Edad de la Razón» (la edad
del escepticismo y la duda metódica) encontramos un ataque feroz al cuerpo, firmemente apoyado por
muchos de los que suscribían la nueva doctrina.
Así es como debemos leer el ataque contra la brujería y contra la visión mágica del mundo que, a pesar de los
esfuerzos de la Iglesia había seguido siendo predominante a nivel popular durante la Edad Media. El sustrato
mágico formaba parte de una concepción animista de la naturaleza que no admitía ninguna separación entra la
materia y el espíritu, e imaginaba el cosmos como un organismo viviente, poblado de fuerzas ocultas, donde cada
elemento estaba en relación «favorable» con el resto.
[...] Un elemento significativo, en este contexto, fue la condena del aborto y de la anticoncepción como
maleficium, lo que encomendó el cuerpo femenino a las manos del Estado y de la profesión médica y llevó a
reducir el útero a una máquina de reproducción del trabajo.
[...] [Así] la persecución de las brujas fue el punto culminante de la intervención estatal contra el cuerpo
proletario en la era moderna.
[...] Fueron los juristas, magistrados y demonólogos117, frecuentemente encarnados en la misma persona,
quienes más contribuyeron a la persecución118. Fueron ellos quienes sistematizaron los argumentos [...] y
perfeccionaron la maquinaria legal que, hacia finales del siglo XVI, dio un formato normalizado, casi burocrático,
a los juicios, lo que explica las semejanzas entre las confesiones 119 más allá de las fronteras nacionales. En su
trabajo, los hombres de la ley contaron con la cooperación de los intelectuales de mayor prestigio de la época,
incluidos filósofos y hombres de ciencia que aún hoy son elogiados como los padres del racionalismo moderno.
Entre ellos estaba el teórico político inglés Thomas Hobbes120, quien a pesar de su escepticismo sobre la
existencia de la brujería, aprobó la persecución como forma de control social.
[…] En este «siglo de genios» —Bacon, Kepler, Galileo, Shakespeare, Pascal, Descartes— que fue testigo del
triunfo de la revolución copernicana, el nacimiento de la ciencia moderna y el desarrollo del racionalismo

114
Federici, S.: Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria, Tinta Limón, Bs. As., 2015. pp. 225-331.
115
La filosofía mecanicista emerge en el siglo XVII (algunos de sus exponentes son: Descartes, Galileo, Boyle y Newton).
Véase el apartado 6 principalmente la referencia a la desacralización del mundo y la imagen del universo como una máquina.
116
Esto remite a la idea de saber es poder de Francis Bacon, desarrollada en el apartado 6.
117
Especialista en demonología y la demonología (Del gr. bizant. ɷɲ୅ʅʘʆ, -ʉʆʉʎdaímƃn, -onos 'demonio' y -logía). Estudio
sobre la naturaleza y cualidades de los demonios.
118
La autora se refiere a la gran caza de brujas ocurrida en Europa y en América Latina durante los siglos XVI - XVII.
119
Las confesiones eran extraídas mediante procedimientos de tortura. Véase el apartado 6 en el que Galileo incita a
«torturar la naturaleza para que responda las preguntas de la ciencia».
120
Thomas Hobbes (1588-1679) filósofo moderno contractualista. Su teoría política será retomada en la Unidad 4.

200 | FILOSOFÍA
científico121, la brujería se convirtió en uno de los temas de debate favoritos de las elites intelectuales europeas.
Jueces, abogados, estadistas, filósofos, científicos y teólogos se preocuparon por el «problema», escribieron
panfletos y demonologías, acordaron que este era el crimen más vil y exigieron que fuera castigado.
No puede haber duda, entonces, de que la caza de brujas fue una iniciativa política de gran importancia. La
Iglesia Católica proveyó el andamiaje metafísico e ideológico para la caza de brujas e instigó la persecución de
las mismas de igual manera en que previamente había instigado la persecución de los herejes. Sin la Inquisición,
las numerosas bulas papales122 que exhortaban a las autoridades seculares a buscar y castigar a las «brujas» y,
sobre todo, sin los siglos de campañas misóginas de la Iglesia contra las mujeres, la caza de brujas no hubiera
sido posible. Pero, al revés de lo que sugiere el estereotipo, la caza de brujas no fue sólo un producto del
fanatismo papal o de las maquinaciones de la Inquisición Romana. En su apogeo, las cortes seculares123 llevaron
a cabo la mayor parte de los juicios, mientras que en las regiones que operaba la Inquisición (Italia y España) la
cantidad de ejecuciones permaneció comparativamente más baja.
[…] La caza de brujas destruyó los métodos que las mujeres habían utilizado para controlar la procreación, al
señalarlas como instrumentos diabólicos, e institucionalizar el control del estado sobre el cuerpo femenino, la
precondición para su subordinación a la reproducción de la fuerza de trabajo.
Pero la bruja no era sólo la partera, la mujer que evitaba la maternidad o la mendiga que a duras penas se
ganaba la vida robando un poco de leña o de manteca de sus vecinos. También era la mujer libertina y promiscua
—la prostituta o la adúltera y, por lo general, la mujer que practicaba su sexualidad fuera de los vínculos del
matrimonio y la procreación. Por eso, en los juicios por brujería la «mala reputación» era prueba de culpabilidad.
La bruja era también la mujer rebelde que contestaba, discutía, insultaba y no lloraba bajo tortura. Aquí la
expresión «rebelde» no está referida necesariamente a ninguna actividad subversiva específica en la que pueda
haber estado involucrada alguna mujer.
[...] La caza de brujas fue, por lo tanto, una guerra contra las mujeres; fue un intento coordinado de
degradarlas, demonizarlas y destruir su poder social. Al mismo tiempo, fue precisamente en las cámaras de
tortura y en las hogueras en las que murieron las brujas donde se forjaron los ideales burgueses de feminidad y
domesticidad.
[...] La visión mecanicista de la naturaleza que surgió con el inicio de la ciencia moderna «desencantó el
mundo». […] La pregunta que sigue aquí vigente es si el surgimiento del método científico moderno puede ser
considerado la causa de la caza de brujas. [...] Las pruebas de la conexión entre la persecución de las brujas y el
surgimiento de la ciencia moderna se encuentra en el trabajo de Francis Bacon, uno de los supuestos padres del
nuevo método científico. Su concepto de investigación científica de la naturaleza fue modelado a partir de la
interrogación a las brujas bajo tortura, de donde surge una representación de la naturaleza como una mujer a
conquistar, descubrir y violar.
[…] Deberíamos considerar que el armazón intelectual que apoyó la persecución de las brujas no fue tomado
directamente de las páginas del racionalismo filosófico. […] Ni el racionalismo ni el mecanicismo fueron,
entonces, la causa inmediata de las persecuciones, aunque contribuyeran a crear un mundo comprometido con
la explotación de la naturaleza.

Guía de preguntas

121
Este concepto alude a la emergencia de la ciencia moderna que se desarrolló en el apartado 6. Racionalismo científico es
el dominio técnico de la naturaleza y su racionalidad, el llamado método científico (deductivo, geométrico o demostrativo,
inductivo).
122
Documento pontificio relativo a materia de fe o de interés general, concesión de gracias o privilegios o asuntos judiciales
o administrativos, expedido por la Cancillería Apostólica y autorizado por el sello de su nombre u otro parecido estampado
con tinta roja.
123
Las cortes seculares son aquellas regiones en las que el poder político y el religioso se separan. Federici señala que, si
bien la caza de brujas comenzó siendo comandada por la Inquisición religiosa (poder de la Iglesia) las cortes seculares (el
poder del Estado monárquico y el modo de producción capitalista en ciernes) la continuaron.

FILOSOFÍA | 201
1. ¿Qué consecuencias tiene la muerte del concepto de “cuerpo como receptáculo de poderes mágicos”? 2.
¿Por qué la filósofa sostiene que la caza de brujas fue una iniciativa política de gran importancia? ¿Qué
instituciones y poderes se articulan en la caza de brujas y cuál es el rol de cada uno? 3. Vincule la siguiente frase:
“el útero fue reducido a una máquina” con las cuatro características de la ciencia moderna tal como las desarrolla
Galileo Galilei. 4. ¿Qué tipo de prácticas se destruyen con la caza de brujas y cómo se caracteriza a las mujeres
“rebeldes” que las efectúan? 5. ¿Por qué la caza de brujas es “una guerra contra las mujeres”? 6. ¿El surgimiento
del método científico moderno puede ser considerado la causa de la caza de brujas? Fundamente su respuesta.

c. Colón hermeneuta.124

«Cierto es que la más notable de las creencias de Colón es de origen cristiano: se refiere al paraíso terrenal.
Leyó en la Imago Mundi de Pedro de Ailly125 que el paraíso terrenal debía encontrarse en una región templada
más allá del ecuador. No encuentra nada durante su primera visita al Caribe, lo cual no es de asombrar; pero ya
de regreso, en las Azores, declara: «El Paraíso terrenal está en el fin de Oriente, porque es lugar muy templado;
así que estas tierras que ahora él ha descubierto, dice él, es el fin de Oriente» (21.2.1493). El tema se vuelve
obsesivo durante el tercer viaje, cuando Colón se acerca más al ecuador. Primero cree percibir una irregularidad
en la redondez de la tierra.
Esa elevación (¡un pezón sobre una pera!) se convierte en un argumento más para afirmar que ahí se encuentra
el paraíso terrenal. «Creo que allí es el Paraíso terrenal, adonde no puede llegar nadie, salvo por voluntad divina.
[…]» (ibíd.). Podemos observar aquí la forma en que las creencias de Colón influyen en sus interpretaciones. No
se preocupa por entender mejor las palabras de los que se dirigen a él, pues sabe de antemano que va a encontrar
cíclopes, hombres con cola y amazonas. Bien ve que las sirenas no son, como se ha dicho, mujeres hermosas;
pero, en vez de concluir que las sirenas no existen, corrige un prejuicio con otro: las sirenas no son tan hermosas
como se supone. En otro momento, durante el tercer viaje, Colón se pregunta sobre el origen de las perlas que
a veces traen los indios. El asunto tiene lugar frente a sus ojos; pero lo que relata en su diario es la explicación
de Plinio,126 tomada de un libro: «Junto a la mar, infinitas ostias pegadas a las ramas de los árboles que entran
en la mar, las bocas abiertas para recibir el rocío que cae de las hojas, hasta que cae la gotera de que se engendran
las piedras, según dice Plinio y alega el Vocabulario que se llama Catholicon» (Las Casas, Historia, I, 137). Lo
mismo ocurre en el caso del paraíso terrenal: el signo constituido por el agua dulce (por lo tanto gran río, por lo
tanto montaña) es interpretado, después de una breve vacilación, «conforme a la opinión de estos santos y
santos teólogos» (Historia, I, 141). «Yo estoy muy seguro que allí donde dije es el Paraíso terrenal, y descanso
sobre las razones y autoridades escritas» («Carta a los Reyes», 31/8/1498). […] Colón no tiene nada de un
empirista moderno: el argumento decisivo es un argumento de autoridad, no de experiencia. Sabe de antemano
lo que va a encontrar; la experiencia concreta está ahí para ilustrar una verdad que se posee, no para ser
interrogada, según las reglas preestablecidas, con vistas a una búsqueda de la verdad.
Aunque Colón siempre era finalista, hemos visto que era más perspicaz cuando observaba la naturaleza que
cuando trataba de entender a los indígenas. Su comportamiento hermenéutico no es exactamente el mismo en
un caso que en el otro, como podremos ver ahora con mayor detalle.

124
El siguiente texto está compuesto de fragmentos del primer capítulo del libro La conquista de América: El problema del
otro de Tzvetan Todorov (Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores, 2014, pp. 26-50).
125
Pedro de Ailly (1350-1420) era un teólogo francés que sostenía en Imago Mundi la simetría entre los continentes: hay
cuatro continentes, uno en el noreste, otro en el noroeste, otro en el sureste y otro en el suroeste. En el lado este estaba
Europa en el norte y África en el sur, mientras que en el lado oeste, en el norte, se encontraba Asia, pero el continente sur
aún estaba por descubrirse. Esto motivó a Colón a embarcarse hacia las Indias.
126
Gayo Plinio Segundo (23 d.C a 79 d.C.), más conocido como Plinio el Viejo fue un famoso escritor romano que escribió la
Historia Natural donde recopila distintos conocimientos científicos de le época, que van de la zoología, la botánica, la
medicina hasta la mineralogía.

202 | FILOSOFÍA
[…] La primera mención de los indios es significativa: «Luego vinieron gente desnuda…» (12/10/1492). El asunto
es cierto; no por ello es menos revelador el que la primera característica de esas gentes que impresiona a Colón
sea la falta de ropa —la cual a su vez simboliza la cultura (de ahí viene el interés de Colón por las personas
vestidas, que podrían integrarse más a lo que se sabe del Gran Kan;127 está un poco decepcionado por no haber
encontrado más que salvajes). Y vuelve la afirmación: «Desnudos todos, hombres y mujeres, como sus madres
los parió [sic]» (6/11/1492). «Este rey y todos los otros andaban desnudos como sus madres los parieron, y así
las mujeres, sin algún empacho» (16/12/1492) […]. A menudo sus observaciones se limitan llanamente al aspecto
físico de la gente, a su estatura, al color de su piel (más apreciada en la medida en que es más clara, es decir, más
semejante). «Ellos son del color de los canarios, ni negros, ni blancos» (12/10/1492). «…que son blancos más que
los otros, y que entre los otros vieron dos mujeres jóvenes tan blancas como podían ser en España»
(13/12/1492). […] Y concluye con asombro que, aunque vayan desnudos, los indios parecen estar más cerca de
los hombres que de los animales. «Todas aquellas gentes isleñas y de la tierra firme de allá, aunque parecen
bestias y andan desnudos, […] les parecieron razonables y agudos de ingenio» (Bernáldez).
Los indios, físicamente desnudos, también son, para los ojos de Colón, seres despojados de toda propiedad
cultural: se caracterizan, en cierta forma, por la ausencia de costumbres, ritos, religión (lo que tiene cierta lógica,
puesto que, para un hombre como Colón, los seres humanos se visten después de su expulsión del paraíso, que
a su vez es el origen de su identidad cultural). Además, también está su costumbre de ver las cosas como le
conviene, pero es significativo el hecho de que lo lleva a la imagen de la desnudez espiritual. «Me pareció que
era gente muy pobre de todo», escribe en el primer encuentro.
[…] A primera vista, hay dos rasgos de los indios que parecen ser menos previsibles que los demás: su
«generosidad» y su «cobardía», pero, al leer las descripciones de Colón, nos damos cuenta de que esas
observaciones proporcionan más datos sobre Colón que sobre los indios. A falta de palabras, indios y españoles
intercambian, desde el primer encuentro, pequeños objetos sin importancia, y Colón no deja de alabar la
generosidad de los indios que dan todo por nada; le parece que a veces raya en la tontería: ¿por qué aprecian
por igual un pedazo de vidrio que una moneda, y dan el mismo valor a las monedas insignificantes que a las de
oro? «Les di […] otras cosas, muchas de poco valor, que tomaron con mucho placer» (Diario, 12/10/1492). «Mas
todo lo que tienen lo dan por cualquier cosa que les den; que hasta los pedazos de las vasijas y de las tazas de
vidrio rotas rescataban» (13/10/1492). «De lo que tienen luego lo dan por cualquier cosa que les den, sin decir
que es poco» (13/12/1492). «Sea cosa de valor, sea de poco precio, luego, por cualquiera cosa, de cualquier
manera que sea lo que se les dé, por ello están contentos» («Carta a Santángel» febrero-marzo de 1493). Al igual
que en el caso de las lenguas, Colón no entiende que los valores son convencionales, que el oro no es más valioso
que el vidrio «en sí», sino sólo dentro del sistema europeo de intercambio. Así pues, cuando concluye esta
descripción de los intercambios diciendo: «Hasta los pedazos de los arcos rotos de las pipas tomaban, y daban lo
que tenían como bestias» («Carta a Santángel», febrero-marzo de 1493), nos da la impresión de que en este caso
el tonto es él: un sistema de intercambio diferente equivale para él a la ausencia de sistema; y de ahí llega a la
conclusión sobre el carácter “bestial” de los indios».

Guía de preguntas.

1. ¿Dónde cree que se encuentra Colón, en una primera instancia, cuando llega a América? ¿Qué otras cosas
espera encontrar en América? 2. ¿Con qué asocia Colón la desnudez de los indígenas? 3. Explicar la siguiente
frase: «Al leer las descripciones de Colón, nos damos cuenta de que esas observaciones proporcionan más datos
sobre Colón que sobre los indios». ¿Cómo lo relacionarías con el concepto de ‘horizonte de sentido’? 4. ¿Por qué
crees que el título del texto es «Colón hermeneuta»? 5. Relacionar este texto con la frase de Nietzsche «No hay
fenómenos morales, sino una interpretación moral de los fenómenos».

127
Colón creía que el Nuevo Mundo era el imperio del Gran Kan que describía Marco Polo en sus viajes (y esto mismo es lo
que buscaba).

FILOSOFÍA | 203
MÓDULO 3

ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA
1. Introducción

En el oráculo de Delfos, lugar sagrado dedicado al dios Apolo, al que los héroes, los guerreros y los reyes
griegos recurrían para saber lo que les deparaba el destino, había una consigna que ordenaba: Conócete a ti
mismo. En este mandato está contenido el objeto de la disciplina de la filosofía llamada Antropología filosófica.
Hay una vieja y conocida leyenda griega cuya reflexión puede ser útil para introducir su problemática. Se
trata del mito inmortalizado en el Edipo rey de Sófocles (poeta trágico ateniense del siglo V a. C.). La tragedia
comienza cuando Tebas, ciudad en la que reina Edipo, padece la enfermedad de la peste y otras desgracias; estas
calamidades, según noticias provenientes del oráculo de Delfos, se deben a que permanece sin castigo el criminal
que asesinó al rey Layo, antecesor de Edipo. Es decir, que cuando se inicia la acción el crimen128 había ya
acontecido y todo lo que sigue después es el proceso que conduce a Edipo a la verdad, en una especie de trama
policial, en la que el héroe, procurando dar con el asesino, se encuentra consigo mismo.
La trama se va recomponiendo por fragmentos de memoria propia y ajena: pesaba sobre Edipo, antes
de que naciera, la profecía que anunciaba que daría muerte a su propio padre (el rey Layo); para evitarla, el rey
entrega a su hijo Edipo a uno de sus siervos y lo manda matar lejos del palacio; el siervo se apiada del niño, le
ata los pies y lo deja abandonado en el monte. Un siervo del reino de Corinto, ciudad vecina a Tebas, lo encuentra
y lo lleva a su ciudad y le pone por nombre Edipo, que significa “pies hinchados”. El rey de esa ciudad no tiene
herederos, motivo por el cual recibe al niño en el palacio de Tebas, lo adopta y lo nombra príncipe y futuro rey
de Corinto. Edipo, ante ciertas dudas que se le suscitan, viaja a Delfos y consulta al oráculo, el que le anuncia que
matará a su padre y se casará con su madre.
Para eludir tan espantoso destino, Edipo huye de Corinto y en una encrucijada se topa (sin que puedan
reconocerse) con Layo; ninguno quiere ceder el lugar al otro, porque ambos son príncipes y, en una lucha real,
Edipo da muerte a Layo en las puertas de Tebas. Esa ciudad padecía por entonces, desdicha y peste porque una
terrible Esfinge, mitad mujer, mitad bestia, hacía sucumbir a los hombres al formularles enigmas que no podían
resolver. El enigma era el siguiente: ¿cuál es el animal que por la mañana anda en cuatro pies, por la tarde, en
dos y por la noche, en tres? Edipo responde que es el hombre, que de niño gatea, llegado a su edad madura
camina en sus dos piernas y en la vejez usa bastón. Al dar con la solución, la Esfinge es derrotada por la sabiduría
de Edipo, a quien en recompensa por haber rescatado a la ciudad y a su pueblo le entregan la mano de la reina
Yocasta, que había enviudado recientemente.
Desde luego, Edipo no sabía que aquél hombre con el que se había cruzado y al que había dado muerte
era su padre, ni tampoco que la mujer con la que se desposó era su madre. Edipo vivió feliz y querido durante
mucho tiempo, teniendo con Yocasta cuatro hijos, dos varones y dos mujeres, hasta que se desencadena la peste
y envían emisarios a Delfos para averiguar a qué se debe el enojo del dios que ha vuelto a asolar a Tebas.
Edipo personalmente se hace cargo de la investigación. Al ser consultado sobre el asunto, Tiresias, el
vidente ciego, le dice que el asesino que busca es él; pero Edipo no le cree, lo acusa de participar en una intriga
para desplazarlo del poder y lo echa. Poco después llega a Tebas un mensajero trayendo de Corinto la noticia de

128
En realidad, se trata de un doble crimen, porque Edipo (sin saberlo) ha dado muerte al rey Layo, que era su padre, y ha
desposado a la reina Yocasta, que es su madre. El doble crimen impune es el parricidio y el incesto. El parricidio es el
asesinato del padre. El incesto es el mantenimiento de relaciones sexuales con entre familiares directos (padres e hijos,
hermanos y hermanas).

204 | FILOSOFÍA
que el rey Pólibo ha muerto y Edipo debe ocupar el trono vacante. Edipo se alegra al oír esta noticia (pues creía
que Pólibo era su padre y que estaba destinado a darle muerte), pero aquella alegría fue una ilusión apenas
fugaz. El campesino que había venido de aquella ciudad, cuenta que una vez encontró en el monte un niño con
los pies atados y que lo había llevado a su rey, quien lo recibió con alegría y agradecimiento. Este testimonio es
confirmado por el siervo tebano que había llevado al niño al monte y no había obedecido la orden de matarlo.
Cuando Edipo llega a la verdad se arranca los ojos, para igualarse con Tiresias, el ciego vidente y se va errante
por el territorio heleno en compañía de su hija menor, la joven Antígona.
Esta figura mitológica se convirtió en una de las claves de la cultura occidental. Con Sigmund Freud 129
(1856 - 1939), el fundador del psicoanálisis, Edipo se convirtió en uno de sus principales tópicos, sirvió para dar
nombre a ciertas pulsiones130 que determinan el comportamiento humano desde el inconsciente; denominó
“complejo de Edipo” al impulso agresivo hacia el padre y a la inclinación amorosa hacia la madre. En la
Interpretación de los sueños, Freud dice que la tragedia de Sófocles nos sigue conmoviendo a pesar de la distancia
temporal porque el destino de Edipo pudo haber sido también nuestro destino: nuestro terror al asistir a los
hechos que se relatan en la tragedia expresa la violencia de nuestro espanto ante la manifestación de esos
impulsos inconfesables.
El filósofo francés contemporáneo, Paul Ricoeur131 (1913-2005) nos ofrece otra interpretación de la
tragedia, que no concierne ya al drama del parricidio y del incesto: “A través de la repetición de aquello que ha
ocurrido, a través de la anamnesis132, el poeta trágico ha suscitado una segunda problemática, que es la tragedia
de la conciencia de sí”133. El héroe trágico entra en una segunda culpabilidad que no es ya la culpa del
inconsciente, sino la culpa de la conciencia presuntuosa que ha presumido su inocencia; por eso ha de ser
castigado en su orgullo: “el celo de la verdad que pone en movimiento la búsqueda del culpable es un celo
impuro, es la presunción del rey; su celo pertenece a la grandeza del rey; es la presunción de un hombre que cree
que la verdad no le concierne”134. Sólo Tiresias está en la verdad, Edipo llega a ella, pero el precio que paga es la
ruina y el dolor.
Esta leyenda nos lleva a reflexionar acerca no ya del destino del desdichado Edipo sino acerca del destino
del hombre. El hombre, como Edipo, está condenado al error y al dolor; éste es el mensaje de la sabiduría mítica.
El más sabio de los hombres, el que es celebrado y premiado por haber salvado la ciudad, es a fin de cuentas el
peor de los mortales. Edipo responde acertadamente el enigma, pero el enigma del hombre no queda sin
embargo dilucidado con este acierto, sino sólo aparentemente.
El héroe trágico muestra perfiles dispares: por un lado, derrota con su sabiduría a la espantosa Esfinge y
devuelve la dicha a su patria; por otro lado, él, el más sabio de los hombres, y por eso el rey, no se conoce a sí
mismo, no ha alcanzado aún la autoconciencia, no ha cumplido con el mandato délfico (conócete a ti mismo),
que el dios Apolo había ordenado a Sócrates; el saber era para él algo heterogéneo. Casi podría decirse que
Edipo, como la Esfinge, es biforme: devela el enigma porque sabe qué es el hombre, pero interioriza el enigma
porque no sabe todavía quién es él mismo.
Esta antigua leyenda ilustra las dificultades que embarga la tarea que se propone la antropología
filosófica. ¿De qué se ocupa? Para esta disciplina, sujeto y objeto del conocimiento coinciden; ¿puede el hombre
“objetivarse” a sí mismo? Es más, ¿se trata simplemente de una cuestión de conocimiento? Lo hemos visto en el

129
Médico neurólogo, inventor del psicoanálisis. Término creado por el para designar su teoría sobre el psiquismo y su
práctica terapéutica. Apareció por primera vez en 1896, en un artículo sobre las psiconeurosis de defensa.
130
“Pulsiones” son los deseos vitales propiamente humanos.
131
Filósofo francés, nacido en Valence en 1913, fundador de una hermenéutica filosófica entendida como filosofía de la
reflexión.
132
“Anamnesis” significa etimológicamente “desolvido”, “recuerdo”.
133
Ricoeur, P.: Hermenéutica y psicoanálisis, de la parte segunda de Le conflit des interpetations, Buenos Aires, 1984,
Editorial La Aurora, p. 22
134
Ibidem.

FILOSOFÍA | 205
mito expuesto, Edipo sabe, pero no ha llegado a saberse a sí mismo, no ha llegado a la autoconciencia, y
conquistarla va unida a su ruina y desdicha sin remedio.
A partir del siglo XIX, con la aparición del psicoanálisis y de pensadores como Marx (1818-1883) y
Nietzsche (1844-1900), la filosofía y en particular la antropología filosófica, se enfrenta a un nuevo desafío. Nace
un nuevo problema, en palabras de Ricoeur: “el de la mentira de la conciencia, el de la conciencia como
mentira”135.
No es éste simplemente un problema más, sino que con él se pone en cuestión el fundamento mismo y
el origen de toda significación. Si nos referimos a la conmoción que ha producido el descubrimiento freudiano
del inconsciente, que es por definición lo que no se conoce, este aserto nos lleva a esta otra pregunta:
¿conocemos acaso la conciencia? De ahora en más lo que está en juego es “la posibilidad de una antropología
filosófica capaz de asumir la dialéctica del consciente y del inconsciente. ¿En qué visión del mundo y del hombre
estas cosas son posibles? ¿Qué debe ser el hombre para que sea a la vez responsable de pensar bien y capaz de
la locura? (...) ¿Qué nueva visión sobre la fragilidad del hombre –y más radicalmente aun sobre la paradoja de la
responsabilidad y de la fragilidad- exige un pensamiento que ha aceptado ser descentrado de la conciencia por
una reflexión sobre el inconsciente?”136
Estos son algunos de los problemas que debe afrontar la antropología filosófica. En las cuestiones
filosóficas no importa tanto la solución como el planteo que permita pensar la cosa, las más de las veces las que
se plantean son cuestiones últimas, como las preguntas que anteceden y no se trata de contestarlas sino de
pensarlas a fondo, ya que no está ausente en cualquier descripción o consideración que pueda hacer del ser
humano, la repercusión ética que inevitablemente le acompaña.
Ha habido en todas las épocas una idea del hombre ligada al mundo en que estaba inmerso. Algunos
autores han intentado una historia de esta disciplina, es decir, una descripción de cómo el hombre se ha
problematizado a sí mismo en cada época histórica. El desarrollo que sigue se detendrá a analizar algunos
ejemplos de estas imágenes que el hombre se ha forjado de sí mismo, pero es necesario tener en cuenta que
nuestra época atraviesa una crisis que pone en entredicho la idea de la historia construida en la modernidad. Por
esta razón, el filósofo italiano Gianni Vattimo137 (1936-…), al analizar la sociedad actual, a la que denomina
“posmoderna” por considerar que la modernidad en algunos sentidos esenciales ha concluido, señala dos
características cruciales en ella.
La primera es que ya no podemos seguir sosteniendo la idea de una historia unitaria y progresiva: “La
crisis de la idea de historia entraña la de la idea de progreso: si no hay un curso unitario de las vicisitudes humanas
no podrá sostenerse tampoco que éstas avancen hacia un fin, que efectúen un plan racional de mejoras,
educación y emancipación. Por otro lado, el fin que según la modernidad regía el curso de los acontecimientos,
era representado, también él, a partir del punto de vista de un determinado ideal de hombre (...) esto es: de la
figura del hombre europeo moderno (...) el progreso se concibe sólo asumiendo como criterio un determinado
ideal de hombre, que, en la modernidad, coincide siempre con el hombre moderno europeo –es algo como decir:
nosotros los europeos somos la forma mejor de humanidad, todo el curso de la historia se ordena en función de
realizar, más o menos acabadamente, este ideal”138

135
Ricoeur, P: Op .cit., 1984, p.5. Freud, Nietzsche y Marx son los llamados “maestros de la sospecha”, cada uno de ellos, a
su manera, pone en entredicho la solidez de la conciencia: Freud, al postular una instancia inconsciente determinante del
comportamiento humano: Marx, porque la conciencia aparece como falsificación de la realidad social concreta y Nietzsche,
porque la conciencia constituye para él una mínima parte de la psiquis humana y el supuesto conocimiento que posee no
es otra cosa que error.
136
Ricoeur, P: Op. cit., 1984, p.6
137
Filósofo italiano. Nace en Turín en 1936, y es profesor de estética en la facultad de letras de su ciudad natal. Después de
dedicarse a la investigación de la estética antigua se ha centrado especialmente en la filosofía alemana moderna y
contemporánea, dedicándose a Schleiermacher; Heidegger; Nietzsche.
138
Vattimo, G.: La sociedad transparente, Barcelona, 1990, Paidós, pp. 76 ss.

206 | FILOSOFÍA
La segunda es que se trata de una sociedad de la comunicación generalizada debido al protagonismo que
asumen los mass media139, lo que ha acarreado una proliferación de los puntos de vista. Según Vattimo, el
advenimiento de la sociedad de la comunicación ha multiplicado las visiones del mundo y del hombre y no hay
una que pueda imponerse como la verdadera frente a las demás: “Si hablo mi dialecto en un mundo de dialectos
seré consciente también de que la mía no es la única «lengua», sino precisamente un dialecto más entre otros.
Si profeso mi sistema de valores –religiosos, éticos, políticos, étnicos- en este mundo de culturas plurales, tendré
también una aguda conciencia de la historicidad, contingencia y limitación de todos estos sistemas, empezando
por el mío”140. Se trata de un momento caracterizado por la diversidad irreductible a una concepción fundamental
última.

2. La concepción del hombre en la Antigua Grecia

Para comprender la concepción del hombre que tenían los antiguos griegos hay que tomar distancia de
algunos supuestos determinantes de la imagen moderna. La época moderna parte del supuesto de la igualdad de
todos los hombres y del individuo como elemento constitutivo de la sociedad. Los antiguos griegos partían de los
supuestos contrarios. Los hombres son una parte de la gran cadena del ser, dentro de la cual existen grados y
jerarquías. Dentro del conjunto de seres existentes, hay que diferenciar a los seres vivos; y dentro de estos últimos
se encuentra una escala jerárquica de acuerdo con los distintos tipos de vida y de lo que da vida o alma (psique).
Aquello que caracteriza a todos los seres vivos es la existencia de un principio vital, es decir, un alma. Aristóteles 141
(384/383- 322 a.C.) la define como “la forma de un cuerpo organizado (materia) que tiene la vida en potencia 142”.
El hombre, como ser viviente, es un ser compuesto de cuerpo y alma. El cuerpo es la “materia” y el alma es la
“forma” del compuesto humano. No se trata de dos realidades unidas, sino de una realidad única, compuesta de
elementos diversos, distinguibles sólo por el pensamiento, pero no en la realidad. Con esta concepción, Aristóteles
se está oponiendo a la tradición pitagórico-platónica, según la cual el alma era algo separable y transmigraba de
cuerpo en cuerpo. Para esta tradición el alma y el cuerpo son dos seres o realidades distintas, en cambio, para
Aristóteles no existe dualismo, pues cuerpo y alma son dos elementos de una sola substancia, es decir, de un solo
ser.
En esta jerarquía143, cada grado es superior al anterior, lo presupone e incluye. Así el alma sensitiva además
de su función propia, incluye la función del alma vegetativa, y el alma intelectiva la de las dos anteriores. Pero esta
inclusión no debe ser entendida como una sumatoria, las funciones que se incorporan lo hacen a una nueva unidad.
Esto quiere decir que en el alma intelectiva las funciones vegetativas y sensitivas son propias de ella, además de la
función específica de la intelección; y no que conviven tres almas distintas o que el alma tiene tres partes.
Aristóteles, a quien se tomará como guía en este apartado, distingue tres tipos de seres vivientes, de acuerdo con

139
Es decir, los medios de comunicación de masas.
140
Vattimo, G: Op. cit., 1990, p. 85.
141
Filósofo griego, el de mayor importancia junto con Platón, en toda la historia de la filosofía. ingresa Aristóteles, a los 17
años, en la Academia de Platón, permanece en la Academia 20 años, hasta la muerte de Platón. Las obras que se conocen
de Aristóteles pertenecientes a estos años hacen suponer un período de fidelidad inicial a las ideas platónicas con cierta
actitud de revisión de la teoría de las ideas, que debía ser la de la Academia: Grilo, Eudemo, Protréptico, Sobre las ideas y
Sobre el bien son obras de juventud, al estilo de los diálogos platónicos, y pueden llamarse obras exotéricas, o de
divulgación, a diferencia de las esotéricas, que configuran el cuerpo de obras aristotélicas posteriores. e dedica a estudios y
observaciones de ciencias naturales hasta el 342, fecha en que Filipo de Macedonia le nombra tutor de su hijo Alejandro,
de 13 años de edad. Hacia el 334 funda su propia escuela, el Liceo, que destinará a unas investigaciones de carácter amplio
relacionadas con la ciencia de la naturaleza.
142
“En potencia” significa “virtualmente”, “que tiene la capacidad para desarrollarse”.
143
Es el orden de la existencia, por un lado tenemos las cosas inanimadas como las piedras y por otro lado las cosas vivas,
las plantas, animales y hombres que son los que poseen alma.

FILOSOFÍA | 207
los distintos tipos de alma y sus funciones: el alma vegetativa que cumple una función nutritiva; el alma sensitiva
que cumple una función sensitiva y motriz y el alma intelectiva que cumple la función pensante.
1. El primer grado de la vida es el más elemental e inferior, en él los vivientes cumplen la función vegetativa
que consiste en alimentarse, crecer y reproducirse. Los vegetales son los entes que pertenecen a este tipo de alma.
2. El segundo grado está compuesto por los brutos (seres animados que no están dotados de razón). Lo
propio de estos seres es el conocimiento sensible y el deseo (o apetito sensible).
3. El tercer grado (alma intelectiva) es el que corresponde a los hombres, en ellos además de las funciones
anteriores se encuentra la razón (lógos) y el apetito racional (o voluntad).
Lo propio de los seres humanos es el alma que tiene la capacidad del lógos, que puede traducirse por
“razón” y por “palabra”. Lo que distingue a los hombres de los otros seres vivos es esta capacidad de hablar y de
resolver las cuestiones a través de la palabra, de razonar y argumentar. Por eso es que las distintas definiciones
de “hombre” de Aristóteles, utilizan algunos de éstos términos: “El hombre es un ser vivo que vive en polis” (zoon
politikón); “el hombre es un ser vivo racional”; “el hombre es un ser vivo que habla”. Pero los distintos tipos
humanos participan de la razón en grados diferentes. Según Aristóteles, hay tres formas diferentes de participar
de la razón o de ser racionales, porque la razón tiene tres niveles y no todos los hombres alcanzan los tres niveles:
1. Están los hombres que sólo tienen la capacidad de comprender lo racional, lo que les permite obedecer
y ejecutar las órdenes que se les dan. Así, los esclavos son humanos de una condición inferior, ya que sólo pueden
comprender lo que se les manda pero no son capaces de mandarse a sí mismos.
2. Están los seres humanos que tienen una participación mayor que aquellos que sólo entienden lo que
se les ordena, que son los que además de comprender y obedecer, son capaces de tomar decisiones. En este
nivel están, por ejemplo, las mujeres.
3. Están, finalmente, los hombres que alcanzan el nivel superior, que es la capacidad de deliberar. No se
trata solamente de plantear respuestas a las cuestiones (respuestas mejores o más racionales), sino que además
pueden evaluar las condiciones de los problemas, lo que es propiamente deliberar144.
Aristóteles define al hombre como un zoon politikón, es decir, como un ser dotado de vida cuya naturaleza
se realiza en la polis (lo cual es un modo particular de decir que el hombre es un ser comunitario o social, es un ser
en relación). Desde un punto de vista negativo, esto implica que el hombre escindido de la polis no es hombre145,
porque no tiene garantizadas las condiciones necesarias para bastarse a sí mismo como humano plenamente.
Según Aristóteles, sólo la polis es capaz, por la variedad de sus recursos y la extensión de su territorio, de garantizar
la seguridad de sus componentes mediante la defensa común y de satisfacer sus necesidades por la diversidad de
tareas que en ella se realizan. Sin embargo, estos aspectos de la autarquía no son los esenciales. Lo esencial es que
en ese medio el hombre realiza su naturaleza, allí la vida humana encuentra su manifestación más plena. Por eso
es que si bien la polis es la última organización social que se genera en el curso del tiempo, es la primera por
naturaleza. Así como en los organismos existe una prioridad del todo sobre las partes, en el orden social hay una
prioridad de la polis sobre las anteriores organizaciones y sobre los individuos.
El fin humano que sólo puede realizarse en la polis (aquel en que el hombre realiza su naturaleza) es la
eudaimonía o felicidad. La polis brinda los medios necesarios e impone las normas convenientes para que los
hombres realicen su esencia, por ello es que su finalidad no es exclusivamente biológica, sino más bien moral (su
origen se produce por una finalidad biológica, pero su esencia se encuentra en un fin moral).

144
Desde el comienzo de la época moderna se ha extendido la creencia de que los hombres son naturalmente iguales. Por
compartir este supuesto, en los últimos siglos se cree estar en una posición más evolucionada y superior a la de los griegos,
sin embargo, esta jerarquización sigue utilizándose, por ejemplo, en las empresas actuales. En éstas existe un directorio que
tiene la capacidad de deliberar, tomar decisiones, dar órdenes y dirigir al conjunto, hay un estamento ejecutivo o gerencial
que toma decisiones a partir de las orientaciones que da el directorio y después está la gran masa de los trabajadores que
son los que obedecen a sus jefes (los que también, en los distintos niveles, obedecen órdenes). La diferencia que existe
entre la concepción de los griegos y la moderna, desde esta perspectiva, es que los modernos consideran estas diferencias
como algo meramente funcional mientras que los griegos creían que eran naturales.
145
El que no necesita de la polis es un dios o una bestia, dice Aristóteles.

208 | FILOSOFÍA
La autoridad común de la polis habrá de ocuparse de la defensa común y de la organización del intercambio,
pero más importante será que establezca relaciones de justicia entre sus miembros y que fomente en ellos una
voluntad justa. Como se ve, la vida en la polis no sólo aporta las condiciones materiales que el hombre requiere,
también le proporciona el medio adecuado (orden justo) para que se realice como ser racional. Por ello es que las
caracterizaciones del hombre como animal político y como animal racional están íntimamente ligadas.
Ahora bien, los sujetos de toda esta reflexión son los ciudadanos, es decir, los hombres libres. Y Aristóteles
afirma que no todos los hombres son iguales por naturaleza. Hay hombres que son libres por naturaleza y hay otros
que no tienen esta esencia, que son los esclavos por naturaleza. Los primeros son capaces de conducirse a sí mismos
de un modo racional146, los segundos tienen inteligencia suficiente como para comprender y obedecer, pero no de
conducirse a sí mismos. Así el esclavo realiza su esencia al mismo tiempo que cumple con una función necesaria en
la polis. Para Aristóteles la esclavitud no es el resultado de una necesidad social, sino la manifestación de un modo
de ser, pueden superarse las necesidades pero no las esencias147.
Por estas diferencias “naturales” es que la justicia sólo puede aplicarse adecuadamente entre iguales, entre
ciudadanos: la justicia es el principio que rige en la comunidad política (polis). En cambio, el principio que deberá
aplicarse entre el padre de familia con su mujer, hijos o esclavos es de naturaleza despótica: su propio interés.
Es por todo ello, como puede apreciarse, que las caracterizaciones (y definiciones) aristotélicas del hombre
como ser vivo político y como ser vivo racional están íntima y esencialmente ligadas. Como consecuencia,
Aristóteles concluye que un hombre separado o escindido de la polis, ni siquiera es hombre, ya que no tendría
garantizadas las condiciones necesarias para su realización plena. En la polis, el hombre puede realizar su
naturaleza, alcanzar su manifestación más acabada y plena. Y, por cierto, según señala Aristóteles en la Ética, el
fin humano que sólo puede realizarse verdaderamente en la polis, aquel en el cual el hombre -ser vivo político y
racional- puede realizar su naturaleza, es la felicidad (eudaimonia). Aquí se puede advertir la relación clave entre
ética y política: la polis brinda los medios para que el hombre realice su esencia y, por tanto, no simplemente su
subsistencia sino el despliegue de su esencia en el fin moral más alto que es, precisamente, la felicidad.

3. La concepción del hombre en el cristianismo

En este apartado, se presentará la concepción del hombre contenida en la filosofía de San Agustín 148 (354-
430), quien vivió y pensó en un particular momento histórico: un mundo que culminaba y llegaba a su fin (el de
la Antigüedad Clásica)149 y un mundo nuevo que estaba en sus comienzos y que daría lugar a lo que se denomina
Occidente. Por supuesto, como enseñan los historiadores, el tránsito entre ambos fue un proceso y no un corte,
ya que todo proceso histórico se manifiesta con matices, aspectos contrapuestos y lentos cambios institucionales
y políticos.
Todo ello tiene su base en la aparición del Cristianismo, en la novedad sorprendente de su propuesta de
cara a la historia humana, de tal modo que se plantea el surgimiento de un hombre nuevo y un mundo nuevo.

146
No hay que confundir “racional” con “racionalista”. De un modo racional significa cumpliendo con las leyes que se da a
sí mismo para vivir mejor y de manera más humana.
147
El esclavo seguiría siendo esclavo aunque tuviera todas las necesidades satisfechas porque no es capaz de deliberar, es
decir, de vivir de acuerdo con las leyes que se da a sí mismo.
148
Fue educado en Tagaste y Madaura y estudió retórica en Cartago; leyendo a Cicerón se inició en la filosofía y se cuenta
que uno de sus diálogos, el Hortensius, hoy perdido, le llevaría más tarde a convertirse al cristianismo.
149
Se localiza en el momento de plenitud de las civilizaciones griega y romana (siglo V a. C. al siglo II d. C.) o en sentido
amplio, en toda su duración (siglo VIII a. C. al siglo V d. C.). El término se opone a la Antigüedad tardía y remite a la herencia
de la civilización grecorromana. Es, sobre todo, empleado por la historiografía anglosajona para describir la Antigüedad. En
este sentido, se considera que este periodo se inicia con el poema griego de Homero (siglo VIII-VII a.C), el más antiguo
encontrado intacto hasta nuestros días. Este periodo engloba el auge del Cristianismo y el declive del imperio romano y
termina con la disolución de la cultura clásica y el principio del periodo denominado Antigüedad tardía (300-600 d. C.) y de
la Alta Edad Media (500-1000 d.C.).

FILOSOFÍA | 209
Acorde con esto, los primeros pensadores cristianos señalaron analogías y diferencias entre las filosofías paganas
(griega y romana) y el mensaje evangélico: aparecen así replanteos de temas antiguos y también problemas
completamente nuevos.
La primera gran síntesis filosófica de este encuentro entre el viejo mundo pagano y el nuevo mundo
cristiano, se forja precisamente en el pensamiento de San Agustín, cuya influencia en los siglos siguientes es
mucho mayor y más profunda que la de otros pensadores cristianos que se engloban y abarcan en el rótulo de
“Padres de la Iglesia”150. De allí que se considere a San Agustín como el primer gran filósofo de Occidente.
Su pensamiento respondió a la necesidad de una nueva sistematización filosófica, tanto de los problemas
ya trabajados, como de los nuevos. Por un lado, entonces, la gran tradición grecolatina, su asimilación y absorción
dentro de la nueva realidad, para construir un nuevo sistema de pensamiento. Por otro lado, con respecto a la
novedad del cristianismo, el tratamiento de problemas tales como la libertad, la historia, el hombre concebido
como persona, el ser humano como universal, etc.
Este intenso trabajo de pensamiento, en el que hay asimilación y reelaboración de lo antiguo pero también
creación de algo nuevo, basándose en el mensaje evangélico, recibió el nombre de “filosofía cristiana”. En este
contexto, San Agustín es un pensador muy activo y polémico, dicho en términos actuales: un filósofo
comprometido. Esto es así, porque él es conciente de la situación en que está viviendo el mundo en su época.
En el pensamiento de San Agustín, la idea de libertad está vinculada con las ideas del mal y de la caída. En
efecto, el mal sólo es el resultado de la voluntad libre del hombre; pero no porque ésta sea esencialmente mala,
pues no puede serlo, ya que ha sido creada por Dios y Dios no pudo haber creado algo malo. En otras palabras,
la voluntad es buena por naturaleza, y el mal se origina cuando el hombre hace un mal uso de la voluntad que,
como tal, es buena. No es el libre albedrío el que es malo, sino el mal uso que se hace de él: aquí está el origen
del mal.
Es necesario aclarar que el mal del que se está hablando es el mal moral: éste es el mal en sentido estricto.
En efecto, aquello que consideramos un mal físico o mal natural (como, por ejemplo, los terremotos, las
enfermedades, etc.) es visto como mal debido a la finitud de la comprensión humana, es decir que, dada la
capacidad finita del entendimiento, el hombre no puede comprender el proceso de la creación en su totalidad y
no logra entender los medios de los cuales Dios se sirve.
Pero, además, San Agustín señala que el libre albedrío tiene una doble limitación: Una limitación ontológica,
que depende del hecho de que el hombre es un ser creado y por lo tanto finito; y una limitación moral, que
depende del pecado original, a partir del cual la naturaleza humana ha quedado debilitada y, por consiguiente,
la voluntad, como parte de esa naturaleza, también quedó disminuida en su tendencia hacia el bien.
En suma, la naturaleza del hombre no es mala, sigue conservando su tendencia hacia el bien pero, como ha
quedado debilitada, no puede alcanzarlo por sí misma sino con el auxilio de la Gracia. El mal en sentido moral,
como pecado, se atribuye a la voluntad libre: puesto que el hombre es libre, es responsable. Al ser libre, la
voluntad del hombre puede someterse al influjo de las pasiones, en vez de seguir la parte superior: el espíritu.
Pero aunque por naturaleza esta voluntad debe tender a Dios, por ser libre también puede rebelarse y aquí está
la raíz del mal y del pecado. El hombre es responsable de esta elección: por lo tanto, debe aceptar la
responsabilidad e imputabilidad de sus actos.
Para San Agustín, el hombre puede definirse como un alma que se sirve de un cuerpo. Para él, el hombre es
un ser compuesto de alma y cuerpo, de tal manera que el alma es un principio puramente espiritual: alma
inmortal e inmaterial, que anima al cuerpo mortal y material. Por lo tanto, para San Agustín el hombre es la
unidad del alma con el cuerpo y no un alma encadenada al cuerpo, como decía Platón. De acuerdo con los
filósofos griegos, sostiene que el hombre tiene como fin la felicidad, pero la novedad es que dicha felicidad sólo

150
Escritores cristianos desde el siglo III hasta el siglo VIII, que se caracterizan por la ortodoxia de su doctrina, santidad de
vida y el reconocimiento de la Iglesia. Su edad de oro fueron los siglos IV y V y florecieron tanto en Occidente, donde
escribieron en latín, o en Oriente, donde lo hicieron en griego e incluso en siriaco, copto, armenio, georgiano y árabe. En
sus obras se sirven de la cultura griega y latina para explicar con gran profundidad y claridad los misterios cristianos.

210 | FILOSOFÍA
puede hallarse en Dios. De esta manera, dice San Agustín, el hombre tiene una vocación sobrenatural: es un ser
para Dios.
En el desarrollo ulterior de su pensamiento, agrega que el hombre ha sido hecho esencialmente para vivir
en sociedad. En este contexto, elabora su novedosa teoría de las dos ciudades: la ciudad de Dios y la ciudad
terrena. Con esta temática se entra en la problemática del hombre en la historia. En efecto, dirá San Agustín, que
la multiplicidad de culturas, pueblos y civilizaciones, puede universalizarse en estas dos formas de sociedad: la
ciudad de Dios, que es la de aquellos que han elegido vivir según el espíritu, y la ciudad terrena, que es la de
aquellos que han elegido vivir según las pasiones. En esta última, vivir según las pasiones o según la carne,
significa vivir transgrediendo el orden querido por Dios para los hombres y para la creación. En la primera, a su
vez, vivir “según el espíritu” no es solamente cultivar el espíritu sino también hacerlo conforme a la voluntad de
Dios.
Esto es así porque el hombre persigue dos amores: Dios y sí mismo, aunque el hombre, siguiendo la
tendencia hacia sí mismo nunca llega a satisfacerse del todo y, en verdad, sólo puede alcanzar la plenitud en
Dios. Por ello, en definitiva, San Agustín afirma que es el amor el que hace al hombre verdaderamente libre, de
allí su célebre frase: “Ama, y después haz lo que quieras”.

4. La concepción de la naturaleza humana en el Siglo de las Luces

En Occidente, se ha llamado al siglo XVIII «el siglo de las luces» y, ciertamente, lo es. El imaginario de las
luces de la razón extendiéndose sobre las tinieblas del oscurantismo, del dogmatismo, de la superstición e
instaurando un reino del hombre en su mayoría de edad es adecuado para representar este período durante el
cual se produjeron acontecimientos tan significativos como la emancipación de los pueblos de América del Sur,
la independencia de los Estados Unidos de Norteamérica, la Revolución Francesa o el desarrollo del capitalismo
competitivo inglés y en el que pensaron, escribieron y actuaron hombres como Montesquieu, Rousseau,
D'Alambert, Diderot, Voltaire, Hume, Adam Smith, Jefferson, Madison, Jay, Kant y Fichte (entre muchos otros).
El 14 de julio de 1789 el pueblo de París toma por asalto la Bastilla y desencadena el proceso que lo
conducirá a la disolución del “Antiguo Régimen”. El 26 de agosto de ese mismo año la Asamblea otorga el voto
de aprobación a la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, que consta de un preámbulo y
diecisiete artículos, estableciendo la libertad e igualdad de todos los ciudadanos.
El movimiento de la Ilustración o Iluminismo es una continuación del Humanismo renacentista y del
Racionalismo del siglo XVII, pero no puede ser reducido a éstos; porque aquél no es solamente una apelación a
la razón sino, centralmente, una reivindicación de la libertad y de la autonomía humanas. La Ilustración es la
expresión de la confianza del hombre en sí mismo, en sus capacidades y en sus poderes, para conformar el mundo
de acuerdo con su dignidad.
La concepción ilustrada expresa la conciencia que la burguesía europea tiene de sí misma, del
crecimiento de su poder y capacidad, y la decisión de salir de toda tutela exterior (de la nobleza, del clero, de las
monarquías). El desarrollo del poder económico y la acumulación de capital en el siglo XVIII habían permitido a
la burguesía acceder a la decisión política autónoma (cosa que no había logrado en los siglos anteriores, durante
los que tuvo que aliarse con las monarquías nacionales).
Las colonias americanas han posibilitado la afirmación de las burguesías europeas, que han acumulado
poder y que ahora pueden afirmarse desde sí mismas: «la mayoría de edad», en la que “la razón dicta leyes a la
naturaleza”, y “establece un tribunal que asegure sus legítimas aspiraciones”, no admitiendo ninguna otra
autoridad fuera de sí misma. Es una razón que “regula” 151 desde sí misma, y a la cual debe adecuarse toda
realidad fenoménica. Es la razón burguesa, que toma el poder político en Francia, convirtiéndose en único juez,
determinando desde sí la realidad social, política y económica. Esta razón quiere imponer también a la historia
sus principios de libertad, igualdad, fraternidad. “La razón enfrenta a la historia en exterioridad e intenta

151
Es decir, dicta reglas o leyes (regula).

FILOSOFÍA | 211
someterla a sus leyes. La historia no es racional. Por el contrario: es necesario obligarla a ser racional”152. ¿Cómo
se convierte la historia en racional? Construyéndola a partir de principios racionales, adecuando la historia a la
razón, construyendo la sociedad nuevamente desde principios racionales153: éste es el intento de la Revolución
Francesa. La pretensión de construir la realidad y la historia a partir de la razón es la tarea de la revolución, pero
el desarrollo de este poder requiere de un conocimiento de las condiciones de posibilidad, los límites y los
alcances de la razón. A este conocimiento Kant154 (1724-1804) lo llama “crítica de la razón”.
El cuestionamiento que Descartes había hecho al conocimiento heredado, sometiéndolo a la prueba de
la duda a fin de encontrar una verdad absoluta (el sujeto pensante), se extiende en este siglo a todas las esferas
de la vida; no sólo se cuestiona el conocimiento, sino además la sociedad en su conjunto, la política, la economía,
el arte, la religión. Este cuestionamiento de las condiciones de los distintos ámbitos de la realidad, de las
posibilidades y los límites, es lo que se llama “crítica”. El individuo sólo se consideraba digno de ser hombre si se
comportaba críticamente respecto de la realidad y no aceptaba el orden establecido pasivamente o por mera
costumbre. El pensamiento de esta época está animado de un espíritu antitradicionalista.
El siglo XVIII es el más brillante de la modernidad europea, en el cual la burguesía prepara su último
asalto al poder con la Revolución Francesa, hecho que corona este período, en que la clase triunfante formula
los valores morales, estéticos, políticos, epistemológicos, que habrían de sustentarse desde entonces. Elabora
también un modelo de hombre, que se impondrá como el ideal a imitar por todos los pueblos del mundo. El
centro de este universalismo se ejerce principalmente desde Francia, cuya cultura se extiende más allá de los
límites de Europa.
En un artículo en el que responde a la pregunta acerca de la Ilustración, Inmanuel Kant (1724-1804) dice:
“La Ilustración es la salida del hombre de su autoculpable minoría de edad”155; en otras palabras, es la
emancipación del hombre. ¿Por qué “autoculpable”? Porque no es un estado que resulte de la edad cronológica,
sino más bien de la falta de conciencia histórica del hombre. Un niño, que está viviendo los años propios del
período de la niñez, no es culpable de su minoría de edad y de su dependencia de los adultos. En cambio, un
adulto que se comporta como un niño y no es capaz de bastarse a sí mismo sin depender de los otros, es culpable
de su “minoría de edad”.
Siguiendo la metáfora: el hombre del siglo XVIII considera que ya puede caminar solo, sin andaderas,
puede prescindir de los tutores que le dicten las acciones a seguir, la dieta a observar, lo que se debe leer, lo que
se tiene que decir y lo que se tiene que callar. La gran tutora en materia de moral y social era por entonces en
Prusia, la patria de Kant, la iglesia protestante, que legislaba sobre la vida de sus feligreses hasta en los más
mínimos detalles. Kant se rebela ante esta servidumbre autoculpable, es decir, voluntaria, porque ese estado de
menesterosidad y dependencia se debe a la cobardía y a la pereza, ambas perfectamente superables si los
hombres se esforzaran en ello. Como resultado de ese esfuerzo –piensa Kant-, lo que se habrá conseguido no
será un beneficio menor, sino la afirmación de la propia autonomía de la voluntad humana, de su majestad
soberana no supeditada a ningún poder exterior. Kant proclama el lema de la Ilustración, con un verso del poeta
romano Horacio156 (65 a. C.-8 a. C.), que rezaba: Sapere aude (“¡Atrévete a pensar!”, “¡ten el valor de servirte de
tu propio entendimiento!”).
Ya no más tutela, pero, ¿a partir de qué habrá de conducirse el hombre en adelante? Para Kant hay una
sola instancia responsable de los actos y es, sin lugar de dudas, la conciencia moral, la que nos gobierna desde
nuestra propia interioridad. Y ¿por qué es así? Porque la ley moral no es algo que le venga al hombre desde fuera,

152
Cfr. Feinmann, J.P.: 1982, p. 94
153
Toda revolución se concibe a sí misma como un nuevo comienzo y en este sentido el Iluminismo es esencialmente
revolucionario.
154
Filósofo alemán, en la historia del pensamiento dio un giro de 180 grados, metafóricamente llamado «revolución
copernicana». La crítica es a lo que Kant somete a la razón humana. Entre sus textos se encuentran Crítica de la razón pura,
Crítica de la razón Práctica.
155
Kant, I.: Respuesta a la pregunta ¿qué es la Ilustración?, Madrid, Tecnos, 1993, p. 17.
156
Es el principal poeta lírico y satírico en lengua latina.

212 | FILOSOFÍA
sino que le define desde adentro como hombre. El ser humano no necesita que le obliguen, se obliga él mismo
a sí mismo. Lo que caracteriza esta salida de la minoría de edad es, entonces, una libertad responsable, la
capacidad de darse a sí mismo las propias normas, sin que sean impuestas desde el exterior. El ejercicio de la
libertad exige autodominio; por eso la ilustración es un proceso pedagógico en el que paulatinamente, sin prisa,
pero de manera continuada, el hombre va acercándose a su verdadera condición.
Así es como Kant considera al hombre, como un ser que pertenece a dos mundos, por un lado, es hijo de
la naturaleza y está sujeto a su legalidad como cualquier criatura; por otro lado, habita en él la ley moral y en ese
sentido, pertenece al reino de la libertad. Esta duplicidad lo convierte en un ser difícil de comprender y de
comprenderse. Pero nadie puede llegar a conocerse a sí mismo si no hace un rodeo por aquello que lo constituye.
Esta reflexión conduce a la certeza de que no es posible hacerse una idea del hombre de cualquier época que
sea, si no se lo piensa dentro de su mundo. Ocurre de igual modo con el hombre ilustrado y su inmenso orgullo
de haber obtenido su propia valía.
Una de las novedades que trae la concepción ilustrada es el papel activo del hombre en todos los terrenos
en que se desenvuelve. Por ejemplo, en la ciencia, es el sujeto quien construye su propio objeto de conocimiento
y no lo toma pasivamente de la realidad; en el ámbito del hacer, es el hombre quien se decide a sí mismo en sus
acciones; lo mismo ocurre en materia de fe. La confianza en el poder de la razón humana para legislar y legislarse
conduce a los ilustrados a una actitud optimista.
Ya se dijo que el siglo XVIII es la época de despegue del capitalismo, que va unido a la racionalización de
la vida, del trabajo, de la función pública, etc. La mentalidad ilustrada es profundamente analítica: no deja de
establecer distinciones, separar planos, dislocar los ámbitos. Así, separa la esfera del trabajo y la producción de
bienes para la satisfacción de las necesidades (lo económico, representado por el mercado), de la comunidad
política, encarnada en el Estado. Sin embargo, las filosofías morales y su problemática acerca de la naturaleza
humana dieron por resultado la fundación de la economía política, la nueva ciencia emergente de una sociedad
nueva que exige la postulación de nuevos valores.
Si bien John Locke fue el fundador del liberalismo político, la obra de Adam Smith 157 (1723-1790) dio un
giro decisivo en la concepción liberal de la sociedad, elaborando los principios del capitalismo liberal y
comprendiendo de manera simple las leyes que gobiernan el sistema social. “Smith resulta interesante por su
contribución al viraje de la filosofía política hacia la economía y por su famosa elaboración de los principios de la
libre empresa o capitalismo liberal”158.
En 1776, cinco años antes de que Kant publicara la Crítica de la razón pura, obra emblemática de la época,
Adam Smith editaba su Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, elevando así
este saber al rango de ciencia y anunciando el tránsito de la burguesía británica hacia la revolución industrial.
Pero la obra anterior de Smith llevaba por título Teoría de los sentimientos morales (1759); en esa obra, siguiendo
a su maestro David Hume, desarrollaba su concepción acerca de la naturaleza del hombre. Como todos los

157
Filósofo moral y economista escocés. Defensor del liberalismo económico y de la filosofía del sentimiento moral, es
considerado como uno de los fundadores de la economía política clásica. mantuvo una estrecha amistad con Hume. Sus
primeras actividades en el terreno de la filosofía le orientaron hacia un cierto empirismo que, trasladado al terreno de la
filosofía moral, le condujo a la teoría del sentimiento moral según la cual la simpatía, entendida como comunidad de
sentimientos con el prójimo, es el hecho fundamental de la conciencia moral, en cuanto que es la que determina la
aprobación o reprobación de las acciones ajenas, de forma que la simpatía de un observador imparcial es criterio de
moralidad. El conjunto de expectativas recíprocas de simpatía vincula a los individuos y constituye a la sociedad en un
sistema de relaciones interindividuales basado en sus respectivos intercambios que, a su vez, se basan en la libertad. Su
obra principal, que obtuvo una gran difusión y es una de las obras fundamentales del liberalismo económico y de la
economía política clásica, es la Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones (1776), en la cual
refuerza los fundamentos de la teoría liberal del Estado entendido como mero árbitro en las transacciones económicas, y
critica las teorías mercantilistas y fisiócratas.
158
Cropsey, J.: Adam Smith, en Strauss, L.-Cropsey, J. (comp.): Historia de la filosofía política, México, F. C. E., 1993, p. 597.
Cursivas nuestras.

FILOSOFÍA | 213
pensadores morales y políticos de su época, Smith abstrajo las características propias de la burguesía moderna
y las universalizó e identificó con la naturaleza humana sin más.
Para Hume coexisten móviles egoístas y desinteresados en la naturaleza humana que no pueden
reducirse unos a otros. Smith parte de la misma premisa y afirma que las acciones de los hombres no dependen
solamente del interés individual y egoísta, sino también del juicio de los demás, el cual nos afecta por simpatía,
esto es, por un sentimiento que nos identifica con lo que sienten nuestros semejantes.
Es así como la sociedad se convierte en un intercambio de servicios entre los individuos. Como dice
Smith: “el hombre reclama en la mayor parte de las circunstancias la ayuda de sus semejantes y en vano puede
esperarla sólo por benevolencia. La conseguirá con mayor seguridad interesando en su favor el egoísmo de los
otros y haciéndoles ver que es ventajoso para ellos hacer lo que se les pide. Quien propone a otro un trato le
está haciendo una de esas proposiciones. Dame lo que necesito y tendrás lo que deseas, es el sentido de
cualquier clase de oferta, y así obtenemos de los demás la mayor parte de los servicios que necesitamos. No es
la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero la que nos procura del alimento, sino la consideración
de su propio interés. No invocamos sus sentimientos humanitarios sino su egoísmo; ni les hablamos de nuestras
necesidades sino de sus ventajas”159. Es destacable que no invoca sólo el interés, sino la consideración, es decir,
la conciencia del deseo suscitado por el otro. En una obra anterior sobre los sentimientos morales, dice: “la
diferenciación de rangos y el orden de la sociedad se fundan en esta disposición que existe en nosotros a
simpatizar con los intereses de los ricos y de los poderosos. La condescendencia para los que son superiores a
nosotros nace, más a menudo, de nuestra admiración por los privilegios de su situación que de la secreta
esperanza de la utilidad que su benevolencia podría reportarnos”160. En estos fragmentos notamos que Smith
tenía una clara conciencia de la contradicción entre el orden económico (que se sigue de los móviles egoístas) y
la justicia social (que se busca como modelo de las relaciones entre los hombres). Smith no niega el problema,
sino que sostiene la tesis de que la libertad en la búsqueda de la riqueza es condición del progreso161 y fuente de
la desigualdad social. Pero creía que las injusticias que resultan del sistema no llegan nunca a una magnitud que
las haga inaceptables.
Se han señalado dos de los valores que propugnaron los ilustrados. Por un lado, la libertad radical que
llega hasta la afirmación de que el hombre tiene el derecho infinito de igualar el mundo conforme a su
pensamiento. Por otro lado, la utilidad, como se ha puesto de manifiesto en el fundador de la economía política,
Adam Smith. No es difícil advertir que estos dos valores en un punto y bajo ciertas circunstancias pueden
contradecirse: si nuestros actos están determinados por el interés, entonces, nuestra voluntad ya no es
autónoma, sino subsidiaria de una pauta que le es completamente exterior.
Hacia los siglos XV y XVI se había empezado a disolver el orden feudal y la sociedad fue mutando su
configuración hacia otro orden, que con el correr de los tiempos asumió finalmente lo que se ha dado en llamar
el orden social burgués. En aquellos comienzos de la edad moderna y de la disolución del mundo medieval, surge
con toda su fuerza una nueva entidad: el individuo, producto del humanismo renacentista, que yergue la dignidad
del hombre como el más alto valor, al tiempo que se derrumba el paradigma teológico vigente hasta entonces.
En los siglos siguientes, el individualismo, vale decir, la consideración de la sociedad como si se tratara de la suma
de individuos separados, autónomos y autosuficientes, fue acentuándose. Los filósofos del siglo XVII entendían
la sociedad como la unión de individuos aislados y el siglo de la Ilustración no alteró este punto de vista. Recién
en el siglo XIX comienzan a delinearse otras visiones del hombre.

159
Smith, A: Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones. México-Buenos Aires, F.C.E., 1958,
p.17 (cursivas nuestras).
160
Smith, A: Théorie des sentiments moraux, traducción francesa, París, 1830, tomo I, citado por Denis, H: 1970, p.157.
161
Noción fundamental que acuña esta época, entendiéndolo como el avance científico y tecnológico que iba a llevar,
necesariamente, al bienestar de la humanidad.

214 | FILOSOFÍA
El tercer valuarte de los ilustrados fue la igualdad, cuyo principal defensor fue J. J. Roussseau. M.
Robespierre, uno de los líderes de la revolución fue un fanático jacobino 162 y tuvo a Rousseau163 (1712-1778)
como su referente intelectual. Ciertamente, no era la igualdad la que se proclamaba sino la igualdad política y
jurídica. De todas maneras, el ideal rousseauniano era el de una sociedad lo más igualitaria posible en la que la
libertad pudiera ser ejercida por todos los ciudadanos cuyo único yugo sería el de la ley.

5. La concepción del hombre en el Romanticismo


5. a. El modelo de hombre pleno o íntegro

Hacia fines del siglo XVIII (especialmente en Alemania) surgió un movimiento cultural como reacción al
Iluminismo y a los efectos de la revolución industrial, a los que criticó por unilaterales y reduccionistas, pues sólo
valoraban una parte de lo humano (lo racional, lo vinculado a los intereses burgueses). Este movimiento, que luchó
contra aquel mundo de la uniformidad, de los intereses materiales y de la atomización individual generado por el
Iluminismo y la revolución industrial, se llamó Romanticismo. El ideal del romántico y su objetivo fundamental es el
desarrollo de la libertad en un sentido pleno: la realización de todas las potencialidades naturales y humanas (y no
de alguna, en perjuicio de las otras, como el Iluminismo había hecho con la razón). El Romanticismo es la
reivindicación de la multiplicidad y de las diferencias, la afirmación del contenido particular, e incluso singular, contra
el predominio de las formas. En este sentido, el Romanticismo le da un contenido positivo a la modernidad, a
diferencia de la forma negativa y crítica del Iluminismo. El hombre ya no se define por su capacidad racional sino por
su acción, por lo que él mismo se hace. El ideal del romántico es la realización de una personalidad individual
armónica, en la cual todas sus capacidades estén armonizadas, en concordancia, y una sociedad integrada por un
orden orgánico y vital. El modelo de ser humano ya no es el ciudadano virtuoso sino el genio: el héroe, el santo, el
artista (la excepción, antes que la norma y lo normal).
En sus Cartas para la educación estética del hombre, Friedrich Schiller (1759-1805), expresa la valoración
de los románticos sobre su época en los siguientes términos: “Vemos así que el espíritu de la época vacila entre
la perversión y la tosquedad, entre lo antinatural y la naturaleza pura y simple, entre la superstición y el
escepticismo moral y, tan sólo el propio equilibrio del mal es a veces capaz de imponerle unos límites” 164. En la
carta sexta, dice que como se muestra en la desoladora pintura que ofrece de la época, se puede ver que la
humanidad como resultado de la civilización se ha alejado de la naturaleza y no sabe cómo retornar a ella.
Para Schiller la humanidad en su sentido pleno es la unidad de lo formal (el pensamiento) y lo material
(lo corporal), ambos aspectos se encuentran equilibrados. El modelo a imitar es, para este autor, el hombre
griego, que toma por modelo a la naturaleza que todo lo une. La cultura griega integraba todas las facultades
humanas sin sacrificar ninguna: “Los griegos no nos avergüenzan tan sólo por una sencillez que es ajena a nuestro
tiempo; son a la vez nuestros rivales, incluso nuestro modelo, en aquellas mismas cualidades que suelen
servirnos de consuelo ante la desnaturalización de nuestras costumbres... Por muy alto que se elevara la razón
llevaba consigo amorosamente a la materia, y por muy sutiles y penetrantes que fueran sus análisis, nunca
llegaba a mutilarla”165. Por el contrario, el hombre moderno, se desgarra en múltiples fragmentos: “Fue la propia
cultura quien infligió esa herida a la humanidad moderna. Al tiempo que, por una parte, la experiencia cada vez
más amplia y el pensamiento cada vez más determinado hacían necesaria una división más estricta de las ciencias
y, por otra, el mecanismo cada vez más complejo de los Estados obligaba a una separación más rigurosa de los
estamentos sociales y de los oficios, también se fue desgarrando la unidad interna de la naturaleza humana”166

162
Los jacobinos constituían el ala más radicalizada de la revolución.
163
Filósofo suizo, nacido en Ginebra. Ilustrado, por la época en la que se desenvolvió. Se cuentan entre sus obras principales
El contrato social; Emilio.
164
Schiller, F.: Cartas sobre la educación estética del hombre, Barcelona, Antropos, 1990, Carta quinta, p. 141.
165
Schiller, F.: Op. cit., 1990, p. 145.
166
Schiller, F.: Op. cit., 1990, p. 147.

FILOSOFÍA | 215
Hace referencia también a la alienación provocada por el trabajo serial impuesto por la forma de
producción industrial: “Ligado eternamente a un único y minúsculo fragmento del todo, el hombre mismo
evoluciona sólo como fragmento; no oyendo más que el sonido monótono de la rueda que hace funcionar, nunca
desarrolla la armonía que lleva dentro de sí, y en lugar de imprimir a su naturaleza el carácter propio de la
humanidad, el hombre se convierte en un reflejo de su oficio, de su ciencia167 El hombre no experimenta ya la
unidad y el todo, su vida vacila entre la repetición y la artificiosidad. Este es el hombre moderno, ha sacrificado
su sensibilidad, su emoción y ha hipertrofiado su entendimiento. Para este poeta kantiano, sólo el arte puede
devolver al hombre su esencia, puede unir lo que la razón ha separado.
La capacidad más rica y más vasta del hombre y su más valioso vínculo con el mundo es, para el romántico,
el sentimiento, lo afectivo, la pasión, el mito e, incluso, la fe. Consideraban al Iluminismo como una corriente
unilateral, fría, mecanicista, que despojaba al hombre de sus mejores potencialidades como son las que surgen de
los sentidos, de la sensación, de los sentimientos. Por ejemplo, el poeta George Gordon Byron (1788-1824) decía
que lo único que vale es la sensación, el sentir, aunque sea en el dolor.
El Romanticismo es, como el Iluminismo, un movimiento negativo y crítico del tiempo presente, pues percibe
que la historia estaba animada por dos procesos contradictorios y complementarios: el desgarramiento y la
integración, y que el hombre está fragmentado y escindido lo que impide un desarrollo armónico de todas las
posibilidades de su ser. El Romanticismo critica tanto al Iluminismo como al orden burgués. Señala la unilateralidad
como síntoma de la enfermedad de su tiempo. Pero su perspectiva histórica es opuesta a la del Iluminismo. No ven
un progreso en el desarrollo de las sociedades, sino un regreso: hubo una pérdida constante de las potencialidades
humanas. Es necesario, entonces, regresar a las épocas pasadas, cuando el hombre se realizaba más plenamente,
en busca de inspiración y de modelos. Los románticos expresan un pensamiento profundamente nostálgico y
pesimista. Encuentran un desarrollo humano armonioso en la antigua Grecia donde el cuerpo y la razón, la armonía
y la belleza, la valentía y la astucia se desplegaban orgánicamente. O lo encuentran en el mundo medieval, donde la
fe y el valor, la armonía con la naturaleza y la contemplación de Dios, la tierra y el cielo se complementaban
mutuamente.
El romántico es un rebelde frente a la sociedad168, lucha por un desarrollo de la personalidad individual en
todos los planos y con todas sus potencialidades y capacidades. Percibe a la sociedad como una coerción, como una
represión de los instintos naturales y sanos, como un envilecimiento de lo humano. Para ellos, la civilización pervierte
y enferma la naturaleza humana más pura y más sana. Propugnaban, en consecuencia, por un retorno a la
naturaleza, una vuelta hacia la vida más saludable y verdadera. Poetas como Rimbaud o Beaudelaire o pintores como
van Gogh o Gauguin desarrollaron una crítica global de la sociedad, porque sintieron que en ella no podían ser
reconocidos. El artista romántico es un maldito para la sociedad; mientras que la sociedad vive (desde su óptica)
engañada. Sólo estas individualidades excepcionales percibieron la verdad, la pudieron comprender y soportar. La
locura, la enfermedad, el suicidio, la marginación y la cárcel han sido el destino de la mayor parte de estos héroes
solitarios.
El iluminista mira hacia afuera, hacia la naturaleza conocida por la ciencia y controlada por la técnica, hacia
el espacio medido y articulado mecánicamente de acuerdo a leyes como las de la geometría y la física. El romántico,
por el contrario, se vuelve hacia adentro, hacia los conflictos internos del hombre y sus contradicciones con la
sociedad, que le impedían ser lo que realmente es desde sí mismo, desde su propia naturaleza (lo pulsional, lo sexual,
lo pasional, los sentimientos, etc.). La novela del siglo XIX, expresa este conflicto interior en sus personajes. Supone
una psicología profundamente conflictiva, que intenta comprender y activar la liberación de estas fuerzas naturales
y divinas, que desbordan el marco de la conciencia y de la sociedad.

167
Schiller, F.: Op. cit., 1990, p. 149.
168
“El período postrevolucionario fue una época de decepción general. [...] A todos les parecía que el presente se había vuelto
insípido y vacío. La intelectualidad se aisló más cada vez del resto de la sociedad y los elementos intelectualmente productores
vivían ya su propia vida.” (Hauser, A: 1957, tomo II, p. 895).

216 | FILOSOFÍA
Los románticos piensan que el hombre debe reencontrar su verdadera naturaleza, reprimida o pervertida
por los controles sociales y confían en lograrlo sobre todo gracias al arte. Buscan convertir la propia vida en obra de
arte. Quieren lograr, a través de la belleza, la integración de los elementos escindidos y mutilados.

5. b. Los tipos de hombre según Nietzsche

Friedrich Nietzsche (1844-1900), filósofo alemán de la segunda mitad del siglo XIX, parte de algunas de
las reflexiones críticas que planteaba el Romanticismo, pero rápidamente su propia filosofía se apartará de dicho
movimiento y se volverá cada vez más radical. De modo que si bien Nietzsche admite que en su juventud
temprana se sintió cercano al movimiento y al espíritu romántico, ya para el año 1880 se encontraba totalmente
alejado de aquél, al punto de haberse convertido en su detractor —puesto que considera al romanticismo
heredero del Cristianismo, su gran enemigo169. Cabe destacar que esta crítica al Romanticismo se debió en buena
parte a que en esta misma época Nietzsche se topó casualmente con la filosofía de Spinoza, quien ya en el siglo
XVII intentó pensar los problemas desde la perspectiva de la potencia (problema que se verá en la Unidad 5).
Nietzsche discute y critica de manera radical todos los valores existentes (filosóficos, morales, estéticos,
políticos, religiosos), es decir, a la imagen del mundo Occidental. En este sentido su crítica será mucho más radical
que la de los románticos, puesto que intenta ir hacia el fondo, hacia la raíz misma del problema del Hombre. Los
románticos, tal y como se vio, fueron fuertemente críticos respecto de la imagen del hombre construida por la
modernidad y la Ilustración (como las de I. Kant y A. Smith), fuertemente críticos respecto a los valores sociales
y al orden político establecido170, y fuertemente críticos del orden moral y estético: puesto que, como Schiller,
sostenían que no habría una verdadera formación (bildung) moral y artística del hombre si sólo se apelaba a la
razón abstracta y a las leyes que la razón deduce desde sí misma. Ellos intentaron volver a pensar al hombre
como totalidad, como aquello que alberga y es capaz de exteriorizar y expresar potencias creadoras que están al
costado de la razón o más allá de la razón. Dicho en otros términos, los románticos intentaron reintroducir en la
esfera del sujeto viviente y singular todo aquello que la modernidad y la Ilustración habían dejado fuera de él, es
decir, el enorme marco de fantasía, de pasiones, deseos, incluso delirios o éxtasis creativos, de sin-razón171. El
Romanticismo realiza, entonces, una crítica a los valores heredados e impuestos acríticamente por la Ilustración.
Sin embargo Nietzsche considera que esta crítica no está agotada ni ha sido desarrollada hacia el extremo
último y que, por lo tanto, se puede ir todavía más allá. ¿De qué forma? Si el Romanticismo hacía una crítica a
los valores, Nietzsche va a hacer una crítica al valor de los valores; esto implica situarse totalmente en otro plano
de la crítica —y al realizar esta tarea, él va a considerarse a sí mismo como el primer gran psicólogo de la cultura

169
La última obra que Nietzsche deja preparada y lista para la imprenta en el año 1889, pero que no logrará publicar a causa
de la locura, se titula: El Anticristo. Maldición sobre el Cristianismo.
170
Jean-Jacques Rousseau puede ser considerado uno de los primeros fundadores del romanticismo político (es decir, de la
crítica romántica llevada hacia el plano social y político). Y muchos de los poetas, escritores, artistas en general y filósofos
románticos reivindicaron a la figura de Rousseau. Por ejemplo, el poeta romántico alemán Hölderlin le dedica un poema
hacia fines del siglo XVIII.
171
Recordemos que, en la Modernidad, Galileo postulaba que todos los seres podían ser divididos según sus cualidades
primarias u objetivas (peso, medida, número, cantidad, y todo lo que se puede calcular matemáticamente en un ser) y sus
cualidades secundarias o subjetivas (que son las cualidades sensibles, que consisten en todo aquello que el sujeto puede
captar con sus cinco sentidos respecto de un ser). Según Galileo, de todo ser, incluido el hombre, se pueden abstraer sus
cualidades primarias o secundarias para analizarlo. Pero inmediatamente va a decir que la Ciencia solo trabaja con las
cualidades primarias de las cosas (lo que puedo calcular en las cosas) y que se desentiende de todas las cualidades y rasgos
sensibles de las cosas; ellas quedaban para el terreno del Arte o de la Religión, que apelan a las facultades sensibles del
hombre, a los sentimientos, afectos, etc. Entonces el trabajo científico será el de calcular y arrancarle a la naturaleza sus
leyes universales para poder dominarla (marco de objetividad). El trabajo artístico se preocupará de lo subjetivo: lo que una
cosa o ser me hace sentir, vivir, experimentar; es el terreno de la sensibilidad, la fantasía, la imaginación, etc.

FILOSOFÍA | 217
y del Cristianismo172. Al método filosófico capaz de llevar adelante esta tarea crítica de analizar el valor de los
valores Nietzsche le da el nombre de “genealogía”. En una de sus obras de madurez, titulada La genealogía de la
moral. Un escrito polémico173, intentará descubrir cuál es la génesis o el origen de los valores morales actuales;
pero no se refiere a un comienzo cronológico (porque eso no sería hacer genealogía sino hacer Historia) sino que
su interés está en analizar la potencia creadora misma de los hombres, los tipos de potencias posibles, en función
de la cual los hombres crean valores.
Según Nietzsche, todo lo que existe es potencia en movimiento, fuerzas que no dejan de desplegarse,
replegarse, transformarse unas en otras, de aumentar o disminuir. Todo lo que existe no tiene más que un único
deseo y no persigue más que una única meta: aumentar su potencia, conquistar cada vez más vida. La vida es el
esfuerzo constante de conquistar cada vez más vida, cada vez más potencia de vida (a esto Nietzsche lo llama
“voluntad de poder”). Para Nietzsche, el mundo es voluntad de poder, y nada más; no existe nada por fuera del
mundo, más allá del mundo. El placer es la conciencia de que mi potencia está en aumento; el dolor es la
conciencia de su disminución. Pero, ¿acaso no existe la posibilidad de que ciertos seres experimenten un placer
creciente cuando su potencia disminuye? ¿…O que ciertos seres experimenten un placer creciente cuando hacen
disminuir la potencia de los otros seres? ¿…O que ciertos seres experimenten un aumento de poder cuando se
niegan a sí mismos, cuando se reprimen a sí mismos; o cuando niegan o reprimen a los demás? Todas estas
preguntas son propiamente psicológicas al mismo tiempo que son filosóficas.
¿Cómo se puede responder a ellas? Aplicando el método genealógico Nietzsche busca la génesis, el
momento en que los hombres crean, fabrican y modelan sus valores (los valores según los cuales van a regir su
comportamiento). Los valores son la exteriorización o expresión de la potencia y de las fuerzas creadoras de los
hombres: los hombres crean sus propios valores, y al hacerlo, expresan su potencia. Cada vez que creamos
valores (artísticos, políticos, religiosos, morales, jurídicos), expresamos nuestra potencia, nuestra voluntad de
poder. Un valor es la efectuación de una potencia. Entonces, al momento de crear valores, ¿qué es lo que el
hombre pone en juego? Su potencia. ¿Es posible tipificar las fuerzas o potencias, es decir, hay diferentes tipos de
fuerzas? Nietzsche dice que pueden dividirse en dos grandes tipos: (1) fuerzas activas; (2) fuerzas reactivas. Las
primeras son tipos de fuerzas que tienden a expandirse, desplegarse hasta el límite de lo que pueden. Las
segundas son fuerzas que tienden a contraerse, concentrarse, replegarse, y que jamás van hasta el límite de lo
que son capaces. Estos dos tipos de fuerzas atraviesan a todo lo que existe, incluido al hombre; son el movimiento
mismo de la vida.
De modo que a partir de estos dos tipos de fuerzas Nietzsche va a definir dos tipos de hombre, según
devengan el vehículo, el catalizador, de fuerzas activas o de fuerzas reactivas. Pero hay que hacer una salvedad:
no es que cada tipo humano posea, tenga o sea portador de las fuerzas (como por ejemplo se es portador de
una enfermedad o de una propiedad), ya que las fuerzas no se poseen (no son una posesión firme, no son la
propiedad de un sujeto)174. Las fuerzas o potencias no son ni una cosa, ni una esencia, ni un atributo, ni una
propiedad, sino que uno deviene el vehículo de esas fuerzas, uno deviene o encarna esas fuerzas, uno entra en
juego con ese flujo de fuerzas, es atravesado por esas fuerzas, uno hace de sí mismo alguien capaz de vehiculizar

172
Nietzsche afirma que en su obra La genealogía de la moral él realiza la primera psicología del cristianismo y del sacerdote
(del “ideal ascético”); o como lo llama también, del tipo humano decadente.
173
Hay que recordar que el término “polémica” viene del griego pólemos, que significa “guerra”, “conflicto”. De modo que
hay un doble sentido: es un escrito polémico porque critica y polemiza con todos los valores existentes, y al mismo tiempo
y justo por eso, es un escrito de guerra, una declaración de guerra. Nietzsche no cesa de decir de sí mismo que con su
filosofía él declara la guerra a Occidente, y además: “Yo no soy un hombre, soy dinamita”, y “con mis disparos voy a partir
en dos mitades la historia de la humanidad”.
174
Nietzsche hace una crítica radical al concepto de “sujeto” (concepto clave de toda la filosofía moderna) desde el punto
de vista de la potencia: ya no se trata de un sujeto (pensado como fundamento preexistente: sub-jectum) que se definiría
en función de las fuerzas que posee sino que, al contrario, es el tipo de fuerzas que ese sujeto es capaz de expresar, lo que
lo define. Nietzsche busca destruir la idea de un sujeto racional universal e intenta construir una imagen del hombre como
un conglomerado de potencias creativas (activas o reactivas).

218 | FILOSOFÍA
o expresar esas fuerzas175. A estos dos tipos de hombre Nietzsche los denomina: (1) Señor, noble, hombre
superior; (2) Esclavo, plebeyo, hombre inferior. Ahora bien, no se debe confundir la terminología nietzscheana:
los apelativos “noble”, “señor”, “esclavo”, “plebeyo”, etc., no se refieren a jerarquías sociales o políticas, sino
que refieren al espíritu, al tipo de voluntad o fuerza; no remiten al lugar que ocupan en la sociedad —porque si
se sostuviese eso, entonces Nietzsche estaría justificando la monarquía o incluso una visión social jerárquica
como la de Aristóteles, en la cual hay alguien que naturalmente tiene que mandar y ser señor porque es
esencialmente superior y otros que tienen que obedecer porque son esencialmente viles e inferiores. Muy por el
contrario, como veíamos, lejos de justificar el orden de los valores establecidos, Nietzsche está intentado
demolerlos.
En consecuencia, señor es aquel que deviene vehículo de fuerzas activas, que es capaz de poder expresar
o exteriorizar esas fuerzas activas; y esclavo es aquel que deviene vehículo de fuerzas reactivas, y que es capaz
de expresar o exteriorizar esas fuerzas reactivas. Ahora bien, lejos entonces de referir a categorías políticas,
refieren a dos formas de pararse en y frente a la existencia, dos formas diferentes y opuestas de vivir el mundo
y en el mundo, de vivenciar y experimentar las potencias de la vida. Si se enumeran las características que
distinguen a ambos tipos humanos, se pueden establecer las siguientes: Señor es aquel que (1.a) quiere desplegar
la potencia exuberante de la vida, quiere que las fuerzas avancen y tiendan al límite de lo que pueden, aún a
riesgo de morir, de caer en la locura, etc., puesto que no quiere conservar la vida o auto-conservarse176 sino
expandir la vida aun a costa del peligro; (1.b) es aquel que al momento de definirse y darse una identidad parte
siempre de sí mismo, de una autoafirmación (“¡nosotros los nobles, nosotros los buenos, nosotros los bellos,
nosotros los felices!”); (1.c) es aquel que quiere que triunfe la vida, aunque perezca la Verdad. Esclavo es aquel
que (2.a) quiere depotenciar la vida, que la vida retroceda y se empobrezca, que las fuerzas se repriman y se
distiendan, se replieguen, puesto que busca conservarse y valora su propia auto-conservación, su “yo”, ya que
no está dispuesto a arriesgar la vida empujando sus fuerzas hacia el límite de lo que son capaces; (2.b) es aquel
que al momento de definirse y darse una identidad parte siempre de un otro: necesita que exista un otro fuera
de él para poder negarlo, y entonces a partir de la negación del otro definirse a sí mismo (“ustedes son los viles,
los malvados, los monstruosos, los infelices, luego nosotros somos los nobles, buenos, bellos, felices, amados
por los dioses”); (2.c) es aquel que quiere que triunfe la Verdad, aunque perezca la vida: porque considera a las
ideas, las teorías, los dogmas, la razón como algo superior en comparación con la vida y la existencia, —incluso
como algo que debe regir e imponer sus leyes a la vida177.
De modo que, o bien uno se para frente a la existencia como un señor y construye una vida superior, o
bien uno se para como un esclavo y construye una vida inferior. De aquí se concluyen dos cosas: en primer lugar,
que según Nietzsche “superior” e “inferior” no surgen por comparación con una esencia o valores morales
preexistentes, sino por relación: en función de cómo nos relacionamos con las fuerzas que somos, que
encarnamos; y esto no preexiste (nadie preexiste a sus propias fuerzas). En segundo lugar, que son precisamente
los esclavos, el tipo inferior, el que no cesa de hacer esta operación de definir lo “bueno” y lo “malo” de un
comportamiento según si se adecua o no a una Idea, a una esencia, a un dogma religioso, o a una ley moral
universal que preexiste de antemano. La genealogía es la herramienta de combate con la que Nietzsche desnuda
la psicología del tipo noble y del tipo esclavo, la forma en que crean valores, la forma en que construyen su
imagen del mundo y del hombre.

175
La esencia es lo que hace a una cosa ser lo que es; la potencia no se posee sino que se efectúa, porque es lo que hace a
la cosa devenir lo que puede ser. La esencia es permanente, no cambia; la potencia es flujo constante, movimiento complejo
en muchas direcciones. Nietzsche, como Spinoza, piensa al hombre y al movimiento entero de la vida en términos de
potencia.
176
Nietzsche no cesa de criticar el concepto de “auto-conservación”, que los contractualistas modernos (Hobbes, Locke,
Rousseau) utilizan en toda su filosofía. En su lugar, propondrá la auto-superación.
177
Cf. Nietzsche, F., La genealogía de la moral. Un escrito polémico (traducción de A. Sánchez Pascual), Madrid, Alianza
Editorial, 2005; p. 50.

FILOSOFÍA | 219
Ahora bien, ¿cuál es la conclusión del análisis genealógico? Que ambos tipos de hombre son creadores
de valores: los esclavos también crean valores178. Ahora, ¿qué tipo de valores son capaces de crear los esclavos,
los hombres reactivos? Nietzsche dice que sólo pueden crear valores propios de la reacción, valores decadentes,
nihilistas179, valores que niegan al hombre la posibilidad de expandir sus potencias porque la reprimen (son
valores represivos), valores que suscitan el odio y el resentimiento (la mala conciencia) contra la vida y contra
todo otro modo de existencia superior que intente llevar su potencia hacia el límite de lo que es capaz. Si los
valores morales (que definen el “bien” y el “mal”) son la expresión de potencias, entonces cuando un noble crea
valores morales esos valores van a ser distintos y opuestos a los valores creados por los esclavos. ¿Por qué?
Porque están parados frente a la vida en dos planos existenciales diferentes y opuestos, porque han trazado dos
imágenes del mundo y del hombre diferentes. Es así que Nietzsche considera que el Cristianismo (como gran
creador de valores) es el gran enemigo del hombre y de la vida, porque su imagen del mundo y del hombre ha
triunfado en Occidente y porque esa imagen consiste en establecer la idea de que el tipo humano superior es el
sacerdote, instaurando así lo que Nietzsche llama el “ideal sacerdotal” o “ideal ascético” 180. Y también considera
que la moral cristiana ha triunfado en Occidente y que está por detrás de toda nuestra forma de valorar actual,
y que es la forma de reacción, negación y represión más acabada en el plano moral; por ejemplo, el código moral
cristiano (los diez mandamientos revelados por Dios) es casi una sucesión de prohibiciones y represiones: no
robarás, no matarás, no codiciarás la mujer de tu prójimo, etc.; siempre se parte de una negación, en lugar de
una afirmación. Toda la moral occidental es, según él, la empresa de domesticar al hombre, de “mejorar” al
hombre, de “civilizar” al hombre181.
¿Hacia dónde conducirá Nietzsche toda esta crítica que surge como resultado de la genealogía, todo este
desenmascaramiento respecto del carácter puramente reactivo de la forma occidental de crear valores? A la

178
Se ve entonces que, para Nietzsche, los valores morales o éticos (del bien y el mal) no son preexistentes ni eternos ni
universales; es decir, ni fueron revelados por Dios (como sostiene el cristianismo o las religiones reveladas en general), ni
existen como valores eternos, inmutables (como sostiene Platón con su Idea del Bien, de la Justicia, etc.), ni son el resultado
de una ley universal de la razón (como sostiene Kant). Para Nietzsche no existen hechos o fenómenos morales (no existe el
bien ni el mal, es decir, no hay nada esencialmente bueno o malo) sino sólo una interpretación moral de los fenómenos (los
hombres interpretan moralmente fenómenos que estrictamente son extra-morales). Crear valores es imponer una
interpretación (sobre el bien y el mal, sobre el hombre, la sexualidad, sobre la existencia, la vida, etc.) por sobre otra. Cf.
Nietzsche, F.: Más allá del bien y del mal, Madrid, Alianza Editorial, 1983, p. 99.
179
El término “nihilista” viene del latín nihil que significa “nada”. Valores nihilistas son entonces aquellos valores que
reducen al hombre a la nada, que lo sumergen en la impotencia vital, que lo empujan a desear la nada, el no ser, la
aniquilación de la voluntad, del deseo; y que empujan al hombre a despreciar la existencia, la vida, por considerarla pura
apariencia (Platón), pura vanidad, insignificancia, sin sentido, caos. Y que por lo tanto, al despreciar la vida, valoran otro
mundo, anhelan otra existencia más allá de esta vida; por ejemplo, la vida después de la muerte que el Cristianismo y el
resto de las religiones consideran como recompensa, Paraíso, bienaventuranza, nirvana, etc. Es para Nietzsche la existencia
y el modo de vivir propio de los grandes negadores y despreciadores de la vida, encarnados también en el pesimismo: “lo
mejor es no haber nacido, pero puesto que ya se nació, lo segundo mejor es precipitarse rápidamente hacia la muerte”.
Para Nietzsche, el Romanticismo termina cayendo en esta postura, al igual que el Cristianismo.
180
El término “ascético” viene del griego áskesis, que significa “ejercitación”, pero en el caso de la cultura cristiana o religiosa
en general refiere a los “ejercicios de renuncia”. El Cristianismo y el Budismo son religiones de renuncia: al mundo, al cuerpo,
a la propia sexualidad, etc., puesto que conducen al pecado, o como decía San Agustín, a llevar una vida según la carne y no
según el espíritu. Pero hay que tener en cuenta que cuando Nietzsche dice “sacerdotal” no se está refiriendo meramente al
sacerdote de profesión, sino a un tipo humano reactivo, dentro del cual él incluye, por ejemplo, a Sócrates, Platón, San
Agustín, Kant, Rousseau. Cf. Nietzsche, F. op. cit., pp. 155-156; 195.
181
Cf. Nietzsche, F., La Gaya Ciencia (traducción de J. Jara), Venezuela, Monte Ávila, 1999, pp. 215: “El disfraz del ‘hombre
moral’: su encubrimiento detrás de fórmulas morales y conceptos de decencia, todo el benévolo ocultar nuestras acciones
detrás de los conceptos de obligación, virtud, espíritu comunitario, honorabilidad, autorenuncia […] El europeo se disfraza
con la moral, porque se ha convertido en un animal enfermo, enfermizo, lisiado, que tiene buenas razones para ser
‘doméstico’, porque él es casi un engendro, algo a medias, débil, torpe. No es la ferocidad de animal de presa la que necesita
un disfraz, sino el animal de rebaño con su profunda mediocridad, angustia, aburrimiento de sí mismo”.

220 | FILOSOFÍA
única conclusión que para él es posible: la necesidad de crear nuevos valores, para lo cual considera que hay que
realizar una transvaloración de todos los valores, es decir, operar una destrucción de los valores existentes,
herederos del Cristianismo, para abrir un nuevo mundo de posibilidades a lo humano, a las fuerzas y potencias
del hombre y de la vida. Según Nietzsche, mientras Dios existe las potencias de la vida declinan, o a la inversa: la
vida empieza donde acaba Dios182. El hombre jamás llegará a desarrollar y expresar su verdadera potencia si
persiste bajo los valores actuales que reprimen la expansión de las fuerzas. Es necesario liberar las fuerzas
creando nuevos valores, una nueva imagen del mundo, del hombre y del pensamiento; valores que sean el sello
de que el hombre se supera a sí mismo, pasa por encima de sí mismo; valores que sean la expresión de fuerzas
ascendentes, de la exuberancia de la vida que se supera a sí misma, que reincorporen al cuerpo, la voluntad, las
pasiones; valores en los que el pensamiento y la razón estén en una relación directa con el cuerpo material y
concreto, en lugar de pensar al hombre como un sujeto racional des-sensualizado, des-sexuado: “Hay más razón
en tu cuerpo que en tu mejor sabiduría”183.
De modo que, para finalizar, Nietzsche se opone tanto a la imagen del hombre Ilustrado de Kant, como
a la del Romanticismo. Contra Kant, Nietzsche dice que se trata de una filosofía y una moral que, al estar anclada
en un “sujeto trascendental” (deslindado de su cuerpo concreto, de su carácter particular, de su cultura, su
sexualidad, etc.), cuya razón deduce una ley moral universal válida para todo tiempo y lugar, no hace sino
construir hombres uniformes, unidimensionales; en pocas palabras, burócratas: amantes del deber por el deber
mismo; amantes de la ley por la racionalidad de su forma, más que por su contenido184. Contra el Romanticismo
dice que pese a su espíritu rebelde, su afán creador es el último intento, por medio del Arte, de recuperar la
confianza en el ser, la esencia, lo eterno, y por lo tanto, el triunfo del empobrecimiento contra la vida que fluye 185.

6. La concepción del hombre en el existencialismo

El existencialismo, que tiene como notables precursores a Kierkegaard y Nietzsche, surgió con fuerza
después de la Primera Guerra Mundial, en defensa de la singularidad y autonomía del existente humano. Al igual
que la fenomenología, el existencialismo tiene una postura crítica respecto del modelo positivista de la ciencia
cuya estructura supone, entre otros rasgos, alguna forma de esencialismo. Éste sostiene que lo real es en última

182
Cf. Nietzsche, F., El crepúsculo de los ídolos. O cómo se filosofa con el martillo (traducción de A. Sánchez Pascual), Madrid,
Alianza Editorial, 2002; p. 63: “Al decir ‘Dios ve el corazón’, la moral dice ‘no’ a los apetitos más bajos y más altos de la vida,
y considera a Dios enemigo de la vida. El santo, en el que Dios tiene su complacencia, es el castrado ideal... La vida acaba
donde comienza el ‘reino de Dios’”. Nietzsche ya había formulado en el año 1882, en su obra titulada La Gaya Ciencia, la
muerte de Dios bajo la mano de los hombres: “Dios ha muerto, los hombres lo hemos matado”. Pero no debemos olvidar
que cuando Nietzsche dice “Dios” no se refiere meramente al Dios cristiano o de cualquier religión, sino que “Dios” es
también sinónimo de todo aquello que se postule como fundamento o pilar indiscutible de valores; como por ejemplo, la
Idea, la Razón, el Sujeto, el Ser, la Esencia, etc. Es así que Nietzsche ataca todos los conceptos fundamentales de la filosofía.
183
Cf. Nietzsche, F. Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie (traducción de A. Sánchez Pascual), Madrid, Alianza
Editorial, 2003; p. 65.
184
Cf. Nietzsche, F., El crepúsculo de los ídolos. O cómo se filosofa con el martillo (traducción de A. Sánchez Pascual), Madrid,
Alianza Editorial, 2002, p. 111: “‘¿Cuál es la tarea de todo sistema escolar superior?’ –Hacer del hombre una máquina. ‘¿Cuál
es el medio para ello?’ –El hombre tiene que aprender a aburrirse. ‘¿Cómo se consigue eso?’ –Con el concepto del deber.
‘¿Quién es el hombre perfecto [es decir, el que cumple con esto a la perfección]?’ –El funcionario estatal. ‘¿Cuál es la filosofía
que proporciona la fórmula suprema del funcionario estatal?’ –La de Kant: el funcionario estatal como cosa en sí [es decir,
como si fuera el tipo esencial de hombre]”.
185
Cf. Nietzsche, F., La Gaya Ciencia (traducción de J. Jara), Venezuela, Monte Ávila, 1999, pp. 240-41: “Con respecto a todos
los valores estéticos me sirvo ahora de esta diferencia capital: frente a cada caso particular me pregunto: ‘¿Es el hambre [el
empobrecimiento] o la abundancia [la exuberancia] lo que aquí se ha vuelto creador?’ […] Fijar la atención en si la causa de
la creación es el anhelo por inmovilizar, eternizar, por el ser, o si, por el contrario, es el anhelo por destruir, por el cambio,
por lo nuevo, por el futuro, por el devenir”.

FILOSOFÍA | 221
instancia esencia. Por lo tanto, la esencia precede y fundamenta a lo existente. Por el contrario, Jean Paul
Sartre186 (1905-1980) y los demás autores existencialistas afirman que la existencia precede a la esencia.
Esencia y existencia tienen importancia desde el filosofar griego. Por esencia se entendió el ser de una
cosa, la naturaleza de algo, lo que determina a algo como “ese” algo, lo que hace ser a una cosa lo que es. La
esencia responde a la pregunta: ¿qué es esto? En la visión esencialista clásica, se pensó que todo existente es un
ejemplo singular de una esencia y que, por lo tanto, todo existente supone una esencia. Sartre advierte que este
supuesto se deriva de una “visión técnica del mundo”: para producir o fabricar un objeto, el productor o
fabricante se inspira en su concepto, idea o esencia como modelo. En este caso es correcto que la esencia
preceda la existencia. De modo análogo y en distintas concepciones, Dios habría creado al hombre teniendo
previamente la esencia de éste en su pensamiento. Desde esta perspectiva esencialista, habría una esencia
humana eterna y universal que se encarnaría en cada existencia individual e histórica. Así, por ejemplo, hay
filósofos que sostienen que el hombre es un ser racional y que su esencia es la razón.
Para Sartre es posible cuestionar la visión técnica del mundo y afirmar que hay por lo menos un ser en el
cual la existencia precede a la esencia, un ser que existe antes de poder ser definido por ningún concepto: este
ser es el hombre. En este contexto, existencia significa “lo que está ahí”, “ser / estar ahí”. En su significación
precisa, existencia hace referencia a aquel ser que está ahí, antes de que se defina su esencia: por eso convendrá
reservar el concepto de existencia sólo para nombrar el existente humano. Además de Sartre, también los otros
existencialistas parten del mismo principio general de que la existencia precede a la esencia y que la libertad
precede al ser. De hecho, las categorías del ser no sirven para comprender la existencia ni la libertad.
Que la existencia precede a la esencia, significa que el hombre empieza por existir, se encuentra en el
mundo y sólo después se define: el hombre empieza por no ser nada, y sólo después será, y será tal como se
haya hecho. El hombre no es otra cosa que lo que él se hace. En vez de determinación y esencia, el hombre
siempre es existencia y posibilidad. Nunca está concluido como para decirse a sí mismo: “soy esto”. Sería como
trazar una raya y hacer la cuenta, obtener el total. En realidad, la única raya que permite cerrar la cuenta, es la
muerte y cuando acontezca uno estará fuera de la vida y no será él quien obtenga el total, como síntesis de todos
los actos de la vida.
El hombre existe y, en su ser existente, es subjetividad. El hombre comienza por existir arrojado hacia un
porvenir y con conciencia de proyectarse hacia ese futuro. Por eso mismo se hace también responsable del
mismo. No se trata de una responsabilidad sólo como individuo, sino ante todos los hombres: puesto que la
esencia del hombre no está predeterminada sino que se realiza como proyecto a partir de cada existencia
concreta, entonces cada hombre es responsable por la esencia del hombre, y al elegir, cada uno elige al hombre.
La absoluta responsabilidad que implica esta condición de ser siempre yo y solo yo el que elige, genera un
sentimiento de angustia, de desamparo e incluso de desesperación. Por eso el existencialismo afirma que el
hombre es angustia, no en el sentido de las preocupaciones ante los problemas, sino la que corresponde a todos
los que sienten realmente las responsabilidades, como cuando un jefe militar para llevar a cabo un ataque envía
un número de hombres a la muerte.
Extrayendo las consecuencias de esta postura, lo bueno y lo malo no están ya determinados por Dios o
por la Razón y nada es bueno en sí, verdadero en sí o bello en sí. El hombre está abandonado y desamparado,
porque no hay ningún criterio trascendente o absoluto de valoración para la elección y por eso, también, es que
la angustia es la posibilidad misma de la libertad. En suma, no encontramos frente a nosotros valores que

186
Filósofo, dramaturgo y novelista francés, nacido en París. La aparición, en 1938, de su novela La náusea le supone la
primera fama. Durante la Segunda Guerra Mundial es hecho prisionero y conducido a Meuther (Lorena). Liberado, comienza
a tomar parte en actividades de resistencia y funda con sus amigos, en París, «Socialisme et liberté», grupo que dura hasta
que la mayoría se afilia al partido comunista. Se erige en el representante más significativo del existencialismo ateo francés,
en árbitro de la discusión intelectual en Francia -atacado por derecha e izquierda- y hasta en personaje central de la moda
existencialista (él lanza a la fama a Juliette Gréco, la cantante símbolo del existencialismo francés); apoya la discusión
filosófica con obras de literatura: Las moscas (1943), A puerta cerrada (1945).

222 | FILOSOFÍA
legitimen nuestra conducta, estamos solos, sin excusas. Sartre lo expresa con una célebre frase: “el hombre está
condenado a ser libre “.
Por otro lado, si bien el hombre no está determinado por ninguna esencia o naturaleza, se puede hablar
de una condición humana, entendiendo por tal la necesidad del hombre de estar en el mundo, de estar allí en el
trabajo, de estar allí en medio de otros y de ser allí mortal. En fin, desesperanza significa no esperar nada de la
naturaleza del hombre porque no hay tal naturaleza. La única realidad del hombre es lo que hace: su acción. No
hay ninguna distancia entre lo que se hace y lo que se es: sólo son reales las posibilidades que se efectúan.
La concepción existencialista de la libertad no implica que la acción esté motivada por el capricho, sino
que la decisión, que no está determinada por valores en sí, es una acción inventiva o creadora. En la moral ocurre
lo mismo que en la creación artística: no se puede decir de antemano lo que hay que hacer. El hombre se hace,
no está ya hecho desde el principio, se hace al elegir su moral, y la presión de las circunstancias es tal que no
puede dejar de elegir una.
La moral existencialista reclama la libertad como fundamento y fin de toda acción humana. Pero, si la
libertad es el fin de la acción humana, no puede haber ningún otro fin que la contradiga. No se pueden justificar
las elecciones en una falta de libertad, precisamente por su carácter de fin. Esto es así porque no se puede cerrar
la esencia del hombre, ya que el fundamento del hombre es la libertad y ella supone que el ser del hombre está
siempre abierto.

Guía de preguntas

1. Exponga las cuestiones centrales de la tragedia de Edipo sobre las que se construyen las reflexiones
contemporáneas. Aclare las posiciones de Freud y Ricoeur. 2. ¿Qué se pregunta la antropología contemporánea
y cual es su problemática? 3. ¿Cuáles son, según Gianni Vattimo, las dos características de la concepción del
hombre en la modernidad que están cambiando en el mundo presente? 4. Caracterice los tres tipos de vida de
acuerdo con Aristóteles. 5. Defina al hombre según la concepción de Aristóteles. Diferencie de la concepción
pitagórico-platónica. 6. ¿Cuáles son los tres grados en los seres vivientes y qué es lo que diferencia al ser humano
del resto? 7. ¿Cuáles son los tres tipos de razón y cómo se relacionan con los tipos de hombres? 8. De un ejemplo
actual comprendido por los tres tipos de razón que define Aristóteles, señalando las semejanzas y las diferencias
entre los conceptos (definidos en las condiciones de la Antigüedad) y los ejemplos (derivados de las condiciones
de la época actual). 9. Explique la definición del ser humano como un “ser dotado de vida cuya naturaleza se
realiza en la polis”. 10. ¿Cómo se fundamenta la tesis de la desigualdad natural entre los hombres? 11. ¿Qué
innovaciones introduce la filosofía cristiana de San Agustín en la concepción del hombre? 12. ¿Cuál es el origen
del mal? Diferencie el mal físico del mal moral. 13. ¿Cuál es la doble limitación de la voluntad libre o libre
albedrío? 14. ¿Cómo define San Agustín al ser humano? 15. Explique la teoría agustiniana de las dos ciudades.
16. ¿Cuáles son los rasgos que caracterizan a la Ilustración y Por que es la salida de la autoculpable minoría de
edad de los hombres? 17. ¿Por qué, desde la perspectiva de Kant, el hombre pertenece a dos mundos? 18.
Explique la metáfora de la “mayoría de edad”. 19. ¿A qué llama Imanuel Kant “crítica de la razón”? 20. ¿Qué
significa que el hombre es “activo”? 21. ¿Cuál es la concepción del hombre que subyace a la economía política
de Smith? 22. ¿Cómo se concibe la libertad en la Ilustración? 23. ¿Cómo se concibe la utilidad? 24. ¿Cómo se
concibe la igualdad? 25. ¿Cuál es el modelo ideal del Romanticismo? 26. Explique la consigna de retorno a la
naturaleza levantada por los románticos. 27. ¿Por qué, para Schiller, el hombre está fragmentado y alienado?
28. ¿En qué sentido el Romanticismo es un movimiento crítico? 29. ¿Cómo concibe el romántico la relación con
la sociedad? 30. ¿Por qué el romanticismo es introspectivo y mira hacia adentro? 31. ¿Cuál es la diferencia entre
la concepción del hombre del Romanticismo y la de la Ilustración? 32. ¿Por qué Nietzsche considera que la crítica
del Romanticismo a los ideales ilustrados es insuficiente y además no está agotada? 33. ¿Qué es la “genealogía”
y cuál es el objetivo del análisis genealógico? 34. ¿Cuál es la relación entre los valores morales que los hombres
creamos y la potencia? 35. ¿Qué tipos de fuerza o potencia concibe Nietzsche, y cuáles son las características de
cada una? 36. ¿Qué tipos de hombre se desprenden de dichos tipos de fuerza o potencia, y cuáles son las

FILOSOFÍA | 223
características de cada uno? 37. ¿Cuál es la conclusión a la que llega el análisis genealógico de Nietzsche? 38.
¿Cuáles son las críticas de Nietzsche hacia la moral occidental, que él considera heredera del cristianismo? 39.
¿Por qué es necesario opera una “transvaloración de todos los valores” existentes? 40. ¿Por qué, entonces, el
planteo nietzscheano se aparta tanto de la imagen del hombre de la Ilustración (Kant) y del Romanticismo? 41.
Defina esencia y existencia. ¿Cómo se entienden desde la postura de los griegos y que opina el existencialismo
sobre dicha visión. 42. Explique la siguiente afirmación: “El hombre no es otra cosa que lo que él se hace”. 43.
¿Qué quiere decir que el hombre es angustia? 44. ¿Qué es la condición humana?

LECTURA Y ANÁLISIS DE TEXTOS

a. El hombre es un ser animado que habita en la ƉŽůŝƐϭϴϳ

Si uno presta atención desde un comienzo al desarrollo natural188 de los seres, podrá observar también
este problema189, como los otros, del mejor modo190.
En primer lugar es necesario que se emparejen191 los seres que no pueden subsistir uno sin otro; por
ejemplo, la hembra y el macho, con vistas a la generación. (Y esto no en virtud de una previa elección, sino que,
como en el resto de animales y plantas, es natural el impulso a dejar tras de sí a otro individuo semejante a uno

187
Aristóteles: Política (1252 a – 1253 a) Barcelona, Editorial Altaya, 1993, pp. 42 ss.
188
Lo “natural” y lo que es “por naturaleza” son conceptos que tienen significados precisos en el pensamiento de Aristóteles.
1) Lo natural se distingue de lo artificial y de lo cultural pero no se oponen. Lo que los hombres hacen (artificial, cultural)
está incluido dentro de lo natural y no es su opuesto. 2) Lo natural no es lo que está fijo y dado, sino que implica un
desarrollo, un crecimiento, una evolución, una realización. A esto le llama “fin” y “bien”. 3) Lo natural es lo propio de cada
cosa, lo que cada ser es en sí mismo, lo que los filósofos medievales llamarán “esencia”. (Las notas pertenecen a Ricardo
Etchegaray, salvo aquellas en que se deje constancia de la pertenencia al autor de la obra).
189
Siguiendo el desarrollo natural se puede observar cómo son las cosas, lo que permite resolver el problema de la mejor
forma de gobierno. Algunos piensan que en la familia, en la aldea o en la polis, se da el mismo tipo de relación de mando y
obediencia. Sostienen que la única diferencia que hay es cuantitativa: en la familia son menos, en la aldea son más que en
la familia y en la polis muchos más que en la aldea. Estos autores piensan que no hay diferencia cualitativa en la forma de
gobernar. Aristóteles sostiene lo contrario: hay diferencias cualitativas en cada una de estas organizaciones. El problema es
si las formas de gobierno que tienen cada una de las comunidades (familia, aldea, polis) difieren cuantitativamente o
cualitativamente.
Para poder estudiar mejor una realidad compleja como la polis, Aristóteles propone dividirla en sus elementos simples.
Cuando no se puede abordar lo complejo directamente, es menester dividirlo en partes, lo cual va a permitir resolver el
conjunto. Propone, en consecuencia, observar cómo se ha llegado a formar naturalmente la comunidad de la polis: lo que
en su resultado es algo muy complejo, fue generándose progresivamente a partir de elementos más simples. Si se sigue el
curso natural de la evolución de esos elementos simples, podrá observarse “del mejor modo” el problema complejo.
190
El problema que se está tratando en esta obra es el de la constitución, la organización y la forma de gobierno propia de
las polis. Aristóteles advierte que, como en cualquier otro problema, es necesario tener en cuenta el proceso y no solamente
lo que ya está dado (el resultado). El conocimiento del proceso de desarrollo natural da información sobre la “naturaleza”
de los seres que se quieren comprender, en este caso, de la polis. Todo desarrollo se inicia con un comienzo u origen. El
origen de la polis se encuentra en la fuerza natural que impulsa al macho y a la hembra a la unión sexual, a la formación de
la pareja.
191
Emparejarse es formar pareja, es decir, unirse, juntarse, asociarse.

224 | FILOSOFÍA
mismo192.) 0, por ejemplo, lo que por naturaleza domina y lo dominado193, para su supervivencia194. Porque el
que es capaz de previsión195 con su lógos es un gobernante natural, un jefe natural. En cambio, el que es capaz
de realizar las cosas con su cuerpo es súbdito y esclavo, también por naturaleza196. Por tal razón amo y esclavo
tienen una conveniencia común197.
De tal modo, por naturaleza, están definidos la mujer y el esclavo198. (La naturaleza no hace nada
precariamente, (...) sino cada cosa con una única finalidad. Así como cada órgano puede cumplir su función de la
mejor manera cuando no se le somete a varias actividades, sino a una sola199.) Entre los bárbaros la mujer y el
esclavo ocupan el mismo rango200. La causa de esto es que carecen del elemento gobernante por naturaleza201.

192
Hay una especie de instinto sexual, de tendencia natural que une al hombre y a la mujer, por eso dice “no en virtud de
una previa elección”. No se trata de que se haya decidido hacerlo así, sino de un impulso o deseo natural. Para apoyar su
hipótesis, dice que en todos los seres vivos pasa lo mismo. No es que el hombre sea una excepción. ¿Cómo explica que se
haya formado una comunidad entre los hombres? Por esta tendencia natural a perdurar, la unión está en función de la
procreación, de la supervivencia.
193
Es decir el que manda y el que obedece, el amo y el esclavo.
194
El más débil necesita del más fuerte para su supervivencia. A continuación, Aristóteles no retoma el tema de la fuerza y
de la protección sino el de inteligencia. Hay algunos que tienen la capacidad de organizar a los otros naturalmente ¿Por
qué? Porque hay algunos que son capaces de previsión. Éstos que pueden prever los acontecimientos son los que
naturalmente mandan al comienzo.
195
La capacidad de previsión o deliberación es la función más alta de la razón y, como tal, no está al alcance de todos los
seres humanos. Por esta razón, Aristóteles piensa que los individuos que naturalmente tienen esta capacidad están por
naturaleza capacitados para mandar, mientras que los que no la tienen están obligados a obedecer. De lo contrario se hace
más improbable la supervivencia, sobre todo de los que no son capaces de prever.
196
A partir de la época moderna se ha supuesto que todos los hombres son iguales “por naturaleza” y este supuesto ha
llegado a ser considerado obvio y natural. Sin embargo, todos los autores de los siglos anteriores suponían lo contrario.
Aristóteles fundamenta esta diferencia en la naturaleza: si los hombres de hecho tienen diferentes capacidades, se debe a
que las diferencias están en la naturaleza, porque si fuesen iguales por naturaleza, llegarían necesariamente a ser iguales
de hecho. Si se partiera de las mismas condiciones con iguales capacidades, se llegaría necesariamente a los mismos
resultados.
197
Se unen porque tienen algo que les conviene a los dos. El esclavo acepta ser mandado por otros, porque el otro puede
prever, y la previsión los protege tanto de los elementos naturales como de la agresión de otros. Si bien los hombres son
naturalmente diferentes, de allí no se deriva la aversión o exclusión sino la posibilidad que sean complementarios.
198
Hay, por lo tanto, tres grados o tipos humanos: los varones libres, las mujeres y los esclavos.
199
Aristóteles señala que en la naturaleza hay una cierta división del trabajo y una especialización. Lo que ocurre con los
órganos del cuerpo, ocurre también con los distintos tipos humanos.
200
Aristóteles sostiene que hay un orden natural, que le da a cada ser su función. Cada cosa o cada ser tiene un fin natural.
Lo que se ha diferenciado en principio son dos grados de inteligencia: una que puede prever y otra que no puede prever.
Ésta solo está definida negativamente. Entonces los bárbaros no hacen distinciones entre las mujeres y los esclavos, piensan
que los dos están en la misma condición porque son el elemento que obedece, contrapuesto a los que mandan. Cuando
advierte que los bárbaros no hacen distinciones, está diciendo: “nosotros los griegos, sí hacemos esta distinción”. Para los
griegos la mujer y el esclavo no tienen la misma naturaleza ni las mismas capacidades. Esta cuestión lo conduce a la distinción
entre los griegos y los bárbaros. Aristóteles, en esto también, ve una razón natural, ¿por qué los griegos hacen esta distinción
y los bárbaros no?, porque esa capacidad no se ha desarrollado entre los bárbaros. Y la capacidad de hacer estas distinciones
es lo que diferencia a un ser libre del que no lo es, y por eso, como decían los poetas: los bárbaros y los esclavos son iguales,
los bárbaros son esclavos por naturaleza.
Si bien muchas de las afirmaciones de los poetas son verdaderas, la poesía no puede explicar o fundamentar sus
afirmaciones a diferencia de la ciencia y la filosofía, que argumentan y dan razones.
201
Los bárbaros carecen de la capacidad racional de deliberación, razón por la cual no son capaces de comprender la
diferencia entre una mujer (que como el esclavo carece de la capacidad de deliberación) y el esclavo (que, además de la
capacidad de deliberación carece de la de decisión). En estos dos grados diferentes, los bárbaros encuentran sólo uno: el
los que obedecen, el de los subordinados.

FILOSOFÍA | 225
Así que su comunidad resulta de esclavo y esclava. Por eso dicen los poetas: «Justo es que los griegos manden a
los bárbaros», como si por naturaleza fuera lo mismo bárbaro y esclavo202.
De las dos comunidades, la originaria203 es la casa familiar, y bien lo dijo Hesíodo en su poema: «Ante
todo, casa, mujer y buey de labranza.» Porque el buey hace las veces de criado para los pobres. La familia es la
comunidad, constituida por naturaleza, para satisfacción de lo cotidiano 204, por los que Carondas llama
“compañeros de panera”, y Epiménides de Creta, “los del mismo comedero”.
La primera comunidad que a su vez resulta de muchas familias y cuyo fin es servir a la satisfacción de
necesidades que no son meramente las de cada día205, es la aldea [municipio]. Con mucha razón se podría llamar
a la aldea [municipio], si se atiende a su naturaleza, una extensión de la familia, constituida como está –a decir
de algunos- por quienes han mamado la misma leche, por sus hijos y por los hijos de sus hijos206. Esta es la razón
por la cual nuestras polis [ciudades207] fueron primero gobernadas por reyes, y lo son aún las naciones
extranjeras, en su formación; en efecto, concurrieron elementos sometidos a autoridad real –ya que toda familia
es regida por el más viejo como por un rey-; y así lo fueron las aldeas208 a causa de la consanguinidad entre sus
miembros. Y esto quiere dar a entender Homero cuando dice que “cada uno da la ley a sus hijos y a sus esposas”.
Las familias ciclópeas209 en efecto, estaban dispersas, y así se vivía en lo antiguo. Por esto mismo también todos
hablan de los dioses como sometidos a un rey, y como los hombres se representan a su imagen la forma de los
dioses, otro tanto han hecho con su vida.
La polis [ciudad] es la comunidad procedente210 de varias aldeas; es perfecta211, ya que alcanza, para
decirlo de una vez, el fin de la autosuficiencia, y que tiene su origen en la urgencia del vivir, pero subsiste para el
vivir bien212. Así que toda polis [ciudad] existe por naturaleza, del mismo modo que las comunidades originarias.

202
El bárbaro y el esclavo se identifican en tanto que ambos carecen de la capacidad de deliberación.
203
“Originaria” en el sentido de lo que genera o da origen y de lo que es anterior en el tiempo. Los griegos llamaban oikos a
la casa familiar. De allí deriva la palabra “economía” que significa las reglas o leyes de la casa. La familia griega es diferente
a la familia típica burguesa. El grupo familiar incluye varias generaciones, con los parientes que se agregan por los enlaces e
incluye también a los esclavos y a los animales. La familia llega a ser idéntica a la tribu.
204
La familia se define como una comunidad cuyo fin es la satisfacción de las necesidades que hacen a la supervivencia. Por
esta razón Aristóteles cita a los poetas que afirman que el grupo familiar se reúne alrededor de la mesa del pan, de los
alimentos que procuran la supervivencia.
205
La aldea es una comunidad cuyo fin es proveer a las necesidades mediatas, a largo plazo.
206
Aristóteles piensa que la evolución y ampliación natural de las familias tuvo que derivar en la constitución de las aldeas.
207
Polis se ha traducido como “ciudad” o como “ciudad-estado”. Ambas traducciones son deficientes: por “ciudad” suele
entenderse la zona urbanizada donde se encuentran las casas y los edificios donde viven los hombres, a diferencia del
campo. Pero la polis incluye tanto la zona urbana como los campos que abastecen a los que viven en la “ciudad”. Por “ciudad-
estado” se entiende una forma de gobierno de la ciudad. Pero la polis no hace referencia a la forma de gobierno sino a la
forma de vida que se llevaba en ella (la cual incluye la forma de gobierno). Esa forma de vida se caracteriza por la
participación de los ciudadanos en la deliberación y resolución de los problemas comunes.
208
La forma de gobierno de la casa familiar y de la aldea o municipio no difieren cualitativamente sino sólo
cuantitativamente. La composición de las aldeas es la misma que la de las familias, aunque más amplia y numerosa. De allí
que las formas de gobierno no difieran en una y otra. La autoridad paterna y la autoridad real tienen una misma naturaleza.
209
Los cíclopes son seres míticos, a cuya forma de vida hacían referencia los poetas.
210
Así como las aldeas se originaron en la extensión de las familias, las polis se originaron en la extensión de las aldeas.
Ambos procesos responden a la evolución natural de cada una de estas comunidades.
211
La idea de “perfección” hace referencia a la realización plena y efectiva de algo. La polis es una comunidad perfecta
porque alcanza el objetivo que persigue toda comunidad: la autosatisfacción de las necesidades y la autonomía de las
decisiones.
212
Aristóteles señala aquí la diferencia entre el origen y el fin u objetivo de algo. Lo que origina la polis es la necesidad
inmediata de supervivencia, pero la finalidad de la polis es la autosuficiencia y la autonomía. Aristóteles piensa que el origen
no determina la naturaleza de algo sino su finalidad.
En el orden del tiempo primero está la comunidad familiar, después la aldea y luego la ciudad (polis). La comunidad familiar
tiene su origen en la urgencia del vivir, o sea, que lo que ha motivado el surgimiento de la familia es que necesitamos

226 | FILOSOFÍA
Ella es la finalidad de aquéllas, y la naturaleza es finalidad213. Lo que cada ser es, después de cumplirse el
desarrollo, eso decimos que es su naturaleza, así de un hombre, de un caballo o de una casa214. Además, la causa
final y la perfección es lo mejor. Y la autosuficiencia es la perfección y lo óptimo 215.
Por lo tanto, está claro que la polis [ciudad] es una de las cosas que existen por naturaleza216 y que el
hombre es, por naturaleza, un ser que vive en polis217, y resulta también que quien por naturaleza, y no por

sobrevivir. Pero, dice, la polis [ciudad], en la medida que es autosuficiente, no tiene por fin sólo la subsistencia sino el vivir
bien, esto significa: realizar la perfección del hombre, el hombre vive bien cuando vive como hombre, cuando vive como se
debe. El individuo no se autosatisface, para vivir necesita de otros, pero tampoco la familia o la aldea, porque no producen
todo lo que necesitan. En consecuencia, sólo en la polis se puede decir que hay autosuficiencia y se puede alcanzar el bien
propio del hombre.
213
Aquí aparece este concepto de fin. Dice primero: La polis es la finalidad de todas las otras comunidades, que tienden a la
polis. Es decir, todas estas otras comunidades tienden a la autonomía, a la autosatisfacción. La polis realiza aquello que las
otras comunidades no pueden realizar por sí solas.
Y después dice: “...La naturaleza es finalidad...” Es decir que hay que pensar la naturaleza como algo que se dirige hacia un
fin. En lo natural todo tiende a realizar su perfección y esto es hacer efectivo sus potencialidades. Todos los seres tienden a
esto.
No se conoce la naturaleza de algo hasta que ese algo se desarrolla plenamente, hasta que agota sus potencialidades. No
se puede conocer la naturaleza de algo sobre la base de lo que es en el comienzo. Por eso dice Aristóteles que la naturaleza
es finalidad.
El fin también es el fundamento, lo que da base a todo este proceso. Lo que da base es el fin, el resultado final. Por
“fundamento” no hay que entender “condición”. Para que un individuo se junte con otros se tienen que dar ciertas
“condiciones” como, por ejemplo, que sean individuos deseantes. Pero el “fin” es aquello a lo cual se dirigen todas esas
acciones aun cuando no lo sepan. El fin puede justificar o fundamentar todo el proceso. Cada etapa en un desarrollo es más
rica que la anterior y lo más perfecto es superior a lo menos perfecto: éste es el esquema de razonamiento de Aristóteles.
Hay dos movimientos: Uno es genético o evolutivo, en ese movimiento se va de lo más simple a lo más complejo, de lo que
no está desarrollado a lo desarrollado, en términos de Aristóteles: de la comunidad familiar a la polis. El otro movimiento
es el de fundamentación, y la familia se sostiene en la aldea, y ésta en la polis, y ésta en sí misma. Entonces la polis es lo
fundamental, porque es la finalidad última.
214
La naturaleza de algo es el resultado de su desarrollo completo. A diferencia de la concepción moderna, que entiende
por naturaleza lo que está dado desde el comienzo, Aristóteles concibe a la naturaleza como lo que resulta del desarrollo,
es decir, como el fin.
215
La naturaleza es lo que cada ser es después de cumplirse el desarrollo. El significado del término “naturaleza” es diferente
al que se entiende actualmente. Nosotros entendemos por “naturaleza” las condiciones de las que se parte, pero para
Aristóteles lo natural es lo que se ha desarrollado completamente. Por eso lo natural, la perfección y el fin coinciden. Para
la modernidad son opuestos, de lo natural se parte y al fin se llega. Lo último que dice el texto es que la causa final y la
perfección coinciden y esto es lo mejor. Bien, fin, causa final, perfección y natural son sinónimos. Como ya se dijo: el fin es
la autosuficiencia, toda comunidad que no sea autosuficiente no ha alcanzado el fin.
Sí planteamos la pregunta: ¿Podemos realizarnos como “seres humanos”? Nosotros los modernos tendemos a pensar que
no. Que eso es un proceso infinito. En cambio los antiguos, piensan que hay una perfección que puede alcanzarse y hacia la
cual tendemos naturalmente. Nosotros los modernos tendemos a pensar en “medios”, no en “fines”, pensamos en un
perfeccionamiento tecnológico, pero los fines creemos que no se pueden determinar. Aristóteles, al contrario, piensa que
hay una racionalidad de los fines. Los medios siempre están en relación con los fines, sólo importan desde los fines, va a ser
el fin el que le dé valor a los medios, así como es la polis la que le da valor a la aldea y a la familia. Estas instituciones no
tienen un valor por sí mismas, porque no realizan la perfección que buscan. Esa perfección o ese fin sólo se realiza en la polis
y es la autonomía.
216
Es decir, es algo necesario, es algo que resulta necesariamente del desarrollo natural.
217
Acá hay un problema de traducción. Algunos traducen “animal cívico” o “animal político”. Hay que entenderlo en el
sentido de un “ser viviente que vive en ciudad”, y por “ciudad” hay que entender polis. Ser un “animal cívico” o un “animal
político” y ser un “ser vivo que vive en polis”, tiene el mismo significado. Sólo se puede hallar la perfección en la polis, es
decir, sólo se puede ser verdaderamente humano en la polis.

FILOSOFÍA | 227
casualidad, carece de polis, es o bien un ser de naturaleza inferior o superior a un hombre218. Como aquel al que
recrimina Homero: “sin clan, sin ley, sin hogar”. Quien por naturaleza es de tal condición es además amante de
la guerra219, como una pieza suelta en un juego de damas.
La razón de que el hombre sea un ser que vive en polis, más que cualquier abeja o que cualquier otro
animal gregario220, es clara. La naturaleza, según hemos dicho, no hace nada en vano 221. Sólo el hombre, entre
los seres vivientes [animales], posee222 la palabra223. La voz es una indicación del dolor y del placer; por eso la
tienen también los otros animales. (Ya que por su naturaleza ha alcanzado hasta tener sensación del dolor y del
placer e indicarse estas sensaciones unos a otros.) En cambio, la palabra existe para manifestar lo conveniente y
lo dañino224 y, en consecuencia, lo justo y lo injusto. Y esto es lo propio de los humanos frente a los demás
animales: poseer de modo exclusivo, el sentido de lo bueno y de lo malo, de lo justo y lo injusto y las demás
apreciaciones [valoraciones]. Ahora bien, la participación comunitaria en estas cosas es la que fundamenta 225 a
la casa familiar y a la polis [ciudad].
Es decir, que, por naturaleza, la polis [ciudad] es anterior226 a la casa y a cada uno de nosotros227. Ya que
el conjunto es necesariamente anterior a la parte228. Pues si se destruye el conjunto ya no habrá ni pie ni mano,
a no ser con nombre equívoco229, como se puede llamar mano a una de piedra. Eso será como una mano sin vida.
Todas las cosas se definen por su actividad y su capacidad funcional230, de modo que cuando éstas dejan de existir

218
El hombre se define como un ser que vive en polis, por lo tanto, todo ser que no necesite de la polis y que sea
autosuficiente, no será humano. Será superior al hombre (dios) o será inferior al hombre (animal, bestia).
219
Ese ser que no necesita de la polis es entonces agresivo o belicoso por naturaleza. Desde el punto de vista de Aristóteles,
la guerra no es constitutiva del hombre sino de un ser que es en alguna medida inferior al hombre. La guerra es la condición
natural de los seres que no viven en la polis. En este punto la teoría aristotélica es opuesta a la teoría de Hobbes.
220
Aristóteles advierte que no hay que confundir la sociabilidad propia del hombre, su naturaleza que está en la polis, con
lo gregario, que es propio de muchas especies animales.
221
Es decir: en la naturaleza hay un orden, hay un sentido y una finalidad.
222
La posesión de la palabra marca la distinción entre dos clases de seres vivientes y dos maneras de participar de lo sensible:
los que pueden comunicar el placer y el dolor por medio de la voz y los que manifiestan lo conveniente y lo dañino por
medio del logos. Cf. Rancière, J.: El desacuerdo. Política y filosofía, Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1996, p. 14.
223
El término griego que se utiliza para “palabra” es logos, que significa también “razón”. Diferenciar estos opuestos (lo
conveniente y lo dañino, lo justo y lo injusto) no es posible para los animales que sólo tienen voz. En la palabra hay una
especie de evaluación sobre lo justo y lo injusto.
224
Otros traducen: “lo útil y lo nocivo”, y también “lo bueno y lo malo”.
225
La participación en la palabra es lo que da fundamento a las otras comunidades como la familia y la aldea. La polis es este
ámbito en el cual el hombre puede ejercer la palabra; en las otras comunidades esta capacidad aún no se ha desarrollado
completamente, y por eso se justifican o fundamentan en la polis.
226
Se trata de una anterioridad lógica, demostrativa, no temporal. Algo es anterior lógicamente cuando sirve de base o
fundamento para lo demás. Con ello quiere decir que la polis es más fundamental que la familia y que la aldea, puesto que
en ninguna de éstas se puede realizar la autosuficiencia o autonomía. Lo conveniente para el hombre sólo se realiza en la
polis. Esto tiene que ver con los tres niveles de la razón: el nivel de la deliberación, el de la decisión y el de la obediencia.
Esos tres niveles de la razón, también son los tres niveles de la palabra, y el nivel de la deliberación sólo puede realizarse en
la polis. En la familia no se delibera en conjunto, sino que decide el padre de familia. Y en la aldea deciden los ancianos, el
jefe de la unión de las familias. En cambio en la polis, todos los hombres desarrollan estas capacidades y las ejercen.
227
A los individuos.
228
El conjunto es anterior a las partes porque las partes lo son “del conjunto” y no a la inversa. Las partes no son lo que son
sino a partir de su pertenencia al conjunto. La parte se define desde el conjunto. Un conjunto no es una suma de partes.
Aquí está la justificación de la anterioridad en el sentido lógico, siempre es más fundamental el todo que las partes, porque
la parte se define a partir del todo y no al revés. No hay que confundir con la anterioridad temporal, en este sentido las
partes sí son anteriores al todo, como la familia es anterior a la polis en el tiempo.
229
Sólo se puede hablar de la “mano” o del “pie” cuando forman parte del cuerpo. La mano separada del cuerpo o sin cuerpo
no es mano porque no cumple esa función.
230
Por lo que puede hacer, por las capacidades que puede realizar.

228 | FILOSOFÍA
no se puede decir que sean las mismas cosas, sino homónimas 231. Así que está claro que la polis [ciudad] es por
naturaleza y es anterior a cada uno. Porque si cada individuo, por separado, no es autosuficiente, se encontrará,
como las demás partes, en función del conjunto. Y el que no puede vivir en polis [sociedad], o no necesita nada
por su propia suficiencia, no es miembro de la polis [ciudad], sino que es una bestia o un dios.
En todos existe, por naturaleza, el impulso [la tendencia] hacia tal comunidad; pero el primero en fundar
las polis [ciudades] fue el causante de los mayores bienes. Pues así como el hombre perfecto es el mejor de los
animales, así también, apartado de la ley y de la justicia, es el peor de todos 232.
La injusticia es más feroz cuando posee armas, y el hombre está dotado naturalmente con armas que ha
de emplear al servicio de la sabiduría y de la virtud; pero puede utilizarlas precisamente para las cosas opuestas.
Por eso, sin virtud, es el animal más impío y más salvaje, y el peor en su sexualidad y su voracidad. La justicia, en
cambio, es algo propio de la polis (social), como que la justicia es el orden de la polis, y la virtud de la justicia
consiste en la apreciación de lo justo.

Guía de preguntas

1. ¿Cuáles son las tendencias naturales a la asociación que existen entre los hombres? 2. ¿Cuáles son los tres
diferentes tipos humanos señalados por el texto? 3. ¿Por qué razón los bárbaros identifican a las mujeres con los
esclavos? 4. ¿Cuáles son las características de la comunidad originaria? 5. ¿Cuáles son las características de las
comunidades derivadas de las familias? 6. Caracterice a las polis. 7. ¿Cómo define Aristóteles a la naturaleza
humana? 8. Explique porqué la polis es anterior a la familia y a los individuos. 9. ¿Por qué razones el hombre es
mejor y peor que cualquier animal? 10. ¿Cuáles son los elementos que componen el régimen familiar de la casa?
11. ¿Qué tipos de relaciones podría distinguir dentro de la organización familiar? 12. ¿Cómo se concibe al
“cuerpo” en este texto?

b. La moral de los señores y la moral de los esclavos233

En mi peregrinación a través de las numerosas morales234, más delicadas y más groseras, que hasta ahora
han dominado o continúan dominando en la tierra, he encontrado ciertos rasgos que se repiten juntos y que se
coligan entre sí de modo regular: hasta que por fin se me han revelado dos tipos básicos 235, y se ha puesto de
relieve una diferencia fundamental. Hay una moral de señores y una moral de esclavos; —me apresuro a añadir
que en todas las culturas más altas y más mezcladas aparecen también intentos de mediación entre ambas
morales, y que con mayor frecuencia aún aparecen la confusión de las mismas y su recíproco malentendido, y
hasta a veces una ruda yuxtaposición entre ellas— incluso en el mismo hombre, dentro de una sola alma236. Las

231
“Homónimo” es lo que tiene el mismo nombre.
232
Dado que el hombre puede desarrollar una perfección, que otros seres vivos no tienen, se puede decir que el hombre es
mejor que cualquier otro animal, pero también el no desarrollo de esa perfección lo pone en una situación peor que otro
animal. Por ejemplo, si el gato no habla, no es en realidad un vicio o algo malo para el gato, porque no tiene esa perfección,
pero si el hombre no habla eso si es un vicio, y es algo peor que el gato que no habla.
233
Nietzsche, F.: Más allá del bien y del mal, Madrid, Alianza Editorial, 1983, pp. 222-6.
234
Es decir, en las sucesivas investigaciones sobre el problema del valor de los valores.
235
Cuando se habla de «tipos básicos» no hay que confundirlos con grupos históricos, sociales o siquiera individuales. En
consecuencia, no deben ser entendidos como generalizaciones empíricas. Por el contrario, ambos se derivan de una misma
potencia valorativa de la vida que Nietzsche denomina voluntad: en el caso de la moral de esclavos se trata de una valoración
pesimista de la vida, mientras que la moral de señores constituye una valoración afirmativa de la misma. Esta última, por su
parte, es la que se sigue del siguiente supuesto teórico de la filosofía nietzscheana: la vida tiende a superarse.
236
Esta observación corrobora que los tipos morales no se dan en estado «puro» y pueden presentarse como tendencias
dentro de un mismo grupo o cultura como en un mismo individuo.

FILOSOFÍA | 229
diferenciaciones morales de los valores han surgido o bien entre una especie dominante, la cual adquirió
conciencia, con un sentimiento de bienestar, de su diferencia frente a la especie dominada —o bien entre los
dominados, los esclavos y los subordinados de todo grado 237. En el primer caso, cuando los dominadores son
quienes definen el concepto «bueno», son los estados anímicos elevados y orgullosos los que son sentidos como
aquello que distingue y que determina la jerarquía238. El hombre aristocrático separa de sí aquellos seres en los
que se expresa lo contrario de tales estados elevados y orgullosos: los desprecia239. Obsérvese enseguida que en
esta primera especie de moral la antítesis «bueno» y «malo» es sinónima de «aristocrático» y «despreciable»240:
—la antítesis «bueno» y «malvado» es de otra procedencia241. Es despreciado, el cobarde, el miedoso, el
mezquino, el que piensa en la estrecha utilidad; también el desconfiado de mirada servil, el que se rebaja a sí
mismo, la especie canina de hombre que se deja maltratar, el adulador que pordiosea, sobre todo el mentiroso:
—creencia fundamental de todos los aristócratas es que el pueblo vulgar es mentiroso. «Nosotros los veraces» 242
—éste es el nombre que se daban a sí mismos los nobles en la antigua Grecia. (...) La especie aristocrática de
hombre se siente a sí misma como determinadora de los valores, no tiene necesidad de dejarse autorizar, su
juicio es «lo que me es perjudicial a mí es perjudicial en sí», sabe que ella es la que otorga dignidad en absoluta
a las cosas, ella es creadora de valores243. Todo lo que conoce que hay en ella misma lo honra: semejante moral
es autoglorificación. En primer plano se encuentran el sentimiento de la plenitud, del poder que quiere
desbordarse, la felicidad de la tensión elevada, la conciencia de una riqueza que quisiera regalar y repartir244: —
también el hombre aristocrático socorre al desgraciado, pero no, o casi no, por compasión, sino más bien por un
impulso engendrado por el exceso de poder245. El hombre aristocrático honra en sí mismo al poderoso, también

237
La moral de los señores se identifica con los grupos o individuos dominantes y la moral de los esclavos se identifica con
los dominados.
238
En otras palabras, este tipo de moral se caracteriza por ser afirmativa, es decir, por valorar —dar valor— o jerarquizar a
partir de sí. Por el contrario, veremos que la moral de esclavos se caracteriza por establecer una jerarquía valorativa a partir
del otro y, en particular, por establecer la valoración de «bueno» respecto de sí mismo como una derivación de la
malevolencia del otro, es decir, del tipo moral aristocrático.
239
“Despreciar” es lo contrario de “apreciar”, de “valorar”, “dar valor”.
240
En su Genealogía de la moral, Nietzsche intenta mostrar que la etimología de los conceptos «bueno» y «malo» permite
corroborar su parentesco con el par «aristocrático» y «despreciable». Cf. Nietzsche, F.: Genealogía de la moral, Tratado
Primero 5, Madrid, Alianza Editorial, 1972, pp. 34 y ss.
241
La «procedencia» de este último par —«bueno» y «malvado»— es eminentemente moral y, en particular, de la moral
esclava, mientras que no es posible decir lo mismo del par anterior —«bueno» y «malo». «Malo» es lo que se diferencia de
un hombre cuando la valoración es afirmativa, cuando parte de sí mismo; en cambio, «malvado» es aquél ante cuya fuerza
el débil se siente amenazado, temeroso, atropellado.
242
Esta analogía entre la moral débil y la moral aristocrática, de un lado, y el mentiroso y el veraz, del otro, puede entenderse
del siguiente modo: así como la verdad se fundamenta por sí misma, el fuerte es la fuente de sus valoraciones, aun de su
valoración de sí mismo como bueno; por el contrario, así como la mentira es siempre relativa a la verdad, el débil considera
su bondad por oposición a la malevolencia del fuerte.
243
El rasgo distintivo de la voluntad noble es la creación de valores, la creación de sentido.
244
He aquí el supuesto de la tendencia de la vida a superarse. Nótese que no es un supuesto exclusivo de nuestro filósofo
sino que responde, en parte, a lo que podemos llamar un clima de época. También hacia el final del siglo XIX, Guyau se
refiere a la naturaleza en los siguientes términos: “La planta no puede impedir su florecimiento. Algunas veces, florecer,
para ella, es morir. ¡No importa, la savia sube siempre!” A partir de estas palabras, Kropotkin, quien lo cita, concluye: “La
vida no puede mantenerse sino a condición de esparcirse”, Kropotkin, P.: La moral anarquista, Barcelona, Olañeta Editor,
1977, p. 47.
245
Sólo los débiles y los esclavos actúan tratando de satisfacer sus “necesidades”, es decir, sus carencias, sus faltas. Los
fuertes y nobles lo hacen como un desborde de fuerza o de poder. No tienen “necesidades”, no son “necesitados”, sino que
el exceso de fuerza los desborda.

230 | FILOSOFÍA
al poderoso que tiene poder sobre él, que es diestro en hablar y en callar, que se complace en ser riguroso y duro
consigo mismo y siente veneración por todo lo riguroso y duro246.
[...] Las cosas ocurren de modo distinto en el segundo tipo de moral, la moral de esclavos. Suponiendo
que los atropellados, los oprimidos, los dolientes, los serviles, los inseguros y cansados de sí mismos moralicen:
¿cuál será el carácter común de sus valoraciones morales? Probablemente, se expresará aquí una suspicacia
pesimista frente a la entera situación del hombre247, tal vez una condena del hombre, así como de la situación
del mismo. La mirada del esclavo no ve con buenos ojos las virtudes del poderoso: esta mirada posee
escepticismo y desconfianza, es sutil 248 en su desconfianza frente a todo lo «bueno» que allí es honrado —
quisiera convencerse de que la misma felicidad no es allí auténtica. A la inversa, las propiedades que sirven para
aliviar la existencia de quienes sufren son puestas de relieve e inundadas de luz: es a la compasión, a la mano
afable y socorredora, al corazón cálido, a la paciencia, a la diligencia, a la humildad, a la amabilidad a lo que aquí
se honra, pues estas son aquí las propiedades más útiles y casi los únicos medios para soportar la presión de la
existencia249. La moral de esclavos es, en lo esencial, una moral de la utilidad. Aquí reside el hogar donde tuvo su
génesis aquella famosa antítesis «bueno» y «malvado»: —se considera que del mal forman parte el poder y la
peligrosidad, así como una cierta terribilidad y una sutilidad y fortaleza que no permiten que aparezca el
desprecio. Así, pues, según la moral de los esclavos, el «malvado» inspira temor; según la moral de señores, es
cabalmente el «bueno» el que inspira y quiere inspirar temor, mientras que el hombre «malo» es sentido como
despreciable250. La antítesis llega a su cumbre cuando, de acuerdo con la conciencia propia de la moral de
esclavos, un soplo de menosprecio acaba por adherirse también al «bueno» de esa moral —menosprecio que
puede ser ligero y benévolo—, porque, dentro del modo de pensar de los esclavos el bueno tiene que ser en
todo caso un hombre no peligroso251: es bonachón, fácil de engañar, acaso un poco estúpido, un buen hombre.
En todos los lugares en que la moral de esclavos consigue la preponderancia, el idioma muestra una tendencia a
aproximar entre sí las palabras «bueno» y «estúpido».

246
Esto último muestra que el hombre aristocrático no es un «malvado», como podría sugerir en primera instancia cierta
debilidad moral. La diferencia que no obstante establece Nietzsche aquí consiste en que la inclinación a favorecer a los
débiles no se debe derivar la compasión, es decir, de la debilidad propia —que sólo multiplica la debilidad ajena—, sino de
la propia fortaleza que persigue y promueve la fortaleza a su alrededor. Muestra, también, que valorar a partir de sí mismo
no implica no ser capaz de reconocer aquello que está por arriba de nosotros en la jerarquía valorativa.
247
El miserable tiende a culpar a la especie de su debilidad, tiende a responsabilizar al otro por lo que él no hace.
248
Nietzsche suele atribuir la sutileza como rasgo característico de la debilidad, que recurre al disfraz, al engaño, a las «telas
de araña», únicas armas que puede oponer a la fuerza afirmativa para debilitarla, dado que no puede oponer a ella su propia
fuerza. En el 7 del Tratado primero de La genealogía de la moral, Nietzsche sostiene que los enemigos más «malvados» lo
son por ser los más «impotentes»: “A causa de esa impotencia el odio crece en ellos hasta convertirse en algo monstruoso
y siniestro, en lo más espiritual y más venenoso” (Nietzsche, F.: La genealogía de la moral, p. 39).
249
Tal como observamos más arriba, la moral de esclavos «socorre» a la debilidad mediante su propia debilidad,
perpetuando así el predominio de lo débil e imposibilitando su fortalecimiento. De ahí que, por su parte, que la existencia
no sea afirmada sino «soportada».
250
He aquí, pues, la inversión: el aristócrata respeta a los hombres fuertes cuando los reconoce —a los «buenos»— y, por
oposición, considera despreciable —«mala»— la debilidad; mientras que el esclavo considera «malvado» a quien teme y,
en consecuencia, se atribuye a sí mismo el bien. Esta inversión es posible, por otra parte, que la debilidad no es totalmente
incapaz de «crear»: “La rebelión de los esclavos en la moral comienza cuando el resentimiento mismo se vuelve creador y
engendra valores: el resentimiento de aquellos seres a quienes les está vedada la auténtica reacción, la reacción de la acción,
y que se desquitan únicamente con una venganza imaginaria. Mientras que toda moral noble nace de un tirunfante sí dicho
a sí mismo, la moral de los esclavos dice no, ya de antemano, a un «fuerte, a un «otro», a un «no-yo»; y ese no es lo que
constituye su acción creadora” (Nietzsche, F: La genealogía de la moral, Tratado primero, 10, pp. 42-3 y ss.).
251
En otras palabras, el hombre «bueno» en su máxima expresión debe ser débil entre los débiles; cualquier manifestación
de fortaleza por su parte lo pondría en cuestión en su carácter de bueno. Pero esto, paradójicamente, genera la situación a
la que Nietzsche se refiere aquí: la bondad termina siendo debilidad suprema, es decir, estupidez y, en consecuencia, aun
los débiles terminan despreciando la debilidad tanto como temen la fortaleza.

FILOSOFÍA | 231
Guía de preguntas

1. Enuncie la pregunta que, según Nietzsche plantea el problema moral desde una perspectiva nueva y más
amplia. ¿Qué es lo novedoso en esta pregunta? ¿Cuál es el alcance de sus consecuencias? 2. ¿Cuáles son los dos
tipos básicos de moral que Nietzsche encuentra en su investigación? ¿Responden estos tipos de moral a tipos de
personas que haya conocido? 3. Señale y explique los rasgos principales de la «moral de señores». 4. ¿Quiénes
resultan ser el “malvado” y el “bueno”, según la moral de los esclavos?

232 | FILOSOFÍA
MÓDULO 4

FILOSOFÍA SOCIAL Y POLÍTICA


1. Introducción

De manera general, la filosofía social y política es la disciplina de la filosofía que se ocupa del fundamento
y la legitimidad del orden social y político. Más específicamente, la filosofía política se ocupa de la
fundamentación de las relaciones de mando y obediencia y de gobierno, pues el término “política” (politeia) -
que deriva del término polis- es el arte de gobernar a la polis o comunidad de ciudadanos (politai). Así también,
la filosofía social se ocupa de la “sociedad” (del latín societas: asociación) que en un sentido general puede
entenderse como una agrupación de individuos que crean vínculos y relaciones recíprocas, a la vez que
comparten la cultura y las instituciones. Pero aún detallando las diferencias se comprende la cercanía existente
entre filosofía política y filosofía social, por lo que dejándolas de lado se hablará indistintamente de filosofía
política o social como aquella disciplina que se ocupa del fundamento y el análisis de la sociedad entendida como
aquella formación colectiva que tiene una entidad distinta de la de los individuos que la integran.
En este capítulo se presentará el pensamiento social de algunos de los más importantes autores
modernos como son Hobbes, Locke, Rousseau y Marx. De un modo general, esta introducción pretende situar a
dichos autores teniendo en cuenta tanto el contexto histórico como el intelectual en el que actúan, piensan y
escriben.
Estos filósofos toman posición frente a lo que hasta ese momento era la teoría política clásica de
inspiración aristotélica. La crítica central que le hacen a la misma es la de haber naturalizado la organización de
la forma de vida, es decir, la de considerar como naturales e invariables las relaciones de mando y obediencia
dentro de la comunidad. Este error se hace patente en la consideración del hombre como un ser “político” por
naturaleza y en la creencia en la superioridad orgánica del todo sobre las partes, lo que lleva a considerar las
diferencias entre los hombres (la falta de libertad de algunos y por eso la desigualdad) como derivadas del orden
mismo de la naturaleza. En contraposición con esto, el supuesto compartido por los pensadores modernos es
que los hombres nacen libres e iguales. A partir del derrumbe de la filosofía clásica y de la afirmación de que por
naturaleza los hombres son libres, los filósofos modernos únicamente pueden admitir que los hombres acepten
obedecer la voluntad de otros sometiéndose a una autoridad si consienten en ello.
De este modo, el orden social o político es un resultado de la acción de los sujetos anteriores a él, es
decir que lejos de ser algo natural es una construcción derivada de su aceptación libre. En este sentido, lo que
pretenden estos filósofos es demostrar de qué manera se pasa de una situación natural de libertad e igualdad a
un orden político, donde existen relaciones de subordinación y obediencia, por mutuo acuerdo. Para esto, los
primeros filósofos modernos se valen de un método demostrativo como el que se aplicaba en las demás ciencias.
Además, comparten un modelo teórico para llevar a cabo la explicación de dicho pasaje de un estado a otro. Este
modelo consta de dos momentos excluyentes entre sí: el estado de naturaleza y el estado civil o social. El paso
de uno a otro se realiza mediante un pacto que los hombres realizan entre sí252.
Por último, es necesario señalar algunas particularidades del contexto histórico. Hobbes escribe
movilizado por las guerras civiles de religión que azotan Inglaterra en ese momento, lo que lo conduce a tratar
de legitimar un Estado absoluto capaz de situarse por encima de los bandos para asegurar la paz y el orden. En

252
Hegel y Marx critican este modelo de explicación porque parte de los individuos aislados olvidando que en la historia no
hay tales hombres independientes de una comunidad, y que a lo sumo el sujeto desgajado de todo lazo social es un producto
histórico, pues es el sujeto de la sociedad capitalista, que erróneamente es puesto por estos pensadores modernos como el
presupuesto natural de la historia.

FILOSOFÍA | 233
cambio, Locke busca legitimar las libertades de los individuos frente a ese Estado absolutista que ya había
cumplido su función histórica y aparecía ahora ante los ojos de ciertos pensadores como una construcción
opresiva y denigrante de la naturaleza humana al negarle toda libertad a los súbditos, no respetando sus
derechos y haciéndolos a todos súbditos por igual. Por otro lado, Rousseau reacciona ante la injusticia social y la
falta de libertades percibida en las sociedades del siglo XVIII, criticando las desigualdades y la dominación que
ejercen unos pocos sobre la mayoría. En este sentido pretende legitimar un tipo de sociedad republicana y
democrática basada en la soberanía popular con el fin de asegurar la libertad e igualdad de los ciudadanos. Bajo
la influencia ejercida en varios aspectos por Rousseau, Marx pretende mostrar cómo las conquistas políticas y
los derechos ganados por la Revolución Francesa no lograron superar la desigualdad social derivada de la escisión
de la sociedad en capitalistas y trabajadores asalariados.

2. Thomas Hobbes y la fundamentación de la autoridad soberana

Thomas Hobbes (1588-1679) es un filósofo inglés, que en el año 1651 publicó el Leviatán para dar
fundamento a la soberanía absoluta del Estado, capaz de poner fin a las guerras civiles y consolidar el orden y las
leyes que garanticen la seguridad y la paz social. Hobbes presenta en ella una defensa del absolutismo
monárquico demostrando su necesidad a partir de los rasgos propios de la naturaleza del hombre, es decir, sin
recurrir a los argumentos de derecho divino como los sostenidos hasta entonces. Para conocer la verdadera
naturaleza humana Hobbes comienza por considerar al hombre en estado natural. En primer lugar, sostiene que
la naturaleza ha hecho a los hombres iguales tanto en sus facultades corporales como en las espirituales. De tal
modo que no hay entre los hombres uno que sea tan poderoso que pueda pretender para sí mismo algún
beneficio al que otro no pueda aspirar con igual derecho. Por un lado, si bien hay hombres más débiles que otros,
estos pueden asociarse entre sí para derrotar a otro más fuerte, es decir, que nadie es tan fuerte como para que
no pueda ser vencido por dos o más individuos unidos para atacarlo. Por otro lado, algo similar ocurre en cuanto
a las facultades espirituales. Hobbes sostiene que las diferencias en inteligencia pueden compensarse con el
entrenamiento. La prudencia, es decir, la sabiduría práctica es producto de la experiencia, se desarrolla a partir
de ella y por eso mismo es algo que todos los hombres alcanzan por igual cuando dedican igual tiempo a
investigar las mismas cuestiones o sobre los mismos temas. Además, si bien los hombres reconocen que hay
otros que son más inteligentes, más cultos o más persuasivos, difícilmente consideren que haya muchos tan
sabios como él mismo, es decir, que respecto de la sabiduría cada uno se encuentra satisfecho con la porción
que le ha tocado.
Por otro lado, Hobbes describe al hombre como una máquina compleja, semejante a los otros animales
en cuanto a que su fin principal es la supervivencia o autoconservación. Ésta es una tendencia natural y, en
consecuencia, las acciones que el hombre realice con arreglo a este fin, no pueden ser juzgadas moralmente, es
decir que en sentido estricto no puede decirse que el hombre sea bueno o malo por naturaleza, simplemente es
así.
Si a la igualdad natural y a la tendencia a la autoconservación se le suma la escasez e insuficiencia de los
recursos para la supervivencia de todos, cada uno se ve obligado a luchar con los demás para conseguir aquello
que necesita para sobrevivir y para evitar que el otro se lo quite. Por lo tanto, todo hombre tiende a considerar
a los otros como una potencial amenaza para sí mismo y para sus bienes, ya que por más poder que este haya
logrado acumular, siempre está la posibilidad de que alguien más poderoso lo domine y le quite lo que ha
conseguido por el trabajo o la conquista. La existencia de esta posibilidad siempre presente y siempre capaz de
ser actualizada, es la que genera una situación de permanente inseguridad.
De este modo, se origina una competencia contra los otros debido a que si los hombres son iguales
entonces todos pueden tener igual esperanza con respecto a conseguir lo que desean; además, si dos desean
algo que no pueden disfrutar en común entonces se vuelven enemigos y para lograr alcanzar el disfrute individual
tratarán de aniquilarse. Por ejemplo, si alguien siembra puede razonablemente esperar que otro lo ataque para
desposeerlo del fruto de su trabajo, a la vez que este invasor debe considerar que una vez logrado su cometido

234 | FILOSOFÍA
estará en igual situación respecto de otros. De esta situación de desconfianza mutua surge una condición de
guerra, ya que todos deberán aumentar su poder para protegerse a sí mismos. Así, algunos buscarán aumentar
su poder por placer y se lanzarán a la conquista, otros con el fin de protegerse no podrán permanecer en una
actitud defensiva por mucho tiempo sino que también deberán recurrir a la invasión. Por lo tanto, para la auto-
conservación se hará necesario aumentar el propio dominio sobre los demás. De aquí que Hobbes caracterice al
hombre como un lobo para el hombre. Además, los hombres consideran que deben ser reconocidos en su valía
en la misma medida en que ellos se valoran a sí mismos, y ante cualquier signo que se interprete como de
subestimación procurarán alcanzar una mayor estima dañando a su contendiente. Por lo tanto, son tres las
causales de guerra en estado de naturaleza: la competencia, la desconfianza y la gloria.
De lo dicho hasta aquí Hobbes extrae la siguiente conclusión: “la primera [causa de guerra] impulsa a los
hombres a atacarse para lograr un beneficio; la segunda, para lograr seguridad; la tercera para ganar reputación.
[...] Con todo ello se manifiesta que durante el tiempo en que los hombres viven sin un poder común que los
atemorice a todos, se hallan en la condición o estado que se denomina guerra; una guerra tal que es la de todos
contra todos”253. Dicho estado de guerra no implica un combate constante sino una disposición a dar batalla
mientras no existe la seguridad de la paz. De este modo, la situación de guerra es coextensiva al estado de
naturaleza ya que en éste los hombres viven sin otra seguridad que la que ellos mismos puedan proporcionarse,
estando siempre dispuestos a entrar efectivamente en lucha. En un estado tal, no habría la posibilidad de
desarrollar ni la industria, ni el cultivo, ya que el destino del producto sería incierto, tampoco las artes, las letras
ni el comercio. No hay siquiera posibilidad de sociabilidad en el estado de naturaleza dada la situación de
permanente guerra de todos contra todos. Sólo hay continuo temor y peligro de muerte violenta. Sin embargo,
Según Hobbes el hombre puede superar este estado de guerra debido a sus pasiones y a su razón ya que por un
lado, las pasiones como el temor a la muerte, el deseo de ciertas cosas para llevar a cabo una vida confortable y
la esperanza de conseguirlas con el propio trabajo inclinan a los hombres hacia la paz, y por otro, la razón le
sugiere adecuadas normas de paz que son llamadas “leyes de naturaleza”.
La ley de naturaleza es una norma general establecida por la razón, que prohíbe al hombre hacer tanto
aquello que pueda hacerle perder su vida como aquello que conlleve la pérdida de los medios de conservarla.
Así, la ley obliga a hacer u omitir con el fin de preservar la propia vida. Por el contrario, el derecho de naturaleza
consiste en la libertad254 de hacer u omitir, es decir, de usar el propio poder como se quiera para conservar la
propia vida y, por ende, de hacer todo aquello que racionalmente se considere como el medio más apto para
alcanzar ese objetivo. Por lo tanto, en el estado de naturaleza el hombre tiene derecho a todas las cosas que crea
necesarias para su auto-conservación, incluso tiene derecho al cuerpo de los demás. De esta manera, mientras
permanezca el derecho natural que cada uno tiene sobre todas las cosas, no habrá seguridad para nadie respecto
de la conservación de la propia vida y se continuará viviendo en constante estado de guerra. Por consiguiente,
se presenta el problema de cómo sería posible contener, restringir o limitar el estado de inseguridad derivado
de la guerra. Es en este punto que la razón sugiere las normas de paz, es decir, las leyes naturales. La primera y
fundamental ley de naturaleza dice que cada hombre debe buscar la paz y seguirla y la segunda que deriva de la
primera señala lo siguiente: “que uno acceda, si los demás consienten también, y mientras se considere necesario
para la paz y defensa de sí mismo, a renunciar este derecho a todas las cosas y a satisfacerse con la misma
libertad, frente a los demás hombres, que les sea concedida a los demás con respecto a él mismo”255.
Así, el único modo de limitar el derecho natural de los hombres es que ellos mismos consientan en
hacerlo mediante un pacto voluntario por el cual cada uno transfiere la libertad que cada uno tiene de usar su

253
Hobbes: 2003, p.102.
254
Hobbes define el concepto de libertad de la siguiente manera: “Por libertad se entiende, de acuerdo con el significado
propio de la palabra, la ausencia de impedimentos externos, impedimentos que con frecuencia reducen parte del su poder
que un hombre tiene de hacer lo que quiere; pero no pueden impedirle que use el poder que le resta, de acuerdo con lo
que su juicio y razón le dicten”. (Hobbes, Th., (1651) Leviatán, México, F. C. E., 2003, p. 106).
255
Hobbes: 2003, p. 107.

FILOSOFÍA | 235
propio poder como quiera para su auto-preservación a un hombre o asamblea de hombres con el fin de erigir
“un poder común capaz de defenderlos contra la invasión de los extranjeros [guerra externa] y contra las injurias
ajenas [guerra interna].”256. De esta manera, el fin del Estado soberano257 es la seguridad y la paz, es decir, la
defensa exterior y la paz interior. Antes de exponer la formulación de dicho pacto y con el fin de comprender a
qué da lugar el mismo será preciso exponer el concepto hobbesiano de persona artificial y la distinción que hace
el autor entre “autor” y “actor”.
Persona es aquel a quien se le pueden atribuir palabras o acciones o bien como suyas propias o bien
como representando las de otro. Se dice que es persona natural cuando sus palabras y acciones son consideradas
como propias y persona artificial si sus palabras o acciones son consideradas como representación de las acciones
o palabras de otro. Las personas artificiales suelen tener palabras y acciones que pertenecen a sus representados.
De este modo, la persona es el actor y el dueño de las palabras o acciones es el autor. Así, el actor actúa por
autoridad (en representación del autor)258. Por lo tanto, concluye Hobbes, “una multitud de hombres se
convierte en una persona cuando está representada por un hombre o una persona, de tal modo que ésta puede
actuar con el consentimiento de cada uno de los que integran esta multitud en particular. [...] Todos los hombres
dan, a su representante común, autorización de cada uno de ellos en particular, y el representante es dueño de
todas las acciones, en caso de que le den autorización ilimitada”259.
A partir de esto, estamos en condiciones de entender el pacto que según Hobbes da origen al Estado,
según el cual cada uno transfiere -bajo la condición de que todos lo hagan también- a un hombre o asamblea de
hombres su derecho a gobernarse a sí mismo según los medios que considere adecuados para su
autoconservación. Esta unión de la multitud de hombres en una persona artificial es lo que se llama Estado o
Leviatán, es decir aquel “dios mortal” capaz de garantizar la paz y la seguridad. De este modo, quedan claras las
causas de la generación del Estado y su función: dada la situación de guerra de todos contra todos se debe
instituir una instancia lo suficientemente poderosa como para garantizar la paz y la seguridad de los hombres.
Por otro lado, la esencia del Estado es ser una persona artificial surgida a partir de pactos mutuos
realizados entre los hombres que forman parte de una multitud, con el fin de que utilice la fuerza de todos como
considere necesario para asegurar la paz. Así, en el pacto se ceden los derechos naturales -a la vez que la otra
parte hace lo mismo- a favor de un tercero (Leviatán) que surge de la mutua cesión de derechos que todos hacen.
De esta manera, cada uno de los pactantes instituye una persona artificial de cuyos actos él mismo es autor
puesto que autoriza a esta persona a utilizar toda la fuerza y los medios que considere necesarios para garantizar
la paz y eliminar cualquier factor de inseguridad. El titular de la persona artificial es llamado Soberano y aquellos
sujetos que pactan y por eso aceptan ser gobernados por ese soberano se llaman Súbditos. Por lo tanto, como el
soberano no pacta con cada uno de los hombres sino que estos pactan entre sí para dar a aquél el derecho de
representar a la persona de todos, es decir, de ser su representante, Hobbes sostiene que la legitimación de los
actos del soberano proviene de un pacto en el cual él no es parte contratante y por esto sus acciones no pueden
ser deslegitimadas por los individuos contratantes ya que ellos mismos las han autorizado al ceder su derecho
de gobernarse a sí mismos.
A partir de lo dicho, Hobbes va a considerar qué relación guardan entre sí las dos instancias
recientemente instituidas del soberano y los súbditos. O, más específicamente cuáles son los derechos del
soberano y cuáles las libertades de los súbditos. Respecto de los derechos del soberano Hobbes sostiene, en
primer lugar, que quienes pactan e instituyen un Estado -quedando obligados por el pacto mismo a considerar
como propias las acciones del soberano- no pueden sin permiso del soberano ni hacer un pacto nuevo entre sí
para instituir a otro soberano ni renunciar a ser parte del Estado instituido y retornar a la confusión de la multitud
ya que se ha pactado obedecer al soberano en todo lo que éste considere adecuado al mantenimiento de la paz.

256
Hobbes: 2003, p. 140.
257
La soberanía se refiere al ejercicio del poder, al uso legítimo de la fuerza o la coacción.
258
Hobbes: 2003, p. 132.
259
Hobbes: 2003, p. 135.

236 | FILOSOFÍA
Si sucediese que los súbditos llevaren a cabo un nuevo pacto, serían a la vez autores de la prohibición dada por
el soberano -de cuyos actos son autores- de efectuar un nuevo pacto y a la vez autores de la propia autorización
para llevarlo a cabo, lo cual es una evidente contradicción. Una vez que se han cedido los derechos de
autogobierno al soberano para que gobierne no se le pueden quitar si no es rompiendo el pacto, lo cual es
contrario a la ley natural. En segundo lugar, como el soberano no pacta, tampoco puede quebrantar pacto
alguno. Por lo tanto, ningún súbdito puede fundamentar la desobediencia a la voluntad superior del soberano
en alguna infracción a lo pactado por parte del mismo, ya que el soberano no ha pactado nada. Asimismo, ningún
súbdito puede acusar de injusticia al soberano puesto que él mismo es autor de los actos y juicios del soberano.
Por lo tanto, quien protesta contra la injusticia del soberano protesta contra la injusticia de la que él mismo es
autor. En consecuencia, el soberano no puede ser castigado ya que se castigaría a otro por los actos o juicios de
los que uno mismo es autor. Además, como la finalidad de instituir un poder soberano es la paz y quien tiene
derecho al fin lo tiene también a considerar cuáles son los medios adecuados para alcanzar ese fin, cualquier
medio que establezca el soberano será legítimo. Así, quien tiene que preocuparse por la paz tiene derecho a
juzgar cuáles son los medios adecuados para lograr su mantenimiento como su restauración cuando se haya
perdido. Está implícito en lo anterior que el soberano es juez acerca de qué doctrinas y opiniones son contrarias
a la paz y cuáles conducen a ella. También es quien tiene el derecho de juzgar cuándo es necesario para el bien
para el que fue instituido hacer la guerra con otros Estados. De la misma manera, el soberano es el que prescribe
mediante leyes de qué bienes se puede disfrutar y qué acciones se pueden llevar a cabo sin que se provoquen
conflictos entre los súbditos. Es decir que las normas de propiedad y de legitimidad de las acciones dependen de
leyes civiles promulgadas por cada Estado particular con el fin de evitar conflictos entre los súbditos. En este
sentido, también pertenece al soberano el derecho de judicatura, es decir, de dirimir todas las controversias.
Cabe aclarar que estos derechos que constituyen la esencia de la soberanía son inseparables y no pueden ser
cedidos. Por lo tanto, la soberanía es indivisible e inalienable.
Hobbes entiende por ley civil aquellas reglas que el Estado ordena a los súbditos para que sean utilizadas
para distinguir lo justo y lo injusto, y para que éstos se conduzcan mediante ellas. La ley civil consiste en una
obligación y el derecho civil consiste en la libertad que la ley civil deja a los súbditos. Respecto de la libertad de
los súbditos Hobbes afirma, por un lado, que si por libertad se entiende libertad corporal, es decir, el no estar ni
encadenados ni en prisión, es evidente que los súbditos son libres. Por otro lado, si por libertad se entiende la
ausencia de leyes, sería absurdo pretender una libertad tal, pues se estaría expuesto a que los demás se apoderen
de la propia vida y libertad como consecuencia de la falta de seguridad. Por lo tanto, la libertad de los súbditos
consiste en que en todas las acciones y conforme a leyes civiles preestablecidas, los hombres tienen la libertad
de hacer lo que consideren más provechoso para su propia vida, es decir, son libres respecto de cosas –
previamente reguladas por el soberano- como comprar y vender entre sí, elegir la propia residencia, el propio
alimento, etc., es decir que tienen el derecho civil de hacerlas.
Sin embargo, hay otro tipo de libertad de los súbditos que señala Hobbes y es la que consiste en aquellas
cosas que aún cuando el soberano las ordene, el súbdito puede negarse a hacerlas sin injusticia. Dado que
mediante el pacto se ceden los derechos naturales para preservar por sí mismo la propia vida, este derecho a
preservar la propia vida no se puede ceder y por esto nadie está obligado ni a matarse, ni a mutilarse, ni a
testificar en su propia contra, ni a entregarse sin resistencia a una ejecución (aunque se trate de entregarse al
poder del soberano). Si el soberano, por ejemplo, ordenase a un hombre que se mate o que no resista a quienes
pretenden matarlo, el súbdito está legítimamente autorizado a no obedecer, puesto que el derecho a la
preservación de la propia vida mediante la resistencia a aquello que atenta contra la misma no puede ser cedido.
Esto no entra en contradicción con el poder soberano de vida y muerte que se autoriza mediante el pacto ya que
el contratante autoriza que si se viola la ley se lo condene hasta con la pena de muerte pero a la vez no autoriza
que él mismo deba ejecutar su condena, es decir que autoriza que lo maten pero también mantiene su derecho
natural a resistir para mantener la propia vida. Sólo en este caso el súbdito es libre de no obedecer al soberano.

3. Guía de preguntas

FILOSOFÍA | 237
1. Defina a la filosofía social y política. 2. ¿Cuál es la crítica central que los filósofos modernos realizan a la
concepción tradicional aristotélica? 3. ¿Cuál es el supuesto común del que parten los filósofos modernos? 4. Para
los modernos, el orden social ¿es natural o construido? Fundamente su respuesta. 5. Busque información sobre
la época en la que vivió Hobbes y sobre su vida. 6. ¿Qué objetivo se propone Thomas Hobbes en su obra? 7.
¿Cómo fundamenta Hobbes la igualdad natural de los hombres en lo corporal y en lo espiritual? 8. ¿Cuál es el fin
natural del hombre? 9. ¿Qué se deriva de la igualdad natural de todos los hombres? 10. Explique la siguiente
proposición: “el hombre es un lobo para el hombre”. 11. ¿Cuáles son las causas que llevan a los hombres a la
guerra en el estado de naturaleza? 12. ¿En qué consiste la condición de guerra? 13. ¿Por qué el estado de
naturaleza es un estado de guerra? 14. ¿Cómo se pude salir del estado de guerra natural? 15. ¿Qué dicen las
leyes de la naturaleza? 16. ¿A qué se llama “actor”? ¿A qué se llama “autor”? 17. ¿Qué es el “pacto”? ¿Cuáles
son sus causas? ¿Cuál es su función? 18. ¿Qué es el Estado o Leviatán? 19. ¿Quién es el soberano? ¿Quiénes son
los súbditos? 20. ¿Cuáles son los derechos del soberano? 21. ¿Qué es la ley civil? ¿Qué es el derecho civil? 22.
¿En qué consiste la libertad de los súbditos? 23. Si la voluntad del soberano es justicia ¿por qué no puede ordenar
a un súbdito que se quite la vida o que no resista a quienes quieren matarlo?

4. John Locke y la defensa de las libertades individuales

John Locke (1632-1704), filósofo inglés nacido en Wrington, fue uno de los primeros y más destacados
teóricos del liberalismo político. En 1690 publica el Segundo ensayo sobre el gobierno civil, su obra de filosofía
política más importante y una de las más influyentes en la historia del pensamiento socio-político. En esta obra
parte de la idea de una Ley Natural que es ley de la razón y de Dios y que gobierna el estado de naturaleza, a la
vez que es la ley moral a la que se encuentra sometido el género humano. De este modo, el hombre en tanto
que ser racional se rige por la ley de la razón y por lo tanto está capacitado para comprender y cumplir la ley
moral en estado de naturaleza. En dicho estado los hombres son libres e iguales. La igualdad natural consiste en
que los hombres en tanto que son parte de una misma especie nacieron iguales entre sí sin estar subordinados
ni sujetos a ningún otro por naturaleza. Es decir que en el estado natural todo poder es recíproco y por lo tanto
nadie es esclavo por naturaleza.
Asimismo, la libertad natural de los hombres consiste en que no están sujetos a ningún poder superior
sobre la tierra, en que no están sometidos a la voluntad de nadie y en que solamente tienen como norma la ley
de naturaleza. De este modo, tienen libertad de disponer como prefieran -dentro de los límites establecidos por
la ley natural- de su persona y sus posesiones. Esta ley natural que gobierna el estado de naturaleza y obliga a
todos por igual es la razón y “enseña a todo hombre que quiera consultarla, que siendo todos iguales e
independientes, nadie debe dañar a otro en su vida, salud, libertad o posesiones. Pues los hombres son todos
obra de un Hacedor omnipotente e infinitamente sabio, [...] en consecuencia, son de Su propiedad y han sido
hechos para durar lo que a Él, y no a cualquiera de ellos, le plazca. [...] Por la misma razón que cada uno está
obligado a preservarse a sí mismo y a no renunciar a su estado voluntariamente, y cuando su propia preservación
no esté en juego, deberá, en la medida de lo posible, preservar al resto de la humanidad y no podrá, a menos
que se trate de hacer justicia con quien ha cometido una ofensa, quitar una vida o dañarla”260.
Por lo tanto, la ley natural obliga a los hombres a la autopreservación y a la preservación del género
humano basándose en que nadie tiene derecho de dañarse a sí mismo ni al prójimo dado que no se es propietario
ni de la propia vida ni de la de los demás puesto que todos son obra de Dios y por lo tanto su propiedad. De esta
manera, la ley de naturaleza se refiere a la paz de la humanidad y los medios de mantenerla están en manos de
todos y cada uno de los hombres ya que cada uno tiene el derecho natural de castigar a los transgresores de
dicha ley. Así, cada hombre tendrá cierto poder legítimo para castigar a otro hombre que haya transgredido la
ley natural, porque quien la transgrede, declara mediante su acto que vive según otra ley que la de la razón y

260
Locke, J. (1690): Segundo Ensayo sobre el Gobierno Civil, Buenos Aires, Losada, 2002, p. 11.

238 | FILOSOFÍA
que por esto mismo es peligroso para la humanidad, ya que ha roto aquello que aseguraba la paz de la misma.
Así, al agredir la paz y seguridad de todos los que viven según la ley natural, el agresor se ha puesto en guerra
contra la humanidad dando lugar a que cualquier hombre con el fin de proteger al género humano lo castigue,
incluso con la muerte, si la magnitud de su transgresión así lo requiere. Dado que el poder de castigar al agresor
está autorizado y regido por la serena razón, que da a la pena una medida proporcional a la transgresión, el
castigo debe servir como reparación del daño y como represión preventiva orientada a lograr que el transgresor
se abstenga de repetir el crimen y que el ejemplo disuada a los otros de hacer lo mismo. De esta manera, surge
el derecho natural que todos tienen de castigar un crimen para reprimir y prevenir su repetición y el derecho
que el agredido tiene de exigir le reparación del daño que se le ha infringido.
Como se ha dicho, la serena razón es la que determina la proporcionalidad del castigo. Sin embargo,
cuando uno es juez en su propia causa, las pasiones suelen impedir que se valúe serenamente cuál sería el castigo
justo, puesto que tanto el agresor como el agredido son parte interesada. El primero, si acepta su culpabilidad,
por amor a sí mismo será indulgente respecto de la pena que merece. Así, el autocastigo difícilmente sirva para
mantener la convivencia pacífica. En contraposición, el agredido, movido por el deseo de venganza, será llevado
a aplicar una pena mayor que la merecida según el crimen cometido. De esta manera, más que un justo castigo
se realiza una venganza desmedida que pone en el lugar del agresor al agredido, el cual deberá ser castigado a
su vez por quien antes recibió el abuso del castigo, desatándose así un ajuste de cuentas mutuo en el que la
serena razón se ve completamente anulada por las pasiones. Por lo tanto, en estado de naturaleza al ser cada
uno juez de su propia causa, es decir, al no haber un juez imparcial, los abusos del poder son frecuentes y antes
que reparar el daño se suele cometer un nuevo daño y así continuar la guerra en lugar de hacer justicia.
Sin embargo, no hay que confundir el estado de naturaleza con el de guerra. Locke sostiene que “la falta
de un juez común con autoridad pone a todos los hombres en estado de naturaleza [y] la fuerza ejercida sin
derecho sobre la persona de un individuo constituye un estado de guerra, tanto donde hay [sociedad civil] como
donde no hay un juez común [estado natural]” 261. Es decir que no es necesario que el estado de naturaleza sea
un estado de guerra puesto que sólo lo es cuando hay un agresor que al no regirse por la ley natural declara la
guerra al resto de la humanidad. El resto de la vida en estado de naturaleza es acorde a la ley de naturaleza y por
lo tanto es pacífica y racional. Por el contrario, se está en situación de guerra cuando se ejerce la fuerza sin
derecho sobre otro tanto en el estado natural como en la sociedad civil. De este modo, se comprende por qué
para Locke el estado de naturaleza y el de guerra no son coextensivos. Sin embargo, hay que tener en cuenta
que en el estado de naturaleza, dada la falta de juez imparcial, se tiene mayor propensión a entrar en guerra que
si hubiera una instancia de juicio imparcial. La institución de un juez imparcial capaz de dirimir las disputas según
la serena razón será el motivo del paso de la sociedad natural al gobierno civil. Sin embargo, antes de mostrar
este pasaje de uno a otro -y para comprender cabalmente en qué consistirá aquello que tendrá lugar a partir del
pacto social- se tratará, siguiendo a Locke en su exposición, la cuestión de la propiedad en el estado de
naturaleza.
Para este autor, dado que los hombres tienen el derecho a su preservación, también tienen el derecho a
los medios para alcanzar este fin, es decir, que tienen el derecho de comer, de beber, etc. Además, puesto que
Dios ha dado la tierra a la humanidad en común para que alcance este fin, resulta que hay que justificar cómo es
que cualquier individuo puede llegar a tener la propiedad exclusiva de alguna cosa. Si bien es cierto que nadie
tiene respecto de los frutos y los animales que están en estado natural una posesión que excluya al resto de los
hombres, en tanto que fueron dados por Dios para uso de los hombres, debe haber algún modo legítimo de
apropiarse de ellos. Hay que reconocer, por otra parte, que cada uno es propietario de su propia fuerza de
trabajo. Si ello es así, cualquier cosa que sea modificada por medio del trabajo de alguien puede decirse que es
sacada del estado en que se encuentra naturalmente y que al hacer esto esa persona le agrega algo -la fuerza
de trabajo- que es de su propiedad y que por lo tanto se convierte en su propiedad quedando excluido el derecho
de los otros sobre esa cosa. En esto consiste la ley de la naturaleza relativa a la instauración de la propiedad

261
Locke: 1690, p. 20.

FILOSOFÍA | 239
sobre aquello que era común. Por ejemplo, una manzana que se encuentra naturalmente en un árbol en medio
del bosque es propiedad común de todos, hasta que por medio del trabajo de arrancarla del mismo, alguien
agrega a ella su trabajo y se la apropia. Lo mismo sucede con quien saca peces del río o con quien caza algún
animal salvaje: se lo apropia por medio de su trabajo que permite distinguir entre lo propio o privado y lo
comunal.
Es evidente entonces, para Locke, que quien se apropia de algo de este modo lo hace legítimamente y
que no necesita para hacerlo del consentimiento del resto de los hombres que tienen la propiedad en común del
mundo, ya que si lo necesitase los hombres habrían muerto de hambre mientras intentaban encontrar dicho
consentimiento. Sin embargo, la ley natural que de este modo instaura la propiedad, también le pone límites a
la misma, ya que uno no puede acumular tanto como quiera. Racionalmente, una persona sólo puede apropiarse
de “cuanto cada uno pueda usar para beneficio de su vida antes de que se eche a perder. [...] Todo lo que excede
la parte que puede utilizar pertenece a los demás. Nada fue creado por Dios para que el hombre lo eche a perder
o lo destruya.”262
De esto se desprende que, en el estado de naturaleza, la abundancia de recursos naturales y la escasez
de los pobladores del mundo, sumadas a los límites impuestos por la ley natural, llevaban a una vida pacífica,
pues casi no había lugar para entrar en conflicto por la propiedad. Así, cuando alguien trabajaba o cultivaba una
parcela de tierra cuyo producto podía utilizar sin que se echara a perder se convertía en propietario de esa tierra
sin perjudicar a los demás, puesto que aún quedaba en el mundo tanta tierra y tan buena como para ser
apropiada por medio del trabajo de los otros. Es más, para Locke, “la misma regla de propiedad, a saber, que
todo hombre debería tener tanto como lo que es capaz de utilizar, puede seguir aplicándose en el mundo, sin
perjuicio de nadie, dado que hay tierras suficientes en el orbe para abastecer al doble de habitantes, si la
invención del dinero, y el tácito acuerdo de los hombres a atribuirle valor a la tierra, no hubiese dado lugar a
apoderarse de extensiones más grandes de tierra y a tener derecho a ellas.”263 De este modo, puesto que nadie
podía acumular lo que no podía usar antes de que se echase a perder, aparece el dinero como la condición de
posibilidad de la acumulación ya que éste es una cosa perdurable, es decir, que no se echa a perder con el paso
del tiempo, que los hombres pueden acumular sin que se arruine -por eso legítimamente- y que por
consentimiento mutuo pueden intercambiarla por otros productos con un valor de utilidad mayor para la
preservación de la vida pero no perdurables. Por lo tanto, un hombre puede poseer una mayor cantidad de tierra
de la que puede utilizar recibiendo dinero a cambio del sobrante del producto de la tierra, dinero que acumulará
o cambiará por otros productos que a su vez serán los sobrantes de otro productor que pretende cambiarlos por
dinero.
Hechas estas aclaraciones, es posible comprender las causas que llevaron a los hombres a abandonar el
estado de naturaleza para instaurar un gobierno civil. Si bien el hombre en estado natural es libre y amo de su
persona y bienes e igual a todos los demás, no se encuentra protegido de los agresores para disfrutar de su
derecho natural a ser propietario, ya que su propiedad se halla expuesta a la invasión de cualquier otro que no
obedezca a la ley natural. De esta manera, el estado de naturaleza no deja de ser, debido a ciertos hombres que
se alejan de ley natural, un estado de temor y peligro tanto para la vida, como para la libertad y los bienes, es
decir, para la propiedad en sentido amplio. Así, la finalidad de que los hombres se unan y consientan en crear el
Estado es la preservación de la propiedad de todos los miembros de esa comunidad. De ahí en más, “la
comunidad pasa a ser el árbitro que decide según normas y reglas establecidas e imparciales, aplicables a todos,
y administradas por hombres autorizados por la comunidad para que las ejecuten”264; es decir, que los pactantes
deberán establecer por consentimiento leyes fijas y un juez imparcial para decidir las controversias y aplicar
dichas leyes. Juez que faltaba en el estado de naturaleza en el que cada uno era juez en causa propia. Por lo

262
Locke:1690, p. 27-28.
263
Locke: 1690, p. 31.
264
Locke: 1690, p. 62.

240 | FILOSOFÍA
tanto, cuando cada uno cede a la comunidad el poder de juzgar personalmente la ofensa recibida y el poder de
ejecutar personalmente el castigo, se constituye la sociedad civil.
Obviamente, la entrega del poder a manos de la sociedad se hace para preservarse mejor a sí mismo y a
su propiedad y por eso el poder del Estado nunca podrá exceder las funciones para las que fue creado, es decir,
para asegurar la propiedad de cada uno de los ciudadanos y para garantizar imparcialidad en la aplicación de la
ley. De esta manera, para Locke “el poder político es el derecho de dictar leyes, incluida la pena de muerte y, en
consecuencia, todas las penas menores necesarias para la regulación y preservación de la propiedad, y el derecho
de emplear la fuerza de la comunidad en la ejecución de tales leyes y en la defensa del Estado ante ofensas
extranjeras. Y todo ello exclusivamente en pos del bien público.” 265 Así, según Locke, el pacto hobbesiano sería
un pacto de tontos pues al ceder su derecho natural a un monarca absoluto que está por encima de la ley bajo
la cual todos ellos pactaron estar, éste tendría tanta libertad como tenía en el estado natural aumentada por el
poder y corrompida por el saberse impune. Por lo tanto, los que pactaran de tal modo serían “tan tontos que se
preocupan por evitar todos los daños que les pueden hacer los gatos monteses y los zorros, pero no les preocupa,
más aún, piensan que es seguro, ser devorados por los leones”266
Por lo tanto, los hombres libres e iguales darán su consentimiento para someterse al poder político pero
asegurándose que se cumpla con la finalidad por la que se decide formar dicha comunidad. Sólo así los hombres
se unirán en una comunidad en la que la mayoría decide en nombre de todos. Al establecer el poder legislativo
se le impone un límite tal que las leyes civiles que éste dicte deberán ser conformes a la ley natural, es decir, que
deberán respetar la propiedad de todos dictando leyes que valgan igualmente para todos no pudiendo variar
según los casos particulares. De esta manera, aquel poder legislativo o ejecutivo que se desvíe de la finalidad
para la que fue creado, podrá ser removido legítimamente por el pueblo que queda, a partir del incumplimiento
de las funciones para las que tal poder fue nombrado, liberado de su obligación de obedecer a un poder injusto
recuperando el poder que le había dado al mismo para establecer uno nuevo que asegure su seguridad. De aquí,
que la teoría política de Locke hace fuerte hincapié en las medidas legítimas que tiene la comunidad para resistir
al abuso de sus gobernantes, pues no se puede justificar la tolerancia de la injusticia en nombre de la necesidad
de mantener la paz y el orden. Consecuentemente, dado que el gobierno debe perseguir el bien de la humanidad,
Locke se pregunta, “¿y qué es mejor para la humanidad: que el pueblo esté siempre expuesto a la ilimitada
voluntad de la tiranía [como se desprendería de la teoría de Hobbes según este autor] o que los gobernantes
puedan ser resistidos [como él sostiene] cuando hacen un uso exorbitante de su poder y lo emplean para la
destrucción, no para la protección de las propiedades de sus súbditos?” 267 En consecuencia, el pueblo es el juez
último que determinará si un gobierno no está cumpliendo correctamente sus funciones y debe ser destituido.
Sin embargo, debe tenerse en cuenta que mientras el gobierno realice correctamente su función el poder no
puede legítimamente volver al pueblo que sólo retoma su poder si éste fue cedido por un período determinado
o si se desvía de la finalidad para la que fue instituido.

5. Guía de preguntas

1. ¿Cuál es, según Locke, la condición del hombre en estado de naturaleza? 2. ¿Qué diferencias podría señalar
en la concepción del hombre en estado natural entre Hobbes y Locke? 3. ¿Qué es lo que manda la ley natural?
4. ¿Quiénes son los que deben hacer cumplir la ley natural? 5. ¿Qué problemas se presentan cuando se trata de
castigar a los transgresores de la ley natural? 6. Diferencie estado de naturaleza y estado de guerra. 7. Si la tierra
y sus frutos han sido entregados por Dios a todos los hombres, ¿cómo se justifica –para Locke- la apropiación
privada? 8. ¿Cuáles son los límites a la propiedad privada de los bienes? 9. ¿Cómo surge el dinero y cuál es su
función? 10. ¿Cómo surge la sociedad civil y cuál es su función? 11. ¿Qué diferencias encuentra entre la

265
Locke: 1690, p. 8.
266
Locke: 1690, p. 67.
267
Locke: 1690, p. 164.

FILOSOFÍA | 241
concepción del Estado de Hobbes y la de Locke? 12. ¿Qué críticas hace Locke a la concepción del “pacto” en
Hobbes?

6. Jean-Jacques Rousseau y la igualdad natural de todos los hombres

Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), filósofo suizo nacido en Ginebra, escribió en 1754 el Discurso sobre
el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres como respuesta para un concurso de la
Academia de Dijon en el que se preguntaba cuál es el origen de la desigualdad entre los hombres y si está
autorizada por la ley natural. Si bien la obra no gana el premio, Rousseau decide publicarla en Amsterdam en
1755. En 1760 termina de escribir el Emilio y trabaja en El contrato social. En 1762 se publican ambas obras y son
inmediatamente censuradas en Francia, ordenándose la prisión para el autor de la primera de ellas. En Ginebra
ambas obras son quemadas públicamente. Frente a semejante reacción, Rousseau huye a Suiza de donde
también es expulsado. Finalmente, se refugia en Neuchâtel bajo la protección de Federico II de Prusia.
En esta sección se hará una presentación del Discurso y de El contrato social, ambas obras –aunque
especialmente la segunda- de enorme influencia tanto en el pensamiento como en la práctica política y social de
la modernidad. La defensa del republicanismo democrático que se hace en esta última, resulta inseparable del
proceso revolucionario que comienza en Francia en 1789 y, sobre todo, de la orientación de un sector radical de
la Revolución, el de los llamados “jacobinos” –por su filiación con Rousseau-.
Como ya se ha señalado, el objetivo del Discurso... es investigar de qué modo han podido suceder las
cosas para dar lugar a una desigualdad entre los hombres como la que se encuentra en la sociedad del siglo XVIII.
Para esto, Rousseau expone el progresivo alejamiento del estado de naturaleza realizado por el hombre a medida
que se acerca a su vida en sociedad. Este alejamiento es considerado como una gradual corrupción -vinculada
con el desarrollo de la desigualdad- del género humano en el estado natural donde todos son libres e iguales. En
este punto hay que distinguir dos clases de desigualdad: la natural, que consiste en las diferencias de edad, de
salud o de fuerza y la moral o política, que consiste en la dominación de unos hombres por otros y que depende
de una convención, es decir, que está autorizada por el consentimiento (quizás tácito) de los hombres. Esta
desigualdad instituida queda luego legitimada por la creación de leyes civiles a partir del pacto social. Si el
hombre ha sido corrompido por la dependencia de los otros en la sociedad, entonces, esa sociedad es el origen
de los males del hombre y por eso será necesario reflexionar sobre el estado de naturaleza del ser humano.
El hombre en ese estado natural vivía solitariamente y se encontraba aislado de los demás, siendo capaz
de satisfacer sus necesidades vitales (comida, bebida, lecho, sexo) sin recurrir a la ayuda de nadie. Su única
preocupación era la autoconservación y para ello los productos naturales de la tierra le bastaban tanto para su
alimento como para su protección. El apetito sexual, desprovisto de cualquier sentimiento de amor, lo impulsaba
a perpetuar la especie, sin necesidad de formar una familia. El hijo sólo estaba junto a la madre mientras
necesitase de ella para su conservación. Así, muy pronto la naturaleza los tornaba fuertes o los hacía perecer. De
esta manera, se comprende que el hombre natural viviese en un estado de perfecto equilibrio entre necesidades
y recursos.
Por otro lado, la ley natural le habla al hombre de modo inmediato a través de dos principios anteriores
a la razón: el amor a sí mismo, que es un sentimiento natural que lleva a todos los hombres a preocuparse por
su propia conservación y bienestar y la piedad o compasión, que inspira una repugnancia natural a ver sufrir a
los demás seres, especialmente a sus semejantes. Así, mientras el hombre “no resista al impulso interior de la
compasión, no hará daño jamás a otro hombre, ni incluso a ningún ser sensible excepto en el caso legítimo en
que, encontrándose en juego su conservación, está obligado a preferirse a sí mismo”.268
Además, a diferencia de los demás animales (a los que la naturaleza les ordena a través de los instintos
y ellos obedecen) el hombre es un agente libre, es decir que, si bien el hombre siente la presión de la naturaleza,

268
Rousseau, J-J., (1755) Discurso sobre el origen y desigualdad entre los hombres, en: Discurso sobre el origen y desigualdad
entre los hombres y otros escritos, Madrid, Editorial Tecnos, 1995, p. 115.

242 | FILOSOFÍA
se reconoce libre de asentir o resistir su mandato, y es en la conciencia de esa libertad en donde radica lo
específico de la humanidad. Junto a la libertad hay otra cualidad, en íntima relación con ella, que diferencia a los
hombres de los animales: la facultad de perfeccionarse. Esta cualidad reside tanto en cada uno de los hombres
como en la especie en su conjunto y, para Rousseau, es la fuente de todas sus desdichas. Ella lo arranca del
estado natural en el cual pasaba días tranquilos e inocentes y al hacer nacer en él la inteligencia y los errores, los
vicios y las virtudes lo vuelve tirano de sí mismo y de la naturaleza. Si el hombre no hubiera tenido la facultad de
perfeccionarse, viviría aún en estado natural sin otra preocupación que el satisfacer sus necesidades físicas y
escapar de los únicos males que conoce: el dolor y el hambre. Así puede verse en qué consistía, para Rousseau,
la igualdad y la libertad en ese estado natural solitario y de plena autosatisfacción. Pero entonces, surge la
cuestión de saber de qué modo se abandona un estado de igualdad natural para pasar a otro en que aparece
una desigualdad moral.
Según Rousseau, “el primero que, habiendo cercado un terreno, se le ocurrió decir: esto es mío, y
encontró gentes lo bastante simples como para creerle, ése fue el verdadero fundador de la sociedad civil”269 Así
queda claro que la sociedad civil se funda en la propiedad. Y es la lógica misma de la propiedad privada la que
lleva a la desigualdad de los hombres pues de la parcelación y apropiación de las tierras surge la acumulación en
pocas manos de aquello que satisfacía las necesidades de todos. Sin embargo, aún hay que exponer de qué
manera se llega al establecimiento de la propiedad.
Como ya se ha dicho, los primeros hombres conseguían fácilmente los bienes necesarios para la
conservación de su propia vida. Sin embargo, a medida que el género humano se extendió, el cambio de climas,
de terrenos y de estaciones lo llevó a la necesidad de modificar su modo de vida, haciéndole necesario crear
nuevas formas de adquirir bienes tales como, por ejemplo, el desarrollo de la pesca y la caza. De a poco se van
formando asociaciones libres de hombres, como los rebaños de animales, mediante las cuales se busca satisfacer
algunas necesidades que solitariamente resulta más difícil colmar. Luego de estas primeras asociaciones aparece
una nueva especie de sociabilidad que es la vida en familia y la construcción de la vivienda, a partir de la cual
nace un primer tipo de propiedad y la vida de los hombres empieza a ser sedentaria. Por último, las familias se
reúnen en grupos formando las primeras naciones particulares unidas por costumbres compartidas que surgen
de vivir bajo la influencia del mismo clima, de consumir los mismos alimentos y de compartir un similar estilo de
vida. Aquí se da el primer paso hacia la desigualdad y el vicio, al aparecer las comparaciones entre los hombres:
quién es el más bello, el más fuerte, etc. Esto engendra la estima pública y, con ella, tanto la vanidad y el
desprecio de los demás como la vergüenza y la envidia. Así, se da una primera moralización de las acciones de
los hombres y cada uno es juez de las ofensas recibidas y ejecutor de la pena. En este período se encuentra el
hombre en una etapa intermedia, a igual distancia del estado de naturaleza y de la sociedad civil, para llegar a la
cual faltan muy pocos desarrollos.
Mientras no existió la división del trabajo y el empleo, los hombres fueron libres y felices, pero una vez
que el hombre necesitó de la ayuda de otro para realizar trabajos que no podía realizar él solo se creó una
situación de necesidad mutua, terminándose la independencia característica del estado primitivo. En este
sentido, sostiene Rousseau que desde que un hombre “se dio cuenta de que era útil a uno solo tener provisiones
para dos, la igualdad desapareció, se introdujo la propiedad, el trabajo se hizo necesario y los inmensos bosques
se convirtieron en campos risueños que fue necesario regar con el sudor de los hombres y en los cuales bien
pronto se vio a la esclavitud y la miseria germinar y crecer con mieses”270. De igual manera, del cultivo de las
tierras surge la parcelación del suelo y su propiedad y con ella la desigualdad en las fortunas. Así, aparece la
división de la sociedad en la clase de los pobres y la de los ricos. Esta desigualdad da paso a un estado de guerra
cuyas características principales son las usurpaciones de los ricos sobre cualquiera que posea algo (sea rico o
pobre) y el bandidaje de los pobres. La prolongación de esta situación no conviene a nadie -pues el riesgo de
perder la vida es igual para todos- y mucho menos a los ricos –pues pagaban ellos solos todos los gastos de la

269
Rousseau: 1755, p. 161.
270
Rousseau: 1755, p.172.

FILOSOFÍA | 243
guerra-. En consecuencia, estos últimos al ver que sus fuerzas no son suficientes frente al número creciente de
pobres idean una solución: emplear en favor suyo las fuerzas de quienes los atacaban y hacer de sus adversarios
sus defensores mediante un pacto que propone unir las fuerzas bajo un poder supremo que gobierne según leyes
y proteja de la opresión de los ambiciosos a cada uno de los miembros de esa sociedad y que les asegure la
posesión de lo que les pertenece.
Se comprende ahora por qué una vez que se establece la propiedad, se implanta la desigualdad moral, y
por qué mediante el pacto se perpetúan esa propiedad privada y esa división entre ricos y pobres. De este modo,
se ve cómo mediante un pacto se legitima la desigualdad pues queda legitimada la división de los bienes realizada
anteriormente, división por la cual se había iniciado la guerra: mediante un pacto engañoso los ricos se aseguran
que su propiedad sea respetada por los pobres, a cambio de que ellos respeten la propiedad (inexistente) de los
pobres. El pacto no se realiza entre iguales sino entre ricos y pobres y por lo tanto, no es la igualdad natural la
que da lugar a la sociedad civil sino la desigualdad moral la que se traslada a la sociedad civil y se legitima
mediante el pacto. De esta manera, el pacto es una solución que dan los ricos para continuar con sus privilegios.
De la igualdad natural se pasa gradualmente a la desigualdad del estado pre-civil, que al entrar en crisis y generar
un estado de guerra encuentra en el pacto, ideado por los ricos, el modo de legitimar la continuidad de lo que
había dado lugar al conflicto. Según Rousseau, una vez establecida la sociedad civil, la ley y el derecho de
propiedad son el primer paso en el progreso de la desigualdad entre los hombres autorizando la distinción entre
ricos y pobres; la institución de la magistratura es el segundo paso y autoriza la distinción entre poderoso y débil;
el tercer y último paso es el cambio de poder legítimo en poder arbitrario y autoriza la distinción entre amo y
esclavo. Este último grado de la desigualdad se mantiene hasta que una revolución disuelve el gobierno o lo
acerca a una institución legítima.
Para comprender qué entiende Rousseau por institución legítima de un gobierno civil nacido de un
contrato igualmente legítimo, es necesario presentar algunos conceptos de El contrato social. En esta obra se
parte de la tesis de que los hombres en estado de naturaleza son iguales entre sí y viven libremente regidos sólo
por la ley natural basada en la autoconservación y la piedad. Rousseau supone aquí que los hombres llegados a
cierto punto, ya no pueden permanecer en ese estado de naturaleza debido a que hay ciertos obstáculos que le
impiden seguir conservándose a sí mismos si continúan su vida como hasta ese momento. Por esa razón, el
género humano se ve obligado a cambiar su modo de vida para sobrevivir. Para lograr superar esos obstáculos –
que no pueden ser enfrentados por los individuos aislados- los hombres deberán unirse y sumar sus fuerzas. Para
ello es necesario establecer alguna forma de asociación con una autoridad común. Pero, teniendo en cuenta la
libertad e igualdad de los hombres y que ni la naturaleza ni la fuerza son fuentes legítimas para establecer una
autoridad, ésta debe derivarse de la convención. Ahora bien, esta convención deberá ser tal que los hombres no
pierdan ni su libertad ni su igualdad al someterse a la autoridad. Según Rousseau, para dar lugar a esta autoridad,
debió realizarse un pacto por el cual los hombres se asociaron para formar una comunidad política y se
comprometieron a sujetar la voluntad particular de cada uno de ellos a la voluntad general. A este tipo de
convención por la cual un conjunto de hombres se convierte en pueblo, dándose nacimiento a la sociedad civil,
se le da el nombre de contrato social y su finalidad es “encontrar una forma de asociación que defienda y proteja
con toda la fuerza común, la persona y los bienes de cada asociado, y por la cual cada uno, uniéndose a todos,
obedezca tan sólo a sí mismo, y quede tan libre como antes.”271
Las cláusulas de este contrato son tres pero pueden reducirse a una sola: “la enajenación total de cada
asociado con todos sus derechos a toda la comunidad” 272. Es decir que, en primer lugar, todos ceden sus derechos
estableciéndose condiciones de reciprocidad y de igualdad. En segundo lugar, todos enajenan todos sus derechos
(incluso el de propiedad) pues si alguien no cediera alguno al momento de pactar podría haber algún conflicto
entre la comunidad y el particular y no habría ningún juez superior para dirimir la disputa. En tercer lugar, todos
ceden todos sus derechos al todo (a la comunidad que se instituye) pues así al entregarse a todos no se entrega

271
Rousseau, J-J., (1762): El Contrato social, Buenos Aires, Losada, 1998, p. 55
272
Rousseau, 1762, p.55.

244 | FILOSOFÍA
a nadie en particular, es decir que sigue siendo tan libre como antes pues no obedece a nadie sino sólo a la ley
que dicta la voluntad general de la cual él forma parte. Así, si no se cediesen a todos se dejaría de ser libre pues
se obedecería la ley que dicta otro, sea un individuo o un grupo particular.
Este último punto tiene que ver con la forma que Rousseau considera legítima para ejercer la soberanía:
la democracia. El resultado de este contrato, es decir de la ‘enajenación sin reservas’ es el pueblo soberano, el
conjunto de todos los ciudadanos que forman una sociedad política de individuos iguales y libres. Por lo demás,
el todo al que se ceden los derechos, es decir la comunidad que nace inmediatamente en lugar de cada individuo
aislado, es un nuevo colectivo político cuyo cuerpo está compuesto de tantos miembros como votos tiene la
asamblea y que tiene su yo común y su voluntad general. Así, en este cuerpo colectivo se reúnen las fuerzas
particulares de cada asociado con el fin de procurar la conservación del todo y para esto las voluntades
particulares orientadas al interés particular y privado deben ser dejadas de lado para dar lugar a la voluntad
general siempre orientada al interés común273. En este sentido, Rousseau, sostiene que mediante el pacto se da
lugar al nacimiento de una república, es decir, aquel cuerpo político en el que se prioriza el interés público por
sobre el privado. Sólo la voluntad general puede dirigir el Estado siguiendo el fin para el cual fue establecido, es
decir, el bien común. Por lo tanto, concluye Rousseau que “siendo la soberanía tan sólo el ejercicio de la voluntad
general, no puede enajenarse, y que el soberano, que no es sino un ser colectivo tan sólo puede ser representado
por sí mismo: el poder puede transmitirse, pero no la voluntad”274 pues la voluntad es general o particular y si es
general es porque todos participan de ella; pero si los ciudadanos transfieren la soberanía a otro, la voluntad
pasa de ser general a ser la voluntad de ese particular que se benefició de la transferencia.
De acuerdo con lo anterior, siguiendo el modelo de la polis griega y de la res publicae romana, el autor
piensa en pequeñas comunidades democráticas en las que el pueblo se reúne en asamblea a deliberar acerca de
las leyes que convienen al bien común, no delegando el poder legislativo en algunos sino ejerciéndolo ellos
mismos. Además, por la misma razón, la soberanía es indivisible y absoluta pues quien puede darse una ley puede
cambiarla o derogarla. En este sentido, “se ve que no hay ni puede haber ninguna especie de ley fundamental
obligatoria para el cuerpo del pueblo, ni siquiera el contrato social”275.
La voluntad general es siempre recta pues produce una igualdad de derecho ya que es general tanto en
su objeto como en su esencia, es decir que parte de todos para aplicarse a todos y no puede tener un objeto
particular. Las leyes son actos de la voluntad general276, y en tanto que tales el objeto de dichas leyes es siempre
general, pues “considera a los súbditos colectivamente y a las acciones en abstracto”277. De este modo, se
garantiza que la ley no sea hecha ni a favor ni en perjuicio de un particular, sino que de modo general rija para
cualquier súbdito, lo que garantiza la igualdad. Por otro lado, queda garantizada la libertad, pues es la misma
persona la que en su rol de ciudadano partícipe de la autoridad soberana se da las leyes, y la que en su rol de
súbdito se obedece a sí mismo obedeciendo las leyes que él mismo dictó. Esto significa que es libre aquel que
acata lo que manda la voluntad general.
Lo que el hombre pierde al entrar en sociedad es su libertad natural y el derecho natural ilimitado a todo
lo que desea y lo que gana es la libertad civil limitada por la voluntad general y la propiedad de lo que antes sólo
poseía. Por otro lado, adquiere moralidad en sus actos y ésta es la que lo hace realmente libre y dueño de sí

273
Rousseau establece una distinción entre la voluntad de todos, es decir, la suma de las voluntades particulares, y la
voluntad general que es la voluntad de la comunidad tomada como un todo, en el cual los individuos a partir de un proceso
de educación han llegado a ser capaces de despojarse de sus intereses particulares para participar de la asamblea pública
teniendo en cuanta sólo el bien común.
274
Rousseau, 1762, p. 67.
275
Rousseau, 1762, p. 59.
276
Respecto de esto Rousseau responde a la cuestión acerca de qué es un acto de soberanía diciendo que “No es una
convención del superior con el inferior, sino una convención del cuerpo con cada uno de sus miembros: convención legítima
porque tiene como base el contrato social, equitativa porque es común a todos, útil porque no puede tener más objeto que
el bien general, y sólida porque tiene como garante la fuerza pública y el poder supremo. (Rousseau, 1762, p. 77).
277
Rousseau, 1762, p. 83.

FILOSOFÍA | 245
mismo, ya que la sumisión a los impulsos es esclavitud, mientras que la obediencia a la ley que uno mismo se da,
es libertad. Por último, Rousseau establece la siguiente relación entre igualdad y propiedad: “Bajo los malos
gobiernos esta igualdad es únicamente aparente e ilusoria, sólo sirve para mantener al pobre en su miseria y al
rico en su usurpación. De hecho las leyes son siempre útiles para los que poseen y perjudiciales para los que nada
tienen, de ello se sigue que el estado social tan sólo es ventajoso para los hombres cuando todos tienen algo y
ninguno de ellos tiene demasiado.”278 En este punto se puede ver la diferencia con el pacto expuesto en el
Discurso, pues no se parte de una desigualdad para perpetuarla a través del pacto sino que en el momento en
que se hace el contrato social, si alguna diferencia o conflicto entre intereses particulares se estaba insinuando,
queda anulada a partir de que todos los que se asocian, al ceder todo al todo, suprimen toda posible desigualdad.
En este sentido, se puede señalar que en el Discurso Rousseau pretendía dar una explicación de cómo se había
llegado a la sociedad política de su época, en la que prevalecía una desigualdad que evidentemente iba contra
toda ley de naturaleza, pues es contrario a ella que “un puñado de gentes rebose de cosas superfluas mientras
que la multitud hambrienta no tiene lo necesario”279; mientras que en El contrato social Rousseau pretende
legitimar un tipo de sociedad política diferente a la de su época, y que en contraposición a ella, respete y asegure
la libertad e igualdad que son las características naturales de los hombres. De este modo, se puede pensar que
en el Discurso, Rousseau explica cuál es el origen y el fundamento del mal y en El contrato social pretende
encontrar un modelo legítimo de sociedad capaz de dar solución al problema de la desigualdad.

7. Guía de preguntas

1. ¿Cuál es el objetivo del Discurso sobre el origen de la desigualdad? 2. ¿Qué tipos de desigualdad señala
Rousseau? 3. Describa la condición del hombre en el estado natural para Rousseau. 4. Si Rousseau sostiene,
como Hobbes, que la tendencia más importante del hombre en el estado natural es la autoconservación ¿por
qué razón no considera que de allí se deriva un estado de guerra? 5. ¿En qué se fundamenta Rousseau para
sostener que el amor a sí mismo y la piedad son “anteriores a la razón”? 6. ¿Cuáles son los cuatro rasgos
distintivos de la naturaleza humana? 7. ¿De qué modo se abandona un estado de igualdad natural para pasar a
otro en que aparece una desigualdad moral? 8. ¿Cuáles fueron los cambios decisivos que llevaron a la
instauración de la sociedad civil? 9. ¿Cuáles son –según Rousseau- las causas de la guerra? 10. ¿Cómo progresa
la desigualdad a partir del establecimiento de la sociedad civil? 11. ¿Qué es y cómo surge el contrato social? 12.
¿Qué establece el contrato social? Explique su respuesta. 13. La libertad y la ley, ¿se oponen? Responda
diferenciando las posiciones de Hobbes, Locke y Rousseau y distinguiendo ley natural de ley civil. 14. Diferencie
voluntad común o voluntad general de voluntad de todos. 15. ¿Cuáles son los rasgos característicos de la
república democrática? 16. ¿Cómo es posible garantizar la libertad y la obediencia al mismo tiempo? 17. ¿Qué
diferencias podría señalar entre el Discurso y El contrato social?

8. Karl Marx y la crítica de la alienación y de la explotación

Karl Marx (1818-1883), filósofo, economista, historiador y revolucionario alemán, nacido en Tréveris,
redacta en 1844 los Manuscritos económico-filosóficos. En 1859 publica la Contribución a la crítica de la economía
política, en cuyo prólogo hace un resumen de algunas de sus ideas más significativas. En este texto ya pueden
encontrarse las bases que darán lugar a los estudios de El Capital, su obra más importante y con mayor
repercusión teórica. Entretanto, en los años 1857 y 1858, va recolectando materiales y escribiendo borradores
para la creación de esta gran obra. Estos materiales son conocidos como los Elementos fundamentales para la
crítica de la economía política (Grundrisse). En 1867 publica el primer volumen de El Capital. La exposición que
sigue se centra especialmente en los Manuscritos económico-filosóficos para tratar el tema del trabajo alienado,

278
Rousseau, 1762, p. 66, nota 1.
279
Rousseau: 1755, p. 205.

246 | FILOSOFÍA
en el prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política y en los Grundrisse para considerar algunas de
las críticas a los filósofos políticos antes estudiados y la propia concepción marxiana de la historia humana desde
las comunidades primitivas. Primeramente se presentarán las críticas que Marx hace a los pensadores anteriores
y luego se resumirán las posiciones más relevantes de su pensamiento para el desarrollo de esta unidad.
Para Marx cabe hacer al menos tres críticas a los modelos anteriormente presentados. En primer lugar,
respecto del llamado estado de naturaleza, señala que los pensadores anteriores partían de los individuos
abstractos280 para explicar el surgimiento de las sociedades postulando un estado de naturaleza que es una
abstracción281 que traslada al pasado los rasgos particulares de una época histórica (los de la “sociedad civil”)
pretendiendo hacerlos pasar por naturales. Así, el individuo independiente y desprendido de todo lazo social, que
es un producto del desarrollo histórico, pasa a ser considerado como un punto de partida de la historia. Marx llama
“robinsonadas”282 a las postulaciones imaginarias de este tipo de individuos solitarios e independientes. De esta
manera, su crítica reside en mostrar que no se ha tenido en cuenta la historia y se ha presentado al hombre
abstraído de toda condición histórica, no percatándose de que lo que se hacía era deshistorizar y naturalizar un tipo
de individuo que era el producto de una época particular: el de la sociedad civil burguesa. Por un lado, para Marx,
el individuo sólo puede llegar a ser tal (individualizarse) en el interior de una sociedad y por esto mismo, siempre
se encuentra integrado dentro de un todo mayor, de un colectivo. Sólo dentro de la “sociedad civil” del siglo
XVIII, aparece el hombre aislado persiguiendo unos fines tan particulares que convierten en simple medio las
relaciones sociales con los demás hombres. Por otro lado, la producción tampoco existe de manera abstracta,
sino que se da en un determinado período del desarrollo histórico-social. Por lo tanto, cada época posee sus
propias características tanto respecto de lo que son sus modos de producción, como de lo que son los hombres
y las relaciones sociales.
En segundo lugar, respecto del pacto o contrato, Marx retoma la crítica hegeliana acerca de que el contrato
es una institución del derecho privado y como tal presupone al Estado. Por ende, se cae en una evidente petición
de principio283, porque se recurre a un instrumento explicativo que supone lo que se pretende demostrar.
Por último, Marx señala que estos pensadores sostienen que el Estado es racional y universal, porque lo
consideran el resultado del consentimiento de todos los individuos guiados por la razón y que por ser tal vendría a
poner fin a los conflictos que surgen entre los individuos guiados por sus pasiones egoístas. Sin embargo, el Estado,
lejos de ser un mediador imparcial de los conflictos entre individuos, es un instrumento de dominación de unos
sobre otros. Más precisamente, es un instrumento de dominación de la clase económicamente dominante sobre
la clase explotada. Si para los pensadores anteriores el Estado era la superación del estado de naturaleza y de guerra
de todos contra todos, para Marx es la exacerbación de dicho estado natural y violento antes que su eliminación.
La esencia del Estado es despótica, porque surge como instrumento y legitimación de la explotación, y por lo tanto,
implica la dictadura de una clase sobre las otras. Por este motivo, para Marx la superación del estado de naturaleza
no implica la institución del Estado sino su destrucción, previo paso por la dictadura del proletariado (la clase de los

280
“Abstracto” significa “separado”. Se los considera “abstractamente” porque se separa a los individuos del contexto que
los ha engendrado: los individuos son el producto de una cultura, de una sociedad, de una época, de un mundo, y sólo
existen a partir de ellos y no como algo previo de lo que se derivaría el resto.
281
La concepción del estado de naturaleza como una instancia “separada” y previa a la constitución de las sociedades no
puede evitar proyectar algunos rasgos derivados de la vida en común al estado natural pre-social. Por ejemplo, la agresividad
en Hobbes, la propiedad en Locke o la libertad en Locke y en Rousseau, son rasgos derivados de la sociedad y la cultura que
estos autores proyectan anacrónicamente al estado natural.
282
Con ello hace referencia al conocido personaje literario Robinson Crusoe, quien tras sufrir un naufragio y arribar a una
isla desierta, reconstruye los elementos de su civilización en un contexto puramente natural. Marx cuestiona este tipo de
representaciones abstractas y anacrónicas no solamente en los teóricos políticos modernos sino también en los fundadores
de la ciencia de la economía política, surgida hacia fines del siglo XVIII.
283
La “petición de principio” es una falacia lógica, es decir, un razonamiento que tiene una forma aparentemente correcta,
pero que no lo es. Esta forma inválida de razonamiento consiste en mezclar entre las premisas aquello que se quiere derivar
o demostrar (la conclusión), esto es: suponer como verdad aquello que se debe probar.

FILOSOFÍA | 247
explotados, de los que no tienen nada que perder y por tanto los que mejor representarían los intereses
universales).
A diferencia de los autores anteriores, Marx sostiene que el sujeto de la historia (quien produce los hechos
históricos) no es individual sino colectivo: una cultura, una sociedad o una clase dentro de ella. Los individuos
existen sólo dentro de este colectivo y se comprenden sólo a partir de él. Por esto, postular un estado de naturaleza
presocial es una abstracción sin sentido. Marx que piensa la historia desde su propia época (en la que se ha
desarrollado el modo de producción capitalista) afirma que ésta tiene un sentido inmanente 284 que se encuentra
en el desarrollo de los modos de producción. Esta última afirmación contiene en sí tres partes que es necesario
desarrollar para comprender el pensamiento de este autor.
En primer lugar, a qué se hace referencia con “modos de producción”. Para comprender esto hay que
desarrollar el problema del trabajo. En segundo lugar, en qué consiste el modo de producción capitalista. Para esto
hay que considerar el concepto de alienación. Y por último, qué quiere decir que la historia tiene un sentido y en
qué consiste ese sentido de la historia.
Respecto de la primera cuestión, Marx considera que el hombre es un zoon politikón, es decir, un ser social
cuya esencia es el trabajo. Pero no sólo eso, sino un ser que sólo se puede individualizar en el seno de una sociedad
y mediante el trabajo. No es un ser abstracto y desgajado de todo contexto sino que es lo que él mismo se hace en
su relación con el mundo exterior (la naturaleza y los otros hombres en sus relaciones sociales). Así, el hombre se
produce a sí mismo mediante el trabajo, que no es más que el acto de autoproducirse (no de manera individual
sino socialmente). El hombre produce sus medios de vida de un modo determinado. Por lo tanto, el hombre es lo
que produce y el modo como lo produce. Así, el trabajo en tanto que esencia humana es la realización de las
posibilidades del hombre (lo que realiza es lo que él es) para la satisfacción de sus necesidades. Este proceso de
autoproducción humana mediante el trabajo consiste por un lado en una exteriorización del hombre en la
naturaleza, creando objetos o productos a partir del encuentro entre su idea del objeto y una materia dada por la
naturaleza. Y por otro, esa transformación de la naturaleza, a la vez actúa sobre el mismo hombre y sus condiciones
de vida. Así, se comprende que la esencia del hombre es el mundo del hombre, el mundo que él ha hecho,
transformado y humanizado. En este sentido, mediante el trabajo el hombre afirma su ser y lo muestra, a la vez
que puede reconocerse a sí mismo en lo que es su obra. De este modo, es libre en la medida que desarrolla su ser
a través del trabajo.
Por otro lado, en tanto que no hay individuos aislados, el trabajo está mediado socialmente y se realiza en
un determinado contexto histórico y de una determinada manera. Esta manera es lo que Marx llama “modos de
producción” que son modos de trabajo para transformar las condiciones naturales y satisfacer las necesidades. Así,
a lo largo de la historia los hombres han desarrollado diferentes modos de producción, con diversos grados de
complejidad, que determinan las relaciones sociales de un colectivo, es decir su forma de vida y las condiciones de
su libertad. Por lo tanto, se comprende porqué para Marx la esencia del hombre es el conjunto de sus relaciones
sociales que varían a lo largo de la historia dependiendo de los cambios producidos en los modos de producción.
Antes de pasar a desarrollar los diferentes modos de producción expondremos la alienación de los hombres
en el modo de producción capitalista. Como ya hemos afirmado el trabajo es la actividad mediante la cual los
hombres se construyen a sí mismos como humanos a partir de la transformación de la naturaleza para producir la
sociedad. Se puede decir entonces que, según Marx, el hombre a lo largo de la historia, construye su propia esencia
a través del trabajo. Así, su esencia depende de las condiciones del trabajo en cada circunstancia histórica. Pero
sucede que en la sociedad capitalista, en la que vive Marx, el hombre está alienado. Según lo dicho antes, el hombre
es propiamente hombre en tanto que se produce a sí mismo, se adueña de lo que produce y se reconoce como
siendo su propio producto. Sin embargo, bajo el modo de producción capitalista, el trabajo y los productos del
trabajo no pertenecen a los trabajadores (al hombre) que, por lo tanto, han perdido su esencia: su humanidad se
les ha hecho ajena, extraña, se ha alienado. El trabajador no reconoce en el trabajo su actividad más propia, el lugar
de su realización en el cual obra libremente. Antes bien, en el trabajo se encuentra fuera de sí y sólo se siente en sí

284
“Inmanente” significa “interno”, “que se deriva de las leyes o de la estructura que algo tiene en sí mismo”.

248 | FILOSOFÍA
fuera del trabajo. No ve al trabajo como la libre y satisfactoria realización de su ser sino como trabajo forzado
considerándolo como simple medio para satisfacer sus necesidades fuera del mismo. En consecuencia, el trabajo
que es donde el hombre debería hacerse a sí mismo humano, se vuelve una tarea donde el hombre se siente como
animal, como un ser extraño. En esto consiste la alienación. Ésta puede ser analizada desde tres puntos de vista.
En primer lugar, hay una alienación del trabajador respecto de su actividad (el trabajar) ya que siente que
ésta no le pertenece. Aquella actividad que debiera ser la más propia del hombre, en la que éste desarrolle sus
potencialidades para la realización de la propia esencia y, que debiera ser una actividad gratificante que incremente
la libertad y la creatividad, bajo el modo de producción capitalista es vivida con malestar, como trabajo forzado y
no libre, como actividad que en lugar de ser la satisfacción de una necesidad, de ser un fin en sí misma, es un medio
para lograr la supervivencia, como algo que es repetitivo y no creativo. De este modo, el trabajar alienante, en lugar
de humanizar, deshumaniza. Marx concluye que “de esto resulta que el hombre (el obrero) sólo se siente obrando
libremente en sus funciones animales, en el comer, beber y engendrar, y todo lo más en aquello que toca a la
habitación y al atavío, y en cambio en sus funciones humanas se siente sólo como animal. Lo animal se convierte
en lo humano y lo humano en lo animal”285.
En segundo lugar, hay una alienación del trabajador en relación con el producto de su trabajo ya que las
cosas producidas resultan ajenas al trabajador que las produce, no le pertenecen a él sino al capitalista, que es el
dueño de los medios de producción. De este modo, el producto se vuelve extraño para el propio productor. Lo
propiamente humano que es el trabajo se realiza en la cosa y se hace objeto, es decir, se objetiva. Sin embargo, el
trabajador que mediante su trabajo se ha puesto a sí mismo en el objeto, no puede reapropiarse de él ya que se le
ha hecho extraño y no lo puede reconocer como suyo. El objeto se le opone y termina por dominarlo convirtiéndolo
en su esclavo. Decimos que lo domina en tanto que las mercancías que el trabajador produce constituyen el capital
que a su vez es el que paga los salarios haciendo que la mayor parte del producto del trabajo sea para otro (el
capitalista) y que sólo sea para el trabajador la cantidad indispensable para reproducir su fuerza de trabajo. Así, la
objetivación resulta en una pérdida del objeto y en su expropiación.
En tercer y último lugar, el trabajador está alienado porque su actividad no es libre. Él no puede elegir su
trabajo, es decir, la forma de la realización de su esencia, sino que el trabajo que hará depende del lugar que ocupe
dentro del sistema de producción y de distribución de la riqueza y el poder. Marx sostiene que el hombre es
verdaderamente humano sólo cuando hace de su trabajo el objeto de su voluntad y de su conciencia, es decir,
cuando su actividad es libre. Así, el verdadero trabajo es el que se lleva a cabo libre de la necesidad física. Por lo
tanto, la alienación aparece cuando el trabajo ya no es una actividad libre sino un trabajo forzado. El trabajo deja
de ser una actividad libre destinada al desarrollo de la especie, para convertirse en mera actividad económica, en
un simple medio para el mantenimiento de la vida individual. Así, hay una alienación del hombre respecto de la
especie misma, puesto que el trabajo que es la actividad vital de la especie, al estar alienado, queda rebajado a un
simple medio para la vida de algunos individuos. Con el trabajo alienado se invierte la relación: el hombre hace de
su actividad vital, de lo más propio de su ser, un mero medio para su existencia individual. Por otro lado, la libertad
individual encuentra la imposibilidad de desarrollarse en sentido pleno en una sociedad dividida en clases puesto
que la actividad de cada individuo se encuentra predeterminada por la clase a que éste pertenezca y por la relativa
libertad que esta clase posea respecto de las otras.
Por último, se desarrollará la tercera cuestión que se refiere al sentido que para Marx tiene la historia. Decir
que la historia tiene un sentido significa que tiene una orientación, es decir, que todos los acontecimientos se
dirigen hacia un fin. Marx piensa la historia como el paso de una sociedad sin clases a una sociedad dividida en
clases, que el comunismo vendría a superar a partir del establecimiento de una nueva sociedad sin clases.
Asimismo, a lo largo de la historia para Marx se pasaría gradualmente de un período donde el hombre no está
alienado a otro de máxima alienación que correspondería a la sociedad capitalista para luego llegar a la
superación de la alienación en la sociedad comunista futura. De este modo, luego de la alienación sufrida por el
hombre a lo largo de la historia se daría un momento de reapropiación de la esencia humana por parte del

285
Marx: 1844, p. 109.

FILOSOFÍA | 249
hombre y éste se convertiría en un verdadero ser social. Marx distingue cinco modos de producción que se fueron
dando a lo largo de la historia: el modo de producción asiático o comunismo primitivo, el modo de producción
antiguo o esclavista, el feudal o germánico, el burgués o capitalista y el comunista. Cada uno de estos modos de
producción da lugar a nuevas formas de vida cada vez más alienantes para el hombre hasta que al fin la alienación
sea superada con el advenimiento del comunismo. Así, habría una tendencia progresiva en la historia según la cual,
a partir del desarrollo de todas las posibilidades que contiene en sí cada modo de producción, se daría paso a otro
modo de producción cuya posibilidad se engendra en el propio seno del anterior. Es decir que cada momento
histórico contiene en sí mismo potencialmente su propia negación, su propia destrucción y superación. Dentro de
cada sistema se engendra la posibilidad de superación inmanente de ese sistema y el cambio es lo que
necesariamente termina sucediendo. Esta ley de la historia le permite predecir la superación del modo de
producción capitalista y su sustitución por un sistema en el que se hayan eliminado todas las desigualdades sociales:
el modo de producción comunista. Como se puede ver, Marx piensa que el sentido de la historia no está dirigido
al presente, sino al futuro, hacia una sociedad sin explotación, sin propiedad privada y sin clases sociales. De este
modo, el comunismo no sería más que una necesidad histórica que tendría lugar a partir de la superación
inmanente del capitalismo. En este sentido, dado que para Marx las relaciones de producción (las técnicas de
producción y las formas de adquisición y distribución de los productos) constituyen la estructura económica de la
sociedad, es decir la base sobre la que se apoya la superestructura jurídico-política y las formas de conciencia social
es necesario exponer los diversos modos de producción para comprender el desarrollo de la historia y para mostrar
que el modo de producción capitalista lejos de ser algo natural es un modo más en este recorrido histórico de la
humanidad y que por lo tanto también puede ser transformado.
El comunismo primitivo tiene como base la familia o la reunión de varias familias que devienen en una
tribu. A estas tribus corresponde una vida pastoral, una forma de vida nómada (los hombres no son naturalmente
sedentarios) en la que aprovechan los diferentes terrenos para el pastoreo hasta que se asientan en un lugar
fértil y comienzan a explotar la tierra de una manera colectiva. En consecuencia, afirma Marx, “la colectividad
tribal, la entidad comunitaria natural, no aparece como resultado, sino como supuesto de la apropiación colectiva
(temporaria) del suelo y de su utilización”286. En esta circunstancia, la tierra es tanto el lugar de asentamiento de
la tribu como su gran taller que le proporciona los medios y los materiales de trabajo. Los hombres, en tanto que
miembros de la comunidad, se comportan como propietarios o poseedores del suelo. De este modo, no es el
trabajo el medio de la apropiación del suelo sino la apropiación comunitaria del suelo la condición del trabajo
del mismo. Así, en contraposición a Locke que atribuía al trabajo la capacidad de crear propiedad privada, Marx
sostiene que, bajo el modo de producción primitivo, la propiedad es parte de una sociedad (es decir, que no es
privada sino comunitaria) en la que cada individuo se integra como miembro poseedor que trabaja. Como
continuación de esta forma de producción aparece el sistema asiático o despotismo oriental en el que la
propiedad comunitaria se basa en la producción combinada de manufactura y agricultura. Bajo el modo de
producción asiático hay una unidad omnicompresiva que es el único propietario efectivo que está por encima de
todas las pequeñas comunidades que sólo son poseedores hereditarios del suelo.
El segundo modo de producción es el antiguo, que es producto de una vida histórica más dinámica, que
también tiene como primer supuesto la entidad comunitaria, pero ella no es ya una sustancia respecto de la cual
los individuos son meros accidentes. La ciudad es la sede de los campesinos que son los propietarios de la tierra
de cultivo. Ya no existe la aldea como mero accesorio de la tierra sino que es la tierra la que aparece como
territorio de la ciudad. Bajo este modo de producción existe la propiedad privada de la tierra por parte del
individuo pero éste sólo es propietario en tanto que miembro de la comunidad, que es la que ocupa o conquista
la tierra y la que garantiza y defiende su ocupación. De este modo, sólo hay propiedad privada mediada por la

286
Marx, K. (1857-858): Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrisse) 1857-1858. Siglo XXI
editores, México, 2001, p. 434

250 | FILOSOFÍA
pertenencia a una comunidad. “En este caso, sigue siendo un presupuesto para la apropiación del suelo el ser
miembro de la comunidad, pero, en tanto que miembro el individuo es propietario privado”.287
El tercer modo de producción es el germánico o feudal. Aquí, las familias se establecen en los bosques,
separadas unas de otras por grandes distancias y la comunidad sólo existe cuando los integrantes de las viviendas
aisladas se asocian ocasionalmente con los de otras que pertenecen a la misma tribu para la resolución de
problemas, compartir la religión o para garantizar la mutua seguridad. En este modo de producción, “el todo
económico está contenido en cada casa individual, la cual constituye para sí un centro autónomo de la
producción”288.
En cuarto lugar, el desarrollo del modo germánico o feudal da origen al capitalismo del cual ya se ha
expuesto lo más importante, es decir, la forma de la alienación. Sin embargo, lo que interesa señalar es que en
todos los modos de producción que preceden al capitalista, por un lado, se da una apropiación de la condición
natural del trabajo (la tierra) no por medio del trabajo sino como supuesto del mismo y el individuo se relaciona
con ella como con algo suyo. Por otro lado, el establecimiento de esa forma de relación con el suelo tratándolo
como propiedad de quien lo trabaja está mediado por la existencia del individuo como miembro de una
comunidad289. Como ya se ha explicado, bajo la forma de producción burguesa, el trabajador se encuentra
desposeído, ha perdido su propiedad y con ella la relación con el medio natural que estaba implicada, es decir,
que se encuentra alienado. Sin embargo, a lo largo de su desarrollo histórico, el hombre ha ganado autonomía
desde la aquella primera comunidad en la que si bien era propietario y no estaba alienado, simultáneamente
estaba sometido al todo de tal modo que era sólo un accidente de él, es decir, un accesorio. Puede decirse,
entonces, que la historia del hombre consiste en una progresiva alienación causada por el desarrollo de las
fuerzas productivas que llega a su cúspide con el sistema capitalista, a la vez que éste mismo desarrollo al disolver
las comunidades primitivas sienta las bases para el reconocimiento de la importancia del desarrollo de la libertad
individual.
En este punto, Marx postula el advenimiento futuro del quinto modo de producción: el comunismo. En
él se suprimirán las clases sociales y con ellas, las causas de las contradicciones y los conflictos en la sociedad,
superando la alienación, y realizando plenamente la esencia del hombre. Por eso dice Marx que sólo entonces
comenzará la verdadera historia del hombre, el reino de la libertad, respecto de la cual toda la anterior debiera
llamarse “prehistoria’.

9. Guía de preguntas

1. ¿Cuáles son las tres críticas que Marx hace a los modelos “contractualistas” de Hobbes, Locke y Rousseau? 2.
Explique por qué las teorías modernas parten de principios abstractos. 3. ¿Quién es el sujeto de la historia? ¿Por
qué es un sin sentido afirmar que la sociedad surge de la asociación de los hombres en estado de naturaleza? 4.
Explique la tesis que sostiene que la esencia del hombre es el trabajo. 5. ¿Qué relación hay entre el trabajo y la
libertad? 6. ¿En qué consiste la alienación en el proceso de trabajo? 7. ¿Cuáles son las tres pers